Comparecencia del Secretario de Hacienda y Crédito Público,
Francisco Gil Díaz, correspondiente al Segundo Informe
de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa
Beatriz Elena Paredes Rangel

Presentación
Francisco Gil Díaz.

FIJAN LA POSICIÓN GENERAL DE SU GRUPO PARLAMENTARIO, LOS DIPUTADOS:

José Manuel del Río Virgen , Convergencia por la Democracia
José Antonio Calderón Cardoso, Partido Alianza Social
Félix Castellanos Hernández, Partido del Trabajo
Francisco Agundis Arias , Partido Verde Ecologista de México
Miroslava García Suárez, Partido de la Revolución Democrática
Manuel Minjarez Jiménez, Partido Acción Nacional
José Luis Ugalde Montes, Partido Revolucionario Institucional

Para hacer los comentarios que juzgue pertinentes
Francisco Gil Díaz

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Jaime Cervantes Rivera, Partido del Trabajo
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Jaime Cervantes Rivera, Partido del Trabajo

Pregunta: José Antonio Arévalo González, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: José Antonio Arévalo González, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Alfredo Hernández Raigosa, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Emilio Ulloa Pérez, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Guillermo Padrés Elías, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Fernando Herrera Avila, Partido Acción Nacional

Pregunta: Jorge Alejandro Chávez Presa, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Ildefonso Guajardo Villarreal, Partido Revolucionario Institucional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo

Pregunta: Francisco Agundis Arias, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Francisco Agundis Arias, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Pedro Miguel Rosaldo Salazar, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Petra Santos Ortiz, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Abelardo Escobar Prieto, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Jaime Salazar Silva, Partido Acción Nacional

Pregunta: Manuel Añorve Baños, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Roberto Preciado Cuevas, Partido Revolucionario Institucional

COMENTARIOS FINALES
Francisco Gil Díaz

MENSAJE INSTITUCIONAL
Beatriz Elena Paredes Rangel








13 DE SEPTIEMBRE DE 2001

COMPARECENCIA DEL SECRETARIO DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO
SECRETARIO FRANCISCO GIL DIAZ

Presidencia de la diputada Beatriz Elena Paredes Rangel

ANALISIS I INFORME DE GOBIERNO

POLITICA ECONOMICA

La Presidenta:

El siguiente punto del orden del día es el desahogo de la comparecencia del señor licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público, invitado a la sesión de esta fecha, en que se llevará a cabo el análisis del I Informe de Gobierno, en materia de política económica.

Quiero informar a la honorable Asamblea, que recibimos un alcance al acuerdo político suscrito por la Junta de Coordinación Política, en donde autorizan, en el marco de ese acuerdo, que en esta comparecencia participen, además de los grupos parlamentarios a través de un representante, los partidos políticos representados en esta Cámara, a través de un representante.

Lo que hago de su conocimiento, porque con ese formato, por excepción se desahogará esta comparecencia.

Se designa en comisión para que reciban al secretario, licenciado Francisco Gil Díaz y lo introduzcan a este recinto, a los siguientes diputados:

Luis Pazos de la Torre, Julián Hernández Santillán, Guillermo Hopkins Gámez, Abel Trejo González y Tomás Torres Mercado.

Les ruego cumplan su comisión.

Diputado Héctor Sánchez, ¿está usted solicitando el uso de la palabra?

El diputado Héctor Sánchez López (desde su curul):

Me preocupa que hoy, 13 de septiembre, cuando apenas hace unas semanas, en un desfile militar, el gobierno estadounidense se ufanaba de las invasiones que había hecho en el mundo y entre ellas aparecía la invasión a nuestro país y que, hoy, 13 de septiembre, se haya borrado de la lista de efemérides la participación de las señoras y señores diputados.

Creo que México y los legisladores merecemos una explicación al respecto.

La Presidenta:

Con todo gusto, señor diputado, no sólo México y los legisladores sino fundamentalmente usted, que nos la está solicitando. Conversamos con los legisladores que presentaron la solicitud de hacer un planteamiento de efemérides, señalando la prioridad en el orden del día de las obligaciones que son responsabilidad constitucional de esta Cámara y convinimos con los grupos parlamentarios y especialmente con quienes hicieron la petición formal a esta mesa directiva, que es la que tenemos la obligación de desahogar, que las efemérides se puedan presentar y procesar en una sesión especial que vamos a realizar con ese propósito.

Quiero informarles que esta Presidencia, personalmente hizo la consulta con el diputado Enrique Herrera, que fue el diputado del grupo parlamentario del PRD que había solicitado hacer uso de la palabra en la efemérides en torno a los Niños Héroes. Igualmente, les solicité a los grupos parlamentarios pudieran consultarlo con quienes habían hecho esa solicitud.

Debo informarle también que en el tema de efemérides nos habían solicitado realizar asimismo efemérides en torno al aniversario del Congreso de Anáhuac y por considerar temas de enorme relevancia para el espíritu cívico del país, por ello esta mesa directiva acordó proponer a los distinguidos legisladores la realización de una sesión especial con ese efecto.

Se le solicita a la comisión integrada por los diputados mencionados, introduzcan al señor Secretario de Hacienda al recinto para iniciar la comparecencia.

(La comisión cumple su cometido.)

ASISTENCIA (II)

La Presidenta:

Se informa a los señores legisladores, que se ha cerrado el registro electrónico de asistencia. Informe la Secretaría la presencia de los señores diputados.

El secretario Rodolfo Dorador Pérez Gavilán:

Se informa a la Presidencia, que hasta el momento, el sistema registra la asistencia de 419 diputados. Ciérrese el sistema electrónico.

ANALISIS I INFORME DE GOBIERNO. POLITICA ECONOMICA (II)

La Presidenta:

De conformidad con el acuerdo parlamentario aprobado por esta Asamblea y que norma el procedimiento para el análisis del I Informe de Gobierno en materia de política económica, nos acompaña el secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz.

Para dar cumplimiento al punto segundo numerales primero, segundo y tercero del mencionado acuerdo, se le concede el uso de la palabra al licenciado Francisco Gil Díaz, hasta por 20 minutos.

El secretario de Hacienda y Crédito Publico, Francisco Gil Díaz:

Con su venia, señora Presidenta; honorable Cámara de Diputados; señoras y señores:

Comparezco ante esta representación soberana para participar en el análisis del I Informe de Gobierno entregado por el Presidente de la República al honorable Congreso de la Unión, durante la sesión solemne del pasado 1o. de septiembre, ello en el contexto de los temas que competen a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con la mejor disposición de dar respuesta a las interrogantes de los ciudadanos legisladores.

Antes de abordar el tema que nos ocupa, permítanme un comentario sobre los trágicos sucesos del 11 de septiembre pasado que costaron tantas vidas inocentes y pérdidas irreparables al país vecino del norte. A los familiares y amistades de esas víctimas, les hacemos llegar nuestro pesar y nuestras oraciones.

Dentro de la confusión e incertidumbre que durante los últimos dos días han provocado dichos acontecimientos, el mantenimiento de la confianza de nuestro pueblo en sus instituciones, tuvo como resultado que los mercados financieros, cuyo comportamiento es fundamental para propiciar la elevación del poder adquisitivo de los salarios y promover el empleo, tuvieran un desempeño ejemplar.

Ese resultado nos permite seguir trabajando dentro de un ambiente de continuidad y confianza.

Al redactar este mensaje, en el desahogo de mi función, siempre he mantenido el convencimiento de que los parlamentos surgieron con la finalidad de aprobar los ingresos de los estados nacientes y que la soberanía popular tiene su origen en la aprobación por una asamblea representativa del gasto público. Esa tradición ha concebido que una de las funciones principales del Poder Legislativo, fuera dictar el origen de los gastos destinados a financiar el gasto público.

Nadie duda de la representatividad de la legislatura emanada de las elecciones del 2 de julio del año pasado. La limpieza del proceso ciudadano le confiere una legitimidad irrefutable.

A veces podrán ser arduas y complejas las relaciones recíprocas, pero sin duda la intensidad que implica el diálogo de la democracia vuelve más genuino el funcionamiento de los órganos del Estado.

Siempre actuaremos con el respeto que nos merece la voluntad colectiva aquí representada. Cualquiera que sea el resultado de las deliberaciones, Legislativo y Ejecutivo seremos responsables de lo que aprobemos. Nunca será válido explotar nuestras diferencias para culparnos mutuamente o hacer aparecer al otro ante la opinión pública como sustentante de posiciones desacertadas.

Esta es apenas la segunda vez que comparezco ante esta Asamblea, sin embargo desde que asumí el cargo, he tenido la oportunidad de celebrar un número importante de reuniones con sus integrantes, con las comisiones correspondientes, con los grupos parlamentarios del Congreso y con legisladores interesados en las iniciativas. La finalidad ha sido comentar los proyectos que el Ejecutivo ha sometido a su valuación y sus implicaciones técnicas. Juntos hemos iniciado un proceso vital y de amplia trascendencia para el país. El éxito de nuestras gestiones puede llevar a México a mejorar su posición entre las economías del mundo y a que conjuremos los efectos de las crisis que otros viven.

Estamos posiblemente frente a una coyuntura delicada pero, en forma paralela, ante un reto pletórico de esperanzas.

La nueva Hacienda Pública se compone de un conjunto de iniciativas; algunas ya han sido aprobadas por el Congreso de la Unión y están vigentes. Pero aún tenemos pendiente un conjunto de reformas para poder estar en condiciones de afirmar que rige una nueva Hacienda Pública que elevará los ingresos tributarios.

Confío en que el proyecto que hemos presentado merecerá la confianza de ustedes. Les hemos hecho llegar las justificaciones para las modificaciones fiscales y financieras a que aspira el Ejecutivo. La finalidad es proyectar a nuestro país hacia una nueva etapa de desarrollo; en los intercambios de opiniones y de propuestas entre legisladores y los funcionarios de la Secretaría de Hacienda, alcanzamos acuerdos que han mejorado la calidad de las iniciativas. Sin embargo, queda por definir el alcance recaudatorio de la reforma y confiamos que durante el presente periodo legislativo podamos llegar a los acuerdos necesarios para contar con los recursos que nos permitan lograr los siguientes objetivos: evitar el déficit, reiniciar un crecimiento vigoroso, revertir el proceso de desempleo, lograr mayores niveles de inversión privada y con la mayor prioridad, poder atacar frontalmente la pobreza.

Aprovecho esta valiosa oportunidad para abordar frente a esta soberanía tres grandes temas: en primer lugar haré un breve balance de la evolución reciente de la economía nacional. A continuación deseo compartir con ustedes la estrategia que la administración ha preparado para hacer frente a la coyuntura y, finalmente, me gustaría delinear algunos elementos en nuestra propuesta económica para el mediano plazo.

En diciembre del año pasado, cuando el Ejecutivo sometió a consideración del honorable Congreso de la Unión, la iniciativa de Ley de Ingresos y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, correspondientes al ejercicio fiscal de 2001, se enfatizó que el desempeño económico de México estaría influido por el comportamiento de variables que se determinan fuera del ámbito nacional. Me refiero por supuesto al crecimiento de la economía mundial y a los precios internacionales del petróleo.

Otro precio importante influenciado, si no es que determinado por la percepción de los actores económicos dentro y fuera de nuestro país, es el tipo de cambio nominal. Esta variable tiene una influencia poderosa sobre el nivel general de precios y de la tasas de interés y debido al superávit en divisas del sector público sobre los ingresos presupuestarios. En este contexto se consideró prudente adoptar con respecto a estas variables, supuestos que en noviembre del 2000 parecían conservadores. Así, se estimó un crecimiento real anual de 3% para la economía de los Estados Unidos y también un dinamismo moderado para el resto de la economía mundial.

Asimismo se consideró que la mezcla de petróleo mexicano de exportación, sería en promedio de 18 dólares por barril y una relación peso-dólar también promedio de 10 pesos con 10 centavos. Todas estas perspectivas se propusieron un presupuesto de gasto y un endeudamiento público que al no exceder nuestra capacidad sana de crédito, contribuyesen a seguir estabilizando nuestra economía.

El afán de procurar la estabilidad y los medios sugeridos para obtenerla, no se inspiran en una rigidez dogmática, nuestra historia económica de los últimos 30 años es una lección elocuente de cómo el abandono de prácticas presupuestarias sanas no ha contribuido a elevar sostenidamente el nivel de la actividad económica, al contrario, al propiciar crisis recurrentes ha descoyuntado la planeación económica y destrozado el ahorro de las familias más pobres, entre ellas el de los pensionados.

La debilidad esperada del crecimiento de las exportaciones a finales del año pasado y en consecuencia un menor dinamismo previsible para la economía, hacía todavía más aconsejable una postura fiscal prudente. Ello toda vez que ante una menor expansión de oferta es menester evitar desbordamientos de la demanda agregada.

De otra manera, una ampliación excesiva del endeudamiento público induce una demanda que no estimula la economía porque al desestabilizar los mercados financieros, paradójicamente contribuye a un menor crecimiento del que se hubiera dado con un presupuesto financiado con recursos fiscales.

Esta concatenación de efectos se explica porque un endeudamiento excesivo resulta contraproducente en la medida que lleva una mayor contracción económica inmediata y, lo que sería más preocupante, a comprometer el buen desempeño de la economía en años futuros.

Por lo que respecta a las economías principales del mundo, es interesante comparar los pronósticos con las estimaciones más recientes que mes con mes se han venido revisando a la baja. Como se anticipaba en aquel entonces, la desaceleración tendría un impacto negativo profundamente mayor sobre la demanda por nuestras exportaciones.

En efecto, la economía de Estados Unidos, principal socio comercial de México y motor de la economía global, experimenta una aguda desaceleración. Después de registrar dicha economía tasas de crecimiento promedio superiores a 4% entre 1995 y el primer semestre de 2000, el consenso apunta que este año crecerá apenas por encima del 1%.

Las economías de la Unión Europea han observado un comportamiento similar a la estadounidense. Para la zona del euro en su conjunto se anticipa en el presente año un crecimiento menor a 2%; en particular la economía alemana ya experimenta caídas en su actividad económica.

En Japón volverá a reducirse el producto en medio de un desempleo que ha alcanzado niveles no observados desde la Segunda Guerra Mundial. Este comportamiento débil, sumado al de Europa y al de Estados Unidos, ha afectado el crecimiento de otras economías asiáticas tales como Corea del Sur, Hong Kong, Singapur y Taiwan.

Los pronósticos de crecimiento en este año para las mismas se han ajustado de 6.8% a 3%; de 4.8% a .7%; de 6.9% a .1% y de 5.8% a -1.4%, respectivamente. El contagio también ha alcanzado las principales economías sudamericanas. Así, en el caso de Argentina, Brasil y Chile los pronósticos se han corregido de 3% a -1.8%; de 4.3% a 1.4% y de 5.7% a 3.8%, respectivamente.

En el segundo trimestre de este año ya se ven en Singapur caídas de -10%, en Malasia del -6.3%, en Taiwan de -8.8%, en Hong Kong de -6.6% y en Malasia de -6.3%.

La economía mexicana no ha sido inmune a estos sucesos mundiales. Sin embargo, a diferencia de episodios del pasado no tan reciente, la desaceleración de la economía mexicana ha sido ordenada, dentro de un marco de estabilidad y confianza.

Gracias a las políticas aplicadas por el Gobierno anterior, a nuestra inserción mediante tratados de libre comercio respecto de las dos zonas económicas de mayor importancia mundial, a la actitud responsable y constructiva que ha inspirado la labor de la presente legislatura y a que la presente administración se ha ceñido al endeudamiento límite establecido por el honorable Congreso, por primera vez en una generación la economía mexicana no atraviesa una situación de crisis alrededor del cambio sexenal. Por el contrario, transita dentro de un marco de estabilidad envidiable para una economía emergente y el cual servirá para asegurar que la recuperación ocurrirá antes y que nuestra caída será menor de lo que sería en otras circunstancias.

Esto, a diferencia de lo que sucedió en otras épocas y de lo que acontece en otras naciones.

Durante las semanas precedentes las tasas de interés reales y nominales han caído a niveles no observados desde 1994. Hemos experimentado la menor inflación de los últimos 30 años. Las reservas de divisas han alcanzado su mayor nivel histórico, se ha recibido un flujo sin precedente de inversión extranjera directa y la estabilidad de la moneda refleja confianza sobre el porvenir de nuestra economía.

La confianza obtenida se comprueba, entre otras manifestaciones, por el acceso exitoso del Gobierno mexicano a los mercados financieros internacionales. Esto último ha permitido realizar importantes operaciones para mejorar el perfil de los vencimientos de la deuda pública tanto interna como externa.

Entre ellos destacan la colocación de un bono a tasa fija en el mercado nacional, con vencimiento a 10 años y de un bono a 30 años en los mercados internacionales.

Dichas operaciones se han concretado sin aumentar el endeudamiento externo neto, sino con el propósito de mejorar el perfil de los vencimientos de los pasivos públicos externos y de abaratar su servicio.

Nuestro país ha podido colocar deuda por 8 mil millones de dólares en lo que va del año.

No obstante la prudencia con que se preparó y aprobó el presupuesto, la realidad ha resultado desfavorable en varios aspectos, salvo hasta el momento por lo que atañe al precio del petróleo.

Al promediar 19.87 dólares por barril al 10 de septiembre, dicha cotización se ha mantenido dentro de las previsiones. Sin embargo, la caída experimentada por la producción nacional que en el sector industrial se inició a partir de noviembre pasado, ha contribuido a la pérdida de un número de empleos considerable. A la fecha varios factores han concurrido para dar lugar a un nivel de ingresos presupuestarios menores al previsto. Los principales son: menor ritmo de producción, la reducción de la plataforma de exportación petrolera, la conversión de ésta a pesos a un tipo de cambio apreciado, la caída en la tasa del impuesto sobre producción y servicios como consecuencia del menor precio internacional del petróleo y la concentración al final del año de los ingresos no recurrentes. Todo lo anterior se ha combinado para provocar ingresos presupuestarios menores a los previstos.

Los ingresos presupuestarios del sector público en el periodo enero-junio resultaron inferiores en 10 mil 175 millones de pesos a los estimados que se publicaron en el Diario Oficial de la Federación el pasado 31 de enero. Con el fin de no exceder el nivel de endeudamiento por esta soberanía, sin afectar el cumplimiento de las principales metas y programas, se ha realizado un importante esfuerzo de ahorro en el gasto corriente. Ello con el fin de compensar la pérdida de ingresos públicos.

Por lo anterior y de conformidad con lo establecido en el artículo 32 del decreto aprobatorio del Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal de este año y con el fin de no rebasar el límite de endeudamiento aprobado por el honorable Congreso, se realizó un ajuste al gasto de 3 mil 375 millones de pesos ante los resultados obtenidos en el primer trimestre.

Adicionalmente para el segundo trimestre se ajustó a la baja en 6 mil 800 millones de pesos el presupuesto de las dependencias y entidades, en función de los ahorros generados principalmente en su gasto corriente.

Es oportuno reiterar que el recorte al gasto en el primer trimestre se realizó con base en tres criterios: proteger los desembolsos de carácter social, privilegiar los proyectos ya iniciados y disminuir las erogaciones corrientes y de difusión.

Asimismo el ahorro obtenido en materia de gasto corriente durante el segundo trimestre se realizó sin poner en riesgo el cumplimiento de las obligaciones sociales y los distintos programas de inversión pública que son responsabilidad del Estado. Cabe aclarar que el esfuerzo de ahorro en ningún momento ha implicado un subejercicio de gasto. El ajuste a la baja del gasto se ha realizado para compensar los menores ingresos, tal y como lo decidió este honorable Congreso en su decreto aprobatorio.

Consecuentemente algunos rubros del gasto programable han resultado menores a lo que les correspondía en el calendario original. Sin embargo, el gasto se sigue ejerciendo con la oportunidad debida.

De hecho en el primer semestre del año el gasto programable aumentó 5.9% real con respecto al del mismo periodo de 2000. Por su parte el gasto en desarrollo social creció 4.8% en términos reales.

Dentro de la ampliación del gasto programable destacan los aumentos de las aportaciones para entidades federativas y municipios de la Secretaría de Agricultura, principalmente del Programa de Apoyos Directos al Campo y el Programa de Apoyos para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas, dentro del cual se duplicaron los recursos con respecto al año anterior.

Asimismo hemos instrumentado medidas para facilitar el cumplimiento de las obligaciones fiscales con resultados que están a la vista. Entre otras acciones el Programa Cuenta Nueva y Borrón, autorizado por el Congreso, contribuyó a aumentar el número de declaraciones en 1 millón 400 mil. Ello ha coadyuvado a que a pesar de la desaceleración económica los ingresos tributarios por concepto del impuesto sobre la renta observaran un crecimiento real anual de 7.3% durante los primeros siete meses del año.

Las medidas para facilitar el cumplimiento se han complementado con el fortalecimiento de los procedimientos orientados a reducir la evasión fiscal y con el combate frontal al contrabando.

Es oportuno señalar que el ahorro obtenido en materia de gasto corriente se obtuvo al mismo tiempo que se procuraba atender las obligaciones sociales e iniciar y continuar diversos programas de inversión pública.

En el mismo orden de ideas el gasto federalizado al primer semestre fue superior en 8% en términos reales al ejercido en el mismo lapso de 2000. En congruencia con la finalidad de corto y mediano plazo de mantener condiciones que propicien una reanudación del crecimiento de la producción y del empleo y frente a circunstancias externas desfavorables, el Ggobierno trabaja en dos vertientes: el fortalecimiento de la postura fiscal ya extensamente discutido y la promoción de la competitividad del aparato productivo.

La caída reciente de la tasa de crecimiento de diversas economías y en algunos casos de sus niveles de producción, aun tratándose de países con grados de apertura de comercio exterior muy inferiores al de México, es clara evidencia de que no es posible desvincularse del ciclo económico mundial. Por ello, intentar crecer a contracorriente pondría en riesgo el equilibrio de las cuentas con el exterior, trastocaría el balance interno entre la oferta y la demanda agregadas y propiciaría una crisis económica severa.

Por estas razones, el equilibrio fiscal y la estabilidad monetaria deberán seguir siendo medios para que nuestras grandes mayorías no sufran más los efectos de la desaceleración económica.

La conducción de la política gubernamental rinde sus mejores resultados cuando se acompaña de una mayor transparencia. Ejemplo de los esfuerzos que esta administración despliega para informar mejor, lo constituyen la publicación mensual de las cifras de finanzas y deuda públicas, así como la construcción de un nuevo indicador que refleja integralmente los requerimientos financieros del sector público.

En la segunda vertiente se han propuesto e iniciado acciones para ampliar la flexibilidad microeconómica y fortalecer la competitividad en cuatro frentes.

Se han disminuido trámites y requisitos a la actividad productiva e impulsó la modernización tecnológica; se han ejecutado proyectos de infraestructura, incluyendo los de la Comisión Federal de Electricidad, Compañía de Luz y Fuerza del Centro, Petróleos Mexicanos y de la Secretaría de Comunicaciones; se han dado esquemas de apoyo a la construcción de vivienda, que incluyen el convenio de colaboración entre Sedesol, Infonavit, Fovissste, Fovi, Fonhapo, para iniciar programas de construcción, comercialización y adjudicación de vivienda en centros turísticos e impulsado la desregulación del sector vivienda; se han mejorado los productos y canales de financiamiento para refaccionar a proveedores de maquiladoras; involucrar mediante la actividad promotora de Nacional Financiera a empresas pequeñas y medianas en cadenas de proveeduría del sector público; relanzar los nuevos productos de la banca de desarrollo; iniciar el Finfra II dentro del banco de obras, para promover la inversión en infraestructura de agua; iniciar un nuevo programa para mejorar la liquidez de los contratistas de obra pública.

Finalmente me gustaría compartir con ustedes algunas consideraciones en torno a la estrategia económica de mediano plazo de la Administración Pública Federal.

Creo que estoy agotando mis 20 minutos. No sé si me permitan tres minutos adicionales, señora Presidenta, para terminar.

La Presidenta:

Señor Secretario, la norma es que autorizamos un minuto adicional. Yo le rogaría, si usted requiere mayor tiempo, aproveche los minutos de su cierre en la segunda parte.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muy bien, muchísimas gracias. Entonces concluiría con el último párrafo.

Señoras y señores legisladores: la Administración Pública Federal, encabezada por el presidente Vicente Fox, reporta un trabajo cuidadoso y satisfactorio en sus finanzas durante la primera etapa de Gobierno. Las metas de estabilidad se han alcanzado, asimismo están sentadas las bases para el mejor desarrollo de la economía y para que la generación de riqueza sea distribuida con mayor equidad.

En el transcurso de la próxima etapa seguirá siendo fundamental la colaboración de todos los mexicanos que hasta hoy, con su esfuerzo decidido, han permitido que la nación transite con buena salud a la apertura del nuevo siglo y de un nuevo estilo de gobernar conjunto entre los poderes Legislativo y Ejecutivo.

Al honorable Congreso de la Unión corresponderá también de manera relevante, apoyar e impulsar el éxito de México hacia adelante.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Se concede el uso de la palabra al diputado José Manuel del Río Virgen, hasta por cuatro minutos.

El diputado José Manuel del Río Virgen:

Con su permiso, señora Presidenta; honorable Asamblea:

Famosa es la leyenda del nudo gordiano que muchos quisieron deshacer con la esperanza de que se cumpliera la promesa de que el hombre que lo desenredara sería soberano, pero inútiles los esfuerzos de decenas.

Alejandro Magno llegó ante el nudo, lo cortó con su espada de un solo tajo, señor Secretario. El relato viene a cuento porque en ocasiones el sistema tributario del país pareciera un nudo gordiano que el contribuyente tiene que entender y descifrar no ya para ser soberano, sino simplemente para poder cumplir con sus obligaciones fiscales.

En este país muchos no pagan impuestos, porque al causante se le dificulta pagar. Nuestro sistema tributario, más que un instrumento de recaudación, es una especie de laberinto que impide que se cumpla con la obligación de pagar impuestos.

Se ha presentado en esta Cámara una iniciativa de la Nueva Hacienda Pública Distributiva, que se ha convertido en tema de discusión, más que de solución. Tiene el limitado objetivo de pretender, como siempre, incrementar la recaudación, proponiendo un esquema que no soluciona de fondo los graves problemas de nuestro sistema tributario, que son: su complejidad, su excesivo centralismo fiscal y su falta de equidad.

La reforma fiscal que se pretende incluye una nueva Ley del IVA y una nueva Ley de Impuesto sobre la Renta, pero insistimos, todo sin modificar el obsoleto sistema de recaudación que actualmente tenemos.

Nos preguntamos: ¿debemos seguir desatando nudos cada año o por el contrario, cortar de tajo con una verdadera reforma fiscal integral? Los aspectos más relevantes que limitan la efectividad de la recaudación fiscal en México son: la reducida base de contribuyentes, debilidad de los instrumentos de recaudación tributaria, complejidad de los procesos de pago, inseguridad jurídica para el contribuyente, excesiva dependencia de los ingresos fiscales en el petróleo, desigualdad en el trato fiscal, falta de incentivos fiscales y carencia de competitividad internacional.

La propuesta presentada para gravar todos los productos ha propiciado la alegría de los que retienen impuestos, ya que éstos les permitirá quedarse indebidamente con los impuestos que finalmente acaba pagando el público consumidor.

Si el Gobierno quiere recaudar más debe contar con una reforma basada en los siguientes principios: confianza en el contribuyente, sencillez, debe ser equitativa, promotora de la actividad económica, dar seguridad jurídica al contribuyente y los gobiernos locales deben hacer sus esfuerzos propios de la recaudación.

No debemos seguir promoviendo la evasión como tampoco ningún sistema de recaudación debiera desalentar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, la solución no radica en que se aumenten las contribuciones, sino en que todos cumplamos con nuestras obligaciones fiscales de manera sencilla, equitativa y justa.

Señor Secretario de Hacienda, a nombre de los contribuyentes de este país le solicitamos que nos permita a todos los mexicanos tener la oportunidad de poder entender y cumplir nuestras obligaciones fiscales.

Le entrego el documento solicitándole respetuosamente, de acuerdo con el artículo 8o. constitucional, su amable respuesta por escrito, señor Secretario.

Gracias y bienvenido.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra el diputado José Antonio Calderón Cardoso, hasta por cuatro minutos, señor diputado.

El diputado José Antonio Calderón Cardoso:

Gracias, señora Presidenta; secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz; señoras y señores diputados:

Señor Secretario, honesta y francamente Alianza Social quisiera creer que todo lo que se ha dicho respecto de la nueva fortaleza que caracteriza la economía mexicana sea cierto y es que la verdad, más allá de lo que significa que la economía mexicana haya logrado romper con la cadena de desajustes internos y de crisis económica subsecuentes, que haya iniciado el sexenio sin crisis, que nuestro país goce de la confianza de los inversionistas y que la inflación se haya reducido considerablemente por virtud de que después de 30 años hubo un movimiento a la baja en los precios, la verdad es que todo parece un discurso florido que venimos escuchando desde hace varios años a favor de los logros macroeconómicos.

No dudamos que estos hechos y estos indicadores sean la base para iniciar nuestro desarrollo, pero lamentablemente esa historia le es harto conocida al pueblo de México: grandes logros macros, nulos beneficios micros.

Y es que a nueve meses de asumir la Presidencia de la República un nuevo equipo, los sectores medios y bajos de la sociedad han experimentado un deterioro en su calidad de vida producto de una inequitativa distribución de la riqueza.

La crítica que hoy persiste y se hace presente en la sociedad es el resultado de políticas económicas que los han orillado a un constante estado de supervivencia y exclusión, el modelo de crecimiento económico desigual y excluyente se mantiene a pesar de mostrar su agotamiento, eso está provocando que la llamada economía con rostro humano no sea otra cosa que el retrato de Dorian Gray.

Lo que en particular nos preocupa, le preocupa al Partido Alianza Social, es que lo que el Ejecutivo señala como botones de muestra de nuestra fortaleza económica no sean sino ejemplos de nuestra debilidad; para empezar, la macroeconomía se encuentra actualmente en un estado de gran confusión, además de que la caída interna de los precios no es el resultado del aumento de la productividad económica nacional, sino se debe a un colapso en las compras y a la reducción de la liquidez, amén de que en estas condiciones, según autorizados tratadistas económicos la disminución de la inflación no es sino una característica habitual de las recesiones.

Asimismo, nos preocupa sobremanera que si el argumento utilizado por el Gobierno para explicar el nulo crecimiento económico nacional era la crisis norteamericana, después de los atentados terroristas sufridos en ese país, estemos condenados a padecer una larga y lóbrega recesión, salvo, claro está, tengan ustedes, señor Secretario, un programa de emergencia que nos permita sortear estos gravísimos momentos.

Tengo muchas preguntas, pero desgraciadamente dispongo de poco tiempo, pero estoy seguro que mis compañeros diputados que disponen de mayores oportunidades y tiempo suficiente, formularán las interrogantes correspondientes.

Por último, señor Secretario, de verdad le decimos que queremos que el panorama económico que usted presenta nos haga olvidar la terca y dura realidad que sin embargo se mueve.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

El diputado Riojas Santana nos ha solicitado posponer el orden de su intervención; vamos a continuar con la intervención del diputado Félix Castellanos Hernández, del grupo parlamentario del PT, para el caso de que se pueda incorporar a este pleno.

Tiene la palabra el diputado Félix Castellanos Hernández, hasta por 10 minutos, señor diputado.

El diputado Félix Castellanos Hernández:

Con el permiso de la Presidencia; compañeras y compañeros diputados; señor Secretario de Hacienda y Crédito Público:

El grupo parlamentario del Partido del Trabajo considera que el actual Gobierno, a través de su Secretaría, no ha efectuado ningún avance relevante para ir consolidando las bases fiscales necesarias a fin de acelerar el crecimiento económico y mejorar las condiciones de empleo y salario del pueblo mexicano.

El logro de modestos superávit fiscales se ha logrado a costa de un derrumbe del sector público que ahora es de alrededor del 15% del producto interno bruto, o sea una tercera parte del tamaño que tenía en 1980. Se ha derrumbado también la inversión pública, que pasó del 12% del PIB en 1981 al 2% actualmente.

Paralelamente a la reducción de su tamaño, la deuda pública se ha incrementado hasta representar el equivalente del 45% del producto interno bruto, generando un gigantesco problema que puede saturar los circuitos bancarios financieros.

Es importante subrayar que un tamaño tan modesto del sector público es incompatible con la magnitud de su deuda, por lo que parte de ella ha sido trasladada de facto al sector financiero privado que aún no se encuentra plenamente recuperado de su propia debacle.

Una parte sustancial de la deuda pública que pesa sobre el sector público proviene del Fobaproa e IPAB, estando en manos de la banca comercial, por lo que depende de condiciones del mercado imposibles de predecir enteramente.

Pero hay otros problemas no resueltos que las administraciones priístas le legaron al actual Gobierno, como el de los Pidiregas. El acelerado endeudamiento estatal y municipal y el deterioro de la infraestructura pública, siendo problemas heredados, no han sido integrados a una estrategia integral que permita prever una solución dentro del marco del actual sexenio

La desaceleración de la economía es una realidad y su Secretaría ha quedado rebasada por los acontecimientos, ya que no ha logrado sacudirse la inercia y sigue trabajando bajo la expectativa de crecimientos altos sin percatarse de los boquetes presupuestarios que se vienen configurando por la declinación de los indicadores económicos.

Del lado de la gestión y regulación financiera, el escenario es también preocupante; antes que se cumpliera un año de su gestión al frente de la Secretaría de Hacienda, se anunció la compra del banco más grande de México, Banamex, con lo que la mayor parte de los activos de esa actividad (sic) quedará en manos de extranjeros.

Esta nueva realidad constituye la culminación de una serie de errores garrafales que empezaron con la privatización bancaria y se prolongaron con la eliminación del encaje legal y la concesión de un status de autorregulación a los bancos comerciales.

El problema central de la política fiscal es la baja captación tributaria y el actual Gobierno ha enarbolado a la bandera de la reforma, argumentando que su capacidad para resolver los graves problemas fiscales que hemos reseñado, depende de que el Poder Legislativo acepte su propuesta para incrementar los ingresos tributarios.

El presidente Fox y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público se aferran a una solución aparentemente muy simple que consiste en elevar el más regresivo de los ingresos, el que recae sobre el consumo y ofrece aparentemente la ventaja de menores costos de administración que los impuestos directos.

En México el impuesto sobre la renta ha sido históricamente la fuente fundamental de captación, pero en los últimos años ha declinado de manera alarmante, los datos son contradictorios, pero de acuerdo al Banco Mundial, la declinación del impuesto personal sobre la renta es más grave, ya que en la actualidad representa alrededor de la mitad del porcentaje, respecto del producto interno bruto que tenía en 1980.

La participación del impuesto sobre la renta de las empresas parece haber declinado entre .5% y 1% del producto interno bruto.

Las causas de la debacle que rodea al impuesto sobre la renta no están muy claras, porque tanto los gobiernos pasados, como el actual, mantienen un control muy férreo de la información que impide efectuar análisis a profundidad para saber realmente quiénes pagan los impuestos en México.

El impuesto sobre la renta está cargado de exenciones que han contribuido decisivamente a la declinación de los ingresos respectivos. Además de una variedad de exenciones provenientes del llamado régimen simplificado, existe el estatuto de consolidación fiscal que otorga un tratamiento privilegiado a las corporaciones que además pueden recurrir libremente a los países fiscales para eludir el ya mermado pago de sus impuestos.

La complicidad con intereses políticos es lo que ha impedido al actual Gobierno por medio de su Secretario, le dé una solución al problema del Fobaproa, para que se aligere el peso de la nueva deuda pública. El Ejecutivo ha mantenido una indiferencia total a los esfuerzos por depurar la cartera del extinto Fobaproa, que se vuelve más necesaria a medida que se comprende que todos los esfuerzos de consolidación fiscal que se obtuvieron con grandes penurias, no son sostenibles sin una radical ampliación de los ingresos fiscales.

Si de lado de los ingresos la política fiscal está estrangulada hasta la asfixia, de lado del gasto la situación es totalmente sombría, ya que el Gobierno se ha visto obligado a abandonar sus responsabilidades sociales, con las consecuencias permisibles en el estado de la infraestructura física o capital social básico, que se ha deteriorado considerablemente en los últimos ocho años. Lo anterior justifica nuestra afirmación de que la política fiscal ha quedado anulada para todo propósito que tenga qué ver con el desarrollo y el bienestar nacionales.

Señor Secretario: no podemos permanecer indiferentes a la anulación de la política fiscal y al conjunto de iniciativas llevadas a través de su dependencia, que implican elevar las desigualdades sociales y la concentración del ingreso. México requiere una vigorosa política fiscal de carácter anticíclico que apoye la consolidación del impuesto sobre la renta como la principal fuente de tributación en nuestro país.

Como parte de la consolidación del impuesto sobre la renta, debe desaparecer la supuesta neutralidad entre los dividendos distribuidos y retenidos, no sólo debe mantenerse la tasa del 5% a los dividendos distribuidos, sino que ésta debe elevarse, como lo hacen todos los países para establecer un equilibrio entre lo que la clase capitalista produce y recibe de la sociedad.

Hacemos hincapié en la tributación sobre los dividendos, porque la riqueza accionaria o sea, la fuente de dividendos, es en la actualidad la forma principal de la riqueza social.

En México, el valor promedio de las acciones que se cotizan en la bolsa de valores se ha multiplicado aproximadamente por nueve veces desde fines de los ochenta. Al mismo tiempo que se verificaba este extraordinario fenómeno de multiplicación de riqueza, se decretó en México la exención de los dividendos repartidos bajo el argumento neoliberal de que debieran ser irrelevantes si los dividendos se repartían o se detenían.

El capital político de la clase priísta se había agotado, de modo que la propuesta de atacar el problema fiscal mediante una elevación de impuestos carecía de credibilidad y se fue postergando hasta que llegó el cambio de régimen.

El fin del partido de Estado y el arribo de una nueva dirigencia gubernamental tiene el mérito de generar nuevas expectativas. Coincidimos con el principio de una reforma fiscal, pero como lo hemos dejado establecido, situamos el eje de la misma no en los impuestos indirectos, sino en lo principal de los impuestos directos: el impuesto sobre la renta.

Señor Secretario: el grupo parlamentario del Partido del Trabajo reitera ante usted: "no al IVA en medicinas, alimentos y educación, sí al incremento de impuestos al capital, particularmente al capital especulativo. Sí a un mayor gasto público redistributivo, que beneficie particularmente al gasto social. Demandamos una reforma fiscal redistributiva con equidad y justicia tributarias".

El gran acuerdo nacional al que llamamos el 1o. de septiembre pasado requiere contar con una política económica de Estado democrática, amplia e incluyente. A usted, señor Secretario, lo convocamos para que también se sume a este esfuerzo en beneficio de todos los mexicanos.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Se concede el uso de la palabra al diputado Francisco Agundis Arias, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista.

El diputado Francisco Agundis Arias:

Con el permiso de la Presidencia; Cámara de Diputados; Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público:

Una de las principales preocupaciones que por sexenios ha invadido a nuestro país, ha sido la de promover un financiamiento sano del gasto público a través de un sistema de recaudación más eficiente desde el punto de vista económico, de tal manera que exista la posibilidad de incentivar la inversión privada, generar empleos, impulsar el crecimiento y desarrollo del país.

Hoy vivimos un cambio democrático y de poderes que implica la transición hacia el nuevo gobierno. El año 2000 fue un año crucial, México disfrutó un ambiente de certidumbre económica y vivió una transición pacífica; sin embargo, con este cambio democrático también surgieron nuevos retos.

Los legisladores del Partido Verde vemos con preocupación los resultados económicos que se han tenido durante la gestión del gobierno actual, pues por un lado en diversos casos la realidad se aleja de las metas ofrecidas y, por otro, la mayoría de la población no percibe mejoría alguna.

Los primeros nueve meses del actual Gobierno han sido particularmente difíciles, porque ha tenido que enfrentar varios factores negativos, como el que la deuda pública heredada haya resultado mayor de lo que se había previsto, pues incluyendo el IPAB, Pidiriegas, obligaciones sin respaldo por pensiones, etcétera, etcétera, etcétera, asciende a nada menos que 130% del producto interno bruto y ahora hay que esperar la entrada triunfal del Fobazúcar.

También ha sido muy costosa la desaceleración de la economía de Estados Unidos, país a donde se destina más del 80% de nuestras exportaciones y de donde proviene el 90% de la inversión extranjera.

Si bien las autoridades han buscado contrarrestar los efectos negativos del actual entorno internacional, el riesgo de una nueva desestabilización económica y social es alto y aún más cuando nos enfrentamos a un gobierno que parece apostarle simplemente a la aprobación de la reforma fiscal para poder hacer frente al deterioro económico de nuestro país.

Se ha dicho que por primera vez en la historia reciente de México se está presenciando un ajuste natural y sin sobresaltos en los niveles de producción de la economía; sin embargo, bajo nuestra perspectiva esto no es exactamente lo que está sucediendo, pues existen otros indicadores que son preocupantes, como el que para este año se espera un crecimiento económico menor del 1%, siendo los sectores más afectados el industrial y el agropecuario, con disminuciones reales de 2.5% y 0.6% en términos reales, respectivamente.

La balanza comercial presenta un déficit acumulado hasta julio de este año de 4 mil 560 millones de dólares, casi 55% mayor al observado en el mismo periodo del año 2000, ya se han perdido más de 200 mil empleos, según el informe presentado a esta Cámara, pero se asegura que son más de 500 mil.

Ahora bien, reconocemos que algunas áreas de la economía muestran signos alentadores. Es innegable que el Gobierno ha resistido la tentación de amortiguar la desaceleración con paliativos artificiales.

El descenso de la inflación parece duradero, al igual que sus beneficios. Sin embargo, el Ejecutivo se apropia de éxitos que no le corresponden del todo. La disminución de la inflación, las tasas de interés y el aumento de las reservas internacionales, resultan en buena medida de las acciones instrumentadas por el Banco de México, cuya autonomía lo ha disociado del Ejecutivo Federal.

Al hablar de la propuesta de reforma fiscal, no podemos dejar fuera de la discusión al IPAB, ya que pareciera que el IVA que se nos pretende aumentar y tenemos que pagar, servirá en parte para pagar los adeudos de este instituto.

El problema no es que los mexicanos no seamos solidarios a la hora de generalizar las pérdidas, sino que el Gobierno no está entregando la información que debiera sobre el pasado, son cuentas que aún tenemos pendientes. Asimismo está el rescate carretero, están los Pidiregas que ascienden a más de 30 mil millones de dólares y que son obligaciones a las cuales tenemos que hacer frente en unos cuantos años.

Si no se logra transparencia, rendición de cuentas y la restitución del mecanismo de mercado en asuntos, las otras medidas, por buenas que sean, no serán suficientes para que México vuelva al camino del desarrollo, con creciente igualdad en la distribución del ingreso y de la justicia.

Es necesario desmantelar la coalición perversa que existe entre algunas grandes empresas y algunos sectores políticos, hay silencio, hay falta de información, no están avanzando en el combate a la corrupción como se debe y además recurren a la fórmula fácil de aumentar impuestos.

Y dentro de toda esta maraña de impuestos que se busca aumentar, los que más duelen y los que creemos que deberíamos reflexionar si se deben o no se deben aumentar, son los que castigan a los alimentos y a las medicinas.

Con esta medida, el gasto por concepto de alimentos y medicinas del decil más pobre, aumentaría de 50% a 58% de su ingreso corriente. Y del penúltimo decil más pobre, de 46% a 53%. En cambio, el decil más rico solamente aumentará su gasto del 17% al 19%. Sería entonces una medida fiscal fuertemente regresiva y por lo tanto, tendiente a aumentar la desigualdad social.

¿Dónde está la reforma fiscal con rostro humano que se nos prometió? ¿Por qué no se propuso gravar productos nocivos como lo son el tabaco y el alcohol? Si se igualaran la tasas del impuesto especial de cigarrillos con filtro y sin filtro a 125%, se podrían compensar los 4 mil millones de pesos que se recaudarían por concepto de medicinas.

Con tan sólo cobrar un peso a cada botella o lata de cerveza de 355 mililitros, se recaudarían 12 mil 200 millones de pesos, casi el triple de lo que se recaudaría por el IVA a medicinas y más del doble de lo que se recaudaría por IVA a libros, revistas y periódicos.

El Partido Verde considera que la reforma fiscal integral debe pugnar por favorecer la competitividad, mejorar la efectividad de la inversión gubernamental, reducir costos y promover la facilitación de los trámites administrativos.

En este sentido, estamos de acuerdo en reestructurar el sistema fiscal para introducir nuevos instrumentos, mientras que se eliminan impuestos o subsidios que se significan un lastre para el dinamismo económico o que provoquen fuertes impactos ambientales, al mismo tiempo que se transparenta y se eficienta el ejercicio del gasto público.

Por otra parte es necesario revisar los últimos años de la banca, primero estatizada, luego privatizada y ahora desnacionalizada. Debemos ver lo que eso ha significado en nuestro país, entendiendo que finalmente el sistema financiero, el sistema de pagos, el sistema bancario de cualquier nación, es un área estratégica por muchos motivos.

Pero el caso en México, en las últimas décadas ha sido un caso de especial controversia. El supuesto fortalecimiento al sistema bancario no sólo no ha solucionado el problema de insolvencia de las instituciones de crédito, sino que de poco ha servido para aliviar la carga financiera de los deudores.

Desde esta perspectiva, la banca terminará con menos instituciones, nuevos retos en materia de competencia, crecientes adeudos vencidos y procesos de fusiones, alianzas y cambios de nombre.

Bajo este marco es inevitable abordar el tema de la compra que hizo el poderosísimo City Bank, del Banco Nacional de México. Es un hecho muy importante por el monto involucrado: 12 mil 500 millones de dólares. Pero el asunto no sólo es importante por la dimensión financiera o económica, sino porque una vez más nos lleva a los temas del IPAB, que trae varias aristas que nos muestran lo tortuosa y conflictiva que está resultando la transición en México. Deploramos la socialización de las pérdidas y la privatización de las ganancias.

Si el objetivo es un México moderno, lleno de oportunidades, en el cual encontremos cada día una sociedad más participativa y demandante de éstas, las decisiones desde el centro deben de ser descartadas. Gobernar con todos y para todos.

Durante los años de monopolio del poder político en México, muchas conciencias jurídicas se mantuvieron dormidas. Hoy es el momento de despertar y hacer del futuro del país nuestra responsabilidad.

Los mexicanos demandamos un nivel mejor de vida; el cambio en la orientación, aplicación y alcance de las políticas apenas comienza y tendrá que sustentarse en la participación de todas las fuerzas políticas de forma paralela a las propuestas y a los cambios del paquete económico.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra la diputada Miroslava García Suárez, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, hasta por 10 minutos.

La diputada María Miroslava García Suárez:

Con el permiso de la Presidencia; señoras y señores diputados; secretario Francisco Gil Díaz:

En honor a quienes ofrendaron sus cortas vidas en el Castillo de Chapultepec un día como hoy de 1847.

En el I Informe de Gobierno se escuda y justifica la ineficiencia y el inmovilismo de la Secretaría a su cargo para generar ese prometido crecimiento de 7% anual que el Presidente en campaña muchas veces refirió.

El Poder Legislativo ha trabajado, analizado, debatiendo y siendo propositivo. Sin embargo, las cuentas que usted rinde en nueve meses de gestión, son tan pobres, desafortunadamente, como la mitad de la población de este país.

El mensaje del primer informe en materia económica es anodino; no crecemos debido al contexto recesivo internacional y usted y el gabinete económico, como convidados de piedra, sólo contemplan y esperan.

El Gobierno del que usted forma parte teje las mismas políticas que han generado las recurrentes crisis sexenio tras sexenio, aumentando asombrosamente eso sí, tres indicadores: deuda, pobreza y desempleo.

Secretario Gil: el problema económico al que nos enfrentamos tiene repercusiones de seguridad nacional. ¿Acaso piensa que la multiplicación de los grupos armados en nuestro territorio nacional es para practicar algún deporte?

Está claro que no basta la estabilidad de los indicadores macroeconómicos para generar crecimiento y distribución equitativa de la riqueza. ¿De qué sirve la inflación de un dígito cuando la mayoría de la población no tiene ingresos suficientes para adquirir lo básico? Parece que usted ha olvidado el a b c de la economía. Sabe que es factible activar el mercado interno, pero no lo hace por dogmatismo, porque eso no le enseñaron en una prestigiada universidad del extranjero. Le importa más la quietud del índice inflacionario y el tipo de cambio basado en una fortaleza espuria del peso, que la inanición que sufren el campo y la industria, base real de cualquier economía en el mundo.

En el recuento de los daños comenzaremos por el incumplimiento del Presupuesto de Egresos de la Federación de este año. Al Ejecutivo poco le importó el consenso alcanzado en esta Cámara; de manera unilateral y artificiosa se ha retenido una cantidad mayor a los 70 mil millones de pesos, dinero público autorizado por esta Cámara, que ha dejado de fluir a programas de inversión pública y gasto social.

1. Entre las secretarías más afectadas se encuentran: Comunicaciones y Transportes, Agricultura, Educación Pública, Salud y Desarrollo Social.

2. Existe una completa discordancia entre las cifras que presenta la Secretaría a su cargo con las de otras dependencias, falta transparencia y en nada favorece a la rendición de cuentas.

3. Existe un ofensivo dispendio de los recursos públicos, ¿para qué toallas y sábanas, cuyos costos en nada corresponden a su utilidad? Asimismo, observamos gastos exorbitantes en comunicación social, para exaltar una imagen que, día a día, se desgasta más.

4. La venta de Banamex al City Group ¿qué beneficio aportó a los mexicanos? Gobiernos anteriores en los que usted participó, sanearon y robustecieron bancos, que después de privatizados y saqueados, tuvieron que rescatar con dinero público esta situación, con recursos que aporta cada ciudadano.

Ahora se entregan al capital extranjero con todo y un gran acervo patrimonio cultural de la nación, que tiene un valor que no se puede contabilizar en pesos.

5. Sobre el Fobaproa-IPAB, no hemos visto ninguna acción concreta para transparentar las operaciones irregulares o ilícitas. Exigimos que su Secretaría entregue al Legislativo y coopere y coadyuve, para que el IPAB entregue los documentos y pormenores de las transacciones de cada banco, de cada empresa, de cada crédito.

También que quede claro que para el Presupuesto de Egresos de este año, la presión y la deuda de las tasas y los costos de interés deben bajar, porque debemos, en este periodo, transparentar y recuperar el dinero público, para la inversión y el gasto social.

6. Consideramos un error de estrategia la presentación de la propuesta de reforma fiscal, una propuesta al vapor, mal hecha, sin consenso, ni siquiera con los partidos que postularon al presidente Fox.

7. La pretensión del veto presidencial al Presupuesto de Egresos, es un insulto a la inteligencia de este órgano colegiado.

8. La aplicación del IVA generalizado, no resuelve el problema de las finanzas públicas en nuestro país, aumentar impuestos resulta una franca contradicción con lo que propuso el Presidente en campaña. Estamos convencidos que dar un trato igual a desiguales genera mayor iniquidad.

9. Tampoco estamos de acuerdo en la reducción de la tasa máxima del impuesto sobre la renta, no queremos que los pobres paguen impuestos para subsidiar a los ricos.

10. No avalamos la pretensión de convertir en privilegio el acceso a la salud, a través de la forzosa compra de un seguro médico. Tampoco estamos de acuerdo en que los ahorros de millones de mexicanos se utilicen para inversiones de especulación y de alto riesgo.

Hasta ahorita el SAR presenta una completa anarquía, pues el responsable está ausente.

Y por último, en este recuento, existe una falta de compromiso, en cuanto al destino que tendrán los recursos que emanen de esta reforma fiscal.

En pocas palabras, no confiamos en usted, porque usted no está sirviendo a los intereses generales de la República y porque en la práctica se está convirtiendo en un obstáculo para consensar una verdadera reforma fiscal. Sus oficios no ayudan ni al presidente Fox ni al país.

Sin embargo, el PRD está convencido de la necesidad de una verdadera reforma fiscal, nosotros la concebimos como una herramienta que impulse el desarrollo y el crecimiento, por eso nos presentamos ante esta soberanía y ante la sociedad en general, con propuestas y con el ánimo de escuchar y debatir seriamente.

1. Nos pronunciamos por modernizar y eficientar, desconcentrando el servicio de administración tributaria.

2. Incluir al federalismo en la discusión. Por ello invitamos desde esta tribuna a todos los gobernadores, a todos los presidentes municipales, sin distinción de filiación política, para que entren en un diálogo directo con este Poder Legislativo y podamos consensar una reforma fiscal sobre federalismo.

3. Queremos que se elimine la discrecionalidad en la operación del presupuesto de egresos; por eso, compañeros diputados, tenemos que trabajar en las reglas de operación del presupuesto y sus programas.

4. Nos pronunciamos por legislar y sancionar el incumplimiento de funciones de los servidores públicos.

5. Buscamos la eliminación de los regímenes preferenciales que con un marco jurídico permiten la evasión de impuestos, la eliminación del régimen de consolidación fiscal, la revisión y acotación del régimen simplificado, entre otros.

6. Queremos que se graven las operaciones financieras de capital especulativo, coincidencia que tenemos con legisladores de todos los partidos e incluso con gobernadores de distintas procedencias.

Por último, nos pronunciamos por mantener un diálogo permanente con el Poder Ejecutivo, para arribar a políticas públicas que desmantelen de una vez, las inercias económicas del pasado, las mismas que han dado como resultado una insultante desproporción en la distribución de la riqueza nacional.

Queremos aportar nuestros esfuerzos para que México cuente con bases sólidas en materia económica como una nueva economía mixta, que no signifique un retorno al estatismo o al viejo nacionalismo revolucionario.

Estamos abiertos a la discusión, pero no vamos a ser cómplices de la iniquidad.

Es cuanto, señora Presidenta.

La Presidenta:

Gracias, señora diputada.

En el uso de la palabra el diputado Manuel Minjarez Jiménez, del grupo Parlamentario de Acción Nacional.

El diputado José Manuel Minjarez Jiménez:

Muchas gracias, señora Presidenta; licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público; honorable Asamblea:

Acudo a esta tribuna a nombre de los diputados federales del Partido Acción Nacional para fijar nuestra posición respecto a la política económica, instrumentada durante los primeros nueves meses de este Gobierno.

Durante la glosa del último informe del presidente Zedillo, los legisladores de Acción Nacional señalábamos que el repunte económico de fin de sexenio y las cifras macroeconómicas que denotaban estabilidad se fundamentaban principalmente en factores aleatorios y de carácter externo, como por ejemplo los altos precios del petróleo y un crecimiento sin precedente de la economía de los Estados Unidos; pero que como país, teníamos como pendiente cambios internos estructurales para sostener a largo plazo los logros ahí manifestados.

Congruentes con la posición asumida en ese entonces, creemos poco responsable juzgar al actual Presidente y a su administración por no haber corregido en estos meses los efectos que aún padecemos como consecuencia de la falta de cambios estructurales y la debilidad de las finanzas públicas.

Para quienes han acusado al presidente Fox de faltar a sus promesas, debe quedar muy claro que somos los panistas los primeros interesados en que éstas se cumplan exitosamente, pero no puede olvidarse que el periodo de gobierno no se reduce a nueve meses.

Nuestra oposición así lo reconoció cuando el diputado José Antonio Hernández Fraguas, del Partido Revolucionario Institucional, declaraba durante la comparecencia del secretario Santiago Creel y cito textual: "la alternancia en el Poder Ejecutivo en sí misma no genera cambios automáticos". Termina la cita.

Estamos aquí para evaluar los logros, analizar los pendientes y reconocer con objetividad y seriedad, las circunstancias que inciden sensiblemente en la capacidad de maniobra de la presente administración y particularmente en el desempeño y en la actuación de las Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Los ciclos económicos inciden en toda economía, dependiendo de sus momentos de expansión y auge o de estancamiento, los efectos que provocan se agravan o suavizan por efecto de las características estructurales de cada país.

La economía mundial se encuentra en franca desaceleración; México no puede sustraerse a esta realidad. No es sensato exigir un crecimiento acelerado cuando el contexto internacional se opone a ello. Reconocemos que no todos los logros de estos nueve meses corresponden exclusivamente a los esfuerzos del actual Gobierno. Pero tampoco puede culparse enteramente a la nueva administración de los rezagos que persisten a lo largo del país.

Hoy, mucho es lo que falta por andar en el camino hacia el pleno desarrollo de México. Pero importantes pasos se han dado en esta dirección y debemos señalarlos. Por primera vez en décadas, se evitó la famosa crisis sexenal. Con el cambio de gobierno el peso no se devaluó y no hubo fuga masiva de capitales. De hecho, el flujo de capitales registrado hacia nuestro país, en buena medida refleja la confianza de los inversionistas en este Gobierno y en el futuro de México. Como muestra, en el primer semestre de este año ingresaron al país 10 mil millones de dólares. Es decir, en los primeros seis meses, ingresaron prácticamente el 90% de la inversión total del año anterior.

De estos recursos el 68% es inversión directa que crea empleos y financia el 82% del déficit en cuenta corriente. Lo anterior resulta particularmente relevante si se atiende al contexto de desaceleración económica mundial.

Los diputados de Acción Nacional reconocemos también el manejo responsable de las finanzas públicas. Las acciones realizadas por el Gobierno Federal ante la disminución de los ingresos totales esperados durante este periodo, se han apegado en todo momento a las disposiciones aprobadas por esta Cámara en el decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación.

Reconocemos también los notables avances en materia de combate al contrabando y la atención a nuestra demanda de castigar con severidad a los falsificadores de comprobantes fiscales, mismos que durante años han operado a unas cuantas calles de la oficina en donde usted despacha.

Tampoco podemos pasar por alto el hecho de que los salarios en los primeros nueve meses de este Gobierno, han tenido un incremento por encima de la inflación, de tal magnitud que de continuar con esta tendencia, será el más alto registrado en los últimos 20 años, recuperando así una buena parte del poder adquisitivo deteriorado por efecto de las crisis pasadas.

Sabemos también que este Gobierno enfrenta grandes retos para corregir las deficiencias que persisten en algunas áreas particularmente sensibles, concretamente el servicio de administración tributaria presenta serios problemas que afectan el desarrollo eficiente de su función. Las más importantes se refieren a la mala estructura organizacional, al manejo inadecuado de la información, a los altos costos operativos y al elevado índice de corrupción.

Todo esto se traduce en una mala fiscalización y por consiguiente en una baja sensible de los recursos potenciales del Gobierno. Las tasas de evasión y elusión fiscales continúan siendo superiores a las de nuestros principales socios comerciales.

Respecto a la relación entre la Secretaría que usted encabeza y esta Cámara de Diputados, queremos hacer hincapié en el hecho de que los años de obediencia ciega terminaron el 1o. de diciembre y han cedido su sitio al cuestionamiento y al análisis.

No es el enfrentamiento lo que buscamos, por el contrario, el reconocimiento de que somos poderes distintos con nuestra propia responsabilidad. Lamentamos pues las diversas ocasiones en que, para cumplir con la responsabilidad de análisis y dictamen de importantes iniciativas esta Cámara no obtuvo con la debida oportunidad la información solicitada y confiamos en que en lo futuro esto no volverá a ocurrir.

El cómo obtener recursos y en qué habrán de emplearse son tópicos ineludibles para cualquier gobierno. En este sentido las iniciativas de la Nueva Hacienda Pública Distributiva son un tema de la mayor importancia y prioridad, pues se vinculan con otros problemas que requieren de urgente atención, como son los rezagos en educación, en salud, en infraestructura y particularmente en materia de pensiones y jubilaciones.

La actual estructura tributaria y los mecanismos de financiamiento con que cuenta el Gobierno Federal no alcanzan para garantizar la adecuada atención a estos problemas y debemos reconocerlo. No podemos perder más tiempo. La reforma fiscal es un asunto pendiente que requiere de acuerdos inmediatos que permitan avanzar en la solución de estos problemas.

Hacerlo de otro modo compromete el fortalecimiento y el saneamiento de las finanzas públicas nacionales, compromete el desarrollo del país y compromete el porvenir de nuestros hijos.

Atrevámonos a llevar los cambios estructurales que fortalezcan nuestra economía y nos haga menos vulnerables a los efectos negativos de los ciclos económicos. Aprovechemos esta oportunidad y construyamos juntos el futuro de México. Ya no es tiempo de culparnos unos a otros. Vayamos hacia delante, pongámonos de acuerdo y démosle a este país y a esta sociedad la certidumbre y la seguridad jurídica que tanto nos está reclamando.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, diputado.

Tiene el uso de la palabra el diputado José Luis Ugalde Montes, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado José Luis Ugalde Montes:

Con su permiso, señora Presidenta; señoras y señores diputados; señor secretario Gil Díaz:

La fracción parlamentaria del PRI acude a esta glosa del informe presidencial con la convicción de que es necesario corregir sin mayor dilación la gran confusión que prevalece en materia económica.

Ha sido realmente sorprendente la lentitud para elaborar y aplicar un plan emergente y ya es hora de asumir la responsabilidad al frente del Estado.

Durante muchos meses el Ejecutivo se ha dedicado a especular con los instrumentos y las medidas de política económica. Durante todo este tiempo en nuestro grupo parlamentario alertamos acerca de los riesgos por la falta de determinación en las filas gubernamentales para enfrentar los problemas económicos.

Pasamos de un propósito alegre de crecimiento al 7% en la campaña presidencial a 4.5% en los criterios generales de política económica de diciembre pasado, a 3% en abril, a 2% en junio y ahora las previsiones no superan ni el 1%.

La errática actitud en política económica puede describirse en etapas sucesivas. Primero, el triunfalismo desbordado del cambio. Luego la invocación irresponsable de la crisis como pretexto. Después la aceptación parsimoniosa del bache o el atorón, para terminar a las puertas de una situación de muy alto riesgo.

Han preferido negar la existencia del problema en lugar de afrontarlo.

Hace apenas unos días un alto funcionario del Gobierno nos aseguraba que se tomarían unas semanas más para evaluar si es o no necesario adoptar un plan de contingencia. Gracias a esta insensibilidad hoy estamos más desprotegidos que nunca frente a los graves acontecimientos del panorama internacional. El descuido y la falta de atingencia nos hacen más vulnerables de lo que jamás hubiéramos deseado. Ni nosotros ni nadie que quiera a este país y esté comprometido con él, ni ustedes mismos, me imagino, están conformes con este escenario. ¡Corrijan, señor Secretario, y háganlo ya!

Los tiempos y los márgenes de maniobra son muchísimo más estrechos que lo que eran antes. Con anterioridad le señalamos que era necesario un plan de emergencia frente a la recesión. Ahora les decimos que es indispensable y urgente para enfrentar la crisis y la previsible turbulencia internacional derivada de los acontecimientos del martes pasado.

Por otro lado y en aras de alcanzar una inflación sistemáticamente a la baja y de ese modo encontrarnos en igualdad de condiciones frente a nuestros principales socios comerciales, la política monetaria mantiene restricciones inamovibles, a pesar de que el ahorro interno registra una contracción no vista desde hace ya varios años. Nos dicen que han sido rebasadas las metas de inflación previstas en los criterios de política económica para este año.

Y la inquietud que nos surge es: ¿a qué costo, señor Secretario? No hay inflación, pero tampoco crecemos. No hay desbocamiento en los precios, pero tampoco condiciones para pensar en un mercado interno estable. No hay desajustes graves con nuestros socios comerciales, pero tampoco tenemos nuevas inversiones.

Resultan también muy cuestionables las ventajas de que el Banco de México mantenga en sus frías cuentas un nivel histórico en las reservas internacionales, cuando su costo es mayor a la seguridad que nos proporcionan. ¿Es necesario mantener estériles tantos recursos? ¿Acaso no se podrían utilizar para fines más productivos? Y mientras tanto las tasas activas siguen siendo extremadamente altas, lo que aleja del crédito a la mayoría de las actividades productivas del país. ¿Hasta cuándo habrá correspondencia con las tasas pasivas? Ahora no sólo se castiga al que requiere crédito, sino también al que ahorra.

Por otro lado, y a casi un año de distancia, es inalcanzable la meta de empleo que pregonaron en el triunfalismo y en el discurso publicitario del éxito. Se rompió la tendencia sostenida de los últimos años y no sólo no se generaron nuevos puestos de trabajo, sino que se pierden cientos de miles de los ya existentes. Lejos de crear nuevas alternativas, el Gobierno se decide por la peor manera de ahorro que existe y que deteriora los niveles de gasto social. Las cifras oficiales revelan recortes y subejercicios presupuestales que afectan los derechos sociales exigibles, la inversión pública y la generación de empleos y se convierte en una auténtica perversión de las políticas económicas. ¡Ni resuelve nada ni aporta nada ni nos salva de nada! El Gobierno tiene que actuar y tiene que actuar pronto para proteger a nuestra economía.

Por cierto, me permito recordarle, diputado Minjarez, que el blindaje fue decisión del presidente Ernesto Zedillo y el país lo recibieron ustedes en un estado económico firme y sólido.

Todos estamos obligados a signar un acuerdo urgente que nos permita resistir en mejores condiciones lo que puede convertirse en el primer gran sismo de la globalidad económica. El rumbo del país debe ser retomado de manera plural, las pruebas palpables de la impericia gubernamental nos obligan a demandar que se abran los espacios de decisión y no sólo los espacios de deliberación.

La previsible inestabilidad económica internacional nos debe llevar a redefinir de fondo las prioridades. Es responsabilidad de quienes formamos esta representación popular señalar, con sentido crítico y ánimo constructivo, la necesidad de una definición más clara en los instrumentos y las medidas de política económica que debemos adoptar frente a la situación actual.

Señor Secretario: el Gobierno del cual usted es parte debe entender que ha terminado el plazo de la especulación operativa en materia económica. Ninguna maniobra publicitaria será suficiente para salvarlos de la responsabilidad de aplicar ya las medidas necesarias para atacar de fondo los problemas de la recesión y la crisis.

No reconocer la realidad, sus riesgos y dificultades, será auténticamente suicida. Llegó el momento de las definiciones. El país no resiste un nuevo aplazamiento en las determinaciones. Algunas, señor Secretario, quizá no tendrán buen impacto en sus índices de popularidad, pero ustedes deciden: o continúan observando el marcador o se ponen a trabajar y a tomar decisiones.

Nuestro partido cuidará que la dieta básica y la salud de los mexicanos no sea afectada por la reforma fiscal. Por eso rechazamos que se graven los alimentos y las medicinas que forman parte de los consumos vitales de la población mexicana.

Asimismo, reiteramos la negativa de reducir la tasa del impuesto sobre la renta en los niveles de mayor ingreso. Los diputados del PRI estamos dispuestos a llegar a un entendimiento y a un acuerdo que ponga a resguardo los intereses nacionales por encima de cualquier interés partidario o de grupo. ¡No hay que perder más tiempo! ¡No insistan en la dilación! ¡La sociedad se los está reclamando!

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Ha concluido la etapa de posicionamiento de los grupos parlamentarios.

Tiene la palabra hasta por 10 minutos, el ciudadano Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Hay algunos comentarios que voy a hacer sobre política económica general que voy a dejar para el final, para tomar en cuenta las distintas observaciones que se han hecho y las que se van a seguir haciendo durante estas presentaciones. De manera que me voy a concretar a algunas de las observaciones puntuales que hicieron algunos de los diputados, cuyos comentarios y observaciones agradezco.

En cuanto a la caída del impuesto sobre la renta, el impuesto sobre la renta los últimos 20 años ha guardado la misma proporción del producto interno bruto y los esfuerzos de recaudación que venimos nosotros efectuando pueden ver, por las cifras que les acabo de dar, que el incremento en renta es muy por encima en los primeros siete meses con un 7.8% real de lo que ha estado creciendo el producto y no sólo eso, agosto, que no lo incluí en los números que les acabo de proporcionar, arroja un crecimiento de 22% en términos reales respecto a agosto del año pasado, o sea, que no ha caído el impuesto sobre la renta y los esfuerzos que estamos haciendo de depuración administrativa, mejora administrativa en el sistema de administración tributario, están aumentando de manera muy importante, mucho más rápida que lo que se podría esperar del comportamiento de la economía, la recaudación del impuesto sobre la renta.

La información que podemos dar es información agregada, no podemos violar el secreto fiscal y estamos haciendo enormes esfuerzos por proporcionarles mejor información. Estamos en este momento procesando los 70 mil dictámenes que corresponden a las empresas más grandes del país, para presentarles a ustedes por rubros, para que puedan hacer análisis por sectores y conceptos de la información que corresponde a las empresas que representan la mayor parte del pago de los impuestos y la mayor parte también de los activos y de los pasivos y de otras variables de la economía.

La deuda del sector público incluyendo todo, inclusive banca de desarrollo y por supuesto Pidiregas, IPAB y demás no es del 130%; es del 40% del producto. No hay ningún Fogazúcar, como lo he comentado en varias ocasiones, la deuda que estaba en los ingenios era deuda del Gobierno, era deuda del Gobierno y lo que no podíamos permitir era seguir tirando dinero bueno al malo.

Transparencia, remisión de cuentas, ya mencioné varios de los cambios que hemos venido realizando y por supuesto que vamos a seguir trabajando en este sentido. Estamos dando la información presupuestaria mensualmente sin que el Congreso nos lo hubiera pedido, la obligación legal que tiene la Secretaría de Hacienda es trimestral, lo estamos haciendo mensualmente, estamos dando la información de todas las obligaciones del Gobierno sin que tampoco el Congreso nos lo haya solicitado y por supuesto que en esta materia y en relación con el IPAB también lo que el Congreso marque lo acataremos con muchísimo gusto.

Hemos cumplido con todos los requerimientos que se nos han hecho, se han entregado 8 mil 500 hojas correspondientes a 85 requerimientos, hemos cumplido absolutamente con todas las solicitudes formales que se nos han hecho; si fija el Legislativo otros estándares y oportunidades de detalle, con mucho gusto los vamos a atender.

En cuanto a la administración tributaria yo les mencioné algunos de los cambios que hemos efectuado y estamos llevando también, por supuesto, un combate a la corrupción y un control mejor de la probidad y del desempeño de nuestros servidores públicos.

Se ha removido a 1 mil 178 , se han llevado a cabo 3 mil exámenes toxicológicos, se van a hacer 3 mil más; del total de mandos medios superiores del SAR se les han aplicado 4 mil 607 cuestionarios socioeconómicos, se van a aplicar 1 mil 600 más en lo que falta del año, se han integrado 383 investigaciones referidas a servidores con conductas ilícitas iniciadas por el propio SAR y el propio SAR ha denunciado ante la Procuraduría General de la República a 58 personas y 72 ante la contraloría interna del SAR.

Hemos establecido planes de rotación de personal tanto en aduanas como en el resto del sistema de administración tributaria. Estamos rotando también a los inspectores fiscales y hemos llevado a cabo una cantidad importante de afinaciones en materia de control aduanero y hemos fomentado la presencia de 71 observadores en el sector productivo, en 24 de las 48 aduanas que son las que tienen el 90% del volumen de la operación y estamos en la posición de aceptar observadores que nos apoyen en la inspección y también en la vigilancia en las aduanas que así lo requieran.

Hemos fortalecido los procesos de fiscalización mediante una adecuación en nuestras estructuras internas para reenfocar y profundizar en las áreas de supervisión, evaluación y asistencia al contribuyente. Hemos revisado y divisionado los procesos operativos en áreas susceptibles de corrupción principalmente a través de una mayor automatización, creo que podemos darles cuentas muy completas al final del año de cambios de enorme trascendencia que se están llevando a cabo y que irán madurando además durante el año entrante y los próximos años en materia de administración tributaria en general, también en lo que corresponde a la parte aduanera, donde se había avanzado mucho y se está aprovechando los avances que existían para seguir avanzando.

De manera que con esto, señora Presidenta, doy fin a esta parte de mi intervención, repito, dejando comentarios que no voy a dejar de hacer porque creo que se han tocado aspectos importantes en política económica para mi última intervención.

Muchísimas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Para desahogar el segundo punto numeral cuarto incisos a, b y c del acuerdo para la primera ronda de preguntas hasta por cuatro minutos con derecho a réplica, se han inscrito los siguientes diputados:

Por el grupo parlamentario del PT, Jaime Cervantes Rivera; por el grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista, Francisco Agundis Arias; por el grupo parlamentario del PRD, Alfredo Hernández Raigosa; por el grupo parlamentario de Acción Nacional, Guillermo Padrés Elías; por el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, el diputado Jorge Alejandro Chávez Presa.

Tiene el uso de la palabra, hasta por cuatro minutos para formular su pregunta, el diputado Jaime Cervantes Rivera.

El diputado Jaime Cervantes Rivera:

Con la venia de la Presidencia; compañeras y compañeros diputados:

El cambio de la coyuntura económica exige un planteamiento de la política fiscal que es el eje de las funciones de su Secretaría. Debido a la caída de la producción y las exportaciones, se están presentando insuficiencia presupuestales inesperadas que hacen inevitables las metas originalmente pactadas entre el Ejecutivo Federal y el Legislativo, sin embargo, la pregunta que nos hacemos es ¿cuál es el plan de acción para hacer frente al cambio en la coyuntura? ¿Cuáles son las medidas fiscales específicas para garantizar la atenuación de los daños provocados por la desaceleración de la economía para poderle montar la situación que se viene configurando por la caída de los indicadores fundamentales?

Desde el punto de vista de los legisladores del Partido del Trabajo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público debió de haber formulado un plan de emergencia que debiera estar ahora en manos del Poder Legislativo para su análisis y discusión. En este contexto, señor Secretario, queremos formular las siguientes preguntas:

¿Qué escenario ha visualizado la dependencia a su cargo ante la caída acelerada de las exportaciones y el avance del desempleo? ¿Cuál es la duración que estima tendrá este fenómeno recesivo y cuál es el costo presupuestario que le atribuyen?

Señor Secretario: al contraerse la actividad económica se dejarán sentir presiones sobre el endeble sistema bancario que no se ha recuperado de la crisis desatada por la devaluación de diciembre de 1994; consideramos que es fundamental que usted haga explícita su evaluación del sistema bancario y las posibles implicaciones de la declinación de la actividad económica en ese sector.

Ante la declinación de las tasas de interés provocadas por decisiones de la reserva federal, los bancos comerciales empezaron a contrarrestar la pérdida de sus márgenes mediante el encarecimiento de una serie de servicios que prestan a los usuarios de crédito. Esta acción se hubiera considerado en cualquier país que se preciara de tener sólidas instituciones de regulación crediticia como un acto monopólico. La pregunta obvia es: ¿cuál fue la percepción de su Secretaría y cómo respondería a una agudización de las acciones unilaterales de los bancos en materia de fijación de tarifas a sus servicios?

No podemos cerrar nuestra primera intervención de preguntas sin antes hacer referencia a la reforma fiscal.

Para nosotros, el sustento de toda reforma fiscal es la difusión de la información concerniente al pago de impuestos; efectuar una reforma sin haber informado a la opinión pública quién paga impuestos y quién no, es una acción a ciegas que no rendirá frutos.

Finalmente, señor Secretario, usted y el presidente Fox se comprometieron a seguir una política económica que generaría un crecimiento acorde a las necesidades del país, ese objetivo se aleja cada vez más a medida que se prolonga la recesión en Estados Unidos, pero el eje de nuestra preocupación y seguramente de todos los mexicanos es: ¿cuáles serán las medidas anticíclicas que adoptará el Gobierno?

Gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra, hasta por ocho minutos, el secretario Francisco Gil Díaz.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias, señora Presidenta; muchas gracias, diputado Cervantes Rivera:

Como les comenté, para recoger en una sola intervención lo que se refiere al plan económico, voy a dejar esta parte al final para no aburrirlos con una repetición.

¿Cuál es el costo presupuestario del fenómeno recesivo? Hasta la fecha no ha tenido un costo presupuestario. Los menores ingresos que hemos tenido se han debido a la menor plataforma petrolera en comparación a la exportación que se había originalmente programado y a un tipo de cambio apreciado que ha hecho que en comparación a la trayectoria del tipo de cambio nominal que teníamos en el presupuesto, la conversión del superávit de divisas del Gobierno a pesos, haya dado una menor cantidad y a que no hemos todavía obtenido todos los ingresos, los estamos dejando para el final del año por complicaciones en la tramitación de la venta de algunos activos no recurrentes que pensábamos obtener en la primera parte del año o a lo largo del año.

¿Presiones sobre el sistema bancario? no estamos viendo presiones sobre el sistema bancario, porque el sistema bancario, debido a la sustitución de sus activos por deuda del Gobierno, tiene activos que representan casi el 90% del total de sus activos en papel del Gobierno, tienen muy pocos créditos y son créditos, los pocos que tienen, que ya están saneados, o sea, que no estamos viendo un problema nuevo o un problema adicional para el sistema bancario.

Por otro lado, se han desarrollado sistemas secundarios de crédito en la economía mexicana que le han canalizado unas cantidades mucho muy elevadas a los consumidores y a las empresas.

Para darles sólo un dato, una sola empresa automotriz tiene un saldo en cartera de 1 mil 500 millones de dólares. ¿Esos préstamos, esa cartera, a dónde la ha canalizado esa empresa automotriz? Y es una de las tantas. Pues la ha canalizado, la ha canalizado a clientes, los cuales a su vez se las han entregado a las personas físicas que adquieren los automóviles, ha entrado una cantidad importante de crédito por esta vía, ha entrado crédito también a través del arrendamiento financiero, de manera que no ha quedado estrangulada la economía de crédito y estas entidades lo han hecho en condiciones de crédito bastante competitivas por cierto.

¿Que los bancos estén cobrando por los servicios?, creo que es más sano que los bancos cobren por los servicios, a que le recarguen todo al usuario de crédito, pero de estarse dando un fenómeno monopólico, el análisis y la sanción en su caso le corresponde a la Comisión de Competencia y no a la Secretaría de Hacienda.

Muchas gracias, señora Presidenta.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Se pregunta al diputado Jaime Cervantes Rivera, si va a hacer uso de su derecho de réplica...

Adelante, señor diputado, hasta por cuatro minutos.

El diputado Jaime Cervantes Rivera:

Con el permiso de la Presidencia; señor Secretario:

El balance de la situación fiscal de la nación es extremadamente preocupante. Al margen de la configuración de una situación recesiva, se percibía que los ingresos del Gobierno Federal se verían comprometidos por la magnitud del endeudamiento del sector público que se había acumulado y por la baja capacidad de recaudación tributaria, pero ahora que la desaceleración es una realidad, se añaden nuevos problemas que agudizan las faltas de la estructura fiscal.

A estas alturas, la economía debería contar ya con un plan anticrisis centrado en una serie de medidas de emergencia para proteger los baluartes más vulnerables del aparato productivo; este plan debe ser coordinado por la Secretaría de Hacienda, pero también debe contar con la participación de otras dependencias federales y para que tengan efectividad se necesita considerar un amplio aspecto de medidas.

En tanto la adopción de un plan de esta naturaleza choca con los objetivos presupuestales adoptados originalmente para el 2001, se requiere de un replanteamiento integral de la política económica en general y de la política fiscal en particular. Tal replanteamiento implica a su vez una nueva negociación con el Poder Legislativo, que reclama tiempos y nuevos esfuerzos de coordinación.

El querer tapar el Sol con un dedo y pretender que las metas económicas originales para el 2001 son alcanzables, sólo contribuirá a hacer más costosa esta inevitable recesión.

Una política de inacción contribuirá a elevar el costo social de la recesión, sobre todo teniendo en cuenta la muy limitada recuperación del salario y la baja calidad de la mayoría de los empleos que se crearon durante la etapa de mayor crecimiento.

Señor Secretario: esta última observación nos lleva a la necesaria contextualización de la realidad fiscal del país. Nuestra economía es extremadamente vulnerable por los enormes rezagos estructurales que muestran las pequeñas y medianas empresas y el campo, así como la baja productividad laboral. El Gobierno Federal no ha logrado apagar los focos rojos creados por el sobreendeudamiento del sector público y la inoperante capacidad de los intermediarios financieros para cumplir su papel fundamental de financiar al aparato productivo. La profundización del sistema tributario mexicano es igualmente precario, ya que la base productiva sobre la que se sustenta es también débil.

La pequeña empresa, que sería un baluarte para que millones de mexicanos mejoren su nivel de vida, podría ser arrasada si la coyuntura económica empeora, porque ya señalamos, muestra un enorme rezago en materia de reconversión productiva y de capacidad competitiva.

Tenemos un aparato económico distorsionado, con ruptura de sus enlaces y cadenas productivas, que han provocado la destrucción de miles o quizá millones de empresas y, como contraparte, el crecimiento desmedido de las importaciones de todo tipo.

Compañeras y compañeros diputados: la realidad del país es extremadamente preocupante, ya que estamos entrando claramente a una etapa recesiva que profundizará los problemas históricos y estructurales, sin que las autoridades responsables hayan tomado conciencia de la enorme responsabilidad que pesa sobre sus hombros.

Es cuanto, señora Presidenta.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

En el uso de la palabra, a nombre del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista, el diputado José Antonio Arévalo González.

El diputado José Antonio Arévalo González:

Con su permiso, señora Presidenta:

Debemos reconocer que en México se registra un fuerte problema de baja recaudación, sobre todo en momentos de sequía financiera, desaceleración en los mercados internacionales, baja de precios provenientes del petróleo y principalmente fuertes necesidades de gasto adicional para cubrir graves rezagos en educación, seguridad social y pobreza.

Ante esto, una reforma fiscal es inminente y necesaria; sin embargo, debemos reconocer que en México se registra un fuerte problema de evasión de impuestos ineficiente y baja recaudación, sobre todo en momentos de inestabilidad económica. Particularmente en el cobro del IVA, nuestro país es uno de los más ineficientes.

Al hacer un símil con naciones de América Latina, como Chile, Argentina, Colombia y Perú, donde por este concepto se recauda más del 5% del PIB, se observa la baja captación de nuestro país, en el cual la recaudación por IVA no es más que de 3.2% del PIB:

No es posible que si nuestro país tiene tasas de impuesto sobre la renta empresarial de niveles similares al de Estados Unidos y Canadá y Nueva Zelanda, tengamos una recaudación muy por debajo de países con economías mucho más débiles que la nuestra; específicamente en los países latinoamericanos se observa que en promedio, la captación tributaria es de alrededor del 15% del PIB; sin embargo, el monto que recauda el fisco en México representa actualmente apenas el 11% del PIB, mientras que para los países miembros de la OCDE este porcentaje se estima en promedio en alrededor del 28%.

Asimismo, se sabe que aproximadamente sólo el 30% de los causantes pagan impuestos. Es claro que la evasión y la ineficiencia recaudatoria son el verdadero problema de nuestro sistema fiscal.

Por ello, señor Secretario, quisiera que nos aclarara: ¿por qué se pretende aumentar las tasas impositivas provocando un mayor impacto sobre los deciles más bajos de la población y en lugar de esto no pensó antes en buscar eficientar el cobro de impuestos, aumentando la base gravable, evitando la evasión e incluyendo sectores que están fuera del esquema fiscal, como el del ambulantaje?

Por otra parte, muchas de las promesas de nuestro actual Presidente no se han cumplido, como la de crecer al 7%. Sabemos que son promesas de campaña de Vicente Fox, difíciles de lograr, sobre todo ante nuestro actual entorno internacional, por lo que no pretendemos, señor Secretario, imputarle plena responsabilidad sobre este incumplimiento.

Sin embargo, si creciéramos al 7% anual, la economía se duplicaría en aproximadamente 10 años. Esto implicaría, al mismo tiempo, una explotación de los recursos naturales. ¿Cuál es el plan que tiene el Gobierno actual para lograr un desarrollo sustentable en los próximos años y no sólo mantener sino aumentar nuestros recursos naturales?

Por sus respuestas, muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra hasta por ocho minutos, el señor Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias, señora Presidenta; gracias, diputado José Antonio Arévalo, por sus preguntas y observaciones.

Vale la pena analizar la estructura de nuestras cifras de recaudación porque creo que nos fustigamos mucho en ocasiones, sin que eso sea un argumento para defender que no debamos tener una recaudación más eficiente.

Se dice que recaudamos el 11% del producto dejando fuera, y yo creo que está bien hacerlo de esa manera, los ingresos por derechos no tributarios. Pero el 5.3% del producto que se obtiene de los no tributarios incluye un 3.9% que se deriva principalmente de la recaudación petrolera.

Si esta recaudación no la llamáramos recaudación petrolera en su totalidad, sino que tomáramos por separado el derecho que se le cobra a Pemex por la extracción de hidrocarburos, le calculáramos a ese derecho lo que Pemex pagaría de impuesto sobre la renta como cualquier empresa, tenemos ahí un 40% de esa recaudación que no la llamaríamos petrolera, que sería una recaudación de una empresa grande, que tiene una rentabilidad importante como es el caso de Pemex.

Tampoco debiéramos tomar los impuestos a la importación, el IVA y el IEPS, el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios, que en otros países se contabilizan como parte de la recaudación general. La única razón por la que aquí están contabilizados como parte de la recaudación petrolera, es porque es más fácil cobrarlo en la fuente que estárselo cobrando a miles de gasolineras, pero a fin de cuentas es un impuesto que está pagando el consumidor y es un impuesto especial.

Eso hace que la comparabilidad entre nuestros coeficientes de recaudación respecto al producto y los otros países latinoamericanos no sea tan desfavorable como muchas veces se presenta. Pero que esto no se interprete, repito, como un pretexto para decir que estamos bien y que no hay que hacer absolutamente nada para mejorar la eficiencia de la recaudación.

Por otra parte, en las comparaciones por ejemplo de IVA, es cierto que en México el IVA está recaudando alrededor de un 3.5% del producto, no el 3.2%; recauda el 3.5% pero la cifra es muy parecida.

Y en Chile, que es uno de los países que se comparó, es un poco más del doble; se recauda el 8.5%. Pero no se toma en cuenta que en Chile la tasa no es del 15%, es del 18%, y no se toma en cuenta que en Chile no hay absolutamente ninguna exención a ningún producto y a ningún servicio. Esto no tiene que ver exclusivamente con la recaudación directa de los productos o servicios afectos a una tasa determinada, tiene que ver también con la evasión del impuesto.

Cuando las tasas son distintas o cuando hay tasa cero, las facilidades para evadir el impuesto se multiplican. Las relaciones de eficiencia tributaria a tasa, son una función directa de la pluralidad de tasas; mientras mayor pluralidad de tasas, menor eficiencia recaudatoria para un mismo nivel de tasa promedio. Es decir, parte del problema que tenemos de insuficiencia recaudatoria, se deriva de la pluralidad de tasas que facilita precisamente el incumplimiento; eso está ampliamente comprobado internacionalmente.

Los impuestos no son regresivos en sí mismos. La regresividad se da por el análisis del conjunto del sistema fiscal y el conjunto del sistema fiscal tiene que ver con la forma en que se aplique el gasto.

Acabo de estar en una reunión, en la Asociación de Países del Pacífico, en China y por ser nosotros los anfitriones de la reunión el año próximo, me tocó estar al lado del Secretario de Hacienda chino, en todas las reuniones y tener muchas oportunidades de conversar con él.

Es asombroso el desarrollo de la parte de China donde estuve, en una ciudad de 6 millones de habitantes, que se llama Shesú, que ya tiene un nivel de ingreso de 4 mil dólares por persona, pero que en realidad es muchísimo mayor si se ajusta por los precios que tiene que pagar por los productos y servicios que son mucho más bajos que en nuestro país; tienen entonces un nivel de prosperidad promedio que fácilmente pudiera compararse favorablemente con el nuestro y en las conversaciones que tuve con él, aproveché para hacerle varias preguntas sobre el sistema fiscal, el sistema tributario chino y me dijo que tenía una tasa del impuesto al valor agregado del 18% y cuando me dijo eso, le pregunte:

"¿Cómo gravan ustedes los alimentos y medicinas?" Y me dijo:

"No tenemos ninguna exención, lo que nos interesa a nosotros es cómo se aplica el gasto, no cómo estamos recaudando. Pero debo reconocer -me dijo-, en alimentos y medicinas tenemos una tasa muy baja". Y le pregunté:

"¿De cuánto es, señor Secretario?" Y me dijo:

"Del 13%, sin ninguna excepción".

Muchas gracias, señora Presidenta.

La Presidenta:

Muchas gracias, señor Secretario.

Para hacer uso de su derecho de réplica, tiene la palabra el diputado José Antonio Arévalo González, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista, hasta por cuatro minutos.

El diputado José Antonio Arévalo González:

Con su permiso, señora Presidenta; señor Secretario:

Comprendemos la situación económica que estamos viviendo en la actualidad. Por lo mismo, nosotros pensamos que las decisiones que tome su Secretaría tienen que ir encaminadas a tener un gobierno sustentable para el correcto desarrollo futuro de nuestro país.

Y me preocupa que no nos haya contestado cuál es el plan que tiene el Gobierno, cuál es el plan alterno para tener un gobierno sustentable, debido a que el crecimiento del país en los próximos 10 años, va a ser de un 50% y la industria va a seguir creciendo y este Gobierno actualmente no tiene un proyecto para poder seguir manteniendo nuestros bosques y nuestras aguas y nuestras materias primas para poder tener un buen desarrollo del país. Entonces le pediría que nos conteste en su próxima intervención cuál es el proyecto que tiene el Gobierno para que sea sustentable.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, diputado.

Tiene la palabra el diputado Alfredo Hernández Raigosa, para presentar su cuestionamiento a nombre del PRD:

El diputado Alfredo Hernández Raigosa:

Con su permiso, señora Presidenta:

Señor Secretario de Hacienda, ojalá que sus predicciones no vayan a terminar con el fenómeno de Tianamen en China.

La economía no crece ni a 7% ni 5% o 2% del producto interno bruto, como ilusamente lo ofrecieron en campaña, está en franco estancamiento; mientras los miembros del gabinete se enfrascan en dilucidar si se trata de un atorón, desaceleración o de crecimiento pasajero de la economía, miles de mexicanos resienten la pérdida de su empleo y su ingreso y la planta productiva se comprime.

Su Gobierno enfoca la causa del estancamiento a la desaceleración que vive la economía mundial, principalmente la norteamericana y por lo tanto esperan que ésta se reactive, para que a su vez nos arrastre hacia arriba y por un ejemplo el presidente Fox lo expresó con su clásico estilo: "Hay que rezar a la virgen de Guadalupe para que a la economía norteamericana le vaya bien".

Señor Secretario, con relación a la propuesta de nueva hacienda pública, ¿considera necesario que se soporten los ingresos tributarios en el consumo de las familias, cuando la mayoría de la población percibe bajos ingresos y el poder adquisitivo de los salarios se ha deteriorado en 70% en los últimos 25 años?

Señor Secretario, estamos seguros que para que el Gobierno incremente sus ingresos tributarios, primero debe mejorar el ingreso de los causantes, esto es, reactivar la economía a través del gasto y aumentar el ingreso de empresas, individuos y aumentar los impuestos a los sectores de mayores ingresos.

En los últimos años, el sector financiero y el exportador han sido los más favorecidos por el proceso de globalización, ¿por qué el Gobierno no grava mejor a estos sectores que sí tienen ingresos para poder ser gravados con este impuesto?

Señor Secretario, ¿por qué la Secretaría de Hacienda obstaculiza el proceso de devolución de la cartera chatarra ilegal e irregular del Fobaproa a los bancos?

Que quede claro, señor Secretario, y a todos nuestros compañeros diputados, en relación al IVA, de hacer canastitas discriminatorias de supuestos alimentos para pobres, se trata de que los alimentos y las medicinas no sean gravados.

Esa es la posición de nuestra fracción parlamentaria: no al IVA en medicinas y alimentos.

Estamos convencidos de que no se puede dar trato igual a desiguales; el sector agrícola y del transporte han venido perdiendo con las políticas de apertura externa y los subejercicios presupuestales.

Estos sectores no pueden competir con los productos y servicios importados, por lo que se han descapitalizado. Si a esto añadimos la restricción crediticia de que han sido objeto y el propósito del Gobierno de dejar que sean sectores preferenciales de exención tributaria, aunque estamos conscientes de que no todas las empresas que tributan en este régimen deben de estar ahí, implicará acentuar sus problemas y sus programas financieros, así como la contracción de la inversión en ellos, lo que los alejará más de la viabilidad de alcanzar niveles de modernización y productividad para hacerlos competitivos y deducir la dependencia alimentaria de México.

Señor Secretario, ¿cuál es la alternativa que propone su Gobierno, para hacer frente a estos impactos negativos en la industria, en la agricultura y el transporte en nuestro país, que severamente se ven afectados por la apertura comercial y por los altos cargos fiscales que tienen?

Por sus respuestas, muchas gracias, señor Secretario.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

En uso de la palabra el secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, hasta por ocho minutos

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias, señora Presidente; gracias, diputado Alfredo Hernández Raigosa.

Tanto a usted, tanto al diputado Hernández Raigosa como a los demás diputados que han tratado el tema general del programa hacia adelante de corto y de largo plazo, para no estarles repitiendo lo mismo una y otra vez, les ofrezco que voy a tocar el tema al final, se los repito, para que no sientan que voy a dejar de tocar el tema.

El tema del aspecto de a quién se les cobran los impuestos es muy importante, porque a veces las cosas son distintas de lo que parecen; muchas veces se defienden tasas que parecen muy progresivas que son altas, pero que sólo son progresivas en apariencia.

Hace algunos años llegamos al 60.5% en la tasa marginal de impuestos sobre la renta, de ahí se bajó gradualmente al 35% la tasa máxima de impuestos sobre la renta; le estoy hablando de la tasa aplicable a personas físicas. En el tramo de personas de ingresos más altos que estaban afectas a estas tasas, en el lapso de cuatro años que tomó esta reducción gradual, la recaudación subió ocho veces en términos reales. Yo creo que nos tenemos que plantear la pregunta de si queremos cobrarle a las personas de mayores ingresos o queremos aparentar que les cobramos a las personas de mayores ingresos.

En alguna ocasión, el Secretario de Hacienda en aquel entonces de España, de Felipe González, comentaba que le hubiera gustado poder bajar más las tasas de impuestos sobre la renta, pero por prejuicios ideológicos no lo podía hacer, que ojalá pudiera haber hecho lo que se estaba haciendo entonces en México y le pregunté por qué y me dijo por una razón muy sencilla: "porque yo sé perfectamente que las personas físicas que tienen altos ingresos en España, los reciben en Luxemburgo y no en España y si las tasas fueran más bajas, los recibirían aquí y aquí cobraríamos los impuestos.

Podemos entonces plantear impuestos elevados, podemos no aceptar reducciones en las tasas, pero no estamos con eso aumentando la recaudación, estamos fomentando la elusión o la evasión.

¿A quién se le pretende cobrar con la propuesta del Presidente en materia del impuesto al valor agregado? El 75% del gasto en alimentos, medicinas y colegiaturas es realizado por las personas que están en el 50% más alto de la distribución de ingresos de la población y se proponen también medidas al Congreso en materia de apoyos a las personas de menores ingresos, que en muchos casos más que compensarían el mayor gasto que se llevaría a cabo por tener que pagar el impuesto al valor agregado.

Entonces no se está proponiendo una reforma que quiera impactar a las personas de menores ingresos, se está proponiendo una reforma que quiere cobrarle a las personas que tienen mayor capacidad de gasto.

¿Qué políticas sectoriales podríamos proponer en materia de agricultura y transporte? Yo les invito a que le pidan a los secretarios correspondientes, que hablen de esta materia, no debiera yo salirme de la competencia de la Secretaría de Hacienda, que es exclusivamente en materia de finanzas públicas, de Hacienda Pública, de deuda, de impuestos, de aplicación del gasto.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Para hacer uso del derecho de réplica por el grupo parlamentario del PRD, tiene la palabra el diputado Emilio Ulloa Pérez.

El diputado Emilio Ulloa Pérez:

Con su permiso, diputada Presidenta; compañeras y compañeros:

Aquí el señor Secretario nos viene a comentar los mecanismos que están buscando, los mecanismos compensatorios que evidentemente no dejan muy claro. Yo le preguntaría, para que en su momento como él dice, se va a esperar al final a respondernos, ¿cuáles son los temas esenciales en torno a la tasa de la gente que vamos a meter en este paquete de actuación y de participación de beneficios? No creo que sólo sea copeteado, señor Secretario, que pareciere ser que éste no es el fondo del problema.

Tenemos un 20% que aporta sus impuestos y un 8% no es que no los aporte, simplemente que no tiene dinero para pagar impuestos porque no compra coches del año, no tiene recursos para utilizar nuevos mecanismos. Entonces señor Secretario, ahí ¿qué vamos a hacer con ese 80%?, y usted lo pone muy sencillo: hay que incrementar en alimentos, en medicinas y en educación.

Es muy claro lo que está implementando, es casi 92% de lo que le quiere pedir al pueblo mexicano que aporte en impuestos. No es que ellos no. ¿De dónde vamos a sacar, señor Secretario, poder seguir insistiendo de esta manera casi terrorista diría, de la Secretaría de Hacienda? No es resolviendo la atención y buscar que los pobres sean los que más aporten, ¡si ya no tienen, señor Secretario! ¿Cómo le vamos a hacer? ¿Que no paguen impuestos? ¿Que ya no se alimenten? ¿Que ya no lean? ¿Que no estudien? ¿Esta es la política de este régimen? ¿esto es lo que estamos buscando?

Yo no creo que sea lo más saludable y es por eso que, señor Secretario, tiene que aclarar realmente qué es lo que existe, como ya se decía: atorón, recesión, ¿cómo estamos? Y además hacia dónde vamos. Cuánto desempleo realmente ha aportado este régimen. ¿Este es el cambio que nos ha aportado? De mayor desempleo en este país y además, ¿cuántas empresas se han cerrado por la situación que hoy tenemos en México, señor Secretario? Estos son los grandes dilemas, lo que pregunta la gente allá afuera; no lo que preguntamos nosotros.

¿Qué futuro tiene esta economía? ¿Para dónde va? ¿Qué respuesta podemos darle al pueblo de México que está esperando que no solamente se lo manden copeteado y por eso nosotros decimos que no es la vía de solucionar la alternativa económica y la reactivación no se ve. El programa de reactivación de este Gobierno no notamos hacia dónde va y es por eso que es importante decir que esta reforma fiscal que con vehemencia la ha defendido el señor Secretario y que además por su militancia partidaria creo que tiene una visión distinta al régimen foxista ¿o es la misma, señor Secretario, a este régimen? Porque su lógica ideológica lo pone en otra línea, no lo pone en la línea del gobierno foxista ¿o ha cambiado ya? ¿Tiene otra posición? ¿Ha procesado su definición? Y aquí los compañeros del PRI tienen muchas cosas que decirle, espero que lo hagan en la siguiente ronda de participación.

Yo quisiera entrar y terminar, compañeras y compañeros, en la siguiente idea: el señor Secretario tiene mucho que responder. Desgraciadamente hasta ahorita, nada ha respondido al pueblo de México y yo espero que estas respuestas pueda darlas más adelante porque pareciera ser que el señor Secretario está esperando el mejor momento para darnos la nota y los periodistas ya están esperando que dé respuestas concretas de qué es lo que se va a hacer para resolver los problemas de México, señor Secretario.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

En el uso de la palabra para formular los cuestionamientos a nombre del grupo parlamentario de Acción Nacional, tiene el uso de la tribuna el diputado Guillermo Padrés Elías.

El diputado Guillermo Padrés Elías:

¿Cómo está, Secretario? Con su permiso, señora Presidenta; compañeras y compañeros diputados; señor Secretario de Hacienda:

El hecho de que el cambio de gobierno se haya dado sin sobresaltos económicos característicos del pasado y la estabilidad en las variables fundamentales de la economía identificadas por el crecimiento de los salarios reales, la reducción histórica en la inflación y en las tasas de interés, el nivel de nuestras reservas internacionales y la solidez de nuestra moneda son signos que muestran confianza hacia la conducción económica y política de nuestro país.

El blindaje económico, diputado Ugalde, de nada hubiera servido si la actual administración no hubiese manejado responsablemente las finanzas públicas.

Por otra parte, vale la pena recordar que el 1o. de diciembre conocimos la situación real de las finanzas públicas. Resultó que las necesidades presupuestales del Gobierno no eran de un punto del producto interno bruto; resultó ser que los requerimientos financieros del sector público ascienden a más de tres puntos del producto interno bruto. Pero mejor ahí la dejamos, diputado Ugalde.

Subo a esta tribuna en representación de los diputados federales del Partido Acción Nacional para referirme a un tema de interés para todos: el gasto y la inversión pública.

El gasto público es un elemento fundamental para impulsar a las regiones de menor desarrollo relativo, crea las bases para el surgimiento de mejores oportunidades para la población y propicia una mejor distribución del ingreso. Es por ello que entre las principales preocupaciones de Acción Nacional se encuentran el ejercicio del gasto y su composición.

Reconocemos que la inversión es uno de los principales motores de crecimiento económico sostenible y que sin la existencia de proyectos de inversión rentables se hace imposible tanto el desarrollo de los sectores productivos de nuestro país como la generación de empleos.

La inversión física y otros gastos en capital representan apenas el 14.5% del gasto programable presupuestario. En este sentido, cifras que se desprenden del I Primer Informe de Gobierno señalan que durante el primer semestre de este año tan sólo se ejerció el 36.2% del gasto del capital autorizado.

Lo anterior, junto con la disminución en el rubro de inversión del gasto programable, parecería indicar que existe un retraso en el ritmo de ejecución de los proyectos de inversión, lo que sería muy costoso para el desarrollo del sector productivo de nuestro país.

Señor Secretario: ¿podemos hablar de un retraso real en el ritmo de ejecución de los proyectos de inversión? De ser así, a qué se debe este retraso, ¿a problemas de planeación y análisis de los proyectos, a la tardanza en los procesos de licitación necesarios para su realización o a qué otras razones?

Además, dentro del tema de la composición del gasto el I Informe de Gobierno señala que el gasto programable pagado durante el primer semestre de este año presentó un avance cercano al 45% con relación a la meta anual. Es necesario analizar si esto es realmente un avance o un retraso en la agenda nacional, atendiendo a la inminente necesidad de concretar proyectos de inversión rentables y de garantizar el buen funcionamiento de los programas sociales.

Señor Secretario: ¿se podría afirmar que existe subejercicio del gasto público al primer semestre del 2001?

Por sus respuestas, muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

En uso de la palabra, hasta por ocho minutos, el licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Este es un tema central que ha sido objeto de mucha discusión y que le agradezco al diputado Padrés que lo haya mencionado para tener la oportunidad de comentarlo.

Efectivamente parecería, conforme a las cifras, que el avance de los proyectos de inversión tiene un ejercicio reducido, si lo comparamos con el presupuesto anual, porque apenas un 35.8% de la inversión se ha ejercido en el primer semestre.

Pero si vemos sexenios y años anteriores, podemos destacar o entresacar de la información que hay una estacionalidad muy clara del primero al segundo semestre en el ejercicio del gasto.

En el periodo 1995-2000 se ejerció el 35.8% el primer semestre y este año hemos ejercido el 36.2% del capital autorizado. Es decir, se ha ejercido un poquito más de lo que estacionalmente se había venido ejerciendo.

¿Por qué se concentra el gasto de capital en la segunda parte del año? En parte es por las aguas, en parte es por la necesidad de cumplir etapas como los estudios de preinversión, las licitaciones etcétera. Ustedes saben que nuestros presupuestos son anuales y que los gastos de inversión se tienen que reprogramar prácticamente cada año. Parte de las propuestas que les estamos haciendo en la reforma hacendaria, es justamente tomar en cuenta la multianualidad de algunos proyectos de inversión.

De manera que no sentimos que haya un subejercicio. Vamos a ver a lo largo de la segunda parte del año cómo evoluciona el gasto de inversión; pero una comparación que tome en cuenta estacionalidad, al contrario, lo que arroja es que vamos ligeramente arriba de lo que se iba en otros años. Lo cual a mí me parece además notable porque es el primer año de un sexenio y desde que yo me acuerdo, desde hace unos 30 años, de las que no me acuerdo las puedo ver en las estadísticas y si nos vamos más atrás pasa lo mismo.

El primer año invariablemente ha sido un año, dentro de los sexenios, que implica un menor ejercicio de gasto por una razón: los funcionarios, tanto secretarios como subsecretarios, oficiales mayores, directores generales, son nuevos. Aunque hayan estado antes en otras secretarías o en otras dependencias, son nuevos en las funciones que les acaban de ser encomendadas y por ese motivo también el primer año, mientras conocen todos los elementos, todos los aspectos, que muchas veces son bastante complicados, relacionados con la ejecución del gasto, hay alguna lentitud en su arranque.

No obstante eso, podemos ver que este primer año de este Gobierno estamos ligeramente arriba en lo que se refiere al gasto de inversión, si tomamos en cuenta su estacionalidad.

Muchas gracias, señora Presidenta.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Para hacer uso de su derecho de réplica, el diputado Fernando Herrera Avila.

El diputado Fernando Herrera Avila:

Con el permiso de la Presidencia; señor Secretario de Hacienda:

Las respuestas que ha dado sobre los cuestionamientos realizados por el legislador Guillermo Padrés Elías nos provocan dos reacciones inmediatas:

La primera de confianza, porque nos ha tocado constatar que las acciones emprendidas transitan por el camino correcto para corregir rezagos acumulados en más de medio siglo. Pero también nos provoca inquietud porque los resultados obtenidos no se han generado a la velocidad que todos quisiéramos.

La crisis que hemos venido sufriendo en los últimos años, que ha alcanzado todas las esferas de la vida nacional, desde la estabilidad macroeconómica y su reflejo de vida en la población hasta la estabilidad interna y la forma de involucrarnos en un mundo global, nos pone el reto de construir junto con los sectores de la población una alternativa de desarrollo.

Si bien es cierto que enfrentamos problemas económicos, consecuencia de la recesión del ciclo económico mundial, el capital extranjero, bien vale la pena mencionarlo, llega por la confianza en la estabilidad de nuestra moneda y en los precios en general.

Señor Secretario: los diputados de Acción Nacional consideramos que la apuesta del país debe ser por recuperar la confianza ciudadana en las instituciones y en el Gobierno. Sabemos que se han heredado prácticas que durante muchos años fueron fuente de ineficacia y la ineficacia en algunos casos iba acompañada de corrupción.

Nos ha mencionado usted las razones por las cuales el ejercicio del gasto público ha tenido aplicaciones en tiempos, para algunos, inadecuados. Sin embargo, los datos históricos que poseemos nos indican la oportunidad del gasto de inversión.

En pocas palabras, no hay subejercicio sino un ejercicio del gasto responsable. Saludamos los esfuerzos que se han hecho por recuperar la confianza ciudadana, pues entendemos que cuando ésta no existe se acaba con la inspiración del esfuerzo personal que generosamente podría aportarse para el desarrollo comunitario. Sin embargo, es necesario hacer un esfuerzo mayor para obtener un crecimiento sostenible con equidad social. Impulsar la inversión productiva, lograr el equilibrio macroeconómico. Que las políticas públicas en su relación con el gasto objetivamente se orienten al crecimiento de la actividad económica y al empleo y al mismo tiempo que orientar el sentido social del desarrollo para disminuir las desventajas sociales y que se dé con sus acciones la confianza requerida para avanzar por el camino de la estabilidad.

Nadie puede estar del todo satisfecho cuando aún existen grandes desigualdades sociales y aún existen rastros de las causas y las actitudes que las generaron. Esperamos más de todos.

Entendemos que esta tarea nos llama a todos a la corresponsabilidad, pues ahora ya no basta sólo con pronunciarse ni con mirar con nostalgia al pasado, sino comprometernos con el futuro, pues así nos lo exigen todos, así nos lo exigen nuestros representados.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Para formular sus cuestionamientos a nombre del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, tiene la palabra el diputado Jorge Alejandro Chávez Presa, hasta por cuatro minutos.

El diputado Jorge Alejandro Chávez Presa:

Con su permiso, señora Presidenta; compañeras y compañeros legisladores:

Señor Secretario: nuestro reconocimiento a sus esfuerzos para mantener la estabilidad de nuestros mercados financieros con motivo de los lamentables acontecimientos del martes pasado en Nueva York y Washington.

Como este evento no es ajeno a nuestro país, le pregunto: ¿cuáles son las opciones que tiene la política económica mexicana en un contexto internacional incierto y con una economía norteamericana que posiblemente retarde aún más su recuperación? ¿Hay plan alternativo, señor Secretario?

¿Cómo contribuye una segunda expropiación, la de los ingenios, sin un programa de cambio estructural en una administración que lleva nueve meses, a crear un ambiente propicio para la inversión? ¿Cómo pueden contribuir las iniciativas de la nueva Hacienda Pública que le apuestan todo al aumento de la recaudación del IVA en alimentos y medicinas a reactivar la economía, cuando la nueva administración no ha dado muestras de ser un buen ejecutor de los proyectos de inversión?

Por cierto, diputado Padrés, el subejercicio del gasto no está en el monto agregado, es más, en el gasto corriente van demasiado bien y de ahí que nos preocupe la caída en la tasa del ahorro interno. El subejercicio del gasto se mide con respecto a lo que se programa y eso lo hace la administración.

Por la dinámica y estructura demográfica de nuestro país, el crecimiento económico no es un lujo, es una necesidad para incorporar a cuando menos un millón de mexicanos a las actividades productivas y conservar las fuentes de empleo de millones de trabajadores con remuneraciones dignas. Por ello, la evolución de la economía es y será preocupación constante del grupo parlamentario del Revolucionario Institucional y en consecuencia, nos preocupa la falta de claridad de los objetivos de la política económica y de las políticas públicas.

Rebautizar secretarías de Estado, despliegues masivos de propaganda y la creación de coordinaciones y comisiones que distorsionan las líneas de mando y de responsabilidad, no son un sustituto de buenas políticas públicas. Pregunto: ¿ese es el cambio?

Nos queda claro que hay una política de mercadotecnia para maximizar la popularidad, pero ¿dónde están los programas sectoriales, es decir, las políticas públicas que expresen con toda precisión lo que la nueva administración va a emprender? ¿Cuándo presentará el Programa Nacional de Financiamiento al Desarrollo? ¿Quiénes integran y cuál es el fundamento legal de las tres comisiones que agrupan a dependencias y entidades de la administración pública, encargados de lograr los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo? ¿Se coordinan con usted?

¡Exigimos disciplina fiscal y presupuestaria, entendida como el estricto cumplimiento al decreto de Presupuesto de Egresos y dentro de la restricción que marca la Ley de Ingresos y nuestra Constitución!

Las finanzas públicas sanas y en equilibrio son una restricción, no una obsesión. El objetivo es elevar los niveles de vida de la población, ejerciendo los programas sociales y proyectos de inversión, que permitan al país aumentar el potencial productivo de las actividades de los particulares y las organizaciones sociales.

Para finalizar, señor Secretario, ¿cuál es su disposición para que la Secretaría a su cargo esté lista para construir, junto con el Congreso, una auténtica reforma estructural de las finanzas públicas, con un enfoque federalista y responsabilidad social, que evidencie el presupuesto de gastos fiscales, que aumente la disponibilidad de recursos públicos de todas las fuentes para destinarlos a fines superiores valorados por la sociedad?

Que eleve la eficiencia y rentabilidad social del gasto con la evaluación ex ante y ex post programas, que introduzca eficiencia y honestidad.

Por último, señor Secretario, espero que mi intervención lo motive para defender con vigor y entusiasmo la política económica. Esta es una excelente oportunidad para mostrarlo con la misma pasión que lo hacemos los legisladores frente a la nación.

Por sus respuestas y comentarios que haga en esta ocasión, le anticipo mi agradecimiento.

La Presidenta:

Tiene la palabra el licenciado Francisco Gil, secretario de Hacienda y Crédito Público, hasta por ocho minutos.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias, señora Presidente:

Bueno, voy a tocar otra vez el tema de la expropiación de los ingenios. Como saben, se trata de aproximadamente la mitad de la industria o la mitad de los ingenios medidos por su contribución a la producción de azúcar, ingenios que estaban en mora, están en mora, en pagos al Seguro Social, pagos por contribuciones de agua, pagos por impuesto sobre la renta, retenciones y el correspondiente a los propios ingenios y pagos de las deudas, muchas de ellas que se les dieron a los accidentes para que no tuvieran que aportar capital y pudieran comprar con financiamiento del Gobierno.

Es decir, se está simplemente reconociendo que estos ingenios en realidad nunca habían pasado al sector privado y la deuda pública no se está aumentando porque ya estaba la deuda dentro del Gobierno, pero el planteamiento que hace el diputado Chávez Presa es muy pertinente, es muy importante que no sólo evitemos que se siga tirando recursos públicos mediante el manejo abusivo de estos ingenios, sino que además tengamos un plan de reestructuración.

En esto estamos trabajando la Secretaría de Economía, la Secretaría de Agricultura y la Secretaría de Hacienda y creo que pronto les podemos informar sobre el plan de reestructuración que se está llevando a cabo hacia delante de los ingenios que deseamos devolver a manos del sector privado en cuanto exista la oportunidad y ojalá ésta sea lo más pronto posible, pero sin volver a financiar la compra, sino exigiendo que haya capital de riesgo en la compra de los ingenios.

¿Cómo puede la reforma incentivar la economía si se concentra en el IVA, es otra pregunta del diputado Chávez Presa? No está concentrada en el IVA la reforma, la reforma entraña una simplificación enorme en materia de cumplimiento para las grandes empresas, pero principalmente para las pequeñas y medianas. Tiene una eliminación considerable de trámites y requisitos que de ser aprobada por ustedes va a significar una muchísima mayor sencillez en el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Se ha caído un poco el ahorro -como dice el diputado Chávez Presa-, efectivamente es alrededor de un punto porcentual del PIB de lo que se ha caído durante el presente año ha sido el consumo privado el que ha mantenido hasta ahora el único elemento dinámico de nuestra economía y en parte se ha financiado mediante esta disminución del ahorro, pero no es una disminución muy grande; sin embargo comparto su preocupación, es importante que el ahorro sea elevado para poder financiar también cantidades importantes de inversión.

Ya se han hecho muchos comentarios acerca de los gastos en comunicación o en difusión social de este Gobierno, del total aprobado por el Congreso se ha ejercido el 13.9% en lo que va del año, nadie nos ha pedido que activemos este gasto pero yo creo que hay una falta de análisis de la información que ya les proporcionamos para que se pueda estar calificando como un gasto excesivo, algo que apenas alcanza un 14% del gasto total presupuestado.

Comparto entusiastamente y fue parte del discurso que pronuncié, el empeño, la idea, el objetivo de tener una disciplina fiscal y presupuestaria es la única forma en que vamos a lograr, en primer lugar, no afectar los mercados y con ello el empleo y los salarios y en segundo lugar -como dice el diputado Chávez Presa-, tener un ejercicio transparente, limpio y eficaz del gasto público.

Estamos en la mejor disposición de colaborar con la Cámara, creo que lo hemos venido haciendo en los grupos que se han formado y que han estado trabajando durante los últimos meses, para incorporarle a la propuesta del Ejecutivo las de ustedes relacionadas con federalismo, con gasto social, con transparencia del gasto y otras que sean pertinentes y que ustedes consideren adecuado incorporar.

Muchas gracias, señora Presidenta.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Tiene la palabra para hacer uso de su derecho de réplica, por el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, el diputado Ildefonso Guajardo Villarreal.

El diputado Ildefonso Guajardo Villarreal:

Con su permiso, señora Presidenta; compañeros legisladoras y legisladores, señor Secretario.

Si bien los compañeros legisladores de mi fracción parlamentaria con un gran esfuerzo podríamos intentar entender que entre una combinación de cuentas alegres de campaña y un escenario internacional adverso la expectativa creada de 7% de crecimiento se haya transformado en menos de nueve meses en el atorón referido por el señor Presidente, atorón que por cierto tiene hoy más tintes de recesión que de estancamiento.

Lo que no podemos entender, señor Secretario, es que frente al deterioro de los indicadores económicos; frente a la incertidumbre que enfrentan cientos de miles de mexicanos que han perdido sus empleos; frente al millón de mexicanos que cada año se incorporan al mercado y que hoy ven frustradas sus expectativas; frente a esa realidad humana, señor Secretario, la Secretaría a su cargo no tenga en operación un programa de contingencia económico y social. Eso es lo que no podemos entender, señor Secretario.

Y con esto, señor Secretario, no pretendo ignorar el programa de fortalecimiento de la economía anunciado como ya en operación por el presidente Fox en su informe ante esta soberanía, por el contrario por haber realizado un análisis del mismo, la fracción parlamentaria de mi partido enciende una luz de alerta por la insuficiente capacidad de respuesta del Ejecutivo ante el deterioro económico en el país.

El programa anunciado por el Presidente incluye una serie de acciones que en su mayoría ya se encontraban en los programas de la Administración Pública Federal, de regulación económica, de erradicación del contrabando, combate a la competencia desleal, disciplina fiscal. Otras tienen qué ver con financiamiento a la pequeña y mediana empresa, que por cierto habría que preguntarse si estos programas padecerán de la misma enfermedad de los créditos a microchangarros; ocho meses de retraso, intereses usureros de más del 40% aún y cuando el costo de fondeo para las microfinancieras es sólo del 10%.

Sin embargo, señor Secretario, el compromiso más importante que el Presidente estableció en su programa en estos momentos de deterioro económico, fue su compromiso con la ejecución oportuna de los proyectos de inversión pública; compromiso que de acuerdo a su informe, el segundo informe trimestral del gasto presentado por su Secretaría, ha incumplido.

Con este informe podemos afirmar que el nivel de subejercicio en la inversión pública es alarmante. Sólo como ejemplo: en el sector salud se presenta un avance del gasto programable de inversión de menos de 6% de la meta anual; en el de comunicaciones y transportes, del 18.5% y esto con muchos y muy importantes proyectos carreteros totalmente paralizados en nuestros estados y así podemos continuar refiriendo los subejercicios.

En el sector agrícola hoy y puede usted preguntarle a los campesinos, en el Estado de Tamaulipas sólo se ha pagado el 10% de la cosecha de sorgo; existen 400 mil toneladas en Sonora y 600 mil en Sinaloa que no han sido pagadas, de trigo.

Señor Secretario: así podemos continuar refiriendo los subejercicios en la Comisión Nacional del Agua, el Seguro Social, el Programa de Alianza para el Campo y como si pareciera un ejercicio de cinismo en un momento de pérdida de empleo, hay subejercicio en el Programa Temporal de Empleo.

Estos datos de inversión pública al primer semestre, distan mucho, señor Secretario, del calendario original de gasto programable que usted en el ejercicio de sus funciones presentó ante la Comisión de Programación y Presupuesto de esta soberanía.

Las cifras de ejercicio de gasto programable presentadas por usted hoy, evidentemente demuestran que los servidores públicos están cobrando sus cheques a tiempo, lo que nos preocupa es que el rezago en inversión se traduce en menos caminos, menos viviendas con agua potable, menos clínicas de atención médica...

La Presidenta:

Diputado, concluya, por favor.

El diputado Ildefonso Guajardo Gallardo Villarreal:

Concluyo.

Menos clínicas de atención médica para la población desprotegida, en resumen, se traduce en desatención a las necesidades básicas de la población.

Finalizando, señor Secretario, mi fracción parlamentaria lo invita a que conjuntamente con las fuerzas políticas, establezcamos un verdadero programa de contingencia económico y social, tiempos difíciles, señor Secretario, demandan acciones extraordinarias.

Gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Hemos concluido la primera fase de la comparecencia, pasamos a la segunda fase de la comparecencia y en ese sentido se han inscrito para la segunda ronda de preguntas, hasta por cuatro minutos, con derecho a réplica, los siguientes diputados: Víctor Antonio García Dávila, por el grupo parlamentario del Partido del Trabajo; Francisco Agundis Arias, por el grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México; Arturo Herviz Reyes, por el grupo parlamentario del PRD; Abelardo Escobar Prieto, por el grupo parlamentario de Acción Nacional y Manuel Añorve Baños, por el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

En consecuencia, tiene la palabra, hasta por cuatro minutos, el diputado Víctor Antonio García Dávila, del PT.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Con el permiso de la Presidencia; señoras y señores diputados:

Señor Secretario de Hacienda y Crédito Público, el grupo parlamentario del Partido del Trabajo considera necesario que usted responda a las siguientes preguntas que tienen qué ver con el desempeño de la Secretaría a su cargo.

Durante la campaña presidencial, Vicente Fox, atendiendo el clamor de la opinión pública, reveló la clave de acceso a los créditos reportables del Fobaproa, que custodiaba el Partido Acción Nacional, esta acción siempre fue interpretada por la opinión pública como una muestra clara de que el ahora Presidente comprendía que era necesario depurar los créditos del Fobaproa. Se creía que esta depuración sería el conducto por medio del cual no sólo se señalaría a los responsables de las operaciones irregulares y fraudulentas, sino que garantizaría también el erario público aligerar su carga en beneficio de la estabilidad fiscal de la nación.

Posteriormente el Presidente de la República, la dependencia a su cargo y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, dependiente de la Secretaría de Hacienda, se han mantenido al margen de la controversia y a los empeños para lograr que los créditos reportables sean recuperados. Este es el momento oportuno para que se reabra el tema de los créditos reportables, con la finalidad de canalizar todos los esfuerzos a fin de reparar el enorme daño que se ha hecho a las finanzas públicas del país.

Señor Secretario: confiamos en haber dejado suficientemente clara nuestra posición, de que a nuestro juicio la Secretaría de Hacienda dejó de cumplir sus funciones fundamentales al no haber intervenido una vez que se tuvo acceso a la lista de los créditos reportables, para que por medio de la Procuraduría Fiscal, fincar las responsabilidades penales a los culpables de los quebrantos.

Señor Secretario: la falta de acción pública en un caso tan serio como el de las revelaciones de la lista de créditos reportables ha contribuido a sustentar la preocupación de que el actual gabinete carece de cohesión y no puede actuar coordinadamente para resolver los problemas más urgentes de la transición económica y política que realiza el país.

En particular, la Secretaría a su cargo ha sido rebasada en este contexto de descoordinación y ha dejado de tomar medidas cruciales de política fiscal.

Existen otros ejemplos de falta de coordinación, como el de la apreciación inesperada del tipo de cambio y la falta de medidas para atenuar la crisis económica que se viene gestando, ¿cuál es su posición al respecto?

Señor Secretario, la percepción de que el Gobierno Federal está rebasado por los acontecimientos, se fortalece a la hora de analizar la balanza fiscal mensual en lo que va del año. A la luz de la caída de los ingresos tributarios provocada por la desaceleración económica, se han hecho públicas ciertas cifras que revelan que está en peligro la meta anual de déficit público para el 2001, que fue estimada en 0.65% del producto interno bruto. Creemos que ese porcentaje es insostenible, debido a la magnitud del impacto que ha sufrido la economía como consecuencia de la caída de las exportaciones y el cuantioso volumen de pasivos públicos que no habían sido revelados al momento de haberse realizado esta estimación.

En consecuencia, la meta presupuestaria se acordó en condiciones que dejaron de tener vigencia. El problema con este propósito de alcanzar el déficit fiscal estimado es doble: la Secretaría de Hacienda y Crédito Público no puede tapar un hoyo presupuestario que crece mes a mes, pero es incapaz de reconocer la situación y tomar medidas realistas para atenuar los daños al bienestar de la población.

Nuestra siguiente pregunta es: ¿cómo se perfila mes a mes el balance ingreso-gasto público y cuáles son las perspectivas para mantener las metas originalmente asumidas frente al Poder Legislativo? Consecuentemente, en caso de que la meta sea inalcanzable, ¿qué plan de acción alternativo existe para optar un presupuesto anticíclico?

Es cuanto.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

En el uso de la palabra el secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, hasta por ocho minutos.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias, señora Presidenta:

El IPAB hizo un análisis jurídico relacionado con la posibilidad de llevar a cabo nuevas auditorías y concluye que hay una imposibilidad jurídica para llevarlas a cabo. La dependencia está atenta a la resolución que tome esta soberanía sobre el particular para llevar a cabo acciones conducentes conforme a las atribuciones que le otorga la ley.

Lo repito. El 15 de agosto el IPAB entregó al órgano fiscalizador un informe en el que se señala la imposibilidad jurídica de llevar a cabo las auditorías, una segunda auditoría. La dependencia está atenta a la resolución que tome esta soberanía sobre este particular para llevar a cabo acciones que sean conforme a las atribuciones que le otorga la ley.

No está en peligro la meta de déficit público, diputado García Dávila. Le agradezco mucho al diputado García Dávila esta preocupación, que es la nuestra.

Como les mencioné, los esfuerzos que se han venido realizando, tanto en aduanas como en la administración tributaria general, como las reformas que aprobó el Congreso, que han ayudado considerablemente a mejorar el cumplimiento de las obligaciones tributarias y la tarea administrativa de la Secretaría, nos han permitido que no obstante la desaceleración de la economía, la recaudación no petrolera vaya conforme a programa y el menor gasto que se ha dejado de ejercer, el gasto que no se ha ejercido, corresponde a la disminución que hemos hasta ahora observado en los ingresos de origen petrolero.

Además, ya les comenté que en agosto vemos un repunte importante de la recaudación de renta y ya estamos empezando a obtener algunos de los ingresos no recurrentes. Tenemos confianza de que vamos a lograr ceñirnos a la meta original.

Muchas gracias, señora Presidenta.

La Presidenta:

Gracias.

Para hacer uso de su derecho de réplica, el diputado Víctor Antonio García Dávila, hasta por cuatro minutos.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Con la venia, señora Presidenta; señor Secretario:

Con el respeto que merece su investidura, creemos que la respuesta a nuestras preguntas son insatisfactorias porque elude el fondo-problema.

Al remitirnos a la cuestión de las esferas de competencia, pasa por alto que existen responsabilidades que el Secretario de Hacienda no puede eludir, sobre todo si tienen que ver con la sustentabilidad de la política fiscal, el bienestar de la nación en el contexto de la desaceleración económica y respeto a la legalidad en el sector financiero.

Es precisamente en el marco de su actuación que hicimos esas preguntas: ¿qué le ha impedido a usted actuar para hacer frente a los problemas de la desaceleración? ¿Dónde a partir de toda la información que se ha reunido se llega a la conclusión de que la economía nacional ha entrado en un terreno de deterioro creciente que sólo podrían atenuarse si se emplea a fondo y de manera responsable la política fiscal?

Señor Secretario, la coyuntura económica ha cambiado dramáticamente, no estamos ante la perspectiva de un crecimiento del 7% anual, sino ante la dura realidad de la desaceleración y el estancamiento que puede prolongarse por el resto del año.

El hecho que usted, como Secretario de Hacienda, cierre los ojos a esta realidad, pone en peligro el bienestar de millones de mexicanos y abre la posibilidad de mayores penurias para aquellos cuyas fuentes de empleo pueden cerrarse por falta de un plan de respuesta a la crisis.

En el caso de los créditos reportables del Fobaproa al IPAB, una vez que se conoció la información, lo conducente era que las autoridades de Hacienda, a través de la Procuraduría Fiscal, debieron haber fincado responsabilidades penales a los culpables del quebranto financiero a la nación.

El cómodo principio de dejar hacer, dejar pasar, que el Gobierno Federal viene adoptando con mucha frecuencia, ha dañado severamente la credibilidad en las instituciones públicas, entre las cuales se encuentra la Secretaría a su cargo.

Manifestamos nuestro más enérgico rechazo a estas pautas de conducta administrativa y al mismo tiempo, exigimos una respuesta amplia que deje en claro por qué la Secretaría de Hacienda no intervino, primeramente fijando su posición y luego actuando a lado de los intereses de la nación.

Desde ahora queremos manifestar nuestra exigencia de que para el próximo ejercicio presupuestal no se destine ni un recurso público más al pago de los intereses de todos los créditos fraudulentos garantizados por el IPAB.

Señor Gil Díaz: usted ha servido a varios gobiernos, sabe perfectamente que el eje de la problemática tributaria en México no es el IVA, sino el impuesto sobre la renta; si han recurrido a esta propuesta, es por razones fundamentalmente políticas, ya que el actual Gobierno tiene una deuda enorme con el gran capital corporativo y financiero que facilitó su ascenso al poder, de modo que no puede afectar sus intereses con una reforma tributaria centrada en el impuesto sobre la renta.

El Partido del Trabajo ha solicitado infructuosamente por seis años consecutivos en cada comparecencia de los secretarios de Hacienda, información amplia y desagregada del pago del impuesto sobre la renta que permita diferenciar entre productos del trabajo y productos del capital y diferenciar también entre causantes mayores y menores del impuesto empresarial.

Esta conspiración del hermetismo y del silencio obedece a la intención de oscurecer la verdadera situación de la Hacienda Pública para proteger a aquellos que gracias a su poder y privilegios políticos están en capacidad de eludir de manera seudolegal el pago de impuestos.

Muchas gracias.

Presidencia de la diputada María Elena Alvarez Bernal

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Para formular sus preguntas a nombre del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista, tiene el uso de la palabra el diputado Francisco Agundis Arias.

El diputado Francisco Agundis Arias:

Con el permiso de la Presidencia:

Durante varias semanas diversos sectores productivos han manifestado su insatisfacción por la contención del gasto llevada a cabo por el Gobierno Federal.

La Secretaría de Hacienda aseguró el 18 de julio pasado que no había tal subejercicio y que por el contrario, se había ejercido el gasto, incluso mejor que en años anteriores, como se acaba de volver a comentar aquí.

En su informe de Gobierno el Presidente confirmó que había ejercido el primer semestre del año el 44.9% del gasto total autorizado por esta soberanía. Parece que se quiere confundir subejercicio e incapacidad para ejecutar los programas, con ahorros presupuestales. No es estacionalidad.

Quisiera pedirle que informara a esta soberanía el detalle del supuesto ahorro en gasto corriente informado por su Secretaría en días pasados.

Por otro lado, argumentando la importancia que se tiene de mantener las finanzas públicas sólidas, con lo cual concordamos, se ha decidido recortar el gasto público en varias ocasiones en forma unilateral.

¿En verdad considera el Gobierno que ésta es la mejor manera de hacerlo? ¿No creen ustedes que se hubiera hecho un ejercicio en que juntos Ejecutivo y Legislativo hubiéramos definido primero si estos recortes eran necesarios?

Y en segundo término, ¿dónde requería la población que se aplicaran estos recortes a través de sus representantes del Congreso? ¿Por qué recurrir a procedimientos que nos desgastan innecesariamente?

Señor Secretario: como un reconocido economista a nivel mundial, quisiera preguntarle su opinión en relación con lo que se prometiera en la campaña por parte del hoy Ejecutivo; se dijo que se incrementaría la recaudación sin subir impuestos, se afirmó textualmente; con lo que hoy se ha expresado aquí, esto no es posible, por eso yo le pregunto: esta promesa de subir impuestos ¿nunca se pudo haber cumplido? ¿Fue una promesa incumplible? ¿Nos engañaron?

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias, señora Presidenta:

Creo que en este asunto del gasto, independientemente de que hay conceptos que van más atrasados y otros más adelantados, lo importante es ver el conjunto global. Siempre en un presupuesto por el lado de los ingresos y por el lado del gasto pasa lo mismo. Los presupuestos nunca se cumplen al pie de la letra en cada uno de sus renglones. Si vamos a llegar a la meta de ingresos este año y yo espero que sí lo vamos a hacer, va a ser con una composición muy distinta de la que originalmente se programó en el presupuesto que se les propuso a ustedes. Si ustedes ven los ejercicios de años anteriores, sucede lo mismo.

La proyección que se hace y lo que se incluye en la Ley de Ingresos, aunque gruesamente corresponde a las cantidades globales que se recaudan al final del año, en su estructura defieren. ¿Por qué? Porque en ingresos, como en tantos otros conceptos estadísticos o económicos, estamos a la ley de los grandes números, a los promedios; unas cosas compensan otras. Sería imposible tener una capacidad de pronóstico exacta por renglón. Lo mismo pasa con el gasto.

Pero les voy a mencionar algunos conceptos que han sido objeto de comentarios por algunos otros diputados, además del diputado Agundis: la Secretaría de Agricultura presenta un crecimiento real en el primer semestre de 58% en su gasto. Independientemente de lo que se pueda decir de algunos renglones o de la insuficiencia o de lo que nos gustaría que se hubiera hecho, el aumento del gasto de la Secretaría de Agricultura, es un aumento nominal y real altísimo.

Con mucho gusto vamos a intentar proporcionarle las cifras del detalle del ahorro, no se ha llevado recortes al gasto en varias ocasiones, se hizo solamente en una ocasión, se hizo con base en la autorización que el propio Congreso nos dio, como lo mencioné en mi discurso.

Y pues simplemente en la utilización de esa atribución, por una cantidad que fue de 3 mil 375 millones, que es un porcentaje muy pequeño del gasto programable, se llevó a cabo este recorte en el primer trimestre. El resto, como les decía, no son economías y con mucho gusto les vamos a mostrar en qué consisten en cuanto tengamos esa información.

Después de alguien, que con toda razón dijo que ya se me había olvidado la economía, le agradezco a usted que me diga que soy un reconocido economista.

Ahora en relación a lo que se supone que debo hacer como recaudador de impuestos, en función de las promesas que se hayan hecho sobre este particular, dentro de las limitaciones que hemos enfrentado, creo que el sistema de administración tributario ha hecho un buen trabajo. Les voy a comentar algunas de las limitaciones.

Nos encontramos con un sistema informático en sistema de administración tributaria, que le permitía a cualquier empleado, en cualquier computadora, en cualquier lugar del país, alterar el crédito fiscal de cualquier contribuyente, sin dejar huella de quién había hecho esa alteración.

Este es un elemento de falta de seguridad en el sistema de administración tributario, que se estaba prestando a un grado enorme de corrupción; ya fue resuelto, ya fue controlado, pero es una muestra del estado en que nos encontramos los sistemas.

El sistema informático que se estableció, para darle seguimiento al incumplimiento de obligaciones tributarias, a diferencia de uno anterior, que había, caserito, que se había hecho por los propios informáticos de Hacienda, éste se contrató con una entidad externa, cuando entramos a la Secretaría de Hacienda, mis compañeros y un servidor, simplemente no estaba funcionando, pasamos varios meses sin poder llevar a cabo la vigilancia del control de obligaciones.

Finalmente, pudimos resolver el problema y ya estamos operando esta parte del sistema de manera normal.

No los quiero aburrir con más detalles, los podría llenar de información, en algún grupo de comisiones, si ustedes gustan, les podemos dar más información de detalle, pero creo que el SAT ha hecho un trabajo importante, enfrentando problemas que encontró, en la forma en que se encontraba la administración tributaria.

Muchas gracias, señora Presidenta.

La Presidenta:

Gracias señor Secretario.

Señor diputado Francisco Agundis Arias, ¿desea hacer uso de su derecho de réplica?.. Adelante, dispone de cuatro minutos.

El diputado Francisco Agundis Arias:

Es evidente que estamos ante una estrategia deliberada de contención del gasto público y que los programas más afectados han sido aquéllos, con un alto impacto social. El costo de aprendizaje del nuevo Gobierno, lo estamos cargando, todos los mexicanos, lo que indudablemente está contribuyendo a acentuar la recesión que vive nuestra economía.

Es contradictorio que mientras que el gasto corriente crece en términos reales, se nos venga a decir que hay ahorros y que no existe ningún subejercicio.

Solicitamos al Gobierno que entregue a esta Cámara, un informe detallado del estado que guarda la totalidad de los programas sociales y cuál es el destino que tendrán lo que resta del año.

Concluimos, que a corto plazo no era posible cumplir con esa oferta de campaña.

No se debe intentar chantajear a este poder y al pueblo de México, asegurando que la única salida es la reforma fiscal presentada por el Ejecutivo. Busquemos otras alternativas. Cumplan sus promesas.

Señor Secretario, agradecemos su presencia en esta Cámara y la atención a nuestros posicionamientos y cuestionamientos.

Muchas gracias.

Presidencia de la diputada Beatriz Elena Paredes Rangel

La Presidenta:

Con el propósito de formular preguntas a nombre del grupo parlamentario del PRD, se concede el uso de la palabra al diputado Pedro Miguel Rosaldo Salazar, hasta por cuatro minutos.

El diputado Pedro Miguel Rosaldo Salazar:

Con su permiso, señora Presidenta; señor Secretario:

En días recientes hemos observado una creciente danza de cifras en torno a los adeudos que tienen las compañías azucareras. Se menciona que el total de los adeudos ascienden a 25 mil millones de pesos, de los cuales 19 mil millones de pesos son de los ingenios expropiados y que el resto, 6 mil millones de pesos de las empresas no intervenidas. Esto significa que el Gobierno asumió, con la expropiación, un elevado endeudamiento público que se suma al monto de deuda y rescates. La deuda actual representa una pesada carga para las finanzas públicas.

Hoy nuevamente y de igual manera en que se rescató a las carreteras y a la banca, se hace lo propio con la industria del azúcar, con el propósito de encubrir el quebranto derivado de los malos manejos de los distintos empresarios.

El rescate se da en circunstancias que denotan poca eficiencia administrativa por parte del Gobierno, ya que se realiza después de que los apoyos al sector no llegan.

Preguntas:

Señor Secretario, ¿es para eso que su gobierno requiere más recursos para seguir rescatando a los grandes empresarios ineficientes y corruptos de este país? ¿De dónde van a salir los recursos para cubrir dicha deuda asumida por el Gobierno Federal? ¿Qué otra cosa hacer con los ingenios rescatados que no sea capitalizarlos y modernizarlos para volverlos a privatizar, como ha sucedido con petroquímica, con esas intenciones?

¿Ante la crisis del azúcar existe un plan alternativo de su gobierno para fortalecer y posicionar o reconvertir la producción del azúcar? ¿A cuánto asciende realmente el costo fiscal del rescate de los 27 ingenios azucareros y cómo está compuesta la estructura de la cartera vencida por ingenio, ya que no se ha informado con claridad de los recursos implicados en esta operación?

¿Cuál fue la cuantía de los recursos que por concepto de privatización de la industria azucarera recibió el erario público cuando usted fue subsecretario de Hacienda?

Por su respuesta, muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

En el uso de la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, hasta por ocho minutos.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias, señora Presidenta.

Como mencioné, no se está aumentando una deuda que ya estaba dentro del Gobierno. La deuda de Financiera Nacional Azucarera es una deuda de una entidad pública, de manera que ya es deuda pública.

Efectivamente, es una deuda de 17 mil millones de pesos en el caso de los expropiados. Con mucho gusto le entregamos información por ingenio: se trata de 10 mil millones en el caso de Escorpión, 542 en el caso de Gallardo, 1 mil 844 en el caso de Machado, 3 mil 500 de Santos y las sindicaturas con 873; pero esto es una parte nada más del témpano, también están las deudas que ya comenté con Seguro Social, con Comisión Nacional del Agua y con la propia Secretaría de Hacienda.

También con mucho gusto vamos a recabar la información de cuánto pagaron, pero le repito, en realidad la mayor parte de ellos prácticamente no pagó nada porque se les financió la compra, la hicieron con dinero del propio gobierno. Creo que eso responde los cuestionamientos que usted hizo diputado.

Muchas gracias. Gracias, señora Presidenta.

La Presidenta:

Para hacer uso del derecho de réplica a nombre del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, tiene la palabra la diputada Petra Santos Ortiz.

La diputada Petra Santos Ortiz:

Con su permiso señora Presidenta; compañeras diputadas y diputados:

Me da una impresión aquí, cuando dice aquí el señor Secretario que no nos contesta más para no aburrirnos. Quiero decirle señor Secretario, pues su política es muy aburrida y porque como no trae nada aquí para decirnos a los diputados, pues claro que es aburrida, sino mire, aquí estuviera lleno de todos los diputados, si usted nos trajera una política económica, una política de que al pueblo se le diga qué se va a hacer; no qué se hizo, porque no se ha hecho nada, sino qué se va a hacer; cómo vamos a rescatar el campo, que ésa es una de las cuestiones que nosotros siempre hemos dicho. Un campo que ahora, en lugar de agilizarlo como se dijo, al cambio, ¿cuál cambio? Una normatividad que dieron ahora ustedes en Hacienda, porque ustedes señores yo creo que no conocen el campo ni siquiera de pasadita. Me pregunto si alguna vez saben de dónde viene la comida, no crea que viene de Estados Unidos ni de otros, aunque vienen muchos productos de allá, pero aquí nuestro campo es lo que menos ha tenido el apoyo ahora de ustedes en estos nueve meses.

Y cómo todavía nos dice ahorita el termina, que lo de la fobradulce o como se dice, la Fobazúcar, que viene precisamente del dinero del Gobierno. Quiero decirle señor Secretario ¿sabe usted quién le paga a usted y de dónde es el dinero del gobierno? Pues del pueblo, de los contribuyentes. Pues sí, yo creo que sí es necesario que sepa usted que esto no es dinero del gobierno, ¿o acaso le van a quitar a Fox y a todos los funcionarios sus salarios para pagarlo? Entonces sí diría que eso sí es del gobierno en ese aspecto señor Secretario. Pero no venga aquí a decirnos ahora con que no es que se le va a cargar al pueblo, pues yo creo que estamos hablando de dos países, porque lo que usted ha traído aquí y que solamente ha estado haciendo, es cumplir con las recetas que le ha impuesto el Fondo Monetario Internacional. Si usted lo sigue en ese aspecto, pues no vamos a salir de los 70 millones de pobres que tenemos aquí en nuestro país. Y esto sí es lo más grave. Pero además, cuando ustedes, volviendo a lo del campo, hicieron el recorte, le hicieron un 30% de recorte al campo, cuando nosotros hicimos en la Ley de Ingresos, darle más apoyo al campo y ustedes lo mandan tarde, le quitan un 30%, ¿qué es lo que maneja su incapacidad en Hacienda? Sí estuvo antes, como se dice que estuvo en Hacienda, pero sigue con los mismos métodos, todo.

Yo nada más quiero decirle a todos los compañeros, diputadas y diputados: la fracción del PRD no vamos a aprobar nada del Foxiva como decimos ni de alimento ni medicinas ni nada que venga a perjudicar a nuestro pueblo de México. Y exigimos que al campo se le lleguen a tiempo los recursos.

Y señor, póngase realmente a defender los intereses del pueblo de México y si no ¡deje el puesto y váyase a Estados Unidos!

La Presidenta:

Para formular su pregunta a nombre del grupo parlamentario de Acción Nacional, tiene la palabra el diputado Abelardo Escobar Prieto, hasta por cuatro minutos.

El diputado Abelardo Escobar Prieto:

Con su permiso, señora Presidenta; compañeras y compañeros legisladores; señor Secretario de Hacienda y Crédito Público:

Una política económica que se ocupe y preocupe únicamente del presente, más temprano que tarde arroja sus funestos resultados. Como prueba de ello están las obligaciones que tenemos con jubilados y pensionados, con nuestro sector educativo y, sobre todo, con el campo mexicano, por mencionar algunos.

El Sistema de Administración Tributaria en México nace el 1o. de julio de 1997, como un órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, tiene carácter de autoridad fiscal con atribuciones y facultades que se requieren a la determinación de montos y la recaudación de contribuciones destinados a cubrir los gastos previstos en el Presupuesto de Egresos de la Federación. Una actividad estratégica para el Estado; goza, además, de autonomía técnica para dictar sus resoluciones.

Sin lugar a dudas el concepto desarrollado en nuestro país es novedoso, pero debe armonizarse todavía con el concepto universal de la administración tributaria y con los distintos principios que establece para asegurar su correcto funcionamiento.

Algunos de estos principios son garantizar la integridad e imparcialidad de la administración tributaria, otorgar a los funcionarios la autoridad suficiente para llevar a cabo sus funciones y responsabilidades, al mismo tiempo que se vigila la oportuna revisión de cuentas en el ejercicio de sus facultades, así como preservar la confianza de los contribuyentes en una administración tributaria que garantice la aplicación justa, confiable y transparente de las políticas y leyes fiscales.

A los mexicanos no nos falta capacidad para el trabajo ni solidaridad para las grandes causas nacionales. Lo que nos falta es confianza y no tenemos confianza porque no hemos tenido justicia. Mientras los ricos, ladrones, vivan como ricos gozando de una impunidad insultante, mientras que en la burocracia haya personas que todavía no entienden que en los nuevos tiempos no tienen cabida la ineficiencia, la simulación, las perversas complicidades y la prepotencia y mucho menos otras formas de corrupción como son la deshonestidad, no puede haber estímulo para el trabajo ni para la rectitud y no puede haber confianza.

Por otra parte, asegurar a los contribuyentes el acceso a la información a través de un servicio de consulta confiable contribuirá a mejorar la productividad de la administración, la calidad del servicio y la satisfacción de los contribuyentes, mejorará en relación directa con la reducción de los costos para cumplir con sus obligaciones tributarias, lo que a su vez tendrá un efecto positivo en la recaudación.

Una información deficiente o una aplicación injusta de la ley genera desconfianza, lo que trae como consecuencia la evasión fiscal y problemas como el contrabando, que ha evolucionado, termino en un momentito, el tráfico indebido de mercancías sin documentación alguna, que avalará su legal estancia en el territorio nacional a lo que hoy llamamos contrabando documentado.

Señor Secretario, por lo anterior consideramos indispensable que las diversas áreas que conforman la Secretaría de Hacienda y el Sistema de Administración Tributaria diseñen e implementen nuevos programas para fortalecer la recaudación tributaria del país.

Le preguntamos por ello qué medidas se han tomado contra la evasión fiscal...

La Presidenta:

Señor diputado, concluya por favor.

El diputado Abelardo Escobar Prieto:

Durante esta administración qué adecuaciones, además de las que ya mencionó anteriormente, se le han hecho a la estructura original del sistema de administración tributaria a fin de armonizarlo con la idea universal de eficiencia tributaria y qué medidas se han implementado para generar la confianza de los contribuyentes.

Por su respuesta, muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Señora Presidenta, muchas gracias diputado Escobar por sus comentarios y preguntas.

Les puedo aportar algunos datos, indicadores globales de la gestión de la administración tributaria en estos meses. Comparado con el ejercicio del año 2000, la productividad por persona del cuerpo de auditoría ha pasado de ocho punto y medio, revisiones globales a 14.8. Las cifras cobradas durante el mismo periodo por estas acciones de fiscalización son de 14 mil millones contra 6 mil millones el año pasado.

El rendimiento por persona, tomando en cuenta al personal operativo, es de 1 millón y medio contra 1 millón el año pasado. Si lo comparamos con el presupuesto con el gasto ejercido en estas tareas, la recaudación es de siete pesos con 50 centavos por peso gastado, contra cinco pesos con 60 centavos el año pasado.

Se está llevando también a cabo, cuando se trata de delitos fiscales que corresponden a conductas que son fraudulentas, pero que se trata de conductas graves y que en estos casos se ha intensificado la labor de querellas en contra de los evasores fiscales.

En cuanto a controversias fiscales, se han notificado 20 mil demandas de nulidad y 22 mil 468 sentencias por el tribunal de justicia fiscal y administrativa, de las cuales 30% han sido a favor de la autoridad.

Las órdenes de embargo a nivel central han sido por 365 millones y en aduanas por 873 millones. Estas son cifras más allá de la recaudación, como pedía el diputado Escobar que complementarámos con algunos datos adicionales a los que había yo mencionado, correspondientes a cifras globales de recaudación.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Para hacer uso de su derecho de réplica, el diputado Jaime Salazar Silva, a nombre del grupo parlamentario de Acción Nacional.

El diputado Jaime Salazar Silva:

Con su permiso, señora Presidenta; compañeras y compañeros diputados, señor Secretario:

Los diputados de Acción Nacional reconocemos las acciones realizadas por la Secretaría de Hacienda en la conducción responsable de la economía del país. Todos lo hemos reconocido de una manera u otra; sin embargo, permanecen importantes rezagos que deberán remontarse. Los retos están a la vista, la voluntad para hacerles frente ha quedado demostrado y los mexicanos esperamos una respuesta eficaz.

Mucho se le cuestiona esta jornada a la Secretaría de Hacienda sobre su actuación y desempeño. Las respuestas evidenciaron la posición de la administración actual para lograr un equilibrio óptimo entre las correcciones provocadas por el contexto internacional y los problemas de nuestro país.

Los ingresos del Gobierno Federal fueron la constante a lo largo de la sesión. El Sistema de Administración Tributaria juega un papel fundamental en este ámbito y nos motiva a constatar que la Secretaría toma las medidas pertinentes para eficientar su función. Así como estas medidas le darán transparencia a la operación del Sistema de Administración Tributaria, congruentes con este principio de responsabilidad exigimos legalidad en el manejo del rescate bancario.

¡Ante el tema de los créditos bancarios, como en todos los demás, Acción Nacional se pronuncia decididamente a favor del respeto a la legalidad! La Ley del Instituto de Protección al Ahorro establece las medidas necesarias para minimizar el impacto del rescate.

Nos pronunciamos para ello a favor de toma de acciones importantes respecto a los créditos reportables y de la banca intervenida, que por cierto no termina de ser transferida al IPAB.

Los retos son muchos, pero confiamos en que esta administración estará a la altura de los tiempos. Le tomamos la palabra diputado Guajardo. Estos tiempos exigen nuevas actitudes. Debemos dejar de lado las recriminaciones y críticas sin fundamento para construir responsablemente las instituciones que soporten el crecimiento económico de México.

Este Gobierno, representado por las tres órdenes de gobierno, tienen un compromiso ineludible con la sociedad; debemos asumirlo cabalmente y trabajar en estrecha cooperación para recuperar la confianza ciudadana.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Para formular sus cuestionamientos a nombre del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, se concede el uso de la palabra, hasta por cuatro minutos, al diputado Manuel Añorve Baños.

El diputado Manuel Añorve Baños:

Con su permiso, señora Presidenta; compañeras y compañeros diputados; señor Secretario:

La Nueva Hacienda Pública Distributiva, con todo y copeteado, según se señaló mediante una campaña publicitaria, nos sorprendió a todos, porque es obvio que el Ejecutivo no hizo bien su tarea, no consensó con la sociedad y ésta descubrió su intención de poner a costa y a costo de lo que fuera.

Señor Secretario: ¿Por qué sustentan su llamada reforma fiscal en el IVA como forma de tener un fondo revolvente, aun a costa de golpear a los que menos tienen?

Perdóneme que no esté de acuerdo con usted y lo digo respetuosamente, porque las cifras no engañan. Se pretende recaudar a través del IVA alrededor de 118 mil millones de pesos y sólo en alimentos desean recaudar 91 mil millones de pesos. Aquí tengo los documentos que lo sustentan, documentos oficiales de la subsecretaría de ingresos; casi el 80% de la recaudación de dicho impuesto.

Señores: ¿Por qué insisten en sostenerla sin presentar alternativas viables? ¿De qué sirve la búsqueda de consensos hacia una reforma hacendaria verdadera, si no existe capacidad del Ejecutivo Federal para cumplir con lo que esta soberanía aprueba? Tal es el caso del Presupuesto de Egresos.

Asimismo, ¿por qué existe una constante en el gabinete económico de no dar toda la información puntual y oportuna para legislar en esta reforma fiscal?

Yo quiero decirle, señor Secretario, que no nos han enviado ni siquiera la lista de los medicamentos que proponen estén exentos del IVA y los que proponen que los tenga. Aclaro, según su equipo, no según el nuestro. Nosotros obviamente rechazamos también este impuesto a los medicamentos.

Pero hay algo más grave, no demuestra sensibilidad social en la propuesta. Por ejemplo, en lo referente a verduras y legumbres frescas, así como se escucha, se desean recaudar 8 mil 500 millones de pesos; en lo relativo a la leche, 9 mil millones de pesos; en relación con la tortilla de maíz, 6 mil 600 millones de pesos; esto las amas de casa lo conocen mucho mejor que nosotros seguramente, señor Secretario.

En suma, todas estas cifras representan siete veces más de lo que se pretende recaudar con el IVA a los libros. Este señalamiento obviamente es en referencia a la petición que hizo el escritor Carlos Fuentes.

Yo quiero decirles que tampoco vamos a permitir que se graven no sólo los ejemplos que acabo de señalar, sino que se graven las primas vacacionales, las primas dominicales, el tiempo extra o los vales de despensa. Yo quiero decirle que los que crean eso están equivocados y lo señalo porque no lo vamos a permitir. Por ello pedimos que dejen ya de buscar culpables y exigimos también no más experimentos de presión publicitaria.

Pongamos definitivamente rumbo a la alternancia, esto sí, sin importar partido político y afirmo que sí hay responsabilidad del Legislativo en materia económica, pero con la congruencia y la corresponsabilidad y sin la presión mediática del Poder Ejecutivo. Por sus respuestas, señor Secretario, muchas gracias.

Gracias, señor Secretario.

La Presidenta:

Tiene el uso de la palabra el licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda, hasta por ocho minutos.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias, señora Presidenta, muchas gracias, diputado Añorve:

Las cifras que menciona el diputado Añorve corresponden a las que elaboramos y que le entregamos a la Cámara, pero como mencioné antes y como también lo hemos informado cuando se ha discutido este tema, un análisis del gasto muestra que la mayor parte de los alimentos, medicinas, libros ya sea en servicios, gasto en servicios, se lleva a cabo no por las personas de menores recursos, sino por las personas de mayor capacidad económica.

¿Cómo compensar a las personas de menores ingresos? El Ejecutivo entregó una propuesta, creo que es una propuesta buena, puede no ser la única, ¿Cómo modificar la propuesta del Ejecutivo?, eso está en manos del Congreso y ustedes sabrán darle la modalidad que corresponda pero tenemos que pensar que como muchos de ustedes lo han mencionado, es importante llevar a cabo cambios que fortalezcan la capacidad de gasto y que mejoren el financiamiento del sector público.

Proponen medidas en renta, no nos oponemos y aunque nos opusiéramos ustedes tienen la palabra, como se ha dicho muchas veces, pero no nos oponemos a que se hagan reformas en rentas, reformas que amplíen los conceptos gravados, yo creo que hay muchas formas razonables de llevar esto a cabo y que estoy seguro mejorarían mucho tanto la recaudación como la fiscalización, pero las reformas en renta que yo creo que hay que llevarlas a cabo, nos van a dar recaudación principalmente en el año 2002, en el año perdón 2003 no en el año 2002.

De manera que, para atender los problemas en el año próximo, son los impuestos indirectos en los que debemos concentrar nuestra atención sin perjuicio de llevar a cabo reformas que nos den recursos adicionales en los años venideros.

Les repito otro comentario que les hice con anterioridad y es que la recaudación del IVA no tiene qué ver únicamente con el cálculo del producto y tasa, sino con la cantidad de combinaciones que se dan cuando hay tasas cero y cuando hay exenciones y diferenciales de tasas por parte de los contribuyentes que hacen enormemente complicada la fiscalización y muy fácil el no cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Durante los últimos meses trabajamos codo con codo con grupos de legisladores integrados por miembros de todos los partidos o por lo menos de varios partidos y trabajamos generando un cúmulo enorme de información que en ocasiones no pudimos hacer llegar con la oportunidad que se nos pedía, porque es información que tuvimos que calcular, que tuvimos que extraer de los archivos y en ocasiones lamentablemente se nos pidió información que simplemente no existe.

Como les dije también con anterioridad estamos trabajando para mejorar los sistemas y para afinar la capacidad que tiene la Secretaría de proporcionar información y poder satisfacer mejor los pedimentos que ustedes hacen. Si hay alternativas viables, creo que es en lo que tenemos que trabajar, lo ha repetido el señor Presidente, lo he repetido yo, estamos en la mejor disposición de trabajar sobre una alternativa y creo que eso es a lo que nos tenemos que dedicar durante las próximas semanas.

Muchas gracias, señora Presidenta.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Para hacer uso de su derecho de réplica y concluir así la ronda de los señores legisladores, tiene el uso de la palabra, a nombre del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, el diputado Roberto Preciado Cuevas.

El diputado Roberto Preciado Cuevas:

Con su permiso, señora Presidenta; señoras y señores legisladores; señor Secretario de Hacienda y Crédito Público.

Es difícil entender cómo ante un año complejo en materia económica, sea ésta la primera vez que usted asiste a este Poder Legislativo; no obstante lo anterior, sea usted bienvenido a esta Cámara, señor Secretario.

En diciembre del año pasado, como ya se ha dicho, esta soberanía aprobó por consenso el Presupuesto de Egresos de este año y mi partido, el PRI, asumió con responsabilidad el reto de construir juntos los consensos necesarios para dar certidumbre al desarrollo económico nacional.

Hemos escuchado lo mismo a gobernadores que a legisladores, a empresarios, comerciantes, incluso algunos funcionarios federales cuestionando la actual política de finanzas públicas que confunden el ahorro con el no ejercicio del dinero público, situación que provoca incertidumbre a los ejecutores del gasto y afecta las expectativas de inversión.

Lo hemos dicho en muchas ocasiones y habrá que subrayarlo: no gastar bien y a tiempo, es algo que impide oportunidades de desarrollo económico y más ahí, donde la pobreza azota y hace la vida más difícil para nuestros conciudadanos.

Lamentablemente con la información del reporte de finanzas públicas al primer semestre presentado por la Secretaría a su cargo, refleja lo contrario. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes del total del gasto de inversión que son más de 10 mil millones de pesos, sólo ha ejercido 2 mil millones de pesos y nos encontramos en lo particular que las carreteras de Arriaga y Tapachula, en Chiapas, registran un avance del 0%; la del Trapiche, en Colima, de 0% y así sucesivamente, todas con 0%.

Las secretarías de Medio Ambiente y de Desarrollo Social, cuentan con un subejercicio del 23 y 17%, respectivamente, en comparación con el año anterior.

A la Sagarpa le falta por cumplir en su avance presupuestal, hasta un 19%. (sic)

A mayor abundamiento, en la Comisión Nacional del Agua, problema que atañe a los mexicanos de manera seria e histórica por las condiciones geográficas de nuestro país, tenemos que de los más de 5 mil millones de pesos autorizados en gastos de inversión, escasamente han llegado a un ejercicio presupuestal de un poco más de 1 mil millones de pesos y en proyectos concretos, en infraestructura de temporal, tenemos un avance del 6.6%; en rehabilitar y modernizar la infraestructura de presas, .9%; en materia de salud en inversión, rehabilitación y construcción de hospitales, 0%.

Hoy lo sabemos no sólo por el reporte de finanzas públicas que la Secretaría de Hacienda a su cargo en el primer semestre nos ha entregado, lo sabemos porque somos representantes populares; lo sabemos porque vamos a nuestros distritos; lo sabemos porque hemos visto cómo se ha generado más desempleo; lo sabemos cuando vemos nuestro ahorro interno y una actividad de economía doméstica que no prospera; lo sabemos porque lo que decidimos invertir en nuestro país para el año 2001, a través del Presupuesto de Egresos, simple y sencillamente, sobre la faz de nuestro país no están las carreteras, no están los canales de riego, no están los empleos temporales, no están las becas de capacitación, no están los fondos de inversión para los pueblos indígenas, no están los changarros, señor Secretario.

Más grave aún, con políticas como la presenta el Ejecutivo ante el consejo de Banobras, para aprobar una transferencia de 8 mil millones de pesos de capital social del banco al gasto del Gobierno Federal, ¿qué se pretende? ¿Acaso maquillar los resultados de ejecución del gasto?

Señor Secretario: lo único que pedimos es que se cumpla con lo que establece el decreto del Presupuesto de Egresos, ésa es su obligación y permítame por último hacerle un planteamiento con relación al asunto cañero y termino con esto, señora Presidenta.

Presidencia de la diputada María Elena Alvarez Bernal

La Presidenta:

Se ha agotado su tiempo, señor diputado.

El diputado Roberto Preciado Cuevas:

Es, de la plática que sostuvo el Ejecutivo Federal con relación al tema del café, un ofrecimiento de 150 millones de dólares, que hasta ahorita no se sabe nada de ellos.

Gracias por su atención.

La Presidenta:

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, hasta por 10 minutos, si señor Secretario, es su intervención de cierre.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias, señora Presidenta.

Ya les comenté en el discurso introductorio, cómo se está dando un contagio a nivel internacional que tiene qué ver con las economías asiáticas, las economías del sureste asiático, las economías europeas, las economías sudamericanas y ciertamente con las economías de Norteamérica.

Hay algunas, curiosamente es la economía de la República Popular China la que se escapa de este contagio, sería interesante conocer a fondo qué está sucediendo con la política económica de ese país, pero es de la que generalmente se califica como neoliberal, de apertura, de liberalización, de privatización y de manejo responsable del presupuesto, está obteniendo buenos resultados y los sigue teniendo porque parte de niveles muy bajos y ya está llegando a niveles importantes.

La economía mexicana tiene un grado de apertura del 57% del producto interno bruto.

Hace algunos años la economía mexicana era una economía sumamente cerrada, ahora es una economía de las más abiertas y por lo tanto es una economía en la que la caída en la demanda de las exportaciones está teniendo los efectos que todos conocemos.

El consumo ha venido subiendo a lo largo del año, el consumo privado y no obstante eso, ha venido cayendo la producción. La producción ha obedecido justamente, no obstante que el gasto público en términos reales ha aumentado a la caída en la demanda de exportaciones.

¿Qué hacer ante una circunstancia de éstas que está golpeando a la producción y al empleo? ¿Hay manera de estimular la producción de aquellos sectores cuya demanda está cayendo y que son bienes internacionales? No hay ningún país que haya encontrado una fórmula para lograr un efecto de esa naturaleza, si se dejan de demandar cientos de miles de computadoras o cientos de miles de automóviles nos tenemos que esperar a que la economía mundial se recupere. ¿Entonces qué hacer internamente?

Tenemos varias opciones, pero para poderlas llevar a cabo se necesitan recursos fiscales adicionales en algunos casos y en otros, medidas legislativas que modifiquen de fondo oportunidades de inversión que tiene nuestra economía.

El Presidente, el Poder Ejecutivo ya le propuso al Congreso llevar a cabo reformas, no que privaticen la producción de energía, pero sí que permitan que ante la insuficiencia del Gobierno para llevar a cabo proyectos de gas, proyectos de electricidad, pueda el sector privado, ni siquiera utilizando el ahorro nacional, llevar a cabo inversiones que serían de una cuantía tan importante que no sólo generarían más producción y empleo, sino que además mejorarían mucho la eficiencia y la productividad y sólo la productividad es fuente posible de crecimiento sostenido.

Ante este ciclo mundial, ante esta depresión mundial, ante esta menor actividad generalizada, las instituciones que se han creado en los últimos años son un instrumento de defensa importante, conservar la flotación del tipo de cambio, ustedes vieron esta semana cómo el movimiento simultáneo de tasas de interés y de tipo de cambio representó un fuelle importante, un amortiguador de los efectos que recibimos del exterior y gracias a que ha prevalecido la cordura, la confianza, los movimientos no tuvieron que ser muy fuertes, pero esta flexibilidad nos va a permitir, también como lo hizo en una economía con esa flexibilidad curiosamente en la época en que experimentamos los efectos de la gran depresión mundial, en los años treinta, que México la padeció menos que otros países, lo hizo gracias a la flexibilidad que tenía entonces la economía mexicana para ajustarse en la forma en que lo está haciendo ahora.

Pero regresamos a la reforma fiscal. Queremos invertir más en infraestructura, queremos invertir más en educación, queremos atender necesidades sociales, queremos cubrir los problemas que en el futuro nos van a generar los pensionados. Necesitamos de más recursos fiscales. Creo que hay unanimidad en el Congreso acerca de la necesidad de más recursos fiscales.

Lo que no conviene, lo que no es prudente hacer, lo que sería suicida desde el punto de vista económico, es una política anticíclica, consistente en aumentar el déficit para financiar gasto, que supuestamente nos sacaría de la disminución en la actividad económica, pero que lo único que provocaría sería una descomposición de los mercados financieros, una caída en la actividad económica, un repunte de las tasas de interés y problemas serios de mediano y de largo plazo.

Creo que ya aprendimos de nuestra historia, que tratar de combatir el ciclo mediante políticas justamente anticíclicas, nos produce unos daños que no son irreparables, pero que nos toma muchísimo tiempo recomponer.

Tenemos también que plantearnos como objetivo políticas de cambio estructural adicionales. Tenemos que hacer reformas a fondo en telecomunicaciones, tenemos que hacer reformas a fondo en materia de legislación antimonopolio. Creo que hay mucho que hacer todavía para reforzar la capacidad, la fortaleza de la Comisión Federal de Competencia, que está muy limitada en sus atribuciones y que esa capacidad de lucha o de combate a los monopolios logre eficiencias, logre menores costos para la operación del sector productivo.

Eso es lo que podemos hacer. Podemos pensar o podemos soñar en que hay posibilidades inmediatas de planes de acción o de planes emergentes. Creo que sí es emergente, que sí es urgente llevar a cabo diversas reformas, una de ellas es la que dote al Gobierno de mayor capacidad de gasto y de mejor estructura financiera, otras son las reformas estructurales que ustedes conocen, algunas de las cuales he enumerado, pero no son las únicas.

Si ponemos la atención en estos temas de largo plazo y los resolvemos, vamos a lograr de inmediato flujos importantes de inversión. Los inversionistas están esperando las señales legislativas que les permitan llevar a cabo proyectos que tendrían los efectos que les he mencionado. No hacerlo es estarnos autolimitando, estar limitando la capacidad de empleo, la capacidad de producción, la eficiencia, las mejoras en la productividad.

El programa, en otras palabras, es un programa conocido y está en sus manos llevarlo a cabo, señores legisladores.

Muchísimas gracias.

Presidencia de la diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Con esta intervención se ha dado por concluida la comparecencia del señor Secretario de Hacienda y Crédito Público, en el marco de la glosa de política económica del I Informe de Gobierno.

De conformidad con lo que establece el artículo 7o. numeral 5 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta sesión será remitida al Presidente de la República para su conocimiento.

Por razones constitucionales, la honorable Cámara de Diputados tiene un papel fundamental en el diseño de política económica del país. El espíritu del Constituyente al obligar al Ejecutivo a presentar la propuesta de presupuesto anualmente a esta Asamblea y al señalar en la Constitución que corresponde al Congreso fijar derechos, impuestos y contribuciones, refleja que el sentido del legislador fue que el uso de los recursos públicos y las contribuciones que aporte la sociedad tengan como propósito fundamental los fines que defina la propia sociedad a través de esta soberanía. Así tiene sentido el que haya recaudación y que haya gasto público si sirve y se subordina al impulsar el desarrollo del país.

Señor Secretario, le agradecemos su presencia y le rogamos a la comisión designada acompañe al Secretario cuando desee retirarse.

(La comisión cumple su cometido.)