Comparecencia del Secretario de Educación Pública,
Miguel Limón Rojas, correspondiente al Sexto Informe de
Gobierno del Presidente Ernesto Zedillo Ponce de León

Instalación de la Mesa
Eloy Cantú Segovia

Presentación
Miguel Limón Rojas

FIJAN LA POSICIÓN GENERAL DE SU GRUPO PARLAMENTARIO, LOS DIPUTADOS:

José Narro Céspedes, Partido del Trabajo
María Cristina Moctezuma Lule, Partido Verde Ecologista de México
Luis Herrera Jiménez, Partido de la Revolución Democrática
Oscar Ochoa Patrón, Partido Acción Nacional
José Manuel Correa Ceseña, Partido Revolucionario Institucional

Para hacer los comentarios que juzgue pertinentes
Miguel Limón Rojas

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Rosa Delia Cota Montaño , Partido del Trabajo
Respuesta: Miguel Limón Rojas
Réplica: Rosa Delia Cota Montaño, Partido del Trabajo

Pregunta: Olga Patricia Chozas y Chozas, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Miguel Limón Rojas
Réplica: María Cristina Moctezuma Lule, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Elías Martínez Rufino, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Miguel Limón Rojas
Réplica: Ángeles Sánchez Lira, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Eduardo Rivera Pérez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Miguel Limón Rojas
Réplica: Eduardo Rivera Pérez, Partido Acción Nacional

Pregunta: Enrique Meléndez Pérez, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Miguel Limón Rojas
Réplica: Albino Mendieta Cuapio, Partido Revolucionario Institucional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Rosa Delia Cota Montaño, Partido del Trabajo
Respuesta: Miguel Limón Rojas
Réplica: Rosa Delia Cota Montaño, Partido del Trabajo

Pregunta: Erika Elizabeth Spezia Maldonado, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Miguel Limón Rojas
Réplica: Erika Elizabeth Spezia Maldonado, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Ramón León Morales, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Miguel Limón Rojas
Réplica: Francisco Patiño Cardona, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: José María Tejeda Vazquez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Miguel Limón Rojas
Réplica: Celita Alamilla Padrón, Partido Acción Nacional

Pregunta: Ildefonso Zorrilla Cuevas, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Miguel Limón Rojas
Réplica: Silvia Romero Suárez, Partido Revolucionario Institucional

COMENTARIOS FINALES
Miguel Limón Rojas

MENSAJE INSTITUCIONAL
Eloy Cantú Segovia









27 DE SEPTIEMBRE DE 2000

COMPARECENCIA DEL SECRETARIO DE EDUCACION PUBLICA
LICENCIADO MIGUEL LIMON ROJAS

El diputado Eloy Cantú Segovia, Presidente de la mesa de trabajo:

Diputados federales, señoras y señores invitados; se instala el grupo de trabajo de diputadas y diputados federales de la Quincuagésima Octava Legislatura, que tiene por objeto el participar en la comparecencia del Secretario de Educación Pública, para analizar el Sexto Informe de Gobierno, en el tema de su competencia.

Una vez instalado este grupo de trabajo, se designa una Comisión para que introduzca al licenciado Miguel Limón Rojas, secretario de Educación Pública a este recinto, a los siguientes ciudadanas y ciudadanos diputados: diputada Rosa Delia Cota Montaño, del Partido del Trabajo; diputada Erika Elizabeth Spezia Maldonado, del Partido Verde Ecologista de México; diputada María de los Ángeles Sánchez Lira, del Partido de la Revolución Democrática; diputado Alfonso Vicente Díaz, del Partido Acción Nacional; y al diputado Héctor Ortiz Ortiz, del Partido Revolucionario Institucional.

Se ruega los diputados ir a buscar al señor Secretario y traerlo a este recinto. ¡Muchas gracias! murmullos)

Se encuentra entre nosotros el licenciado Miguel Limón Rojas, secretario de Educación Pública; quien ha sido invitado a esta reunión con el grupo de trabajo de diputadas y diputados de los diversos grupos parlamentarios de esta Legislatura, con el objeto de llevar a cabo el análisis del Sexto Informe de Gobierno.

Para dar cumplimiento al punto segundo, numeral uno, dos y tres del acuerdo parlamentario aprobado por esta H. Cámara de Diputados y que rige y norma el procedimiento para estas comparecencias, se concede el uso de la palabra al licenciado Miguel Limón Rojas, hasta por 20 minutos.

El Secretario de Educación Pública, licenciado Miguel Limón Rojas:

Señoras y señores legisladores; señoras y señores; tengo el honor de asistir, por última vez ante legisladores integrantes de esta Honorable Cámara, para informar acerca de lo realizado en materia educativa, durante la gestión gubernamental del presidente Ernesto Zedillo.

Nuestro quehacer se enmarcó en un programa que reconoció la necesidad de guardar continuidad con acciones anteriores que habían mostrado consistencia y de innovar, mediante la elaboración de nuevas respuestas a necesidades y problemas identificados.

La decisión de federalizar la educación fue de gran importancia para impulsar su desarrollo; la autoridad ha podido multiplicar su presencia en las escuelas y brindarles un mayor apoyo. Aún con deficiencias que persisten, existe una gran diferencia en el hecho de que los estados hayan asumido la función educativa como propia.

La Secretaría de Educación Pública ha podido, a su vez, ejercer de manera más provechosa las funciones que le corresponden como son las tareas dirigidas a incrementar la equidad y la calidad de la educación, así como a velar por la observancia de los principios generales, sobre los que se construye la unidad esencial de la educación nacional.

Hoy, el sistema educativo atiende una matrícula de 29 millones 600 mil alumnos. Es decir, tres millones 300 mil más que al inicio de la presente administración; de estos, 363 mil correspondieron al Preescolar; 234 mil a la Primaria; 854 a la Secundaria; la Educación Media Superior creció en 657 mil y la Superior en 653 mil alumnos.

Hoy podemos estimar que en el año 2000, el 90 por ciento de la población de 15 años, habrá podido completar su Educación Primaria; la Secundaria absorbe una cifra cercana a la totalidad de los egresados de la Primaria; sin embargo, no tenemos aún la capacidad para retenerlos y asegurar que todos la concluyan. Algunas de las desigualdades sociales que explican esta situación han sido atenuadas mediante la dotación gratuita de libros de texto y, sobre todo, a través el Progresa (Programa Nacional de Educación, Salud y Alimentación); la Educación Media Superior, absorbe hoy al 93 por ciento de los egresados de la secundaria; pero su eficiencia terminal es aún insatisfactoria.

La política de apoyo federal para la expansión de este nivel, ha llevado a establecer 426 nuevos planteles en poblaciones que lo han requerido; la mayoría ubicadas en localidades que antes no contaban con estos servicios.

Por otra parte, se otorgan becas de transporte a jóvenes que viven en pequeñas comunidades cercanas a donde están instaladas las escuelas.

Para impulsar el crecimiento de esta matrícula habrá que asegurar primero, una mayor egresión de la Secundaria y la retención de los alumnos en este nivel; para lo cual hay que mejorar su eficiencia interna e incrementar los recursos económicos que permitan a los jóvenes, concluir este ciclo.

El incremento en la matrícula de la Educación Superior, es producto de un mayor esfuerzo público y de la concurrencia de los particulares. Durante la actual administración se habrán abierto 106 nuevas instituciones públicas superiores; es decir, 64 institutos tecnológicos descentralizados y 5 federales; 37 universidades tecnológicas y habrá además, tres universidades públicas estatales nuevas.

Además de ampliar la cobertura del sistema, la Secretaría ha trabajado a lo largo de estos años, para atender el reclamo de calidad que la sociedad nos hace. Con este propósito, hemos puesto en práctica estrategias que toman en cuenta las necesidades de todos el sistema educativo.

En la Educación Básica continuamos las transformaciones a los planes y programas que se iniciaron con el acuerdo nacional; revisamos y actualizamos los contenidos de los libros de texto y elaboramos nuevos materiales didácticos para alumnos y maestros.

Atención especial pusimos en reforzar la formación valoral y la educación sexual de niños, niñas y adolescentes; hacia ese fin se realizaron cambios en los contenidos de los libros, así como tareas de capacitación y elaboración de materiales para maestros, alumnos y padres de familia.

Un cambio relevante es el que se refiere a la asignatura de formación cívica y ética, que sustituyó al antiguo civismo como parte de la Educación Secundaria y que tiende a apoyar el desarrollo humano y la convivencia basada en el conocimiento de sí mismo, en el aprecio por el respeto, la tolerancia, la solidaridad y el sentido de responsabilidad de la persona, para consigo misma y para con los demás.

Pusimos mucho interés en la formación inicial de los maestros. Creamos el Programa de Fortalecimiento y Transformación de las Escuelas Normales; el que se inició con la reforma de los planes y programas de estudio, en los que se pone énfasis en una formación que atiende las necesidades que el normalista va a enfrentar en el salón de clases, así como en los conocimientos y herramientas que apoyan su desempeño como maestro.

También, se mejoró la infraestructura física de las normales y se les equipó con bibliotecas, laboratorios, mobiliario, computadoras. Para los profesores de servicio, construimos alternativas permanentes de superación; antes de finalizar el año 2000 se habrán instalado en todo el país 500 centros de maestros, equipados con bibliotecas, computadoras, videograbadoras y videotecas.

Con esta infraestructura se llevan a cabo los cursos de actualización que han permitido atender a cerca de 580 maestros de Educación Básica, de los cuales, 200 mil certificaron sus estudios. En carrera magisterial ya participan más de 650 mil maestros en servicio.

Estas acciones, para mejorar la preparación de los profesores, no han tenido el mismo desarrollo en todos los estados de la República, cada entidad registra inercias, tradiciones, hábitos, que conforman circunstancias particulares, las cuales combinadas con los distintos niveles de voluntad e interés real de sus autoridades producen resultados muy diferentes.

Mejoramos el modelo de educación indígena para que los niños y niñas logren un mejor conocimiento y aprecio de su propia cultura, un más eficaz aprendizaje del español, del país y del mundo al que pertenecemos, contamos con nuevos libros y materiales para los alumnos, así como asesoría, capacitación y materiales para los maestros.

A pesar de estos avances, no hemos logrado aún superar deficiencias y prácticas derivadas de la discriminación; pero no basta mejorar la calidad y pertinencia para que la educación rinda sus mejores frutos, hay factores extraescolares que impiden que los niños y jóvenes ingresen, permanezcan el tiempo debido y aprendan lo que la escuela enseña. De ahí la importancia de la equidad en la educación.

En nuestras escuelas se atiende a una población heterogénea; gran parte de ellas con marcadas desventajas económicas, geográficas, culturales, intelectuales y aún, físicas; la falta de recursos económicos afecta a poblaciones tanto urbanas como rurales, pero en las rurales los retos para la educación son, desde luego, mayores, ya que existen comunidades muy pequeñas ubicadas, muchas veces, en zonas de difícil acceso.

Para atender a los alumnos que viven en esas comunidades que sólo tienen entre 5 y 20 niños, el Conafe (Consejo Nacional de Fomento Educativo) creó en esta administración, 10 mil 147 nuevos grupos de Prescolar y Primaria; cabe destacar que el 51% del crecimiento de la matrícula de Primaria, durante el mismo lapso, se dio en la educación indígena.

Para disminuir los efectos de la pobreza extrema en los educandos, se intensificó el Programa de Apoyos Compensatorios, mediante el otorgamiento de útiles escolares, material didáctico pertinente de las escuelas unitarias o multigrado, capacitación adicional a los maestros de escuelas rurales indígenas, estímulos a la permanencia y desempeño profesional de maestros que trabajan en escuelas particularmente alejadas y en condiciones muy poco favorables; capacitación y material didáctico a padres de familia para apoyar la educación inicial de sus hijos y construcción y mejoramiento de las escuelas de las zonas más marginadas.

También en busca de la equidad se decidió otorgar gratuitamente con la concurencia de los gobiernos de las entidades federativas, los libros de texto para la Secundaria; su distribución empezó en las zonas de mayor marginación, hoy se beneficia a más del 90% de los estudiantes de secundarias públicas.

La cultura nacional todavía es proclive a la discriminación de la mujer, y por ello, nos propusimos impulsar decididamente la equidad de género, mediante apoyos compensatorios dirigidos a mujeres jóvenes, con nuevos contenidos en los libros de texto y programas de capacitación que favorecen una cultura de respeto y equidad entre ambos sexos.

Otro grupo de escolares en desventaja es el constituido por niños con alguna discapacidad intelectual o física; los menores con discapacidad severa fueron atendidos en las escuelas de educación especial; sin embargo, está demostrado que en su mayoría, los menores con necesidades educativas especiales aprenden más y mejor cuando se desenvuelven con alumnos de su misma edad en escuelas regulares, por lo que decidimos practicar la integración, con lo cual se beneficia también a todos los alumnos que conviven con ellos, pues desarrollan conciencia de solidaridad y fortalecen la estima por sí mismos y por los demás.

Hemos avanzado en la evaluación del aprendizaje de los alumnos, hoy conocemos los resultados de cada escuela, sabemos cuáles y por qué funcionan bien o mal; también contamos con amplia evidencia de que el medio social influye, pero no determina los resultados de los planteles que cuentan con una buena gestión escolar.

De modo muy especial, hemos procurado poner los medios electrónicos a disposición de maestros y alumnos, considerando que éstos pueden ser un poderosísimo instrumento para estimular el desempeño profesional del maestro, dinamizar el aprendizaje del alumno y colocar a la escuela pública en la posibilidad de recibir los beneficios propios de la era del conocimiento.

Establecimos una red satelital de televisión educativa que cuenta hoy con cerca de 35 mil antenas que son utilizadas para transmitir en igual número de establecimientos educativos, programas de telesecundaria, bachillerato a distancia y educación para adultos; así como para apoyar la docencia en secundarias generales y técnicas, escuelas de educación normal, institutos tecnológicos y centros de maestros.

Creamos la red escolar que permite integrar al ámbito de la educación el uso de la computadora y de Internet, y que al final de esta administración comprenderá a un número de 7 mil escuelas.

La instalación y ampliación de la infraestructura tecnológica, ha sido muy importante, pero todavía lo ha sido más la formación de maestros de técnicos y de especialistas en estos campos, que han hecho posible el desarrollo de metodologías para el diseño de programas de educación a distancia.

Las nuevas tecnologías abren grandes posibilidades en la educación y constituyen una poderosa palanca para revitalizar la escuela pública y su papel en el desarrollo del país.

Hemos estado combatiendo uno de los grandes problemas que tenemos en la educación: el llamado rezago educativo, el cual está constituido por todas aquellas personas mayores de 15 años que no saben leer y escribir o que no terminaron su primaria o su secundaria.

En primer lugar, dirigimos nuestro esfuerzo a evitar que se llegue a la edad adulta sin Educación Básica, así logramos disminuir en cerca de un millón, el número de niños entre 6 y 14 años que no asistían a la Educación Básica, pero todavía contamos con un millón más que permanecen fuera de ella, entre los que se encuentran niños de la calle, hijos de trabajadores migrantes.

Es importante señalar que al inicio de esta administración, el rezago educativo se nutría cada año con 580 mil personas más; hoy, ese crecimiento ha disminuido a 150 mil, y será nulo en el año 2001.

Para disminuir el rezago ya existente, seguimos prestando los servicios de alfabetización primaria y secundaria; se dio al Servicio Militar un contenido educativo en beneficio de los jóvenes que no han completado su Educación Básica; creamos el modelo de Educación Secundaria a distancia, y después de una amplia investigación de los requerimientos e intereses de los propios adultos, logramos la creación del modelo denominado Educación para la Vida, con el cual pretendemos que los adultos se involucren en el estudio, obtengan un aprendizaje que sea de su interés y utilidad y, en consecuencia, mejoren su calidad de vida.

En Educación Media Superior hay instituciones que registran una evolución favorable, pero su calidad es aún muy desigual; para mejorarla se han desplegado esfuerzos iniciales para brindar oportunidades de actualización a los docentes, se han equipado mejor los planteles, los procedimientos de evaluación para seleccionar a los estudiantes se han hecho más transparentes y se creó la Educación Media Superior a distancia para prestar este servicio en zonas rurales apartadas.

Un ejemplo de calidad y pertinencia logrado en esta administración es el del Conalep (Colegio Nacional de Educación Profesional).

En la Educación Superior, la Secretaría no ha albergado duda respecto a la necesidad de apoyar el desarrollo de la universidad pública; hemos hecho lo posible por hacer compatible la apertura amplia de oportunidades con el trabajo académico de calidad; este propósito exige la observancia de normas y principios, es necesario crear nuevas universidades, pues aún aceptando el que las instituciones puedan ser grandes, su buen funcionamiento exige reconocer que su crecimiento tiene limites.

El esfuerzo por la formación de excelencia por su personal académico es irrenunciable, la autonomía ha de hacerse compatible con el imperativo de responder a las necesidades de desarrollo del país; la investigación que en ellas tiene lugar, no puede ir en demérito de la atención a los estudiantes que requieren apoyo para permanecer en ellas y completar su ciclo de estudios, a estos propósitos, han estado dirigidas las acciones emprendidas.

La participación creciente de los particulares no tiene como correlato, la disminución del esfuerzo público y sí da lugar, en cambio, a la ampliación de la oferta educativa a jóvenes de menores recursos económicos. La pertinencia de la educación superior, hace necesaria su diversificación; la creación de universidades e institutos tecnológicos, permite ofrecer, hoy, opciones que responden de manera más adecuada a las necesidades locales y regionales, planeadas rigurosamente por las instituciones del Estado.

Con el programa de mejoramiento del profesorado, se ha hecho posible que casi 4 mil profesores de tiempo completo de las universidades públicas, se incorporen a estudios de postgrados, a estos se añaden los recursos para la creación de 7 mil 590 nuevas plazas para las universidades, las que han debido ser ocupadas por académicos que poseen ese perfil y con las cuales se ha incrementado en 11 mil 513, el número de profesores de tiempo completo, que ejercen a la vez la docencia, la investigación, la tutoría académica de estudiantes y la conducción colegiada de sus programas.

Mediante el fondo para la modernización de la educación superior, se han canalizado recursos para la infraestructura de equipamiento, de talleres y laboratorios, dotación de bibliotecas y otros materiales indispensables para apoyar la investigación y el mejoramiento general de las universidades públicas.

El Instituto Politécnico Nacional, a lo largo de estos años, amplió su cobertura y mejoró la calidad de su educación.

En este balance, no puedo dejar a un lado el lamentable desarrollo del conflicto surgido en el seno de la Universidad Nacional Autónoma de México, a partir de las decisiones que, en el ejercicio de su autonomía, tomaron las autoridades universitarias. La Secretaría de Educación Pública, fue respetuosa de esa autonomía, en espera de que se hiciera explícita su capacidad de gobernarse así misma.

Expresé en su momento, que intervenimos sólo para no intervenir, y para que la Universidad resolviera sus controversias en forma digna e independiente, por lo que junto con algunos legisladores y académicos, nos limitamos a propiciar el diálogo y a intentar su celebración.

Hoy la UNAM reencausa sus actividades, pero será responsabilidad de todos aquellos que tenemos que ver con su destino, que la Universidad siga siendo formadora de profesionales e investigadores de alta calidad, con una gran conciencia social que le permita seguir estando al servicio de los intereses nacionales.

Agradezco su atención y me dispongo a escuchar y dar respuesta a sus preguntas.

Muchas gracias (aplausos).

EL Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario, están inscritos para fijar la posición general de su grupo parlamentario, los siguientes ciudadanos diputados.

El diputado José Narro Céspedes, por el Partido del Trabajo; la diputada María Cristina Moctezuma Lule, del Partido Verde Ecologista de México; el diputado Luis Herrera Jiménez, del Partido de la Revolución Democrática; el diputado Oscar Ochoa Patrón, del Partido Acción Nacional; el diputado José Manuel Correa Ceseña, del Partido Revolucionario Institucional.

Tiene la palabra, hasta por 10 minutos, el diputado José Narro Céspedes, del Partido del Trabajo.

El diputado José Narro Céspedes:

Con la venia de la presidencia, compañeras y compañeros diputados, señor secretario de Educación Pública, licenciado Miguel Limón Rojas.

Se termina el sexenio del doctor Ernesto Zedillo y con él la era del priísmo, la Educación Pública también entrará en un proceso de cambio indudable. Como todos sabemos, el PRI como partido en el poder, se trató de nutrir siempre, desde sus orígenes, en la Revolución Mexicana, en los valores y la cultura que nos heredó la gesta revolucionaria de principio de siglo, se suponía que la labor educativa era uno de los orgullos del régimen por revolucionarios.

Muchas veces oímos al priísmo, presumir los logros educativos del sistema, la Secretaría de Educación Pública, es una institución creada e impulsada en los años 20, por los gobiernos emanados de la Revolución Mexicana, para desarrollar una educación nacionalista, popular y de alto contenido social, hace ya muchos años de esto.

¡Qué lejos han quedado aquellos tiempos y cómo ha llegado a incumplirse la meta sustancial de José Vasconcelos, para enaltecer el espíritu nacional haciendo de la política educativa, toda una cruzada nacional!

Los continuadores de aquel régimen político, se fueron alejando del compromiso contraído en la década de los 20 y los 30, y la educación pública fue relegada en los últimos años como jamás había ocurrido en la historia moderna del país.

La tecnocracia, en lo liberal, ha dejado una nación casi desmantelada, todo lo quieren resolver con cifras y que lo resuelva el mercado. Si bien, la deuda educativa viene desde los gobiernos del postcardenismo, ha sido con las administraciones tecnocráticas donde se ha agudizado la desatención, incluso el gobierno de Zedillo, tiene más saldos negativos que otros.

Los dos mayores conflictos sociales que enfrentó el régimen de Zedillo, previos a la derrota electoral del PRI, fueron el de la UNAM y el de la Normal, el de la Escuela Normal de El Mexe, Hidalgo. Curiosamente en forma paradójica, pero siempre despertando sospecha, los dos conflictos se originaron por asuntos vinculados al presupuesto educativo y a la insensibilidad de las autoridades de la SEP y de todo el gobierno federal, para poder calibrar la importancia del problema educativo, hay veces que sentimos, que es en Hacienda en donde se decide la política y la SEP únicamente administra las decisiones que se toman en la Secretaría de Hacienda sobre esta área tan importante, para impulsar la equidad y el desarrollo de nuestro país.

Después de la presencia policiaca, en planteles educativos, era difícil pensar que el PRI, sometido por los neoliberales, pudiera conservar el poder con procedimientos consensuales, fueron gotas que ayudaron a que el vaso se derramara, la debilidad y la fragilidad en que se ha dejado la obra educativa, se les presentó los niveles y planos de la educación, más de 70 de gobierno, postrevolucionarios, y tenemos aún cerca del 105 de la población nacional con analfabetismo, es algo verdaderamente preocupante.

Cuando en otros países han abatido en analfabetismo, la ignorancia y el fanatismo, en varios años, que han llegado a transcurrir más de medio siglo y todavía el panorama educativo en México es lamentable, mientras que las naciones más desarrolladas del mundo alcanzan niveles de gasto en la educación, superiores a lo recomendado mundialmente que es el 8%, México sigue recortando gastos a la educación, ante el menor desajuste económico y financiero.

Usted recordará que la anterior administración federal, se llegaron a gastar cerca del 6% del PIB y ahora esa cifra ha disminuido notablemente.

Como en todas las áreas del país, siempre creció la burocracia educativa y el número de gente que ha medrado a costa de los recursos públicos, pero los resultados generales distan mucho de ser halagadores, una parte considerable del presupuesto educativo ha quedado en manos de burócratas, caciques magisteriales, líderes charros y rectores, que en forma deshonesta, han usado los recursos públicos para su provecho personal o político.

Ese desprecio que hoy se tiene por lo público, tiene mucho que ver con todo ese tufo de corrupción que fue invadiendo los espacios públicos, ante la indiferencia y, en muchos casos, la complicidad de quiénes han detentado el poder.

En varias ocasiones hemos escuchado intervenciones de dirigentes políticos que mencionan que el régimen del PRI ha dejado una sociedad con mayores niveles de alfabetización, escolaridad y cultura, que lo que se tenía a principio de siglo. Sí, México avanzó en materia educativa, lo hizo gracias a los impulsos sociales que superaron inercias, estreches de miras y negligencias gubernamentales.

No debe faltarse a la verdad. El régimen no ha sido generoso y socialmente sensible en materia educativa, si no, había que preguntarle a los maestros reprimidos en los últimos años de la década de los cincuenta, había que preguntarle a los estudiantes que vivieron con persecución, cárcel y dolor inhumano, lo de 1968.

La educación pública superior ha quedado en una situación de seria desventaja con la educación privada. Las mismas cifras oficiales hablan del avance de la educación privada en los niveles de la educación básica y superior, en los niveles de educación superior.

El Estado ha querido abdicar de su responsabilidad con la nación en materia educativa. El crecimiento de la educación privada solo es una muestra del modelo de mercado que se ha montado en todos los planos de la vida nacional; esto nos muestra la necesidad de hacer pública, obligatoria y gratuita la Educación Media Superior y la Educación Superior como parte de una responsabilidad plenamente del Estado mexicano.

El mayor dinamismo de la educación privada se encuentra en los niveles superiores, algo grave había venido ocurriendo en la vida educativa y cultural de la nación. Las élites del país ya se están formando en las instituciones particulares con una visión y un punto de vista que puede resultar limitado y hasta dañino, ya que sólo ven por los intereses particulares, y pueden llegar a moverse sólo por criterios de lucro y provecho personal.

Han olvidado esos nuevos sectores que son los que gobiernan a nuestro país. Esas nuevas élites que están formando en las universidades élites que están formando en las universidades ya no se forman en las universidades públicas, sino fundamentalmente en las privadas.

La educación privada quiere ahora imponer condiciones hasta en la forma de operación de la educación pública. Una amenaza mayor se cierne sobre la educación pública desde el momento en que uno de los personajes mencionados para ser titular de la SEP (Secretaría de Educación Pública) en el próximo gobierno, será el actual rector de una institución privada.

Esperamos que el próximo gobierno cumpla con su compromiso de dedicarle inicialmente a lo que se comprometió en 8% del Producto Interno Bruto al área de la Educación.

Ante la escasez de los recursos estatales y el deficit fiscal, los últimos tres gobiernos optaron por quitarle recursos a la educación. Aún tenemos fresca en la memoria aquel momento en que el gobierno federal decide recortar recursos a las universidades públicas ante la disminución de los precios de petróleo, como fue en el año de 1998; meses después, viene aquella decisión temeraria del rector de la Universidad Nacional para elevar las cuotas y para hacer caer sobre los estudiantes los recortes abruptos del presupuesto.

El proteccionismo estatal hacia los grandes capitales que operó con el Fobaproa (Fondo Bancario para la Protección al Ahorro), tendría su contraparte en el desamparo en que iría quedando el gasto social.

La huelga de la UNAM (Universidad Autónoma de México) paralizó la vida de la nación y revivió viejas heridas que recuerdan aquellas salidas represivas de la década de los sesenta y setenta, la impericia de la tecnoburocracia universitaria y el desdén del gobierno federal por la problemática educativa, llevaron a la entrada de la Policía Federal Preventiva en Ciudad Universitaria.

Es más, con el tiempo quedó claro que el recorte a las universidades públicas no se debía sólo a las contingencias externas como se dijo en aquel momento, sino a un planteamiento de política económica de fondo.

Prueba de ello es, que los precios del petróleo empezaron a subir después, y los recursos derivados de esos excedentes jamás le fueron devueltos a las universidades públicas, al contrario, ese recorte posteriormente se mantuvo.

Señor Secretario, ante las cifras oficiales se dice que la educación pública creció porque se abrieron nuevas universidades en el país, lo que no se dice es que muchas de estas universidades son tecnológicas; el gobierno federal y las autoridades educativas han tratado de fortalecer el modelo técnico de la educación superior, mientras que los modelos alternativos, humanistas y científicos son vistos con desconfianza y hasta con adversión.

La nación mexicana se va postrando cada vez más, mientras que se regatean los recursos para investigaciones originales. El modelo de universidad que ha impulsado la SEP nos condena al colonialismo cultural y a la dependencia definitiva del conocimiento: patentes, técnicas y saberes, diseñados y construidos en el exterior.

La maquilación de la sociedad mexicana ha sido impulsada por este gobierno y por toda la tecnocracia neoliberal. La educación pública en cambio... terminamos señor Presidente, la educación pública en cambio no depende de ustedes, y jamás habrá nostalgia por su ausencia, ya que será salvada y saldrá adelante por la lucha, la resistencia y el tesón de los verdaderos sostenes de la escuela mexicana, es decir, los maestros, los trabajadores manuales, los estudiantes y los padres de familia.

Señor Secretario, vamos a luchar desde esta tribuna y desde este espacio legislativo para devolverle al pueblo de México lo que le corresponde.

Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, al diputado José Narro Céspedes.

Tiene la palabra, hasta por diez minutos, la diputada María Cristina Moctezuma Lule, del Partido Verde Ecologista de México.

La diputada María Cristina Moctezuma Lule:

Con su permiso, señor Presidente, señor secretario de Educación Pública, licenciado Miguel Limón Rojas, compañeras y compañeros legisladores.

En el Plan Nacional de Desarrollo 1994-2000, el presidente Zedillo, ex titular de la Secretaría de Educación Pública, prometió al pueblo de México un auténtico federalismo educativo, un plan social integral que le varía la cobertura y la calidad de los servicios educativos, un mejoramiento en los programas y métodos que incluirían elementos regionales y tecnologías de comunicación e informática.

Es obvio que para el gobierno este plan educativo representaba un gran desafió, con el ánimo de ser objetivos el grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México reconoce los avances en nuestro país en materia de educación, pero también tenemos la obligación de ser realistas y plantear los rezagos.

Nuestro análisis no parte sólo del sexto informe, fue necesario analizar los años de gobierno del presidente Zedillo, para que de manera objetiva pudiéramos tener datos comparativos y obtener un testimonio preciso.

Reconocemos que se partió de un diagnóstico, buscando avanzar por una instrucción de calidad, en lugar de procurar una educación integral y moderna que rompiera con los viejos esquemas para crear una nueva, que fuera capaz de dar como resultado un conocimiento nuevo y alumnos orientados a valorar el desarrollo sustentable.

La desigualdad en la educación no puede ser evaluada cuando se nos presentan resultados promedios nacionales, como es el caso del combate al analfabetismo. En el sexto informe se reconoce un 10.7% de analfabetismo nacional, pero si lo analizamos regionalmente el resultado es grave.

Chiapas, Oaxaca y Guerrero tienen hasta un 25%, y en la Sierra Norte de Veracruz llega hasta el 33%. Así mismo, se reporta que la escolaridad por medio de los mexicanos es de 7.8 grados, es decir, sólo hasta el primero de Secundaria.

Sólo nueve entidades federativas en el país rebasa los 8 grados de escolaridad, en contraste con Chiapas, Guerrero y Oaxaca que apenas alcanzan el quinto grado, y las otras entidades sólo llegan al sexto grado.

Otro motivo de preocupación es que la cobertura educativa se concentró en aumentar el número de escuelas, pero no se les dotó de servicios educativos de calidad.

Según la publicación de estadísticas educativas de la SEP, Chiapas en 1999 aparece con el mayor número de escuelas primarias, 8549, y para no romper el cálculo promedio que hace la SEP, hay un promedio de 3.3 maestros por escuela, para atender a 86 alumnos de diferente escolaridad.

Otro punto que resalta de la gestión educativa es la cobertura de la matrícula escolar, que se afirma, ha sido atendida, pero, ¿qué pasó con la vinculación en la eficiencia terminal? Esta no es muy clara.

Por ejemplo, en Chiapas es sumamente deficiente esta eficiencia terminal. De cada mil niños y niñas que ingresan a educación primaria sólo la concluyen 363; de los 268 que ingresan a Secundaria, únicamente terminan 225; y de los 199 que ingresan a Bachillerato o su equivalente, egresan 128; en nivel profesional inician 57, y culminan 25.

En cuanto a los planes y programas de estudio, qué bueno que ahorita usted nos habla de los planes que tienen en educación cívica y ética, y me voy a referir en ese tema.

Tomo, por ejemplo, ese programa en materia de educación cívica y ética que plantea una enseñanza centrada en el conocimiento de la Constitución.

El modelo actual de la SEP (Secretaría de Educación Pública) tiene como punto de partida, un énfasis en el contenido más que en el método, dando, por supuesto, que quien enseña es el Estado educador.

El contenido de los planes y programas, es ante todo de carácter patriótico, a través de los textos de historia, y centrado en el conocimiento de la Constitución. Con este modelo, lo único que se logrará para la ciudadanía, será un autómata cívico legista, más no un ciudadano pleno.

La educación cívica no se agota en el ejercicio de derechos y deberes constitucionales, ni en el conocimiento de una historia patria de corte mitológico, la ciudadanía deseará.

Se configura también por el desarrollo de competencias para la convivencia respetuosa, por una comunicación crítica propositiva, libre de coacción y distorsiones; por el trabajo colectivo, la cooperación social ordenada y por la asertividad en el juicio moral.

Los valores democráticos deben de transmitirse en los salones escolares, si no, no hubiéramos tenido que esperar setenta años para tener una transición a la democracia.

Además, hay que partir del supuesto de que las niñas y niños que ingresan a la Primaria o a la Secundaria y no la terminan, recibe ahí la única formación cívica de su vida, en un sistema escolarizado.

El discutido modelo de la SEP, confía en que una vez aprendidas ciertas normas constitucionales abstractas, y una vez memorizadas, las funciones y competencias de órganos de gobierno, el sujeto podrá seguir aprendiendo a ser más demócrata en su comunidad; pero la experiencia nos ha enseñado.

¿Qué pasa si en esta comunidad se dan injusticias graves o se inclumplen las normas?; ¿qué hará un individuo que a una autoridad no puede oponerse, más que a su conciencia de que hay normas constitucionales que no operan, y que por ende, no pueden fungir como ejemplo de lo que representa una forma de ser antiautoritario?

Hoy más que nunca si queremos modificar nuestra cultura política, es necesario dar un giro en la orientación de los actuales planes y programas de estudio en materia de civismo y de formación ética y cívica.

El gasto programable a la educación a lo largo del sexenio en relación al Producto Interno Bruto porcentual, que fluctúa en 1994 en 5.4, y en el presente año de 4.2, aunque hábilmente en el VI Informe se estima que el gasto nacional en educación ascenderá del 4.2 a 6.1% del PIB, se señalen los recursos aportados a los gobiernos de las entidades federativas y municipios, así como el gasto que ejercen los particulares.

Estos porcentajes nos llevan a afirmar que la educación no se ha planteado realmente como una prioridad nacional, ya que el gasto educativo nacional lo coloca muy por debajo de lo recomendado por la Unesco (Organización Educacional, científica y Cultural, de las Naciones Unidas) de destinar el 8.% del PIB al sector educativo.

Aunado a lo anterior, el Gasto Público Federal en educación, no ha llegado equitativamente a toda la población, se ha atendido a favorecer el medio urbano sobre el rural, o a los estados y municipios con mayores índices de desarrollo sobre los más pobres y marginados.

En este sentido, el Sistema Educativo Nacional, ha contribuido a la transmisión generacional de la pobreza.

En materia de federalismo educativo, el gobierno actual no avanzó hacia su consolidación. La descentralización educativa tampoco se logró cabalmente, ya que sólo se transfirieron las gestiones administrativas de los recursos financieros, y no han permitido aún la participación de los estados y municipios en la planeación, gestión, evaluación del sistema, en conjunto, frente al Poder Federal.

Lamentablemente persiste una desvinculación del sistema educativo, con el sistema productivo, no se toman en cuenta las necesidades sociales, culturales, ecológicas y económicas de nuestro país.

En este sentido, la educación y la enseñanza no se ha orientado a la aprobación del espíritu emprendedor, para un desarrollo nacional sustentable.

También el el Plan Nacional de Desarrollo 94-2000, se prometió una población mayoritariamente alfabetizada en la educación para los adultos; y en ciencia y tecnología, una mayor capacidad para participar en el avance científico mundial.

Sin embargo, por un lado, vemos que la cobertura educativa se convierte en aumentar el número de escuelas, pero no se les dotó de servicios de apoyo a la docencia.

Las telesecundarias diseñadas, requieren de un impulso significativo, del crecimiento de la red satelital, que favorezca el uso de los recursos tecnológicos modernos; no obstante, la mayoría de ellas no tienen monitores.

En cuanto a la educación para los adultos, existe una falta de calidad en el servicio ofrecido, de hecho, el INEA (Instituto Nacional de Educación para Adultos), a funcionado con agentes educativos voluntarios, insuficientemente formados en ese campo. También opera en espacios prestados, que no siempre tienen las características necesarias para realizar una actividad de esta naturaleza.

La educación para los adultos ha crecido de la prioridad presupuestal correspondiente, pese a la prioridad discursiva que los programas educativos nacionales parecen otorgarle.

Asimismo, se elaboran planes y programas poco flexibles, que son adaptaciones, en muchos casos deficientes de un programa destinado a la población infantil, lo que ha impedido la integración de contenidos que permitan una vinculación práctica entre los conocimientos adquiridos, y las necesidades de la población adulta, y así ha sido motivada... motivando una deserción y una baja eficiencia terminal; para... pero no abundar en el terrible tema de corrupción para obtener los certificados.

Por otro lado, no existe un apartado en el Programa de Estudios para los Adultos, que incluyan la formación ecológica, y que les permita transmitirla a sus hijos e hijas, ya que no podemos descuidar tan importante tema entre los padres y maestros.

Señor Secretario. En el curso del sexenio, buscando una mejor calidad de enseñanza, hubo cambios superficiales al ajustar los planes y programas de estudio, adecuando sus contenidos y métodos; persistiendo problemas como la dispersión de los programas de apoyo y formación docente -termino, señor Presidente-, la insuficiente evaluación de resultados que permitieron calidad y eficiencia.

El factor esencial para lograr un desarrollo sustentable en un país, es una educación equitativa de calidad, eficiente, integral y moderna, que sea capaz de elevar al máximo el capital humano; México no puede aspirar a un desarrollo justo, sano y sostenido, si el sistema educativo se encuentra en una situación de atraso y descuido. Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias a la diputada María Cristina Moctezuma Lule.

Tiene la palabra hasta por diez minutos, el diputado Luis Herrera Jiménez, del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Luis Herrera Jiménez:

Gracias, señor Presidente.

Señor secretario Miguel Limón Rojas, señoras y señores legisladores:

La educación es la palanca fundamental de desarrollo y pieza clave en la formación integral de los mexicanos; sin embargo, las autoridades han sido incapaces de resolver los principales desafíos del sistema educativo, y de sentar las bases que preparen a nuestra sociedad para los retos del futuro.

Lejos de las cifras manejadas en el VI Informe de Gobierno, está la realidad innegable e ineludible, que nos muestra otra imagen del país.

La política educativa seguida hasta ahora, mediante decisiones unilaterales de gobierno, y al cobijo de la manipulación de los números, han negado a millones de los mexicanos un derechos social, que se refleja en la existencia de 6.5 millones de analfabetas; 35 millones de niños y jóvenes que no accedieron, efectivamente, a los servicios educativos, al ser expulsados del sistema antes de terminar sus estudios.

Los recursos durante este sexenio, han sido siempre insuficientes e inequitativos, para atender las necesidades de educación pública en las diferentes regiones y estados de la República.

El acelerado crecimiento de instituciones de educación privada, con relación al crecimiento de los establecimientos públicos, es un fenómeno preocupante que es necesario frenar.

La caída paulatina de las condiciones salariales de los maestros, los ha llevado a perder el 57.7% de su salario desde 1982, y ha sido fuente constante de conflictos magisteriales. El lamentable deterioro de la infraestructura educativa, es insostenible.

La escasez de alternativas escolares para la población discapacitada, la población indígena, y menores en situación de calle, es una carencia que no se ha subsanado.

La falta de recursos para desarrollar la investigación, y asegurar el impulso a la innovación y al fortalecimiento de la infraestructura científica y tecnológica, ha sido persistente.

La rigidez en las estructuras de dirección de las instituciones en los distintos niveles, impide la democratización educativa. El desgaste en las relaciones laborales y la instrumentación de políticas salariales regresivas, afectan el trabajo académico y docente.

La escases de fuentes alternativas de financiamiento y de políticas públicas, que comprometen a los sectores productivos a participar en las tareas de formación de recursos humanos en el país, agranda las dificultades.

Estos son los problemas que continuamente obstruyen la importante misión de educar.

No obstante, en el Programa de Desarrollo Educativo, el doctor Zedillo pretendió ir lejos al apuntar que la educación sería la más alta prioridad de su gobierno, lo que se reflejaría en una asignación de recursos crecientes.

Los ejes del programa sectorial serían la cobertura, la equidad, la calidad y la pertinencia de la educación, para convertirla en un puente hacia el futuro.

A seis años de distancia podemos señalar, sin temor a equivocarnos, que el titular del Poder Ejecutivo se quedó solamente en el terreno de las buenas intenciones. La política neoliberal asumida sin titubeos en el renglón educativo, dejó una secuela de rezagos de los que el VI Informe de Gobierno no da cuenta o lo hace de manera parcial.

Varias de las metas más importantes propuestas por el Ejecutivo para el 2000 en el Plan de Desarrollo Educativo, no se alcanzaron, a lo anterior, se sumaron graves retrocesos que abultan los rezagos de épocas anteriores. Los incumplimientos más evidentes son que no se consiguieron las metas de cobertura en los niveles Preescolar, Secundaria y Media Superior, ni fue abatido el analfabetismo en la magnitud que se esperaba.

Sobre el punto del Gasto Público, conviene decir que a pesar de que en los planes de gobierno se le asignó un papel central a la educación en el desarrollo nacional, y se fijó como propósito destinarle más recursos, estos fueron insuficientes para alcanzar sus altas metas.

El Informe reporta un crecimiento de 23% en términos reales durante los últimos seis años y una inversión equivalente al 4.2% del Producto Interno Bruto, pero no se reconoce que esta cifra es aún menor al 4.6% alcanzado en 1994, y está lejano aún del 8% recomendado por la Unesco (Organización Educacional, Científica y Cultural, de las Naciones Unidas).

En ese mismo sentido, la huelga estudiantil en la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) fue un resultado directo de la escasez de recursos en que se debaten las instituciones públicas de Educación Superior. El gasto en este sector, de 1995 a 1998, cayó entre un 10 y un 15%.

Los recortes presupuestales de 1998 y 1999, tuvieron efectos severos sobre la educación y la reasignación del gasto conseguida para el 2000, fue afectada por un nuevo recorte de mil 200 millones de pesos al renglón educativo.

También el conflicto que se generó en la Escuela Normal Rural "Luis Villarreal", mejor conocida como "El Mexe", a principios del año, tuvo ese origen. La Secretaría de Educación Pública a su cargo, destinó una inversión decreciente para la institución en los últimos tres años.

De acuerdo a nuestros cálculos, todo ello, a pesar de que esta escuela formadora de profesores contribuye al desarrollo del estado de Hidalgo, entidad que se encuentra en el quinto lugar de analfabetismo en el nivel nacional y que por cierto, recibió de la SEP (Secretaría de Educación Pública), en 1999, una inversión 50% menor que en 1998, destinada al Programa para la Transformación y el Fortalecimiento Académico de las Escuelas Normales.

Por lo que corresponde a la ciencia y a la tecnología, ésta dejó de percibir en 1999, respecto a 1998, 393.6 millones de pesos, por lo que disminuyó del 0.47% al 0.41%, como proporción del PIB (Producto Interno Bruto).

Si bien es cierto que esta administración logró durante el último año recuperar el gasto en ciencia y tecnología al llegar al 0.43% del PIB, el mismo está aún debajo del de 1981, 0.46% del PIB, lo que quiere decir, que tenemos para el 2000, menos presupuesto que hace 20 años.

La insuficiencia presupuestal, extendida a todo el sistema educativo, ha obligado a que los padres de familia mantengan, construyan, amplíen y reparen las escuelas, por medio de las llamadas cuotas voluntarias, lo que pone en entredicho la verdadera gratuidad de la educación pública y la responsabilidad constitucional del Estado para hacerla efectiva.

Por otra parte, es tal la incapacidad del sector educativo para retener a los educandos, que de 14.5 millones de niños que cursaban la primaria en 1989, seis años después, sólo 4.6 millones cursaban la secundaria. De los 4.6 millones de niños que asistían a la secundaria en 1995, tres años después, sólo 2.8 millones tuvieron la oportunidad de continuar el bachillerato. De estos jóvenes, ¿cuántos tendrán la posibilidad de concluir y continuar sus estudios superiores en el 2000, señor Secretario?

Sea cuál sea la respuesta, cuando menos 12 millones de jóvenes, es decir, el 82% de los jóvenes dentro de los 20, 24 años, se quedaron en el camino. Año con año, el sistema expulsa a miles de jóvenes y los deja sin un horizonte laboral cierto. El drama de estos jóvenes que se quedaron en algún grado de Primaria, de la Secundaria o el bachillerato, si es que no engrosaron el ejército de desempleados o las filas de la delincuencia, es que quizá ahora están en Estados Unidos como jornaleros agrícolas o empleados en diversas actividades de los servicios y el comercio o como simples indocumentados, porque en su país no encontraron condiciones para estudiar ni oportunidades de empleo con baja escolaridad.

A pesar de que en México requiere cada vez más profesionistas para encarar los retos que la competencia mundial le plantea, la educación pública ha recibido una desatención sistemática. La política educativa seguida hasta hoy, ha acentuado las diferencias entre México y sus principales socios comerciales. Mientras que nuestro país cuenta con una matrícula de 2 millones de estudiantes, Estados Unidos y Canadá tienen 5.2 y 5.9 millones de estudiantes, respectivamente.

Las diferencias se ahondan si consideramos el desarrollo tecnológico de cada país y su inversión en ciencia y tecnología. Por tal razón, para nuestro grupo parlamentario es preciso atender de inmediato las debilidades del Sistema Educativo Nacional y consolidar sus fortalezas. El problema de la educación en nuestro país es estructural, por ello proponemos realizar un ejercicio de revisión de sus bases jurídicas, para reforzar los principios de gratuidad y obligatoriedad consagrados en el artículo tercero constitucional, reformular la educación normal para adaptarla a los nuevos requerimientos educativos.

El programa de carrera magisterial demanda una revisión profunda de sus lineamientos y de los objetivos que alentaron su creación, con el propósito de que responda a las expectativas del profesorado, sea un factor auténtico de superación y mejore sustancialmente la calidad educativa.

Es preciso redoblar esfuerzos en las zonas marginadas e indígenas, porque el componente educativo del Progresa (Programa Nacional de Educación, Salud y Alimentación) no es la solución para abatir los rezagos en este nivel, ni garantiza la permanencia, además de que su enfoque clientelar y excluyente, desvirtúa el derecho social a recibir educación.

Se necesita ampliar las oportunidades de acceso a la Educación Media Superior, cuya demanda está en permanente expansión, e incrementar la matrícula del nivel Superior y el posgrado.

Señor Secretario, para que la educación sea considerada una labor de altísima prioridad, se necesita demostrar con hechos que se abatieron las deficiencias y rezagos que heredó el doctor Zedillo de sus antecesores. Sin embargo, de un análisis objetivo y sereno del Informe, podemos concluir, que durante su sexenio se acumularon más carencias y rezagos que llevará algunos años reducir.

A su gobierno le quedan escasos dos meses de vida y ya nada podrá hacer para erradicarlos, por ello, el verdadero balance de la educación que el viejo régimen nos deja, es que continúa siendo una zona en riesgo de desastre.

Gracias.

El Presidente:

Gracias al diputado Luis Herrera Jiménez.

Tiene la palabra hasta por diez minutos, el diputado Oscar Ochoa Patrón, del Partido Acción Nacional.

El diputado Oscar Ochoa Patrón:

Con su permiso, señor Presidente. Compañeras y compañeros diputados, señor Secretario.

Es derecho fundamental de todos los mexicanos, el acceso a la educación y a la cultura para su desarrollo integral y ser agente de cambio en la sociedad. En Acción Nacional, consideramos este derecho como uno de los principales aspectos para la construcción de una nación más democrática, incluyente y justa, sustentada en la solidaridad y dignidad de las personas.

Por la indudable importancia en la materia que hoy nos ocupa y por el momento histórico que hoy vivimos, nos sentimos con el compromiso ante la ciudadanía de realizar una evaluación más profunda del estado que guarda la educación en nuestro país. No se trata solamente de revisar el VI Informe de Gobierno del presidente Ernesto Zedillo, sino de efectuar un balance de las actividades educativas en México, a escasos dos meses de concluir la actual administración.

Se podría decir, con base en la información presentada, que se ha cumplido con los fines propuestos, sin embargo, la realidad, los reclamos ciudadanos y el sentido común, nos muestran un gobierno que se ha dedicado a administrar la educación, buscando objetivos estadísticos, donde la pretendida modernización del sistema educativo nacional, no cumplió con los propósitos fundamentales que animaron al programa de desarrollo educativo 1995-2000: la equidad, la calidad y la pertinencia en la educación.

Las reformas educativas se han dado sin tomar en cuenta los problemas de fondo, la pobreza de las familias, la poca participación social, la constante exclusión de los valores universales en los planes y programas de estudio, la ausencia de una valoración objetiva y pública de la calidad de nuestra educación, el escaso reconocimiento de la labor magisterial, la inequidad del acceso y la centralización de las decisiones financieras, los marcados desequilibrios regionales, entre muchos otros, son las más grandes deudas que destacan en este ejercicio de evaluación.

Señor Secretario, nuestro grupo parlamentario se encuentra profundamente insatisfecho con esta administración. En el contexto de naciones, nos encontramos ubicados entre los índices más bajos de escolaridad y aprovechamiento educativo, para ejemplificar esto revisaremos algunas cifras.

Si bien, el gasto educativo como proporción del Gasto Total Programable, tuvo un aumento de 4 puntos porcentuales a lo largo del sexenio, en proporción al PIB se redujo de 4 punto 6 a 4 punto 2%, cifra muy por debajo de la mínima recomendada por la Unesco (Organización Educacional, Científica y Cultural de las Naciones Unidas) por países como el nuestro.

La meta de reducir a 7% el analfabetismo no se dio, hubo un retroceso, lo que puede calificarse como un verdadero fracaso de la política educativa del régimen.

El promedio de escolaridad de los mexicanos en 1995 era de 7 punto 2 grados de estudio, se concluye la gestión con un promedio levemente superior de 7 punto 8 grados. Aunado a esto, sigue reproduciéndose una gran disparidad a nivel local y municipal, Chiapas todavía no llega a 7 años de escolaridad, y el Distrito Federal está alrededor de 7 punto 3 años.

Los servicios de secundaria absorben actualmente el 92% de los egresados de primaria, lo que cuestiona la obligatoriedad y el compromiso de gobierno sobre la universidad con este nivel, aunado a una baja de eficiencia del 7 punto 3%.

Situación similar se presentó en los niveles de Educación Media Básica y Superior. La capacidad de dar continuidad a los egresados en los niveles escolares anteriores es insuficiente, en Educación media pasó de 71 a 80% la Mcapacidad de absorción del nivel Secundaria; sin embargo, la deficiencia terminal sigue siendo la misma que desde hace 10 años, 60%.

Estos resultados son producto, principalmente, de una incorrecta planeación de descentralización, poco sensible a la compleja realidad de las entidades federativas, las regiones y los municipios, además de ignorar las exigencias que presenta el proceso de globalización.

Por su parte, la Educación Superior ha sufrido una profunda crisis, producto de una limitada visión gubernamental e institucional de mediano y largo plazo; simplemente, su capacidad de absorción se estancó, al pasar de 95 punto 5% en 1994, a 86 punto 3% en la actualidad. Esto muestra un sistema de educación profundamente inequitativo, que excluye a grandes contingentes de jóvenes de la oportunidad de convertir a la educación en un medio de desarrollo personal y de justicia social.

Observamos, nos dimos cuenta que en la clara política del financiamiento, que permitiera expandir su cobertura, elevar su calidad educativa, diversificar sus opciones, vincularse estrechamente con el sector social y productivo y dar un fuerte impulso al desarrollo de la investigación científica y a la innovación tecnológica.

Lejos estamos de que la ciencia y la tecnología se conviertan en elementos estratégicos del desarrollo de nuestro país; la mayoría de los proyectos de investigación en proceso, se encuentran desvinculados de los sectores sociales y productivos; además de que el apoyo presupuestal para este rubro es insuficiente, punto 45 del PIB.

Es notorio en el Sexto Informe, señor Secretario, que en lo que se refiere a cultura no existe una política de Estado, que favorezca los requerimientos de una cultura viva, regional y no centralizada. La posibilidad de descentralización sólo se plantea marginalmente, no se aprovechan de manera inteligente los medios de difusión del Estado como alternativa de calidad.

La educación artística, el conocimiento sobre el patrimonio cultural, las culturas populares, ocupan un espacio al margen del curriculum educativo. En suma, la cultura no tiene la articulación que debe existir con el ámbito educativo, para fomentar el respeto y identidad cultural que tenemos en nuestro país.

Aunque el presupuesto de cultura se incrementó de 2 mil 667 millones de pesos en 1995-2000, los logros alcanzados son irrelevantes.

En el caso de museos, consideramos los atendido por el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) y el INBA (Instituto Nacional de Bellas Artes), nada más en el 2000 que pasaron de 123 en 1995 a 126. Eso muestra que se crearon 3 museos durante la administración.

Los monumentos históricos pasaron de 105 en el 95 a 118 en el 96, lo que demuestra que no se registró ninguno durante el 97 al 2000.

En materia de deporte, la administración se comprometió a alentar su desarrollo, ampliar su cobertura y buscar su excelencia, promoviendo en los centros escolares y populares; sin embargo, se vio una grave incongruencia en la relación del gasto federal ejercido y los resultados de este ejercicio presupuestal.

Para este año, las personas atendidas por el deporte masivo alcanzan sólo el 29 punto 49% de lo que se hacía en 1996.

El deporte estudiantil sólo alcanzó a beneficiar a la mitad del total de jóvenes a pesar del incremento de casi 150% de presupuesto que se ejerció para el mismo año.

En suma, podemos decir que no se avanzó en la calidad y pertinencia de nuestra educación, en la investigación científica y tecnológica, así como en la creación, participación y difusión de nuestra cultura. No hemos alcanzado la formación educativa y cultural que fructifique en un adecuado desarrollo nacional.

Señor Secretario, los legisladores de Acción Nacional estamos comprometidos con una verdadera reforma del sistema educativo; ello significa planear y ejecutar las acciones de manera diferente, para lograr esto se requiere pasión y compromiso, comprometerse para hacer de la educación un impulso real de la generación de oportunidades, que inserte a las nuevas generaciones en ámbitos competitivos de los mercados laborales.

Esto requiere no solamente de una mayor inversión presupuestal, sino principalmente de hacer pública la educación pública, devolviéndole a la sociedad lo que le pertenece, el gobierno se siente dueño del presupuesto, de las escuelas, de la definición de los programas y contenidos educativos, lo que debe de atenderse de manera urgente es el compromiso e impulso indeclinable con la calidad y la pertinencia en un marco de auténtica federación educativa.

En este proyecto educativo, las escuelas y los maestros deberán ser ejes para una transformación integral y permanente de la formación de las personas, donde cada escuela sea una verdadera comunidad educativa, en la que se toman en cuenta las decisiones en forma participativa.

Nuestra propuesta va enfocada hacia la valoración efectiva de labor magisterial, para lograr que sea gente de cambio en la calidad educativa; proponemos una nueva relación de las instituciones de Educación Superior, a partir de un concepto más amplio y flexible, que le permita trabajar en equipo y que tenga como objetivo formar profesionales y científicos competitivos, innovadores, creativos, emprendedores.

Esta nueva relación debe sustentarse en un respeto irrestricto a la autonomía universitaria, vincular la educación superior con las necesidades sociales, con la diversidad cultural y étnica, con las demandas de empleo y el fortalecimiento de la producción.

Señor Secretario, queremos reconocer la labor y el esfuerzo que realizó durante su gestión, pero siendo sinceros, nos hereda una serie de retos y problemas que no fueron atacados de raíz; pero aún así, estamos ciertos de que tenemos que impulsar los cambios que como representantes populares nos corresponde para construir el futuro del país. Gracias

El Presidente:

Gracias, diputado Oscar Ochoa Patrón.

Tiene la palabra hasta por diez minutos el diputado José Manuel Correa Ceseña, del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado José Manuel Correa Ceseña:

Diputado Presidente, señoras y señores diputados. La madrugada del 13 de diciembre de 1916, se aprobó el artículo 3º constitucional, en ese momento el onstituyente michoacano, general de la Revolución, Francisco J. Mújica, pronunció palabras estremecedoras.

Nunca un momento de la Revolución como éste ni las grandes batallas ni la lucha por el poder ni los debates políticos, este es el momento estelar, la aprobación del artículo educativo.

Gran verdad ayer y hoy, gran verdad dicha por Mújica, la educación y sus maestros le dieron cohesión a este país, estamos pues frente al concepto génesis de nuestra comunidad, la educación es el eje de la política social que impulsa el Partido Revolucionario Institucional, reconocemos en ella un factor crucial del desarrollo humano y al medio más importante para alcanzar nuestros objetivos de una vida digna, justicia social y mejoramiento en los niveles de la calidad de la vida.

En ese sentido, no podemos por ningún motivo y mucho menos partidista, negar los enormes avances en educación, donde la República tiene aquí en educación grandes activos, y tampoco podemos disfrazar o esconder -y no lo haremos-, sus insuficiencias.

Nuestro sistema educativo tiene una cobertura geográfica en todo el país, se cuenta con recursos humanos con experiencia y capacidad, así como una sólida estructura normativa, y se alcanzó en estos últimos seis años, la mayor proporción de recursos federales, destinados a la educación, tanto en relación al gasto total, como al Producto Interno Bruto.

No perdamos la perspectiva, en 1930 este era un país de analfabetas, un país que alcanzaba más del 70% de analfabetas; hoy nos acercamos en promedio a los 8 años de escolaridad, hay Primaria para todos y un Sistema de Educación Media Básica, Media Superior y Tecnológica, sumamente importantes. La unidad nacional debe seguirse preservando a través de un federalismo educativo correctamente entendido a través de planes y programas con valores nacionales, incluyendo -por supuesto-, las particularidades de carácter regional, respetando y no fracturando la organización nacional de los maestros.

La Secretaría de Educación Pública, debe seguir cumpliendo la tarea de coordinación y dirección de la educación nacional, es por ello, que no estamos de acuerdo con la visión obscura que se tiene sobre la educación de este país. Creemos que si en alguna área tenemos activos, es justamente en el sistema educativo.

Me viene a la memoria Goethe, al señalar en un pensamiento preclaro, que, qué difícil es pensar y hablar, que más difícil es actuar; pero que lo más difícil que hay en esta vida, es hacer, actuar como se piensa y como se habla. Por eso, señor Secretario, nos merece usted un reconocimiento por su trabajo, lleno de seriedad, lleno de eficacia, y sobre todo, lleno de lealtad a su país.

La enseñanza preescolar es de gran importancia, en este periodo se busca la integración de la personalidad, a propósito, en el texto Constitucional se debe hacer más explícita la obligatoriedad de este nivel; con la educación Primaria, se propone la adquisición de las bases fundamentales de la cultura. En la actualidad, en la Primaria hay una cobertura prácticamente total, la enseñanza secundaria junto con la Primaria, es el mínimo cultural al que tienen derecho todos los mexicanos; en secundaria como en preescolar, se avanza de manera muy importante hacia la cobertura total.

Es importante acep... acentuar, la enorme importancia que para millones de jóvenes mexicanos tiene el texto gratuito, es algo invaluable como material didáctico, pero sobre todo, es su única posibilidad de acceso a la cultura.

Hay insuficiencias -por supuesto que las hay-, en muchas regiones del país, en muchas escuelas se carecen de los medios más elementales. La educación pública en nuestro país, vive un momento crucial por razones conocidas y reconocidas, todas de la mayor importancia.

Es innegable que hay una relación dialéctica entre los problemas universitarios y los problemas sociales, por ejemplo, no es posible, no es posible que se siga rechazando a miles de muchachos en los centros de educación superior; no es posible seguir rechazando muchachos en las universidades, es deber del Estado reflexionar y actuar en apoyo de la universidad pública respetando a su comunidad; en este orden de ideas es preciso reconocer que la matrícula en educación superior observe el mayor dinamismo con un crecimiento acumulado del 43% en la actual administración.

En este tema debemos reconocer un dimensionamiento significativo, en los años 70's, la población universitaria matriculada rozaba el millón de jóvenes; en la actualidad hay más de 2 millones de jóvenes matriculados en las universidades, con exactitud, porque "hechos son amores y no buenas razones". 2 millones 50 mil muchachos, matriculados en las universidades, en 10 años serán 3 millones. Y aquí hay que decir que ello implica una mayor voluntad política expresada, entre otras cosas, en mayor apoyo presupuestal racionalmente invertido, desde luego.

Los recursos a las universidades públicas del país no deben ser escatimados, una vez resuelta la demanda en Educación Básica, en los próximos años la presión se expresará y se expandirá sobre la Educación Media Superior y Superior -repito-, ahí es donde se va a centrar la presión estudiantil. Es importante preguntarnos, ¿nos estamos preparando desde ahora para enfrentar esta demanda de 3 millones de muchachos?

Al concluir, un reconocimiento a los maestros, como alguien ya lo dijo mejor: "Es el maestro el eslabón clave de la institución clave: la escuela". Los maestros son la esperanza de la construcción nacional, o como le dijo mejor ese gran reformista, Melchor Ocampo-, cuando llegará el tiempo en que se aprecie mejor, al que enseña que al hombre que mata.

Concluyo. En los términos del Artículo Tercero Constitucional, el PRI considera que es de interés nacional que la escuela pública se mantenga financiada por el Estado, debe ser gratuita y sus instituciones deben seguir siendo laicas; los priístas estaremos en todo momento, listos a defender y a vigilar estos principios.

Gracias. (Aplausos).

El Presidente:

Gracias al diputado José Manuel Correa Ceseña.

Tiene la palabra, el licenciado Miguel Limón Rojas, secretario de Educación Pública, hasta por 10 minutos y se le ruega hacerlo desde su lugar.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Muchas gracias, señor Presidente. Quiero en primer lugar, expresar la emoción que me produce el constatar el interés que la materia educativa tiene, para los miembros de esta legislatura; quiero también reconocer el esfuerzo que los señores legisladores -es evidente-, han realizado para actualizar su información y formular en consecuencia cuestionamientos que expresan preocupaciones, que desde luego son para nosotros muy atendibles.

Quiero además reconocer las palabras de amabilidad y cordialidad que se expresan en el contenido de las exposiciones que he escuchado, cuando así ha ocurrido.

Deseo además, hacer saber a ustedes -señoras, señores legisladores-, la disposición de la Secretaría de Educación Pública del Secretario, desde luego; pero cada una de las subsecretarías y direcciones correspondientes, para en el tiempo que nos queda como administración, poder atender las dudas o las diferencias que se perciben entre lo que nosotros hemos informado y lo que aquí hemos escuchado.

En algunos casos, se trata de diferencias que podrían ser consideradas como políticas; en otros, como ideológicas; pero en algunos otros casos hay diferencias en la información, en las bases de datos de los que se parte, para construir afirmaciones. En algunos de estos casos, no es fácil el ser totalmente precisos y puntuales, porque estamos hablando de una estadística educativa que se refiere a un universo de más de 29 millones de alumnos y de un presupuesto de 220 mil millones de pesos, y además, con una participación de todas las entidades federativas que componen nuestro país.

Entonces, sí es posible -repito-, mediante el análisis y la discusión, llegar a algunas precisiones. La Secretaría ha querido, a lo largo de estos años también, hacer un ejercicio permanente, para tener número más confiables; para tener instrumentos de aplicación que nos den a todos, mayor seguridad.

De ninguna manera -como en algunas de las afirmaciones que aquí se han hecho- trabajamos nosotros para la estadística; pero la estadística es un instrumento indispensable que nos permite conocer el estado en que nos encontramos y cómo podemos ir subsanando deficiencias, donde están problemas que atender; en qué avanzamos, en qué no avanzamos. Como es el caso de otras referencias que aquí se han hecho, respecto a lo que se ha llamado el incumplimiento de metas en ciertos niveles; el cumplimiento de las metas en los diversos niveles no puede ser tampoco preciso, porque hay dinámicas poblacionales que han tenido comportamientos distintos a los apuntados en las referencias de datos en que pudimos apoyarnos al construir el Programa de Desarrollo Educativo. Hay estimaciones construidas a lo largo de estos años, que tienen por otra parte, un cierto margen de error, posible con todas estas estimaciones y no será sino hasta los resultados del Censo del año 2000, que podremos tener cifras plenamente o más ciertas, que nos permitan analizar -por ejemplo- el comportamiento del analfabetismo, respecto a 1994; pero por lo pronto, el conteo del 95 corrigió los número que se nos habían dado con anterioridad y de los cuales partimos para la construcción del Programa Educativo.

A pesar de eso, las metas generales de cobertura crecieron en más de un millón de alumnos; en algunos casos no se logró la meta establecida, como es el caso de Preescolar -por ejemplo- porque la demografía no se comportó como estaba prevista, respecto al crecimiento de los niños en edades de 0 a 5 años; y porque hemos podido constatar, en toda la República, que los padres de familia ejercen una presión muy fuerte sobre las escuelas para que admitan a los niños un poco antes de cumplir los 6 años y ¡prefieren que no vuelva a cursar un año de Preescolar, como nosotros teníamos previsto y como lo hemos tratado de observar, de acuerdo con la norma!; pero aquí la realidad nos ha rebasado.

Entonces, una parte importante de esos niños de 5 años han ido a "abultar" la Primaria; que crece en consecuencia, en cifras superiores a lo que estaba previsto y a lo que se añade, además, un crecimiento de la educación indígena que llega hoy a un 51 por ciento del total en que creció esa matrícula de la población Primaria.

Hemos encontrado, por otra parte, mucha dureza para poder mejorar la egresión de la Secundaria, porque el impacto de las causas sociales relacionadas con las situaciones económicas de poblaciones y de familias y de grupos sociales, ha hecho más difícil retener a los alumnos a lo largo de la Secundaria, en los términos que lo habíamos deseado. Hemos pensado que acciones como el Progresa (Programa Nacional de Educación, Salud y Administración); los libros gratuitos que hoy alcanzan a 90 por ciento de los alumnos de Secundaria, ejercerán un impacto favorable y habrá que continuar en este tipo de acciones; pero insisto, que para fines del análisis de la estadística y los números; estamos a sus órdenes para tener un proceso de aclaración permanente como aquél que nos permitirá confirmar el cómo los recursos destinados a la educación, si bien no han crecido en las proporciones deseables tampoco han decrecido; que el gasto de las autoridades federales, en relación al PIB (Producto Interno Bruto), aumentó y no disminuyó; que los salarios de los maestros no aumentaron en los términos que habría sido deseable para la Secretaría de Educación Pública, pero que sin embargo, no sólo disminuyeron, sino que registran una modesta mejoría, respecto a los salarios que estaban registrados en 1994; aún con la dolorosa caída de 1995.

Quisiera, por otra pare, señalar la importancia que tendría el interés de este Congreso, para contribuir a la corrección de severos problemas que todavía tenemos; como el que se refiere a la optimización en el ejercicio del Gasto.

Nuestro presupuesto en Educación Superior creció en 18 por ciento; a diferencia de cómo creció en los 6 años anteriores; había crecido 53 por ciento, con aquel 53 por ciento, la matrícula en Educación Superior, creció en 24 mil alumnos. Con este 18 por ciento, la matrícula en las universidades públicas, estatales y tecnológicas, creció en 180 mil alumnos, frente a los 24 mil del sexenio anterior, con incrementos presupuestales de tanta diferencia.

¿Qué ha ocurrido?, lo que ha ocurrido es que el presupuesto de años anteriores arrancó de un piso mucho más bajo como el que se encontraba en 1982; y que el piso del que nosotros arrancamos fue considerablemente mejor.

Sin embargo, las universidades públicas ¡exigen más recursos para seguir cumpliendo más satisfactoriamente con sus funciones!, pero es indispensable, además, que esos recursos estén muy directamente relacionados con el mejoramiento de la calidad; con el mejoramiento del equipamiento de los laboratorios; de los talleres; de las bibliotecas y que haya menos posibilidades no identificadas, para el ejercicio de los recursos.

Me parece que los recursos son escasos y habrá que emplearlos de la manera más eficiente posible. Quisiera dirigirme muy específicamente, si se me permite, señor Presidente, a la diputada representante del Partido Ecologista, para darle un ejemplar del Programa de Formación Cívica y Ética, porque me parece que ella leyó una parte que es correcta en el modo que lo expresó; pero que una lectura general del Programa podrá adquirir una visión general que le dé una idea más amplia y aproximada de dicho Programa. ¡Muchas gracias!

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario.

De conformidad con el acuerdo que rige esta comparencia, se inicia la primera ronda de preguntas, el método que se seguirá es el siguiente: un diputado de cada uno de los grupos parlamentarios hará uso de la palabra hasta por 4 minutos, para formular sus preguntas; en seguida, el señor Secretario tendrá hasta 8 minutos para dar respuesta y posteriormente a esta respuesta, de nuevo, el grupo parlamentario tendrá el derecho de réplica hasta por 4 minutos.

Tiene la palabra, para iniciar esta ronda de preguntas, la diputada Rosa Delia Cota Montaño, del Partido del Trabajo, tiene la palabra hasta por 4 minutos.

La diputada Rosa Delia Cota Montaño:

Con el permiso de la Presidencia, compañeras y compañeros diputados, señor Secretario.

En la actualidad, la mayor riqueza de un país no consiste exclusivamente en la abundancia de sus recursos naturales, la mayor riqueza de una nación la constituyen sus recursos humanos, los cuales dependen del nivel educativo de la población.

La educación es la fuente por excelencia que permite mejorar los niveles de productividad y de bienestar de sus habitantes. Los esfuerzos que la sociedad haga para fomentar y promover la educación en todos sus niveles, serán compensados en el mediano plazo con la incorporación de sus habitantes a los nuevos procesos productivos y a las innovaciones tecnológicas que nos permitan participar en el mercado mundial en condiciones de calidad y competitividad.

El rubro de la educación adquiere todavía mayor importancia, tanto para autoridades como para la ciudadanía, cuando se plantea que nuestro país en su conjunto, debe ubicarse en un grado superior de desarrollo económico.

Por eso nos preocupa, señor Secretario que desde el sexenio anterior, México se encuentre formalmente incluido entre los países de mayor desarrollo, la organización para la cooperación y el desarrollo económico, en concreto; aún cuando es muy claro para todos, que existen grandes diferencias abismales en los principales indicadores relacionados con el bienestar y, sobre todo, con aquellos relativos a la educación en todos sus niveles.

Mientras que la Unesco (Organización Educacional, Científica y Cultural, de las Naciones Unidas) recomienda para países como México, la necesidad de destinar un gasto de 8% respecto al Producto Interno Bruto dedicado a la educación, en México los recursos públicos federales para este concepto se ubican en aproximadamente la mitad, 4.2%.

Con el rezago histórico que venimos arrastrando en materia educativa en todos sus niveles, es ineludible que hagamos un esfuerzo notable para remontar esta exigua situación.

Señor Secretario, para citar sólo un ejemplo, el programa de carrera magisterial constituyó un intento positivo para mejorar la calidad del profesorado del nivel de Educación Básica.

Sin embargo, en nuestra opinión los logros son limitados, existen inconsistencia en la aplicación del programa, presupuesto insuficiente, corrupción y otros vicios, según lo expresan los profesores de ese nivel.

Nos gustaría conocer su opinión al respecto.

Por otra parte, queremos formularle un conjunto de cuestiones puntuales con relación a la dependencia a su cargo: ¿Cómo es que se desea mejorar la calidad de la educación, cuando se mantiene a sus profesores en calidad de multichambistas? Esta situación, sabemos, es aplicable para la mayoría de los profesores y en todos los niveles de educación, desde la Básica hasta la Superior. También es conocido por todos que la calidad de la educación no es homogénea a lo largo y ancho de todo el país, que existen grandes diferencias entre la educación que se imparte en las ciudades y en el medio rural y, a su vez, entre los principales centros urbanos y ciudades pequeñas.

¿Hasta cuándo se tomarán las medidas necesarias que permitan disminuir en un primer término y eliminar en segunda instancia, las enormes disparidades que existen en la calidad del Sistema Educativo Nacional?; ¿en particular cuál es su opinión sobre los programas emergentes para la Educación Básica en el medio rural?

Para el grupo parlamentario del Partido de Trabajo está muy claro que los esfuerzos que se han realizado en materia educativa han sido insuficientes y que el próximo Ejecutivo federal deberá hacer un esfuerzo muy serio y responsable para superar estas graves limitaciones.

Es cuanto.

El Presidente

Gracias a la diputada Rosa Delia Cota Montaño.

Tiene la palabra hasta por 8 minutos, el licenciado Miguel Limón Rojas.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Gracias, señor Presidente.

Hablábamos hace un momento de la necesidad de realizar un trabajo permanente y acucioso para tener al día y con precisión los datos que corresponden y en los cuales basamos la construcción de nuestros argumentos y nuestras afirmaciones.

Por ejemplo, el considerar que el gasto educativo nacional destinado a Educación corresponde al 4.2% en relación al PIB, en lugar del 6.1, que en realidad es. Se dice aquí, frecuentemente, que en el 6.1 se incluyen otros renglones de gasto distintos al federal, y sí es cierto, se incluye el gasto de los estados, el de los municipios, el de los particulares; pero además de esto, es indispensable tener en cuenta que en los criterios con los cuales la Unesco considera sus recomendaciones, están comprendidos estos gastos. Esto quiere decir que México gasta 6.1.

Esto no querría decir tampoco que estamos nosotros satisfechos con los recursos disponibles y que no haya que aumentarlos; lo que nos parece es que es indispensable partir de las bases ciertas a fin de poder tener todavía mayores fundamentos en el momento en que solicitamos mayores volúmenes de recursos, y lo que es indispensable tener claro también es a dónde van esos recursos.

En relación a la carrera magisterial, yo quisiera expresar que la carrera magisterial, efectivamente, no ha cumplido todas sus expectativas ni ha alcanzado todos sus propósitos, pero la carrera magisterial no estaba pensada para alcanzar todos sus propósitos para unos cuantos años después del acuerdo nacional.

La carrera magisterial es un continuo, es un instrumento permanente al servicio de los maestros. Habría que tener en cuenta que hoy tenemos en carrera magisterial 650 mil maestros, y no podríamos, por otra parte, desconocer que tanto los instrumentos de los que nos servimos para esa inclusión, las evaluaciones que llevamos a cabo, las formas todas de consideración y de inclusión para el profesorado pueden ser perfectibles.

Nosotros tenemos una discusión, un análisis permanente con el Sindicato Nacional, en la Secretaría de Educación Pública; y las secretarías de Educación en los estados los tienen con sus secciones, y hemos venido realizando mejoras a la carrera, de acuerdo a las experiencias que hemos venido detectando. Tenemos todavía imperfecciones que corregir y, desde luego, lo debemos hacer porque es efectivamente un instrumento, no sólo para mejorar los ingresos del maestro, sino para mejorar su desempeño en el salón de clase.

Gracias a los exámenes de carrera magisterial, hoy podemos conocer el conjunto de las escuelas del país, saber la posición relativa de cada una de ellas en relación a los demás, conocer cuál es la situación en que las escuelas de un estado de la República, se encuentran en relación a otras y conocemos también cuáles son los problemas que se dan en cada escuela y que tenemos que mejorar para impactar en la calidad de esa comunidad escolar.

Esa información la tenemos hasta hace muy poco tiempo, pero la hemos ya conversado y la hemos trabajado con la autoridades de los estados para que esto cumpla con su objetivo.

Efectivamente, no existe en el país una situación homogénea respecto a las escuelas, no la existe en relación al norte y al sur del país, y ahí hay una realidad preocupante, preocupante también para nosotros y para esta Legislatura.

Hay una diferencia entre lo rural y lo urbano, aunque lo rural, no necesariamente, en todas las situaciones, se encuentra en tanta desigualdad como la que se piensa respecto a las escuelas urbanas; cuando una escuela rural es apoyada, la facilidad con la que mejora y asciende del nivel en el que se encuentra es realmente impresionante pero sí quisiera decir, desde luego, que esa situación tan diferenciada, tan dispareja, tan desigual entre estados y regiones, no la genera la educación.

Si nos descuidamos...(inaudible) obsequiar a la diputada del Partido Ecologista, María Cristina Moctezuma, un paquete de libros de Educación Secundaria en la asignatura de educación cívica y ética, para que continúe ella apoyando el interés que tiene en la materia.

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario.

Para ejercer el derecho de réplica del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, tiene la palabra hasta por 4 minutos, la diputada Rosa Delia Cota Montaño.

La diputada Rosa Delia Cota Montaño:

Con el permiso de la Presidencia, compañeras y compañeros diputados.

Señor Secretario, el artículo 3º de nuestra Constitución señala en su primera línea que todo individuo tiene derecho a recibir educación; además, en el propio Informe de Gobierno se indica que una educación de calidad para todos los mexicanos ha sido un anhelo compartido por la sociedad y el gobierno en nuestro país a lo largo de la historia.

Estos dos pronunciamientos seguirán pendientes de cumplirse plenamente, porque la política educativa aplicada por el presidente Zedillo quedó por debajo de esas expectativas.

Lamentablemente, tal y como lo dijimos en la toma de postura, los gobiernos priístas no lograron cubrir la demanda histórica que en materia de educación el pueblo reclama, mejorar la cobertura, la calidad y la eficiencia de la educación es una de las más altas prioridades para cualquier nación que se proponga impulsar a través de ella el cambio y mejoramiento de la sociedad para el presente y el futuro de nuestro país.

Y esto es así, debido a que en la actualidad la difusión y asimilación de la capacitación para el trabajo en todos sus niveles y ámbitos, se propaga a tal velocidad, que en breve tiempo sufre los estragos de la obsolencia, producto del vertiginoso cambio tecnológico que se opera en los procesos productivos.

La Educación Superior constituye un eje fundamental para que las futuras generaciones se incorporen a la planta productiva, en aquellas actividades que generen mayor valor agregado, ya no es posible seguir pensando en que la única forma de capacitarnos es haciéndolo fuera del país.

De esta suerte, es indispensable que ampliemos los recursos destinados a la Educación Superior, y en particular, a la investigación. Debemos remontar cuanto antes las raquíticas cifras del 0 punto 8% del Producto Interno Bruto del Presupuesto Público dedicado a este rubro; el mínimo requerido sería estar en el 1 punto 5%.

Fortalecer las actividades relacionadas con la educación, la investigación y el desarrollo tecnológico, constituyen un factor fundamental para fomentar la independencia tecnológica.

En este sentido existen varios tipos de apoyo que premian la productividad, para complementar los ingresos del personal académico de este nivel; sin embargo, éstos no han sido suficientes y enrolan al personal en una carrera burocrática, con la que se busca obtener cada vez mayores estímulos, sin cumplir cabalmente con el cometido, que es la enseñanza, convocación y servicio a los estudiantes.

Las autoridades educativas deben mantener vigente la idea de que es necesario estar en consonancia con los cambios acelerados que se constituyen como un reto, pero también como una oportunidad para la sociedad y para los pueblos.

Señor Secretario, en otro orden de ideas sabemos que la educación constituye la base para el desarrollo de los individuos y la sociedad en todos los ámbitos de su vida, lo es directamente para mejorar su bienestar, la cultura y la democracia.

A pesar de los esfuerzos realizados por la actual administración en materia educativa, las acciones no han sido del todo satisfactorias, ya que al comparar la tasa de analfabetismo, nos ubicamos por arriba de países como Argentina, 3 punto 8%, Costa Rica, 5 punto 2%, Chile, 4 punto 8% y Paraguay 8%.

Para el grupo parlamentario del Partido del Trabajo, la educación es una asignatura pendiente; reiteramos que si no se satisfacen las necesidades básicas de la instrucción y de la cultura, México no podrá tener acceso a la globalización y a la modernidad. Gracias.

El Presidente:

Gracias a la diputada Rosa Delia Cota Montaño.

Tiene la palabra para formular las preguntas en nombre del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, la diputado Olga Patricia Chozas y Chozas.

La diputada Olga Patricia Chozas y Chozas:

Con el permiso de la Presidencia, compañeras y compañeros diputados.

Señor secretario Miguel Limón Rojas, es conocido que la SEP hace trabajar escuelas primarias con grupos compactados; es decir, los alumnos de primer a tercer grado comparten un solo profesor, y los de cuarto a sexto también lo hacen. Dado que no hay una información al respecto, mucho le agradeceríamos, señor Secretario, nos diera usted a conocer el alcance y ubicación geográfica de esta práctica, así como una evaluación del desempeño escolar de los niños y niñas que son instruidos de esta manera.

En el grupo parlamentario del Partido Verde, tenemos la impresión que esta práctica de compactar grupos con necesidades docentes tan divergentes, como lo son los alumnos de 6, 9 y 12 años de edad, se realiza con mayor frecuencia en el medio rural, y en particular, en las comunidades bilingües, con altos índices de marginación.

¿Acaso es normal esta forma de enseñanza?, ¿tiene alguna ventaja?, ¿no hay presupuesto suficiente para las zonas de atención prioritaria?

No quisiéramos pensar que para la Secretaría de Educación Pública hay diferencias a priori por el lugar de nacimiento o el origen de sus alumnas y alumnos.

Le agradezco de antemano sus comentarios y respuestas.

Muchas gracias a la diputada Olga Patricia Chozas y Chozas.

Tiene la palabra hasta por 8 minutos el secretario de Educación Pública, licenciado Miguel Limón Rojas.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Aprecio, señora diputada, el valor de la sinceridad que tiene su pregunta, que se dirige a uno de los problemas más severos que tiene el sistema educativo.

Cuando hablamos del crecimiento de la matrícula que nuestro país ha tenido, del crecimiento en los niveles de escolaridad, de la reducción del analfabetismo de modo progresivo, de la reducción del llamado rezago educativo; es decir, el número de mexicanos que no han tenido Educación Básica, Primaria o Secundaria, nos estamos refiriendo también a una realidad nacional muy compleja, que entre otros factores tiene la existencia de un número importantísimo de comunidades con menos de 100 habitantes.

Estamos hablando de más de 100 mil comunidades en todo el país, y cuando hablamos de una comunidad no nos estamos refiriendo a un núcleo de población en el que las personas están más o menos compactadas aún cuando sea pequeño, sino estamos hablando de población muy dispersa en lugares muy amplios, de geografía muy adusta y correspondientes a distancias muy alejadas de los centros de población en los que encontramos población más concentrada.

Es en esas poblaciones donde están los grupos bidocentes o donde están las llamadas escuelas unitarias, y en los que hay un profesor que tiene que desempeñarse, efectivamente, con niños de primero, segundo y tercer año, porque se trata de una pequeña escuela donde los niños de primero son tres, los de segundo son cuatro y los de tercero son cinco, por decir algo. Pero la gran diversidad no varía mucho de este ejemplo que a groso modo le dibujo a usted, y sería realmente imposible tener un maestro para cuatro niños, otro para cinco y otro para tres; pero de acuerdo a esa realidad comunitaria, esa escuela unitaria o bidocente, también es algo pertinente y adecuado a esa realidad, ese maestro, ese instructor, recibe también la instrucción, la capacitación, el entrenamiento para poder desempeñarse en ese nivel de complejidad, para transmitir la educación.

Esos cursos y esos materiales son cada vez más frecuentes y más pertinentes, pero no habría otra forma de atender a esa población, cuando tenemos esa población un poco creciente y ya hay el número suficiente de alumnos que han cursado la primaria, instalamos una telesecundaria, que es una modalidad educativa, que también tiene limitaciones respecto a una escuela secundaria plenamente equipada con sus grupos de maestros, sus talleres, sus laboratorios y su buen funcionamiento, cuando funcionan bien; pero en estos casos no necesariamente la realidad en la que se desenvuelve el maestro, que es adversa de las escuelas unitarias, bidocentes o tridocentes, es mala o inconveniente, es una educación apegada a esa realidad de nuestro país.

Lo que hemos propuesto, nosotros, es mejorarla, seguir extendiendo la cobertura, mencionaba yo, que a lo largo de estos años hemos creado en esa realidad, más de 10 mil nuevos grupos en todo el país, además de los ya existentes, pero hemos buscado en todo lo posible, el mejoramiento progresivo de la calidad y del desempeño de maestros e instructores que se desempeñan en esa situación.

Esa es nuestra respuesta.

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario.

Para ejercer el derecho de replica, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, tiene la palabra la diputada María Cristina Moctezuma Lule.

La diputada María Cristina Moctezuma Lule:

Muchas gracias, señor Presidente.

Señor Secretario, le agradezco mucho su atención, sin embargo, confirmáramos que tuvieron que pasar casi todo un sexenio, para que la Secretaría a su cargo, incluyeran los programas de educación cívica y ética, algo de los valores sociales, algo que ya estaban consagrados en nuestra Constitución, desde hace mucho tiempo, no en 1999.

No puede ser posible que nuestro país, en el año 2000, donde estamos entrando en nuevo siglo, se nos diga que por primera vez se van a incluir en los programas de estudios, los valores y sociales democráticos que nuestro país necesita desde hace mucho tiempo.

Por otro lado, usted nos habla de los esfuerzos que hacen para atender a estas comunidades rurales, eso es lo que nosotros pensamos que es la gran inequidad, otra vez vuelve usted a informarnos que, bueno, son las medidas que tiene y que además están correctas, nos parecen que están mal; 3.3 maestros para que atiendan las escuelas, una escuela en el medio rural, nos parece poco, nos parece muy poco por que además, el maestro no está ni lo suficientemente capacitado para aprender, para atender todas, todas las matrículas que se tienen que impartir a nivel Primaria y Secundaria.

Entendemos que atraviesa usted dificultades a su cargo, pero bueno, ésa precisamente era el reto, precisamente cuando se hacen los planes de gobierno, no se prometa lo que no se va a cumplir, se nos dijo que iba a haber un avance significativo y demás, en el plan de gobierno, en el plan de desarrollo a nivel de educación.

Entonces, simplemente no es que querramos ser negativos, pero simplemente, entonces, no se prometa lo que no se va a cumplir; no se va a cumplir, porque además se hacen muy centralizadas las tomas de decisiones.

Yo le agradezco mucho la atención del regalo de todos estos libros, pero pues yo creo más que nada, tendríamos que analizarlos, si realmente una vez más no está centralizado otra vez, para defender un gobierno autoritario, porque como decíamos en mi intervención anterior, bueno, solamente se dan ahí definiciones y demás, pero yo le pregunto, qué pasa con nuestra zona marginada, cuando están viendo violados todos sus derechos, sus derechos y que toda la población, sobre todo la rural, se ve en un grado de impotencia, en no poder acudir a ninguna instancia, porque además saben que ni siquiera les van a hacer caso.

Entonces, yo le agradezco mucho su atención y muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias a la diputada María Cristina Moctezuma Lule.

Para formular las preguntas, en nombre del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, tiene la palabra, hasta por cuatro minutos, el diputado Elías Martínez Rufino.

El diputado Elías Martínez Rufino:

Con su permiso señor Presidente, señoras y señores diputados, señor Secretario.

Bueno, una parte que me hubiera gustado tocar, es el asunto del deporte, nada más hay un pequeño problemita, en estos momentos está realizando un juicio el pueblo, queremos esperarnos otro rato, que termine de enjuiciar el pueblo, la importancia que tiene el deporte en este país, porque a juzgar por las milésimas del PIB que se le dedican, yo creo que vale la pena hacer un análisis muy profundo y no solamente lamentarnos por pérdidas de medallas o por pérdidas de buenos resultados.

En lo que sí queremos tocar, es algo que parece que está olvidado por la presidencia y por el caso de la Secretaría que usted dirige, y queremos comentarle que al devaluar resultados y acciones emprendidos por la política cultural del gobierno, no encontramos avances significativos, el sexenio termina sin que se actualice el marco jurídico necesario del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, como se ofreció en el Plan Nacional de Desarrollo.

Tampoco se cumplieron los objetivos generales del programa de cultura 95-2000, ni se fortaleció la cultura como base de la identidad y soberanía nacionales, ni hay una mejor vinculación de la cultura con la política social, ni con el sistema educativo.

En contrapartida, se afianzaron tendencias privatizadoras en este campo, como ha sido la realización de eventos privados o concesiones, a particulares, para lucrar con el patrimonio cultural de la nación, que además de un atentado a su integridad, es una clara violación a la Constitución.

En primer lugar, señor Secretario, ¿por qué el gobierno no ha aplicado las sanciones legales a quien ha usado con fines privados y de lucro, sitios y monumentos que forman parte del patrimonio cultural de la nación?

Señor Secretario, puede usted decirnos, ¿por qué no se creó el sistema nacional de educación artística, contemplado en el programa de cultura 95-2000, y sí, en cambio, se redujo el gasto destinado de educación e investigación artística a un 8.2%, en términos reales?

Señor Secretario, por qué se mantuvo durante toda su gestión, la irregular situación jurídica del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, que hasta el momento se mantiene sin ni una ley orgánica, con un presupuesto de mil... 31 millones de pesos y realizando tareas que por ley corresponden a instituciones históricas, como el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Instituto Nacional de Bellas Artes.

Con las reservas de los números que usted dijo, señor Secretario, según los datos que ustedes manejan, en 1999 fueron capacitados y actualizados para la impartición de educación artística, 3 mil 418 maestros de primaria, los cuales atendieron a 508 mil 500 alumnos; lo cual quiere decir, que cada maestro capacitado atiende en promedio a 13 alumnos.

¿A qué parte de la República corresponden estas cifras tan optimistas?, y ¿cómo lograr la articulación de un verdadero sistema educativo nacional de educación artística, como ustedes dicen en el informe?

Señor Secretario, según información de la Secretaría de Educación Pública, y con las reservas también que usted ha dicho de los números estadísticos, según información de ustedes, la escuela rural normal, Luis Villarreal, mejor conocida como El Mexe, destinó una inversión de 473 mil pesos, en términos reales para el año de 1997, presupuesto que se redujo en un 40% en 1999, lo que significó una caída brutal de 7.77% en 1998; y otra del 36% en 1999, a través del Programa para Transformación y Fortalecimiento Académico de las Escuelas Normales.

Por otra parte -si me permite terminar, señor Presidente- por otra parte, según información de la misma Secretaría y del Programa mencionado, el estado de Hidalgo recibió para 1998, Un millón 591 mil 539 pesos en términos reales; y para 1999, 791 mil 382 pesos, lo que significó una caída de 800 mil pesos que representa respecto a 1998, 50% menos. Además, es necesario recordar que el estado de Hidalgo ocupa el quinto lugar en analfabetismo a nivel nacional, con un índice del 15.5%

Preguntamos, señor Secretario: ¿Qué criterios se utilizaron, y quién tomó la decisión de reducir a través del Programa para Transformación y Fortalecimiento Académico de las Escuelas Normales, la inversión del estado de Hidalgo y de la Escuela Normal Luis Villareal, mejor conocida como Mexe? Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente:

Gracias al diputado Elías Martínez Rufino.

Tiene la palabra hasta por ocho minutos, el secretario de Educación Pública, licenciado Miguel Limón Rojas.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Muchas gracias, señor Presidente.

Con mucho gusto, señor diputado, intentaré dar respuesta a sus preguntas, no obstante que éstas son varias.

Pero quisiera referirme en primer término, a que la cultura no sólo ha sido ajena a este gobierno, a lo que se refiere a su preocupación, para fortalecerla, para alentar la creatividad. La cultura en nuestro país se encuentra naturalmente descentralizada por nuestra historia, por nuestra identidad, por nuestra manera de ser; y de acuerdo a esa identidad, a esa cultura diversa y plural que tenemos, hemos fomentado la existencia de nuevos museos comunitarios, de museos de sitio, de museos de antropología e historia en el país, que hoy suman 108; los comunitarios 179.

Hemos creado los fondos estatales y los fondos municipales, de manera que las autoridades locales puedan impulsar la actividad cultural, no obstante que, insisto, el presupuesto creciente será con toda seguridad bien aprovechado, para impulsar el desarrollo de la vocación artística, que personas que por miles en nuestro país tienen una potencialidad creativa, inmensa.

Pero sí quisiera expresar, que la ley para regular la cultura y las artes, no es competencia del Ejecutivo, es competencia del Poder Legislativo. Nosotros hemos tenido y lo hemos expresado de muy diversas maneras, en distintas instancias, y a diputados de todos los signos partidistas, que nos interesa contar con esa ley.

Esa ley, desde luego, puede tener, puede partir de muy diversos enfoques, y de muy distintos ángulos respecto a las concepciones sobre las que se sustenten los muy variados aspectos de la cultura en un país como el nuestro. Por eso, será un proceso, yo creo, que de los más interesantes y de los más complejos; lo que nosotros hemos sostenido como punto de vista, es que no debe de crearse una secretaría de la cultura, que la cultura debe de estar ligada a la educación.

La educación nacional en México nace ligada a la cultura, y el desarrollo de la cultura nacional tiene que ver con el desarrollo educativo, y ahí están como muestra los muros de la Secretaría de Educación Pública, pintados por Rivera, que son visitados diariamente por cientos de niños de escuelas del Distrito Federal que vienen, en todas las exposiciones importantes, relevantes que se han puesto con muestras de culturas de otros países; hemos hecho nuestro mayor esfuerzo para que sean visitadas por niños de todas las escuelas; hemos realizado, también, los esfuerzos necesarios para que los niños vayan a los conciertos, para que conozcan de cerca y disfruten las posibilidades de un concierto, de un músico, de un artista plástico, y ésta ha sido, pues, una estrategia permanente de la Secretaría.

Yo creo que hace mucha falta también, diputado, la creación de una nueva ley que regula la protección y el uso de nuestro patrimonio histórico; y que no estemos expuestos a la aplicación de criterios diversos, y a veces, contrapuestos.

Yo creo que ese patrimonio no puede ser usado para cualquier cosa, pero tampoco sería deseable que no se utilizara nunca. Entonces, habría que ver qué espectáculo o qué actuación tiene la dignidad para merecer nuestros escenarios; cuando haya un espectáculo dignos de nuestros escenarios, nuestros escenarios deben de ser aprovechados, porque lucen, porque son admirados, porque son... reciben recursos adicionales para su mantenimiento, y desde luego, no puede ser tampoco cualquier espectáculo el que se lleve a cabo en estos espacios, pero tampoco debe de ser el capricho de una autoridad del que los decida, ha de ser la ley la que regule el mecanismo preciso a través del cual se dé o no una autorización, la actual autoridad ha tratado de ser escrupulosa para este fin.

En lo que se refiere a la educación artística, pues esta es una actividad cuya relevancia en la Educación Básica es de tal envergadura, que no basta para cubrirla un solo conjunto de acciones o un solo conjunto de nuevos impulsos.

En esta administración hemos realizado acciones, nuevos materiales, capacitación para los maestros, que no existían antes, nuevas actividades, pero seguramente es muchísimo más lo que pueda y deba hacerse en esta materia, la tarea de actualizar y capacitar a nuestro magisterio, para que éste en el desarrollo de la sensibilidad que tiene y que es tan respetable, pueda rendir en éstos sus mejores frutos.

En relación al Mexe, diría solamente en síntesis lo siguiente.

La Secretaría de Educación Pública ha ejercido sus atribuciones de carácter normativo respecto a las escuelas normales. La regulación de su funcionamiento de acuerdo con la ley, corresponde a las autoridades estatales.

Hemos asignado nosotros los recursos correspondientes, no en todos los casos las diversas autoridades estatales han encontrado el mismo nivel de cooperación o de participación responsable de la comunidad escolar; ha habido mayores resistencias en aquellos casos en los cuales existen procesos de politización que vienen de muchos años atrás, que hay por principio, una posición ideológica, poco dispuesta a encontrar posibilidades de transformación a esas instituciones, pero aún en esos casos hemos dialogado, hemos trabajado con respeto a la comunidad, conocemos esos orígenes, esas actitudes están frecuentemente ligadas a la injusticia y a la desigualdad; hemos asumido nuestra responsabilidad, y en varias de las escuelas rurales hemos logrado un mejoramiento de las condiciones reales en las que éstas se encontraban, respecto a planes, programas, capacitación de los maestros, infraestructura y posibilidades de desarrollo institucional. Muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario.

Para ejercer el derecho de réplica en nombre del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, tiene la palabra hasta por cuatro minutos la diputada María de los Ángeles Sánchez Lira.

La diputada María de los Angeles Sánchez Lira:

Con permiso de la Mesa.

Señor Secretario, el informe sobre educación rendido aquí por el Presidente de la República, en lugar de evaluar institucionalmente este campo, fue una bien articulada evasiva a esa responsabilidad que descubre la falta de compromiso de su gobierno en la materia, y la de los que le antecedieron en la responsabilidad usurpada. No comparto sus cifras, sin embargo, estoy de acuerdo en que hoy no queda mucho del 70% de analfabetas que había en 1921, pero gracias a que la inmensa mayoría de ellos ya murió.

Luego, en el 10% de rezago que en este renglón reconocen, les hizo falta decir que esos analfabetas son producto de la política económica y social de la que usted fue continuador y profundizador; dicen que creció la cobertura de la Educación Básica, aunque callan que 35 millones de mayores de 15 años no han concluido el ciclo, por lo demás, la instrucción obligatoria de 9 años es camino sin meta; cifras confiables de organismos internacionales, dicen que por cada 100 mexicanos entre 18 y 24 años de edad, sólo 13 van a la universidad -y para colmo-, el nivel básico no orienta a buscar salidas a nuestra dependencia científico-tecnológica.

El Partido de la Revolución Democrática ha insistido en que uno de los principales problemas en materia educativa es la inversión pública que se destina a este rubro, aunque el presidente Zedillo afirme que alcanzamos la mayor proporción en nuestra historia de recursos federales destinados a la educación, tanto en relación al gasto total, como al Producto Interno Bruto, la incapacidad financiera de la Secretaría a su cargo se refleja en el deterioro de las condiciones de vida y de trabajo del magisterio nacional y en la transferencia de los costos de la Educación Pública a las familias mexicanas.

De acuerdo a cifras oficiales, el salario magisterial registra una caída de 57.7% respecto a 1982, y aunque podría aumentarse, argumentarse que en este sexenio, hubo una recuperación relativa de las remuneraciones del personal docente, lo cierto es que para recuperar esta caída el salario base de los maestros tendría que aumentar el 136%.

La imposición generalizada por la vía de cuotas voluntarias en las escuelas públicas, implica una doble tributación de las familias, siendo un atentando contra la gratuidad de la educación estipulada en nuestra Carga Magna.

Los propios funcionarios de gobierno en las entidades, han reconocido que la participación de los padres de familia en el gasto educativo, está determinado por un sinnúmero de factores que le son impuestos, entre los que se encuentra el retraso de las aportaciones provenientes del Ramo 33 de Presupuesto Federal que se destina a infraestructura. El incremento en los costos de obra, la limitación presupuestal en los estados y municipios, y en la falta de recursos, para que las escuelas resuelvan sus necesidades más apremiantes, por tal motivo, el único camino que les queda a éstas, es hacer uso de los recursos que generan las cooperativas escolares y las asociaciones de padres de familia en turno.

Sin la cooperación de los padres de familia, infinidad de escuelas públicas, simplemente dejarían de funcionar por la falta de apoyo material y económico de la Secretaría a su cargo; buenas noticias tendremos cuando se resuelva la insuficiente, la insultante asimetría que igual nos da aulas del siglo XIX, llenas de computadoras al lado de numerosas aulas de cartón.

Si viene de pedir su disculpa por haber ido sólo al terreno que escogió el Presidente, instrucción, no educación -nada dijo él, y yo tampoco-, de que la educación va indisolublemente ligada al bienestar material de todos, a los recursos naturales, a la formación de la ciudadanía, a la formación de valores -vaya-, el señor Presidente; ni siquiera de pasadita se refirió a las escuelas, que son el nuevo y muy jugoso territorio vulnerable de los narcotraficantes en el medio urbano.

Usted decía señor Secretario...(interrupción).

El Presidente:

Disculpe diputada, le ruego por favor, terminar su intervención.

La diputada María de los Angeles Sánchez Lira:

Con permiso, señor Presidente. Que la escuela normal rural de Luis Villarreal de El Mexe Hidalgo, quiero decirle -señor Secretario-, que por parte de la Secretaría de Educación Pública, que es la fuente del dato que el compañero me antecedió en la palabra, fue tomado el dato en el tono de la Subsecretaría de Educación Básica y Normal de la Dirección General de la Normatividad.

Muchas gracias por la atención, señor Secretario.

El Presidente:

Gracias a la diputada, María de los Ángeles Sánchez Lira.

Tiene la palabra para formular las preguntas, en nombre del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, hasta por 4 minutos; el diputado Eduardo Rivera Pérez.

El diputado Eduardo Rivera Pérez:

Con su venia señor Presidente. Compañeros y compañeras legisladores, Secretario de Educación Pública.

Para que la educación sea un verdadero motor del cambio real de nuestro país, para que la educación impulse todas las facultades del ser humano, para que se propicie el desarrollo científico y tecnológico, así como la educación física y el deporte, el grupo parlamentario del PAN, apunta claramente en esta comparecencia, que además de lograr avanzar de manera cuantitativa, es indispensable y neurálgico en materia educativa, avanzar en calidad, calidad, calidad.

La evaluación de este sexenio refleja que no se logró abatir el rezago, aumentar la pertinencia y la calidad educativa, a pesar de que se dice que la educación es una prioridad para este gobierno y que su presupuesto ha tenido importantes avances.

Por ello, señor Secretario, se requiere por usted explicar los resultados en cuanto a la cobertura y eficiencia terminal de Primaria y Secundaria, ¿qué acciones específicas planeó y desarrolló esta Secretaría a su cargo respecto a este tema? Los mexicanos y mexicanas queremos una respuesta en relación a la Educación Básica, en donde el gobierno se comprometió como una altísima prioridad y que en pleno siglo XIX todavía muestra severos rezagos propios de países del cuarto mundo.

Por otro lado, aunque el promedio de escolaridad de los mexicanos se elevó a 7.8 grados de 1995 a la fecha, la disparidad entre regiones -como usted ya lo reconoció anteriormente-, es evidente. Mientras Chiapas todavía no llega a 7 años de escolaridad, el Distrito Federal está alrededor de 9.3 años; pero dónde quedaron -señor Secretario-, los resultados de los programas compensatorios para abatir esta disparidad en las regiones con mayor índice de analfabetismo y de mayor y de menor escolaridad.

En el informe vemos esta situación como una muestra del olvido histórico en que se ha mantenido el sur de nuestro país, ¿cuáles fueron entonces los logros reales del incremento del 6.8% de la cobertura, pero sobre todo, en la diversificación de la oferta a través de instituciones de Educación Superior? ¿No se deben estos logros más a un esfuerzo adicional de los particulares y la iniciativa privada, quienes incrementaron su participación significativamente en este periodo? ¿Se debe este incremento en educación superior privada a la falta de capacidad del Estado, para apoyar la Educación Pública, como puede ser el caso de la Universidad Nacional Autónoma de México?

¿Ante la inminente competencia de profesionistas en el contexto del Tratado de Libre Comercio, además de la globalización, la Secretaría que preside ha informado o ha preparado a los mexicanos y mexicanas profesionistas sobre la certificación profesional?

Señor Secretario, en materia de calidad educativa carecemos de indicadores, de criterios claros confiables y públicos que permitan la evaluación continua y permanente de lo que se está haciendo en todos los niveles; en este rubro, ¿cuáles son los resultados del sistema de evaluación educativa en los diversos niveles y en dónde están? Porque en el  Informe no los contiene. Le rogamos tomar nota y contestar nuestras muchas preguntas.

El Presidente

Gracias al diputado Eduardo Rivera Pérez.

Tiene la palabra hasta por 8 minutos el Secretario de Educación Pública, licenciado Miguel Limón Rojas.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Gracias, señor Presidente.

Con mucho gusto, señor diputado. La calidad de la educación no es algo, señor diputado, que se corrija por decreto. Ni tampoco un conjunto de acciones rinde sus frutos de un día para otro ni tampoco de un año a otro.

Podemos encontrar que es posible medir el impacto de las acciones dirigidas a la calidad en los tiempos naturales de la educación y de acuerdo a sus propios ciclos.

La evaluación con la que hoy contamos y que antes no tenía ni la Secretaría de Educación Pública ni el país, nos da... es una evaluación que nos da información muy valiosa.

Yo le podría decir, y podrá usted constatarlo porque es una información que hemos compartido con las autoridades educativas de cada estado, no la hemos hecho pública en los periódicos porque no nos interesa tanto hacer pública esa información, que en muchos casos sería utilizada, tenemos certeza, para desacreditar a la escuela pública y no queremos desacreditar a la escuela pública con el hecho de que se puedan evidenciar algunos, varios o muchos de los males que sí tienen. Lo que nos importa es corregirla y mejorarla.

Y de acuerdo a eso, hemos hecho publica cierta información y otra información, sin hacerla pública, la hemos convertido en métodos de trabajo con las autoridades responsables.

Hoy tenemos una idea plena que ya, además, estamos publicando, que está en Internet, que nos permite conocer cuáles son las escuelas del país que funcionan mejor en relación a las que funcionan mal. Sabemos dónde están ubicadas, sabemos cómo se llaman y sabemos a qué estados pertenecen.

Pero además, sabemos las razones por las que funcionan mal o por las que funcionan bien y tenemos el método de trabajo con el cual corregir los problemas que esas escuelas tienen.

Sabemos, por ejemplo, diputado, que un libro nuevo y mejor que un programa que supera deficiencias del anterior, que... una computadora o un conjunto de computadoras o un laboratorio, van a ser de enorme provecho para una escuela que en la cual sus bases de trabajo están bien construidas. Y esa escuela asimila plenamente todos los cambios los aprovecha, se supera y se transforma.

Una escuela donde existen problemas básicos, y sabemos las razones por las que esto se da, y estamos en el proceso de tener que corregirlas, en esa escuela la innovación, las novedades, los nuevos instrumentos no se aprovechan plenamente porque hay otras cosas que hacer antes.

Tenemos otras evaluaciones que tampoco se tenían antes, que nos permiten conocer en qué estado se encuentran nuestros alumnos egresados de primaria, respecto a estándares generales con los cuales comparar sus conocimientos en ciencias, en matemáticas, en el manejo del lenguaje, en la lectura, en la comprensión de la lectura.

Este instrumento tampoco se tenía.

Hemos podido establecer evaluaciones para los egresados de la Secundaria y con ellos hacer transparente el ingreso a la Educación Media Superior. Esos resultados son públicos y están a la vista.

En síntesis, puedo afirmar, diputado, que conocemos mejor nuestro sistema por dentro, conocemos mejor el aprendizaje de nuestros alumnos, insisto, estos informes algo de ellos aparece ya en el Informe del año pasado, aparece un poco más en el de este año, y tenemos ya la información en la red de las computadoras que puede ser consultada por ustedes y está también a su disposición.

En lo que se refiere al rezago educativo. Efectivamente, no hemos abatido el rezago de 36 millones de mexicanos que no completaron su educación básica, pero sí hemos construido alternativas para ellos, alternativas muy diversas.

El trabajo que hemos hecho para introducir contenidos educativos y, gracias a la colaboración de la Secretaría de la Defensa en el Servicio Militar Nacional. La creación del nuevo modelo de educación para la vida, que ha tomado 5 años de investigación y que presentamos ya en los primeros meses de este año y que permite contar con materiales, contenidos, conocimientos más pertinentes, más correspondientes al interés y a la necesidad del adulto. Conocimientos que puedan ser certificados, si el adulto quiere obtener un certificado de Primaria o de Secundaria o que pueda no ser certificados si su interés es solamente el de estar preparado en algún área de su vida para la cual quiere tener mejor información o elementos formativos que le hacen falta.

A esto están dirigidos también los nuevos libros para padres de familia. Que sirven para aquellos padres que tienen que educar a sus hijos no habiendo tenidos éllos educación básica o habiendo tenido una educación básica que no se vio posteriormente actualizada o que, habiendo sido actualizada, carecen de la información y de los criterios necesarios para educar hoy, de manera más efectiva a sus hijos.

Hoy ese rezago educativo está creciendo menos que antes. En 1994 estaba creciendo en 580 mil mexicanos por año. Hoy está creciendo sólo en 150 mil y para el año 2001, habrá dejado de crecer. Y esto ¿por qué? porque, por otra parte, los niños en edad de recibir educación básica están entrando más frecuentemente y permaneciendo más en la escuela.

Ahí está el aumento de la Primaria en cifras importantes, sin que la población de esa edad haya crecido, sino que ha decrecido. Sin embargo, la educación indígena ha crecido en 51%. No hemos resuelto todo el problema educativo de Chiapas, pero Chiapas tiene hoy alternativas educativas mejores de las que tenía al inicio de la administración, aún cuando hay mucho que hacer en lo que se refiere a la capacitación y actualización de los maestros; todavía al mejoramiento físico de las escuelas y al desempeño del profesor en el aula.

Muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario.

Para ejercer el derecho de réplica, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, tiene la palabra el diputado Eduardo Rivera.

El diputado Eduardo Rivera Pérez:

Señor Secretario, agradecemos tan sólo algunas de sus respuestas. Pero, con todo respeto dejo una pregunta más sobre la mesa. ¿Cómo pretendemos mejorar nuestra educación pública si las evaluaciones que se hacen de nuestro sistema educativo no son públicas?

Reconocemos lo que pudo hacer como Secretario de Educación durante esta administración, pero no podemos avalar los resultados pues nos dejan profundamente insatisfechos y preocupados por la sociedad a la que representamos.

Estamos ciertos que la deuda más grave y significativa que deja este gobierno, es la calidad educativa. En este informe, el programa de carrera magisterial se mide sólo en términos de la cuantificación de los exámenes aplicados a maestros y alumnos. El maestro principal promotor del cambio en el sistema educativo, no ha sido suficientemente valorado, a pesar de la existencia del programa de la carrera magisterial.

Igualmente, el Sistema Nacional de Evaluación deja mucho que desear. Poco se conoce de los resultados cualitativos, concretos de los programas y de si estos contribuyen para mejorar la calidad. Tal hecho es alarmante.

Esta situación nos lleva a pensar... y muchos ciudadanos padres de familia, maestros, nos lo han comentado. Que los resultados de las evaluaciones realizadas durante este sexenio, son tan malos, que es mejor no darlos a conocer.

De nueva cuenta, no vemos resultados ni información suficiente. A pesar de que tenemos conocimiento de que la Secretaría de Educación Pública rechazó publicar los resultados de los alumnos mexicanos que concursaron en el Estudio Internacional de Matemáticas y Ciencia, llevado a cabo en 1995 con la participación de 45 países.

Insistimos en que es importante tener parámetros cualitativos que nos permitan confrontar la realidad, para poder formular los planes y las acciones contundentes para superarla. Sabemos que esto es más difícil que realizar un informe cuantitativo. Para el grupo parlamentario de Acción Nacional, la calidad es una cuestión de sobrevivencia y un área de oportunidad. Esto, para superar los graves problemas.

Estamos a favor de una calidad que dé resultados de su quehacer académico, de manera sistemática y permanente, a través de la evaluación continua que permite el análisis, la revisión y la retroalimentación, a fin de identificar y atender y así poder revertir posibles limitaciones, fallas y diferencias. Es necesario que repensemos el proyecto educativo para nuestro país, sin embargo, esto no se vislumbra en los datos que reporta este Sexto Informe.

Como hemos sostenido, la cultura de la calidad y de su evaluación debe servir para impulsar y comprometer a toda la sociedad y generar una conciencia de su importancia, siendo fundamental la corresponsabilidad y compromiso de la sociedad.

Insistimos nuevamente que la evaluación debiera tener como fin principal proporcionar información oportuna, objetiva y pública, para realizar cambios al sistema educativo en su conjunto, a fin de permitir que la educación sea de verdad un medio de realización personal, familiar, comunitario y nacional.

Finalmente, de esta manera, si se llega a lograr este objetivo la sociedad tendrá la certeza de que su inversión que está realizando, efectivamente, está rindiendo sus frutos.

Señor Secretario, para tener una calidad de vida en nuestra patria se necesita una educación de calidad. Muchas gracias.

El Presidente

Gracias al diputado Eduardo Rivera Pérez.

Para formular las preguntas del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, tiene la palabra hasta por cuatro minutos el diputado Enrique Melendez Pérez.

El diputado Enrique Mélendez Pérez:

Señor Presidente, señor Secretario, licenciado Miguel Limón Rojas. Compañeras y compañeros diputados. Antes que nada quiero puntualizar que mis comentarios y mis preguntas parten de una premisa constructiva. La educación pública no merece un trato beleidoso ni de estridencia.

Revisando el contenido del Sexto Informe de Gobierno del presidente Ernesto Zedillo y los conceptos aquí vertidos por usted, es evidente que durante estos años se realizó un significativo esfuerzo para seguir promoviendo la modernización del Sistema de Educación Básica. No obstante, señor Secretario, es también evidente que los retos siguen siendo todavía enormes, especialmente se mantienen niveles insuficientes de eficiencia terminal que merecen nuevas reflexiones y, tal vez, nuevas políticas.

Mis primeras interrogantes serían con el conocimiento de que no será responsabilidad suya esa definición, ¿cuáles serían las principales rutas a seguir para elevar sostenidamente el nivel de eficiencia terminal?; ¿en qué magnitud considera usted el reto en materia de infraestructura y equipamiento para cubrir el deficit, si lo hay o, en su caso  para asegurar la respuesta de los próximos años. ¿Considera usted, que desde la política social se requieren nuevos instrumentos distintos a los vigentes para dotar de paquetes alimentarios, material educativo y otros apoyos a las familias y a la niñez de menores recursos?, ¿cuáles serían esos?

Desde la propia política educativa, ¿cuáles serían los retos para que el magisterio, en términos pedagógicos de preparación, potencialice aún más su papel para que la educación sea no sólo un factor de movilidad social sino una verdadera palanca de la modernización del país?

En cuanto al carácter y a los contenidos educativos y ante el próximo cambio de gobierno, muchas veces el debate que se promueve presenta un sesgo que preocupa al magisterio nacional y en especial en mi partido a todos los compañeros diputados.

Por su experiencia, señor Secretario y de acuerdo a sus propias convicciones, ¿considera usted que los retos que enfrenta la Educación Básica merezcan o pongan en cuestión la letra y el espíritu del artículo tercero constitucional?, debo decir que nos interesan sus respuestas, pues estamos hablando, por un lado, de uno de los preceptos fundamentales de nuestra Carta Magna, que define lo que no puede ni debe ser negociable: el carácter laico, gratuito, obligatorio de la educación.

Por otro lado, sus respuestas son necesarias, porque en el periodo por venir, tenemos una responsabilidad que nos compete a todos: a los poderes públicos, a los partidos y a toda la sociedad mexicana. La responsabilidad de asegurar que el edificio educativo que tenemos hoy, viva las transformaciones que sean necesarias, que responda a las nuevas coordenadas nacionales y mundiales, pero que lo haga sin traicionar sus orígenes.

En síntesis, señor Secretario, le pido un balance crítico y abierto de los retos que su gestión deja pendientes y que a su juicio considere que serán parte de la agenda nacional en los próximos años.

Por su atención y respuestas, muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias al diputado Enrique Menéndez Pérez.

Tiene la palabra, hasta por ocho minutos, el Secretario de Educación Pública, licenciado Miguel Limón Rojas.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Primero, señor diputado, mi respeto y mi aprecio por su pregunta y la confesión de mi limitación para poder responder a ella en tan corto tiempo pero trataré, no obstante, de ofrecer algunos elementos que satisfagan el conjunto de inquietudes que ese planteamiento suyo encierra.

Yo creo que en la educación nacional hacia el futuro, hay muchos aspectos que preservar y fortalecer, mucho de lo valioso que hoy tenemos, casi todo en realidad, nos viene del pasado. Nos viene primero del buen ejemplo y del sentido de responsabilidad con el que actuaron quienes con base a la letra y al espíritu del artículo tercero se propusieron el gran reto de ofrecer una educación pública gratuita y laica a una población que era casi 80% analfabeta y esas bases siguen siendo válidas y útiles para seguir construyendo hacia el futuro.

Nosotros tenemos certeza de que lo que se ha hecho para mejorar la cobertura, debe seguir adelante. Hay frenos, hay, a ratos, muros muy difíciles de franquear, como por ejemplo el millón de niños que todavía están fuera de las aulas, cuya situación económica y social, rebasa al poder de la educación pero, sin embargo, hemos encontrado la eficacia de los programas compensatorios para poder, de alguna manera, resarcir o balancear.

Nos hemos encontrado que con una buena gestión escolar y con buenos apoyos, una escuela rural limitada y en condiciones adversas, se mejora y logra buenos resultados. Hemos encontrado también, como una escuela que no tiene sus supuestos básicos bien integrados, no es capaz de aprovechar las innovaciones, los nuevos recursos para poder mejorar.

Pero hemos visto muchas escuelas públicas que tienen un pleno aprovechamiento de un nuevo programa, de un nuevo libro, de las computadoras. Yo creo que esto que hemos intentado hacer, poner los recursos electrónicos al servicio de la educación, es algo sumamente valioso, es colocar a la escuela pública en el horizonte del progreso, es dotarla de lo mejor, de lo nuevo, para que cumpla sus clásicos y antiguos fines de contribuir a la formación integral del ser humano, como lo dice el artículo tercero.

Antes de entregar esos recursos, es indispensable que cada escuela logre que toda su composición comunitaria esté funcionando plenamente, y de ahí la importancia de este programa de gestión escolar que hemos puesto en marcha y que ya comprende varios miles de escuelas pero que ha de extenderse por toda la República. Hemos trabajado con las autoridades estatales para que así ocurra, hemos avanzado pero son, como muchos otros programas, requerirán de la continuidad necesaria para dar sus frutos en el plazo razonable.

Yo insisto en que muchos de los buenos resultados que hoy podemos encontrar en las escuelas, tienen que ver con algo que se sembró muchos años antes o con algo que se cultivó en los años recientes. Yo estoy plenamente convencido de la bondad de la federalización educativa, por eso continuamos en la federalización del Capfce (Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas), de la educación para los adultos y del Conalep (Colegio Nacional de Educación Profesional), porque hemos visto multiplicada la presencia de las autoridades en las cercanías de las escuelas.

Hemos visto a los gobiernos de los estados, independientemente del signo partidista o de su origen, los hemos visto más cercanos a los problemas educativos, más atentos a las exigencias de la sociedad relacionada con sus escuelas, la Secretaría ha podido desarrollar mejor sus atribuciones normativas y así mejorar los programas, los contenidos de los libros, impulsar la educación sexual, realizar la educación civil cayética, impulsar los medios electrónicos con programas, además, en los que participan los maestros.

Quiero decir, además, que la realización de esas atribuciones, que la ley le da a la federación, no se realizan de manera arbitraria con el centro, trabajamos sistemáticamente con todas las autoridades educativas del país, celebramos reuniones regionales, de grupos, reuniones plenarias, en las cuales recogemos las iniciativas, procesamos los proyectos, los discutimos, damos el tiempo necesario para su maduración, son reuniones y son procesos ampliamente participativos. Me atrevería a ofrecer el testimonio de las autoridades estatales para constatar que ocurre de esa manera.

Yo creo que el problema de la infraestructura de las escuelas es muy serio, serían realmente muchos los recursos necesarios para mejorar a tantas escuelas en mal estado que tenemos en todo el país. Hemos podido mejorar en la medida en que se han podido desatar procesos que involucren el interés de los gobiernos municipales, que ahora han invertido más recursos para este fin, pero eso es aún insuficiente, el proceso de la federalización, la construcción de escuelas, ayuda a que puedan obtenerse mejores resultados con menos recursos, pero es indispensable, es necesario aceptar que se necesita un volumen creciente de recursos para mejorar la planta física de las escuelas, para continuar mejorando de modo progresivo los salarios de los maestros, para conciliar ese mejoramiento en percepciones, con un mejoramiento en el desempeño.

Yo creo que eso es algo que debemos proponernos, debemos proponernos autoridades y sindicato, corregir todos los males del sistema educativo que respondan o que tengan que ver con esta voluntad de colaboración. Hemos podido avanzar en estos años, gracias a esa colaboración, a esa comprensión y a esa disposición mutua para tener, al mismo tiempo, estabilidad y el desarrollo de programas en provecho de la calidad. Pero quisiera también decir, que la calidad es un horizonte que se mueve continuamente avanzamos, logramos un objetivo y hay siempre un propósito nuevo que buscar, hay siempre un objetivo nuevo que perseguir; la calidad plena, es algo que nunca se logra, por bien que estemos podremos mejorar. Pero lo que sí querría yo decir, es que las acciones en favor de la calidad de estos años, que tienen que ver con los planes, los programas, los contenidos, la capacitación a los maestros, el mejoramiento de las escuelas normales, el trabajo con sus profesores, es algo que debe continuar.

No podemos olvidar que los medios electrónicos constituyen solo un instrumento, pero son hoy, un instrumento valiosísimo al servicio de la educación pública y los resultados de ese modelo, me parece que podemos tener ya indicadores que nos permiten asegurar que debemos seguir adelante en ellos. Muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario.

Para ejercer el derecho de réplica del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, tiene la palabra hasta por cuatro minutos, el diputado Albino Mendieta Cuapio.

El diputado Albino Mendieta Cuapio:

Con su permiso, señor Presidente. Señoras y señores diputados, señor Secretario de Educación Pública.

Ciertamente en su informe, al revisar con atención, nos reporta y nos muestra una serie de datos, avances, logros que cuantitativamente pueden ser significativos, en relación a los años anteriores.

Sin embargo, en la realidad, los programas educativos enfocados a la población indígena, todavía son insuficientes, pero los más de 10 millones de indígenas se debaten en un alto rezago educativo.

En el artículo cuarto constitucional, se reconoce la diversidad cultural de la población y se afirma qué, la nación mexicana tiene una composición pluricultural, la Ley protegerá y promoverá el desarrollo de sus lenguas, culturas, usos, costumbres, recursos y formas específicas de organización social y garantizará a sus integrantes, el efectivo acceso a la jurisdicción del Estado.

Para hacer cumplir estos preceptos, se reclama una educación indígena e integral, una educación que recupere su conmovisión y sus formas de interpretar el mundo y la vida, una educación que rescate sus culturas, sus valores, sus tradiciones, sus lenguas y sus manifestaciones artísticas y sociales, y sus formas de producción y consumo.

Para convertir en realidad los postulados constitucionales, se requiere mayor atención a estos grupos sociales, mayor financiamiento que permita atacar de manera integra y equitativa, las condiciones de pobreza y marginación que impactan al hecho educativo, pero sobre todo voluntad política para dar respuesta a esta demanda sentida con un modelo de educación pluricultural bilingüe, que articule a la educación inicial, Preescolar, Primaria, Secundaria y la Educación Media Superior y superior; un modelo con estrategias que... de aprendizaje, de acuerdo al entorno socioeconómico del alumno, con materiales didácticos, acordes al alumno, los requerimientos, pero fundamentalmente un proceso de formación y actualización docente, con un profundo contenido ético y étnico, y de compromiso social de cambio y de transformación en el contexto sociocultural.

De la misma manera, hay una preocupación permanente, sobre la edificación... la educación de adultos, sí bien, existe toda una infraestructura operativa y se continúa avanzando en la federalización del Instituto Nacional para la Educación de Adultos, este sector de la población, ha sido considerado como algo no importante. Y quiero remarcar, que en el gran porcentaje de la población adulta no alfabetizada o con estudios de educación básica profesional no concluidos, se encuentra una gran riqueza para nuestra patria, pues la experiencia que han acumulado a lo largo de la vida, los convierte en un gran potencial de capital humano.

Solamente con la creación de un vigoroso programa de educación permanente para adultos, podremos fortalecer sus competencias y habilidades básicas en este entorno socioeconómico y cambiante. Este vigoroso programa implica, mayor profesionalización de los asesores, coordinadores grupales y recuperados contenidos locales y regionales, con fines a las necesidades del usuario.

Termino diciéndoles con el tema de los indígenas, señores funcionarios de Educación que se van y los que vienen, señoras y señores diputados: Para que no olviden al Benemérito de las Américas, don Benito Juárez García; quien sustentava: "La educación no debe considerarse un gasto, sino que debe entenderse como una inversión".

De esta forma, lucharemos para la no fragmentación de la educación nacional, el no alejarnos al artículo tercero constitucional, buscando siempre una educación pública, laica, gratuita y de calidad. Muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias. Señor diputado Albino Mendieta Coapio. Con el anterior orador culmina la primera ronda de preguntas e iniciamos el segundo turno, para el cual se han inscrito los siguientes diputados y diputadas. La diputada Rosa Delia Cota Montaño, por parte del Partido del Trabajo; la diputada Erika Elizabeth Especie Maldonado, del Partido Verde Ecologista de México; el diputado Ramón León Morales, del Partido de la Revolución Democrática; el diputado José María Tejeda Vazquez, del Partido Acción Nacional y el diputado Ildefonso Zorrilla Cuevas, del Partido Revolucionario Institucional.

Tiene la palabra hasta por cuatro minutos, para formular las preguntas en nombre del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, la diputada Rosa Delia Cota Montaño.

La diputada Rosa Delia Cota Montaño:

Con el permiso de la presidencia, compañeras y compañeros diputados, señor Secretario.

La educación continúa siendo una aspiración para millones de mexicanos, que tienen el enorme deseo de ascender en la escala social y participar en la distribución de la riqueza en nuestro país. Sin embargo el gobierno mexicano, no puede responder a los retos y exigencias que plantea la demanda de Educación Media Superior y de Educación Superior para nuestros jóvenes.

Por ejemplo, no se puede responder en un 90% a la demanda para niños y jóvenes menores de 14 años. Cuando se llega a los 15 años, solo se puede satisfacer el 52%, pero cuando se arriba a los 18, menos del 35% reciben educación. Esto implica que entre los 14 y 15 años empieza el verdadero problema de la educación para los mexicanos.

El propio subsecretario de Planeación y Coordinación de la Secretaría de Educación Pública, Carlos Mancera; reconoce que están fuera del sistema educativo el 55% de los adolescentes. Señor Secretario, con el contexto descrito, el grupo parlamentario del Partido del Trabajo, quisiera formularle la siguiente pregunta: ¿Puede una nación aspirar al progreso material, social y cultural, cuando su población joven y trabajadora no tiene posibilidades reales para calificar su fuerza de trabajo, a partir de que el gobierno federal no puede satisfacer la demanda de educación para su pueblo? El panorama desolador de la educación, no termina con lo expuesto, señor Secretario. El analfabetismo es un problema social que se ha incrementado en seis estados que concentran el 79.2% de ese problema en nuestro país; entre ellos se encuentran Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Querétaro y Yucatán; eso quiere decir que cientos de miles de nuestros compatriotas, no tienen acceso a la información escrita de carácter elemental, sobre las cosas que suceden en nuestra nación, y por lo tanto, se hayan separados de los cambios que experimenta el país y no reciben en consecuencia ninguna instrucción que les permita adaptarse a los cambios tecnológicos actuales.

En esa circunstancia, señor Secretario, quisiera hacerle el siguiente cuestionamiento: ¿Por qué razón, no atiende el gobierno federal las recomendaciones de la Unesco (Organización Educacional, Científica y Cultural, de las Naciones Unidas) en el sentido de destinar cuando menos un 8% del Producto Interno Bruto, a la educación en todos sus niveles?

Por otra parte, sabemos que México pertenece a los países, en lo cuales, los egresados de enseñanza Superior representan apenas el 10% de la población económicamente activa; relación que es muy inferior a la que se observa en promedio en los países con los que estamos compitiendo en los mercados internacionales, que tienen un 25% de su población económicamente activa de egresados de instituciones de enseñanza superior.

Señor Secretario, está atendiendo el gobierno federal la recomendación de la Unesco (Organización Educacional, Científica y Cultural, de las Naciones Unidas (por sus siglas en inglés)), de destinar cuando menos entre 1.5 a 2% del Producto Interno Bruto para educación superior en nuestro país.

Creemos que este es un punto muy importante para impulsar el desarrollo tecnológico y científico de México. Hemos visto como otras naciones destinan un porcentaje considerable de recursos a su sistema de Educación Superior, mientras en el nuestro no sucede lo mismo, al contrario, hemos escuchado en numerosas ocasiones las referencias que hace el Ejecutivo federal en el sentido de que no tenemos recursos para seguir subsidiando a las universidades públicas.

Señor Secretario, ¿qué es más conveniente para nuestro país?, impulsar la formación de cuadros profesionales que cubran los requerimientos inmediatos de tipo técnico como lo hacen las universidades privadas y las universidades tecnológicas; o formar cuadros altamente capacitados para crear un sistema de investigación técnico-científica en nuestra nación.

El Presidente:

Muchas gracias, a la diputada Rosa Delia Cota Montaño.

Tiene la palabra el secretario de Educación Pública, el licenciado Miguel Limón Rojas, hasta por ocho minutos.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Con mucho gusto, diputada.

Quisiera yo insistir en que los recursos destinados a Educación Superior de estos años crecieron un 18%, los recursos destinados en los seis años anteriores también para Educación Superior crecieron en un 53%. Con ese 53% a la matrícula de Educación Superior creció en 24 mil estudiantes, y con este 18% creció en 180 mil en esas universidades públicas estatales.

Los recursos a las universidades públicas estatales han crecido en estos años, pero han estado destinados a rubros específicos que tienen que ver con la formación de los profesores, con el mejoramiento de la infraestructura, y con el mejoramiento del equipamiento en talleres, laboratorios, bibliotecas.

Yo sí creo que los recursos en Educación Superior deben seguir creciendo, pero también deben continuar mejorando los mecanismos que nos permitan asegurar que se gastan en el mejoramiento de la calidad, y en el mejoramiento de la cobertura.

Me parece que frecuentemente no somos justos en la apreciación de lo que nuestro país ha hecho en materia de Educación Superior. Un crecimiento de 650 mil alumnos en estos seis años, es un crecimiento superior a cada una de las décadas de los 90, de los 80, de los 70, aún considerando que la población en esa edad no ha crecido en estos años al ritmo que creció en años anteriores.

Los problemas de la Educación Superior sí tendrán que ver con el continuo crecimiento porque una mayor egresión, sobre todo de la Secundaria, nos seguirá exigiendo la ampliación de la Media Superior, nos seguirá exigiendo de su eficacia, para que tenga una eficiencia terminal superior a la que hasta ahora ha tenido, y que en consecuencia los jóvenes tengan alternativas en Educación Superior, pero en esas alternativas en la Educación Superior al mismo tiempo que debemos continuar en el mejoramiento y fortalecimiento de carreras tradicionales en las cuales requerimos de mejores profesionales egresados, también hemos dicho desde hace muchos años que la matrícula debía diversificarse, que debíamos tener carreras más cortas y más eficientes, y que esas carreras más cortas y más eficientes deberían apoyar el desarrollo industrial del país, países que han logrado mejoramientos o situaciones mucho mejores que la nuestra en la calidad de vida de sus habitantes, tienen una población estudiantil mucho más grande en proporciones que la nuestra, en carreras de ese tipo, en carreras cortas, y de apoyo al desarrollo industrial de sus países.

No es posible concebir un desarrollo industrial en provecho de México, sin la formación de personas que trabajen en él, a menos que tengamos que importar del exterior quienes lo vengan a hacer.

Queremos desarrollo industrial, queremos mejoramiento de empleo, queremos mejoramiento de la productividad, esto no puede ser sin crear nuevas carreras que apoyen el desarrollo tecnológico del país.

Lo que hemos hecho ahora es la creación de 37 universidades tecnológicas a lo largo de esta administración va en ese sentido. El conjunto de los nuevos institutos tecnológicos constituyen 106 instituciones, unas y otras, es lo que debemos estar haciendo, pero es aún insuficiente.

Será deseable también que las universidades públicas estatales tengan la capacidad de diversificar su matrícula y su oferta para atender este tipo de carreras, sin abandonar la otra prioridad, que es la de seguir formando personas aptas en las áreas humanísticas y científicas con una formación completa, correspondiente a la educación universitaria.

En lo que se refiere a esta recomendación de la Unesco, respecto al 8% del que usted hablaba, yo quisiera decirle que todos hemos tomado ya como real esta recomendación, sólo quisiera decirle que si la buscamos, no la vamos a encontrar porque no existe.

Qué bueno que nos la hemos creído, porque eso nos ayudará a seguir buscando recursos en favor de la educación.

Muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario.

Se le consulta al grupo parlamentario, para ejercer el derecho de réplica, en nombre del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, tiene la palabra hasta por 4 minutos la diputada Rosa Delia Cota Montaño.

La diputada Rosa Delia Cota Montaño:

Con el permiso de la Presidencia, compañeras y compañeros diputados, señor Secretario.

Es evidente que el Sistema Educativo Nacional no está respondiendo a las exigencias que imponen los cambios tecnológicos en nuestra nación. El gobierno federal ha basado más su política en la reducción presupuestal a las universidades públicas, que en superar los graves rezagos que tenemos en materia de investigación científica y tecnológica, así como la formación de cuadros profesionales para estar a la altura de nuestros socios competidores en el mercado mundial.

El ejemplo más contundente de esto es la decisión autoritaria de querer subir las cuotas para cubrir la disminución de subsidios gubernamentales a la UNAM, que en otras palabras ha significado transferirles a los estudiantes los problemas presupuestales del gobierno por el alto costo financiero de la deuda que se paga anualmente a los banqueros nacionales e internacionales.

Para nadie resulta desconocido que el gobierno federal abandonó prácticamente a las universidades públicas, porque el presupuesto que les destina es insuficiente para cubrir la demanda educativa en esos centros de enseñanza.

No debemos olvidar que la demanda estudiantil para ingresar a las universidades públicas no ha sido satisfecha, al menos en los últimos dieciocho años, en el contexto de la aplicación de las políticas neoliberales, con el pretexto de que no tenemos recursos para ampliar la capacidad educativa de esos centros de Educación Superior, lo cual es totalmente falso.

Lo que ha pasado es que la tecnocracia gobernante ha privilegiado más los intereses del gran capital, al favorecer dentro del marco global de la política económica los intereses de los banqueros, al rescatarlos a costa de sacrificar amplios sectores populares sobre quienes ha descargado el costo fiscal de los rescates carreteros y del Fobaproa (Fondo Bancario para la Protección al Ahorro).

El gasto social educativo y la tensión a los problemas de educación han sido los rubros en los que se ha manifestado el mayor abandono, despreocupación y desinterés de la tecnocracia gobernante, que siempre ha desdeñado a los sectores populares y ha promocionado la enseñanza privada, olvidándose de que nuestro pueblo no tiene los recursos necesarios para pagar los altos costos que significa la educación particular.

En esas circunstancias, señor Secretario, los neoliberales pasarán a la historia de este país, como los responsables de haber dejando en el abandono sistemático a nuestro sistema educativo, al haber logrado que la educación pública esté pasando por uno de sus peores momentos.

En ese contexto, señor Secretario, la indiferencia del Ejecutivo federal en materia educativa ha hecho que tengamos todavía altas tasas de deserción escolar, así como una eficiente terminal, que es verdaderamente dramática, pues el 45% de los alumnos que ya tienen un lugar en las instituciones de educación media, no termina sus créditos a tiempo, y de los continúan sólo 2% alcanza un título universitario cada año

Señor Secretario, en las mentes de las generaciones actuales, el régimen neoliberal no pasará inadvertido como el responsable de haber cancelado a los jóvenes un futuro que pudo haber sido distinto, si se hubiera aplicado una política económica y educativa diferente. En la memoria colectiva de la juventud mexicana no se olvidará jamás el fracaso de la política económica actual, que se tradujo en miseria, marginación, exclusión y falta de acceso a las oportunidades educativas.

En las siguientes generaciones, la conciencia del pasado neoliberal y las prédicas de reducción del Gasto Público no las compartirán; como tampoco las comparten las generaciones actuales.

Es cuanto, señor Presidente

El Presidente:

Muchas gracias a la diputada Rosa Delia Cota Montaño.

Para formular las preguntas en nombre del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, tiene la palabra, hasta por 4 minutos, la diputada Erika Elizabeth Spezia Maldonado.

La diputada Erika Elizabeth Spezia Maldonado:

Con su permiso, señor Presidente.

Honorable Asamblea; señor secretario Miguel Limón Rojas:

Hablar de educación, es involucrarse en un difícil camino sin aparente solución; y así parece confirmarse en el Informe de Gobierno presentado ante esta soberanía, en el que las cifras alegres y el gran desempeño gubernamental, son la constante en la enseñanza de millones de mexicanos inmersos en las condiciones de competitividad que nos obliga el mundo globalizado.

A pesar de que una parte importante del Presupuesto de Egresos de la Federación está destinado a atender la educación en México, ésta es insuficiente, pues todavía hay muchos rezagos que parecen insuperables; pero no es por la falta de recursos por lo que los programas gubernamentales no funcionan, sino por otros factores, que aunque igualmente importantes, no han sido atendidos adecuadamente por los legisladores ni por las autoridades ejecutoras de los mismos.

Tanto el índice de deserción estudiantil, como el índice de analfabetismo en nuestro país, demuestran el deficiente grado de avance logrado con el sistema educativo actual; y eso no es lo peor, en las zonas rurales, las niñas sufren una doble desventaja y es que muchas veces son discriminadas, independientemente de si trabajan, de si tienen más edad de la apropiada para el grado o de si viven en zonas rurales.

La educación actual enseña a depredar; a dilapidar los escasos recursos limitados que aún nos quedan y que constituyen nuestra riqueza nacional; todo ello al amparo de la implementación de políticas, planes y programas; cuya finalidad última radica en mejorar la eficiencia y la productividad de los diversos sectores de la actividad industrial, sin preguntarse el por qué ni el para quién de la producción; continuando sólo con el afán de producir por producir y transformando el medio en un fin en sí mismo.

Además -y esto es lo más grave-, a costa del despojo que a las futuras generaciones se les hace, tanto de los elementos naturales, como del medio ambiente necesario para que estos subsistan.

Por último, y no por ello menos importante, la educación, para que pueda considerarse como parte integral del desarrollo humano, debe proporcionar al individuo de manera armónica, varios elementos para que su crecimiento sea completo, y una de ellas es el deporte. El deporte como pieza fundamental del programa de estudios de los mexicanos debe funcionar como eso; y evitar ser una simple asignatura.

Es imperioso que forme a las futuras generaciones de mexicanos, sobre la base de una práctica constante del deporte, para que puedan disfrutar los beneficios que ello conlleva.

Por todo lo anterior, yo le pregunto, señor Secretario; ¿si de cada peso de gasto programable de que dispone el gobierno federal, se utilizan 26.9 centavos para la educación, por qué solamente el 84 por ciento de los niños de México que ingresan a la Primaria, alcanzan el quinto grado?; ¿qué sucede con ese restante 16 por ciento?

Asimismo, ¿por qué la Conade (Comisión Nacional del Deporte), que depende de su Secretaría, establece una política de verdadero desarrollo deportivo... ¡perdón!; no establece una política de verdadero desarrollo deportivo?; no solicitamos que México tenga muchos atletas de alto rendimiento, pero sí solicitamos que se mejore notablemente la infraestructura deportiva en los niños y jóvenes del país; lo que traería todos los beneficios consabidos.

Por último, en días pasados, el grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, solicitó al Secretario de Hacienda y Crédito Público, nos informara del estado en el que se encuentra la publicación de los libros de ecología para los que fueron destinados 100 millones de pesos; autorizados en el Presupuesto de Egresos para el año 2000, a lo que el Secretario respondió que eso era materia de la Secretaría de Educación Pública.

Nos puede informar usted, ¿qué ha sucedido con dichos libros?; por su atención y respuesta, ¡muchas gracias! (Aplausos)

El Presidente:

Gracias, a la diputada Erika Elizabeth Spezia Maldonado.

Tiene la palabra hasta por 8 minutos el secretario de Educación Pública, el licenciado Miguel Limón Rojas.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Muchas gracias, señor Presidente.

En lo que se refiere a la eficiencia terminal de la Primaria, quisiera comentar que a partir del federalismo educativo, esa eficiencia terminal ha mejorado; de un 77 a un 86 por ciento. Desde luego que la Secretaría nunca podrá estar satisfecha en tanto que no se logre la meta de egresión correspondiente a la totalidad de los niños que ingresas; y que además esto ocurre en 6 años y que además hayan sido adquiridas las habilidades, destrezas y los valores conocimientos correspondientes a esa Educación Primaria.

En ese esfuerzo estamos, pero -insisto- no podemos hablar sino de mejoramientos progresivos no de la solución total de un problema en un tiempo determinado.

En relación al deporte; quisiera decir de que, independientemente de que tenemos en esta área insatisfacciones muy evidentes, nosotros que pensamos que nuestro país deberá continuar en los años próximos mejorando en el deporte social y que la educación física tiene todavía mucho por hacer; no obstante ello no podemos despreciar lo que se ha hecho estos años en lo que se refiere a infraestructura deportiva, a la participación de los estados en la creación de institutos que han venido realizando actividades en provecho de los jóvenes; a que existe menos burocracia por parte de Conade; y hay una reducción significativa de su personal, y un incremento -también proporcional- de sus actividades, como es la Olimpiada Juvenil, como son los Juegos Intersecundarias.

Quisiera mencionar también de este fondo para alto rendimiento, del cual disfrutan hoy, quienes han alcanzado medalla olímpicas o quienes han tenido resultados satisfactorios en las distintas pruebas.

Tiene usted todo el derecho a preguntar sobre el resultado de nuestro trabajo, en relación a esos 100 millones de pesos que fueron asignados para la elaboración de libros educativos con contenido ecológico.

Quisiera decirle que cada vez menos, cada vez menos está ausente esa conciencia en los niños, en relación a la depredación, en relación al desperdicio, al maltrato a la naturaleza y cada vez hay un mejor, un mayor aprecio por la ecología; un mejor conocimiento de los ciclos de la ecología; una mayor conciencia. Ha habido una gran cantidad de actividades por parte de los profesores y de las escuelas en ese sentido y, hacia esto ha estado relacionados los esfuerzos de los programas que no se concretan en una asignatura relacionada con la ecología.

Los temas de contenido ecológico están distribuidos en el plan de estudios, porque consideramos que su importancia es tal, que deben estar en todas partes y eso es lo que recomiendan, tanto los ecologistas expertos, como los pedagogos y, en consecuencia, hemos venido elaborando libros de texto dirigidos en ese sentido; libros con los que hoy trabajan los profesores y con los cuales se han realizado cursos que tienen lugar antes del inicio de clases y durante el inicio de clases; libros y paquetes de materiales para los maestros; talleres de capacitación y podríamos demostrar, sobradamente con el análisis correspondiente, diputada, y con mucho gusto que esos 100 millones de pesos están ampliamente rebasados. Muchas gracias.

El Presidente:

Para ejercer el derecho de réplica, en nombre del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, tiene la palabra la diputada Erika Elizabeth Spezia Maldonado.

La diputada Erika Elizabeth Spezia Maldonado:

Con la venia de la Presidencia.

Señor secretario, Miguel Limón Rojas: Para el Partido Verde Ecologista de México, la situación en que se encuentra la educación en México, no es digna de reconocimiento, aunque reconocemos avances en su gestión, no concebimos al pueblo de México en estos niveles de cuasi educación.

Es necesario que se procure la eficiencia en la enseñanza, para lograr niveles que proporcionen al educando una visión y preparación completa, que sea partícipe y crítico del desarrollo social, del desarrollo nacional.

El modelo nacional educativo debe de comprender en sus programas educativos, una mayor percepción del mundo, y la interacción del ser humano con el mismo. Es por ello, que debe de hacer más énfasis en las cuestiones cívicas, en la problemática ambiental y, por supuesto, en el deporte.

Sin pecar de rigoristas, nos atrevemos a dar, por un hecho, que al no gozar de una educación plena ningún hombre o mujer pueden participar en su entorno económico, social y cultural. Por lo tanto, de ninguna manera se encuentran en posibilidades de ser parte activa del medio ambiente, en el cual vive, y aún menos celebrar de él.

Señor Secretario:

No es posible que esta Cámara de Diputados autorizó desde diciembre del año pasado en el Presupuesto de Egresos, de la erogación para realizar los libros de ecología, y a la fecha, todavía no estén en manos de los alumnos, para los que se solicitó dicha erogación, en aras de una mejor calidad de vida. Muchas gracias.

El Presidente:

Un segundito. El señor Secretario quiere hacer entrega de unos libros y unos videos para usted.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Con el permiso de la Presidencia, me permito entregarles los libros a ...(habla fuera de micrófono, inaudible)

(Se escuchan aplausos)

El Presidente:

Gracias a la diputada Erika Elizabeth Spezia Maldonado.

Para formular las preguntas en nombre del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, tiene la palabra el diputado Ramón León Morales.

El diputado Ramón León Morales:

Gracias, señor Presidente.

Compañeras y compañeros, secretario Miguel Limón Rojas:

La educación representa la base del crecimiento de las sociedades. Durante los años de expansión del Sistema Educativo Mexicano, era un imperativo fortalecer la educación básica, y ampliar su cobertura, para que un mayor número de ciudadanos accediera a este derecho social fundamental.

El despegue de la enseñanza Media Superior y Superior, no fue, ni ha sido hasta la fecha, una prioridad; ello ha provocado rezagos importantes en ambos niveles. Frente a una demanda social de servicios educativos de mayor calidad y diversidad, ante el avance de la ciencia y la tecnología, en un entorno altamente competitivo y de cara a la necesidad de modernizar el país, esos rezagos son ya insostenibles.

La Educación Media Superior y Superior, deben de sacudirse su carácter limitado y elitista; debe de impedirse el avance de la educación privada, para dar un nuevo impulso a la Educación Pública.

Señor Secretario:

El gobierno de la República afirmó persistentemente, que la educación sería una altísima y constante prioridad; ¿a caso el sexenio de Ernesto Zedillo se caracterizó por privilegiar el fin del rezago educativo, o solamente otorgó ese privilegio al rescate bancario?

La tan mencionada igualdad de oportunidades, fue un lema de campaña, ahora no sólo existe el riesgo de que el pueblo mexicano se aleje cada vez más de la posibilidad de aspirar a una educación superior, por los altos costos económicos que representa para el gasto familiar, sino el riesgo de perder el carácter público y gratuito de nuestra educación, para dar prioridad a proyectos privatizadores en el país, como ocurrió durante la gestión que termina.

Un dato contundente, es que durante el sexenio no se abrió ninguna nueva universidad pública, más allá de las universidades tecnológicas que se crearon, de escasos o nulos resultados.

En materia de ciencia y tecnología, el doctor Zedillo en su último Informe de Gobierno menciona, cito: "Actualmente el bienestar y calidad de vida de los pueblos, se vincula cada vez más con la capacidad de adquirir y dominar conocimientos, implantar nuevas tecnologías, y generar innovaciones." Hasta aquí la cita.

Por supuesto, estamos de acuerdo con lo señalado, pero si tomamos en cuenta que, por ejemplo, siendo la UNAM (Universidad Autónoma de México) la principal generadora de investigación científica, según los datos proporcionados por su rector, no es posible pensar que si produce el 50% de la investigación científica nacional, no se destine un presupuesto especial, y en consecuencia, se le obligue a la cancelación y frenos de proyectos e investigaciones, y se le provoque un problema mayor, la fuga de cerebros.

¿Cómo se espera que la investigación científica y tecnológica nos dé el bienestar y calidad de vida del pueblo mexicano, y sea el motor de progreso económico, si es el gobierno mismo quien privilegia con sus políticas el castigo del gasto, la afectación a las tareas sustantivas de las instituciones, la fuga de cerebros, la deserción escolar, y de paso, el desvío de recursos en campañas publicitarias para desacreditar un movimiento universitario, como el de la UNAM, que surgió como consecuencia de estas políticas equivocadas?

La falta de presupuesto federal no sólo afecta la producción científica, porque al contar con universidades de reconocimiento internacional, como es el caso de la UNAM, la UAM (Universidad Autónoma Metropolitana) y el IPN (Instituto Politécnico Nacional), que juntas concentran el 75% de la matrícula estudiantil nacional, es preciso realizar un mayor esfuerzo, de lo contrario, el grave riesgo de un colapso en el Sistema Educativo Superior, estará latente, desencadenando problemas, como la disminución de la matrícula, congelamiento de plazas, despido de personal, castigo salarial, y no sólo la disminución del monto de las becas, sino el número de ellas.

El reto de la nueva administración, será el cumplimiento de su programa educativo nacional, principalmente, en materia presupuestal.

Y para terminar, recuerdo la cifra de Vicente Fox, al referirse de que pasaremos del 5% del Producto Interno Bruto para la educación, que incluye el gasto privado, a por lo menos el 8% en los próximos 6 años. Por sus respuestas y comentarios, señor Secretario, muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias al diputado Ramón León Morales.

Tiene la palabra hasta por ocho minutos, el señor secretario de Educación Pública, el licenciado Miguel Limón Rojas.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Muchas gracias, señor Presidente.

El inconveniente que encontramos en las generalizaciones, señor diputado, es la dificultad para precisar en particularidades como, por ejemplo, la mención de que no fue creada ninguna universidad pública estatal, fueron creadas tres universidades públicas estatales a lo largo de este sexenio, distintas salas, 37 tecnológicas, y a los demás institutos tecnológicos, que hacen una suma de 107 instituciones.

Pero adicionalmente, quisiera decirle que no existe ninguna intención privatizadora de la educación pública superior; la concurrencia de los particulares, fue en un monto distinto al ejercido por las instituciones públicas; con el monto destinado por el gobierno federal, con ése solo monto, pudimos cubrir las metas a las que nos comprometimos en el Programa de Desarrollo Educativo.

La meta alcanzada del 43%, en términos reales de aumento en la cobertura, sí implica la participación de los particulares, solamente que el hecho de que hoy los particulares hayan podido concurrir financieramente a esa Educación Superior a favor de jóvenes que sí tienen recursos para pagar sus propios estudios, y lo cual, además, no es malo, y no es malo, sobre todo, en el sentido de que los recursos han de estar destinados a los que más lo necesitan y a los que menos tienen, porque ésa es una desigualdad muy grande que hoy tiene nuestra Educación Superior los jóvenes de menores ingresos son los que menos beneficios reciben de los recursos públicos destinados a la Educación Superior.

No obstante esto, el que los particulares hayan podido concurrir, nos han permitido que esos recursos hayan estado destinados a población más necesitada.

Las universidades tecnológicas ofrecen opciones de estudios superiores y de mejoramiento de calidad de vida a la población de menos recursos. Eso lo hemos podido demostrar con una evaluación seria, formulada por organismos internacionales, comparando los ingresos de la población que acude a esas instituciones, en relación a las demás universidades públicas del país.

De ninguna manera podríamos considerar negativo que quienes pueden contribuir a cubrir sus costos en Educación Superior, lo hagan, y que el incremento de recursos, recursos que si han de crecer destinados a la Educación Superior, sirvan para dar mejores oportunidades a estudiantes que nunca llegarían a ella sin apoyos adicionales.

Muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario.

Para ejercer el derecho de réplica del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, tiene la palabra, hasta por 4 minutos, el diputado Francisco Patiño Cardona.

El diputado Francisco Patiño Cardona:

Señor Presidente, me permite entregarle este pequeño... 5 volúmenes al señor secretario Miguel Limón, para con la idea de estar exactamente en la misma frecuencia.

El Presidente:

Por favor, adelante, señor diputado.

El diputado Francisco Patiño Cardona:

Compañeras y compañeros diputados, no quiero dejar desatendidos, en esta última intervención de mi partido, algunos de los temas fundamentales para el desarrollo soberano de nuestro país: la ciencia, la tecnología, la Educación Superior.

Ciertamente, el señor Secretario ha estado evadiendo el tema de la ciencia y la tecnología. A nivel nacional existen 7 mil 252 científicos reconocidos por el sistema nacional de investigadores; en otras palabras, México dispone de un promedio de punto 7 investigadores por cada 10 mil habitantes, mientras que países similares al nuestro, como Argentina o Brasil, cuentan con un promedio del orden de los 13 investigadores por cada 10 mil habitantes; y países industrializados, con los cuales tenemos que competir, como Estados Unidos, llega a 80, y Japón a 49, respectivamente.

El gobierno mexicano destinó en el 81 -señor Secretario, lo puede consultar en la fuente que le proporcioné-, el punto 46% del PIB a ciencia y tecnología; en el 94 aplicó el mismo porcentaje, y en el 98 apenas alcanzó el punto 47%; es decir, en dos décadas la inversión estatal en ciencia y tecnología ha experimentado el ridículo aumento del 2% sobre su participación en el PIB. -Y conste, señor Secretario, que no estoy siendo demasiado severo en el tema.

¿Dónde está el 44% de aumento que ponposamente presume Ernesto Zedillo? En realidad, este milagro, se explica con un sencillo truco en las cifras presidenciales; el porcentaje oficial es comparado no con el PIB, como internacionalmente se mide con seriedad esta inversión, sino con el gasto corriente del gobierno federal.

Los problemas de la inversión federal en ciencia y tecnología no son exclusivos de su pobreza, se trata, además de un gasto público excesivamente centralizado en unas cuantas entidades de la República.

Por ejemplo, el 52% de la inversión se queda en el Distrito Federal; el 42% se distribuye entre 11 estados privilegiados y sólo queda el 6% para el resto del país, lo que representa un punto cero 2% del PIB para 20 entidades, lo que supone el abandono o prácticamente abandono de la ciencia y tecnología en casi dos terceras partes del territorio nacional. Entonces, ¿en dónde ha quedado la descentralización que pregonó Ernesto Zedillo?

Señor Secretario, en días pasados, usted ha interpuesto controversia constitucional en contra de la Ley de Educación del Distrito Federal; salta a la vista que usted asegure al país que realiza todos los esfuerzos posibles para poner la Educación Media Superior y Superior al alcance de más mexicanos; cuando usted, en realidad, hace todo lo posible por invalidar en su totalidad una ley que se distingue, precisamente, por ser la única en el país que obliga a un gobierno local a garantizar la gratuidad de la educación que imparta en todos los niveles y una de las pocas del mundo que establece un capítulo de derechos y obligaciones de los alumnos, así como estructuras para la participación de maestros, padres de familia y alumnos avanzados en la gestión de la función educativa.

Lo anterior llama poderosamente la atención, ya que en realidad, todos los temas impugnados, el de la educación normal, el de la interpretación de los principios rectores de la educación, el de la obligación de los padres de familia respecto de la educación de Preescolar y Media Superior de sus hijos, así como el muy discutible tema de los años sabáticos para los maestros del Distrito Federal, a los que usted se opone; todos estos temas -repito- podrían, con voluntad política de usted, haber sido subsanados en el propio parlamento local, sin necesidad de pedir la invalidez total de la Ley, misma que atentaría brutalmente contra la autonomía legislativa del Distrito Federal, contra el avance en la gratuidad de la educación pública y contra el proceso de descentralización de la función educativa en la entidad, que se vería innecesariamente interrumpido.

Señor Secretario, ¿no cree usted que era más pertinente buscar el diálogo con el legislativo local?

Existen, para concluir, señor Presidente, otros temas acerca de los cuales la sociedad, sin duda tiene interés en conocer la opinión del titular de la Secretaría de Educación Pública, por ejemplo: el plan de becas de Fox, para la Educación Superior, que se aplicaría también a universidades privadas; ¿qué piensa usted de la posibilidad de subsidiar con dinero público a la educación privada?

Y, finalmente, a propósito de declaraciones recientemente emitidas, ¿qué piensa usted de la propuesta de Fox para separar la Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública?

Muchas gracias por su atención.

El Presidente:

Muchas gracias al diputado Francisco Patiño Cardona.

Para formular las preguntas en nombre del grupo parlamentario del Partido de Acción Nacional, tiene la palabra hasta por 4 minutos, el diputado José María Tejeda Vázquez.

El diputado José María Tejeda Vázquez:

Con su permiso diputado Presidente, compañeras y compañeros legisladores, señor Secretario de Educación.

Una cuestión por la que ha pugnado sistemáticamente el Partido Acción Nacional, es la construcción de un verdadero federalismo en todos los ámbitos de la vida nacional, la educación es uno de ellos y uno de los más importantes.

Durante la administración del presidente Zedillo y aún antes, cuando fue Secretario de Educación, le correspondió instrumentar un proceso de descentralización en el área educativa que pretendía insertarse como un proyecto federalista. ¿Cuáles son los resultados, señor Secretario?; ¿qué alcances tuvo ese proceso?; ¿podría usted ampliar lo que hace unos momentos nos comentaba?

Entre los logros más importantes que presume este gobierno, está la famosa descentralización de los recursos vía las aportaciones  federales del Ramo 33.

Debemos recordar señor Secretario, que esta acción no fue por voluntad al Ejecutivo, pues fue en el Congreso, donde se impulsó y aprobó la misma, pero hay que aclararlo, ésta fue una solución transitoria para permitir que en el corto plazo se tuviera certeza y transparencia, sobre la forma en que asignaban los recursos hacia las entidades federativas.

Yo le pregunto, ¿fue un logro del ejecutivo o más bien del ejercicio de la adición y coordinación de las acciones de los poderes?

A parte de este paso importante pero insuficiente, la administración del presidente Zedillo, se vio forzada a implementar medidas administrativas para la descentralización selectiva de algunas instituciones y recursos, pero sin una propuesta real desde una perspectiva federalista.

Señor Secretario, reconocemos los esfuerzos emprendidos, sabemos que una efectiva federalización de la educación, es un proceso complejo, pues está enraizada en la estructura del poder que ha emperado el México.

Le pregunto ¿por qué las cuentas y los supuestos avances que se presentan, no señalan puntos rojos en términos de la falta de planeación y visión del proceso de descentralización?

Qué ha pasado, qué avances se tuvieron para establecer una efectiva autonomía de los estados y municipios, en este rubro debemos recordarle que este año, la Cámara de Diputados, tuvo a crear un fondo financiero para apoyar la situación angustiante que se vive en las entidades federativas.

Señor Secretario, no podemos negar que los criterios actuales, para decidir la distribución de los recursos tributarios para el gasto educativo, son caducos, ya que no existe un mecanismo claro en donde se establezcan los lineamientos y obligaciones presupuestales, justos a las entidades federativas, sin olvidar que algunos estados contribuyen en una mínima proporción, mientras que otros son obligados a destinar la mayor parte de su presupuesto en educación, como es el caso de Jalisco, Baja California, Sonora o el Estado de México.

¿Cuáles fueron los avances para que el sistema educativo transitara hacia un esquema más realista y flexible en la toma de decisiones y en su estructura administrativa?

Igualmente nos gustaría que nos dijera, cuál es su postura sobre las cuestiones tan importantes, sobre las cuales se omitió o no se quiso avanzar, tales como apoyar una reforma que permitiera que los programas y contenidos de la educación básica, ya no fueran definidos, totalmente por la federación. Concluyo.

Por qué las delegaciones de las distintas instancias de la SEP, siguen manteniendo un control y una actitud verdaderamente desafiante a la autonomía estatal, sobre aspectos sustantivos, para sus sistemas locales.

Muchas gracias por sus respuestas.

El Presidente:

Muchas gracias al diputado José María Tejeda Vázquez.

Tiene la palabra, hasta por ocho minutos, el señor secretario de Educación Pública, el licenciado Miguel Limón Rojas.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Señor diputado Tejeda, le pido primero permiso para referirme, en mi intervención, muy brevemente, a la replica del diputado Patiño, que contenía preguntas, que no estaba yo en posibilidad de contestar y en seguida me refiero a la pregunta que usted me formuló.

Señor diputado Patiño, yo quisiera decirle que la Secretaría de Educación Pública, en relación a la ley aprobada por la Asamblea, y en relación a la cual ha promovido una controversia constitucional, lo que en realidad ha hecho ese cumplir con su responsabilidad, porque el problema de esa ley, independientemente de que podamos pensar en la bondad de sus intenciones, sin entrar a la discusión de su eficacia y de su perdurabilidad que son valores que para la educación tienen una gran importancia.

Sin entrar a la discusión de estos, lo que... a lo que la Secretaría se ha opuesto, es a un instrumento jurídico, que es resultado de un ejercicio de atribuciones que la Asamblea no tiene, porque las materias a las que usted se ha referido, son materias de este Congreso de la Unión, y en algunos casos de este Congreso de la Unión con las legislaturas de los estados.

Y consideramos que nuestra obligación de velar por la unidad esencial de la educación nacional, era necesario oponer esa controversia, para, simplemente, someter ante la Suprema Corte de Justicia, nuestros argumentos y someternos al dictamen al juicio que esa Corte emita; ésa es nuestra posición, con todo respeto.

En relación a lo que he expresado de ciencia y tecnología, tenemos, realmente, muchos datos que nos indican que el presupuesto de ciencia y tecnología ha estado apoyado a... dirigirlo a apoyar el desarrollo regional.

Si vemos las becas que se otorgan, veremos que éstas están cada vez más localizadas en instituciones, en egresados de educaciones públicas, superiores de los estados. Si hablamos del rescate o de la repatriación de científicos, que hemos logrado que regresen al país, veremos cómo estos han vuelto en gran número a universidades o a institutos de investigación de los estados.

No podríamos concebir en estos momentos, que en muchas universidades públicas de los estados, funcionen hoy con mucha mejor calidad de cómo funcionaban en los años 70's, sino tuviéramos el hecho contundente de que muchos de los becarios que se han formado en universidades públicas, haciendo sus doctorados en México o en el extranjero, han regresado a esas instituciones provenientes de ellos.

Sin embargo, yo reconozco que es mucho lo que hay que hacer, que el presupuesto en ciencia y tecnología es insuficiente, que hay que lograr que los empresarios inviertan más en investigación para el desarrollo tecnológico del país.

Pasando a la pregunta del señor diputado Tejeda, a la respuesta correspondiente; yo quisiera decirle que a mí me parece que la federalización sí ha impulsado la educación en lo que se refiere a equidad, a calidad y a pertinencia.

La federalización no es, por otra parte, una obra acabada, el acuerdo nacional sobre el cual se construyó, supone una serie de acciones de tracto sucesivo, unas después de otras, supone acciones primeras, segundas, terceras, supone la producción de efectos sobre los cuales se construyan nuevas premisas, ya existen los libros regionales, elaborados por los estados de contenido de interés local, pero nosotros creemos que, por ejemplo, la educación secundaria pueda admitir mayor flexibilidad sin romper la unidad general y nos parece que los estudios de secundaria podrían adaptarse a las necesidades de las regiones, y para que no se rompa un marco de unidad de la educación, estos supuestos deben estar previstos en planes y programas que seguramente se crearán en el futuro.

Nos hemos, nosotros, ocupado a lo largo de estos años, de la Educación Primaria, eso ha exigido mucha energía y ha exigido mucha atención y mucho trabajo, pero habrá que entrar al trabajo correspondiente a la Educación Secundaria, para poder avanzar en sus planes y programas de estudio, y seguir examinando la pertinencia de esa educación que admite con toda certeza, muchísimas innovaciones.

Sí hemos señalado los puntos rojos de nuestro balance, los hemos compartido con las autoridades educativas de los estados, yo le solicito a que en una reunión de trabajo, usted cite a los secretarios de educación de los estados que usted elija, para que podamos revisar el argumento que yo le estoy dando, sin que esto deje de significar que es todavía mucho, lo que podemos hacer juntos.

Esas transferencias, la transferencia de esas... la transparencia de las transferencias a que usted hace referencia, yo quisiera decir que sí me parece que ayudan en mucho a la claridad del presupuesto, y sí son el resultado de un diálogo entre los poderes.

Yo creo que son igualmente un impulso al desarrollo del federalismo, son convenientes para el sistema educativo, a mí me parece que es de un gran valor, el hecho de que hoy podamos conocer, todos abiertamente, cuál es el presupuesto de cada estado de la federación, que podamos conocer plenamente, cuál es el presupuesto de cada universidad pública y que todos sus incrementos se den conforme a criterios y reglas que funcionen parejo y que no tienen excepciones injustificadas.

En el caso de la Universidad Nacional, yo sí estoy convencido de que esta institución, pero también las demás del sistema público superior, reclaman más ingresos y esos ingresos han de estar destinados, efectivamente, al apoyo de los distintos renglones con que estas instituciones están obligadas a cumplir, pero uno muy importante, es que aquella persona que quiera dedicarse a la vida académica, lo pueda hacer teniendo al mismo tiempo una vida decorosa en términos de ingresos.

Muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario.

Para ejercer el derecho de réplica del grupo parlamentario del Partido de Acción Nacional, tiene la palabra hasta por cuatro minutos, la diputada Celita Alamilla Padrón.

La diputada Celita Alamilla Padrón:

Con su permiso, señor Presidente, compañeras y compañeros legisladores, señor Secretario.

Agradecemos las respuestas a nuestras preguntas. Sin embargo, déjeme decirle, que la educación no es un producto que por deficiente se pueda regresar a la tienda donde se compró, generaciones de mexicanos se han tenido que quedar con ella, nos guste o no, esta educación los ha marcado para siempre.

Hoy, en pleno año 2000, vemos con preocupación que dentro del contexto de una sociedad que le apuesta al conocimiento y a la capacidad de sus hombres y mujeres para acercarse a él, México todavía se debate entre el rezago educativo y el atraso en planes y programas incapaces de insertar a millones de mexicanos en un contexto cualitativamente distinto y más demandante en habilidades, conocimientos y valores, y mucho menos capaz de insertarlos en la certificación internacional, sobre la que no hemos visto respuesta en esta comparecencia.

La educación, para el Partido Acción Nacional, señor Secretario, tiene que ver con una política social justa, equitativa y participativa, también con el desarrollo intencional, planeado y consciente de potencialidades, y todo esto, señor Secretario, el VI Informe lo da por descontado. Entrega resultados cuantitativos, triunfalistas e insuficientes, que dan cuenta que el llamado federalismo educativo no se ha ido consolidando como se afirma en el documento perfil de la educación en México.

Nos preocupa no ver un plan educativo cuyas concepciones y paradigmas de trabajo, en materia de enseñanza y aprendizaje muestren niveles reales de inversión que hagan de la educación algo distinto. Para Acción Nacional, la educación es la esperanza a la cual debemos de apostar. Los grandes pendientes que heredamos de esta administración, así lo demandan. La descentralización educativa iniciada hace ocho años e impulsada por el Congreso, ha sido en este sexenio violenta, inequitativa y discrecional en todas las áreas que corresponden a la Secretaría de Educación Pública que usted preside.

Es claro que los problemas no han sido atacados estructuralmente, a pesar de las repetidas insistencias en reformas, modernización o federalismo educativo. La descentralización ha consistido en una descentralización centralizadora, con el predominio de atribuciones federales en la legislación, los controles administrativos y financieros que la Secretaría de Educación Pública les impone a los estados bajo la premisa de que las distintas características de las diversas regiones no permiten mantener soluciones adecuadas a los problemas regionales.

Otros obstáculos son la carencia de recursos económicos, intereses de gremios, inercias y vicios que el sistema ha permitido. El gobierno, como ya antes se dijo, se sigue sintiendo dueño del Presupuesto, de las escuelas, de los programas y contenidos educativos. La descentralización, señor Secretario, sólo existe en el plano operativo, más no en el normativo ni en la capacidad de gestión que deben de tener estados y municipios, los que todavía hoy pueden proponer, pero no opinar y mucho menos decidir.

Como se habrá dado cuenta en esta comparecencia y que usted mismo ha reconocido, el federalismo educativo, señor Secretario, y al que consistentemente aluden los documentos oficiales, no es sólo una cuestión de recursos, conlleva voluntad y confianza, planeación estratégica amplia y de futuro, que involucre la visión y la participación de más de uno y no únicamente del gobierno federal, que ha ignorado y ha excluido de las decisiones educativas a estados y municipios.

En su conciencia, señor Secretario, y en la conciencia del doctor Zedillo, quedará lo que la Secretaría de Educación fue capaz de hacer por los mexicanos en este sexenio, pero también queda en su conciencia lo mucho que dejó de hacer para entregarnos estos resultados de cuarto mundo, donde millones de compatriotas han quedado marcados de por vida por esta educación y excluidos, además, del desarrollo.

Muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias a la diputada Celita Alamilla Padrón.

Para formular las preguntas, en nombre del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, tiene la palabra hasta por cuatro minutos, el diputado Ildefonso Zorrilla Cuevas.

El diputado Ildefonso Zorrilla Cuevas:

Con su permiso, señor Presidente. Bueno, empezaré por mostrar mi extrañeza, porque esta comparecencia no se hizo en el Pleno, sabiendo todos la importancia de la educación y las profundas reflexiones que han hecho los señores diputados de todos los partidos y las respuestas que ha hecho el señor Secretario.

La laicidad, es una categoría política necesaria para que funcione la libertad, la laicidad le da cauce a la libertad de conciencia y garantiza la tolerancia. Pienso que los avances en la materia, fueron considerables en esta administración. Los asuntos sobre la vida sexual en los libros de texto gratuito, las lecturas para padres de familia, por cierto se distribuyeron con oportunidad desde el Distrito Federal, hasta la aldea más alejada.

Los estudios sobre la vida, que editó el Instituto Nacional de Educación para los Adultos, pero además este asunto de la sexualidad, fueron aceptados por las organizaciones sociales, por las iglesias, por todos los sectores, demostrando esto un cuidado intenso, un trabajo intenso de las autoridades educativas. Después de todo, evitar la confrontación y avanzar en armonía, es cualidad de los gobiernos democráticos.

Sin embargo, en la laicidad se ha perdido el cuidado de las formas y en este tema la forma tiene un valor real para la República, por lo menos desde la Guerra de Reforma. Independientemente de las creencias, los ritos o las liturgias de los gobernantes. ¿No considera usted, señor Secretario que no hemos estudiado la laicidad como forma de comportamiento de gobierno y de los gobernantes?

Otra reflexión, Octavio Paz escribió que la cultura es el mayor fruto de la Revolución Mexicana. Por otra parte, usted, hace un momento decía que lo más descentralizados es la cultura. Si bien, Rafael Tovar y De Teresa decía hace poco que lo que hay que descentraliza son los servicios y los bienes culturales.

¿Por qué entonces insistimos en enseñar el arte a través de la educación formal? Y no transmitimos los conocimientos a través del arte. Precisamente en el despacho en el que usted dignamente trabaja, está uno de los murales de Montenegro, en el que consagra el arte como fuente de conocimiento.

Por último, sabemos todos que hemos confundido universidad de masas con universidad masiva. Aceptamos la conveniencia de la autonomía universitaria sin correr sus riesgos.

En el último conflicto de la UNAM las autoridades universitarias provocaron el conflicto y no lo resolvieron. La cuestión de las cuotas no es cuestión de finanzas, es cuestión de principios.

La gratuidad es un compromiso del gobierno, pero también es un compromiso con el pueblo de los egresados de las universidades públicas. ¿Cómo podemos hacer compatible, señor Secretario la universidad de masas con el rigor académico? ¿Las exigencias de maestros y alumnos con la regularidad en los programas escolares?

Señor Secretario, conozco su honestidad intelectual, por eso pienso que siempre trabajó pensando en que la educación es una signatura pendiente con la Revolución. Y decía Vasconcelos: "Si no educamos al pueblo, no será posible los postulados de 1910". Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias diputado Ildefonso Zorrilla Cuevas.

Tiene la palabra, hasta por 8 minutos el señor Secretario de Educación Pública, el licenciado Miguel Limón Rojas.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Efectivamente, señor diputado, la laicidad ha sido un principio básico de la educación pública que, a mi juicio, debemos los mexicanos preservar celosamente porque es, efectivamente, la garantía para el ejercicio de la libertad.

Hay que recordar que la laicidad no solo no es contraria a un espíritu religioso de las personas. No es contraria tampoco a las creencias que abrigue y cultive el ser humano. Simplemente la laicidad es la garantía de que todas esas religiones y que todas esas formas muy diversas de explicarnos el mundo más allá de lo científico, puedan coexistir en una sociedad civilizada, pero adicionalmente, la laicidad, como base para creer en el valor que tiene libertad y el sentido de responsabilidad del ser humano, que es lo que nos ha permitido innovar a lo largo de estos años, que en el ámbito de los valores y dentro de este marco valorativo, en el orden de la educación sexual que a nuestro juicio tiene un valor importante en el desarrollo cultural de nuestro país.

Yo creo que es de esas acciones y de esos programas, cuyos efectos podremos medir a largo plazo de manera favorable y veremos, entonces, que este tema que nos preocupa de la calidad de la educación, no es algo que haya sido ajeno al trabajo de estos años.

Yo estoy de acuerdo con usted en lo que se refiere a la educación artística, diputado. Me parece que en esto es mucho lo que todavía podremos hacer en el futuro. Me parece que ahí están también las ventajas de que en un país como el nuestro y en nuestro desarrollo, la educación y la cultura se encuentren tan íntimamente relacionadas. Yo creo que hay aquí un trabajo arduo a realizar con los maestros. Me parece que también la diversidad regional es aquí una fuente de riqueza enorme al contrario de lo que algunos piensan, el federalismo no ha sido para remachar la centralización.

Yo respeto el origen de esos prejuicios, pero no los comparto y me parece que la discusión y el análisis será rico para poder esclarecer en beneficio y para que nosotros también como autoridad educativa podamos aprender y mejorar siempre, así es la educación. La educación no excluye la autoridad de la necesidad de aprender.

La otra parte a que usted se refiere en su intervención relativa a la universidad de grandes números, con el rigor académico, pues quisiera expresar con mucha claridad que México decisión hace treinta años, decidió pronunciarse para ser compatible los grandes números en la educación superior con la educación de calidad.

Ese desarrollo ha sido disparejo, primero, abrimos las puertas, dejamos entrar, construimos los edificios y durante un buen tiempo hubo una carencia importante de maestros, hubo muchas universidades del país con un bajo nivel académico, pero esto se ha venido mejorando de manera progresiva y sólo ha tenido interrupciones indeseables cuando más bien, desde fuera, las universidades han querido ser utilizadas como bastiones de lucha política en la pugna por el poder. Y esto es algo que me parece que este Congreso ha de tener en cuenta, por lo cual ha de vigilar.

Me parece que frecuentemente no mencionamos estos hechos, que son graves y que son de un enorme prejuicio para la educación, pero tenemos muchos ejemplos internacionales de países a tomar... respetables, a tomar en cuenta, que nos enseñan cómo sí es posible hacer compatibles los grandes números con la calidad, siempre y cuando seamos rigurosos en el respeto a ciertas normas y a ciertos principios básicos, siempre y cuando seamos rigurosos en la puesta en marcha de los programas que nos aseguren el mejoramiento ininterrumpido de la calidad, que aseguremos que los profesores tengan alternativas continuas y permanentes para su desarrollo y superación, que la investigación se encuentre íntimamente ligada a la docencia, que los investigadores puedan desarrollarse sin desatender sus obligaciones de dedicar tiempo a los alumnos, porque esta será la forma como evitemos la deserción que los profesores tengan una mejor preparación pedagógica y didáctica, también para cumplir con sus obligaciones. Y yo creo que de esta manera, cuidando también la cuestión de la pertinencia para seguir desarrollando la diversificación, podremos seguir asimilando el reto de crecer de manera continua. Sería muy difícil encontrar otro ejemplo nacional que mostrará un crecimiento tan pronunciado en la matrícula de la Educación Superior, como el que ha tenido México; esto habría sido imposible de lograr sin apoyo a las instituciones de Educación Superior.

Solamente que, insisto, esos apoyos que deberán ser siempre crecientes, deberán estar vinculados a programas muy concretos que aseguren el mejoramiento de la calidad y el óptimo rendimiento de los recursos. Muchas gracias, diputado. (Aplausos)

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario de Educación Pública.

Para ejercer el derecho de réplica del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, tiene la palabra hasta por cuatro minutos, la diputada Silvia Romero Suárez.

La diputada Silvia Romero Suárez:

Con su permiso, señor Presidente. Compañeras y compañeros diputados, señor Secretario.

Quiero abordar en ésta última participación, un rubro importante del sistema Educativo Nacional, como lo es la educación normal; en diversos foros de análisis sobre avances y problemas de la educación en sus diferentes niveles, al referirnos a la educación normal, hemos obtenido conclusiones de mucha coincidencia, que enfocan esta problemática hacia tres áreas prioritarias.

Los sustentos teóricos y los contenidos de planes y programas de estudio, el control de la matrícula, tanto en el número de inscritos, como en el acatamiento al perfil de ingresos de los seleccionados y, la estructura administrativa, académica y social de las escuelas normales, principalmente las rurales. Me referiré en esta ocasión, al establecimiento y control de la matrícula de las escuelas normales.

Para lograr equilibrio, entre la demanda de maestros y la producción de los mismos, es indispensable evitar que un gran número de docentes, se sientan frustrados por no encontrar fuentes de trabajo en la educación pública, y muchos de ellos, tengan que trabajar de taxistas, de meseros, de ambulantes, etc.

Ciertamente, al lanzarse las convocatorias para inscripción inicial, se fijan topes para la admisión de aspirantes en las normales oficiales, pero muchas veces las presiones políticas radicalizadas, logran que el sistema educativo amplíe la inscripción y agregue nuevos alumnos y hasta nuevos grupos, rompiendo el equilibrio buscado. Aún, es mayor el problema en el control de la inscripción en las normales privadas, en las que por causas diversas, se permite una inscripción casi indiscriminada en cuanto solicitante se presenta.

Otro problema -señor Secretario- de suma gravedad, lo representa la estructura de las escuelas normales rurales, pues sí bien es cierto que las escuelas urbanas también presentan serios problemas como falta de espacios académicos y administrativos entre otros, las escuelas normales rurales lo son más; estas escuelas que son internados, creados hace muchos años para albergar adolescentes, que al terminar su Educación Secundaria pasaban a cursar la Normal, y que dieron origen a un gran movimiento histórico del normalismo, ahora los utilizan adultos de diversas edades, que por sus mismas características, organizados a nivel escuela y a nivel nacional, han creado al interior de las escuelas, una serie de problemas académicos, administrativos y de orden social, que todos los que estamos aquí conocemos, y que repercuten hacia las poblaciones donde se asientan, y que con frecuencia entran en conflicto con autoridades educativas, municipales y estatales; apoyados, casi siempre, por grupos externos, algunos de ideas radicales y opuestas al sistema educativo y al político.

Señor Secretario:

Nuestras reflexiones que queremos compartir en esta comparecencia, son sobre este asunto.

¿Qué medidas tomará la Secretaría de Educación Pública para ejercer un auténtico control de la matrícula en las escuelas normales, oficiales y particulares, para evitar la sobreproducción de maestros, a quienes no pueden dar trabajo, con la consiguiente frustración de maestras y maestros, que adultos ya, tienen que buscar su sobrevivencia, trabajando en cualquier cosa, para satisfacer sus necesidades primarias?

Y el otro asunto...

El Presidente

Diputada, se ha acabado su tiempo, le ruego, por favor, respetuosamente, terminar.

La diputada Silvia Romero Suárez:

Muy bien, termino, señor...

Por lo anterior, la fracción parlamentaria del PRI, propone: que deben fortalecerse las escuelas normales mexicanas, deben incorporarse a los procesos de evaluación institucional y de académicos para mejorar su calidad.

Las diputadas y los diputados debemos legislar, para confirmar su pertinencia, su calidad, y el derecho de existir, que con su trabajo se han ganado en la historia de nuestra nación, sólo con ellas México puede aspirar a mejorar la calidad de la Educación Básica; sólo con ellas podemos formar los maestros y las maestras mexicanos, que la Educación Básica necesita el siglo XXI. Muchísimas gracias por su atención.

El Presidente:

Gracias a la diputada Silvia Romero Suárez.

Con su intervención culmina la segunda ronda, y de conformidad con el acuerdo que registra comparecencia, se le otorga la palabra hasta por diez minutos, al señor secretario de Educación Pública, el licenciado Miguel Limón Rojas, para el mensaje final de esta comparecencia.

El Secretario Miguel Limón Rojas:

Señoras y señores legisladores:

Me ha dado mucho gusto tener con ustedes este diálogo, porque más allá de nuestros acuerdos o desacuerdos propios de un ejercicio democrático, coincidimos en que es necesario dar más y mejor educación a todos.

A pesar de las insuficiencias y deficiencias que aún persisten, y que reconocemos, en la educación pública puedo asegurarles que el esfuerzo realizado en estos seis años, se ha concretado en más oportunidades de estudio, para un mayor número de niños y jóvenes, que han disminuido algunas disparidades en la calidad de la educación, y que hemos atenuado la desigualdad educativa que proviene de la marginación social.

Tengo la certeza de que hoy, aún con serios problemas, la educación es de mejor calidad, porque a los conocimientos cuya impartición hemos enriquecido, se han agregado nuevos contenidos que pretenden hacer de nuestros niños y jóvenes, mejores seres humanos, capaces de vivir en armonía con su medio natural y social de manejar responsablemente su sexualidad, de aceptar la pluralidad del pensamiento; y por lo tanto, de hacer de la tolerancia y el respeto, valores en los que se finque una mejor convivencia.

Considero que ahora, la educación tiene mayor impacto en la vida de las personas, porque está mejor diseñada para satisfacer las diversas necesidades de saber, y es más acorde a las aspiraciones y condiciones de vida de quienes la reciben.

Creo que las bases que hemos construido para hacer un uso intensivo de los medios electrónicos en el quehacer educativo, contribuirán a que haya cada vez más equidad, calidad y pertinencia en la educación, porque permitirán disminuir las limitaciones de distancia, tiempo y recursos que actualmente refuerzan la marginación y representan un obstáculo para la formación permanente de las personas; tiempos difíciles de búsqueda y de cambio, nos tocaron al frente de esta Secretaría, y en esta turbulencia que parece abarcar a todos los pueblos de mundo, pusimos toda nuestra voluntad en salvaguardar y reafirmar el carácter popular nacionalista, democrática y laico de la educación.

Y en todas nuestras decisiones la tuvimos presente como medio para igualar oportunidades, y como fundamento de la unidad nacional. No olvidemos que la observancia de estos principios validados por la historia ha hecho posible nuestra superación y convivencia; veo con optimismo el futuro, porque creo que hoy como nunca antes, la educación es una responsabilidad mucho más compartida y porque tengo la confianza de que ahora existe más conciencia, de que nuestro destino individual y colectivo está indisolublemente ligado a la educación.

Muchas gracias. (Aplausos).

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario de Educación Pública. De conformidad con el acuerdo, corresponde a la Presidencia el decir unas palabras finales, también hasta por 5 minutos; ruego que por favor allá está el tiempo.

Y es en primer lugar, para expresar -y no es una expresión solemne o protocolaria-, para expresar sinceramente nuestra gratitud al señor Secretario de Educación Pública. Y le damos la gracias, porque su presencia y su participación en esta comparecencia fue difinitiva para contribuir y alcanzar el objetivo que nos habíamos propuesto los diputados y las diputadas; es, profundizar en el análisis del VI Informe de Gobierno, y definitivamente, al término de esta comparecencia, yo estoy seguro que cada uno de nosotros podrá coincidir que ese objetivo lo hemos alcanzado.

Y lo hemos logrado dentro de una... marco, de un diálogo muy republicano y digo muy republicano, porque muy entre poderes, entre el Legislativo y Ejecutivo, cada uno desde sus responsabilidades constitucionales de manera corresponsable, pero todos hemos participado aquí conscientes de que compartimos una responsabilidad y un deber ante la nación mexicana.

Lo hemos hecho de manera respetuosa, aquí se ha expresado esta diversidad y esta pluralidad política que distingue a la nación mexicana, pero esta diversidad en donde hay por supuesto, diferencias, son diferencias que nos distinguen pero no nos separan en la unidad de propósitos que todos tenemos, como... les ha quedado acreditado en el propósito de mejorar la educación pública en México.

Las coincidencias son muchas, permítanme citar algunas de diferente manera, pero... diferentes grupos parlamentarios expresaron aquí, que la educación es esa palanca, es una palabra que usaron unos le dicen palanca para... fundamental para el desarrollo; otros le llamaron para la modernización; otros para el cambio; ¡en fin!, ¡palanca!, que tiene como propósito que -justamente como lo señala nuestra Constitución- la persona, que es el fin, tenga la oportunidad de tener ese desarrollo integral; ¡pleno de toda sus potencialidades, de todas sus facultades, para que viva con mayor plenitud y desarrolle su ser, su persona!

Yo pienso que aquí también quedó muy claro que una coincidencia es que la educación en nuestro país -y esto es una convicción compartida-, ha de ser pública; la educación pública ha de ser laica; y la educación pública y laica ha de ser gratuita.

Los retos que surgen son muy claros; uno: que como diputados muy pronto vamos a tener que resolver cómo le subimos al gasto o -por usar una expresión juarista- "a la inversión en educación pública".

Definitivamente, tenemos que subir el porcentaje del Producto Interno Bruto que se está asignando a la educación; rescatar esas áreas, como Ciencia y Tecnología, como deportes y otras que se han planteado; darle más recursos a la educación; ¡ése es un reto que vamos a compartir!, porque vamos a ver de dónde y cómo los diputados que tenemos facultades exclusivas en esta materia, tenemos que sacar los recursos para ello.

Otro reto que queda muy claro que se comparte; es conciliar la calidad educativa y atender esa gran demanda ¡esa cantidad en la educación! El atemperar las asimetrías y las contradicciones, de alguna forma los contrastes entre esas aulas bien equipadas y aquéllas a las que les falta prácticamente todo.

¡En fin!, el reto es que justamente logremos también ese equilibrio entre la necesaria centralización y descentralización; centralización para cohesionar el todo, para fortalecer la identidad nacional, los valores comunes a todos los mexicanos, y al mismo tiempo, la descentralización necesaria donde está esa identidad local, ese cariño local a esa tierra donde nacimos y a su comunidad y a su gente.

Alguien dijo que el amor a lo universal pasa por lo particular; y eso lo tiene que reconocer, definitivamente, cualquier sistema educativo.

Otra coincidencia es que la educación debe contribuir a la consolidación y al fortalecimiento de la democracia en nuestro país; ¿cómo?, ¡bueno!, pues justamente fomentando, a través de la educación, valores democráticos; entre ellos, fundamental para democracia es la tolerancia, el respeto al otro; el respeto a la diferencia.

¡En fin!, queda claro que la educación -y todos compartimos la idea- de que el valor de la razón, el amor a la verdad, el constantemente estar buscándola y siempre luchando para alejar los fanatismos, es un propósito que todos compartimos.

Queda claro, que lo más importante para nosotros, aquí ha sido el ver cómo hacemos, como diputados, algo para subir el gasto en materia educativo, en la inversión. Y no es nada más fundamental para México, permítanme terminar diciéndolo como cualquier otro ser humano, para todas las familias mexicanas.

¿Quién de nosotros que es padre de familia no quiere dejar como mejor herencia para sus hijos, la mejor educación posible? ¡Vamos haciéndolo por esas familias mexicanas!; ¡vamos haciéndolo por esos padres y esas madres mexicanas que están dispuestas a sacrificar cualquier cosa, con tal de que sus hijos tengan mejor educación!; ¡vamos a contribuir con ellos! ¡Muchas gracias!

De conformidad con lo que establece el artículo séptimo, numeral cinco de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta reunión, será remitida al ciudadano Presidente de la República para su conocimiento.

Se ruega a la Comisión asignada de diputados se sirva acompañar al ciudadano Secretario, cuando decida abandonar el salón. ¡Muchas gracias!