Comparecencia de la Presidenta del Consejo Nacional para la Cultura
y las Artes, Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa, correspondiente
al Primer Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa
José Manuel Correa Ceseña

Presentación
Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa

FIJAN LA POSICIÓN GENERAL DE SU GRUPO PARLAMENTARIO, LOS DIPUTADOS:

Bertha Alicia Simental García , Partido de la Sociedad Nacionalista
Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo
María Teresa Campoy Ruiz Sánchez, Partido Verde Ecologista de México
Elías Martínez Rufino, Partido de la Revolución Democrática
Juan Alcocer Flores, Partido Acción Nacional
Florentino Castro López, Partido Revolucionario Institucional

Para hacer los comentarios que juzgue pertinentes
Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo
Respuesta: Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa
Réplica: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo

Pregunta: María Teresa Campoy Ruy Sánchez, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa

Pregunta: Uuc-Kib Espadas Ancona, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa
Réplica: Uuc-Kib Espadas Ancona, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Rafael Barrón Romero, Partido Acción Nacional
Respuesta: Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa
Réplica: Luis Fernando Sánchez Nava, Partido Acción Nacional

Pregunta: Ildefonso Zorrilla Cuevas, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Sara Guadalupe Bermdez Ochoa
Réplica: Nahum Ildefonso Zorrilla Cuevas, Partido Revolucionario Institucional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Rosa Delia Cota Montaño, Partido del Trabajo
Respuesta: Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa
Réplica: Rosa Delia Cota Montaño, Partido del Trabajo

Pregunta: María Teresa Campoy Ruíz Sánchez, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa
Réplica: María Teresa Campoy Ruíz Sánchez, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Manuel Duarte Ramírez, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa
Réplica: Manuel Duarte Ramírez, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Oscar Romeo Maldonado Domínguez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa
Réplica: Gregorio Arturo Meza de la Rosa, Partido Acción Nacional

Pregunta: Esther López Cruz, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa
Réplica: Benjamín Ayala Velázquez, Partido Revolucionario Institucional

COMENTARIOS FINALES
Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa

MENSAJE INSTITUCIONAL
María Elena Álvarez Bernal









27 DE SEPTIMBRE DE 2001

COMPARECENCIA DE LA PRESIDENTA DEL CONSEJO NACIONAL PARA LA
CULTURA Y LAS ARTES, SARA GUADALUPE BERMÚDEZ OCHOA

El Presidente de la Comisión de Cultura, José Manuel Correa Ceseña:

Señoras y señores diputados. Señores invitados, señoras invitadas.

Esta Presidencia informa que ha ocurrido el registro de diputados y por tal motivo se establece el quórum. Se abre la reunión.

De conformidad con el artículo séptimo, numeral cuatro de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, comparece la ciudadana Sari Bermúdez, Presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, invitada a esta reunión de la Comisión de Cultura en la que se llevará a cabo el análisis del Primer Informe de Gobierno del Presidente de la República, Vicente Fox Quesada, en el tema de su competencia.

Quiero señalar a la distinguida concurrencia y a las señoras y señores diputados que nos acompaña como representante de la Mesa Directiva la diputada María Elena Álvarez Bernal.

Se dará lectura al acuerdo parlamentario aprobado por la Cámara de Diputados en la sesión del 11 de septiembre.

El acta, por favor.

Paso a dar lectura al acuerdo respectivo.

"Primero. El presente acuerdo regulará exclusivamente lo relativo al formato que habrá de observarse durante las comparecencias de los funcionarios del Ejecutivo Federal ante la Cámara de Diputados, a efecto de realizar el análisis del Primer Informe de Gobierno del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Administración 2000-2006.

Segundo. Las sesiones en las que se desahogarán las comparecencias se desarrollarán conforme a las siguientes bases:

En primer término, el funcionario compareciente expondrá el estado de su respectivo ramo hasta por 20 minutos.

A continuación, un representante de cada grupo parlamentario hablará hasta por 10 minutos para establecer la posición del grupo respecto del tema.

Agotada la ronda de posicionamientos a que se refiere el punto anterior, el funcionario compareciente hará uso de la palabra nuevamente hasta por 10 minutos para hacer los comentarios que juzgue pertinente.

A continuación se dará inicio a una ó dos rondas de preguntas y réplicas, según el acuerdo que para cada comparecencia adopte la Junta de Coordinación Política, que se desarrollarán cada una, y en su caso, sucesivamente de la forma siguiente:

Cada grupo parlamentario planteará al funcionario por conducto de uno de sus diputados una pregunta en un tiempo no mayor a cuatro minutos.

El funcionario responderá a cada pregunta lo conducente durante un lapso que no excederá de ocho minutos.

El grupo parlamentario en turno tendrá derecho a una réplica de hasta cuatro minutos.

El orden de intervención de los diputados, tanto para el posicionamiento, como para las preguntas y réplicas será de manera ascendente según el número de legisladores integrantes de cada grupo parlamentario.

5. Concluída la etapa de preguntas y respuestas y réplicas, el funcionario dirigirá a la asamblea un mensaje final de hasta 10 minutos.

El Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados concluirá la comparecencia con un mensaje institucional de no más de 10 minutos.

Tercero. Las comparecencias que se realicen ante comisiones, se desarrollarán en lo conducente conforme a las reglas aplicables en el Pleno. El mensaje institucional final estará a cargo de quien las Presida.

Cuarto. Las comparecencias en Pleno o Comisión se llevarán a cabo conforme al número y programación que acuerde la Junta de Coordinación Política, iniciando el día martes 11 de septiembre con la del Secretario de Gobernación ante el Pleno.

De conformidad con el acuerdo parlamentario aprobado por la Honorable Cámara de Diputados, que norma el procedimiento para el análisis del Primer Informe de Gobierno y dar cumplimiento al punto segundo, numerales 1, 2 y 3, se concede el uso de la palabra a la ciudadana Sari Bermúdez, hasta por 20 minutos.

La Presidenta de Conaculta, Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa:

Señor Presidente de la Comisión de Cultura de la Honorable Cámara de Diputados, señoras y señores legisladores. Muy buenos días a todos.

Es para mí muy alentador que por primera vez un titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes sea llamado a responder a los comentarios y observaciones surgidos del análisis de un Informe de Gobierno del ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Valoro esta convocatoria inédita como la decisión del Poder Legislativo de dar a la cultura un lugar propio y específico en esta evaluación y esta reflexión cuidadosa sobre los temas prioritarios de la agenda nacional.

Estoy plenamente consciente de la gran responsabilidad que significa este llamado, de la importancia del precedente que sienta y de la nueva dimensión que se le reconoce a la cultura en el debate público sobre los grandes temas que nos conciernen y que más nos preocupan a todos.

Nada por ello podría darme más satisfacción que este momento como titular de una institución que justamente se ha propuesto poner hoy el acento en el interés y la participación de todos como condición fundamental de una gran transformación que convierta a la política cultural en una genuina política de Estado.

Los pasos que se han dado en los meses transcurridos de esta administración reseñados en el I Informe de Gobierno del ciudadano Presidente de la República han estado encaminados fundamentalmente a avanzar hacia este objetivo que no es otro que el de lograr que todos los mexicanos bajo un principio irrenunciable de igualdad de oportunidades participemos en la creación, en la protección y en la difusión de la cultura, al igual que en el disfrute de los bienes que se generan y los servicios públicos que se prestan a partir de ella.

El punto de partida fue un diagnóstico riguroso en cada uno de los campos de acción de la política cultural que nos ha permitido conocer su respectivo estado y sus necesidades para así trazarnos objetivos específicos, líneas de acción, metas y sistemas de evaluación y rendición de cuentas.

Este proceso de consulta, estudio y análisis que no hemos llevado a cabo solos pues en él participaron desde creadores y especialistas hasta ciudadanos en general, fue la base de la elaboración a lo largo de estos meses del Programa Nacional de Cultura 2001-2006 La Cultura en tus manos que se dio a conocer el pasado 22 de agosto simultáneamente en todas las entidades federativas.

El Programa Nacional de Cultura 2001-2006 sistematiza y especifica los conceptos y las orientaciones con los que el sector cultural ha venido trabajando desde los primeros días de esta administración y que se han visto enriquecidos y replanteados con el valioso aporte de los diversos sectores de la sociedad. Es el documento que establece los principios y las condiciones básicas para que se puedan cumplir los objetivos de la política cultural e impulsar cambios profundos en las formas, los alcances y los beneficios de la acción cultural.

El Programa define la misión de la política cultural en estos términos: Acrecentar la equidad y la igualdad de oportunidades de desarrollo cultural a partir de la preservación y difusión del patrimonio cultural en toda la variedad de sus manifestaciones tangibles e intangibles, pasadas y contemporáneas, y del estímulo y el impulso a la educación, la creación y difusión artísticas y culturales al alcance de todos los mexicanos.

Ustedes pueden revisar con detalle los planteamientos al respecto en el texto del Programa.

Me limitaré ahora a referirme a las reformas estructurales que son necesarias para lograr estos cambios. En estos meses les hemos expresado señoras y señores legisladores nuestra mejor disposición a colaborar con ustedes en todo lo necesario para la revisión del Marco Jurídico del Sector Cultural.

Son ya varias las reuniones de trabajo que hemos sostenido para intercambiar información y puntos de vista sobre la necesidad de que nuestra Constitución reconozca e incorpore el derecho de todo mexicano a la cultura y sobre la conveniencia de contar con una Ley General de Cultura que confiera un Marco Jurídico unitario, una adecuada distribución de competencias entre las instituciones de los tres órdenes de Gobierno y formas de canalizar el interés y la plena responsabilidad de la sociedad civil en el campo de la cultura.

Prueba de esta colaboración que hemos mantenido son las modificaciones a la Ley del IPAB, las que permitieron a las instituciones culturales conservar importante patrimonio artístico e histórico para el disfrute de todos los mexicanos, esto lo hicimos juntos.

Particularmente importante es actualizar nuestra legislación de Protección del Patrimonio Cultural pero al mismo tiempo es urgente la definición de otros marcos normativos también estratégicos para el desarrollo cultural del país, como los relativos al Mecenazgo, el Derecho de Autor y muy particularmente el estímulo a las industrias culturales.

La importancia que la sociedad mexicana concede a la cultura como un tema prioritario de la agenda nacional, debe corresponder a una consecuente asignación presupuestal.

También hemos coincidido plenamente en la necesidad de una Reforma Institucional que confiere al Consejo Nacional Para la Cultura y las Artes una personalidad jurídica congruente con su función y con la necesidad de lograr transparencia y eficacia en el ejercicio de sus atribuciones.

En el diagnóstico y la evaluación de todos estos proyectos legislativos, conjuntamente con ustedes, con grupos intersectoriales, con cámaras industriales y con la comunidad cultural estamos avanzando considerablemente en el acopio de la información y los análisis que permitirán definir los instrumentos legales más adecuados a nuestra realidad y nuestras necesidades.

Herramientas también sumamente importante y necesarias para llevar a cabo los cometidos del Programa Nacional de Cultura son los espacios y los mecanismos que debemos crear para lograr la participación organizada y corresponsable de la sociedad.

En lo fundamental, estamos proponiendo para ello la creación de órganos consultivos de distinto nivel. Un Consejo de carácter nacional con la participación de representantes de las instituciones federales y estatales de Cultura, de creadores y miembros de la sociedad civil que asesorará al Conaculta y consejos de especialistas que apoyarán a los titulares de las instituciones en la formulación y evaluación de proyectos y programas por disciplina.

Asimismo, consejos ciudadanos estatales y municipales que incluyan la participación de personas representativas de los distintos sectores de la sociedad civil y cuya función principal será contribuir a dar una expresión claramente local, apegada a las necesidad e iniciativas de cada comunidad, a los lineamientos de carácter nacional que establezca la política cultural.

Nuestra meta inicial es promover la constitución de estos consejos municipales en 500 municipios del país en los que se concentra el 85 por ciento de nuestra población.

Para impulsar el desarrollo de los municipios, trabajamos también en el establecimiento de un nuevo mecanismo de financiamiento, de acciones y proyectos culturales, los fondos municipales para el desarrollo cultural integrados con aportaciones de los 3 órdenes de Gobierno.

En estos meses hemos trabajado también con intensidad en otro cambio profundo que desde hace mucho tiempo es urgente promover en nuestro país: la vinculación entre cultura y educación.

Hemos establecido un diálogo permanente con la Secretaría de Educación Pública alrededor de lo que consideramos un punto vital: la participación del Consejo Nacional Para la Cultura y las Artes en la Reforma que la Secretaría de Educación Pública impulsará en las políticas educativas enfocadas en la transformación de las prácticas educativas de maestros y alumnos en el aula.

Se trata de fortalecer orgánicamente la presencia de la cultura en los espacios educativos y la presencia de niños y jóvenes de escuelas públicas en los espacios culturales.

Entre las prioridades de esta nueva vinculación de educación y cultura están la ampliación de la presencia y la calidad de la Educación Artística en la Educación Básica, para ello se ha desarrollado la infraestructura para la operación de un programa de educación a distancia mediante la Red Nacional de las Artes y del Canal de las Artes, Canal 23 de la Dusat (?), así como la formación de maestros en coordinación con la Universidad Pedagógica Nacional.

Estamos también promoviendo la creación de centros de las artes en los estados, para contar con posibilidades de formación artística profesional, impulsadas por el Centro Nacional de las Artes en las diferentes regiones de la República.

Otra prioridad es el fortalecimiento de la valoración del patrimonio cultural, tanto universal como nacional y local en el Sistema Educativo Nacional, mediante el enriquecimiento de contenidos en los libros de texto y los planes de estudio.

Destaca también el apoyo que estamos recibiendo de la Secretaría de Educación Pública para el desarrollo de contenidos, servicios educativos y equipamiento tecnológico de las bibliotecas públicas.

A este apoyo se suman el Programa de Revitalización de Instalaciones, que pondremos en marcha con recursos crediticios directos a los municipios y los esfuerzos de actualización de los acervos y de capacitación del personal que elevarán sustancialmente la calidad de los servicios de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas. Se debe considerar también la coordinación de esfuerzos entre el sector educativo y cultural, para impulsar el fomento de la lectura y el libro.

Desde el Conaculta hemos puesto en marcha este programa bajo la denominación hacia un país de lectores, porque nos proponemos que sirva para asentar las bases, para que el mediano y largo plazo en México se multiplique el número de personas de todas las edades que lean libros habitualmente, por afición, por gusto y por convencimiento.

La lectura es la base del desarrollo educativo y cultural en todas sus vertientes y es una práctica esencial en la mayoría de las actividades de la vida cotidiana, en el trabajo y el desarrollo personal y social.

Este programa se desplegará en la producción editorial de colecciones y títulos de amplia circulación y bajo costo, en la promoción de la lectura en todas sus formas, principalmente a través de los medios de comunicación y en la multiplicación de los espacios y las oportunidades para leer, además de las bibliotecas, las librerías, salas de lectura y ferias del libro.

El Programa Nacional de Cultura 2001-2006 ha implicado una redefinición de los campos de acción de la política cultural, la adopción de algunos nuevos y distintos cambios de acento y de enfoque a las líneas de acción ya existentes.

Además de las áreas de educación e investigación en el campo artístico y cultural y de lectura y libro que ya es gozado, en el campo de la investigación y conservación del patrimonio cultural consideramos impostergable integrar al patrimonio cultural como elemento imprescindible de las políticas públicas en los tres órdenes de gobierno, a los programas sociales y a los planes parciales de desarrollo. Integrar su valoración y amplio conocimiento, además a la educación, es requisito básico para crear una verdadera conciencia pública sobre su importancia.

Hemos tratado de reflejar este énfasis en la creación y adopción de instrumentos concretos para su protección, como son las 13 declatorias de patrimonio cultural que se han emitido en los meses que lleva esta administración y que ya superan el total de las publicadas en la administración anterior.

En el campo de las culturas populares e indígenas estamos poniendo en marcha programas que incursionan por primera vez en la atención especial a importantes sectores, como son las mujeres indígenas, los migrantes, los artesanos y la microempresa cultural. Un apoyo fundamental debe ser la capacitación, ejemplo de lo cual es el Programa Especial de Escuelas Itinerantes de Diseño Artesanal.

Patrimonio, desarrollo y turismo es un nuevo campo de acción incorporada al Programa Nacional de Cultura, que reconoce el enorme potencial del turismo sin poner en riesgo el patrimonio cultural del país.

Hemos establecido ya un importante convenio de colaboración con la Secretaría de Turismo para el desarrollo de proyectos conjuntos de alto impacto.

Desde su fundación hace 11 años, el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, ha becado a 5 mil 568 creadores y contribuido a la realización de más de 25 mil obras artísticas, gracias a lo cual tenemos hoy una oferta cultural más rica y diversa que nunca.

Por eso, nos concentraremos en atender las iniciativas de la comunidad cultural y artística, en desarrollar opciones de apoyo que ofrezcan equidad y evaluaciones bajo criterios claros, que garanticen la primacía de criterios de calidad en la defensa de la libertad de expresión y en la apertura hacia la sociedad de nuevas manifestaciones del saber.

En el campo de la difusión cultural, es mucho lo que tenemos que hacer para lograr que la vocación nacional de la mayoría de nuestras instituciones culturales se cumpla en la práctica.

Pero esta es la obligación, que las compañías nacionales, los festivales, las exposiciones, los espectáculos artísticos tengan presencia no sólo en las grandes ciudades sino a lo largo y lo ancho de nuestro territorio y para beneficio de todos los públicos.

En el campo de los medios audiovisuales, se dará un nuevo impulso a la producción cinematográfica nacional. Ahora, a través del Fondo de Inversión y Estímulos al Cine, Fidecine, que logró establecerse en estos meses, después de tres años de haber sido aprobadas las reformas a la Ley Federal de Cinematografía.

Llevamos a cabo ya la reestructuración integral de la programación, tanto del Canal 22 de televisión como de Radio Educación, pensando en nuevos y mayores públicos que representen una presencia mucho más acentuada en estos medios, en la oferta televisiva y radiofónica nacional. Vamos a ampliar la cobertura de estos medios, para llegar a un mayor número de mexicanos.

Un campo de nueva definición es el de vinculación cultural y ciudadanización, aquí la labor se enfoca a la creación de los cauces de participación ciudadana organizada, como los consejos estatales y municipales. También a la relación permanente de colaboración cultural entre la federación y los estados, a través de acuerdos de coordinación y mecanismos de financiamiento como los fondos ya existentes, a los que estamos agregando ahora los fondos municipales para el desarrollo cultural y los fondos para el desarrollo de la cultura de jóvenes.

En este campo destaca además, un nuevo proyecto de atención a públicos específicos, que consideramos particularmente importante, porque por primera vez, considerará de manera sistemática a los grupos marginados de nuestra sociedad, sea por discapacidad o por situación social, en espacios como hospitales, reclusorios, consejos tutelares, centros de readaptación social, asilos, casas hogar, etcétera. Ahí llevaremos los bienes y servicios culturales.

Es nuestra responsabilidad, que también estos grupos de mexicanos tengan acceso a todo ello. En el campo de la cooperación internacional, estamos subrayando la necesidad de participar en coordinación con otras dependencias federales, estatales y municipales, en la creación de una verdadera estrategia común, con prioridades y objetivos claramente determinados.

En este sentido, hemos venido fortaleciendo nuestra presencia en foros internacionales y enriqueciendo nuestro intercambio cultural con otras naciones.

Finalmente, con el objeto de que el Conaculta y sus entidades coordinadas puedan cumplir cabalmente con la misión y las tareas que tienen encomendadas, se está desarrollando un programa que incluye tres vertientes de acción, innovación organizacional e incorporación de nuevas tecnologías, desarrollo de personal y fortalecimiento de la administración interna para un mejor y más eficiente servicio a la ciudadanía.

Creo importante destacar, antes de concluir esta introducción, que con el conjunto de estos ámbitos de acción, estamos impulsando una política cultural inspirada y profundamente comprometida con los principios del respeto a la libertad de creación y expresión, la afirmación de la diversidad cultural, la igualdad de acceso a bienes y servicios culturales para todos los mexicanos.

La ciudadanización de las políticas culturales, del quehacer cultural, el fortalecimiento del federalismo y la promoción de un desarrollo cultural equilibrado entre las regiones, los estados y las localidades, es una política reconoce a la cultura junto con la educación como requisito indispensable del desarrollo.

Con la con la convicción de que la cultura es un derecho de todos los mexicanos y mexicanas, una necesidad en la participación de la vida civil y en el desarrollo individual y social y un componente fundamental de la calidad de vida, cambios que abran paso a una política cultural más vigorosa en el conjunto de la política de desarrollo humano y social, que la enriquezca y contribuya a un mejor logro de su misión.

El apoyo de ustedes, el interés, la voluntad y el compromiso del Poder Legislativo serán decisivos para que logremos estos cambios que requerirán de reflexión, imaginación, trabajo y diálogo intenso. Hoy damos un paso. Me atrevería a calificar como detonador de una nueva etapa de nuestra política cultural.

Celebro profundamente esta oportunidad que nos da el intercambio, que en los minutos siguientes sostendremos, reiterándoles de antemano mi mejor disposición y apertura hacia todos sus planteamientos.

Muchas gracias. El Presidente:

Están inscritos para fijar la posición de su partido y de su grupo parlamentario, los siguientes diputados: la señora diputada Bertha Alicia Simental García, por el Partido de la Sociedad Nacionalista; el señor diputado Víctor Antonio García Dávila, por el Partido del Trabajo; la señora diputada María Teresa Campoy Ruiz Sánchez, por el Partido Verde Ecologista; el señor diputado Elías Martínez Rufino, por el Partido de la Revolución Democrática; el señor diputado Juan Alcocer Flores, por el Partido de Acción Nacional, y el señor diputado Florentino Castro López, por el Partido Revolucionario Institucional.

De esta manera se concede el uso de la palabra a la señora diputada Alicia Simental García, hasta por 10 minutos.

Quiero precisar que, a pesar de lo que establece el acuerdo, se le da el tiempo de 10 minutos por ser miembro de la Comisión de Cultura y así haberlo acordado ésta.

Adelante.

La diputada Bertha Alicia Simental García:

Muchas gracias, señor Presidente, me da gusto ver que existan diputados que pueden trabajar con dignidad, un trabajo ético y profesional sin hacer distinciones en los partidos políticos.

Gracias.

Bienvenida señora Sari Bermúdez.

Con el permiso del Presidium, compañeros y compañeras legisladoras, los nacionalistas, los del Partido de la Sociedad Nacionalista no podemos pensar en el éxito de una política cultural sin tomar en cuenta que somos un país por naturaleza plurisocial, que somos un pueblo multicultural, multiétnico, que somos un país con grandes diferencias entre los diversos sectores que componen nuestra nación, que cualquier política social que no contemple la diversidad de nuestras raíces, que no respete la diversidad de nuestra cultura y de todos los elementos que componen nuestra identidad nacional está condenada al fracaso.

Los nacionalistas consideramos que un pueblo sin cultura es un pueblo sin identidad, los nacionalistas consideramos que el promover el desarrollo cultural, respetando las formas de cultura y tradiciones de las etnias y comunidades indígenas, urbanas y semiurbanas, enfocando este desarrollo a sus habilidades artesanales pueden coadyuvar a transformar sus condiciones económicas y fomentar su economía regional.

El mundo está en un proceso de transformación que está afectando la vida sociocultural de nuestra nación; nuestros gobiernos se han visto lentos en la protección de nuestras etnias; hemos sido permisivos con las sectas religiosas que están invadiendo nuestro territorio y nuestros pueblos indígenas.

Por sus carencias son fácilmente persuadidos por estor grupos de extranjeros que vienen a destruir nuestra identidad nacional, y sin identidad nacional, ellos no se sentirán parte de esta nación; es importante señalar, que el destino de nuestros pueblos indígenas forma parte del destino de la nación.

Hoy en día, señores, habitan más de 300 mil mixtecos en la ciudad Nueva York y en otros estados de la unión americana y Canadá, y con ellos también se va al extranjero nuestra cultura. Nuevamente es necesario recordar que somos un pueblo con un pasado cultural rico en tradiciones, que tiene conciencia todavía de su identidad, que aún hoy cuenta con comunidades indígenas que representan entidades culturales vivas y actuantes.

Es por ello que los nacionalistas manifestamos abiertamente nuestro apoyo, por todas aquellas actividades encaminadas a enriquecer las políticas que favorezcan el desarrollo cultural en todos sus ámbitos, porque los mexicanos nos distinguimos por nuestra cultura, tanto así, que está considerada como garantía individual en el artículo tercero constitucional, donde el estado asume la responsabilidad de fortalecer y difundir la cultura; por lo que el Partido de Sociedad Nacionalista, propone que el estado replantee sus objetivos y que comparta la responsabilidad de la preservación, promoción y difusión de las artes y la cultura, con la sociedad, con mexicanos nacionalistas comprometidos en participar, mexicanos conocedores de la problemática real que enfrenta este sector, por ser creadores del arte y estamos seguros, serían el complemento ideal para concretar un proyecto nacional de cultura.

Los legisladores estamos empeñados, los legisladores nacionalistas, estamos empeñados en que ésta sea la legislatura que mayor aportación haga a la cultura en materia legislativa, para preservar el acervo cultural de nuestra nación. Sabemos que mucho se ha hecho por apoyar a la cultura, pero también sabemos que falta mucho por hacer.

Estamos conscientes que actualmente no contamos con los recursos suficientes para todos los proyectos que existen por preservar nuestro patrimonio cultural, sin embargo, existen alternativas, podemos ampliar la participación del capital privado, con base a concesiones estrictamente reguladas; son muchos los cuestionamientos que quedan en el aire, sin embargo, los nacionalistas seguimos empeñados en coadyuvar en el fortalecimiento de la cultura y en el impulso a los creadores del arte.

Consideramos que es necesaria la creación de una Secretaría de Cultura, que integre los esfuerzos de las diversas organizaciones dedicadas al quehacer cultural, y que ésta sea el elemento impulsor que se necesita y la cultura ocupe el lugar que le corresponda por la importancia que tiene para conservar nuestras tradiciones y nuestra identidad.

De igual manera, dentro del sistema educativo deben estar integrados programas que fomenten realmente nuestra cultura y las expresiones artísticas en todas su diversidad. No debemos olvidar que la escuela es el mejor centro para fomentar y fortalecer en nuestros niños futuros ciudadanos, el interés y compromiso por nuestras raíces, por nuestras etnias, el arte y la cultura, porque la realidad que prevalece en nuestra sociedad por la desinformación existente acerca de nuestro acervo cultural, sólo promueven el desinterés y limitan el desarrollo de esta área, y los nacionalistas, no estamos dispuestos que el México del futuro sea una nación sin valores, sin cultura y con amnesia de su historia.

Motivo por el cual exponemos nuestra inquietud en este tema, toda vez que en el Programa Nacional de cultura, presentado por usted, reconoce que la educación es el medio que garantiza la continuidad y difusión de la cultura.

Preguntamos, ¿podría usted señalarnos específicamente qué programas se han instalado con este propósito? Sabemos que Conaculta opera como órgano administrativo desconcentrado dependiente de la Secretaría de Educación Pública, con atribuciones jurídicas limitadas, y que su afán de cumplir con sus objetivos, promovió el convenio general de colaboración que celebraron Sectur, Conaculta, Fonatur, el INAHP, CPTM Y el INBA.

En este convenio, los nacionalistas queremos sabes ¿qué resultados ha tenido de la conjunción de esfuerzos y recursos para apoyar la protección, conservación, preservación, restauración, recuperación, difusión y promoción del patrimonio cultural, con interés turístico de México que permite el desarrollo económico y social de las regiones receptores del país en general?, pero resultados concretos y específicos.

Porque ya no podemos esperar más, para poner solución a problemas tan serios, como es aquel de las zonas arqueológicas, la invasión de sus polígonos de protección, el tráfico de piezas artísticas que ha provocado la destrucción de nuestro patrimonio cultural. Al respecto, los nacionalistas estamos interesados en conocer, qué acciones ha tomado Conaculta o cómo está coadyuvando, para que el patrimonio cultural del Casino de la Selva, en la ciudad de Cuernavaca no sea destruido (aplausos).

Por último, para los nacionalistas es importante conocer, cómo se aplica el presupuesto de Conaculta, sabemos que la implementación de sus proyectos requiere de recursos. Pregunto ¿no existe la forma de optimizarlos, gastando menos en la operatividad de la administración?; ¿no existe duplicidad de funciones entre los diversos organismos encargados del quehacer cultural?

Hemos escuchado señora, en estos momentos, planes y programas fabulosos que serán implementados en el corto, mediano y largo plazo; nosotros le solicitamos que sí nos pudiera proporcionar el cronograma de todos estos proyectos, queremos trabajar en ellos, queremos apoyar para poder incrementar sus recursos, queremos apoyar a la cultura de México.

Es por ello, que los nacionalistas reiteramos que es prioritario legislar, para apoyar de manera irrestricta todas aquellas actividades que protejan nuestro patrimonio cultural y favorezcan el desarrollo cultural, que fomenten nuestros valores, nuestra historia, la cual nos da identidad y aún en la adversidad nos da unión. Los nacionalistas asumimos nuestro compromiso y lo mismo le pedimos a usted, señora Sari, y a sus colaboradores, es cuanto. Muchas gracias. (Aplausos)

El Presidente:

Se le concede el uso de la palabra al señor diputado, Víctor Antonio García Davila, del Partido del Trabajo.

El diputado Víctor Antonio García Davila:

Con la venia de la presidencia, compañeras y compañeros diputados, señora presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Sari Bermúdez.

El grupo parlamentario del Partido del Trabajo, quiere manifestar ante ustedes, un conjunto de preocupaciones con relación a la cultura en México y el papel que ha jugado Conaculta durante su gestión en estos nueve meses de gobierno del presidente Fox.

La cultura, es la manifestación por excelencia del ser y la conciencia de los pueblos; todo aquello que trasciende en el tiempo y en el espacio, todo lo perdurable es cultura, el pensamiento y la acción del hombre, adquieren su más alta expresión cuando se da a través del arte.

Reservar, acrecentar y difundir la cultura, es una de las tareas más importantes, la más noble que el estado tiene en sus manos; nuestra cultura mestiza, conjuga lo mejor de la cultura europea y de la cultura precolombina, la enorme sensibilidad del pueblo mexicano ha bebido de esas dos fuentes, para dar lugar al concepto de mexicanidad como una forma universalmente reconocida y apreciada internacionalmente. Hemos trascendido el plano estrictamente nacional, para insertarnos en la cultura mundial.

Por todo lo anterior, nuestro partido reconoce la importancia fundamental que representan las acciones de gobierno en el plano de la cultura y por eso mismo, resalta el compromiso que tenemos todos los mexicanos para fortalecer este aspecto trascendental de nuestra vida pública.

Señora presidente, tenemos que plantearnos una interrogante; ¿estaremos a la altura del reto que implica atender e impulsar en el entorno actual los valores más altos de la cultura nacional y universal?; ¿tendremos la imaginación y la creatividad suficientes para superar el desmantelamiento del estado del bienestar, que entre cosas procuraba y alentaba el desarrollo de la cultura?; ¿seremos capaces de brindar cultura a un pueblo que cada vez se hunde más en la miseria?; ¿podremos rescatar nuestros valores culturales ante la envestida de la cultura chatarra?; ¿acaso seremos capaces, de utilizar todos los recursos tecnológicos que nos brindan los medios de comunicación, para difundir los valores más altos de la cultura?; ¿seremos también capaces de llevar la cultura a los grupos marginados de la sociedad, entre ellos a nuestros indígenas?

Él por qué de estos cuestionamientos, obedece a que nuestra visión, requerimos no solamente de buenos propósitos, sino de acciones contundentes que superen los rezagos en esta materia. México, no es un país de lectores, los mexicanos no leemos ni libros, ni periódicos, los indicadores relativos en estos aspectos son verdaderamente deprimentes y con el IVA en los libros lo serán aún más.

Todavía nuestro índice de analfabetismo es considerable, sigue rondando el 10 por ciento de población mayor de 15 años, que no sabe leer, ni escribir, para no hablar del analfabetismo funcional, que también es muy alto. En cambio, sí vemos mucho la televisión, nuestros niños, por ejemplo, pasan horas frente a la, en algún tiempo llamada, caja idiota.

Y en ese sentido, surge la pregunta, ¿no tendremos qué acaso buscar en ese medio los espacios para difundir la cultura? ¿No tendremos qué dar una lucha frontal para que, a través de los medios electrónicos, la cultura llegue a toda la población? Hay qué remontar la influencia enajenante de las barras televisivas, para proporcionar cultura de alta calidad.

El Estado, con la Legislación vigente, dispone de tiempo en los medios de difusión, para ampliarlo en la difusión de la cultura. No debemos contentarnos con las radiodifusoras y los canales de televisión del Estado, como instrumentos únicos para luchar contra la estulticia de los medios electrónicos, debemos emplear las mismas vías que deforman y alienan a los mexicanos, porque si queremos rescatar al libro como parte habitual y cotidiana del ciudadano común y corriente, es preciso que utilicemos la tecnología que esté a nuestro alcance.

Porque si queremos ciudadanizar la cultura, los empresarios y dueños de los medios electrónicos también son ciudadanos, no podemos aceptar el crudo y acre comentario que alguna vez hiciera El Tigre Azcárraga, en aquel entonces, dueño de la cadena televisiva más importante de nuestro país, de que la televisión es el único medio de entretenimiento de los jodidos. Y así lo dice en su biografía.

El presidente Fox, en campaña, reinvindicó a la tele, el bocho y el changarro, como la triada que daría bienestar a la familia mexicana. A usted, señora Presidenta, le toca enaltecer a la televisión y a los medios de difusión en general, para que sean un instrumento de la cultura mexicana, no debemos contentarnos con que los grandes potentados rescaten el Centro Histórico de la Ciudad de México, el mesenazgo es una forma de apoyar a la cultura, pero no la única.

Para nosotros, la cultura es un compromiso social, que no debe de estar sujeto al capricho o buena voluntad de los dueños del dinero. No podemos permitir que los aviesos fines de compañías transnacionales, como Cotsco, en contubernio y con las autoridades panistas del estado de Morelos, hayan pretendido destruir el Casino de la Selva, patrimonio cultural de los morelenses y de todos los mexicanos.

A usted, señora Presidenta, le corresponde tomar todas las iniciativas que permitan que la cultura se convierta en un verdadero y real compromiso social, se plasme de manera formal y se constituya en obligatoriedad para quienes disponen de los medios para hacerlo, sólo así podremos hacer llegar la cultura a todos los mexicanos, sólo así podremos acercar la literatura, la plástica, la música y nuestras tradiciones al pueblo, que es el destinatario final.

Muchas gracias.

El presidente:

Se le concede el uso de la palabra, a la señora diputada María Teresa Campoy Ruíz Sánchez, del Partido Verde Ecologista.

La diputada María Teresa Campoy Ruíz Sánchez:

Con su permiso, señor Presidente, señora presidenta Sari Bermúdez, compañeras y compañeros legisladores, señoras y señores.

La cultura no es sólo el fondo o acervo de un pueblo, es el resultado de cultivar los conocimientos humanos y perfeccionarse como individuo, mediante el ejercicio de las facultades intelectuales del hombre.

La cultura es parte importante del individuo y es un medio para hacer de él una mejor persona y un mejor ciudadano, es por esto que el Estado debe auspiciar, promover y difundir las expresiones culturales, así como reafirmar y consolidar los valores universales de convivencia civilizada mediante una nueva política cultural y una administración eficiente.

El Estado mexicano ha sido un permanente promotor de la cultura, sin embargo, los mecanismos desarrollados por anteriores administraciones para atender las necesidades de la cultura nacional no han tenido los resultados deseados debido a que la problemática de la cultura en México, gracias a su gran diversidad y regionalización es sumamente compleja.

Esto deja en evidencia la necesidad de una nueva política cultural que atienda las necesidades de los estados y de los municipios. El federalismo debe abarcar también los aspectos culturales, con lo cual se pueden optimizar los recursos destinados a fortalecer la cultura en el país.

Por otra parte, es evidente la necesidad de que el Gobierno redoble los esfuerzos para preservar nuestro patrimonio histórico y cultural, el Estado está obligado a conservarlo y protegerlo. No debe permitirse que nuestro patrimonio se pierda con el paso del tiempo ni que el pueblo de México sea privado del acceso a éste.

La vida social es la hilación de todos los sucesos, el registro histórico cotidiano relator del acontecer social tiene entre los mexicanos un valor primordial, garantizarlo es tan importante como asegurar el resguardo y permanencia del acervo que representa para las nuevas generaciones un valioso legado.

Los integrantes de mi partido estamos preocupados por la conservación de los miles de sitios arqueológicos que existen en el país, consideramos que nos es posible que se vean afectados por no contar con un registro que permita identificar y catalogar nuestro patrimonio.

Es por esto que les solicitamos realizar un esfuerzo parta que todo el patrimonio cultural esté perfectamente registrado, ya que si no sabemos qué es lo que tenemos no podremos protegerlo. Otra tarea que consideramos importante es el fomento, impulso de las artes y la formación de públicos.

La educación y la cultura artística guardan relación con el proceso educativo desde el punto de vista de sus contenidos y el despliegue integral de facultades, constituyendo posibilidades de extensión fuera de las aulas y espacios escolares.

La adecuación artística y cultural debe seguir siendo impulsada decisivamente por el Estado a través de los medios modernos de comunicación, tomando en cuenta la diversidad cultural, aprovechando que a través de medios como la televisión e Internet la cultura se vuelve omnipresente, accesible a cualquiera y en cualquier lugar.

Las bibliotecas son determinantes para la difusión de la cultura, en ellas se deposita la memoria documental de la humanidad y se constituyen la puerta local al conocimiento, proveen las condiciones básicas para que el aprendizaje duradero, el desarrollo cultural y la toma de decisiones independientes de individuos y grupos sociales.

La UNESCO en 1994 declaró en su manifiesto de la biblioteca pública que la libertad, prosperidad y el desarrollo de la sociedad y sus individuos son fundamentos de los valores humanos, los cuales serán adquiridos a través de la habilidad de ciudadanos bien informados para ejercer sus derechos democráticos y jugar un rol activo en la sociedad. En lo anterior se basa la necesidad de garantizar el acceso a una biblioteca pública para todos los mexicanos.

El Partido Verde considera que el desarrollo cultural debe ser una prioridad para el país, ya que un país sumido en la pobreza cultural no puede generar ningún tipo de riqueza. Debemos de reconocer que en materia de cultura falta mucho por hacer, no obstante, a nombre del Partido Verde Ecologista de México, le expreso mi reconocimiento por los esfuerzos que el consejo a su digno cargo está realizando. Muchas gracias.

El Presidente:

Se concede a continuación el uso de la palabra al señor diputado Elías Martínez Rufino, del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Elías Martínez Rufino:

Su permiso, señor Presidente. Señora Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa, presidenta de Conaculta; señores y señoras:

En representación de mi partido, el de la Revolución Democrática, les doy la más cordial bienvenida y agradezco su presencia. Así, me permito manifestar también la desfortuna de que el Secretario de Educación Pública no se encuentre en esta sala haciéndonos compañía para informar de este tema, ya que a él se le olvidó, siendo él directamente responsable, se le olvidó en su pasada comparecencia.

Es una verdadera pena porque luego se nos olvida que en este país, por lo menos, la cultura no es producto de educación, sino a la inversa, nuestra educación es producto de nuestra cultura.

En el México de hoy la educación, la cultura, la ciencia y la tecnología deben ser las herramientas del progreso social que consoliden la joven democracia por la que los mexicanos ejercieron su voluntad el 2 de julio de 2000.

En el México moderno, con la educación y la cultura se reproducirá el conocimiento y los valores propios de una democracia representativa y más aún, de una democracia entendida no sólo como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo, como lo establece nuestra Constitución.

De no ser así, los millones de mexicanos y mexicanas que votamos el 2 de julio del año pasado nos preguntaremos por siempre ¿para qué sirve la democracia si los cambios que le son inherentes nunca llegan? Y ¿para qué votar si la realidad permanece igual?

Nuestro Partido, el de la Revolución Democrática, considera que los programas de este nuevo gobierno debieran estar a la medida de las circunstancias de la transición política mundial a fin de consolidar un cambio real en nuestro país, sin embargo, la transición tan ambicionada por la sociedad mexicana se convirtió solo en un cambio aparente, disfrazado con verdades y falsas esperanzas en donde la política y los políticos de los pasados sexenios permanecen enquistados no sólo en el ámbito cultural, también en otros ámbitos.

La política cultural que se inicia en este sexenio con el Presidente Vicente Fox, es la misma que tuvo origen en la concepción cultural del régimen salinista, la que ha buscado alejar a la cultura de la educación nacional y de un concepto integral y sustituir la responsabilidad del Estado por la participación de la iniciativa privada.

Para ello, recordará que el Consejo que usted representa fue creado el 6 de diciembre de 1988 por decreto del expresidente Salinas, por cierto en compañía del señor Ernesto Zedillo, el cual no es cuestionado por la autoría de quien lo inventó, sino por su personalidad como órgano administrativo desconcentrado de la SEP, el cual duplica funciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia y del Instituto Nacional de Bellas Artes y quien además aplica los recursos para la cultura en nuestro país.

Me atrevo a decir esto, pues obviamente para hacer una crítica a la gestión del señor Fox y del señor Reyes Taméz, ya que a don Vicente, durante su campaña, incluso en el Programa de Cultura 2001-2006, reconoce la duplicidad de funciones y centralismo que existen en las instituciones, así como la ausencia de un marco jurídico, que por cierto nos lo debemos ya desde hace mucho, sin que por ello proponga un modelo cultural distinto.

Como usted sabe, durante su campaña el Presidente Fox se comprometió a crear la Secretaría para el Arte y la Cultura y después, bueno, después dijo que crearía un consejo, después un instituto o lo que fuera y a la fecha no existe nada, ni siquiera de anteproyecto de marco jurídico, de Conaculta que usted desde el inicio de su función se comprometió a enviar a esta Comisión de Cultura desde nuestra primera reunión, que no recuerdo la fecha exacta, para que juntos construyamos por el bien de México una propuesta alterna entre los dos Poderes y más allá de los intereses partidistas.

Recordará también que en 1992 el jefe del Ejecutivo envió a esta soberanía una iniciativa de reformas y adiciones a diversos artículos de la Ley Federal de Turismo con el fin de desregularizar el marco jurídico aplicable a los prestadores de servicios turísticos, en la que se definió a las zonas arqueológicas y a los museos como zonas de desarrollo turístico, igual que restaurantes, bares, discotecs, eso está en la Ley Federal de Turismo y en donde, por cierto, el director del INAH perdió su carácter de invitado permanente a la Comisión Ejecutiva de Turismo.

En este contexto, este gobierno mantiene la misma visión del patrimonio cultural, el claro ejemplo de ello es la realización del evento Tajín 2001 en esa zona arqueológica por el capricho del gobernador Miguel Alemán y por autorización del Secretario de Educación Pública, porque es una facultad discrecional.

Todo ello, a pesar de que el mencionado lugar reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad y por Vicente Fox, como Patrimonio Nacional mediante decreto de zona de monumentos arqueológicos el 30 de marzo de 2001, protegiendo y ampliando obviamente un perímetro a mil 221 hectáreas.

Otro ejemplo, por lo demás también polémico es el del exhotel Casino de la Selva, el cual no ha sido atendido por el Gobierno Federal, a pesar de que sí existe el marco jurídico necesario para hacerlo y solucionar el problema, lo que nos dice que en la administración del presidente Fox, existe o negligencia o falta de conocimiento de la normatividad sobre patrimonio.

Otro más. Ha sido patrimonio que tenía Fomento Cultural Banamex desde 1971, el cual pasó a ser de City Group, donde se especula existen entre las obras más representativas la colección de 380 cuadros de los principales pintores mexicanos de los siglos XIX y XX, además de 200 esculturas, una colección de monedas, timbres postales, un fondo fotográfico y cinco edificios coloniales, entre otros.

Respecto a ello, nuestra Comisión no tiene ninguna información, por lo que es necesario reflexionar si esa banca que era mexicana, que ya una vez se nacionalizó, cuál fue el procedimiento para que se desnacionalizara y cómo pasó este patrimonio ahora a manos extranjeras.

Para estos tres casos le solicito respetuosamente, señora Bermúdez, uno; la autorización escrita que otorgó el titular de la SEP al gobierno de Veracruz para la realización del Festival Tajín 2001, dentro de la zona, y cuál es el sustento legal para que ya esté en marcha la campaña para la realización del Festival 2002, a través del Proyecto Nicho Primavera Tajín 2002-2004.

Obviamente, también si puede por ahí nos manda también lo del compromiso con la Secretaría de Turismo sobre El Corazón de México, que también es otro compromiso de Conaculta con la Secretaría de Turismo.

Dos. Que promueva usted ante el mismo Secretario, si nos hace ese favor, que promueva usted ante el mismo Secretario que el exhotel Casino de la Selva, con fundamento en los artículos 2, 5, 33 y 34 bis, de la Ley Federal sobre Monumentos de Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, sea declarado provisionalmente zona de monumentos artísticos y zona de monumentos arqueológicos.

Y tres, para el caso de Fomento Cultural Banamex, promueva con el Secretario una investigación para aclarar qué pasó con nuestro patrimonio para que llegara a manos extranjeras.

Con lo anterior, no quiero decir que estoy en contra de que la iniciativa privada invierta en nuestro país y en sus zonas arqueológicas, sino es que coincido con la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo de la UNESCO, en que el patrimonio cultural corre el riego de convertirse en una simple mercancía al servicio del Turismo, o como dijera el exdirector general de la UNESCO, el señor Federico Mayor, que el turismo cultural puede ser la mejor, como también la peor de las cosas.

Para que el patrimonio cultural de nuestro país sea un detonante económico, debemos apegarnos al marco jurídico vigente en la materia para su protección y su preservación, de lo contrario, sucederá lo que hasta ahora plantea el proyecto Plan Puebla-Panamá, donde la aportación económica del turismo cultural se privilegia a tal grado que inhiba al turismo nacional, que no pueda pagar con divisas extranjeras.

También deberán ser transparentes los recursos y procedimientos para que el patrimonio cultural se vea obviamente inyectado con recursos generados de ahí mismo.

Para el caso del Presupuesto, éste sigue siendo diez veces menor al recomendado por la UNESCO y experimenta una caída en términos reales de 4% con relación a los dos años anteriores.

Quisiéramos conocer dónde está la estrategia de su gobierno para resarcir el rezago presupuestal, si en el proyecto de Presupuesto de Egresos para el año 2001 en materia de cultura que envió Fox a esta soberanía fue igual al de los años zedillistas.

Le recomiendo, y ya escuchamos en la presentación de su programa que usted tiene los parabienes del señor Fox, que lo convenza, para que don Vicente nos mande en su próxima propuesta o proyecto de presupuesto, por lo menos que se duplique el presupuesto que se le quiera destinar a cultura y no nos veamos en la penosa necesidad de andar, o no se vea en la penosa necesidad de andar proponiendo el 15% de IVA a los libros, obviamente, contradiciendo sus propuestas de campaña.

Por último, que no para finalizar, nuestro grupo parlamentario le desea que se conduzca con pleno respeto a las leyes, ya que desde el inicio de su administración usted usurpó funciones del Secretario de la SEP al dar nombramientos a los titulares del INBA, INAH, entre otros, violando los artículos 7 y 6º de las leyes orgánicas de cada institución.

Y ahora sí para finalizar, quisiera saber, ojalá por ahí le quede un espacio donde me comente, o nos comente, qué se entiende por ciudadanización de la cultura o como dijera Vicente Fox en la presentación del Programa de Cultura, que ya le habían encontrado al clavo, por la ciudadanización de las políticas culturales; porque a la fecha no creo que el titular de la SEP, o usted misma, ya hayan delegado en la ciudadanía su obligación pública (interrupción)...

El Presidente:

Señor Diputado...

El diputado Elías Martínez Rufino:

... que tienen con respecto a la cultura en este país. Por su atención, por sus posibles respuestas, muchas gracias.

El Presidente:

... gracias señor Diputado.

Se concede el uso de la palabra al señor diputado Juan Alcocer Flores del Partido Acción Nacional.

El diputado Juan Alcocer Flores:

Señor Presidente de la Mesa Directiva, compañeras y compañeros legisladores, distinguidos invitados y representantes de los medios de comunicación que hoy nos acompañan, señora Presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes:

A nombre del grupo parlamentario de Acción Nacional expreso nuestra complacencia de realzar al llevar a cabo este acto, la materia de cultura, cuyo lugar tradicionalmente ha estado relegado; de hecho es la primera vez que tenemos un ejercicio del análisis del Informe de Gobierno con el órgano que usted dignamente coordina.

El Presidente:

¿Me permite, señor Diputado?

El diputado Juan Alcocer:

Sí.

El Presidente:

Quiero rogarle a nuestros distinguidos invitados que respeten por favor la normatividad de esta Cámara en cuanto a lo dispuesto por el artículo 207 de nuestro Reglamento para el Gobierno Interior de la propia Cámara.

(Desorden en la sala)

Les solicito a los señores invitados, en términos de nuestra normatividad interna no pueden participar en este tipo de reuniones con ninguna expresión. Muchas gracias.

Perdón, señor Diputado, le solicito continúe.

El diputado Juan Alcocer:

Muchas gracias, señor Presidente.

Para Acción Nacional el reconocimiento de que la nación tiene una composición multiétnica y pluricultural es el principio que debe guiar cualquier acción legislativa y de política pública a favor de la cultura.

El Presidente:

Nuevamente le pido me disculpe. Ruego a quien lleve el control del tiempo reponga el propio tiempo al señor Diputado. Gracias.

El diputado Juan Alcocer:

Le agradezco su intervención, señor Presidente.

Fortalecer este principio significará reafirmarnos como pueblo con toda la riqueza en tradiciones, conocimientos y valores que provee nuestro legado indígena, las distintas etapas de nuestra historia y el interactuar con las culturas de otras naciones.

Para nuestro Partido tal reconocimiento y valoración de la diversidad cultural refuerza nuestro sentido democrático y federalista, lo que nos obliga a hacer efectiva su descentralización hacia las entidades federativas y municipios.

Hemos criticado el monopolio y centralismo que han acrecido las estructuras federales en las funciones de promoción y difusión de la cultura y no vamos a claudicar en nuestro esfuerzo hasta lograr que en cada lugar del país se tenga acceso a las diversas manifestaciones culturales y artísticas.

Esto significa que debemos acercar los bienes y servicios culturales a los ciudadanos, apreciar y apoyar la riqueza de la producción artística de provincia, además de fortalecer los vínculos de cooperación artística y cultural con las universidades e institutos estatales y por supuesto con las casas de cultura en los municipios.

En aras de profundizar la federalización en esta materia, debemos buscar la participación de los 3 ámbitos de Gobierno y sobre todo de la sociedad civil, lo que constituye la forma más eficiente y republicana de responder a los problemas de la población, al tiempo de involucrar a los diversos actores sociales, organizaciones de la sociedad civil, centros educativos y universidades que permitirán construir una política cultural descentralizada, participativa e incluyente.

El reto de lograr una Política Cultural plural y democrática entraña un apoyo más decidido del Gobierno, mayores recursos, diversificar fuentes de financiamiento y unificar las acciones y políticas de las instituciones del Consejo Nacional Para la Cultura y las Artes del Instituto Nacional de Bellas Artes y del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

En este último aspecto, resulta preocupante el que no hayamos definido la personalidad jurídica que corresponde a Conaculta como Organismo Coordinador de la Política de Promoción y Difusión de la Cultura.

Asimismo, que a las leyes creadas por el Congreso de la Unión no se les dé cabal cumplimiento, como lo demuestra la no instalación del Consejo Nacional de la Ley de Fomento Para la Lectura y el Libro, iniciativa presentada por cierto por los legisladores de mi Partido, Acción Nacional.

Por otra parte, necesitamos instrumentar como en las demás áreas de la Administración Pública, la transparencia y la rendición de cuenta como ejes rectores de toda acción gubernamental, mejorar los indicadores de gestión y de eficiencia del uso del Erario Público, porque no es posible que sigamos como en anteriores administraciones dilapidando exagerados montos en eventos artísticos, cuya producción, vestuario, escenografía sólo se presentan para un escaso público en una sola entidad.

Los criterios de asignación de los recursos no responden al propósito de llevar la cultura a una audiencia mayor y hacia las entidades federativas y municipios, más que a privilegiar a elites y a duplicar la participación de Conaculta en foros internacionales de cultura.

Superar los retos y cumplir con las acciones planteadas requiere el trabajo arduo y comprometido de cada uno de los actores en el ámbito de su competencia para aceptar la cultura como responsabilidad y tarea de todos y cada uno de nosotros.

En el uso de nuestra facultad de control, los legisladores de Acción Nacional, haciendo un ejercicio serio y responsable de este Informe de Gobierno consideramos que en estos 9 meses se ha avanzado en diversos rubros, entre ellos el registro del patrimonio artístico y cultural de la nación, en la amplia gama de programas dirigidos a las culturas populares e indígenas, tendientes a generar los espacios y los medios que facilitan el desarrollo de la cultura popular de estos grupos. En la creación de la infraestructura para la operación de un Programa de Educación a Distancia, mediante la Red Nacional de las Artes y el Canal de las Artes, así también en la diversificación de la programación y producción propia del Canal 22 de televisión y la realización del Primer Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas y Centros Documentales, también en el aumento del acervo bibliográfico de la Red Nacional de Bibliotecas y por supuesto también en la capacitación de promotores de salas de lectura.

Asimismo se observa un esfuerzo en hacer más eficiente el uso de los recursos asignados a las diversas instituciones encargadas de la promoción y difusión de la Cultura.

Otro aspecto que merece resaltarse dentro de las acciones realizadas en estos nueve meses de gobierno, es la presentación expedita del Programa Nacional de Cultura 2001-2006, segundo programa de esta Administración dado a conocer, esto es muy importante de resaltar.

En ese documento ya se sientan las bases que definen el quehacer de las instituciones que integran la cultura bajo lineamientos precisos, tareas compartidas y ámbito de acción particulares.

El programa recoge las principales demandas de la sociedad, problemas y preocupaciones que Acción Nacional ya había identificado y externado en su momento.

Este plan presenta objetivos muy ambiciosos, lo que demuestra el compromiso de la presente administración de hacer de la cultura una materia prioritaria para el desarrollo integral de nuestra sociedad y bajo esta premisa estaremos muy atentos a que se dé cumplimiento a cada una de las acciones y metas trazadas.

Señora Bermúdez, en los legisladores de Acción Nacional encontrará usted toda la disposición de trabajo conjunto que requiere el área de cultura, para hacer de ésta una prioridad en el desarrollo integral de nuestra sociedad.

Muchas gracias.

El Presidente:

Se le concede el uso de la palabra al señor diputado Florentino Castro López, del Partido Revolucionario Institucional, hasta por 10 minutos.

El diputado Florentino Castro López:

Con el permiso del señor Presidente y de la diputada Secretaria de la Mesa Directiva.

Señora Sary Bermúdez, Presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, acude usted por primera vez al seno de la joven Comisión de Cultura, joven nacida apenas en la Legislatura número LIV, impulsada por su primer presidente, un diputado de mi partido, Jaime Sabines, bienvenida al seno de la Comisión.

Esta Comisión que apenas había nacido en la Legislatura LIV fue desaparecida por decreto de la LVII Legislatura, en esta democrática legislatura tomó esta decisión que afortunadamente en la LVII corregimos y otra vez tenemos Comisión de Cultura.

Comparece usted en una serie de comparecencias que hemos tenido con los señores secretarios, comparecencias que han resultado aburridas para los diputados y también para el público que nos ve por televisión.

Los señores secretarios agregan al formato de que por sí ya no funciona, ignorancia y arrogancia, en el caso suyo los diputados priistas le reconocemos buena fe y ganas de hacer las cosas, que no es poca cosa señora titular.

El 2 de julio es un día muy importante para este país, pero este país no se inventó el 2 de julio, los mexicanos tenemos años construyéndolo. Construimos, por ejemplo, a propósito del tema, un Sistema Nacional de Educación, que dice el presidente Fox: "Es orgullo de los mexicanos".

No nos ha pasado lo mismo en el tema de cultura, los mexicanos en el siglo pasado, los gobiernos priistas en el siglo pasado hicieron cosas que son ejemplo de lo que debe hacerse y también ejemplo de lo que no debe hacerse.

En materia de cultura, fuimos capaces, los gobiernos de mi partido, los gobiernos de la Revolución, de no pelearse con sus enemigos, con los creadores. Lo diría Carlos Fuentes en la presentación del programa nacional, algunos de los presentes ahí agradecimos el reconocimiento de Fuentes.

La Revolución Mexicana a diferencia de las otras, no se peleó con los creadores, los dejó construir instituciones, la SEP los dejó hacer murales, libros, los promovió.

Este país hizo cosas en materia de cultura pero faltan muchas cosas por hacer. Intentamos mil cosas, creamos instituciones, el INAH, intentamos hacer cultura a través de otras instituciones, el Seguro Social, el ISSSTE, el CREA, el Fonapaz, grandes esfuerzos. Todo esto hay que revisarlo para lo que sirve y para lo que no sirve.

En materia de cultura, aunque no hemos diseñado un sistema y un modelo, hay mucho que aprenderle al pasado, también en materia de cultura.

Nosotros queremos plantearle hoy, una serie de temas pendientes, que queremos discutir, que queremos discutir con usted, con el Ejecutivo y queremos discutir con la comunidad cultural. Elevar a rango constitucional el derecho a la cultura, pero por un lado de elevarlo a rango constitucional, crear los instrumentos necesarios para que esto suceda, discutir una ley federal de cultura, discutirla con la comunidad cultural.

Darle definición al organismo que regule la situación cultural del país, ¿crear una secretaría?, sí, crear una secretaría, pero preservando las instituciones nacionales que tenemos, como sería nuestros grandes institutos nacionales y cuidando los derechos de los trabajadores de estos institutos.

Hay muchos temas en los que queremos platicar, discutir, acordar con usted. Y también queremos recomendarle temas relacionados con la agenda del día, que muchos de los diputados que me antecedieron los han planteado, la necesitamos de aliada para defender los derechos de autor de los creadores mexicanos. Está discutiéndose en la Cámara la posibilidad de una modificación a la Ley de Derechos de Autor, para apoyar a otros sectores como serían, los hoteleros y los restauranteros, los diputados priístas estaremos en este tema a favor de los creadores y seguramente estaremos en la Ley de Turismo, viendo ¿cómo apoyamos a los otros? No vayamos castigando los derechos de los autores, tratar de ayudar a otro sector, no tapemos un hoyo abriendo otro.

Los diputados priístas tendremos que volver a plantear que votaremos en contra del IVA los libros, igual que a usted nos emocionó, primero, el delicado planteamiento de Carlos Fuentes y la respuesta inmediata del Presidente que el IVA iba para abajo, días después, seguramente a usted le pasó también, nos desilusionamos cuando el Presidente dijo que siempre no. Por eso le decimos hoy, no al IVA a los libros, lo votaremos en contra los diputados priístas.

Los diputados priístas estamos cerca de mexicanos distinguidos, que hoy están defendiendo el acervo cultural de Banamex, estamos cerca de mexicanos tan distinguidos como la doctora Toscano, que está trabajando en el tema, estamos cerca de ellos y estamos pendientes y necesitamos de su actuar.

Estamos cerca también, de la defensa del patrimonio cultural del Casino La Selva, estamos también, por supuesto, muy cerca de que no se pierda el patrimonio cultural que significan los teatros del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Estos temas queremos platicarlos con usted, Secretaria, porque los diputados queremos ser útiles a los mexicanos y en estos nueve meses no lo hemos sido tanto. Frente a un cambio anunciado que no llega, hoy los mexicanos si conocieran nuestra agenda, estamos revisando cosas que creíamos superadas, nunca nos imaginamos que discutiríamos y que le dedicaríamos tiempo a defender los símbolos patrios, a decirle al Presidente que el Escudo Nacional no es un logotipo, pues le estamos dedicando tiempo a eso, nunca pensamos retroceder tanto.

En este mismo Salón el día de ayer tuvimos que llamar a un Canciller para recomendarle que fuera prudente, para recomendarle que fuera serio, para recomendarle que fuera responsable.

Los mexicanos pensamos que ya teníamos, en materia de Relaciones Exteriores, una política de Estado. Nunca nos imaginamos tener que revisar estos avances tan importantes, y en lugar de estar dedicados a los grandes temas del futuro del país, en lugar de estar dedicados a la construcción de un Estado nuevo, en lugar de estar dedicados al cambio que tanto se prometió y que los priístas, todavía, tenemos esperanzas que se puede dar, hoy tenemos que estar defendiendo batallas que se ganaron hace un siglo o hace 2 siglos.

Tenemos que defender el Escudo y tenemos que defender la soberanía nacional y pedirle al Secretario que sea prudente, que si no quiere aprender de los cancilleres de mi partido, por lo menos aprenda de su padre, Canciller también de un gobierno como el nuestro.

Nosotros seguimos pensando y por eso le proponemos esta agenda, que el país puede cambiar y nos negamos a aceptar esta premisa sabia de un mecánico mexicano, que en aquellos días que todos prometíamos cambiar, advertía: "Cuidado, la reversa también es cambio", y nosotros no queremos que este país vaya para atrás, nos negamos a entender que el cambio sea reversa, queremos ver para adelante, estamos listos para discutirlo con el Ejecutivo, estamos listos para discutirlo con el resto de las fuerzas políticas.

Muchas gracias.

El Presidente:

En esta etapa de la comparecencia toca hacer comentarios al respecto, hasta por 10 minutos, a la señora Presidenta de Conaculta.

La Presidenta Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa:

Muchísimas gracias, señor Presidente.

Diputada Bertha Alicia Simental García, diputado Víctor Antonio García Dávila, diputada María Teresa Campoy Ruiz Sánchez, diputado Elías Martínez, diputado Juan Alcocer, diputado Florentino Castro López.

Veo que tenemos las mismas preocupaciones, veo que el mismo interés que muestran ustedes, por temas que en este momento se están discutiendo dentro del mundo de la cultura, son los mismos que nos están preocupando a todos los que formamos parte de Conaculta y a todos los ciudadanos interesados en la cultura.

Yo sí quisiera hacer un reconocimiento de la labor que, sobre todo en los últimos 12 años que me ha tocado vivir se logró en la cultura; siento que desde que inició Conaculta, desde que se creó Conaculta, se empezó a buscar realmente una política cultural, una política de Estado.

Al llegar yo a Conaculta el primero de diciembre, me di cuenta de que había un camino andado, que efectivamente Rafael Tovar y de Teresa -no podría hablar por Víctor Flores Olea, a quien, realmente, no conocí, pero que seguramente hizo lo mismo-, empezaron a crear un camino que hemos podido continuar.

Ellos, sí, efectivamente, crearon un país muy centralizado desde el punto de vista cultural, pero creo que en ese momento por algo se tenía que empezar. Mi última conversación con el exdirector, expresidente de Conaculta fue: "Intenté llegar a los estados, espero que tú termines ese trabajo e inicies tu trabajo en los municipios", eso es lo que queremos hacer ahora.

De dónde venimos? Claro que hubo fallas, claro que hubo problemas, una mala distribución de los bienes y servicios culturales, queremos tener o darle acceso a la mayoría de los mexicanos a esos vienes y servicios culturales, ir del centralismo a un auténtico federalismo.

Hay falta de normatividad certera, sí la hay, necesitamos llegar a leyes y normas con certidumbre que preserven los bienes y servicios culturales, hemos tenido también una institución jurídica, que ha implicado ineficacia y duplicidad de funciones, políticas discrecionales y ausencia de un servicio profesional de carrera, es cierto, pero buscamos ahora que nuestra institución genere resultados a los mínimos costos, para los ciudadanos.

Queremos transparencia, queremos evaluación, queremos rendición de cuentas y modernización administrativa; queremos o venimos de una política internacional dispersa, buscamos una política internacional con una verdadera estrategia; venimos de políticas de gobierno, queremos llegar a políticas de estado; libertad de expresión, igualdad de oportunidades, participación democrática, participación ciudadana.

Para lograr todo esto, lo primero que hicimos, fue buscar a los titulares de cultura de todos los estados, pro primera vez los reunimos, por primera vez en la historia, los escuchamos, escuchamos sus problemas, sus inquietudes, sus ilusiones, nos reunimos 31 estados en Baja California Sur, por primera vez, ahí decidimos que este trabajo que estaríamos realizando los próximos 6 años, sería un trabajo en equipo, sería un equipo en el que lo más importante que íbamos a hacer, era trabajar como nación, tomando en cuenta a todos los mexicanos, así entonces, con el apoyo de ellos y con el apoyo de todos los ciudadanos interesados en la cultura, logramos elaborar el Programa Nacional de Cultura 2001-2006.

Diputado Elías, este programa sí ese el programa del cambio, es un programa que no solamente preparamos entre los ciudadanos interesados en la cultura, entre los titulares de cultura de todos los estados y entre los funcionarios culturales de este país, sino que se envió a las instituciones más importantes del mundo, a la UNESCO y a otras instituciones muy importantes que nos guiaron, nos apoyaron para que este programa no solamente fuera un programa avanzado a nivel nacional, sino que fuera uno de los más avanzados a nivel mundial.

Las propuestas que ahí encuentra usted, es el camino que está tomando el mundo, en cuanto a las políticas culturales que buscamos, políticas culturales que hablan de pluralidad, que hablan de inclusión, que hablan del respeto y el derecho a la diversidad, que hablan del apoyo a las industrias culturales en términos generales, que hablan de un gran respeto hacia las culturas del mundo.

No tenemos dinero, es cierto, nuestro presupuesto es poco y realmente este país es uno de los más importantes en patrimonio cultural y en creación, es uno de los más importantes en el mundo entero; buscamos las formas de poder adquirir ese dinero. Fuimos al BID, el BID nos prestó, conseguimos créditos de más de 65 millones de dólares para todos los municipios, para emprender esta tarea, este es el préstamo más importante que se ha dado en la historia de América Latina y por supuesto en México.

Con ello vamos a trabajar infraestructura, equipamiento y capacitación, estamos trabajando fuertemente también en la educación artística, queremos la educación artística en la educación básica, para nosotros es muy importante empezar con los pequeños, para que realmente estos pequeños, si son los grandes talentos, los podamos descubrir a tiempo; si no lo son, que se conviertan en los públicos que tanta falta nos hacen dentro de nuestra cultura; hemos logrado convenios importantes para impulsar el turismo cultural.

Hasta hace poco, los turistas, los extranjeros, nosotros mismos, visitábamos nuestras hermosas playas, buscábamos el sol, buscábamos la arena; cómo es posible que esto lo sigamos haciendo en un país tan importante, desde el punto de vista cultural. Por ello, hicimos un convenio entre Conaculta y Sectur, para impulsar el turismo cultural, con ustedes hicimos un gran logro, reformar la Ley del IPAB, para donar bienes y monumentos históricos y artísticos a la nación.

Nos habían dicho que no se podía hacer, que nos quedaba un solo mes para hacerlo, que ustedes no tendrían tiempo de meterlo en su agenda, lo hicieron, ustedes lo hicieron, lo hicieron por México y lo hicieron por la cultura; me siento muy orgullosa de este trabajo que hicimos juntos.

Iniciamos la campaña hacia un país de lectores, nos hace falta leer, nos hace falta educación, tenemos que empezar este gran proyecto, yo nunca dije que este es un país de lectores, por eso use esa palabra, hacia un país de lectores. Me queda muy claro que en esta administración, en seis años no lo vamos a lograr, pero vamos hacia ese rumbo y si todos le echamos ganas, claro que lo podremos hacer.

Sabemos muy bien, que es muy importante, pero muy importante, que para lograr la educación artística dentro de las escuelas, necesitamos primero formar a los formadores; por ello, hemos creado el Programa Nacional de Educación a Distancia, a través del Canal 23 de Edusat, para llegar a todo el país.

Necesitamos también, como les había dicho, la infraestructura, equipamiento y capacitación; por ello, creamos los fondos municipales, nosotros ponemos la tercera parte, la federación; el estado la tercera parte y los municipios la tercera parte; esto es lo que queremos llamar corresponsabilidad, la cultura es un asunto de todos y para todos, todos tenemos que ser parte de ella.

La dirección de culturas indígenas, es una dirección importantísima para nosotros, nos interesan las bellas artes, las respetamos, las admiramos, queremos que sean parte de la cultura de nuestro país; pero la cultura popular e indígena, es riquísima en México, no debemos olvidarla, si nosotros no la cuidamos, quién lo va a hacer. Queremos darle un gran impulso, lo estamos haciendo ahora, a través de esta dirección nueva, la Dirección de Culturas Indígenas y hemos empezado a implementar programas tan importantes, como la Escuela Itinerante de Diseño Artesanal.

Todo esto es, apenas lo que hemos empezado a hacer, hemos creado la Orquesta Infantil de México, que ha tenido un gran éxito en todos los estados; esta orquesta tiene creo que, de 28 estados diferentes, a niños que realmente nos están robando el corazón cuando los escuchamos.

En fin, hay muchísimas cosas que nosotros también queremos comentar con ustedes, las preguntas fueron muchas, ojalá se puedan repetir a lo largo de estas horas que estaremos platicando, las que no se cubran, con mucho gusto las voy a cubrir.

El Presidente:

Señora presidenta, discúlpeme, con toda atención y respeto, le solicito conforme su intervención, en vista que se terminó su tiempo.

La Presidenta Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa:

Claro, muchas gracias. (Aplausos)

El Presidente:

Pasamos a otra etapa de esta comparecencia, preguntas y réplicas. En vista de que tenemos que dar cumplimiento al punto segundo, numeral cuarto, incisos a, b y c. Esta es una primera ronda de preguntas y réplicas, si así lo consideran las fracciones; para las preguntas se han inscrito ante esta presidencia, el señor diputado Víctor Antonio García Dávila, del Partido del Trabajo, la señora diputada María Teresa Campoy Ruy Sánchez, del Partido Verde Ecologista, el señor diputado Uuc-Kib Espadas Ancona, del Partido de la Revolución Democrática, el señor diputado Rafael Barrón Romero, del Partido Acción Nacional, el señor diputado Nahum Ildefonso Zorrilla Cuevas, del Partido Revolucionario Institucional.

En cumplimiento de ello, se concede el uso de la palabra, al señor diputado Víctor Antonio García Dávila, del Partido del Trabajo.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Con el permiso de la Presidencia. Compañeros y compañeras diputadas, señora Sari Bermúdez Ochoa, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. El grupo parlamentario del Partido del Trabajo, ha señalado en su toma de postura, con relación a la comparecencia que usted realiza el día de hoy, en torno al análisis y discusión del Primer Informe del presidente Fox, en el área de la cultura, que no es posible partir de una evaluación que no tome en cuenta la pobreza extrema en la que se encuentran más de 26 millones de nuestros compatriotas, para elaborar un Programa Nacional de Cultura, porque de entrada, las acciones que en él se establezcan, estarán mal enfocadas.

Y decimos esto, porque no vemos en la parte correspondiente del citado Informe, que las acciones que ahí se señalan, conformen un nuevo modelo de impulso a la cultura de nuestra nación, tal como pomposamente lo propone usted en el Programa Nacional de Cultura, porque si el nuevo modelo basa su funcionamiento en la incorporación de los ciudadanos en los procesos de creación, promoción y difusión de la cultura, entonces estamos hablando de dos Méxicos diametralmente opuestos.

Esto es, en teoría se reconoce que al Estado mexicano le corresponde la rectoría de las políticas culturales, pero en los hechos, esto no ocurre así, porque si usted observa el enorme poder de convocatoria que tienen los medios electrónicos de comunicación masiva en la conformación de la cultura del pueblo mexicano, entonces tendrá qué aceptar que algo está fallando en las políticas culturales que quiere impulsar el Gobierno de México y en particular, el Consejo que usted preside.

Señora Presidenta, usted sabe perfectamente que, desde su origen, la televisión mexicana ha creado un tipo particular de cultura que, quiérase o no, se reproduce y recrea a lo largo y ancho del territorio nacional, al grado de que el presidente cubano, Fidel Castro, nos ha recordado recientemente que los niños mexicanos conocen más la imagen y la biografía de los héroes de las historietas de los programas televisivos, que las de los héroes que forjaron nuestra historia.

Así mismo, usted no lo desconocerá, en los programas televisivos se ha dado un enorme espacio a la difusión de las telenovelas, que no recrean otra cosa, más que las emociones negativas de los seres humanos, entre ellas, la violencia extrema, sin proponer de forma creativa y dejando de lado el importantísimo papel que deben de cumplir los programas de entretenimiento, entre ellas las novelas históricas, que nos permitan recordar las bases sobre las que se erigió nuestra nación.

Cualquier defensor de los programas televisivos, nos dirá que esos programas sí existen y nosotros responderemos inmediatamente que es cierto, pero sólo marginalmente, al grado de que las nuevas generaciones no conocen la existencia de aquellos que han tenido un éxito resonante, ya no digamos de los que puedan desarrollar la creatividad y la imaginación de nuestros habitantes, porque esos no existen.

En esas circunstancias, el grupo parlamentario del Partido del Trabajo, desea formularle las siguientes preguntas: ¿Quiénes son los agentes promotores del nuevo modelo de impulso a la cultura, si en los hechos notamos que son las televisoras las que tienen el liderazgo de esa materia y el pueblo es un simple agente pasivo de ese modelo dominante?

Le reiteramos, tenemos dos modelos: Uno, el que usted pregona en teoría, y el vigente, el de las televisoras.

Por otra parte, en el citado Informe que comentamos, no encontramos ninguna acción de cultura destinada a los pueblos indios, por esa razón, preguntamos: ¿En su propuesta de políticas de impulso a la cultura, no entran los pueblos indios?

Por sus respuestas y comentarios, muchas gracias.

El Presidente:

En el uso de la palabra, la ciudadana Sari Bermúdez, hasta por 8 minutos.

La Presidenta Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa:

Muchísimas gracias. Cómo ustedes saben, las televisoras, la mayoría de ellas, en México, las radiodifusoras, son de propiedad privada. Legalmente no tenemos ningún derecho para intervenir, pienso que moralmente, desde la Presidencia de Conaculta, sí tenemos derecho para intervenir.

Pienso que trabajando en este nuevo marco de ciudadanización de las políticas culturales, con la participación ciudadana, podemos trabajar con las familias, podemos trabajar con la escuela, podemos trabajar con los medios de comunicación, sean estos privados o pertenezcan estos a Conaculta, como es el caso de Canal 22, el caso de Radio Educación, como también tenemos Canal 11, un canal cultural, que desde hace muchísimos años ha trabajado con gran éxito en la programación cultural de este país.

Así entonces, nosotros sentimos que es nuestro deber, nuestra obligación, impulsar el desarrollo cultural en todas sus formas y desde todas partes, incluyendo los medios de comunicación privados.

Creo que con el diálogo se puede lograr, de hecho, nosotros hemos estado ya conversando con Televisa, con Televisión Azteca, con varias radiodifusoras para apoyarnos en este gran proyecto hacia un país de lectores. Y en otros proyectos importantes hemos tenido un gran éxito, por ejemplo, con el Auditorio Nacional, porque desde hace varios meses le pedimos a Televisa que nos apoyara en la promoción de esta programación cultural que está trayendo el Auditorio, y es una cosa increíble como se ha llenado por primera vez; espectáculos como el Balet Kirov, en fin.

Así es que creo si empezamos a trabajar de esta forma, podremos lograr cambios muy importantes. Tiene usted razón, Diputado, es muy difícil hacerlo sin los medios de comunicación; es la nueva forma de vivir, es la nueva forma de comunicarnos, es el nuevo diálogo, y si no los incluimos estaremos perdidos desde Conaculta.

Efectivamente, los medios de comunicación los estaremos buscando para trabajar seriamente, yo creo que hay una nueva apertura, un nuevo interés, quizá por esta globalización que de alguna manera sí nos asusta a muchos; que tenemos que reconocer que si no cuidamos nuestra propia cultura, nuestra identidad, pues como lo dije hace un momento, nadie lo va a hacer. Es muy importante para nosotros tomar en cuenta entonces el trabajo de los medios de comunicación.

El Presidente:

Esta Presidencia quiere preguntar al señor diputado Víctor Antonio García Dávila si hace uso del derecho de réplica. Adelante, por favor.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Con la venia de la Presidencia. Señora Sari Bermúdez Ochoa:

Como todos sabemos, los pueblos son quienes construyen su propia cultura en función de sus necesidades más inmediatas y futuras y en función de la filosofía que adoptan de la vida y el entorno que lo rodea. En ese sentido, los habitantes que conforman las sociedades, o en un sentido moderno los ciudadanos pasan a ser el componente más importante de la creación, difusión y preservación de nuestras culturas.

Pero ese proceso de creación, difusión y preservación ocurre de forma espontánea, hasta el momento en que todavía no se conforman elites de poder en el marco de desarrollo de la cultura de las sociedades, porque una vez que un sector de la sociedad toma de forma consciente esta actividad como sus modus operandi y vivendi, ya no se puede hablar de una cultura despolitizada y neutral en el proceso de los pueblos.

Aquí ya estamos ante una verdadera estructura de poder que trata de maniobrar y establecer criterios y pautas de reproducción de padrones culturales que ya no necesariamente coinciden con los que los pueblos creaban de forma espontánea, y ese es el caso del tipo de cultura dominante en las sociedades modernas, una cultura que imponen los medios de comunicación masivos que no corresponden enteramente a los intereses de la colectividad, sino que se trata de un patrón de desarrollo ideológico que se entrelaza con el conjunto de los intereses de la clase dominante, cuyo objetivo inmediato es el control de las masas a través de la cultura y la difusión de la misma.

El control de las conciencias se vuelve entonces el objetivo cultural que desarrollan los medios masivos de comunicación como prioridad política y cultural; por esa razón la clase dirigente y estos medios no están separados en sus objetivos de conjunto.

Mantener el status quo y reproducir la ignorancia de forma deliberada entre nuestros habitantes como una necesidad de control político. Esto lo observamos en el tipo de cine que se reproduce a través de estos medios, lo constatamos en el modelo de educación musical que imponen a los pueblos, que en la mayoría de los casos son totalmente ajenos a su propia idiosincrasia.

Entonces nos preguntamos ¿por qué la música popular mexicana ya no existe prácticamente en estos medios?, ¿por qué predominan otros valores que nos son totalmente ajenos? ¿Acaso la introducción de los valores ajenos en el marco de la cultura se ha impuesto ya de forma absoluta y nosotros no hemos hecho nada por detenerla y amoldarla en función de nuestra propia realidad para no ser víctimas también de la globalización indiscriminada de la cultura chata, chatarra, perdón.

Por eso no nos cansaremos de señalar que tanto el Programa Nacional de Cultura, así como las acciones que de él se desprenden, han terminado siendo presas del monopolio de poder de cultura que imponen los medios de comunicación masivos, que son monopolios que responden a intereses comerciales ligados a la rentabilidad económica.

Por lo tanto, las políticas de fomento de la cultura que trata de impulsar el Estado mexicano, quedan subordinados a esos intereses, ya no como resultado de una acción consciente de quienes dirigen esas políticas, sino como resultado de una dinámica estructural que ya existe en el seno de nuestra sociedad.

En ese sentido, creemos que la política de impulso a la cultura de nuestro país tiene que tomar como punto de partida la subordinación de esos medios a la política de cultura que sea del consenso del pueblo mexicano y de sus actores directos y no a la inversa, como ocurre desgraciadamente hoy en día. Es cuanto.

El Presidente:

Se le concede, para los efectos de este primer turno, la palabra a la señora diputada María Teresa Campoy Sánchez, hasta por cuatro minutos para formular sus preguntas.

La diputada María Teresa Campoy Ruy Sánchez:

Señora Presidenta, como ya lo he comentado, existe la necesidad de una nueva política cultural que atienda las necesidades de los estados y municipios. El federalismo debe comprender los aspectos culturales con la cual se puedan optimizar los recursos destinados a fortalecer la cultura en el país.

Es por esto, por la importancia de este tema, que le solicito, por favor, nos amplíe el informe de las acciones que en relación con la descentralización de recursos que está tomando el Conaculta.

El Estado está obligado a preservar nuestro patrimonio cultural y protegerlo, no debe permitirse con el paso del tiempo que se deteriore ni que se le restrinja su acceso a los mexicanos, con respecto les solicito nos informe sobre las acciones que ha realizado el Conaculta para resolver el caso de la colección de Remedios Baro, ya que esta es depositaria de valiosos tesoros culturales. Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente:

Se concede el uso de la palabra a la ciudadana Sari Bermúdez, para dar puntual respuesta, hasta por ocho minutos.

La Presidenta Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa:

Muchas gracias, señor Presidente. Diputada María Teresa Campoy Ruy Sánchez, muchísimas gracias por su pregunta.

Efectivamente, para nosotros es de gran interés fortalecer el federalismo, reconociendo que tenemos un pacto con la nación a través del federalismo. En el terreno de la educación artística, el Conaculta, en colaboración con los gobiernos de los estados proyecta la creación de centros de arte, al estilo del Centro Nacional de las Artes, pero con sus propias características en cada uno de los estados, distribuidos en diferentes regiones del país.

Los primeros centros de artes en los estados que habrán de crearse, son, en primer lugar, Sinaloa; en segundo lugar, Guanajuato y en tercer lugar, Chiapas.

El Centro Nacional de las Artes cuenta con cinco fondos bipartitas que dan vida a igual número de centros de formación y producción en los campos de la gráfica, coreografía, composición musical y nuevas tecnologías.

Estos centros son descentralizados de origen y cuentan con apoyo económico y asesoría académica del Centro Nacional de las Artes. La descentralización de la educación artística ha sido así una de las demandas más reiteradas por parte de la comunidad de creadores en los estados. Contamos también con fondos de colaboración con los estados.

Continuarán operando los distintos programas de colaboración entre el Conaculta y las entidades federativas ya existentes para impulsar el desarrollo cultural del país; estos programas se formalizan mediante convenios bilaterales y operan a través de diversos fondos. Los que voy a enumerar enseguida fueron creados en la administración pasada, han tenido un gran éxito.

Fondos estatales para la cultura y las artes. Tienen como finalidad brindar estímulos a los creadores y a la creación artística, se constituyen con aportaciones iguales, tanto por la federación como por los estados.

Los fondos regionales para el desarrollo cultural. Para la operación de estos fondos, el país ha sido dividido en cinco zonas, existe un fondo para cada zona, se trata de convenios multilaterales entre varios estados y el Conaculta, con finalidades de intercambio y cooperación cultural.

También, de la administración pasada, los fondos mixtos de fomento a la lectura, los fondos para el desarrollo de la cultura infantil.

El Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias empezó como un fondo muy pequeño, lo estamos haciendo verdaderamente nacional.

El Programa Para el Desarrollo Cultural de la Huasteca, el Programa de Pacífico Sur, el Programa del Usumacinta.

Los nuevos fondos, los de esta administración. Fondos Para el Desarrollo Cultural Municipal. Se trata de un gran paso en la dirección de fortalecer nuestro federalismo, pues involucran la participación y el acuerdo de los tres órdenes de gobierno, tienen como finalidad impulsar los procesos de desarrollo cultural en el ámbito de los municipios y las pequeñas localidades, se trata de fondos tripartitas.

Así entonces, hemos iniciado estos fondos para el desarrollo cultural, también con gran éxito durante esta administración.

El segundo fondo, son los fondos para el desarrollo de la cultura de jóvenes. Vimos en Conaculta que había muchísimos apoyos para los niños, con gran éxito, pero que los adolescentes, los jóvenes, de alguna manera no había llegado la oportunidad de ser apoyados; se proponen como un programa de cooperación bilateral entre el Conaculta y los estados, sobre la base de aportaciones iguales, tienen como finalidad ofrecer opciones atractivas para los jóvenes, que les permitan disfrutar de los bienes y servicios de la cultura.

Estamos pensando en estos fondos como se hace en Europa, donde tienen ciertos precios para viajar, tienen descuentos para entrar a los museos, a las zonas arqueológicas, en fin.

Vemos que ha sido aceptado con gran entusiasmo por parte de todos los estados, hemos agregado también el Programa Regional del Tronco Yoreme (?) y el Programa Cultural del Sotavento.

Estos son algunos de los proyectos que hemos preparado en apoyo al federalismo.

Por supuesto, hay muchas cosas más con respecto a esto, que se los haré llegar con muchísimo gusto, pero para poder tener tiempo para contestar la segunda pregunta.

Remedios Varo, como ustedes saben, al fallecer murió intestada, la beneficencia quedó como heredera universal. De repente, casi 10 años después, llega una sobrina reclamando ser la heredera universal, lo lleva a juicio y lo gana.

La beneficencia en ese momento decide retirarse, Conaculta preocupadísima de perder una obra muy importante de más de 30 cuadros que se habían quedado en comodato en el Museo de Arte Moderno, por parte del señor Walter Gröen.

Nos preocupamos muchísimo, porque en un momento dado la beneficencia dijo que estas obras del señor Walter Gröen, formaban parte de la herencia de Remedios Varo, cosa que no se ha demostrado y que Conaculta cree que no es cierto. Los Gröen dieron en comodato esta obra al Museo de Arte Moderno, de repente la beneficencia la reclama como propia, gana la señora Remedios Varo, por lo tanto, esto podría significar que la señora Beatriz Varo, perdón, se llevaría todo a España o lo vendería.

Le pedimos, intervenimos, le pedimos a la beneficencia que por favor se amparara, en momentos en que ellos ya estaban dispuestos a darse por vencidos, estaban seguros de perderla y la ganaron.

Entonces empezamos, bueno, ya se imaginan el júbilo en Conaculta cuando ganó la beneficencia, volvió a meter amparo la señora Beatriz Varo y en ésas estamos en este momento. No sabemos qué va a suceder. Nosotros queremos luchar porque no se considere, que nunca nos hemos imaginado cómo llegó, cómo se pudo creer que estos cuadros del señor Walter Gröen formaban parte de la herencia. Por supuesto que él fue el compañero de la señora Baro, pero éstos fueron cuadros que él había comprado independientemente desde hace 30 años y que además todo el mundo cultural de México lo sabe, no es ningún secreto. Es toda la información que tenemos hasta ahora pero no nos estamos dando por vencidos; como tampoco lo hicimos con el IPAB y ya ven que con la ayuda de ustedes, lo ganamos.

El Presidente:

La Presidencia pregunta a la señora diputada María Teresa Campoy si hacer su derecho de réplica.

No, no ejerce ese derecho; por lo tanto convocamos respetuosamente y le damos la palabra para ello al señor diputado Uuc-Kib Espadas Ancona del Partido de la Revolución Democrática para su pregunta, o sus preguntas.

El diputado Uuc-Kib Espadas Ancona:

Diputado Presidente, ciudadanos diputados, señora Presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Tanto el I Informe de Gobierno del presidente Fox como el Programa Nacional de Cultura 2001-2006 presentan muy graves confusiones conceptuales sobre el concepto de cultura. A lo largo de sus páginas encontramos una mezcla ininteligible entre el concepto de cultura y el concepto de arte, entre el concepto de educación y el concepto de cultura, entre el concepto de saber y el concepto de cultura. Encontramos incluso frases verdaderamente sorprendentes en un documento de este tipo como es el proponerse elevar el nivel cultural.

Creemos que en el fondo de esta confusión está una confusión central entre ver a la cultura como una cosa frente a la cultura como un proceso social. Está una confusión entre ver a la cultura como una opción, frente a ver a la cultura como el substrato básico de lo humano.

La reificación de la cultura, la confusión del hombre con la obra es lo que puede explicar el tratamiento que las autoridades dan a las expresiones materiales de la cultura como pueden ser los sitios y monumentos, favoreciendo su uso mercantil y escenográfico y aun de negocio y de hobby por parte de las élites, ignorando su carácter de momentos irrepetibles e irremplazables de nuestro devenir histórico y cultural, de hitos de nuestra identidad cultural.

La apropiación privada de los bienes culturales nada tiene que ver con su conservación como tales, ni contribuye al cumplimiento de la obligación intransferible del Estado de garantizar e instrumentar el derecho al desarrollo cultural.

Sólo es en este contexto que podemos entender las actitudes de las autoridades de la cultura de extender y extralimitar su discrecionalidad para permitir el uso y abuso de estos bienes culturales mucho más allá de lo que las leyes y las opiniones profesionales han recomendado.

Sobre esta base quisiera yo preguntarle cómo hace usted compatible la declarada intención expresada en el Programa Nacional de Cultura, de que el Estado no abdique de sus funciones culturales con el uso general de estas facultades discrecionales para permitir el abuso por encima de las opiniones profesionales, e incluso, por encima de los dictámenes técnicos producidos por sus propias instituciones a favor de actores privados.

Cómo evitar entonces, señora Presidenta, identificar lo que usted llama ciudadanización con un real esfuerzo de privatización que habíamos venido padeciendo, al menos los últimos tres sexenios.

Muchas gracias.

El Presidente:

Tiene la palabra la ciudadana Sari Bermúdez para dar respuesta.

La Presidenta Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa:

Muchísimas gracias, señor Presidente.

Señor diputado Espadas Ancona: La realización de eventos culturales en zonas arqueológicas o monumentos históricos se sujeta a una estricta revisión por parte de los consejos de Arqueología y de Monumentos Históricos del INAH, órganos asesores conformados por reconocidos especialistas, quienes determinan las limitaciones y requerimientos así como los lineamientos técnicos que se deben cumplir a efecto de proteger el patrimonio y garantizar su preservación para el uso y disfrute de los mexicanos.

Los eventos cívicos o culturales que pudieran autorizarse, invariablemente atenderán a los criterios de dichos cuerpos colegiados y a lo dispuesto por el Acuerdo Presidencial publicado en el Diario Oficial de la Federación del 31 de octubre del 77, modificado en el 86, que establece que los museos, monumentos históricos y zonas arqueológicas bajo responsabilidad del INAH no serán utilizadas por ninguna persona con fines ajenos a su objeto o naturaleza, así como por lo contemplado en el artículo segundo del propio Acuerdo, el cual prevé que con autorización previa y expresa del Secretario de Educación Pública dichos bienes y sus instalaciones podrán ser usados para llevar a cabo actos culturales, cívicos o relevantes.

La discrecionalidad, señor Diputado está dentro de la Ley. Si no queremos discrecionalidad, tendríamos que revisar la Ley.

Así entonces le podría yo agregar que no hay ningún tipo de privatización, la utilización se hace conforme a la Ley Federal de Zonas y Monumentos, el Secretario de Educación Pública a autorizado, previa autorización de los consejos del INAH cuando esto sucede. Muchas gracias.

El Presidente:

Señor diputado Espadas Ancona, ¿hace usted su derecho de réplica?, lo ejerce hasta por 4 minutos.

El diputado Uuc-Kib Espadas Ancona:

En su respuesta señala, señora Presidenta una serie de instrumentos jurídicos sobre los cuales las autoridades han de decidir en estos casos.

Creo sin embargo, que el uso escenográfico de sitios arqueológicos, que no es el único problema que discutimos acá, nada tiene que ver con la naturaleza de estos sitios, es como señalaba yo en mi primera intervención, el concebir que precisamente estos sitios arqueológicos no son sino cosas, objetos y no momentos de un proceso cultural; sólo así puedo entender que se considere como propio de su naturaleza y de su objeto su utilización escenográfica.

Me parece que el objeto para el que la Nación ha preservado estos bienes durante siglos con un enorme costo material humano, es precisamente para poder entender nuestro desarrollo cultural, para que queden ahí, para que las nuevas generaciones de mexicanos tengan acceso a esos momentos irrepetibles de la cultura nacional que sin duda no tienen que ver con su utilización escenográfica, independientemente de la interpretación laxa que a esto se le pueda dar en el ejercicio de una facultad discrecional que efectivamente tiene un espacio en la Ley pero que también tiene limitantes dentro de la misma.

Otro tanto puedo decir de las facultades también discrecionales para autorizar la modificación de monumentos históricos por encima de los dictámenes técnicos del propio Instituto Nacional de Antropología e Historia, como cotidianamente ocurre.

Creemos que aquí se encuentra usted en una posición difícil, no dudamos de su buena voluntad pero sin duda creemos que el entramado institucional en el que se encuentra, dificulta grandemente las cosas.

Dirige usted un Instituto que fue fundado por el presidente Salinas de Gortari con el objetivo evidente de limitar en sus facultades a las instituciones culturales en su momento, con el objetivo evidente de dar un marco de escape a las presiones privatizadoras que si en algún sexenio, en ése se manifestaron y permitir que el patrimonio cultural fuera concebido como objeto de enriquecimiento y de lucro privado.

Creemos que a pesar de ser heredera de esa estructura institucional está usted en condiciones de avanzar hacia delante, de rebasar esas limitantes. Creemos asimismo.

Creemos así mismo que la discrecionalidad tiene que tener parámetros profesionales, parámetros técnicos, parámetros culturales para su ejercicio y que eso parámetros no se están respetando en este momento en beneficio de los mexicanos y de nuestro patrimonio cultura.

Muchas gracias.

El Presidente:

Se concede el uso de la palabra al señor diputado Rafael Barrón Romero, del Partido Acción Nacional, hasta por 4 minutos.

El diputado Rafael Barrón Romero:

Con su permiso, señor Presidente. Compañeras y compañeros legisladores, señora Presidenta del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

Si la educación es el pilar y factor fundamental para impulsar el desarrollo de las personas y el país, el fomento a la lectura y el libro es una acción esencial para ser el pleno ejercicio de este derecho.

Los libros son el medio educativo por excelencia y por ello el fomento a la lectura y el libro y en consecuencia el hábito de la lectura que se inculque a las personas es primordial para este país.

Los libros son una ventana al mundo, permite al lector o lectora allegarse del conocimiento generado en otras latitudes y las ideas encuentran ahí su lugar propicio. El libro y la lectura enriquecen los valores humanos y son ejemplo del respeto al ejercicio y la libertad de expresión.

Desgraciadamente y no es secreto para nadie, un mexicano lee en promedio de medio a dos libros por año, según la fuente que se consulte, pero cualquiera de las dos cifras indica una lectura muy baja entre los mexicanos, lo cual señala una falla estructural en nuestro sistema educativo.

Dado que internamente pondera más la memorización, que la reflexión y el análisis y no es capaz de generar el interés por la lectura, en el Primer Informe de Gobierno que señala entre los esfuerzos que Conaculta ha realizado para articular los programas y recursos a su cargo, cito.

Constituir una Comisión para el fomento a la lectura y el libro, coordinada con la Dirección General de Publicaciones, integrada por la Dirección General de Bibliotecas, la Biblioteca de México, Educal y los departamentos editoriales y las dependencias integradas al Conaculta.

Así mismo, en cuanto a la Red Nacional de Bibliotecas Públicas se reporta un aumento de 109 bibliotecas con respecto al año anterior y un incremento del 4.6% en el número de consultas en las bibliotecas públicas de todo el país.

Acciones encomiables sin duda alguna, sin embargo nos surge una duda, en cuanto a la afirmación que se hace al respecto a la eficiencia con que se ha ejercido el presupuesto asignado a difusión cultural, pues se asevera una eficiencia del orden del 7.9% en relación al año anterior.

Pero antes de formular a alguien nuestras preguntas, permítanme exponer que el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, por su parte ha presentado dos iniciativas desde la LVI Legislatura, donde ambas acciones fructificaron en la aprobación de la Ley de Fomento a la Lectura y el Libro, la cual tiene como finalidad promover la lectura, apoyar a las bibliotecas públicas, apoyar a los autores mexicanos de libros, apoyar a los editores y libreros mexicanos, fomentar la producción y la calidad del libro mexicano y coediciones mexicanas y apoyar la distribución y difusión del libro y coediciones mexicanas a nivel nacional e internacional.

En este orden de ideas, señora Bermúdez, deseamos formularle las siguientes preguntas.

¿En qué sentido y con base en qué criterios o indicadores se afirma que la aplicación del presupuesto es más eficiente en un punto 7% en relación al año anterior.?

¿Qué acciones ha realizado para dar cumplimiento a la Ley de Fomento a la Lectura y el Libro.?

¿Cuál es la articulación y coordinación que Conaculta está implementando entre los diversos niveles educativos para crear el hábito a la lectura en los educandos.?

¿Qué acciones ha realizado para conformar el Consejo Nacional del Fomento a la Lectura y el Libro.?

Señora Bermúdez, por sus respuestas, el pueblo de México se lo agradece.

El Presidente:

Gracias. Se concede el uso de la palabra a la ciudadana Sari Bermúdez, para las respuestas correspondientes.

La Presidenta Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa:

Muchísimas gracias, señor Presidente.

Diputado Rafael Barrón Romero:

Como usted sabe, el dar cumplimiento a la Ley de Fomento a la Lectura y el Libro compete a la Secretaría de Educación Pública. El primer paso para cumplir con esta Ley, es instalar el Consejo Nacional de Fomento de Lectura y del Libro. EL secretario Reyes Tamez preside el Consejo, la secretaría ejecutiva corresponde a la Presidenta del Conaculta y consta también de tres vocales, representantes de las instituciones académicas, libreros y editores.

Ustedes fueron quienes impulsaron esta Ley, quienes hicieron del libro un asunto de interés público, realmente es loable lo que ustedes lograron con esta Ley del Libro.

La principal aportación de esta Ley, fue precisamente incluir la voz, la opinión y la participación de los libreros, editores y académicos, sobre las políticas nacionales del fomento a la lectura. Desafortunadamente, lo que no se pudo lograr en la Legislatura anterior, fue el establecimiento de estímulos fiscales para editores, libreros y lectores, lo cual es una deuda pendiente que tenemos y que ojalá podamos saldar juntos.

El Secretario de Educación me ha dicho en varias ocasiones, que después de presentar el Programa de Educación, que será el día de mañana, una de sus primeras acciones será instalar el Consejo Nacional de Fomento de la Lectura y el Libro.

Por otra parte, la Comisión para el Fomento de la Lectura y el Libro del Conaculta, es una Comisión interna, no tiene absolutamente nada que ver con el Consejo, se creó con el propósito de ordenar el trabajo editorial del Conaculta e incluye, como usted bien dijo, las direcciones generales de publicaciones, bibliotecas, Biblioteca de México, Educal, Tierra Adentro, oficinas de publicaciones del INAH, del INBA, de Vinculación Cultura, del Cultura Infantil, Imcine, Cineteca Nacional y Culturas Populares. Esta Comisión ha sido creada para evitar duplicidades y unificar criterios editoriales.

Me preguntaba usted, ¿en qué nos basábamos también para decir que el presupuesto era más eficiente en 7 punto 9 en relación al año anterior? La respuesta que yo le podría dar con respecto a esto, es que se obtuvo comparando el número de personas que asistieron a actividades artísticas y culturales, desde que inició la administración hasta el período de agosto, justo antes de que se presentara el programa. Y bueno, obviamente con base también en el presupuesto asignado.

Las instituciones que forman parte de esta medición fueron el INBA, el Cenart, el FIC, Festival Internacional Cervantino, publicaciones, bibliotecas y Cineteca Nacional.

En estas cifras, que ese el resumen de diciembre a agosto de 2000, se registraron 4 millones 844 mil personas o asistentes, con un presupuesto asignado de 144 millones, 555 mil 200 pesos. De diciembre a agosto de 2001, asistieron 5 millones, 271 mil 385 personas, con un presupuesto de 145 mil 776 personas. La diferencia entre ambos períodos refleja un incremento del 7 punto 9.

Así entonces, nos basamos en las personas que asistieron a actividades artísticas y culturales de diciembre a agosto, la comparación entre el 2000 y el 2001.

El Presidente:

El derecho de réplica de la fracción del Partido Acción Nacional, será ejercido por el señor diputado, Luis Fernando Sánchez Nava, se le pregunta si así es. Adelante. Hasta por cuatro minutos.

El diputado Luis Fernando Sánchez Nava:

Con su permiso, señor Presidente, respetables colegas.

Señora Bermúdez, Presidenta del Consejo Nacional Para la Cultura y las Artes, gracias por sus respuestas.

El grupo parlamentario de Acción Nacional, ha mencionado y reafirmado en las intervenciones que nos precedieron, la importancia y relevancia que tiene el fomento a la lectura y el libro en el mejoramiento de nuestra cultura. Por ello, vemos con orgullo que hace tan sólo unos días se inició el Primer Encuentro Internacional Sobre Bibliotecas Públicas, organizado por una multiplicidad de instituciones educativas y culturales de México, entre ellas, la Dirección General de Bibliotecas del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, así como representaciones culturales extranjeras en el país.

Dicho encuentro tiene como objetivo analizar la evolución y los avances de las bibliotecas públicas en el ámbito general y su aplicación en el país para mejorar el sistema bibliotecario público, pues uno de los retos que enfrenta hoy día, es trascender los afanes pedagógicos para que se convierta en un imán que llame no sólo a los escolares.

Desde esta tribuna aplaudimos el encomiable esfuerzo que agrupaciones de distinto carácter y nacionalidad están llevando a cabo en beneficio de la sociedad; alentamos también la multiplicidad de actores que se conjugan en un claro ejercicio democrático y plural para llegar a consensos y acuerdos que permitan impulsar la lectura en las bibliotecas.

No obstante, el reconocimiento a las acciones emprendidas en estos 9 meses bajo su responsabilidad, creemos que en este ejercicio serio y responsable, crítico y objetivo que los legisladores de Acción Nacional hacemos del Primer Informe de Gobierno de esta administración, es preciso externar nuestra preocupación, puesto que a más de un año de la publicación de la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, aún no se ha instalado dicho consejo.

La Comisión creada por el órgano a su cargo, no es el instrumento que la ley señala ni cumple con lo dispuesto por ella; dicha ley estipula la creación de un consejo, que no comisión -aclaro-, que agrupa e integra una multiplicidad de actores y agentes internos y externos de la Administración Pública Federal que intervienen en diversos ámbitos en la cultura del país, pluralidad de la que carece la Comisión que Conaculta ha creado.

Por otra parte, este consejo tiene por objeto realizar, junto con la SEP, el Programa Nacional de Fomento a la Lectura y el Libro. Por eso y con miras a un trabajo coordinado entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo, instamos a que se dé cabal cumplimiento a lo dispuesto en la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, en la constitución del Consejo Nacional de Fomento a la Lectura y el Libro, del cual, como usted lo reconoció, forma parte como Secretaria Ejecutiva.

La invitamos a no caer en la burocratización con órganos que impiden la acción gubernamental, acatemos lo dispuesto en la normatividad, fijemos bien el objetivo al cual queremos llegar y actuemos en consecuencia.

Por su atención, muchas gracias.

El Presidente:

Se concede el uso de la palabra al señor diputado Ildefonso Zorrilla Cuevas, del Partido Revolucionario Institucional, hasta por 4 minutos.

El diputado Ildefonso Zorrilla Cuevas:

Señoras legisladoras, señores legisladores, señora presidenta de Conaculta, Sari Bermúdez, yo sí quiero felicitarla por el programa que presentó en la Biblioteca de México, José Vasconcelos.

Y a propósito de Vasconcelos, fue un acierto que haya invitado a Carlos Fuentes, cuya solvencia intelectual y moral está fuera de duda. Desde la época, desde la presidencia de Álvaro Obregón, en ningún acto oficial se había mencionado con esa justicia a José Vasconcelos, y José Vasconcelos es el educador de la Revolución, es el que creó en México la conciencia que sin la educación no son posibles los postulados de 1910.

También la felicito, porque va a proseguir esa labor de Tovar y de Teresa. Tovar y de Teresa decía que los más descentralizado que hay en la cultural, lo que hay que descentralizar son los bienes y servicios que él inició con gran éxito, por lo menos tuvo mucho éxito en Oaxaca y ahora a usted le toca seguirla en los municipios.

Llega usted a Conaculta en un momento muy interesante, en el momento en que se está revalorando el estudio de la cultura, pero no solamente se está revalorando, sino se quiere insertar la cultura en la economía, en la ciencia política, en la historia, en la administración pública, en los negocios públicos y privados, y ojalá sea en el derecho, eso nos toca a nosotros.

Ante este fenómeno tenemos una gran oportunidad los latinoamericanos, los mexicanos, para que la cultura funcione como fuente del conocimiento, como instrumento para el aprendizaje, como criterio para la aplicación de la ciencia. Yo quiero ilustrar esto con unos ejemplos muy sencillos y muy concretos.

En los mijes, se es principal cuando se toca un instrumento musical, esto de ser principal no es título nobiliario, no es una recompensa, simple y sencillamente lo hace apto para el servicio público.

En Jesús María, en la zona huichola, en el estado de Nayarit, junto al ayuntamiento tradicional existe el ayuntamiento constitucional, ahí se ve claramente el poder como facultad de mando, como facultad decisoria y la autoridad como ascendiente moral; en yolos, un pueblo de la sierra Juárez de Oaxaca, funciona el senado como última instancia, que incide desde los actos rituales, hasta el desarrollo, y bueno, no nos vayamos más lejos, las mayordomías que muchos de ustedes conocen, las inventaron para que el que acumula muchos bienes, una fiesta con todo el pueblo tenga la posibilidad de redistribuir sus bienes.

Quiero... Esto implica, este asunto implica una reforma educativa en que en realidad se considere a la cultura como fuente de conocimiento.

Quiero decirle, señora Directora, que ya inició usted bien (interrumpen).

El Presidente:

Señor, diputado Zorrilla, desafortunadamente se ha agotado el tiempo, su tiempo, le rogamos que performe su intervención.

El diputado Nahum Ildefonso Zorrilla Cuevas:

Sí. En esta reunión, porque usted ya ha empezado bien, ha llevado ya, se trata de llevar el libro a todos los rincones de la patria, por eso es que el libro, si llega el libro llega el espíritu, por eso es que no debe grabarse, porque las alas del espíritu deben ser livianas, para poder montar el vuelo.

Muchas gracias (aplausos).

El Presidente:

Gracias, diputado Zorrilla, se concede el uso de la palabra, para las respuestas, a la ciudadana, Sari Bermúdez, hasta por 8 minutos.

La Presidenta Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa:

Muchísimas gracias, señor Presidente, muchísimas gracias, señor Diputado.

Efectivamente el libro lo consideramos la base de absolutamente todo, si logramos que nuestro programa hacia un país de lectores, no sea un programa de Conaculta, sino un programa de todos nosotros, de las familias, de la sociedad civil, de los estados, de los municipios y de la federación, creo que habremos avanzado todo lo necesario, para que realmente México sea un país de lectores.

El esfuerzo es inmenso. Estamos trabajando con los medios de comunicación para empezar una gran campaña, porque como lo mencionó un Diputado hace unos momentos, sin los medios de comunicación no lo vamos a poder lograr.

Necesitamos tener libros a bajo costo en todo el país, que sean accesibles para todos; por esa razón, de una manera muy abierta y con ese respeto que el señor Presidente siempre ha mostrado hacia la libertad de expresión, y la razón por la cual, yo me uní a esa lucha desde hace siete años.

Me permitió la absoluta libertad, para decir lo que yo opinaba al respecto; y mi opinión, por supuesto es, que no se puede gravar al libro, el libro necesita tener un buen precio, los editores necesitan hacer su trabajo bien y necesitamos impulsar la industria editorial.

Y mucha gente comenta, que por 15 por ciento más de impuesto, el problema no es que la gente no vaya dejar de leer, que porque es un problema de cultura, la gente lee o no lee; pues yo no estoy de acuerdo. Yo pienso que todo ayuda, entre más ayudemos a que el libro sea accesible para los ciudadanos, más oportunidades tendremos de poner el libro en sus manos, invariablemente cuando haya aumento de precios, tiene que haber alguna reacción y en este caso, es imposible pensar que la reacción va a ser positiva. Así entonces, directamente se los digo, Conaculta no esta a favor del 15 por ciento del IVA en los libros. (Aplausos)

También, creo que hubo una confusión el 22 de agosto, les debo confesar, que yo al siguiente día salí de vacaciones, porque tenía tres años de no haberlo hecho; y me enteré de una llamada, cuando me dijeron que se había echado para atrás el Presidente. Bueno, no creo que se echó para atrás, lo que quiso decir el Presidente, es que, obviamente no era decisión de él si se iba a gravar el libro o no, es la decisión de todos ustedes, de los legisladores.

Y lo que quiso decir también, es que yo estaba en absoluta libertad, de pelear que no se gravara y fue maravilloso escuchar, que me estaba dando esa libertad para hacerlo; porque él sabe que cuando me dan libertad para hacer algo, la tomo pero con creces.

Entonces, esa es la respuesta que tengo con respecto al libro y al señor Diputado, le doy las gracias, porque si vamos a hacer del libro el gran tema de este sexenio en nuestro país. Gracias.

El Presidente:

Señor diputado Zorrilla, esta presidencia le pregunta, ¿si ejerce usted su derecho a intervenir nuevamente? Hasta por cuatro minutos.

El diputado Nahum Ildefonso Zorrilla Cuevas:

Como mi primera intervención no fue una pregunta, pues ahora tampoco va a haber una réplica, pero voy a aprovechar el momento para lo siguiente, de algo que es materia nuestra, la legislación.

Usted con todo derecho podrá decirnos, pues hagan las leyes ustedes, yo la aplico; pero no cree usted, que sería muy conveniente, que pudiéramos platicar ustedes, nosotros y por supuesto los pueblos que hacen la cultura, y los hombres síntesis, los creadores, para que tengamos una legislación que le abra cauces a la diversidad cultural.

Nuestra legislación es dispersa, asistemática y esto ha creado una gran confusión, ha raíz de que este Congreso aprobó la Ley de Derechos y Cultura Indígena, y no aprobó la Ley Cocopa, se ha escrito, se ha corrido mucha tinta, muchas palabras, muchas entrevistas, se ha hablado de sociología, de historia, de política, menos de derecho, siendo que es una reforma constitucional.

Por eso es muy importante y ojalá este Congreso se aboque a darle vigencia, positividad, constitucionalidad a los derechos colectivos, porque los derechos culturales, los derechos ambientales, son fundamentalmente derechos colectivos, y si nosotros nos abocamos a constitucionalizar los derechos colectivos, este Congreso se estará apartando de la lógica del derecho clásico, estará dando un salto estructural y dándole una concepción clara, precisa a lo que es el derecho cultural, el derecho a la biodiversidad, es el derecho a la existencia de los pueblos, luego entonces, es un derecho eminentemente colectivo.

Yo creo, que si ustedes, Conaculta, y nosotros intercambiamos un poco más este diálogo y nos salimos de este formato ciertamente muy acartonado y que a veces dudo que sirva, podemos llegar a conclusiones muy importantes y a crear un derecho que garantice y que haga funcionar a la cultura, como creían los orientales, como fuente del conocimiento y como la gran liberadora del hombre.

Muchas gracias.

El Presidente:

Vamos, en este momento, a entrar en lo que, en este tipo de actos, se denomina el segundo turno, que es el último turno de la comparecencia.

Para este efecto se han inscrito para intervenir, la diputada Rosa Delia Cota Montaño, del Partido del Trabajo; la diputada María Teresa Campoy Ruíz Sánchez, del Partido Verde Ecologista; el diputado Manuel Duarte Ramírez, del Partido de la Revolución Democrática; el diputado Oscar Romeo Maldonado Domínguez, del Partido Acción Nacional; la diputada Esther López Cruz, del Partido Revolucionario Institucional.

De tal forma y en este sentido, se le concede el uso de la palabra a la diputada Rosa Delia Cota Montaño, del Partido del Trabajo, hasta por 4 minutos.

La diputada Rosa Delia Cota Montaño:

Con el permiso de la Presidencia, señoras y señores diputados. Señora Bermúdez Ochoa, en países como el nuestro, la cultura y la educación son actividades que en muchas ocasiones se les considera en segundo o en último término.

Tal parecería que la sociedad contemporánea, se encuentra más ávida de la apropiación de la riqueza material, que del enriquecimiento espiritual que de la cultura se deriva.

La difusión de las actividades culturales del Gobierno Federal, de los estados, del Distrito Federal o de los municipios, es escasa, por ello, las nuevas generaciones de mexicanos poco disfrutan de la lectura, de la buena música o del conocimiento de las diferentes manifestaciones de la cultura del país, en todas sus manifestaciones.

La cultura en México es mucho más de lo que se difunde a través de los medios de comunicación masiva, sean la prensa escrita, la televisión o la radio, e incluso por medio de Internet.

Indudablemente, la creación, preservación y difusión de la cultura en México, requiere de apoyos, tanto públicos, como privados, ya que se trata de mantener vivo todo aquello que nos identifica como nación y que nos individualiza en el mundo.

Desafortunadamente, los apoyos provenientes tanto de gobierno, como de particulares, son muy escasos y su asignación es elitista. Además por ser exiguos los recursos y la cantidad de personas beneficiadas, muchas ocasiones son utilizados para acallar a los críticos del Gobierno o para avasallar con vituperios acérrimos a las instituciones o personajes que se desea reprimir o en sentido contrario, incluso a programas o políticas que se quieren promover.

Señora Bermúdez, ¿cuál es el criterio que se sigue para la asignación de los apoyos y becas que se otorgan a los artistas, sean jóvenes o maduros? ¿Cuándo se supone que las becas se proporcionan a estudiantes o creadores que las necesitan?

Se dice que la Junta de Notables, encargada de determinar a quiénes se les da financiamiento se ha convertido en un consejo casi vitalicio, en el cual no existen criterios claros u objetivos y neutrales; queremos su opinión. Y de no ser así, ¿cuáles son esos criterios?

Por otra parte, sabemos que la cantidad de libros o revistas serias, así como de lectores de éstos es demasiado insignificante en nuestro país. Desgraciadamente, no podemos decir lo mismo acerca de las publicaciones que se expenden en puestos de periódicos y revistas, en las que está ausente la calidad literaria y sobre todo su contenido.

¿Por qué el Consejo a su cargo asume mayor participación junto con la Secretaría de Gobernación en la selección de publicaciones que se editan en México? Sabemos que en nuestro país existe la libre empresa y en ello se basan las compañías dedicadas a producir estos panfletos, sin ningún contenido que aporte valores que beneficien a la sociedad. Sin embargo, pensamos que sí es responsabilidad el seleccionar la calidad de las lecturas a que puede tener acceso la población.

Si se ofrecen pasquines a veces de no pocas páginas a precios accesibles, ¿por qué no se fomenta la edición de obras literarias de calidad también a precios reducidos? Por su respuesta, muchas gracias.

El Presidente:

Se concede la palabra a la ciudadana Sari Bermúdez, para dar respuesta.

La Presidenta Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa:

Muchísimas gracias, señor Presidente. Diputada Rosa Adela Cota Montaño, esta es una de mis preguntas favoritas. El tema del Fonca, el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes creo que va a ser uno de los más importantes de esta administración, porque los cambios que ahí se empezarán a ver durante los próximos meses verdaderamente van a fortalecer el federalismo e impulsar la creación contemporánea.

Esta es la información que les tengo al respecto y en unos momentos hablaremos acerca de los libros.

El Fondo Nacional para la Cultura y las Artes es una dependencia del Conaculta dedicada al estímulo de la creación artística contemporánea, a través de la asignación de apoyos a creadores conocidos como muchos como becas. Opera 16 programas, el Programa de Apoyo a Jóvenes Creadores, el Programa de Apoyo a Ejecutantes, Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales, Programa de Apoyo a Escritores en Lenguas Indígenas, Programa de Apoyo para Estudios en el Extranjero, Programa de Intercambio de Residencias Artísticas, Programa de Traducción Literaria, Programa de Artes Plásticas, Programa de Apoyo a Revistan Independientes, Programa de Apoyo a la Producción de Programas de Radio y Televisión Cultural, Programa Teatros para la Comunidad Teatral con el IMSS, Programa Creadores en los Estados, Programa de Apoyo a la Traducción de Obras Mexicanas, Programa del Fideicomiso para la Cultura México-Estados Unidos, Programa de Adquisición de Bienes Culturales.

El programa principal, sin embargo, y con mayores recursos es el Sistema Nacional de Creadores, el cual apoya con becas a 57 creadores eméritos, los eméritos son nuestros grandes creadores, mayores de 60 años, con 23 mil pesos mensuales de por vida; 267 creadores artísticos entre los 35 años y 35 y 60 años, con 17 mil pesos mensuales por 3 años, por proyecto, dándonos un total de 324 becas o 324 becados.

Si comparamos el apoyo que el Sistema Nacional de Creadores da a nuestros artistas con los apoyos otorgados a través del Sistema Nacional de Investigadores del Conacyt, se puede apreciar que el Conacyt otorga 8 mil becas, éstas como complementos también a salarios, cosas que por lo regular no tienen nuestros artistas.

Así entonces, están muy por encima de los recursos y apoyos con los que cuentan los 324 creadores artísticos que forman los eméritos y los creadores artísticos.

Durante la administración pasada sólo los eméritos decidían quiénes entraban a formar parte de este Sistema Nacional de Creadores, que además es un gran honor, el trabajo de estos trabajadores en la selección de estos becarios fue realizada con una gran entrega, con una gran pasión y un gran profesionalismo.

Sin embargo, hemos visto a lo largo de estos meses la necesidad de incorporar una nueva visión a través de nuevas generaciones en el otorgamiento de estos estímulos, así como la importancia, por supuesto, de rotar a estas personas.

Este año se logró que cada uno de los eméritos trabajaran con asesores externos que pudieran ayudarlos en la evaluación de los proyectos por disciplina y que lograran dar esta nueva visión de estas nuevas generaciones.

Para el próximo año buscaremos crear un nuevo directorio de jurados que no sólo incluya a estos 57 creadores eméritos, sino que se pueda ampliar hasta mil 500 creadores de toda la República y que reúnan los siguientes criterios:

Antes que nada, status de creador, es decir, trayectoria artística reconocida, como los tenemos con los creadores artísticos nacional y con los eméritos, por supuesto que sabemos que también los hay en los estados y ya es tiempo de reconocerlos.

Jurados de diferentes generaciones. Diferentes corrientes artísticas que provengan de todo el país y con una rotación anual o de cada dos años. Así ya terminará todo esto que se ha dicho del amiguismo y del centralismo y, en fin.

En cuanto a becas estatales, actualmente la federación cubre la mitad de los recursos y cada estado cubre la otra mitad. Los creadores eméritos de los estados reciben aproximadamente 5 mil pesos y los creadores con trayectoria, 3 mil pesos. Esto nos parece injusto, queremos mejorarlo.

De 23 mil y 17 mil pesos, que se reciben a nivel nacional, 3 mil y 5 mil nos parece demasiado bajo para los estados para apoyar la creación y los proyectos culturales de los estados.

Los apoyos a la creación hasta la fecha han privilegiado los trabajos individuales sobre los trabajos en grupo. Quisiéramos ahora apoyar el trabajo en grupo, el teatro, a la música, la danza.

El corto plazo se ha favorecido sobre el largo plazo. Para hacer proyectos realmente importantes, que ejerzan alguna influencia sobre esa comunidad, es importante que sean apoyados a mediano o largo plazo.

Se ha castigado a los ejecutantes, como actores, bailarines, músicos e interpretes, porque se dice que ellos no son creadores, que ellos simplemente interpretan. No estamos de acuerdo, ellos han recibido pocas becas y montos menores y ya es tiempo de que se les reconozca su trabajo y que sean apoyados más.

También se han dejado fuera las culturas populares. Trabajaremos mucho para apoyar las culturas populares en esta nueva administración.

Nuevos proyectos. Tenemos ahora dos programas de becas para culturas populares, una que incluirá grandes maestros artesanos y obras contemporáneas de música tradicional mexicana.

Tendremos, además, un programa de becas para apoyar a los grupos independientes: jóvenes artistas, supongamos, pintores, en fin, que quieran formar una pequeñita empresa para mostrar su obra, para traer pintores de otros países y tener un diálogo con ellos, en fin, y muchas veces no puede ni siquiera pagar la renta; pues vamos a estar ahí para apoyarlos, porque es nuestra obligación de Conaculta, además de promover y difundir, impulsar el desarrollo cultural en todo el país. Hasta este momento, de todas las becas solicitadas Conaculta apoya al 18%.

Los recursos públicos que el Estado destina a los creadores artísticos del país, de ninguna manera debe considerarse como un gasto, sino como una inversión, con las becas, el apoyo a proyectos de creación, difusión y formación, con los intercambios de residencias artísticas y con el apoyo a estudios en el extranjero, México invierte en su patrimonio cultural y la proyección de su cultura al mundo.

El Estado Mexicano estaba en deuda con los creadores artísticos de nuestro país. Les he dicho que ya existía el Sistema Nacional de Investigadores y no se había creado el Sistema Nacional de Creadores.

La Creación del Sistema Nacional de Creadores entonces, es algo que debemos apoyar.

El Presidente:

Perdón. El tiempo.

Gracias.

(Aplausos).

Diputada Rosa Delia Cota Montaño, ¿ejerce usted su derecho?

Adelante.

La diputada Rosa Delia Cota Montaño:

Con el permiso de la Presidencia. Señoras y señores diputados. Señora Bermúdez.

El grupo parlamentario del Partido del Trabajo está consciente de que en un país tan plural y diverso como México es un enorme reto atender cabalmente las exigencias que reviste el desarrollo de la cultura, más aún, en las condiciones de rezago e inestabilidad económica que mantiene nuestro país desde hace varios lustros.

En estas circunstancias, es evidente que se requiere de un esfuerzo constante que sólo dará frutos a mediano y lago plazo, pero también es claro que se necesita una visión de conjunto que muestre una orientación general y que, al mismo tiempo, sea congruente con cada una de las partes que conforman nuestra diversidad cultural.

La vinculación con los diferentes sectores de la sociedad y directores culturales, aspecto de primera importancia en el que ha insistido el Partido del trabajo, no sólo es necesaria, sino indispensable para configurar un proyecto nacional de cultura que respete las diferencias y las expectativas de todos ellos, y que igualmente promueva el impulso que México requiere para desarrollar la cultura en nuestros pueblos que forman toda la nación.

Estamos convencidos que es la hora de abrir un amplio y profundo diálogo nacional en el que participe toda la sociedad, los grupos y personalidades de los diferentes ámbitos culturales y las fuerzas y organizaciones políticas y sociales, sólo así será realidad lo que sostiene el gobierno actual de que en materia cultural se camina en el conjunto del pueblo de México.

Por otra parte, nos parece indispensable que el Consejo a su cargo integre un grupo o comité de trabajo para atender la problemática que presenta la enorme variedad de revistas y folletos de muy baja calidad, porque es un asunto que compete a las autoridades responsables de la cultura en el país.

No sólo es un grave problema el que en promedio los mexicanos lean poco, igualmente grave es el contenido y la calidad de lo que leen, y en ese caso, ese tipo de publicaciones no contribuye a elevar el nivel de desarrollo cultural de los sectores mayoritarios de la población.

No se trata de restablecer la censura, sino de proporcionar a la población los elementos básicos de educación y orientación sobre tales materiales, para que con un criterio más amplio informado decida si recurre o no a este tipo de lecturas.

Desde luego, esta labor sistemática que debe asumir el Consejo, tendrá que ir acompañada de una enorme labor editorial oficial para ofrecer alternativas literarias que verdaderamente contribuyan a fortalecer y elevar la cultura popular en nuestro país.

El grupo parlamentario del Partido del Trabajo celebra las libertades de que gozamos los mexicanos en materia cultural, y por ello consideramos que debe ser fortalecido este derecho, no dejando a la deriva lo que los agentes privados quieran hacer al respecto. Se necesita un esfuerzo oficial sistemático para lograrlo. Es cuento.

El Presidente:

Gracias.

Se concede el uso de la palabra a la señora diputada María Teresa Campoy Ruy Sánchez del partido Verde Ecologista hasta por cuatro minutos.

La diputada María Teresa Campoy Ruy:

Señora presidenta Sari Bermúdez: Las bibliotecas públicas son responsabilidad de los gobiernos federal, local y municipal. Éstas deben ser parte esencial de cualquiera de sus estrategias a largo plazo para la cultura.

Señora Presidenta: qué está haciendo la administración actual y qué se va a hacer para que todo mexicano, en cualquier parte del país, tenga acceso a una biblioteca pública, y, cuál es el presupuesto para el fomento del libro y si no se duplica el esfuerzo con la tarea de la Secretaría de Educación Pública.

Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente:

En el uso de la palabra la ciudadana Sari Bermúdez.

La Presidenta Sara Guadalupe Bermúdez Ochoa:

Muchísimas gracias, señor Presidente, muchísimas gracias diputada María Teresa Campoy Ruy Sánchez.

Uno de los grandes proyectos de nuestra administración, por supuesto que es el fomento al libro y para lograr el fomento al libro tenemos que hacerle verdaderamente mucho caso a lo que está sucediendo en las bibliotecas de nuestro país.

Actualmente el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes cuenta con 6 mil 109 bibliotecas en la República Mexicana. El 70 por ciento de estas bibliotecas hemos visto que tiene algún tipo de problema. Necesitan ampliación, necesitan reestructuración, tienen problemas con el techo, no hay suficiente estantería, necesitan más libros, en fin, algún tipo de problema tienen el 70 por ciento de estas bibliotecas.

La Dirección General de Bibliotecas a cargo de Jorge Von-Sigler inició ya un verdadero diagnóstico de la situación de las bibliotecas en nuestro país, empezando con un Congreso Nacional que se realizó hace algunos meses para detectar los problemas, las necesidades de las bibliotecas y como lo mencionó uno de los diputados hace unos momentos, ahora está justamente en la Reunión Internacional de Bibliotecas Públicas para también saber cómo están funcionando las bibliotecas a nivel internacional y qué es lo que nosotros esperamos de nuestras bibliotecas, cómo las podemos actualizar.

Dentro de estos créditos que obtuvimos del PID de 65 millones de dólares, 26 millones están dedicados a las bibliotecas de nuestro país. Ha habido un gran interés por parte de los estados y los municipios para obtener estos créditos, para mejorar sus bibliotecas, nosotros esperamos antes de terminar el sexenio tener mil bibliotecas más. Actualmente sólo 280 municipios aproximadamente no tienen biblioteca pública. Por supuesto que la tendrán en los próximos años y esperamos tener aún más.

Así entonces, la atención que les daremos a las bibliotecas va a ser verdaderamente extraordinaria. Sabemos que para muchísima gente el tener acceso a un libro, aunque lo tengamos a precios bajos ni eso pueden pagar. Entonces las bibliotecas son la solución ideal para que tengan este contacto con los libros.

Nos hemos dado cuenta también, lo he aprendido de Jorge Von-Sigler (¿) que es un gran experto en esto y constantemente lo discutimos, que estas bibliotecas se están usando principalmente para que los niños vayan a hacer sus tareas. Esto por supuesto que se puede hacer, pero no es lo ideal. Lo que queremos es que los niños vayan y verdaderamente les emocione poder entrar a una biblioteca, tomar un libro y leer por placer. Que realmente se convierta en un hábito para ellos para que al ir creciendo la literatura, la lectura sea parte de su vida.

Así entonces, señora Diputada esto es lo que pensamos hacer con respecto a bibliotecas.

¿Cuál es el presupuesto de bibliotecas?, 115 millones de pesos actualmente y por supuesto como le dije, tenemos estos créditos con los que estaremos trabajando con los municipios para ir mejorando esta situación.

El Presidente:

Señora diputada María Teresa Campoy.

La diputada María Teresa Campoy Ruy Sánchez:

Señora presidenta Sari Bermúdez, las bibliotecas son determinantes para la difusión de la cultura, son depositarias de la memoria de la humanidad y provén las condiciones para la toma de decisiones independientes de todos los mexicanos.

Señora Bermúdez, creo que no es suficiente construir nuevas bibliotecas, es necesario además, proveerlas de materiales de gran calidad, los grandes clásicos y las últimas ediciones de los textos didácticos. Muchas gracias por sus respuestas.

El Presidente:

Gracias, Diputada.

Se concede el uso de la palabra al señor diputado Manuel Duarte Ramírez, del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Manuel Duarte Ramírez:

Con el permiso de la Presidencia. Señora Sara Bermúdez, a pesar de que nuestro país cuenta con un enorme patrimonio cultural que se ha ido acumulando a lo largo de nuestra milenaria historia y de los esfuerzos que por décadas se han hecho para preservarlos, las políticas para su protección y resguardo planteados en la Administración se quedan pequeñas frente a la magnitud del rezago.

A la ausencia de una cultura de la preservación al natural deterioro ocasionado por el paso de los años y a un ínfimo presupuesto que como ya señalábamos anteriormente no cumplió con lo prometido, se suma día a día el embate de los intereses privados con fines lucrativos que busca trastocar el sentido nacional y colectivo de nuestro patrimonio, aprovechando lagunas de la Ley, haciendo interpretaciones dolosas de la misma, como por ejemplo aquella que permite hacer de las Ruinas Arqueológicas del Tajín un centro de espectáculos pues a ojos de sus promotores y funcionarios entre los que se encuentra de manera destacada usted, en él se realizó un evento cívico vemos cómo los principios que ustedes dicen impulsar se encuentra en entredicho

Diversos sucesos en ese sentido de han venido dando a lo largo del primer año de Gobierno del presidente Fox, como a continuación nefasta de las administraciones pasadas.

Nos referimos a los procesos de privatización que alientan los intereses de grandes corporativos, que amparados en la ausencia de legislación amenazan el resguardo y conservación de nuestro patrimonio cultural como lo muestra en concreto el caso del Casino de la Selva en manos de la Empresa Cotsco y el de diversas obras de arte en manos de banca extranjera, los cuales se han encontrado sin una actitud firme por parte de la autoridad y sin legislación adecuada para detener las ambiciones que de los intereses privados, particularmente de los grandes corporativos nacionales e internacionales que amenazan a nuestro patrimonio cultural.

En ese mismo sentido se encuentra el uso de monumentos históricos para eventos sociales, como las cenas de gala en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, celebraciones en el Museo Nacional de Arte y grandes festejos en otros monumentos artísticos y arqueológicos; ojalá que no sea para lucirlos como se debe, como declaró en su momento la hoy Primera Dama.

Ante este panorama me permito preguntarle qué ha hecho el Consejo que usted preside para cuidar que el interés público, el interés nacional esté por encima del privado, particularmente en estos dos casos y en el de la utilización de las Ruinas del Tajín.

Qué adecuaciones legislativas y en qué tiempo va a impulsar su Institución para garantizar que el patrimonio cultural esté libre de esas amenazas. Nos gustaría saber cuál es su posición ante la necesidad de actualizar la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas que data del año 1972.

Cómo se está involucrando a los actores institucionales, como lo son los trabajadores investigadores de las instituciones que usted coordina y a la comunidad intelectual y artística que su Consejo dice representar en la transformación institucional y legislativa que implica el Programa Nacional de Cultura, por sus respuestas muchas gracias.

El Presidente:

Tiene la palabra la ciudadana Sari Bermúdez.

La Presidenta Sara Bermúdez Ochoa:

Muchísimas gracias, señor Presidente; muchísimas gracias, señor Diputado.

Señor Diputado, no se permiten bodas, bautizos, primeras comuniones, fiestas de cumpleaños, hasta donde yo sé en todos nuestros sitios arqueológicos o monumentos históricos.

Efectivamente se ha permitido, según la discrecionalidad del Secretario de Educación, eventos que no creo que se pudieran llamar privados, el que un presidente de un país tenga una recepción en el Castillo de Chapultepec realmente es un asunto de Estado, estar recibiendo estadistas de todo el mundo y esto se hace no sólo en México, sino en muchísimos países del mundo.

Tiene usted toda la razón al decir que estos actos se tienen que hacer con un gran respeto y una gran responsabilidad, tomando en cuenta el significado histórico, emblemático de cada lugar.

El Festival Tajín, celebrado en Marzo pasado se efectúo una vez que el Consejo de Arqueología e Historia y el Secretario de Educación lo autorizó de conformidad con el Acuerdo Presidencial, publicado en el Diario Oficial en 1977 y modificado mediante el acuerdo publicado en el mismo diario, en el 86, para este año no se ha presentado ninguna propuesta por parte del gobierno del Estado.

Sí quisiera contarle como anécdota que el año pasado, cuando se nos solicitó el Tajín para hacer el festival en el estado de Veracruz fuimos sumamente estrictos y debo decir que el etnólogo Sergio Raúl Arroyo tuvo infinitas reuniones con los especialistas sobre cómo se debería de realizar este festival.

Peleó muy fuerte para que no se realizara dentro de la zona central y de hecho le pidió a los organizadores que se salieran de la zona, de tal manera que como ustedes recordarán cuando sucedió ese accidente no hubo daños al patrimonio precisamente por la exigencia de los especialistas del INAH y del etnólogo, de que no se llevara a cabo en la parte central, que hubiera sido mucho más delicado.

Entonces, en este sentido sí quiero asegurarle que, tanto el director del INAH como los especialistas que forman parte del Consejo de Arqueología han sido sumamente cuidadosos y responsables con respecto a las autorizaciones que dan y siempre exigen que se respete la normatividad.

Así entonces nosotros pensamos que efectivamente tenemos un patrimonio importantísimo que cuidar, que respetar, que preservar y tratar de que sea para el disfrute de todos los mexicanos.

Sin embargo, también pensamos que es nuestro patrimonio y que debemos disfrutarlo todos, es un patrimonio vivo, es como las ciudades museos de las que se hablan en el mundo entero, París es una ciudad museo, pero pues ahí viven millones de personas.

La Ciudad de México y el Centro Histórico es un centro histórico museo como lo llama, pero ahí también lo habitan millones de personas y si lo hacemos con responsabilidad, que yo le prometo que así lo haremos, pues yo creo que en ciertas ocasiones sí se podrían dar estas autorizaciones.

La realización de eventos culturales en zonas arqueológicas o monumentos históricos, se sujetará a una estricta revisión por parte de los consejos de Arqueología y de Monumentos Históricos del INAH, que son los órganos asesores conformados por reconocidos especialistas, quienes determinan las limitaciones y requerimientos, así como los lineamientos técnicos que se deben cumplir, a efecto de proteger el patrimonio y garantizar su preservación para el uso y disfrute de los mexicanos.

Los eventos cívicos o culturales que pudieran autorizarse, invariablemente atenderán a los criterios de dichos cuerpos colegiados y a lo dispuesto por el acuerdo presidencial que ya mencionamos anteriormente. Así es que, espero que esta sea una respuesta adecuada.

Hemos hablado también acerca del Casino de la Selva. El Casino de la Selva, como ustedes saben, ha sido un tema de gran interés para todos los mexicanos, sobre todo para la comunidad de Morelos y por supuesto, parta el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

El día después de que se vendió, un día después el INBA ya estaba ahí, buscando revisar lo que estaba sucediendo con los murales, con la obra de Félix Candela, Félix Candela es un arquitecto mundialmente reconocido, de los mejores arquitectos del siglo XX, es estudiado en el mundo entero, se hacen talleres, seminarios en el Museo Metropolitano de Nueva York, en el Louvre de París, en fin, un hombre respetadísimo.

Las obras de los muralistas, son obras muy respetadas por la comunidad de Morelos y deben de tener la misma importancia y el mismo apoyo para su protección, que tiene la obra universal de Candela.

Así entonces, cuando nosotros nos enteramos de la necesidad de restaurar los murales, cuando desafortunadamente nos enteramos un día después que Cotsco había derrumbado la obra de Candela, nos presentamos en la ciudad de Morelos a protestar y les pedimos de inmediato la restauración de la obra mural, la restitución de la obra de Candela, que por cierto, varios arquitectos a nivel mundial nos han ofrecido venir a reconstituir, a restituir esta obra tan importante de Candela y logramos también, una hectárea para un centro cultural para la comunidad del estado de Morelos, que incluiría, por supuesto, los edificios necesarios, todos estos arreglos los acordamos con Cotsco, la comunidad de Morelos no está de acuerdo con estas negociaciones que hemos hecho, ellos insisten en que quieren absolutamente todo el terreno, continuamos platicando con ello, nuestra labor es proteger el patrimonio, es tratar de lograr la restitución de todas estas obras importantes, culturales y continuamos con nuestras pláticas.

Por supuesto, la posición de Conaculta es que queremos más cultura no menos cultura, más teatros no menos teatros, más cines no menos, más obras artísticas no menos obras artísticas, nuestra lucha continua. Gracias.

El Presidente:

Señor diputado Duarte, ejerce su derecho de réplica.

El diputado Manuel Duarte Ramírez:

Muchas gracias, señor Presidente.

Señora Sara Bermúdez:

Señala usted en su intervención inicial, que para llevar a cabo los cometidos del Programa Nacional de Cultura, son necesarios espacios y mecanismos para lograr la participación organizada y corresponsable de la sociedad, para ello se propone la creación de órganos consultivos de distinto nivel, en los que se señalan los de nivel municipal.

En este aspecto, yo quisiera señalar que es muy importante la descentralización de la cultura hacia los municipios, porque existe un desconocimiento absoluto, incluso, de las autoridades municipales, municipios alejados de nuestro país, que es necesario que conozcan todas las disposiciones de Conaculta y todas las disposiciones en la materia; sobre todo, en la conservación de monumentos históricos y artísticos y de centros arqueológicos.

En especial, quiero mencionarle que desde el mes de febrero he estado tratando de comunicarme con la licenciada María del Perpetuo Socorro Villarreal, encargada de la Coordinación Nacional del Instituto Nacional de Antropología, para ver la situación de una hacienda que fue construida a principios de siglo en mi Distrito, y hasta la fecha no he tenido respuesta.

Yo la invitaría a que estemos más en comunicación con los representantes populares para lograr avanzar en este terreno.

Muchas gracias.

El Presidente:

De acuerdo a nuestro orden se concede el uso de la palabra al señor diputado Oscar Romeo Maldonado Domínguez, del Partido Acción Nacional, hasta por 4 minutos.

El diputado Oscar Romeo Maldonado Domínguez:

Muchas gracias.

Señor Presidente de la Comisión de Cultura, señora Vicepresidenta de nuestra Cámara, señora Sari Bermúdez.

Me complace mucho que sea usted la primera Directora de Conaculta que comparece ante esta soberanía, eso ya de por sí, es un avance importante, es un cambio.

Dice Federico García Lorca que el teatro cuenta entre los más expresivos y útiles instrumentos para la edificación de un país y constituye el barómetro que marca su grandeza o su descenso, un teatro sensible -sigue diciendo- bien orientado, en todas sus ramas, desde la tragedia al bodevil, puede cambiar en pocos años la sensibilidad de un pueblo. Un teatro destrozado donde las pezuñas sustituyen a las salas puede adormecer y degradar a una nación entera en muy poco tiempo.

Esta hermosísima idea es menester aplicarla al mundo de la cultura en general. ¡Ah! Cómo calan estas palabras de García Lorca, cada orador que me antecedió ha dicho de alguna manera diferente que la cultura es el condicionante, el detonante de todos los demás tipos de progreso. ¡Vaya! Que la cultura es el crecimiento original.

Y hablando de progreso, la realidad de México duele, pesa en todos los aspectos desde hace décadas. Las palabras de Lorca pesan menos cuando hay alguna esperanza y nuevas actitudes, porque ahí empieza el cambio, en las nuevas actitudes, en la programación mental para ganar todos, no para las victorias pírricas de cualquier partido, incluyendo al mío.

Las elecciones ya pasaron, el pueblo ya habló, ahora sigue el trabajo intenso y asertivo. Medrar políticamente con la cultura es un pecado imperdonable. La camiseta debe decir México, no PAN ni PRI ni PRD ni Alianza ni etcétera, y en este orden de ideas y con el ánimo de resolver problemas, no de crearlos, con la idea firme de colaboración entre poderes y nunca de la competencia entre partidos, hago la siguiente pregunta.

El 50% de los recintos culturales del país está en el D. F., y el resto en Guadalajara, Monterrey, Oaxaca, Morelia, fuera de aquí hay muy pocos espacios culturales en provincia.

La creación de consejos ciudadanos es el eje de la descentralización y sólo un 0.5% del presupuesto de Conaculta se destina a ello. No se ven medidas consistentes a privilegiar los convenios con universidades, institutos de estados o instituciones de provincia que, desde luego, son actores trascendentales de creación y difusión cultural.

La pregunta concreta es: Qué acciones se han tomado para avanzar en la descentralización justa y equitativa a estados y municipios en el área de la cultura.

Muchas gracias.

El Presidente:

Se concede, para la correspondiente respuesta, el uso de la palabra a la Presidenta de Conaculta.

La Presidenta Sara Bermúdez Ochoa:

Muchísimas gracias, señor Presidente, muchísimas gracias, diputado Maldonado, gracias.

Durante estos nueve meses de gestión, el Instituto Nacional de Bellas Artes, realizó un diagnostico respecto al esquema de sus producciones artísticas, en relación con el costo y el beneficio en públicos; en el terreno específico de la opera, ciertamente predominaban las obras de gran formato, estas obras se circulan es festivales y enriquecen el acervo del instituto, para reposiciones y algunas coproducciones.

El INBA ha establecido un énfasis especial en la recuperación de su vocación nacional, y ha tomado ya iniciativas concretas para ampliar sustancialmente las posibilidades de disfrute de expresiones artísticas de calidad entre públicos diversos en los estados y al mismo tiempo asegurar el aprovechamiento de los recursos, dedicados a la producción artística, no sólo en opera, sino en teatro, música, danza y artes visuales.

De igual manera se han creado esquemas diversificados de producción, nuevos instrumentos de colaboración y cooperación con los estados, a fin de enriquecer la vida artística y cultural de los mismos; entre estas nuevas acciones puestas en marcha en estos meses de gestión, destacan: el Programa Nacional de Coproducciones, nunca se habían hecho; contempla la realización de distintas actividades musicales y operísticas con los estados ya de Sinaloa, Baja California, Hidalgo, Aguascalientes y Oaxaca.

Segundo; programa opera en los estados. Este proyecto busca articular los esfuerzos de diferentes participantes en todo el país, para la realización de montajes operísticos, en este año 2001, se han presentado las operas Carmen, Cavaleria Rusticana, Traviata y La Zarzuela Luisa Fernanda, en Taxco, Guerrero, Pachuca, Hidalgo y Oaxaca.

Tres; coproducciones con los estados en teatro. La Coordinación Nacional de Teatro, apoyó diversas producciones para su participación en cuatro festivales, el 26 festival del Siglo de Oro, en Ciudad Juárez, Chihuahua; el festival Nacional de teatro de Ciudad del Carmen 2001, en Campeche; festival Rosario Castellanos, en Comitán, Chiapas; y el festival de Teatro de Nuevo León 2001.

Cuatro; Programa Nacional de Exposiciones Itinerantes, a través de la Coordinación de Artes Visuales, se preparó la itinerancia de la exposición Nuevos Caminos Arte Contemporáneo de Oaxaca, la cual se presentó inicialmente el Museo Mural Diego Rivera, y se exhibirá posteriormente en Ciudad Victoria, Tamaulipas y Veracruz, así como la exposición Colección Permanente 1910-1960, acervo del Museo Nacional del Estampa, que a partir de septiembre inicia su itinerancia a Chiapas, De Corzo, Villahermosa y Campeche.

Cinco; Red Nacional de Festivales de Danza que constituyen un mecanismo de promoción de la danza a nivel nacional. En este año se han organizado cerca de 20 festivales, entre los que destacan el festival Internacional de Danza de San Luis Potosí, y el José Limón en Mazatlán y Culiacán, Sinaloa.

Seis; la muestra nacional de teatro que tendrá su edición en Guadalajara, ha tenido presencia de grupos teatrales de todo el país, en un proceso de búsqueda de calidad, es una actividad de carácter itinerante que se ha presentado en Monterrey, Baja California y en Yucatán.

Por otro lado, el Centro Nacional de las Artes, como les informamos, ahora estará en tres estados de la República, lo dije hace un momento, iniciando los primeros centros de las artes en los estados, también pondrá en marcha el Canal 23 de Edusat y la Red Nacional de las Artes, con el apoyo de la Subsecretaría de Educación Básica y Normal, el LILCE(?) y los institutos de cultura de todo el país, a fin de que los espectáculos artísticos de gran calidad que se presentan en el Centro Nacional de las Artes de la Ciudad de México, sean difundidos a nivel nacional, aprovechando las nuevas tecnologías satelitales e informáticas.

De la misma manera, puedo hablar de lo que está sucediendo con la Cineteca Nacional, que está exhibiendo películas en otras partes de la República.

Lo mismo podemos decir, bueno, por supuesto el Festival Internacional Cervantino, ahora está llevando parte de su programación a 15 estados de la República, por primera vez, compartiendo estos eventos con estos estados; estamos apoyando más de 80 festivales en todo el país en este momento.

Y bueno, creo que de la misma manera, en que estamos entusiasmadísimos porque el libro sea el gran proyecto, también la descentralización de los bienes y servicios culturales, estamos convencidos en Conaculta, que tiene que llegar a todos los mexicanos.

El Presidente:

Adelante, señor Diputado.

El diputado:

(Habla fuera de micrófono, ininteligible).

El Presidente:

A ver, por favor, en orden, quien desee hacer uso de la palabra, lo solicite. ¿Quiere hacer uso de la palabra, señor Diputado? Bueno.

En todo caso, en efecto, se declara un receso de cinco minutos, que me parecen suficientes para que vayan a votar.

(Receso de cinco minutos)

(Reanuda sesión)

El Presidente:

Se reanuda la sesión de esta Comisión de Cultura y se concede el uso de la palabra, al señor diputado Gregorio Arturo Meza de la Rosa.

El diputado Gregorio Arturo Meza de la Rosa:

Con su venía, señor Presidente. Respetables colegas, señoras y señores. Señora Bermúdez, gracias por sus respuestas.

Si queremos otorgarle a la cultura, una posición estratégica, dentro de las prioridades del desarrollo social de nuestro país, debemos impulsar un acceso abierto para todos los habitantes del país a este bien, sobre todo, si es provisto por el gobierno. Nuestro grupo parlamentario, favorece la descentralización y la participación social, sin dejar de lado la magnitud de la concentración poblacional de esta ciudad, instamos a que se apoye la ampliación de la infraestructura artística y cultural, en el resto de las entidades del país.

Para atender la observación que hemos mencionado, respecto a la insuficiencia de los fondos mixtos con estados, municipios y sociedad civil, asignados a los esfuerzos de descentralización; creemos que Conaculta debe revisar sus prioridades presupuestales, de tal manera, que la reasignación del gasto, se guíe por criterios federalistas, tendientes a lograr equidad en las oportunidades de acceso a la cultura, para todos los habitantes del último rincón del país.

Esto implica, desde la concepción de Acción Nacional, la necesidad de implementar mecanismos eficientes para que, por poner un ejemplo, los grandes y onerosos espectáculos que generalmente se presentan en la Ciudad de México o en las principales metrópolis, se puedan llevar a por lo menos, las capitales de los estados.

Asimismo, consideramos que se debe definir, quiénes son los interlocutores idóneos en las entidades federativas, con la finalidad de coordinarse en el diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas en el área de cultura; pues, generalmente, solo se circunscribe al responsable de cada instituto de cultura, sin considerar otros actores, que también tienen un peso cultural en la entidad.

Por otro lado, es indispensable precisar, la situación jurídica del Conaculta, como la base y fundamento sólido del arranque y consolidación de una integral de promoción y difusión de la cultura. Esto obliga a establecer un marco jurídico que defina las facultades para el ámbito del gobierno estatal o municipal, la participación social y del sector privado, en la materia.

Se requiere dar rumbo y coherencia a las políticas públicas y al organismo a cargo de ellas, cuyo objetivo debe ser el impulso y promoción de la vida artística y cultural del país. Así mismo, es necesario fomentar la coordinación administrativa y evitar la aparición de conflictos sobre competencias entre los diversos institutos de cultura. Adicionalmente, pugnamos porque se incentive la participación de actores locales, en el ámbito de sus competencias.

En este orden de ideas, requerimos formalizar un trabajo conjunto entre el Ejecutivo y el Legislativo para que, de una vez por todas, arribemos a un marco jurídico claro, congruente y ordenado, que rija la política gubernamental en esta materia y ayude a evitar las confusiones que se han redundado en diversos problemas.

Por tal motivo, nuevamente hacemos un exhorto a que se cristalice el diálogo con esta Cámara de Diputados, para encontrar una solución que beneficie el desarrollo cultural equilibrado, de todos los mexicanos.

Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, señor Diputado.

Se concede el uso de la palabra a la señora diputada Esther López Cruz, del Partido Revolucionario Institucional, hasta por 4 minutos.

La diputada Esther López Cruz:

Con su permiso, señor Presidente. Bienvenida licenciada Sari Bermúdez, presidenta del Consejo Nacional para la Culturas y las Artes, con el permiso de la Mesa. Compañeros y compañeras diputados, amigos y amigas.

Señora Presidenta, quiero ser muy concreta en las preguntas que le voy a hacer, ya que ya estamos finalizando y además, es un día de sesión. Señora Presidenta, su programa tiene como misión la igualdad y la equidad de oportunidades de desarrollo cultural. Pregunto, significa que se promueven con paridad, tanto las actividades de hombres como de mujeres o que hay equidad entre los diversos tipos de manifestaciones culturales o que hay equidad entre zonas urbanas y rurales, ¿qué significa esto?

Usted habla de 5 principios en su programa: Libertad de expresión, diversidad cultural, acceso a los recursos, ciudadanización y federalismo. Ya los hemos revisado, ¿qué resultados tiene usted en concreto?

He leído, en los medios, tres definiciones distintas de ciudadanización, ¿por qué?, ¿qué visión de país y qué visión de cultura tiene usted?

Tenía otra pregunta con respecto al IVA en los libros. Aplaudimos su posición los priístas, del no al IVA en los libros. ¿Qué investigaciones ha hecho o promovido en estos meses y cuántas y cuáles van hacia la industria cultural popular y a la indígena?

Queremos que la cultura esté en manos del pueblo, no sólo de las élites. Pasemos de la preocupación, a la ocupación. Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente:

En el uso de la palabra, la ciudadana Sari Bermúdez, para sus respuestas.

La Presidenta Sara Bermúdez Ochoa:

Muchísimas gracias, señor Presidente, muchísimas gracias, señora diputada Esther López Cruz.

Le podría decir que, efectivamente, sin los cinco principios que aparecen en nuestro Programa de Cultura: libertad de expresión, diversidad, acceso a los bienes y servicios culturales, ciudadanización de las políticas culturales y federalismo, este programa no sería diferente; este programa no sería un programa para el nuevo México del nuevo milenio.

Ciudadanización, lo diré en sólo dos palabras: participación ciudadana; participación ciudadana de todos y para todos. Necesitamos escuchar las voces de los ciudadanos, escuchar las opiniones, hacerlos partícipes en las tomas de decisiones; necesitamos saber qué es lo que quieren, qué es lo que necesitan, cómo podemos apoyarlos para que su cultura en cada localidad, en cada municipio, en cada región, brille, sea disfrutada por todos ellos; esto es lo que queremos.

Lo dije hace unos momentos, que vamos a iniciar con 500 municipios donde crearemos los consejos ciudadanos de cultura. Estos consejos ciudadanos estarán formados por diferentes actores de la sociedad, el maestro de la escuela, el director de la banda de música, el artesano, el empresario, en fin, personas interesadas en la cultura.

¿Cuántos formarán estos consejos ciudadanos? No importa, eso lo decide la localidad, Conaculta no se tiene que meter tan a fondo en este tema; si hay tres personas que se interesan y quieren trabajar al lado del titular de cultura de ese municipio, tres bastarán ahí; si son nueve en otro municipio, nueve bastarán ahí. Eso lo decide la comunidad, es su comunidad, es su cultura y la manera en que ellos lo apoyen será apoyada desde la Federación. Entonces, ciudadanización simple y sencillamente significa participación ciudadana.

Hablamos también de la visión del país y de la cultura, que me pregunta usted que tengo; no importa cuál es la que tiene la presidenta de Conaculta, la que importa es la que tiene el país. Yo estoy aquí para ayudar a coordinar los esfuerzos de todos los ciudadanos con respecto a lo que queremos.

No estamos por eso diciendo que vamos a perder la rectoría y la responsabilidad, nosotros tenemos que ser responsables de lo que pusimos en este programa de cultura y de la manera en que lo vamos a llevar a cabo; somos responsables de las metas que están ahí. Somos responsables de la rendición de cuentas; somos responsables, pero el trabajo que hacemos es para los mexicanos, para los ciudadanos.

Así entonces, la visión del país tiene que ser la visión de todos los ciudadanos y lo que queremos hacer con nuestra cultura. Culturas populares e indígenas, por supuesto que son importantísimas; ya lo dijimos, este país tiene una cultura popular e indígena como se da en muy pocos países del mundo. Tenemos que apoyarla, tenemos que darla a conocer, difundirla, promoverla.

Son infinitos los programas que hemos realizado. Uno de mis grandes orgullos es el nombramiento de Griselda Galicia como directora; ella es mujer, viene de un estado, del estado de Oaxaca y es indígena. Créanme que todo el trabajo que se ha realizado en culturas populares e indígenas ha sido con enorme respeto hacia las comunidades, y quién mejor para entenderlas que teniendo por primera vez en la historia en la Dirección General de Conaculta, a nivel nacional, una mujer que viene de un estado y que es indígena.

Los proyectos han sido extraordinarios y con mucho gusto, por el poco tiempo que tengo, se los haré llegar a usted y a cualquier otro diputado que me lo pida, entre esos, por supuesto, está la escuela itinerante de diseño artesanal, donde queremos mejorar la calidad del trabajo artístico de nuestros indígenas, darles la mejor calidad posible para que puedan competir y para que podamos mandar estos trabajos, no solamente distribuirlos a nivel nacional, sino internacional.

Rescatar sus tradiciones, rescatar su música, rescatar su danza, su lengua. Estamos trabajando mucho con la traducción de sus textos al español y también los del español a sus diferentes lenguas.

¿Cuál es el otro tema? Hombres y mujeres. Bueno, por supuesto que siendo yo mujer en Conaculta, es natural que vaya yo a la defensa de la mujer en todas las áreas que me corresponden a mí.

Cuando entré a este cargo, en las 110 direcciones que tenemos en todo el país, aproximadamente 10 eran mujeres, ahora son más de 40. Así es de que usted se debe de imaginar que creo muchísimo en mis compañeras.

Y, bueno, pues finalmente, decirles simplemente que nuestro proyecto es un proyecto que hemos preparado con gente que viene de la administración pasada, de primer nivel y con gente nueva que ahora forma parte de Conaculta.

Nosotros creemos que la continuidad es muy importante. Las grandes instituciones de cultura tienen que tener continuidad, lo vemos en todas partes del mundo. Se hizo un buen trabajo anteriormente, ¿por qué borrarlo?

Tenemos que reconocerlos y tenemos que tratar de ser tan buenos o mejores en esta administración. Y ese va a ser nuestro esfuerzo, con el apoyo de todos ustedes, hay muchísimas cosas qué revisar, hay que revisar las leyes, hay que ver la normatividad, hay que ver el marco jurídico, es un trabajo inmenso.

Vamos a necesitar trabajar muy cerca con ustedes, y bueno, pues esa es mi ilusión, que lo podamos hacer. Muchas gracias.

El Presidente:

Finalmente, en esta etapa de la comparecencia, hace, ejerce derecho de réplica el señor diputado Benjamín Ayala Velázquez.

El diputado Benjamín Ayala Velázquez:

Con el permiso de la Presidencia. Compartimos mucho de lo que aquí han expuesto nuestros compañeros legisladores. Creemos que el fomento y la difusión de la cultura y de las artes es una tarea titánica que requiere cada vez de una participación ciudadana mayoritaria, ¿y por qué no decirlo?, requiere de un mayor presupuesto.

No obstante, éste hay que ganárselo con hechos. El gobierno de buenas intenciones que caracteriza al actual, ocupa también de mucho esfuerzo, talento y creatividad para cumplir con las metas y programas y con los planes trazados, por ello, los diputados del PRI nos sentimos preocupados ante la avalancha propagandística de logros de gobierno que sólo existen en la febril mente de sus autores.

Nos sorprende el nuevo lenguaje usado por usted, que afirma sin tapujos que se debe actualizar la concepción de la política cultural y la propuesta de un nuevo modelo de política cultural para el país.

¿Nos podría explicar en qué consiste este nuevo modelo?

En el informe entregado a esta soberanía por parte del Secretario de Educación Pública, concretamente en el rubro de difusión cultural, se afirma que el presupuesto es más eficiente en un 7.9 por ciento con relación al año anterior. Y se menciona en el mismo tenor que el público asistente a actividades artísticas y culturales aumentó hasta 426 mil 992, nosotros preguntamos: ¿cuál fue el criterio asumido por la Secretaría para afirmar que se ha logrado una mayor eficiencia presupuestal?; ¿se basa acaso en la cantidad de asistentes a eventos de dudosa calidad cultural?

Con todo respeto preguntamos, ¿cómo pretende lograr el hacer de México un país de lectores, de acuerdo al Programa Nacional de Cultura, si el presidente Fox evidenció una supina ignorancia al anunciar con bombo y platillo la necesidad de una biblioteca nacional olvidándose lamentablemente de la ya existente en nuestra Máxima Casa de Estudios.

Esto significa un grave desconocimiento de la historia de México, ya que el primer decreto data de 1833, y a partir de 1929 su custodia y funcionamiento, junto con la de la Hemeroteca Nacional está encomendada a la UNAM, sus actuales instalaciones en el Centro Cultural Universitario, y su adscripción al Instituto de Investigaciones Bibliográficas le permiten cumplir con los objetivos encomendados a la Biblioteca Nacional.

¿Cómo lograr hacer de México un país de lectores, si se pretende gravar con el IVA a los de por sí inalcanzables e incomprables libros.

Ojalá que en su Programa de Fomento a la Lectura incluya al propio presidente Vicente Fox, ya que él en campaña confesó no ser un asiduo lector.

Por último, rogaría a usted me contestara los siguientes cuestionamientos, aunque en el formato no se permite, ojalá y pueda ser en su alocución final.

¿Cuál es la diferencia entre la Biblioteca Nacional y la Biblioteca Pública?; ¿cómo definiría usted una biblioteca nacional?; ¿considera que la UNAM desde 1914, responsable de la custodia y funcionamiento de la Biblioteca y Hemeroteca Nacional cumple adecuadamente con las funciones que la nación le ha encomendado?; en caso de que la respuesta fuera negativa ¿cómo podrían mejorarse los servicios que actualmente presta?

Solicitaría unos segundos para concluir, señor Presidente.

¿Cómo mejoraría el servicio de bibliotecarios de país la megabiblioteca anunciada en el Programa Nacional de Cultura 2001-2006?; en caso de construirse la megabilbioteca ¿con qué acervo la llenaría?

Por último, existen planes para establecer convenios de colaboración con la Biblioteca Nacional que existe desde 1867, y que más que un edificio es una figura legalmente constituida para recibir el depósito legal y elaborar la hemerobibliografía mexicana, esto es, la memoria del país. Gracias.

El Presidente:

Señor Diputado. Gracias por concluir, señor Diputado.

(Aplausos).

Señora Presidenta de Conaculta, señora Sari Bermúdez, tiene usted según nuestro reglamento una intervención final de 10 minutos, ¿quiere hacer uso de ese derecho? Adelante.

La Presidenta Sara Bermúdez Ochoa:

Muchísimas gracias, señor Presidente.

Señores diputados.

Nada más para contestarle al señor Diputado. Nunca hablé de una Biblioteca Nacional, siempre hablé de una biblioteca de México, pública; la propuesta de la nueva biblioteca de México no es un proyecto aislado, sino parte de una política nacional de bibliotecas de carácter integral, el propósito de la construcción de este edificio es contar con una biblioteca pública central de la red nacional, que apoye el desarrollo y los servicios de información y consulta del resto de las bibliotecas públicas del país.

Se trata de transformar el actual modelo tradicional de la biblioteca de México José Vasconcelos, hacia un concepto de biblioteca moderna, que cuente con instalaciones modernas, acervos más amplios y actualizados.

Las más avanzadas tecnologías de la información y con acceso a sistemas de telecomunicaciones, que desafortunadamente a ese nivel no tenemos una sola en este país.

Actualmente se realiza un diagnóstico para determinar el perfil preciso que tendría esta biblioteca, su ubicación, sus servicios y de qué manera se podrá vincular con la Biblioteca Nacional en custodia de la UNAM, a la que debe apoyar para su modernización y desarrollo.

Señores legisladores: Les agradezco muy sinceramente los pronunciamientos de cada uno de ustedes, de las fracciones parlamentarias y los partidos que representan. Personalmente y a nombre del organismo cuya titularidad tengo el gran honor de ocupar, les agradezco sus señalamientos, sus comentarios, sus preocupaciones y sus críticas.

La cultura es el espacio natural de la crítica y la rendición de cuentas es indispensable en un sistema democrático. Por eso la cultura es tan necesaria en la construcción de una democracia porque es capaz de someter cualquier cosa a examen, comenzando por ella misma.

Estamos plenamente convencidos de que hoy más que nunca las políticas culturales deben ser sometidas a la crítica, y por supuesto, a la autocrítica.

Aquí se han formulado opiniones de mucho fondo y puedo decirles que advierto una amplia base de coincidencia.

Subsanar las carencias y responder a todas las necesidades aquí planteadas exige tiempo, recursos y sobre todo, decisión política. Ésa última ha quedado claramente expresada en el Programa Nacional de Cultura 2001-2006 como el eco no de una institución sino de muchísimas voces ciudadanas, grupos y organismos sociales de todo el país.

En estos meses hemos trabajado a partir del presupuesto y las estructuras administrativas con los que operó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes en los últimos años; ello no quiere decir que estamos conformes con esta forma de operación ni que vayamos a limitarnos a funcionar con lo que hay sin plantear, imaginar y crear lo que se necesita.

Tampoco significa que hayamos de esperar para dar pasos hacia el reordenamiento de la institución. Ya hemos empezado a darlos pero también creemos que la verdadera transformación de la administración cultural de México requiere mucho más que una reestructuración administrativa. Requiere de la convergencia de los Poderes de la Unión, de los tres órdenes de gobierno, de los ciudadanos; requiere de la presencia y la participación de los diferentes elementos que constituyen al Estado, de los sectores que forman a la sociedad. Requiere de una política de Estado, una política capaz de responder no sólo a las circunstancias y a los avatares de la vida política y la gestión gubernamental sino de proponer principios y definir misiones de largo plazo; y una política así sólo puede surgir de los ciudadanos, no imponerse a ellos, surgir de sus necesidades, corresponder a sus derechos, contribuir a su desarrollo, mejorar sus condiciones de vida.

Toca al Estado, con la participación de la sociedad, diseñar las políticas culturales que cumplan estas funciones y recojan y expresan estos contenidos que se desprenden de la vida ciudadana.

La preservación del patrimonio cultural, el apoyo a la creación artística y la difusión de la cultura han tendido durante mucho tiempo a hacer quehaceres preponderantemente del Estado.

En los últimos años esta realidad ha empezado a cambiar. Nuevas formas de organización social y un creciente deseo ciudadano de participación en todos los órdenes de actividad se han reflejado naturalmente en la cultura.

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes ha sido expresión y al mismo tiempo agente de estos cambios. Con objetividad podríamos decir que se ha tratado apenas del inicio y en innegable que aún prevalecen estructuras y formas de trabajo de relación interinstitucional y con la sociedad, ya superadas por la nueva realidad.

La limitación más visible se aprecia en una descentralización de recursos, bienes y servicios culturales que han alcanzado al nivel estatal de gobierno pero que aún no llega en sentido estricto a los municipios.

Coincido plenamente con el señalamiento que aquí se expuso de que no basta con la interlocución permanente entre el Conaculta y la instancia estatal de cultura de cada entidad. Es necesario considerar la instancia básica de organización política y la más cercana a las comunidades: El municipio. Es ahí donde debemos insistir no sólo en la presencia de todos los servicios culturales básicos sino también, y sobre todo, en la calidad de esos servicios.

Ahora debemos buscar ante todo que los servicios de la biblioteca pública, el centro cultural, la casa de cultura, el auditorio, el museo comunitario sean de excelencia y cada vez más numerosos. Es la única forma de que toda la población reciba la atención que necesita y merece en términos de bienes y servicios culturales y esto sólo se logrará con la participación de las propias comunidades cada vez más demandantes de servicios culturales de calidad.

Ésta ha sido la experiencia de mis recorridos por el interior del país durante estos meses de planeación y trabajo. Creo que ésta es una oportunidad que debemos aprovechar, capitalicemos este entusiasmo de la sociedad y demos un impulso decisivo a la cultura en nuestro país.

Contamos con una gran tradición de política cultural y una enorme experiencia acumulada. Contamos con un patrimonio cultural que es fruto del trabajo de muchas generaciones, contamos con cuadros profesionales de gran nivel en todos los campos de la preservación, la promoción y la difusión de la cultura, conocemos los obstáculos y las limitaciones que han impedido hasta ahora proyectar socialmente a la cultura, contamos con la decisión y el compromiso de un Gobierno que busca un mejor aprovechamiento de todas estas riquezas; una modernización de nuestras instituciones y nuestra sociedad y una mejor distribución de los bienes y servicios culturales.

Su apoyo es fundamental para que juntos analicemos y elaboremos las mejores propuestas de transformación del Sector Cultural, aquéllas que nos conduzcan a que la cultura de todos sea también para todos, a que la cultura sea un derecho pero un derecho ejercido por cada mexicano cada día en alguna de sus más diversas formas y posibilidades.

Tengan la certeza, señores legisladores que en el Consejo Nacional Para la Cultura y las Artes hallarán toda la colaboración necesaria para los proyectos y la tarea legislativa a favor del quehacer cultural de las industrias culturales, de las organizaciones sociales y la ciudadanía en este campo vital para el avance y la transformación de nuestro país.

Sólo me resta desear que este encuentro sea el primero de muchos más que nos permita ahondar en el diálogo, compartir la información y rendir a la sociedad razones y cuentas claras de nuestro trabajo en beneficio de la ciudadanía y en beneficio de nuestra cultura.

Ha sido un honor, muchas gracias. (Aplausos)...

El Presidente:

Finalmente, señoras y señores diputados, muy distinguidos invitados, una última palabra que nos obliga el Reglamento.

En principio esta Presidencia no puede dejar de agradecer la presencia en este Acto de Comparecencia de la Presidenta del Consejo Nacional Para la Cultura y las Artes, señora Sari Bermúdez.

Es un evento y es un acto que no tiene precedente en la historia cultural del país, en cuanto a comparecencias en la Cámara de Diputados, es por ello que no podemos dejar de resaltar el hecho y no es un hecho menor.

Para esta Presidencia es de la mayor relevancia puesto que debemos todos proponernos que en la Agenda Nacional se priorice la cultura, no es así en este momento y se priorice el ejercicio cultural.

Decía José Martí que "ser culto es la primera premisa para ser libre" y también se dice y se dice bien "que la gran aventura humana es la aventura de la cultura".

Es cierto que vivimos en una economía de mercado, pero no tenemos por qué vivir en una sociedad de mercado. Ya se estableció hasta por Adam Smith que una de las facetas de una sociedad que no deben entrar justamente en los mecanismos de la economía de mercado es la cultura, el ejercicio cultural.

Yo quiero decirles que en una muy brevísima sinopsis, que escuchamos con toda atención todos los planteamientos y por supuesto las intervenciones de la señora Bermúdez, que nos parece que en lo general el Programa Nacional de Cultura está premiado por grandes propósitos y yo creo que buenos propósitos.

Yo creo que están elaborados con buena fe, con ganas de que se realicen. Creo que de alguna manera es una guía indispensable para el ejercicio cultural del país.

Debemos sin embargo establecer que no ha sido explicado minuciosamente, hoy ya escuchamos algo, que creo que el problema principal va a ser cuando entremos a las concreciones, cuando entremos a los rieles por donde deben de conducirse los programas y los hechos.

Hay afirmaciones inobjetables, el federalismo, la descentralización, la educación artística por supuesto, nada más que la pregunta fundamental es cómo, (repite) es cómo.

Sin embargo, creo que hoy ese cómo, esa pregunta empieza, y repito, empieza a resolverse. Nos hace falta adentrarnos más en la precisión y en la puntualización de los hechos, como dicen por ahí: "El diablo está en el detalle", el diablo están en los hechos. Creo, sin embargo, que es un documento atendible.

Yo quiero decirle finalmente dos cosas. Creemos que efectivamente debemos ir hacia un país de lectores. Un país que no lee, es un país que no tiene memoria histórica.

La lectura transforma positivamente al hombre y eleva la calidad de su vida, pero esto no va a ser posible, no va a ser posible si gravamos el libro. El libro debe estar libre de gravamen, coincidimos absolutamente en esto, coincidimos en la educación artística.

Jean Piaget, el famoso educador suizo establecía algo que a mí me parece en este momento sumamente citable: "En este aspecto de la educación artística que es fundamental para la formación integral del ser humano, es donde encontramos cómo se dan la mano la educación y la cultura".

Yo quiero dejar en vista del apremio del tiempo, sin embargo, dos ideas que me parecen esenciales aquí tratadas.

Primero. Es imprescindible una Ley General de Cultura, que sea el soporte de la cohesión de los diversos códigos culturales y que cohesione la actividad del ejercicio cultural del país.

Segundo. Es imprescindible que en el texto constitucional se inscriba el derecho a la cultura de todos los mexicanos.

Quiero anticiparles, señoras y señores diputados, distinguidos invitados, invitadas, señora Presidenta, que la Comisión de Cultura, que este Congreso a través de ella se apresta ya a legislar en materia de derecho de cultura, para adicionar la Constitución General de la República.

Así mismo, estamos también esforzándonos para llegar a consensos indispensables y establecer los principios jurídicos torales de una Ley General de Cultura.

Miren ustedes, lo del presupuesto, que a todos interesa, México apenas tiene el punto cero cuatro por ciento dedicado, del PIB, por supuesto, dedicado a cultura, dedicado a cultura, esto es intolerable, debemos de luchar, por lo menos, y sería lo mínimo, por el uno por ciento y es poco, pero debemos de luchar en esta próxima negociación del presupuesto por el uno por ciento. Por eso es indispensable la Ley General de Cultura, para darle independencia de negociación a los aspectos culturales.

Yo lamenté mucho y lo quiero expresar públicamente, que el señor Secretario de Educación, aquí, prácticamente ni siquiera mencionara el aspecto cultural, ni siquiera lo mencionara.

Debemos pues ser, nosotros preocupados por este quehacer, quienes intensifiquemos nuestras negociaciones en el sentido de alcanzar un presupuesto decoroso para el ejercicio cultural del país y meter en la agenda nacional a la cultura.

Finalizo diciendo lo siguiente y lamento mucho la premura, estoy sintiendo quizá lo que sentían los señores oradores, la señora Presidenta cuando los compelía a que cumplieran con el tiempo reglamentario; sin embargo, quiero finalizar diciéndoles lo siguiente: Yo creo, efectivamente, que hay muchos propósitos enunciados, que hay poca precisión en algunos de ellos, pero yo estoy seguro, estoy cierto que ya se está trabajando en esa puntualización y en esa concreción.

Sin embargo, también a las señoras y señores diputados, deseo comunicarles la necesidad de que todos en nuestras respectivas áreas trabajemos con ahínco también para concretarlas, trabajemos con ahínco para concretarlas.

La cultura, señoras y señores, no es un asunto menor, es lo que le da identidad a este país. Por su asistencia muchas gracias, se levanta la sesión, se ordena que la versión estenográfica de esta sesión sea enviada al señor Presiente de la República.

Finaliza la sesión.