Comparecencia del Secretario de Hacienda y Crédito Público,
Francisco Gil Díz, correspondiente al Segundo Informe
de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa
Beatriz Elena Paredes Rangel

Presentación
Francisco Gil Díz

FIJAN LA POSICIÓN GENERAL DE SU GRUPO PARLAMENTARIO, LOS DIPUTADOS:

José Manuel del Río Virgen, Convergencia por la Democracia
José Antonio Calderón Cardoso, Partido Alianza Social
Rosalía Peredo Aguilar, Partido del Trabajo
Francisco Agundis Arias, Partido Verde Ecologista de México
José Antonio Magallanes Rodríguez, Partido de la Revolución Democrática
Julián Hernández Santillán, Partido Acción Nacional
David Penchyna Grub, Partido Revolucionario Institucional

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo
Respuesta: Francisco Gil Díz
Réplica: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo

Pregunta: Alejandro García Sainz Arena, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Francisco Gil Díz
Réplica: Alejandro García Sainz Arena, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: María Miroslava García Suárez, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Gil Díz
Réplica: María Miroslava García Suárez, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Julio Castellanos Ramírez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díz
Réplica: José Manuel Minjarez Jiménez, Partido Acción Nacional

Pregunta: Enrique de la Madrid Cordero, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díz
Réplica: Enrique de la Madrid Cordero, Partido Revolucionario Institucional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Félix Castellanos Hernández, Partido del Trabajo
Respuesta: Francisco Gil Díz
Réplica: Félix Castellanos Hernández, Partido del Trabajo

Pregunta: José Antonio Arévalo González, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Francisco Gil Díz
Réplica: José Antonio Arévalo González, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Tomás Torres Mercado, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Gil Díz
Réplica: Tomás Torres Mercado, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: César Alejandro Monraz Sustaita, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díz
Réplica: Francisco Javier García Cabeza de Vaca, Partido Acción Nacional

Pregunta: Florentino Castro López, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díz
Réplica: Florentino Castro López, Partido Revolucionario Institucional

COMENTARIOS FINALES
Francisco Gil Díz

MENSAJE INSTITUCIONAL
Beatriz Elena Paredes Rangel








12 DE SEPTIEMBRE DE 2002

COMPARECENCIA DEL SECRETARIO DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO
SECRETARIO FRANCISCO GIL DIAZ

ANALISI II INFORME DE GOBIERNO.
POLITICA ECONOMICA

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Como está anunciado en el orden del día y es del conocimiento de las diputadas y diputados, el día de hoy corresponde a este pleno desahogar la comparecencia del licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público.

Dado que el citado funcionario se encuentra en el salón de recepción de esta Cámara de Diputados, a efecto de hacer su presentación para el análisis del II Informe de Gobierno en materia de política económica, solicito a las diputadas y diputados integrantes de la Mesa Directiva de la Comisión de Hacienda y Crédito Público y de la Mesa Directiva de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública tengan la gentileza de trasladarse al salón de recepción para introducirlo a este recinto.

Les ruego cumplan con su cometido.

(Los diputados cumplen con su cometido.)

De conformidad con el acuerdo parlamentario aprobado por esta Asamblea y que norma el procedimiento para el análisis del II Informe de Gobierno en materia de política económica, nos acompaña el licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público.

Para dar cumplimiento al punto segundo, numerales 1, 2 y 3, del mencionado acuerdo, se le concede el uso de la palabra al licenciado Francisco Gil Díaz, hasta por 15 minutos.

Les ruego atentamente al pleno poner atención; y a nuestras compañeras y compañeros diputados, tomar asiento en sus respectivas curules.

Adelante, señor Secretario.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Gracias. Con su permiso, señora Presidenta; señoras y señores legisladores:

Comparecer ante el honorable Congreso de la Unión se ha constituido en un ejercicio productivo entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo. Entre ambos se da un diálogo que tiene la virtud de arrojar luces sobre los más importantes acuerdos, leyes y directrices fundamentales para el acontecer nacional.

En esta ocasión, comparezco ante ustedes para glosar el II Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox y aportar alguna aclaración de cifras sobre temas en que su soberanía desea recibir mayor información, por lo que, si me lo permiten, entro en materia.

Desde finales del 2000 hasta la primera mitad del 2002, la actividad económica global experimentó una desaceleración sin precedente en las últimas décadas, que se agudizó como consecuencia de los sucesos trágicos del 11 de septiembre de 2001.

Los ciclos económicos de las principales economías, que incluyen a las de Estados Unidos, Alemania, Francia y Japón, coincidieron en su parte más baja. Nuestro país no ha sido inmune a estos acontecimientos mundiales; sin embargo, a diferencia de episodios del pasado reciente, la de-saceleración de la economía mexicana ocurrió de manera ordenada, en un marco de estabilidad y confianza, caracterizado por tasas de interés y de inflación históricamente bajas y descendientes, cuentas externas en orden y una moneda estable.

Así, por primera vez en una generación, nuestro país logró que al 2001 lo caracterizaran las manifestaciones de un ciclo económico y no una crisis. Es justo reconocer que el comportamiento estable de la economía ha sido posible gracias a la vigencia de la disciplina fiscal y monetaria, lo que ha permitido que nuestra economía se distinga, cada vez más, de otras con niveles similares de desarrollo.

Este hecho se hizo evidente gracias al otorgamiento, a principios del presente año, del grado de inversión a las obligaciones del Gobierno mexicano denominadas en moneda extranjera por parte de las principales agencias calificadoras internacionales.

Después de sortear un difícil 2001, nuestra economía ha iniciado una nueva etapa de crecimiento: durante el segundo semestre del año, el Producto Interno Bruto registró un crecimiento de 2.1%, la primera variación positiva a tasa anual de los últimos cuatro trimestres.

Con esta información y la relativa al crecimiento de la producción industrial, en julio, el INEGI informó ayer, fue de 1.9%, es posible anticipar que se alcanzará la proyección de crecimiento económico para este año de 1.7% real.

Como parte de la recuperación económica, destacan la evolución del empleo y de las remuneraciones reales. Entre la segunda quincena de enero y agosto, el número de trabajadores asegurados en el Instituto del Seguro Social aumentó en 264 mil, mientras que los salarios reales en el sector manufacturero vieron crecer su poder adquisitivo en 2.9% durante el primer semestre de 2002.

Asimismo, la hábil conducción de la política monetaria ha logrado abatir la tasa de inflación para ubicarla cerca de las tasas de las economías de nuestros principales socios comerciales.

Las acciones en materia de la Hacienda Pública en lo que va del año se han orientado a garantizar la estabilidad económica y a promover el crecimiento sostenido, tal y como lo señala el Plan Nacional de Desarrollo 2002-2006. En este sentido, la disciplina y la responsabilidad han sido los principios rectores de las finanzas gubernamentales, los que se han podido mantener gracias a los instrumentos presupuestarios dictados por este honorable Congreso.

Aprovecho esta oportunidad para hacer un reconocimiento a los diferentes actores políticos que han legislado principios de responsabilidad fiscal y reglas de ajuste, con el propósito de fortalecer las finanzas del Gobierno.

Es gracias a estos mecanismos de ajuste y a un compromiso de responsabilidad fiscal, combinado con una política monetaria estabilizadora, que se ha mantenido el orden en las cuentas externas e internas del país.

En materia de finanzas públicas, el informe del Presidente reportó los resultados obtenidos durante el primer semestre; pero, además, les puedo adelantar información enero-julio y algo de agosto, gracias a que hemos logrado mayor oportunidad para divulgar la información presupuestaria.

En estos primeros siete meses, el balance público acumuló un déficit de 2 mil 600 millones de pesos, resultado congruente con el déficit autorizado para el año en su conjunto. Este resultado es producto de varios factores: control del gasto, tasas de interés menores a las presupuestadas y mejoras en la recaudación tributaria.

Además, durante los primeros siete meses, la recaudación tributaria presentó un crecimiento real de 9.4% con relación a lo captado durante el mismo periodo del año anterior, destacando el aumento de 11.3% en el impuesto sobre la renta. Desafortunadamente, durante el mismo periodo de comparación, en parte por la caída del consumo durante junio, el impuesto al valor agregado registró una caída real de 2.6% con respecto al año anterior, aunque en agosto se aprecia una recuperación de este impuesto, con un crecimiento del 7.4% en términos reales.

Por lo que corresponde al impuesto a la venta de bienes y servicios suntuarios, sólo se ha recaudado una quinta parte de lo contemplado. Cabe señalar que, si bien los ingresos presupuestarios en su conjunto han observado una evolución favorable, éstos aún se ubican por debajo del nivel previsto en el programa anual. No obstante, gracias a la recuperación del precio internacional del petróleo, al menor costo financiero de la deuda y a los esfuerzos de ahorro del conjunto del sector público, no se anticipan ajustes adicionales al gasto en lo que resta del año. De hecho, con base en la reciente recuperación de los ingresos presupuestarios, se restituirá la totalidad de los recursos al Programa de Apoyos para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas, el PAFEF.

Conscientes de la importancia de contar con fuentes estables de ingresos, continuaremos con el proceso de modernización de la administración tributaria para ampliar el número de contribuyentes y establecer mecanismos de vigilancia eficientes en el combate a la evasión. Sobre este particular, les puedo, dentro de las limitaciones de tiempo de esta presentación, ofrecer algunos aspectos sobresalientes de este esfuerzo.

En el combate al contrabando, por ejemplo, durante el lapso que cubre este informe se realizaron 691 verificaciones a centros de acopio, mercancías en transporte y tianguis, así 767 vehículos; entraron en operación 21 unidades Movisat, equipadas para transmitir y recibir información vía satélite, a fin de verificar mercancías en transporte.

Se efectuaron 45 mil 430 verificaciones a mercancías y medios de transporte; se iniciaron 6 mil 488 procedimientos administrativos en materia aduanera; se ejecutaron 311 órdenes de embargo referidas a domicilio y proveedor inexistentes, facturas falsas o inexactas y valoración por menos del 50% del valor de la mercancía.

Se encuentran abiertas 78 visitas domiciliarias en 20 aduanas; se establecieron 13 sistemas informáticos para el control y fiscalización integral de la operación aduanera y 26 más se encuentran en proceso de desarrollo, se adquirieron cinco equipos de radios "gama" para control y verificación de mercancías en ferrocarril, de los cuales uno está en operación y cuatro en proceso de instalación. Igualmente, se adquirieron 32 equipos de inspección, 24 equipos para muestreo en laboratorio central y 200 patrullas para inspección. La recaudación depende en parte importante de la integridad con que se desempeña la función.

Con el propósito de contribuir a este objetivo, se removieron o cesaron 173 servidores públicos, a quienes se les comprobaron conductas deshonestas y/o reculares, y se aplican cuestionarios socioeconómicos para vigilar la relación entre el ingreso, el gasto y el patrimonio de los mandos medios y superiores del SAT.

Otra labor determinante para contribuir al buen cumplimiento de las obligaciones tributarias es la de la Procuraduría Fiscal de la Federación: de septiembre de 2001 a agosto de 2002 presentó 81 querellas por el delito de defraudación fiscal, cuyo monto actualizado es de 1 mil 231 millones de pesos; fueron consignadas 86 averiguaciones previas por el delito de defraudación fiscal, cuyo monto actualizado es de 1 mil 800 millones de pesos; jueces federales han obsequiado 77 órdenes de aprehensión por los delitos de defraudación fiscal por un monto actualizado de 3 mil 356 millones de pesos.

Por lo que respecta al gasto público, hemos redoblado los esfuerzos para utilizar más eficientemente los recursos y para incrementar las transparencias de la rendición de cuentas. Asimismo, nos hemos propuesto dirigir el gasto con el objetivo de favorecer la recuperación del empleo y la provisión de infraestructura económica y social.

En particular, en febrero se publicó el acuerdo que establece las disposiciones de ahorro en la Administración Pública Federal para el Ejercicio Fiscal de 2002, que establece una reducción del 5% en los presupuestos de gasto corriente de las dependencias y entidades.

Otro rubro presupuestario que merece ser destacado es el concerniente a las transferencias a las entidades federativas.

En 2001, los recursos federales ejercidos por los gobiernos estatales y municipales alcanzaron un máximo histórico del 7.8% del Producto Interno Bruto.

Por su parte, en el periodo enero-julio de este año, el gasto federalizado, que incluye aportaciones federales a entidades federativas y municipios, las previsiones y aportaciones para los sistemas de educación básica, normal, tecnológica y de adultos y los recursos canalizados a través del PAFEF, registraron un crecimiento real del 3.6%.

Otro de los logros alcanzados a través del último año se refiere a los resultados en materia de deuda pública: en los últimos 12 meses hemos llevado a cabo importantes operaciones de administración de pasivos, que han permitido reducir sustancialmente los costos de financiamiento del sector público y ampliar los plazos promedio de vencimiento.

Con el propósito de disminuir la vulnerabilidad de nuestra economía y promover el desarrollo del mercado financiero nacional, las necesidades de financiamiento del Gobierno Federal se han cubierto exclusivamente en el mercado interno y se ha aumentado el plazo promedio de vigencia de los valores gubernamentales de 538 días a finales de 2000 a 793 días al cierre de junio pasado.

Estas operaciones han permitido incrementar la liquidez de las emisiones y también, establecer un claro marco de referencia para operaciones de largo plazo del sector privado.

Por otra parte, se han colocado en los mercados financieros internacionales títulos soberanos con plazos de vencimiento de hasta 30 años.

Asimismo, se ha logrado reemplazar la totalidad de la deuda externa denominada en bonos Brady de descuento por deuda más barata, además de que la operación ha permitido liberar el colateral asociado a dichos bonos.

Nuevamente, se ha comprobado que sólo mediante la instrumentación de una política económica responsable y transparente es posible cumplir con metas económicas y contribuir así, además, a la estabilidad y el orden de las cuentas del país.

Por ello y con afán de establecer metas concretas respecto al rumbo de nuestra economía en los años venideros, en junio dimos a conocer el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo 2002-2006. En este programa se establecen los principales lineamientos y estrategias de la política de hacienda pública que habrán de instrumentarse para satisfacer las necesidades de crecimiento y desarrollo de nuestro país en el mediano plazo.

Para aprovechar al máximo el potencial de desarrollo y para colocar a la economía en una senda de crecimiento vigoroso y sostenido, es imperativo avanzar en la agenda de reformas estructurales contenidas en el Pronafide, reformas que permitirán elevar la competitividad del aparato productivo nacional y ampliar así las oportunidades de inversión en proyectos de alta rentabilidad privada y social.

Las reformas estructurales también permitirán al Estado ampliar el gasto social y de infraestructura y así atender los rezagos existentes en salud, educación y vivienda.

En este marco, aprovecho la ocasión para expresar mi más profundo reconocimiento a la voluntad de esta legislatura, que aprobó alrededor de 20 ordenamientos jurídicos orientados a ampliar la cobertura del sector financiero, su eficiencia y transparencia, tanto por lo que se refiere a las instituciones como a los distintos mercados financieros.

Estas reformas contribuyen ya a fortalecer el gobierno corporativo de las instituciones financieras, protegen de manera más efectiva los intereses de los inversionistas minoritarios, profundizan el mercado de deuda del sector privado. Además, promoverán el ahorro popular y el acceso al crédito de los sectores marginados y el crédito a la vivienda.

Sin duda, estas medidas son avances en el fortalecimiento del sistema financiero, instrumento clave para el crecimiento y desarrollo económico del país.

Señoras y señores legisladores: el recuento que hemos hecho no pretende de ninguna manera parecer un gesto triunfalista. Sin embargo, vale la pena recordar que son muy distintas las noticias que glosamos y el panorama al finalizar el año pasado.

En contraste con 2001, ahora vemos que la actividad económica, junto con el poder adquisitivo de los salarios, se recuperan en un marco de estabilidad, lo que permite confirmar que podemos seguir saliendo airosamente del bache económico internacional.

La continuidad de la conducción responsable y exitosa de la política económica requiere ahora de reformas que permitan ampliar el potencial de crecimiento de la economía en la misma forma en que como hasta ahora el honorable Congreso de la Unión lo ha venido haciendo con la modernización del sistema financiero.

Los resultados en materia económica alcanzados a lo largo de este año son alentadores. La producción nacional se está recuperando y se ha logrado mejorar la calidad de vida de muchas familias mexicanas.

Los convoco a trabajar conjuntamente para que la recuperación sea duradera.

Gracias por su generosa atención y me pongo atentamente a sus órdenes.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor Secretario.

Están inscritos para fijar la posición general de su partido o grupo parlamentario los siguientes diputados: por Convergencia por la Democracia Partido Político Nacional José Manuel del Río Virgen, hasta por cinco minutos; por Alianza Social José Antonio Calderón Cardoso, hasta por cinco minutos; por el grupo parlamentario del Partido del Trabajo Rosalía Peredo Aguilar, hasta por 10 minutos; por el grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista Francisco Agundis Arias, hasta por 10 minutos; por el grupo parlamentario del PRD José Antonio Magallanes Rodríguez, hasta por 10 minutos; por el grupo parlamentario de Acción Nacional Julián Hernández Santillán, hasta por 10 minutos; por el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional David Penchyna Grub, hasta por 10 minutos.

Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, el diputado José Manuel del Río Virgen.

El diputado José Manuel del Río Virgen:

Con su permiso, señora Presidenta; bienvenido, señor Secretario:

Es preciso abandonar el estrecho enfoque económico actual, que hace caso omiso de la cultura vigente y pretende que la sociedad se sacrifique en aras de otros grupos poderosos.

Se debe adoptar un modo de desarrollo propio que respete nuestras tradiciones y estructura cultural, que conceda la debida importancia a la íntima relación que existe entre la armonía social y el modo de producción y de distribución prevalecientes.

Nuestro desarrollo debe ser propio y genuino, generalizado a todos los aspectos de la vida social, política, cultural y moral, por remotos que parezcan estos elementos de la vida económica en su sentido tradicional.

Señor Secretario, el pueblo de México no distingue ese esfuerzo, lleva años de apretarse el cinturón y de ver que banqueros, constructores y corruptos se llenan las manos con los dineros públicos.

Tres temas, señor Secretario. El primero: ya vamos para dos años consecutivos recesivos y de elevados índices de desempleo; el 2001 fue terrible y el actual no pinta mejor. No se trata de buscar el 7% prometido, pero lo que sí necesitamos es más de lo que hoy vivimos y a lo que apuntan las negras tendencias.

El Gobierno Federal, en concordancia con los de los estados y municipios, podría iniciar un programa emergente de reactivación económica de empleos, y existen ejemplos exitosos en México y en todo el mundo. Pueden ser obras pequeñas, pero importantes, de infraestructura y gran utilidad para la ciudadanía, como controles de inundaciones, obras viales etcétera. Estamos convencidos que opciones sí las hay, sólo se requiere de la decisión de ustedes.

Otro tema, señor Secretario: la banca de desarrollo depende de usted. Debe ser un instrumento importante ante las ingentes necesidades, como el resto de la banca privada, hoy extranjera, en México.

Lo que pasa es que un papel relevante para estos valiosísimos instrumentos de promoción y equidad no son bien visto por los obcecados del mercado, pero ésa es su responsabilidad: hacerlos funcionar, señor Secretario.

El Banrural, Banobras y Nafin son de especial relevancia, pero hoy son inaccesibles para la mayoría de mexicanos que los necesitamos, además de que su dinero es carísimo y sus condiciones onerosas. Un ejemplo: Banrural es agiotista, persecutor, estafador, abusador, cuna de corruptos.

Este tema y los anteriores están relacionados con la reactivación económica, señor Secretario. ¿No cabe en su corazón, señor Secretario, un filón de comprensión para los millones de compatriotas que se podrían beneficiar de estas entidades financieras públicas mexicanas?

Finalmente, el tercer tema: en las discusiones recientes entre usted y el Secretario de Energía se hizo evidente que el sector energético es un impresionante generador de recursos. Siempre lo hemos sabido del sector hidrocarburos, que aporta sumas importantes al erario público, especialmente por su función exportadora y una riqueza que es de todos los mexicanos.

Pero ahora vemos con más claridad que ése es también el caso del sector eléctrico y que desde el gobierno anterior todos sus excedentes se le han venido drenando para abultar los recursos fiscales. El problema es que se está matando la gallina de los huevos de oro y también se está justificando su privatización.

¿Cómo iban a invertir las empresas de ese sector, si Hacienda les está quitando todo? Con razón ese apetito de los extranjeros de hacerse allegar tan importante negocio.

Pero mi planteamiento es que puede retener sus ingresos. Tiene opciones muy importantes para la sociedad: puede invertir, puede tener tarifas más justificables a la ciudadanía y, ante todo, puede ser la base del futuro del país fuerte como sector sólido en su estructura y, ante todo, mexicano.

Señor Secretario, ¿por qué no considera el Ejecutivo presentar en las próximas iniciativas de ingreso y Presupuesto de Egresos de la Federación un esquema más congruente con esta fascinante posibilidad para el sector eléctrico mexicano?

Señor Secretario, termino entregándole una denuncia para poder hacer una auditoría fiscal a Transportes Papantla. Señor Secretario, ya que necesitamos de dinero, aquí hay una posibilidad de cobrar bien los impuestos.

Gracias por su atención y por sus respuestas.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, diputado.

Tiene la palabra el diputado José Antonio Calderón Cardoso, de Alianza Social, por cinco minutos.

El diputado José Antonio Calderón Cardoso:

Gracias, señora Presidenta; señoras y señores legisladores; señor Secretario:

Del informe presentado por el Ejecutivo se desprende que ha resultado en franco desapego de las expectativas que se generaron en torno del Gobierno del cambio.

Después de dos años de Gobierno, seguimos siendo una economía dependiente de los ingresos petroleros. No obstante las previsiones de ingresos petroleros superaron las expectativas generadas a principios de año, es claramente visible que ni el diferencial de 9.5 dólares por barril ha evitado que su encargo al frente de la Secretaría no ha representado mejoría alguna para la nación.

Haciendo un recuento del informe presentado a este Congreso, resulta que no se ha ampliado la base tributaria, pues siguen siendo más los evasores que los pagadores de impuestos.

El Gobierno no se ha comprometido a reducir los costos administrativos. El gasto corriente se incrementó en un 6.4% en términos reales, mientras que existió una disminución en el gasto de capital del 10.5% en términos reales, siendo este último el que requiere el país para su verdadero crecimiento y desarrollo.

La disminución en tasas de interés tanto reales como nominales, no han contribuido al desarrollo de la economía. El sector financiero ha disminuido el otorgamiento de créditos durante 2001 y el primer semestre de 2002.

Los intermediarios financieros se han dedicado prácticamente sólo a comprar valores gubernamentales y revenderlos entre sus clientes, olvidándose del crédito. Aun tratándose de la banca de desarrollo, la dependencia a su cargo se ha limitado a que los intermediarios cumplan con las reglas, sin que exista la necesaria reactivación de los créditos que tanto requiere el país para su crecimiento.

Para colmo, se han destinado enormes cantidades para salvar bancos, carreteras e ingenios, con cargo al erario, siendo especialmente sospechoso que la Secretaría no haya obrado contra los negligentes industriales Molina y banqueros como Cabal con la misma rudeza que endereza sus acciones contra personas físicas y morales ordinarias, como los cantantes y los periodistas.

Para colmo, el Gobierno Federal es quien está estimulando de manera importante la inflación, pues ha incrementado el precio de bienes que provee, como gasolina, gas y energéticos, por arriba de los incrementos del Indice Nacional de Precios al Consumidor.

En esta coyuntura negativa, la pregunta obligada es, teniendo superávit de 23 mil 945 millones a junio, ¿por qué en el gasto neto del sector público las participaciones a entidades federativas y municipios se redujo en un 6.1% en términos reales? Si el precio del petróleo no estuviera en los niveles que hoy en día, se les hubiera podido pagar a los maestros.

Siendo una meta importante para el Gobierno Federal las finanzas públicas sanas, ¿cómo explica que al término del año pasado el déficit fue de 0.73% del PIB, contra el 0.69% autorizado por esta Cámara?

En el informe se muestra cómo el Gobierno busca concentrar la estructura de la deuda interna en bonos de largo plazo a tasa fija. La última colocación a 10 años fue a una tasa del 10.23%, siendo la expectativa del Gobierno una disminución en la tasa nominal y en la inflación similares a las de nuestros socios comerciales, tasas de inflación de entre el 2% y el 3%.

¿No sería más congruente, señor Secretario, la emisión de bonos a tasa variable que pudiera disminuir el pacto de los intereses?¿O será que el mismo Gobierno no confía en su propia política?

El costo de las comisiones que cobran las Afore en México a sus afiliados son de los más altos en el mundo, lo cual va en detrimento directo del futuro de los trabajadores, punto que no se tomó en cuenta al revisar el informe; y queremos saber si las autoridades que norman el sistema financiero tomarán cartas en el asunto para poner un tope a estas cuotas.

Para que la democracia sea una realidad, el desarrollo sustentable debe ser algo palpable, algo que se viva todos los días en la práctica, en donde el reparto de la riqueza tenga un sentido humano y no sea sólo una fría teoría económica. De poco sirve la estabilidad en las variables macro-económicas si no es estimulado el mercado interno.

Por lo anterior, en Alianza Social esperamos y deseamos que el Gobierno Federal y la dependencia a su cargo corrijan la forma en la cual se ha desarrollado la política económica de la actual administración. Es algo que la ciudadanía exige y merece.

Por sus respuestas y por su atención, muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Tiene la palabra la diputada Rosalía Peredo Aguilar, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo.

La diputada Rosalía Peredo Aguilar:

Con el permiso de la Presidencia; compañeras y compañeros diputados; secretario de Hacienda y Crédito Público Francisco Gil Díaz:

Desafortunadamente, para millones de mexicanos el programa del sector hacendario refleja con claridad la falta de capacidad gubernamental para consolidar una nueva estrategia de desarrollo. Desde que el presidente Fox asumió el poder, la Secretaría de Hacienda se ha limitado a mantener la continuidad de la política monetaria y fiscal heredada del régimen anterior, sin atacar sus debilidades más obvias. Se trata de una política hacendaria antipopular y defensiva, que ha postergado la solución definitiva del legado de la crisis financiera de 1994-1995.

Hablando de los escenarios inmediatos, aún no salimos de una recesión que se prolongó por más de un año y ha tenido un impacto devastador en el bienestar de millones de familias. Ante la nueva realidad del ciclo económico de México, la política monetaria y fiscal sigue subordinada al objetivo de mantener la inflación y el tipo de cambio continúa al servicio de los intereses de los grandes inversionistas nacionales y extranjeros vinculados al mercado internacional.

A la fecha, el sector bancario ha pasado por un proceso de consolidación de varios años y casi el 60% del mismo está en manos extranjeras. A pesar de ello, sigue padeciendo graves problemas de eficiencia y es incapaz de procurar el crédito necesario a empresas y familias. La banca está casi monopolizada y la Secretaría a su cargo carece de los mecanismos para resolver los problemas de falta de competencia en el sector, que se prevé se agudizarán en un futuro inmediato.

Por otra parte, sigue en marcha el proceso de disminuir el endeudamiento externo y a costa del endeudamiento interno, con el resultado de que el sector público sigue saturando los circuitos financieros, en detrimento de la actividad económica en su conjunto.

A continuación vamos a argumentar en torno a estos tres aspectos críticos de la política hacendaria, que nos mueven a demandar un cambio radical en el enfoque de la dependencia a su cargo.

En primer lugar, la situación fiscal de México sigue siendo crítica porque no existen los recursos fiscales necesarios para impulsar una nueva estrategia de desarrollo. El responsable de la insuficiencia de los ingresos fiscales es, en todos sentidos, el actual Gobierno por haber tomado la iniciativa de plantear una reforma fiscal concebida para acrecentar dramáticamente la carga en los sectores más vulnerables de la población.

La propuesta gubernamental de reforma fiscal, a todas luces regresiva, era incompatible con la realidad de un país como México, marcado por profundas y crecientes desi-gualdades en la distribución del ingreso, que ha dado como resultado más de 25 millones de mexicanos en pobreza extrema. Pero lo más grave fue el estilo tecnocrático de impulsar una respuesta al margen de los canales de comunicación con los restantes actores políticos y sociales.

En ese contexto de autismo político, el Gobierno de Fox se negó a abrir el régimen de información concerniente al pago del impuesto sobre la renta, de modo que hoy no sabemos a ciencia cierta quién paga impuestos en México.

No podemos pasar por alto el señalar la manifiesta incapacidad, ineficiencia e ineficacia del Servicio de Administración Tributaria, que ha incidido en el incremento de los niveles de evasión fiscal, y que si bien el desplome de los ingresos tributarios no ha sido mayor, se debe a que también existen contribuyentes responsables que, pese al SAT, cubren oportunamente sus impuestos.

Esta insuficiencia crónica de recursos fiscales, complementada con una política de austeridad presupuestaria, es la principal barrera para detonar un crecimiento influyente y dinámico. Sus frecuentes recortes presupuestarios, que han afectado partidas tan vitales como las transferencias entre estados y municipios, han sido correctamente señaladas por muchos miembros del Poder Legislativo como una flagrante violación a la normatividad que rige a la nación en materia de asignación de los recursos públicos. Se trata de la gestión de la crisis bancaria y el curso de la reorganización del sector.

Pese a sus propósitos de austeridad fiscal y realismo presupuestario, el actual Gobierno no escatimó recursos para salvar a los accionistas de los bancos, obstinándose en preservar el valor nominal de instituciones con valor real inferior.

La Secretaría de Hacienda prefirió autorizar el pago de miles de millones de pesos para sanear un banco. Por ejemplo, Serfin, con una tercera parte de estos recursos, hubiera bastado para pagar a los depositantes cerrar el banco y subastar la concesión a nuevos inversionistas nacionales y extranjeros.

Los miles de millones de pesos que le cuesta al pueblo de México la factura anual del IPAB sería suficiente para cubrir al menos una tercera parte de los requerimientos para modernizar la Comisión Federal de Electricidad y ahorrarse el galimatías de la actual iniciativa de reforma eléctrica.

Después de haber pagado con creces a los accionistas de los bancos, la secretaría a su cargo se topa con la cruel rea-lidad de que el sector sigue siendo casi tan ineficiente como a principios de los años noventas que sigue declinando el crédito a empresas y familias, pero sobre todo que el sector se ha monopolizado y sus principales propietarios son extranjeros.

Con una banca tan costosa y al mismo tiempo tan ineficiente para atender los requerimientos crediticios de la población, el Gobierno sigue adelante con la práctica de sustituir con deuda interna su ya abultada deuda externa.

La mejor evidencia de que una gran parte del actual sistema bancario es parasitario es el hecho de que la reciente creada red de intermediarios financieros no bancarios está cubriendo el mercado que los bancos no atienden.

Actualmente, el crédito de los proveedores, el papel comercial, Sofoles, bancos extranjeros, uniones de crédito y leasing están abasteciendo casi el 50% del mercado crediticio, sin que se haya requerido para ello multimillonarias medidas de rescate e inyección de recursos.

No podemos menos que preguntarnos, si los bancos están quedando marginados, ¿qué objeto tuvo su tan costoso rescate?

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores no está preparada para hacer frente al patrón de monopolización que emergió de la reestructuración, consolidación y subasta extranjeros de los bancos nacionales.

La participación de los seis bancos más grandes en los activos sociales del sector pasó del 75% en 1998 a 85% en el 2001, uno de los más altos entre los países de igual o mayor nivel de desarrollo económico.

En suma, la Secretaría de Hacienda no ha podido hacer frente a los enormes retos que reclama la transformación de México en una economía más compleja, abierta y diversificada.

A la falta de recursos fiscales se añade una política chata de convergencia inflacionaria a toda costa, que puede detener efectos colaterales graves y, por supuesto, agudiza las coyunturas recesivas.

Particularmente alarmantes son los escenarios del sector bancario financiero, donde la dependencia a su cargo muestra una pasividad que está incubando serios desequilibrios.

Estamos convencidos que, aunque existen elementos rescatables en la actuación de los responsables de la política hacendaria, en conjunto existe una integración precaria entre sus elementos, privan factores infuncionales o contradictorios y no hay respuesta a problemas nuevos.

El momento para replantear la estrategia parece estar suficientemente madura. Actuemos ahora, antes de que sea demasiado tarde para el país.

Por sus comentarios, muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señora diputada.

Tiene la palabra el diputado Francisco Agundis Arias, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México.

El diputado Francisco Agundis Arias:

Gracias, señora Presidenta.

Señor Secretario de Hacienda y Crédito Público; compañeras y compañeros legisladores; señoras y señores:

El nacionalismo en nuestro país surge como resultado de promover el capital mexicano público y privado para, así, poder inhibir las inversiones extranjeras.

La formación del Estado mexicano se caracteriza, entonces, por una desconfianza histórica hacia el capitalismo y una falsa creencia en la habilidad del Gobierno para intervenir y regular los asuntos económicos por un mandato constitucional explícito.

Sin embargo, hoy la realidad nos ha situado en un acontecer totalmente distinto, donde los supuestos bajo los cuales se conformó nuestra nación no se cumplen, ante un crecimiento nacional supeditado al crecimiento de economías externas y a la necesidad de una mayor inversión extranjera para ser parte de un desarrollo globalizado; y a esto hay que sumarle la poca habilidad del Gobierno para proporcionar un bienestar económico y social a través del buen ejercicio del gasto y una mejor distribución de la riqueza.

En este momento, al igual que en sexenios anteriores, sigue siendo necesaria la implementación de una política económica basada en la estabilización y no en la búsqueda de crecimiento.

De tal forma que, a pesar del control de las variables macroeconómicas para beneplácito de los actores internacionales, la distribución inequitativa de los ingresos sigue siendo un riesgo sobresaliente de la estructura económica y social de nuestro país.

Y esto se debe porque, cuando el modelo económico actual logra generar crecimiento, lo hace acompañado de una progresiva concentración del ingreso y, por ende, en un aumento de la pobreza.

Basta con mencionar que, hasta marzo de este año, la tasa de crecimiento era de menos 2%; asimismo, la hacienda pública y la política monetaria de aplicación de cortos no han sido capaces de propiciar los estímulos necesarios para promover el crecimiento empresarial y el empleo.

Sabemos que no es fácil estimular una economía en condiciones de una persistente aunque descendente inflación, un elevado y volátil costo del crédito y el siempre presente riesgo cambiario.

Sin embargo, esperaríamos que por lo menos el proyecto de Gobierno no incluya medidas que amplifiquen las deficiencias estructurales de nuestro país.

El problema del gasto en México no es precisamente un problema de monto de recursos en todos los casos sino de calidad y de asignación; muestra de ello son los resultados de la Cuenta Pública de 2001, en donde se establece, entre otras cosas, que la Secretaría de Hacienda contaba con un sobreejercicio de más de 3 mil millones de pesos; es decir, el 15.2%.

Sin embargo, si consideramos el recorte presupuestal de esta secretaría, por alrededor de 1 mil millones de pesos, su sobreejercicio se eleva aún más y se convierte en la secretaría con mayor sobreejercicio de todas.

Las justificaciones del uso de estos recursos adicionales resultan poco claras y muestran que el manejo constante de los ingresos a través de la creación de fideicomisos poco justificables pueden convertirse en un grave obstáculo para la transparencia y el desarrollo.

No es posible tener este tipo de gasto mientras que otros sectores prioritarios, como el de la educación, y el gasto en programas para superar la pobreza extrema y para promover la productividad y el empleo tienen grandes subejercicios, provocados por los recortes presupuestarios.

En este sentido, el sacrificio de los mexicanos no ha sido el mismo para todos: la clase trabajadora y las pequeñas empresas han sido las más afectadas, mientras que el Ejecutivo, el responsable de la administración pública, ha sido quien menos ha sacrificado, por lo que no podía considerarse, bajo ningún concepto, como un Gobierno eficiente.

Los diputados del Partido Verde Ecologista de México vemos con preocupación el poco control que se tiene para el correcto y eficiente ejercicio del gasto.

El año pasado, en este Congreso se aprobaron modificaciones fiscales derivadas de una iniciativa del Ejecutivo, una iniciativa que era una simple reforma recaudatoria; de ninguna manera pretendía modificar, simplificar y eficientar el esquema fiscal del país. No todas las modificaciones propuestas y aprobadas eran las que el país requería.

Aun así, hay que reconocer que existe un incremento importante en el nivel de ingresos de la Federación, el cual, aunque no ha sido el anhelado, tiene una gran relevancia en una época de nulo crecimiento. Gracias a ésta, la recaudación del impuesto sobre la renta ha crecido alrededor de un 13% en términos reales; sin embargo, este incremento parece haberse desvanecido, pues los recursos siguen siendo insuficientes y los recortes hacia las entidades federativas son atroces.

Si la población y el Congreso ya han afrontado el compromiso y el esfuerzo que implicó la modificación del sistema tributario, ¿dónde queda entonces el compromiso de la Secretaría de Hacienda por mejorar los sistemas de recaudación, por aumentar la base gravable y por mejorar el sistema de coordinación fiscal? ¿De qué ha servido el esfuerzo que hemos realizado los mexicanos para aumentar el nivel recaudatorio si la hacienda pública no demuestra voluntad y compromiso por eficientar y transparentar el manejo de los recursos? La ciudadanía difícilmente volverá a creer en ésta, no aceptará nuevamente el compromiso de aportar más recursos a nuestro país y decidirá ser parte de una economía informal en crecimiento que no ha sido combatida.

Nuestra hacienda pública debe fortalecer su credibilidad a través de la rendición de cuentas, de la convicción de que somos nosotros los que edificamos nuestro desarrollo, que nuestra preparación, nuestro compromiso y esfuerzo son el eje de nuestro propio progreso.

Debemos entender que la generación del crecimiento no depende sólo de factores externos fuera de nuestro control sino también existen bases internas que permiten alcanzar los bienes del crecimiento económico. Por otro lado, está por demás citar los compromisos de campaña del actual Gobierno, pero es necesario resaltarle, señor Secretario, que la pobreza en México sigue en aumento.

Por ello, los principales retos en donde el Congreso como el Ejecutivo deben trabajar en forma conjunta están en lograr mayor eficiencia del gasto, ya que si vamos a destinar aproximadamente 50% del gasto programable a gastos en servicios personales, debemos procurar que la planta burocrática sea más eficiente. El aparato burocrático no debe seguir constituyendo una carga para el resto de los actores en la economía; éstos deben empezar a generar utilidades a la nación a través de su productividad.

Finalmente, y a pesar de que ha sido clara la ineficiencia de algunos secretarios de despacho, quisiera reconocer su esfuerzo para lograr la estabilidad a través del control de las principales variables económicas y superar todos los obstáculos que las distintas áreas gubernamentales han implicado por su poca experiencia y capacidad para la implementación de verdaderos proyectos de desarrollo que terminan en una serie de políticas mediáticas que no resuelven de fondo los problemas. Esperamos que la cordura siga prevaleciendo en su cargo; sin embargo, no debe olvidar que aún sigue estando pendiente la asignatura de un crecimiento sostenido y un cambio de ideología en donde los recursos económicos no sean la única clave para el de-sarrollo. Somos los seres humanos el elemento central, el recurso más importante y más valioso de toda la nación para lograr el desarrollo económico, por lo que la administración actual debería cerciorarse de que todos, todos los mexicanos tengamos las mismas oportunidades para aprovechar al máximo nuestro potencial productivo promoviendo el derecho al desarrollo.

Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor diputado.

REGISTRO DE ASISTENCIA

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Se solicita a la Secretaría dé cuenta del registro electrónico de asistencia e instruir su cierre.

El Secretario diputado Adrián Rivera Pérez:

Se informa a la Presidencia que, hasta el momento, se registra la asistencia de 375 diputados. Ciérrese el sistema electrónico.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor Secretario.

ANALISI II INFORME DE GOBIERNO.
POLITICA ECONOMICA

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Tiene la palabra el diputado José Antonio Magallanes Rodríguez, del grupo parlamentario del PRD, hasta por 10 minutos.

El diputado José Antonio Magallanes Rodríguez:

Señora Presidenta; compañeras y compañeros; señor Secretario:

Los legisladores del Partido...

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Discúlpeme, diputado.

La diputada María Miroslava García Suárez
(desde su curul):

Tengo problemas para pasar lista. Simplemente, que se registre mi asistencia.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Diputada Miroslava, ahorita le pido a un secretario que platique con usted.

Continúe, diputado Magallanes.

El diputado José Antonio Magallanes Rodríguez:

Gracias, señora Presidenta.

Los legisladores del Partido de la Revolución Democrática hemos revisado minuciosamente el informe presentado por el Ejecutivo federal y, como ya se ha hecho costumbre y al igual que las administraciones pasadas, el señor Presidente nos expuso una serie de indicadores económicos que nada tiene que ver con la realidad del país.

Señaló que, en los últimos dos años, el ingreso per capita de los mexicanos se había incrementado en poco más del 12%. Nos dijo que, durante el primer tercio de su administración, se habían invertido 435 mil millones de pesos en infraestructura productiva. Nos informó que, durante los primeros ocho meses del año, se integraron 263 mil trabajadores al IMSS, que registramos la inflación y el nivel de riesgo-país más bajo de la historia moderna. Sin embargo, hemos encontrado cifras que muestran los múltiples rezagos que el país enfrenta en diversas áreas, como infraestructura productiva, empleo, distribución del ingreso, educación y salud, y que 53 millones de pobres lo confirman.

Nos hemos dado cuenta que, en estos dos años, el Producto Interno Bruto per capita se ha reducido en 2.4%; es decir, mientras que en el año 2000 cada mexicano producía 16 mil 102 pesos, para el año 2002 producirá sólo 15 mil 720 pesos. Luego entonces, ¿cómo es posible que, produciendo menos, su ingreso se haya incrementado? El salario mínimo ha crecido en estos dos años poco más del 5%; mientras tanto, la inflación lo ha hecho en más del 10%.

El pasado 7 de junio, la dependencia a su cargo retiró el subsidio a la energía eléctrica y, una vez más, nos damos cuenta que esto perjudicó a muchas familias mexicanas, pues el costo de este fluido se incrementó en un 30%; mientras tanto, para las grandes empresas, el incremento fue sólo del 2%.

Durante los dos últimos años, la tasa de desempleo abierta ha pasado del 2.2% al 2.9% y que el número de asegurados en el IMSS se ubicará por debajo de los niveles registrados en el año 2000. Lo anterior significa poco más de 1 millón de empleos perdidos.

Llama la atención que las agencias calificadoras que nos han otorgado el menor riesgo-país de nuestra historia son las mismas que otorgaron hace pocos meses sus avales a Enro y a Wordcon. No olvide, señor Secretario, que algunas de ellas, como la Goldman Sash, ya son investigadas por las autoridades estadounidenses.

Muy poco se ha dicho del mercado interno, porque ya no existe el mercado interno, y esto no es consecuencia de la globalización; más bien, es el resultado de la incapacidad del modelo económico para fomentarlo.

Yo me pregunto: ¿de qué sirve exportar anualmente cerca de 150 mil millones de dólares si las importaciones que realizamos son de la misma magnitud? ¿En dónde está el valor agregado, que es fuente de bienestar y crecimiento? En este sentido, quiero recordarle que nuestras reservas internacionales, por cierto las más altas de la historia, no alcanzarían para financiar ni siquiera cuatro meses de importaciones.

Mientras que en estos dos últimos años se han canalizado al Fobaproa, al IPAB, cerca de 80 mil millones de pesos, el crédito otorgado por la banca privada se ha reducido en más de 94 mil millones de pesos. Y, por si esto fuera poco, en el presente año la banca de desarrollo ha canalizado, de manera adicional a lo anterior, 44 mil millones de pesos de su cartera de crédito al Fobaproa, IPAB, reduciendo con ellos, sin duda alguna, las posibilidades de financiamiento a la pequeña y mediana industria.

La situación del campo es por demás desastrosa; para ello, sólo basta mencionar que, durante estos dos últimos años, la superficie destinada para el cultivo de granos básicos se ha reducido en aproximadamente 540 millones de hectáreas.

Las finanzas públicas continúan con su elevada dependencia del sector energético y de los ingresos no recurrentes; persiste su manejo discrecional, que se ha caracterizado por subejercicios y recortes, que en estos dos años ascienden a 27 mil millones de pesos, dañando con ello a los estados y a la inversión en infraestructura productiva y social.

Los 435 mil millones de pesos invertidos en infraestructura productiva en estos años sólo representan el 15% del total del gasto público; es decir, que por cada peso gastado, sólo 15 centavos fueron aplicados al desarrollo productivo.

Señor Secretario, los legisladores del Partido de la Revolución Democrática lo invitamos a sostener un diálogo que nos permita diseñar juntos mecanismos de política económica y fiscal que atenúen los ciclos económicos, que nos permitan atacar de fondo los problemas de pobreza, desigualdad y rezagos que enfrentamos.

El país representa pasivos que representan cuando menos la mitad del Producto Interno Bruto, el IMSS, el ISSSTE, Pidiregas, IPAB, carreteras, la deuda externa se ha reducido pero hay que decirlo, la deuda interna se ha incrementado a niveles históricos, mientras tanto durante el primer semestre del presente año, el sistema de administración tributario perdió el 62% de los juicios que enfrentó, los créditos fiscales y recuperables ascendieron a 70 mil millones de pesos y los controvertidos a poco más de 140 mil millones de pesos.

Esta cifra representa casi la mitad del gasto destinado a infraestructura productiva y supera, pero por mucho, a lo destinado a las universidades públicas del país en estos dos años.

Estos resultados nos demuestran la urgente necesidad de romper la visión tradicional de la planeación económica del país, ya que ésta ha sido coyuntural y de corto plazo.

Por ello proponemos que el diseño del paquete económico para el 2003 sea un ejercicio compartido entre el Ejecutivo y el Legislativo y de cara a la sociedad, en un ámbito de respeto y altamente propositivo, rompamos paradigmas, el país reclama y merece proyectos de presupuesto en las áreas de ingresos y egresos, que queden explícitamente frente a la sociedad como un instrumento del desarrollo económico y financiero del país. Empresarios, comerciantes, profesionistas, trabajadores, deben de ver reflejado tanto en sus actividades como en sus bolsillos, los resultados de una política económica-inteligente.

Acabemos con el concepto dogmático y atrasado del déficit cero, no hay país ni empresa ni hogar en el mundo que como parte de su estrategia, deje de utilizar el endeudamiento como una palanca de desarrollo.

Por supuesto que este endeudamiento no debe, no puede ser para contratar asesores ni para pago de gasto corriente, debe de ser para inversión productiva y social que nos permita obtener a mediano plazo el valor agregado que sin duda alguna romperá el círculo de la pobreza en el cual nos tiene inmersos desde hace más de 20 años.

Señor Secretario, seamos responsables, combatamos la corrupción y la impunidad financiera y tributaria, fortalezcamos a las universidades públicas y construyamos las reformas estructurales que nos demanda la sociedad.

El PRD está decidido, que con ustedes, sin ustedes y a pesar de ustedes, debemos de romper este círculo de pobreza para otorgar el derecho de bienestar y crecimiento, no sólo a los 53 millones de pobres sino a toda la sociedad en su conjunto.

El poner en manos del capital extranjero a la industria eléctrica y petroquímica, el gravar con IVA a los alimentos y medicinas, no es ni será el remedio para sacar adelante al país. Por sus respuestas y su atención, muchas gracias, señor Secretario.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el diputado Julián Hernández Santillán del grupo parlamentario de Acción Nacional.

El diputado Julián Hernández Santillán:

Con el permiso de la Presidencia; licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público:

Honorable Asamblea: el México actual demanda de sus representantes una conducta seria y responsable, una conducta que deje de lado intereses políticos o personales y privilegie el consenso de aquello fundamental, para el sano crecimiento del país.

En nuestra democracia la rendición de cuentas se constituye no sólo en una exigencia, sino también en un pilar fundamental para la relación entre gobernantes y gobernados.

La labor de un gobierno democrático debe ser transparente, clara y comprensible, de modo tal que prevalezca el ánimo por resolver dudas y explicar todo aquello que no quede claro, a juicio de la ciudadanía y sus representantes.

Los legisladores de Acción Nacional no podemos estar más de acuerdo con estas ideas, sólo teniendo un gobierno transparente y capaz de rendir cuentas, podemos avanzar en el cambio; no obstante habrá que ser cuidadosos de no caer en los extremos y confundir este ánimo de cooperación, con la falsa idea de que todo debe ser cuestionado.

Deberá sí, siempre distinguirse entre la explicación para comprender y entonces avanzar, de las preguntas para confundir y, en su caso, frenar el avance del país.

El día de hoy, acudo a esta tribuna, a nombre de los diputados federales del Partido Acción Nacional, para fijar nuestra posición respecto a la política económica, instrumentada durante el segundo año de gobierno de la actual administración.

Debemos iniciar reconociendo que, durante este último año, la economía a nivel mundial ha mostrado un dinamismo menor a lo esperado, el repunte de las principales econo- mías del orbe y fundamentalmente la de nuestro vecino y principal socio comercial, no ha logrado consolidarse.

Por si este panorama no fuera suficientemente desfavorable para nuestra economía, internamente no hemos sido capaces de generar los cambios estructurales que tanta falta nos hacen y que darían al Estado una mayor capacidad de respuesta ante lo adverso del contexto internacional.

El fortalecimiento integral de las finanzas públicas, la reestructura del sector energético, de las telecomunicaciones o del mercado laboral, continúan siendo asignaturas pendientes.

Si bien las condiciones anteriormente citadas no son las más favorables, es precisamente en estos momentos donde puede ponerse a prueba la eficacia de un gobierno. En este sentido, durante este segundo año de gobierno del presidente Vicente Fox, es posible encontrar logros y avances significativos en materia económica.

La información más reciente acerca del comportamiento de la producción industrial, las inversiones, así como las ventas de establecimientos comerciales, tanto al mayoreo como al menudeo, sugieren que se ha iniciado una nueva etapa de crecimiento; prueba de ello es que el indicador global de la actividad económica y el índice de la formación bruta de capital fijo, han mantenido tasas positivas de crecimiento ajustadas por estacionalidad desde enero de 2002.

En cuanto a la inflación, que tanto daño hace al ingreso familiar, a lo largo de 2001 ésta se ubicó en 4.4%, claramente por debajo de la meta de 6.5% establecida para ese año por el Banco de México. Para el año 2002 se espera que ésta sea cercana al 5%.

Vale la pena señalar que estos niveles de inflación son los más bajos que se han observado por décadas, baste recordar que por ejemplo, durante los años ochenta, la inflación superó el 100%, mermando los salarios de los trabajadores, el poder adquisitivo de los ciudadanos y la capacidad productiva del país; mientras que en la década de los años noventa, aún antes de la crisis de 1995, se registraron inflaciones cercanas del 20%.

Respecto a los salarios, durante los 21 meses del actual Gobierno, éstos han observado el mejor comportamiento de los últimos siete sexenios. La recuperación ha sido de 3.9% en términos reales, rompiéndose así con una inercia de más de cuatro décadas que parecía imposible revertir.

La solidez macroeconómica, el control en el manejo de la inflación junto con los bajos niveles en las tasas de interés, han propiciado que la economía mexicana se mantenga como un destino atractivo para la inversión de capitales extranjeros; prueba de ello es que durante los primeros 18 meses de la actual administración, el monto de inversión extranjera directa se ubica en 30 mil 888 millones de dólares, lo que representa el 43.5% de la ingresada en toda la administración pasada.

En lo que se refiere a la manera en que nuestra economía es percibida en otras latitudes, el que haya sido otorgado a nuestro país el grado de inversión por las principales agencias calificadoras y el que éste se haya mantenido, refleja la confianza del exterior en nuestra estabilidad macroeconómica.

Por el lado del gasto público es de destacarse que durante el periodo de enero-junio de 2002, el gasto destinado a funciones de desarrollo social mostró un crecimiento anualizado de 6.8% en términos reales; de igual forma y para el mismo periodo, el gasto asignado a los gobiernos de las entidades federativas y municipios resultó superior en 7.5% en términos reales con respecto al de 2001.

Ahora bien, si hemos destacado los logros, debemos también reconocer aquellos rubros en que las fallas aún persisten. Con desánimo nos percatamos que el Servicio de Administración Tributaria, acéfalo desde hace tiempo, continúa siendo ineficiente; su mala estructura organizacional, sus altos costos operativos y el elevado grado de corrupción reducen sensiblemente su nivel de fiscalización y merman, consecuentemente, los recursos potenciales del Gobierno Federal.

Sobre este tema, señor Secretario, lo exhortamos a no tratar de compensar estas ineficiencias administrativas del Servicio de Administración Tributaria con un mayor acoso a los contribuyentes cautivos; esperamos más bien que dicho organismo reoriente sus esfuerzos al abatimiento del elevado índice de evasión y elusión fiscales existentes en el país.

Debe también reconocerse que no se ha logrado la simplificación administrativa y de procedimientos que los contribuyentes demandan para facilitar el pago de sus impuestos; si a lo complejo que para un ciudadano normal es determinar el monto de sus obligaciones fiscales, le sumamos lo laborioso que puede ser preparar su declaración y le agregamos además, el hecho de la casi imposibilidad práctica de obtener una devolución por los impuestos pagados en exceso, estaremos ante uno de los incentivos más fuertes que hacia la evasión fiscal y la elusión fiscal tiene nuestro sistema tributario.

Debe quedar claro: de no hacerse más fácil y justo el pago de los impuestos en nuestro país, estaremos no sólo dejando de recaudar, sino también limitando las posibilidades de un mayor gasto público. Preocupa también el tema de las estimaciones de los ingresos esperados para este ejercicio fiscal.

Como es sabido, la recaudación de algunos gravámenes ha sido sensiblemente menor a la esperada, lo que en buena parte ha reducido los ingresos del sector público y ha influido en que durante este ejercicio fiscal haya sido necesario realizar ajustes al gasto público.

Si bien podría argumentarse que estos gravámenes fueron concebidos mediante el acuerdo de las distintas fuerzas políticas integrantes de este Congreso, el tema de fondo es que se hizo con la idea de que estos impuestos generarían un ingreso considerable, cosa que hoy queda claro no ocurrió.

Un punto especialmente sensible para los diputados federales del Partido Acción Nacional, es el referente a la manera como se han realizado los distintos ajustes al gasto público. Si bien es cierto que el marco jurídico vigente permite a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, rea-lizar cierto tipo de ajustes sin la necesidad de consultar a esta Asamblea, es de esperarse que ante tal eventualidad el Ejecutivo actúe privilegiando aquellas partidas presupuestarias de efectos más sensibles para la sociedad.

No obstante, fuimos testigos de cómo esta premisa fue dejada de lado, por lo que fueron realizadas afectaciones significativas a funciones de gasto social y a rubros de gastos ejercidos por los estados, como el Programa de Apoyos para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas.

Señor Secretario, si bien concordamos con los principios de estabilidad presupuestaria y disciplina fiscal, demandamos de usted mayor sensibilidad, tratando con ello de reducir al máximo los efectos que este tipo de ajustes pueden llegar a tener en la sociedad...

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Termine diputado a la brevedad, por favor.

El diputado Julián Hernández Santillán:

Son así varios los logros y diversos los pendientes que en materia económica debe enfrentar el país. En esta empresa el Congreso y el Poder Ejecutivo debemos avanzar de manera conjunta.

Sirva entonces la ocasión para hacer un llamado a las distintas fuerzas políticas aquí representadas a que impulsemos los cambios estructurales que por su naturaleza son responsabilidad nuestra.

Es cuanto, señora Presidenta. Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, diputado.

Tiene la palabra el diputado David Penchyna Grub, del grupo parlamentario del PRI, hasta por 10 minutos.

El diputado David Penchyna Grub:

Con su permiso, señora Presidenta; honorable Asamblea; señor Secretario de Hacienda:

Esta comparecencia se enmarca en dos premisas: una legal y otra de coyuntura. La legal es que estas comparecencias se realizan a efecto de glosar el informe, es decir, explicar o comentar el informe del Presidente, el que por cierto es inexplicable, pero muy comentable.

En segundo lugar, se enmarca también en las premisas mercadológicas del éxito, entre comillas, que hiciera en su mensaje el señor Presidente a esta soberanía el 1o. de septiembre pasado.

Ambos elementos, el de que esta glosa se remita al informe del Presidente y el que esta comparecencia se encuentre enmarcada por el triunfalismo del mensaje de Fox, me constriñe a recordarle, señor Secretario, que es mi obligación ocuparme de lo que dijo el Presidente actual de México y no de lo que dijo usted.

Así pues, vayamos al informe. ¿Qué tiene que ver reducir el costo del Gobierno en 18 mil millones de pesos como aquí lo dijo el Presidente, cuando el mismo informe nos revela que los servicios personales de esta administración en el año 2001 tan sólo crecieron en más de 32 mil millones de pesos? ¿Qué tiene que ver que del 15 de enero al 15 de agosto nos digan que crearon 260 mil empleos, cuando el mismo informe lo contradice claramente, señor Secretario, al ofrecer el dato de que de diciembre de 2000 al mes de agosto de 2002, el Seguro Social registra 439 mil empleos perdidos?

¿Qué tienen que ver las cifras en dólares que para el Presidente significan crecer, del Producto Interno Bruto per capita, cuando en términos reales y de acuerdo con las propias cifras del informe de gobierno, el PIB disminuyó punto 3% y el per capita decreció 1.38%?

¿Qué tiene que ver el gobierno de la calidad y del sentido humano, como se autonombran, cuando observamos la grave crisis que enfrentan instituciones como el IMSS y el ISSSTE? ¿Qué está haciendo la Secretaría a su cargo para resolver el problema financiero que enfrentan ambos institutos?

¿Dónde quedó la propuesta de calidad en la educación, sin siquiera ser digno de mencionar las universidades públicas en el mensaje del señor Presidente? Eso refleja sus prioridades.

¿Qué tiene que ver cuando hablan de federalismo y los gobernadores de los estados son tratados irresponsablemente por la Federación, recortándoles los programas y las participaciones federales, que han decrecido 6.1% en términos reales y no se han desincorporado las administraciones portuarias integrales que este Congreso mandató por consenso?

¿Qué tienen que ver las cifras estratosféricas de este gobierno, que se gasta en su estrategia de marketing, haciendo panfletos, revistas, costosos anuncios en radio y televisión y por el otro lado, le recortan el presupuesto a hospitales infantiles de tercer nivel? Nos preguntamos qué buscan, ¿meternos por los ojos y los oídos lo que no se puede palpar en la sociedad?

¿Qué tiene que ver la disciplina presupuestal que tanto pregonaron con los subejercicios al gasto público, con los recortes a la inversión, a la seguridad, a la infraestructura en agua y al desarrollo social, en una clara y sostenida política de gasto frívolo?

¿Qué tiene que ver el jactarse en que la inversión extranjera directa ha sido la más alta de la historia para un periodo semejante, cuando el principal de esa cifra se da por la venta de Banamex por más de 12 mil millones de dólares, venta que hasta hoy sigue siendo cuestionada?

El Presidente afirmó que se han invertido 435 mil millones en infraestructura y energía, cifra fuera de todo contexto, porque hacer trampa en sumar la inversión presupuestal y la inversión hecha con deuda no tiene parangón. Y dígame, señor Secretario, ¿cómo explica una cifra de esta magnitud en contraste con la suma de empleos perdidos?

¿Qué tienen que ver los reconocimientos que en esta tribuna el Presidente rinde al Ejército, a la Marina y a la Fuerza Aérea, cuando limitan al extremo su situación presupuestal y su capacidad operativa?

¿Qué tiene que ver en la actitud y aptitud del mensaje presidencial cuando el avance que en materia fiscal y financiera en diciembre pasado construyéramos juntos y que hoy ha otorgado, en términos reales, más recursos a esta administración, mismos que se han extinguido en un gobierno más obeso y menos eficaz?

Todo esto no tiene nada qué ver con lo que nos vienen a informar ni con la realidad, pero sí tiene qué ver con la incapacidad que este Gobierno en turno, que no del cambio, ha demostrado en prometer y realizar.

El enfoque expuesto por el Presidente en su informe permea una tesis que rechazamos de manera enérgica. Se crea la falsa disyuntiva entre la disciplina fiscal y el fortalecimiento del gasto público; de fondo, entre la estabilidad macroeconómica y el cumplimiento de los objetivos sociales del Estado. Este es un vicio conceptual que se ha construido al paso de los años y que lamentablemente, a fuerza de repetirse, y hoy, ante la falta de rumbo y los objetivos, los funcionarios de esta administración lo dan por sentado a través de los ya conocidos golpes publicitarios, depreciando en el fondo la realidad económica de millones de hogares mexicanos.

El PRI en el Congreso asumirá su responsabilidad constitucional de valuar la gestión gubernamental, señalando con firmeza insuficiencias y desvíos, siendo promotores de cambios, como lo hicimos en el pasado, esperando que nadie se arrogue para sí el saber o poseer el interés de México. Eso finalmente es el privilegio único de la representación nacional.

Por ello, el PRI, ante la ausencia de conducción, propondrá una política de ingresos que asegure tomar acciones que garanticen transparencia, eficiencia administrativa en la recaudación con seguridad jurídica al contribuyente, coordinación hacendaria justa y equitativa para los tres órdenes de gobierno, garantizando la transparencia del origen y destino de todos los ingresos.

Las tarifas eléctricas no pueden seguir siendo un instrumento fiscal discrecional que desconozca la realidad diversa de los hogares mexicanos. Debe ser un instrumento promotor de desarrollo con equidad social; no puede seguir siendo la caja chica del Poder Ejecutivo Federal, a costa del ingreso familiar.

Los mexicanos demandan política de ingresos que permita la disminución de los costos para el cumplimiento del pago de impuestos, eficientando su recaudación y privilegiando en todo momento la disminución que por costo de recaudación hoy se aplica.

En política presupuestal, daremos certidumbre jurídica para garantizar el apego a la normatividad presupuestal y a erradicar la discrecionalidad; poner freno a la expansión del costo operativo de este Gobierno, eficientándolo, garantizando sostenidamente el aumento de la inversión productiva en educación, salud, en el campo, en infraestructura.

En política financiera, concretizaremos lo que hasta hoy sigue siendo un estudio por parte de esta administración, el que el Estado mexicano sea el brazo ejecutor de las políticas financieras que resarzan las ineficacias del mercado; con una banca de desarrollo para el campo, para la micro, pequeña y mediana industrias, se pueda hacer accesible y viable.

El Presidente convocó a los consensos. En el PRI le tomamos la palabra, pero que quede claro, ello no será viable a través de mentiras, de chantajes, del manipuleo del Estado de Derecho y de la economía, del marketing mediático, del maquillaje de la realidad y de las soluciones en cifras de papel que nada tienen qué ver con lo que hoy vive nuestro país.

México exige del Poder Ejecutivo una rectificación de política económica, por dos razones:

La primera, en los propios méritos de la política económica. El Gobierno sólo está sirviendo hoy para la concentración del ingreso, la posposición de los problemas, el castigo fiscal a empresas públicas, a estados y municipios.

Pero hay otra razón, señor Secretario. Los diputados del PRI le exigimos como depositarios de esta representación, que el gobierno aún no ha entendido una Hacienda Pública sólida, activa, acorde en su desempeño, más allá de su discurso, a las necesidades del pueblo y de la historia de México. Se lo exigimos ahora mucho más que como lo hicimos en el pasado, cuando hoy el rumbo político está extraviado; se lo exigimos frente a la ineptitud política, ante la cual tiene que haber talento e inteligencia económica para que al menos en México haya rumbo hacendario. Que no eche por la borda los esfuerzos que la sociedad mexicana construyó durante los 71 años que a ustedes les pesan.

Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor diputado.

Para ilustrar a la Asamblea y al señor Secretario, recuerdo que el acuerdo presentado por la Junta de Coordinación Política y aprobado por este pleno, tiene, inmediatamente después de esos posicionamientos, el primer turno de preguntas y que las intervenciones del compareciente son inmediatamente después de la pregunta que tienen derecho a réplica.

En ese sentido, se han inscrito para formular las preguntas los diputados: Víctor Antonio García Dávila, por el grupo parlamentario del Partido del Trabajo; Alejandro García Sainz Arena, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista; María Miroslava García Suárez, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática; Julio Castellanos Ramírez, del grupo parlamentario de Acción Nacional y Enrique de la Madrid Cordero, del grupo parlamentario del PRI.

Tiene la palabra el diputado Víctor Antonio García Dávila, del PT, hasta por tres minutos para formular su pregunta.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Con la venia de la Presidencia; compañeras y compañeros Diputados; señor Secretario de Hacienda:

El cambio ya nadie lo para, la reversa también es cambio. Después de una recesión de más de un año, la entrada de la economía a la segunda mitad del 2002 plantea un escenario que deja muchas preguntas en suspenso.

Tanto las autoridades hacendarias como bancarias han predicho una recuperación importante para el segundo semestre, que no pondrá en peligro las metas antiinflacionarias; sin embargo, la recuperación en Estados Unidos arroja indicios contradictorios que ponen en entredicho un eventual repunte duradero en México. Al menos en el ritmo y amplitud como lo visualizan las autoridades, nuestra pregunta es básicamente la siguiente:

¿Cuál es el escenario alternativo que contempla la Secretaría de Hacienda, en caso de que la situación en Estados Unidos tienda a la desmejoría y por ello la recuperación de las exportaciones y la inversión de nuevos proyectos relacionados con la integración de ambas economías, tengan que suspenderse o recortarse? El personal de la Secretaría de Hacienda y resto del gabinete han trabajado continuamente bajo el supuesto de que el momento de México ha llegado y estamos no en el umbral de una recuperación, sino en plena recuperación.

Si este escenario no se materializa en la medida suficiente, habrá un vuelco dramático en la situación del país, ya que la perspectiva de mayores recortes a las finanzas públicas de continua astringencia fiscal y de sobreevaluación cambiaria suponen un peso que va a ser intolerante para trabajadores, empresarios y por supuesto para el pueblo en general.

Una duda inmediata surge en relación a la sustentabilidad de la sacrosanta convergencia inflacionaria, ya que en un clima externo adverso la posibilidad e incluso la necesidad de un programa draconiano de convergencia queda en entredicho, por decir lo menos.

No sólo estamos hablando simplemente de la necesidad de contar con un plan alternativo en caso de que las condiciones externas se tornen adversas, sino de que estamos hablando de la oportunidad y flexibilidad en la adopción de estas medidas. Importa también la interlocución y el estilo político para iniciar su implementación. México se encuentra en una coyuntura crítica que requiere flexibilidad para adaptarse a condiciones.

Por lo tanto, la pregunta no puede ser otra: ¿qué grado de flexibilidad tiene la dependencia a su cargo ante un escenario menos favorable para lo que queda del segundo trimestre de este año?

Señor Secretario: en la respuesta a esta pregunta quisiéramos que fuera explícito y específico en términos cambiarios antiinflacionarios, presupuestarios y monetarios, sin dejar de referirse por supuesto a la relación de lo anterior con la situación de la deuda y del sector bancario financiero.

Presidencia del diputado Jaime Vázquez Castillo

El Presidente diputado Jaime Vázquez Castillo:

Gracias, compañero diputado Víctor Antonio García Dávila.

Para dar respuesta a esta pregunta tiene el uso de la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público, hasta por cinco minutos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias.

La pregunta es: ¿Qué escenario alternativo de política económica se puede prever para dar respuesta a un posible crecimiento en la economía de los Estados Unidos, menor al que se ha venido contemplando?

Efectivamente, el crecimiento de la economía de los Estados Unidos ha sido menor del que se preveía a principios del año, incluso lo que durante varios meses del año pasado no se había todavía calificado como una recesión, finalmente acabó reconociéndose como tal. Y esa debilidad de la economía de los Estados Unidos y además la estructura de su recuperación, que es distinta a la del crecimiento que experimentó esa economía durante otros años y que estuvo más estrechamente ligada con nuestro sector exportador, tiene un impacto sobre la economía mexicana.

Lo que estamos llevando a cabo es un programa de vivienda intenso que, por ejemplo, por lo que se refiere al Fovissste, va a representar una inyección superior a los 20 mil millones de pesos durante los próximos 12 meses. Eso junto con un Infonavit revitalizado, que tiene una mejor cobranza, una menor cartera vencida, un menor personal para operarlo, una entrega muchísimo mayor de vivienda y por lo tanto, un programa de construcción también más amplio y otros programas de vivienda, además del lanzamiento de la sociedad hipotecaria que el Congreso mismo autorizó y que está en proceso de llevar a cabo sus programas.

También en inversión pública. En inversión pública se está poniendo un gran énfasis. Se han logrado ya los proyectos ejecutivos y obra en muchos casos, las evaluaciones de proyectos y el lanzamiento de las obras de inversión, de infraestructura y de inversión energética que en la primera parte del año venía con cierta lentitud, las vamos a ver con mayor ritmo en la segunda parte del año y hacia el año entrante también.

Finalmente, en materia crediticia de política cambiaria, la flotación del tipo de cambio nos ha venido dando magníficos resultados, ha impedido que el país se vea nuevamente inundado de capital especulativo de corto plazo, capital ya prácticamente inexistente en nuestro país, lo cual nos evita los movimientos violentos que en otras ocasiones hacían peligrar la estabilidad o de hecho llevaban un colapso de la estabilidad económica del país.

El tipo de cambio se ha venido ajustando conforme las circunstancias lo requieren y simplemente, lo que consideramos que es sano en esa materia, es dejarlo que siga funcionando de esa manera.

Y finalmente, en materia de política crediticia, en mi intervención final voy a darles algunos números, pero ha habido una recuperación del crédito importante, tanto el año pasado como este año, tanto de la banca comercial como de la banca de desarrollo, como a través de instrumentos del mercado de dinero, que han tenido un desempeño muy importante gracias, en muy buena medida, a las reformas financieras aprobadas por ustedes.

Muchas gracias, señor diputado por su pregunta.

El Presidente diputado Jaime Vázquez Castillo:

Gracias, señor Secretario.

Tiene el uso de la palabra hasta por tres minutos, el diputado Alejandro García Sainz Arena, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México.

Perdón, disculpe usted señor diputado, falta la réplica de nuestro compañero Víctor Antonio García Dávila, hasta por tres minutos.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Compañeras y compañeros diputados; señor Secretario: me temo que la respuesta que usted ha ofrecido a la primera pregunta de nuestro grupo parlamentario no llega al fondo de la cuestión relevante. El problema es que como país resistimos un año y medio de recesión y de austeridad fiscal y la sobrevaluación del tipo de cambio hizo más lento el ajuste de las cuentas con el exterior, etcétera; es decir, de acuerdo a las promesas del Ejecutivo y de la Secretaría a su cargo, éste sería el momento para que los mexicanos estuvieran disfrutando de más y mejores empleos y salarios más remunerativos.

Obviamente no le atribuimos a usted o al presidente Fox poderes que les permitan influir en los hechos externos que cada vez son más complejos e impenetrables. El punto es que la estrategia que ha practicado hasta ahora el gobierno y la dependencia bajo su dirección parece estarse agotando y requiere, por un lado, de un conjunto de ajustes y por otro, de una nueva lógica de integración de la misma. Parte de estos ajustes atañen a cuestiones de flexibilidad para sacrificar ciertos objetivos que ahora parecen más onerosos para el pueblo mexicano.

Que quede claro, no ponemos en entredicho la disciplina fiscal por sí misma, sino a la aplicación concreta de la misma a condiciones cambiantes, pero sobre todo la coherencia de alguno de sus elementos ante los nuevos desafíos.

Nuestra pregunta tiene un corolario que usted ha soslayado. En caso de que la recuperación en Estados Unidos no se consolide en lo que va del año, será necesario dar ciertos pasos, ya que más adelante podría ser tarde.

Nos interesa saber y no tenemos más remedio que insistir qué prospectiva tiene su Secretaría ante un escenario menos desfavorable. Nos interesa esa perspectiva más que la reiteración de las bondades de la autoridad y la austeridad presupuestaria y el realismo monetario del cual usted es un fiel creyente.

Estará usted consciente que si no se materializa el escenario que tiene previsto el Gobierno Federal, habrá un clamor generalizado contra el equipo económico. En tal escenario sería necesario que el gobierno efectuara concesiones importantes a cuestiones que hasta ahora ha considerado intocables. Además de las que ya mencionamos, se encuentra la de la rediscusión de la reforma fiscal en un marco político distinto al actual.

Permítanos insistir: ¿Cuál es su perspectiva sobre este particular? Sobra decir que los costos de la indecisión sería en extremo onerosos. para los miles de mexicanos que han sido víctimas del realismo económico, cambiario inflacionario y financiero.

Para esos miles de mexicanos que han engrosado las filas del desempleo o la migración, el paso del tiempo es implacable porque implica reiterar su renuncia a los bienes más básicos como la salud y la educación.

Por su comparecencia y su atención, muchas gracias señor Secretario.

Presidencia de la diputada Beatriz Elena Paredes Rangel

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor diputado.

Para plantear preguntas hasta por tres minutos, tiene la palabra el diputado Alejandro García Sainz Arena, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México.

El diputado Alejandro Rafael García Sainz Arena:

Con el permiso de la Presidencia, señor Secretario:

El Fondo Monetario Internacional ha manifestado que la economía mundial comenzó a recuperarse desde fines del año pasado, pero después de un primer trimestre vigoroso en el 2002 existen ahora nuevos riesgos debido a la caída de los mercados de acciones, los desequilibrios económicos tales como el alto déficit en la cuenta corriente de Estados Unidos, la tensión en el medio oriente y su impacto en los precios del petróleo así como el riesgo de ataques similares a los ocurridos el 11 de septiembre del año pasado, por lo que a pesar de que el Fondo Monetario Internacional ha mantenido sin cambios su pronóstico de crecimiento de la economía mundial en el 2002, ha reducido su pronóstico para el próximo año.

Asimismo recortó su estimación de crecimiento para la economía de Estados Unidos en este año y para el 2003.

Ante este panorama, nos gustaría preguntarle: ¿Cuáles son las medidas que el Gobierno mexicano piensa implementar para hacer frente al nivel de crecimiento que el Fondo Monetario Internacional le está advirtiendo desde ahora? ¿Cuáles son los criterios de política económica que debemos esperar para el próximo año? ¿Tiene la Secretaría de Hacienda y Crédito Público estrategia de largo plazo en donde existan proyecciones de crecimiento para nuestro país a fin de alcanzar un objetivo específico? Y si es así, ¿cuáles son estas proyecciones y cuál es el fin último que persigue su Secretaría en esta administración?

Por otro lado, el Sistema Bancario Mexicano casi ha desa-parecido, la estrategia para garantizar el pago de las carteras vencidas a los bancos a través del IPAB, ha sido un lastre para los ciudadanos y pareciera haber servido para maximizar las ganancias de los banqueros en la venta de sus instituciones financieras.

Por ello quisiéramos saber, en qué sentido la venta de los bancos ha representado una estrategia para recuperar los ingresos perdidos por el mal manejo de las instituciones bancarias y los errores de la política económica implementada.

¿Cuál es, entonces la política que se sigue para el fortalecimiento de las instituciones bancarias nacionales a través de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores?

Por otro lado, usted ha manifestado que el capital político para realizar un mayor análisis y diversas reformas al sistema tributario se ha agotado, pero lo que propone el mejor desempeño económico del país se basará en la posibilidad de una reforma al sector energético. En este sentido, ¿cuáles son las expectativas respecto a esta reforma? ¿Cuál es el compromiso de la Secretaría en la implementación de mayores esfuerzos por mejorar el sistema tributario a través del perfeccionamiento de la pasada reforma fiscal, que sin duda no fue integral y a través de otros mecanismos?

¿Cuál es su compromiso en materia de gasto para fortalecer la economía nacional? Concluyo.

Ya que se ha visto poco esfuerzo en materia de gasto, al ser la Secretaría de Hacienda y Crédito Público una de las que muestran un mayor subejercicio en un año de recortes presupuestales continuos.

Por sus respuestas, muchas gracias.

El diputado Tomás Torres Mercado (desde su curul):

Solicitaría se registrara esto para reciprocidad en el tiempo que se nos concede.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Cómo no, señor diputado, gracias.

Tiene la palabra el señor Secretario para su respuesta hasta por cinco minutos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su permiso, señora Presidenta; señor diputado García Sainz muchas gracias por sus preguntas.

En parte la respuesta a las preguntas del diputado tiene qué ver con los comentarios que hice a la pregunta del diputado García Dávila, pero como hace un planteamiento de más largo plazo, es oportuno mencionar que las distintas reformas de fondo que ha planteado el Presidente al Congreso, reformas en materia laboral, en materia energética, en materia de garantías en los contratos, la reforma de telecomunicaciones que ha surgido del propio Congreso, son varias de las reformas que al aprobarse van a permitir que se desate un proceso de inversión muchísimo más vigoroso de creación de empleos y mejora en los salarios que el que hemos venido observando y que las consecuencias de estas reformas se van a derramar a lo largo de los próximos años.

Se tiene una estrategia de largo plazo sí, esa estrategia fue planteada en el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo que fue entregado a la población que fue informado al Congreso que está disponible impreso y también en Internet y en el cual se plantean las distintas trayectorias de crecimiento, de inflación, de empleo y de otras variables bajo las distintas hipótesis de tener éxito en llevar a cabo estas reformas estructurales o no poderlo hacer, aunque confiamos en que van a gozar del apoyo como lo ha tenido la mayor parte de las propuestas que se han planteado ante este honorable Congreso.

¿En qué forma la venta de los bancos ha servido para recuperar pérdidas? Los bancos que se han vendido, únicamente la parte accionaria que todavía tenía el Gobierno Federal como por ejemplo las acciones que todavía tenía de BBV Bancomer, las acciones que tenemos ahora de Banco Internacional que próximamente se van a vender, ha servido para tener alguna recuperación de las pérdidas en que se incurrió para apoyar a los ahorradores.

Tanto la estructura, el funcionamiento, como la legislación que apoya a la Comisión Nacional Bancaria, están sirviendo para tener una vigilancia estricta de la banca comercial, de la banca de desarrollo, de las casas de bolsa, de las casas de cambio, para evitar fraudes y para evitar pérdidas al erario que acaben gravitando sobre la población. Creo que tenemos, repito, gracias en buena medida a las reformas que ustedes mismos han aprobado y a la forma en que se ha conducido la administración y la vigilancia de una manera estricta, de una manera eficaz de estas instituciones, un magnífico mecanismo para evitar que en el futuro nos vaya a suceder un quebranto financiero de nueva cuenta.

En cuanto al sistema tributario, voy a abundar cuando tenga intervención más larga porque es un aspecto que varios de ustedes han tocado y a proporcionarles algunos detalles de los esfuerzos que se han venido realizando y que yo creo que acredita una mejoría notable en la administración, aunque como en tantos otros temas todavía queda mucho por hacer y estamos comprometidos a llevar a cabo esos esfuerzos adicionales que se requieren.

Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor Secretario.

Para hacer uso de su derecho de réplica, se concede el uso de la palabra hasta por tres minutos, al diputado Alejandro García Sainz Arena.

El diputado Alejandro Rafael García Sainz Arena:

En principio es necesario señalar que el Congreso de la Unión no pretende y nunca ha sido un lastre para el Ejecutivo como se ha querido difundir a través de los medios de comunicación, por ello, señor Secretario, tenga usted la seguridad de que el capital político, como usted lo ha llamado en algunas declaraciones, no se ha agotado.

Este Congreso está dispuesto a realizar las reformas que sean necesarias para el mejor funcionamiento de nuestro país, aun a costa de un sistema rígido acostumbrado a la poca transparencia y mala rendición de cuentas, por lo que consideramos que una reforma energética en nuestro país es fundamental, pero no puede ser la única estrategia a la cual el pueblo mexicano condicione su crecimiento y de-sarrollo.

Asimismo, la estructura impositiva más adecuada para promover el crecimiento económico, la creación de empleos y la equidad, se caracteriza por bases tributarias amplias y por tasas impositivas lo más bajas posibles. De este modo, el sistema tributario se acercará al tratamiento neutral de las actividades productivas, logrando cargas impositivas similares para los contribuyentes que enfrentan circunstancias semejantes e interfiriendo, en la menor medida posible, en la asignación de recursos en la eco- nomía.

En este sentido, la lucha contra la pobreza y el incremento de ingresos nacionales exige un despliegue de imaginación en donde exista una política que deje a un lado la voluntad y la retórica y busque fórmulas basadas en propuestas plurales. De aquí se sigue la necesidad de eliminar las regulaciones innecesarias para reducir fuentes potenciales de obtención de rentas para los burócratas y por ende, la corrupción.

Fortalecer las reformas del servicio civil con inclusión de políticas de sueldos competitivos, oportunidades de hacer carreras y normas morales, es un aspecto importante de la reforma institucional.

Como sociedad, requerimos construir una visión de bie-nestar social, desplegar esfuerzos contra la desigualdad y la pobreza es una tarea prioritaria que exige ser atendida, no sólo por razones económicas y políticas sino por éticas. La pobreza extrema pide medidas de emergencia que tengan un impacto inmediato: distribución de alimentos, creación de trabajo temporal para grupos vulnerables. La pobreza moderada requiere de medidas de largo plazo que fortalezcan los ingresos de la población.

Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor diputado.

Para formular su pregunta a nombre del grupo parlamentario del PRD, tiene la palabra la diputada Miroslava García Suárez.

La diputada María Miroslava García Suárez:

Con el permiso de la Presidencia.

En tres minutos es imposible hacer todas las preguntas por parte del PRD, pero nos enfocaremos a dos temas centrales.

El constante jaloneo verbal, entre la Secretaría de Hacienda, la Contraloría, la Secretaría de Economía, el Banco de México y recientemente la Secretaría de Energía, ponen al desnudo el cuerpo amorfo de la política económica del Gobierno Federal, la incongruencia y la indefinición han sido la constante.

Señor Secretario: ¿Con qué cara nos viene a decir que la política económica seguida por la actual administración ha promovido el desarrollo de los sectores productivos, el empleo, el mejoramiento de las condiciones de vida de la mayoría de los mexicanos? ¿Con qué cara, si es la propia Secretaría de Desarrollo Social la que afirma que hoy en el país hay por lo menos 53 millones de mexicanos viviendo bajo la línea de pobreza?

Lo que no se dijo en el informe y lo que usted sí sabe qué está pasando en este país, es por ejemplo, que la tasa de desempleo abierto creció en más del 2.6% con respecto al año pasado; que la inversión extranjera directa en el primer trimestre del actual año cayó 24%, que el consumo privado tuvo una disminución en el primer trimestre de este año por más del 1.5%, que el volumen de producción industrial cayó 5% con respecto al año pasado, que el monto de los créditos totales otorgados por la banca comercial, hoy extranjerizada son menores en 98 mil millones de pesos con respecto al año 2000. Eso ustedes lo saben pero no lo dicen y tampoco hacen nada para poder remediar la situación.

Quisiera enfocar mis cuestionamientos en dos temas que son fundamentales para el país. En dos años de administración foxista, hay un grave daño económico a este país, por la omisiones, por las complicidades, por el trabajar parcialmente a favor de un pequeño grupo de intereses económicos de este país, pero lo que es peor, por trabajar a favor de intereses ajenos a nuestro país.

En ese sentido quiero preguntar lo siguiente: ¿Por qué las cifras dadas a conocer en el II Informe de Gobierno ni siquiera se asemejan o corresponden a los informes de la Secretaría de Hacienda y de otras dependencias?

Está dispuesto, señor Secretario, a confrontar con este Poder Legislativo en comisiones la venta de Aseguradora Hidalgo. ¿Cómo es posible que su Secretaría haya respaldado, haya respaldado esta venta?

Presidencia del diputado Jaime Vázquez Castillo

El Presidente diputado Jaime Vázquez Castillo:

Le ruego terminar su intervención, compañera diputada.

La diputada Miroslava García Suárez:

Con mucho gusto, pero quiero que el tiempo corra de manera igual para todos los diputados y que la tolerancia sea por igual para todos.

El Presidente diputado Jaime Vázquez Castillo:

Gracias.

La diputada Miroslava García Suárez:

Voy a concluir y faltan tan sólo dos preguntas.

El Presidente diputado Jaime Vázquez Castillo:

Le ruego concluir su intervención.

La diputada Miroslava García Suárez:

Me permite concluir, señor Presidente o hay un trato diferenciado para los partidos de oposición.

El Presidente diputado Vázquez Castillo:

Le ruego concluir su intervención.

La diputada Miroslava García Suárez:

Muchas gracias.

¿Está dispuesto el Poder Ejecutivo a confrontar con toda la información disponible la venta de Aseguradora Hidalgo con este Poder Legislativo?

Y por último: ¿Está dispuesto el Poder Ejecutivo a encontrar una solución de fondo al problema financiero de este país que representa el rescate bancario del IPAB-Fobaproa, hoy en manos de la banca extranjera?

Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Jaime Vázquez Castillo:

Gracias, compañera diputada.

Tiene el uso de la palabra el señor Secretario de Hacienda y Crédito Público para dar respuesta a la pregunta formulada hasta por cinco minutos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su permiso, señor Presidente.

Muchas gracias, diputada García Suárez por sus preguntas.

Hay muchas maneras de analizar las cifras y de presentarlas. Si bien la inversión extranjera es directa, es menor este año que el año pasado, varios de ustedes correctamente han señalado que parte de la inversión extranjera directa, que el año pasado consistió en la adquisición de acciones de bancos y que como tal fue una operación extraordinaria. Aún así es algo menor la inversión extranjera directa este año que la del año pasado.

Sin embargo somos, con Chile, el único país en América Latina que tiene inversión extranjera directa positiva, en todos los demás hay caída en inversión extranjera, sigue habiendo interés, sigue habiendo perspectivas favorables en la economía mexicana que atraen inversión extranjera.

En las comparaciones también es importante tomar el periodo de referencia porque, efectivamente, durante el año pasado vinieron cayendo la producción y otras variables y al hacer comparaciones con el año pasado, la primera parte del año al venir cayendo todo o casi todo y tomar los primeros meses de este año, las comparaciones nos dan caídas, porque todavía eran relativamente altas las magnitudes de muchas de las variables con las que estamos haciendo comparaciones.

Sin embargo, a lo largo de este año, se observa una recuperación desde la segunda quincena de enero, como mencionó el señor Presidente en su informe en el empleo, en el consumo, aunque ha tenido alguna volatilidad. En julio, por ejemplo, el consumo privado cayó, sin embargo, en los meses más recientes estamos observando una recuperación.

Lo mismo sucede con el volumen de los indicadores de muchos de las variables económicas, que nos van dando en el conjunto un crecimiento en la economía. Ayer se dio el dato que mencioné en mi presentación de 1.9% de crecimiento en la producción industrial.

El monto del crédito, en su oportunidad, les voy a dar cifras más detalladas y más completas, no sólo es menor al de 2000, les voy a mencionar los rubros y las cantidades, es mayor al de 2000 y es mayor al de 2001 y fue mayor el 2001 que el de 2000.

Con mucho gusto platicamos con ustedes, con el grupo que ustedes designen sobre los pormenores de la venta, yo diría, la muy exitosa venta de Aseguradora Hidalgo, que casi no importa qué indicador se utilice, se ve que fue una venta muy exitosa. Les podemos entregar toda la documentación y reunirnos con ustedes para analizarla.

Muchas gracias, señora diputada.

Presidencia de la diputada Beatriz Elena Paredes Rangel

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Para hacer uso de su derecho de réplica, tiene la palabra la diputada Miroslava García Suárez.

La generosidad del Secretario le da 57 segundos adicionales, diputada Miroslava, por el problema del cronómetro. Le ruego que de ser posible se constriña a ellos.

La diputada Miroslava García Suárez:

Gracias, señor Secretario.

Muy bien, de acuerdo a las estimaciones de firmas internacionales como Tillinghast-Towers Perrin, esta valuadora habló de que Aseguradora Hidalgo tuvo un valor, en su momento, a principios de este año, de 1 mil 591 millones de dólares, Milliman USA habla de un valor de 1 mil 614 millones de dólares y por otra parte Insurance Services Network habla de 1 mil 840 millones de dólares.

¿Por qué se vendió, se remató, se regaló Aseguradora Hidalgo, con un costo irreal de mercado de 900 millones? Yo no le pido que hable con el PRD, señor Secretario, yo le pido que no tenga miedo y que acepte el desafío que le está planteando el PRD, para revisar esta venta de esta empresa nacional en comisiones, no sólo con el PRD, con el PRI y con el PAN y con todas las fuerzas políticas de esta Cámara, ojalá que lo acepten.

En segundo término, quiero decirle que no me contestó la pregunta, respecto a encontrar una solución de fondo para la gran carga financiera que tiene este país con el IPAB-Fobaproa, no dijo una palabra, ¿eso que quiere decir?

Que la Secretaría de Hacienda seguirá siendo cómplice de los banqueros, ahora de los pagarés y de los bonos que están en poder de la banca extranjera, ¿por qué los mexicanos tenemos que seguir pagando un rescate bancario ahora a las instituciones extranjeras, que por cierto no necesitan ser capitalizadas y aun cuando tuvieran problemas financieros? No tenemos por qué ser los mexicanos quienes paguemos ese rescate que se ha convertido en los hechos, en una deuda externa.

Vamos a encontrar las soluciones, con ustedes o sin ustedes, desde el Poder Legislativo, ojalá que ustedes quieran cooperar, pero dicho sea de paso, el PRD ha presentado una iniciativa de controversia constitucional para que sea la Suprema Corte quien defina la legalidad de estos pagos que son una transferencia criminal de recursos públicos y que son en los hechos, este pago del rescate bancario, un obstáculo para el crecimiento del país.

Si seguimos en este esquema, señor Secretario, no habrá reforma fiscal que alcance y quiero decirlo también de manera muy clara: la Secretaría de Hacienda y algunos legisladores de su partido siguen insistiendo en el tema del IVA en medicinas y alimentos. Esa no es la solución para los problemas financieros de este país.

Haga su trabajo, cobre los impuestos diferidos a los bancos, cóbrele a las grandes empresas, no a los ciudadanos.

Presidencia del diputado Jaime Vázquez Castillo

El Presidente diputado Jaime Vázquez Castillo:

Le ruego concluir su intervención, compañera diputada.

La diputada María Miroslava García Suárez:

Justamente cuando usted hacía ruido, señor Presidente, estaba concluyendo mi intervención.

El Presidente diputado Jaime Vázquez Castillo:

Gracias, compañera diputada.

Para formular su pregunta en representación del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, tiene el uso de la palabra, hasta por tres minutos, el diputado Julio Castellanos Ramírez.

El diputado Julio Castellanos Ramírez:

Con el permiso de la Presidencia; señor secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz; honorable Asamblea:

Un aspecto fundamental para el crecimiento económico y social del país, es la conducción responsable de la economía y la existencia de finanzas públicas sanas. En los tiempos actuales, el crecimiento económico que la sociedad demanda reclama un nivel de gasto público suficiente no sólo para superar rezagos sociales, sino también para incrementar la infraestructura y la dotación de bienes y servicios públicos básicos.

Sí, pero igualmente importante resulta reconocer que el nivel de gasto que nuestra sociedad exige implica, sin lugar a dudas, la preexistencia de un flujo estable y suficiente de ingresos; del balance entre ambos podemos determinar o no, un manejo responsable de las finanzas públicas y a la vez, establecer que una baja capacidad recaudatoria y de generación de ingresos propios, se traduce evidentemente en un nivel de gasto insuficiente.

Ciertamente la recaudación tributaria se ha mantenido en niveles considerablemente bajos respecto a países con un nivel de desarrollo similar al nuestro.

Es innegable que esta insuficiencia recaudatoria restringe la capacidad del Estado para satisfacer los montos de gasto público que la sociedad requiere. Tal situación ha sido parcialmente compensada con ingresos provenientes de la actividad petrolera, pero es necesario estar conscientes de que esta fuente de recursos está sujeta a presiones externas que derivan en precios altamente volátiles. Los legisladores de Acción Nacional no podemos permitir que el futuro de México esté sujeto a tan profunda dependencia en este tipo de ingresos.

De igual forma, en los últimos años el Gobierno Federal ha recibido una importante cantidad de ingresos denominados "no recurrentes", provenientes principalmente de la venta de empresas paraestatales, desde luego estos ingresos eventualmente habrían de desaparecer.

Un factor adicional que debe ser tomado en cuenta para determinar el estado actual de las finanzas públicas en el país, es el de los requerimientos financieros del sector público, cuyo monto para este año se estima en alrededor de 240 mil millones de pesos equivalentes al 3.9% del PIB.

Por otro lado, debe también reconocerse que actualmente existe un enorme déficit sectorial en los sistemas de pensiones que, sin lugar a dudas, generará presiones fiscales en el mediano y en el largo plazos.

En síntesis, los ingresos gubernamentales deberán ya estarse incrementando si se quiere estar en una senda de crecimiento económico y superar los referidos rezagos.

Señor Secretario, con base en la situación actual, ¿qué medidas de política pública deben llevarse a cabo en el corto y mediano plazos para revertir esta situación? y ¿en cuánto se tendrían que aumentar los ingresos públicos, a fin de mantener viables en el largo plazo las finanzas públicas y con ello la estabilidad macroeconómica y el crecimiento del país?

Por sus respuestas, muchas gracias.

Presidencia de la diputada Beatriz Elena Paredes Rangel

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor diputado.

Hace uso de la palabra el señor secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, para dar su respuesta.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su permiso, señora Presidenta; muchas gracias, diputado Castellanos, por su pregunta:

Creo que esta pregunta plantea el problema central de las finanzas públicas en este momento que efectivamente se han venido financiando parcialmente y en un porcentaje importante, gracias a la venta de activos del sector público que han permitido cubrir la diferencia entre ingresos y gastos para evitar que el endeudamiento del Gobierno sea de niveles que pudieran llevarnos a un problema de manejo económico.

Varios de ustedes han señalado la importancia de mejorar la administración tributaria. Ese es un tema que nos preocupa y nos ocupa en la Secretaría de Hacienda, en el cual se ha venido trabajando intensamente y que ha empezado a dar resultados.

El año pasado, pese al desempeño de la economía y los problemas de liquidez de los particulares, la recaudación subió en un cuarto de punto del Producto Interno Bruto, la recaudación no petrolera. Este año las cifras sobre esos niveles también muestran una tendencia favorable de la recaudación; pero el faltante que tenemos que financiar es importante.

De manera que tenemos que plantearnos cómo hacer más eficiente, menos oneroso el gasto del Gobierno. Tenemos varias instituciones que tienen un exceso de gasto corriente; un exceso de empleados; un exceso en general, de todo lo que tiene qué ver con su gasto y su administración. Ahí tenemos grandes posibilidades de ahorro sobre las cuales tenemos que enfocar nuestros esfuerzos en el año inmediato y hacia el futuro.

Las cantidades que tendremos que obtener para tener un financiamiento sano, por ejemplo, de las pensiones que no sólo representan un problema que va a ser creciente en los próximos años, sino que ya en estos últimos dos años, en el primero y segundo año de la administración del presidente Fox, han requerido de cantidades importantes y crecientes para poder ir cumpliendo con los compromisos que se adquirieron.

Son pensiones que tienen qué ver con los asegurados hacia afuera de las instituciones y con los propios empleados de las instituciones de seguridad social. Ese es el reto que tenemos todos, los legisladores y los funcionarios públicos, no sólo los funcionarios de la Secretaría de Hacienda, sino también los responsables de la ejecución del gasto.

Muchas gracias, señor diputado.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor Secretario.

Para hacer uso de su derecho de réplica, el grupo parlamentario del PAN propone al diputado José Manuel Minjarez Jiménez.

El diputado José Manuel Minjarez Jiménez:

Muchas gracias, señora Presidenta.

Señor Secretario, gracias por su respuesta y después de haber escuchado el posicionamiento del diputado Jorge Chávez Presa, en voz de David Penchyna, quiero comentarles que a nosotros también nos preocupa el subejercicio del gasto, nada más que nosotros sí nos asesoramos bien.

Quiero citar al maestro José Manuel Suárez Mier, que en un artículo publicado el 27 de julio en el diario El Economista dice textualmente: "hoy es un día triste para mí, es la primera vez desde que establecí el premio de la irracionalidad económica, encarnado en el antieconomista, que nominó a un querido amigo que fue mi alumno e invité a trabajar conmigo, patrociné sus estudios de posgrado e impulsé su carrera profesional con denuedo". Se trata del diputado Jorge Chávez Presa, quien con su colega David Penchyna, acusan al Gobierno Federal de incumplir con la disciplina fiscal, aumentar el gasto corriente...

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Diputado Chávez Presa...

El diputado Jorge Alejandro Chávez Presa
(desde su curul):

Solicito la palabra para contestar alusiones personales.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Que concluya la réplica el diputado. Concluya usted su réplica, diputado.

El diputado José Manuel Minjarez Jiménez:

Presumen que hay un sobregiro en otros gastos de inversión, pues el Gobierno ha creado una bolsa con fines electorales.

Al diputado Penchyna no lo conozco, dice Suárez Mier, por lo que atribuyo su participación en este asunto a la ignorancia en temas económicos y presupuestales de la que hace gala frecuentemente.

Chávez Presa, por el contrario, sabe bien de estos asuntos porque trabajó en puestos hacendarios-presupuestales prominentes, por lo que imputo sus dislates a dos males que le afligen: protagonismo terminal avanzado y ambición descabezada.

Sigue Suárez Mier. Vayamos a los argumentos:

1. En la Cuenta Pública del año pasado se aprecia que hay una disminución de 26 mil millones de pesos en inversión física directa del Gobierno, porque se transfirieron a estados y municipios más de dos terceras partes de esa cantidad para que la inversión la realizaran directamente, mediante el PAFEF.

2. Ello también explica 13 mil 200 millones del supuesto sobregiro a otros rubros del capital denunciado por los diputados.

3. Los diputados denunciantes se hacen bolas cuando primero dicen que el ahorro del gasto corriente fue insignificante, para afirmar a continuación que el rubro que explica la expansión del gasto es de los servicios personales. Por fin, ¿hubo ahorro o relajamiento de la disciplina fiscal? La verdad es que este Gobierno redujo el gasto corriente 4% en términos reales, que es menos de lo que se hubiera deseado, pero que resulta positivo, pues implica economías importantes en la administración.

Termina la cita de Suárez Mier diciendo que lo que motiva su nominación a estos personajes al premio del antieconomista 2002 es atribuir el estancamiento de la economía el año pasado y el desempleo consecuente a un imaginario subejercicio en el gasto de inversión; aunque se hubiera dado el menor gasto indicado, los órdenes de magnitud implícitos son tan menores respecto a la magnitud de la economía, que su efecto sobre el crecimiento es insignificante.

Eso es todo, señora Presidenta. Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

El diputado Jorge Chávez Presa y el diputado David Penchyna han solicitado hacer uso de la palabra para contestar alusiones personales.

Quisiera que diera lectura, primero, al artículo 102 del Reglamento la Secretaría.

El Secretario diputado Adrián Rivera Pérez:

"Artículo 102. Los individuos de la Cámara, aun cuando no estén inscritos en la lista de los oradores, podrán pedir la palabra para rectificar hechos o contestar alusiones personales, cuando haya concluido el orador y sin que puedan hacer uso de la palabra más de cinco minutos."

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Quisiera comentar con la Asamblea que estamos ante una comparecencia que tiene un formato pactado por la Junta de Coordinación Política y que esta Presidencia se encuentra ante la disyuntiva de plantear el cumplimiento estricto de los términos del acuerdo y con ello evitar que un legislador ejerza el derecho planteado en el artículo 102.

Como es un tema de interpretación, esta Presidencia va a someter su juicio a la votación económica de la Asamblea.

Quisiera, diputado Barbosa, si usted puede auxiliarnos con la interpretación.

El diputado Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta
(desde su curul):

Sí, señora Presidenta. Escuchamos las alusiones personales de dos integrantes de esta Cámara. Tienen el derecho de usar la tribuna; sin embargo, ésta es una sesión en la que hay un formato pactado. Por tanto, el derecho de contestar las alusiones puede ser desahogado en la siguiente sesión o en una sesión ordinaria, previamente establecido. De lo contrario, estaríamos desvirtuando, desvirtuando el sentido de esta sesión porque no entendemos cuál es la posición de los partidos políticos que se enfrentan en la mañana y cenan en la noche.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

El diputado Barbosa ha hecho una expresión de lo que considera su aportación para dilucidar este problema de interpretación.

Diputado Armando Salinas.

El diputado Armando Salinas Torre (desde su curul):

Señora Presidenta: para abundar en el argumento del diputado Barbosa, el fundamento del artículo 102 citado y leído no solamente abre como posibilidad las alusiones personales, sino que para que cualquier integrante de esta Asamblea, con el mismo fundamento, pueda solicitarlo para rectificación de hechos. Por lo tanto, a juicio de noso-tros, se honra el acuerdo que se tiene para desahogar las comparecencias de los señores funcionarios.

Gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Diputado Penchyna.

El diputado David Penchyna Grub (desde su curul):

En primer lugar, señora Presidenta, nosotros no rompimos el formato y, en segundo lugar, se pueden pactar los formatos de comparecencia, pero lo que no se puede pactar es el derecho de los legisladores, el derecho de los legisladores contenido en el artículo 102 del Reglamento para el Gobierno Interior de esta Cámara.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Esta Presidencia va a proceder de la siguiente manera: en votación económica se preguntará el criterio de la Asamblea para el caso de que los legisladores utilicen su derecho para hablar para contestar alusiones personales, inmediatamente. Si el criterio de la Asamblea es distinto, esta Presidencia otorgará la palabra, hasta por cinco minutos para contestar alusiones personales a la conclusión de la comparecencia del Secretario para estar con apego al formato pactado.

Diputado Tomás Torres.

El diputado Tomás Torres Mercado (desde su curul):

Señora Presidenta, con independencia del derecho fundamental de defensa de los miembros de esta Cámara y de someternos al acuerdo pactado para el desarrollo de esta sesión, quiero sugerirle a usted tome la decisión pertinente y no sometamos a la consideración de la Asamblea la decisión en la prudente y legal conducción de la propia sesión.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Diputado Tomás Torres, le aprecio mucho su sugerencia; sin embargo, tenemos un problema evidente de interpretación, en donde hay legisladores que están reclamando un derecho que les establece la ley. Como esta Presidencia no quiere actuar de manera arbitraria, yo le ruego...

Diputado Moreno Bastida.

El diputado Ricardo Moreno Bastida (desde su curul):

Muchas gracias, señora Presidenta.

Conforme a las disposiciones de nuestro propio Reglamento y la Ley Orgánica, los procedimientos de interpretación de las normas jurídicas que rigen la vida interna del Congreso corresponden a la Comisión de Reglamentos y Prácticas Parlamentarias. Por lo tanto, yo le solicitaría que sometiera este asunto a la propia comisión, que lo desahogaría en la misma sesión para que pudiera seguir con el trámite.

Gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, diputado.

Diputado Gómez Villanueva.

El diputado Augusto Gómez Villanueva
(desde su curul):

Sí, señora Presidenta. Independientemente de que es una práctica el que se reúnan los coordinadores para que, a través de la Junta de Coordinación Política, pacten el acuerdo de práctica parlamentaria para las comparecencias de los secretarios... Sin embargo, efectivamente, hay una aparente contradicción entre la restricción al derecho de los legisladores para que puedan en este caso solicitar la palabra para alusiones personales. Pero también la propia ley la faculta a usted para que, en su carácter de Presidenta, con la Mesa Directiva tome la determinación que crea usted procedente, sin necesidad de someterlo a consideración de la Asamblea.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Quisiera precisar el planteamiento que ha hecho esta Presidencia. Esta Presidencia, en votación económica, va a someter a esta Asamblea, si estima la Asamblea que los diputados ejerzan su derecho en función de alusiones perso- nales en este momento o si la Asamblea estima que los diputados ejerzan su derecho de alusiones personales al final de la comparecencia.

En ese sentido, le ruego a la Secretaría, en votación económica... El sentido de la votación será el siguiente:

Los diputados que estén a favor para que el diputado Jorge Chávez Presa y el diputado David Penchyna Grub ejerzan su derecho de alusiones personales en este momento, sírvanse manifestarlo por la afirmativa levantando la mano.

Los diputados que estén en contra de que los diputados Penchyna Grub y Chávez Presa ejerzan en este momento y plantean que lo hagan al final de la comparecencia, sírvanse manifestarlo levantando la mano.

Mayoría porque se ejerza al final de la comparecencia.

Consulto al grupo parlamentario del PRI si el diputado Enrique de la Madrid Cordero, inscrito previamente, es el que continúa inscrito para este turno o hay cambio de turno.

Se concede el uso de la palabra al diputado Enrique de la Madrid Cordero, para formular su pregunta, hasta por tres minutos.

El diputado Enrique Octavio de la Madrid Cordero:

Señora Presidenta; señor secretario Francisco Gil Díaz:

Cuando mi partido me distinguió con la oportunidad de participar en esta comparecencia, tenía contemplado hablar de la importancia de las finanzas públicas, de la promoción del crecimiento, de la modernización del SAT y de la reforma administrativa. Las finanzas públicas son un tema muy serio. No obstante la importancia de nuestras finanzas públicas, los mexicanos enfrentamos hoy un problema mucho mayor, y que es la incapacidad de llegar a acuerdos básicos suficientes para promover el desarrollo del país. Esta incapacidad pudiera tener un efecto devastador en nuestra economía y echar por la borda lo mucho que hemos avanzado en esta materia en las últimas décadas. Nuestro principal reto como país es generar los empleos dignos y bien remunerados que requiere la población, así como acabar con la lacerante pobreza que nos invade.

A través de qué instrumentos se pueden alcanzar estos objetivos debe ser la esencia del trabajo. Lograr consensos alrededor de políticas públicas es un tema difícil por cuestiones técnicas y políticas, pero para ello se requiere de un ambiente político propicio que incentive el diálogo sereno, respetuoso e inteligente.

El PRI ha realizado y continuará realizando su mejor esfuerzo para seguir contribuyendo a la solución de los grandes problemas nacionales. Sin embargo, esta actitud no ha sido correspondida por el Gobierno de la República y, como queda constancia, tampoco por alguno de los compañeros del Partido Acción Nacional. Todo lo contrario, existe una enorme ambigüedad en su relación con el Congreso y, particularmente, con el PRI.

Una buena parte del equipo del presidente Fox pareciera recomendarle que es indispensable para el éxito de su Gobierno, que no del país, la desaparición de nuestro partido y la aplicación de la ley de la revancha. Por otra parte, otros mucho menos influyentes y hasta el momento muy poco exitosos parecieran quererle hacer ver la necesidad de llegar a acuerdos políticos.

En el PRI queremos ayudarle al Presidente; porque de esa manera le ayudamos a México. Pero no queremos asistir a la instalación de una Presidencia testimonial, cuyo único objetivo sea dar testimonio de las buenas intenciones del Presidente, pero de los muy pocos resultados.

Tampoco creemos que debiera limitarse a festejar su llegada al poder. La experiencia internacional demuestra que se requieren mínimos de bienestar para consolidar una democracia.

Señor Secretario, ¿usted avizora que el Gobierno para el que usted trabaja será capaz de anteponer la política de la revancha al bienestar de la mayoría de los mexicanos? ¿Podemos conservar la esperanza de que existirá el ambiente para propiciar y enfocarnos en los problemas que realmente le importan a la ciudadanía: la inseguridad, el desempleo y la falta de oportunidades?

Por sus respuestas, le agradezco, señor Secretario.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor diputado.

Para hacer uso de su derecho de respuesta, tiene la palabra el secretario Gil Díaz, hasta por cinco minutos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Gracias, señora Presidenta; gracias diputado Enrique de la Madrid:

Toda vez que se quedó sin quorum esta Cámara ayer, el diputado De la Madrid me está planteando una pregunta que me imagino le iba a hacer al secretario Creel ayer.

En mi discurso y en participaciones de muchos de los secretarios y por supuesto del propio Presidente, que si algo hizo en su informe reciente fue ser conciliador y plantear la necesidad de llegar a acuerdos, ha habido por parte de este Gobierno una actitud que, lejos de ser persecutoria, que lo único que ha buscado es la aplicación de la ley, ha tratado de encontrar mediante muchísimas reuniones y sobre todo mediante la argumentación mayorías e idealmente consensos. Y creo que lo que ustedes han venido haciendo, me refiero a todo el Congreso, a todos partidos, a lo largo de los últimos meses, de diciembre de 2000 a la fecha, ha sido tener una actitud constructiva, una actitud que nos ha permitido sacar un porcentaje muy elevado de iniciativas importantes que ha planteado el Ejecutivo y también iniciativas que ha planteado el Congreso.

Muchas gracias, diputado De la Madrid, por su pregunta. Muchas gracias, señora Presidenta.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor Secretario.

Tiene la palabra el diputado Enrique de la Madrid para hacer uso de su derecho de réplica.

El diputado Enrique Octavio de la Madrid Cordero:

Gracias, señora Presidenta:

Señor Secretario, vaya que está usted en una posición difícil porque, por un lado, trabaja usted para un Gobierno que tiene la convicción de que hay que acabar con un partido y le importan poco los intereses del país y, por otro lado, tiene usted enfrente a un partido que lo que quiso fue boicotear la comparecencia del Secretario de Hacienda, porque sabe que es de las pocas personas razonables con las que se puede tratar. ¡Vaya que está usted en una posición difícil!

Lo que tenemos que entender, creo que lo que tenemos que entender es que el problema fundamental de este país es ponernos de acuerdo para lograr los consensos mínimos básicos para lograr crecimiento económico, generación de empleo y bienestar para la población; eso es para lo que estamos aquí, para eso es para lo que tendríamos que trabajar el Ejecutivo, el Legislativo y la sociedad en su conjunto.

No creo que este tipo de debates, no creo que este tipo de agresiones nos lleve muy lejos. Tenemos que generar un ambiente propicio para utilizar la inteligencia y la imaginación en la solución de los problemas serios.

La sociedad está harta de la falta de consensos. La sociedad está harta del problema de la incapacidad de llegar a acuerdos. No creo, con todo el respeto para mi compañero Minjarez, que sea este tipo de actitudes, y lo digo respetuosamente, no hay, creo, necesidad de este tipo de actitudes, sino que tenemos que construir de manera inteligente la capacidad de llegar a acuerdos. Esa es la propuesta del PRI, ésa es la manera de trabajar de nosotros.

Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor diputado.

Diputados, les ruego guarden el respeto a este recinto y, adicionalmente, cuidemos que las formas de relación entre colegas legisladores no desborden las pasiones ni lleguen a ofensas.

El segundo turno registrado para participar, conforme al formato establecido para presentar preguntas con derecho de réplica: los diputados Félix Castellanos Hernández, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo; José Antonio Arévalo González, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México; Tomás Torres Mercado, del grupo parlamentario del PRD; César Alejandro Monraz Sustaita, del grupo parlamentario de Acción Nacional y Florentino Castro López, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

Tiene la palabra el diputado Félix Castellanos Hernández del grupo parlamentario del PT, hasta por tres minutos.

El diputado Félix Castellanos Hernández:

Con el permiso de la Presidencia; compañeras y compañeros legisladores; señor Secretario:

Mucho se ha hablado durante la presente administración de la aplicación estricta de la ley, sin embargo, en los hechos parece que esta aplicación del derecho no siempre se traduce en lo justo.

Existe un asunto en particular que muestra en la práctica la ineficiente actuación del Poder Ejecutivo Federal frente a las demandas de justicia.

Me refiero, señor Secretario, al oficio de fecha 20 de mayo del presente en donde la Secretaría que usted preside solicitó a esta Cámara de Diputados, decía el oficio, "tenga a bien determinar qué programas y metas puedan afectarse o bien se defina la forma y mecánica que deberá seguirse para cumplimentar la ejecutoria relativa al juicio promovido por la sucesión de Gabriel Ramos Millán".

Señor Secretario, si bien la solicitud de ampliación líquida al presupuesto la solicitó la Secretaría de la Reforma Agraria, ¿por qué la Secretaría de Hacienda, a través del subsecretario de Egresos, solicita a este Congreso tomar medidas para el cumplimiento de esa resolución, si usted sabe que no compete legalmente a esta Cámara definir la forma y mecánica para cumplimentar dicha ejecutoria?

De igual manera, le preguntamos, señor Secretario, ¿qué medidas se han de tomar a futuro para que, en un marco de respeto al Estado de Derecho, la Secretaría de la Reforma Agraria cuente con los recursos económicos suficientes para cubrir las obligaciones jurídicas ineludibles que aún tiene pendientes, tomando en cuenta que la Secretaría de Reforma Agraria ha solicitado un monto de 2 mil 500 millones de pesos, a los cuales había que sumar 2 mil 214 millones de pesos que ustedes pretenden pagarle al señor Ramos Millán?

Señor Secretario, ¿se piensa abogar por el pago a los ricos y a los poderosos y, en los hechos, negar recursos para la aplicación del derecho a los miles de campesinos pobres, que por orden de prelación le corresponde?

Por su respuesta, señor Secretario, muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Tiene la palabra el secretario de Hacienda y Crédito Publico, Francisco Gil Díaz, hasta por cinco minutos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Publico, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias, señora Presidenta, con su permiso; gracias señor diputado Castellanos Hernández.

Este asunto de pago de un terreno en Santa Ursula, que es el resultado de una sentencia de la Suprema Corte, rebasó las cantidades que estaban previstas en el presupuesto para la Secretaría de Reforma Agraria, no sólo se excede en el 10% del presupuesto de la secretaría; excede el presupuesto de la Secretaría, y el Presupuesto de Egresos de la Federación, aprobado por esta Cámara, dispone que cuando un gasto exceda en más del 10% el presupuesto autorizado, que deberá el Gobierno Federal pedirle autorización al Congreso para poder llevar a cabo un pago de esa naturaleza.

Es en ejercicio de las atribuciones que tanto la Secretaría de Reforma Agraria como de la Secretaría de Hacienda que se le solicita al Congreso una respuesta sobre esta materia, y la respuesta más general es que el Gobierno debe disponer de los recursos necesarios, trátese de ciudadanos ricos o de ciudadanos pobres, para cumplir con las ejecutorias de la Suprema Corte. Esa es una obligación que tiene el Gobierno porque tiene que acatar el imperio de la ley y esas sentencias son inapelables.

Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias.

Para hacer uso de su derecho de réplica, el diputado Félix Castellanos Hernández.

El diputado Félix Castellanos Hernández:

Muchas gracias, señora Presidenta; señor Secretario:

Hace un año exactamente, en su anterior comparecencia, le decíamos que era importante que ustedes proyectaran y presupuestaran para este ejercicio una cantidad importante para cumplimiento de las resoluciones de la Suprema Corte de Justicia y usted nos dijo en aquel entonces que ustedes iban a dar cumplimiento en la medida en que la Suprema Corte estuviera entregando esas resoluciones.

Sin embargo, ustedes, que se jactan de ser excelentes técnicos o tecnócratas, pues esto debe planearse justo por ello, señor Secretario, no estamos aquí cuestionando si solamente hay que cumplir la ley a los ricos o a los pobres; queda claro que es a los ricos preferentemente y queda claro que hay miles de campesinos que también tienen resoluciones a las cuales no hemos visto que ustedes con toda oportunidad vengan a presentar oficios y vengan a cabil-dear para que se autoricen recursos.

Por ello, señor Secretario, hoy con toda oportunidad lo invitamos a que corresponsablemente trabajemos en la elaboración del Presupuesto de Egresos para que no, como en el año pasado o como en este año, a mitad del ejercicio estén ustedes enviando comunicados a los cuales no podamos responder. Nos parece, entonces, que la justicia y el presupuesto debe ser para todos y justo para todos y no para unos cuantos.

Muchas gracias.

Presidencia del diputado Eric Eber Villanueva Mukul:

El Presidente diputado Eric Eber Villanueva Mukul:

Gracias, señor diputado.

Para plantear preguntas en este segundo turno, tiene el uso de la palabra el diputado José Antonio Arévalo González del Partido Verde Ecologista de México, hasta por tres minutos.

El diputado José Antonio Arévalo González:

Con su permiso, señor Presidente:

Señor Secretario, es conocido que existen empresas que importan materias primas y reportan desembolsos mucho mayores a los reales. Estas ganancias por sobrefacturación dañan severamente la economía nacional porque disminuyen los ingresos públicos.

Actualmente, hay empresas establecidas en México que reportan cifras incorrectas al SAT, ya que sobrefacturan el monto de sus importaciones de materias primas.

Por esta práctica comercial de evasión y de elusión fiscal, dichas empresas obtienen dos beneficios: en primer lugar, reportan menos utilidades y en consecuencia, pagan menos impuestos o simplemente no los pagan; y, en segundo lugar, sacan del país el dinero de las ganancias correspondiente al sobreprecio, evadiendo así al fisco.

Cabe aclarar que lo que señalo es ajeno a los convenios para evitar la doble tributación que ha suscrito México en apoyo a los inversionistas nacionales y extranjeros. Según datos extraoficiales, esta evasión asciende a miles de millones de dólares que se van de nuestro país sin pagar el impuesto sobre la renta.

Considerando que las personas físicas y morales están cumpliendo cabalmente con las nuevas presiones a las que se han visto sometidas por su Secretaría, queremos saber:

Primero: ¿cuál es el proceder de Hacienda para disminuir este fraude tan flagrante hecho por empresas nacionales y extranjeras?

Segundo: ¿ha calculado Hacienda la cantidad de dinero que sale de nuestro país ilícitamente, sin pagar el impuesto correspondiente? y

Tercero: ¿qué medidas adicionales tomará la Secretaría de Hacienda para frenar esta falta de tributación en la que incurren muchos importadores?

Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Eric Eber Villanueva Mukul:

Gracias, señor diputado.

Para dar respuesta, tiene el uso de la palabra el secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, hasta por cinco minutos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Publico, Francisco Gil Díaz:

Con su permiso, señor Presidente.

Gracias por su pregunta, diputado Arévalo González.

Este problema que usted menciona es todavía más agudo conforme han ido reduciéndose los aranceles o desapareciendo como resultado de los tratados para convenir acuerdos de comercio exterior. Cuando el arancel compensa o más que compensa una sobrefacturación en su impacto fiscal, la empresa no tiene el incentivo para sobrefacturar. Este es un problema que se da en México. Efectivamente, se da en todas partes del mundo, las empresas buscan a través de estas operaciones disminuir su carga fiscal.

Una de las razones para haber propuesto el impuesto al activo fue justamente combatir esta forma y otra, no es la única porque también hay precios de transferencia internos, la carga fiscal de las empresas.

Recuerdo que en alguna ocasión acudió un embajador de un país que tiene empresas en México para quejarse del impuesto al activo y, cuando se le preguntó cuántas había, contestó "50 empresas"; y luego se le preguntó cuántas de éstas tienen impuesto sobre la renta en exceso del impuesto al activo, más bien al contrario, cuántas tienen impuesto al activo en exceso del impuesto sobre la renta, de otra manera no gravitaría sobre ellas el impuesto al activo, y el embajador contestó: "únicamente dos tienen impuesto al activo en exceso del impuesto sobre la renta". Pero luego dijo el embajador: "sin embargo, las otras 48, apenitas, apenitas".

Bueno, pues confesó el embajador que estaban administrando su utilidad para por lo menos compensar el impuesto al activo y que de hecho estaban generando utilidad sin impuesto sobre la renta, justamente gracias a la existencia del impuesto al activo. Bueno, pues ésa es una de las medidas.

Otras medidas tienen que ver con las disposiciones del propio impuesto sobre la renta, pero es muy difícil poder precisar cuando un precio es el precio de mercado. La variabilidad en calidades, en precios, en el tiempo, las posibilidades que hay de dar descuentos dependiendo de los tamaños de las operaciones, las condiciones de entrega... Hay una cantidad innumerable de combinaciones que hacen incomparables los precios de distintas transacciones, incluso en bienes aparentemente homogéneos, como los bienes agrícolas.

Tenemos también mucha evasión en los valores que se reportan en la exportación, nada más que ahí es al revés, ahí hay subfacturación. Estamos tratando, a través de intercambio de información con las autoridades aduaneras, porque no siempre hay coincidencia entre los valores que nos reportan y los que les reportan a las autoridades aduaneras extranjeras en los datos de las documentaciones correspondientes, corregir o combatir este problema, aunque es un combate parcial. Y continuamente estamos analizando los precios de transferencia; pero, repito, ni nosotros ni muchos otros países hemos podido tener éxito en llevar a cabo un combate eficaz a esta forma de elusión tributaria.

¿Cuánto dinero sale por esta vía? ¿Cuántos impuestos se dejan de pagar? Es algo que desconocemos, pero yo no cuestionaría su presunción de que se trata de cantidades importantes.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Eric Eber Villanueva Mukul:

Gracias, señor Secretario.

Para hacer uso de su derecho de réplica, hasta por tres minutos, tiene el uso de la palabra el diputado José Antonio Arévalo González, del Partido Verde Ecologista de México.

El diputado José Antonio Arévalo González:

Señor Secretario, por sus respuestas, muchas gracias; pero nosotros encontramos que muchas de estas materias primas están exentas de impuestos de importación y también la sobrefacturación de la que nosotros hablamos no es de pocos pesos, a veces asciende al 2000% del precio de la materia prima. Y aquí es donde nosotros creemos que la Secretaría sí tiene la capacidad de poder evaluar qué productos se están sobrefacturando y qué productos no se están sobrefacturando.

Hay productos que exporta una misma empresa de un país de Europa, en la que a una empresa, una empresa los puede importar esta materia prima, por decir algo, en 100 pesos y otra empresa los puede estar importando en 1 mil pesos.

Entonces, nosotros sí encontramos muchas incongruencias en estas importaciones y quisiéramos que la Secretaría tomara cartas en el asunto, porque sí se evaden miles de millones de dólares, que son necesarios para nuestro país.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Eric Eber Villanueva Mukul:

Gracias, señor diputado.

Para plantear preguntas en este segundo turno tiene el uso de la palabra, hasta por tres minutos, el diputado Tomás Torres Mercado, del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Tomás Torres Mercado:

Con su permiso, señor Presidente; compañeras diputadas; compañeros diputados:

No sé si haya diferencia entre el secretario Creel y el secretario Gil, porque algunos que se fueron ya volvieron, los que se salieron ya regresaron.

Señor Secretario: a la mitad del camino, el crecimiento económico es cero en el presente año, frente a un crecimiento de 1.7 estimado al cierre del año.

Es cierto, con la contención de las variables económicas, de las variables macroeconómicas de manera riesgosa, con una política económica dogmática que prestigia, que privilegia la atención de la hacedora de la política económica nacional, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, por sobre otras, con un programa de financiamiento para el desarrollo que omite abordar el asunto agropecuario y el tema de la política social...

Decimos que "una política dogmática" porque, al tiempo que el señor Secretario de Hacienda ocurre ante la Cámara a solicitar la autorización para el pago de un cumplimiento, de una sentencia de amparo, no viene a consultar a la Cámara para recortes y subejercicios por más de 10 mil millones de pesos.

Deseo, y dará la respuesta que estime pertinente, la que se le antoje, señor Secretario: algo que se esgrime en su responsabilidad técnica específica, ¿cuál es la propuesta para que los productores agropecuarios, para que los productores agropecuarios y los consumidores de energía eléctrica igualen sus condiciones con los precios y tarifas de nuestro principal socio comercial?

El diesel, señor Secretario, tiene un valor de 1 peso 40 centavos el litro en la Unión Americana; en México, de 4 pesos con 70 centavos.

Por otra parte, nos llama la atención de que reconoce la recaudación incrementada de más del 9% del presente año frente al ejercicio del año anterior. ¿Dónde están los recursos si hay subejercicio? ¿Hay acaso una estrategia electoral que se asocia con la contención del gasto para el próximo año? Insisto: hasta por el formato, lo que se le ocurra, señor Secretario.

El Presidente diputado Eric Eber Villanueva Mukul:

Gracias, diputado Tomás Torres Mercado.

Para dar respuesta, tiene el uso de la palabra el señor Secretario de Hacienda y Crédito Público hasta por cinco minutos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias, señor Presiente; gracias, diputado Torres Mercado, por sus preguntas.

Las cifras de crecimiento económico no son de cero. Como sabemos, la economía empezó a caer en noviembre del año 2000, en sincronía con el aflojamiento de los mercados internacionales, principalmente el de nuestro vecino, Estados Unidos, y se ha empezado a recuperar.

Seguimos pensando que vamos a alcanzar crecimiento de un 1.7% este año, que quiere decir recuperar todo lo que se cayó y todavía crecer un poco más. No es cualquier cosa, aunque la cifra parezca baja.

No se han venido conteniendo las variables económicas, diputado Flores Mercado. El gasto público ha venido creciendo a un ritmo mucho muy fuerte, bastante, en exceso, en términos reales, del crecimiento de la economía.

No es dogmatismo ni en México ni en ningún lugar del mundo ni en ningún momento de la historia, evitar un endeudamiento excesivo. Y hemos visto lo que sucede en otras partes del mundo: cuando se rompe algo que no es más que el reconocimiento de principios, yo diría ni siquiera económicos, sino aritméticos muy sencillos, no se debe gastar lo que no se tiene.

Consultamos sobre el pago de indemnización, porque así lo dispone el Presupuesto de Egresos de la Federación y llevamos a cabo un ajuste en el gasto mucho menor al que se ha hecho en otras épocas y mucho menor a la disminución de los ingresos, porque así lo permite también el Presupuesto de Egresos de la Federación, aprobado por ustedes, afortunadamente.

Y, gracias a que ustedes lo permiten, pudimos llevar a cabo una disminución del gasto que, por sus consecuencias sobre la confianza, permitió que las tasas de intereses siguieran bajando y, por lo tanto, no requirió de un gasto disminuido adicional. En su momento, voy a mencionar las cifras, que son muy cuantiosas, tanto de menores ingresos como de ahorro en intereses y, por lo tanto, un ajuste en el gasto comparativamente pequeño, dada la caída en los ingresos.

Pero ese ajuste en el gasto no dio como resultado que el gasto en términos reales se cayera, como lo mencioné antes. El gasto en términos reales viene creciendo a ritmos relativamente elevados, comparado con el crecimiento de la economía.

Es muy pertinente el planteamiento que usted hace de los precios de electricidad para el campo. Estamos viendo con el secretario Usabiaga una propuesta del propio secretario Usabiaga para darle un alivio adicional al que ya tienen los productores agrícolas y dárselo a conocer a ustedes durante las próximas semanas.

Y en materia de diesel, también tiene usted mucha razón en que se están cobrando precios considerablemente por encima de los precios que pagan productores que compiten con los agricultores mexicanos.

Estamos estudiando el tema, porque precios diferenciales en el diesel se han prestado para contrabando y robo, distribución irregular pero, a través de un trazador de combustible que ha desarrollado una empresa y que vamos a empezar a aplicar, creemos que podemos encontrar una forma clara de diferenciar qué combustible se puede destinar a ciertas finalidades, como la pesca y la agricultura, a precios más reducidos y, al mismo tiempo, tener control. Para el uso de ese trazador y para el control eficaz de la utilización de mercancía con menor precio, vamos a pedirles a ustedes la aprobación de ciertas reformas legales que permitan perseguir con mayor eficacia las ilegalidades que se cometen en la distribución irregular.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Eric Eber Villanueva Mukul:

Gracias, señor Secretario.

Para plantear preguntas... Ah... ¡Perdón, perdón, señor diputado! Para hacer uso de su derecho de réplica, tiene el uso de la palabra hasta por tres minutos el diputado Tomás Torres Mercado.

El diputado Tomás Torres Mercado:

Le acepto, señor Presidente, por supuesto, la disculpa y le pido permiso para el ejercicio de la réplica.

Qué bueno, señor Secretario, que las diputadas y diputados y seguramente quienes ese menos del 1% que tengo oportunidad de escuchar y ver nos registren que ya hay una propuesta con relación a combustóleos y a energéticos para el destino y para el uso agropecuario. Es necesario que esta referencia de su parte la encontremos de modo concreto en los días próximos.

Por otra parte, es preocupante, señor Secretario, de que repitamos permanentemente el argumento de que somos remolcados necesariamente por la economía de Estados Unidos, seguramente con razón, pero sin razón cuando no tenemos una propuesta para el desarrollo de la planta industrial y del sector agropecuario, que necesariamente son pilares fundamentales de la economía y de reactivación del mercado interno.

Registramos, señor Secretario, que ha hecho eco a una dogmática, digo yo, "luispaciana" de mi amigo, de mi amigo Luis Pazos, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, de que los gobernadores de los estados, de que las universidades públicas, sólo vienen a extender la mano a ver qué se les da.

Si el Ejecutivo Federal requiere mayoría para llevar una política federalista en este país, ¿cuál es su propuesta? ¿Cómo redistribuimos potestades y fondo general a los estados y municipios? ¿Cuál es su propuesta, señor Secretario? Sí es necesario rectificar, sí es necesario rectificar.

Ayúdenle al señor Presidente de la República y díganle a la sociedad mexicana de que hay pasivos laborales y de otro tipo de obligaciones que difícilmente dejan avanzar el de-sarrollo de este país, pero no culpen al Congreso; pero también digan cuál es la alternativa. ¿De qué manera podemos lograr una recomposición en ese trato, sobre todo federalista?

Finalmente, ocupe al Servicio de Administración Tributaria, al talentoso presidente del servicio, que también es subsecretario de Ingresos, de ir en una reforma administrativa de fondo, que finalmente es responsabilidad de la Secretaría y no de los diputados.

Por tu paciencia, diputado, y por tu tolerancia, muchas gracias.

Presidencia de la diputada Beatriz Elena Paredes Rangel

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor diputado.

Para plantear preguntas, tiene el uso de la palabra hasta por tres minutos el diputado César Alejandro Monraz Sustaita, del Partido Acción Nacional.

El diputado César Alejandro Monraz Sustaita:

Con su permiso, señora Presidenta; señor Secretario; honorable Asamblea:

El control inflacionario es sin duda alguna uno de los principales logros que un gobierno puede entregar a su sociedad. Se trata de una de esas tareas que si bien pueden no ser resonantes, como la apertura de un nuevo hospital, la inauguración de una carretera o el encarcelamiento de un buscado criminal, tiene en su sentido práctico implicaciones de gran envergadura para el ciudadano común.

Mantener una inflación baja, estable y controlada permite no sólo contar con un bajo nivel de precios, sino también, por ejemplo, el que se recupere el poder adquisitivo de los ciudadanos, el que no se mermen los salarios de los trabajadores y el que se mantenga la capacidad productiva de la economía.

En lo que va de la presente administración, esa idea pareciera haber sido entendida. Durante el 2001, la inflación se ubicó en 4.4%, claramente por debajo de la meta del 6.5 y de los niveles observados en las dos últimas décadas, en donde este indicador no sólo llegó a ser de dos dígitos, sino también a ser mayor del 100%.

Si bien en estos dos últimos años se ha experimentado un gran avance en lo que a control inflacionario se refiere, el cual ha permitido entre otros el que durante los 21 meses del actual Gobierno los salarios mínimos hayan observado el mejor comportamiento de los últimos siete sexenios...

En días recientes, el Banco de México ha difundido datos que ponen en duda el que la meta inflacionaria planteada a inicio del año vaya a ser alcanzada. Más aún, es de esperarse que en próximas fechas se realice una revisión y posiblemente un alza en los precios y tarifas de múltiples bienes y servicios que proporciona el Estado, los cuales tienen un peso significativo en el Indice Nacional de Precios al Consumidor.

Sin embargo, éste no es el único tema relevante. Por el contrario, pareciera pertinente el replantearnos los objetivos de la política de precios y tarifas, de bienes y servicios proporcionados por el Estado.

El cuestionarnos si en la práctica esta política se ha convertido en un instrumento meramente recaudatorio y propio de nuestra política fiscal y si existe una coordinación entre sus objetivos y las metas inflacionarias que en su momento se establezcan.

Señor Secretario: ante lo relevante del tema y lo prioritario de un manejo compatible de la política fiscal y monetaria, le pregunto: ¿qué se está haciendo para coadyuvar el logro de la meta inflacionaria propuesto a inicio de este año sobre el mismo tema y, dado que el control inflacionario es una de las funciones encomendadas al banco central, está la Secretaría de Hacienda y Crédito Público trabajando de manera coordinada con el Banco de México para mantener la inflación en los niveles propuestos a inicio de este año?

Podría entonces asegurarse que la política fiscal y mone- taria se encaminan en el mismo sentido, de modo tal que esté garantizado el que los objetivos que ambas persiguen se alcance.

Por sus respuestas, muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el señor secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, para dar su respuesta.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su permiso, señora Presidenta; gracias, diputado César Alejandro Monraz, por su pregunta:

Ha tocado un tema que es de los centrales en la política de estabilización de los precios porque, efectivamente, los precios y tarifas del sector público han venido subiendo más rápidamente que el índice promedio. Y, en esa medida, no han contribuido al logro de la meta del banco central. De hecho, el esfuerzo del banco central ha tenido que ser todavía mayor durante los últimos años, no únicamente durante estos dos, para lograr sus metas, justamente por esta circunstancia.

La pregunta que nos teníamos que plantear es, por un lado, en el caso de la electricidad, si la salud financiera, los requerimientos de inversión y el nivel de las tarifas que tiene qué ver con estos dos temas de la Comisión Federal de Electricidad son aspectos que se deben seguir manejando como un tema de eficiencia, de política financiera, de suficiencia de inversión para la Comisión Federal de Electricidad o si los subsidios, que todavía son muy grandes porque no recupera sus costos, deben congelarse o aumentar en el tiempo.

Yo creo que lo que tenemos que hacer, como lo hemos venido haciendo durante los últimos años, es, con mucho cuidado, aunque hay una contradicción en políticas, seguir corrigiendo estos desniveles en las tarifas y, por lo tanto, compactando subsidio y permitiendo una mejor recuperación de los ingresos de la Comisión Federal de Electricidad y de la Compañía de Luz. En ese sentido, no es un esfuerzo recaudatorio sino, yo diría, más bien un esfuerzo resarcitorio.

Pero en el caso de la gasolina sí tenemos un precio que ha superado los precios de nuestros vecinos, al sur y al norte, y que en parte obedece a un esfuerzo recaudatorio.

Sin embargo, nos estamos comparando con algunos de los precios más bajos del mundo. No hay que olvidar que, en muchas economías sudamericanas, asiáticas y europeas, los precios de la gasolina y el diesel son de dos a tres veces superiores a los que rigen en México.

En ese sentido, aunque sí es un objetivo recaudatorio el que se persigue, no sentimos que se haya abusado del precio de la gasolina y del diesel, aunque sí tenemos que cuidar, como se ha mencionado, que algunos de nuestros usuarios que tienen competencia, porque se trata de los usuarios industriales o de los usuarios agrícolas, no enfrenten una competencia de sus competidores directos.

Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor Secretario.

Para formular el derecho de réplica, a nombre del grupo parlamentario de Acción Nacional, está inscrito el diputado Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

El diputado Francisco Javier García Cabeza de Vaca:

Con el permiso de la Presidencia; honorable Asamblea; señor Secretario:

Hemos puesto atención a sus palabras y debe estar seguro de que reconocemos los esfuerzos llevados a cabo por la Secretaría que usted encabeza.

De igual forma, hemos advertido que la política fiscal se ha constituido en un instrumento que busca no sólo preservar la estabilidad y el crecimiento económico del país, en un entorno internacional adverso, sino también en contribuir a los esfuerzos realizados por el Banco de México a fin de lograr las metas de inflación propuestas por este instituto.

En Acción Nacional estamos conscientes de que la adecuada coordinación de las políticas fiscal y monetaria favorece el abatimiento de la inflación y disminuye para la población los costos derivados de los procesos de estabilización económica. Sin embargo, para que las políticas fiscal y monetaria logren sus objetivos cabalmente, es necesario contar con finanzas públicas sanas, de modo tal que el Estado cuente con una estructura de ingresos estable que permita financiar el gasto público sin la necesidad de tener que acudir a los mercados financieros a contraer deuda y absorber recursos que, de otra manera, serían utilizados por el sector privado para la inversión en proyectos productivos.

Señor Secretario, lo exhortamos a que se trabaje de manera conjunta y coordinada con las autoridades del Banco de México, a que establezca mecanismos institucionales de cooperación y comunicación.

Una aplicación coordinada de la política económica acelerará el proceso de la recuperación económica, además de facilitar el cumplimiento de las metas que esta administración se ha fijado.

Construyamos juntos el entramado institucional que hace falta en nuestro país, tejiendo mecanismos y lazos que permitan una adecuada actuación y coordinación de la política económica en nuestro país.

Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, diputado.

Para plantear pregunta a nombre del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, tiene el uso de la palabra el diputado Florentino Castro López, hasta por tres minutos.

El diputado Florentino Castro López:

Con su permiso, señora Presidenta; señor Secretario:

Yo voy a hacerle una pregunta y una recomendación. ¿Cuándo va el Gobierno de la República a enviar la propuesta de Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos? ¿Lo va a hacer hasta el final, como lo prevé la ley o va a aprovechar la oportunidad de enviarlo con más oportunidad?

Los priístas recomendamos que lo enviara ya para darnos tiempo de construir acuerdos con usted y con el resto de las fuerzas, para que no nos pase lo del año pasado, para que no nos agarren las apuraciones y evitemos improvisaciones.

Lo que hicimos el año pasado fue un frustrado intento de reforma hacendaria. No dejó contento a nadie, ni a nosotros ni mucho menos al resto de los mexicanos. Fue producto del desacuerdo o de los acuerdos parciales.

El IVA se nos atravesó. Desde el principio unos lo rechazamos y otros lo retiraron tarde. El Gobierno nunca lo retiró. Tenemos dudas si ya lo ha hecho.

Nosotros los priístas 10 meses antes dijimos "No al IVA". Dijimos que no lo aprobaríamos a tiempo y estuvimos en todas las mesas, en todos los lugares, dispuestos a construir otro tipo de acuerdos.

El partido del Gobierno retiró su propuesta media hora, a media mañana del 30 de diciembre y en unas horas, más que una reforma construimos una canasta para que el Gobierno, para que el país tuviera recursos con qué enfrentar gasto e inversión.

Los diputados priístas estamos hoy listos para discutir su propuesta, para construir un acuerdo que nos lleve a fortalecer las finanzas públicas nacionales.

Este, como el año pasado, queremos decirle a usted, señor Secretario, en qué va a contar con nosotros y qué no. Se lo vamos a decir a tiempo para que no nos pase lo del año pasado, para que no insista en lo que no es no, en lo que sí es sí.

Si usted nos hace una propuesta para fortalecer las finanzas públicas del país, contará con nosotros; si nos hace una propuesta para fortalecer la gestión interna de las grandes empresas nacionales como Pemex y Comisión Federal de Electricidad, contará con nosotros; pero no para convertirlas, como parece la tendencia, en entes autónomos, desvinculadas del propósito nacional y sin la supervisión del Estado, que por cierto le toca a usted. Contará con nuestro apoyo para hacer este presupuesto austero que usted ha anunciado. Nosotros queremos un presupuesto austero sobre todo si el propósito es reducir gasto corriente; reducir el gasto de las múltiples oficinas creadas alrededor del Presidente de la República; reducir los excesos en gastos de comunicación social, los viajes, reducir los flujos, señor Secretario, contará con nosotros si decide desaparecer...

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Diputado, ha concluido su tiempo, para que pueda usted cerrar su intervención.

EL diputado Florentino Castro López:

Contará con nosotros si decide desaparecer instancias de gobierno que resultan claras e ineficaces como la Contraloría. Lo decimos hoy a tiempo, Secretario; no queremos perder el tiempo en rounds de sombra; estamos listos para construir con usted y con ustedes un acuerdo en esta materia.

Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Tiene la palabra el secretario Francisco Gil Díaz, para hacer su respuesta.

El Secretario de Hacienda y Crédito Publico, Francisco Gil Díaz:

Con su permiso, señora Presidenta.

Muchas gracias, diputado Florentino Castro López por sus preguntas. Vamos a hacer un esfuerzo para, lo estamos haciendo, presentar el presupuesto todavía con mayor antelación de lo que lo hicimos el año pasado. Recordarán que nos adelantamos un poco, ojalá y podamos estar a tiempo, todavía más temprano para lograr los objetivos que se plantean aquí, yo creo que son los de todos nosotros, de alcanzar economías en el gasto, de hacer más eficiente al gobierno, de tener finanzas públicas sanas.

Quisiera decirle, sin embargo, que del gasto en la Presidencia de la República y vale la pena sentarnos a ver los números, lo que ha logrado el Presidente de la República, es que con el presupuesto que se le autorizó, sin pedir cantidades adicionales y haciendo más eficiente, independientemente de que haya distintas unidades en la Presidencia que no existían con anterioridad, no se gaste más de lo que se estaba gastando; si acaso yo diría se está logrando una enorme eficiencia administrativa y el trabajo de las oficinas de la Presidencia, de Seguimiento, de Control de Gestión, de las distintas dependencias, ha ayudado para que también las dependencias se vayan haciendo más eficientes.

Le agradezco mucho su buena voluntad, su apoyo, para que juntos podamos sacar adelante, felizmente, el presupuesto del año próximo. Y también sus comentarios alrededor de las reformas que son pertinentes para las empresas del gobierno. Coincido con usted en que tenemos que encontrar formas de mayor flexibilidad, mayor capacidad de autogestión en las empresas, pero que al mismo tiempo sean consistentes con la responsabilidad financiera del Estado que está relacionada con la naturaleza de deuda soberana del sector público y su conjunto. No son deudas separadas las deudas de la Comisión Federal de Electricidad, de la Compañía de Luz, de Petróleos Mexicanos, de la deuda del Gobierno Federal. Se trata de la misma deuda soberana, sobre la cual se tiene la misma expectativa de garantía. Y la única forma de manejar responsablemente la deuda es: tener un criterio unificador en materia de inversión.

De manera que sí tenemos que encontrar una mayor flexibilidad de operación y creo que no hay nadie que no esté preocupado por ese tema porque no puede una empresa manejarse como se maneja una oficina de gobierno, ni debe y que al mismo tiempo logremos combinar esto con el mantenimiento de principios presupuestarios respon-sables.

Muchas gracias.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Para hacer uso de su derecho de réplica, tiene la palabra el diputado Florentino Castro López, del PRI.

El diputado Florentino Castro López:

Gracias, señora Presidenta.

Aunque no me dijo cuanto, contestó. Y aprovecharé el tiempo entonces para hacerle comentarios que en la otra no pude.

El 1o. de septiembre en esta tribuna, el Presidente de la República y ayer el Secretario de Gobernación reconocieron frente a esta Cámara y frente a los mexicanos que el 70% de las propuestas del Ejecutivo han contado con el apoyo de los diputados mexicanos. Reconocimiento válido, pero pálido todavía en comparación con la permanente campaña mediática de convencer a los mexicanos de que el obstáculo para el avance del país, para su reforma estructural, se encuentra aquí en el Congreso y particularmente dentro del PRI.

El PRI es el partido que más votos a favor tiene en esta legislatura, la mayoría por consenso, con todas las fuerzas. Otros de mayoría con el partido del gobierno y otros más con el resto de las fuerzas de la Cámara.

En medio de estas campañas los diputados priístas reconocemos su solitaria voz, la voz de la Secretaría de Hacienda, quien manifestó siempre que encontró en el Congreso posibilidades de acuerdo para impulsar en el campo financiero y presupuestal acuerdos que permitieron el año pasado sacar la reforma.

Sin embargo, nos parece que todavía los reconocimientos del Ejecutivo en la persona del Presidente y en el Secretario nada tienen qué ver con la campaña de convencer de que el obstáculo está aquí y particularmente está en el PRI. Por eso nuestra propuesta de que nos envíe ya y por eso estamos listos para discutir.

Dos recomendaciones Presidente, aprovechando el tiempo. Señor Secretario, perdón. Perdón, perdón Secretario. Quisiera decirle, Secretario, porque me lo pidieron diputados del sur y del norte del país, hace calor en el norte Secretario y en el sur también, no se le ocurra subir las tarifas eléctricas, va a haber muchísimos problemas, la gente se organizará, podemos crear un movimiento social de clases medias y clases bajas contra esta decisión. Hace calor en el país, Secretario.

Y una recomendación más: las diputadas priístas me han pedido y han convencido a los diputados priístas que su propuesta de presupuesto tenga una vocación de género. Me parece que vale la pena atender a quienes representan más del 50% de los habitantes de este país.

Muchas gracias, señor Secretario.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor diputado.

De conformidad con el formato establecido, está prevista la intervención del secretario Francisco Gil Díaz hasta por ocho minutos, para dar su mensaje final.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Muchas gracias. Con su permiso, señora Presidenta.

Voy a tratar de tocar varios de los temas que se suscitaron a lo largo de estas presentaciones, aportando algo de información adicional.

Efectivamente, las participaciones a las entidades federativas este año van abajo que el año pasado, no así el total de recursos canalizados a estados y municipios. Pero las participaciones derivadas de la Ley de Coordinación Fiscal, debido a que el precio del petróleo durante la primera parte del año fue menor, sustancialmente, sensiblemente al del precio del petróleo durante la primera parte del año pasado, a una plataforma de exportación de petróleo menor, porque se estuvieron exportando 1 millón 641 mil barriles de petróleo en promedio durante el primer semestre de este año en comparación con 1 millón 738 mil el año pasado; porque el tipo de cambio este año, que es el que se usa obviamente para convertir los dólares de la exportación a pesos, estuvo más apreciado durante este semestre que el primer semestre del año pasado, porque la regularización de automóviles se canalizó en su cobro, en su totalidad a los estados y eso tuvo efectos exclusivamente durante la primera parte del año pasado y representó 3 mil millones de pesos; por todas estas razones la comparación sufre y no obstante que los ingresos tributarios participables crecieron 10% en términos reales, la recaudación petrolera participable cayó 60% en términos reales, de ahí la caída en las participaciones junto con el ajuste cuatrimestral por participaciones entregadas de más durante el último cuatrimestre del año pasado por 2 mil 100 millones de pesos.

La intermediación financiera de la banca de desarrollo durante el año 2000 y el 2001 ha sido positiva y ha sido importante. En 1999 cayó en 23 mil millones de pesos y en 2000 cayó en 2 mil 300 millones de pesos, en cambio en 2001 aumentó en 4 mil millones de pesos y en este año está aumentando en 11 mil millones de pesos, de manera que hay una recuperación importantísima del crédito de la banca de desarrollo y no sólo eso, sino que se está canalizando de manera garantizada, de manera segura, porque se está haciendo en el caso de Nacional Financiera, a través de la banca de segundo piso, en compartición de riesgos con la banca comercial, porque se está haciendo en el Banco de Comercio Exterior, cuidando con gran celo la calidad crediticia de los acreditados y es una canalización de crédito que se está haciendo aprovechando el Internet, aprovechando la relación de las instituciones de banca de desa-rrollo con las empresas del Estado, para favorecer a los pequeños proveedores y en general a las pequeñas y medianas empresas.

Hacienda no sólo no ha tenido un sobreejercicio, ha tenido un subejercicio importante y la única razón por la cual aumentó algo el gasto de Hacienda es porque tuvo ingresos adicionales que sirvieron para capitalizar instituciones de banca de desarrollo, pero en términos netos no hubo ningún sobreejercicio de Hacienda, hubo un subejercicio y de hecho un importante ahorro de su gasto corriente.

Les podría yo con mucho gusto informar de los distintos renglones en que hemos concentrado nuestros esfuerzos de ahorro. Yo le diría que si en algo tiene que dar ejemplo la Secretaría de Hacienda, entre otras es en eso y creo que el esfuerzo que se ha realizado es importante.

El financiamiento del sector privado. Si tomamos en cuenta el crédito de la banca comercial, ha tenido variaciones reales anuales del 2.58% en el 2000, relativamente pequeño de .78% el 2001 y de 2.22% en el 2002.

Los certificados bursátiles y cambio que no eran una fuente de financiamiento porque no existían, se aprobaron por el Congreso el año pasado y han dado creo que una gran flexibilidad al sector privado para financiarse, ya representan 35 mil millones de pesos.

En cambio el sector privado se ha venido desendeudando en el exterior, su endeudamiento externo en flujo es este año de sólo 1 mil 443 millones de dólares contra 8 mil 800 millones de dólares en el año 2000, es decir, el sector privado igual que el sector público viene concentrándose cada vez más en el mercado de pesos y eso es muy sano porque concentrarnos en el mercado de pesos, en la medida en que el mercado nos lo permite, no sólo nos reduce la vulnerabilidad a las perturbaciones externas sino que toda vez que el ahorro financiero nacional ha tenido aumentos importantes durante este gobierno, a diferencia del último año del gobierno anterior cuando apenas el 31% del ahorro financiero del país estaba disponible para el sector privado, familias y empresas, ahora casi dos terceras partes del ahorro financiero, no obstante que todavía el endeudamiento del sector público es elevado, dos terceras partes del ahorro financiero nacional está disponible, no lo usa el gobierno para familias y para empresas o sea que no estamos estrangulando, no estamos sacando, gracias a la confianza que se ha traducido en mayor ahorro financiero, no sólo no estamos estrangulando al sector privado sino que tiene ahora una mayor capacidad, no obstante la política de mayor endeudamiento en pesos y de menor dependencia del exterior.

Creo que quedaron muchas preguntas y muchos planteamientos sin respuesta, pero algunos de ellos ya los contesté en mis intervenciones anteriores, quería simplemente complementar algunos de los que consideraba más importantes.

Muchas gracias, señores legisladores; muchas gracias, señora Presidenta por esta oportunidad.

La Presidenta diputada Beatriz Elena Paredes Rangel:

Gracias, señor Secretario.

Esta Presidencia da continuidad a la sesión, en las actividades de gestoría de los colegas legisladores, les ruego la hagan en las instancias pertinentes.

Compañeras y compañeros legisladores, le ruego a los compañeros diputados, a la diputada y al diputado puedan concluir su breve entrevista y tengan la gentileza de no seguir abusando de la tolerancia de esta Presidencia.

El señor Secretario, compañeras y compañeros legisladores, los países cuya historia describen largos periodos de exacción colonial, cuya demografía tiene densidades de grandes magnitudes, cuyas condiciones geofísicas presentan severas carencias de asimetría, cuya estratificación social tiene distancias abismales entre diversos segmentos de su población, cuyo nivel de ahorro interno ha sido mínimo tradicionalmente, están atrapados en una paradoja.

Las exigencias de un mundo globalizado, en el que el predominio de un modelo económico proclama directrices a los que deben ajustarse los parámetros macroeconómicos de todas las latitudes, que no se compadecen de las realidades específicas de cada nación o región y las expectativas de las sociedades locales, de los hombres y las mujeres que hacen la realidad de los pueblos, las necesidades de millones de gente sin oportunidades y en la pobreza.

Esta paradoja requiere de las políticas públicas, conciencia de Estado y sabe privilegiar el mandato constitucional para que sea ese pacto básico el que rija las políticas económicas. El pacto constitucional mexicano demanda de las políticas económicas una sola prioridad, el desarrollo y el hombre, esperamos que las propuestas de gasto público recuerden que por encima de circunstancias y de coyunturas hay un compromiso constitucional del Estado mexicano y una expectativa de nuestra sociedad.

Agradecemos su presencia, señor Secretario y le ruego a las comisiones designadas para este efecto lo acompañen para que abandone este recinto.

Gracias, señor Secretario.

De conformidad con lo que establece el artículo 7o. numeral 5 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta sesión será remitida al señor Presidente de la República, para su conocimiento.