Comparecencia del Secretario de Seguridad Pública,
Alejandro Gertz Manero, correspondiente al Primer Informe
de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa

Presentación
Alejandro Gertz Manero

FIJAN LA POSICIÓN GENERAL DE SU GRUPO PARLAMENTARIO, LOS DIPUTADOS:

Juan Carlos Regis Adame, Partido del Trabajo
Arturo Escobar y Vega, Partido Verde Ecologista de México
David Augusto Sotelo Rosas, Partido de la Revolución Democrática
Francisco de Silva Ruiz, Partido Acción Nacional
Omar Fayad Meneses, Partido Revolucionario Institucional
José Manuel del Río Virgen, Convergencia por la Democracia

Para hacer los comentarios que juzgue pertinentes
Alejandro Gertz Manero

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo
Respuesta: Alejandro Gertz Manero
Réplica: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo

Pregunta: Arturo Escobar y Vega, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Alejandro Gertz Manero
Réplica: Arturo Escobar y Vega, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Genoveva Domínguez Rodríguez, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Alejandro Gertz Manero
Réplica: Alfredo Hernández Raigosa, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Ulises Ramírez Nuñez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Alejandro Gertz Manero
Réplica: Lucio Fernández González, Partido Acción Nacional

Pregunta: Jaime Vázquez Castillo, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Alejandro Gertz Manero
Réplica: Jaime Vázquez Castillo, Partido Revolucionario Institucional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo
Respuesta: Alejandro Gertz Manero
Réplica: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo

Pregunta: Alfredo Hernández Raigosa, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Alejandro Gertz Manero
Réplica: Luis Miguel Barbosa Huerta, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Néstor Villarreal Castro, Partido Acción Nacional
Respuesta: Alejandro Gertz Manero

Pregunta: Ricardo Ocampo Fernández, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Alejandro Gertz Manero
Réplica: Roberto Zavala Echavarría, Partido Revolucionario Institucional

COMENTARIOS FINALES
Alejandro Gertz Manero

MENSAJE INSTITUCIONAL









25 DE SEPTIEMBRE DE 2001

COMPARECENCIA DEL SECRETARIO DE SEGURIDAD PUBLICA
DOCTOR ALEJANDRO GERTZ MANERO

El Presidente:

Esta Presidencia informa que han registrado su asistencia los ciudadanos diputados miembros de las Comisiones Unidas de Gobernación y Seguridad Pública, y Especial de Seguridad Pública.

Hay quórum

(A las 5:07) Se abre la reunión de trabajo.

De conformidad con el artículo séptimo, numeral 4 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, comparece el doctor Alejandro Gertz Manero, Secretario de Seguridad Pública, invitado a esta reunión de Comisiones Unidas de Gobernación y Seguridad Pública y Especial de Seguridad Pública, en la que se llevará a cabo el análisis del Primer Informe de Gobierno del Presidente de la República, Vicente Fox Quesada, en el tema de su competencia. Bienvenido, señor Secretario.

Nos acompaña el diputado Adrián Rivera Pérez, representante de la Mesa Directiva de la Honorable Cámara de Diputados, y se dará lectura al Acuerdo Parlamentario aprobado por la Cámara de Diputados en la sesión del pasado 11 de septiembre.

Señor Secretario, tendría usted a bien dar lectura, por favor.

El Secretario:

Muy buenas tardes. Acuerdo Parlamentario por lo que se establecen las bases para el desarrollo de las Comparecencias de Funcionarios del Ejecutivo Federal, ante la Cámara de Diputados, para el análisis del Primer Informe de Gobierno del Presidente de la República, administración 2000-2006.

Primero.- El presente acuerdo regulará exclusivamente lo relativo al formato que habrá de observarse durante las comparecencias de los funcionarios del Ejecutivo Federal ante la Cámara de Diputados, a efecto de realizar el análisis del Primer Informe de Gobierno del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, administración 2000-2006.

Segundo.- Las sesiones en que se desahoguen las comparecencias se desarrollarán conforme a las siguientes bases:

En primer término, el funcionario compareciente expondrá el estado de su respectivo ramo hasta por 20 minutos.

A continuación un representante de cada uno de los grupos parlamentarios hablará hasta por diez minutos para establecer la posición del grupo respecto del tema.

Agotada la ronda del posicionamiento al que se refiere el punto anterior, el funcionario compareciente hará uso de la palabra nuevamente hasta por diez minutos, para hacer los comentarios que juzgue pertinentes.

A continuación se dará inicio a una de dos rondas de preguntas y réplicas, según el acuerdo, que para cada comparecencia adopte la Junta de Coordinación Política, que se desarrollará cada una y, en su caso, sucesivamente de la forma siguiente:

Cada grupo parlamentario planteará al funcionario por conducto de sus diputados una pregunta en un tiempo no mayor a cuatro minutos.

El funcionario responderá a cada pregunta lo conducente durante el lapso que no excederá de ocho minutos.

El grupo parlamentario en turno tendrá derecho a una réplica hasta por cuatro minutos.

El orden de intervención de los diputados tanto para el posicionamiento como para las preguntas y réplicas será de manera ascendente, según el número de legisladores integrantes de cada uno de los grupos parlamentarios.

5. Concluida la etapa de preguntas y respuestas y réplicas, el funcionario dirigirá a la asamblea un mensaje final de hasta por diez minutos.

6. El Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados concluirá la comparecencia con un mensaje institucional de no más de diez minutos.

Tercero. Las comparecencias que se realicen ante Comisiones se desarrollarán en lo conducente conforme a las reglas aplicables en el Pleno.

El mensaje institucional final estará a cargo de quien las presida.

Cuarto.- Las comparecencias en Pleno o Comisión se llevarán a cabo conforme al número de programación y acorde a la Junta de Coordinación Política iniciando el día 11 de septiembre con la del Secretario de Gobernación ante el Pleno.

Artículo Transitorio:

UNICO. El presente acuerdo entrará en vigor a partir de su aprobación en el Pleno de la Cámara de Diputados.

Palacio Legislativo de San Lázaro, 10 de septiembre del 2001.

Firma:

Dip. Felipe Calderón Hinojosa,

Dip. Rafael Rodríguez Barrera,

Dip. Martí Batres Guadarrama,

Dip. Bernardo de la Garza Herrera, y

Dip. Alberto Anaya Gutiérrez.

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario.

De conformidad con el Acuerdo Parlamentario aprobado por la Honorable Cámara de Diputados que norma el procedimiento para el análisis del Primer Informe de Gobierno y dar cumplimiento al punto segundo, numerales 1, 2 y 3, se concede el uso de la palabra al doctor Alejandro Gertz Manero, hasta por 20 minutos, señor Secretario.

El secretario de Seguridad Pública, doctor Alejandro Gertz Manero:

Señor Presidente; señoras y señores diputados:

La Secretaría de Seguridad Pública, en los últimos 9 meses, ha establecido como tarea prioritaria y fundamental una política de combate a la corrupción, identificando, cesando y sometiendo a procedimientos administrativos y penales a quienes dañaron gravemente el patrimonio federal y corrompieron las instituciones policíacas, lo cual ha sido del dominio público.

Se informó de ello a la Secretaría de la Contraloría y se iniciaron 5 averiguaciones previas contra 43 funcionarios, 2 procesos administrativos y se entregó la documentación para la investigación e integración de nueve casos adicionales.

Se estableció la revisión de todos los procesos de licitación, tanto del sector central como de sus órganos desconcentrados, para lo cual se solicitó y obtuvo la autorización por parte de Secodam para la constitución de los Comités de Adquisiciones correspondientes. A la fecha se han realizado trece licitaciones con observadores externos.

Se agrupó a la Policía Federal de Caminos y se redistribuyó el personal de la Policía Federal Preventiva según su especialidad; los de caminos a las carreteras federales de mayor incidencia delictiva en este país; la Coordinación de Inteligencia creó un Grupo Especial para la Vigilancia de Puertos, Aeropuertos, Aduanas Terrestres, y otro para la Supervisión de los Ceferesos, uno de Reacción Inmediata para Operativos Especiales y se reasignó personal para el combate al narcotráfico, secuestros, terrorismo y robo de vehículos.

Se implementó el Programa de Supervisión Carretera y con el apoyo de las Cámaras de Transportes se iniciaron operativos de verificación del trabajo de la Policía Federal de Caminos y a través del Centro de Atención Ciudadana se reciben las quejas y denuncias correspondientes.

A cada uno de los asaltos reportados en carretera hay una investigación y son verificados por la Policía Federal y se procede a la reconstrucción de los hechos con los choferes y se les aplican exámenes poligráficos y a la fecha se han resuelto más de 60 asaltos.

Semanalmente se realizan operativos por parte de la Coordinación General de Asuntos Internos en las carreteras del país a fin de verificar directamente las condiciones en que dicha corporación presta el servicio con la participación de agrupaciones de transportistas de carga y pasajeros.

Con las Fuerzas Federales de Apoyo se han realizado 56 operativos en diversas entidades de la República incrementando su productividad en más de un 700 % en relación a lo hecho en los dos últimos años, siendo de particular relevancia el que se efectuó recientemente en cuatro municipios del Estado de México, sin pasar por alto el apoyo que se brindó al gobierno de Chiapas para restablecer el orden y el control sobre su Policía Preventiva y el operativo que se está llevando a cabo en estos momentos en la ciudad de Puebla.

Adicionalmente con información de la Coordinación de Inteligencia y en coordinación con las Secretarías de Hacienda y de la Contraloría, se han asegurado más de cien bodegas y locales comerciales con más de mil 700 toneladas de mercancía ilegal.

La Policía Federal Preventiva se está reestructurando para ser una policía activa con presencia nacional, y como resultado de estas acciones las encuestas nos revelan que más del 90 % de la población que ha visto el trabajo de esta policía, lo apoyan en sus acciones.

A partir de la publicación del Reglamento Interior de la Secretaría, el 6 de febrero de este año, la Dirección General de Prevención y Readaptación Social, al igual que la Dirección General de Prevención y Tratamiento de Menores, así como el Patronato para la Reincorporación Social del Trabajo iniciaron su proceso de entrega y recepción a esta Secretaría.

De la revisión interna se pudo establecer la existencia de redes de vínculos de parentesco y delictivos ante el personal administrativo y de custodia con los internos de los Ceferesos, lo cual propiciaba altos índices de corrupción.

Por otro lado en el inicio de la presente administración se detectó un atraso en la integración técnica y jurídica de los expedientes de los internos, situación que impedía resolver la situación de ellos y se prestaba para vender favores a ellos y a sus familiares. Sin embargo a pesar de la gravedad y claridad de estas irregularidades, nunca fueron observadas por la Contraloría Interna anterior.

Se creo un órgano desconcentrado con objeto de tener la autonomía técnica y administrativa necesaria para esta tarea, y a través del consenso con la comunidad de criminólogos, se decidió en forma colegiada la designación del responsable de este órgano que salió de la propia organización.

Las estructuras de readaptación social son quizás uno de los focos de corrupción más graves que existen en el país y ahí hemos centralizado el control cambiando a los funcionarios de todos los niveles: se han removido a los cuatro directores de los Ceferesos federales, a los 16 subdirectores, 29 jefes de departamento y 375 custodios y se han consignado a más de 60 personas al Ministerio Público.

Se aplicaron 845 exámenes de evaluación, incluyendo antidoping y bolígrafo a los empleados existentes y a aspirantes de nuevo ingreso.

El número de libertades anticipadas otorgadas a la fecha es de 746, existiendo mil 165 casos que se encuentran en revisión, cifra que comparada con las 333 otorgadas en 1999, nos da una relación de más de 100 % de libertades otorgadas en los primeros nueve meses de esta administración.

Se tomó el mando de la operación de los centros de control con personal de Coordinación de Inteligencia de la Policía Federal Preventiva, se recolectaron los pocos sistemas técnicos de seguridad que todavía estaban aprovechables y se estableció un sistema de supervisión y control remoto desde la ciudad de México de los Ceferesos de Puente Grande, La Palma y Matamoros.

Se instaló un Grupo especial de Coordinación de Inteligencia para la supervisión externa de dichos centros y se asignó a personal de las Fuerzas Federales para la vigilancia de las áreas perimetrales.

Se generaron los controles de acceso estrictos a los penales con bitácora y agenda de visita autorizada, se revisaron los equipos detectores de metales, narcóticos y explosivos de las aduanas para garantizar su operación; se instaló el equipo especial para evitar entrada y salida de llamadas de telefonía celular.

Se han reubicado a más de 90 presos dentro del Programa de Redistribución de Presos Federales.

En cuanto al Sistema Nacional de Seguridad Pública, actualmente se practica una auditoría al Programa Nacional de Infraestructura Penitenciaria en el que se han detectado considerables excesos en costo y tiempo en la ejecución de las obras, así como deficiencias en el diseño y desarrollo de sistemas, por lo que con la ayuda de la Universidad Nacional Autónoma se revisó el status que guardan los sistemas de información y telecomunicaciones del Sistema Nacional de Seguridad, resultando lo siguiente:

Existe una infraestructura para la red de datos, que se emplea en menos del 10% y que proporciona servicios de información que son rígidos e inoportunos, existiendo en estos sistemas una grave ausencia de información técnica documental adecuada y a la fecha.

Se han destinado hasta la fecha 500 millones de dolares en la conformación de la red de telecomunicaciones, que se adquirió sin licitación y en adjudicación directa, y que sólo funciona en su tercera parte de lo programado y se tienen pendientes de instalar y usar equipo por 133 millones de dólares que se encuentran en almacenes, de los cuales 50 millones corresponden a 31 mil radios, pero para que esta red cubra todo el país y garantice las comunicaciones de seguridad pública, se necesitarían invertir adicionalmente más de mil millones de dólares.

Se han invertido alrededor de 4 mil millones de pesos en infraestructura penitenciaria a la fecha, de 48 cárceles programadas, parcialmente se han entregado 12, y del Programa de Dignificación parcialmente, se han entregado 2 de 5 programadas.

Actualmente la Coordinación de Control Interno está revisando todos y cada uno de los Cerezos y de las cárceles, que son locales incluidas en este programa.

Con relación a la participación ciudadana, la Secretaría de Seguridad Pública, no sólo ha impulsado el Programa Ojo Ciudadano, sino que ha convocado a la sociedad civil para la creación de un órgano independiente, que realmente evalúe las acciones de gobierno en materia de seguridad pública, el cual ya se encuentra en su fase final de integración.

El respeto a los derechos humanos ha sido prioritario, como aspecto fundamental de la ética de la Secretaría de Seguridad Pública, y a la fecha todas y cada una de las quejas y recomendaciones que se han recibido por parte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, se han atendido en forma inmediata.

Los resultados de todas estas acciones, nos han llevado en un período de nueve meses, a reducir la incidencia delictiva en materia federal en 12%, mientras los delitos del fuero común a nivel nacional, se han incrementado en casi un 7%, lo cual nos revela que las acciones emprendidas por la Secretaría para la prevención de la delincuencia en materia federal, han sido las más exitosas en los últimos años.

Es indispensable señalar que esta información estadística proviene de las Procuradurías, tanto federal como locales, y que la Secretaría sólo tiene la verificación ciudadana de los delitos que se cometen en carreteras federales, los cuales han disminuido, de conformidad con la información de las Cámaras correspondientes en un 60% al transporte de pasajeros y un 40% al transporte de carga.

Las cifras anteriores que son satisfactorias para nosotros y las tareas emprendidas, son una base importante en la lucha por la seguridad y la justicia en el país, pero evidentemente no son suficientes, ya que existe una estructura muy añeja y una cultura profundamente enraizada en los sistemas de seguridad y de justicia, que se establecieron y se operaron durante décadas, para servir al poder, ya sea el formal o el real y no para servir al pueblo y a la comunidad.

Estas estructuras crearon marcos legales que son aberrantes frente a la criminalidad que nos abruma, como es el impedimento para que las policías preventivas locales, puedan realizar las investigaciones indispensables para la prevención del delito.

También se han estructurado cuerpos policíacos, que no están sujetos a programas de productividad y de resultados a favor de la ciudadanía, sino de los intereses de quienes los mandan, llegando al grado tal que de los casi 350 mil policías preventivos que hay en el país, el Sistema Nacional de Seguridad Pública sólo cuenta con huellas dactilares del 10% de ellos, sin que se sepa si efectivamente corresponden a esas personas.

Tampoco se tienen las huellas dactilares de todos los procesos del fuero común, que se encuentran en los centros de readaptación de los estados. No se cuenta tampoco con la base de datos de los vehículos que existen en el país, de los que han sido reportados como robados y de los recuperados.

No se tiene también la cobertura de comunicación nacional ni la información verificable de detenidos, de procesados y de sentenciados.

Se han invertido en los últimos años más de 40 mil millones de pesos en capacitación, en armamento, en equipo de transporte y en infraestructura para la seguridad y la justicia y el índice delictivo del fuero común sigue subiendo.

Frente a esta realidad, es indispensable estructurar un sistema jurídico, que esté al servicio de la comunidad y que proteja a las víctimas del delito, y para ello es indispensable un cambio profundo en el marco legal que rige al país, desde su Constitución hasta sus leyes reglamentarias para obtener lo siguiente:

El derecho de las víctimas y de los ofendidos para defenderse y ser parte en los juicios penales, ya que es inaceptable que cualquier persona pueda defenderse en cualquier materia menos en la que más los lastima.

Es necesario también que el Ministerio Público cumpla con sus tareas bajo la legalidad de un procedimiento penal y sujeto a los jueces, ya que sus actuaciones hasta el día de hoy han beneficiado al poder, pero han lastimado profundamente a la comunidad a quien dice representar y prueba de ello es el inmenso número de averiguaciones previas que no se integran, generando una impunidad que a todos nos ofende.

Es indispensable que el proceso penal se inicie ante los jueces y ahí cumpla de inmediato el Ministerio Público su representación social y el ofendido pueda actuar como parte en el juicio y así se logre una justicia pronta y expedita en un procedimiento oral que reduzca los tiempos del proceso, sus costos y la posibilidad de corrupción.

La reparación del daño debe ser el bien jurídicamente protegido, ya que en materia de delitos hasta el día de hoy, esa es una de tantas entelequias jurídicas que no se convierten en realidad. Dicha reparación debe establecerse y tabularse en la ley y cubrirse de inmediato al ofendido con los bienes del ofensor, con su trabajo o con los fondos de un fideicomiso general que se nutra de todos los decomisos y aseguramientos que se logren en relación con la comisión de los delitos, fundamentalmente los federales.

Los presos que no tienen recursos deben mostrar su capacidad de readaptación, mediante trabajo remunerado y a favor de la comunidad y la mayor parte de dicha remuneración debe ir a la reparación del daño y al ofendido. No es posible que las cárceles estén llenas de pobres y de indefensos, mientras los ricos bien defendidos se burlan a diario de todos nosotros. En la reparación del daño está el único camino para generar un proyecto de readaptación social que verdaderamente le funcione a la comunidad.

Es indispensable un solo Código Penal del fuero común para todo el país, estableciendo las excepciones de carácter federal que correspondan por daños a la propia Federación o por el crimen organizado.

Estas bases legales podrían darle a nuestra comunidad la esperanza de una nueva convivencia con una policía nacional estructurada con base en su productividad, sus resultados y compensada con salarios, prestaciones y jubilaciones que no sean indignos.

Se necesita un proyecto que unifique la defensa social en un solo órgano del Ejecutivo que contenga al Ministerio Público, a la policía la readaptación social y el sistema de seguridad.

En esta tarea hemos trabajado durante los meses que lleva el actual gobierno y tenemos el proyecto totalmente terminado, el cual lo hemos ido consensando con miembros del Poder Judicial, foros de litigantes, gobiernos estatales y organizaciones sociales.

Ojalá que el foro máximo Legislativo de este país, que es este Congreso, nos permita exponerle al detalle lo que es la política criminal de este gobierno.

Muchas gracias, señores.

El Presidente:

Gracias, señor Secretario.

Están inscritos para fijar la posición de sus respectivos grupos parlamentarios los siguientes ciudadanos diputados:

Diputado Juan Carlos Regis Adame, por el Partido del Trabajo; diputado Arturo Escobar y Vega, por el Partido Verde Ecologista de México; diputado David Augusto Sotelo Rosas, por el Partido de la Revolución Democrática; diputado Francisco De Silva Ruiz, por el Partido Acción Nacional; y el diputado Omar Fayad Meneses, por el Partido Revolucionario Institucional.

Tiene la palabra hasta por diez minutos, el diputado Juan Carlos Regis Adame.

El diputado Juan Carlos Regis Adame:

Con el permiso de la Presidencia.

Compañeras, compañeros diputados:

Señor Secretario de Seguridad Pública:

Nuestro grupo parlamentario del Partido del Trabajo, en el análisis que realizamos del Informe del titular del Ejecutivo Federal, encuentra pocos avances en lo referente a seguridad pública.

Una de las demandas más sentidas de la población es la que se refiere a las medidas de prevención y combate a la delincuencia. Sabemos que en el ámbito de competencias, la dependencia de la que usted es titular, sólo le corresponde el aspecto de la prevención.

Resulta difícil conocer una persona que no haya sido objeto de algún tipo de experiencia en relación con hechos delictivos. Vivimos en estado de zozobra a causa de ésta inseguridad, lo que niega cualquier proyecto de vida armónico en la sociedad.

En nuestro país se ha configurado una tipología delictiva que sustenta y alimenta el grave deterioro que tenemos en la seguridad pública: Uno, los delitos se derivan directamente de la crisis económica y social que hemos vivido en las décadas recientes, que se cometen por hambre e ignorancia. Otros, los delitos que comete la delincuencia individual como oficio, o modus vivendi. Otros, los delitos realizados por las bandas organizadas. Otro, los delitos cometidos por la delincuencia gubernamental. Este último está asociado con otros dos factores esenciales que han deteriorado la seguridad pública, la corrupción y la complicidad.

Estas prácticas han puesto en cuestionamiento a los aparatos encargados de la seguridad pública, y su desprestigio ha desvinculado a la sociedad de las instituciones de prevención de la delincuencia, procuración y administración de justicia.

La corrupción y la complicidad echan por tierra cualquier esfuerzo que se realice en el establecimiento de los instrumentos jurídicos y materiales para el combate de la delincuencia.

Sin embargo, y no obstante la creación de esa Secretaría en noviembre del 2000, separando las funciones de seguridad pública del ámbito de la Secretaría de Gobernación, cualitativa y cuantitativamente, poco se ha avanzado. En consecuencia, cabría preguntarnos: ¿qué es lo que ha fallado? si consideramos que el Poder Legislativo ha aprobado diferentes tipos de reformas tanto constitucionales como legales, para combatir la delincuencia; tal es el caso de la reforma al artículo 21 constitucional, para establecer en los párrafos IV y V, del artículo citado, lo referente a los conceptos de seguridad pública y del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

De igual forma la ley general que establece las bases de coordinación del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la Ley Federal para la Delincuencia Organizada y la Ley de la Policía Federal Preventiva.

Conocemos los diferentes ámbitos de competencia en la prevención y combate de la delincuencia y nos queda claro que en su Secretaría le corresponde tal como se indica en el artículo 30, de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, el desarrollar las políticas de seguridad pública. Sin embargo, en este punto específico no se han anotado resultados concretos.

Otros de los aspectos que en la ley se otorgan como atribución a su Dependencia, es el que se refiere a presidir el Sistema Nacional de Seguridad Pública, sistema en el que por disposición constitucional, participan los tres niveles de gobierno, pero del cual sus resultados no han sido los óptimos que se requieren. Supuestamente el objetivo fundamental de este sistema es establecer la coordinación entre autoridades federales, estatales, del Distrito Federal y municipios, en el Sistema Nacional de Seguridad Pública. Sin embargo, se tiene un 92% de impunidad en la comisión de los delitos, lo cual significa dos cosas: que el sistema de prevención en la comisión de delitos no funciona y que el sistema de persecución de delitos tampoco opera adecuadamente.

Ahora bien, el que no se cuente con secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, da poca certidumbre de que éste funcione adecuadamente. Además de la urgencia de la designación formal de este titular, debe de ser de forma inmediata, en virtud de que las funciones que debe realizar, conforme con lo que se establece en el artículo 17 de la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

A la Dependencia a su cargo corresponde lo referente a la policía federal preventiva, cuerpo policial que regula por su correspondiente ley. Sobre este particular nos preocupa que la mayoría de los elementos que integran dicho cuerpo, sean militares con licencia para incorporarse a este organismo. Su función, al margen de los operativos antes mencionados o comentados, se han circunscrito a la realización de operativos de decomisos de artículos de contrabando, particularmente en las ciudades de Guadalajara, Jalisco y en el barrio de Tepito del Distrito Federal. Si bien es cierto que el contrabando es un delito que lastima severamente la economía del país y que esta corporación ha realizado acciones importantes en contra de la fabricación de discos y películas pirata, estamos ciertos de que se deben ampliar las acciones de la policía federal preventiva, para prevenir el acopio y el tráfico de armas de fuego.

Además, de que el delito de tráfico de indocumentados debe ser prevenido antes de su comisión en las fronteras del país y de que las personas que ingresan sin documentos a nuestro territorio, deben ser tratadas con respeto, haciendo hincapié sobre todo en los derechos humanos.

A nuestro grupo parlamentario del Partido del Trabajo le preocupa el crecimiento exponencial de lo que se ha dado en llamar delincuencia organizada. Este fenómeno se ha generado dada la incapacidad de la autoridad para combatirla. Sin embargo, consideramos que esta modalidad de delincuencia no puede existir sin que tenga vínculos con las corporaciones policiales encargadas precisamente de combatirlas.

No afirmamos que la corrupción haya permeado a la totalidad de los integrantes de los cuerpo policíacos, pero sí desafortunadamente la actuación de algunos malos elementos afecta la totalidad de las instituciones.

Por así disponerlo el decreto del 30 de noviembre del 2000, a la dependencia a su cargo corresponde la ejecución de las penas por delitos del orden federal y administrar el sistema federal penitenciario.

Por así establecerlo el artículo 18, párrafo 2, constitucional, corresponde al Gobierno Federal y al de los estados organizar el sistema penal en sus respectivas jurisdicciones sobre la base del trabajo, la capacitación para el mismo y la educación como medios para la readaptación social del delincuente.

Sin embargo, vemos cómo en la práctica los centros carcelarios se han convertido en auténticas universidades del crimen, con lo cual los internos no sólo no se readaptan para su reincorporación a la sociedad, sino que salen con conocimientos todavía más sofisticados para seguir afectando a la sociedad.

Al grupo parlamentario del Partido del Trabajo le preocupa el que de los denominados Ceferesos de alta seguridad hayan podido escaparse delincuentes, como el conocido Chapo Guzmán, y que hasta la fecha no haya sido recapturado.

Lo anterior nos habla de que en estos penales existe la posibilidad de que los sentenciados puedan, con complicidades internas, evadirse de los mismos.

Señor Secretario, la sociedad toda nos exige resultados a nosotros, los legisladores, como integrantes del poder público, encargado de elaborar los instrumentos jurídicos que permitan la sana convivencia de la sociedad, y al Poder Ejecutivo y a los auxiliares del mismo el cabal cumplimiento de las atribuciones que la ley les otorga.

Por eso, y en cumplimiento de las funciones que a cada uno nos corresponden y en el cumplimiento de las funciones evaluatorias de nuestra Ley Orgánica, nos faculta, en su artículo 39. Los legisladores estaremos atentos a que el Poder Ejecutivo, a través de la dependencia de la que usted es titular, actúen adecuadamente en la prevención del delito. Es cuanto.

El Presidente:

Gracias, señor diputado Regis Adame.

Tiene el uso de la palabra, hasta por 10 minutos, el ciudadano diputado Arturo Escobar y Vega.

El diputado Arturo Escobar y Vega:

Gracias Presidente. Señoras y señores diputados, Señor Secretario Alejandro Gertz Manero: ante la realidad cotidiana de la inseguridad que vive todo nuestro país, el Poder Legislativo, con el voto favorable de la totalidad de los partidos políticos con representación en esta Legislatura, reformamos la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal aprobando la creación de la Secretaría de Seguridad Pública como el órgano máximo para desarrollar las políticas en materia de seguridad pública y para diseñar la ejecución de la política criminal en el ámbito federal.

Desgraciadamente, para la mayoría de los mexicanos no existen avances ni siquiera mínimos y únicamente oímos las constantes promesas sobre lo que se debe de hacer y la gran cantidad de diagnósticos que se han hecho para valorar el tamaño del problema.

La inseguridad pública es, sin lugar a discusión, el problema más demandado de la sociedad mexicana y en el cual ni las administraciones anteriores ni la actual han podido vislumbrar alguna forma de defensa eficaz ante la delincuencia. Nuestro país se ha convertido en tierra sin ley.

Dentro de la campaña del Presidente Vicente Fox el entonces candidato a la Presidencia de la República se cansó en señalar que de llegar a la presidencia pondría todas las atribuciones del Ejecutivo Federal para disminuir la delincuencia en nuestro país. La realidad es que la situación. en la mejor de las percepciones, está igual que durante la administración anterior.

El tema de la inseguridad agravia, atormenta, desespera a todo el pueblo de México. La seguridad de los mexicanos constituye uno de los elementos esenciales de existencia del Estado. El mismo Presidente, durante su mensaje del pasado 1º de septiembre, señaló que no se ha logrado frenar el estado de urgencia en el cual se encuentra la seguridad en el país. Los cambios implementados no han impactado en la sociedad.

Señor Secretario: Entendemos que su Secretaría es de nueva creación. Sin embargo, los mexicanos no podemos esperar más. Los diagnósticos y análisis que se están llevando a cabo provenientes de cómo se recibieron las unidades de la Secretaría de Gobernación, deberán ser elaborados conjuntamente con resultados que disminuyan la delincuencia.

Señor Secretario: Hoy estamos analizando en esta Cámara de Diputados una iniciativa de reforma fiscal donde se propone, entre otros aspectos, cobrar a los mexicanos impuestos por medicinas, por alimentos, por libros.

Señor Secretario: ¿Cree usted que es justo cobrar a los ciudadanos cuando ni siquiera podemos garantizarles su seguridad? Mucho avanzaríamos en la reforma fiscal si pudiéramos justificar cualquier aumento en el cobro de impuestos con otra realidad en la seguridad pública nacional.

En diciembre del 2000 la Cámara de Diputados aprobó un presupuesto sin precedentes para combatir la delincuencia. Sin embargo, los resultados no justifican los recursos otorgados. Los programas de combate a la corrupción carecen de sustento, ya que la contaminación en los cuerpos policiacos no ha podido ser sacudida y parecería que en los mandos medios ni siquiera han permeado estos intentos.

La percepción que la población tiene sobre los cuerpos policíacos es lamentable. ¿Cómo pueden ayudar cuando no se confía en ustedes? Tenemos, señor Secretario, que pasar del discurso a los hechos, del diagnóstico al programa. Estamos ante el derecho más sensible del ciudadano: su seguridad. En esto no cabe la demagogia para justificar resultados muy por debajo de los prometidos.

Señor Secretario: La proliferación del crimen organizado, teniendo en el secuestro y en el narcotráfico su más tenebroso rostro, los problemas de corrupción en las fuerzas policíacas y la falta de profesionalismo, honestidad y capacidad para investigar los delitos demandan la ejecución de un programa nacional que derive en resultados en el corto plazo.

La premisa de que el crimen organizado ha rebasado las instituciones del Estado se ha convertido en un discurso permanente en los últimos 10 años. Usted mismo lo ha señalado en diversas ocasiones, a lo que sin duda coincidimos. El poder corruptor de la delincuencia ha sido cotidiano dentro de los puestos más importantes de los sectores policíacos, a través de la complicidad o la omisión en su obligación.

El panorama que refleja el Sistema Nacional de Seguridad Pública es que los recursos ilimitados no resuelven el problema, sino que nada más fomentan la corrupción. La enorme cantidad de recursos con los que cuenta el crimen organizado nos obliga a implementar políticas de prevención al delito.

Señor Secretario: Ante esta lamentable realidad deberá ser obligatorio que el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo trabajemos en forma coordinada en la modernización de nuestras normas jurídicas, las cuales deberán ser el sustento de una política de Estado que enfrente, con nuevas herramientas, a un enemigo que se ha burlado, abusado y enriquecido a costa del pueblo de México y con la complicidad de una gran parte de los elementos encargados de la seguridad pública.

En el grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México estamos seguros que debemos proyectar la prevención del delito como el máximo instrumento ante la delincuencia. Las crisis económicas recurrentes y la desaceleración económica, crisis leve o como se le quiera llamar, han convocado a nuevos mexicanos para formar parte de las filas de la delincuencia.

Tenemos que reforzar las políticas en materia de juventud y promover el gasto en materia de prevención al delito. Consideramos que no se han agotado todas las formas de prevención al delito, las cuales, bien llevadas sin corrupción, darán resultados que la sociedad pueda palpar directamente.

Sin duda celebramos su disposición de informarnos cómo recibió los órganos que le fueron transferidos por parte de la Secretaría de Gobernación; lo conocimos en su informe semestral, donde señaló los desvíos, la enorme corrupción, especialmente en la Policía Federal Preventiva y, por supuesto, todas las limitaciones. Esta información sirvió para realizar las denuncias con la participación de la Contraloría General de la República, a efecto de que se realicen las investigaciones correspondientes, hecho que le reconocemos, ya que usted ha demostrado ser de los pocos que refleja una consistencia con las promesas de campaña, relativas a no hacer a un lado las corrupciones y hechos delictivos del pasado, siendo una de las partes fundamentales para realmente transitar a un cambio.

El sistema penitenciario mexicano refleja uno de los más vivos ejemplos de corrupción. Los Centros Federales de Readaptación Social han sido la casa de descanso de los criminales y la fuente de riqueza de muchas autoridades. Consideramos urgente dar los primeros pasos para reorganizar el Sistema Nacional Penitenciario, procediendo a la reubicación de la totalidad de los internos federales que purgan sus sentencias en Centros de Readaptación Social, por supuesto, con la separación de internos conforme a su peligrosidad, aislando a los internos de alta peligrosidad de los demás presos.

Dentro de los programas de readaptación social y una vez terminados los diagnósticos, se deberá de fomentar la reestructuración integral del sistema. Es un hecho ineludible que las cárceles mexicanas son las escuelas más importantes del delito en nuestro país.

Reconocemos que debemos convocar a la sociedad a efecto de que participe en los programas que se están creando para prevenir el delito y para denunciar el delito. Estamos convencidos de que se podrá obtener una participación activa de la sociedad, siempre y cuando de inicio se les presente un programa integral que evidencie una línea de disminución al delito.

Señor Secretario: Su labor es compleja y a veces los resultados son injustos. Sin embargo, ha llegado el momento de dar resultados. Lo invito a que siga hablándonos con la verdad, esperamos que en esa verdad venga también información positiva, ya que la sociedad se encuentra cansada de no vivir en paz y con la seguridad que le garantiza nuestra Constitución.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente:

Gracias diputado Escobar y Vega.

Tiene el uso de la palabra, hasta por diez minutos, el diputado David Augusto Sotelo Rosas.

El diputado David Augusto Sotelo Rosas:

Muchas gracias.

Ciudadano Alejandro Gertz Manero: El Partido de la Revolución Democrática reivindica una vez más la obsolescencia de este tipo de comparecencias. Tal parece que los comparecientes vienen a defenderse a veces de imputaciones o de juicios ya hechos, pre-juicios, y quienes abordamos la tribuna o hacemos uso de la palabra, lo venimos a hacer a veces buscando el retruécano, la falla, el aplauso a veces, la nota, a ver en qué agarramos al compareciente. Y así se vuelve un diálogo de sordos, un monólogo político, en el que no hay resultados concretos de beneficio para ambas partes.

La búsqueda de la verdad, la búsqueda de soluciones en general en este tipo de comparecencias no se da, que considero, independientemente de la línea de mi partido, que deben ser reuniones necesarias para coadyuvar, para cooperar, para tener resultados concretos. No hay nada más impolítico que no dar resultados.

Analizamos el informe que se nos hizo llegar. Vemos con preocupación  insuficiencias e ineficiencias de parte de su dependencia, queremos que usted en esta comparecencia, aparte de que nos hable con la verdad, desnude, desglose, no solamente lo que se ha hecho, lo tenemos por escrito y es un rosario para ufanarse de lo logrado.

Mas bien quisiéramos que se afanara por lograr más todavía, en este sentido nosotros vemos con esta preocupación , que lo tiene la opinión pública, entre otras cosas, el alto índice de delincuencia que todavía permea en nuestro país.

¿No posee usted la varita mágica? ¿no es mago para hacer desaparecer de la noche a la mañana estas conductas? Ha hecho y hace esfuerzos entiendo denodados, por combatir el crimen organizado, pero en este sentido ¿cómo, ojalá nos explicara usted , cómo se coordina con la Procuraduría General de Justicia? Porque pareciera ser que hay, qué bueno fuera, el concurso pero es la competencia, pareciera ser, entre una y otras dependencias. ¿Qué ha pasado con el nombramiento del Comisionado de la Policía Federal Preventiva¡ Queremos saber cómo se va a operar ¿ya existe, ya lo hay? ¿cómo se va a operar los centros federales de re adaptación social de máxima seguridad? .

Sobre todo por -ya lo mencionó uno de mis compañeros diputados- la fuga de uno de los narcotraficantes más buscados en este país, cómo se va a operar, lo tenemos claro? ¿nos lo ha hecho llegar? Vamos a discutirlo, ¿dónde está el proyecto para la creación de nuevos penales federales? Viven la mayoría de ellos, de los reclusos en una promiscuidad y ahí también como lo ha señalado un compañero diputado que me ha antecedido en la palabra, se han vuelto las universidades del crimen.

Y en este sentido de universidades del crimen se van a investigar las acusaciones en contra de uno de sus funcionarios, el señor Francisco Arellano, es decir, nos pueden dar cifras pero con respecto a qué, en la comparación relativo a qué año, las conductas delictivas y el crimen que no solamente permea en el país pero que es sintomático y lo intuyen no solamente los legisladores sino el ciudadano común que permea también en la propia organización que usted dirige.

Yo le puedo asegurar porque tengo los testimonios de personas que en obvio de la razón no menciono, en el que hay una serie de corruptelas en la propia Policía Federal de Caminos, una cadena de mando en el que hay venta de plazas, venta de uniformes, de patrullas, de rutas.

Yo represento al 10º Distrito Federal Electoral en Guerrero, Acapulco, y yo le puedo probar ciudadano Secretario, cómo comandantes y policías federales de caminos tienen concesionadas rutas para proteger al narcotráfico.

En ese sentido también, díganos usted y ya con mayor precisión, mis compañeros de partido y otros ciudadanos diputados, le preguntarán sobre el avance de las investigaciones por las irregularidades detectadas en la compra de aeronaves para la Policía Federal Preventiva.

Estos y otros temas están en el aire, bullen en el pensamiento de los legisladores, de los ciudadanos, yo espero que en esta comparecencia de usted podamos establecer no solamente las respuestas a estas y otras preguntas más, sino el método por el cual podemos coadyuvar con su Secretaría pero, le reitero, para que no solamente se ufane de lo logrado sino para que se afane por lograr más todavía.

Hay objetivos muy precisos que nos ha enviado en su escrito en comento, son buenos porque los objetivos son la brújula del barco. Una organización como la suya sería la nave pero brújula sin barco es quimera y barco sin brújula es nave al garete.

Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias diputado Sotelo Rosas.

Tiene el uso de la palabra hasta por diez minutos el diputado Francisco de Silva Ruiz.

El diputado Francisco de Jesús de Silva Ruiz:

Con su venia señor Presidente.

Señor Secretario don Alejandro Gertz Manero.

Compañeras y compañeros diputados:

La Constitución, en su artículo 21, ha dispuesto la obligación del Estado de velar por la seguridad pública señalándose el mandato para que todas las instituciones policiales del país se organicen bajo los principios de legalidad, eficiencia, profesionalismo y honradez.

Como se sabe, el escenario social de inseguridad pública es generalizado; el temor a la criminalidad es una realidad, por ello debe ser una prioridad nacional la función de seguridad pública.

Es innegable que durante las últimas dos décadas del siglo XX, vivimos un acelerado incremento de la violencia y la delincuencia; tenemos que decirlo, la protección y la seguridad de la sociedad es un elemento imprescindible para la realización plena de las actividades productivas, el fortalecimiento de la vida democrática y la defensa de una convivencia civilizada de nuestra sociedad.

Acción Nacional parte del convencimiento de que no hay desarrollo sin seguridad, que no hay progreso sin orden social y sin paz, que el delito es una amenaza grave a la tranquilidad de las personas, de su familia y su patrimonio; el delito es una amenaza a la unidad del tejido social.

Desde hace mucho tiempo el PAN manifestó la necesidad de una política criminológica en la seguridad pública, es decir una política que parte de una óptica integral que considere todos los aspectos que en ella concurren como son el social, económico, político, cultural y educativo.

Aquí y ahora sostenemos nuevamente que debe ser a través de una política criminal del Estado que comprenda un conjunto de previsiones, decisiones y acciones concatenadas, coherentes y permanentes como debe combatirse la inseguridad en el país. Sólo mediante la observación, el estudio y el conocimiento integral de la conducta delictiva, se le puede combatir eficazmente.

El Estado debe combatir las causas que generan la comisión de delitos y conductas antisociales y desarrollar políticas, programas y acciones para fomentar en la sociedad valores culturales y cívicos que induzcan el respeto a la legalidad.

Son precisamente estas razones las que motivaron que el grupo parlamentario de Acción Nacional replanteara e impulsara ante esta soberanía nacional la necesidad de crear la Secretaría de Seguridad Pública que usted, señor Secretario, encabeza.

En efecto, dicha Secretaría se creó para asegurar a las mexicanas y mexicanos la debida protección de su integridad física y patrimonial, así como un ambiente propicio para su desarrollo, objetivo fundamental a que debe aspirar todo gobierno democrático, garantizar el goce de las libertades fundamentales de todos los habitantes del país. No obstante, habría que reconocer que a pesar de estos esfuerzos legislativos y los que la Secretaría de Seguridad Pública ha realizado, no se ha generado el impacto que los mexicanos esperan. Sin embargo, esperamos que usted, señor Secretario, así como los funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública rindan buenos frutos a la sociedad, conscientes de que sólo hay credibilidad si hay resultados, concreción y satisfacción a la demanda de seguridad pública.

No cabe duda que requerimos de una mayor profesionalización de los cuerpos policíacos, esto difícilmente podrá lograrse si no hay un cambio cualitativo que implique una atención adecuada de las corporaciones policiales, actualmente tan disímbolas en cuanto a su formación profesional, capacitación, sistemas de información y comunicación, debemos entonces partir de su renovación.

Señor Secretario:

Es indispensable acelerar y concretar un auténtico servicio civil de carrera. Se ha dicho ya que la función de seguridad pública corresponde a la federación, estados y municipios del país.

En tal sentido, es necesario que la Secretaría a su cargo intensifique la coordinación y cooperación entre los tres órdenes de gobierno en el marco del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Consideramos que la responsabilidad de dicha dependencia para apoyar y fortalecer la adecuada operación y funcionamiento del Consejo Nacional de Seguridad Pública resultan fundamentales para la solución de esta grave problemática nacional. Hay que decirlo, el saldo en este sentido no responde a las expectativas que se plantearon cuando se creó el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Nosotros no aceptamos que dicho sistema sea sólo un intermediario para hacer llegar recursos a los estados, apostamos por un consejo que sea un auténtico laboratorio de propuestas y acciones en política criminal, eso queremos, señor Secretario, el país entero así lo reclama.

Es de todos conocido, que derivado del Sistema Nacional de Seguridad Pública creado en 1995 se destinaron fondos federales para la seguridad pública, impartición y procuración de justicia.

No cuestionamos la inversión, sin embargo con firmeza nos pronunciamos a favor de un diagnóstico de los resultados auditables, de las inversiones y su productividad, con el objeto de que se valore si las acciones emprendidas por la administración anterior fueron las que deberían ser, porque a los ojos de los mexicanos pareciera no ser así. Decidamos entonces si continuamos el mismo camino o reorientamos las decisiones.

En mi grupo parlamentario, afirmamos que si no nos ocupamos de la modificación de estructuras sociales, familiares, culturales e institucionales en las que se dan las conductas antisociales, no estaremos resolviendo en realidad el problema y la Secretaría a su cargo sólo estaría realizando una lucha parcial y superficialmente inútil.

La prevención del delito debe ser entendida como la tarea de aparejar y disponer con anticipación las cosas necesarias para un fin.

Por lo que hace en materia criminológica, prevenir es el conocer con anticipación la probabilidad de una conducta criminal, disponiendo los medios necesarios para evitarla. Debemos entonces prevenir antes que castigar.

En este contexto, señor Secretario, compartimos con usted el que la seguridad pública debe ser un logro a priori y no a posteriori. No debe ser la mera consecuencia de una intervención represiva, sino un fin policial al que se tiende a través de medidas preventivas.

Conocemos las acciones positivas que la Policía Federal Preventiva ha realizado, sin embargo, consideramos que la prevención del delito no debe ser encasillada o entendida como la mera acción operativa o de gendarmería de dicho cuerpo policial preventivo. Saludamos las acciones que se han venido realizando en materia de prevención por parte de la Secretaría, más aún cuando se ha emprendido una tarea gubernamental de visión planificada mediante una acción de Estado, integral, encaminada a las investigaciones para tener un diagnóstico global sobre las actitudes personales y los hechos sociales concurrentes en la génesis del delito. Sin duda, con ello la Secretaría avanza en la concreción de la política criminal encomendada.

Por otra parte nos han informado que la Secretaría a su cargo modifica el paradigma respecto de la planeación de objetivos, por una planeación de resultados que se mida en el impacto y la percepción de la ciudadanía. Esto debe ser tangible en los índices delictivos, y por ello han decidido usted, señor Secretario, trazar una meta que reduzca la incidencia delincuencial del fuero federal.

El Presidente:

Diputado, redondee su participación por favor.

El diputado Francisco de Jesús de Silva Ruiz:

Concluyo señor Presidente.

Realmente esta política se escucha atractiva, aunque no deja de preocuparnos el descrédito hacia las instituciones de seguridad pública. En este contexto ha sido oportuna la labora de la Secretaría a su cargo en la realización del trabajo encomendado.

En cuanto al tema de la readaptación social, estamos convencidos que el sistema penitenciario en México ha fracasado. Sabemos que la solución no está en la mera política de espacios o de arquitectura física penitenciaria que dé lugar a más cárceles, la solución es el impulso de una reforma integral penitenciaria haciendo una reflexión sobre el fin de la pena, y de que la prisión no sea la regla sino la excepción, estableciendo un sistema de penas o medidas alternativas de la misma.

Concluyo, señor Presidente.

Compañeras y compañeros diputados, señor Secretario: La libertad es el derecho más notable del ser humano, sin libertad los actos humanos quedan vacíos de contenido y desprovistos de valor. La libertad es la capacidad de buscar la verdad con la inteligencia y de seguir con el corazón el bien al que naturalmente se aspira, sin ser sometido a ningún tipo de presiones, constricciones y violencias, como es el caso de la que provoca la inseguridad pública.. Por ello afirmamos que no habrá convivencia pacífica ni democracia real...

El Presidente:

Concluya por favor, señor diputado.

El diputado Francisco de Jesús de Silva Ruiz:

Concluyo, señor Presidente.

...ni democracia real, si el derecho a la seguridad y a la tranquilidad pública es inexistente o vulnerado.

Nosotros estamos convencidos que la recién creada Secretaría de Seguridad Pública seguirá dando resultados positivos a la sociedad.

Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias señor diputado.

Tiene el uso de la palabra hasta por diez minutos, el diputado Omar Fayad Meneses.

El diputado Omar Fayad Meneses:

Compañeras y compañeros diputados; señor licenciado Alejandro Gertz Manero, Secretario de Seguridad Pública:

El Partido Revolucionario Institucional en esta Cámara, realmente espera que el ejercicio constitucional que hoy nos ocupa propicie el equilibrio entre poderes y permita el análisis de los actos del Ejecutivo por parte de la soberanía popular representada aquí en el Congreso.

El formato que sujeta estas comparecencias no permite una discusión abierta y recíproca, ni un análisis claro y suficiente de los temas a tratar, lo que provoca que no se cumpla con el fin de las mismas en perjuicio de la comprensión de la sociedad sobre los hechos del gobierno.

Debido a este esquema, a mi juicio rebasado y que no corresponde a los tiempos de pluralidad democrática que vive México y los mexicanos, y amén de que como fracción parlamentaria propongamos el establecimiento de una nueva modalidad de la Glosa de los Informes de Gobierno, le solicito atentamente, señor Secretario, que en los cuestionamientos que los señores diputados hoy le hagan, no adopte, al contestar, la misma postura esquiva que sus compañeros de gabinete, y por favor dé respuestas claras y específicas para evitar que este encuentra republicano se torne sin sentido; ya que su presencia aquí responde para explicar las acciones de su dependencia contenidas en el Primer Informe de Gobierno del Ciudadano Presidente, Vicente Fox, le ruego también constreñirnos a los hechos y situaciones del período que se informa para que las respuestas no se conviertan en un muro de lamentaciones edificado con las sombras del pasado.

Queremos hablar de los casi 10 meses de ejercicio de la Secretaría de Educación Pública y de las escasas 30 páginas que mereció en este Primer Informe uno de los principales temas en la agenda del país, en las cuales se nota claramente la ausencia de una política criminal aunada a un esquema insuficiente de información que permite a los mexicanos apreciar avances en los fenómenos que más le preocupan.

Ya se ha dicho muchas veces que uno de los temas que más agravia y preocupa a los habitantes de este país y que constituye una de la razones que legitima la existencia del Estado, es precisamente la seguridad pública.

La sociedad mexicana reciente continuamente el ataque de la delincuencia en su seguridad personal y patrimonial. Por ello, los diputados de mi partido en esta Legislatura, sin duda, hemos demostrado en la actuación seriedad comprometida con la sociedad mexicana sin afán protagónico ni partidista, como debe ser; hemos coadyuvado para la construcción de mejores esquemas en el rubro de la seguridad pública, prueba de ello, es que al inicio de la presente Legislatura aprobamos la reformas enviadas por el Presidente Vicente Fox, relacionadas con la materia de su competencia, dando cauce a la creación de la Secretaría a su cargo y a la aprobación del presupuesto en la materia.

Nuestra convicción como fracción parlamentaria será siempre para impulsar y construir, nunca para obstaculizar ni frenar. México requiere de legisladores comprometidos.

Se desprende del Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006 presentado por el Ejecutivo, el cual ya hemos señalado públicamente que es una carta de buenos deseos, que el asunto de la seguridad pública no escapa de más a ese común denominador, pues en dicho plan el Gobierno Federal se circunscribe a una política represiva y no preventiva, como debiera ocurrir, como ocurre hoy en los países más desarrollados.

Con tristeza vemos, para desgracia de los mexicanos, que el Gobierno Federal entiende a la seguridad pública como un asunto meramente policiaco, y con gran preocupación nos preguntamos los mexicanos: ¿dónde está el cambio que tanto anunció el Ejecutivo?

Y sólo vemos que el cambio se da en campañas de comerciales televisivos que se ufanan de decir retóricamente que las cosas ya no son como antes. Pero este país requiere mucho más que buenos deseos y buenos comerciales televisivos. Requiere de una política criminal que por ley compete a su Secretaría proponerla; una política que privilegie la prevención antes que la represión; una política que atienda las causas de la seguridad y no a sus efectos; una política que recoja el sentir de la ciudadanía y aplique estrategias inteligentes para subsanar de fondo las causas que dan origen al fenómeno delictivo.

En los mensajes comerciales aludidos, se ha insistido en presentar a la ciudadanía que la forma para resolver el fenómeno de la inseguridad es a través de radares, helicópteros y tanquetas, que evidentemente delatan el espíritu represivo en la definición de las políticas públicas relacionadas con la materia. Sin embargo los mexicanos quisiéramos que las acciones que se realizan tuvieran una repercusión real para prevenir la conducta de aquellos que distribuyen drogas en las escuelas y en los centros recreativos de nuestros jóvenes y niños, en prevenir las conductas que orillan a la violencia en nuestras ciudades y en nuestras fronteras.

La meta que esperamos de las áreas de seguridad, es que se prevengan conductas tipificadas como delitos federales. Sin embargo el Ejecutivo insiste en inclinarse por cuestiones espectaculares que los mexicanos difícilmente ya entienden.

Así como en otros rubros, se han realizado promesas en las que han fallado y que no han sido cumplidas. Por citar las dos más características, el famoso crecimiento del 7 % hoy en cero y el resolver en quince minutos los problemas tan difíciles de Chiapas. La seguridad pública no escapa tampoco a este tipo de promesas y de cuestiones que han sido incumplidas.

Baste recordar que el Presidente Vicente Fox se comprometió en el mes de diciembre a que en los próximos seis meses detendría a los famosos narcotraficantes de apellido Arellano Félix, situación de la que ya se cumplió el término fatal, hasta hoy incumplida. Y baste también señalar la fuga del famoso narcotraficante del penal de máxima seguridad, a la cual nos responden hoy que ya andan cerca.

Señor Secretario: El inciso b) del objetivo rector siete del Plan Nacional de Desarrollo, en el que se habla de una reforma integral del Sistema Nacional de Seguridad Pública y donde a casi un año de distancia vemos que no hay cambios estructurales, que no ha habido propuestas para la adecuación del marco jurídico, que no hay avances en el establecimiento de un servicio civil de carrera y que seguimos sin mecanismos de evaluación y control de los resultados.

En el inciso d) del citado documento pretendían la acción de reestructurar el sistema penitenciario, de lo cual hasta ahora no hemos visto avance alguno y no se diga en el ámbito de la participación ciudadana en donde el ciudadano sigue considerándose ajeno a las tareas de seguridad pública y precavido de toparse con los miembros encargados de resguardarla.

Desgraciadamente en materia presupuestal las áreas de seguridad han resultado ser las menos claras y transparentes. En los documentos entregados a esta legislatura por el Presidente de la República, se desprende que es prácticamente imposible de ahí conocer en qué se ha dado la aplicación de los recursos públicos.

También el documento presentado por el Presidente de la República deriva en el rubro de capacitación de servidores públicos, solamente una acción, un curso de inducción para 400 elementos provenientes de la Secretaría de Marina, y aquí tenemos el documento aludido, entregado por Vicente Fox.

Señor Secretario: Los mexicanos aspiramos a que los funcionarios no hagan más de lo que la ley les faculta; pero tampoco que hagan menos. Sin embargo la situación imperante en nuestro país nos muestra que los objetivos y buenos deseos tanto del Presidente como suyos no se han alcanzado satisfactoriamente.

La seguridad pública tiene como fin el salvaguardar la integridad y el derecho de las personas así como preservar las libertades, el orden y la paz pública.

A este concepto de seguridad pública queremos arribar los mexicanos queremos sentirnos protegidos y seguros; no queremos padecer más atentados contra la integridad de nuestras familias y nuestros patrimonios y de nuestra propia persona. Pero comprendemos que esa seguridad sólo puede ser consistente y perdurable en una sociedad justa, libre y democrática.

Para finalizar, quiero decirle, señor Secretario, que son muchas las víctimas de la delincuencia en nuestro país. La alternancia por sí misma no nos da un avance significativo en las políticas de seguridad pública.

El Estado se ve igualmente que el ciudadano, agraviado por la ola de inseguridad, por lo que hay que definir una política clara en esta materia y realizar acciones contundentes y eficaces, que a su vez sean medidas y apreciables por los ciudadanos. No vayamos a permitir que nuestro Estado se convierta en la próxima víctima del fenómeno de la delincuencia, y que ello termine por atentar contra la gobernabilidad y contra la democracia, que tanto valoramos todos los mexicanos. Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias diputado Omar Fayad.

Ha solicitado el uso de la palabra para ejercer su derecho de fijar posición por su Grupo Parlamentario, el diputado José Manuel del Río de Convergencia Democrática, y toda vez que el Acuerdo Parlamentario y la Junta de Coordinación Política no establece condiciones para excluir algún Grupo Parlamentario, se le concede el uso de la palabra al diputado José Manuel del Río hasta por cinco minutos.

El diputado José Manuel del Río Virgen:

Gracias diputado Espino. Gracias señores presidentes. Bienvenido señor Secretario. Señor Secretario, mis compañeros diputados de todos los partidos han fijado muy claramente su posición, es muy claro que en este país la política criminal tiene un saldo desafortunadamente negativo.

Yo quisiera venir a esta tribuna, para decirle que la criminalidad se ha abatido, que estamos mejor, que hemos avanzado, que ya no hay corrupción, que ya tenemos una fecha para recapturar al Chapo Guzmán, que el Mayo Zamabada ya está en la cárcel nuevamente, que los Arellano Félix ya están cercados y que ahora si los traeremos mañana al penal de máxima seguridad.

También quisiera decirle desde esta tribuna, porque me daría mucha tranquilidad, le daría mucha tranquilidad a mi familia y le daría mucha tranquilidad al país, que usted nos informara que ya no hay los asaltos violentos en las carreteras. Que la Policía Federal de Caminos le hace absoluto caso a usted, que la Policía Federal de Caminos tiene respeto por usted y por la dependencia, y que la Policía Federal de Caminos, como lo dijo aquí un compañero diputado, se ha alejado de las rutas del narcotráfico y deja de proteger a los narcotraficantes más famosos, desafortunadamente no es así.

Desafortunadamente en las ciudades, en las carreteras, en las aguas, en el espacio aéreo nacionales, son terrenos en el cual realizan sus operaciones los grupos de la delincuencia organizada, prácticas que no se logran erradicar, pese a los diferentes operativos que usted ha puesto en marcha.

Se suponía, señor Secretario, que con la creación de la Secretaría a su cargo, se implementaría una política de seguridad pública, mediante la cual se llevaría a cabo una lucha frontal contra la delincuencia organizada, pero ésta no se ha establecido, esta política no existe aparentemente, y la delincuencia crece, crece y crece.

Parece que la Secretaría no hubiera consolidado sus funciones, por ejemplo, señor Secretario, todavía no se cuenta con el Comisionado de la Policía Federal Preventiva, ésta es una cuestión recurrente que mis compañeros legisladores le han estado preguntando.

Pero a mí me parece más grave todavía, señor Secretario, que no se ha nombrado al responsable del Sistema Nacional de Seguridad Pública, y los informes que están en la prensa y que se conocen hasta ahora, no responden al perfil de una persona, que sea especialista en política criminal.

Requerimos, y usted eso lo sabe muchísimo mejor, que algunos legisladores, y que su servidor sobre todo, que ahí se requiere una gente elevadamente especializada en política criminal.

Señor Secretario, le preguntaría también cómo podrá usted adquirir el respaldo social y cómo podría usted tener una opinión pública favorable, para las decisiones que se tomen, si se va a poner en el caso del responsable del Sistema Nacional de Seguridad Pública, una persona que no tenga ese perfil que reconoce cualquier ciudadano común que sea especialista.

Los mexicanos, señor Secretario, exigen, exigimos eficacia, cuentas claras y resultados, solamente le mencionaría un dato: la sobrepoblación de los internos en los centros penitenciarios, en donde solamente tenemos, señor Secretario, en el informe que usted nos hizo favor de enviar y el informe que rindió el señor Presidente de la República, una serie de acciones y programas que se van a desarrollar, pero acciones concretas no las conocemos.

Yo le diría también que ya se tomó la decisión, a mí me parece que desafortunada, de sacar al Ejército a la calle, ahora el problema es cuándo los vamos a regresar a sus cuarteles. Eso le preocupa a muchas personas de la sociedad civil porque el Ejército tiene, usted lo sabe también muy bien, de acuerdo con la Constitución General de la República, unas funciones específicas. Las cuestiones de inteligencia y de seguridad pública le corresponden a usted.

Señor Secretario, algunos pendientes que yo le rogaría sus respuestas son:

¿Cuándo se adecuará el marco jurídico para establecer una política efectiva de combate a la criminalidad?; ¿qué se hará para evitar que seamos un trampolín de grupos terroristas?; ¿cómo se va a garantizar que el personal de la Secretaría se mantenga ajeno a la corrupción y a la impunidad?; ¿de qué manera se va a cerciorar la Secretaría de la eficacia y eficiencia de los operativos conjuntos en todo el país y del sellamiento de nuestro territorio para alejarlo de las actividades ilícitas?

¿Cuándo se van a preparar a los policías de métodos de trabajo científicos para que se extinga la brutalidad asociada a las actividades policíacas y romper con el principio de violación a los derechos humanos?; ¿cómo se asegurará que la adquisición del equipamiento de los cuerpos de seguridad obedezca a las necesidades operativas del personal y no a compadrazgos incalificables en beneficio del personal o de los encargados de las adquisiciones, como ya sucedió en una ocasión?

Muchas gracias, señores Presidentes.

Muchas gracias, señor Secretario.

Gracias, señor representante de la Mesa Directiva.

El Presidente:

Gracias, diputado Del Río.

Tiene la palabra el doctor Alejandro Gertz Manero, Secretario de Seguridad Pública hasta por diez minutos.

El Secretario Alejandro Gertz Manero:

Señor Presidente.

Señoras y señores diputados:

Yo les quiero asegurar a ustedes que con todo respeto a cada uno de ustedes y al foro que me honro en participar, le daré la mejor respuesta y la más concreta y la más clara y honesta a cada una de las preguntas.

En el posicionamiento que han hecho los representantes de los distintos grupos parlamentarios, hay una serie de preguntas muy concretas que seguramente van a volverse a repetir en el momento del intercambio que hagamos entre nosotros, y creo que esas preguntas si ustedes me lo permiten, las respondería yo conforme se vayan haciendo y en este momento quiero darles a ustedes una visión general de algo que creo que estamos coincidiendo.

Este es un foro legislativo, si hay un intercambio de información y de puntos de vista entre nosotros, tiene la fortuna de ser entre gente que conoce lo que es una estructura legislativa; ustedes mejor que nadie saben que la función de seguridad pública en este país, está encomendada fundamentalmente a los estados y a los municipios. Ellos son los que tienen la responsabilidad directa de enfrentar las tareas de seguridad frente a la ciudadanía; y esto se refleja en dos aspectos que son muy importantes:

De la Policía Preventiva que existe en el país, 350 mil son policías locales, municipales o estatales y solamente 10 mil son federales; y esto también se refleja en la realidad delictiva del país, el 90% de los delitos que se cometen en el país y que son denunciados, son del fuero común y el 10% es del fuero federal. Los resultados que en este momento tenemos después de nueve meses de administración, es que los delitos del fuero federal se han reducido 12% y es una información que no viene de la Secretaría, sino de las Procuradurías Estatales de cada uno de los estados de la República y de la Procuraduría General de la República.

Quiere decir que si ustedes le tienen confianza a esa fuente de información como se la tengo yo, tenemos que reconocer que en el fuero federal el índice delictivo se ha reducido. En cambio el índice delictivo en el fuero común, ha subido el 5%. Esto ¿a qué nos lleva? a que tenemos un marco jurídico que realmente tenemos que avanzar en él. Es decir, tenemos que hace un esfuerzo, se habla de la prevención. Y por otra parte, le hemos negado legalmente la facultad de prevenir la delincuencia a las policías estatales y municipales, es decir, los policías preventivos no tienen facultades para investigar para la prevención de la delincuencia. Ese es un marco jurídico que es inaceptable.

Todos estamos coincidiendo en que necesitamos una nueva estructura legal que nos pueda dar una respuesta. Yo creo que el primer paso al crear la Secretaría de Seguridad Pública, con todas las funciones que ya existían en la Secretaría de Gobernación, salvo el de generar una política criminal, es un primer paso muy importante que debemos todos de aplaudir y que afortunadamente ustedes hicieron esa tarea legislativa tan valiosa. Pero evidentemente es el primer paso, yo creo que tenemos que ir mucho más allá; tenemos mucho que hacer en materia de entender cuál es el fenómeno criminalístico, criminal, que existe en el país; cómo se dio éste; cómo en un país en donde había un índice de tranquilidad muy grande, pero también había un índice de corrupción muy grande; de repente ese equilibrio se rompió y a partir de los años 80 hemos tenido un incremento en la delincuencia en México, que no se había visto nunca. El más grande incremento de la delincuencia en este país, se dio en el año de 1995 con un aumento del 37%.¿qué quiere decir? que no hay una estructura de prevención, de procuración, de impartición de justicia y readaptación social, que sea adecuada a un fenómeno como el que estamos viviendo en los últimos 20 años en México. Y eso es algo evidente.

Nosotros tenemos que hacernos responsables y ustedes como legisladores lo saben mucho mejor que yo, de los ámbitos que nos toca hacernos responsables. Y creo que una de las tareas fundamentales, y esto también es un punto de vista en que todos los compartimos, es que el marco jurídico que en este momento está sustentando los sistemas de seguridad en todo el país, lo debemos de ampliar en beneficio de todos los mexicanos.

El sistema policiaco, y vuelvo a repetirlo porque es muy importante, los policías, los ministerios públicos y mucha de la judicatura, no está ni estaba al servicio de la comunidad y de los mexicanos, estaba al servicio del poder. Y eso lo tenemos que cambiar fundamentalmente. Los policías no entendían y todavía hasta la fecha no entienden que sirven a la comunidad, ellos creen que sirven a los poderosos y para ellos el poder está reflejado en dos aspectos: el que les da la credencial y la oportunidad de ser impunes y el que les da el dinero para servirlos. Y es el poder real y el poder formal, no es el poder de la ciudadanía. Yo creo que ahí está el gran reto de todos nosotros para encontrar una política criminal que realmente funcione.

Yo creo que es fundamental que el Ministerio Público haga su tarea de representación social pero no con el 92% de los delitos denunciados yéndose al archivo y solamente el 8 consignándose en las condiciones en que se consignan.

Eso no lo podemos aceptar ni como ciudadanos ni como funcionarios, ni como legisladores; eso es una infamia. Nosotros tenemos el derecho como mexicanos, como ciudadanos, como habitantes de este país, de defendernos. Si un ser humano no se puede defender en este país, en una circunstancia como la que estamos viviendo en donde no hay defensa para las víctimas y los ofendidos, estamos incurriendo en una gravísima falla legislativa que tenemos todos que corregir. No podemos estar en un procedimiento de la integración de la averiguación previa que lo mismo puede durar 7 años, que 7 meses, que 7 días, que no integrarse. Es la única estructura legal en este país, que no está regida por un sistema bien controlado de procedimientos, ¿por qué no trabaja el Ministerio Público, junto con los jueces? ¿por qué no se nos da la oportunidad a cada uno de los mexicanos de podernos defender? ¿por qué no tenemos derecho al amparo? ¿por qué no tenemos derecho a cualquiera de los recursos legales, que los tenemos en todo el resto del marco jurídico del del país.

Yo creo que ahí es donde está la primera acción que todos juntos, ustedes como legisladores y nosotros como funcionarios, tenemos que hacer a favor de la comunidad. No podemos estar con juicios penales todavía con todas las formalidades del Siglo XIX; estamos en el Siglo XXI. Porqué no podemos llegar a la oralidad para que todas esas trabas y esos impedimentos en el procedimiento no los podamos superar.

Necesitamos darle a la sociedad y a la comunidad la oportunidad de participar y de defenderse. Esa es la mejor prevención que podemos hacer.

Los ciudadanos, los mexicanos, estamos en la mejor disposición de poder ejercitar todas las acciones que cualquier ser humano tiene derecho. Vamos a compartirlos juntos, vamos a hacer un proyecto en que realmente esto funcione, vamos a hacer policías que respondan a la productividad y a los resultados, que eso es lo fundamental, y démosles un trato humano a esos policías. No podemos darles el trato miserable, los salarios miserables, las prestaciones que les damos y después creamos que nos van a servir a nosotros los ciudadanos; no, van a servir a los intereses que son contrarios a todos nosotros.

Yo creo que allí está el gran reto de esta Secretaría. De hacerles llegar a ustedes toda esta información en la que, déjenme decirles. Yo no creo -y en esto es muy importante-que aquí estemos juzgando al pasado ni que estemos haciendo un acto injusto. No. Aquí juzgamos personas, juzgamos conductas, pero no juzgamos elementos genéricos. Y en eso debemos de ser también muy cuidadosos.

Yo creo que se ha hecho mucho en este país y yo creo que hay mucho por hacer. Y yo creo que le debemos de agradecer a nuestros padres y a todas las generaciones que nos han antecedido por lo que han hecho, pero también tenemos que ver la realidad como se presenta en este momento y poderle dar una respuesta adecuada.

Yo no quiero que ustedes sientan que en esto yo estoy descalificando al propio pasado del que todos participamos. No. Yo creo que debemos de hacer un juicio muy puntual, muy serio y muy objetivo de las cosas que han sido positivas para el país y de las gentes que nos han hecho mucho daño.

Y en este sentido yo creo que podemos trabajar juntos para llegar a una conclusión que a todos nos honre.

Yo quiero hacerles llegar a ustedes que, más allá de las funciones normales que tenía la Secretaría de Gobernación y que ahora las representa la Secretaría de Seguridad Pública, hay una tarea conjunta que nadie mejor que el foro en el que yo estoy en este momento es el que debe de trabajar, junto con nosotros, para darle una respuesta a los ciudadanos.

Yo creo que estamos juntos en esta tarea. No somos contrincantes, no somos enemigos; somos servidores de una sociedad que está anhelando un poco de derecho, un poco de seguridad y un poco de justicia. Vamos a compartirla juntos. Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, Señor Secretario.

Para dar cumplimiento al punto segundo, numeral 4, incisos a), b) y c) del acuerdo parlamentario en que se sustenta esta comparecencia, para la primera ronda de preguntas, hasta por 4 minutos con derecho a réplica por 4 minutos, se han inscrito los siguientes ciudadanos diputados:

Diputado Víctor Antonio García Dávila,

Diputado Arturo Escobar y Vega,

Diputada Genoveva Domínguez Rodríguez,

Diputado Ulises Ramírez Nuñez y

Diputado Jaime Vázquez Castillo

Tiene la palabra, hasta por 4 minutos para formular su pregunta el ciudadano diputado Víctor Antonio García Dávila.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Con el permiso de la presidencia. Compañeras y compañeros legisladores, Señor Secretario de Seguridad Pública Alejandro Gertz Manero: El grupo parlamentario del Partido del Trabajo tiene claro que en materia de seguridad pública seguimos teniendo una asignatura pendiente.

El Sistema Nacional de Seguridad Pública debe funcionar de manera más eficiente para lograr su cometido de prevenir la delincuencia. No escapa a la sociedad mexicana el que la delincuencia ha avanzado de manera acelerada y que la incapacidad de los órganos encargados de combatirla es cada vez más evidente.

Cuando vemos que no se cumple con las funciones que el artículo 15 de la Ley del Sistema Nacional de Seguridad Pública otorga al Consejo Nacional, entendemos el por qué la delincuencia actúa en el país con total impunidad. Ponemos un ejemplo, un delito federal, sea cual sea, se comete necesariamente en alguno de los municipios del país o en el Distrito Federal y la dependencia a su cargo no es capaz de cumplir con la función básica, que es precisamente la prevención de dichos ilícitos.  Por ello la ciudadanía no comprende como las autoridades del municipio o del estado se inhiben del conocimiento de la prevención o persecución de estas conductas antisociales cuando la ciudadanía es afectada directamente en la comisión de las mismas.

Además hasta la fecha, y a 9 meses y 24 días de la creación de esta Secretaría, todavía no se conozca el programa sectorial correspondiente, siendo que el compromiso del Ejecutivo Federal fue combatir desde el inicio de su gestión este cáncer social.

Entre las atribuciones del Consejo Nacional de Seguridad Pública se encuentra el de la emisión de bases y reglas para la realización de operativos conjuntos entre corporaciones policiales, federales, locales y municipales.  Sin embargo, basta recorrer tan solo una grave falta de coordinación en este rubro cuando la Policía Federal Preventiva realizó un operativo en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, que motivó la protesta de la sociedad tapatía.  Es de conocimiento público las regiones del país donde el índice delictivo es más grave, básicamente las grandes ciudades como la de México, Guadalajara, Monterrey y Tijuana, entre otras, pero son poco conocidas las medidas efectivas de la Secretaría a su cargo para prevenir estas conductas.

En noviembre pasado, cuando se aprobó la Secretaría de la que usted es titular, se pensó que sería un importante instrumento en la prevención de los delitos,  situación que hasta el momento no ha ocurrido.

En lo que se refiere al correcto funcionamiento del Sistema Nacional de Seguridad Pública los avances tampoco han sido importantes.  Más allá de los dimes y diretes con el anterior Comisionado de la Policía Federal Preventiva o la polémica respecto de si la compra de equipo que se hizo en la anterior administración servía o no para combatir a la delincuencia, existe una percepción de que el sistema no funciona.

La falta de Secretario Ejecutivo ha impedido que las funciones que a él corresponden no se puedan llevan a la práctica de manera eficaz.

Señor Secretario:

Ante el problema más álgido que la sociedad mexicana enfrenta recurrentemente, queremos que nos explique, puntualmente, ¿el por qué de la inoperancia de la Secretaría a su cargo en la etapa más importante que a la prevención de la delincuencia le corresponde?

Señor Secretario:

El Partido del Trabajo es un activo promotor de la participación de la sociedad en la toma de decisiones políticas.  En razón de lo anterior queremos que nos explique la forma en que la dependencia a su cargo promueve, conforme a lo que se establece en el artículo 30 bis fracción VIII de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la participación social en el desarrollo de las actividades de vigilancia todo el ejercicio de las atribuciones de la Secretaría, porque a poco más de 9 meses de estar en el gobierno y casi 4 meses de expedido el Plan Nacional de Desarrollo, ustedes no han expedido el programa sectorial correspondiente.

Es cuanto.

El Presidente:

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el doctor Alejandro Gertz Manero, hasta ocho minutos, para dar respuesta.

El Secretario Alejandro Gertz Manero:

Bueno, hay que volver a repetir las tareas de prevención en materia federal se han cumplido en tal forma que el índice delictivo se ha reducido en el monto en que acabamos de señalar.  Si se nos pregunta cuáles son las funciones que hace la policía preventiva de los distintos municipios o de los estados de la República, ellos son los que tienen que contestar esta pregunta.  Legalmente -y ustedes lo saben, esto es un foro legislativo- no nos corresponde a nosotros dar cuenta de funciones que son absolutamente de la competencia de cada uno de los estados.   Nosotros con mucho gusto y con toda puntualidad les podemos responder sobre los temas que son de nuestra competencia.

Por lo que hace a la participación social, el Programa Ojo Ciudadano, que se inició con este gobierno, ha estado dando cuenta de cada una de sus acciones y de los resultados que ha obtenido en todo el país, ha recorrido el país entero y muchos de los elementos que nos han permitido la reducción del índice delictivo ha sido, precisamente, la participación ciudadana.  Y creo que el punto fundamental de esta participación ciudadana es el hecho de que se logre hacer un órgano ciudadano que realmente nos dé las cifras sobre la realidad del índice delictivo, no de los delitos denunciados, los que dicen las procuradurías y las instituciones oficiales, sino el real y yo creo que en eso vamos avanzando bastante bien.

El Presidente:

Gracias, señor Secretario.

Tiene la palabra hasta por cuatro minutos, para la réplica correspondiente, el ciudadano diputado Víctor Antonio García Dávila.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Señor Secretario: Indudablemente a usted y a sus compañeros de gabinete que han estado compareciendo ante esta soberanía, se les puede criticar de falta de resultados, pero no de falta de optimismo.

Lo que no entendemos es cómo se le puede explicar a la sociedad que las medidas que ustedes están llevando a cabo son eficaces, cuando los índices delictivos no disminuyen, cómo prevenir con eficacia la comisión de delitos cuando el Sistema Nacional de Seguridad Pública carece de Secretario Ejecutivo, además cómo evitar que en la sociedad la percepción de que la Policía Federal Preventiva es un cuerpo militar, cuando la mayoría de sus efectivos provienen del Ejército o la Armada Nacional.

Lo que indigna también a los mexicanos es percatarnos de que cuando un policía es dado de baja en alguna corporación policíaca, no tarda mucho en ser dado de alta en la de otra entidad o municipio, haciendo con ello ineficaz el control de las personas que no deberían ser dadas de alta en ninguna corporación.

También la base de datos de delincuentes es incompleta, por lo que la localización de éstos, así como las redes de delincuencia a las que pertenecen resulta difícil identificar.

El Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo refrenda su compromiso de participar activamente en la conformación y aprobación de los instrumentos legales que nos permitan combatir todos juntos a la delincuencia. Pero resulta evidente que el aspecto operativo y de combate directo y frontal, les corresponde a ustedes, por lo que esperamos mejores resultados.

Otro aspecto que nos parece que muestra una gran vulnerabilidad del Sistema Nacional de Seguridad Pública lo representa la corrupción, que continúa vigente en todos los cuerpos policíacos a todo lo largo y lo ancho del territorio nacional. Prueba de ello es que se siguen estableciendo vínculos claros entre los cuerpos policíacos y los secuestradores,  las bandas dedicadas al robo de autos y de tractocamiones que transportan mercancías donde el denominador común es la presencia de uno o algunos policías como líderes de esas bandas.

No nos cansaremos de repetir que la mayor delincuencia y por cierto la de mayor peligro y las que mayores ganancias reporta a las bandas organizadas, es aquella que opera en contubernio con los funcionarios públicos de alto nivel y los altos jefes policíacos, tal como la evidencia empírica lo ha mostrado en los escándalos en los que de manera cotidiana y sistemática están involucrados los cuerpos de seguridad pública tanto oficiales como privados.

Esta delincuencia, que ha sido caracterizada como delincuencia de estado, es la que a nuestro juicio debe ser combatida de manera urgente e inmediata, porque los miembros de la sociedad mexicana, como usted mismo lo ha reconocido en diferentes ocasiones, no tienen confianza en la policía y ello es una prueba palpable de que esta delincuencia está enraizada en el corazón mismo del llamado Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En ese sentido, creemos que el primer paso que debe seguir la institución que usted encabeza en coordinación con el resto del Sistema de Seguridad Pública, es avanzar en la profesionalización de los cuerpos de seguridad, que debe tener como característica fundamental el perfil de un policía educado y que provenga principalmente del seno de las familias mexicanas que han mostrado capacidad de integración y respeto por la existencia y dignidad humanas. Pero estos dos aspectos no son suficientes, también se requiere al interior de los cuerpos policíacos se reestructuren de manera radical los órganos de control y vigilancia que hasta el día de hoy también son parte del juego sucio y la corrupción que imperan en la policía.

Por esa razón, nuestro Grupo Parlamentario considera conveniente que es importante que esos órganos de control y vigilancia también deben ser sujetos del escrutinio de la sociedad civil y las organizaciones sociales y no gubernamentales. Dentro de este marco de propuestas, creemos que la familia y la escuela deben convertirse en las instituciones por las que debe empezar el desarrollo de los valores cívicos, para formar a los ciudadanos a integrarse de manera respetuosa a la sociedad, así como trasladar esos valores en quienes recaiga la responsabilidad de la seguridad pública; sólo de esta manera estaremos creando las condiciones para arribar a un México libre de las corruptelas y atropellos de los cuerpos policíacos.

Muchas gracias.
(aplausos)

El Presidente:

Gracias diputado García Dávila.

Tiene la palabra hasta por cuatro minutos, para formular su pregunta, el ciudadano diputado Arturo Escobar y Vega.

El diputado Arturo Escobar y Vega:

Gracias Presidente. Señor Secretario respeto su posición de limitarse al aspecto federal de su puesto en lo que usted lleva como Secretario de Seguridad Pública, sin embargo no podemos estar ajenos a lo que está pasando en las ciudades y en los municipios en cuanto a los delitos, mas que conforma más del 90% de los delitos que tenemos según información que se nos ha dado.

En su segunda intervención yo quiero señalarle que coincido totalmente con usted, tenemos que empezar a trabajar en coordinación, no somos enemigos somos diferentes poderes pero no enemigos, el mismo reclamo que usted tiene saliendo de su casa lo tenemos nosotros en todos los distritos. ¿Qué se está haciendo en materia de seguridad pública?

Bueno, en diciembre, fuera de crear su Secretaría no hemos hecho nada, entonces realmente necesitamos sentarnos, yo celebro que se haya creado la Comisión Especial de Seguridad Pública, espero que empecemos a dar resultados y, bueno, señalar que esperamos que la Secretaría de Seguridad Pública dé los resultados que las anteriores administraciones a través de los diferentes departamentos no han dado.

El paquete es muy grande, nada más manejar las cárceles en México especialmente los Centros Federales que ante algún tipo de video que se consiguió especialmente de Almoloya de Juárez, lo que era Almoloya de Juárez al principio cuando se crea a lo que fue en ese momento hace 16 , 17 meses era lamentable, entonces esperemos que se tomen ya razones y dejar un poco el discurso atrás porque estamos jugando con la seguridad de la gente, sin duda el principio más importante que tiene, el reclamo más amplio que hay y hay que realmente sentarnos a realizar, a buscar lo objetivos para darle

Resultados a la gente que es lo que más reclama.

Yo quisiera preguntarle a usted en materia de los Consejos Tutelares ¿qué programas se han implementado y cuáles han sido los resultados de estos para combatir la corrupción al interior de estos Consejos Tutelares de Menores a fin de evitar que estos sigan siendo escuelas del delito y centros de corrupción de menores.

Y, por otro lado, buscar qué se está haciendo por parte de su

Secretaría para la readaptación real y eficaz de los menores infractores, como usted sabe hace un par de meses hubo una discusión sobre la posibilidad de bajar la edad penal a 16 años.

Por sus respuestas, gracias.

El Presidente:

Gracias diputado. Tiene la palabra hasta por ocho minutos para dar respuesta, el doctor Alejandro Gertz Manero.

El Secretario Alejandro Gertz Manero:

Para no dejar pendiente un cuestionamiento que se ha presentado ya en varias ocasiones en el sentido de que no, de que el Sistema Nacional de Seguridad Pública no tiene Secretario Ejecutivo, quiero decirles que el 23 de julio pasado se reunió el Consejo en pleno con todos los gobernadores y yo les presenté una propuesta y el 80% de los gobernadores de este país, independientemente de su filiación política han aprobado por escrito la propuesta que nosotros hicimos; existe un Secretario, una Secretaria del Sistema aprobada por el 80% de los gobernadores de los estados que son los miembros de este Consejo aprobada formalmente por escrito notarializado, así es de que es muy importante que esto se quede claro y se sepa la mayor parte, la inmensa mayoría de los gobernadores la han nombrado y los pocos gobernadores que faltan ninguno de ellos ha sido negativo a esta propuesta, así es de que...

(Una voz en el salón: "¡Nombre!")

¿Perdón? ¿De ella? Bueno, una gente que ustedes conocen muy bien , Gloria Brasdefer Hernández

Entonces ese problema podemos ya sacarlo del tema.

Por lo que hace a los Consejos Tutelares y los Menores Infractores, debo decirle señor diputado que lo que está ocurriendo ahí es algo que nos ha movido a una tarea fundamental y a acercarnos a dos Secretarías de Estado para hacer un programa específico. En este momento más del 90% de los menores que tenemos en los consejos y en los centros son víctimas de la drogadicción, eso es de una gravedad verdaderamente enorme; es decir, eso nos está indicando que los niveles que en los jóvenes que ya son mayores de edad y que han sido detenidos, que es del 70% de ellos con problemas de drogadicción, en los niños... en estos niños, es ya de más del 90.

Eso nos tiene que llevar a una acción conjunta que no es necesariamente de una Secretaría como la que yo tengo el privilegio de dirigir en este momento. Este es un problema gravísimo de salud pública, es un problema para enfrentar el narcotráfico y creo que merece un foro y un momento de análisis muy profundo, eso es lo que realmente está dañando.

Nosotros creímos que el narcotráfico era un problema de paso para el país y de corrupción para ciertos sectores de la economía. No, el narcotráfico está creando un ejército de delincuentes jóvenes que ya no tienen destino en México y eso sí es verdaderamente grave y ahí es donde debemos de dar la gran batalla y para eso ahí sí tenemos que estar juntos tanto desde el punto de vista Legislativo como de todas las Secretarías.

Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias doctor.

Para réplica tiene la palabra hasta por cuatro minutos, el diputado Arturo Escobar y Vega.

El diputado Arturo Escobar y Vega:

Gracias Presidente.

Secretario.

Sumarme e invitarlo, quiero comentarle que como Presidente de la Comisión de Juventud y Deporte hemos hecho un trabajo ya amplio en investigación para poder presentar una iniciativa en este mismo período para que el deporte en sí pueda usarse como un instrumento primordial en la prevención del delito, como se ha usado en otros países, con resultados muy importantes; estamos convencidos que si el deporte se organiza, especialmente en los sectores juveniles donde el delito ha permeado de manera muy importante, estamos convencidos de que se le puede ayudar y bueno, como lo vuelvo a repetir hay que trabajar de manera conjunta con este tipo de ideas y en el deporte se puede tener un instrumento muy valioso y espero tener la oportunidad de sentarme con usted para platicarle el proyecto y ver cómo lo podemos coordinar.

Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias diputado.

Tiene la palabra hasta por 4 minutos para formular su pregunta, la ciudadana diputada Genoveva Domínguez Rodríguez.

La diputada Genoveva Domínguez Rodríguez:

Con su permiso señor Presidente.

Compañeras y compañeros legisladores.

Licenciado Alejandro Gertz Manero, titular de la Secretaría de Seguridad Pública:

A unos meses de que compareciera usted ante esta soberanía, lo volvemos a recibir en un ambiente de inseguridad mundial, de no crecimiento económico, de desempleo y en muchos otros sentidos, de desesperanza colectiva.

En mayo del presente año, usted hizo pública la reorganización de la reciente creada Secretaría de Seguridad Pública con el objetivo de reforzar el combate al crimen organizado y eficientar y transparentar el uso de recursos públicos. Debo decir que en ese momento muchos celebramos esa decisión ya que teniendo conciencia de que la seguridad pública es una de las principales demandas de la población y sabiendo que su instrumentación es costosa, resultaba urgente transparentar y eficientar el uso de los recursos públicos.

Sólo con cuentas transparentes, este Congreso podría hacer uso pleno de sus facultades y fortalecer el presupuesto que se pudiera destinar al combate a la delincuencia, pero con pena vemos que la seguridad pública de nuestro país sigue siendo de línea neoliberal.

Es del dominio público que el Presupuesto para los años 99-2000 asignado a la Policía Federal Preventiva con un monto de 3,861 millones, fue utilizado en buena parte en forma irresponsable y en ciertos casos delictiva, como usted mismo lo señaló en su momento, por ejemplo con la compra de aviones ejecutivos, uno de ellos modelo "Gruman", el más caro del mundo, con un costo de vuelo de casi 50 mil pesos por hora, con una capacidad de transporte de menos de 25 personas, 335 patrullas con falso blindaje, uso indebido de las partidas para investigación, entre otro rubros.

En este sentido, señor Secretario, ¿cuál es el estado legal que guardan las denuncias presentadas por usted ante la PGR por el uso indebido de recursos públicos? ¿Hay impunidad acaso o puede usted dar nombres y apellidos?

Vemos con preocupación cómo el crimen organizado sigue golpeando a la sociedad y es imprescindible el desarrollo de programas, no sólo de prevención del delito, sino también de persecución y captura de los criminales, por lo que resulta evidente la necesidad de coordinación en programas comunes entre la dependencia que usted encabeza y la PGR.

Para ilustrar lo dicho basta y rápido vistazo a algunos datos sobre narcotráfico.

Según investigaciones ya publicadas en México, los narcotraficantes gastan en corromper a servidores públicos 208 millones de dólares al año.

En 1998 trabajaban en el mundo de la droga 636 mil 300 mexicanos, sólo en armamento se aplican alrededor de 543 millones de dólares. La ganancia para la mafia mexicana con la conjugación del mercado mayorista y minorista es de 60,000 millones de dólares, en 1998 según datos de la PGR la ganancia del narcotráfico representa el 4.39% del PIB, mientras que según la DEA significa el 20.75%.

En cuanto al consumo, México pasa de ser un país de tráfico a enfrentar un serio problema de consumo, especialmente en su población joven, el 5.3% de personas entre 12 y 16 años han consumido alguna vez sustancias ilegales principalmente cocaína, 68% del consumo.

¿Tiene, señor Secretario, la Secretaría a su cargo políticas específicas de coordinación con la PGR para combatir este problema? No resulta ocioso hacer un exhorto a todas las instancias de seguridad, inteligencia y procuración de justicia del país que en esta hora México requiere de acciones de verdad coordinadas en esta delicada materia y que el Congreso mexicano debe de buscar incidir en todos los mecanismos que estén a su alcance, para lograr junto con el Poder Ejecutivo, la reducción sustancial de los índices delictivos y la consecución de un ambiente más seguro para el buen desarrollo de la sociedad mexicana.

Finalmente, señor Secretario, mucho nos gustaría saber, de acuerdo con las políticas públicas que anunció aquí hace algunos meses, cuáles son aquellas ciudades, aquellos pueblos, barrios y colonias con mayor incidencia delictiva de cada estado, las cuales requerirán de mayores recursos económicos para la impartición de la justicia, porque conocer este criterio nos sería de gran utilidad para tener elementos de juicio al momento de estar analizando el paquete presupuestario para el año que entra.

Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, diputada.

Tiene la palabra el doctor Alejandro Gertz Manero, para dar respuesta.

El Secretario Alejandro Gertz Manero:

Señora diputada, creo que hay algo que es fundamental en lo que usted ha tratado, que es el de las cuentas transparentes, ustedes van a aprobar el Presupuesto de Egresos del año que entra y en el Ramo 33 se van más de 7 mil millones de pesos de fondo a todos los estados de la república.

Yo creo que es indispensable que hagamos una tarea conjunta para que ese dinero le rinda frutos a la ciudadanía, es necesarísimo que todos los programas de inversión en materia de seguridad estén amarrados a las necesidades de la comunidad y que nosotros podamos obtener, todos los ciudadanos, una respuesta por cada peso y por cada centavo que se gaste en esta materia que para nosotros es vital; es decir, no podemos tener la situación de gastar las cantidades de dinero que hemos gastado para no tener un resultado inmediato.

Yo me pongo a la disposición de ustedes para poderles explicar cómo han funcionado estos gastos y cómo nosotros les proponemos hacer los amarres legislativos para que estos gastos realmente le sirvan a la gente. Estoy a la disposición de todos ustedes para esto.

¿Qué ha pasado con las denuncias? Ustedes lo saben, son legisladores. Uno cumple su tarea en el momento en que encuentra uno una situación de irregularidad o una ilegalidad, la pone uno en conocimiento de las autoridades competentes. Yo sí les ruego que esto lo contesten quienes tienen la competencia para hacerlo, yo no soy quién para poder decir en qué estado se encuentra una averiguación previa. Sí les digo que hemos trabajado día con día, todos los días, con la Contraloría, para lograr que estas responsabilidades se apliquen con estricto apego a la ley, sin hacer ningún acto de venganza ni de injusticia, sino simplemente con un solo objetivo: la recuperación del daño que ha sufrido la Federación y que hemos sufrido todos nosotros.

Por lo que hace al narcotráfico. Déjenme hacerles una serie de consideraciones.

Yo creo que todos estamos de acuerdo que todos los programas y que todas las acciones que se han emprendido a nivel mundial y en nuestro país en materia de narcotráfico, no han dado los resultados y que tenemos ya los problemas que yo le decía al diputado. Ya son los niños los que están siendo las víctimas de este azote, y esos niños son los que están delinquiendo por la necesidad que tienen para obtener unos cuantos pesos para pagarse esa droga. Eso es infame.

Si nosotros creemos que van a ser con acciones policiacas y con acciones represivas como se va a resolver este problema, yo creo que estamos totalmente equivocados, yo creo que ahí es donde toda la comunidad y toda la ciudadanía debemos de hacer un esfuerzo conjunto para enfrentar este negocio brutal que nos está destrozando como país.

Yo les puedo asegurar que en este momento la inmensa mayoría de los delitos del fuero común que se cometen en México, están hechos por jóvenes que no tienen trabajo, que no tienen acceso a la educación y que tienen un problema de adicciones gravísimo, y esas gentes por unos cuantos pesos, por mil, por dos mil pesos, son los que se roban los vehículos, son los que matan a la gente para asaltarlos y esto es el producto natural de lo que nos ha causado el narcotráfico en México. Yo creo que esto sí merece un estudio muy serio, porque los métodos que se han empleado -y esto no es una crítica a nuestro país ni a nuestro sistema, es una crítica a todo lo que se ha hecho en esta materia- ha fracasado. Es decir, no es la acción policiaca, eso ya lo vimos. Nos corrompen a los policías, nos destruyen, tenemos que hacer una acción ciudadana, una acción de todos los mexicanos, y en ese sentido tenemos que unirnos.

Tenemos la información sobre cada ciudad y sobre cada colonia, en donde están delitos, está a disposición de ustedes. En el momento en que ustedes lo necesiten yo se las entrego. Está puesta al día.

El Presidente:

Gracias señor Secretario.

Para réplica, tiene la palabra hasta por cuatro minutos la diputada Genoveva Domínguez.

Adelante diputado. El diputado Hernández Raigosa hará uso de la palabra para la réplica correspondiente.

El diputado Alfredo Hernández Raigosa:

Con su permiso señor Presidente.

Señor Secretario Alejandro Gertz Manero.

Nosotros hicimos hoy un planteamiento en la Cámara de modificar este formato, el formato de las comparecencias porque nos resulta ya completamente obsoleto.

Mire señor Secretario, usted y yo nos conocemos desde la Ciudad de México, cuando usted era Secretario de Seguridad Pública, yo era diputado local, y hoy veo con tristeza que a preguntas puntuales no hay respuestas puntuales.

Quiero decirle que la responsabilidad del Secretario de Seguridad Pública en este país no es la de escribir los problemas, esos problemas, el diagnóstico está claro. En este país hay una inseguridad galopante, hay un problema severo de narcotráfico, hay una corrupción que en aquel y en este gobierno siguen imperando y siguen creciendo.

Quisiera yo preguntarle y decirle, pedirle que dé respuestas al o que plantean los señores diputados. No podemos seguir evadiendo ese problema y diciendo: "les vamos a hacer llegar la información, preguntémoselos a aquellos, digámosles a éstos". Contestemos puntualmente lo que se está preguntando en este momento, porque es indispensable para tener claridad qué vamos a hacer en el Legislativo para efectivamente, señor Secretario, coadyuvar con el Ejecutivo en aras de mejorar las condiciones de seguridad en este país?

Me parece que usted y yo coincidimos en una parte porque lo ratificaba con lo que usted decía, y lo señaló mi compañera diputada. Hay un origen, un origen básico, el problema de inseguridad en este país. Es el problema del modelo económico que ha imperado en los últimos 20 años; un modelo que ha privilegiado las ganancias a unos cuantos y la miseria para una globalidad en la población, que hoy tenemos en estas alturas 70 millones de pobres y que se asocia transversalmente con el problema del narcotráfico que ha penetrado, ya como una sociedad de consumo en nuestro país y no como una sociedad de tránsito en el asunto de las drogas.

Por eso, creo que es indispensable que a la opinión pública no le podemos dar todos los días evasivas, decirles que mañana contestamos o veremos cuándo. Hoy usted ya lleva unos meses en este cargo, y la responsabilidad del servidor público es dar soluciones, para eso usted está contratado en el Ejecutivo de este país. Y por lo tanto nosotros seguiremos insistiendo en que es básico, es fundamental que nos diga: ¿cuál es el plan?, ¿hacia dónde vamos?, ¿cuánto tenemos que esperar?, ¿cuáles son las acciones concretas?, ¿cómo se van a erradicar los males?, ¿cómo vamos a emprender una política criminal que implique necesariamente abatir los niveles de inseguridad en este país?.

Por ello, le reitero, solidaria y responsablemente que nosotros estamos en la lógica de contribuir en materia de seguridad pública, pero también tenemos que entender que del funcionario público haya una corresponsabilidad, una apertura, pero también una claridad en sus propuestas, en sus objetivos y en sus metas de manera planificada y de manera sistemática para combatir la inseguridad en este país. Muchas gracias. (aplausos)

El Presidente:

Gracias, diputado.

Tiene la palabra hasta por cuatro minutos para formular su pregunta, el diputado Ulises Ramírez Núñez.

El diputado Ulises Ramírez Núñez:

Con el permiso de la Mesa.

El grave problema de inseguridad pública prevaleciente en el país y la insuficiencia de las acciones tomadas para intentar hacerle frente, ponen entre dicho una de las funciones básicas de cualquier estado.

Hemos sido testigos de su agravamiento a raíz de dos fenómenos en la década de los 90. Una transición política que trastocó de raíz las estructura prevalecientes y una profunda crisis económica en el año de 1995.

Durante décadas el Estado Mexicano descuidó el extravío de valores, la corrupción, la delincuencia organizada, inversiones en equipo y capacitación para los cuerpos policíacos en los tres ámbitos de gobierno. Es así como el recrudecimiento de la delincuencia tomó a las corporaciones policíacas con escasos presupuestos, equipo obsoleto, poca capacitación e infiltración de gente sin convicción de servicio.

De acuerdo con investigaciones del Instituto Mexicano de Estudios de la Criminalidad Organizada, la catástrofe de la seguridad pública se debe a la existencia de la corrupción prevaleciente en las instituciones de Seguridad Pública y Procuración de Justicia.

Un elemento ausente en el informe, es el asociado a la inseguridad y la inversión productiva nacional y extranjera. El clima de inseguridad empieza a ser un determinante en las decisiones de inversión. Los gastos en seguridad privada, seguros, instalaciones, autos blindados y otros, son demasiado onerosos e impactan las utilidades de las empresas.

En el informe presentado se destacan temas como el combate frontal a la delincuencia y la participación ciudadana, así como tres temas nodales. El primero de ellos, el referente al Sistema Nacional de Seguridad Pública y que ya refirió en algunos de los aspectos el Secretario.

Pero quiero hacer de manera precisa, que nos de ¿cuáles son los resultados específicos sobre el funcionamiento de este Sistema Nacional?

Puntualizó sobre algunos aspectos relacionados con la corrupción existente en el ejercicio de algunas adquisiciones; señaló en su primera exposición la gravedad de que un sistema de radiocomunicación que costó miles de millones de pesos sea inoperante y no funcione para beneficio de la sociedad a la que nos debemos.

El segundo aspecto es el que se refiere a la Policía Federal Preventiva, la cual ha venido realizando operativos conjuntos en diversas entidades del país. Sabemos y hemos escuchado que dichos operativos tienen éxito y que además han tenido una percepción adecuada de la ciudadanía. Sin embargo queremos precisar lo siguiente:

¿Cree usted que dicha presencia temporal sea efectiva? ¿No es razonable pensar que como ya ha sido el caso, al retirarse la Policía Federal regresen las bandas delictivas y todo vuelva a ser como antes? Y también ¿por qué no ha sido designado el comisionado encargado de la Policía Federal?

Señor Secretario: El Partido Acción Nacional ha postulado desde su fundación el principio de subsidiariedad. Este precepto ha cristalizado en una vocación auténticamente federalista y descentralizadora en las últimas décadas.

¿Se pretende fortalecer a los cuerpos policiacos de los estados y municipios o se pretende substituirlos?

El tercer tema es el del Sistema de Prevención y Readaptación Social y cuya eficacia quedó en evidencia después de la fuga del conocido narcotraficante. ¿Qué nos puede informar al respecto y cuáles son las políticas penitenciarias que se proponen?

Finalmente, ¿cuáles son las medidas reales que se están impulsando en lo concerniente a la corrupción policiaca? ¿Qué se va a hacer para reglamentar a los cientos de cuerpos policiacos privados que operan de manera clandestina en nuestro país? ¿Qué se va a hacer para aumentar la confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros que ven en la inseguridad creciente un obstáculo para establecerse en nuestro país o mantener sus inversiones?

Concluyo. Doctor Gertz: Tenga muy presente que los legisladores de Acción Nacional estaremos préstamos a impulsar mecanismos de coordinación que nos conduzcan a generar consensos y a adecuar como consecuencia, un marco normativo moderno, eficaz y acorde a las necesidades del México de hoy, señalando que en la Cámara de Diputados no estaremos tan sólo, tan sólo para reconocer esfuerzos, sino para evaluar resultados, programas, estrategias y desde luego, el ejercicio del presupuesto asignado a la dependencia a su cargo.  Por su atención y respuestas, muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias, diputado.

Tiene la palabra para dar respuestas hasta por ocho minutos, el doctor Alejandro Gertz Manero.

El Secretario Alejandro Gertz Manero:

Habíamos convenido en que no iba yo a dejar preguntas sin resolver. La mejor forma de responder es el Convenio de Apoyo que estamos dándole a los gobiernos de los estados y en este caso del Distrito Federal para que pueda cumplir con sus tareas.

Por lo que hace a las preguntas del señor diputado del PAN, sobre los resultados del Sistema Nacional, creo que el Sistema Nacional nos ha dejado un valor extraordinario al que tenemos que darle un reconocimiento. Están las bases estructurales para poder tener un sistema de información nacional sobre la delincuencia. Eso es invaluable. Es decir, lo que nosotros tenemos que hacer es precisamente que esa información llegue de los estados al sistema y que pueda ser utilizado por todos los estados. Les voy a poner un ejemplo muy sencillo: No es posible que cada uno de los estados de la República pueda manejar con cierta seguridad a sus cuerpos policiacos si no sabe si están vinculados con algún delito en algún otro estado de la República. Si no se tiene esa información de todos los estados, no vamos a poder tener una policía que no esté vinculada con algún delito en algún otro estado. Entonces el enorme valor del sistema es tener la base de información y de datos lista y preparada para poder recibir eso. Pero volvemos a lo mismo, si no vinculamos el gasto con la información que necesita todo el país de policías, de delincuentes, de procesados, de sentenciados, de bases de datos de los vehículos, no se puede hacer un programa ni un proyecto de seguridad nacional; no es posible.

No olvidemos, porque vuelve a resurgir la pregunta como si el Secretario de Seguridad Pública Federal tuviera las funciones de ser el responsable de la policía municipal y de la policía estatal de todo el país. Ustedes como legisladores lo saben mucho mejor que yo; nosotros tenemos una función normativa en este aspecto, tenemos un cuerpo policiaco que llega escasamente a once mil gente frente a 350 mil.

Entonces nosotros no podemos  estar haciendo tareas, me pregunta: ¿qué va a pasar si el día de mañana se retiran: Pues se tienen que retirar, cuando tengamos una policía nacional, que eso es lo que estamos buscando, y por eso no estamos privilegiando el reparto de chambas sino la creación de una verdadera policía nacional.

Quienes son miembros de las fuerzas armadas y quienes hemos tenido la suerte de tener bajo nuestro mando organizaciones policíacas, sabemos que no se dan los nombramientos de arriba p'abajo sino de abajo p'arriba.  Así es como se hacen los ejércitos, así es como se hacen los cuerpos policíacos, estructurándolos desde sus bases hasta arriba, porque cuando se hace al revés, tenemos los resultados que ahora estamos lamentando, y en eso no vamos a caer.

Por eso en la Policía Federal de Caminos se nombra por oposición a su Comisario General de Personal, que viene de la Policía Federal de Caminos, que está estructurado dentro de esa institución y que tiene esas características.

Y las fuerzas federales de apoyo, que son para nosotros, un honor poderlas manejar, están hechas de las estructuras militares más probas que hemos tenido nunca.  Eso si les puedo decir una cosa, las fuerzas federales de apoyo son un ejemplo de probidad, de resultados de dignidad y de lealtad al país.

En todas las acciones que hemos desarrollado en todo el país, no ha habido una sola queja contra las fuerzas federales de apoyo.  Así que yo les hago aquí un reconocimiento muy válido a esas estructuras, que nos están dando seguridad en este país.  Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias señor Secretario.

Tiene la palabra hasta por cuatro minutos para réplica el diputado Lucio Fernández González.

El diputado Lucio Fernández González:

Gracias señor presidente.  Señoras y señores legisladores.  señor secretario doctor Alejandro Gertz Manero.  Todos estamos conscientes que en estos tiempos, el tema de la seguridad pública adquiere otra y más profunda dimensión, el aumento constante de los índices de seguridad que privan en todo el país, han generado preocupación por parte de la ciudadanía en su conjunto y obviamente también en nuestras autoridades.

Observamos que la delincuencia impacta en la totalidad de las instituciones, vulnerando a las más elementales reglas de convivencia y atentando contra la seguridad de las personas.

Al revisar cuidadosamente el crecimiento de la inseguridad, al igual que usted, apreciamos que desde hace varias décadas la inseguridad ha alcanzado una severa crisis, por un lado, el desbordamiento de la criminal; y por el otro lado, la problemática interna, que es evidente en las estructuras de la prevención del delito.

Si a esto agregamos que las estructuras criminales que revisten mayor peligrosidad y complejidad, se han incorporado evidentemente a las estructuras encargadas de prevenir y perseguir los delitos.

Para reducir el índice delictivo, es necesario transformar y fortalecer las instituciones policiales, éstas no se transforman por sí solas sino que obviamente necesitamos una participación permanente de la ciudadanía y autoridades. Luego entonces el binomio se presenta acorde a las necesidades más reclamadas por el propio pueblo mexicano.

La impunidad genera inseguridad, genera complicidades, genera secuestro, quienes actúan en la comisión de los delitos son apoyados por algún miembro policial, por el propio Agente del Ministerio Público o por un Juez o por una vez, sujeto a proceso, por algún director de algún centro penitenciario.

Señor Secretario, se hace profunda una vez más la preocupación del modelo de seguridad pública así como la elaboración de una propuesta normativa, para su eficaz regulación.

Señor Secretario, los presidentes municipales se siguen quejando, que el dinero del Programa Nacional de Seguridad Pública no baja hacia ellos, que los estados se siguen quedando con ese dinero, en tanto los ayuntamientos siguen sufriendo el embate de la delincuencia, que es el espacio donde se generan los delitos.

Todo lo anterior nos obliga necesariamente, tanto a usted como al Poder Legislativo, para hacer una profunda revisión del modelo de seguridad pública.  El reto que se nos presenta, a usted y a nosotros, es complejo, pues se trata nada menos que de volver la confianza a la ciudadanía, para poder vivir con tranquilidad.

Señor Secretario, en nuestra opinión, entre otras cosas, tres son las que deben de hacerse inmediatamente:

1º.- Elaborar y difundir la política criminal que contenga los principios rectores a partir de los cuales se establezcan los objetivos generales.

2º.- La Secretaría a su cargo debe producir información suficiente, que aporte insumos para combatir a la política criminal.

Tres.  Terminar con la autoevaluación.  La Secretaría de Seguridad Pública debe contar con un instrumento imparcial para evaluar el desempeño de esta Secretaría.

Señor Secretario, los diputados de Acción Nacional no evitaremos reconocer los esfuerzos que se realicen para construir una mejor seguridad pública.  Evaluaremos en su justa dimensión los resultados de los programas, las medidas que se tomen desde el Sistema Nacional de Seguridad Pública, así como el ejercicio del presupuesto asignado a la dependencia a su cargo y al Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Por su atención, gracias.

El Presidente:

Gracias,   diputado.

Tiene la palabra hasta por cuatro minutos, el diputado Jaime Vázquez Castillo para formular su pregunta.

El diputado Jaime Vázquez Castillo:

Señor Secretario de Seguridad Pública:

Compañeras y compañeros diputados:

La inseguridad se enseñorea en la República ante un gobierno federal impasible.

El 1º de diciembre del año 2000, el ciudadano Presidente de la República sostenía:  "...no daremos cuartel a la delincuencia, no descansaremos hasta que vivamos seguros sin temor ni angustia, hasta que disfrutemos de la vida sin asaltos ni vejaciones".  En contraste, el 1º. de septiembre pasado expresó:  "..mi gobierno sabe que la ciudadanía en su conjunto, reciente los altos niveles de criminalidad y la fuerza de las poderosas agrupaciones del crimen organizado.  No obstante -decía el Presidente- no hemos logrado avanzar como la urgencia reclama".

En su mensaje ante el Congreso de la Unión el ciudadano Presidente dijo:  "..hacemos lo necesario para dar una batalla decisiva contra la delincuencia y recuperar la seguridad pública.  Estamos cerrando filas para abatir el crimen en un marco de legalidad"; y luego dedicó únicamente 3 renglones de los 470 de su texto a referir el intenso esfuerzo que en materia de  seguridad pública lleva a cabo su gobierno.

No obstante la cortedad del ciudadano Presidente, el tema invita a buscar en el anexo correspondiente los logros y resultados con los que se da cuenta al Congreso de la Unión.

Busqué con interés algún esbozo de la política criminológica o criminal del gobierno federal, no lo encontré.  Traté de localizar las líneas de la moderna política penitenciaria y no las hallé.  Con mayor detenimiento quise identificar la política de prevención del delito y tampoco encontré.  Encontré en cambio, una estructura orgánica formalmente aprobada que parece que en la práctica no ha podido ser complementada.

De las unidades administrativas y los órganos administrativos desconcentrados de la Secretaría, vale la pena destacar los objetivos que independientemente de algunas insuficiencias, constituyen un elemento rector del quehacer de la dependencia

Por cuanto a los retos, los escuchamos ya en su anterior comparecencia ante comisiones; y acerca de lo que llaman acciones y resultados, encuentro que en muchos casos son desarrollos conceptuales, en otros anuncios de lo que se pretende y en los menos, datos o cifras que se atribuye la Secretaría.

La experiencia en su anterior comparecencia, me hace pensar que es inútil tratar de formular algunas preguntas; corrijo, que es inútil esperar respuesta a las preguntas que formule, o más bien que debo buscarlas en alguna inserción pagada de los diarios durante los próximos días.

Sin embargo, a pesar de las limitaciones de este formato, es el acordado para las comparecencias y a él debo atenerme; lo hago además porque en mi opinión, el diálogo entre Poderes y entre quienes formamos parte de alguno de ellos, es una práctica indispensable en el México de Nuestros días.

Espero que en esto coincidamos, señor Secretario y que ahora sí merezca algunas respuestas de su parte.

Primero quisiera preguntarle: se afirma que la  Comisionada de Prevención y Readaptación Social, fue nombrada por consenso, la autoridad del Secretario de Seguridad Pública requiere el consenso ¿de quién señor Secretario para nombrar a la comisionada o comisionado de Prevención y Readaptación Social? ¿Ya fue nombrado por el ciudadano Presidente de la República, el comisionado de la policía federal preventiva o aquí no ha habido consenso? de no ser así, ¿qué motivos ha tenido el Secretario de Seguridad Pública, para no presentar al Ejecutivo la propuesta, como lo establece la ley de la materia.

Tercero, si como lo reconoce el ciudadano presidente, el 90% de los ilícitos que se cometen son del fuero común, aunque por cierto habría que ver cuántos de estos derivan o están vinculados a la comisión de delitos del fuero federal.

Las tareas de coordinación del Sistema Nacional de Seguridad Pública, son fundamentales para combatir la delincuencia, ¿ya fueron presentados al Consejo Nacional de Seguridad Pública señor Secretario, las propuestas de políticas, lineamientos y acciones para el año 2001? porque según nos dijo usted en ocasión pasada, no había ocurrido.

Cuatro, ¿cuáles son los acuerdos alcanzados por el Consejo Nacional de Seguridad Pública  durante la última sesión a que fue convocado?

Cinco, por cierto señor Secretario, dice usted que ya fue nombrado el secretario ejecutivo del sistema Nacional de Seguridad Pública. Tengo alguna confusión que quisiera  que me esclareciera. Dice que tiene votos por escrito, ¿cuál es el sistema de votación en el Consejo de Seguridad Pública? ¿se manda por correspondencia el voto o de qué manera se hace esto? Y si ya fue nombrado, parece que la ciudadanía y entre otros los diputados, estuvimos ausentes varios días porque no hemos tenido conocimiento del asunto.

Seis, ¿cuáles son los criterios en que se funda la Secretaría a su cargo, para dictaminar la asignación y distribución de recursos del Sistema Nacional de Seguridad Pública a las entidades federativas?

Siete, ¿cuántos de los 44 mil 978 internos del fuero federal, que refieren en el anexo del informe, se encuentran en los centros preventivos y de readaptación social del fuero común?

El Presidente:

Hace un momento terminó su tiempo. ¿Podría redondear sus preguntas por favor?

El diputado Jaime Vázquez Castillo:

Con mucho señor presidente:

¿Cuánto cuesta por día, un interno en los centros federales de readaptación social y cuánto aporta la Federación a las entidades de la República por día, por reo federado?

Nueve, ¿qué medidas está tomando el Gobierno Federal para prevenir la comisión de delitos federales que afectan, según nos dijo usted en ocasión anterior, a nuestros jóvenes y niños, como la venta de droga a las afueras de las instituciones educativas?

Diez, usted refiere el día de hoy, la importancia de impulsar un código penal único del fuero común para todo el país. Le quisiera consultar: ¿tiene lista la iniciativa para permutar el sistema federal por el de estado unitario?

Gracias señor Secretario.

El Presidente:

Gracias señor diputado.

Tiene la palabra el doctor Alejandro Gertz Manero, para dar respuesta.

El Secretario Alejandro Gertz Manero:

Señor diputado, si hay un estado que tenga una experiencia favorable del apoyo, de la colaboración y de los convenios de trabajo entre el sistema federal, es el del Estado de México.  Acabamos de estar ahí a petición de su gobernador y de todos los Poderes del Estado, con un resultado que pues usted como diputado de ese Estado los conoce mejor que yo; fueron reconocidos por los tres Poderes del Estado y por los presidentes municipales de las áreas donde trabajamos. Esa es una muestra de colaboración y ese trabajo lo hemos hecho en prácticamente todos los Estados de la República. Precisamente este proyecto ya le fue presentado a su gobernador, al presidente del Congreso y al presidente del Tribunal Superior y ellos lo vieron con muy buenos ojos. Y yo espero tener la oportunidad de poderlo también compartir con usted y con ellos en adelante. Los recursos del Sistema lo establece el propio consejo, del cual el Gobernador del Estado de México es miembro.

¿Cómo nombró el Consejo a la actual Secretaria? a través de un voto por escrito, el cual uno de los primeros votantes y con mucho apoyo y mucho entusiasmo  fue el Gobernador de su estado.

Por lo que hace a los costos de los presos federales, en el fuero común es una de las preocupaciones más graves. Por eso ya establecimos en el estado de Nayarit, en el de Baja California, en el de Jalisco y en varios estados más de la República, en Chiapas, un convenio para que nosotros nos hagamos cargo de los presos federales.

Es indispensable que no estén cargando en el presupuesto porque la cantidad que entrega el Gobierno Federal para el mantenimiento de los presos ha ido subiendo y sube constantemente. No tengo la cantidad exacta en este momento pero no tiene nada absolutamente qué ver con el costo real y nosotros lo estamos asumiendo.

El Presidente:

Gracias, Señor Secretario.

Tiene la palabra, para réplica, hasta por 4 minutos, el diputado Jaime Vázquez Castillo.

El diputado Jaime Vázquez Castillo:

Gracias. Señor Secretario, celebro que finalmente los gobernadores que son integrantes del Consejo Nacional de Seguridad Pública tengan conocimiento de los asuntos que refiere aquí.

Sé que es muy poco el tiempo que le conceden a usted para contestar las preguntas que le he formulado, pero desde luego no es un asunto del diputado Jaime Vázquez, sino de la Cámara de Diputados.

Dice el artículo 93 de la Constitución General de la República que los secretarios del despacho y los jefes de departamento administrativos, luego que esté abierto el período de sesiones ordinarias, darán cuenta al Congreso del estado que guarda en sus respectivos ramos.

No es la glosa del informe. El secretario viene a dar cuenta del estado que guarda el ramo de la administración pública que le corresponde. Por supuesto, coincide la apertura del período con el informe que debe rendir el Presidente de la República al Congreso de la Unión.

Está aquí reunida la Comisión de Seguridad Pública, está la Comisión de Gobernación. Y por cierto quisiera subrayar que la Cámara de Diputados y el Congreso de la Unión, de manera general, ha hecho su parte para avanzar en el combate a la inseguridad pública.

Fue iniciativa de los diputados, si no mal recuerdo, aunque el Presidente dijo que él la había impulsado, pero fue iniciativa de los diputados, según recuerdo, la modificación a la Ley Orgánica para crear la Secretaría de Seguridad Pública.

Fue iniciativa desde luego de los diputados modificar la Ley de la Policía Federal Preventiva, la Ley que establece las bases de Coordinación del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Con ello se dotó de un marco legal para atender las responsabilidades que hoy tiene el Secretario de Seguridad Pública.

La Cámara, por cierto, también aprobó en diciembre del 2000 el presupuesto del Gobierno Federal con un incremento considerable en materia de seguridad pública. La Cámara creó, el 25 de septiembre del año 2001, la Comisión de Seguridad Pública instalada, por cierto, esta mañana.

Pienso que la práctica de que los señores secretarios comparezcan ante comisiones tiene como propósito no sólo decirnos que ya dieron satisfacción a nuestras entidades federativas. Usted es doctor en derecho y, según recuerdo, los diputados somos diputados por la Constitución como representantes de la nación.

Claro que me interesa lo que ocurre en el estado de México; claro que sé las acciones que ha desarrollado la Secretaría de Seguridad Pública en el estado de México, pero también me interesa la terrible ola de criminalidad que hay en Tijuana, que hay en Mexicali, que hay en Juárez.

Tuve oportunidad recientemente de estar en el estado de Baja California y de percibir la preocupación enorme que hay entre las familias de que sus hijos salgan a una discoteca y de que al día siguiente se encuentren con que hubo un tiroteo, hubo un zafarrancho y que murieron personas inocentes. Esa parte del país también nos preocupa a nosotros, como grupo parlamentario del PRI.

Señor Secretario, yo deseo que este esfuerzo que usted viene realizando se concrete en acciones que la sociedad pueda percibir.

Dicen en el documento anexo al informe que la manera que tienen de saber si la seguridad pública avanza en el país o no es percibir la opinión ciudadana. En este momento le diría que, con los esfuerzos que usted nos comenta esta tarde y con los que listaron ahí en su documento, la ciudadanía no alcanza todavía a tener esa percepción.

Gracias.

El Presidente:

Gracias, señor diputado.

Están inscritos para la segunda ronda de preguntas, hasta por cuatro minutos, con derecho a réplica por cuatro minutos también, los siguientes ciudadanos diputados:

Diputado Víctor Antonio García Dávila,

Diputado Alfredo Hernández Raigosa,

Diputado Néstor Villarreal Castro y

Diputado Ricardo Ocampo Hernández.

Tiene la palabra, hasta por cuatro minutos, para formular su pregunta el ciudadano diputado Víctor Antonio García Dávila.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Con el permiso de la Presidencia.

Ciudadano Secretario: En el diagnóstico que el grupo parlamentario del Partido del Trabajo ha realizado sobre la problemática del incremento en la comisión de delitos, podemos desprender de manera categórica que la actualización de los delitos de carácter federal se dan en razón directamente proporcional a la incapacidad de las dependencias a su cargo para prevenirlo. Por ejemplo y no obstante que nuestra norma fundamental establece en su artículo 10 como provisión para poseer o portar armas las que se impidan en la Ley de Armas de Fuego, es un hecho incuestionable que un sector importante de la sociedad mexicana se encuentra empistolada.

En la ciudad de México como en otras grandes urbes de nuestro país se venden armas de fuego sin ningún problema y la dependencia de la que usted es titular no ha realizado acciones efectivas para evitar ese delito.

Un delito que lesiona gravemente la dignidad de la persona es el de tráfico de indocumentados, muchas personas de Centroamérica u otros países son tratados como si fueran animales, metidos en tráilers o en otras formas vejatorias, para ser trasladados a los Estados Unidos. Y aquí en el mejor de los casos únicamente se detiene a los choferes de estas unidades de transporte, pero no se ha logrado desarticular las inmensas redes de esta degradante actividad.

Señor Secretario: La comisión de los delitos contra la salud tiene como propósito fundamental degradar a la especie humana. En esta actividad se obtienen altísimas utilidades, pero en el aspecto preventivo la dependencia a su cargo muy poco ha hecho. Resulta inadmisible que las áreas de la Policía Federal Preventiva encargada de obtener, analizar, estudiar y procesar información, así como poner en práctica métodos conducentes contra la prevención de los delitos, no sean capaces de saber cómo actúan estos delincuentes, para poder implementar operativos que posibiliten su detención.

Otro de los delitos es el de secuestro. Este delito afecta gravemente el sujeto pasivo que lo resiente, así como a su familia. Estos delincuentes no solo obtienen el cobro del secuestro, sino que en ocasiones, por desgracia, asesinan a sus víctimas, quedando con ello un dolor adicional a las familias. En este delito entendemos que es difícil para la policía prevenirlo, pero lo que no podemos admitir es la frialdad e indiferencia de las policías que atienden este problema. Ante el poco deseo de la policía para afrontar esta situación, los ciudadanos tienen que investigar por su cuenta. Tal es el caso del Contador Público Eduardo Gallo, quien ante el secuestro y el asesinato de su hija, en el estado de Morelos, tuvo que investigar por su cuenta y de manera personal hasta aprender a los delincuentes. En estos casos no deben ser los familiares quienes actúan, no en sustitución, sino ante la indiferencia de la policía.

En las carreteras de nuestro país se vive una gran inseguridad: los autotransportistas son constantemente asaltados. Los productos que se les roban resultan fácilmente localizables en los tianquis de las grandes ciudades. En este caso también la policía poco hace.

El tráfico de menores es un delito que ha ido creciendo, que lesiona a las familias a las que se les roba un integrante y de los que en muchas ocasiones nada vuelven a saber.

Señor Secretario; Compañeras y Compañeros: El robo de vehículos y de autopartes afecta severamente a las familias que hacen un enorme esfuerzo para poder adquirir un vehículo. En el caso de los vehículos considerados de lujo se sabe que los mismos son sacados de nuestro país hacia Centroamérica u otros países. En este caso tampoco se han obtenido resultados significativos.

Señor Secretario: Los aspectos aquí tocados queremos que nos informe qué medidas especificas han implementado para desactivar estas organizaciones.

Es cuanto.

El Presidente:

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra, hasta por ocho minutos, para dar respuesta el doctor Alejandro Gertz Manero.

El Secretario Alejandro Gertz Manero:

Yo quisiera insistir en los resultados que en la materia que nos es competente ha tenido la Policía Federal Preventiva, es decir, el índice, y vuelvo a repetir, es el índice que dan las procuradurías locales y la Procuraduría Federal, es que en materia de asalto en carreteras la disminución del delito es entre el 40 y el 60 por ciento y ese es un dato que no lo generamos nosotros, lo generaron ellos, así es de que no tenemos por qué no creerles a las Cámaras de Transporte que nos están dando públicamente ese dato y que es un dato que, por lo menos para mí es absolutamente creíble, creo que es un buen resultado y que yo creo que también cuando la policía tiene buenos resultados, se los tenemos que reconocer. No es el Secretario de Seguridad el que tiene ese resultado, son miles de hombres y mujeres que están haciendo su trabajo en las carreteras y en los caminos de este país y que están cumpliendo con su deber.

La Policía Federal de Caminos ha tenido acusaciones muy serias e corrupción que nosotros estamos combatiendo muy seriamente y estos resultados también son alentadores. Yo creo que este es un foro para reconocerle a quien ha hecho un trabajo, cuando este trabajo es digno y es responsable.

Por lo que hace al secuestro señor diputado, pues usted lo sabe mejor que yo, es un delito del fuero común, corresponde a las autoridades locales de cada municipio y de cada estado combatirlo y yo creo que volvemos a lo mismo, es decir, porque parece que esto es un tema que se nos vuelve a presentar constantemente, es decir, nosotros tenemos que apoyar a los municipios y a los estados para que sus policías cumplan con esa tarea, porque esa tarea le corresponde a los municipios y a los estados hacerlo así.

Precisamente hablábamos del problema de los indocumentados. Nosotros hemos estado trabajando en las carreteras federales para poder lograr abatir este problema de los indocumentados y creo que los resultados que por lo menos la Policía Federal Preventiva ha tenido en este aspecto, han sido satisfactorios, pero el Instituto Nacional de Migración es el responsable de esa tarea. Entonces, todos estamos haciendo el esfuerzo que nos corresponde, todos estamos asumiendo la responsabilidad conjunta, pero cada uno tiene una tarea específica que tiene que cumplir y cuando esta tarea tiene los resultados que nosotros estamos percibiendo y que nos lo están ratificando las organizaciones gremiales, pues yo creo que tenemos que hacer también un reconocimiento al esfuerzo de estos policías.

El Presidente:

Gracias señor Secretario.

Para réplica hasta por cuatro minutos, tiene la palabra el diputado Víctor Antonio García Dávila.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Con su permiso, señor Presidente.

Señor Secretario; compañeras y compañeros: El Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo reconoce que en el combate a la delincuencia toda la sociedad debe redoblar esfuerzos. No podemos admitir ni permitir que este severo cáncer social nos venza, en ello va la tranquilidad personal y lo más preciado que todos tenemos: nuestras familias.

Nos preocupa la poca credibilidad que la sociedad tiene en las instituciones policiacas y que, en consecuencia, en franca contravención a lo que se dispone en el artículo 17, la sociedad se haga justicia por sí misma.

En este caso es necesario mencionar los linchamientos que se han dado en algunas partes de la República, inclusive en fechas recientes en el Distrito Federal. Tampoco es justo que los particulares, ante la insensibilidad de las corporaciones policíacas para cumplir con su responsabilidad, tengan que arriesgar su vida en la persecución de los delitos. Estos aspectos son graves, ya que una de las obligaciones fundamentales del estado moderno es garantizar y preservar la seguridad de sus habitantes. Cuando esto no se cumple necesariamente la relación de los hombres en sociedad se deteriora.

No admitimos justificaciones en el combate a la delincuencia. Por ejemplo, se han escrito múltiples artículos sobre la forma en que se pueden adquirir diferentes tipos de armamentos y explosivos en un barrio muy cercano a esta Cámara de Diputados. En Tepito se puede conseguir lo que se busque y cuánto se quiera.

¿Cómo explicarnos la forma en la que estas armas llegan a este sitio? ¿Saldrán acaso de la nada? ¿Caerán del cielo? No, indudablemente todas, sin excepción, entran por nuestras fronteras.

Señor Secretario: El Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo le exige que la dependencia a su cargo potencie sus esfuerzos en la prevención de los delitos contra la salud. Los niños u jóvenes de México están adquiriendo este vicio que irremediablemente los lleva a la muerte.

La comisión de los delitos que planteamos en nuestra pregunta son del fuero federal, por lo tanto corresponde a la dependencia de la que usted es Titular, la prevención de todos ellos, así es que sobre este particular no admitimos el que se presenta, derivadas de las corporaciones policiales, estatales o municipales, responsabilidad en la prevención de estas conductas, porque justamente esto es lo que argumentan en los estados diciendo que esos delitos son del fuero federal y que por lo tanto los estados y los municipios no pueden intervenir, como decían allá en mi pueblo, se pasan la bola unos a los otros.

Señor Secretario, los Legisladores del grupo parlamentario del Partido del Trabajo seguiremos participando en dotar a la sociedad mexicana y a las policías de los instrumentos jurídicos que les permitan combatir de mejor forma a la delincuencia.

Lo anterior tiene que hacerse para salvaguardar la integridad personal y de lo más valioso que todos tenemos que es nuestra familia. La delincuencia no debe vencer al estado, la ciudadanía no puede ser botín de la delincuencia.

Es cuanto. (aplausos).

El Presidente:

Gracias señor diputado.

Para formular pregunta, tiene la palabra hasta por 4 minutos el diputado Alfredo Hernández Raigosa.

El diputado Alfredo Hernández Raigosa:

Con su permiso señor Presidente, señor Secretario de Seguridad Pública: Quiero comentarle que nosotros los diputados valoramos y reconocemos la voluntad de colaborar de usted con los gobiernos e estatales, lo reconocemos porque es algo preciado para la seguridad de este país, pero también le queremos decir que no es una concesión graciosa, es una obligación legal que a usted le marca el marco de derecho que hay en este país y por lo tanto es su obligación cumplirlo.

Señor Secretario, creo que no es consuelo para los mexicanos, para los que no están viendo por el Canal del Congreso, decirles que los delitos federales bajaron el 12%. De ninguna manera puede reconocerse como un consuelo, porque en México se vive y se sigue sintiendo una profunda sensación de inseguridad pública. La proliferación del crimen organizado en el que el narcotráfico representa su máxima expresión, la corrupción de grupos policiales, el aumento de los índices en el delito como el robo y el secuestro, con violencia, han hecho que la población exija la definición de un verdadero y eficaz programa de seguridad pública como una de sus demandas más sentidas.

Por lo tanto, en nombre de millones de mexicanos que hoy viven condiciones de inseguridad, le tengo que hacer las siguientes preguntas. ¿Cuándo, señor Secretario, en qué momento, con qué herramientas, bajo qué mecanismos la ciudadanía sentirá seguridad en sus bienes, su propiedad, su familia y su vida? ¿Hasta cuándo señor Secretario tendrán que esperar las familias mexicanas para dejar de sentir la zozobra de si sus hijos llegarán con vida a su casa? ¿Si serán secuestrados?. ¿De si perderán en el transcurso del trabajo o de la escuela a su casa, la vida?.

Señor Secretario ¿hasta cuándo los mexicanos no tendrán la desgracia de que sus hijos han caído en el consumo de las drogas?.

Señor Secretario, ¿hasta cuándo en nuestro territorio nacional tendremos la certeza que al pedir el auxilio de la policía no seremos víctimas de una extorsión, de una detención ilegal o de una golpiza?.

¿Hasta cuándo, señor Secretario, los mexicanos de todas partes de nuestro país, dejaremos de observar a través de los medios de comunicación fugas espectaculares o de película, que impliquen que el fugado seguirá en la calle vendiendo cocaína, grapas, activador, mariguana? ¿Hasta cuándo señor Secretario dejaremos de ver en nuestro país un clima de impunidad donde el delincuente de cuello blanco o el delincuente que comete un delito y que tiene recursos está circulando en la calle y sigue operando las mismas conductas delictivas en contra de la sociedad y de los mexicanos.

Por ello, señor Secretario, quisiera concluir diciéndole que nuestra fracción parlamentaria reconoce los esfuerzos de esta Secretaría a su cargo pero no justifica de ninguna manera que el 12% de reducción en los delitos federales sea un consuelo viable para millones de mexicanos que hoy padecen la tortura, la zozobra de la inseguridad y del ataque de la delincuencia en sus bienes, su familia y su patrimonio.

Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente:

Gracias diputado Hernández Raigosa.

Tiene la palabra el doctor Gertz Manero para dar respuesta, hasta por ocho minutos.

El Secretario Alejandro Gertz Manero:

Señor diputado, coincidimos con la misma preocupación y creo que debemos, en honor a una honestidad y a una transparencia absoluta, establecer las razones que dan lugar a esta preocupación tan justificada.

Los cuerpos policíacos del Distrito Federal cuentan con 91 mil personas; la Policía Federal tiene 10 mil para todo el país, yo creo que ahí tenemos que hacer un esfuerzo para que haya una policía nacional si es que queremos una respuesta nacional. Todos estamos preocupados porque en los niveles municipales no haya las estructuras de defensa social que merecen, pero no podemos pensar que de un cuerpo policíaco que cualquiera que tenga conocimiento en esta materia sabe perfectamente que solamente la tercera parte puede estar en actividad porque el resto tiene que descansar, porque los turnos son de ocho horas, entonces quiere decir que tenemos escasamente 3,500 gentes para cubrir el país. Frente al caso del Distrito Federal que tendría 33 mil, mil por ciento más.

Y esto se repite en Tijuana y se repite en Guadalajara, y se repite en todas las ciudades del país, ¿queremos tener un proyecto de seguridad?... vamos haciendo un esfuerzo y esa es la propuesta que yo hice al principio en el sentido de primero tener una legislación y luego tener una policía nacional pero no podemos pedirle a la Policía Federal y a las fuerzas federales de apoyo que hagan el trabajo que no hacen 350 mil policías en el país y que eso lo tengan que hacer 10 mil; eso no sería ni razonable ni justo ni siquiera proponerlo.

Yo creo que en eso está el trabajo, yo creo que tenemos que hacer ese marco jurídico que yo les estoy proponiendo a ustedes en donde realmente la sociedad se pueda defender, en donde las víctimas tengamos el derecho a defendernos, donde le Ministerio Público esté sujeto a un régimen jurídico de legalidad y donde tengamos unas fuerzas nacionales de seguridad pública como las tienen muchos países que garanticen la calidad del servicio de seguridad para todo el país.

Nada más que tenemos que calcular lo que nos va a costar en materia presupuestal, pero no le exijamos a una unidad que es 100 veces menor que las unidades locales, que haga el trabajo de las unidades locales, eso sería bueno... injusto, totalmente injusto, vamos haciéndolo juntos y yo creo que en eso podemos trabajar también.

El Presidente:

Gracias señor Secretario.

Para réplica, hasta por cuatro minutos, tiene la palabra el diputado Luis Miguel Barbosa Huerta.

El diputado Luis Miguel Barbosa Huerta:

Gracias Presidente.

Hemos asistido a esta glosa sobre el estado que guarda la Administración Pública Federal en el área de seguridad pública, hemos escuchado los cuestionamientos y preocupaciones de las señoras y señores diputados de los distintos partidos políticos representados en esta Cámara; se han planteado razones de carácter técnico y jurídico, yo también plantearía algunas razones y preocupaciones de carácter político, como lo es el hecho de que la impresión que se tiene sobre el desempeño de la Secretaría a su cargo está influida por las circunstancias cuyo conocimiento es público, de que su nombramiento agravió políticamente a los conductores del partido político en el poder, quienes de manera muy abierta ha ejercido constantemente una presión y descalificación de su desempeño, entre otra causas, sobre los resultados, veo a un Secretario de Seguridad Pública, don Alejandro Gertz Manero, atado de manos ¿Por quiénes? Por personajes políticos del gabinete presidencial y repito, del partido político en el poder.

Además, la seguridad pública hoy por hoy es una aspiración común en todas las sociedades del mundo, en la mexicana se sitúa entre los principales desafíos de gobierno y gobernados, la seguridad pública está tan deteriorada que el tema de actualidad es la inseguridad, todos padecemos y estamos temerosos por la violencia generalizada, no a nivel colonia, barrio, municipio y entidad, sino a nivel nacional, la incidencia de delitos ha cobrado dimensiones alarmantes y nos afecta a todos con una frecuencia inquietante, las crisis económicas cíclicas agravan la criminalidad y la hacen incontrolable, el narcotráfico es un fenómeno sin solución en nuestros días, su víctima notoria, el consumidor, se multiplica en proporciones geométricas y esto hace que el tráfico de drogas sea el negocio del siglo, con utilidades incuantificables, las asociaciones criminales cuentan con una estructura, recursos, tecnología e influencia corruptora que las hace ser un poder competitivo y las más de las veces controlador de las organizaciones nacionales.

El estado y sus policías son incapaces para dar una respuesta a la ola de delitos, las utilidades del narcotráfico y del crimen organizado tienen un poder corruptor universal. Las policías son en su mayoría corruptas y cómplices o beneficiarias por la complacencia de la delincuencia en todos sus niveles.

Puesto en una perspectiva sencilla, esto es lo que está sucediendo en el México de nuestros días. El incremento del delito, el fortalecimiento de la delincuencia, la organización y tecnificación del crimen y la expansión avasalladora y corruptora del narcotráfico.

La seguridad pública dejó de ser una idea general o un concepto abstracto para convertirse en los últimos cuatro lustros en una realidad lacerante que afecta cotidianamente a la sociedad mexicana, dejó de ser una función de gobierno, como atributo y responsabilidad exclusiva de las instituciones gubernamentales, para transformase, elevándose a la categoría de función estatal en la que deben participar corresponsablemente gobierno y ciudadanos, representantes y representados.

Con la creación legislativa del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el estado federal intentó recrear en México fórmulas articuladoras de instituciones, mecanismos, instrumentos y fines para enfrentar al flagelo de la delincuencia.

El Sistema Nacional de Seguridad Pública antes y después de la creación de la Secretaría de la cual es usted titular, no significó, ni ha significado la solución a los problemas de inseguridad pública que afectan en nuestros días, no fue el cauce de coordinación, colaboración y realización de esfuerzos conjuntos de las autoridades responsables y de la sociedad civil.

Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra, hasta por ocho minutos, el señor Secretario Alejandro Gertz Manero.

Perdón, el diputado Nestor Villarreal Castro, para hacer su pregunta.

El diputado Néstor Villarreal Castro:

Compañeras y compañeros diputados:

Señor Secretario de Seguridad Pública:

Que ningún otro partido político ponga palabras en nuestra boca.

Nuestra preocupación al estar aquí con usted, Secretario, es construir con usted, con la ciudadanía y con los demás partidos políticos, una nueva propuesta que dé respuesta a la problemática de seguridad pública.

En esta transición de cambio que vive el país, la sociedad confía en que su gobierno actúe con determinación y efectividad en materia de seguridad pública. El grave deterioro que de este aspecto se heredó, propició que se convirtiera en la principal exigencia ciudadana, por lo que la responsabilidad de avanzar significativamente en el combate y en la prevención de la delincuencia es una tarea prioritaria del Estado.

Este Congreso realizó las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal para la creación de la Secretaría de Seguridad Pública, a la Ley General que establece las bases de Coordinación del Sistema Nacional de Seguridad Pública y a la Ley de la Policía Federal Preventiva, lo que representa una respuesta legislativa ante este problema social. Queda claro entonces que el Poder Legislativo está haciendo su parte y la seguirá haciendo.

La política de seguridad pública no puede deslindarse de la participación de la sociedad, puesto que es sujeto y objeto de ella, su cooperación es fundamental para la prevención de las conductas antisociales. Prueba de ello es que ha sido tomada en cuenta acertadamente por la Secretaría a su cargo, al establecer el Programa Ojo Ciudadano, que se enfoca a la vigilancia de las instituciones policiacas y a fomentar la cultura de la denuncia, y el Programa Juvenil para Erradicar el Consumo de Drogas, el cual instrumenta módulos de atención a los jóvenes con este tipo de problemas. Sin embargo, de los programas citados, a la fecha no se han obtenido resultados contundentes.

¿Qué tendría usted que informarnos respecto a esto, y qué grado de participación en estos programas ha tenido la ciudadanía, y qué programas de información y de difusión usted ha implementado?

Como se ha dicho, si para el Ejecutivo es fundamental la participación de la ciudadanía en el combate a la inseguridad, nos parece que la Secretaría a su cargo le asigna un bajo presupuesto a este rubro. Consideramos necesario que se revise y en su caso modifique positivamente, para que así se cumpla con el objetivo de abrir los espacios de acción que la sociedad reclama para sí misma en esta trascendental tarea.

¿Qué disposición tiene usted y los servidores públicos a su cargo, para atender efectivamente las propuestas y observaciones que provengan de la sociedad?

El Presidente:

Redondee su pregunta, por favor señor diputado.

El diputado Nestor Villarreal Castro:

Termino.

Hemos escuchado en forma reiterada de los funcionarios de esta Secretaría, que las acciones y decisiones en materia de seguridad requieren respaldo social y opinión pública favorable, sin embargo vemos que si la sociedad no percibe resultados satisfactorios a corto plazo, es muy posible que ésta descalifique y rechace toda acción emprendida por ustedes, acrecentando la desconfianza en las instituciones de manera peligrosa para la buena marcha del país.

Por eso, lo exhortamos a que nos explique en qué consisten las medidas que se están tomando en lo referente a la prevención de delitos y cómo se está vinculando con ellos a la sociedad, y por qué no se ha difundido debida y oportunamente a todo el país el contenido de la Alianza Social para la Delincuencia, puesta en marcha desde el mes de enero en la Ciudad de Tijuana por el Presidente de la República. Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra el doctor Gertz Manero, para dar respuesta.

El Secretario Alejandro Gertz Manero:

Señor diputado, el Proyecto Ojo Ciudadano es un proyecto de esta Secretaría y de esta Administración, nosotros somos los responsables de haberlo promovido y de estarlo llevando a cabo.

Estos programas se tienen que manejar en una forma muy responsable. Es decir, cuando se abre una opción a la ciudadanía se le tiene que dar una respuesta a esa opción, no se pueden abrir posibilidades de participación ciudadana que no tengan una respuesta inmediata. Así lo hemos hecho y los resultados han sido muy satisfactorios hasta el momento, de todas las denuncias que nos han presentado en Ojo Ciudadano, las que han tenido viabilidad, todas han tenido una respuesta inmediata y lo vamos a seguir teniendo.

Estos programas, volvemos a lo mismo, requieren de una estructura de respuesta con una capacidad policíaca adecuada. Es decir, lo peor que puede pasar es generar posibilidades que no se vayan a responder y no se vayan a cumplir, hasta el momento se han cumplido todas.

Pero yo considero que lo más importante en prevención, es generar los elementos de fondo para que el delito se pueda prevenir antes de llegar a los aspectos policíacos, y para esto se necesita cambiar la estructura del sistema jurídico que nos está rigiendo en este momento.

Yo creo que se han hecho grandes avances, pero sí no le damos a los ciudadanos el derecho a defenderse en materia penal, si no hacemos de la reparación del daño el bien jurídicamente protegido, y si no logramos que todo el sistema jurídico trabaje en beneficio de la sociedad, no vamos a poder cambiar este proyecto.

Es decir, el asunto, es un asunto de fondo, el asunto lo tenemos que enfrentar con una respuesta de fondo, y la respuesta de fondo es el cambio estructural del sistema de defensa. El sistema de defensa social de este país, como dije al principio, no estuvo hecho para defender a la sociedad, sino para proteger al poder. Y en ese camino se dedicó a defender al poder informal, al poder de los narcotraficantes, del crimen organizado, ahí es a donde están yendo todos los policías y todas las estructuras, se las tenemos que devolver a la sociedad.

Es decir, un proyecto de denuncia ciudadana, es un proyecto que tiene que tener una respuesta ciudadana. Mire, cuando hay programas publicitarios que le dicen a un ciudadano denuncia, fíjense que yo creo que se sienten muy insultados, porque hay que ir a hacer una denuncia ante una agencia del Ministerio Público en cualquier lugar de este país para que veamos cuál es la respuesta. No les podemos decir a las gentes algo que sabemos que es una ofensa a su dignidad. No les podemos decir ve a una agencia del Ministerio Público a que te maltraten, a que te ignoren y a que el 95% de las averiguaciones previas se vayan al archivo. Eso no se los podemos decir, tenemos que darles las facilidades para que esa denuncia se convierta en una acción ciudadana que le dé respuesta al daño y al ofendido. No es posible que el día de hoy los mexicanos no se puedan defender de los delitos que se cometen en su contra.

Es verdaderamente increíble que el monopolio de la acción penal nos lleve a la situación que nos ha llevado. No se trata de acabar con el Ministerio Público; no se trata de acabar con la función social y la representación social que tiene el Ministerio Público, se trata de coadyuvar con él,  por qué se nos ha impedido eso. Eso no es admisible en ninguna forma.

¿Por qué no podemos lograr que la reparación del daño sea el bien fundamental? A las gentes no les importa si un delincuente se pasó 25 años, 20 años o 18 años, les importa el daño que les ha inferido ese delito. Hay que repararlo. Esa es una función de la sociedad, ese es un asunto de fondo en el que tenemos que hacer todo el esfuerzo que podamos.

Yo creo que estamos en un camino de buena voluntad y de colaboración para que un Congreso sensible a este problema y un gobierno sensible a este problema, podamos darle una respuesta a la gente, que la gente nos está demandando. No es el número de policías, y eso ya lo hemos visto, el que va a dar el resultado, es la calidad del servicio y es la imagen que tiene el policía frente a la comunidad, el policía no puede estar al servicio del poder; los procuradores no pueden ser los verdugos del poder, tienen que ser los representantes de la sociedad.

Hay que hacer un cambio en la Constitución verdaderamente fondo, creo que todos estamos en disposición de hacerlo, creo que todos lo entendemos, necesitamos una policía nacional....

El diputado Ricardo Ocampo Fernández:

Gracias señor presidente. Compañeros legisladores. Señor Secretario, pareciera ser que sus comentarios ya echaron a correr a los diputados, ojalá las acciones que usted vaya a tomar cuando las tome realmente, pues echen a correr a los delincuentes, eso esperemos.

Desearíamos que sus respuestas no partieran de la base muy manejada por usted, de un grave problema de la seguridad pública y que culpa de todos los males a las administraciones anteriores. Partamos de la base que usted tuvo durante casi tres años esta responsabilidad, como titular de la Secretaría de Seguridad Pública en el D.F., y durante estos casi diez meses la tiene a nivel nacional.

Ni las estadísticas ni la percepción de la sociedad proyectan un mejoramiento significativo de la seguridad pública, sino al contrario se incrementa la criminalidad en casi todos los delitos y la preocupación de la sociedad aumenta.

Resulta profundamente lamentable, que siendo la prevención del delito un aspecto toral para la convivencia armónica de los mexicanos, en el documento del Informe entregado a esta soberanía, n ose le concede a este tema la importancia debida, situación similar ocurre en lo relativo a menores infractores, quienes de no recibir un adecuado tratamiento, se pueden convertir con el tiempo en delincuentes de alta peligrosidad para la sociedad.

Le estimamos, nos pueda usted comentar, ¿cuál es el plan de trabajo de esta dependencia a su cargo para la prevención del delito -no lo he escuchado- aspecto fundamental para lograr a mediano plazo, reflejar buenos resultados en la disminución de la delincuencia?

¿Qué programas o acciones concretas se han establecido, para vincular y corresponsabilizar a la sociedad en el tratamiento de este problema?

¿Qué programas de comunicación y participación con la sociedad?

¿Qué programas nacionales y coordinados con gobiernos estatales, se están implementando para la capacitación y mejoramiento de los cuerpos policíacos, encargados de la prevención del delito y de intercambio de información, para evitar que malos policías transiten de un cuerpo policíaco a otro?

Y aquí quisiera yo comentar, de que en el ámbito de responsabilidad indudablemente de la seguridad pública y en el encargo que usted tiene, sin duda alguna está, el buscar los mecanismos para mejorar el funcionamiento de las corporaciones policiales en los estados y abatir ese 90% de incidencia delictiva.

¿Con qué criterios, señor Secretario, se determina que la capacitación y formación policial, se tiene que estandarizar, cuando en el país los fenómenos delincuenciales varían en función de las regiones y de las entidades?

¿Qué programas concretos y qué avances tenemos en el sistema penitenciario y de rehabilitación de menores infractores, para que estos centros dejen de funcionar como escuelas superiores y de doctorado de delincuentes?

¿Cuánto tiempo requiere la Secretaría para hacerse responsable de los presos federales y para resolver el problema de la sobrepoblación penitenciaria?

Y aquí quisiera yo también destacar que en una publicación que se hizo el 9 de julio, se destacó del cumplimiento de 500 órdenes de aprehensión del orden común y federal, la pregunta es: ¿500, señor Secretario, de cuántas órdenes de aprehensión?

¿Qué plazos y cuánto tiempo, señor Secretario, tenemos que esperar, para que empecemos a percibir los resultados y la mejoría de los niveles de seguridad pública?

También quiero plantearle que el gobierno de Campeche, ha expuesto la necesidad de destinar recursos, para atender los requerimientos que tienen los defensores de oficio, y hablamos no solamente de la situación de Campeche sino de todas las entidades, lugar a donde acuden muchos ciudadanos que no tienen la posibilidad de cubrir el pago de abogados y las graves limitaciones que ahí se presentan.

Por lo que resulta necesario que a esta institución se le integre y reciba los apoyos del Programa Nacional de Seguridad Pública.

Entendemos la complejidad en la materia, los legisladores asumimos este reto, señor Secretario, y reiteramos nuestro compromiso para participar en lo que a nosotros corresponda, para el mejor logro de los objetivos propuestos. Pero requerimos que en su Secretaría se tomen las decisiones correctas y se desarrollen las mejores estrategias, con prácticas eficaces y metas con tiempos definidos, para obtener resultados a la brevedad.

Recordemos que hay una sociedad que espera y se desespera en la esperanza de un México más seguro.

Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra el doctor Gertz Manero, hasta por ocho minutos para dar respuesta.

El Secretario Alejandro Gertz Manero:

Sobre su primera pregunta, que es cuál es la fórmula para poder hacer un proyecto de prevención a nivel nacional, precisamente el Sistema Nacional de Seguridad es la base estructural para un proyecto de prevención a nivel nacional. ¿Por qué? Porque ahí es donde se debe de recibir toda la información sobre el fenómeno de la delincuencia en qué forma y de qué manera se dá.

Por eso es tan importante que este sistema que tiene ya una estructura y una, sobre todo una infraestructura de información perfectamente capacitada para recibir esta información, logre que los estados entreguen la misma; y eso es una tarea que podemos hacer juntos.

Es decir, en los últimos años, el sistema ha cumplido rigurosamente con la entrega de los fondos que el Congreso le otorga a cada estado, pero no ha habido la respuesta y en esta administración, sino que ha sido histórico por parte de los estados para recibir esta información. Con esta información, cuando esté cabalmente estructurada, todas las policías y las estructuras de defensa social tendrán un instrumento invaluable de trabajo que nosotros tenemos que lograr. Por eso es tan importante que en el presupuesto del año 2002, se establezcan las necesidades de que esta información les llegue a todos los estados.

Usted lo acaba de decir, cómo es posible que se pueda contratar a un personal de seguridad pública en el estado, el que usted representa, si no sabe si ese personal tiene algún antecedente penal en cualquier otra parte del país, por eso es tan importante recibirlo. Lo mismo es la base de datos para el robo de vehículos, lo mismo es la base de datos de delincuentes.

Me preguntaba usted sobre las órdenes de aprehensión. Nosotros no tenemos la función directa, pero tenemos la necesidad de apoyar. ¿Qué es lo que nos pasa? Bueno que cuando vamos a cumplir con esas órdenes de aprehensión, si no hay una base de datos, usted, cualquiera que sea versado en esta materia, verá que una orden de aprehensión es un pedazo de papel que no dice más que el nombre de la persona y que no trae ninguna identificación, ni modus operandi ni lugar donde vive. Entonces si esas órdenes de aprehensión no tienen todo el apoyo que se necesita para identificar a la persona que van a ir a detener, pues francamente no se puede hacer absolutamente nada.

Entonces es indispensable que este Sistema Nacional que ya está funcionando, sea nutrido de esta información y para que esto se logre, pues es indispensable generar también los amarres y los candados para que los gobiernos de los estados y de los municipios puedan darnos esta información y nosotros se las podemos hacer llegar a ellos.

Yo creo que es una tarea que juntos podemos realizar y creo que también hay otra cosa que es fundamental: muchas veces los municipios tienen más necesidad de apoyos de seguridad pública que los propios estados, porque son las policías municipales las que tienen el contacto más directo con la ciudadanía;

y esto en los programas y en el uso de los recursos presupuestales no está señalado. Yo creo que es menester hacer un esfuerzo ahí para que vayan a os municipios los fondos federales para apoyar la seguridad pública, y que no solamente vayan a los sistemas de seguridad y de procuración, sino que vayan a lo que usted mismo estaba proponiendo: al Poder Judicial; al Poder Judicial hay que apoyarlo, hay que darle fondos también y hacer un reparto mucho más equitativo en razón de las necesidades de la ciudadanía y de la comunidad para que este sistema pueda funcionar.

Yo estoy seguro que con lo que ya se ha hecho y con un buen esfuerzo legislativo para amarrar los recursos que ustedes aprobarán en la forma que ustedes consideren, nos van a ayudar a realmente crear la infraestructura y los elementos de información para un proyecto de seguridad pública que a todos nos va a ayudar mucho.

El Presidente:

Gracias, señor Secretario.

Para réplica tiene la palabra hasta por cuatro minutos, el diputado Roberto Zavala Echavarría.

El diputado Roberto Zavala Echavarría:

Compañeros diputados; señor Secretario Gertz Manero:

Había apuntado aquí una docena de preguntas que a título de réplica y dado el formato utilizado para las comparecencias de los ciudadanos secretarios, acordaron los grupos parlamentarios, voy a hacerle únicamente cuatro, espero que me alcance el tiempo. Usted ha tenido 8 minutos para responderle a los compañeros que me antecedieron en el uso de la palabra, y con el que más se tardó fue con mi compañero diputado Campos 4 minutos 15 segundos. A todos les respondió entre 2 y 3 minutos o medio les respondió las preguntas, Jaime Vázquez, aquí tengo su intervención por escrito, le hizo 10 preguntas y solamente le contestó media pregunta. Yo quiero pedirle muy respetuosamente señor Secretario, que los 10 minutos que le tocan enseguida del que habla, los utilice en darme respuesta a las 4 preguntas que estimo importantes, que hacerle y quizás nos den una visión un poquito más completa, de lo que está usted haciendo al frente de la Secretaría. Lo conozco hace años, sé de su capacidad, de su honestidad y que fue un magnífico Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal.

Me preocupan varias cosas señor Secretario, pero me voy a circunscribir a cuatro de ellas. La primera, la parquedad, la cortedad, la brevedad con que el señor Presidente de la República abordó este tema tan importante según dice todo mundo, es el más importante de entre la problemática nacional, en su reciente Informe de Gobierno.

Muchos nos preguntamos en el mejor de los casos acaso indiferencia; en el peor irresponsabilidad. A mí me preocupa su misma actitud en esta Cámara con respecto a las preguntas que le han formulado los señores diputados. Yo quisiera que en lugar, se lo pido respetuosamente, de leernos, usted es muy bueno para improvisar o de improvisarnos estos 10 minutos, le dé respuesta a las siguientes preguntas:

¿Por qué fue tan parco el señor Presidente de la República al abordar este tema en su Informe? ¿Por qué ha sido usted tan corto que no ha llenado las expectativas de los que estamos escuchando sus intervenciones? Luego, nos dijo que en el Sistema Nacional de Seguridad Pública, solamente tienen el 10% de los datos o de las huellas -no entendí bien- cualesquiera que sea el caso hay un sistema específico para ello, de todos los policías a nivel nacional, sean preventivos, alrededor de 350 mencionó usted, hay 30 mil judiciales y hay 3 mil 500 de la Procuraduría General de la República y otros tantos en los 10 mil que componen la cosa esa que le llaman policía federal preventiva.

¿Qué acaso señor Secretario, no funciona el Sistema Nacional de Seguridad Pública? éste deviene de una ley del Congreso, que se denomina Ley General , que establece las bases del Sistema Nacional de Seguridad Pública y una ley general obliga a la Federación y a los estados y a los municipios, a que acaten su mandato. Y el mandato es para todos ellos que hagan llegar estos sistemas que han costado tanto dinero al gobierno y al pueblo de México, para que funcionen. Hace casi seis años que está establecido el Sistema , señor Secretario.

Ahora recientemente, se reunió el Consejo para hablar sobre "mitotes", un desplegado que sí que no, y luego para proponer a una ciudadana muy distinguida como Secretaria.Y luego nos dice usted que esa Secretaria fue elegida por el Consejo por escrito. Yo le diría a usted y a los gobernadores, están actuando mal, debe ser en reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, donde se designe al Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, no por carta señor Secretario.

El Presidente:

Redondee su planteamiento por favor, si es tan amable señor diputado.

El diputado Roberto Zavala Echavarría:

Ultima pregunta. La tercera era señor Secretario, el índice delictivo. Ya mencionó que bajó en 12% el federal y subió el del fuero común en 7%. Mi pregunta es concretita: hace unos meses el jefe del Departamento del D.F: señaló públicamente que en esta ciudad se había reducido el índice delictivo. Quisiera que nos dijera de cuánto fue esa reducción.

Y la última, Señor Secretario, me preocupa mucho. Tanta insistencia en la actuación de los ministerios públicos. Yo creo que se refiere al federal o quizás algunos o a todos los estatales. Esta no es su competencia, Señor, es parte de la seguridad pública la administración o la procuración de la justicia.

Pero si a mí me lo dice, con la poca o mucha experiencia que tenga sobre el tema, el problema en México no es de los ministerios públicos ni de los jueces, aunque sí coadyuvan. El problema principal es de las policías, Señor Secretario. Y a mí me preocupa su insistencia en cargarles la mano demasiado a las procuradurías y a mi juicio que creo que en lo general funcionan bastante bien.

Muchas gracias por su respuesta.

El Presidente:

Gracias, Señor Diputado.

Tiene la palabra el doctor Alejandro Gertz Manero, hasta por 10 minutos para su mensaje final. Adelante, Señor Secretario.

El Secretario Alejandro Gertz Manero:

Voy a aprovechar, si ustedes me lo permiten, la última intervención para darle respuesta al señor Diputado porque son preguntas que a todos nos interesa la respuesta.

Yo traté de ser lo más conciso y lo más claro posible en las respuestas que di. Si lo logré, pues ustedes mismos lo calificarán.

Por lo que hace al 10% de las huellas de los policías, la ley que obliga al cumplimiento de dar esta información no tiene sanción. Y ustedes saben que una ley sin sanción tiene estas consecuencias. Es decir, el sistema está preparado para recibir la información; no nos la mandan, no tenemos sanción.

Yo creo que la sanción más importante es que el presupuesto que ustedes aprueben esté amarrado a darle a todo el resto del país la información que éste merece, en tanto se pudiera hacer un cambio legislativo.

Por lo que hace al índice delictivo, yo no puedo hablar por los índices delictivos que señala cada estado o cada municipio, y menos los que no me corresponden. Lo que sí le puedo decir es que de la información general que llega al sistema, el índice delictivo del fuero común en el país en estos meses se ha incrementado casi el 7% y el índice delictivo de carácter federal se ha reducido el 12%.

Esa es la información que ellos me mandan y que es la información que llega al Sistema de Seguridad y el que está a disposición de todos nosotros. Sobre esa percepción es sobre la que yo hago lo que usted me señala en el sentido de hacer una descalificación del ministerio público.

Mire, ahí sí difiero, con todo respeto. Yo creo que el que procura y el que imparte la justicia es el que señala el camino de la legalidad o de la impunidad, no la policía preventiva, que tiene una función de prevención a la que ni siquiera se le ha dado, legalmente, la capacidad de investigar para prevenir el delito.

Si el ministerio público funcionara y si el sistema judicial se aplicara con todo rigor, yo estoy seguro de que los índices delictivos se reducirían notablemente. Es decir, no estoy en contra de los titulares del ministerio público ni de los agentes en lo personal, sino de una fórmula institucional que nos ha dado unos resultados que esos sí son verdaderamente de angustia.

Cuando se inician averiguaciones previas en toda la república y el 92% de esas averiguaciones previas no se consignan, eso sí es verdaderamente gravísimo, porque eso es lo que está generando, en la percepción del delincuente, la certeza de que va a ser impune.

Porque de ese 92%, si aumentamos las cifras negras del delito, que son los delitos que no se denuncian, entonces el índice de impunidad sube. Y si vemos los resultados después en la readaptación social, el índice sigue subiendo.

Yo creo que hay que asumir la responsabilidad de cada una de las instituciones. Esto no es un asunto personal, del ninguna manera, Dios me libre. No. Este es un asunto fundamentalmente de orden jurídico y de resultados frente a la ciudadanía.

Y yo les quiero volver a insistir. Si los ciudadanos, si los miembros de la comunidad, no tenemos derecho a defendernos del delito no vamos a poderlo combatir. Si nosotros no tenemos una participación activa como miembros de la comunidad en una estructura legal que defienda a la sociedad, que le dé a la sociedad los instrumentos para su propia defensa, no vamos a salir adelante.

Yo quiero pedirles a ustedes la oportunidad de hacerles llegar este proyecto, que lo veamos juntos. Es un proyecto hecho de buena fe, con todo el deseo de ayudar a la comunidad, de poder servir a la comunidad y de entender un fenómeno delictivo al que ya no le responden las estructuras legales actuales.

No es un problema personal, no se trata de descalificar a miles de Agentes del Ministerio Público que están haciendo lo mejor que pueden o como pueden lo que están haciendo en el país. Es que el instrumento ya no funciona. Es como creer que una Policía Preventiva puede prevenir el delito sin darle la capacidad de investigar para la prevención del delito. Eso no es creible que haya esa estructura. No es posible que por otro lado la reparación del daño, que debe de ser el bien jurídicamente protegido no exista más que en una entelequia jurídica, porque cualquiera que haya sufrido desde el que le rompen un vehículo hasta el que le hacen un daño físico, saben que nunca obtienen la reparación del daño. Que es lo menos que se le puede dar a la persona que ha sido ofendida por un delito.

Yo creo que se puede hacer un esfuerzo muy señalado para hacer un nuevo proyecto de seguridad nacional, donde haya una verdadera policía. Porque tiene usted razón, hay que hacer una verdadera policía, bien estructurada. No andar buscando a ver a quién se le queda una chamba o no, o quién la agarra. No, no se trata de eso; se trata de estructurar un proyecto que realmente le responda a la sociedad.

Yo primero les quiero agradecer mucho la oportunidad que me han dado de estar en esta sesión y de darles mis puntos de vista y que me permitan poder seguir con ustedes presentándoles este proyecto, que ojalá y ustedes lo puedan ver con toda la objetividad y la buena voluntad con la que han visto mi participación y las respuestas que les he dado, que se las he dado con todo respeto y con el mejor deseo de que encontremos juntos un camino para que esta situación, que los ofende a ustedes, que nos ofende a todos, le demos realmente una solución de fondo.

Muchísimas gracias.

(Aplausos)

El Presidente:

Gracias, señor Secretario.

Señoras y señores Diputados:

Con este evento hemos dado cabal cumplimiento al acuerdo parlamentario que establece las bases para las comparecencias de funcionarios del Ejecutivo Federal para el análisis del Primer Informe de Gobierno del Presidente de la República.

Cuanto aquí se ha dicho es rica y valiosa expresión de la pluralidad democrática que convive civilizadamente en nuestro país y que se refleja fielmente en la representación nacional de esta honorable Cámara de Diputados.

Hemos dado, sin duda, un testimonio fehaciente de la nueva realidad en la convivencia política y de la nueva aunque aún incipiente interlocución hasta hace poco casi inexistente entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo de la Unión.

Me permito saludar con respeto la actitud responsable y congruente de todos y cada uno de ustedes, señoras y señores legisladores, que han venido aquí a enriquecer y a fortalecer la práctica democrática de nuestras instituciones, que han abordado la máxima tribuna nacional compartiendo y demostrando sus particulares convicciones y externándolas en un indiscutible ambiente de respeto y de libertad que ahora se respira como aire fresco y que se antoja como preludio del engrandecimiento nacional que ya se vislumbra en el horizonte de todos los mexicanos.

Conocedores de la importancia y la trascendencia del tema que venimos a glosar hemos hecho de esta comparecencia un acto eminentemente republicano, donde las discrepancias ideológicas y políticas han tenido cabida sin prejuicios deliberados, sin compromisos previos y sin la influencia de apetitos personales.

La comunidad nacional aquí representada podrá sentirse honrada y correspondida en la confianza que depositó en sus legisladores, por la disposición manifiesta que han tenido de venir aquí a entregar y a recibir con generosa ponderación las posturas de sus respectivos grupos parlamentarios, orientadas todas ellas, sin lugar a dudas, a buscar respuestas y definiciones para el bien de México.

Por su actitud, que enaltece al Poder Legislativo, señoras y señores Legisladores, reciban mi respeto y reconocimiento.

Señor Secretario de Seguridad Pública, doctor Alejandro Gertz Manero: A nombre de esta soberanía agradecemos su presencia en esta Honorable Cámara de Diputados. Por cuanto aquí se ha dicho, puede usted tener la certeza plena de que el tema de la seguridad pública es un asunto de prioridad nacional para esta soberanía, que comparte con el Poder Ejecutivo del que usted forma parte, la convicción de que una convivencia social justa, libre y ordenada, es medio imprescindible para el fortalecimiento de la persona, haciéndose ineludible la conservación y el desenvolvimiento de una seguridad y de un orden social que armonice los aspectos individuales y colectivos de la vida humana.

Se habrá dado cuenta usted, señor Secretario, de que los señores legisladores, las señoras y los señores diputados, conciben la realización de la seguridad pública y del orden social como atribución primaria del Estado, como prioridad fundamental y nacional del gobierno, en especial de la Secretaría de Seguridad Pública a su cargo, de la que como todos los mexicanos esperamos cumpla su cometido y evite fracasar en sus fines.

En la Cámara de Diputados y en especial en las Comisiones de Gobernación y Seguridad Pública y en la Comisión Especial de Seguridad Pública el día de hoy constituida, encontrará usted un espacio permanentemente abierto al diálogo, al intercambio y al debate, para construir juntos el marco jurídico que facilite y permita la efectividad de las previsiones, de las decisiones, de las políticas criminológicas y de las acciones policiales de la dependencia federal a su cargo.

Cuenta con el trabajo irrestricto de esta Honorable Cámara de Diputados, por lo que a su responsabilidad corresponde.

Estamos seguros que en usted y en los servidores públicos que le acompañan en el desempeño de tan alta responsabilidad, encontraremos la misma disposición institucional para compartir con las señoras y los señores legisladores, así como con otros órdenes de gobierno y con los organismos de la sociedad, muy importante, la enorme tarea de hacer de México un país seguro y digno para la convivencia y desarrollo de nuestros hijos.

Por su atención y por su presencia en este acto, señoras y señores diputados, señor Secretario Alejandro Gertz Manero, muchas gracias.

(aplausos)

De conformidad con lo que establece el artículo 7º, numeral quinto de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta reunión será remitida al ciudadano Presidente de la República, para su conocimiento.

Agradecemos a todos su asistencia. Se levanta la reunión. Muchas gracias.

(A las 20:40 horas)