Comparecencia del Secretario de Trabajo y Previsión Social,
Carlos Abascal Carranza, correspondiente al Primer Informe
de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa
José Ramírez Gamero

Presentación
Carlos Abascal Carranza

FIJAN LA POSICIÓN GENERAL DE SU GRUPO PARLAMENTARIO, LOS DIPUTADOS:

Beatriz Lorenzo Juárez, Partido Alianza Social
Jaime Cervantes Rivera, Partido del Trabajo
María Cristina Moctezuma Lule, Partido Verde Ecologista de México
José Manuel del Río Virgen, Convergencia para la Democracia
Alejandro Gómez Olvera, Partido de la Revolución Democrática
Hugo Camacho Galván, Partido Acción Nacional
Gustavo Adolfo González Balderas, Partido Revolucionario Institucional

Para hacer los comentarios que juzgue pertinentes
Carlos Abascal Carranza

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Juan Carlos Regis Adame, Partido del Trabajo
Respuesta: Carlos Abascal Carranza
Réplica: Juan Carlos Regis Adame, Partido del Trabajo

Pregunta: José Concepción Salazar González, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Carlos Abascal Carranza
Réplica: José Concepción Salazar González, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Rosario Tapia Medina, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Carlos Abascal Carranza
Réplica: Rosario Tapia Medina, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: José Luis  Novales Arellano, Partido Acción Nacional
Respuesta: Carlos Abascal Carranza
Réplica: Jaime Aceves Pérez, Partido Acción Nacional

Pregunta: Hilda Josefina Anderson Nevárez, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Carlos Abascal Carranza
Réplica: Roberto Ruiz Angeles, Partido Revolucionario Institucional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Jaime Cervantes Rivera, Partido del Trabajo
Respuesta: Carlos Abascal Carranza
Réplica: Jaime Cervantes Rivera, Partido del Trabajo

Pregunta: José Concepción Salazar González, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Carlos Abascal Carranza
Réplica: José Concepción Salazar González, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: María de los Angeles Sánchez Lira, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Carlos Abascal Carranza
Réplica: María de los Angeles Sánchez Lira, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Jorge Urdapilleta Núñez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Carlos Abascal Carranza
Réplica: Alfonso Sánchez Rodríguez, Partido Acción Nacional

Pregunta: Enrique Aguilar Borrego, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Carlos Abascal Carranza
Réplica: Enrique Ramos Rodríguez, Partido Revolucionario Institucional

COMENTARIOS FINALES
Carlos Abascal Carranza

MENSAJE INSTITUCIONAL
José Ramírez Gamero









26 DE SEPTIEMBRE DE 2001

COMPARECENCIA DEL SECRETARIO DE TRABAJO Y PREVISION SOCIAL
LICENCIADO CARLOS ABASCAL CARRANZA

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social
diputado José Ramírez Gamero

Buenas tardes a todos.

Se abre la reunión.

Esta Presidencia informa que se ha registrado la asistencia de los miembros de esta Comisión de Trabajo y Previsión Social, existiendo quórum.

De conformidad con el artículo 7º., numeral cuarto de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, comparece el ciudadano licenciado Carlos Abascal Carranza, Secretario de Trabajo Previsión Social, en la que se llevará a cabo el análisis del Primer Informe de Gobierno del Presidente de la República Vicente Fox Quesada, en el tema de su competencia.

Nos acompaña el diputado Eric Eber Villanueva Mukul, representante de la Mesa Directiva de esta Cámara de Diputados.

Agradecemos la presencia de los señores funcionarios de la Secretaría del Trabajo: licenciado Fernando Franco González Salas, Subsecretario del Trabajo; licenciado Rafael Estrada Zámano, Subsecretario de Previsión Social; ingeniero Raúl Navarro Garza, Oficial Mayor; ciudadano licenciado Virgilio Esemena Becerra, Presidente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje y demás funcionarios y funcionarias que nos acompañan. Gracias por su asistencia.

Esta sesión de glosa de informe, se desarrollará conforme al acuerdo parlamentario aprobado por la Cámara de Diputados en sesión del 11 de septiembre. El acuerdo parlamentario dice así:

"Artículo 1º. Que el artículo 69 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ordena que a la apertura del Primer Período de Sesiones Ordinario del Congreso General, asistirá el Presidente de la República y presentará un informe por escrito en el que manifieste el estado que guarda la administración pública del país.

Segundo. Que el artículo 7º., párrafo cuarto de la Ley Orgánica del Congreso General, establece que las Cámaras del Congreso de la Unión analizarán el Informe presentado por el Presidente de la República y que dicho análisis se desarrollará clasificándose por materia en política interior, política económica, política social y política exterior.

Tercero. Que conforme a lo dispuesto en el artículo de l a Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, corresponde a la Junta de Coordinación Política presentar al pleno proyectos de puntos de acuerdo sobre asuntos que deban de ser desahogados en este órgano.

Cuarto. Que para realizar el análisis del primer Informe de Gobierno de la administración 2000-2006 de la mejor manera, así como para ordenas las comparecencias de los funcionarios responsables de los diversos ramos de la administración pública federal, para ese efecto es conveniente que la Junta de Coordinación Política en uso de sus facultades, acuerde y proponga al pleno el formato conforme al cual se desahogarán las mencionadas comparecencias.

Con base en las consideraciones procedentes y con fundamento en el artículo 69 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como en los artículos 7º. y 34 de la Ley Orgánica del Congreso General, la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados somete a consideración del pleno el siguiente:

ACUERDO

Primero. El presente acuerdo regulará exclusivamente lo relativo al formato que habrá de observarse dentro de las comparecencias de los funcionarios del Ejecutivo Federal ante la Cámara de Diputados, a efecto de realizar el análisis del Primer Informe de Gobierno del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos administración 2000-2006.

Segundo. Las sesiones en que se desahoguen las comparecencias se desarrollarán conforme a las siguientes bases:

En primer término, el funcionario compareciente expondrá el estado de su respectivo ramo hasta por veinte minutos.

A continuación, un representante de cada grupo parlamentario hablará hasta por diez minutos para establecer la posición del grupo respecto del tema.

Tercero. Agotadas las rondas de posicionamiento a que se refiere el punto anterior, el funcionario compareciente hará uso de la palabra nuevamente hasta por diez minutos para hacer los comentarios que juzgue pertinentes.

Cuarto. A continuación se dará inicio a una o dos rondas de preguntas y réplicas, según el acuerdo que para cada comparecencia adopte la Junta de Coordinación Política, que se desarrollará cada una y en su caso sucesivamente en la forma siguiente:

a). Cada grupo parlamentario planteará al funcionario, por conducto de uno de sus diputados, una pregunta en un tiempo no mayor de cuatro minutos. El funcionario responderá a cada pregunta lo conducente durante un lapso que no excederá de ocho minutos. El grupo parlamentario en turno, tendrá derecho a una réplica de hasta cuatro minutos.

El orden de intervención de los diputados, tanto para el posicionamiento como para preguntas y réplicas, será de manera ascendente según el número de legisladores integrantes de cada grupo parlamentario.

Concluida la etapa de preguntas, respuestas y réplicas, el funcionario dirigirá a la Asamblea un mensaje final de hasta diez minutos.

El Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, concluirá la comparecencia con un mensaje institucional de no más de diez minutos.

Las comparecencias que se realicen ante comisiones se desarrollarán en lo conducente, conforme a las reglas aplicables en el pleno. El mensaje institucional final estará a cargo de quien las presida.

Las comparecencias en pleno o comisiones se llevarán a cabo conforme al número y programación que acuerde la Junta de Coordinación Política".

Lo firman los coordinadores de cada una de las fracciones.

En esa virtud, esta Presidencia concede el uso de la palabra al ciudadano licenciado Carlos Abascal Carranza, hasta por veinte minutos.

El Secretario de Trabajo y Previsión Social,
licenciado Carlos Abascal Carranza:

Don Eric Eber Villanueva, representante de la mesa directiva de la Cámara de Diputados; señor presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, de la Cámara de Diputados; señoras y señores diputados integrantes de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, de la LVIII Legislatura de la Cámara de Diputados:

Atendiendo a su convocatoria comparezco ante esta soberanía, con el objeto de colaborar en el análisis que por mandato constitucional y legal corresponde a este órgano legislativo realizar respecto del primer Informe de Gobierno presentado por el Presidente de la República, el pasado 1º. De septiembre ante el Honorable Congreso de la Unión, en los anexos del informe del estado que guarda la Administración Pública que presentó el Titular del Poder Ejecutivo y en el Informe entregado a las Cámaras, en cumplimiento de lo ordenado por el primer párrafo del 93 de nuestra Constitución, sobre la situación que guarda el Ramo de Trabajo y Previsión Social, encontrarán la información, los datos, las cifras más relevantes. Por lo que me referiré a continuación a las líneas fundamentales de la política laboral de la presente administración, sin detrimento de que ustedes, si lo consideran necesario, abunden sobre dichas cifras y datos, al responder yo las preguntas que ustedes tengan a bien formularme.

Asimismo, en días pasados les entregamos el Programa Nacional de Política Laboral 2001-2006, documento que conforme al Plan Nacional de Desarrollo, contiene las estrategias, proyectos, objetivos y metas de la Secretaría a mi cargo Los tiempos que vive nuestro país y el mundo, obligan a una participación cada vez mas intensa y corresponsable de todos los sectores de la sociedad, en la construcción de las soluciones que requieren los problemas nacionales. Esto es válido de manera especial para el sector laboral.

Por otra parte, la globalización de la economía obliga a buscar que la empresa como comunidad humana productiva, sea más competitiva, de tal manera que sea capaz de generar riqueza. Nuestro reto es encontrar las fórmulas para que esa riqueza individualizada por centro de trabajo ya acumulada nacionalmente, se distribuya de manera más justa y equitativa entre todas y todos los mexicanos.

Tomando en cuenta lo anterior y frente a los retos que nos impone el siglo XXI, la presente administración está empeñada en el impulso de una cultura laboral fundada en el respeto a la dignidad de la persona humana; en la revaloración del trabajo como expresión de esa dignidad; en el derecho de todo individuo a un trabajo digno y bien remunerado, particularmente ese derecho de las mujeres. Y por otro lado, de las personas en condiciones de vulnerabilidad; en el respeto de los derechos laborales de nuestros connacionales que laboran en el extranjero; en la capacitación para desarrollar las potencialidades, las aptitudes y las actitudes de todos los trabajadores y los empresarios y en propiciar la participación armónica de los sectores de empleadores y trabajadores en los procesos productivos.

Para lograr lo antes señalado resulta indispensable promover mediante el diálogo entre los sectores productivos, la actualización de nuestro marco normativo, el fortalecimiento y modernización de las instituciones del sector laboral, el mejoramiento de la procuración y la impartición de justicia.

Nuestra presencia de manera activa y responsable en el ámbito laboral internacional; el combate a todas las formas de corrupción, el fortalecimiento de un sindicalismo moderno, participativo y democrático, así como de un empresariado comprometido con los valores de una cultura laboral que se finque en la justicia social. Para ello, nos hemos propuesto cinco estrategias que le abran paso al logro de los objetivos que se ajustan a las condiciones políticas y económicas por las que atraviesa el país, a saber: la inclusión de las partes, el diálogo permanente para la construcción de consensos, la gradualidad en los cambios, el respeto a la ley y el mantenimiento de la paz laboral Esas cinco estrategias han venido iluminando desde hace 9 meses nuestro quehacer.

En primer lugar, nuestro quehacer hacia el impulso de una nueva cultura laboral que tiene como referente central a la persona humana y su dignidad, a la empresa como comunidad humana productiva que responde al interés de las partes que la constituyen y de la sociedad en su conjunto.

Sabemos que el impulso de una nueva cultura laboral requiere de la participación de todos los actores en el mundo del trabajo. Por ejemplo, para coadyuvar al desarrollo de esta línea de acción, en el mes de febrero pasado con el Presidente Fox como testigo de honor, se instaló el consejo para el diálogo con los sectores productivos, como órgano permanente de consulta participación y colaboración para el crecimiento con calidad y el desarrollo sostenible y sustentable, comprometiéndose a promover el consenso, el diálogo, la concertación y la unidad de esfuerzos entre las organizaciones sindicales, de empresarios y autoridades gubernamentales.

Como ésta, hemos construido múltiples instancias de diálogo y concertación con trabajadores y empresarios. Una segunda línea de acción iluminada por estas estrategias, es la promoción de la reforma legislativa que corresponde por supuesto, realizar al Congreso de la Unión y que se está construyendo a partir de la propuesta de los sectores productivos, de los académicos, de los expertos en la materia, además de una amplia consulta a la sociedad.

Para la modernización de la legislación laboral hemos creado un mecanismo de consensos y empezamos ya a trazar las líneas generales de lo que será el nuevo marco jurídico que rija la vida laboral.

Los pasos de discusión y elaboración y los procedimientos de presentación a la consulta ciudadana deberán conseguir que la propuesta llegue a ustedes, legisladores, ya con la aportación de la amplia pluralidad y con las reflexiones de los técnicos y los especialistas.

El Ejecutivo Federal entregará a ustedes, señoras y señores legisladores, el resultado de un proceso de amplia legitimidad y consensos.

La renovación de los consensos en una sociedad en transición es de carácter prioritario. El diálogo social forma parte inseparable de su esencia. A través del diálogo se sumarán las expectativas y se construirán los consensos para dotar a nuestro país de una legislación laboral que surja de un proceso en el que nadie debe ser ni sentirse excluido.

En esta línea de trabajo hemos instalado la mesa central de decisión para la modernización y actualización de la legislación laboral en la que participan los sectores productivos, a través de los representantes de las organizaciones de trabajadores y de empresarios, con la participación, en tanto de facilitadora, de la Secretaría del Trabajo.

La Secretaría agradece a las comisiones de Trabajo y Previsión de ambas cámaras la forma como decidieron acompañar el trabajo de modernización de la Ley Federal del Trabajo.

La Secretaría a mi cargo reconoce que el contenido central de la propuesta de actualización y modernización de la legislación laboral emanará de los propios sectores productivos, con el objeto claro de mantener el sentido social de la misma, inspirada en el artículo 123 constitucional, pero que responda, en lo sustantivo, en lo jurisdiccional y en lo orgánico, a las necesidades del México de hoy que quiere proyectarse vigorosamente hacia el futuro.

Desde esta honorable tribuna quiero dejar en claro que el compromiso del gobierno del Presidente Fox es con la justicia. En ningún momento permitiremos que se atente contra el espíritu social y las genuinas consultas de los trabajadores. Este es mi compromiso.

La tercera línea de acción consiste en promover el respeto a la autonomía sindical para que los sindicatos tengan una participación intensa en el mejoramiento continuo de los procesos productivos de las empresas y para que se conduzcan de manera democrática, acorde con la nueva situación del país y del mundo, en sus asuntos propios y en sus responsabilidades sociales.

La cuarta línea de acción se orienta al fortalecimiento de las relaciones internacionales para promover los intereses de los mexicanos en el ámbito laboral.

La quinta línea, consecuencia de las estrategias y requisito indispensable para el desarrollo de las líneas de acción, es la modernización de las instituciones laborales con el fin de aumentar su carácter promotor, manteniendo sus funciones de vigilancia y de búsqueda permanente del equilibrio entre los factores de la producción.

La Secretaría no se detiene a hacer un recuento del pasado. Lo importante es el presente y mirar el futuro, todos juntos, y comprometernos con él porque el trabajo de hoy es el elemento vertebrador por excelencia de todos los seres humanos.

Y respecto de los logros tangibles presentes alcanzados hasta el día de hoy, sólo quiero resaltar, además del diálogo social sobre el que abundo en esta presentación, que hemos rediseñado íntegramente nuestros servicios de capacitación, becas para desempleados y de empleo, lo cual nos ha permitido atender 570 municipios, más de 40 mil trabajadores en capacitación, hoy de una manera mucho más profunda.

En empleo hemos atendido, al 31 de agosto, a casi 900 mil personas y hemos propiciado la colocación en empleo tradicional y en autoempleo a más de 320 personas. Hemos instalado el sistema Chambatel en 22 ciudades, 21 estados de la república. Estamos comprometidos con la modernización de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, para lo cual estamos avanzando en la solución de los graves problemas de rezago. Estamos garantizando la autonomía jurisdiccional de la Junta y estamos dando pasos firmes para reubicar su sede central, hoy en grave riesgo.

La Profedet está avanzando en su meta de obtener la certificación ISO 9000 El Fonacot opera ya con números negros y ha ampliado su gama de proveedores de bienes y servicios.

Hemos lanzado un ambicioso programa de capacitación que alcanza a todos los servidores públicos de la Secretaría. Hemos dado un impulso decisivo a la automatización de los procesos, con un claro enfoque hacia los usuarios. Se han fortalecido todos los instrumentos para favorecer la transparencia y combatir la corrupción.

Ya hay un rediseño del proceso de inspección federal del trabajo que la hace más preventiva que coercitiva y le hemos dado transparencia y certidumbre jurídicas al registro de asociaciones y a las tomas de nota.

Existe un importante avance en la transformación de las delegaciones federales del trabajo, 16 hasta este momento.

Hemos realizado importantes ahorros en la gestión de la Secretaría, obviamente en proporción con el tamaño de nuestro presupuesto y hoy el país disfruta de paz laboral.

El empleo es una gran prioridad nacional, aunque los datos del 15 de agosto al 15 de septiembre son menos negativos al situarse en 211 mil bajas de trabajadores del Imss, después de haber llegado a un máximo de 233 mil, tenemos que reconocer que después de los acontecimientos recientes tenemos que redoblar esfuerzos con la participación de los sectores productivos para enfrentar un posible mayor impacto en desempleo, derivado de una profundización de la desaceleración económica en Estados Unidos y en el mundo. Esta ha sido y seguirá siendo una de las prioridades fundamentales de esta administración.

Para el gobierno de la República es un compromiso ineludible la recuperación del poder adquisitivo del salario de los trabajadores, sin generar un clima de enfrentamiento con el sector empresarial ni de pérdida de control de las variables macroeconómicas.

Los incrementos salariales han sido y serán resultado de las negociaciones particulares que desarrollan los empresarios y los sindicatos de cada una de las empresas, atendiendo a las características particulares de cada una de ellas, enmarcada cada empresa en su sector y en las condiciones generales del país y del mundo.

Debo reconocer que en México tenemos un salario mínimo que no responde ni a las exigencias constitucionales ni a los principios de equidad y justicia. Lo he dicho y lo ratifico ante esta soberanía: no es ético que quien pudiendo pagar más de un salario mínimo no lo haga, escudado en el supuesto de estar cumpliendo con la ley.

La Comisión Nacional de Salarios Mínimos está haciendo su propio proceso de discusión a este respecto.

La construcción de acuerdos salariales seguirá dándose en un marco de libre negociación bilateral entre empresas y organizaciones sindicales, sin intervensionismo de la autoridad.

Es menester impulsar la formulación de convenios de productividad en las empresas para que la nueva riqueza generada se distribuya con equidad y justicia entre los factores de la producción y así vigoricemos el mercado interno y elevemos la competitividad del país.

De esta forma seguiremos impulsando el compromiso del Presidente Fox: de propiciar una recuperación gradual y sostenida del poder adquisitivo de los trabajadores, en la medida de las posibilidades de cada empresa. Por ello, los salarios contractuales experimentarán este año un incremento de alrededor de 3 puntos en términos reales, de mantenerse las tendencias actuales.

Si el promedio anual de recuperación real del salario durante los próximos 5 años fuera de alrededor de 3 puntos anuales, al término del sexenio el poder adquisitivo de los trabajadores sería de más de 20 puntos reales.

Las transformaciones mundiales derivadas de la globalización, la revolución científica y tecnológica, y los graves problemas que no están resueltos, exigen de nosotros la capacidad para construir un sistema laboral y productivo auténticamente humanista, que además de enfrentar los desafíos mundiales sea capaz de   garantizar la producción suficiente y la distribución equitativa de la riqueza, así como de incorporar al conjunto de los mexicanos a los beneficios del desarrollo nacional. Sólo sobre esta base productiva podremos sustentar a largo plazo la justicia y la democracia a la que aspiramos los mexicanos, sobre todo aquellos que hasta ahora han sido excluidos de los beneficios del desarrollo.

En la Secretaría tenemos una convicción: México no puede proseguir por el camino de las confrontaciones, los deslindes y las polarizaciones ideológicas. El mundo nos enseña justamente hoy que los extremos terminan coincidiendo y que la violencia se retroalimenta desde ambas partes cuando no hay diálogo, cuando no se comunican las intenciones, cuando no se reconocen los propósitos, cuando no se hacen explícitas las convicciones y los intereses y cuando eso no conduce a un auténtico consenso, a una negociación de buena fe en la que todos cedan y todos ganen.

De hecho hemos actuado bajo la concepción de que la democracia va más allá de la voluntad de la mayoría, va hasta el punto en que la mayoría sólo alcanza plenitud o legitimidad cuando toma en cuenta a las minorías y cuando en el diálogo real con ellas modifica su perspectiva y las integra.

Sabemos y sabremos entender los signos de los tiempos. Haremos las decisiones que correspondan a cada nueva circunstancia.

La fórmula para resolver los problemas de este país sigue siendo la misma: el trabajo productivo y creativo de la comunidad de trabajadores y empresarios, para de esa forma construir condiciones que propicien la eliminación de la marginación, el abatimiento de la pobreza, en fin, la construcción de la justicia social.

Ante los retos que enfrentamos por un mundo globalizado que hoy transita por un momento incierto, agravado por los terribles y execrables hechos del pasado 11 de septiembre y las consecuencias que los mismos pueden generar, es momento de que todos los mexicanos reconozcamos que nuestra nación es el resultado del trabajo de una amalgama de generaciones desde la independencia, que han compartido el paradigma de ser y permanecer como una comunidad independiente que se une por esa identidad nacional y que se enriquece en su diversidad.

En el México de hoy, la pluralidad, la alternancia, la tolerancia, los gobiernos compartidos, son una constante. Nuestra sociedad es mucho más activa, participativa y demandante. Y en lo económico la mundialización, la apertura comercial y la competencia por los mercados, son una realidad.

Ante la situación que vivimos, se torna indispensable, impostergable, que con responsabilidad, unidad y determinación, todos los mexicanos sin excepción, nos sumemos en el esfuerzo colectivo por superar nuestras grandes carencias, rezagos y diferencias.

Somos los mexicanos y únicamente los mexicanos los que debemos definir nuestro mundo y nuestro destino y es por ello que debemos apoyar, anteponiendo los más altos intereses de la República, a cualquier otro particular o de grupo, el llamado que el pasado 1º de septiembre hizo el Presidente de la República, para construir entre todos un acuerdo nacional que nos permita llevar a cabo las reformas estructurales que se requieren para darle estabilidad y certidumbre a nuestro país. En esta tarea juega un papel fundamental el Congreso de la Unión, como crisol que alimentado por la pluralidad y la diversidad, forja las soluciones fundamentales para el país.

En el ámbito concreto de mi responsabilidad, tengo el honor de encabezar una institución, producto noble de la historia nacional, institución que es garante de algunos de los derechos fundamentales de los mexicanos, resultado de luchas y esfuerzos de generaciones. Si algo ha distinguido a la concepción normativa en el ámbito laboral, es su carácter tutelar y su carácter social, adelantada y visionaria en su tiempo la legislación laboral mexicana y las instituciones que de ella derivaron hoy deben ser adecuadas a las nuevas realidades, insisto, sin vulnerar o trastocar los derechos fundamentales plasmados en nuestra Constitución., a la luz de esta tradición que hemos heredado reitero el más firme compromiso personal y el de mis colaboradores para seguir impulsando una política que con respeto a la pluralidad y a las diferencias ideológicas promuevan los acuerdos necesarios para seguir resolviendo los problemas en el ámbito laboral y para construir un marco normativo que nos permita competir en el concierto económico mundial y al mismo tiempo mantener nuestra tradición de hacerlo con un gran sentido de responsabilidad social.

Estos son los puntos centrales que informo a ustedes señores diputados. Agradezco su invitación a este acto federalista y republicano de rendición de cuentas ante esta honorable Comisión de Trabajo y Previsión Social de la LVIII Legislatura, señor Presidente, me pongo a sus órdenes. Muchas gracias.

Aplausos.

El Presidente:

Gracias señor Secretario. Agradecemos la presencia en esta sesión de la Comisión de Trabajo de la ciudadana diputada Beatriz Paredes Rangel, Presidenta de la Cámara de Diputados al Congreso de la Unión; del ciudadano diputado Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de la Junta de Coordinación Política de esta Cámara de Diputados y el compañero diputado Rafael Rodríguez Barrera, Coordinador del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

Esta Presidencia informa que están inscritos para fijar posiciones de su partido y de su grupo parlamentario los siguientes ciudadanos diputados: Por la Convergencia para la Democracia, José Manuel del Río Virgen,; por el Partido Alianza Social, Beatriz Lorenzo Juárez; por el Partido del Trabajo, Jaime Cervantes Rivera; por el Partido Verde Ecologista, Cristina Moctezuma Lule; por el Partido de la Revolución Democrática, Alejandro Gómez Olvera; por el Partido Acción Nacional, Hugo Camacho Galván; y por el Partido Revolucionario Institucional , Gustavo Adolfo González Balderas.

Tiene la palabra hasta por 4 minutos, para fijar su posición, el ciudadano diputado José Manuel del Río Virgen.

Como no se encuentra el ciudadano del Río Virgen, tiene el uso de la tribuna la ciudadana diputada Beatriz Lorenzo Juárez, hasta por 4 minutos.

La diputada Beatriz Lorenzo Juárez:

Con el permiso de la Presidencia, Licenciado Carlos Abascal Carranza, Secretario de Trabajo y Previsión Social. Vive México hoy un momento histórico y difícil ya que tanto hombres como mujeres buscan diaria una oportunidad de trabajo que no encuentran y ante la perspectiva de una recesión económica innegable e inevitable, el descontento social y la desesperación se vuelven poco a poco un sentimiento común en la sociedad.

La población económicamente activa a lo largo de esos meses, ha levantado una sola voz con el fin de criticar constructivamente a la política gubernamental que pretende imponer la reforma hacendaria como vía para el desarrollo nacional, mientras el discurso alentador y la demagogia sustituyen a las acciones concretas en busca del mejoramiento de las condiciones de vida de la sociedad, no podemos hablar de una nueva cultura laboral , así ante las demandas laborales directas y espontáneas por parte de la sociedad, el Gobierno tiene la responsabilidad de dar respuesta también directa y clara.

El trabajador, hombre o mujer, se enfrenta el día de hoy a una política de corte neoliberal en donde se da prioridad a los rendimientos del capital y la creación de riqueza antes de preferenciar su mejor distribución y por ende el mejoramiento del nivel de vida de la sociedad en general. El trabajo como actividad productiva generadora de riqueza, tiene un lugar prioritario dentro de las necesidades básicas humanas.

Señor Secretario, las mujeres trabajamos para construir una sociedad en donde los valores de respeto, dignidad, justicia y paz prevalezcan. Las revelaciones de equidad implican un cambio social significativo que transforme valores y actitudes; las mujeres necesitamos robustecer nuestra autoestima e independencia por medio de políticas públicas que estimulen nuestra participación y liderazgo en la toma de decisiones.

Mientras no exista una posición de equilibrio y prioridad humana en la relación laboral tanto para hombres como para mujeres, difícilmente la nación podrá aspirar a una mejor distribución de la riqueza y la instauración de una justicia social de hecho y no sólo de derecho.

La globalización da prioridad a la productividad, a la competitividad y así el individuo se enfrenta por las condiciones del mercado al desempleo, lo cual es una triste realidad para miles de mexicanos y a los cuales la globalización considera como inútiles.

El conjunto de decisiones erróneas de corte económico a lo largo de los años, ha dado lugar a que los incrementos salariales en términos reales y respeto a la inflación no correspondan a la realidad.

Por lo anterior, es necesario que en la nueva sociedad mexicana se erradique la desigualdad social y laboral entre hombres y mujeres y se legisle a favor de las mujeres trabajadoras, en donde éstas últimas tengan acceso a la igualdad en las condiciones de desarrollo técnico y educativo que permita acceder a todo nivel productivo y por tanto exista una equidad en cuanto a las condiciones de trabajo y la retribución por la actividad desempeñada ya que es un hecho conocido por todos que millones de hogares mexicanos tienen hoy día como único ingreso familiar el que proporciona una mujer del mismo hogar, ya sea la jefa de familia, hija o hermana, aún habiendo hombres en el hogar.

Por ello es necesario el establecimiento de servicios de apoyo para contribuir a disminuir la doble carga de trabajo de las mujeres trabajadoras y promover la importancia del trabajo doméstico para ser reconocido económica y socialmente.

A lo anterior debemos reconocer que la violencia contra las mujeres es un lastre social que debe ser combatido y erradicado de todos los ámbitos ya que ésta puede ser física o sicológica, principalmente esta última en el ámbito labora.

Quiero pedir a la Presidencia me permita un minuto más para concluir.

El Presidente:

Pues tenemos establecido un tiempo, ciudadana diputada, le suplico que redondee su intervención.

La diputada Beatriz Patricia Lorenzo Juárez:

Está bien. Sí, es para terminar.

En resumen, ante el desequilibrio social que hoy día se da en México, el Gobierno tiene la responsabilidad de proteger y apoyar a los sectores más desfavorecidos de la sociedad pero no con medidas que solucionen sus necesidades temporalmente, sino que debe impulsar políticas sociales que den lugar a un desarrollo sustentable de la nación en su conjunto.

Señor Secretario, tenga la seguridad que la mujer mexicana no está dispuesta a seguir fomentando el silencio, el olvido, la marginación y la indiferencia ya que no permitirá el seguir siendo vista sólo dentro de un esquema sexista olvidando el sentimiento, la persona y el ser en sí mismo y esto ya lo demostramos el 2 de julio pasado. Muchas gracias.

Y únicamente para una pregunta, si me permiten: ¿Cree usted que la economía de mercado en las condiciones económicas actuales que existen en México logrará una mejor calidad de vida sin una visión humanista y de equidad en la política laboral del actual Gobierno Federal?

Por su atención y respuesta, muchas gracias.

El Presidente:

Gracias ciudadana diputada.

Tiene el uso de la palabra el compañero diputado Jaime Cervantes Rivera, del Partido del Trabajo, hasta por diez minutos.

El diputado Jaime Cervantes Rivera:

Con la venia de la Presidencia.

Compañeras y compañeros diputados;

Señor Secretario del Trabajo y Previsión Social, Carlos Abascal Carranza:

En la búsqueda constante por encontrar el equilibrio armónico y equitativo entre los distintos factores de la producción, el Partido del Trabajo pugnará porque el Gobierno Federal dé cumplimiento a las demandas sociales, mismas que deben ser atendidas en la justa medida en que el desarrollo económico avance.

Como parte inherente del proceso de globalización, el desarrollo económico y el avance tecnológico que a nivel internacional se ha manifestado, ha determinado en gran medida el curso de las relaciones obrero-patronales. Sin embargo, cada país dependiendo del nivel alcanzado en estos campos debe proveer las condiciones laborales a favor de los trabajadores, con la finalidad de equilibrar las relaciones obrero-patronales.

La globalización influye en todas las actividades desarrolladlas por la humanidad y conlleva a la necesidad de ubicar la productividad de nuestra clase trabajadora en los niveles que la competitividad internacional demanda.

El Partido del Trabajo propone que la política laboral de la presente administración debe desarrollarse bajo cinco líneas de acción entre las que se destacan el impulso de una nueva cultura laboral y empresarial.

Una reforma laboral consensada, la modernización de la Administración Pública Federal haciendo eficiente la impartición de justicia laboral federal; la promoción de la libertad y democratización sindical y en el fortalecimiento a las relaciones laborales con otras naciones.

El desarrollo de una nueva cultura laboral debe ser orientada para erradicar las prácticas viciadas y tendenciosas que los gobiernos neoliberales pretendieron efectuar en otro momento.

Estamos a tiempo de reestructurar la política laboral a fin de evitar futuros abusos por parte de cualquiera de los sectores que intervienen en esta materia, ya sea el patronal o las organizaciones obreras.

Es conveniente señalar que el grupo parlamentario del Partido del Trabajo si bien se pronuncia en pro de la instrumentación de la nueva cultura laboral, ésta debe basarse en la participación de todos los sectores involucrados a partir de una justificación social en primera instancia.

Considerar a esta nueva cultura como el único medio para elevar la competitividad, es limitado, debemos tomar en cuenta también la importancia que tiene el desarrollo social del trabajador para encontrar los mecanismos suficientes de motivación y dotar a la clase trabajadora de sistemas funcionales de capacitación y adiestramiento.

Por otro lado, el dinamismo interno y externo que hoy en día tiene el derecho del trabajo, incorpora elementos para formular las necesidades que las relaciones de producción se requieren por ello es indispensable estructurar de fondo una reforma que oriente hacia un mejor marco regulatorio de este sector.

Por ello, desde que el Partido del Trabajo ha tenido representación en la Cámara de diputados, ha presentado como parte de su ideario político y social una serie de reformas en esta materia que son viables y deseables en la dirección de mejorar a la clase trabajadora. Sin embargo, no dejamos de reconocer que la reforma integral que en materia laboral se puede desarrollar requiere de consensos políticos y sociales en los que intervengan necesariamente los demás actores de la vida laboral.

Es importante recordar que los objetivos en el sector laboral que la actual administración ha enarbolado, está el de materializar una reforma laboral integral, empero, la actuación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social no se ha reflejado en la atención de las necesidades prioritarias para la clase trabajadora.

Por ello el grupo parlamentario del Partido del Trabajo considera de vital importancia que se active el proceso de negociación de esta reforma, precisamente para atender de manera efectiva a la clase trabajadora.

Nos oponemos también a llevar a cabo reformas con procedimientos fast track y repetir prácticas ancestrales, por ello convocamos al gobierno federal, por medio de la Secretaría a su cargo a reactivar las negociaciones que por mucho tiempo han estado en letargo.

Por otra parte hemos observado con desencanto que los grupos empresariales del país no coinciden con los principios mínimos que el gobierno federal pretende ejercer en la implementación de las políticas públicas. Además, si bien el tiempo de ejercicio de la actual administración es relativamente corto, los índices estadísticos no reflejan una tendencia positiva que conlleve a elevar los índices de ingreso real para los trabajadores.

En el informe que se nos presenta, la Secretaría a su cargo pretende impulsar una transformación que la lleve a ser eficiente, eficaz, promotora de la capacitación, calidad y competitividad entre otras muchas cualidades que ahí se refieren. Sabemos también que ahí se señala que los cambios son paulatinos, sin embargo el desempeño que ha manifestado propia Secretaría no ha reflejado en mucho las cualidades bajo las cuales pretende desarrollar sus facultades.

Para el Partido del Trabajo lo más importante es que la reproducción de la fuerza de trabajo permita no únicamente la renovación de generaciones de trabajadores, sino que ésta se dé en condiciones que permitan el mejoramiento de la calidad de vida de los trabajadores actuales y de los futuros. La impartición de justicia en materia de trabajo debe reflejar la exacta aplicación de la ley, entonces la adecuación del marco legal en esta materia de procedimiento laboral debe verse fortalecido.

Es preciso enfocar nuestro esfuerzo con la finalidad de que la impartición de justicia en materia laboral sea pronta y expedita, que acabe el rezago de juicios laborales que por dilación en la mayoría de los casos de las autoridades responsables, como ha sido el caso de la Junta de Conciliación y Arbitraje.

Es necesario democratizar las organizaciones sindicales y todas aquellas en pro del bienestar de los trabajadores, asimismo, deben garantizarse que esas organizaciones cumplirán su principal objetivo con el sector obrero, que es mejorar las condiciones de trabajo, conseguir bienestar colectivo y no individual. México no puede aislarse de los cambios e influencias internacionales, pero es conveniente que en materia laboral el Gobierno Federal adopte las mejores alternativas de desarrollo, adecuadas en todo momento a las necesidades nacionales en materia laboral.

El trabajo, señor Abascal, usted lo sabe perfectamente bien, junto con el capital, integran una mancuerna inseparable, sin la cual no sería posible producir todos los satisfactores que la sociedad requiere en el marco de la economía de México. Por lo tanto, una auténtica política laboral de Estado debe contener el mantenimiento de los dos factores de la producción mencionados, en condiciones óptimas, que permitan su reproducción.

Por el lado de capital tenemos el sistema financiero y todas las instituciones a su servicio, pero en lo tocante a garantizar la reproducción de la fuerza de trabajo, corresponde a la Secretaría bajo su encargo fomentar las políticas públicas que cumplan con esta función.

Para el grupo parlamentario del Partido del Trabajo es imperativo que los esfuerzos que realiza la dependencia a su cargo en cuanto a procurar el equilibrio entre los factores de la producción, de conformidad con las disposiciones aplicables, se convierta en política de Estado y se procure en todo momento el bienestar de la clase trabajadora.

Es cuanto. Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias ciudadano diputado.

El turno es para la compañera diputada Cristina Moctezuma Lule, del Partido Verde Ecologista.

La diputada Cristina Moctezuma Lule:

Con su permiso señor Presidente.

Compañeras y compañeros legisladores; señor Secretario licenciado Carlos Abascal Carranza; señoras y señores:

En los albores del Siglo XXI, la globalización, la integración económica, así como el avanzado desarrollo tecnológico, constituyen fenómenos que han modificado la dinámica económica mundial. De la consistencia, profundidad y eficacia de estos cambios, dependerán sin duda el desarrollo y la competitividad de los países en el escenario económico de las próximas décadas.

Nuestro país no ha sido ajeno a las transformaciones. En la esfera laboral, a través de la contratación colectiva de sindicatos y empresas con objetividad y visión de largo plazo, se han ido adaptando a los constantes cambios del entorno productivo y de la organización del sector laboral, en donde el trabajador ha sido la figura central de nuestro desarrollo, pues no debemos olvidar que en torno a él se crearon las grandes instituciones de bienestar colectivo, entre las cuales se encuentra la seguridad social. El trabajador es el símbolo del esfuerzo convertido en riqueza social.

Sin embargo, el sector laboral ha sido durante años uno de los más golpeados, ya que si comparamos los niveles de productividad, los costos unitarios y los salarios de los trabajadores mexicanos con respecto a otros países, resulta que los de México son de los más productivos del mundo, pero también de los peores pagados.

Como ejemplo, tenemos que entre 1993 y 2000, el salario en la industria manufacturera decreció a nivel mundial disminuyendo en Estados Unidos en un 15%, Canadá en 12%, Japón en 7%, mientras que México experimentaba un decremento mucho más drástico, prácticamente al doble del estadounidense, 2.5 veces del canadiense y cuatro japonés.

Sin embargo, y paradójicamente, los trabajadores de México reportaron un aumento en su productividad de alrededor del 40%, superior al de los países antes señalados. A pesar de éstos, entre 1990 y el año 2000, los salarios manufactureros tuvieron un incremento de tan solo 32 centavos de dólar al pasar de 1.48 a sólo 1.80 dólares.

Otro de los grandes problemas latentes en nuestro país, es el nivel de desocupación laboral, pues el número de mexicanos sin empleo acumulado en los primeros siete meses del año sumó alrededor de 825 mil personas, lo que representó el 2.42% de la población económicamente activa.

Aunado a lo anterior, las actuales circunstancias económicas nos presentan un cero crecimiento en el Producto Interno Bruto, así como la recesión en la mayoría de los sectores productivos, por lo que no sería excepcional la amenaza de ser una vez más la clase trabajadora quienes paguen los costos de la crisis.

Dentro de este contexto cabe destacar que en la administración pasada, si bien había desempleo, el nivel de actividad económica siempre fue positivo; es decir, seguíamos creciendo con un nivel moderado de desempleo.

Hoy, los trabajadores mexicanos nos encontramos ante una realidad difícil, propiciada entre otras cosas por la imposición de los topes salariales, el aumento de las jornadas laborales por el mismo salario y contratación de personal, sin prestaciones, al cual asciende alrededor del 20% de los trabajadores asalariados.

Estos resultados son preocupantes para nuestro grupo parlamentario, pues en la plataforma electoral de Alianza por el Cambio dentro de los compromisos pactados se acordó que no nos conformaríamos con la simple creación de empleos, pues se buscaría que éstos fueran mejores remunerados. La prioridad sería mejorar la calidad de vida de todos los mexicanos. Sin embargo, no hemos visto un modelo distinto de los aplicados tradicionalmente en política laboral.

Estamos conscientes de que la legislación debe reformarse y adaptarse a las necesidades cambiantes de las relaciones obrero-patronales en nuestro país, aunque creemos que el carácter eminentemente social y de protección de la parte trabajadora se debe mantener. Especialmente en el caso de las mujeres, pues actualmente representamos poco más del 50% de la población.

Además la incorporación de las mujeres a la actividad económica ha aumentado de manera sostenida en los últimos 25 años. Hoy, la participación del sector femenino se ubica en alrededor del 39% de la población económicamente activa, mientras que en 1970 era de tan solo del 17.2%.

No obstante, esta favorable evolución de la mujer sigue enfrentando múltiples obstáculos para insertarse en el medio laboral. A menudo las oportunidades de las madres se ven limitadas por las necesidades de que la jornada de trabajo fuera del hogar sean compatibles con la crianza y cuidado de los hijos.

Lo anterior, aunado a una situación económica difícil y a la falta de poder de negociación proveniente de la desigualdad basada en el género, ha provocado que muchas mujeres se vean obligadas a aceptar salarios bajos y condiciones de trabajo deplorables que impide a las mujeres desarrollar su pleno potencial.

Los legisladores del Partido Verde aspiramos a un gobierno para todos los mexicanos, no solamente para los empresarios. Por eso, señor Secretario, la materia laboral resulta de extrema importancia política y social en los cambios que se comienzan a dar. Lo invitamos a servir como un puente de entendimiento entre los obreros y patrones que sirva para conciliar conflictos y para generar consensos entre los factores de la producción, mismos que redunden en la mejoría de la calidad de vida de los trabajadores de México.

Nosotros nos pronunciamos por una política laboral transparente, incluyente, de acuerdos, que no sirva para desmantelar sindicatos, sino que sirva para que auténticos dirigentes democráticamente electos por los propios trabajadores se encarguen de la defensa de los derechos de los agremiados.

La llamada "Paz Laboral" que forma parte de los principios que impulsan su política debe de ser una paz fundada en la justicia entre dos sectores igualmente fuertes y en equilibrio: el laboral y el empresarial.

Los diputados del Partido Verde Ecologista de México, estaremos atentos a que los cambios en la política laboral en México se den en un marco de justicia social, libertad y mayor autonomía de las organizaciones obreras.

En cuanto a las labores de capacitación que la Secretaría a su cargo realiza, nos manifestamos porque los distintos contenidos de los programas de capacitación se incluya de manera importante la promoción del medio ambiente. Es durante la realización de las actividades de carácter económico donde se genera la mayor parte de los impactos sobre el medio ambiente, sin prejuicio a las acciones que otras dependencias deben realizar para regular y controlar los daños del medio ambiente.

Los legisladores del Verde, creemos que mediante la capacitación es posible y deseable orientar a los trabajadores para tener un desempeño de sus actividades en la cual se minimicen los efectos negativos sobre el medio ambiente.

Con relación a las labores de la Subsecretaría de Previsión Social, nos enteramos mediante su informe que ésta está realizando desde diciembre del año pasado reuniones de trabajo con los coordinadores de las fracciones parlamentarias del PAN, PRI, PRD de ambas Cámaras, así como líderes de centrales obreras y organizaciones patronales. Esto con el objeto de generar acuerdos en torno a una propuesta para la modernización y la actualización de la legislación laboral.

Señor Secretario: No por ser una minoría parlamentaria, tenemos menos que decir que los otros grandes partidos, ni somos partidos de segunda; históricamente las minorías han sido las promotoras de cambios e innovaciones.

Nosotros lamentamos la discriminación de que somos objeto los partidos medianos y pequeños, y lo exhortamos a que corrija su error. Este tipo de actividades y de actitudes de desdén hacia nosotros, son precisamente los que nos llevaron a distanciarnos del gobierno de Vicente Fox que nosotros mismos contribuimos a llevar al poder.

Para concluir, señor Secretario: Quisiera hacer mención de algunas de sus pocas acertadas reflexiones: "Las injusticias sociales, la concentración de la riqueza en unos cuantos, la perdida del poder adquisitivo, la violencia, la corrupción, las mafias, son pecados sociales de los que todos somos responsables porque no hemos sabido construir una sociedad; todo lo hemos concentrado en el poder , la riqueza y el dinero; nos hemos olvidado del ser humano". Desde luego que coincidimos con estas aseveraciones. Ojalá y no quede en solo buenas intenciones y en realidad exista un cambio en la política laboral como se prometió.

El Partido Verde Ecologista de México espera que el Gobierno Federal presente un plan de contingencia con el que pueda hacer frente al difícil entorno financiero mundial e incluya programas para revertir el desempleo y en consecuencia, el deterioro de la economía doméstica porque los cinco puntos estratégicos que usted nos mencionó en su primera intervención, para iluminar el camino de la Secretaría de Trabajo, no han dado mucha luz. Seguimos transitando en la oscuridad del desempleo. Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, ciudadana diputada.

El Partido para la Convergencia para la Democracia registró para fijar posición al diputado José Manuel del Río Virgen, quien no se encontraba en el Salón cuando se nombró, hoy está aquí y tiene el uso de la palabra José Manuel del Río Virgen, del Partido Convergencia para la Democracia, hasta por cuatro minutos.

El diputado José Manuel del Río Virgen:

Le agradezco mucho la comprensión señor presidente, seré muy breve. Bienvenido señor Secretario. Señores presidentes, diputado Eric Villanueva Mukul. Las relaciones laborales mexicanas poseen un marco institucional acorde con los principios emanados del Constituyente del 17, tal vez fueron los trabajadores y los obreros, señor Secretario, los que hicieron la revolución mexicana. Tenemos un gran aprecio por ese movimiento y muchos mexicanos, cientos de mexicanos, no queremos que ese movimiento se muera.

Por eso su intervención, cuando empezó hablando por la empresa, me llama a la reflexión y le pido también que lo reflexione usted, nosotros queríamos que empezara hablando por los trabajadores. Sin embargo, conforme a ellos, conforme a los trabajadores, la utilización de fuerza de trabajo, no posee las características de una relación de compraventa, esto es, no puede ser visto como un objeto de comercio el trabajador. El marco legal vigente impone límites a los patrones, al contratar trabajadores, obligándolos a garantizar: jornadas máximas, salario mínimo, pago de tiempo extra, seguro social, vacaciones, estabilidad en el empleo, derecho de huelga, etc. Estas garantías quieren ser interpretadas por algunos empresarios, como rigideces o distorsiones que afectan al mercado e impiden la elevación de la productividad, por lo que han propuesto la creación de una nueva Ley Federal de Trabajo.

Con esta reforma se pretende que el Estado, a través de los agentes gubernamentales, esté al servicio del capital globalizado y de la concentración de la riqueza que, en lo nacional y en lo internacional, define al capital de estos días. No apoyaremos, señor Secretario, una reforma que afecte a los intereses de los trabajadores y que proteja los intereses de los grandes capitales. No se permitirá y no permitiremos que el Estado debilite su función, propiamente pública, que es atender las necesidades sociales.

Actualmente el fundamentalismo patronal, como motivación de la autoridad laboral, quiere cancelar el espíritu de la ley y el papel del Estado como promotor y garante, de relaciones equilibradas y justas en el mundo de la producción.

Señor Secretario, respetuosamente le tengo que decir, que a mí me parece que fue poco prudente la actitud de la Secretaría del Trabajo, cuando se estaba negociando el conflicto laboral de la Volkswagen y la Secretaría fijó un 7% Le preguntaría rápidamente, señor Secretario, porque aquí el tiempo es breve, cuatro cuestiones: ¿cuál es el programa emergente, mediante el que se pretende enfrentar el grave problema del desempleo, se lo han dicho mis compañeros, lo sabe usted mejor yo, hemos perdido 450 mil empleos, estamos en la antesala de perder un millón de empleos?

Si tiene proyectada su Secretaría la reforma a la Ley Federal del Trabajo, a nosotros nos gustaría que nos invitara a los foros que están celebrando, ¿cuál es el nivel de eficacia y combate a la corrupción de las Juntas Federales de Conciliación y Arbitraje, donde se vende la justicia al mejor postor?¿, ¿Cuáles son los niveles de apoyo que le vamos a dar a los trabajadores en esta crisis?, ¿cuál es el apoyo a los sindicatos y sobre todo a los trabajadores que tiene en su Secretaría?

Y una pregunta, que me gustaría que me contestaría puntualmente, señor Secretario, ¿cuál es su propuesta de sustitución de salario mínimo?

Le agradezco mucho sus respuestas, al señor presidente le agradezco mucho su comprensión. Gracias.

El Presidente:

Muchas gracias compañero diputado.

El turno es para el ciudadano diputado Alejandro Gómez Olvera de la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Alejandro Gómez Olvera:

Licenciado Carlos Abascal Carranza, Secretario de Trabajo y Previsión Social. Compañeros diputados, diputadas. Señores y señoras. En el Partido de la Revolución Democrática pensamos y le requerimos lo siguiente: el mundo del trabajo necesita una transformación profunda, el modelo de relaciones laborales impuesto durante décadas, alentó una forma autoritaria de resolver las demandas y conflictos obrero-patronales, con una fuerte intervención estatal. Este autoritarismo se acentuó con el viraje neoliberal en la conducción del país, que conllevó retrocesos importantes en la contratación colectiva, los salarios y el empleo.

Durante los últimos veinte años, a la par que se produjo el cambio estructural en la economía, el sector más débil, el de los trabajadores, resintió con mayor severidad el desmantelamiento de la planta productiva, el adelgazamiento del Estado, la destrucción de contratos colectivos, contratos de ley, la caída salarial sin precedentes, así como afectación sistemática de derechos colectivos e individuales.

Sin embargo, la modernización salvaje no garantizó la competitividad en diferentes ramas de la actividad económica frente a un proceso de integración regional y mundial ni mucho menos paz laboral. A este ambiente se sumó la falta de democracia como un rasgo distintivo del universo laboral y la ausencia de libertad sindical, que impidieron el ejercicio de los derechos fundamentales de los trabajadores del campo y de la ciudad.

El nuevo clima que se respira en el país, la alternancia en el gobierno y la pluralidad política en los ámbitos federal, estatal y municipal abren posibilidades renovadas para la transición laboral, que culmine en un nuevo arreglo entre trabajadores, empresarios y el Estado, cuyo soporte sea la legalidad y el respeto a derechos colectivos e individuales.

No obstante la oportunidad se ha dejado pasar, al menos en lo que va de la actual gestión, pues la política laboral aplicada hasta hoy acusa esencialmente a los rasgos de anteriores administraciones. Veamos:

En el aparato de justicia y capacitación laboral, el Ejecutivo sostiene que la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, trabaja en la construcción de un sistema competitivo en el ámbito mundial basado en la productividad, la capacitación, el desarrollo tecnológico, el uso responsable de los recursos; en más y mejores empleos, en salarios crecientes, así como la concertación entre los sectores productivos explica que cinco principios guían este esfuerzo.

Estos principios abunda, inciden en varios objetivos: el primero de ellos es alentar una nueva cultura laboral y empresarial. Sobre la nueva cultura laboral y empresarial, a cinco años de la firma del acuerdo denominado "principios de la nueva cultura laboral", del que usted fue activo promotor siendo Presidente de la Coparmex, podemos señalar que no ha dejado de ser una entelequia; la diferencia es que ahora pretende ser elevada a rango de política de Estado.

La llamada nueva cultura laboral, no fue una iniciativa de los trabajadores, sino del resultado de la falta de proyecto de las grandes centrales obreras frente a los cambios mundiales y a la reestructuración productiva.

Hoy sostenemos que el régimen laboral autoritario que prevaleció en nuestro país, estimuló la supeditación de las organizaciones de los trabajadores a los programas de gobiernos, de gobierno en turno, ya fueran desarrollistas, populistas o neoliberales y las desarmó para presentar alternativas independientes a los requerimientos productivos de las empresas para propiciar una mayor calificación de la mano de obra.

Proteger el salario y combatir el desempleo creciente, la nueva cultura laboral, hay que decirlo, es un producto del activismo de elite empresarial que intenta imbuir una nueva ... productivista a sus trabajadores y eliminar el conflicto obrero en los centros de trabajo.

Así la nueva cultura laboral no es tan nueva, ni ha rendido los frutos esperados por sus autores en materia de salario, empleo, productividad y conflictividad laboral desde que adquirió la naturaleza del pacto entre cúpulas obrera, empresarial que la asignaron. El propio informe de gobierno da cuenta de ello.

Por ejemplo, con relación al servicio nacional de empleo íntimamente vinculado a una de las preocupaciones centrales de la Secretaría que usted preside, se reconoce que el número de solicitudes de empleo recibidas durante el período informado, creció con respecto al año anterior y el índice de colocación de personas enviadas a cubrir vacantes se redujo en 2.7 puntos porcentuales. El Chambatel, programa telefónico puesto en marcha en su gestión, sólo consiguió colocar al 17% de sus solicitantes, nada más.

Lo anterior es apenas una pequeña muestra de un problema estructural de la economía, irresoluble hasta el momento a pesar de los pactos asociados estrechamente a la política laboral.

En el anexo estadístico del Informe, se indica que los asegurados del IMSS, se redujeron en 298 mil 900 empleos, entre diciembre del 2000 y agosto del 2001. Esto significa que en 8 meses de gestión se han perdido 1245 empleos diarios, en promedio casi 52 empleos se han perdido por hora.

Podrá aducirse, de hecho así se hace en el Informe, que los resultados negativos en este rubro obedecen a la desaceleración económica del país. No obstante, sin desaceleración, con crecimiento enmarcado en el acuerdo de la nueva cultura laboral, el Gobierno Mexicano no fue capaz de adoptar una política económica para generar los puestos de trabajo que demandaba anualmente la población.

En otro rubro, el de la productividad y las remuneraciones saláriales, la situación es parecida. En el Informe se sostiene que en materia salarial es fundamental alcanzar los consensos necesarios para fijar los niveles de salarios mínimos, lo que requiere impulsar durante esta administración, la recuperación anual, de forma gradual, de cuando menos 3 puntos porcentuales arriba de la inflación y reducir la brecha entre los distintos salarios. Incluso el Presidente de la República en su mensaje al Congreso, señaló que los salarios reales promedio, del sector manufacturero fueron de 6.3% más altos en junio de este año que en el mismo mes del año 2000.

Sin embargo, un examen minucioso del propio Informe, arroja que los salarios del sector manufacturero, de junio del 2000 a junio del 2001, reportan una pérdida promedio de .8% y los salarios mínimos se recuperaron apenas un punto porcentual y medio, la mitad de lo propuesto por la Secretaría de Trabajo, más aún no encontramos en el documento analizado, la forma en que el gobierno piensa vincular promesa de campaña, naturalmente, el incremento de la productividad a los aumentos saláriales No hay forma de cómo hacerlo.

Por lo que hace al conflicto laboral, a la conflictividad laboral, el Informe reporta un aumento de huelgas estalladas, sin considerar que la de Volkswagen, duró 19 días.

Los anteriores son ejemplos de que se requiere no de una nueva cultura laboral, sino de una nueva política laboral señor Secretario. Sobre la reforma laboral el Ejecutivo informa que la Secretaría de Trabajo lleva a cabo el mejoramiento del marco regulatorio que sustenta las relaciones obrero-patronales, apoyado en vínculos institucionales con las Cámaras del Congreso, así como el fomento del diálogo y la concertación de los sectores productivos.

Asienta que se ha instalado la mesa central de decisión, órgano rector de los trabajos para la modernización y actualización de la legislación laboral. La reforma laboral fue un propósito declarado en los dos últimos gobiernos y el actual Presidente de la República lo reiteró el1o. de diciembre.

Empero, los diferentes intentos han tenido su origen en distintas motivaciones, no necesariamente de naturaleza democrática.

Para el Partido de la Revolución Democrática la reforma laboral es una asignatura pendiente que el Congreso Mexicano tendrá que abordar ya en un futuro muy próximo, si de verdad las fuerzas políticas que lo integran quieren contribuir a la democratización del mundo del trabajo.

La transición mexicana y el cambio en el andamiaje político y jurídico que conlleva, no puede hacer de lado la necesidad de transformar el universo laboral. El fin del régimen político al que todos aspiramos y a la mayor democratización del país deben ir aparejados de una acción legislativa que ponga que ponga término al régimen laboral prevaleciente, cuyos rasgos autoritarios y corporativos, representan un freno a la verdadera modernización de las relaciones laborales. Que se sustente la equidad y la justicia social para todos los asalariados. De esta manera el Congreso será un actor fundamental en la reforma y no sólo un observador, como ahora se le quiere ver.

La reforma laboral es parte de la reforma del Estado y reclama un gran acuerdo político nacional entre los sectores productivos y las fuerzas políticas del país.

Sin una reforma democrática a la legislación del trabajo no será posible la plena democratización del país. Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, diputado Gómez Olvera.

El turno es para el ciudadano diputado Hugo Camacho Galván, de la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional.

El diputado Hugo Camacho Galván:

Licenciado Carlos Abascal Carranza, Secretario de Trabajo y Previsión Social, compañeras y compañeros legisladores: en el desempeño de las actividades realizadas por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social tenemos que reconocer avances y rezagos.

Respecto de los primeros reconocemos que desaparecieron de las acciones de gobierno los topes salariales, la requisa, la declaración de inexistencia de huelga y la firma de pactos que atentaban contra los derechos laborales.

La reforma laboral, compromiso del actual gobierno federal, busca otorgarle a los factores de la producción las herramientas y la información necesaria para que sean ellos quienes decidan, bajo su responsabilidad y con base a la ley, las diversas negociaciones que permitan la continuidad de los procesos productivos. Ejemplo de ello son las negociaciones de los últimos meses que han determinado incrementos salariales en donde no se perdió de vista la situación financiera de las empresas, de tal manera que no se pusieron en riesgo estas fuentes de trabajo.

Estamos ante una nueva forma de instrumentar la política laboral. En nuestro país, y además que pretende hacer más responsable y dinámica estos procesos de negociación, que deberá ser un sello distintivo de esta administración.

Los diputados del Partido Acción Nacional reiteramos nuestro compromiso de que la reforma laboral que apruebe esta soberanía se traduzca en un ordenamiento que acabe con las dificultades que han sumido en un profundo deterioro a las relaciones laborales, bajo el principio de que el trabajo humano tiene un valor superior al capital, por lo que no puede ser considerada una mercancía.

Las personas son superiores a las cosas, por lo que éste es el medio fundamental para la realización del ser humano. Así, nos pronunciamos por una nueva cultura laboral en la que el trabajo dé su naturaleza social, su cooperación al bien común y no admita condicionamientos ni abusos por razones políticas ni razones religiosas, raciales, ni mucho menos de explotación económica, especialmente tratándose de mujeres y de niños.

Nuestro compromiso es buscar los cauces institucionales que corrijan el rumbo del desarrollo y a la vez faciliten la transición laboral, desde el viejo arreglo corporativista y autoritario hacia uno sustentado en la democracia, la transparencia y la autonomía de las organizaciones sociales frente al Estado. En otras palabras, se trata de crear formas democráticas de gobernabilidad laboral, así como satisfacer a los intereses legítimos de los actores, en un terreno de juego equilibrado, a través de las instituciones y la vigencia plena del estado de derecho.

El Partido Acción Nacional está empeñado en luchar por un marco jurídico en el que los trabajadores tengan derechos laborales plenamente respetados y libertad sindical que fomente una nueva cultura laboral que permita la coparticipación y cogestión de las empresas, que proteja, efectivamente, los derechos laborales de las mujeres, los niños, los adultos mayores y haga compatible el crecimiento económico con la productividad, la remuneración justa y la promoción del empleo, que otorgue justicia laboral a través del Poder Judicial, dejando atrás las juntas de conciliación y arbitrajes, dependientes del Ejecutivo.

Nuestra posición respecto a los sindicatos es que deberían buscar una redefinición del régimen sindical y los derechos colectivos, porque es necesario restaurar el papel de los sindicatos en tanto que representan los intereses de los trabajadores, garantizando su plena autonomía, como parte de un proceso más amplio de devolución de las organizaciones sindicales a la sociedad. Esto supone una creación de un contexto político y un marco jurídico que permita el desarrollo organizativo autónomo, con base en criterios libremente decididos por quienes forman las organizaciones.

Garantías que aseguren la libre competencia entre las opciones dentro y entre los sindicatos, la libertad individual de los trabajadores e impidan la injerencia externa de cualquier tipo de gobierno, de empresarios y de partidos políticos.

Acotar la discrecionalidad del Estado, especialmente del Poder Ejecutivo, no supone minimizar su papel como vigilante del respeto de la legalidad e impulsor y garante de los acuerdos sociales a los que lleguen los interlocutores, sino hacerlo más transparente y limitado por el orden jurídico.

Igualmente deberá quedar claro que la tutela de los trabajadores deberá ser garantizada a través de la ley y el papel del Estado es el de asegurar que la ley se aplique y que no exista impunidad en caso de ser violada. Por ello, hemos insistido en la necesidad de un sistema de justicia laboral que sea independiente y se consolide un auténtico Estado de derecho, que ofrezca garantías de aplicar la ley de acuerdo a los principios de legalidad, reduciendo al máximo la discrecionalidad y la arbitrariedad.

En el informe que se presenta otra base importante es la recuperación del salario real en lo que va de la presente administración. En las revisiones salariales se han logrado incrementos por arriba de la inflación. Si bien es cierto no podemos vanagloriarnos de este hecho, pues es mucho todavía lo que hay que hacer para que el trabajador recupere algo de lo mucho que ha perdido, creemos que el nuevo gobierno está haciendo las medidas necesarias y correctas para el caso.

Habrá que apoyar esta recuperación en otras acciones que eleven el poder adquisitivo de los trabajadores. En este sentido creemos que debe abrirse la discusión sobre la problemática de los salarios mínimos y consecuentemente sobre la existencia de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.

También sería importante conocer cual es la propuesta del Ejecutivo para vincular las retribuciones salariales con la productividad y la eficiencia del trabajo. Esto es, que la calidad, la productividad, beneficie también a los trabajadores.

En cuanto a los rezagos que encontramos en el informe que se analiza, el tema del desempleo no es un problema nuevo. Hace un año el grupo parlamentario de Acción Nacional señalaba ya las condiciones adversas que el empleo tenía en nuestro país.

Hoy condiciones extraordinarias de carácter externo golpean nuestra economía y consecuentemente la creación de nuevos empleos. Sin embargo, creemos que el gobierno federal debe instrumentar acciones necesarias para conservar los empleos actuales y generar los nuevos.

Los rezagos en materia de justicia laboral siguen estando presentes. Por ello queremos señalar nuestra preocupación y demandar la atención a ese rezago. Si bien es cierto la propia ley en algunos casos obstruye la resolución de conflictos laborales, creemos que el Ejecutivo Federal puede construir los consensos necesarios para hacer más expedita la atención de dichos conflictos. Tal es el caso de los convenios de colaboración de la Secretaría con Imss, Pemex y Comisión Federal de Electricidad.

Otra parte que no podemos dejar de señalar es el rezago heredado en que nos hemos visto, sobre todo en la Dirección General de Registro de Asociaciones. Sigue siendo un obstáculo para la libertad y la democracia sindical, manejada con discrecionalidad absoluta, propiciando una constante violación a los tratados internacionales, a nuestra Constitución y más grave a una violación flagrante y constante de la libertad de asociación como derecho fundamental del ser humano y su inminente dignidad.

Dentro de la plataforma política de Acción Nacional, nos hemos propugnado por este tema. Ya en el ´82 nuestra plataforma decía: "La asociación voluntaria y libre en el sindicato para la promoción y defensa de los intereses laborales es un derecho inherente a la protección del propio derecho del trabajo, en ese ámbito el trabajador debe ser respetado. Deberá participar en las decisiones de la asociación y no podrá ser usado para fines políticos partidistas o de otros intereses personales de los dirigentes. Es irrestricto su derecho a elegir y ser elegido en sus cuadros directivos".

Finalmente, señor Secretario Abascal, hemos leído el informe, hemos leído también su informe dentro de lo que es el Programa Nacional de Desarrollo; compartimos la visión y la misión que se ha propuesto para el México en el que trabajamos; creemos que tiene las habilidades y la motivación necesaria para lograrlo.

Su plan de acción que proyecta el Programa Nacional de Política Laboral, consideramos que es el adecuado para la construcción de los objetivos que se ha propuesto el gobierno del Presidente Fox. Sin embargo, queremos recordarle y como usted mismo lo anota en su informe, el 2 de julio del 2000, los ciudadanos mexicanos expresaron su voto comprometido con un nuevo rumbo de México; esto requiere la adecuación de nuevas leyes, de nuevas instituciones, de nueva cultura, en pocas palabras, una nueva forma de hacer política laboral.

Esperamos que el cumplimiento de sus palabras en el informe se cumplan lo antes posible.

Muchas gracias. (aplausos)

El Presidente:

Gracias ciudadano diputado.

Finalmente, para fijar la posición de la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional, tiene el uso del micrófono el compañero diputado Gustavo Adolfo González Balderas.

El diputado Gustavo Adolfo González Balderas:

Con su permiso, diputado Presidente.

Señor Secretario: En diciembre del 2000, al iniciar trabajos la nueva administración gubernamental, los obreros mexicanos, a través de las representaciones sindicales, advertimos sobre la necesidad de que los cambios prometidos en la campaña electoral se dieran con prisa y con efectividad, esto es, que se notaran en el bolsillo y el bienestar de los trabajadores.

Se habló de que con los programas propuestos por el gobierno se alcanzaría un crecimiento económico sostenido para crear empleos suficientes en las áreas industrial y de servicios. La realidad se impuso y las cifras se fueron a al baja conforme transcurrían las semanas; del 7 por ciento bajó al 5, después al 4 y así sucesivamente, hasta llegar al 0 o menos.

Pese a lo esperado se han perdido 500 mil empleos y el número sigue creciendo a tal grado que de continuar así la cifra se duplicará al finalizar el año. Son demasiadas las promesas que se bajaron en cálculos alegres que muestran ahora una cara distinta.

A casi un año muco ha cambiado. Las cifras estadísticas oficiales son elocuentes, casi el 70 por ciento de los nuevos empleos surgidos este año no son asalariados o se han dado en muy pequeños establecimientos. De ese número el 65 por ciento no recibe más de 2 salarios mínimos y cerca del 57 por ciento no tiene prestaciones sociales. La diferencia entre los empleos creados y los perdidos es abismal.

Por eso, vemos con preocupación que existan diferencias substanciales entre lo que se dice y lo que se hace en materia laboral, entre el propósito y la realidad, pues mientras la legalidad forma parte de los cinco principios y cinco líneas estratégicas que animan a la actual política de la Secretaría del Trabajo, lo cierto es que han surgido determinaciones jurídicas que cercenan derechos de organizaciones y trabajadores por una parte y, por la otra, en aras de una apertura a disidencias ficticias o reales, muchas veces organismos de manipulación patronal, la dependencia se atribuye funciones que no le corresponden y que forman ya un buen número de litigios, porque para los trabajadores no hay duda de que existe una clara tendencia a reducir lo que durante muchos años se consideraron conquistas laborales inamovibles, tales como el pago por jornada y no por hora y las prestaciones sociales y los salarios

No vamos a lograr un diálogo fructífero autoridades y obreros, si de principio se favorece solamente a la parte patronal a la que respetamos y consideramos, pero cuyas exigencias en detrimento de los trabajadores, ha registrado en los últimos meses un crecimiento desorbitante.

Cierto es que el propósito de lograr una política laboral incluyente, en la que se consideren interlocutores válidos a todos los sindicales y organismos empresariales legalmente constituidos, sin privilegios, tienen un fin y un propósito loable, pero no ha sido así cuando se observa una tendencia hacia el favorecimiento para la clase patronal y grupos minoritarios que se dicen independientes y un abandono de la obligación de aplicar la ley con  estricta justicia.

Estamos firmemente  convencidos de que para garantizar el crecimiento de la productividad y por lo tanto de los niveles de vida es fundamental también redoblar esfuerzos para hacer de la capacitación la formación de capital humano y la inversión física y productiva, elementos sustanciales de nuestro desarrollo.

La productividad implica para nosotros trabajar mejor y producir más con menos recursos, coincidimos con la línea estratégica de la Secretaría del Trabajo en el sentido de aumentar la productividad de las empresas y de las personas, pero ligar indiscriminadamente elevación de salarios con productividad  como es la propuesta oficial, lleva a muchas injusticias que dañan solamente al trabajador restándole la garantía al pago justo por su desempeño.

Suena bien la teoría de que con esquemas de productividad para fijar salarios se puede crear más riqueza para distribuirla mejor con lo que se logra además activar el mercado interno pero la realidad señala otra cosa, de ahí la urgencia de entablar consultas serias sobre conceptos que pudiesen después ser las bases de las nuevas leyes.

Por otro lado se hace cada vez más necesaria la apertura al diálogo y al consenso para la modificación de algunos de los ordenamientos de la Ley Federal del Trabajo para cuya disposición los Legisladores  Priístas tienen amplia disposición.

Valoramos las consultas que está haciendo el Poder Ejecutivo en torno a la Legislación Laboral, pero dejamos constancia de manera enfática que ninguna fórmula de participación de los grupos de interés  o de los representantes sociales puede ser sustitutiva de la representación legítima de la ciudadanía que está representada por los legisladores en el Congreso de la Unión.

En materia de Legislación en las Cámaras tenemos la potestad de las definiciones, nunca la cerrazón ha s ido la característica de nuestros compañeros que existe buena fe y propósito de alcanzar acuerdos que a todos beneficien; rechazamos, sí,  que se trate de obtener ventajas por parte del capital a través de condicionamientos al trabajo obrero o el retroceso de aquellas conquistas que tuvieron como base el sacrificio de la vida de nuestros compañeros.

Por eso no podemos aceptar la propuesta de eliminar el pago por jornada y la pretendida libre contratación que despoja al trabajador de su sindicalización, de sus derechos y de la protección de las leyes; tampoco que se pretenda reducir los beneficios sociales que se han alcanzado a través de casi un siglo y que no son una concesión graciosa por parte de los patrones o el estados ino derechos conquistados con trabajo y disciplina.

Estamos hablando de casi 20 millones y medio de empleados y obreros y de 2 millones 600 mil jornaleros y peones sobre los que se ha cebado una política que no solo pretende disminuir sus conquistas sino aumentar sus impuestos. ¿Por qué se pretende hacer recaer sobre   ellos el pago de más impuestos sobre la renta para las pensiones, jubilaciones y haberes de retiro a los que adicionalmente a lo anterior se deberá sumar el monto de los haberes de retiro pagados por las instituciones de seguridad social más lo que paguen los patrones.

Se quiere también gravar las cuotas obreras que pagan a los trabajadores que ganen arriba del salario mínimo con la finalidad de que las empresas deduzcan los pagos que realicen  por dicho concepto pero afectando al trabajador.

Un rápido análisis de lo que se pretende hacer con los trabajadores que paguen, puede dar idea del tamaño  del problema; se quiere gravar las prestaciones económicas que de origen no lo estaban acumulándolas a los ingresos de los trabajadores para su gravamen y los rendimientos de las cajas de ahorros si el patrón hace aportaciones.

Se pretende también reducir el monto de muchos deducibles entre los que se encuentran gastos médicos, hospitalarios y de funeral, becas educacionales, guarderías infantiles, etc., además de aplicaciones que hacen se queden fuera de  esos magros beneficios los trabajadores de confianza, los sindicalizados o muchos de los que se encuentran en contrato-ley.

Para el colmo, los esquemas de simplificación contienen una maña que perjudica elementalmente a los trabajadores cautivos de los impuestos cuando se trata de salarios pues aún cuando los porcentajes de incrementos se siguen otorgando en función de la inflación esperada, las nuevas tarifas impositivas no incluyen un procedimiento de actualización para compensar el impacto de la inflación por lo cual automáticamente el pago se incrementará año con año sin que necesariamente se aumente el salario real del trabajador.

Si a esto se añade la pretendida eliminación de la tasa cero del IVA a alimentos y medicina y la apertura indiscriminada de las Afores que incrementaría en la tasa de comisión para los ahorradores actuales y un mayor volumen de bursatilización de la cartera de los fondos que implicaría mayor riesgo en el capital puede verse que el panorama económico para los trabajadores no es nada halagüeño.

Súmense todos los factores que aquí hemos mencionado y se entenderá el porqué el desaliento y la incertidumbre obrera y su desencanto y desconfianza hacia las políticas de la Secretaría del Trabajo.

Súmese también que poco es lo que ha hecho la dependencia para dar seguridad jurídica del empleo y pugnar porque en donde hay empleo la mujer tenga igualdad de oportunidades con el hombre.    La discriminación laboral por cuestión de género es uno de nuestros mayores problemas y de ahí la necesidad de encararlo con prioridad.

Es imprescindible que la autoridad tenga firme decisión, auténtica voluntad para incorporar a la mujer como un ser pleno y productivo en el ámbito del trabajo antes que pretender colocarla en un estadio de servidumbre.

Y para dar rostro humano al cambio por el que votaron muchos mexicanos que se sienten engañados, se hace necesario un auténtico programa que incluya a la juventud que enfrenta hoy el desempleo, leyes más severas contra la explotación laboral de los menores y un mercado de trabajo para los discapacitados de diverso grado que en México señor, ya suman casi diez millones.

El nuevo régimen está pues ante la oportunidad de asumir su papel histórico con hechos palpables que hagan retomar la confianza a los trabajadores.  La historia no les perdonará si  habiendo conseguido la esperanza de todo un pueblo, fracasan por no haber podido apreciar el tamaño del reto.

Muchas gracias.  ( aplausos )

El Presidente:

Gracias ciudadano diputado.

Agotado el punto de posicionamiento de partido y fracciones parlamentarias, tiene el uso de la palabra el ciudadano Secretario, hasta por diez minutos.

El Secretario Carlos Abascal Carranza:

Gracias señor Presidente.

No me sorprende en lo más mínimo la gran cantidad de coincidencias que escucho en todas y cada una de las intervenciones que hemos tenido la oportunidad hoy, aquí, de recibir.

Me parece que desde doña Beatriz Lorenzo hasta el último representante del Partido Revolucionario, don Gustavo González Balderas, han dicho cosas de enorme valía.  Me parece que hay una común preocupación en todos por el gran tema de la humanización de la economía y no puedo menos que congratularme con ello porque esto es convicción y vivencia, compromiso y acción de la autoridad laboral federal.

También advierto una común visión sobre el gran tema de los consensos.

En lo general, he percibido que a todos les parece, a todos los que hicieron uso de la palabra, les parece sumamente importante el que se construyan los consensos necesarios entre los sectores sociales, la autoridad federal laboral para después darle su lugar de legislador al Poder Legislativo no substituyéndolo nunca pero ciertamente consideran que estos procesos de consenso son fundamentales.

Yo pienso... mi equipo de trabajo piensa porque este discurso que les he presentado a ustedes a la apertura fue fruto de un trabajo colectivo de más de 20 colaboradores, que los consensos que hoy está construyendo la Secretaría del Trabajo, gracias a la visión y a patriotismo de los sectores de la producción involucrados en esos procesos, esos consensos son verdaderamente históricos, son parte aguas en la nueva forma y fondo como hemos de construir de construir el futuro de la política laboral.

Por supuesto, que hay quienes piensan como doña Cristina Moctezuma, que hay una especie de discriminación en contra de algunos partidos,  de ninguna manera. Hemos hablado reiteradamente con las comisiones de Trabajo de la Cámara de diputados, con la Comisión de Trabajo de la Cámara de Senadores y hemos tratado todos los temas con absoluta apertura, desde luego podemos hacer un mejor trabajo de coordinación, para nosotros no hay partidos pequeños, ni nadie que sea desdeñable, todos son partidos políticos que tienen una representavidad, un cierto voto ciudadano y por lo tanto el máximo de nuestros respetos.

Veo también un común denominador en la preocupación porque no se vayan a afectar los legítimos derechos de los trabajadores.  Lo dije en el discurso, lo reitero, ese es un compromiso del Presidente Fox y lo refrendo como mío y de todo mi equipo, porque esa es la premisa de la que estamos partiendo, estamos convencidos de que el artículo 123 Constitucional supo recoger el sentido social de la organización del mundo del trabajo para después plasmarlo en las leyes reglamentarias respectivas, pero también pensamos que es tiempo, sin poner el trabajo humano al servicio del capital, sino comprendiendo las realidades en las que hoy nos desenvolvemos, vemos la necesidad de adecuar elementos en los que todos vamos a estar de acuerdo.

Por poner un ejemplo que ya es prácticamente unánime, es claro que el escalafón ciego desalienta la capacitación, la preparación, el auto desarrollo para enfrentar mejores niveles de salario, mejores oportunidades de trabajo.

Es evidente que necesitamos darle a la capacitación en la ley un peso específico muchísimo mayor, como también es evidente y se dijo de manera consensada en las intervenciones que escuchamos, que es necesario introducir nuevas disposiciones que apoyen el trabajo de las mujeres, en igualdad de condiciones con los hombres, a trabajo igual salario igual, que protejan la maternidad y la lactancia, que permitan que la mujer no sufra esa doble carga del hogar y del trabajo, reconociendo como lo hicieron los jefes de estado en Canadá en abril pasado, la enorme importancia que tiene el trabajo de la mujer en el hogar, es necesario desde el marco legal propiciar para las mujeres condiciones de trabajo que permitan disminuir esa carga.

Así pues, me parece que este conjunto de coincidencias alrededor de los consensos necesarios para construir la reforma laboral son verdaderamente fundamentales.

Otro elemento que me pareció que se reiteró varias veces a lo largo de las exposiciones, fue la cifra relativa al desempleo.  Si fuera uno el desempleado me dolería igual porque se trata de una persona humana, pero me parece importante poner en contexto las cifras de las que estamos hablando.

Todos los fines de año hay un ajuste en la planta productiva registrada formalmente en el Seguro Social como consecuencia, por un lado, de los ajustes que hace el propio Seguro Social, como por otro lado, porque noviembre siempre es, y se pude ver en los últimos 10 años, un pico estacional.  Bueno, la cifra a la que nosotros nos referimos es la del 31 de diciembre del año 2000, que comparada con agosto 15 del 2001 implica 233 mil empleos menos y comparada con el 15 de septiembre implica 211 mil 004 empleos menos.

Se nos atravesó en medio el gran tema del 11 de septiembre, por supuesto que tenemos ideas puntuales para poder enfrentar una posible profundización de la crisis de desempleo y por supuesto que compartimos que el desempleo o mejor dicho el empleo bien remunerado es la prioridad nacional.

Hemos repetido en todos los tonos, que si la empresa y la economía no sirven para ofrecerle a todos los ciudadanos, a todos los mexicanos, oportunidades dignas de trabajo con una remuneración idónea, entonces ni la economía, ni la empresa, están cumpliendo con su cometido.  Por eso quiero aclarar, no ha habido topes salariales, ha habido plena libertad de negociación y por eso la ganancia real, la ganancia en términos reales de poder adquisitivo es comprobable, sea contra la inflación acumulada en lo que va del año: 2.58, sea contra el salario medio de cotización del año inmediato anterior: 6.3, sea contra la inflación anualizada: 5.88, puesto que las revisiones se han movido en un promedio, en la más entera libertad de las partes, del 10.1.

De esta manera, pensamos que el tema del empleo, que es una coincidencia muy atendible de parte de todos los que hicieron uso de la palabra, señores diputados, orienta mucho más claramente  de lo que ya lo teníamos. Por supuesto que lo compartimos este esfuerzo que tendremos que hacer por disminuir el impacto de este tremendo fenómeno que puede hoy agravarse aún más a la luz de los acontecimientos pasados.

Retomo el principio de esta breve intervención.  Señores, aún en las posturas aparentemente más contradictorias encuentro una gran cauda de coincidencias. Los invito a que sigamos encontrando las coincidencias, al final todos somos trabajadores, y ustedes, como legisladores, tienen la enorme responsabilidad de construir las leyes que con pleno respeto a la dignidad de la persona humana abran alternativas de capacitación, educación, empeabilidad para todas las personas en este país.  Y estoy seguro de que si continuamos por este camino de diálogo y concertación, juntos todos vamos a descubrir las mejores soluciones para ofrecérselas a nuestros connacionales que mucho están esperando de nosotros, mucho merecen: una esperanza muy grande que se ha creado, una responsabilidad histórica que asumimos y estoy seguro que sabremos responder a ella.

Gracias.

El Presidente:

Muchas gracias señor Secretario.

Vamos a dar inicio a la primera de las dos rondas de preguntas, respuestas y réplica, preguntas que tendrán una duración máxima de cuatro minutos, contestación que tendrá una duración hasta ocho minutos y réplica hasta de cuatro minutos.

En este espacio, si el ciudadano Secretario así lo desea, podrá dar respuesta desde su lugar en el presídium a las preguntas.

Para iniciar la etapa de preguntas, respuestas y réplica, tiene la palabra el diputado Juan Carlos Regis Adame, del Partido del Trabajo.

El diputado Juan Carlos Regis Adame:

Con el permiso de la Presidencia.

Compañeras y compañeros diputados. Señor Secretario Carlos Abascal Carranza:

Queremos decirle que es muy bueno para la oratoria, la retórica, que casi nos convence.  Al inicio de la administración del Presidente Fox señalaron ustedes que para el presente año se crearía un millón 300 mil empleos. Posteriormente mencionó usted que únicamente serían 750 mil. Sólo esperamos que acepte ahora que ninguna de las dos estimaciones serán cumplidas, porque en lugar de tener nuevos empleos, en lo que queda del presente año se han perdido más de 500 mil.

Estamos hablando de que al final del año, la caída de la actividad económica provocará el despido de más un millón de trabajadores. Estos despidos obviamente se incorporarán al ejército de desempleados que no podrán ser absorbidos, lo que provocará un aumento mayor en la población desocupada.

¿Qué medidas, señor Secretario, está instrumentando la dependencia a su cargo, para resolver el grave problema del desempleo en México? ¿En cuántos años piensa usted que los niveles verdaderos de desempleo de México se puedan ubicar en el que tiene nuestros principales socios comerciales? ¿Qué tan efectivo ha sido el Servicio Nacional de Empleo para incorporar a la población de edad avanzada?

También queremos saber: ¿qué tipo de medidas se están considerando en esa dependencia para mejorar la productividad de la fuerza de trabajo ante los nuevos avances logrados en los últimos años en otros países?

¿Qué medidas tomará su Secretaría para promover la inclusión de los adultos en edad avanzada y de los discapacitados al mercado de trabajo?

Pues en el primero de los casos, la experiencia adquirida por muchas personas de la tercera edad, aún en plenas facultades para desempeñar un oficio-profesión, son relegados por el simple hecho de no ser jóvenes.

Sabemos que el empuje de los jóvenes que se integran año con año a la fuerza laboral de este país es muy alto, por lo que resulta altamente preocupante que los esfuerzos que realiza la dependencia a su cargo no hayan logrado aumentar significativamente la generación de empleos.

Por ello, el Partido del Trabajo, es su interés por contribuir al sano desarrollo de la niñez mexicana, resalta su preocupación por conocer las medidas que se implementarán para evitar la explotación desmedida del trabajo infantil.

La igualdad de géneros es un tema todavía polémico; sin embargo, y atendiendo las estadísticas de la propia Organización Internacional del Trabajo, ha determinado, observamos una alta discriminación hacia las mujeres.

Por lo anterior, queremos conocer ¿qué programa se desarrollará para fortalecer el trabajo femenino y promover la equidad de género para erradicar la discriminación de las mujeres?

Por su atención y respuestas, gracias.

El Presidente:

Muchísimas gracias, compañero diputado,

El turno es para el señor Secretario para dar respuesta, hasta por ocho minutos.

El Secretario Carlos Abascal Carranza:

Gracias, señor Presidente; don Juan Carlos Regis, diputado del PT:

Quiero comenzar por hacer una aclaración importante. La generación de empleos es un fenómeno derivado de la inversión productiva. La autoridad no crea los empleos sino que crea las condiciones para que los inversionistas, nacionales y extranjeros vengan al país en condiciones preferentes respecto de otros países y de esa manera se generen los empleos que el país está demandando, un millón 300 mil, más o menos cada año.

La inversión productiva sufrió en los últimos meses, desde agosto, septiembre del año pasado, un proceso de desaceleración muy importante en todo el mundo que hizo disminuir la actividad económica con nuestros principales socios comerciales a quienes les exportamos el 85% de nuestras exportaciones totales, y que produjo también en Europa una disminución importante de la actividad económica y que acabó representando en ellos una situación económica muy cercana a la recesión, y por lo tanto, en el caso mexicano, una disminución sustancial en la generación de empleos.

El millón 300 mil es una meta que el Presidente Fox se fijó para el momento en que lográramos estar creciendo en alrededor del 7%. Esto, como se ha reiterado por parte de las autoridades financieras, no es tema de la Secretaría del Trabajo pero se ha reiterado que vendrán en el tercer cuarto, quinto año, un proceso de crecimiento sostenido que puede llegar a ese nivel del 7% y por lo tanto podremos entonces generar los empleos que el país está demandando de manera sostenible, siempre y cuando hagamos al mismo tiempo una adecuada diversificación de mercados y siempre y cuando fortalezcamos de manera idónea, el mercado interno. Ese es el gran reto. De ahí la importancia de ganar año con año poder adquisitivo en términos reales para nuestros trabajadores. Ese es el reto.

De ahí la importancia de hacer importantes compromisos de productividad que beneficien a los trabajadores en la distribución de la nueva riqueza generada para fortalecer el mercado interno y de esa manera tener un equilibrio para que cuando vengan este tipo de fenómenos externos no nos afecten de una manera tan dramática como hoy lo están haciendo. No puede México inventar empleos de la nada, no puede el gobierno con recursos de la ciudadanía inventar esos empleos. Los empleos, por supuesto que tendremos que acudir  a los mecanismos de excepción como el empleo temporal, como las becas para desempleados, en fin, algunos elementos que seguramente voy a tener la oportunidad de exponer, pero ni duda cabe que el verdadero método para crear empleos de largo plazo, es la inversión productiva.

Aún así la Secretaría ha estado trabajando intensamente en una serie de programas muy puntuales. ¿Cómo incorporar, por ejemplo, a las personas con capacidades diferentes al empleo productivo? Bueno, la Secretaría ha echado a andar un sistema de evaluación de lo que se conoce como las "capacidades residuales" de las personas con capacidades diferentes, para poder insertarlas en el mercado productivo.

En una prueba piloto que hemos hecho ya en asociación con la Canacintra, hemos avanzado, hemos colocado 24 personas, es una cosa mínima, pero el método está probando ser el idóneo, independientemente de otros esfuerzos que está haciendo el Gobierno Federal en otras áreas de la propia Administración Pública con quienes nos estamos coordinando.

Y por otro lado, por ejemplo, en personas adultas mayores, eliminamos los límites de edad para tener derecho a tener acceso a las becas de desempleados. Hoy tenemos becarios desempleados de 70 años, de 65, 72 años; hemos colocado, hemos contribuido a que se coloquen en el mercado laboral o a que se reorienten como autoemprendedores. Ya por fortuna muchas personas de la tercera edad gracias a las becas de desempleados que como ustedes saben también elevamos de uno hasta dos salarios mínimos el pago que les hacemos  de tres hasta seis meses el tiempo de la capacitación para reorientarlos.

En materia de trabajo infantil, tenemos compromisos internacionales muy importantes. Para evitar la explotación de trabajo de infantes, hemos endurecido nuestras políticas de Inspección Federal del Trabajo. Igual que para evitar cualquier tipo de discriminación en materia de trabajo de la mujer. Mis Inspectores Federales de Trabajo son preventivos en todas las materias salvo en materia de discriminación y explotación infantil. De manera tal de que estamos haciendo las inspecciones del caso programadas con el tiempo y con el tino adecuado para ir a lugares en donde puede haber alguno de estos dos fenómenos, incidiendo para evitar este tipo de problemas.

Se pregunta cuándo tendremos el mismo nivel de desempleo con nuestros socios comerciales, por ejemplo Estados Unidos. Yo no desearía tener el mismo nivel de desempleo que Estados Unidos, ni desearía tener el mismo nivel de desempleo de Europa. En Europa hay desempleos abiertos, en algunos países, del 15, 18, 20 %; en Estados Unidos del 7, 6 y medio, 7 y medio y México tiene un desempleo abierto, hoy, del 2.32, medido bajo los mismos parámetros de medición. De manera tal de que más bien debemos preocuparnos y esto es fundamental, porque ese gran número de gentes que están involucradas en el empleo informal, que carece de prestaciones, de seguridad social, de formalidad en el pago de sus contribuciones, por supuesto de Sistemas de Ahorro para el Retiro, salud, vivienda, que esa gran masa de personas, probablemente 18 millones de personas pasen ciertamente a la formalidad. Y de esa manera al subirlos a la formalidad proporcionarles todos los servicios que cualquier trabajador tiene derecho a exigir de su patrón: salud, vivienda, retiro, para de esa manera vivir con dignidad.  Gracias señor diputado.

El Presidente:

Muchas gracias señor Secretario.  ¿Desea hacer uso de su derecho réplica ciudadano diputado? Tiene la palabra hasta por cuatro minutos.

El diputado Juan Carlos Regis Adame:

Con el permiso de la presidencia.  México es un país en desarrollo y éste se debe en buena parte a su fuerza de trabajo, esa fuerza laboral a la que se le exige, tanto en períodos de auge como de crisis, que se ajuste el cinturón, lo que significa que se aguante con el mismo poder adquisitivo, mientas que los grandes empresarios  disfrutan de amplias prebendas, con las que obtienen múltiples ganancias, a costa de mantener a los trabajadores con salarios de hambre.

La explotación a que es sometida la clase trabajadora de México, ha permitido ubicar a nuestro país entre los preferidos por la instalación de industrias maquiladoras, o en otras en las que la mano de obra es fundamental en el proceso productivo.

Señor Abascal, la insistencia del titular del Ejecutivo, en promover los beneficios que implica la llegada de inversión extranjera a México, están basados principalmente en el bajo costo de la fuerza de trabajo, así como en la mayor productividad y disciplina laboral de nuestros trabajadores.

Sin embargo, este nivel de productividad, está fuertemente amenazado internacionalmente por otras naciones que se encuentran compitiendo, tratando de allegarse más y más inversión.  En nuestro Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, tenemos la firma convicción de que no se está haciendo nada en la búsqueda de mejorar esa productividad, lo que se provocará que en el corto plazo, seamos desplazados por otros países.

Sabemos que las necesidades que tiene el país en materia laboral, son muchas, por eso la mejoría en este campo es impostergable, para lo que es preciso lograr la reorientación productiva en todas las ramas económicas, para obtener beneficios globales, orientados a maximizar los niveles competitivos de nuestro desarrollo económico.

En el mismo sentido, la nueva cultura laboral, deberá de respetar en todo momento la eficiencia sin menguar el equilibrio entre las relaciones de producción.

Señor Secretario, los retos de su administración son enormes, pero no admitiremos que el simple paso del tiempo sea el encargado de obstruir el pleno ejercicio de sus facultades, por el contrario,  esperamos un desempeño capaz de fortalecer el sistema de las relaciones obrero-patronales de manera incluyente, y que permanezca sensible ante el reclamo social.

Por ello, atender las demandas sociales en el sector laboral, no es mas que garantizar equidad de género, para erradicar las ancestrales prácticas de discriminación.

En ese mismo sentido reclamamos de usted su compromiso, para que los adultos mayores y personas con algún tipo de discapacidad, sean incorporados a la vida productiva, así como crear programas alternativos que permitan a estas personas ocupar espacios, que abarquen desde la creación de negocios personales hasta su inserción en proyectos concretos de carácter social.

Avancemos entonces hacia el perfeccionamiento de instituciones y acciones gubernamentales democráticas, para que todos podamos entrar y entregar nuestro mejor esfuerzo   y construyamos la base material de nuestro desarrollo, así como dirimir todos aquellos conflictos laborales, para que no se conviertan en un lastre de nuestro progreso.

Entonces muy a pesar de los problemas económicos, el compromiso del Estado con el bienestar de la población y con la superación de la pobreza debe existir.  En ese sentido, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, debe de ejecutar acciones certeras y de compromisos claros.

No compartimos la idea de que se impulsen nada más proyectos pilotos y no llegue esto a la amplia masa de trabajadores de nuestro campo y de nuestro sector laboral en nuestro país.

Gracias.

El Presidente:

Muchas gracias, ciudadano diputado.

Para formular su pregunta a nombre del Partido Verde Ecologista, tiene el turno el compañero José Concepción Salazar González

El diputado José Concepción Salazar González:

Con el permiso de la Presidencia.

Compañeros, compañeras diputados:

Señor Secretario:

En su informe de labores se enumeran los principios, objetivos rectores y líneas estratégicas de su política.  Es de suma importancia que esto se transparente y permita una mejor comprensión de los criterios y principios que rigen este importante rubro de la política para el país.

Señor Secretario, la dependencia a su cargo ha jugado a través de los años, un papel cercano a los sindicatos.  La relación del Ejecutivo con los sindicatos, se daba en buena medida a través de la Secretaría, por lo que la relevancia política de este cargo era y es evidente.  De igual forma, la Secretaría mantiene un contacto institucional en diversas etapas de la vida sindical: desde el registro, la toma de nota, las negociaciones de contratos colectivos, contratos de ley durante los emplazamientos a huelga y en otros momentos importantes para los sindicatos.

Entre los elementos de la nueva cultura laboral que se desea impulsar y tomando en cuenta la tercera línea de acción a la cual se nos refirió, se llama o se nombra lo que se registra como la "modernización sindical".  En este sentido, señor Secretario, ¿podría explicar cómo concibe la democracia interna de los sindicatos y la libertad que usted considera como elementos de la modernización sindical?

Recientemente la Suprema Corte dictó un fallo mediante el cual se dio un cambio importante con relación a las cláusulas de inclusión-exclusión, con lo que se modifican las relaciones de las organizaciones obreras con sus agremiados.

Señor Secretario, más allá del diálogo y la concertación, ¿en qué aspectos y momentos de la vida sindical piensa usted, a medida de posibilidades, intervenir para influir a favor de una mayor democracia interna de los sindicatos?; ¿se impulsarán labores de parte de la Secretaría para fomentar nuevas formas de organización laboral?

Considerando los bajos niveles salariales y la precariedad de las condiciones de los trabajadores mexicanos me gustaría preguntarle:  ¿una modernización sindical autónoma no pondría en riesgo otros objetivos de su política laboral, objetivos como el aumentar la productividad de las empresas y sobre todo el mantenimiento de la paz laboral?

Por sus respuestas, gracias.

El Presidente:

Gracias, ciudadano diputado.

Para dar respuesta, es el turno del señor Secretario.

El Secretario Carlos Abascal Carrnaza:

Gracias, señor Presidente.

En efecto, me parece que esta tercera línea de acción, tiene que interpretarse a la luz de los principios o estrategias de inclusión, de transformación gradual, de diálogo para construir consensos de legalidad y de paz laboral social.

Si no miramos cada una de las líneas de acción bajo este enfoque, podemos incurrir en confusiones y por eso me parece muy valioso, don José Concepción Salazar,  hablar de esta manera, de transparentar y de hacer claros los criterios y principios.

El papel que ha jugado la Secretaría del Trabajo históricamente cerca de los sindicatos, ha sido muy intenso. Y quiero decirle señor diputados, que va a seguir siendo igualmente intenso.

Con la inclusión de todos los sindicatos legalmente establecidos, con la facilidad en el marco de la ley, para que se establezcan todas las organizaciones sindicales de trabajadores o de empresarios que así lo deseen insisto, en el marco de la ley, siempre buscando que la transformación sindical se dé en el marco del más amplio respeto a la autonomía sindical. Son los sindicatos organismos de la sociedad, autónomos, conocidos como organismos intermedios de la sociedad y por lo mismo, el diálogo con el que nosotros trabajemos con ellos para abrirles expectativas, nuevos espacios para acercarles a nuevas experiencias en el mundo del desarrollo sindical, ocupará una especial relevancia .Para desarrollar este nuevo sindicalismo, tendremos que apegarnos estrictamente al principio de legalidad. No negaremos el registro ni las tomas de nota, ni el registro de contratos colectivos por factores políticos o por actitudes arbitrarias o de conveniencia, sino que nos sujetaremos estrictamente a lo  propia Secretaría.

Trabajaremos, lo hemos iniciado ya desde hace meses, en el esfuerzo de la capacitación para que los líderes sindicales y los trabajadores en general, conozcan otras experiencias mundiales.

Hoy viene a mi memoria la extraordinaria experiencia que tuvimos en la misión laboral que organizamos a principios del mes de marzo próximo pasado, cuando líderes sindicales de diferentes corrientes, diputados, senadores, funcionarios del gobierno federal, pudimos entrevistarnos por ejemplo con Don José María Pidalgo, de Comisiones Obreras de España,  el sindicato más relevante con OGT.

De manera tal que se escucharon visiones nuevas, diferentes, retantes, provocativas, para construir este nuevo sindicalismo que el país requiere, que el país necesita no sólo para mejor organización del mundo del trabajo, lo cual ya sería bastante, sino para la reafirmación de la democracia en nuestro país.

La democracia exige de una participación amplia de la sociedad, que se comprometa corresponsablemente con los grandes objetivos de la nación, con el gobierno, a llevar a cabo las políticas públicas que tienen por objeto construir el bien común.Y con toda franqueza señor diputado, le contesto a usted que si una organización laboral autónoma pondría en riesgo el proyecto laboral del gobierno del Presidente Fox, le contesto sin el menor género de duda, que hoy por fortuna, las organizaciones laborales con las que la Secretaría del Trabajo está relacionada, son autónomas, independientes, porque la autoridad laboral ha respetado su autonomía y porque hemos fortalecido su autonomía y porque hemos andado por ese difícil y retante camino de la libertad por ejemplo en materia de negociaciones salariales, en donde por supuesto que se corren riesgos.  Pero la libertad vale la pena.

De manera tal de que hoy yo considero en mi experiencia personal, la relación que tenemos con los organismos laborales y con los organismos sindicales empresariales, es verdaderamente respetuosa porque Congreso del Trabajo , UNT, Federación de Sindicatos Independientes, etcétera, etcétera, etcétera, son organizaciones autónomas que no han contraído compromisos ni con quienes ha contraído compromisos la autoridad laboral federal. Esta es la garantía de la nueva cultura laboral. Gracias.

EL Presidente:

Gracias, Señor Secretario.

¿Desea hacer uso de su derecho a réplica? Adelante, señor diputado, hasta por 4 minutos.

El diputado José Concepción Salazar González:

Gracias, Señor Presidente. En el contexto de la transición hacia la democracia en que vivimos estamos conscientes de la importancia de la democratización de la vida sindical. El coadyuvar en la búsqueda de mejores condiciones en esta vida sindical de los trabajadores es de gran relevancia.

Como fracción nos parece que en pleno respeto a la autonomía sindical la decisión de modernizar sindicatos deberá provenir de las propias organizaciones, no de la Secretaría de la cual solamente su participación le corresponderá proporcionar las condiciones favorables a la modernización y democracia.

Por otra parte, y tomando un poco de lo que fue el informe, se enumeran en él principios, objetivos rectores y líneas estratégicas de su política. Dado que vivimos en un ambiente democrático, nos parece sano un análisis.

A manera de precisión, algunos objetivos rectores de su política son en realidad líneas estratégicas, tal como es la modernización de las instituciones laborales, y en algunos de los que se consideran principios, son en realidad objetivos, como paz laboral.

Frases como: generar el empleo que el país demanda, aumentar la productividad de las empresas y las personas, elevar el nivel de vida de los trabajadores y sus familias, aumentar la competitividad de las empresas y el país son en realidad metas y objetivos que efectivamente pueden contribuir a otros objetivos superiores, pero que no dejan de ser objetivos más que estrategias, ya que se refieren a metas a alcanzar no a acciones a emprender.

Finalmente, la atención a la actuación de la dependencia a su cargo obedece, al nuestra consideración, de que los cambios democráticos en el país deben incluir de manera importante el ámbito laboral, por lo que el aclarar los ejes de la política y someterlos a discusión nos parece que ayudará a lograr, en este ámbito de igual forma, consensos y acuerdos nacionales que eventualmente nos llevarán a una reforma integral en el ámbito laboral. Gracias.

EL Presidente:

Muchas gracias, ciudadano diputado.

El turno es para la compañera diputada Rosario Tapia Medina, de la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática, hasta por 4 minutos.

La diputada Rosario Tapia Medina:

 Con el permiso de la Presidencia. Señor Secretario, yo creo que son muchos temas los que podemos cuestionar, los que podemos preguntar en esta comparecencia: empleo, salario, entre otros, cultura, nueva cultura laboral, pero yo quiero centrarme en un aspecto que al PRD y a mí en lo personal me preocupa mucho, que es el asunto de la reforma laboral.

Yo quiero recordarle, porque me parece importante hacerlo, que en una reunión inicial que tuvimos aquí la Comisión de Trabajo, con usted, allá por el mes de febrero, hablaba ya de la necesidad de la reforma laboral y planteaba obviamente la necesidad de definir prioridades, de definir plazos y prácticamente que esto ya venía, desde el punto de vista de la Secretaría.

En ese momento yo le pregunté que, de acuerdo a la visión de la Secretaría, cuáles serían esas prioridades, cuáles serían esos plazos para la reforma laboral y la respuesta de usted, muy clara y muy tajante, fue decir: el asunto de las leyes y la reforma a cualquier ley -más o menos-es un asunto de los legisladores no de la Secretaría.  Por lo tanto, ustedes ponen los plazos y ustedes definen las prioridades.

Sin embargo, señor Secretario, después nos enteramos del proyecto que estaba impulsando y nos citó a una reunión para presentarnos, en 15 minutos, el proyecto sobre como se trabajaría desde la Secretaría del Trabajo para la reforma laboral.  La constitución de la Mesa Central de Decisión, quién la conformaría, cómo trabajarían, incluyendo, señor Secretario, el papel de observadores de este proceso que usted como Secretario tuvo la gracia de concederle a los legisladores de ambas Cámaras.

Nosotros discutimos el asunto en la Comisión de Trabajo y ahí tenemos una definición sobre este proceso y cual va a ser la participación de la Comisión de la Cámara de Diputados de frente a lo que realice la mesa central de decisión.

Obviamente ahora en el informe se plantea, se habla claramente sobre esto y se consigna que se ha instalado esta Mesa, como órgano rector de los trabajos para la modernización y actualización de la legislación laboral.  O sea, que finalmente sí fue la Secretaría del Trabajo la que tomó en sus manos esta iniciativa por aparte y a un lado del proceso que llevamos los propios legisladores.

Usted habló en su discurso inicial ahorita, al empezar la sesión, que ya se han trazado  -así lo entendí- algunas líneas generales en esta mesa central de decisión para la reforma laboral.  ¿Cuáles son estas líneas generales, señor Secretario?  ¿Qué se ha hecho en la mesa central de decisión?  ¿Cuáles son los consensos a que se han arribado?  ¿A qué han llegado?

Y de acuerdo a los avances que se pueden ver o se verán en la mesa central de decisión, yo le preguntaría  -y ahora espero que sí me responda-  ¿cuándo considera o puede prever  -porque la Secretaría está ahí como intermediaria, como facilitadora-  que esté en proceso de consulta la propuesta inicial ya de reforma laboral?  ¿Qué vamos a hacer los legisladores?  ¿Cómo vamos a hacer nuestro proceso?  Pues eso creo que lo comentaremos en un momento.

Gracias por sus respuestas.

El Presidente:

Muchas gracias, ciudadana diputada.

El turno es del ciudadano Secretario, para dar respuesta a la interrogante de la diputada.

El Secretario Carlos Abascal Carranza:

Gracias, diputada. Me parece ésta una reflexión de fondo, de gran relevancia.

Todo el tiempo, desde que iniciamos nuestra responsabilidad, hemos venido sosteniendo diversas reuniones con los señores diputados, con los señores senadores.  Y hemos también, por supuesto, venido sosteniendo reuniones con los factores de la producción de una manera plural e incluyente que nos permita percibir cual es el sentir de los sectores y de los señores legisladores para finalmente orientar el esfuerzo del Ejecutivo.

Lo que nos quedó claro a todos, a todos los que nos involucramos en estas discusiones, incluida la Comisión de Trabajo representada por su mesa directiva, es que lo ideal sería que el anteproyecto de ley proviniera de la discusión entre los factores de la producción, que no fuera un proyecto del Ejecutivo, como no lo es, como no lo hay, sino que fuera genuinamente proyecto del Ejecutivo.  Por lo cual la Secretaría se ha abstenido de fijar líneas que orienten la discusión de los sectores de la producción, para no prejuiciarlos y para de esa manera dejar una amplia libertad a la discusión.

Por supuesto que respeto extraordinariamente esta soberanía, como para concederle una gracia; al revés, somos representantes de dos poderes soberanos y nos hemos puesto de acuerdo para llevar a cabo este esfuerzo en bien de México, en donde no tratamos como Ejecutivo Federal de asumir ningún tipo de protagonismo o de ventaja.  La discusión, pues, se decidió que se llevase a cabo entre los factores de la producción y se decidió que se tomaran como punto de partida todas las iniciativas vigentes en las dos Cámaras, relacionadas con el mundo del trabajo, para que no se partiera de cero y así se tomó en cuenta la propuesta del Partido Acción nacional, se tomó en cuenta, se está tomando en cuenta, no se tomó, se están tomando en cuenta propuestas incluso no publicadas por partidos que han hecho esfuerzos en esta materia, propuestas del propio PRD, como la que hizo el senador Demetrio Sodi de la Tijera en la Cámara de Senadores, de manera tal de que todos estos elementos formen parte de la discusión, incluida como un elemento de discusión la reforma o el proyecto, el ante anteproyecto de reforma que contenía un código de procedimientos laborales elaborado en el sexenio inmediato anterior, pero que de ninguna manera es ni proyecto ni es el único criterio ni es el único punto de vista.

Con esta lógica hemos recibido, por ejemplo, de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados, una carta que dice:

"Por medio de la presente -dirigiéndose a mí- nos dirigimos a usted de la manera más atenta, para agradecerle la invitación que ha hecho extensiva a los diputados integrantes de esta Comisión, a fin de participar en la Mesa Central Hacia la Reforma Laboral, a la que los ciudadanos legisladores de esta comisión en forma personal e individual continuarán asistiendo.

"Asimismo y con la finalidad de ir preparando las actividades legislativas, hemos de solicitarle tenga a bien girar sus apreciables instrucciones, a fin de que en forma quincenal se nos facilite un informe conteniendo los resultados y/o avances que se vayan logrando sobre la agenda y temas de la legislación laboral a modificarse, así como un informe de los avances hasta esta fecha, con objeto de prepararnos para la celebración de foros y consultas.

"Sin otro particular por el momento, quedamos como siempre de usted.  Y firma la Mesa Directiva de la Comisión".

Entonces, este es el papel que la Comisión decidió asumir y que nosotros hemos agradecido públicamente, nos parece de enorme valía y lo único que queremos es trabajar juntos por el bien de México, para encontrar las mejores soluciones.

Me pregunta usted que si ya se han trazado algunas líneas y cuáles son esas líneas y esos consensos. No, no hemos en este momento todavía llegado a ese nivel. Se están discutiendo los capítulos I y II del Título Primero, artículo por artículo y este lunes pasado hubo una sesión amplia en donde se está trabajando de manera tal de que no puedo todavía dar cuenta de los avances puntuales, pero sí puedo dar cuenta de que han iniciado las discusiones formales.

Por otro lado, en ningún caso, ni en este foro ni en ningún otro de aquellos a los que he asistido, he fijado ningún tipo de línea que oriente la discusión, porque entonces estaría echando a perder el proceso de consenso.

¿Cuándo? Es una pregunta muy puntual y también la respondo de la misma manera diputada. He dicho que este proceso es tan importante, tan relevante, que hay que avanzar sin prisa, pero sin pausa, con un horizonte que nos puede mover entre la primavera y el otoño del año entrante. Esta decisión al tienen los sectores productivos, la tienen los sectores productivos de los 32 estados junto con los académicos y los incluso legisladores de los estados que quieren opinar en los foros que se construyan para tal efecto.  La palabra la tienen finalmente ustedes.

Repito la frase del Presidente Fox: "Nosotros propondremos, ustedes dispondrán". Gracias.

El Presidente:

Gracias señor Secretario.

¿Desea hacer uso de su réplica ciudadana diputada?  Adelante.

La diputada María del Rosario Tapia Medina:

Gracias señor Presidente.

Bueno, en primer término quiero comentar que usted también al principio hablaba de los grandes consensos que veía en las intervenciones de todos los grupos parlamentarios representados en este momento. Y puede haberlos señor Secretario, pero yo creo que hemos intentado que las comparecencias sean un poco más ágiles, menos cerradas en el formato y tratar de hablar con la verdad para ser realmente constructivos.

Yo realmente no veo que haya muchos consensos, más bien aquí se han planteado muchas discrepancias sobre la política laboral, si así se le puede llamar, o a los lineamientos de política laboral que se han empezado a esbozar en la nueva administración, donde algunos plantean que sigue exactamente igual que el anterior y en donde en los otros se ve como buenos deseos solamente pero todavía sin compromisos firmes y más aún todavía sin líneas claras en relación a muchos temas  de su área laboral.

En este sentido yo creo que una de estas diferencias, de estas controversias que tenemos y que tendríamos que buscar una salida, es precisamente el asunto de la Reforma Laboral. Yo creo, señor Secretario que ese oficio que acaba de leer usted, que le enviamos como Comisión de Trabajo  precisamente expresa el malestar de las y los diputados de esta Comisión por habérsele planteado a los legisladores una participación "de observadores" de frente al proceso.

El hecho de que ahí se diga de que podemos ir de manera individual como legisladores, obviamente se está planteando que la Comisión no va a asistir con un carácter representativo ni siquiera con el aval de toda la Comisión, a enterarse de lo que pasa ahí.

Entonces señor Secretario, creo que usted tiene que ser sensible de frente a esta situación y no pensar que todo está perfecto y que en todo hay consenso y en todo estamos de acuerdo. Desde mi punto de vista, así como hace un rato un compañero dijo que la democracia sindical es un asunto de los sindicatos, obviamente el asunto de la reforma laboral finalmente va a ser un asunto de los legisladores y va a ser un asunto obviamente de los partidos políticos que estamos representados aquí, todos grandes y chiquitos, porque tenemos un compromiso con la nación porque para eso estamos aquí.

Yo de ninguna manera cuestiono, sería absolutamente erróneo, cuestionar la necesaria consulta de todos los que intervienen en este tema, obviamente desde los factores mismos de la producción consultar empresarios, consultar al sector obrero, a todos no solamente a algunos, a todos porque en esa mesa central ni están todos los que son ni son todos los que están de ambas partes ni tampoco de los empresarios porque hay muchos fuera que no están representados ahí.

Obviamente tenemos que consultar a los especialistas , obviamente tenemos que valorar todo lo que la sociedad pueda decir de frente a una reforma laboral, pero no al margen desde mi punto de vista, en todo caso yo respeto como Secretaría que haya tomado esta iniciativa, pero definitivamente  no podemos esperar a que nos llegue ya prácticamente con el gran esfuerzo que estoy entendiendo que quiere hacer la Secretaría, todo consensadito para que le diga el Legislativo: -aquí está, ya la hicimos, ya recorrimos todo el país, ya se hizo una gran consulta y aquí está, ya la hicimos, ya recorrimos todo el país, ya se hizo una gran consulta y aquí está la reforma y entonces Legislativo apruébenla.

Yo creo que eso de ninguna manera puede pasar y no lo vamos a permitir, la Comisión y obviamente la Cámara de Diputados vamos a tener una participación activa igualmente yo estaría en la idea de que esta gran reforma laboral la vamos a construir, discutiendo, consultando, la vamos a construir  y  logramos meter este tema como parte de la gran reforma del estado que necesita este país para la democratización plena como parte de la transición democrática y que realmente reformemos de fondo el mundo del trabajo.

Yo creo que ese es el papel que vamos a jugar y que todos los partidos políticos vamos a estar comprometidos en ellos independientemente del partido al que pertenezcamos, finalmente, el mundo laboral es la base del desarrollo de este país y tenemos una responsabilidad de frente a ellos.

Yo creo que esta es nuestra responsabilidad y vamos a seguir nuestro proceso por lo menos esa es la posición del PRD y es la posición que hemos estado impulsando en la Comisión.

Gracias señor Presidente.

El Presidente:

Gracias diputada.

El turno es para el ciudadano diputado José Luis  Novales Arellano de la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional hasta por 4 minutos.

El diputado José Luis Novales Arellano:

A todos los presentes,  buenas noches. Como reiteradamente se ha mencionado, el empleo se constituye como una de las prioridades y preocupaciones que las sociedades deben enfrentar hoy en día con mucha atención, especialmente cuando las condiciones globales de la economía se orientan al abatimiento de costos tecnológicos y organizacionales de nuestro país se encuentra inmerso en este proceso y reciente de inmediato las secuelas de la desaceleración económica que observa nuestro principal socio comercial.

Por esto mismo, nos parece oportuno señalar que a pesar que las perspectivas de crecimiento de nuestra economía no son halagadoras, los indicadores de empleo y desempleo que se nos ofrecen en el Informe muestran que hemos podido sortear con algunos sobresaltos esta coyuntura.

La tasa de desocupación abierta se mantenía, hasta junio de este año, en un promedio de 2.4%;  si nos basamos   claro está, en las disposiciones oficiales y los laxos criterios para obtenerlos.

Igualmente, podemos señalar que con todo y los empleos perdidos durante el año, la población asegurada permanente y eventual en el Instituto Mexicano del Seguro Social se sigue manteniendo en niveles tolerables de afiliación;  lo mismo podemos decir del incremento a los salarios mínimo y que en las negociaciones salariales contractuales hubiera incrementos significativos aunque nos parece pertinente señalar que todo ello dista mucho de ser aceptable para quien desea proveer de una vida digna a su familia.

En Acción Nacional, estamos conscientes del problema que conlleva la no generación de empleos suficientes y el ajuste en las plantillas laborales de nuestras empresas y la propia Administración Pública.  No obstante lo anterior, creemos que es nuestra obligación como Gobierno generar una reactivación económica en el corto plazo, que permita recuperar y crear los empleos que la sociedad requiere, en ello juega un papel muy importante la conducción responsable y realista de la Secretaría del Trabajo.

Por otra parte señor Secretario, nos parece muy importante señalar que se debe trabajar con mayor decisión y energía respecto a la equidad de género.   Nos parece que el tema del hostigamiento sexual, lactancia y el examen de ingravidez, constituyen rubros pendientes de dimensionar y atacar frontalmente;  los derechos laborales y humanos de las mujeres deben garantizarse plenamente.  Acción Nacional, quiero enfatizar, tiene un compromiso con ello.

Señor Secretario, tomando en cuenta lo anterior y otros rubros, me gustaría formularle las siguientes preguntas:

1.-  Concretamente, ¿qué expectativas podemos tener los mexicanos respecto a la tan anhelada generación de empleos que hoy tenemos?

2.-  ¿Qué medidas prevé la Secretaría, tendientes a mejorar las condiciones laborales de las mujeres especialmente cuando se habla de su vulneración cotidiana en los múltiples ámbitos de sus espacios de trabajo?

3.-  Si bien percibimos acciones a favor de grupos específicos de la sociedad como son los indígenas, los trabajadores migrantes, los jóvenes y las personas que viven con alguna discapacidad, nos parece que la Secretaría debería dar muestras más claras y de esfuerzos coordinados con otras instancias como la Secretaría de Salud, la Secretaría de Desarrollo Social y el Instituto Mexicano de la Juventud, sobre esta materia.  Le pediría su opinión.

Y por último, para terminar, ¿tiene contemplados acuerdos con la Secretaría de Economía o alguna otra dependencia para establecer medidas que incentiven el establecimiento de nuevas empresas en el país?  ¿Si las hay, cuáles son éstas y en qué consisten?

Por sus respuestas, de antemano muchísimas gracias.

El Presidente:

Gracias ciudadano diputado Novales.

Tiene la palabra el ciudadano Secretario, para dar respuesta.

El Secretario Carlos Abascal Carrnaza:

Gracias don José Luis, señor diputado. Dirigiéndome a las preguntas que usted formula, quiero retomar algunas de las cifras que utilizamos hace unos momentos y poder precisar un poco, de mantenerse las condiciones económicas actuales, qué expectativas podríamos tener en el marco de un crecimiento debajo de uno, quizás cero, en lo que resta del año y hablar un poco sobre la necesidad de construir algunas acciones adicionales en las cuales esta soberanía va a tener un papel relevante.

Si bien en efecto entre enero y agosto del 2001 la colocación de trabajadores, digamos cayó en un 3.1 los nuevos instrumentos que ha puesto en juego la Secretaría, han producido todos ellos juntos un resultado nada desdeñable, desde luego no suficientemente satisfactorio en función de las cifras que hemos dado de bajas en el Seguro Social...

Entonces, por ejemplo estamos intensificando nuestros esfuerzos en programas como bolsas de trabajo, en donde hemos contribuido a que se coloquen, nosotros no colocamos a la gente, 126 mil personas; ferias de empleo, en donde la metodología, tecnología y financiamiento es conducida por la Secretaría en coordinación con los gobiernos de los estados y los servicios estatales de empleo; se han colocado 64 mil 800 personas, en talleres de empleo que son eventos específicos; hemos contribuido a la colocación de 7 mil 700 personas; en Chambatel, en efecto, hemos colocado 9 mil 077 personas, migratorio sobre todo en el programa de empleo temporal con el Canadá 10 mil 283 personas y en Probecat, o sea, becas, que ya han llegado a su término y que se han convertido en empleo de desempleados a quienes becamos para insertarlos, 63,392, con un porcentaje de bateo de 54%. En total, 281 mil personas, más aproximadamente 36 mil acciones de autoempleo que con financiamiento derivado de los propios sistemas de becas hemos logrado impulsar. Pero estos son esfuerzos que van a contrapelo de la reactivación de la economía, que es la que va a generar la inversión necesaria para producir los empleos que el país demanda, aún así, me parece que necesitamos hacer esfuerzos novedosos en materia de empleo, sobre todo ante la hipótesis de un mayor deterioro en este rubro.

Necesitamos por ejemplo certificar las competencias laborales de los migrantes, de los paisanos que retornen al país para aprovechar sus capacidades laborales. Estamos coordinándonos con otras secretarías en efecto, con SECON, para que ellos atiendan la capacitación y desarrollo del financiamiento del empresario y nosotros del trabajador, juntos hay programas que estamos realizando juntos con la Secretaría de Economía.

Necesitamos para el año entrante, este año creemos que acabaremos con los recursos disponibles en tiempo, el 31 de diciembre el presupuesto que se nos ha fijado, necesitaremos más recursos para becas, para iniciar desde el primero de enero, no hasta el mes de abril, como nos sucedió este año por disponibilidades presupuestales, desde el mes de enero en becas normales, en becas temporales y parciales, en becas escolarizadas para reconvertir al trabajador, su tipo de empleo, en becas para autoempleo y proyectos productivos.

Necesitamos cambiar también a juicio nuestro, a juicio de la Secretaría, el ejercicio del gasto de inversión del presupuesto del año 2002 para que el mayor gasto de inversión se dé en el primer semestre, para que genere los empleos y reactive la economía como todos lo estamos deseando.

Necesitamos atender el problema, separado estado por estado, porque hemos advertido que hay 14 estados que tienen un saldo positivo de empleo y que las acciones que se han emprendido, así desagregado el problema de empleo han sido mucho más eficaces, Campeche ha generado más de 9 mil empleos positivos, digamos, respecto de los que se han dado de baja, y así sucesivamente y los problemas de desempleo se ubican fundamentalmente en Ciudad Juárez, Ciudad de México, Jalisco, Chihuahua, de manera tal de desagregar el problema estado por estado y de esa manera atenderlo con los gobiernos esta tales, una vez que hemos descentralizado la aplicación de los recursos de capacitación y de becas para desempleados, atender los problemas por estado y por eso sugeriremos a esta soberanía un mayor presupuesto para ejercerlo desde el principio del año.

Por otro lado necesitamos seguir impulsando la reactivación del mercado interno y esto tiene que ver con desregulación, con vivienda, con ejercicio oportuno del gasto público, con todas estas acciones contenidas en el programa para el fortalecimiento de la economía y la inclusión social que se discuten en el Consejo para el diálogo con los sectores productivos.

Por otro lado, necesitamos distinguir en este proceso en qué casos tendremos que reubicar empresas, en qué casos tendremos que cambiar la vocación o atender a la vocación de las regiones, en qué casos estamos ante la necesidad de apoyar, con becas por ejemplo, a auto empleadores, es un fenómeno creciente al que hay que atender que es muy alentador y que creemos que por ahí está una de las grandes salidas de nuestro país.

Estas reflexiones sobre el tema de empleo, sobre mujeres, bueno pues hay muchas acciones que estamos desempeñando, desde lo que es la inspección propiamente dicha, en donde hemos sido tajantes, hasta, desde el otro ángulo, programas promotores, por ejemplo el programa que tenemos con OIT, de Más y Mejores Empleos para las Mujeres en Zonas Rurales Marginadas, que me encantará invitarles a una exposición que tendremos pronto con modelos ya internacionalizables, que se van a exportar, de lo que han hecho estas mujeres, 400 en la Sierra de Guerrero, y es un programa piloto que se va a extender a todo el país el año entrante, y los programas piloto son sólo eso, pero deben extenderse a todo el país. Ya aprendimos cómo hacerlo.

Hay una gran gama de actividades que estamos realizando para, en efecto, con un profundo compromiso de la Secretaría, atender el trabajo de las mujeres, proteger la maternidad y la lactancia y eliminar cualquier tipo de forma de discriminación por certificados de no embarazo o por cualquier otro de estos motivos que todos conocemos, que se presentan en el mundo del trabajo.

En grupos vulnerables. Sí estamos coordinándonos con las comisiones del Gobierno Federal respectivas, con el Instituto presidido por Víctor Hugo Flores, de Personas con Capacidades Diferentes, que es una oficina de la Presidencia que tiene cerca el Presidente de la República, y estamos coordinándonos con ellos para atender grupos vulnerables. Con Xóchitl Gálvez en temas de indígenas.

Y finalmente el tema de si teníamos el acuerdo con SECON, o acuerdos con SECON. Hay varios acuerdos con SECON. De hecho nos reunimos y revisamos constantemente el avance en nuestros proyectos conjuntos.

Gracias.

El Presidente:

Gracias señor Secretario por su respuesta.

Para hacer uso del derecho de réplica, interviene el diputado Jaime Aceves Pérez, de la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional.

El diputado Jaime Aceves Pérez:

Señor Secretario. Los sindicatos son parte importante en nuestra historia, constituyen un medio de reivindicación de los derechos sociales plasmados en nuestra Constitución, en leyes secundarias y reglamentos además.

Acción Nacional a través de sus legisladores ha promovido actualizar el marco normativo en múltiples aspectos que tienen que ver con cuestiones propias del sindicalismo, como en el ámbito laboral en general. Por eso mismo, nos parece importante abordar el tema del registro sindical y la problemática que conlleva dentro de la política laboral del actual gobierno.

De acuerdo con algunos estudiosos, el tema del registro sindical constituye uno de los puntos oscuros de nuestro derecho laboral, pues la intervención del Estado en el nacimiento o control de las personas jurídicas ha sido una de las prácticas más polémicas.

De acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, en el registro sindical la autoridad laboral no se limita a transcribir o extractar los datos que ponen en su conocimientos quienes constituyen un sindicato, por el contrario, la autoridad ejerce el derecho de crítica ya que puede negar el registro de acuerdo con lo que la misma ley estipula.

En la historia del sindicalismo mexicano, el registro de estas organizaciones se convirtió en un arma de control y de prácticas nocivas del gobierno en turno. Esta situación, junto con otras prácticas, mermó la capacidad de generar lazos de legitimidad, solidaridad e identidad entre los trabajadores, pues la organización sindical dependía en buena medida de la buena voluntad de las autoridades encargadas de la impartición de justicia, se podía otorgar, se podía negar o se podía cancelar dicho registro.

Muchos trabajadores que pretendieron constituir un sindicato y registrarlo ante la autoridad vieron cómo se les negaba su derecho o se les despojaba de la titularidad del contrato. No son pocas las historias de arbitrariedad,del autoritarismo o de la complicidad.

Acción Nacional propone la existencia de una nueva cultura laboral, considerando una reforma a legislación a las instituciones laborales y la democratización sindical que facilite la integración de nuevos procesos productivos, que eleve la competitividad de las empresas nacionales, que mejore el bienestar de los mexicanos y fortalezca nuestra presencia en la economía global.

Nos parece oportuno señalarle que tenemos algunas inquietudes respecto al desempeño que ha tenido la Dirección General de Registro de Asociaciones, donde esperábamos encontrar mejores resultados. A pesar de las cifras que nos muestran en el informe, creemos que se siguen otorgando registros con criterios que pueden caer en el campo de la discrecionalidad.

Sería interesante conocer las acciones que ha realizado la Secretaría para estimular y dar confianza para que se registren nuevas organizaciones sindicales, al tiempo de seguir de cerca los problemas o limitaciones que enfrenta la Dirección General de Registro de Asociaciones para cumplir con mayor eficiencia sus tareas.

Por otra parte, nuestro grupo parlamentario está preocupado por los impactos que tendrá en el campo laboral la Reforma Hacendaria a partir de las discusiones que sobre este tema se han dado, sería importante que se hiciera un análisis más profundo para conocer y contar con mayores elementos de atención y buscar conjuntamente, en su caso, propuestas que eviten el deterioro del nivel de vida de los trabajadores mexicanos.

En torno a la justicia laboral, si bien se presentan avances, consideramos: que el funcionamiento y estructura de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, así como la Procuraduría de la Defensa del Trabajo, tienen serios problemas para cumplir cabalmente con su misión, objetivos y metas, especialmente debe resaltarse la insuficiencia de personal respecto de los asuntos que debe atender y del perfil profesional de los mismos.

Por su atención y respuesta, en intervenciones posteriores le agradeceríamos mucho. Muchas gracias a todos.

El presidente:

Gracias diputado.

El turno es para la compañera diputada Hilda Josefina Anderson Nevarez, de la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional, hasta por cuatro minutos.

La diputada Hilda Josefina Anderson Nevárez:

Señor licenciado Carlos Abascal Carranza, Secretario del Trabajo y Previsión Social. Señor Presidente; compañeras diputadas, compañeros diputados:

Señor Secretario, mucho ha adelantado usted el tema de las mujeres, sin embargo lo voy a tratar en algunos aspectos.

Mejorar las condiciones de trabajo de las mujeres mediante la eliminación de discriminaciones salariales, el pleno respeto de sus derechos laborales, el acceso a los sistemas de previsión y seguridad social y la creación de apoyos para mujeres y hombres trabajadores con responsabilidad de hijos, entre ellos guarderías infantiles.

Y hablo también del hombre, porque en la pasada revisión de la Ley de Seguridad Social, las mujeres trabajadoras propusimos: que el hombre con carga familiar de edad de guardería, que comprobase que es divorciado, viudo, o dejado, podía también llevar a la guardería infantil a sus hijos. Y así ha sido, para que crean que las mujeres no solamente luchamos por nosotros sino también por los hombres -aunque se rían-.

Y otros servicios también necesitamos sociodomésticos bajo la fórmula: a trabajo igual, salario igual.

Señor Secretario, el 38.5 de la fuerza laboral de nuestro país somos las mujeres, por lo que se debe asegurar el acceso equitativo al trabajo productivo, a los recursos productivos y a las nuevas tecnologías.

He leído con toda atención el informe de labores de la Secretaría a su cargo. Me he detenido en acciones y resultados, y en especial en el Programa Calidad Integral y Modernización, CIMO, a través de sus 72 oficinas ubicadas en 520 municipios de las 32 entidades del país.

Se impartieron 30 mil 898 cursos de capacitación, mismos que se beneficiaron a 49 mil 114 trabajadores. Nos dice que el 36% aproximadamente, son mujeres trabajadoras las que tuvieron la capacitación, apoyadas por este programa. Pero yo quiero preguntarle: ¿cuántas de estas mujeres tienen trabajo, estas que tomaron estos cursos de capacitación? ¿Cuántas de estas mujeres ganan a igual trabajo, igual salario?

Yo aquí le decía que no se había hablado del Programa Más y Mejores Empleos para la Mujer, que fue implementado hace más de dos años y que ha tenido éxito, pero usted me ganó nombrándolo.

 Las mujeres, señor Secretario, de acuerdo con una encuesta de trabajo de campo de la Federación Obrera de Organizaciones Femeniles de la CTM, encontramos que a veces tiene diferente salario porque a la mujer o le da vergüenza trabajar en lo que sea para sostener a su hogar; si es jefa de familia, madre soltera o mujer abandonada, acepta cualquier trabajo y salarios que no son los correspondientes con tal de llevar el diario sustento a sus hijos o dependientes. Por eso, señor Secretario, debemos promover su capacitación y enseñarles sus derechos, no solamente como lo hacemos nosotros en los sindicatos, sino en la Secretaría del Trabajo, para que esas empresas y los patrones no abusen de sus necesidades y les den menor salario.

Cuando la mujer tiene un contrato colectivo de trabajo...(Interrupción)

El Presidente:

Compañera diputada, le suplico redondear su intervención.

La diputada Hilda Anderson Nevárez:

Termino. Hoy, señor la situación es sumamente delicada, el desempleo es un hecho lamentable; se han perdido más de 500 mil empleos más en lo que se refiere a las mujeres, que es la que más sufre en esto.

A partir de la recesión de Estados Unidos que se inició a finales del año pasado, se han retirado las maquiladoras de nuestro país dejando sin empleo a un número importante de mujeres ya capacitadas en diversas ramas como es la textil, que aproximadamente ocupaba el 83 % de la mano de obra femenina.

¿Qué medidas han instrumentado para aprovechar esta mano de obra calificada?

Los medios de comunicación todos los días desde hace dos semanas, desde que empezó el problema de los Estados Unidos, nos dicen que connacionales retornan al país, abandonan la Unión Americana en busca de sus lugares de origen o de grandes ciudades de nuestro país, sumándose así a un grupo más de desempleados.

Seor Secretario:¿Qué programa, qué acciones se implementarán para este gran problema? Muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias, ciudadana diputada.

El turno es para el señor Secretario para dar respuesta a la compañera diputada.

El Secretario Carlos Abascal Carranza:

Gracias, diputada. Estos temas tan importantes que hemos compartido en foros internacionales como la OIT, nos retan enormemente para encontrar nuevas imaginativas soluciones a problemas viejos, porque en efecto, la discriminación contra la mujer en cualquier ámbito, en cualquier espacio de la sociedad, constituye un obstáculo para el aumento del bienestar de la sociedad, del bienestar y del bien ser de la sociedad. Por eso hemos dicho todo el tiempo que hay que abrir a las mujeres, todos los espacios educativos, para que puedan tener acceso a todas las oportunidades de educación, formación, capacitación, adiestramiento, para que puedan ocupar todos los puestos en la política, en la economía, en la cultura, en la empresa, que de acuerdo con sus propias potencialidades puedan desarrollar, no tenemos la menor duda.

Por eso en la Secretaría hemos puesto especial énfasis en que las 2,799 mujeres que trabajan con nosotros, que representan el 52 % de nuestra planta laboral y que creció ligeramente desde el primero de diciembre pasado, reciban idénticas oportunidades de capacitación que el resto de los colaboradores, de manera tal que estamos dentro de la Secretaría poniendo el ejemplo en esta materia, y bueno, es que el 74 % de las mujeres que trabajan con nosotros son madres y por eso la guardería que la Secretaría tiene, es una excelente guardería y tenemos mucho más por hacer en esta materia.

Comparto todas las observaciones que hizo, diputada y solamente señalaría que puesto que la pregunta es ¿qué medias hemos realizado, hemos emprendido para aprovechar toda esta capacidad de las mujeres sobre todoc uando han sido expulsadas ya sea de Estados Unidos, ya sea de maquiladoras? bueno, pues quiero informar a esta soberanía que por ejemplo en nuestros programas de vinculación de oferta y demanda de empleo, el 44 % de las llamadas o de los contactos que realizamos, son de mujeres, por encima del promedio del 39 % de empleo de mujeres en el país.

Quiero también decir que hemos estado realizando campañas nacionales sobre los derechos laborales de las mujeres, a base de información escrita, a base de promocionales, sobre todo de radio.  Hemos hecho una campaña para recolectar propuestas, el último encuentro que tuve, por ejemplo, fue con las mujeres abogadas, de la Barra Mexicana de Abogadas, que tienen una serie de propuestas para este anteproyecto que se está construyendo de reforma a la legislación laboral.

Queremos informar, por ejemplo, que en el Premio de Investigación Laboral, que se realizó recientemente, pues la mayoría de los autores fueron mujeres, y siete de los doce premiados fueron mujeres.

Queremos resaltar que en nuestros esfuerzos de capacitación en CIMO, las mujeres ocupan también un porcentaje importante de nuestro público-meta, en términos de su proporción de la fuerza de trabajo.

Y si ciertamente este esfuerzo de OIT, Más y Mejores con OIT, más y mejores empleos para las mujeres, representa un esfuerzo que ya estamos preparados.  Lo hemos platicado ya con la OIT para universalizarlo, porque tiene excelentes resultados.

En este esfuerzo comenzamos por darle cursos a las mujeres  de autovaloración, y resulta que nos consta, como las mujeres comienzan por ya no dejarse golpear por los hombres, por evitar el maltrato al interior del hogar, desde ahí comienza el asunto.  Y hemos ya incidido culturalmente en ocho poblaciones, en la Sierra de Guerrero, y nos sentimos ya con la capacidad y con la fuerza y con la experiencia suficiente, para llevar esto de común acuerdo con la OIT a otros estados.

Y desde luego, ratificamos el compromiso de México, de la Secretaría del Trabajo, de eliminar o de vigilar, de acuerdo con las convenciones que hemos suscrito, cualquier forma de discriminación de la mujer, y lo haremos con toda la fuerza de la ley.

Esto no es justo, ¿por qué?, porque la mujer es una persona humana, idéntica en dignidad al hombre, y debe tener idénticas oportunidades.  Cada uno, cada una, de acuerdo con sus propias capacidades, pero no podemos negarle a la mujer en ningún caso el acceso a las oportunidades, desde la educación misma, para que después se pueda insertar en el mundo del trabajo, de la cultura, de la política, conforme a su propia vocación, conforme a sus propios talentos.

Así me parece que, por ejemplo, para el caso de las mujeres, que hoy están algunas quedando desempleadas en maquiladoras, estamos empleando dos de nuestros programas: el Programa de Becas para Desempleados y la Certificación de Competencias Laborales, para tratar de reorientarlas, de reubicarlas, o en otra empresa o en autoempleo.  Y, bueno, este programa ha iniciado en las semanas pasadas y esperamos entregar buenas cuentas, porque tenemos talentos extraordinarios.

Yo no sé si los señores diputados, por ejemplo, estén conscientes, de que hay empresas como Delfayer en Mochis, que tiene mil trabajadores, de los cuales 700 son mujeres, y en donde en una inspección que realicé personalmente, pude constatar que no sólo no hay ninguna forma de discriminación sino que a la mujer se le da todo el espacio para el cuidado de la maternidad y la lactancia.  Hay muchas empresas, por fortuna, modelos en esta materia, y seguiremos trabajando intensamente en este sentido, porque creemos en ello.  Gracias.

El Presidente:

Gracias por sus respuestas señor Secretario.

El turno es para el compañero diputado Roberto Ruiz Angeles de la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional, hasta por cuatro minutos para réplica.

El diputado Roberto Ruiz Angeles:

Muchas gracias diputado presidente.  Señor Secretario licenciado Carlos Abascal Carranza, Secretario de Trabajo y de la Previsión Social.  El artículo 123 Constitucional y la Ley Federal del Trabajo, establecen las funciones a ejercer de la política pública laboral, buscando mediante su intervención el equilibrio entre los factores de la producción de empleados y empleadores.

Dentro de las acciones fundamentales, están las de crear las condiciones para que las instancias de trabajo procuren una justicia laboral pronta y expedita, instancias en la que la capacitación de la mano de obra, la recuperación del poder adquisitivo del salario de los trabajadores y estrategias claras para el fomento de la productividad en las empresas, no obstante la crisis económica y financiera, podemos y debemos reconocer que es a partir del año de  1997 cuando se inicia una recuperación en los salarios reales de los trabajadores, que aunque pequeña, pero recuperación como consecuencia de la disminución significativa de la inflación que sirvió de marco favorable en la nueva administración federal que inició en diciembre del  2000.

La pérdida de miles de cientos de miles de empleos en lo que va de esta administración, contradice los ofrecimientos de generar los más de un millón de empleos anuales ofrecidos y por lo tanto incumple los ofrecimientos a la población trabajadora y las expectativas de mejorar el nivel de vida de los mexicanos.

Señor Secretario, los recursos económicos asignados para los programas como los que lleva a cabo el Servicio Nacional de Empleo, Capacitación y Adiestramiento, el Programa de Becas de Capacitación para Desempleados, el Programa de Calidad Integral y Modernización y en el área de riesgo de trabajo dentro de la materia de seguridad e higiene, así como en el área de capacitación en relación con las normas de competencia laboral, la autorización de los recursos económicos para fortalecer dichos programas, es el principal interés para los diputados del sector obrero.   ¿Cuáles son los criterios para la asignación de éstos en las diferentes entidades de la República y de cuántos trabajadores beneficiados por rama de industria estamos hablando y a cuántas empresas involucra?

Las expectativas de más y mejores empleos son ahora muy lejanas, las cifras de desempleo en estos últimos nueve meses así lo demuestran.  El crecimiento económico interno ha retrocedido, pero aún así el compromiso con México de los trabajadores es real y me refiero particularmente a los que pertenecemos al Congreso del Trabajo que siempre hemos actuado con sentido de responsabilidad.  Los incrementos así lo demuestran.  Siempre congruentes con la inflación anualizada, pero ajustados a la capacidad económica de cada empresa.   Aún más:  nos e ha estallado huelgas por el solo hecho de protagonismos en los medios como lo hacen algunos y que al final sus grandes aumentos no son tales y descontamos la mitad de los sueldos por los días que dure la huelga.  ¿Entonces cuál es la respuesta y las opciones que debemos darle a los trabajadores en activo y desempleados y a los que se incorporan día a día al mercado laboral cuando no tenemos un crecimiento sostenido de la economía y la inversión se contrae?   Señor Secretario, ¿qué papel juegan aquí los apoyos gubernamentales a través de los programas que he mencionado?

El Congreso del Trabajo en la mayoría de sus organizaciones sindicales agrupa un sindicalismo de avanzada que se renueva de manera permanente en sus células fundamentales, que son los miles de sindicatos afiliados que agrupan y que afilian a la gran mayoría de los trabajadores asalariados organizados del país y que hemos hecho de la cultura laboral una novedosa y renovada relación entre empleados y empleadores, donde se fortalece el diálogo, se impulsa la conciliación, se pacta la productividad con reglas claras para beneficio de las partes y se retoma el trabajo de adecuar la Ley Laboral, convencidos empleados y empleadores que estos trabajos son prueba de que sí hay interés de mejorar ciertas disposiciones sin menoscabo de conquistas fundamentales como las contempladas en el artículo 123 constitucional, que nunca aceptaremos ponerlas en negociación.

Por ello y finalmente, señor Secretario, reconocemos la actitud mediadora de la Secretaría y el respeto que tiene por alcanzar los consensos en los sectores productivos y poder entregarle al Congreso de la Unión en su momento, los acuerdos alcanzados que servirán sin duda, para fortalecer un anteproyecto que lleve realmente el respaldo de la sociedad trabajadora y productiva para seguir generando paz laboral y paz social, dando confianza al inversionista que se percata que en un país plural en la política, se alcanzan acuerdos por consenso de las mayorías, pero no podrá frenar ...

El Presidente:

Señor diputado, señor diputado le suplico redondear su intervención.

El diputado Roberto Ruiz Angeles:

Termino, señor Presidente.

Pero no podrá frenar el disenso de alguna de las partes el avance de México, aún cuando esos disensos puedan ser de un mismo sector.  Nadie puede ser dueño de la verdad absoluta, tampoco condicionarán su participación a costa de aceptar lo que ellos digan.

Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, ciudadano diputado.

Con la intervención del diputado, pasamos a la segunda y última ronda de preguntas, respuestas y réplicas.

Tiene el uso de la palabra el ciudadano diputado Jaime Cervantes Rivera, del Partido del Trabajo hasta por cuatro minutos.

El diputado Jaime Cervantes Rivera:

Con la venia de la Presidencia.

Señor Secretario del Trabajo y Previsión Social, Carlos Abascal Carranza:

En la segunda intervención que usted hizo en esta comparecencia, señalaba que veía mucho coincidencia en las posturas de todos los grupos parlamentarios.  Quizá sea así, pero lo que nosotros vemos en usted es que puede haber muchas coincidencias, pero lo que nosotros vemos en usted es que puede haber muchas coincidencias pero lo que nosotros vemos son incongruencias de parte de la Secretaría que usted dirige. Y voy a dar algunas razones:  como usted sabe, desde hace décadas los salarios reales en la economía mexicana empezaron a descender en forma drástica hasta alcanzar una caída de más del 70% en el periodo que va de 1977 al 2001.

Si consideramos sólo el régimen de Zedillo, la caída se estima en cerca del 50% . Ante este hecho evidente de desvalorización de la fuerza de trabajo, el hoy presidente Vicente Fox, se comprometió durante su campaña a hacer un esfuerzo por incrementar de forma sustancial los salarios reales de la clase trabajadora de este país. Los resultados ya los vimos cuando en diciembre del 2000, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, realizó un aumento paupérrimo en términos nominales, a los salarios, que francamente rayan en la risa y constituyen una burla para el pueblo trabajador que nuevamente tendrá que esperar algún tiempo para aspirar a un incremento sustancial de sus percepciones salariales.

Señor Secretario: a usted le consta que en este país sólo las grandes empresas han logrado aumentar las percepciones de sus trabajadores. Pero  también debe usted reconocer, tal como lo ilustran las cifras del   INEGI, esas empresas apenas representan el .1% dentro de un total de más de 2 millones de negocios industriales, sin considerar las relativas a las actividades del comercio, los servicios y el sector agropecuario. En ese momento queda claro que más del 95% de la población trabajadora, no ha recibido los supuestos beneficios de la apertura económica que por cierto, ha favorecido sólo a estas empresas exportadoras.

Por esta razón el grupo parlamentario del Partido del Trabajo, le formula las siguientes preguntas: Señor Secretario, usted participa como miembro de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, representando al Gobierno Federal dentro de la citada comisión. En esas circunstancias queremos saber por qué vota usted a favor de la comisión, que la comisión fije salarios de miseria que incluso están muy por debajo de los que pagan algunas grandes empresas radicadas en el territorio nacional. Porque si nos atenemos a lo que dispone nuestra Carta Magna, en su artículo 123, el cual establece que al trabajador  se le debe pagar un salario digno y remunerador que le alcance para todas sus necesidades básicas, entonces tenemos que tanto usted como los patrones de este país, están violando de forma sistemática y flagrante, lo que dispone nuestra Constitución Política.

Además como usted sabe, más de la mitad de la población trabajadora de nuestra Nación, apenas recibe entre 1 y 2 salarios mínimos al día. Entonces, tenemos  claramente que vivimos en un país donde el Gobierno Federal y los patrones, mantienen hambreados a sus trabajadores.

Por otra parte, México ha resentido los estragos negativos de las crisis recurrentes que han sumido al aparato productivo, cuyas  repercusiones siempre terminan por aumentar el desempleo. Sobre este particular, el Gobierno Federal sólo reconoce una cifra muy reducida del mismo, a través de los indicadores de desempleo abierto, que proporciona el INEGI, a la opinión pública. Sabemos que el problema es grave para nuestra economía porque inclusive economías con similar desarrollo industrial que la nuestra,  reconocen cifras que están entre 3 ó 4 veces por encima de las que se aceptan oficialmente en nuestra nación.

A la par, el Ejecutivo Federal y los empresarios no hacen nada por afrontar este grave problema social.  Por eso preguntamos: ¿por qué razón el gobierno del  presidente Fox, no impulsa la creación de un seguro de desempleo tal como se tiene en los países que son nuestros principales socios comerciales.

Por su respuesta y comentarios, muchas gracias.

El Presidente:

Gracias diputado Cervantes.

El turno corresponde al ciudadano Secretario de Trabajo, para dar respuesta a las interrogantes del diputado Cervantes.

El Secretario Carlos Abascal Carranza:

Gracias señor presidente; diputado Cervantes:

Me parece que tenemos que reconocer que los problemas que plantea la pérdida del poder adquisitivo del salario, no son problemas ni que se hayan originado a partir del 1º. de diciembre pasado, ni son problemas que se puedan corregir mágicamente de un momento para otro; por el contrario, la historia de los últimos 27 años de este país, nos muestra cómo cuando se pretendieron tomar medidas populistas, sin fundamento económico, de incrementos salariales de emergencia, sin sustento en la generación de nueva riqueza, el resultado fue una competencia brutal entre salarios e inflación, provocando que, al final, la carrera la ganara la inflación y que, por lo tanto, de esa manera el trabajador perdiera poder adquisitivo no porque no se incrementaran porcentualmente los salarios sino porque la inflación siempre iba por delante de los incrementos nominales porcentuales del salario mínimo y de los salarios contractuales

Me parece, entonces, que hay una plena congruencia, con todo respeto, para la política del Presidente Fox en el sentido de que el compromiso fue incrementar de manera gradual y sostenida el poder adquisitivo de los trabajadores y encontrar nuevas fórmulas, ciertamente, en materia de salarios mínimos.

Informo a esta soberanía que, con motivo de la decisión de incrementos de mínimos del mes de diciembre pasado, se constituyó una comisión consultiva, prevista en la propia Ley Federal del Trabajo, integrada por académicos y especialistas renombrados, de diferentes universidades, desde la Universidad Nacional Autónoma de México, el ITAM, el TEC, desde luego funcionarios de la Secretaría de Hacienda, funcionarios del Banco de México, que discutieran el tema.

Ellos tenían de plazo hasta el 30 de agosto para entregarle a la Conasami sus conclusiones o sus reflexiones sobre el salario mínimo, sobre el funcionamiento de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos y sobre las implicaciones de un posible incremento diferenciado del salario mínimo.

Entonces, por un lado, digo, en salarios contractuales hemos sido perfectamente congruentes y necesitamos consistencia, necesitamos no volver a acudir a los viejos métodos que desarticulen los fundamentales de la economía y que vuelvan a instaurar la inflación como el peor impuesto oculto a cargo de todos los mexicanos.

Por otro lado, en la vertiente del salario mínimo, quiero recordarle a usted, señor diputado, que en el mes de diciembre pasado tomamos una decisión que consistió en incrementar las zonas económicas de manera diferenciada.

La zona A, que es la zona más rica, que incluye, por ejemplo, al Distrito Federal, aumentó el 6.5; la inflación esperada este año se va a mover alrededor de entre el 5 y el 5.5. Habrá una recuperación en términos reales, muy pequeña, pero es la primera vez que hay una recuperación en el mínimo, en términos reales. Perdón, es la segunda vez. En el año 2000 también hubo un punto de crecimiento en el salario mínimo en términos reales.

Pero más, en la zona B, que abarca las zonas económicas medias del país, aumentamos el 8.1%, contra un 5.5% de inflación tenemos ya, por fortuna, 2.6 puntos porcentuales de ganancia de poder adquisitivo. Si este esfuerzo se sostuviera, llegaríamos a cerca de 20 puntos de recuperación real en el sexenio.

Pero en la zona C, que es la zona más pobre, que incluye regiones como Oaxaca, aumentamos el 9.6% los salarios mínimos, que contra un 5.5 implica un 4.1% de incremento en términos reales de manera tal de que, si sostuviéramos esta inercia, lograríamos acercarnos a los 30 puntos de recuperación en términos reales del salario mínimo en los 6 años de este gobierno, con lo cual nos parece que nos hemos conducido con un sentido de responsabilidad y al mismo tiempo no hemos cancelado el tema ni mucho menos.

Quiero recordarle, señor diputado, que en esta Comisión Nacional de Salarios Mínimos participan los sectores, en una comisión tripartita, en un consejo de representantes en donde no es el gobierno el que hace y deshace, sino que hay una discusión técnica, fundada en cifras, en datos reales entre los representantes de los trabajadores, los representantes de los empresarios, y el gobierno aporta toda su información y tiene un voto.   De manera tal de que no podemos nosotros de manera unilateral resolver este tipo de problemas, sino con el concurso tripartita de los sectores de la producción.

Por otro lado, me parece muy importante resaltar que yo fui el primero, lo he sido desde hace muchos años, pero no el primero ahora, muchos lo han dicho antes que yo, pero yo fui en primero en esta sesión en decir que el salario mínimo era insuficiente desde el punto de vista constitucional y ético.  El problema de la economía no es solo un problema económico:  ¡o humanizamos la economía o le ponemos un claro rostro y corazón humano o referimos las variables económicas a la ética o no hay futuro para la economía, para los más desfavorecidos en la economía!

¡Ese es un reto de este gobierno humanista!  Pero esto no quiere decir romper con reglas básicas que a lo largo de 27 años nos han mostrado que cuando se rompen producen efectos mucho peores que los que se pretenden corregir.  De manera tal de que esperamos que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos haga su discusión con los elementos que le proporcionaron los especialistas.  Muy probablemente no estén listos para este fin de año, pero sí pretendo sugerir a los sectores productivos que volvamos a dar un paso más en el acercamiento entre las zonas económicas porque en principio quisiéramos que a más tardar al quinto año de gobierno hubiese una sola zona económica.  Pero esta es una propuesta de una de las tres partes que participa en el Consejo de Representantes y esto se discutirá allí y en el mes de diciembre se resolverá y tendrán que analizarse, a ver hasta qué punto se avanza, las conclusiones de los señores que nos asistieron técnica y científicamente con la información y con las investigaciones que hoy obran en poder de la Conasami.

El seguro del desempleo es un gran tema que está en la mesa de la discusión de la reforma laboral.   Cuesta muchísimo dinero, pero bueno hay que ver cómo se financiaría.  Por supuesto que es un tema abierto, me interesa y ojalá tengamos la capacidad para llegar a conclusiones valederas.  Necesitamos fortalecer la certidumbre de los mexicanos, incluso cuando quedan desempleados porque con frecuencia la indemnización se gasta en un poquito de tiempo, las personas quedan al garete y se insertan en lo informal y con frecuencia en la delincuencia en perjuicio en lo general del país.

Este es un gran tema.  Gracias diputado. Confiamos en que en la mesa de discusión y después ustedes aquí en esta soberanía puedan también analizarlo y ustedes resolverlo con las propuestas que nosotros plantearemos.

Gracias.

El Presidente:

Muchas gracias, señor Secretario.

Desea hacer uso de su réplica?

El diputado Jaime Cervantes Rivera
(Desde su curul):

Sí.

El Presidente:

Adelante, diputado Cervantes.

El diputado Jaime Cervantes Rivera:

Con la venia de la Presidencia.

Empleo y salario constituyen el punto crítico de la política laboral en México.  Los rezagos en esa materia se han venido agudizando de manera alarmante.  La política neoliberal ha mostrada sobrada incapacidad para que la reestructuración económica alcance a los trabajadores.  La participación del salario en el ingreso interno bruto ha decrecido de manera persistente en los últimos años y a duras penas llega a un 20 por ciento del total y lamentablemente no se aprecia ninguna señal en la que se vislumbre una tendencia a revertir la situación.

Si bien lo vemos, señor Secretario, la reiterada propuesta de "hacer crecer el pastel" para que posteriormente se redistribuya de la manera más equitativa, ha sido una promesa incumplida y hay que reconocerlo.

La enorme polaridad que existe en la economía mexicana se refleja en materia de salarios y empleo de la misma forma.  Una minúscula élite goza de salarios bien remunerados y de otra parte un amplio sector de trabajadores, que tal como lo dijimos alcanzan como máximo los dos salarios mínimos.

La modernización del país no ha tocado los aspectos esenciales de las condiciones de los trabajadores y su entorno laboral.  Nos encontramos en un impasse que, por una parte, mantiene los viejos vicios y triquiñuelas de la legislación actual, y por la otra, una retórica que no pasa del nivel declarativo sobre la nueva cultura laboral.  En ese limbo nos encontramos sin que haya una determinación que permita desentrañar ese aspecto que limita cualquier posibilidad de avance en la cuestión laboral.

Lo que sí nos queda claro, señor Secretario, es que en los hechos la nueva cultura laboral ya se encuentra instrumentada en todas las grandes empresas de este país. La introducción de las nuevas tecnologías basadas en la informática y en la telemática, supone intrínsecamente por un lado, la intensificación de la explotación del trabajador y la reducción del tiempo que requiere para producir sus propias condiciones de vida, con lo cual queda garantizada una mayor apropiación de riqueza por parte de los patrones.

Por otro lado, la intensificación de la competencia dada a partir de la incorporación de México al TLC ha generado mayores exigencias de productividad laboral para homogeneizar los costos de producción nacionales a los existentes en nuestros socios comerciales. Sin embargo, los beneficios recibidos por los empresarios han sido mayúsculos, pero para el trabajador no han sido resultados de esta mayor intensificación de su jornada laboral y de los mayores estándares de productividad.

Por esta razón, el Partido del Trabajo se ha preguntado una y otra vez ¿dónde están los beneficios de la nueva apertura que en los hechos ha desarrollado una nueva cultura laboral, pero que en los términos de ganancias ha ido en contra del trabajador?

Por esta razón,  tal  como lo afirmamos en nuestra toma de postura, reconocemos que es imprescindible un cambio en la legislación laboral, que se abate al entorno de las condiciones actuales de la producción de mercancías y de servicios. Pero también hemos señalado que la legislación mexicana que en su conjunto fue una aportación significativa al derecho laboral mundial, en el ámbito de los derechos sociales, debe preservarse en sus aspectos esenciales, entre los que se cuenta el de un salario remunerador que satisfaga las necesidades del trabajador y de su familia; la creación de un seguro de desempleo, como mecanismo para compensar las repercusiones de la propia dinámica del sistema económico vigente que estructuralmente produce desempleo, tal como lo ilustra de forma profusa y documentada la historia de todos los países capitalistas.

Los estados modernos reconocen que esta situación invariable en el devenir del capitalismo, ha sido atendida y reconocida por sus propios gobiernos, al garantizar que el trabajador desempleado sea protegido por un ingreso que le permita sobrevivir mientras se ocupa nuevamente.

Sin embargo, en México esta realidad avasalladora no se ha querido reconocer, por lo que los empresarios y la clase dirigente que los representa, se niegan a reconocer los costos sociales negativos que arroja el sistema económico vigente.

Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias ciudadano diputado.

El turno es para el compañero diputado José Concepción Salazar González, del Partido Verde Ecologista.

El diputado José Concepción Salazar González:

Con su permiso, señor Presidente.

Sin duda alguna el trabajo ha constituido la principal actividad del ser humano, representa la lucha y el esfuerzo por mejorar sus condiciones de vida, por alcanzar ideales y como una forma de perfeccionamiento personal.

Durante la década de los 40 en nuestro país se dio un importante asentamiento y desarrollo de la industria nacional, lo que trajo consigo la necesidad de acciones y medidas preventivas para evitar los accidentes de trabajo y establecer medidas de seguridad adecuadas para proteger la salud de los trabajadores.

Durante las siguientes décadas, muchos agentes lesivos fueron identificados en relación con el desempeño del trabajo, tales como el ruido, la vibración, las condiciones térmicas inadecuadas, las variaciones barométricas, diferentes tipos de radiaciones, inhalación de polvos, humos, vapores y fibras, exposición a substancias químicas y otros agentes de daño a la salud de los trabajadores.

Los riesgos de trabajo han representado siempre una de las situaciones limitantes de la evolución personal y colectiva del hombre, de tal manera que es de vital importancia el analizarlos, determinar su casualidad, sus efectos económicos y sociales y elaborar medidas preventivas genéricas de utilidad y factibilidad práctica, dirigidas al a disminución de su frecuencia y el poder establecer la relación daño-costo de los riesgos de trabajo, no solamente en los aspectos económicos directos  tradicionalmente identificados y manejados, sino también en función de los costos indirectos o efectos sociales para describir un panorama general de ellos, delimitando así una nueva área para el estudio y un campo de acción importante para su control y, sobre todo, para su prevención.

Señor Secretario: Es de todos conocido que existe un gran número de empresas que se clasifican por su riesgo de trabajo en un nivel alto, por ejemplo y entre otras, aquellas que manejan sustancias altamente tóxicas o bien las que emiten niveles de ruido superiores a los permitidos.

En este sentido ¿qué medidas ha adoptado la Secretaría a su cargo en acuerdo con instituciones de seguridad social para prevenir los  riesgos de trabajo y de igual manera la disminución de los índices de accidentalidad?.

Por otra parte y esta pregunta es de un reclamo diario de los trabajadores y sobre todo de los trabajadores de mano de obra directa , sector importante en lo que son nuestras empresas.

La queja de ellos es que en ocasiones al sufrir un accidente y acudir a instituciones de seguridad social no reciben una atención adecuada y en otro de los casos sus enfermedades son minimizadas o bien el reporte médico  determina la naturaleza del accidente diferente a la cual se ha presentado, sobre todo en aquellas enfermedades donde el trabajador se ve imposibilitado para seguir desarrollando su actividad sin recibir ningún apoyo por parte de la empresa, tomando esta el reporte emitido por la parte médica.

Ante estas situaciones y ante este reclamo de los trabajadores, señor Secretario, ¿qué medidas tomará la Secretaría a su cargo en forma de actuación o recomendación con instituciones   de seguridad social para una plena defensa de los derechos laborales de los trabajadores.

Por sus respuestas, gracias.

El Presidente:

Gracias compañero diputado Salazar.

El ciudadano Secretario de Trabajo tiene el turno para dar respuesta.

El Secretario Carlos Abascal Carranza:

Gracias señor Presidente. Este es un grana tema también porque no solo hay que trabajar, hay que tener trabajo y trabajo bien remunerado y no hay que tener trabajo bien remunerado en condiciones humanas entonces el tema me parece altamente relevante.

Por eso la Secretaría trabaja por un lado, en la prevención de accidentes y enfermedades laborales y también en algunos aspectos relacionados con el medio ambiente; la primera herramienta de la que disponemos es el de las visitas de inspección para vigilar el cumplimiento de las obligaciones por parte de los empleadores en particular en la normatividad  de seguridad e higiene en el trabajo.

El universo de empresas rebasa ciertamente con mucho la actividad inspectiva, esa es una realidad y necesitamos resolver este problema teniendo convenios sobre todo con instituciones y propiciando esquemas de auto control, estamos trabajando en ello y por eso la Secretaría en esta materia de higiene y seguridad ha realizado ante diversas Cámaras empresariales y agrupaciones sindicales de forma sencilla y adecuada la exposición de las formas que tienen las entidades productivas para cumplir con la legislación laboral con las normas del caso y hemos tenido una capacidad de difusión amplia pero nunca suficiente.

Por otro lado   en esta materia de prevención de accidentes estamos proponiéndonos bajar el índice de incidencia a dos casos por cada cien para el año 2006 hoy andamos más arriba del doble de este índice y eso implica un gran trabajo de cultura empresarial y por eso por ejemplo en este período que informo hemos trabajado con directivos responsables de servicios preventivos de seguridad e higiene y medicina del trabajo de 2231 empresas arriba de lo programado en esta materia y de educación tecnológica que se imparten en estas instituciones, se fortalezca la formación de los mandos medios y superiores para el desarrollo de este habito, de la cultura, de la prevención de accidentes y enfermedades laborales.

Por otro lado, bueno, están andando diferentes programas en este momento, uno en particular con la ANUIES, en el que participan 17 instituciones universitarias en 21 cedes de manera tal de que esta labor de difusión es de gran relevancia.

Por otra parte, presentamos para la aprobación del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Seguridad e Higiene y Medio Ambiente laboral, 5 proyectos de modificación de normas vigentes sobre ruido, temperaturas extremas, radiaciones no ionizantes, recipientes sujetos a presión y minas y durante este período que se informa realizamos 2,674 peritajes técnicos para verificar condiciones ambientales que prevalecen en los centros de trabajo para que éstas se apeguen a lo establecido por la norma oficial mexicana expedida por la propia Secretaría en materia de seguridad e higiene.

Asimismo, para el cumplimiento de la normatividad establecida, la Dirección General de Seguridad e Higiene en el Trabajo otorgó 8,436 autorizaciones provisionales para el funcionamiento de recipientes sujetos a presión y generadores de vapor o calderas que representan un 30% por arriba de lo programado.

Los esfuerzos en materia de medio ambiente, seguridad e higiene en el trabajo, son todavía insuficientes.  El propósito de la Secretaría es ahondar este esfuerzo, requerimos más recursos  - para variar-  pero si duda que necesitamos enfatizar el tema porque es de gran relevancia.

Gracias.

El Presidente:

Gracias señor Secretario.

¿Hará uso de su derecho a réplica, señor diputado? adelante.

El diputado Concepción Salazar González:

Gracias. Con su permiso señor Presidente.

Los riesgos inherentes de trabajo tienen un costo económico y social mayor al comúnmente identificado, al mismo tiempo que estos se producen dentro de un patrón general o proceso definido por sus mecanismos causales y formas de presentación, son susceptibles de detección, medición y control a través de medidas de prevención concretas en fases o momentos específicos durante el proceso de producción.

Es de gran relevancia la necesidad de considerar al trabajador en una forma integral, valorando además de su desempeño, su medio ambiente y entorno laboral, factores preventivos que le ayuden a tener un desarrollo seguro en el área de su trabajo.

Asimismo y de aquí surgió mi pregunta, fue el ver estadísticas en donde se manejaba o se titulaba enfermedades de acuerdo a la naturaleza de la lesión.   Si bien quiero dejar claro de que el volumen de los casos no es alto, sí en porcentaje nos representa... la frecuencia nos representa incrementos considerables, es en el caso -por ejemplo-  de la enfermedad de trastornos del oído y sordera traumática, esta es una diferencia entre los dos últimos años en donde tiene un incremento de un 64% de un año respecto a otro.

Por ejemplo:  afecciones respiratorias debido a emanaciones y vapores de origen químico, es preocupante al tener un incremento de un 136%; Neumoconiosis, debido a polvo orgánico con un incremento del 107%; y Advestosis, con un incremento del 41%.

Lo anterior indica que en México, además de los programas de seguridad para los trabajadores y en la prevención de accidentes se debe de implementar aspectos preventivos del daño relativo a los agentes físicos y químicos que son potencialmente lesivos a través de programas de vigilancia, epidemiología de la población trabajadora expuesta por las características de los modos de producción específicos.

Por ello y aunado a los estudios de medio ambiente de trabajo y los programas de vigilancia epidemiológicos, la prevención de los accidentes de trabajo sin duda alguna representan la línea de acción más apremiante y viable, para ello es necesario que empresas productivas, instituciones de seguridad social, destinen la atención, pongan la atención debida y se destinen recursos, esfuerzos, en materia de programas preventivos así como propiciando una cultura laboral prevencionista que garantice la integridad de sus capacidades productivas de los trabajadores para su mejor desarrollo personal, familiar y social.

Por sus respuestas, gracias, señor Secretario.

El Presidente:

Muchísimas gracias, diputado Salazar González.

El turno corresponde a la ciudadana diputada María de los Angeles Sánchez Lira, de la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática.

La diputada María de los Angeles Sánchez Lira:

Con su permiso, diputado Presidente.

Señor Secretario Carlos María Abascal Carranza;

Legisladores y legisladoras:

Siendo muy poco el tiempo otorgado para el planteamiento de nuestros cuestionamientos, no me detengo en introducciones y siendo inevitable abordar el tema de las mujeres, aunque ya ha sido ampliamente mencionado, por diversas razones de todos conocidas, pero principalmente por la gravedad de las desventajas e inequidades que prevalecen en el mundo laboral y que lesionan directamente a las mujeres, violan sus derechos, limitan su potencial y minimizan sus capacidades.

Deseamos conocer directamente de usted, titular del sector que revela como uno de los puntos medulares del desarrollo del ser humano y de la producción de la riqueza de nuestro país.

¿Podría puntualizarnos su proyecto específico para enfrentar los requerimientos laborales de protección e impulso de las mujeres mexicanas? ¿Cuál es la política que la implementado para aprovechar el 31.6% de la fuerza productiva que suman las mujeres en nuestro país y como simple dato los hombres ocupan el 28.8%?

Le ruego de la manera más atenta no repetir el escueto Informe de su Dirección General de Equidad y Género, que sólo ocupa media cuartilla, en la cual sólo se habla de estudios previos, un programa de radio, una asesoría a TV Azteca, difusiones limitadas y participaciones en foro.

En el PRD deseamos saber sobre sus políticas y directrices, no sobre cifras implementadas y tendientes a lograr la capacitación de las mujeres en distintas esferas, la homologación de sueldos entre hombres y mujeres ante trabajos iguales.

¿Cuáles son los convenios de cooperación que  ha ideado, si es que así ha sido, Ideados para que conjuntamente con la PGR sea procurada la prevención y el castigo del hostigamiento sexual?

Y en virtud de que para usted en lo personal es tan importante el cuidado de los hijos y las hijas y la integración de la familia,  los acuerdos de colaboración con el Instituto Mexicano del Seguro Social y el ISSSTE para respaldar y en caso procedente incrementar  los derechos a guarderías, incapacidades por maternidad, lactancia y cuidados maternos.

Y en cuanto a la actitud ejemplar de su Secretaría, sería conveniente conocer qué porcentaje del total de mujeres que laboran en su dependencia ocupan puestos con capacidad decisoria o de alta dirección, porque según informes, dentro de su Secretaría existen jefas de departamento, 249; subdirectoras, 218; directoras de área, 13.  Desconocemos cuál sea la relación y la comparación en relación a la que ocupan los hombres.   Aproximadamente estas cifras son de un total de 69, en relación a las directoras de área.

Por último, le otorgamos el foro idóneo para que externe su postura respecto a sus palabras que hirieron profundamente a millones de mujeres y que fueron manifestadas en la lectura de su discurso del 14 de marzo de este año, paradójicamente en torno a las festividades del Día Internacional de la Mujer y de las cuales nunca ha hecho referencia alguna.

Incluida esta última petición, sus respuestas a cada cuestionamiento nos resultan de vital importancia e interés, por lo que le entrego, señor Secretario, tarjeta con las preguntas aquí realizadas para que  le sea más fácil dar respuesta puntual a cada una de ellas.

Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente:

Muchísimas gracias ciudadana diputada Sánchez Lira.

El turno es del ciudadano Secretario de Trabajo, para dar respuesta a la diputada Sánchez Lira.

El Secretario Carlos Abascal Carranza:

Gracias señor Presidente.

En cuanto al foro idóneo para aclara mis palabras, quiero reiterar que las palabras que pronuncié están en la página de la Secretaría, han sido profusamente difundidas, y reitero mi compromiso con la igualdad de dignidad de las mujeres y de los hombres, con la necesidad de abrir todos los espacios educativos para que todas las mujeres que así lo deseen, puedan prepararse tanto cuanto sean capaces para ocupar todos los espacios políticos, económicos, sociales, culturales que sean capaces de ocupar.

Reitero mi reconocimiento a 17 millones de mujeres que aportan un valioso valor desde el trabajo del hogar, pero no porque yo las confine al hogar, porque todas ellas si lo desean, deben tener, porque el Estado Mexicano así lo propicie, el acceso a todas las oportunidades de educación, de capacitación, de desarrollo profesional conforme a sus propias aptitudes.

Reitero que la mujer y el hombre somos personas idénticos en dignidad, por lo que sería un error desde mi punto de vista, construir una sociedad de hombres o de mujeres, de indígenas o de mestizos. Necesitamos construir una sociedad de personas, y personas en plenitud son las mujeres, personas en plenitud son los hombres.  De manera tal de que este es el sentido de lo que he dicho, lo reitero, lo dije en la Organización Internacional del Trabajo, doña Hilda no me dejará mentir, y me parece que la posición de la política laboral del gobierno del Presidente Fox está totalmente comprometida con la promoción de la mujer, de sus derechos, de la igualdad de acceso a oportunidades y de combatir cualquier forma de discriminación explícita o implícita en las relaciones laborales, sea vía discriminación en salario, sea vía exámenes médicos, sea por cualquier vía que sea. Este es un compromiso formal, reiterado por la Secretaría y reiterado por el Presidente de la República, que la Secretaría del Trabajo convierte simplemente en políticas públicas.

En cuanto a la actitud de la Secretaría.  No quiero usar el término ejemplar, no queremos ser ejemplo de nadie, pero sí conviene decir que en efecto hoy tengo una Coordinadora General de Asuntos Internacionales, varias directoras generales en Equidad y Género.  Por cierto, es la única Secretaría que tiene esta dirección general.

En el registro de asociaciones, en política laboral internacional, tengo una subcoordinadora que equivale a Director General en Planeación, Evaluación y Control de la Subsecretaría de Capacitación, tengo una Directora de Información Ocupacional, una Directora de Difusión, en fin. Nada más que quiero aclarar que en lugar de comparar contra el número de hombres, porque no estamos en una competencia de sexos, sino en la búsqueda de las mejores alternativas para servir al país, hoy tengo mucho más directoras, el doble más de directoras que las que existían en la última administración. Y seguiré buscando colaboradoras que tengan el deseo de comprometerse en esta enorme tarea que es la responsabilidad de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social que tanto reclama de la sensibilidad y de la manera de ser y del aporte específico de la mujer en el desarrollo del trabajo productivo profundamente humano.

En cuanto a la pregunta de cuáles son los convenios de cooperación tanto en el caso de PGR, como en el caso de IMSS, como en el caso de ISSSTE, según las materias propias que incumben a cada una de estas dependencias, estamos en efecto  propalando estos convenios que curiosamente no existían. Vale la pena aclarar que no había hasta este momento ningún convenio con la Procuraduría, con las Procuradurías, según sea el caso, para privilegiar la persecución de los delitos vinculados con hostigamiento sexual masculino o femenino. Y estamos nosotros avanzando en ese terreno y podremos pronto dar a ustedes importantes resultados en esta materia.

Obviamente, me parece que, como no se ha hecho la consulta nacional en las reformas de la ley para este tema en lo particular, porque no hemos llegado a esa etapa, cuando reciba de parte de, por ejemplo, del ilustre y nacional Colegio de Abogados o de los Abogados Democráticos, las propuestas respectivas, entonces podré informar cuáles son las propuestas que existen a este respecto.

En el tema de la homologación de sueldos entre hombres y mujeres ante trabajos iguales, el espacio que nos queda como autoridad es el de transformar la cultura de las organizaciones empresariales, y el de construir esa nueva manera de ser que nos permita, por un lado, hacer que las mujeres identifiquen sus derechos con absoluta claridad para que puedan exigir el cumplimiento de los mismos. Pero por otro lado, con esa modificación de una cultura que rebasa el ámbito del trabajo, que es un problema, una anticultura nacional de un machismo inaceptable que considera que la mujer es más trabajadora, es más eficiente, es más apegada a sus responsabilidades, pero al mismo tiempo le pagan menos por trabajos iguales con los hombres.

De manera tal de que este esfuerzo de transformación de nueva cultura laboral, aquí está uno de los espacios de aplicación, está avanzando y lo estamos haciendo a través fundamentalmente, digo, de la difusión de derechos y obligaciones, por un lado, y por otro lado, de los cursos de capacitación que expresamente incluyen este tipo de temas.

Y en cuanto a la capacitación de mujeres en las distintas esferas, nuestros programas están abiertos con amplitud, hacemos promoción a nuestras Unidades Promotores de Capacitación, las UPC, hacen una promoción abierta entre la población por ejemplo de desempleados, para aplicar las becas de Probecat y de esa manera es como estamos otorgando hoy más becas de capacitación que el porcentaje que representa la población trabajadora femenina respecto de la población trabajadora masculina. Estamos otorgando el 44% de las becas de capacitación precisamente a mujeres desempleadas y así seguiremos haciendo el esfuerzo porque ellas tengan el acceso al conocimiento necesario para situarse conforme a sus talentos y capacidades lo mejor posible en el mundo de trabajo sin discriminación alguna, sin limitación alguna, tal como el Gobierno del Presidente Fox lo ha reiterado en diferentes ocasiones. Gracias.

El Presidente:

Muchas gracias, ciudadano Secretario.

Para hacer su derecho de réplica, tiene el uso de la palabra la diputada Sánchez Lira.

La diputada María de los Angeles Sánchez Lira:

Señor Secretario: Compartimos la idea y el concepto en relación a que la lucha de la construcción por una sociedad más justa e igualitaria, no estamos ni queremos estar sobre las decisiones de los varones, sino compartirlo y ojalá esa equidad que estamos buscando, logremos no solamente la equidad, sino la paridad. Y lo señalaba porque usted en una de sus intervenciones mencionó el trabajo infantil.

En el informe de su sector, se señala la reforma legislativa laboral como uno de los principios rectores para la construcción de un sistema laboral competitivo a nivel mundial.

Esperamos que ese nivel competitivo mundial no sea el único y exclusivo eje rector de la reforma que propondrá su sector.

Esperamos que en la búsqueda  de la global competitividad, no se opte por la supresión de los derechos laborales o por políticas que ante los medios de comunicación defienden a los trabajadores y en los acuerdos privados regalan y denigran la fuerza de trabajo en México.

Esperamos, señor Secretario, no ignore que por cada mujer que gana menos de un salario mínimo, se cuenta un hombre con este ingreso; que por cada mujer que percibe de 2 a 3 salarios mínimos, hay 2 hombres con estos sueldos; asimismo por cada mujer que gana más de 5 salarios mínimos 3 hombres cuentan con este salario. Como será fácil observar, tanto el impulso de las mujeres trabajadoras a través de la capacitación como la garantía de devengar sueldos iguales a trabajos iguales, es un requerimiento al que no se puede dar la espalda por más tiempo.

Derivado de lo señalado en su informe de enero a agosto, se han llevado a cabo 19 mil 548 cursos de capacitación, siendo que en el año próximo pasado, se realizaron 75 mil 557 y toda vez que no se muestra un comparativo con un período igual al que se reporta en el informe.

Su política de capacitación definitivamente se muestra a la baja, por mucho. En su informe sólo existe un cuadro con indicadores de género, lo que le oculta el panorama de desigualdad en el otorgamiento de oportunidades entre los géneros y dado que en el Informe General se presenta un apartado propio de estadísticas de género, la cuantificación del actuar de la Secretaría a su cargo, se revela engañoso por mucho.

Es notorio que las mujeres no sólo tenemos que enfrentar a idiosincrasias y pensamientos excluyentes, sino también debemos vencer la resistencia oculta y la demagogia galopante, y permítame manifestarle que el pensamiento de cada persona merece el más profundo respeto, sea cual sea su sentido. Pero cuando ese pensamiento es aplicado a políticas públicas que infieren negativamente en el desarrollo normal de las personas y limitan sus vidas y proyectos, ese pensamiento debe de ser cuestionado y duramente cuestionado.

No basta decir que hemos encontrado coincidencias. Hay mucho del dicho al hecho y usted, señor Secretario, tiene cinco años por delante para demostrar lo dicho. Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, ciudadana diputada.

El turno es para el ciudadano diputado Jorge Urdapilleta Núñez, de la Fracción Parlamentaria del Partido Acción Nacional.

El diputado Jorge Urdapilleta Núñez:

Con su permiso diputado presidente. Licenciado Carlos Abascal, Secretario de Trabajo.  Compañeras y compañeros diputados.  Señor Secretario, como todos sabemos,  la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, opera el Programa de Becas y Capacitación para Desempleados Probecat, en coordinación con los gobiernos de los estados y del Distrito Federal, y tiene como objetivo incorporar a los buscadores de empleo a un esquema de capacitación, apoyados por una beca, con el fin de incrementar sus posibilidades de empleo, así como fortalecer las capacidades de las personas de escasos recursos que forman parte del grupo productivo.

También la Secretaría opera el Programa Calidad Integral y Modernización CIMO, el cual se orienta a realizar, conjuntamente con las entidades federativas, las empresas y sus trabajadores, y otros agentes que participan en el mercado laboral, acciones en materia de capacitación y mejora continua, que contribuyan al desarrollo de los trabajadores en activo, que forman parte de las micro, medianas y  pequeñas empresas, y a elevar sus niveles de calidad, productividad y competitividad.

De acuerdo con el Informe de Labores de la Secretaría, se lograron cambios importantes en las reglas de operación de Probecat, aumentando el pago de instructores, aumento en el presupuesto para la compra de materiales, aumento de la duración promedio de los cursos de uno a tres meses, aumento en el pago de la ayuda económica a los becarios de uno a dos salarios mínimos, ello trajo consigo que el número total de becas a ejercer se redujera.

Por parte de CIMO, igualmente la Secretaría, llevó a cabo la revisión de los mecanismos de operación de este programa, reforzando aquellas que hacen más efectiva la colaboración de los sectores privado y social, para desarrollar y promover esquemas, que fortalezcan y amplíen las capacidades y la competitividad de los trabajadores de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Igualmente en este programa se observa un cumplimiento de las metas, con respecto a los indicadores, trabajadores-curso y empresas-curso.

Por la importancia que revisten los programas antes mencionados y por los cambios operados en los mismos, estamos preocupados por la incidencia más baja en términos de las personas beneficiadas que se obtuvo este año, por ello mismo, señor Secretario, si bien ya tocó estos temas, le agradecería ampliarlos a través de las siguientes preguntas:

¿Qué se piensa hacer para que beneficie a un mayor número de trabajadores el próximo año, cuando estos programas dependen en buena medida de recursos externos?

¿Se verán afectados estos programas en el contexto de la desaceleración económica que se vislumbra en los próximos meses?

Un tema aparte: ¿cuáles son las estrategias de la Secretaría, para erradicar y dar cumplimiento al Convenio 182 de la OIT respecto a la explotación infantil en el trabajo?

¿Tiene usted previsto, articular o complementar, los programas con los programas existentes con la Secretaría de Economía, para obtener resultados integrales, y no seguir como en el pasado con sólo paliativos?

Por cierto, señor Secretario, al margen de las preguntas, como una reflexión, es importante destacar, que hoy ya no existen las centrales obreras dependientes del Ejecutivo y tampoco puede asumirse alguna como la única independiente.  Recordemos que hoy todas son independientes.  Muchas gracias.

EL Presidente:

Gracias ciudadano diputado Urdapilleta.

El turno es para el ciudadano Secretario de Trabajo para dar respuestas a las preguntas del diputado Urdapilleta.

El Secretario Carlos Abascal Caranza:

Gracias señor presidente. Diputado Urdapilleta, en efecto me parece que la reflexión sobre el Probecat y el CIMO viene ahora muy a modo, muy a tono, sin saberlo la reflexión final que acaba de realizar en su réplica la diputada del PRD.

Quiero resaltar que en efecto, el número de beneficiarios de por ejemplo CIMO, ha disminuido porque la eficacia de los programas CIMO, como se estaba aplicando, era francamente pobre.

El costo promedio por empresa del total del programa CIMO de 98 al 2000, fue de 520 pesos por empresa y evidentemente con este costo la calidad de la capacitación que se impartía, era sumamente pobre con incluso algunos problemas de asignación de recursos.  Hoy, en el período que corre de enero a la fecha, el costo por empresa es de 6 mil 630 pesos supervisados, auditados de manera tal de que se trate de un costo perfectamente justificado, pero hemos observado una eficacia mucho mayor en los 40 mil 177 trabajadores beneficiados.

Curiosamente el Banco Interamericano de Desarrollo, estuvo totalmente de acuerdo en la reorientación de las reglas porque en efecto, no se puede simplemente gastar el dinero, hay que invertirlo en capacitación y entonces esta inversión en capacitación hay que hacerla con la certeza de que el trabajador realmente se ve beneficiado; de otra manera, como se medía antes el avance en este tema, por número de trabajadores beneficiados bueno, pues a la mejor si en lugar de gastar 520 por empresa gastábamos 265, pues bueno, a la mejor habríamos logrado el doble de empresas y trabajadores capacitados.

De esta manera es como hoy tenemos 40mil trabajadores beneficiados, 9 mil 502 empresas beneficiadas y 173 mil 500 trabajadores curso, y esta medición deja enormemente satisfechos a los fondeadores porque el Banco Interamericano de Desarrollo lleva una vigilancia directa sobre estos temas.  Hasta el 2000, el costo promedio por evento era de 2 mil 430, hoy es de 3 mil 231 y evidentemente, estos costos no son simplemente gastar, sino asegurarnos de que hemos logrado el impacto en la transformación de las actitudes, aptitudes de los trabajadores a los que les llegamos con los instrumentos de capacitación.

En este lapso también vimos que fue necesario crear 10 unidades adicionales promotoras de capacitación, actualmente tenemos ya 72 unidades en todo el país y esto nos permite llegar a más comunidades, sobre todo comunidades que hoy no habían sido atendidas y entonces estamos logrando un mejor impacto de la capacitación con esta certidumbre que hoy nos da la calidad de la capacitación que se imparte; y hemos, evidentemente, cambiado los mecanismos de asignación de recursos en el caso de CIMO, mediante convenios específicos con los estados, de manera tal de que hoy tenemos celebrados prácticamente convenios con todos los estados que nos permiten asegurar que estamos llegando a todas las entidades federativas con el programa CIMO.

En el caso de Probecat, el fenómeno es similar.  Si a nuestros trabajadores desempleados les dábamos como beca un salario mínimo, en el camino de su casa al centro de capacitación se encontraban varias ofertas de trabajo por más de un salario mínimo y entonces tenemos perfectamente medido con el BID que el número de trabajadores que desertaban de los procesos de capacitación de Probecat era enorme; y que por otro lado, en efecto, limitar la capacitación a sólo tres meses, sólo un salario mínimo producía una capacitación incompleta con deserción.

Hoy hemos aumentado hasta seis meses la capacitación y hasta dos salarios mínimos incluido el transporte, para asegurarnos de que no desertan. Y en efecto, estamos teniendo un índice de perseverancia muchísimo mayor, el doble del que teníamos el año inmediato anterior, con las reglas de operación anteriores. Tuvimos el privilegio de discutir estas nuevas reglas de Probecat con esta comisión de trabajo y bueno, a la luz de las propias experiencias del Banco Interamericano de Desarrollo, finalmente quedaron aprobadas y por eso pensamos que lejos de haber un retroceso, hay un avance importante. No, no van a verse afectados estos programas. No sólo estamos pidiendo más recursos porque estamos demostrando la eficacia de estos programas, más aún si se profundiza el fenómeno del desempleo.

Y en materia de trabajo infantil, pues sí, tenemos un esfuerzo grande que hemos realizado en coordinación con el Instituto Mexicano de la Juventud, con quien tenemos un programa.  Y la Secretaría tiene un programa de apoyo a menores y jóvenes, que es continuo; con trabajos del proyecto curricular de orientación ocupacional que tiene la finalidad de invitar a las instituciones académicas a que los chicos participen en cursos sobre valores, autoestima, experiencia en el trabajo, para de esa manera contagiar a las instituciones educativas y que éstas ilustren a los chicos y de esa manera evitar el abuso en el trabajo infantil. Hemos llevado a cabo mesas de trabajo con la Comisión de Juventud y Deporte, del senado de la República, para analizar la viabilidad de implantar en las reformas de ley y en otras leyes reglamentarias, mejoras en la contratación por horas para jóvenes. Este será un tema que se tenga que discutir en la mesa. Y no estamos adelantando conclusiones. Se organizaron seminarios regionales sobre el trabajo infantil en México a propósito del Convenio 182, sobre la eliminación de las peores formas de trabajo infantil.

Y por otro lado, en la inspección federal de trabajo, el caso de trabajo infantil y discriminación, ameritan sanción sin ninguna oportunidad para el empresario, de autocorrección.  Porque de otra manera estaríamos atentando contra los derechos humanos. Gracias.

El Presidente:

Muchas gracias ciudadano Secretario.

El turno es para el ciudadano diputado Alfonso Sánchez Rodríguez, de la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional.

El diputado Alfonso Sánchez Rodríguez:

Con su permiso señor presidente; licenciado Carlos Abascal Carranza; compañeras y compañeros legisladores:

La reforma laboral fue por muchos años postergada, pues las complicaciones que representa y los costos políticos de llevarla a cabo, son muy grandes.   Por ello reconocemos el compromiso del actual Gobierno Federal, de asumir dicho proceso de reforma.

Pero en esta ocasión deseo cambiar de tema porque deseo aclarar algo. Aquí en esta tribuna y en diversos medios de comunicación, se han hecho declaraciones con un alto índice de falsedad. Ya habrá oportunidad de aclararlos.

Sin embargo, no podemos dejar de mencionar esto:  usted señor Secretario, nos invitó a los legisladores a definir el papel que habríamos de desempeñar en este proceso de modernización laboral.   Nosotros, avalamos la carta que usted ha leído, porque desmiente una supuesta carta en la que supuestamente declinamos  su invitación.  Además, ningún diputado de Acción Nacional, se ha confrontado con la Secretaría a su cargo; ni ha exigido de manera áspera, un papel más protagonista.

No hemos renunciado a nuestro derecho y a nuestro deber de debatir el tema aquí en la Cámara, llegará el momento para hacerlo. Nosotros no despreciamos los consensos que se logren por el Ejecutivo que ha convocado . Al final surge la verdad y el que miente o falsea queda mal y pierde la confianza de quienes votaron por ella o ellos.

Pero hay que mencionar también que el proceso no avanza con el ritmo requerido pues en muchas ocasiones se ha privilegiado el exceso de tolerancia que, como en todo exceso, es malo, corriendo el riesgo de que una minoría, con rasgos de intolerancia, mantenga a esta instancia como rehén de sus caprichos.

El Partido Acción Nacional acepta el reto de una reforma integral al marco jurídico laboral. Acción Nacional acepta el papel de observador, de impulsador, pero también de vigilante de que este proceso llegue a feliz término.  Muchas gracias.

El Presidente:

Gracias, ciudadano diputado.

El turno es para el compañero diputado Enrique Aguilar Borrego, de la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Enrique Aguilar Borrego:

Con su permiso, Señor Presidente. Compañeras y compañeros diputados, Licenciado Carlos Abascal, Secretario de Trabajo y Previsión Social:

El sector obrero del Partido Revolucionario Institucional en todo momento ha hecho del diálogo y la negociación el instrumento fundamental para construir consensos que permitan resolver los graves problemas que afronta la clase trabajadora, por lo que reconocemos los esfuerzos hechos por la Secretaría a su cargo para continuar por el camino del diálogo y la negociación.  Ejemplo de ello es la instalación de los trabajos de la mesa del Consejo para el Diálogo con los Sectores Productivos y la Mesa para la Actualización de la Legislación Laboral.

Sin embargo, y aun reconociendo la disposición de la Secretaría, los resultados del Consejo para el Diálogo con los Sectores Productivos han sido realmente escasos y en la práctica no han tenido el efecto de ser un instrumento que ayude a impedir la caída del empleo y coadyuve en la restitución del poder adquisitivo del salario de los trabajadores.

El Consejo para el Diálogo con los Sectores Productivos es indudablemente la gran mesa de encuentro entre los factores de la producción, por lo que no debemos desaprovechar tan importante foro, corriendo el riesgo de convertirse en escenario de las dependencias gubernamentales y no del lugar en donde con toda amplitud los empresarios y trabajadores pongamos en la mesa nuestra problemática en los diferentes dramas de la industria y encontremos los caminos de solución.

Así, Señor Secretario, mi pregunta es: ¿Considera usted que el Consejo para el Diálogo con los Sectores Productivos puede sustancialmente mejorar, simplificando su accionar y tomando decisiones y, en su caso, haciendo recomendaciones en beneficio de los trabajadores y de las empresas mexicanas?

En cuanto a la Mesa de Actualización de la Legislación Laboral, el Congreso del Trabajo ha manifestado su voluntad de adecuar la Ley Federal del Trabajo con el objeto del fortalecer a la empresa como fuente de empleo, de fortalecer el empleo mismo y las condiciones de trabajo, incluyendo obviamente la remuneración de los trabajadores, respetando en todo momento el artículo 123 constitucional que, indudablemente, nos otorga el fundamento de derecho social en beneficio de la parte más vulnerable de la relación laboral, que son los trabajadores.

Así, me permito preguntarle: ¿Es la voluntad de la Secretaría del Trabajo fungir única y exclusivamente como conductor y facilitador de dichos trabajos o hay la intención por parte de la Secretaría a su cargo de impulsar algún proyecto que debo de decir que desconocemos pero que nos preocupa que lo hubiere?  Porque tenemos la firme convicción que los factores de la producción tienen que ser los generadores de dicha adecuación, cambiando únicamente aquello que mejore la relación laboral.

Para los trabajadores la capacitación es, sin lugar a dudas, la posibilidad real de mantenerse en el empleo, de buscar estadios mejores de vida y de crecimiento personal.  Por lo que día a día ocupa un lugar preponderante en nuestros contratos colectivos y es, sin lugar a dudas, el principal factor para el ascenso escalafonario y la productividad de las empresas.

Ante los efectos de la globalización la mano de obra calificada es el único elemento para la atracción y conservación de empleos.  Un país que no invierte en capacitación es un país condenado al atraso y al desempleo.  Aun entendiendo los problemas económicos que atraviesa el país, vemos con preocupación que no ha habido por parte de la Secretaría el impulso que la capacitación requiere.  Ejemplo de ello son los programas de becas de Probecat y CIMO, como a nuestro oficio, que a nuestro juicio han sido insuficientes.

La certificación de competencias laborales, el CONOCER, sigue siendo un programa de escritorio para la inmensa mayoría de los trabajadores mexicanos, los que la desconocen casi en su totalidad.

Por lo tanto, señor Secretario, me permito preguntarle  ¿qué importancia reviste para la Secretaría a su cargo la capacitación de los trabajadores mexicanos?  ¿Cuál ha sido la aplicación real del Probecat y de CIMO?, aunque ya lo contestó.  ¿Se ha ejercido puntualmente el presupuesto que la Secretaría tiene asignado en materia de capacitación?

Y por último ¿por qué los trabajadores no terminamos por ver certificadas nuestras competencias laborales, tal y como debe de hacerlo el CONOCER?

Por sus respuestas, muchas gracias señor Secretario.

El Presidente:

Gracias, diputado Aguilar Borrego.

El turno es para el ciudadano Secretario de Trabajo, para dar respuesta a las interrogantes del compañero Aguilar.

El Secretario Carlos Abascal Carranza:

Gracias, señor Presidente.

Diputado Enrique Aguilar Borrego:

Gracias por los comentarios realizados.  Yo quisiera comenzar por recordar que el esfuerzo que estamos realizando, juntos, es un esfuerzo que implica un cambio cultural, institucional y legal.

En nuestro país hemos sido testigos de cómo el solo cambio de una ley no necesariamente transforma la realidad, porque no necesariamente transforma las actitudes del ciudadano frente a esa ley.  No basta con elevar de manera importante las multas a los automovilistas que se pasen la luz roja, para que los automovilistas respeten la luz roja.  Es un problema cultural que va mucho más a fondo y que necesitamos lograr incidir en él, para en efecto producir los efectos que buscamos.

En el mundo del trabajo es exactamente lo mismo:  "El ahi se va", "calidad de exportación", "hago como que te pago y tu haces como que trabajas", "tu naciste para ver, obedecer y callar, y yo para mandar porque para eso tengo el capital y para eso te puedo despedir".  Todo ese tipo de desviaciones culturales que se encuentran particularmente arraigadas en el ámbito de la micro, la pequeña empresa, fundamentalmente.   Aunque también en algunas medianas y en algunas grandes.

Bueno ese problema cultural nos va a tomar tiempo transformarlo.  Pero me parece que estamos en el camino correcto y aun cuando los resultados del diálogo recién iniciado hace seis meses, en febrero 28, todavía no son espectaculares, no son muy visibles, sí me parece que son válidos.  Por ejemplo la configuración hoy, y lo evaluaremos el próximo 4 de octubre, Dios mediante.  Evaluaremos el programa para el fortalecimiento económico y la inclusión social.  Y vamos ahí a ver, por ejemplo, el reporte puntual de las acciones que en materia de empleo, en materia de turismo, ya se están realizando.  Vamos a ver el impacto mucho más puntual de las acciones de becas y de capacitación.  Ideas que ustedes, los miembros del Consejo para el Diálogo, han ido sugiriendo y que han ido enriqueciendo los programas que están contenidos en este programa para el fortalecimiento de la economía y la inclusión social.

 Entonces ¿puede mejorar este Consejo para el Diálogo?  Claro que sí.  Todo.  Tanto cuanto los factores de la producción lo deseen.  La autoridad ha llegado a este Consejo a poner a al consideración de los factores de la producción los planes, programas y políticas que tienen que ver con el mundo el trabajo. Y por eso han escuchado ustedes a la Secretaría de Economía, al Banco de México, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Publico, a la Secretaría de Turismo; han escuchado al Infonavit, han escuchado a 7 u 8 organismos, entidades públicas en los temas que tienen que ver justamente con el desempeño del mundo del trabajo y esto nos ha ido permitiendo ponernos metas puntuales y poder irles dando seguimiento cada mes que nos reunimos, para poder de esa manera ir avanzando.

Sí, yo pienso que en la medida en la que aparezca cada vez más la sociedad y menos el gobierno, en esa medida este Consejo puede ser, va a ser, estoy seguro de que va a ser mucho mejor.

¿La mesa central de decisión que enmarca sus trabajos evidentemente en el 123 constitucional, es voluntad ser sólo facilitadores, promotores, impulsores o hay un proyecto oculto que preocuparía a los sectores de la producción por ser unilateral?  La respuesta ante esta soberanía es: No hay un proyecto diseñado, porque si lo tuviéramos estaríamos jugando, estaríamos poniendo en riesgo uno de los elementos más importantes de la convivencia social, que es el diálogo social de la sociedad organizada,  y eso sería una gravísima irresponsabilidad.

Creemos en la democracia representativa y participativa, y este ejercicio que se está haciendo en la mesa central es un ejercicio de democracia participativa, que en ningún caso elimina ni sustituye, ni pospone el papel que ha de jugar en su soberanía el Congreso de la Unión, por el contrario, contribuye, participa, aporta a que, en efecto, el Congreso de la Unión pueda a su vez hacer sus propias consultas, sus propias exploraciones, pero en donde, en efecto, habrá una parte del trabajo avanzado que no sustituye sino que complementa el esfuerzo que en esta soberanía se ha de realizar. No hay proyecto oculto.

En capacitación quiero decir que el núcleo central de la nueva cultura laboral implica el reconocimiento de la dignidad de la persona humana, la revaloración del trabajo como expresión de la dignidad de la persona humana, la capacitación para que la persona pueda participar mejor en el trabajo, la productividad como expresión práctica de ese desarrollo del conocimiento, la competitividad de la unidad productiva, fruto de esa capacitación y productividad, pero simultáneamente, la mejoría del poder adquisitivo de los trabajadores que participan de esos beneficios adicionales generados por la productividad.

No se trata de primero crear el pastel y luego a ver si lo distribuimos, se trata de un proceso simultáneo. No hay manera de instaurar programas de productividad exitosos que no vayan dando resultados sensibles en la parte más sensible del individuo, que suele ser el bolsillo, simultáneamente y el proceso arranca con la capacitación. De manera tal que, bueno, he contestado ampliamente el tema CIMO.

Vamos a, insisto, pedir a esta soberanía que se nos apruebe un presupuesto mayor para efectos  de capacitación y becas para desempleados, que es capacitación a fin de cuentas, pero pensamos que el desarrollo del talento, el desarrollo de actitudes y aptitudes de los mexicanos, es lo único que nos va  a permitir no competir nunca más por mano de obra barata, sino por mente de obra calificada y de esa manera, en efecto, ofertar al mundo nuestras capacidades, nuestros talentos y atraer cada vez más inversión vinculada con el desarrollo de tecnología, como ya sucede por fortuna en muchas partes del país.

Gracias.

El Presidente:

Muchísimas  gracias, señor Secretario.

El turno es para el compañero diputado Enrique Ramos Rodríguez, de la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional, hasta por cuatro minutos.

El diputado Enrique Ramos Rodríguez:

Con su permiso señor Presidente, señor Secretario de Trabajo Carlos Abascal Carranza. Para el sector de los trabajadores dedicados a actividades de transformación de materia prima en bienes de consumo los conceptos de productividad, calidad y capacitación están estrechamente relacionados a un grado tal que el primero de ellos el de productividad viene a ser el resultado de los otros dos.

Solamente los procesos productivos efectuados con calidad y a través de un factor humano capacitado pueden asegurar avances en la productividad de una empresa, en torno de la productividad se han vertido varios intentos para definirla, aunque por el contrario hayan sido pocos los esfuerzos para conseguirla.

Una de esas definiciones quizá la más simple, es la que dice qué productividad es hacer más con menos quizá por ser tan simple la forma de aplicarla se haya prestado a tanta deformación.

Hay patrones que creen que están cumpliendo con ella al despedir trabajadores de sus empresas y al obligar a los que permanecen en ellas a lograr el mismo nivel de producción ó aún mayor. Creen eso es hacer más o menos cuando en realidad lo que están haciendo es modificar su sentido esencial, están haciendo la misma o mayor producción pero con mayor esfuerzo de los trabajadores que permanecieron en sus empresas, con esta distorsión se echa por tierra la intención de la productividad.

Para los trabajadores asalariados un concepto de productividad válido es el que contiene elementos de producción , de calidad, de capacitación y de distribución de la riqueza al momento de generarla y no después de ser acumulada y manoseada por quienes la administran.

Un concepto de productividad válido sería algo como lo siguiente; productividad es el resultado cada vez mejor que logre un sistema productivo en el que se combina una materia prima de calidad con maquinaria y equipo de calidad, con un factor humano de calidad ya sea administrativo, técnico u operativo y con una organización productiva y administrativa de calidad.

Asimismo y como parte de este sistema productivo exitoso se debe prever la justa retribución a todos los factores que intervienen en el proceso.

El desgano y la indolencia patronal hacia la capacitación son asuntos conocidos por todos y se dan en todas las ramas productivas incluyendo por supuesto la industria azucarera. Espero que a los 27 ingenios que pasaron al gobierno se le dé capacitación señor Secretario. Si se llegaran a pensar que esta desatención patronal no es real y que por el contrario sí se está cumpliendo con la obligación capacitadora, podríamos solicitar aquí al señor Secretario de Trabajo que se lleve a cabo un muestreo de cumplimiento en empresas de distintas industrias para conocer la realidad de la capacitación en el país que por cierto se contempla tanto en la Ley Federal del Trabajo como en la Constitución Política del país.

Señor Secretario, cómo se puede justificar la intención de vincular el salario de los trabajadores a los niveles de productividad de sus empresas si el trabajador no es el único factor que determina a la productividad?

Señor Secretario, ¿si el trabajador no contribuye al proceso productivo como se espera que lo haga, puede ser que se deba a la falta de capacitación, puede ser que no sepa o no puede hacer lo que pide ¿cómo asegurar que se dé capacitación efectiva y permanente al trabajador para lograr su mejor desempeño.

Muchas gracias.

El Presidente:

Muchas gracias ciudadano diputado.

Compañeras diputadas, compañeros diputados:

Con la intervención del compañero Enrique Ramos Rodríguez, concluyeron las dos rondas de preguntas, respuestas y réplicas. Hemos agotado pues la intervención de los señores y señoras diputados.

Se concede el uso de la palabra al ciudadano Secretario de Trabajo y Prevención Social, hasta por diez minutos para su cierre de intervención.

El Secretario de Trabajo y Previsión Social, licenciado Carlos Abascal Carranza:

Gracias señor Presidente.

Quiero en primer lugar agradecer a todas y a todos los señores diputados sus valiosos conceptos, todos y cada uno de ellos merecen, por parte de la autoridad laboral federal, la atención, la consideración porque son la expresión de sus convicciones y porque aportan líneas de reflexión y de acción que nos permiten a nosotros afinar la puntería, mejorar nuestros planes, programas y de esa manera servir mejor al mundo del trabajo, a las comunidades humanas productivas llamadas empresas.

Todas sus aportaciones han sido anotadas circunstanciadamente, ameritarán seguramente la toma de algunas decisiones, el complemento de algunos programas, en fin, hemos tomado nota detallada de todo esto independientemente de que estoy seguro de que tendremos acceso a la versión estenográfica de esta sesión.

En segundo lugar, quiero reiterar el compromiso de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, nuestro compromiso es con la justicia. Sabemos que la única manera de resolver los graves problemas de marginación, de pobreza, de exclusión que hay en el país es a través del trabajo generador de riqueza; no hay otra manera eficaz de hacerlo, de manera tal de que el reto consiste en mejorar la empleabilidad en un marco humanista, con fuerte raigambre de valores éticos pero con una modernización profunda de los elementos tecnológicos que empleemos para poner al día a nuestros trabajadores, a nuestros conciudadanos, para de esa manera ir haciendo de cada mexicano una persona plenamente autosuficiente, útil a sí misma y a la comunidad en la que participa.

El compromiso de la Secretaría del Trabajo es a través de la capacitación, a través del Consejo para el Diálogo, a través de los esquemas de becas, del conocer, a través de nuestros esquemas de vinculación, de empleo, hacer esta gran transformación cultural que situé a la persona en el centro de todas las decisiones empresariales y económicas. Ese es el reto, tenemos que humanizar la economía y para hacerlo, la Secretaría por supuesto cuenta con los sectores de la producción hoy participando intensamente en esquemas diversos de concertación y de diálogo.

La Secretaría se compromete, en el proceso de la reforma, de la creación o de la propuesta de un ante-anteproyecto o anteproyecto de reforma de ley para que el Ejecutivo probablemente lo convierta en proyecto de reforma de ley, se compromete a hacerlo mediante el consenso de los factores de la producción respetando los derechos sociales de los trabajadores y propiciando condiciones que generen este círculo virtuoso, dignidad de la persona, dignidad del trabajo, capacitación, productividad, competitividad, elevación del nivel de vida de los trabajadores.

No puede haber mística, unas ideas muy bellas, si no hay mística, si no hay una concreción en el bolsillo de los trabajadores de estos grandes esfuerzos de modernización del mundo del trabajo.

Nos comprometemos, en efecto, a respetar la autonomía de los sindicatos y a propiciar sus propios procesos de modernización. Nos comprometemos, sin duda, a salir al mundo, a defender y a promover los derechos de los trabajadores y de los empresarios mexicanos cada vez más en las circunstancias, en los entornos de globalidad que vivimos. Nos comprometemos, sin duda, a tener una Secretaría del Trabajo eficiente, moderna, ágil, dinámica, promotora, amigable, orientadora, preventiva que se convierta en un elemento no sólo que no estorbe a los procesos productivos, sino que facilite los procesos productivos para de esa manera tener la empresa clase mundial que este país necesita para propiciar la mejoría del nivel de vida de los trabajadores mexicanos y para situarse en el mundo de la globalidad con ventajas para traer las inversiones necesarias que nos permitan crear el desarrollo, el crecimiento del Producto Interno Bruto que el país demanda.

Y por último, quiero retomar un gran tema que abordé al principio de esta reunión, de esta comparecencia y que fue el enfático llamado a buscar en la oportunidad que vive México hoy, desde no sólo el 2 de julio pasado, fecha parteaguas, sino en las transformaciones que ha venido sufriendo, desde hace, o viviendo, experimentando, desde hace varios años porque la democracia es un proceso de construcción permanente.

Invito a todos los miembros de los sectores del trabajo y desde luego a todos los mexicanos, a que tengamos la generosidad de anteponer los intereses de nuestro país, a anteponer el bien común, a anteponer a México por encima de cualquier interés particular para construir los acuerdos necesarios para poner al día a nuestro país, desde luego en lo laboral, pero también en todos el resto de aspectos estructurales que inciden directamente en el mundo del trabajo, porque son instrumentos, ni duda cabe, para la atracción de inversión productiva generadora de empleos.

No podemos ya más, como dice Borges, estar mirándonos en la contemplación de las rencillas de los rencores de nuestro pasado, necesitamos sí reconocer el pasado, mirar, identificar nuestro presente, pero sobre todo comprometernos con nuestro futuro que es nuestro y que no necesitamos de una calamidad, que no necesitamos de más estímulos para propiciar este acuerdo, este gran acuerdo nacional que nos conduzca a todos a tener una voluntad común en los temas centrales, en los temas estratégicos para el futuro de este país, porque sobre todo hay 40 millones de excluidos del desarrollo que así nos lo exigen.

Muchas gracias.

El Presidente:

Ciudadano licenciado Carlos María Abascal Carranza, Secretario de Trabajo y Previsión Social.

Conforme a lo dispuesto por el artículo Séptimo, Párrafo IV de la Ley Orgánica del Congreso General, damos con su comparecencia cumplimiento a la glosa del Primer Informe de Gobierno del Presidente de la República en lo que corresponde a la materia de política social en el ámbito del trabajo.

Los representantes populares, diputados de las diversas fracciones parlamentarias que componen nuestra soberanía, han expresado con su participación en esta sesión sus diversos puntos de vista coincidiendo mayoritariamente en la opinión de que el Ejecutivo ha incumplido no sólo con su oferta en campaña, sino en el ejercicio de sus funciones.

Después de analizar el informe respecto del que quehacer del Ejecutivo desde la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, a la mayoría de los integrantes de esta Comisión nos surgen inquietudes, pues se establecen programas y acciones de gobierno para fortalecer el crecimiento, el empleo, la igualdad de oportunidades para hombres, mujeres y jóvenes, acceso a la capacitación y otras bondades incumplidas.

El discurso de que México cuenta con una cultura laboral que propicia el bienestar en lo que el trabajo es un medio para el desarrollo integral de las personas, y en la que los trabajadores tienen un nivel de vida acorde con su dignidad de personas, contrasta con una realidad de necesidades insatisfechas en donde seguramente la dignidad de las personas debe tener un pobrísimo concepto si lo medimos con los salarios y su poder adquisitivo.

Señor Secretario: A la gran mayoría de los miembros de esta comisión, y en general a los representantes populares nos preocupa el no conocer un programa concreto para la generación de empleo. Demandamos que el gobierno estimule mediante incentivos fiscales a los empresarios que conserven su planta de trabajo, a quienes generen nuevos empleos ocupando a gente especialmente de 40 años o de más edad. Demandamos que el gobierno a través de la Secretaría que usted representa, establezca programas concretos para abrir espacios en el mercado laboral a los jóvenes, brindándoles la oportunidad de un salario digno y suficiente que cubra sus necesidades.

Es nuestro deseo que el ciudadano Presidente de la República y el señor Secretario de Trabajo, intervengan ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para que ésta no intente hacer efectiva en perjuicio de la clase trabajadora, e incluso de las empresas, la resolución que en forma arbitraria e incluso usurpando funciones a otro poder, dictó la Suprema Corte de Justicia de la Nación en contra de los intereses de los trabajadores.

Nos preocupa también que ante la decisión de cierres de empresas por ende de pérdida de empleo, la Secretaría y las autoridades laborales avalen el procedimiento de los llamados paros técnicos, figura inexistente en nuestra legislación, que no sólo pone en peligro la seguridad jurídica sino que además priva al trabajador y a su representación sindical del derecho a que se les demuestre la necesidad de la medida solicitada por la empresas, impidiéndose además de conocer el sustento de dichos planteamientos, provocando de esta manera el facilitar e incluso agilizar el trámite que conduzca al cierre de las empresas, incrementando con ello el desempleo.

Como representantes populares no podemos perder de vista el compromiso histórico, el compromiso con nuestro país para realizar en los hechos acciones que nos permitan mejorar las condiciones de los asalariados, y más aún, el que lograr el que todos tengan acceso a un salario, combatiendo no sólo el desempleo, sino que el subempleo, el empleo mal remunerado, la explotación e incumplimiento a los mínimos preceptos que garanticen un trabajo digno, realidades que siguen dando vigencia a una lucha reivindicatoria que aún no puede terminar.

Si la expresión del Presidente de la República para celebrar un pacto, conlleva la firma y comprometida decisión de enfrentar y resolver estas urgentes necesidades de los trabajadores, de los ciudadanos de la nación, favoreciéndolos en su solución, habremos sin duda de participar con emoción en lo que nos corresponda, con gran responsabilidad.

Agradecemos señor Secretario, su buena disposición al comparecer ante esta comisión para dar respuesta a las inquietudes y aclarar las dudas que existen entre los señores diputados. Nuestro reconocimiento a su institucionalidad republicana y la ratificación de nuestra parte de participar en su momento en la modernización de la legislación laboral, en la que quede plasmada con claridad la obligación del gobierno y de los patrones para invertir en capacitación y la obligación de los trabajadores de capacitarse para alcanzar, a través de la competitividad, la productividad que nos permita incrementar el Producto Interno Bruto.

Señor Secretario, señores legisladores, señores invitados: Agradecemos a todos su asistencia y es así como damos por concluida esta comparecencia.

De conformidad con lo que establece el artículo 7 numeral V, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta reunión será remitida al ciudadano Presidente de la República para su conocimiento.

Agradecemos a todos su asistencia, y se levanta la sesión.

Muchas gracias.