Comparecencia del Secretario de Salud,
Julio Frenk Mora, correspondiente al Segundo Informe
de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa
María Eugenia Galván Antillón

Presentación
Julio Frenk Mora

FIJAN LA POSICIÓN GENERAL DE SU GRUPO PARLAMENTARIO, LOS DIPUTADOS:

Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo
Julieta Prieto Fuhrken, Partido Verde Ecologista de México
Adela del Carmen Graniel Campos, Partido de la Revolución Democrática
Salvador López Brito, Partido Acción Nacional
María de las Nieves García Fernández, Partido Revolucionario Institucional

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: José Manuel del Río Virgen, Convergencia por la Democracia
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: José Manuel del Río, Convergencia por la Democracia

Pregunta: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo

Pregunta: María Teresa Campoy Ruy Sánchez, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: María Teresa Campoy Ruy Sánchez, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Raquel Cortés López, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Raquel Cortés López, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Salvador Neftalí Escobedo Zoletto, Partido Acción Nacional
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Felipe Olvera Nieto, Partido Acción Nacional

Pregunta: Eduardo Abraham Leines Barrera, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Eduardo Abraham Leines Barrera, Partido Revolucionario Institucional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Víctor Antonio García Dávila, Partido del Trabajo

Pregunta: Julieta Prieto Fuhrken, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Julieta Prieto Fuhrken, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Pedro Miguel Rosaldo Salazar, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Pedro Miguel Rosaldo Salazar, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Rafael Orozco Martínez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Manuel Wistano Orozco Garza, Partido Acción Nacional

Pregunta: María Luisa Araceli Domínguez, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: María Luisa Araceli Domínguez, Partido Revolucionario Institucional

COMENTARIOS FINALES
Julio Frenk Mora

MENSAJE INSTITUCIONAL
María Eugenia Galván Antillón







4 DE OCTUBRE DE 2002

COMPARECENCIA DEL SECRETARIO DE SALUD
DOCTOR JULIO FRENK MORA

La Presidenta diputada María Eugenia Galván Antillón:

Tenemos la asistencia de 16 diputados integrantes de la Comisión de Salud, por tanto hay quórum. Se abre la reunión de la sesión plenaria de la Comisión de Salud.

De conformidad con el artículo 7º numeral 4 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, comparece el doctor Julio Frenk Mora, Secretario de Salud, invitado a esta reunión de la Comisión de Salud en la que se llevará a cabo el análisis del II Informe de Gobierno del Presidente de la República, Vicente Fox Quesada, en el tema de su competencia.

Nos acompañan los diputados de la Comisión de Salud, la Mesa Directiva y distinguidos funcionarios e invitados especiales, tanto de la Secretaría de Salud como de la industria y del público en general.

Solicitamos a la comisión tenga a bien solicitar la presencia del Secretario de Salud, doctor Julio Frenk Mora.

Por el acuerdo parlamentario por el que se establecen las bases para el desarrollo de las comparecencias de funcionarios del Ejecutivo Federal ante la Cámara de Diputados para el análisis del II Informe de Gobierno del Presidente de la República, administración 2000-2006:

La Junta de Coordinación Política de la LVIII Legislatura, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 34 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos y para dar cumplimiento a lo señalado en el artículo 70 párrafo 4º y 50 del mismo ordenamiento, acordó:

Primero. El presente acuerdo regulará exclusivamente lo relativo al formato que habrá de observarse durante las comparecencias de los funcionarios del Ejecutivo Federal ante la Cámara de Diputados, a efecto de realizar el análisis del II Informe de Gobierno del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, administración 2000-2006.

Segundo. Las sesiones en las que se desahoguen las comparecencias se desarrollarán conforme a las siguientes bases: En primer término, el funcionario compareciente expondrá el estado de su respectivo ramo hasta por 15 minutos.

Segundo. A continuación un representante de cada grupo parlamentario hablará hasta por 10 minutos para establecer la posición del grupo respecto del tema.

Tercero. A continuación se dará inicio a una o dos rondas de preguntas y réplicas, según el acuerdo que para cada comparecencia adopte la Junta de Coordinación Política que se desarrollarán cada una y en su caso sucesivamente en la forma siguiente:

Primero. El grupo parlamentario planteará al funcionario por conducto de uno de sus diputados, una pregunta en un tiempo no mayor de 3 minutos.

Segundo. El funcionario responderá a cada pregunta lo conducente durante un lapso que no excederá de 5 minutos.

El grupo parlamentario en turno tendrá derecho a una réplica de hasta 3 minutos. El orden de intervención de los diputados, tanto para el posicionamiento como para las preguntas y réplicas será de manera ascendente, según el número de legisladores integrantes de cada grupo parlamentario.

Concluida la etapa de preguntas, respuestas y réplicas, el funcionario dirigirá a la asamblea un mensaje final hasta por 8 minutos. Quinto. La Presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados o su representante concluirá la comparecencia con un mensaje institucional de no más de 5 minutos.

Las comparecencias que se realicen ante comisiones se desarrollarán en lo conducente conforme a las reglas aplicables en el pleno. El mensaje institucional final estará a cargo de quien lo presida.

Señor Secretario de Salud, bienvenido y de conformidad con el acuerdo parlamentario aprobado por la Cámara de Diputados que norma el procedimiento para el análisis del II Informe de Gobierno y dar cumplimiento al punto segundo, numerales 1º, 2º y 3º. Se le concede la palabra hasta por quince minutos.

El Secretario de Salud, doctor Julio Frenk Mora:

Muy buenos días a todas y a todos.

Licenciada María Eugenia Galván Antillón, Presidenta de la Comisión de Salud de la Honorable Cámara de Diputados; señoras y señores diputados integrantes de esta Comisión y de otras comisiones que nos acompañan hoy; señoras y señores:

Como hace un año, acudo ante ustedes para atender, con todo respeto, las dudas y los cuestionamientos que este distinguido cuerpo legislativo desee señalar en relación a los contenidos de salud del Segundo Informe de Gobierno del Presidente de la República, licenciado Vicente Fox Quesada.

El diálogo abierto y respetuoso entre los poderes de la República fortalece nuestra democracia y el proceso de transición que vivimos.

Con el esfuerzo conjunto de la sociedad y los tres órdenes de gobierno vamos dando cumplimiento a las metas trazadas por el Programa Nacional de Salud, 2001-2006, el cual lleva por subtítulo "La Democratización de la Salud en México". Para darle vida al espíritu de este subtítulo, es fundamental hacer de la transparencia y la rendición de cuentas, una práctica cotidiana.

Este ejercicio republicano tiene su expresión más elevada con la entrega en tiempo y forma del informe de gobierno por parte del Ejecutivo Federal y los respectivos informes de labores de las dependencias de la Administración Pública Federal al Congreso de la Unión.

Bajo tal espíritu de transparencia, permítanme compartir con ustedes, en forma breve, los principales avances que se han alcanzado durante los primeros meses del gobierno del Presidente de Vicente Fox, así como algunas reflexiones sobre los obstáculos a enfrentar en torno a cada uno de los tres retos que articulan el Programa Nacional de Salud: equidad, calidad y protección financiera.

Para avanzar hacia la equidad hemos reforzado el blindaje sanitario de toda la población y con ello contribuido a superar los rezagos en salud.

Como resultado de estas acciones contamos con las coberturas de vacunación más altas de nuestra historia, lo que nos ha permitido mantener eliminada la Poliomielitis y la difteria; reducir el número de casos de tétanos neonatal a su mínimo histórico y por segundo año consecutivo, no tener un solo caso endógeno de sarampión. Además, estamos cumpliendo un año sin que se haya notificado un solo caso de cólera.

En estos últimos días la capacidad de respuesta en nuestro sistema de salud ante los desastres naturales ha sido una vez más puesta en prueba debido a los efectos del huracán Isidore en la Península de Yucatán. Como en ocasiones anteriores, la labor de los trabajadores de salud ha sido ejemplar por su oportunidad, profesionalismo y entrega.

Gracias a la oportunidad de estas acciones no se registró ninguna defunción atribuible a los efectos directos del huracán y hasta el momento no ha ocurrido un solo brote epidémico.

No obstante, mantendremos la emergencia sanitaria en la zona, toda vez que las condiciones de alto riesgo para la transmisión de enfermedades prevalecerán durante las próximas semanas.

El blindaje sanitaria debe abarcar también el control de los problema emergentes de salud. Aquí destacan, en primer lugar, los esfuerzos en materia del VIH-SIDA. El Gobierno Federal ha logrado acuerdos muy importantes con la industria farmacéutica para reducir el precio de adquisición de algunos médicamentos antiretrovirales de primer línea y la donación de otros de muy alta efectividad para evitar la transmisión perinatal, con lo cual se logró reducir el costo promedio del tratamiento anual por persona en 48%.

Gracias a ello, se tiene previsto alcanzar para finales de 2002 una cobertura con antiretrovirales de 93% de las personas que lo requieran.

Las adicciones representan otro de los problemas emergentes de salud pública de mayor importancia para nuestro país, entre ellas destaca el tabaquismo por la magnitud de los daños que provoca.

Una medida sin precedente en nuestro país ha sido el acuerdo alcanzado con la industria para eliminar, a partir de enero de 2003, toda la publicidad de tabaco en radio y televisión, restringir los anuncios en medios impresos y publicidad exterior, y ampliar las leyendas precautorias a 25% de la superficie posterior de las cajetillas.

El siguiente paso será incorporar estos acuerdos al marco jurídico correspondiente, esfuerzo en el cual mucho apreciamos el trabajo de las y los legisladores.

Además del blindaje sanitario el reto de la equidad exige de un esfuerzo enfocado a reducir los rezagos específicos, que afectan a los grupos en situación de desventaja.

Como parte de la estrategia integral de política social del gobierno federal, que lleva el nombre CONTIGO, desde el año pasado se pusieron en marcha tres nuevos programas, para dar un gran salto social hacia la equidad.

El Programa de Salud y nutrición para los Pueblos Indígenas, atenderá este año a medio millón de niñas, niños y mujeres, en 400 municipios de 18 entidades federativas.

El Programa Arranque Parejo en la Vida, inició acciones para lograr la cobertura universal de la atención del embarazo, el parto y el puerperio, así como los dos primeros años de vida. El programa abarca ya a 16 estados de la república, con un total de 330 municipios, en los que se concentran las cifras más altas de mortalidad materna-infantil, beneficiando a más de un millón de recién nacidos, niñas y niños menores de dos años y mujeres embarazadas.

Gracias a este programa, la cobertura institucional del parto, es ya de casi 88%, que es 3.2 puntos porcentuales por arriba de la cifra alcanzada el año pasado, y estimamos que la mortalidad materno-infantil, se reducirá 10% en este año con respecto al nivel de 2002.

Finalmente, se puso en marcha el Programa Mujer y Salud, cuyo propósito principal es introducir la perspectiva de género en el diseño de políticas y la organización de los servicios de salud, así como avanzar en ésta otra dimensión de la equidad.

Al respecto, deseo reconocer el apoyo presupuestario, brindado por las señoras diputadas de las Comisiones de Equidad y Género y de Salud para este programa, apoyo que permitió, entre otras acciones, iniciar la prueba del modelo integrado de prevención y atención a la violencia familiar sexual contra las mujeres en siete entidades federativas

Apoyar la Red Nacional de Refugios para mujeres víctimas de la violencia e iniciar el levantamiento de la encuesta nacional sobre violencia familiar sexual y contra las mujeres.

El segundo reto para el Sistema de Salud es la calidad, para enfrentarlo el instrumento estratégico que, desde el mes de enero del 2001, lanzó el propio presidente de la república, es la Cruzada Nacional por la Calidad de los Servicios de Salud. A la fecha se han incorporado a la Cruzada 4,720 unidades médicas de los tres niveles de atención, y se han instalado 31 comités estatales de calidad, todos ellos con una amplia participación de las instituciones de salud y las organizaciones de la sociedad civil.

Los datos más recientes nos muestran resultados alentadores, sólo para citar un ejemplo en obvio de tiempo, hasta el pasado mes de julio los tiempos de espera promedio, tanto en la atención ambulatoria como en los servicios de urgencia, se redujeron en un tercio, con respecto al año 2000.

No obstante reconocemos que uno de los problemas vinculados con la atención a la salud, que más resienten los usuarios, es el surtimiento oportuno de medicamentos. Al respecto hemos recibido instrucciones precisas del presidente Vicente Fox, para atender con la más alta prioridad este problema.

El tercer reto que debe atender el Sistema de Salud, es la protección financiera al público, cada año millones de familias se enfrentan a la disyuntiva de diferir y aun renunciar a la atención de su salud, o bien enfrentar el riesgo de arruinarse económicamente.

La raíz profunda del problema, se encuentra en el nivel y la estructura del financiamiento, así como en la organización de nuestro actual Sistema de Salud, el principal obstáculo estructural que empaña muchos de los logros de nuestro Sistema Público de Salud, es la injusta segmentación de la población en dos grandes categorías: por un lado, los derechohabientes de las instituciones de seguridad social cuya atención médica se financia sobre la base de un principio justo de aseguramiento público. Del otro, la llamada población abierta cuya atención aún depende de un esquema asistencial que no incluye la protección financiera plena.

Ahora que disfrutamos de una democracia plena donde todos contamos; ahora que anhelamos una sociedad justa donde la salud y por lo tanto la vida de todos valga lo mismo; ahora es el momento de superar esta injusta división de nuestro sistema de salud para hacer realidad el ideal de una seguridad social universal que proteja a todos sin distinción.

Este anhelo es compartido por las principales fuerzas políticas del país; a fin de alcanzarlo se ha elaborado una propuesta para llevar a cabo una profunda reforma de financiamiento del sector salud, la cual contempla importantes modificaciones legislativas que en breve serán sometidas a la consideración del Congreso de la Unión. Para la construcción de esta propuesta hemos sostenido un diálogo intenso con las y los legisladores, que mucho valoramos.

También se ha discutido con un gran número de gobernadores, con todos los titulares de los servicios estatales de salud y con diversos grupos de la sociedad civil.

El propósito principal de la reforma consiste en corregir los desequilibrios financieros a fin de que todo mundo, independientemente de su condición laboral cuente con la protección derivada de un acceso efectivo a servicios de salud de calidad, que resguarde el patrimonio familiar de las consecuencias financieras de atender a la salud.

El principal de esos desequilibrios es la proporción excesiva del gasto de salud, 52%, que proviene directamente de los bolsillos de las personas, es decir, del gasto que hacen al momento de utilizar los servicios; el cual representa la forma más injusta e inequitativa de financiar el sistema de salud.

Este gasto excesivo de bolsillo obedece a su vez a la debilidad del financiamiento público de atención a la salud que durante la última década se ha mantenido en alrededor del 2.5% de Producto Interno Bruto, mientras que la demanda de servicios cada vez más complejos y de mayor calidad, ha crecido en forma acelerada.

Por todo lo anterior es imperativo llevar a cabo una profunda reforma estructural del financiamiento de nuestro sistema de salud, tendiente a reducir el pago de bolsillo, a fortalecer la inversión pública y a canalizarla a través de subsidios directos para garantizar el acceso de toda la población a un esquema de aseguramiento público.

El Programa Nacional de Salud propone dos líneas estratégicas para llevar a cabo esta reforma :Primero, fortalecer a nuestras instituciones de seguridad social y segundo extender la protección a la población actualmente no aseguradas por medio del Seguro Popular de Salud.

El Seguro Popular de Salud no es simplemente un programa más; se trata de un gran instrumento de financiamiento para que las familias excluidas de la seguridad social formal, tengan garantizada una oferta suficiente de servicios públicos de alta calidad donde reciban la atención y los medicamentos necesarios protegiendo su patrimonio.

El Seguro Popular incluye acciones tanto por el lado de la demanda, como el de la oferta de servicios. En la parte de la demanda desde finales del año pasado se iniciaron ya los trabajos de promoción y afiliación de familias en cinco estados iniciales, a los que paulatinamente se han ido sumando otros.

Así, al 30 de septiembre contamos ya con poco más de 150 mil familias afiliadas y estimamos que para finales de este año esta cifra alcance al menos 200 mil familias en 19 estados de la República.

Para hacer realidad el derecho ciudadano a la protección de la salud también es indispensable fortalecer la oferta de servicios públicos. Para ello el gobierno del Presidente Fox ha iniciado un programa de acción que permita ir ampliando la infraestructura de salud. La primera etapa de este programa consistió en poner en funcionamiento pleno toda la obra que se encontraba en proceso de construcción suspendida o sin gasto de operación suficiente.

Utilizando los fondos autorizados por esta Cámara de Diputados para el seguro popular de salud, entre diciembre de 2001 y agosto de 2002 se pusieron en operación plena 670 unidades médicas, en 29 estados del país, que representan el 100% de todas las obras que operaban insuficientemente al inicio del gobierno del presidente Fox y que hoy ya están dando servicio a la población.

Con ello se han incorporado mil 600 camas hospitalarias en el país y se ha beneficiado con servicios de calidad a más de 22 y medio millones de mexicanas y mexicanos.

Señoras y señores diputados:

Un país saludable abre los horizontes del desarrollo al abatir la pobreza, reducir las desigualdades y elevar la prosperidad de todos.

Aunque todavía es largo el camino que debemos recorrer, el sistema de salud ya registra avances importantes en los dos primeros años de gobierno del presidente Fox.

Estos avances se han fincado en la dedicación de los trabajadores de la salud y en la participación de una sociedad cada vez más decidida a construir su propio futuro.

Hoy la salud nos ofrece un punto de encuentro donde podemos alcanzar acuerdos concretos entre las principales fuerzas políticas del país. Además de su valor intrínseco como elemento indispensable para la justicia social y la prosperidad económica, la salud encierra un alto contenido político.

Por su propia naturaleza, los temas de la salud tienden a unificarnos pues representan un valor universal compartido por las principales ideologías y plataformas políticas.

No olvidemos que en el nacimiento y la muerte, en la enfermedad y la recuperación todos encontramos nuestra humanidad común.

Por ello la salud nos ofrece un puente natural para el entendimiento, un vínculo que nos une como miembros de una sola oportunidad.

Nos toca la oportunidad histórica de lanzar una nueva etapa de nuestro sistema de salud basada en su democratización. Este esfuerzo requiere compromiso, convicción y creatividad; requiere sumar voluntades.

Hace poco más de dos años la ciudadanía eligió un proyecto político plural, incluyente, equilibrado y corresponsable del que todos somos parte. No existe mejor ámbito para responder a ese mandato ciudadano que el de la salud.

Por ello les invito a que, guiados por ese mandato y por nuestro profundo amor a México, continuemos trabajando juntos, como lo señalé desde esta misma tribuna hace un año, para crear el sueño de un mejor sistema de salud y desplegar el esfuerzo que nos permita convertirlo en realidad.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Muchas gracias, señor secretario.

Están inscritos para fijar la posición de su partido los siguientes ciudadanos diputados: diputado Víctor Antonio García Dávila, del Partido del Trabajo¸ diputada Julieta Prieto Fukern, del Partido Verde Ecologista de México; diputada Adela del Campo Graniel Campos, del Partido de la Revolución Democrática; diputado Francisco Salvador López Brito, del Partido Acción Nacional; diputada María de las Nieves García Fernández, del Partido Revolucionario Institucional.

Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, el diputado Víctor Antonio García Dávila, del Partido del Trabajo.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Con el permiso de la presidencia. Compañeras y compañeros diputados, doctor Julio Frenk Mora, secretario de Salud:

El cambio en México ya nadie lo para; la reversa también es cambio. En ocasión de llevar a cabo el análisis del Segundo Informe de Gobierno del Poder Ejecutivo Federal en materia de salud pública, esperamos que éste sea un intercambio fructífero entre los dos poderes de la unión.

La salud pública debe ser uno de los ejes centrales de cualquier gobierno, no importando su nivel o su tendencia política.

A dos años del cambio de régimen, vemos avances tibios en la materia de mejorar la salud de los mexicanos. Lamentablemente sigue sin cumplirse con el precepto constitucional de que el Estado debe de garantizar que los mexicanos reciban atención oportuna y de calidad.

El Informe enviado por el Ejecutivo Federal a esta soberanía, es un recuento de logros alcanzados y metas cumplidas que está lejos de la realidad y que en ocasiones es contradictorio.

Los diversos sistemas de salud pública están en una profunda crisis de recursos materiales y humanos que pone en riesgo su adecuado desempeño, además de que deja a los derechohabientes indefensos y sin la posibilidad de mejorar su salud. Esta crisis además lesiona su nivel de vida porque en muchos casos los orilla a atenderse en servicios privados de salud que obviamente no pueden sufragar de manera desahogada.

Recursos que podrían destinar a otros fines tienen que ser utilizados para pagar doctores y comprar medicamentos que en los hospitales públicos no hay, están agotados o que simplemente no surte con oportunidad.

Por otro lado sigue habiendo rezagos en la prevención de enfermedades como la diarrea, que es la cuarta causa de muerte en menores de un año y la tercera causa de mortalidad en la población preescolar; mientras las enfermedades respiratorias agudas provocan la muerte de 10 % de los menores de cinco años.

La realidad, señor Secretario, es que aún existen enfermedades que están asociadas a la miseria ancestral en que se encuentran millones de mexicanos y que no se pueden combatir eficazmente puesto que son producto de la desnutrición y la falta de cuidados básicos.

La desnutrición sigue siendo un flagelo para los pequeños de nuestro país. Ello les resta oportunidades y les quita capacidad para crecer de manera sana, sólida y armónica.

De acuerdo a datos de la Encuesta Nacional de Nutrición, en nuestro país hay dos millones de niños menores de 5 años con un alto grado de desnutrición un dato más que comprueba esta situación es que en México el 80 % de los niños menores de cinco años carecen del peso adecuado para su edad, mientras que en Estados nidos sólo es el 1 %; en Chile que es un país similar en desarrollo al nuestro, es de 1 % y en Brasil el 6 %.

Pero no sólo es el problema de la existencia de enfermedades y padecimientos que deberían de ser controlados y erradicados en nuestro país, sino que existen regiones y zonas en nuestro país donde dichos padecimientos significan una muerte segura.

Por ejemplo, la probabilidad de morir por diarrea en alguna entidad del sureste de México es más alta que en Sinaloa, Nuevo León.

La prevalencia de tener talla baja para la edad es tres veces superior en el medio rural que en el urbano.

Lo anterior evidencia que aunque se ha alcanzado un nivel alto de cobertura de los programas de salud en términos absolutos ello no es suficiente porque en cuanto a cantidad y a oportunidad dicho nivel es inferior. Ello quiere decir que además de tener los suficientes recursos en clínicas, hospitales, médicos y enfermeras, también es necesario elevar los niveles de calidad de cada uno de ellos.

Es necesario buscar los mecanismos para elevar el gasto público en salud. Para 1998 el gasto en este rubro fue de 5.2 % del producto interno bruto mientras que en Chile ascendió a 7.5 %.

En lo que se refiere a gasto por persona en nuestro país fue de 234 dólares y enchile fue de 369 dólares; el caso de Brasil la proporción del PIB gastado en salud fue de 6.9 % y el gasto por persona de 320 dólares.

Lo anterior quiere decir que estamos por debajo de países de similar desarrollo al nuestro, lo que debe de generar un mayor grado de compromiso de la Secretaría a su cargo para pugnar por mayores recursos. Cuente con el Partido del Trabajo para ello.

Desafortunadamente nuestro país tiene uno de los primeros lugares de mortalidad por el cáncer cérvicouterino, 19 por cada 100 mil mujeres de 25 años y más fallecen por esta causa. Eso implica que las enfermedades crónicodegenerativas que implican un costo muy alto, se incrementarán cada vez más.

Tenemos que considerar de manera muy seria esa cuestión porque los recursos que se destinen a la prevención y a la medicina curativa sean cada vez mayores.

El problema de la salud entre la población adolescente y joven es grave. Por ejemplo el tabaquismo, ya que se ha incrementado, según estimaciones oficiales, el consumo medio de cigarrillos en los adultos durante un año es de 821, cifra relativamente baja si la comparamos con Estados Unidos donde es de 2 mil 372 o con Argentina y Chile donde es de 1,555 y 1,552 respectivamente.

Es prioritario intensificar los acuerdos en la prevención de las adicciones y le felicitamos por el anuncio que nos dio sobre la prohibición de publicidad, en la cual la Cámara de Diputados estuvo inmersa.

Sobre todos los grupos más vulnerables de los adolescentes y jóvenes, no podemos darnos el lujo de permitir que las nuevas generaciones vean reducida su calidad de vida al practicar conductas que no contribuyen a su salud. Desgraciadamente, como usted sabe, los narcotraficantes están intensificando la venta de drogas fuertes en las escuelas primarias y secundarias. Este crimen hacia lo que representa el futuro de la sociedad mexicana, debemos impedirlo a toda costa.

En la parte, en la parte que le compete a su dependencia, señor Secretario, se deberá hacer un esfuerzo serio y consistente para desterrar este grave mal.

En suma, señor Secretario, México tiene que atender los problemas de la salud de los marginados y de los pobres, pero también de la población de los adultos en plenitud. Eso implica un enorme costo financiero y un esfuerzo de marginación y creatividad para readecuar las instituciones de salud a la realidad mexicana. El Partido del Trabajo le ofrece su apoyo para lograrlo juntos.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Muchas gracias, diputado Víctor Antonio García Dávila.

Tiene la palabra, hasta por diez minutos, la diputada Julieta Prieto Furhken.

La diputada Julieta Prieto Furkhen:

Con su permiso, señora Presidenta.

Señor Secretario de Salud, doctor Julio Frenk Mora, amigos y amigas legisladoras, señoras y señores:

No cabe duda que la salud del pueblo debe ser la prioridad de un gobierno ya que ésta es el complemento indispensable para alcanzar el desarrollo pleno de las capacidades potenciales del hombre, de la familia y de la sociedad en conjunto.

Por eso la salud representa uno de los más profundos valores y derechos de los individuos, que se encuentra plasmado en nuestra Carta Magna como una garantía con sentido social y humanitario, por lo que debe ser efectiva en su totalidad considerando los avances científicos y técnicos de la medicina.

Sin embargo, desde hace años México sufre una crisis que no cesa de agudizarse debido a las políticas impuestas por los últimos gobiernos federales, manifestándose en todos los órdenes de la vida nacional. De esta forma el sistema de seguridad social en México no es la excepción y se ha convertido en un foco de atención pública pues su creciente déficit ha puesto en tela de juicio la efectividad de sus mecanismos de financiamiento y de operatividad.

Muestra de ello son los crecientes números rojos del Instituto Mexicano del Seguro Social. Se estima que el cierre del 2002 el déficit de su operación sea de más de 30 millones de pesos y más aún el balance negativo de la misma va en aumento año con año, pues las cifras observadas durante el 2001 registran un menor déficit.

Esto implica que la política en materia de salud no está mostrando mejoría pues con todo esto son tan solo 312 pesos los que el Instituto Mexicano del Seguro Social destina por derechohabiente al pago de medicamentos, conservación, equipamiento, ampliación de las capacidades de atención. Y así los mismos problemas de financiamiento se registran en todo el sistema nacional de salud, por lo cual es preocupante para los legisladores del Partido Verde Ecologista de México el ejercicio y la transparencia de los recursos utilizados en el sector. Sobre todo cuando las denuncias de corrupción y malos manejos son muy claras pero poco atendidas, como las del Hospital General de México, en donde se ha destacado el mal uso de recursos, faltantes millonarios de narcóticos en los inventarios y la existencia de productos químicos farmacéuticos caducados.

Mientras tanto, las autoridades parecen no percibir los resultados de las auditorias, generando así el enriquecimiento de personas corruptas a costa de la salud nacional y recursos de los ciudadanos.

Por otro lado, en la Cuenta Pública del 2001 se registra un crítico subejercicio del Programa de Rehabilitación, Mantenimiento de Unidades Médicas y Hospitales Rurales, así como el Programa Social Progresa. Esto resulta preocupante ante un contexto en donde la pobreza generalizada y la exclusión social entre los mexicanos es el signo de los nuevos tiempos.

La transferencia de recursos a los estratos más marginados de nuestro país sigue teniendo un carácter asistencial que por lo mismo se convierte en mero paliativo de la situación en corto plazo. Sin embargo, es claro para todos que el problema de recursos no es sólo en cuanto a montos sino a la inequidad de distribución de los mismos y la calidad de los servicios.

Si consideramos, por una parte, que la prestación de servicios públicos básicos a la población es una función que por definición constitucional corresponde a los gobiernos municipales y estatales, resulta evidente que el gobierno federal ha propiciado que su mejoramiento fuera imposible, esto desde el momento en que se negó a revisar los criterios de distribución de recursos tributarios entre la Federación, los estados y los municipios, perpetuando así condiciones de insuficiencia e inequidad que implican a las autoridades locales extender la cobertura y mejorar la calidad de los servicios públicos que prestan en sus respectivos territorios.

Por otra parte, del total de médicos que hay en ejercicio de su profesión, el 75 por ciento está concentrado en 44 ciudades del país, donde a su vez existe un 35 por ciento de desempleo y subempleo, prolongando así un problema estructural en los tiempos de espera para consulta externa y urgencias.

Es inevitable que la población se encuentre escéptica y molesta, pues al tener que recurrir a algunas instancias de salud, se enfrenta con que se le da cita para más de 2 ó 3 meses, cuando su enfermedad ya habrá obtenido otros alcances; con diagnósticos erróneos por falta de equipo, que cuando ya se tiene sospecha de su real padecimiento, necesita otra serie de estudios que deberá solicitar a otra instancia y que le llevará más tiempo detectar con certeza su enfermedad.

Ante esta situación no podemos hablar de medicina preventiva, pues todo esto se encuentra minando no sólo la salud de la población sino la autoestima y dedicación de nuestros médicos, quienes prefieren dar la espalda a enfrentar la dura realidad que implica el no tener los elementos mínimos indispensables para salvar vidas. La disposición y su vocación no son suficientes, es urgente equilibrar las necesidades médicas a través de propuestas, otorgando para cubrirlas

Estos son hechos por los que ningún ciudadano de nuestro país debe pasar nunca más y por ello es necesario que las autoridades se den cuenta sin necesidad de sufrir de los grandes males que aquejan a los nosocomios de nuestro país.

Por otro lado, entre las deficiencias que persisten en el Sistema Nacional de Salud, encontramos que las campañas de prevención de enfermedades que se desarrollan en el país, no alcanzan una cobertura adecuada y presentan deficiencia en su diseño y aplicación.

Es de sentido común saber que es más fácil y más barato desarrollar campañas de prevención de enfermedades que pagar altos costos por consultas, tratamientos, hospitalización, rehabilitación y pensiones por invalidez. Sin embargo, la política de salud no tiene como prioridad el aspecto preventivo y privilegia la medición de resultados en materia de equipamiento; población cubierta o derechohabientes.

Finalmente me gustaría referirme a las tendencias que muestra la estructura en nuestra población.

Estimaciones recientes indican que en el periodo de 2001 al 2010 la población de 65 años o más va a ser de 32 por ciento, mientras que la población de 64 años o menos va a ser del 26 por ciento, por lo cual uno del os retos que la Secretaría de Salud enfrenta es comenzar una fuerte implementación de programas y políticas enfocadas a atender aspectos que conforman la vida saludable del adulto mayor.

En este sentido, uno de los puntos críticos es asegurar que esa población vulnerable tenga cobertura de salud integral, servicios de clínica y de salud mental. Y es en este último punto donde quisiera poner énfasis, ya que como sabemos los enfermos mentales son a menudo crónicos y requieren apoyo y asistencia a largo plazo. Pero desafortunadamente la mayor parte de la gente no puede contar con los recursos durante varios años, por lo que el gobierno debe asegurar a toda la población el acceso a clínicas y programas de salud mental de calidad sin que haga discriminación, sin embargo las cifras respecto a la política en salud mental alrededor del mundo son desalentadoras ya que alrededor del 40% de los países no disponen de una política bien definida en salud mental y hasta en nuestro país existe una, resulta ser de muy poco alcance y cobertura.

Por todo esto podríamos concluir que el avance en materia de salud no ha sido cuantitativo ni cualitativo ya que si bien el Gobierno se ha esforzado en ampliar la cobertura en servicios de salud sin éxito alguno lo ha logrado mejorar notablemente la calidad en la prestación de los mismos.

Por ello nuestro mayor compromiso es contribuir en la construcción de mejores condiciones que permitan preservar la salud y hacer frente a las enfermedades a fin de garantizar el ejercicio y participación de los ciudadanos en la vida nacional.

Por su atención muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias diputada Fuhrken.

Tiene la palabra, hasta por diez minutos, la diputada Adela del Carmen Graniel Campos para hacer el posicionamiento por el Partido de la Revolución Democrática.

La diputada Adela del Carmen Graniel Campos:

Con el permiso de la Presidencia, honorable Asamblea, señor Secretario. Con preocupación observamos que la Dependencia a su cargo reconoce que el gasto total en Salud representa un 5% del PIB y que poco menos de la mitad de ese gasto es público.

Aún más preocupante resulta el hecho de que en los dos últimos años se ha registrado un estancamiento ya que apenas representa un 15.6% del gasto programable y un 25.7 del gasto social.

Este año el recorte del presupuesto en la Secretaría de Salud fue de 363 millones de pesos, el ISSSTE vió afectado su gasto en 758 millones y el IMSS sufrió un recorte de 2 mil 563 millones representando un 36.5% del recorte federal.

En lugar de que se cubran las necesidades de más mexicanos que se encuentran en la miseria, el sector Salud reporta ahorros y recortes al gasto. Adicionalmente el gasto público del primer año de Gobierno Foxista reportó un sub ejercicio sobre todo cuando sabemos que en la Cuenta Pública del 2001 el Ramo 2 de Salud dejó de ejercer mil 165 millones de pesos por economías y medidas de austeridad a pesar del deterioro de la infraestructura física, la falta de inversión e investigación médica y la cancelación de plazas, como si estuviéramos en un país del primer mundo.

Por su parte, el deterioro que sufren las instituciones públicas de seguridad social principalmente en los Fondos de Pensiones y el Fondo Médico presenta un importante déficit, lo que ha afectado su capacidad de respuesta y disminuido la calidad y calidez de sus servicios.

Señor Secretario, es urgente invertir en infraestructura física e investigación científica y en mejorar los ingresos de los trabajadores de la Salud. Un diagnóstico equivocado es el que nos presenta el Segundo Informe de Gobierno con relación a la Salud.

En México, los rezagos de Salud se presentan principalmente en los menores de cinco años, en las mujeres en edad reproductiva y se concentran en la población de mayor pobreza.

Sé que la Secretaría aplica los Programas: "Arranque Parejo en la Vida", "Salud y Nutrición de los Pueblos Indígenas" y "Salud Reproductiva".

Sn embargo, en el país hay más de dos millones de niños con algún grado de desnutrición, esta prevalencia es mayor en las áreas rurales donde afecta a un 32% de los menores, es un grave problema en las comunidades indígenas y en las regiones con pobreza extrema.

Esta Administración sigue sin tomar medidas efectivas para proteger a los niños de la desnutrición.

El aborto es un problema de salud pública en México y una de las principales causas de mortalidad materna, pero sabemos que hay un sub registro de estas y especialmente las relacionadas con el aborto.

De acuerdo con varios estudios se ha revelado que el subregistro está alcanzando del 50 a 75%. Las autoridades gubernamentales muestran desinterés por enfrentar esta problemática, sin importarles las consecuencias que esto conlleva para el 51% de la población mexicana que constituímos las mujeres.

Señor Secretario, demandamos más información sobre el presupuesto que se ha ejercido en salud reproductiva, así como el que se ha dejado de ejercer.

¿Qué métodos anticonceptivos se han privilegiado y cuáles son las acciones que la Secretaría de Salud ha realizado en defensa de los derechos y la vida de las mujeres?

Por otra parte, le recuerdo que el pleno de esta Cámara, el 30 de abril del presente, aprobó por mayoría un punto de acuerdo relativo a los problemas que genera la empresa Mex-Peñoles a los habitantes de Torreón, Coah.

De acuerdo con el resolutivo, ha transcurrido en exceso la fecha para que usted y otros funcionarios comparezcan ante esta soberanía. ¿Acaso están esperando que se produzca una muerte masiva de niños y mujeres por envenenamiento con plomo? ¿Van a permitir que se continúe deteriorando la salud de los ciudadanos, sin que hasta el día de hoy la Secretaría a su cargo implemente programas de prevención y tratamiento a los afectados y sin que se obligue a la empresa responsable a resarcir los daños que ocasiona el medio ambiente?

El síndrome de Inmundo Deficiencia Adquirida, SIDA, continúa representando un problema importante en salud pública. Las personas infectadas por SIDA y que no cuentan con los servicios de la seguridad social, deberían recibir los servicios de salud y los medicamentos de manera gratuita. Para la prevención, el control y la erradicación del SIDA, las instituciones del Sector Salud deben proporcionar el preservativo condón de manera gratuita, como una campaña permanente.

En una sociedad donde persisten enfermedades de la pobreza, a la par de nuevas epidemias, las y los diputados del Partido de la Revolución Democrática nos opondremos a los recortes y subejercicios presupuestales en materia de salud. Rechazamos el seguro popular como ha sido concebido, por ser un mecanismo de financiamiento excluyente, que busca cobrar un derecho que está garantizado en la Constitución, en detrimento de la población de escasos recursos económicos.

Usted menciona cifras alegres, pero en realidad ¿existe el padrón del seguro popular? ¿Dónde están esos beneficiarios? ¿Realmente se están beneficiando los más necesitados?

En el informe de Fox se señala: "Demos oportunidad a la democracia para garantizar los servicios eficientes de salud". ¿Cómo demos hablar de oportunidades democráticas, cuando las instituciones públicas de salud no les dan el mantenimiento adecuado? Por esto mismo se canceló la oportunidad a Comalcalco, Tab., de participar en un plan piloto, debido a que la infraestructura del hospital regional está deteriorada y con años de abandono. ¿Es que debemos pensar que el ejercicio público lo han convertido en un asunto político?

Doctor Julio Frenk, la verdad es que existe un fuerte desabasto de medicamentos y qué bueno que usted lo reconoce, que no es una necedad de esta diputada, sino que también fue declarado por los directores del IMSS e ISSSTE en recientes comparecencias. ¿Será acaso problema de eficiencia, de suministro de medicamentos a clínicas y hospitales?

No es ético subejercer y recortar recursos a la salud; es un crimen al pueblo de México, máximo a las comunidades rurales. Particularmente en los centros de salud del estado de Tabasco, a los cuales le invito a visitarlos, estos centros de salud, donde solamente se les extiende la receta a los campesinos y como dicen nuestros paisanos, señor Secretario, ni modo que ahí le dan la receta y se la tome.

Las y los diputados del Partido de la Revolución Democrática seguiremos demandando más recurso del Presupuesto para el Sector Salud, pero tenga la seguridad que seguiremos vigilando que se ejerza conforme a lo programado y sin que medien criterios partidistas.

Por su atención, muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, diputada.

Tiene la palabra hasta por 10 minutos, el diputado Francisco Salvador López Brito, quien hará el posicionamiento por parte del Partido Acción Nacional.

El diputado Francisco Salvador López Brito:

Doctor Julio Frenk Mora, Secretario de Salud; compañeras y compañeros legisladores; señores todos, amigos todos:

México se encuentra en un proceso de consolidación democrática derivado del fortalecimiento de sus instituciones y de la decisión consciente e informada de un pueblo que desea una sociedad más justa, incluyente y solidaria, que le garantice igualdad de oportunidades para acceder a mejores condiciones de vida, bienestar y desarrollo. Por ello la salud cobra una dimensión trascendental, pues un individuo sano es capaz de potenciar sus capacidades y habilidades, y en el plano general una población saludable contribuye a generar un círculo virtuoso de progreso económico y bienestar para toda la sociedad.

Aunado a lo anterior, la Constitución establece el derecho a la protección de la salud a toda persona, y es tarea del Estado y del gobierno garantizar esta prerrogativa. En ese sentido, Acción Nacional considera parte consustancial de la democracia y de la responsabilidad que recae en el gobierno, dotar a su sociedad de las condiciones necesarias para el pleno ejercicio de este derecho.

La reunión que año con año sostenemos los legisladores con el Secretario de Salud es básica y decisiva para hacer un balance de lo logrado hasta el momento con base en las líneas marcadas en el Programa Nacional de Salud 2001.2006, en el cual se establece la aspiración de arribar a un sistema de salud universal, equitativo, democrático y de calidad, objetivo que Acción Nacional comparte ampliamente. En esta tarea mucho nos ayuda el esfuerzo de la Secretaría por proporcionarnos la información de los avances, logros y pendientes en la materia, tal es el caso del informe Salud México 2001, presentado en el Primer Foro Ciudadano de la Salud, el cual complementa los mecanismos formales de rendición de cuentas del Poder Ejecutivo ante el Legislativo.

En este sentido, Acción Nacional se complace en constatar el ahínco con que se está trabajando en mantener y fortalecer el esquema de vacunación de nuestro país como el sistema más completo de América Latina, lo cual constituye un orgullo.

Asimismo, reconocemos los avances logrados por los programas orientados a la atención de la salud de los grupos con mayores necesidades, entre ellos podemos mencionar el Programa Arranque Parejo a la Vida, con él se han reducido las tasas de mortalidad materna y neonatal y se ha incrementado el parto institucional y las consultas prenatales; el Programa Oportunidades ha incorporado para este año 420 mil familias más que en el periodo previo; el Programa de Calidad, Equidad y Desarrollo en Salud ya beneficia a 3.4 millones de habitantes y el Programa de Salud y Nutrición de los Pueblos Indígenas ha cuadruplicado el suplimento de multi vitamínicos y minerales a niños y mujeres embarazadas.

En virtud de lo anterior, en un análisis imparcial y respetuoso de nuestro arreglo institucional basado en la división de poderes, los legisladores de Acción Nacional reconocemos que se empiezan a vislumbrar los primeros frutos de una política de salud renovada, aun cuando quisiéramos que se diera a un ritmo más acelerado.

Pugnamos porque se continúe reduciendo la proporción de partos anuales sin atención médica; nos gustaría eliminar las enfermedades y los decesos asociados a una alimentación deficiente y condiciones de vida insalubres; deseamos que al menos en el renglón de la salud no haya diferencias entre pobres y ricos, entre el norte y sur, ni entre el campo y la ciudad; aspiramos a erradicar las muertes asociados a condiciones de pobreza e insuficiencias en infraestructura en salud.

Estamos al tanto, de que son múltiples factores los que inciden en estas circunstancias y que el gobierno ha puesto en marcha programas integrales y coordinados para atender esta situación. Somos conscientes, también, de que en cuanto más nos acercamos a la universalización de la atención, los avances son marginales pese a la magnitud del esfuerzo, pero son estas condiciones las que nos exigen un mayor despliegue de creatividad en la acción gubernamental, ya que resulta inaceptable e injusto que exista una minoría identificada de población sin acceso a los servicios de salud.

Ahora bien, no sólo se requiere de vías innovadoras, inteligentes o nuevas alternativas para atender este rezago; las ideas e intenciones deben estar apoyadas de los recursos necesarios para que funcionen, de otra forma el avance sólo ocurrirá en los escritorios de la Administración Pública, por eso nos preocupa constatar el reducido gasto ejercido en salud, que como proporción del Producto Interno Bruto apenas alcanza el 5.6%, el cual está por debajo del 6.5 que es el promedio que destina a los países de América Latina.

Además del limitado gasto en salud de nuestro país, el 45% de éste es pago directo de bolsillos, situación que nos coloca en el lugar 144 de 192 países, en cuanto a justicia en el financiamiento de salud se refiere.

En este sentido, consideramos de gran valía los esfuerzos de la Secretaría por crear un seguro público de salud alterno, subsidiado, denominado "seguro popular de salud". Ese seguro busca cubrir las necesidades de la población de escasos recursos y arribar a una verdadera universalidad de los servicios de salud.

Por otro lado, en México se observa un fuerte crecimiento de enfermedades que hace algunas décadas eran problemas privativos de los países ricos. Hoy en día el 30% de la población adulta padece hipertensión arterial; la diabetes mellitus afecta el 8.2% de la población mayor de 20 años; la tasa de incidencia del SIDA, aunque en forma leve, continúa creciendo; el cáncer en la población infantil va en aumento. Sabemos que esos padecimientos son más difíciles y costos de tratar, cuestión que nos llama la atención, sobre todo en el contexto de restricción presupuestal en la que nos encontramos.

En ese sentido Acción Nacional apoya las acciones que en materia de detección oportuna y de prevención realiza la Secretaría de Salud, tales como los convenios firmados con la industria tabacalera para retirar la publicidad de sus productos de la radio y televisión y con las farmacias para no vender sus productos, así como la mayor distribución de medios de protección contra enfermedades de transmisión sexual.

Aún así, vemos con preocupación que las medias hasta ahora implementadas no alcanzar a revertir la prevalencia de estas enfermedades entre la población mexicana, hacen falta más campañas de concientización y prevención que corrijan los problemas de nutrición y falta de ejercicio que provocan el aumento en enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte en nuestro país.

De igual manera deben buscarse los mecanismos para que la sociedad se concientice y tome precauciones contra los accidentes, ya que de 1950 al año 2000, aumentaron del 4 al 16% su participación como causa de muerte prematura y discapacidad.

Por otra parte, un problema que se deriva de la baja inversión en salud es la reducida expansión y renovación de la infraestructura para su atención, esta situación está provocando graves deficiencias como el hecho de que no se están creando las unidades médicas y mejorando su equipamiento. No obstante debemos reconocer la buena voluntad y disposición y juicio de la Secretaría para atenuar estas carencias al considerar como prioridad, la puesta en marcha de las unidades creadas o semiterminadas en la administración pasada y que por falta de presupuesto  no se habían concluido o no estaban operando.

Sin embargo, no podemos descuidar la situación en las instituciones de seguridad social, donde el crecimiento acelerado del gasto en pensiones, está disminuyendo de manera alarmante, los recursos disponibles para dar atención y medicamentos a los derechohabientes.

Este aspecto, además de reducir la resolución y calidad de los servicios de Salud Pública y de Seguridad Social, significa un rezago en la edificación de capacidades para enfrentar la transición demográfica y epidemiológica, como problemática del Sector, que se ve reflejada en el aumento de enfermedades crónico-degenerativas y emergentes.

De igual manera, esta escasez de recursos, se refleja en un limitado abasto de medicamentos, en las instituciones públicas de salud, lo que afecta a la calidad de los servicios que ahí se ofrecen.

Finalmente, sabemos que la labor de abatir rezagos, eliminar deficiencias, mejorar los servicios, expandir el Sistema no es tarea única del Ejecutivo, ello requiere del apoyo y compromiso de la sociedad y del Poder Legislativo.

Por ello, los legisladores de Acción Nacional, nos pronunciamos y comprometemos a buscar los mecanismos que contribuyan a elevar el gasto público en salud, en abatir los rezagos en salud entre grupos y regiones, en propiciar el acceso universal a servicios de salud, suficientes y de calidad, y de encontrar soluciones a los problemas financieros de las instituciones de seguridad social.

En la consecución de estos fines, señor Secretario, encontrará en nosotros una actitud responsable y de colaboración. Externamos nuestro apoyo a las acciones emprendidas por la Secretaría a su cargo, para garantizar un acceso más justo y equitativo a los servicios de salud y a una vida sana para todos los mexicanos. Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias diputado.

Tiene la palabra hasta por diez minutos la diputada María de las Nieves García Fernández, para hacer el posicionamiento del Partido Revolucionario Institucional.

La diputada María de las Nieves García Fernández:

Con su permiso diputada presidenta de la Comisión e Salud. Compañeras y compañeros diputados. Señor Secretario de Salud. Señoras y señores. El 7 de octubre del 2001 en la presentación del Acuerdo Político para el Desarrollo Nacional, el Ejecutivo Federal se comprometió a, cito: destinar mayores recursos presupuestales para mejorar la infraestructura y asegurar la cobertura universal de los servicios de salud.

Para hacer congruente este planteamiento, estamos de acuerdo con usted, señor Secretario, que dentro de la reforma del Sistema Nacional de Salud, hay tres retos fundamentales que atender: equidad, como usted lo mencionó, ya que existen desigualdades sociales y regionales que hoy, en pleno Siglo XXI, son inadmisibles.

La calidad para que todos sin distingo de ninguna especie lo tenga, y protección financiera para dar seguridad a los mexicanos, en caso de sufrir gastos catastróficos y a veces fatales.

Es importante, ahora en el marco de la reforma del Estado, plantearse la reforma estructural financiera del Sistema Nacional de Salud. Consideramos los diputados que dentro de los incrementos que deben contemplarse, se deben destinar mayores recursos, para poner en marcha y operación la obra inconclusa, mantenimiento y modernización de la infraestructura existente, requerimientos de obra nueva, abasto de medicamentos, recursos para la investigación, etcétera.

Si sacamos la cuenta por cada rubro, la suma representa un incremento en el gasto en salud, cercano a un punto porcentual del producto interno bruto, a esta cifra hemos llegado por consenso los legisladores de todos los partidos políticos, los cuales impulsaremos en la revisión del próximo presupuesto de egresos de la federación.

Hace un año, en esta tribuna, comenté, que me parecía importante no anteponer el financiamiento al debate nacional de las prioridades de salud en nuestro país. En ese sentido creo que hemos avanzado en reconocer todos los actores involucrados, que los paradigmas de la salud en nuestro país han cambiado, que las transiciones demográfica, epidemiológica, social, económica y política, imprimen a México otros desafíos y expectativas que requieren de mayor información, análisis, especificación, reconocimiento de particularidades de cada región, prevención, seguimiento de acciones e investigación y desarrollo tecnológico, por mencionar algunos.

Comenté de igual manera que era importante la reorientación del gasto en salud con base en criterios de equidad, prioridad y resultados de acciones. En ese sentido ¿hasta dónde ha llegado su compromiso señor Secretario, con la revisión de la distribución y asignación equitativa del gasto federal a las entidades federativas? así como su compromiso de promover se incremente el esfuerzo estatal para el aporte de mayores recursos para la salud. Nos interesa su posición al respecto ya que es un principio de orden financiero.

En el rubro de protección social que sabemos a través del Seguro Popular se está implementando como plan piloto en algunos estados de la República mediante la adhesión y firma de acuerdos de coordinación, hasta este momento los diputados que integramos las Comisiones de Salud y Seguridad

Social de esta Cámara de Diputados, carecemos de información. Creemos importante saber el grado de aceptación de los gobiernos estatales, el impacto de la demanda de servicios de salud a las instituciones, el modelo de atención y cuál será el mecanismo de la participación del Gobierno Federal para complementar en caso de así requerirlo, la aportación solidaria de los estados.

Es interés del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional revisar el presupuesto destinado a comunidades y pueblos indígenas, el cual se incrementó en 27%. Creo entender que de este incremento que menciona el Ejecutivo, a la salud se están destinando 2 mil 500 millones de pesos. Sin embargo, no se específica adecuadamente el destino en acciones y cómo se han transferido estos recursos a las entidades federativas con mayor población indígena. Tampoco se conoce a qué estrato de este grupo poblacional van dirigidas las mismas

Señor Secretario, el año pasado en un despliegue de intensa publicidad se echó a andar la cruzada nacional por la calidad de los servicios de salud, para responder a las expectativas de los mexicanos por un trato digno en las unidades de atención médica. No dudo que se hayan fortalecido acciones de monitoreo del desempeño de los servicios de salud, del seguimiento de quejas y sugerencias, de la certificación de unidades hospitalarias. Sin embargo, el resultado no es directamente proporcional a la satisfacción del usuario y menos del prestador de servicios, ya que en la población en general predomina el desabasto de medicamentos, la tardada referencia a segundo y tercer nivel y la poca calidez en el trato.

Finalmente señor Secretario, un grupo de diputadas del Partido Revolucionario Institucional, propusimos un punto de acuerdo el cual fue presentado hace exactamente una semana, en donde se exhorta al Ejecutivo y por supuesto a las instancias de salud federal, se etiquete en el Presupuesto de Egresos de la Federación, 200 millones de pesos que requiere la población que padece VIH Sida, para su tratamiento con antiretrovilares.

Esperamos su colaboración y compromiso solidario. El debate y la lucha la daremos nosotros en el Congreso.

Y solamente señor Secretario recordar que los éxitos que hemos tenido todos en materia de salud, no son permanentes, hay que refrendarlos día con día.

Gracias por su atención.

La Presidenta:

Gracias diputada.

Para dar cumplimiento al punto segundo, numeral tercero, incisos a), b) y c), para la primera ronda de preguntas hasta por 3 minutos con derecho a réplica por 3 minutos, se han inscrito los siguientes ciudadanos diputados: diputado José Manuel del Río Virgen, diputado Victor Antonio García Dávila, diputada Ma. Teresa Campoy Ruy Sánchez, diputada Raquel Cortés López, diputado Salvador Neftalí Escobedo, diputado Eduardo Abraham Leines Barrera.

A tal efecto tiene la palabra, hasta por tres minutos, el diputado José Manuel del Río Virgen.

El diputado José Manuel del Río Virgen:

Con su permiso, señora presidenta. Bienvenido, señor Secretario.

La salud es una de las grandes aspiraciones de todos los mexicanos, principalmente de quienes durante muchos años han esperado contar con ese servicio básico para sus familias.

La situación de la salud en México está, desafortunadamente, muy ligada a la situación económica de las personas y, desde nuestro punto de vista, sigue estando dirigida hacia el aspecto curativo y no preventivo, por lo que es urgente su transformación integral.

Señor secretario, aprovecharé el tiempo para hacerle solamente dos preguntas. La primera va en relación directa con el seguro popular de salud. Nosotros hemos estado trabajando con su equipo de colaboradores y tenemos las cifras, pero creemos que todavía es insuficiente, creemos que tiene que ampliarse este marco y que tiene que ampliarse la cobertura porque, por supuesto, y usted sabe mejor que yo, que aun cuando sus colaboradores nos han traído todas las estadísticas, esto no es suficiente, señor secretario.

Exigimos entonces que el seguro popular de salud se incremente y avance con mayor velocidad.

El otro tema, señor secretario. Usted también tiene la doble función de ser presidente de la Junta Directiva del ISSSTE. Nosotros tenemos la gran preocupación, señor secretario, de las pensiones y jubilaciones y, por otro lado, también tenemos la gran preocupación de la venta de la aseguradora Hidalgo que se hizo en un marco de absoluta desventaja para quienes siempre aportaron los recursos para que sobreviviera una empresa eficiente, blanca, transparente, eficaz y con números negros, muy rentable para el gobierno de la República y para el Estado mexicano.

Señor secretario, como presidente de la Junta Directiva, yo le quiero preguntar a usted cuál es su posición respecto al déficit y por qué no la Secretaría de Salud, la Dirección General del ISSSTE, le han exigido a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que le entregue todas las aportaciones a que tienen derecho el ISSSTE, todas las aportaciones del Gobierno Federal de todos los trabajadores que cotizan al ISSSTE, del tal manera que el ISSSTE pueda ser -y es-una institución financieramente muy sana, rentable, puede fortalecer sus finanzas, pero el Gobierno Federal, el gobierno de la República tiene que pasarle todas las cuotas y aportaciones que le corresponden.

Nosotros creemos que el ISSSTE va avanzando, va caminando, pero requiero eso. Esa sería la pregunta, señor Secretario, y de veras rogarle con toda sinceridad que desde ese puesto de presidente de la Junta Directiva del ISSSTE, usted pueda hacer algo con mayor fortaleza para que podamos avanzar. Gracias por sus respuestas. Gracias, señora presidenta.

La Presidenta:

Gracias, diputado.

Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, el señor secretario de Salud.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Muchas gracias, señora presidenta. Quisiera, en primer lugar, abordar la pregunta con respecto al seguro popular de salud, que además figuró de manera muy prominente en los distintos posicionamientos de los partidos.

En efecto, éste es, como lo señalé en mi exposición, un instrumento financiero que forma parte a su vez de una reforma mucho más profunda de la totalidad de las aportaciones financieras al sistema de salud, incluyendo también a las instituciones de seguridad social.

Yo quiero subrayar que las líneas estratégicas que están planteadas en el Programa Nacional de Salud son, uno, fortalecer a nuestras instituciones de seguridad social y, segundo, extender esa protección social al resto de los habitantes, a ese 45% que hoy no goza de la seguridad social formal.

La visión que se tiene es que podamos evolucionar a un sistema de salud que en el lado financiero tenga tres seguros públicos, Dos de ellos ya existen; uno es el seguro de enfermedades y maternidad, del IMSS, que fundamentalmente atiende a los trabajadores del apartado A del artículo 123 de la Constitución. El segundo seguro público es el Fondo Médico del ISSSTE, que esencialmente atiende a los trabajadores asalariados del sector público de la economía formal y la idea es que nos falta todavía atender a toda la población aproximadamente 45 % de ella que no se encuentra ni en el apartado A ni en el apartado B porque o son autoempleados o están desempleados o se encuentran en el sector informal de la economía.

Y la idea es crear un tercer seguro público que canalice todas las aportaciones que se hacen por la vía fiscal tanto federal como estatal, para pasar de una lógica financiera asistencial, a una lógica financiera de aseguramiento público. Esta es la fórmula que nos garantiza justicia financiera porque permite que todo mundo tenga protección y que independientemente del número de enfermedades que tenga, pueda estar cubierto y no tenga que estar pagando cada vez que se enferma.

El actual sistema fuerza a las familias en una altísima proporción a pagar de su bolsillo cada vez que se enferman y por eso es un sistema que hace que los enfermos paguen más.

Y sí quiero destacar que esta es la idea básica, tendré ocasión de ir ampliando en preguntas subsecuentes.

Yo agradezco el comentario del diputado Del Río Virgen, y estamos totalmente de acuerdo con usted, debemos ampliar la cobertura.

Yo le quiero señalar que la recepción que ha habido por parte de la población ha sido muy positiva. Este ha sido un programa sumamente cuidado yo creo que ya no podemos en México lanzar grandes iniciativas sin hacer evaluaciones muy cuidadosas, muy bien estudiadas y esto es lo que se ha hecho.

Se realizó previo al lanzamiento del seguro, en esta fase piloto inicial, justamente porque queríamos primero someter a prueba las ideas, se hicieron encuestas nacionales hechas por el INEGI y por el Instituto Nacional de Salud Pública, o sea, por instancias ajenas a la Secretaría de Salud, externa a la Secretaría de Salud que nos confirmaron que la población tiene una alta aceptación de esta idea. Pero la gente aún la gente más pobre, el 10 % más pobre de este país, quisiera tener este tipo de protección financiera, porque esos son los pobres que están pagando más, no hay que pensar ni caer en la falsa idea, muy generalizada, de que los pobre son están pagando por su salud. Están pagando mucho más que la gente no pobre y están pagando incluso en las instituciones publicas a través de las llamadas: "cuotas de recuperación".

Entonces ha habido una gran aceptación, hemos llegado al límite de los recursos de este año y en la medida en que haya más recursos se irá ampliando la cobertura.

Segundo, en efecto, como Presidente de la Junta de Gobierno del ISSSTE, tenemos una preocupación seria por el tema de pensiones. Una gran parte del problema de pensiones es igual que en salud, es derivado de los éxitos que hemos tenido en elevar la expectativa de vida.

Hoy en día el tiempo que permanece una persona jubilada, la esperanza de vida posterior a la jubilación ha crecido de unos pocos años, a veces a 20 ó 25 años posteriores a la jubilación.

Esas son cosas buenas. Como sociedad deberíamos de esta muy satisfechos de que hoy haya mayor población que llega a la edad avanzada y que esa gente que llegue a esa edad viva más y más años. Pero ciertamente crea un problema estructural muy importante tanto en salud porque son la población que más demanda y mayores gastos tiene como en pensiones.

Le quiero decir que estamos en un proyecto integral, trabajando de la mano con el ISSSTE, con todo respeto a su autonomía, desde luego, pero en un proyecto integral que incluye tanto el aspecto de pensiones como el aspecto de salud.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Tiene la palabra por tres minutos para réplica el diputado José Manuel del Río Virgen.

El diputado José Manuel del Río Virgen:

Le agradezco mucho, señora Presidenta.

Señor Secretario, muchas gracias. Qué bueno que queda muy claro que usted va a impulsar el seguro popular de salud y qué bueno que le queda claro que estamos insatisfechos con lo que hasta ahora tenemos. Queremos que lo impulse pero con decisión y con fortaleza y con dinero.

Señor Secretario, también decirle que desafortunadamente no comparto la visión que tiene de la salud de México. Veo un México enfermo corporal y financieramente.

Corporalmente porque hay pocos medicamentos, porque no hay médicos en las comunidades más apartadas y porque los indígenas no gozan de los grandes centros hospitalarios.

Respecto al tema financiero, señor Secretario, veo un México casi en estado de crisis y de muerte. Financieramente las instituciones están quebradas. Aquí vino el señor Director General del Imss a decirnos que casi se puede comparar la deuda con lo que tenemos metido en la panza del Fobaproa.

Nosotros no compartimos esa visión, señor Secretario, de tener unos paliativos para poder resolver este problema. Nosotros queremos que el señor Secretario de Salud, como miembro de estas juntas de gobierno, tome una decisión con una velocidad más importante. Le haría un comentario: Nosotros no queremos, no deseamos, los servidores públicos de este país por ningún motivo, que los recursos que aportamos como servidores públicos vayan a ir a las Afores. Tenemos esquemas para poder resolver el problema financiero del Issste.

Usted los conoce muy bien. Usted es un prestigiado médico, es un prestigiado administrador de cuestiones financieras también y nosotros no vamos a aceptar, no aceptamos que se abran los recursos a las Afores para enriquecer nuevamente a unos cuantos y empobrecer a todos los que aportamos, por un lado.

Por otro lado, señor Secretario, sí queremos rogarle que si puede usted más adelante hacer un pronunciamiento ¿por qué no exigirle al gobierno federal que dé todas las aportaciones que requiere, que se necesite, que tiene además derecho el Issste? Todas las aportaciones que tiene qué dar el gobierno federal porque le corresponden al Issste y el director del Issste tendría algunos recursos más. Nosotros no aceptamos por ningún motivo que el gobierno medio le dé algunos cuantos pesos, porque el Issste es sano financieramente si le damos este dinero.

Y por otra parte para terminar, señora Presidenta, le diría al señor Secretario que usted puede ayudar en la transformación del Issste, como Presidente de la Junta Directiva. Los que servimos al gobierno federal durante muchos años le pedimos a usted que no permita que se dé otro asalto como el de la Aseguradora Hidalgo. La Aseguradora Hidalgo era fuerte y ayudaba mucho. No permitamos que se privaticen los servicios de salud por ninguna manera.

Gracias, señor Secretario. Gracias, señora Presidenta.

La Presidenta:

Gracias diputado.

Tiene la palabra, hasta por tres minutos, para formular su pregunta el diputado Víctor Antonio García Dávila.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Con el permiso de la Presidencia.

Compañeras y compañeros diputados, doctor Julio Frenk Mora, Secretario de Salud: en esta primera ronda de preguntas analizando el informe que nos presenta el Titular del Poder Ejecutivo Federal, deseamos referirnos a uno de los problemas que consideramos importante revisar con usted: es el referente al cáncer cervicouterino.

Señalábamos en nuestro posicionamiento que esta es una de las principales causas de mortalidad entre las mujeres, mujeres en edad reproductiva de 25 años y más son susceptibles de contraer esta enfermedad y perder la vida. Es preocupante que nuestro país ocupe el primer lugar en mortalidad por este padecimiento. Excepto también que se ha tomado conciencia de la gravedad de esta situación y se han echado a andar programas de prevención. Pero nos parece que han sido insuficientes, ya que no se ha disminuido la incidencia de muerte por este cáncer.

Deseamos saber de manera detallada qué acciones está tomando la dependencia a su cargo para reducir la incidencia de muerte por esta enfermedad. Qué metas concretas tiene la Secretaría para lograr que México deje de ocupar el primer lugar de mortalidad por ese caso. Si nos atenemos a lo que consignan los documentos enviados a esta soberanía pues no es muy grande el esfuerzo porque en dos, máximo tres páginas se mencionan los avances y los hechos realizados.

Señor Secretario:

Le queremos pedir de manera muy respetuosa que nos pudiera proporcionar la mayor cantidad de información posible sobre este tema, ya que es de gran interés para nuestro partido poder colaborar para reducir la mortalidad por esta enfermedad.

Por otra parte, señor Secretario, así como Triptofanito decidió emprender su expedición dentro del cuerpo humano, el Instituto Nacional de Pediatría, el Partido del Trabajo y las fundaciones Cardia y Por Ti Trabajamos, hemos decidido juntos iniciar una aventura sobre el sector salud para formar una red de apoyo para los más necesitados y poder ayudar a resolver los problemas de salud, específicamente de enfermedades del corazón que aquejan a las familias mexicanas que carecen de otras opciones de referencia que tenemos en la Ciudad de México y le solicitamos una audiencia para explicárselo más a fondo.

Estamos decididos, como Triptofanito y Lisina a luchar contra los villanos como Ascaris y el General Maguellanes, a vencer la inercia, la corrupción y la falta de compromiso personal que transitan en el sector salud y con los que se enfrentan muchos padres de familia que buscan una solución a los padecimientos de sus hijos.

Necesitamos de su ayuda, señor Secretario, para combatir este ejército de bacterias que atacan a tantos de nuestros chiquitines. Necesitamos recursos humanos y materiales para poder ganar la batalla con globulinos y globulinas que defiendan a toda costa la salud y el bienestar de nuestros pequeños y de nuestros jóvenes.

La Presidenta:

Gracias diputado García Dávila.

Tiene la palabra el doctor Julio Frenk Mora, hasta por cinco minutos, para dar respuesta.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Muchas gracias. Muchas gracias al señor diputado García Dávila por su pregunta y comentario.

Compartimos con usted la altísima prioridad que debe tener el cáncer cervico-uterino, es uno de los padecimientos que más están asociados al rezago, como todos sabemos y apreciamos mucho el incremento que la Cámara de Diputados, a iniciativa de las Comisiones de Salud y de Equidad y Género, dispusieron en el presupuesto de este año para justamente atacar los problemas de cáncer en la mujer, particularmente cáncer cervico-uterino y cáncer de mama, de manera que apreciamos mucho ese apoyo que ha dado la Cámara de Diputados a subrayar ya con recursos esta prioridad que tenemos.

Es, en efecto, un problema fundamental, no quiero aquí abrumar con algunas cifras. Permítanme nada más señalar que la tasa de mortalidad, es decir, el número de muertes por cien mil mujeres de 25 años y más, pasó de 19.29 en el año 2000 a 18.4 en 2002, hemos tenido un leve descenso de 4.6 por ciento en términos relativos. Entonces vamos en la tendencia correcta en este sentido.

El número de detecciones va asociado a ello y éste ha crecido de manera más importante en 17 por ciento entre el año 2000 y el año 2002, estimado a la fecha actual. Al momento actual llevamos en este año 2002, 5.4 millones de detecciones arriba de las 4 y medio millones que se dieron en el año 2000, o sea, ha habido un incremento muy importante en el número de detecciones.

Sin embargo no es suficiente, necesitamos redoblar los esfuerzos. Este es un campo donde además ha habido un gran compromiso de la sociedad civil y un involucramiento muy importante de todos los gobiernos estatales. Aquí ha habido acciones de donaciones, de equipo muy valiosas y que mucho apreciamos y que han permitido justamente o facilitado esta ampliación del número de detecciones.

También éste es un caso en que tenemos que invertir en investigación. Vemos elementos promisorios en el horizonte, en distintas investigaciones realizadas en instituciones nacionales, de manera que ahí sentimos que podemos tener quizás incluso la posibilidad de eventualmente contar con procedimientos preventivos de alta eficacia, como sería una vacuna.

Por otro lado, es desde luego muy importante profundizar nuestros recursos humanos. Hoy en día la Secretaría de Salud exclusivamente, sin contar el IMSS y el ISSSTE, tiene 463 hitotecnólogos y hay 139 clínicas de displasias que nos permiten atender a un universo de más de 600 mil personas.

Tenemos una estrategia de concentrarnos en las entidades federativas con mayores incidencias, que son diez entidades y creo que esto está dando resultados.

Por último le comentaría que del Programa Nacional de Salud se desprenden 42 programas de acción, por primera vez no nos quedamos en la zona del programa sectorial que por necesidad es muy general sino que hemos dado un paso siguiente en el esfuerzo de planeación y programación y da lugar a programas de acción.

Hay un programa de acción específicamente para la prevención y control del cáncer cérvico uterino y ahí están las metas y los compromisos muy claramente estipulados para atender este problema prioritario.

Respecto al segundo comentario, además de la satisfacción que me da constatar que es usted un lector del libro que escribí, ya pasados tantos años, creo que en otra vida, subrayo desde luego todo nuestro apoyo a esta iniciativa y celebramos pues estas alianzas entre legisladores, entre organizaciones de la sociedad civil y entre nuestras instituciones públicas que como el Instituto Nacional de Pediatría son motivo de legítimo orgullo y con mucho gusto nos reuniremos a la brevedad para poder darle seguimiento a esta iniciativa que usted nos ha mandado.

La Presidenta:

Muchas gracias.

Tiene la palabra, hasta por tres minutos, para réplica, el diputado Víctor Antonio García Dávila.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Señor Secretario, los niños enfermos de corazón se lo agradecerán mucho porque tenemos cerca de 20 por ahí que tenemos que salvarles la vida.

La mujer mexicana también ha dado una intensa lucha por romper con los esquemas de represión y dominación que ejercen los hombres y buena parte de las instituciones públicas y privadas, parte de esa lucha ha implicado gozar de su sexualidad de manera abierta y responsable, por esa razón señor Secretario, nos preocupa si enfermedades relacionadas con la cuestión reproductiva de la mujer ocupa los primeros lugares de mortandad en nuestro país.

Es cierto que en los últimos diez años las muertes por esta causa han disminuido y que las instituciones de salud han realizado esfuerzos por combatir este mal pero es preciso reconocerlo, han sido insuficientes, por ello es necesario llevar a cabo intensas campañas de información que permitan a las mujeres tomar conciencia de la importancia de tener chequeos regulares para reducir en lo posible el riesgo de padecer esta terrible enfermedad.

La Asociación y la Fundación en la cual nosotros estamos participando, tiene mucho que ver también con las mujeres en la prevención del cáncer de mama y estamos apoyándolas a nivel nacional.

Señor Secretario, con relación al apoyo que le hemos solicitado para nuestros niños con problemas cardíacos, queremos recordarle que usted es heredero del sentimiento de su padre el pediatra Silvestre Frenk, quien se distinguiera por su inmenso amor por los niños y quien lo guiara por el camino que usted ha seguido.

Sabemos que en más de una ocasión ha sentido el coraje e impotencia cuando la vida de un niño se extingue por la falta de medicinas y hospitales.

Cuando el PAC en sus años mozos luchaba con ideales socialistas, volcó sus sentimientos hacia las clases más pobres y populares, yo creo que el PAC sigue siendo de usted, sigue estando dentro de usted tal como lo hace el Triptofanito que sigue recorriendo su cuerpo a lo largo y ancho.

Unamos nuestros esfuerzos señor Secretario en eta cruzada contra la enfermedad y la muerte, hay que hacer algo y no nomás atacar, sino hay que hacer algo.

La Presidenta:

Gracias diputado.

Tiene la palabra, hasta por tres minutos para formular su pregunta, la diputada María Teresa Campoy Ruy Sánchez.

La diputada María Teresa Campoy Ruy Sánchez:

Con su permiso señora Presidenta, señor Secretario. En materia de Salud Mental, como es sabido, existe el modelo Hidalgo de atención en salud mental que son estructuras de prevención, hospitalización y reintegración social para personas de cualquier edad que padezcan una enfermedad mental.

Este modelo está funcionando en el estado de Hidalgo, debido a la colaboración del Gobierno Federal, estatal y una organización no gubernamental. La valía y la importancia de este modelo están reconocidas, no sólo por su propia existencia y operación, sino por la evaluación internacional y por la convocatoria que ha tenido, ya que en Estados Unidos, Chile, España, Nicaragua y Argentina, al ser presentado, ha convencido a los especialistas, así como a miembros de la Organización Mundial de la Salud y de la Organización Panamericana de Salud, en sus visitas al estado de Hidalgo.

Es por ello que es necesario que en otros estados de la República se continúe implementando este modelo, ya que se cuenta con el interés y voluntad de gobernadores y secretarios de salud que han visitado las estructuras del modelo Hidalgo.

Por todo esto, quisiéramos saber, señor Secretario, cuánto presupuesto tiene contemplado destinar la Secretaría de Salud para implementar estructuras del modelo Hidalgo de atención en salud mental, a qué estados de la República y a cuánto ascienden estos recursos. ¿Cree usted que sería pertinente una iniciativa de ley para reformar la Ley General de Salud en el capítulo referente a la salud mental?

Por sus respuestas, muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias diputada.

A continuación tiene la palabra, hasta por cinco minutos, para dar respuesta, el señor Secretario.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Muchas gracias señora Presidenta. Muchas gracias a la diputada Ruy Sánchez por su pregunta y comentarios.

En primer lugar quisiera yo comentar que estamos totalmente de acuerdo en la prioridad absoluta que deben tener los aspectos de la salud mental. Sin duda aquí es donde vemos, quizás de manera más dramática los efectos de la transición epidemiológica y el cambio de perfiles en nuestro país. Conforme hemos ido teniendo éxito en abatir las causas infecciosas de enfermedad y muerte de niños, esos mismos niños que antes morían, son los niños que hoy sobreviven para llegar a la edad juvenil, a la edad escolar incluso, a la edad adulta y empezar a experimentar de manera acelerada problemas de salud mental, incluyendo desde luego las adicciones.

El año pasado, en particular, se hizo un despliegue internacional para darle visibilidad a este tema, porque es un tema que no figuraba en el mapa de prioridades por la forma en que medíamos las pérdidas de salud. El haber tenido históricamente sistemas de información estadística, basados solamente en las pérdidas de salud por mortalidad, evidentemente muchos padecimientos del orden mental no conducían directamente a la muerte y por tanto estaban subvalorados.

Cuando hemos trabajado de manera muy cercana con la Organización Mundial de la Salud para introducir nuevas métricas, que incluyen no sólo las pérdidas por muerte prematura, sino también por discapacidad, entonces los problemas de salud mental se proyectan a las primeras causas de pérdida de salud en el mundo entero, cuando sumamos pérdidas por muerte prematura y discapacidad.

En esto México ha sido un país pionero instrumentando esas nuevas medidas, como es los años de vida saludable perdidos, que como digo, nos llevan a los problemas de salud mental en general, como causas principalísimas de pérdida de salud y algunas en particular, como es especialmente el caso de las depresiones, a ser verdaderamente problemas de la más alta prioridad.

El año pasado el Día Mundial de la Salud se dedicó al tema de la Salud Mental. El informe anual de la Organización Mundial de la Salud se dedicó al tema de la salud mental y nosotros quisimos aprovechar esa visibilidad que hay que darle al tema, para generar también un espacio en México de mayor discusión.

¿Cómo hemos respondido en nuestro país? En primer lugar, desde el equipo de transición del entonces Presidente Electo, Vicente Fox, se detectó esta prioridad e interacción con los y las legisladoras, se llegó ya incluso en el presupuesto 2001, un incremento presupuestal al campo de la salud mental en general. No me refiero específicamente al Modelo Hidalgo, sino en general hubo un incremento importante.

Segundo. Hicimos una reorganización interna para elevar también el nivel jerárquico de estas acciones y hoy el tema del control de adicciones y de salud mental están integradas, creemos que eso es mucho más correcto porque hay una interacción muy importante. Las adicciones son en sí mismas un problema de salud mental que además tienen una sinergia de manera fundamental. De manera que reconocemos y apreciamos mucho el apoyo que han dado.

Con respecto específicamente al Modelo Hidalgo, en efecto, nosotros compartimos la valoración positiva que usted hace del modelo, consideramos que es una innovación sumamente interesante, tal vez así que se ha abierto un área dentro de la propia Secretaría para que, con la interacción muy intensa con los gobiernos estatales y con la sociedad civil, podamos ir avanzando en este tipo de innovaciones.

Yo creo que los principios básicos del modelo son compartidos de manera casi diría internacional, universal. El énfasis en abordajes integrales que vayan desde la prevención, desde luego el tratamiento y rehabilitación y luego la reintegración social, creo que ésos son elementos muy valiosos que todos compartimos. La idea de buscar y generar opciones alternativas a las instituciones psiquiátricas tradicionales, creemos que también es muy importante.

Para nosotros creo que el tema sería conceptuar una gran reforma del a atención psiquiátrica en nuestro país, dentro de la cual desde luego las experiencias innovadoras como el Modelo Hidalgo deben tener cabida. Una de las grandes virtudes de la descentralización del sistema de salud ha sido que ha dado lugar al florecimiento de muchas experiencias y una que valoramos mucho es ella. Hay también experiencias que se han ido dando en otros estados de la República y nosotros pensamos que bajo el manto de un gran esfuerzo de reforma psiquiátrica debemos ir evaluando cada una de ellas, dándole a cada una una valoración muy precisa de costos, de efectividad, de aceptabilidad social y creo que lo que nos unifica todas estas experiencias es el compartir: Uno, la prioridad absoluta en el tema de la salud mental; la necesidad de superar los esquemas tradicionales del pasado y de manera muy fundamental, de incluir visiones integrales que incluyan también el combate a la estigma.

Yo le puedo dar más adelante -no tengo aquí el número preciso- todo el desglose presupuestal para contestar. Ha habido también aportaciones de los estados como usted sabe, porque somos un sistema de salud descentralizado y los números están allí a su disposición.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Tiene la palabra para réplica, hasta por tres minutos, la diputada María Teresa Campoy Ruy Sánchez.

La diputada María Teresa Campoy Ruy Sánchez:

Señor Secretario, la preocupación del Partido Verde Ecologista de México por el tema de la salud mental ha sido recurrente en las distintas comparecencias a las que usted ha concurrido a esta Cámara de Diputados, pues actualmente los padecimientos en la salud mental cada vez son más frecuentes.

Rara es la familia que no se ha visto afectada por un trastorno mental o que no vaya a necesitar cuidados y asistencia en algún periodo de la vida. Sin embargo, fingimos ignorancia y cerramos los ojos a esta realidad que nos enfrenta a enfermedades como la esquizofrenia, el alcoholismo, retraso mental, Alzheimer, depresión, epilepsia, trastornos afectivos, etcétera, por lo que creemos que debe existir una política de Estado con mayor enfoque hacia la salud mental.

En este sentido, sabemos de lo limitado del presupuesto asignado a esta Secretaría, pero también estamos seguros de la necesidad de recursos en el área de salud mental para la edificación de nuevas estructuras y sabemos de su compromiso que en esta área de la salud, por lo que solicitamos su apoyo para continuar con el avance de este modelo que ha sido reconocido internacionalmente como el inicio de la reforma psiquiátrica en México.

Muchas gracias por su respuesta.

La Presidenta:

Gracias diputada.

Tiene la palabra, hasta por tres minutos, para formular su pregunta, la diputada Raquel Cortés López, del Partido de la Revolución Democrática.

La diputada Raquel Cortés López:

Con su venia, diputada Presidenta.

Diputadas y diputados; doctor Julio Frenk Mora:

Un asunto que hasta el momento ha carecido de la prioridad que demanda es el de los adultos mayores que representan el 7% del total de hogares en México. Es decir, alrededor de 22 millones y medio de hogares en la actualidad.

El crecimiento de este sector se va a experimentar entre el año 2001 y el 2050; tres cuartas partes de este crecimiento se van a concentrar entre el 2020 y el 2050. De ahí que tenemos sólo dos décadas para prepararnos, generar los recursos que necesitamos, invertirlos y atender las necesidades y demandas de nuestra población.

Doctor Frenk, me preocupa el enorme déficit en materia de servicio de salud al que se enfrentan los adultos mayores. Entre el 60 y 80% de la población, en consulta externa de hospitales de adultos mayores; son 80% de los enfermos encamados en los hospitales; son entre el 70 y 80% de los que se encuentran internados.

Actualmente existen 250 geriatras y se requieren mínimamente mil 500 para atender a la población de adultos mayores de nuestro país.

En 1983 se llevó a cabo el primer curso de medicina geriátrica en el Hospital General de México, el cual cuenta con 20 camas para el servicio; 20 consultas por día y forma 2 geriatras al año.

En el Hospital López Mateos se fundó el primer servicio de geriatría en 1986, éste cuenta con 20 camas para geriatría; da 20 consultas aproximadamente por día y forma 2 geriatras al año.

El ISSSTE cuenta con 20 camas para la atención geriátrica; el Instituto Nacional de Nutrición cuenta con el servicio de geriatría, no tiene camas asignadas para este servicio, forma tres geriatras por año.

En materia de gericulturista, es decir, enfermeras geriátricas apenas se están formando en el ISSSTE y en el IMSS, cuenta con asistencia domiciliaria.

Doctor Frenk, ¿qué está haciendo la Secretaría a su cargo para que este déficit de servicios, que nos deben avergonzar como nación, no continúa avanzando?

Por otro lado, esta soberanía aprobó el pasado 30 de abril la Ley de las Personas Adultas Mayores, el titular del Poder Ejecutivo la publicó en el Diario Oficial de la Federación el 25 de junio en los artículos 5, fracción III, XVIII y XXX y otros de la ley, otorgan a la Secretaría de Salud facultades y atribuciones en materia de adultos mayores, la Secretaría de Salud ¿cómo va a ejecutar los preceptos aquí mencionados?

Por sus respuestas, muchísimas gracias.

La Presidenta:

Gracias diputada.

Tiene la palabra el señor Secretario doctor Julio Frenk, hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Muchas gracias, señora Presidenta.

Agradezco la pregunta de la diputada Cortés López y creo que apunta a un tema de la mayor trascendencia porque en efecto, aquí nuevamente volvemos a ver los efectos de los programas de salud pública del pasado, incluyendo también en este caso los efectos de los programas de salud pública del pasado, incluyendo también en este caso los efectos de los programas de salud reproductiva porque gran parte del envejecimiento de la transición demográfica se debe a la reducción importante de fecundidad que ha habido en nuestro país y que es lo que determina que el porcentaje de personas en edad avanzada se vaya incrementando cada vez más.

Como sabemos, estas personas son también las que demandan mayores servicios, y creo que este cambio profundo en la estructura por edades, es quizás el que subraya de manera más trascendental la necesidad de un cambio en la estructura de nuestro Sistema de Salud.

Nuestro Sistema de Salud fue fundado el sistema moderno hace 60 años, cuando la situación, tanto en materia demográfica como en el perfil de enfermedades era totalmente diferentes, era un panorama dominado por enfermedades agudas que ocurrían sobre todo en niños, casi la mitad de las muertes incluso hace 25 años ocurrían en menores de cinco años, hoy, es menos del 5% del total de las muertes, y en contraste desde luego el porcentaje de muertes que ocurren en los mayores de 65 años se ha ido incrementando.

Nuevamente yo quiero empezar destacando que estos son cambios muy positivos, somos una sociedad más civilizada y más humana, por el hecho de que hemos tenido esos éxitos en lograr la sobrevivencia de más niños, y también en lograr estos cambios tan importantes.

Pero, son esos mismos cambios los que nos enfrentan ahora a estos enormes retos, cuando nosotros subrayamos los temas financieros, es porque estamos frente a un cambio estructural social de la mayor trascendencia.

Y estas transiciones que en Europa y en los países industrializados tomaron 200 años, en nuestros países se han comprimido y han ocurrido en períodos mucho más acelerados, a veces de medio siglo.

Concretamente, ¿cómo lo vamos a enfrentar? En primer lugar, creo que la salud de los adultos mayores debe empezarse a cuidar desde la infancia o incluso antes, aquí el enfoque preventivo es fundamental. Hoy, estamos incubando los problemas de salud de mañana, y dar este enfoque preventivo es fundamental.

Nuestro nuevo gran reto, por ejemplo, es el crecimiento en las tasas de obesidad, tenemos que hacer una acción definitiva para reducir este problema que ya se vuelve un problema de salud pública, la más reciente encuesta nacional de nutrición así nos lo revela.

Según factores de riesgo centrales, como son el tabaquismo. Las acciones que hoy estemos tomando para reducir el consumo de tabaco, van a redituar en una población de adultos mayores, mucho más sana a la larga.

Sin embargo, no basta con esa prevención, evidentemente necesitamos atender a los adultos mayores de hoy y a los que van incorporándose, independientemente de los esfuerzos que hagamos para reducir la exposición a riesgos a lo largo de su ciclo vital, llegan a la edad avanzada, y en efecto enfrentan problemas muy importantes.

Nosotros hemos destacado en nuestros programas de acción que, como decía antes, se derivan del Programa Nacional de Salud, cuatro que tienen una relevancia directa a su pregunta.

El Programa de Acción para el Control y Prevención de Diabetes, de Enfermedades Cardiovasculares e Hipertensión Arterial, el de Cáncer de Próstata, y hay un programa de acción específico de Atención al Envejecimiento.

En este último, yo le quisiera comentar algunos avances muy específicos que ya tenemos. Se elaboró ya la Cartilla Nacional de Salud para los Adultos Mayores, y que nos va a permitir, va a hacer un gran instrumento para prevención y control en colaboración con el Instituto Nacional de Personas Adultas Mayores, se está ya distribuyendo esta cartilla en forma masiva.

Empezamos, y el año pasado vacunamos 1 millón de adultos mayores, contra influenza y neumonías, queremos, y si los recursos presupuestales nos permiten, que la vacunación del adulto mayor, forme parte ya de los programas rutinarios.

En fin, le podría dar otros números, pero creo que eso nos ilustran mucho esta actitud preventiva. Así señalaría que en los otros programas de Hipertensión Arterial y Diabetes, pues obviamente estamos ahí con un gran énfasis. El año pasado atendimos más de 310 mil personas en materia de hipertensión arterial, para lograr el control y prevenir los efectos de la hipertensión.

Estamos, por cierto, mencioné las cartillas nacionales, ya se han distribuido entre 2001 y 2002 más de cuatro millones de estas cartillas.

¿Qué vamos a hacer este año? En primer lugar, hay que generar un proceso social de concientización, la celebración del Abrazo Mundial a favor de un Envejecimiento Activo, el primero de octubre acaba de pasar, la celebración del Día Mundial de la Diabetes el 14 de noviembre, y nuevamente este año, por primera vez, vamos a realizar, dentro de nuestro esquema de semanas nacionales, la Semana nacional de Salud para Gente grande del 23 al 29 de noviembre del 2002, que va a servir también para enfatizar las acciones preventivas de vacunas y otras medidas de promoción de la salud. Pero vamos a instituir esta semana nacional que en el caso de la salud de niños, ha sido una estrategia de enorme éxito.

La Presidenta:

Gracias señor Secretario.

Para réplica tiene la palabra hasta por 3 minutos la diputada Raquel Cortés López.

La diputada Raquel Cortés López:

Ciudadano Secretario:

Las diputadas y los diputados del grupo parlamentario del PRD, le hacemos el más atento llamado para que a la brevedad posible la Secretaría a su cargo implemente un programa especial emergente que permita mejorar y aumentar los servicios en materia de adultos mayores tales como geríatras, gericultistas, sicólogos, trabajadores social y demás profesionistas afines al caso y para que pongan énfasis en los programas de investigación científica.

Le proponemos la creación del Hospital Nacional de Geriatría. Lo conminamos a que no se pierda en la dinámica privatizadora o servicios públicos. Los adultos mayores y los mexicanos no merecen que les arranquen sus instituciones de salud pública.

Por otro lado y espero le recuerde en su comparecencia del año pasado el tema que una servidora trató con usted fue el referente al hospital general de La Perla, de Ciudad Nezahualcoyotl. En aquella ocasión le hice llegar un oficio para que me informara sobre el estado que guardaba dicho servicio. Recibí copia de oficio que usted turnó al Secretario de Salud del Estado de México. En virtud de que no recibía respuesta, nuevamente me dirigí a usted el 7 de noviembre. El resultado fue que me enviaron una copia del escrito de que la Secretaría de Salud del Estado de México, en él informan que están a la espera de que la Secretaría a su cargo libere 40 millones de pesos para la construcción de la obra.

Hoy veo con bastante preocupación que en su segundo Informe de Labores en el Ramo de Salud, la dirección general de Desarrollo de la Infraestructura Física, reporta como actividad relevante que ya se elaboraron los dictámenes técnicos de propuesta de la obra del hospital general La Perla.

Ahora, de la manera más atenta exijo que a la brevedad posible agende la entrega de los recursos que la Secretaría de Salud del Estado de México le están solicitando para la construcción de este hospital, ya que no nada más eran beneficiado Nezahualcoyotl, sino que otros municipios también con bastante población.

Muchísimas gracias.

La Presidenta:

Gracias diputada.

Tiene la palabra hasta por 3 minutos para formular su pregunta el diputado Salvador Neftalí Escobedo Zoletto.

El diputado Salvador Neftalí Escobedo Zoletto:

Buenas tardes; ciudadana Presidenta de la mesa directiva; compañeras y compañeros legisladores; señor Secretario de Salud doctor Julio Frenk:

El Programa Nacional de Salud 2001-2006, ha establecido como una de sus principales estrategias a la cruzada nacional por la calidad de los servicios de salud. De ésta se desprende la línea de acción que busca la consolidación del arbitraje médico.

Dicha estrategia se inspira en el componente democrático pues busca la igualdad y la seguridad jurídica, en el entendido de que debe de haber accesibilidad y confianza en la relación médico-paciente.

Según declaraciones de usted señor Secretario, el cumplimiento de las metas ubicará a México como país líder en materia de arbitraje médico. Sobre este particular apreciaré me precise qué logros tiene al día de hoy la Comisión Nacional del Arbitraje Médico. Asimismo cuáles son las expectativas inmediatas de esta instancia a poco más de 5 años de su puesta en marcha. Y adicionalmente en qué proporción considera que las partes resuelven amigablemente los términos de la queja y qué porcentaje de los asuntos no conciliados se sujetan al arbitraje médico de la Comisión Nacional.

Por otro lado, señor secretario, a los diputados de Acción Nacional, fieles a nuestra tradición federalista, nos preocupa que existan disparidades importantes entre los recursos que son aportados para el gasto que ejercen en salud las entidades federativas.

Por poner un ejemplo, mi estado, Puebla, recibe alrededor del 50% del promedio de lo que reciben las entidades federativas de los recursos por habitante del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, que es de 341 pesos para este año.

Doctor Frenk, usted ha mencionado que la desigualdad en la distribución geográfica de los recursos para la salud es un problema del sector que usted coordina, por lo que ha planteado la necesidad de reformar el sistema de financiamiento para la salud.

Por ello me permito hacer la siguiente pregunta: de qué manera se inserta el seguro popular de salud en este marco de disparidades entre las aportaciones federales que reciben las entidades federativas. ¿El programa contribuirá a profundizar las diferencias o a reducirlas?

Permítame, para finalizar, plantearle una tercera serie de preguntas. Recientemente usted precisó que la mortalidad por enfermedades diarréicas, infecciosas y respiratorias sigue siendo elevada, particularmente en las entidades del sur-sureste del país, en las zonas rurales, en los municipios marginados y en las poblaciones indígenas.

Sobre este particular, en mi calidad de integrante de la Comisión de Salud y como presidente de la Comisión Especial del Sur-Sureste, le consulto sobre las medidas sanitarias que sobre estas enfermedades está tomando la Secretaría de Salud en esta zona del país y qué acciones preventivas se están adoptando. Qué políticas diferenciadas, en salud, se realizan en el sur-sureste de nuestro país.

Por sus respuestas y comentarios, muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, diputado Salvador Escobedo.

Tiene la palabra el doctor Julio Frenk Mora, hasta por cinco minutos, para dar respuesta.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Muchas gracias, señora presidenta, y muchas gracias al señor diputado Salvador Neftalí Escobedo por sus tres preguntas.

Con respecto a la primera, en efecto, una de las líneas estratégicas de la cruzada nacional por la calidad de la consolidación del arbitraje médico, nosotros consideramos que la Comisión Nacional de Arbitraje Médico ha sido un gran acierto, ha permitido desarrollar un modelo innovador que previene que los inevitables diferendos que puedan surgir en el proceso de atención a la salud se remitan a los juzgados y que nos da una instancia neutral de mediación que creo que mucho contribuye a resolver las inconformidades y a también canalizarlas en una forma más constructiva y a generar un proceso de aprendizaje interno.

Son muchos los avances que ha habido. Nos acompaña de hecho aquí el doctor Carlos Tena, comisionado nacional de arbitraje médico. Pero déjeme destacar que, en primer lugar, la Conamed fue la primera institución de salud en recibir la certificación ISO 9000, lo cual habla de cómo un cuerpo externo evaluador ha dado cuenta de la excelencia que tiene en sus procesos.

Esta certificación se ha refrendado recientemente para el año en curso, de manera que creo que esto es un testimonio, más allá de lo que podamos nosotros mismos declarar de cómo instancias externas están haciendo este reconocimiento.

Por otro lado, la Conamed ha estado muy activa de promover el modelo a nivel nacional . En 23 entidades federativas ya existe el instrumento jurídico para crear condiciones estatales de arbitraje médico y en 16 de ellas funciona ya una comisión de este tipo.

Además se ha creado ya el Consejo Mexicano de Arbitraje Médico, justamente para crear un foro en el cual se puedan reunir.

Debo decir que esto ha sido motivo también de peticiones de otros países, particularmente en la región latinoamericana, que han pedido el apoyo de México, la cooperación técnica, para tratar de ampliar este esquema.

Por otro lado, bueno, hay una serie de números, pero no tenemos el tiempo para atenderlos a todos; sin embargo, déjeme comentarle que en el año 2002 se espera atender más o menos 5 mil 500 asuntos, que es un incremento de 11% con respecto al año 2000.

Me hacía usted la pregunta de qué tan eficiente es, bueno, del total de inconformidades que ingresan al proceso arbitral susceptibles de conciliación, el 62 %, o sea, las dos terceras partes de hecho se resuelven en la etapa conciliatoria. Y tenemos un indicador en las metas que comprometemos con el señor Presidente de la República que es justamente un indicador de eficiencia en el proceso conciliatorio y de arbitraje y lo estamos monitoreando. Pero creemos que esto va mejorando y en síntesis creo que la política que tenemos es la del fortalecimiento y darle toda la autonomía para que logre de mejor manera su muy elevado cometido.

Segundo.- Con respecto a las disparidades en materia financiera entre estados, es uno de los grandes desequilibrios. Nosotros avanzamos en la descentralización de manera muy profunda, fue una política de Estado que se dio a lo largo d más de quince años, somos la Secretaría más descentralizada de la Administración Pública Federal, pero mucha de esa descentralización se dio sin reglas claras de la corresponsabilidad financiera entre los distintos órdenes de gobierno.

La propuesta de reforma financiera integral del Sector Salud, incluye como uno de sus puntos medidas específicas para corregir esos desequilibrios.

Tiene usted razón, existe una diferencia de más de alrededor de nueve veces entre el estado que más recursos recibe de la Federación per cápita y el que menos recibe y lamentablemente el que menos recibe per cápita es el estado de Puebla.

Estas inercias no responden una lógica, no son los estados más pobres los que reciben más recursos como debería de ser.

En las iniciativas que estamos enviando a la consideración y que hemos de hecho elaborado con la discusión muy activa con ustedes, se plantea una fórmula para el (Fasa) Fondo de Aportaciones en Salud, que incluye el esfuerzo estatal, porque hasta ahora tenemos un sistema perverso en donde el estado que más le asignan salud, entonces lo castigamos reduciéndole la aportación federal. Creemos que en la fórmula debe haber un elemento de reconocer el esfuerzo estatal y lo podremos discutir en detalle como lo hemos venido haciendo a lo largo de estos dos años.

El Seguro Popular de Salud va dirigido a corregir esta ineficiencia porque hace muy claro la aportación que deben tener el nivel federal y el nivel estatal.

El Seguro Popular de Salud tiene un gran subsidio público y lo que hace explícito son las reglas en que ese subsidio se reparte entre los distintos órdenes de gobierno de manera que en definitiva el Programa de Seguro Popular mejorará.

Se me acaba el tiempo y nada más comento que sí le damos toda la prioridad al Sur-Sureste y de hecho hemos abierto todo un ramo de salud entro del Plan Puebla-Panamá. Tiene acciones muy específicas, prioridades muy claramente establecidas en tuberculosis, en VIH SIDA, en paludismo, desde luego tenemos los únicos focos de oncocercosis en nuestro país en Oaxaca y en Chiapas. En este momento, toda la prioridad al tema de dengue tenemos el 1 % de los casos que hubieran ocurrido en México, si hubiéramos tenido la misma experiencia que Brasil, y el enfoque fundamental no exclusivo pero sí fundamental ha sido en el Sur-Sureste, aunque en este momento la campaña está en todo el país.

Y finalmente, un gran reforzamiento de la vigilancia epidemiológica. Pero además en la reforma financiera como son justamente los estados del Sur-Sureste, incluido el estado de Puebla, los que menos recursos reciben, esperamos que esta reforma va también, si ustedes la aprueban, a ir gradualmente, no será de la noche a la mañana, pero sí una visión de Estado, a corregir el rezago tradicional del Sur-Sureste de nuestro país.

La Presidenta:

Muchas gracias, señor Secretario.

Tiene la palabra por tres minutos, para réplica, el diputado Felipe Olvera Nieto.

El diputado Felipe Olvera Nieto:

Gracias. Con el permiso de la Presidencia; señor Secretario: El Sistema Nacional de Salud enfrenta retos considerables, requiere de mayores recursos públicos para crear infraestructura y evitar su deterioro, así como asegurar que todos los mexicanos tengan acceso a los servicios de salud.

Aunado a ello se ha mencionado que el gasto en salud como proporción del producto interno bruto (PIB) se encuentra por debajo de los estándares internacionales, y que su distribución ente los estados causa serias deficiencias.

Asimismo, de acuerdo al censo de población y vivienda del año 2000, más de la mitad de la población carece de la protección de la seguridad social. Y según la encuesta nacional de ingreso-gasto de los hogares cada año entre 2 y 3 millones de familias emplean la tercera parte de su ingreso para solventar sus gastos en salud, casi la mitad de esas familias estaría por arriba de las líneas de pobreza si no tuviera que hacer este gasto.

Con base en lo descrito es evidente que necesitamos mayores recursos públicos para el área de salud y que a su vez estén mejor distribuidos en el marco de un auténtico federalismo.

Estamos conscientes de que para lograr estos fines requerimos de un trabajo conjunto entre gobierno y sociedad. Las preocupaciones que hemos hecho patentes con los cuestionamientos planteados nos llevan a reflexionar sobre los cambios que requieren en el sector. Esto, sin duda alguna, deberá estar orientado a lograr un financiamiento en salud justo y equitativo, donde no se postergue la atención de la salud a las familias pobres por carencia de recursos.

Asimismo donde estos se distribuyan de manera equitativa entre las entidades y regiones con base en las necesidades de la salud de la población. Esto nos llevará a realizar esfuerzos presupuestales y aprender de manera creativa para encontrar los recursos que el sector necesita a fin de lograr pleno cumplimiento de la prerrogativa contenida en el artículo 4º de nuestra Constitución.

En este sentido, señor Secretario, lo invitamos a usted y a sus colaboradores a dialogar con los legisladores al seno de la Comisión, a fin de que establezcamos las necesidades en salud que con mayor apremio requieren ser atendidas y las estrategias de la Secretaría diseñados para ello.

No son tiempos en los que se puede avanzar de manera solitaria, necesitamos unir esfuerzos para sacar adelante las iniciativas que buscan mejorar el sector.

Los Legisladores de Acción Nacional estaremos siempre abiertos a analizar y sumarnos a las políticas públicas enfocadas a superar los rezagos del sector de una forma eficiente, honesta y responsable.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, diputado.

Tiene la palabra, hasta por tres minutos, para formular su pregunta el diputado Eduardo Abraham Leines Barrera.

El diputado Eduardo Abrham leines Barrera:

Con el permiso de la Presidencia.

Doctor Julio Frenk Mora, secretario de Salud, compañeras y compañeros legisladores: hoy analizamos el segundo informe de gobierno en el ramo de salud, aspecto que sin duda más importa en la vida de cualquier ser humano y en la política de cualquier país. En este momento es preciso hacer el siguiente cuestionamiento:

Para el Banco Mundial la descentralización de los servicios de salud establece competencias entre los niveles federales y estatales en materia de financiamiento y provisión de servicios. Específicamente en el financiamiento la federación debe asegurar un nivel mínimo de gasto por habitante en los estados, tomando en cuenta las características socioeconómicas y epidemiológicas de cada región.

México ejecutó dos procesos de descentralización de los servicios: uno parcial, en la década de los ´80; el segundo integral, en la década de los ´90 incluyendo al resto del país. En ambas etapas el proceso de descentralización financiera se alejó de los principios rectores del Banco Mundial. La federación sigue controlando mayoritariamente los recursos presupuestarios.

Para sustentar tal afirmación y válido para el segundo proceso de descentralización tomaron como premisa la siguiente inferencia:

Los recursos asignados para la atención de la población no derechohabiente, manejados discrecionalmente por los estados, fueron del 11.82 del gasto total en salud. Y para la población derechohabiente, manejado directamente por la federación, de 47.01 por ciento del gasto total. Es decir, por cada peso asignado a los no derechohabientes a los derechohabientes se asignaron cuatro.

Asimismo este criterio de asignación es inequitativo porque la primera población es superior a la segunda. Ahora, si bien es cierto la limitación de esta inferencia se debe a que se obtuvo de una variable sumamente agregada: el gasto total en salud. Pero para obtener inferencias particulares es menester analizar, además de sí o no son derechohabientes, los factores epidemiológicos y la existencia de infraestructura física y humana en la asignación presupuestal a nivel estatal.

En relación gasto en salud estatal, población derechohabiente y no derechohabiente, factores epidemiológicos, infraestructura humana y física, se infirió lo siguiente.

Generalmente fueron beneficiados con asignación de más recursos los estados de más baja y baja marginación que los de muy alta y alta marginación, y particularmente a la población derechohabiente.

Finalmente, los estados con mayor calidad de vida, con más infraestructura física y humana, se lleva la mayor parte de los recursos, donde un gran número de gente prefiere la medicina privada.

Finalmente, señor Secretario, preguntamos: El Congreso con esfuerzo aprueba un presupuesto y de facto el Ejecutivo lo recorta insensiblemente. Pregunto: ¿Qué explicación o justificación le hace a usted el Presidente cuando toma tan pésima decisión? ¿Por qué no se ha cumplido cabalmente con la descentralización, donde cada entidad maneje totalmente su presupuesto y la Federación únicamente sea el rector quien planee y regule su plan nacional? ¿Qué está haciendo la Federación con aquellos estados que tienen mayor capacidad recaudatoria y además sean privilegiados con mayor presupuesto en salud, comparado con los estados pobres que menos recaudan y se les lastima con menos recursos para la salud?

Para concluir, le pediría a nombre de mi fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional, se entregue la información desglosada de los programas operativos anuales estado por estado y así poder armar una buena propuesta para el próximo Presupuesto de Egresos.

Por sus respuestas, gracias.

La Presidenta:

Gracias diputado.

Tiene la palabra el doctor Julio Frenk Mora, hasta por cinco minutos, para dar respuesta.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Muchas gracias señora Presidenta y muchas gracias al diputado Leines por sus preguntas y comentarios.

Tiene usted toda la razón, ha habido una serie de procesos de descentralización que han tenido una duración importante en el tiempo.

Si vemos el agregado total de recursos, podemos decir que sí se ha dado la descentralización en el ámbito financiero. En el presupuesto del año 2002, del total de recursos federales que aprueba la Cámara de Diputados, 76 por ciento de los recursos federales se va directamente a los estados, o sea, tres cuartas partes del presupuesto total y solamente 24 por ciento se queda en el Ramo 12 y lo ejercen directamente las áreas federales. Pero déjeme también comentar que de ese 24 por ciento solamente la Secretaría Federal ejerce 8 puntos porcentuales, porque 16 por ciento del presupuesto total lo ejercen las entidades descentralizadas del orden federal, como son los institutos nacionales de salud: el Hospital General de México, el Hospital Gea González, etcétera. De manera que ya la Secretaría Federal de Salud está ejerciendo solamente el 8 por ciento de todos los recursos federales en materia de salud. De manera que en el marco agregado podemos decir que sí ha habido una descentralización de los recursos financieros.

El gran problema sin embargo es, como se señaló en la pregunta anterior también, la distribución de esos recursos. Y señala usted de manera muy acertada dos desequilibrios muy importantes; uno, la asignación entre los derechohabientes de la seguridad social y los no derechohabientes en términos percápita, que en efecto es muy desigual y dependiendo cómo la cuente uno. Podemos señalar que en este momento aproximadamente se está dedicando dos veces más por persona entre la población asegurada por una institución de seguridad social que los no asegurados.

El segundo tema es cómo aún entre los recursos para la población no asegurada hay unas grandes diferencias entre estados. La reforma financiera que se está planteando y que como ya lo he repetido muchas veces, se ha ido elaborando a lo largo del diálogo con el Legislativo en estos dos años de muy fructífera interacción que hemos tenido, pretende justamente corregir esas dos y entre otras, de los desequilibrios financieros.

Pretende, por un lado, ir cerrando la brecha obviamente hacia el alza porque también debemos de decir que aún siendo el doble la asignación presupuestal per cápita para los derechohabientes de la Seguridad Social, es insuficiente ante las nuevas demandas que tenemos de enfermedades mucho más costosas y de más complejidad.

Pero, pretende ir cerrando y darle a las actuales personas excluidas de la Seguridad Social formal una opción de aseguramiento que es justamente el Seguro Popular.

Y, por otro lado, se pretende también cerrar la brecha.

Finalmente con respecto a los ajustes que se hacen, todos ellos se ajustan estrictamente a las disposiciones que están contempladas en el Decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación .

En el caso nuestro las medidas de ahorro han obedecido a la evolución que se va dando en las discrepancias que se crean entre las expectativas de ingreso del Gobierno Federal con respecto a lo que se programó.

Sin embargo, déjeme comentarle que en el caso de los recursos para el Ramo 12, es decir para el Ramo Federal de Salud, del total de los recursos fiscales, del total de los recortes los hemos absorbido en el Ramo 12, en el Ramo Central, no se transfirió un solo recorte al Ramo 33, al contrario, hemos tomado recursos del Ramo 12 y con autorización de la Secretaría de Hacienda lo hemos transferido a los Estados para proteger, de manera que en este año no ha habido un solo recorte en las asignaciones a los Estados.

Por otro lado, en lo que se refiere a los ajustes presupuestales que se han dado, todos ellos absorbidos en el nivel federal, la indicación y lo que hemos seguido y la indicación que nos ha dado el Presidente de la República, ha sido concentrarlos en Gastos Administrativos y no afectar la atención de los pacientes.

Estamos sin embargo conscientes y creo que ha habido un gran consenso en los posicionamientos de todos los Partidos que por los cambios estructurales que hemos tenido en materia de Salud, requerimos de esta reforma financiera y justamente un de sus grandes objetivos será enfrentar esta incertidumbre.

Por último desde luego le entregaremos a usted todos los programas operativos anuales, estado por estado, que se elaboran año con año y que se ponen a consideración de ustedes y estarán a su disposición este año también.

La Presidenta:

Gracias señor Secretario.

Para dar la réplica, tiene la palabra hasta por tres minutos, el diputado Abraham Leines Barrera.

El diputado Abraham Leines Barrera:

Señor Secretario, es difícil comprender ciertas explicaciones y respuestas. En este Segundo Informe el Presidente Fox dice: "La salud es, junto con la educación, el componente central del capital humano que posibilita el progreso económico, el bienestar social y la estabilidad política. Por ello, mejorar la salud significa fortalecer la capacidad del individuo y la sociedad para procurarse y acrecentar sus medios de vida" -cierro la cita-.

Pero, señor Secretario, nosotros diríamos, necesitamos un Presidente de la República que por ningún motivo haga recortes presupuestales en el rubro de Salud, como recientemente lo hizo al IMSS, ISSSTE y a la Secretaría de Salud con un total de 3 mil 685 millones de pesos, con esto no se puede aceptar lo antes dicho.

La política del gasto público ha presentado un cambio estructural, cuando en los ochentas se destinaba a funciones productivas, hoy se traslada a funciones sociales, educación, salud y seguridad social.

Debido a la orientación social de la política de egresos, el sector Salud vió incrementada su participación del gasto público en el año 2000, para 2001 y 2002, la inversión gubernamental fue ligeramente más, es decir, el gasto público del período 2000 2002, creció a una tasa de 17.63% crecimiento ficticio porque no se consideró el índice inflacionario.

Sin embargo el gasto público en salud como porcentaje del PIB registró una ligera disminución en el 2002 respecto a la inversión ejercida en años anteriores.

Si la inversión pública en salud se mide como porciento del gasto total y del gasto programable, se confirmará la tendencia decreciente para el año 2002. Nótese que la inversión Salud pasó de 11.35 a 11.11 del gasto total y del 16.16 al 16.12 del gasto programable para los años muy fructífera interacción que hemos tenido, pretende justamente corregir esas dos, entre otros, de los desequilibrios financieros.

Pretende, por un lado, ir cerrando la brecha obviamente hacia el alza porque también debemos de decir que aún siendo el doble la asignación presupuestal per cápita para los derechohabientes de la Seguridad Social, es insuficiente ante las nuevas demandas que tenemos de enfermedades mucho más costosas y de más complejidad.

Pero, pretende ir cerrando y darle a las actuales personas excluidas de la Seguridad Social formal una opción de aseguramiento que es justamente el Seguro Popular.

Y, por otro lado, se pretende también cerrar la brecha.

Finalmente con respecto a los ajustes que se hacen, todos ellos se ajustan estrictamente a las disposiciones que están contempladas en el Decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación .

En el caso nuestro las medidas de ahorro han obedecido a la evolución que se va dando en las discrepancias que se crean entre las expectativas de ingreso del Gobierno Federal con respecto a lo que se programó.

Sin embargo, déjeme comentarle que en el caso de los recursos para el Ramo 12, es decir para el Ramo Federal de Salud, del total de los recursos fiscales, del total de los recortes los hemos absorbido en el Ramo 12, en el Ramo Central, no se transfirió un solo recorte al Ramo 33, al contrario, hemos tomado recursos del Ramo 12 y con autorización de la Secretaría de Hacienda lo hemos transferido a los Estados para proteger, de manera que en este año no ha habido un solo recorte en las asignaciones a los Estados.

Por otro lado, en lo que se refiere a los ajustes presupuestales que se han dado, todos ellos absorbidos en el nivel federal, la indicación y lo que hemos seguido y la indicación que nos ha dado el Presidente de la República, ha sido concentrarlos en Gastos Administrativos y no afectar la atención de los pacientes.

Estamos sin embargo conscientes y creo que ha habido un gran consenso en los posicionamientos de todos los Partidos que por los cambios estructurales que hemos tenido en materia de Salud, requerimos de esta reforma financiera y justamente un de sus grandes objetivos será enfrentar esta incertidumbre.

Por último desde luego le entregaremos a usted todos los programas operativos anuales, estado por estado, que se elaboran año con año y que se ponen a consideración de ustedes y estarán a su disposición este año también.

La Presidenta:

Gracias señor Secretario. Par dar la réplica, tiene la palabra hasta por tres minutos, el diputado Abraham Leines Barrera.

El diputado Abraham Leines Barrera:

Señor Secretario, es difícil comprender ciertas explicaciones y respuestas. En este Segundo Informe el Presidente Fox dice: "La salud es, junto con la educación, el componente central del capital humano que posibilita el progreso económico, el bienestar social y la estabilidad política. Por ello, mejorar la salud significa fortalecer la capacidad del individuo y la sociedad para procurarse y acrecentar sus medios de vida" -cierro la cita-.

Pero, señor Secretario, nosotros diríamos, necesitamos un Presidente de la República que por ningún motivo haga recortes presupuestales en el rubro de Salud, como recientemente lo hizo al IMSS, ISSSTE y a la Secretaría de Salud con un total de 3 mil 685 millones de pesos, con esto no se puede aceptar lo antes dicho.

La política del gasto público ha presentado un cambio estructural, cuando en los ochentas se destinaba a funciones productivas, hoy se traslada a funciones sociales, educación, salud y seguridad social.

Debido a la orientación social de la política de egresos, el sector Salud vió incrementada su participación del gasto público en el año 2000, para 2001 y 2002, la inversión gubernamental fue ligeramente más, es decir, el gasto público del período 2000 2002, creció a una tasa de 17.63% crecimiento ficticio porque no se consideró el índice inflacionario.

Sin embargo el gasto público en salud como porcentaje del PIB registró una ligera disminución en el 2002 respecto a la inversión ejercida en años anteriores.

Si la inversión pública en salud se mide como porciento del gasto total y del gasto programable, se confirmará la tendencia decreciente para el año 2002. Nótese que la inversión Salud pasó de 11.35 a 11.11 del gasto total y del 16.16 al 16.12 del gasto programable para los años 2001 y 2002, datos sin considerar el último recorte.

Señor Secretario, urge una nueva fórmula o estrategia para distribuir los recursos con equidad.

Finalmente, permítanme tan solo poner de ejemplo a Veracruz, que es espejo, si no veo el total, sí de la mayoría de las entidades federativas. El 100% del presupuesto es de un total de 45,585 millones de pesos; dicho presupuesto es para la atención de 100 millones de mexicanos, o sea 45,585 millones de pesos por millón de habitantes. Al estado de Veracruz sólo se le asigna 1,278 millones de pesos, donde nuestro estado tiene más de siete millones de habitantes, acorde al inciso anterior, le corresponderían 3,190 millones de pesos.

En función de atención a la población abierta, la asignación per cápita federal a nuestra entidad, Veracruz, se le asigna el lugar número 30, sólo arriba de Puebla y Michoacán, y eso que somos un estado aceptablemente recaudador y con una certificación satisfecha.

Aparte de la inequidad que existe en la repartición de recursos para Veracruz, el presupuesto otorgado va a seguir centralizado; el 43.5 Ramo 12, por lo que la descentralización de la Secretaría sigue siendo virtual.

Del total del presupuesto, más del 70% es para solventar el pago del capítulo 1000, Servicios Personales, dejando menos del 30% para gastos de operación y de inversión. Con este criterio, las diferencias en los servicios médicos asistenciales seguirán deficitarios. En otros países los porcentajes presupuestales son a la inversa, 30 a Servicios Personales, 70% Gastos de Operación.

Concretamente, en Veracruz el gasto de operación disminuyó en un 32.33% comparado con el año anterior.

Independientemente de lo anterior, en los últimos tres años se pusieron en marcha en la entidad, más de 300 unidades aplicativas de distintos niveles, sin que se autorizaran las plantillas de personal respectivas, por lo que se requerían adicionalmente para el 2002, un mínimo de 187 millones de pesos para Capítulo 1000.

Veracruz sólo queda como ejemplo de lo que sucede en la mayoría del país.

Amigo Secretario, quisiera externar la apreciación que mi grupo parlamentario tiene sobre usted, pero ya lo mencionó en su comparecencia del día de ayer nuestro compañero senador Borrego Estrada.

Yo quisiera decirle que, con la repartición equitativa de los recursos, apoyaremos totalmente su Plan Nacional de Salud. Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias diputado.

Iniciamos al segunda vuelta para hacer el análisis del Segundo Informe de Gobierno.

Tiene la palabra, hasta por tres minutos, para hacer su pregunta, el diputado Víctor Antonio García Dávila, en cumplimiento al acuerdo.

El diputado Víctor Antonio García Dávila:

Con el permiso de la Presidencia.

Dr. Julio Frenk: el sistema de salud en México enfrenta múltiples problemas. Por un lado tenemos el aumento de la proporción de personas de mayor edad en la estructura poblacional y la escasa capacidad de respuesta del Sector Salud para atender el mayor número de casos de enfermedades complejas que ello supone.

Tenemos también otros problemas, por ejemplo, no se tiene el equipo necesario y en buenas condiciones para realizar de forma perentoria los estudios que estas enfermedades requieren. Ahí está el caso del instrumental médico que muchas veces no sólo es obsoleto, sino que incluso no funciona, por encontrarse averiado y no hay presupuesto para mandarlos a reparar.

Para ilustrar lo anterior, ponemos el ejemplo en el Instituto Nacional de Pediatría no existe un mecocardiografo transfibofágico, que es necesario, a pesar de que ahí convergen niños de toda la República, de todos los estados de la República. También el Hospital Juárez de México, que por encontrarse averiado el tomógrafo, no se le pudieron sacar placas a un paciente que estuvo internado en ese nosocomio el 26 de abril al 9 de mayo del presente año, en la cama número 54 de la especialidad de gastroenterología. Conforme opinión del personal médico de esa especialidad, es algo común en ese hospital por falta de recursos para reparar los aparatos que de forma rutinaria sufren desperfectos.

Tenemos grandes núcleos de población urbana donde se concentra la mayor cantidad de médicos y hospitales, mientras que una enorme cantidad de pequeños núcleos de población a lo largo y ancho de nuestro territorio no tienen hospitales o centros de salud para recibir la atención médica elemental, y cuando los familiares presentan problemas graves de salud tienen que desplazarse de lejanos lugares para acudir a las ciudades en busca de hospitales públicos. Muchas entidades no ejercen su presupuesto de salud y se basan, mandan los enfermos a la capital.

En esas circunstancias, señor Secretario, deseamos formular las siguientes preguntas: ¿Qué está haciendo la Secretaría a su cargo para garantizar que el instrumental médico con que cuentan los hospitales públicos de este país, funcionen en perfectas condiciones? ¿Cuál es el monto de recursos que asigna esta secretaría para esos fines y cómo se administran? Asimismo, deseamos preguntar qué está haciendo la Secretaría de Salud para solucionar las necesidades de servicios médicos especializados, que necesitan los considerables núcleos de población dispersos en el territorio nacional

Y qué decir del SIDA, que se ha vuelto una verdadera epidemia en este país. Los casos van en aumento particularmente entre amas de casa y los pacientes de este terrible mal se quejan de que no hay medicinas en los hospitales públicos o que de plano se niegan a atenderlos. ¿Qué informe nos puede dar al respecto? Por sus respuestas, muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias, diputado.

Tiene la palabra el doctor Julio Frenk hasta por cinco minutos.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Muchas gracias y gracias al diputado García Dávila por sus preguntas y comentarios.

En efecto, el problema de la obsolescencia de equipo es un problema importante, de equipo e instalaciones. En el programa de acción que tenemos para ampliar la infraestructura física que incluye tanto instalaciones como equipamiento hemos procedido en fases.

La primera fase, como ya lo señalé en mi exposición inicial, fue echar a andar la infraestructura que por distintas razones, o estaba suspendida o estando construida no tenía equipamiento, o estando construida y equipada no tenía gasto de operación. Esto ya se hizo exitosamente y creo que nosotros en forma responsable decidimos no echar a andar obra nueva hasta que no tuviéramos funcionando totalmente la obra que ya existía. En el mes de agosto está funcionando todo lo que encontramos al empezar esta administración.

La segunda fase, que ya concluyó también, fue hacer un diagnóstico muy preciso de la situación que tienen, tanto las instalaciones como el equipamiento, y hoy tenemos gracias al trabajo de distintas áreas de la secretaría y del Instituto Nacional de Salud Pública, un diagnóstico incluso en un sistema de información georreferenciado, donde podemos saber por localidad cuántas unidades médicas hay de las tres instituciones públicas, pero además el equipamiento. Podemos decir dónde hay un electrocardiógrafo, dónde están las ambulancias en todo el territorio, y es un diagnóstico funcional.

El tercer paso en esto ha sido desarrollar una medición de los requerimientos, tanto de reparación como de desarrollo e infraestructura nueva.

Ahí yo quisiera destacar, por la brevedad del tiempo, solamente algunos aspectos innovadores que se han ido introduciendo.

Concretamente en materia de equipamiento, señor diputado, por primera vez estamos movilizando a nuestra banca nacional de desarrollo, que es Banobras, para que haga inversiones en materia de salud y hemos llegado junto con Banobras a un esquema sumamente interesante para apoyar a las entidades federativas en lograr el equipamiento mediante esquemas de arrendamiento financiero.

Nuestra propia banca de desarrollo no se había aplicado al tema de salud, cuando creo que todos estamos de acuerdo que quizás el aspecto central del desarrollo es invertir en la gente y que la salud es un aspecto central.

En situaciones muy ventajosas se logra estirar el rendimiento del recurso público, porque en vez de tener que utilizar recursos y congelarlos en un aparato y entonces enfrentar todos los problemas de mantenimiento que usted correctamente identifica, ahora lo que se hace es un esquema de arrendamiento que alarga el ir amortizando esa inversión en un espacio de quince años, con condiciones financieras sumamente favorables que ahorita son del TIE más dos puntos, pero que además se introducen en esos contratos cláusulas de actualización tecnológica.

Yo creo que con estos nuevos esquemas financieros vamos a salir del círculo vicioso en el que hemos estado atrapados, donde congelamos nuestros escasos recursos en un equipo y luego nos creamos un gran problema de mantenimiento y estos son recursos públicos porque usamos nuestra banca de desarrollo utilizados en una forma más inteligente, ha tenido una gran aceptación por la mayoría de las entidades federativas, estamos ya firmando los primeros convenios y creemos que eso nos va a permitir salir adelante. Y creo que ésta va a ser la forma de salir de la obsolescencia, entre tanto, desde luego, hay que mantener el equipo en condiciones.

Pero el otro tema muy importante es el de movernos y es una de nuestras prioridades para el año que entra, ha generado un proceso muy serio de evaluación tecnológica. Yo creo que las decisiones ya no las podemos tomar sobre la base de información a veces muy endeble, tenemos que tener evaluaciones de costo-efectividad y evaluaciones de seguridad antes de tomar decisiones, incluso, déjeme decirle, que en lo sucesivo las adiciones al cuadro básico en medicamentos, que efectivamente las medicinas son una forma de tecnología, se van a dar sobre bases de estudios de fármaco-economía, pero también las adquisiciones de equipo lo harán.

Y el tercer gran avance que yo señalaría es, que sobre todo para la alta tecnología estamos trabajando de manera muy estrecha las tres instituciones públicas principales, el IMSS, el ISSSTE y los servicios de salud estatales para que podamos hacer inversiones conjuntas. Hay estados donde no hay un solo tomógrafo porque son estados chicos y ninguna de las tres instituciones tendría la suficiente masa crítica y las tres se están refiriendo a un costo mucho más alto, entonces tiene mucho más lógica hacerlo en forma conjunta.

Con respecto al tema de SIDA, nosotros lo consideramos una de las más altas prioridades, es un problema de salud pública fundamental, pero además es también un problema de seguridad nacional y ahí nosotros -ya lo señalé- se ha hecho un gran esfuerzo para reducir los costos de los medicamentos, muchas empresas farmacéuticas han entrado en un proceso muy valioso de negociación, en el caso de algunos productos hemos tenido reducciones hasta de 82% del costo de los medicamentos y con ya eso la cobertura es de 93%.

El siguiente paso, sin embargo y se señaló en algunos de los posicionamientos previos, es crear un Fondo Nacional que esté protegido. De hecho una parte de la reforma financiera integral, nuevamente algo que hemos discutido con ustedes, es crear un Fondo Nacional de Protección contra Gastos Catastróficos, hay nueve causas que es lo que están arruinando fundamentalmente a las familias y a las instituciones.

La primera de ellas es el SIDA y por eso pensamos que debemos ya cambiar la fórmula presupuestal y crear un fondo, un fondo donde además existan remanentes porque hay variaciones en la incidencia de enfermedades, no se regrese sino que se vaya acumulando y que podamos darle una base financiera sólida para SIDA, cáncer, transplantes, diálisis, problemas cardiovasculares, problemas cerebro-vasculares, lesiones graves incluyendo quemaduras, rehabilitación de largo plazo y terapia intensiva neonatal, son las nueve condiciones que más afectan a las familias y el primer paso sería con el SIDA, porque evidentemente no hay los recursos para crear este fondo de golpe, pero quisiéramos irlo haciendo progresivamente, creemos que las prioridades deben ser primero SIDA y segundo, cáncer de niños y desde luego también los problemas cardiovasculares que usted señalaba.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Tiene la palabra, hasta por tres minutos, para hacer su réplica, el diputado Víctor Antonio García Dávila.

El diputado Víctor García Dávila:

Muchas gracias por su respuesta, muy clara, señor Secretario.

Al grupo parlamentario del Partido del Trabajo le queda claro que una de las mayores debilidades de este régimen es, continuar con la política de autoridad presupuestal.

Creemos a veces que no les preocupa el bienestar del pueblo, lo que les interesa es quedar bien con la opinión de los organismos financieros internacionales y con las agencias calificadoras de valores.

Todo lo que huele a más recursos para programas sociales es mal visto por varios funcionarios de este régimen.

Para nosotros está claro que para enfrentar de manera frontal y directa las enfermedades que quejan al pueblo mexicano se requiere de mayores recursos, pero esos recursos tienen que canalizarse al combate a la pobreza extrema y a la ignorancia de nuestra población.

Está más que demostrado que los exigüos recursos públicos que se asignan al Sector Salud en un contexto empobrecimiento creciente del pueblo, son insuficientes para hacerle frente a esos males que cada día también van en aumento, la falta de medicamentos en el ISSSTE y en el IMSS, es apenas una pequeña muestra.

La presión laboral también se ha vuelto una causa de muerte muy poderosa en nuestro pueblo, señor Secretario, la ansiedad por el tabaco, el alcohol y el consumo excesivo de alimentos, tiene su caldo de cultivo en la intensificación de la competencia laboral y la falta de empleo de nuestro pueblo.

Por lo tanto, la transformación de la medicina curativa en preventiva, se vuelve una exigencia que no admite demora en el combate de los males derivados de la industrialización, de la intensificación de la explotación de los trabajadores así como de la mayor disciplina laboral que exigen los procesos productivos orientados al mercado mundial.

Creemos que la única forma, segura y contundente, para reducir la demanda de servicios especializados de salud en los hospitales y regionales, es mediante la transformación de la medicina curativa en medicina preventiva, pero para ello tenemos que empezar por alimentar bien a nuestro pueblo y por crearle condiciones materiales y emocionales, para que desarrolle sus capacidades típicas y emocionales a plenitud.

En este contexto, nos encontramos con instituciones públicas de Salud quebradas, que no tienen recursos para hacer frente a las funciones para las cuales fueron creadas . Eso si, hay varios funcionarios que gozan con altos sueldos, viáticos excesivos, se compran automóviles del año, y tienen oficinas de super lujo.

Mientras que, por otro lado, hace falta personal para estas instituciones, hay carencia instrumental, e incluso hay hospitales que tienen a los enfermos afuera durante horas, sin recibir atención médica. Los pacientes se quejan de que las recetas no son surtidas en las farmacias, y tienen que comprar los medicamentos con recursos de su propio bolsillo, ¿qué pretenderá el Ejecutivo, señor Secretario?

Crear las condiciones para privatizar a las instituciones públicas de Salud, tal como ya lo vienen haciendo en los hechos con la descripción planteada. Es cuento.

La Presidenta:

Gracias diputado.

Tiene la palabra hasta por tres minutos para hacer su pregunta la diputada Julieta Prieto Fuhrken.

La diputada Julieta Prieto Fuhrken:

Con su permiso, señora presidenta. Señor Secretario. En México, así como en otros países, el encarecimiento de los precios de los medicamentos, ha llevado a la apertura del mercado de genéricos intercambiables. Estos medicamentos deben pasar por pruebas de calidad, para poder cumplir con la pureza y un efecto terapeútico, igual al medicamento innovador o de marca.

En este sentido, cuando se realizan las pruebas para obtener el Registro de Genéricos Intercambiables, ¿por qué no se realiza una nueva prueba de bioequivalencias si se cambia de fabricante, de materia prima, como lo marcan las normas internacionales?

Del mismo modo, los legisladores del Partido Verde Ecologista de México, nos preocupamos de manera especial los señalamientos y denuncias referentes, a que existen distribuidores de medicamentos, que se han aliado con empresas farmaceúticas, a fin de vender a las instituciones de Salud, medicamentos y otros productos a precios superiores a los que sepueden encontrar en el mercado.

¿Qué medidas ha adoptado la Secretaría a su cargo para detener estas prácticas que se presentan al interior del Instituto Mexicano del Seguro Social? ¿Sehan hecho investigaciones y auditorías que permitan conocer el alcance de estos hechos de corrupción? Si es así, ¿a cuánto asciende el monto erogado por la sobreprecios y compras realizadas sin licitación, qué sanciones han sido aplicadas?

Finalmente, la nueva estrategia del Instituto Mexicano del Seguro Social, en el abasto de medicamentos para el primer semestre del 2003, establece una mayor desconcentración en el abastecimiento de medicamentos, de tal manera que se pretende un abasto ya directamente a las unidades hospitalarias de alta especialidad que son 69.

En esto no es más que otro paso para desconcentrar las comprar de medicamentos. Previamente de siete unidades regionales se había pasado a 38 zonas.

¿Ha evaluado la Secretaría a su cargo la posibilidad que la aplicación de este esquema podría ocasionar mayor costo ya que no existen distribuidores regionales y la mayoría de los que abastecen el Instituto Mexicano del Seguro Social no cuentan con la capacidad para cubrir las 1800 unidades que es objeto?

Por sus respuestas muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias diputada.

Tiene la palabra el doctor Julio Frenk, hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Muchas gracias.

La diputada Prieto Fuhrken toca creo que uno de los temas absolutamente centrales de la política de salud que tiene que ver con la política farmacéutica.

Lo que hemos hecho es desarrollar una política integral.

Nos encontramos que existían los distintos pedazos de una política farmacéutica, pero a veces no estaban interconectados y eso va desde las actividades más iniciales que tienen que ver con el fomento a la investigación y el desarrollo tecnológico, pasando entonces por toda la política referente a las patentes y la propiedad intelectual, al registro de medicamentos, entrando a los criterios para definir los cuadros básicos, pasando entonces al papel ya de las instituciones públicas como comprador,  a sus políticas internas, todos los problemas de adquisiciones, almacenamiento, distribución de abasto en el interior, siguiendo con las políticas de prescripción racional por parte de los médicos y llegando al último eslabón de la cadena, que es las políticas para fomentar la adherencia terapéutica por parte de los pacientes.

Entonces se ha diseñado una política farmacéutica integral que va desde los primeros pasos hasta el eslabón final, si es que el paciente en efecto se adhiera a la prescripción racional.

El gran propósito de esto es garantizar el uso racional de medicamentos de alta calidad al menor costo posible.  Ese es el gran objetivo que persigue esta política farmacéutica integral. ¿Cómo la estamos llevando a la práctica? bueno, lo primero es que ha habido una reforma institucional muy importante. El año pasado se creó la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, no a partir de nuevas estructuras.

Hicimos una ingeniería profunda de la antigua subsecretaría de regulación y fomento sanitario, una subsecretaría que tuvo una vida muy útil a lo largo de sus 15 años de existencia pero que ahora había que dar un paso cualitativo en darle mayor autonomía técnica, profesional y administrativa y por eso fue que se ha creado esta Comisión Federal en donde entre otros aspectos cruciales para la protección de la salud, como es la salud ambiental, como es la garantía de la inocuidad alimentaria, como es el control publicitario de la publicidad, el control central de la publicidad incluyendo los temas de tabaco.

Ahí es donde se va conduciendo aspectos claves de la política farmacéutica.

Existen iniciativas que conocemos de la propia Comisión de Salud, que van a fortalecer el mercado de genéricos intercambiables. Este es un ejemplo muy claro de cómo si bien existían los elementos, estaban desconectados entre si.

Por ejemplo, había una política de fomento al genérico intercambiable, se crearon los terceros autorizados, etcétera. Pero el sector salud en sus compras no privilegiaba los propios genéricos intercambiables.

Por primera vez en la última licitación del Instituto Mexicano del Seguro Social, se estipuló que en las claves en donde existiera la oferta de genéricos intercambiables, se tenía que hacer, privilegiar, productos que hubieran pasado las pruebas de bioequivalencia y biodisponibilidad.

Y afortunadamente para nosotros, contrariamente al temor de que esto iba a elevar los costos, no fue así; bajo con el presupuesto asignado se pudo surtir la gran mayoría de las claves en donde existían genéricos intercambiables.  Fue un paso realmente histórico que ahora están siguiendo tanto el ISSSTE como la licitaciones de la Secretaría de Salud.

Había también que reformar las reglas de registro, porque nuevamente eran puntos que estaban desconectados entre si.

Entonces, me da mucho gusto constatar el gran interés que han tenido los diputados para alinear las políticas de registro, y en los cambios de Ley General de Salud que la Comisión ha estado elaborando --y que nosotros apoyamos ciento por ciento-- se incluyen cambios verdaderamente trascendentales.

En primer lugar que ya los registros no sean perennes; hoy en día tenemos de hecho 40 mil medicamentos registrados. Nunca se ha depurado ese registro porque se daban a perpetuidad. A partir de ahora, si ustedes lo aprueban, si la Cámara de Diputados aprueba estos cambios a la Ley General de Salud, los registros tendrán límite temporal y se exigirán las pruebas de equivalencia y disponibilidad para poder dar un registro.

Y eso a lo que va a tender es a tener un mercado famacéutico maduro, como vemos en los países donde es maduro este mercado, que es que hay dos tipos de productos: el innovador y, cuando vence la patente de ese innovador, el genérico intercambiable, el que ha demostrado con pruebas científicas que es exactamente igual al innovador. Esto es absolutamente esencial para crearle confianza al consumidor.

Finalmente, el tema que usted señala en las reformas de la ley se tiene previsto hacer las pruebas cuándo se cambia el proveedor de materia prima, exactamente como usted lo señaló.

Por último le señalaría que terminamos un estudio muy completo sobre todos los problemas o las causas de desabasto. Parte son problemas, yo diría que son tres categorías: insuficiencia, eficiencia y transparencia.

Insuficiencia: hacen falta mayores recursos por los costos elevados, pero hay también problemas de eficiencia que podemos mejorar. En lo personal yo creo que la desconcentración nos va a ayudar a ser más eficiente la entrega.

Hay cerca de 20 mil farmacias que se abastecen todos los días o todas las semanas en el país. Abastecer mil 800 puntos en el caso del IMSS no sería imposible, pero vamos a analizar esas medidas, las vamos a ir evaluando para que realmente rindan los resultados esperados.

En el último tema de transparencia, yo aquí ratifico el compromiso de todas las instituciones públicas de apegarnos estrictamente al marco jurídico y proceder con toda la energía en cualquier situación de corrupción que pudiera detectarse en la compra de medicamentos.

La Presidenta:

Gracias, señor secretario.

Se le concede la palabra, hasta por tres minutos, para la réplica, a la diputada Julieta Prieto Fuhrken.

La diputada  Julieta Prieto Fuhrken:

Gracias, señora Presidenta.

Hoy en día la salud de los mexicanos tiene que ser una de las prioridades de la nación y por esta razón la posibilidad de acceso a medicamentos no puede tener una prioridad menor a cualquier otra de las necesidades básicas, como es la alimentación.

El asegurar la educación, abastecimiento y salud a todos los mexicanos es un derecho que nos da nuestra carta magna y por eso le quiero dar las gracias por todas sus respuestas. Gracias.

La Presidenta:

Gracias, diputada.

Tiene la palabra, hasta por tres minutos, para formular su pregunta el diputado Pedro Miguel Rosaldo Salazar.

El diputado Pedro Miguel Rosaldo Salazar:

Gracias, señora presidenta. Señor secretario, compañeros diputadas y diputadas:

El presidente Vicente Fox, en su Plan Nacional de Desarrollo marca que la educación y el desarrollo de los mexicanos depende de la salud que posean y también nos dice que la protección de la salud deja de ser una mercancía, un privilegio o un objeto de asistencia para constituirse en un derecho social.

A pesar de que el discurso apunta hacia el cumplimiento del derecho a la salud para todos los mexicanos, a pesar de que el propio presidente Fox ha señalado que en México el acceso a la salud no debe ser un lujo sino un derecho efectivo para todas las personas, el Partido de la Revolución Democrática considera que la política que pretende aplicar el gobierno foxista está perdiendo el estricto sentido social que debería de caracterizarla.

Consideramos que la salud empleada en los últimos años lleva implícita la intención de desplazar el quehacer estatal constitucional hacia la población, con el objeto de sumar esfuerzos financieros.

El retraimiento de la participación en el financiamiento de los servicios de salud y el progresivo traspaso de los costos de atención médica a la población usuaria, se hace cada vez más evidente.

La revisión en torno a los avances en salud para las mexicanas en lo que va del año 2002, dejan ver claramente que se están poniendo en marcha una serie de programas encaminados a satisfacer las metas tanto del Ejecutivo como del Secretario de Salud y no así la de los mexicanos y mexicanas.

Con dicho fin, en el Programa Nacional de Salud 2001-2006, establece la estrategia de brindar protección financiera en materia de salud a toda la población para cumplir con ese fin, instituye el Programa de Acción para la Protección Financiera en Salud y se crea el Seguro Popular de Salud.

Supuestamente se tiene la intención de evitar que el dinero salga del bolsillo de los mexicanos en el momento en que están enfermos; deben de pagar antes un seguro que les permita atender sus necesidades de atención médica que requieran y ese será el Seguro Popular que permitirá que en el 2025 todo mexicano cuente con protección en materia de salud.

Por lo cual podemos afirmar que se pretende que los mexicanos sean previsores ahorren y lo más importante, que paguen previamente, para que en el momento de encontrarse enfermos, el dinero no salga de su bolsillo.

Deberían preguntarse si alguien que no tiene para comer tendrá para ahorrar. Le pedimos nos conteste ¿en qué base su esquema de prepago? Sabiendo que contamos con más de la mitad de la población en pobreza y pobreza extrema y que profundice en torno al instrumento de medición llamado: "Encuesta Nacional de Aseguramiento y Protección Financiera", que según usted y de acuerdo al momento y a la intención que la levante, puede o no reflejar la disponibilidad de pagar de la población.

Para el Partido de la Revolución Democrática, se pretende legitimar la intención de privatizar la salud pública.

Dos comentarios más, estoy en el tiempo Sabemos también, quisiera una respuesta al respecto, que ¿hace unas semanas hubo un brote de sarampión en Jalisco?

Y también estamos muy preocupados por el virus del Nilo, ya que la mitad de los estados de la Unión americana ya tienen presencia de este virus y es inminente que en México aparezcan brotes pronto. Gracias por sus respuestas.

La Presidenta:

Gracias, diputado Rosaldo Salazar.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos el doctor Julio Frenk.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Gracias, señora Presenta.

Permítame empezar por las respuestas muy fáciles: No hay ningún brote de sarampión en México; no ha habido un solo caso endógeno en dos años, y señor diputado, le agradecería que precisara la fuente de esa información, pero se la desmiento aquí públicamente.

En cuanto al virus del Nilo hay un operativo especial muy importante. No está circulando el virus en nuestro país. Hubo un caso que justamente por el operativo de vigilancia se detectó a tiempo, fue un caso contraído en la ciudad de Houston, de un mexicano que es residente de la ciudad de Saltillo, un hombre de más de 70 años de edad, y es el único caso que hemos tenido, pero el virus no está circulando. Estamos reforzando la vigilancia porque los patrones migratorios de las aves se aceleran durante el invierno, entonces vamos a tener junto con la Sagarpa una vigilancia muy estrecha de mortalidad en aves y en otros animales que pueden ser, que contienen o pueden transmitir el virus a través del vector, que es como usted sabe, es un mosco. Pero en este momento no circula el virus.

Bien, con respecto al tema central de su comentario, yo quisiera destacar que justamente el propósito del proyecto de reforma que se ha ido elaborando, va dirigido a evitar este desplazamiento de la carrera financiera a las familias. Pero señor diputado, yo quisiera que partamos de un diagnóstico claro. Eso es exactamente lo que ha ido pasando. En México se ha ido desplazando la carga financiera de atender a la salud, a las familias y por eso 52 % del gasto total, es ahora gasto de bolsillo. La privatización no va a ocurrir, señor diputado porque ya ocurrió financieramente, ha sido una privatización silenciosa que ha llevado a que hoy más de la mitad de todo lo que se gasta en salud en nuestro país provenga del gasto de la fuente privada, que son los bolsillos de las familias.

El Seguro Popular es justamente lo contrario, es un esfuerzo para retomar el financiamiento público. Y si usted ve con cuidado y lee con cuidado el Programa Nacional de Salud y el Programa de Acción de Protección Financiera, nosotros suscribimos de manera muy clara e inequívoca el principio de que el financiamiento de la salud debe ser público. No hay ninguna duda.

Yo quisiera que ya dejemos a un lado ese fantasma de utilizar términos como privatización para satanizar propuestas que son serias, que están fundadas en un muy firme análisis de la realidad. ¡No hay ninguna intención privatizadora, es lo contrario; es dar marcha atrás en un deterioro del financiamiento público, creando un instrumento que le dé a 45 por ciento de las familias mexicanas el mismo derecho que tiene el 55 por ciento que hoy tienen seguridad social!

Yo he estudiado con mucho detalle la plataforma de su partido, porque tengo un gran respeto por las ideas y los planteamientos, y le puedo asegurar que la propuesta que tenemos es perfectamente consistente con los principios. Ustedes hablan ahí de un elemento central de la Reforma del Estado, que es lograr el ejercicio efectivo de los derechos sociales. Justamente eso es lo que queremos. Ahí está el artículo 4º constitucional que garantiza un derecho a la protección de la salud. Lo que queremos es que eso se haga efectivo y que incluya el concepto de la protección financiera.

Es un error pensar que los pobres no están pagando hoy. Los pobres están pagando cantidades enormes, proporcionalmente mucho más como proporción de sus ingresos que los no pobres. Hay dos a tres millones de familias mexicanas con gastos catastróficos y 85 por ciento de esas familias con gastos catastróficos son familias no aseguradas, que son las familias más pobres de este país.

Entonces yo les invito a que sin prejuicios analicemos, olviden el nombre, el concepto señor diputado es dar protección financiera pública. Y déjeme decirle que este es un tema que trasciende ideologías. Hay un principio de justicia financiera que se acepta en todos los marcos ideológicos que yo conozco.

Un sistema de salud se financia con justicia cuando se cumplen dos reglas: uno, la aportación es proporcional a la capacidad de pago; y dos, el recibir servicios, el acceso al recibirlos es proporcional a la necesidad de salud. El gasto de bolsillo es lo contrario, la aportación es proporcional a la necesidad porque el más enfermo paga más y el recibir servicios es proporcional a la capacidad de pago, el que no puede pagar no recibe servicios.

Nosotros lo que pretendemos con el Seguro Popular es volver al principio inicial. No es una cuestión ideológica porque es el principio que predomina las economías de mercado más consolidadas, la mayor parte del financiamiento. En la Gran Bretaña, en Francia, en Alemania, es financiamiento público y prevalece asimismo en economías de corte socialista. Simplemente la naturaleza intrínseca de los enfermos de salud obliga a que el financiamiento se haga previo al evento de enfermedad y eso se hace a través de instrumentos fundamentalmente públicos como son los impuestos generales, las contribuciones a la seguridad social.

Eso es lo que estamos buscando. El Seguro Popular no es más que una modalidad novedosa e innovadora de seguridad social para la población que está en situación de informalidad y que forma parte de un solo gran esquema financiero en donde todo mundo tendrá un seguro público, sea el seguro de enfermedades y maternidad del Imss, sea el seguro del Issste o sea el Seguro Popular, para ese 45 por ciento que no participa en el sector formal de la economía.

Esa es la idea, es justamente lo contrario de una privatización, es revertir la tendencia de privatización. El principio uno de que la aportación es proporcional a ingresos quiere decir que nadie que no pueda pagar se quedará afuera del Seguro Popular, cosa que hoy no podemos decir de nuestro actual esquema de financiamiento. Muchas familias pobres renuncian. De hecho nosotros estimamos que 30 por ciento de la demanda o se pospone su renuncia a ella por barreras financieras.

Entonces partamos de la realidad. En el Seguro Popular la aportación que sí se hace previo al momento de uso es proporcional a la capacidad de pago. Nadie se queda afuera por no poder pagar.

Pero déjeme decirle, y con esto termino porque ya me pasé de mi tiempo y le voy a poner a su disposición todos los datos y los estudios, hemos hecho estudios muy cuidadosos y en la encuesta que hicimos de disposición a pagar con técnicas muy refinadas encontramos que aún el 10 por ciento más pobre de México estarían dispuestos a pagar hasta 30 pesos mensualespara afiliarse al seguro popular, pidiendo dos cosas: que se les garanticen las medicinas y que se les garantice un trato digno.

Podemos discrepar si deberían de hacer esa aportación o no. En lo personal señor diputado, yo creo que cuando las familias más pobres hacen una aportación y no caen en el esquema asistencialista de recibir las cosas aparentemente en forma gratuita, sino hacemos transparente el esfuerzo que hacen, se vuelven familias que recuperan su propia dignidad y se vuelven derechohabientes exigentes.

¿Por qué hoy los obreros de México son usuarios mucho más exigentes? Porque aportan a su seguridad social. Los obreros de este país aportan, pagan las cuotas obrero patronales, igualmente los empleados que están en el ISSSTE. Sin embargo podemos discutir si debería o no haber esa aportación. Simplemente le digo que el principio clave es que la aportación es estrictamente en función de pago, nadie se queda fuera y que justamente este es un programa que va en contra de la privatización silenciosa que desgraciadamente es lo que ha ido avanzando en nuestro país y que es tiempo ya de revertir, porque con el aumento de los costos de la atención, la situación si no actuamos hoy con un esfuerzo para hacer universal la seguridad social, no vamos a poder dar marcha atrás más adelante en este deterioro.

Estoy seguro que todas estas ideas son más que consistentes con los principios de su partido.

La Presidenta:

Gracias señor Secretario.

Tiene la palabra hasta por tres minutos, para réplica, el diputado Miguel Rosaldo Salazar.

El diputado Pedro Miguel Roslado Salazar:

Bueno señor Secretario, lo del sarampión le voy a pasar la información de cómo lo conocí. Le recuerdo que hace un año le comenté del dengue hemorrágico y me dijo que no había, y sí, siguen habiendo casos en Veracruz de dengue y hemorrágico también, pero bueno.

En lo personal en el aspecto del seguro popular a mí se me hace, en lo personal un poquito, no quiero decir la palabra por ofender sino desde el punto de vista general, se me hace inmoral en el sentido, no, no es personal ni es algo así, sino, vamos, digamos preocupante, porque que una gente pague un seguro para condicionarlo a que sea atendido en un centro de salud, a mí se me hace realmente ofensivo. Si una gente paga mil y pico de pesos al año, deberá de ser extensivo en todo caso a ser atendido en el sanatorio que quisiera. A lo mejor quizá le falte profundizar, pero yo siento que esto de condicionar a una persona, pagar un dinero para que sea atendida en un centro de salud, cuando la Constitución dice que es una obligación del Estado ..., bueno.

Recordando el artículo 4º constitucional que a la letra dice: "Toda persona tiene derecho a la protección de la salud". Y al parecer creo que se ha olvidado el deber fundamental que debe de juzgar el Estado ante 53 millones de personas que se encuentran en pobreza y pobreza extrema, como ya usted lo comentó.

Ante el argumento social de responsabilidad jurídicamente del Estado Mexicano para el financiamiento de los servicios de la salud, otorgados con equidad y claridad para los más pobres, se nos responde con una propuesta de seguro popular de salud financiado por la población abierta. Existe una falsa impresión tecnócrata de que los servicios de salud para los mexicanos más pobres deban ser financieramente autosuficientes, con fuerte apoyo económico por parte de los usuarios, que los obliga a responsabilizarse en la mejora de infraestructura deteriorada e insuficiente cuantitativa y cualitativamente.

Argumentando una modernidad ambigua que sólo la óptica de los actuales ejecutores de la política de salud alcanza a percibir, esta falsedad les indujo a plantear propuestas obsoletas de prepago por los servicios de salud, que han probado en la mayoría de las experiencias internacionales, su fracaso total.

La falta de creatividad, imaginación y política sin responsabilidad social del Ejecutivo Federal, aprovecha cualquier oportunidad para enmarcar con etiqueta de caducidad cualquier esfuerzo que signifique responsabilidad y compromiso social del Estado para alcanzar el derecho a la atención de la salud de todos los mexicanos.

El esquema de recuperación y exención de cuotas en los servicios de salud para los más pobre, se deberá de seguir ofreciendo como alternativa de atención sin manipular conceptos como el de mejorar sus gastos catastróficos y pretender llevarlos a un plan sistematizado de explotación económica donde el usuario de salud se pretende que sea consumidor y no beneficiario.

Por lo anteriormente expuesto, termino señora Presidenta, pero a todo mundo le ha dado más tiempo, gracias de todos modos, por lo anteriormente expuesto el Partido de la Revolución Democrática manifiesta su total rechazo en contra de la pretendida modificación de los Artículos 35 y 36 de la Ley General de Salud pretendiendo con ello que los costos pasen a la población más empobrecida del país y simulando la operación de una ISES para irresponsablemente competir con el sector privado con infraestructura del propio Estado. Muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias diputado don Miguel Rosaldo Salazar.

Tiene la palabra para hacer su pregunta el diputado Rafael Orozco Martínez.

El diputado Rafael Orozco Martínez:

Con su permiso señora Presidenta. Compañeras y compañeros Legisladores. Señor Secretario de Salud. El Artículo 4º de nuestra Constitución establece el derecho a la protección a la salud, este postulado debe ser entendido no sólo como la ausencia de enfermedad sino como el estado de completo bienestar físico, mental y social en un contexto libre de riesgos que contemple en la prevención y protección contra contingencias sociales y ambientales.

En este sentido, los recientes sucesos en los Estados de Yucatán, Campeche y Tabasco tras el paso del huracán Isidore, han despertado la preocupación y el interés de los Legisladores de Acción Nacional, el principal temor en estos momentos es el riesgo de que se presenten brotes epidemiológicos.

Se sabe que tan sólo en el Estado de Yucatán se han cuantificado unos 8.2 millones de animales muertos. En estos casos existe la posibilidad de que se presenten enfermedades diarreicas, respiratorias, enfermedades de la piel dengue y paludismo entre otras, debido a la falta de agua potable, humedad excesiva, encharcamiento y hacinamiento en albergues.

Ante estas circunstancias señor Secretario, ¿qué acciones ha tomado la Secretaría a su cargo por sí sola o en coordinación con otras dependencias para controlar un posible brote de epidemias en las zonas afectadas?.

Por otro lado, una epidemia que se ha extendido por todo el mundo, principalmente en Africa Subsariana y que afortunadamente la incidencia en México se encuentra en niveles bajos es el Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida SIDA, para este años e reporta una disminución estimada e importante en la prevalencia en VH SIDA en jóvenes de 15 a 24 años.

No obstante, no sucede lo mismo con la mortalidad por SIDA en la población de 25 a 44 años de edad, esta cuestión es preocupante si le añadimos que el pasado 14 de Mayo el Instituto Mexicano del Seguro Social dio a conocer que suspendería el tratamiento anti retroviral de los pacientes de VH SIDA, al parecer la decisión se tomó al revisar uno de los acuerdos del Consejo Técnico que estipulaba entre otros, dar protección a los pacientes de enfermedades venéreas, para que se les atendiera hasta su curación, aunque estuvieran dados de baja, determinándose que los enfermes de VHI Sida, no entraban en esta consideración.

Le recuerdo, señor Secretario, el derecho a la salud al que hice referencia al principio de mi intervención, el cual está establecido en la Constitución Mexicana. Acción Nacional ve con preocupación dicha resolución, ya que deja sin tratamiento antirretroviral a 1,119 pacientes. Ante ello, señor Secretario, cuestiono: ¿Qué podemos hacer Ejecutivo y Legislativo para no dejar en el desamparo a este grupo de población?

Por sus respuestas, muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias diputado.

Tiene la palabra el doctor Julio Frenk Mora hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Muchas gracias señora Presidenta y muchas gracias al Dr. Orozco Martínez por sus preguntas.

Con respecto a Isidore, creo señor diputado, que ha habido una respuesta muy oportuna, y lo digo realmente como trabajador de la salud pública que soy, que siento un gran orgullo por la respuesta y la dedicación de los compañeros que están ahí, en el lugar de los hechos, realmente bajo condiciones muy adversas, atendiendo las necesidades de la población.

Se actuó de manera preventiva. Afortunadamente en la Secretaría de Salud se ha desarrollado un grupo muy profesional de personas que, además, los repetidos eventos climatológicos les ha ido dando una preparación y la respuesta fue, yo diría, excelente.

Desde el día antes de la entrada del huracán, se movilizó personal del Centro Nacional de Vigilancia Tecnológica, incluyendo al propio Director y una gran cantidad de personal del Centro, al estado mismo de Yucatán. Se montó todo un operativo junto con Protección Civil de Gobernación y desde luego con la Secretaría de la Defensa Nacional y de Marina y con los servicios estatales de salud, para lograr la evacuación oportuna de toda la población.

Gracias a ello, a pesar de la magnitud del fenómeno, no se ha registrado ninguna muerte atribuible directamente al huracán. Inmediatamente empezaron las acciones de un operativo especial que formó el Comité para el operativo especial de vigilancia sanitaria, en el que participan desde luego el IMSS, el ISSSTE, los estados, en este caso Yucatán y Campeche, la Secretaría de Defensa, la Secretaría de Marina y la Secretaría de Educación Pública y desde luego la propia Secretaría Federal de Salud.

Gracias a la acción que se ha llevado a cabo, no tenemos hasta el momento ningún brote epidémico. Algunos números muy brevemente: en Yucatán hay 4,400 profesionistas trabajando; se logró movilizar y contratar con apoyo de recursos federales 450 personas adicionales y en total tenemos 85 brigadas de salud que están atendiendo aproximadamente a millón y medio de personas.

Afortunadamente el 95% de la infraestructura está operando; sí hubo daños a la infraestructura y de manera destacada al Hospital Orán, pero yo personalmente visité, como le comentaba al diputado Granja Ricalde, estuve en el Hospital Orán el martes pasado y pude constatar los esfuerzos iniciales de reconstrucción, además de que el FONDEN ha asignado ya fondos para la reconstrucción inmediata.

Además de esto, se han movilizado 30 toneladas de medicamentos, ya recibidas, estamos esperando otras 20. Se han recibido 50 toneladas de larbisida para el control de vectores y más de dos mil litros de insecticida.

Nuestras preocupaciones son fundamentalmente de tres órdenes: control de las enfermedades trasmitidas por vector, afortunadamente la campaña contra el dengue había precedido y los resultados han sido también muy satisfactorios, ya lo dije antes, pero si en México hubiéramos tenido las mismas tasas de dengue que se dieron en Brasil, que fue donde empezó la epidemia a moverse hacia México, estaríamos ahora, en vez de lamentando cuatro defunciones, lamentando posiblemente 150 defunciones y en vez de tener cinco mil casos de dengue, estaríamos viendo una situación de 400 mil casos, si hubiéramos tenido la misma experiencia

. La Comisión Panamericana de la Salud acaba de reconocer que México es el país de todo el continente, porque ésta es una epidemia continental, con la tasa más baja. Y esto lo digo no como un autoelogio a los funcionarios, porque son los brigadistas los que están ahí haciendo las nebulizaciones, haciendo la aplicación de los larvicidas, ellos son los héroes de esta campaña y yo creo que merecen todo nuestro reconocimiento. Gracias a eso, al llegar al huracán ya estaba bajo control la situación de dengue, pero ahora tenemos que volver a empezar desde cero y se han intensificado, por eso estas cantidades.

El día de hoy arranca la aplicación por vía aérea de los insecticidas, que además para tranquilidad de todo mundo, especialmente del Partido Verde, son insecticidas con calidad ecológica y además obviamente que no hacen daño a ninguna especia, mas que a los moscos que estamos tratando de controlar.

En el caso de Campeche las cifras son similares. El operativo fue igual y la situación es la misma; ahí tenemos 5 mil 500 trabajadores de salud, 150 brigadas, 30 toneladas de insumos y estamos aplicando todo esto. Sin embargo quiero señalarle, la emergencia sanitaria se mantiene porque las condiciones son muy, muy propicias a la diseminación de enfermedades.

Finalmente, en el caso del SIDA, y me refiero sólo al tema que usted tocó, en la última reunión del Consejo Nacional contra el SIDA las propias organizaciones de la sociedad civil plantearon el problema de esta determinación del Consejo Técnico del IMSS. El acuerdo fue solicitarle el propio consejo que se prolongue el tratamiento hasta finales de año para poder hacer el ajuste, porque ahora nos agarra ya en un periodo y no existe el presupuesto en las instituciones de población no asegurada para absorber a esos pacientes.

Hay algunos problemas legales, no es una decisión caprichosa. Yo no quiero aquí señalar el dedo a nadie, el consejo técnico está actuando conforme a ciertas consideraciones y las limitaciones que ellos mismos tienen, sin embargo refrendamos esa petición, pero también hacemos el compromiso, hemos hecho el compromiso con las organizaciones de la sociedad civil, que los pacientes que no se puedan ir cubriendo buscaremos economías de donde sea, que no será fácil, para al menos cubrirlos de aquí a diciembre.

Y aquí sí tomo su última pregunta: ¿qué podemos hacer juntos Ejecutivo y Legislativo? Lo que podemos hacer, señor diputado, es que se apruebe en el Presupuesto del 2003 los fondos necesarios para proteger a estos mil 119 pacientes y que ese presupuesto se asigne a las instituciones para población no asegurada, para que los podamos cubrir desde enero. Es indispensable que no se interrumpa el tratamiento, porque además del sufrimiento que eso ocasiona a la persona, genera resistencia.

La Presidenta:

Gracias, señor Secretario.

Tiene la palabra hasta por tres minutos para réplica, el diputado Manuel Wistano Orozco.

El diputado Manuel Wistano Orozco Garza:

Gracias, Presidenta diputada.

Doctor Julio Frenk, respondiendo a las afirmaciones que ha venido haciendo y en concreto a las de este momento, me parece a mí evidente que el Sistema Nacional de Salud lleva muchos años trabajando muy bien y cada vez mejor en el combate a los embates de la naturaleza, pero me parece por otro lado que bien valdría la pena incidir en la cultura a la prevención de estos embates naturales en la sociedad civil. Me parece que aquí hay un desfase; la sociedad civil va atrasada en saberse prevenir de estos embates, que desafortunadamente son tan comunes en nuestro país y bien podríamos usar los tiempos que se tienen en los medios de comunicación para fomentar esta cultura que tanto se necesita.

En materia de la respuesta que dio al problema del SIDA, en el que yo creo sinceramente que este padecimiento tan doloroso para la sociedad mexicana y que va aparejado a estos otros padecimientos que usted ha manifestado, como el cáncer especialmente en los niños, la necesidad de respiradores en los recién nacidos, especialmente los prematuros, o los transplantes que necesitan tantos jóvenes y tantos niños, nos hacen cuestionarnos y no sobre el qué, porque creo que todos los médicos, los funcionarios públicos queremos darle respuesta a esto, sino en el cómo.

Me parece que esta reforma que se plantea en esta administración en materia financiera, con el seguro popular, plantea de manera objetiva y sensata una respuesta concreta que puede empezar a dar resultados a corto y a mediano plazo.

Creo que debemos abrir un poco más el debate y si hubiera una mejor idea concreta y práctica para solucionar los problemas, estaré seguro que todos la tomaríamos y si no, pues vamos con lo que parezca mejor y más funcional para todos estos enfermos que esperan una respuesta lo más pronto y lo más objetiva para resolver su salud.

Gracias.

La Presidenta:

Gracias, diputado Orozco.

Tiene la palabra hasta por tres minutos para formular su pregunta la diputada María Luisa Araceli Domínguez.

La diputada María Luisa Araceli Domínguez:

Con su permiso, señora Presidenta, buenas tardes señor Secretario, compañeros y compañeras legisladores:

El Ejecutivo en uno de sus tantos discursos llenos de promesas y triunfalismos, ha señalado que el objetivo del seguro popular, es garantizar a la población mexicana el acceso a los servicios de salud mediante un subsidio, el cual es de acuerdo a la capacidad de pago de los asegurados. Estas palabras, en voz del Presidente cobran gran significado.

Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud realizado en 192 países, nuestro país ocupa el desagradable lugar 144 en cuanto a justicia del financiamiento de salud. Como ejemplo, en el presupuesto del seguro social para atender a 242 mil jornaleros agrícolas, éste es inferior al 13.4 respecto al ejercicio anterior, por lo que significa que este 2002 ha sido malo.

¿Qué líneas de acción tienen contempladas para abatir este rezago financiero?

En un país de más de 100 millones de habitantes la seguridad social apenas cubre la mitad y el innovador seguro popular creado en esta administración, apenas ha afiliado a 7 mil 339 familias tal y como lo establece el segundo informe del gobierno, pero usted hace referencia que se han afiliado a 150 mil, por lo que me surge una duda: ¿cuál es la cifra correcta?

Los resultados del nuevo programa del seguro popular no han sido muy convincentes, sólo como un ejemplo hay que recordar que a un mes de su inicio, en Jalisco se habían afiliado 159 familias, de las 10 mil que se contemplaban para la fase piloto, lo cual representó el 1.59 de la meta planeada.

Otro dato relevante es que los beneficiados sumaban 668 personas de un universo potencial de 40 mil jaliscienses que deberían estar asegurados en esta primera etapa.

Este gobierno ofrece servicios de salud a los mexicanos no asegurados, pero en los hechos, señor Secretario, se observa escasez en medicamentos, las clínicas y hospitales no han sido modernizados. ¿Cómo dar prevención y protección a la salud de los mexicanos si no se cuentan con los recursos suficientes para su prestación?

Por sus respuestas, muchas gracias.

La Presidenta:

Gracias diputada.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos el secretario, doctor Julio Frenk Mora.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Muchas gracias señora Presidenta y muchas gracias a la diputada Domínguez Ramírez por sus excelentes preguntas, que me dan nuevamente oportunidad de clarificar algunos aspectos con respecto a este programa y que creo que es importante seguir insistiendo porque ciertamente es un programa muy innovador, que se hizo un cambio de paradigma de la forma que hemos venido financiando la salud en este momento.

Usted citó el estudio de la OMS, aunque los datos de ese estudio y el lugar que ocupa México se refieren al año de 1998, la imagen cualitativa no ha cambiado, sí tenemos un gran rezago financiero, hay que reconocerlo abierta y honestamente.

Y nuevamente, yo quiero destacar, mucho de ese rezago es por cosas buenas que han ocurrido, es por este cambio estructural en el perfil de enfermedades que genera presiones inéditas sobre la demanda de servicios Salud, por servicios cada vez más complejos, y además en un sector donde hay un ritmo muy intenso de innovación tecnológica, que debemos de mantenerlo. No podemos quedarnos rezagados en innovación tecnológica en materia de salud.

Desde luego hay que avanzar en la eficiencia, siempre habrá márgenes para mejorar la eficiencia. Hay que avanzar en la transparencia en el uso de los recursos, hay un compromiso absoluto de este gobierno, de que los recursos se manejen en forma honesta, transparente y con la mayor eficiencia.

Pero aun si mañana tuviéramos un Sistema de Salud, cien por ciento eficiente y con total transparencia, seguirían faltando recursos, por esta presión estructural, por el hecho de que hemos pasado de tener enfermedades, sobre todo infecciosas, que se atienden de manera rápida, a tener ahora enfermedades cada vez más costosas, y por los temas que ya han sido discutidos repetidamente y que tienen que ver con el cambio en la estructura de población.

¿Qué estamos haciendo? Bueno, justamente por ello, es que uno de los tres retos en materia del programa Nacional de Salud, es la protección financiera. Y como dije, tiene dos grandes vertientes: el fortalecimiento a las instituciones de seguridad social que ya existen, se trata de fortalecerlas financieramente: y segundo, el ampliar estos esquemas de protección social, para que alcance a toda la población.

Cumplir el ideal que estaba planteado desde el principio de la seguridad social, de que fuera universal, lo que pasa es que cuando se funda la seguridad social en México hace 60 años, es un momento histórico de alta industrialización, la expectativa es que el empleo formal iba a ir creciendo y que eventualmente todo mundo acabaría teniendo acceso al Seguro Social, por la vía del empleo formal.

Lo que nadie previó en ese entonces, es que iba a ser el sector informal de la economía el que iba a tener gran dinamismo y que iba a crecer como lo ha hecho. Por eso, hoy, 60 años después, la cobertura de la seguridad social cubre al 55% de la población, pero hay ese 45% que ahora necesitamos cubrir.

Y eso nos exige un esfuerzo de imaginación, para lograr los principios de la seguridad social. A mí me sorprende cuando se habla de que el prepago fracasa, porque el que ha vivido un fracaso en prepago, porque eso implica tanto como decir, que los esquemas de seguridad social han fracasado. Los sistemas de seguridad social, son una forma de prepagar la atención, porque son las cuotas obreros-patronales, las que precisamente van financiando eso.

Usted nos señaló muy bien, y me da la oportunidad de aclararlo, en caso de que no se haya entendido, el Seguro Popular, al igual que la seguridad social, se financia con un subsidio público, en el caso del Seguro Popular es incluso mayor que en el caso de la seguridad social, porque los ingresos promedio de esa gente es menor que los del sector formal de la economía. La mayor parte del financiamiento se da a través de un subsidio, y lo que si se hace es que el subsidio es mayor mientras menores son los ingresos de la familia. Creo que este es un principio de progresividad que todos deberíamos de apoyar.

Es pues un programa con ese subsidio público, que hace explícito el seguro. Hoy, tenemos de alguna manera un seguro implícito a través del gasto público, porque implícitamente estamos financiando servicios públicos de salud. ¿Pero cuál es el problema? Lo que necesitamos es hacerlo explícito, para que la gente esté afiliada, y ya no dejen de ser esta llamada población abierta, hasta el nombre mismo a mí me parece es un poco ofensivo para la población abierta, como que nadie es responsable de ellos.

No, todo mundo en este país, debe estar afiliado a un esquema de aseguramiento público, todo mundo debe ser derechohabiente, no debemos ya tener esta división entre derechohabientes y esta llamada población abierta.

Segundo, se hace explícito, a qué tiene derecho esa persona. Nosotros tenemos bien legislados los derechos de la población formal en la Ley del IMSS y del ISSSTE, pero no así de la población abierta, por ejemplo, no está dicho si deben tener o no acceso a medicamentos.

En el Seguro Popular explícitamente se le da el derecho a la familia de tener medicamentos y, repito, la gran mayoría de eso, se financia a través del subsidio público, para aquellos que no han todavía entendido el esquema.

¿Cuáles son las cifras correctas? Bueno, hay una estacionalidad y por eso es que en el momento que se presentó y que se integran los documentos del informe de gobierno se mencionaba esta cifra, pero le puedo decir que al 30 de septiembre hay 158 mil 33 familias afiliadas al Seguro Popular. Empezamos en 5 estados. Han solicitado adherirse para llegar a un total de 19 estados o sea 14 entidades más han buscado adherirse.

Las evaluaciones que tenemos son de una gran aceptación y lo vamos a seguir evaluando de manera muy estrecha, pero ésa es la cifra al día 30 de septiembre. La otra cifra era y es porque hay todo un trabajo preparatorio y ahora viene un crecimiento muy rápido.

Yo terminaría -perdón que ya me pasé señora presidenta, pero en dos segundos más- diciendo que tenemos una perspectiva histórica. La afiliación del IMSS tomó varias décadas para consolidarse, igualmente la del ISSTE. Entonces hay que tener una perspectiva histórica de que estos procesos toman tiempo para consolidarse pero el compromiso está ahí y la respuesta inicial creo que ha sido muy estimulante.

En todo caso lo que yo les puedo garantizar es que vamos a hacer una evaluación muy rigurosa para que ustedes estén plenamente informados de cómo va avanzando ese programa prioritario.

La Presidenta:

Gracias señor Secretario.

Tiene la palabra hasta por 3 minutos para réplica, la diputada María Luisa Araceli Domínguez.

La diputada María Luisa Araceli Domínguez:

Señor Secretario:

Actualmente el Sistema de Salud enfrenta el reto de evitar los denominados gastos catastróficos que por motivos de salud presentan en un alto porcentaje en la población mexicana.

Durante el segundo congreso internacional y la doceava reunión de trabajo social organizada por la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM y por el Departamento de Trabajo Social del INER, se hizo referencia que entre 2 y 3 millones de familias enfrentan gastos excesivos y cerca de 1.2 millones de familias cruzan la línea del empobrecimiento al año por gastos de salud.

Esperamos que el gobierno tenga en mente acciones para que no se siga incrementando la cifra de mexicanos que ponen en riesgo su patrimonio familiar por destinar el 80% de su salario en salud y la de sus familiares.

Desde que tomó posesión el Presidente Fox hace 2 años, sus acciones sólo han traído como resultado que se intensifiquen las profundas diferencias en la sociedad. Hay más regiones que registran población en extrema pobreza, las cuales no cuentan con servicios de salud a los cuales tienen derecho.

De nada sirven los discursos encendidos de optimismo oficial sobre el sector salud y su futuro. El reto de salvaguardar la salud de los mexicanos, requiere la construcción de un modelo de salud capaz de incorporar a los millones a este sector.

La inclusión debe traducirse en una reducción de la pobreza, en tener un país con una población saludable y que tenga acceso a los servicios de salud públicos. Estamos conscientes los diputados de que el sector de salud requiere mayores recursos. Pero también la Secretaría a su cargo debería hacer un verdadero análisis sobre las carencias que presentan cada una de las en entidades federativas.

Muchas gracias.

La Presidenta:

Muchas gracias diputada Domínguez.

Tiene la palabra el doctor Julio Frenk Mora, hasta por 8 minutos.

El Secretario Julio Frenk Mora:

Con permiso.

Señora presidenta; señoras y señores diputados:

Quiero en primer lugar expresar mi agradecimiento a los señores legisladores y las señoras legisladoras, que han estado esta mañana en esta sesión. Quiero agradecer la oportunidad que me han dado de aprovechar a esta alta tribuna para profundizar el diálogo y para rendir ante ustedes las cuentas y a través de ustedes como representantes populares hacerlo a la ciudadanía en su conjunto.

Más específicamente quiero agradecer los comentarios positivos que han sido vertidos y quiero también agradecer las críticas que se han hecho, porque creo que es justamente en la formulación de esas críticas, en un espíritu respetuoso  como el que ha prevalecido en esta sesión, y en la expresión de los disensos, donde vamos a ir encontrando también esos puntos de acuerdo y además donde se pueden ir formulando y perfeccionando los proyectos.

La Secretaría a mi cargo y todo el sector salud desde el principio hemos estado no sólo abiertos sino ávidos del diálogo con los legisladores y las legisladoras porque hemos encontrado en cada una de estas experiencias que nuestras ideas se enriquecen, que nos obligan a ser más precisos en el planteamiento de los problemas y mucho más exactos en la propuesta de soluciones.

Para mí es realmente motivo de gran orgullo, como ciudadano de este país y como servidor público, constatar la elevadísima calidad técnica de los planteamientos de los y las legisladoras. Creo que las comisiones de salud tanto en esta Cámara de Diputados como en la Cámara de Senadores son comisiones que trabajan con un gran nivel de excelencia y eso se ha reflejado en los comentarios y las preguntas que se han hecho en esta mañana.

En particular yo quiero destacar, más allá de las diferencias que inevitablemente se dan en un marco pluralista y de democracia como el que hoy disfrutamos en México, quiero destacar que hay niveles extraordinarios de convergencias y creo que estamos ante una oportunidad histórica de aprovechar esos niveles de coincidencia.

Estoy seguro, con todas las fuerzas políticas, que es más lo que nos une que lo que nos separa. Estoy seguro que tenemos más coincidencias que divergencias.

Creo que esto nos da una oportunidad en dos sentidos: es una oportunidad histórica para el sector salud visto en sí mismo. Es el momento de dar un nuevo paso adelante.

Yo creo que nuestro sistema de salud ha logrado resultados enormes: de hecho muchos de los retos que enfrentamos son el reflejo de esos éxitos del pasado. Hemos tenido distintas generaciones de reforma que han ido perfeccionando los instrumentos con los que contamos y hoy tenemos la oportunidad histórica de dar un nuevo paso.

Hemos visto -y creo que hay un consenso-que lo que nos está limitando como barrera para seguir avanzando es que somos víctimas de nuestros éxitos; que gracias a los avances que hemos tenido para reducir las muertes por causas prevenibles en niños pequeños hoy enfrentamos estos cambios en el perfil de enfermedades.

Hoy tenemos padecimientos como la diabetes, como los cánceres, como los problemas cardiovasculares, como los problemas de salud mental que ejercen una presión sin precedente. Entonces tenemos que adecuar nuestro sistema de salud a esa nueva realidad.

Me ha sido muy gratificante constatar que en todos los grupos parlamentarios hay clara conciencia de la necesidad de elevar la inversión en salud. No se trata simplemente de pedir más presupuesto. Todas las áreas de la administración pública tienen necesidades.

Pero lo que estamos planteando con la reforma financiera integral es un marco nuevo para el financiamiento. Obviamente que tiene implicaciones presupuestales, pero aun si no las tuviera, necesitamos ordenar mejor los recursos que ya tenemos; necesitamos darles un cauce más claro, más transparente, más equitativo.

Aquí se han señalado los distintos desequilibrios financieros que hoy experimentamos. Y creo que son cinco grandes desequilibrios que tenemos que abordar.

Hay un problema del nivel de la inversión por esta dinámica de cambio; por ser víctimas de nuestros éxitos, estamos subinvirtiendo en materia de salud.. Ya lo dijeron varios legisladores: con 5.7% del PIB estamos abajo del promedio latinoamericano y con dos y medio de la parte pública del gasto como porcentaje del PIB estamos nuevamente muy por debajo de lo que se esperaría para un país del nivel de desarrollo de México.

Además del desequilibrio dado por el nivel, tenemos un desequilibrio por la composición, el origen de los fondos. Y aquí yo quiero seguir subrayando que ese 52% de gasto de bolsillo que ha ido creciendo es una gran barrera al avance de justicia social.

Ninguna sociedad puede tolerar ver morir a un niño que no tiene la culpa de tener una disposición genética, una leucemia, y que además hoy puede ser tratado en el 95% de los casos, simplemente porque su padre o su madre están en el sector informal de la economía o porque no tienen los recursos. Hay elementos de injusticia que ninguna sociedad puede tolerar y el gasto de bolsillo es la fuente de muchas de estas injusticias.

Tercero, hay un problema de distribución entre asegurados y no asegurados y entre entidades federativas. Tenemos que cerrar esas brechas hacia arriba, evidentemente, porque aún los más beneficiados en este desequilibrio no tienen recursos suficientes.

Cuarto, hay un problema diferente, esfuerzo estatal, y tenemos ya que dejar claridad en la corresponsabilidad de los distintos niveles de gobierno estados, municipios y Federación.

Quinto, hay un desequilibrio muy importante en la aplicación del gasto que cada vez más va hacia el gasto del capítulo mil de los servicios de pago a personal con un deterioro en los gastos de inversión y en el gasto de operación.

Estos son los cinco desequilibrios que la reforma que hemos elaborado en un diálogo intenso con ustedes, pretenden corregir y yo creo que estamos ante la oportunidad histórica de dar este paso y empezarlos a corregir. No va a ser de la noche a la mañana; tenemos que hacerlo en un marco de disciplina presupuestal. Esta es una reforma que sí tiene implicaciones presupuestales, pero yo los invito a que lo veamos como una reforma de Estado. No la vamos a culminar en un año, tiene que ser una reforma que va a tomar necesariamente muchos años, que va a trascender la actual administración de gobierno y si la tomamos como una reforma de Estado, podremos dar ese paso adelante.

Pero más allá del aspecto y la oportunidad que tenemos dentro del Sector Salud, yo creo que tenemos una gran oportunidad de contribuir al avance democrático de México.

Indudablemente necesitamos encontrar todas las fuerzas políticas puntos de convergencia y la salud nos ofrece una de ellas.

Es imperativo que no partidicemos los temas de la salud; la salud realmente no tiene colores, la salud es un ámbito privilegiado para encontrar acuerdos, porque más allá de posicionamiento ideológicos creo y esto lo baso en el diálogo intenso con los legisladores y en el estudio detallado de las plataformas políticas de todos los partidos representados en el Congreso, creo que hay una gran oportunidad de mostrarle a la ciudadanía que el Legislativo y el Ejecutivo y que todas las fuerzas políticas podemos avanzar de la mano en este que es posiblemente el tema más sensible para la población: cómo atendemos la salud.

Yo los invito a que sigamos, y vuelvo a reiterar la disposición para todos los legisladores que tengan aún duda sobre este proceso, de reunirnos uno a uno o con los grupos parlamentarios a explicarle en detalle; podrán corroborar que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa.

Y para aquellos que han participado en enriquecer esto y que apoyan y que así lo han manifestado hoy, agradecerles eso y decirles que éste es sólo un primer paso y que tenemos todavía un largo trayecto y es un camino que realmente esperamos recorrer junto con ustedes. Muchas gracias.

La Presidenta:

Muchas gracias, señor Secretario.

En un ejercicio democrático de rendición de cuentas, hemos atendido cuestionamientos y respuestas en el debate público que en la mayoría de los países se da al peguntarse: ¿Cuál es el sistema de salud, el mejor? ¿Cómo podemos saber si el desempeño de un sistema de salud es el más adecuado? Ciertamente la respuesta dependerá de la perspectiva personal.

Sin embargo en la Comisión de Salud ha prevalecido el consenso y el trabajo conjunto de las fracciones parlamentarias con el Sector Salud, con el objetivo primordial de responder a las expectativas legítimas de calidad y equidad que exige la población mexicana.

Es preciso la suma de voluntades, es imprescindible que la diversidad política encuentre la estrategia común que permite enfrentar los retos que presenta la salud, no sólo para dar cumplimiento a la garantía constitucional, sino para otorgar a cada mexicano su dignidad como persona y considerar a la salud como factor indispensable para el crecimiento económico y el establecimiento de un humanismo socialmente responsable.

La función rectora que ejerce el Secretario de Salud, ha ido más allá de la supervisión en la prestación de los servicios públicos; enfrenta los retos de la salud como prioridad nacional, ampliando sus funciones y creando nuevas políticas públicas para responder a los cambios demográficos y epidemiológicos, los altos costos de la medicina, la pobreza y la escasez de recursos.

Reconocemos el esfuerzo para proteger a la población contra los costos financieros de la enfermedad, reduciendo la carga regresiva que suponen los pagos directos para la atención médica.

La creación de nuevas políticas públicas que nos conduzcan por nuevos senderos implican cambios y resistencias naturales, pero de no implementarse las nuevas estrategias continuará la población de menos recursos sin protección a la salud.

En la Comisión de Salud todos sus integrantes apoyamos la investigación científica y el desarrollo tecnológico, la ciencia al servicio del ser humano, su dignidad y sus derechos.

Es tiempo de consenso y de unir voluntades y esfuerzos entre los tres poderes, las fuerzas políticas, las organizaciones no gubernamentales, los ciudadanos, a fin de que en un principio de justicia social aliviemos el dolor y mejoremos el sistema de salud.

Solo en el ideal común, la convergencia de ideas, las acciones, los consensos y la voluntad política podremos solucionar los grandes desafíos que presenta la salud en México y beneficiar a la población más necesitada.

Agradecemos al Secretario de Salud su presencia y le manifestamos la solidaridad de la Comisión de Salud en las acciones que se emprendan a favor de nuestro querido México.

Y de conformidad con lo que establece el artículo 7º numeral quinto de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta reunión será remitida al ciudadano Presidente de la República para su conocimiento.

Agradecemos al Secretario de Salud su presencia, a los funcionarios, a los diputados y a las organizaciones civiles.

Muchísimas gracias. Buenas tardes.

(A las 13:50 horas) Se levanta la sesión.