Comparecencia del Secretario de Hacienda y Crédito Público,
Francisco Gil Díaz, correspondiente al Segundo Informe
de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Cuestionamientos de los grupos parlamentarios

Instalación de la Mesa
Juan de Dios Castro Lozano

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Juan Fernando Perdomo Bueno, Partido de Convergencia
Respuesta: Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público
Réplica: Jesús González Schmal, Partido de Convergencia

Pregunta: Oscar González Yáñez, Partido del Trabajo
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Oscar González Yáñez, Partido del Trabajo

Pregunta: Alejandro Agundis Arias, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Jorge Antonio Kahwagi Macari, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Dolores Padierna Luna, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Dolores Padierna Luna, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: José Guadalupe Osuna Millán, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: José Guadalupe Osuna Millán, Partido Acción Nacional

Pregunta: Angel Buendía Tirado, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Oscar Pimentel González, Partido Revolucionario Institucional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Minerva Hernández Ramos, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Minerva Hernández Ramos, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Francisco Suárez y Dávila, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Juan Carlos Pérez Góngora, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Gustavo Madero Muñoz, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Gustavo Madero Muñoz, Partido Acción Nacional

Pregunta: Baltazar Hinojosa Ochoa, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Raúl José Mejía González, Partido Revolucionario Institucional

MENSAJE INSTITUCIONAL
Juan de Dios Castro Lozano



















ANALISIS III INFORME DE GOBIERNO.
SECRETARIO DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO:

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Se encuentra en el salón de recepción de esta Cámara de Diputados el señor Francisco Gil Díaz, Secretario de Hacienda y Crédito Público, invitado a la sesión de esta fecha en que se llevará a cabo el análisis del III Informe de Gobierno.

Se designan en comisión para que lo reciban y lo introduzcan a este recinto, a los siguientes diputados: Tomás Ruiz González, Francisco Rojas Gutiérrez, Francisco Suárez Dávila, Felipe Díaz González, Myriam Arabian Couttolenc, Marcela González Salas, Jacqueline Argüelles Guzmán, Amadeo Espinosa Ramos y Luis Maldonado Venegas.

Se pide que cumplan con su cometido.

(La comisión cumple con su cometido.)

De conformidad con el acuerdo parlamentario aprobado por esta Asamblea y que norma el procedimiento para el análisis del III Informe de Gobierno, nos acompaña el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz.

Para dar cumplimiento al punto tercero, numerales I, II, III y IV del mencionado acuerdo, se han inscrito para hacer preguntas y réplicas los siguientes diputados:

Juan Fernando Perdomo Bueno, por el Partido de Convergencia; Oscar González Yáñez, por el Partido del Trabajo; Alejandro Agundis Arias, por el Partido Verde Ecologista de México; Dolores Padierna Luna, por el Partido de la Revolución Democrática; José Guadalupe Osuna Millán, por el Partido Acción Nacional; Angel Buendía Tirado, por el Partido Revolucionario Institucional; Minerva Hernández Ramos, por el Partido de la Revolución Democrática; Francisco Suárez y Dávila, por el Partido Revolucionario Institucional; Gustavo Madero Muñoz, por el Partido Acción Nacional y Baltazar Hinojosa Ochoa, por el Partido Revolucionario Institucional.

En consecuencia, tiene la palabra hasta por 10 minutos para formular sus preguntas, el diputado Juan Fernando Perdomo Bueno, del Partido de Convergencia.

El diputado Juan Fernando Perdomo Bueno:

Con su permiso, señor Presidente; compañeras y compañeros; señor Secretario:

Convergencia está comprometido con los ciudadanos, nos hemos propuesto a representarlos en esta Cámara y nos lo exigen cada día, por ello de manera permanente pero especialmente para estas comparecencias hemos consultado a la sociedad civil.

En todos y cada uno de los diferentes diálogos que tuvimos con organizaciones rurales y campesinas, consejos ciudadanos, estudiantes, mujeres, grupos vulnerables, cámaras empresariales y en general organizaciones que tienen alguna participación ciudadana, sus preguntas constantemente empiezan siempre con un “cuándo”. ¿Cuándo nos va a alcanzar para una mejor alimentación y vestido, inclusive cuándo alcanzará para alimentarnos? ¿Cuándo tendremos vivienda? ¿Cuándo tendremos trabajo? Y otros, al extremo preguntan: ¿cuándo vamos a tener trabajo de a de veras para dejar de robar? ¿Cuándo, señor Secretario, la prioridad se va a centrar en un mejor nivel de vida para la gran mayoría de los mexicanos?

Estamos a la mitad del camino. Podemos leer en el informe el esfuerzo desplegado por la actual administración y el enorme reto al que nos enfrentamos como país; se identifican algunos logros; la inflación es la menor en los últimos 34 años, las tasas de interés son las más bajas en décadas, la conducción de la economía ha logrado controlar la inflación, el costo del servicio de la deuda se redujo en más de 46 mil millones de pesos, para fin de año la recaudación se presume que habrá aumentado en 1.4 puntos porcentuales del PIB; el fomento de la inversión es apoyado por el decreto que aprueba los beneficios de reducción inmediata de impuestos asociados en la adquisición de activos fijos; el Gobierno Federal se está redimensionando con ahorros acumulados cercanos a los 27 mil millones de pesos.

Sí, sí, pero como el Presidente lo dijo, cito: “la gran tarea pendiente sigue siendo lograr un crecimiento económico sostenido y dinámico que permita generar los empleos que reclama el país, sólo así podremos avanzar más de prisa en la recuperación del nivel de vida de los mexicanos”, y sigo citando al Presidente: “la estabilidad macroeconómica es favorable, sin embargo no se ha traducido aún en crecimiento sostenido y en generación suficiente de empleos; las finanzas familiares no reciben todavía sus beneficios. El problema del desempleo es el gran reto, las familias mexicanas se siguen sacrificando ante la falta de una respuesta vigorosa de fondo a este grave problema. Somos la novena economía del mundo y paradójicamente tenemos un marcado déficit social. Complican el cuadro la inseguridad pública, el salario insuficiente y la falta de opciones con el consecuente desaliento”. Y aquí termina la cita.

Señor Secretario, el tema fundamental de la política económica está ligado de manera indisoluble con los niveles de bienestar de la población, mismo que se relaciona de manera directa con la evolución que guarda el comportamiento de la producción nacional y la generación de empleos.

En esas variables, se sintetizan los resultados del conjunto de políticas económicas aplicadas en el país.

De ahí que cualquier evaluación sobre el conjunto de acciones impulsadas por la administración pública actual, necesariamente pasa por la observancia del comportamiento del PIB, que dista mucho de alcanzar siquiera el crecimiento que ha tenido la población nacional.

En consecuencia, como lo dice el Presidente, esta administración tiene un enorme saldo pendiente con la sociedad nacional, al no lograr una mejoría en el nivel de vida de la población derivado de la insuficiente dinámica en la producción y en la generación de empleos. Así lo confirma el alto nivel de desempleo que padecemos en el país.

¿Cuál será en lo sucesivo la estrategia del Gobierno Federal para alcanzar un mayor crecimiento de nuestra economía? La misión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es consolidar un país con crecimiento económico con calidad, equitativo, incluyente, sostenido, que fortalezca el bienestar de los mexicanos.

Sin embargo, a la luz de la realidad actual, la situación que guarda nuestra economía dista mucho de los propósitos enunciados, lo cual habla también de serios fracasos en la conducción de la política económica.

¿A qué atribuye usted la no correspondencia entre estos propósitos y lo que sucede actualmente en México? ¿De qué manera se hace patente la convergencia entre las políticas sociales y económicas? El Pronafide tiene como propósito delinear las acciones para obtener los recursos financieros que permitan sustentar las estrategias económicas y sociales del Plan Nacional de Desarrollo.

¿Cuáles son los avances sostenidos? La falta de crecimiento económico también se ha atribuido al hecho de que el Congreso no ha aprobado las reformas fiscal, laboral y energética; de esta forma se pretende responsabilizar a los legisladores de todos los errores que impiden la buena marcha del país.

La fracción de Convergencia sostiene que sigue habiendo ausencia de un proyecto global que muestre la relación directa, entre los objetivos económicos y las reformas propuestas. En consecuencia cuestionamos, ¿cuáles son las bases para asegurar que ampliar la recaudación fiscal, abrir a los particulares la inversión en la producción y distribución de energéticos y flexibilizar la legislación laboral, estaremos sentando los cimientos para el crecimiento a futuro y de qué manera?

La tasa de desempleo abierta es la variable económica que más creció en estos tres años, no se puede pensar en el crecimiento del mercado interno, con desempleo del orden del 4% en agosto de 2003; aun cuando el ingreso de los que sí tienen empleo mejore, no será suficiente.

Hasta ahora pareciera que la atención se centra sobre una reforma a las leyes, que regulan el trabajo para darles mayor flexibilidad, sin que haya garantías de que castigar al factor trabajo impulsará una economía pujante que cada vez absorba más fuerza laboral. ¿Cuál sería entonces la relación entre la política laboral y la económica?, es decir, ¿qué es lo que habría que sacrificar en materia de derechos laborales en aras de mejoras económicas?

¿Cuándo se decidirá el Gobierno a establecer un monto único, agregando de manera clara las deudas contingentes como los Pidiregas, los rescates bancarios, carreteros y de todo tipo y los fondos de pensiones del IMSS y del ISSSTE?

La reactivación económica necesita que todas las políticas económicas estén articuladas y que todas propendan al mismo objetivo, para que las debilidades en cualquiera de ellas, puedan ser compensadas con la fortaleza de otras, sin caer en contrasentidos. Por ello la reforma fiscal debe cumplir esos requisitos.

¿La reforma fiscal que promueve el Ejecutivo parte de la confianza en el contribuyente? ¿Se basa en criterios de equidad y sencillez en su aplicación? ¿Está orientada a la promoción de la actividad económica y a garantizar la seguridad jurídica del contribuyente?

Proponemos que el Estado tenga un papel activo y sostenido para reintegrar a los campesinos y su economía a la vida nacional, reconstruyendo sobre nuevas bases el tejido institucional para que producir, almacenar y comercializar, sean nuevamente un trabajo digno y rentable, que lleve prosperidad a los hogares de la sociedad rural.

Se dice en el informe señor Secretario, que se destinaron 117 mil millones de pesos al campo, 21% más que en el 2000. ¿Ya recibieron los campesinos ese dinero?, ¿en qué rubro se aplicó?, ¿qué impacto tuvo en el desarrollo rural y agropecuario esa cantidad? Sabemos que es un compromiso social el Programa de Abasto Rural de Diconsa y nos han pedido nuestros amigos de los consejos comunitarios que se robustezca este programa y sus más de 23 mil tiendas comunitarias.

¿A qué se debe la disminución permanente de recursos al Programa de Abasto Rural de Diconsa? Es acaso, la intención motivada que sin recursos caiga en un ciclo negativo para que luego se nos diga que debe de desaparecer por su poca rentabilidad económica, sin considerar su alta rentabilidad social?

Señor Secretario: el gran mérito de estos tres años señalado en el informe, y había que reconocérselo a otros también, es la estabilidad macroeconómica. Todos queremos esa estabilidad o al menos nadie quiere regresar a las épocas de inflación rampante o devaluaciones bruscas. La cuestión es, ¿cómo se complementan la estabilidad y la reactivación económica?

Nos preocupa mucho el sentido que se dé a la política fiscal, porque no vemos una estrategia bien definida; se habla de una reforma fiscal que permita sobre todo aumentar la recaudación del Gobierno, pero además necesitamos tener una estrategia muy precisa de cómo vamos a usar los recursos, cuánto para el gasto social, cuánto para infraestructura. Si establecemos esa estrategia evitaremos estar peleando año con año sobre el destino del gasto.

Señor Secretario, éstos son los cuestionamientos de los mexicanos. Como puede observarse, México está viviendo una época de contradicciones, la macroeconomía estable no ha sido suficiente para enfrentar, ya no digamos los rezagos, sino la nueva generación de empleos y el combate a la pobreza.

Lo hemos dicho y lo reiteramos, la economía es el medio para lograr el bienestar y la calidad de vida de un pueblo; el pueblo ha sido muy paciente y espera de nosotros la respuesta.

Muchísimas gracias de antemano por sus respuestas.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, hasta por 10 minutos, para formular sus respuestas.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su venia, señor Presidente:

Sin duda que los comentarios del diputado Juan Perdomo Bueno tocan el punto central de la política, de las preocupaciones económicas de este momento. El propio Presidente de la República en su informe, como lo mencionó el mismo diputado, señala las dificultades a las que nos enfrentamos; que no es suficiente tener estabilidad económica. Es importante, pero tenemos que encontrar los medios y qué bueno que exista esta preocupación de parte del diputado y estoy seguro del Congreso, para encontrar las fórmulas que permitan reactivar la economía.

El Gobierno ha venido llevando a cabo diversas políticas para estimular la demanda interna y la producción; se ha llevado a cabo un programa de vivienda que no tiene precedente. Hablaba el diputado, por ejemplo, de cuándo habrá vivienda. El programa de vivienda de interés social que ha emprendido el Gobierno apoyándose en un desarrollo extraordinario del Infonavit, que como nunca ha saneado su cartera, ha recuperado recursos, ha promovido la construcción de casas apoyándose en el Fovissste, apoyándose en el Banco Nacional Hipotecario y en el Fovi, apoyándose en las Sofoles. Trae un ritmo de vivienda que más que nunca está atendiendo ese satisfactor y también, como lo vemos en las cifras más recientes de empleo permanente del Seguro Social, contribuyendo no obstante la pérdida de empleos que tenemos en otras partes de la República, a que a través del sector construcción por primera vez en este año se esté generando incrementos netos en el empleo, de acuerdo a los registros del propio Instituto Mexicano del Seguro Social.

¿Cuáles son las bases para pensar que las reformas estructurales van a impulsar el crecimiento económico? Es otra pregunta central que plantea el diputado. Si nos acordamos de los efectos que tuvo tan importantes, de impulso a la economía nacional, la apertura comercial y la celebración del Tratado de Libre Comercio con Canadá y Estados Unidos y los otros tratados que ha celebrado el Gobierno mexicano, nos podemos percatar de la importancia que tienen estas reformas estructurales.

Si vemos la experiencia internacional, si vemos la experiencia de países como España, por ejemplo, creo que es un magnífico ejemplo, que ha ido llevando a cabo en forma sucesiva a lo largo de los años reformas de esta naturaleza, si vemos lo que ha hecho Canadá, lo que ha hecho Chile y muchos otros países, por referirme sólo a tres, nos damos cuenta que una de las maneras y es quizá la más importante, porque son las reformas que promueven mejoras en la productividad, de las que dan ganancias permanentes en el crecimiento económico, son éstos los cambios que debemos propugnar.

No se trata de responsabilizar a los legisladores al mencionar esto, sino más bien de invitarlos a colaborar para sacar adelante conjuntamente estas reformas. Al contrario, si acaso se puede ir viendo la experiencia de los últimos años, acreditar que lo que se ha logrado con el Congreso en materia de reformas, ha sido un cambio en muchos ámbitos de la legislación, importante, benéfico, parte del desarrollo financiero que estamos experimentando, la Ley de Transparencia que está dando ya sus efectos y muchas otras reformas cuyas bondades se están experimentando, son precisamente el resultado de esa buena colaboración entre el Congreso y el Ejecutivo.

Las bases que debiera seguir una reforma fiscal es otro tema importante que trata el diputado Perdomo Bueno. Yo diría que, porque no hay una propuesta no podemos en este momento calificar una propuesta del Ejecutivo, pero creo que todos coincidiríamos en que una reforma de esta naturaleza debiera propender a la simplificación de las disposiciones tributarias, a mejorar la competitividad de México, México ha perdido competitividad desde el punto de vista fiscal, a que tenga suficiencia presupuestaria, hacían falta recursos, a que apoye el federalismo, que aporte recursos y facultades a las entidades federativas y ciertamente, como lo mencionó el diputado, que tome en cuenta cuáles son las necesidades de infraestructura, de gasto social que tiene nuestro país para que de ese gasto dichas necesidades se puedan ir atendiendo mejor.

Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor Secretario.

Tiene el uso de la palabra para formular réplica, a nombre de Convergencia, el señor diputado don Jesús González Schmal.

El diputado Jesús Porfirio González Schmal:

Con su anuencia, señor Presidente; Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz; buenos días compañeras y compañeros:

Hemos escuchado con interés al Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz; la respuesta que a los primeros cuestionamientos que formula Convergencia, le ha concedido. Pero en nuestro concepto, el que se hable de la materia fiscal en términos simplemente numéricos y que se estén insistiendo en variables determinadas para justificar todo lo que significaría una política fiscal, pues está en realidad mutilando, limitando lo que el concepto fiscal verdaderamente entraña.

Se dice con mucha frecuencia, lo repite el Gobierno insistentemente, que México es el país en el que el contribuyente aporta menos en proporción al Producto Interno Bruto y mucho menos que otros países más desarrollados.

Lo que no se dice, lo que se oculta, es que también es el contribuyente que recibe menos de parte del Gobierno por los impuestos que le paga. Si se sumaran todas las prestaciones públicas a las que tenemos derecho como ciudadanos contribuyentes, que antaño nos prestaba el Estado con menos impuestos que ahora y que fueron en subconjunto, detonadores que mantuvieron un crecimiento al menos 1 ó 2 puntos sobre el crecimiento demográfico en décadas pasadas, ahora llegaremos a la conclusión que desde la época de los tecnócratas en el poder, se ha vuelto regresivo al extremo del dramático cuadro que usted, Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, hoy nos plantea para el año 2004.

En efecto, toda la estrategia recaudatoria del gobierno descansa en la urgencia de obtener más ingresos a la vez que descargar responsabilidades del Estado en prestaciones públicas indispensables y cada vez más aceleradamente se desprende de la obligación, del cumplimiento, del principio de reciprocidad y de redistribución del ingreso, que las facultades fiscales, en un régimen republicano, tiene como carga insoslayable el Estado.

En la realidad económica del país, es evidente que hoy el ciudadano no solamente paga impuestos y derechos cada día con más dificultad y con mayor engorro burocrático, sino además, tiene cada día menos retribución pública por ello. Hoy se tiene que pagar, con cargo al patrimonio personal, conceptos como seguridad pública privada, ante la falta de seguridad pública suficiente.

Tiene que pagarse seguros de vida y médicos privados por falta de seguridad social suficiente para la población demandante; hoy se tienen que pagar las autopistas por las carreteras libres cada día más abandonadas.

No hay en nuestros tiempos capacidad en las escuelas de educación subprofesional y profesional, con una mínima correspondencia con los jóvenes solicitantes que tienen que ir a universidades privadas, en las que no pocas son verdaderas estafas educativas.

Es, en fin, amplísimo el espacio de responsabilidad pública del que ha abdicado este gobierno y va a más cotidianamente.

De esta suerte, pedir más impuestos cuando el contribuyente paga al Estado y paga cada día más servicios privados de dudosa calidad, que si se sumaran a la carga personal para poder sobrevivir en estas condiciones, tendríamos que concluir que la carga en México para una deteriorada convivencia, es muchos más puntos del PIB que el 11% ó 12% que se lleva el gobierno, sin dar más que la existencia de un aparato estatal tan costoso como inútil.

La reciprocidad fiscal es, entonces, inexistente en la política de este Gobierno.

De suerte, entonces, señor Secretario, le suplicaríamos nos contestase si en verdad hay conciencia, hay conocimiento de que el Estado por los impuestos que recauda tienen reciprocidad, no sólo el otorgar las prestaciones públicas, sino también la transparencia absoluta de lo que está ocurriendo, y señalo sólo uno de los rubros: en el IPAB, que tiene sometido el presupuesto anual y que lo tendrá sometido por muchas décadas, para impedir que el Estado cumpla las más ingentes necesidades sociales para con una población cada día más demandante por su número y por su pauperrísima condición.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra, hasta por 10 minutos, para formular sus preguntas, el diputado Oscar González Yáñez, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo.

El diputado Oscar González Yáñez:

Con la venia de la Presidencia; compañeras y compañeros legisladores:

Primero, señor Secretario, pedirle de la manera más respetuosa, o hasta exigente, que lo que hagamos aquí obedezca fundamentalmente a los intereses de nuestra población y no a otros intereses. Nosotros venimos a la tribuna con esa intención y le pedimos que usted lo haga en el mismo sentido.

La realidad es terca, el país maravilloso que nos prometió el Presidente Fox se ha desvanecido, en vez de luces y oropel tenemos oscuridad y zozobra; la realidad es terca, señor Secretario, ¿qué cifras son las que usted nos entrega en sus informes?

Crecimiento de la economía, 0.6% en tres años de lo que va del sexenio; el desempleo, 4.2%, el más alto después de la crisis del 1994-1995; la actividad industrial de 2002 a julio de 2003 ha caído a menos del 0.3% a menos de 0.9%.

Hemos sido desplazados por China de nuestro principal mercado en el exterior, por razones que valdría la pena traer la discusión a esta Legislatura.

Las señales de la economía son claras hasta para el lector menos versado en estos temas, está claro que el modelo económico neoliberal ya dio de sí, ya se agotó. Hoy, aplicar las mismas fórmulas es jugar a perder.

La privatización bancaria fue una reforma estructural y hundió al país. En su primera etapa privatizaron el 30% de la banca. En su segunda etapa entregaron el resto. En una tercera etapa los mexicanos tuvimos que rescatar al sistema bancario a través del megafraude Fobaproa-IPAB y en una cuarta etapa la banca fue vendida al capital extranjero.

Ya basta, señor Secretario, de decir que las reformas estructurales salvarán al país. Esa es una necedad inaceptable. Países como Brasil y Argentina, con un enorme sentido común, han dado el ejemplo de que hay que poner un hasta aquí al capital financiero altamente parasitario, en particular a la deuda que socava las finanzas públicas de esos gobiernos.

La Unión Europea ha roto el dogma del déficit fiscal para que con recursos públicos adicionales se generen más empleos; se fortalezca la inversión productiva; se dinamite la economía.

Esperamos entonces, señor Secretario, respuesta a este razonamiento o ¿habrá necesidad de volver a leer el librito? fundamentalmente en la parte relativa a las lecciones básicas de economía. Los ingresos públicos forman parte de la riqueza de la nación y el Estado debe orientarlos para el progreso y bienestar de la población. Las empresas públicas regulan los insumos básicos de la economía. Fortalecerlas es fortalecer a la economía nacional.

El mercado y sus fuerzas ciegas tienden a la rapiña, si no, demos un vistazo a nuestro sufrido planeta: contaminación, deterioro ambiental y cambios climáticos que lesionan gravemente nuestro hábitat.

Entonces, señor Secretario, ¿por qué tanto brinco estando el suelo tan parejo? ¿hacia dónde nos quiere llevar? Retomemos los principios básicos del Estado; recuperemos las funciones para las cuales fue creado.

Señor Secretario: por lo que se vislumbra pronto tendremos la llamada reforma eléctrica en este pleno, con el propósito de seguir privatizando más dicho sector. Queremos decirle que no estamos de acuerdo. El Partido del Trabajo rechaza categóricamente la apertura del sector energético a la inversión privada nacional y extranjera. Sostenemos junto con la mayoría de los mexicanos que debe seguir siendo patrimonio nacional y que se debe modernizar y desarrollar con recursos públicos. El país cada vez nos pertenece menos gracias a sus políticas y las del gobierno que representa.

Con base en las consideraciones antes planteadas nuestro grupo parlamentario solicita de usted responda puntualmente las siguientes

CONSIDERACIONES

Solicitamos a usted información detallada de cada uno de los pasivos que no están contemplados dentro del monto del déficit público y que son denominados requerimientos financieros del sector público; qué medidas y acciones tiene contempladas la Secretaría de Hacienda para hacer frente a estos compromisos; cómo justifica usted que la deuda pública haya crecido de diciembre de 2000 a junio de este año, del 36.81% del PIB, al 43.8% del PIB.

La carga fiscal de Pemex y de la CFE es insostenible para un desarrollo sano de estas empresas. ¿Qué medidas debe contemplar la dependencia a su cargo para modificar el sistema tributario de estas paraestatales, buscando liberar la carga fiscal que las está ahogando?

Una de las cargas más pesadas para las finanzas públicas es el rescate bancario. La Auditoría Superior de la Federación detectó operaciones irregulares por casi 70 mil millones de pesos. ¿Por qué mantener este monto de créditos irregulares dentro de los pagarés que devenga el IPAB si está comprobado que son operaciones ilícitas? ¿Por qué el Gobierno Federal se opone a una auditoría integral del rescate bancario?

¿Por qué el Ejecutivo Federal persiste en mantener el modelo neoliberal cuando es evidente que ya dio de sí, es decir, las políticas económicas neoliberales ya están agotadas? ¿Qué alternativa plantea a esta soberanía para cambiar el paradigma económico vigente en México, que sólo ha producido pobres?

¿Cuál sería la postura de la dependencia a su cargo ante la inminente convención hacendaría que tratará este punto como uno de los aspectos centrales? ¿Se compromete el Ejecutivo Federal a asumir e impulsar las propuestas de modificación que emanen de dicha convención?

El Gobierno Federal ha venido negociando el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas, conocido como el ALCA. Esta es una negociación clandestina, hecha a espaldas de la nación y de esta soberanía. Queremos que nos dé los detalles centrales de dicha negociación.

¿Está usted de acuerdo o en desacuerdo con lo que declaró el señor Secretario de Economía cuando dice que estar desempleado no debe de dar pena y que la vida es un riesgo y que dentro de esos riesgos existe la posibilidad de quedar desempleado?

Responda sin vaguedades, responda categóricamente, con un monosílabo, sí o no. ¿Está usted de acuerdo en que se cobre IVA en alimentos y medicinas?

Esperamos sus respuestas puntualmente, Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz.

Gracias.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, hasta por 10 minutos, para formular sus respuestas.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su venia, señor Presidente; muchas gracias, diputado, por sus comentarios y preguntas.

Desde el principio de esta administración, contestando la primera de las preguntas que plantea el señor diputado Oscar González Yáñez, se informa de los requerimientos financieros totales del Gobierno, tanto en flujo como en saldos. Esa información se ha venido presentando de diversas formas, está disponible en la página de Internet de la Secretaría y además se informa, en nuestra presentación anual al Congreso, lo que consideramos prudente para el año que se avecina, que sean los requerimientos financieros que de estas distintas fuentes conviene financiar. De manera que esa información ya está considerada, llámesele o no déficit, llámesele o no deuda.

La deuda total del sector público en lo que va de este sexenio, tomando deuda interna y deuda externa, como porcentaje del producto, prácticamente no ha variado. Con mucho gusto podemos ver las fuentes que usted utilizó, señor diputado, y ver dónde están las diferencias.

La carga fiscal de Pemex es un asunto que nos preocupa a todos. Hemos venido trabajando con la Legislatura anterior. Creo que hay un proyecto que se puede considerar como parte de la reforma fiscal total, como parte de una reforma fiscal más amplia y que tiende justamente a ir aliviando la presión fiscal sobre Pemex, que desde hace tantos años equivale a quitarle a Pemex la totalidad de su rentabilidad, lo que se podría combinar con una reforma que vemos con gran simpatía para darle una mayor flexibilidad a su gestión administrativa, al manejo de su consejo de administración, para que pueda, además de algunos funcionarios públicos representantes del Gobierno, tener profesionales que aporten ideas y análisis en la conducción de la empresa como sucede con cualquier empresa. Y ver también la posibilidad de que la empresa pueda emitir certificados de aportación para que disminuya su endeudamiento y pueda de esa manera tener un crecimiento más sano. Así es de que tenemos una gran coincidencia con las preocupaciones del diputado en este renglón.

En cuanto a las observaciones del auditor superior, no fueron por 70 mil millones. La observación original fue por 45 mil 400 y quedan por solventar 26 mil millones de esos 45 mil. O sea que estamos hablando de un poco menos de la mitad de las cantidades que mencionó el diputado y es algo que sigue en proceso de diálogo entre la Secretaría de Hacienda, el IPAB y el Auditor Superior de la Federación.

En el momento en que concluya este proceso, se podrá llegar al canje y de esa manera concluir con algo que el propio Congreso inició hace algunos años.

¿Qué alternativas se plantean a la política actual? Pues son las que les mencioné. Creo que nos hace falta trabajar en las reformas que les he mencionado y creo que podríamos trabajar conjuntamente para ponernos de acuerdo durante este periodo legislativo.

¿Nos comprometemos a los resultados de la convención? Esa es una pregunta que les tengo que hacer yo a ustedes. Es el Congreso el que tiene que tomar medidas de lo que pudiera derivarse de las reuniones que van a celebrar no exclusivamente los gobernadores, sino un grupo amplio y diverso al que están ellos convocando.

La parte del Acuerdo de Libre Comercio de América Latina, pues tendrían ustedes que tratarla con el Secretario Canales. No puedo yo informarles sobre eso.

Me pregunta si estoy de acuerdo con las afirmaciones del Secretario Canales. Yo le diría que estoy seguro que el Secretario Canales es una persona sensible y muy preocupada por el desempleo y que se tomaron fuera de contexto sus palabras.

Finalmente, yo creo y así como yo no le pedí que me preguntara con un monosílabo, señor diputado, le ruego me permita no contestarle con un monosílabo. Le puedo responder que en materia de reforma fiscal tenemos que considerar todas las opciones y ver cuáles son las convenientes para el pueblo de México. Muchas gracias.

Gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor Secretario.

Tiene el uso de la palabra hasta por cinco minutos, para formular su réplica, el señor diputado Oscar González Yáñez.

El diputado Oscar González Yáñez:

La intención de que nos contestara con un monosílabo es precisamente abandonar el estilo de clichés, de vengo y te contesto y no te digo nada; era orientarlo en ese sentido. Y el no contestar con un monosílabo, ante la pregunta de que si está de acuerdo con el IVA a alimentos y medicinas, nos queda claro. Aquí entra la filosofía popular: “El que calla otorga”. Y nuestro señor Secretario hoy calló y entonces por consecuencia está otorgando. De todos modos le agradezco porque me contestó, aunque no haya sido con un monosílabo, y nos queda claro que ustedes quieren seguir dándole el rescate de su política económica a costa de la población cobrando medicinas y alimentos.

No podemos decir que le preguntemos al Secretario de Economía, aquél sabemos que siempre anda fuera de texto, pero no cuando lo entrevista la prensa; anda fuera de contexto en su política económica, no es parte de este asunto. ¡Por eso nosotros nos permitimos solicitar su renuncia el día del Informe, porque siempre está fuera de contexto! ¡Y nosotros pensamos que alguien que anda siempre fuera de contexto pues tiene que estar fuera de la toma de decisiones y fuera de un gabinete!

Por eso le volvemos a insistir, señor Secretario, dígale por favor al Presidente Fox o usted recomiéndele, si de veras lo quiere ayudar, que renuncie al Secretario de Economía. ¡Y usted no nos venga a decir que se lo preguntemos a él, cuando usted es el responsable de la conducción de la economía del país, es el jefe del sector de la economía del país! ¡No nos mande con un Secretario que tiene perfil de director, porque para eso nos da Canales a nosotros!

Por otro lado, si usted dice con buenos ojos el quitarle la carga a Pemex y a la CFE, pues nos queda claro entonces que ya estamos buscando salidas y alternativas, sí, imaginativas, y nos agrada que vengan también del Secretario. Entonces para así no buscar la privatización de Pemex, porque si le quitamos carga fiscal a Pemex, que el señor Secretario aquí dijo que lo ve con muy buenos ojos, podríamos estar entonces rescatando esa paraestatal.

Entonces está claro que nuestro señor Secretario está de acuerdo en no privatizar Pemex y que la rescatemos a través de quitarle carga fiscal. Eso es bueno porque entonces nos abre ya el debate entre nosotros de cómo vamos a ir resolviendo subsanando la descarga fiscal de Pemex para irla subsanando con otras áreas.

Nos interesa mucho que usted termine su comparecencia con la voluntad concreta de ir avanzando en estos grandes temas. Usted no tiene por qué preguntarnos a nosotros, señor Secretario. ¡El que viene a comparecer es usted, no nosotros! ¡Usted es el que tiene qué contestar y usted no tiene qué calificar el estilo con el que le preguntamos o no! ¡Pero como sea, yo sí le voy a dar respuesta igual que usted, con un cliché!

Es una banalidad venir y decir: “Pues ahora les toca a ustedes responder”, como lo dice con la convención hacendaria. Pues entonces, señor Secretario, si la decisión es de nosotros ¿qué anda haciendo usted ahí? ¡Pues venga con los que deciden y venga a discutir con los que deciden! ¡Dígale eso a los señores gobernadores!

REGISTRO DE ASISTENCIA

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Se pide a la Secretaría dar cuenta del registro electrónico de asistencia e instruya el cierre del sistema.

El Secretario diputado Marcos Morales Torres:

¿Falta algún diputada o diputado de registrar asistencia?

De no ser así, se informa a la Presidencia que hasta el momento se registra la asistencia de 475 diputadas y diputados, señor Presidente.

Por lo tanto, ciérrese el sistema electrónico de asistencia.

Cumplida la instrucción.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor Secretario.

Tiene el uso de la palabra, hasta por 10 minutos, para formular sus preguntas, el señor diputado Alejandro Agundis Arias, del Partido Verde Ecologista de México.

El diputado Alejandro Agundis Arias:

Con su permiso, señor Presidente; señor Secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Francisco Gil Díaz; compañeras y compañeros diputados:

En su mensaje al honorable Congreso de la Unión con motivo de su III Informe de Gobierno el Presidente Fox reconoce que el crecimiento económico y la generación de empleo han sido hasta hoy insuficientes. Esta afirmación resume la incapacidad del Gobierno Federal para poner en marcha las políticas económicas necesarias que mejoren el bienestar de todos los mexicanos.

Las reformas estructurales se han presentado como la piedra angular de la estrategia de crecimiento económico del Gobierno Federal. Hace poco más de un año, el Presidente Vicente Fox, presentó el Programa Nacional de Financiamiento al Desarrollo 2002-2006, principal instrumento de coordinación de la política fiscal y monetaria.

En palabras del Presidente, el Pronafide debe propiciar las condiciones necesarias para que México cuente con recursos financieros suficientes para sustentar las estrategias económicas y sociales, establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo.

Este programa, pretende el fortalecimiento de las finanzas del Gobierno para reducir la presión que el endeudamiento público ejerce sobre los mercados crediticios y así liberar recursos para el financiamiento del consumo privado y la inversión.

En dicho plan, se establece que de haber reformas estructurales, el ingreso nacional alcanzaría una tasa anual de crecimiento del 7%. A un año de su presentación, el programa parece haber sido rebasado en sus objetivos y las metas señaladas han quedado muy lejos de ser ciertas, la economía solamente ha crecido al 1% anual, el desempleo ha alcanzado niveles históricos de casi 4% y el entorno internacional se presenta desalentador, ante este panorama parece que el Pronafide presenta metas difíciles de alcanzar.

Por ello le preguntamos señor Secretario ¿tiene usted alguna nueva estimación de la tasa de crecimiento del ingreso bajo el escenario de reformas estructurales? ¿Cuál sería su nueva estimación del monto de la inversión total bajo dicho escenario? ¿Existe alguna estimación del monto de inversión extranjera directa, que se recibiría de aprobarse dichas reformas?

En materia laboral llevamos casi ya tres años sin creación de nuevas fuentes de empleo y el rezago acumulado es uno de los más serios en mucho tiempo. Actualmente la cifra de desempleo abierto general es del 3.52%, según cifras preliminares del INEGI, con un aumento del 20% respecto al mismo mes del año anterior, convirtiéndose en uno de los más grandes problemas nacionales.

En ese sentido, al Partido Verde Ecologista de México, le preocupa fundamentalmente estas cifras, las cuales se agravan a pesar de que la economía ha mostrado una relativa estabilidad. Por ello cuestionamos ¿cuál es su lectura sobre la evolución del mercado laboral? ¿Continuará aumentando el número de desempleados en el país?

A su vez nos gustaría saber, si ante la inestabilidad económica de la región y los riesgos que enfrenta la economía internacional, tal como son la insolvencia de la economía en Argentina, la inestabilidad social en Venezuela, y de los últimos acontecimientos geopolíticos en Medio Oriente, se han tomando ya las medidas precautorias para evitar el contagio de inestabilidad financiera o si existe algún arreglo precautorio con el Fondo Monetario Internacional.

Con respecto al fondo de estabilización de los ingresos petroleros, una vez más no se da a conocer información precisa sobre el manejo del mismo; por ello nos gustaría que ampliara la información para saber ¿cuál es el estado que guarda dicho fondo? ¿A cuánto asciende el monto total? Y ¿cómo están siendo administrados dichos fondos? ¿Qué perspectivas se tiene sobre el precio del petróleo ante la persistencia de los conflictos en Medio Oriente?

De igual forma, nos preocupa el sobregiro de más de 2 mil millones de pesos en el presupuesto del Ramo 23 en tan solo los primeros seis meses del año; este sobregiro se debe, principalmente, al pago de salarios de los funcionarios del Gobierno.

Por ello nos gustaría saber ¿qué esfuerzo está haciendo el Ejecutivo, para reducir el costo de la burocracia en nuestro país? ¿Cómo explica el sobregiro con más de 2 mil millones de pesos en el Ramo 23, en tan sólo seis meses, ya que se dio en el presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados? ¿Cuál es el resultado de los programas de retiro voluntario?

Pugnamos una vez más, por la austeridad en el gasto corriente y en las percepciones de los funcionarios públicos, por la disminución del costo administrativo del Gobierno Federal, y por la total transparencia del ingreso y del endeudamiento que maneje el Gobierno.

Por otro lado, al hacer un análisis sobre deuda pública, nos encontramos con que el saldo total de las obligaciones garantizadas por el Gobierno Federal, asciende a 447 mil millones de pesos, cifra superior en 16 mil millones a lo observado al término del año anterior.

El 82.4% de esta enorme cifra, corresponde al Fobaproa, al IPAB y al rescate carretero; creemos que es hora que la Secretaría de Hacienda defina de manera conceptual y transparente la información de los diversos pasivos que constituyen la deuda contingente.

Además, nos gustaría saber qué medidas ha tomado el Instituto de Protección al Ahorro Bancario para impedir que su deuda se incremente en lo que resta del año y en el 2004.

¿Cuál va a ser la deuda neta del IPAB al finalizar el presente año? ¿Qué avances se tiene en la venta de activos? ¿Cuáles son las acciones que el Gobierno contempla realizar para abrir los créditos que se encuentran encriptados e imputar responsabilidad a los implicados en créditos ilegales?

Finalmente es importante destacar la importancia del fortalecimiento del sistema financiero, el cual incluye la reestructuración de la banca tanto comercial como de desarrollo, misma que ha resultado muy onerosa para las finanzas públicas.

Sólo basta señalar que en el año 2002 el balance público como proporción del PIB arrojó un saldo deficitario de 1.23 puntos, nivel superior en 0.58 y 0.51 puntos porcentuales, al considerando en el programa anual y al registrado un año respectivamente. La diferencia ante este resultado y el aprobado para 2002, se explica fundamentalmente por el impacto de la liquidación del Banrural y la creación de Financiera Rural, mismas que fueron aprobadas en diciembre de este mismo año por este Congreso.

Al respecto, ¿nos podría señalar cuál es el plan de reestructuración para la banca de desarrollo? ¿Está en sus planes fusionar Bancomext, Nafin y Banobras? ¿Cuáles serían las ventajas de dicha fusión dado el alto costo financiero de la liquidación del Banrural? ¿Cuál sería el costo esperado de la reestructuración total de la banca de desarrollo?

Por sus respuestas, Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, para formular sus respuestas.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su venia, señor Presidente:

Muchas gracias, diputado Alejandro Agundis Arias, por sus comentarios y preguntas. Toda vez que en lo que se refiere a política económica general ya hice mis comentarios, me voy a limitar a tratar de contestar algunas de las preguntas que usted hace.

Creemos que de llevarse a cabo las reformas estructurales fácilmente podría el Producto Interno Bruto crecer en lugar de un 3.5% el año entrante, que es nuestra previsión en este momento, unos dos puntos adicionales, aunque pudiera ser más, pero es una estimación conservadora.

Pensamos que pudiera crecer el producto dos puntos porcentuales adicionales al 3.5 que en este momento tenemos contemplado como posible crecimiento del año entrante y quizá pudiera ser todavía más alto que eso, pero es una estimación conservadora.

En cuanto a inversión, inversión extranjera, bueno, pues sería impulsada por estas reformas. Recuerden ustedes, no sé si lo sepan, un estudio reciente, en una encuesta que se hizo a inversionistas internacionales, a inversionistas directos internacionales, a los que traen dinero y crean empleos, calificaron a México en el tercer lugar mundial como lugar más atractivo para invertir; eso nos coloca en una muy buena posición. Si se llevaran a cabo estas reformas seguramente tendríamos una respuesta entusiasta y vigorosa de inversión nacional y de inversión extranjera.

¿Qué estamos haciendo para evitar contagio? Bueno, pues las políticas de manejo estable de la economía nos han permitido evitar los contagios que se han venido dando durante los últimos años hacia otras regiones; no se han transmitido a México. México, las crisis que se experimentaron en Turquía, después en Sudamérica, las pudo llevar sin que se afectara el crédito internacional del país y eso le permitió a México llevar a cabo una política de reestructuración de deuda, no de endeudamiento, sino de reestructuración de deuda, llevando a más plazo su deuda externa, también la interna y bajando los costos de la misma.

No hay un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, somos miembros del Fondo, pero ustedes saben que en su momento la línea de crédito contingente que nos fue ofrecida; pensó el Fondo que si algún país estaba en condiciones óptimas para poder solicitar y ser aceptado en esa línea de crédito contingente es México; México pensó que no necesitaba de ese apoyo y no existe en este momento un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

La situación del Fondo Petrolero prácticamente se utilizó en la totalidad del Fondo Petrolero el año pasado y en este momento el fondo cuenta con 76 millones de pesos y existe de acuerdo a las reglas que estableció la Cámara de Diputados el año pasado, la obligación de los recursos excedentes del petróleo asignarlos en una cuarta parte a dicho fondo, de manera que al término del año, al término de este ejercicio presupuestario sabemos qué cantidad va a abonar al fondo para incrementar estos 76 millones de pesos.

En cuanto al sobregiro del Ramo 23, se debe principalmente al Programa de Retiro Voluntario que el propio Congreso autorizó se financiara fuera de las cantidades autorizadas, es una autorización expresa del año pasado que la deuda y el gasto que se contrajera como resultado del Programa de Retiro Voluntario no fueran consideradas dentro de los límites presupuestarios y que la deuda que se contrajera como resultado de este programa, se fuera liquidando en los años posteriores, en los tres años posteriores y eso es o que les vamos a proponer, toda vez que ese compromiso adquirido para los siguientes años. Ha tenido hasta ahora un costo de 7 mil millones de pesos, 7 mil 400 millones de pesos y representa un ahorro permanente de 2 mil 874 millones de pesos anuales.

De manera que aquí se tiene una fuente de reestructuración de gasto corriente que hacia futuro va a permitir ahorros importantes gracias a la autorización que dio el Congreso.

La deuda pública como comenté en mi intervención anterior, está desglosada e informada y lo estamos haciendo incluso mensualmente y creo que vale la pena dentro de cada uno de esos renglones de deuda pública, ir viendo cuáles son sus fuentes de pago. Por ejemplo, en el caso de la deuda carretera, la deuda carretera tiene una fuente de pago completa, no sólo tiene la posibilidad de recuperar integralmente la deuda adquirida, sino que está produciendo utilidades, es un programa que tiene rentabilidad, deuda que no está requiriendo recursos presupuestarios para ser pagada, sino que está aportando recursos, de hecho ya se han llevado a cabo algunas bursatilizaciones de los flujos del fideicomiso carretero que no se podían haber llevado a cabo si no se hubiera tenido ese excedente.

La venta de activos del IPAB, ésa la informamos puntualmente y la hacemos pública, los créditos que estén increditados que se puedan conocer de acuerdo a las disposiciones legales, no tenemos ninguna objeción en que se conozcan, en algunos casos hay amparos, en otros casos no hay posibilidad legal de darlos a conocer por parte de la Secretaría de Hacienda, pero el informe Mackey le fue entregado al Congreso en su oportunidad.

En este momento no tenemos todavía un plan de reestructuración de la banca de desarrollo, pero es una pregunta pertinente porque hacia delante estamos viendo que las fuentes de rentabilidad de la banca de desarrollo están disminuyendo y es conveniente que veamos una nueva estrategia de banca de desarrollo como la que se ha seguido en muchos países que se apoye más que en créditos, lo haga en garantías, ya lo empezamos a hacer en Nacional Financiera y con muy buen éxito vamos a ver cómo ir orientando al resto de la banca de desarrollo en ese sentido, aunque no es el último cambio, hay que pensar en otros.

Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor Secretario.

Tiene el uso de la palabra para formular su réplica a nombre del Partido Verde Ecologista de México, el diputado Jorge Kahwagi Macari.

El diputado Jorge Antonio Kahwagi Macari:

Con su venia, señor Presidente; señor Secretario:

Una vez más, nos quedamos con dudas y con información incompleta sobre el desarrollo económico del país.

El Partido Verde considera que en general pero sobre todo en materia económica, las estrategias seguidas por el Gobierno requieren de un replanteamiento que involucre las condiciones reales por las cuales atraviesa nuestro país. Sólo así se podrán alcanzar las metas que permitan el verdadero desarrollo de los mexicanos.

Consideramos que si bien la estabilidad en los indicadores macroeconómicos son condiciones necesarias para el crecimiento sostenido, dista mucho de ser condiciones suficientes y nos preocupa que no se hayan propuesto otras medidas adicionales.

Creemos que es un grave error del actual Gobierno justificar su incapacidad con el desempeño económico de otros países, tener que esperar a que la economía estadounidense recupere el crecimiento para que nuestra economía pueda crecer. También es un argumento pobre e insostenible esta estrategia equívoca, nos ha mantenido en el estancamiento.

Es necesario revisar las políticas económicas para que la economía sea capaz de generar fuentes de crecimiento interno que sean sostenibles a largo plazo y menos sensibles a los choques del exterior; se requieren impulsar reformas que constituyan un verdadero mercado interno, consumidor de productos nacionales y motor de la conservación de las fuentes de riqueza naturales. Otros países lo han logrado.

Sin lugar a duda, el problema del desempleo se ha convertido en el más importante de los pendientes económicos y contrariamente a lo que nos informan, en México no existe una absorción de la población en edad laboral. Además, “el Gobierno del cambio” se ha encargado de convertir también en el asunto más ofensivo para los mexicanos con declaraciones superficiales y poco reflexivas, consideramos que es hora de poner en marcha medidas efectivas que frenen la pérdida de empleos y que generen condiciones para que los mexicanos obtengan un empleo seguro y bien remunerado.

Por otro lado, vemos con preocupación que las operaciones realizadas por el IPAB continúan siendo fuente de debate, crítica y sospechas debido a que el IPAB es el heredero y actual responsable de uno de los asuntos más relevantes de la nación por su alto costo financiero y por su significado político; con frecuencia, las acciones que realiza el Instituto genera fuertes controversias y carecen de transparencia y claridad, por ello la credibilidad en el IPAB, encargado de velar por los intereses de los ahorradores y recuperar lo más posible de las pérdidas de las quiebras bancarias, cada día se debilita más.

Finalmente queremos decirle, señor Secretario, que las diputadas y diputados del Partido Verde Ecologista de México entendemos nuestra responsabilidad de coadyuvar en las reformas que impulsen la actividad económica del país. Sin duda, el desarrollo económico representa la posibilidad de brindar a los mexicanos la oportunidad de elevar de manera sostenida su nivel de vida.

Ningún país puede darse el lujo de no crecer, como ningún país puede desatender la necesaria equidad en la distribución de la riqueza y el ingreso.

Por su atención, muchas gracias.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra hasta por 10 minutos, para formular sus preguntas, la diputada Dolores Padierna Luna, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

La diputada María de los Dolores Padierna Luna:

Con su venia, señor Presidente; señor, Secretario.

Que paradójica resulta su presencia en esta Cámara. Hace algunos años, en el efímero clímax del neoliberalismo salinista, usted era uno de los asiduos exponentes del modelo económico neoliberal que nos llevaría al primer mundo, nos salvaría del desempleo y la pobreza.

Este es el cuarto sexenio que usted maneja las finanzas del país y en vez del México desarrollado prometido, hoy viene como representante económico del gobierno del cambio, con el fracaso de su estrategia a la vista, estancamiento económico, agudización severa de la pobreza, un desempleo histórico, una deuda triplicada y ayer, nos anuncia que de nueva cuenta se disminuye la tasa de crecimiento, lo que causará 240 mil desempleados más y nos ofrecen como salida la “changarrización”, la “casinización”, el contrabando, la economía informal y las remesas de nuestros braceros. El gobierno panista que ofreció una economía humana, nos aplica una economía infrahumana.

Le pregunto señor Secretario: ¿cómo se puede hablar de cambio, si se continúa con la misma política neoliberal, si después de 20 años de políticas fracasadas el actual Presidente sigue la misma política y con los mismos funcionarios del viejo régimen?

Usted seguramente nos hablará de su único éxito: el equilibrio macroeconómico y la estabilidad inflacionaria, pero lo pregunto, ¿de qué sirven las cifras macroeconómicas si cada día hay más desempleados?, ¿si los niveles de vida de la mayoría de la población se han visto abatidos?, ¿si los sectores industrial y agrícola no han encontrado recursos para su recuperación en estos cuatro sexenios neoliberales?, ¿si la deuda pública ahora alcanza 3 billones de pesos y con ella se hacen más vulnerables la economía y la soberanía del país? El equilibrio macroeconómico sólo satisface al gran capital, lo evidente es, que con el neoliberalismo la nación se supeditó al extranjero, el Estado a la empresa, el sector público al sector privado y eso es lo que el equilibrio macroeconómico representa.

¿No cree señor Secretario que ante el evidente y costoso fracaso de su política, haya llegado el momento de aplicar un nuevo modelo alejado del dogmatismo neoliberal?

Por otra parte, los pasivos contingentes representan la deuda escondida del Gobierno Federal, ahí se localiza el Fobaproa, los Pidiregas, los pasivos de la banca de desarrollo, el rescate carretero, los sistemas de pensiones y todo ello alcanza el billón y medio de pesos. Esta deuda se ha financiado exprimiendo fiscalmente a Pemex y CFE a propuesta de usted, mediante un régimen fiscal perverso que permite que el Gobierno Federal se apodere de los excedentes, dejando a las paraestatales sin fondos para reinvertir. Esa exfoliación se compensó parcialmente utilizando los Pidiregas, que son contratos privados de inversión que se cargan a la deuda.

Aquí señor Secretario quiero que nos diga los nombres de los dueños de los contratos Pidiregas, los nombres de los beneficiarios de los convenios de inversión múltiple, ¿a qué tasa de interés están pactados esos contratos y por qué dan la apariencia de ser contratos clandestinos? Es obvio que este mecanismo de contratos privados de inversión y los contratos múltiples, suponen un mecanismo de privatización a plazos y por la puerta trasera.

Como es sabido el PRI y el PAN en esta Cámara, aprobaron pasar a deuda pública los costos del Fobaproa, que según los datos del IPAB a junio de 2003, la deuda ya rebasa el millón de millones; sin embargo, el Programa de Capitalización y Compra de Cartera, que a marzo de este año sumaba 212 mil 568 millones de pesos, quedó sujeto a revisión y a auditoría; además quedó establecido en el quinto transitorio de la ley, el mecanismo para su pago. Mientras no se cumpla con dicho procedimiento, los pagarés no los paga nadie, no están en el balance del IPAB y no lo estarán hasta que se analicen los resultados del informe Mackey y sus banks reports, hasta que se solventen las observaciones de la Auditoría Superior de la Federación, hasta que se le dé curso a los hallazgos del contralor Fortunato Alvarez y hasta que se realicen las auditorías GEL, que usted impidió que el IPAB implementara.

La principal función del IPAB, es reducir el costo fiscal. ¿Por qué no han revisado y analizado los banks reports y el informe Mackey?, ¿no cree que esto ayudaría a disminuir el costo fiscal del rescate bancario?

A pesar de que todos los análisis, todas las auditorías, todas las investigaciones reportan sendas irregularidades, usted como Presidente de la Junta de Gobierno sólo se ha dedicado a tejer una estrategia para tapar todo, desaparecer toda la información, presionar a los revisores y convertir al IPAB en un Fobaproa 2, pretende destruir la poca autonomía del instituto colocando a su gente incondicional. ¿Cómo tuvo la osadía de nombrar a Jonathan Davis como presidente de la Comisión Bancaria, si él firmó los pagarés? ¿Va Jonathan Davis a autoevaluarse, a autosancionarse?, es como poner al asesino de juez y a sus cómplices de jurado y en el mismo caso está Héctor Tinoco. ¿Por qué lo propuso al Senado, si fue integrante del comité técnico del Fobaproa?, ¿por qué lo reconoce como vocal, si sabe que no tiene las dos terceras partes necesarias que marca la ley, de los miembros de la Permanente?

Señor Secretario: yo le pido que en aras de la legalidad se comprometa en esta tribuna a enviar una nueva propuesta de vocal al Senado y a sustituir a Jonathan Davis en ese cargo. Lamentablemente usted también está en la misma situación; estuvo en calidad de fiduciario a nombre de la Secretaría de Hacienda en el comité técnico del Fobaproa, justo en las sesiones donde se acordaron los apoyos a Banamex, un banco que junto con Bancomer y de acuerdo a los banks reports, se demuestra que no necesitaban ser rescatados, que contaban con índices de capitalización superiores al 11%, que eran bancos sanos y que no requerían del apoyo del Gobierno. También les permitieron créditos relacionados, créditos irrecuperables, créditos descontados en Udis, todo lo prohibido por la ley.

Por si fuera poco, se les autorizaron montos de reservas muy inferiores a las legales, sumaron los intereses moratorios, adquirieron cartera hipotecaria; les impusieron una tasa de interés TIIES más dos, la más alta del mercado, entre muchos otros beneficios adicionales.

Tengo aquí las actas firmadas por usted cuando asistió a esos comités técnicos del Fobaproa, autorizando tales abusos y corruptelas. ¿Cree usted que es justo y ético pagar esos documentos emitidos al amparo de la corrupción? ¿Con qué autoridad moral participa en las decisiones del IPAB, si claramente usted incurre en conflicto de intereses?

En materia de política fiscal coincidimos en la necesidad de llevar a cabo una reforma que tenga como objetivo central aumentar los recursos públicos, siempre y cuando sean para destinarlos al desarrollo económico y social del país. El Gobierno Federal tiene mucha tela de dónde cortar; se podrían obtener recursos necesarios que permitan la inversión productiva y atender los derechos constitucionales de la gente.

Existe una evasión fiscal sin precedentes. Los estudios más recientes revelan una evasión cercana a los siete puntos del PIB, causada entre otras razones por la incapacidad y la corrupción en la Secretaría de Hacienda. Hoy le quiero dar varios ejemplos: desde 1993 la Secretaría de Hacienda utiliza los llamados beneficios empresariales, con los que permite que los pagos al extranjero salgan libres de impuestos, erosionando fuertemente la recaudación nacional. Actualmente las regalías o royalties son enviadas al extranjero con una tasa absurda de 10%, siendo que la ley exige una contribución del 35%. ¿Por qué no cobra la tasa marcada en la ley, si usted sabe que con eso se pierden entre 60 y 70 mil millones de pesos?

Otro ejemplo más: a pesar de que el Congreso de la Unión suprimió el régimen simplificado para los corporativos de transportistas para el ejercicio 2002, usted emitió una circular exentándolos del pago del Impuesto Sobre la Renta, contraviniendo al Legislativo Federal y admitiendo una pérdida fiscal cercana a los 20 mil millones de pesos. ¿Quiere o no quiere impuestos tributarios, señor Secretario, o sólo quiere cobrar a los contribuyentes cautivos que han sostenido a este país toda la vida y continuar dando facilidades y abriendo paraísos fiscales a los grupos privilegiados por el régimen?

Y hablando de paraísos fiscales... Se me termina el tiempo. Sólo quisiera decirle que en el PRD no vamos a aceptar mayores cargas fiscales ni mayores incrementos a las tarifas, que tenemos toda una propuesta alternativa.

Yo termino preguntándole cuál es su estrategia en materia fiscal para reactivar el crecimiento de la economía, la generación de empleos y parar el empobrecimiento de la gente. Señor Secretario, espero sus respuestas.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señora diputada.

Tiene el uso de la palabra el Secretario Francisco Gil Díaz, para formular sus respuestas.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su venia, señor Presidente.

Muchas gracias diputada Dolores Padierna, por sus comentarios y sus preguntas.

Bueno, hay una serie de preguntas puntuales relacionadas con el IPAB y con la Auditoría Superior de la Federación. En julio de 1999, Mackey entregó su informe al IPAB y a la Cámara de Diputados para que procediera en los términos de los artículos transitorios.

El IPAB ha realizado las acciones necesarias conforme a las facultades que le confiere la ley y no es facultad del Presidente de la Junta de Gobierno entregar el expediente completo de la auditoría de Mackey. El dueño del informe es el Congreso de la Unión, a través de esta Cámara de Diputados.

No se está defendiendo a los banqueros a través del juicio de inconstitucionalidad; lo que se está haciendo es reclamar las bases jurídicas en las que se basa la acción del auditor superior porque es opinión jurídica del Ejecutivo de que no está bien sustentada. No se ha defendido a los banqueros.

El martes 30, anteayer, se presentó un recurso de revisión en contra de la sentencia favorable que se dio a los bancos, que les concedió el amparo para que no se hagan las auditorías GEL. Las auditorías GEL se ordenaron por el IPAB, estando yo de presidente y estamos recurriendo al amparo que se les concedió el martes anterior, de manera que estamos cumpliendo con las responsabilidades que tenemos dentro de la junta de gobierno.

Los famosos banks report fueron entregados por Mackey junto con su informe, no ha habido ningún ocultamiento por parte del IPAB; faltan los papeles de trabajo, los papeles ésos están en la Cámara de Diputados también, pero si se quieren tener los de los despachos que ayudaron a llevar a cabo la auditoría de Mackey, pues los despachos no los han querido entregar y hasta ahorita un amparo ha impedido que se les obligue a hacerlo.

El propio IPAB a petición nuestra, ha llevado actos legales para exigir su entrega y hasta este momento sigue en litigio este tema. No hay ningún conflicto de interés, en primer lugar no hay ningún conflicto de interés moral. Mi participación cuando estuve en el Banco de México y fui miembro de la Junta de Gobierno del Fobaproa y ahora que estoy dentro de la Junta de Gobierno del IPAB, del Comité del Fobaproa, perdón, vi siempre lo que en ese momento y dadas las condiciones jurídicas era el interés en nuestro país.

¿Cuál era el interés en nuestro país en aquel momento? Evitar que los ahorradores y México, cayeran en un quebranto como el que vemos que está sucediendo en otros países, con grandes disrupciones sociales.

¿Cuál es mi papel ahora? Tratar de recuperar todo lo que se pueda dentro de los cauces legales, las cantidades que tiene el IPAB dentro de su cartera y de los recursos legales con que cuenta el IPAB para recuperar cantidades adicionales, a eso se refieren, justamente, las auditorías GEL.

Y desde el punto de vista jurídico, ya no moral o personal, se daría un conflicto de interés si hubiera sido accionista de una institución de crédito y formara parte al mismo tiempo que soy accionista, de un organismo regular o supervisor. No se da en mi caso, sé que se da en el caso de algunas otras personas pero no de los miembros de la Junta de Gobierno del IPAB que han trabajado con profesionalismo.

Yo no nombré a Jonathan Davis que es un extraordinario funcionario, es un lujo para México tener a personas de la calidad de Jonathan Davis y de Tinoco, está ahí por ser Presidente de la Comisión Nacional Bancaria.

Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor Secretario.

Tiene el uso de la palabra para formular su réplica, hasta por cinco minutos, la diputada Dolores Padierna Luna, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

La diputada María de los Dolores Padierna Luna:

El IPAB perdió la primera instancia, señor Secretario, porque tramposamente no argumentaron con base en los artículos de la Ley del IPAB, que exige a las instituciones se entregue toda la información que requiera el Instituto. Si no lo argumenta con base en ello, van a seguir perdiendo tramposa y deliberadamente.

Aquí, en esta Cámara, nunca se han recibido oficialmente ni los banks reports ni los papeles de trabajo del informe Mackey todavía están en los despachos protegidos por ustedes.

Se ha venido a comprometer a cumplir con la ley que exige que los integrantes del IPAB no tengan conflicto de intereses y no sé a quién más aparte de usted, le parezca un lujo tener de funcionario a alguien que endeudó al país con más de 100 mil millones de dólares.

Lo que es muy evidente, señor Secretario, es que continúa el esquema de “tapaos los unos a los otros”. No hay fincamiento de responsabilidades para ningún integrante del Comité Técnico del Fobaproa, el contrabando ahora entra por toneladas destruyendo la planta productiva nacional y no hay sancionados.

El Secretario de Hacienda se ve involucrado en manejos dudosos, con el pago de derechos aduaneros a través de su compañía ISOSA y se impide toda la investigación; se dejan de cobrar impuestos por complicidad o por incapacidad y no se corrige nada.

La Auditoría Superior de la Federación realiza observaciones muy graves a la Cuenta Pública de la Secretaría que usted encabeza, usted se niega a solventarlas y no pasa nada.

Esto sólo tiene una explicación: el viejo régimen de corrupción e impunidad sigue vigente. Hay una cohabitación vergonzosa entre el PRI y el PAN, una alianza para beneficiarse personalmente con la política que se aplica; ustedes siempre ganan, aunque México siempre pierda.

Las finanzas públicas están en manos del enemigo y el Presidente lo permite; hay un manoseo inmoral en el IPAB y el Presidente lo admite.

Hoy mismo, la Presidencia vuelve a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para oponerse al Legislativo y defender a los banqueros, para que el robo a la población mediante el Fobaproa siga impune.

En breve, el PRD presentará su propuesta de presupuesto alternativo, con orientación productiva y social, le presentaremos una larga lista de renglones para aumentar los ingresos federales, sin necesidad de castigar más a la población con aumentos de impuestos y de tarifas.

A usted, sólo podemos decirle que si tuviera vergüenza debería entregar de inmediato su renuncia, ante su incapacidad para generar empleo y desarrollo económico; déjele la silla los tres años que restan a alguien más capaz o menos comprometido con los hombres más ricos del país.

Es cuanto.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Tiene el uso de la palabra, hasta por 10 minutos, para formular sus preguntas, el diputado José Guadalupe Osuna Millán, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

El diputado José Guadalupe Osuna Millán:

Con su permiso, señor Presidente:

Agradezco al señor Secretario de Hacienda su comparecencia ante este cuerpo Legislativo, a fin de llevar a cabo los trabajos de la glosa del III Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox.

El pasado 1º de septiembre escuchamos con responsabilidad y atención, el informe del estado que guarda la Administración Pública Federal. En él, se dio cuenta no solamente de los logros que como nación hemos alcanzado, sino que también se reconocieron los problemas que padecemos como país, que busca el desarrollo y el bienestar de sus habitantes. Tenemos, sin duda, grandes retos por delante.

En la opinión de Acción Nacional, el problema de la Hacienda Pública está relacionado con cuatro grandes fenómenos: la insuficiencia de recursos públicos ante las crecientes necesidades del país; la dependencia fiscal respecto de algunas fuentes inestables de ingresos, como los provenientes de la actividad petrolera y de la reducida base de contribuyentes; la estructura y composición del gasto público; así como el uso y destino de los recursos financieros.

La falta de recursos impide que el Gobierno pueda cumplir plenamente con sus responsabilidades económicas y sociales y además produce otro efecto: crea la dependencia presupuestal hacia los diversos mecanismos de financiamiento que se traducen en deuda pública, la cual genera compromisos de pago que limitan aún más el margen de maniobra del Gobierno.

Señor Secretario, ¿cuál ha sido el papel del SAT para aumentar la eficiencia en la captación de recursos fiscales? ¿Qué estrategia sigue para reducir el costo de la recaudación? ¿Qué propone el Gobierno Federal para incrementar la captación, la eliminación de la evasión y el contrabando? ¿Qué medidas específicas propone la Secretaría de Hacienda para darle autonomía presupuestal y financiera a la Comisión Federal de Electricidad y a Pemex, a fin de permitirle recuperar su capacidad de crecimiento?

Por otro lado, la estructura de las finanzas públicas tiene otro problema: el gasto administrativo consume la mayoría de los recursos en demérito del gasto de inversión y del gasto social. Existen desequilibrios entre el gasto de las unidades centrales y el gasto en unidades inferiores o desconcentradas. La ejecución de programas no siempre guarda relación en la lógica del gasto. Y finalmente, aún existen diversos problemas de ineficiencia e ineficacia en el ejercicio del gasto. ¿Qué propuestas concretas tiene usted, señor Secretario, para revertir la tendencia creciente del gasto corriente y aumentar el gasto público en inversión?

Debemos resaltar que no se parte de cero; a pesar de todos estos problemas y del ambiente internacional adverso, debemos reconocer que existen elementos para mantener una actitud optimista, pues no todo es negativo en el aspecto económico. A pesar de las dificultades de la economía mundial, estudios internacionales dados a conocer la semana pasada, muestran que la percepción de México entre los inversionistas extranjeros ha mejorado y logró escalar de la posición nueve a la número tres solamente debajo de China y de Estados Unidos.

Del análisis del III Informe de Gobierno, el problema de la pobreza en el país ha recibido especial atención. El “Programa Oportunidades” está reconocido como un esfuerzo serio para combatir la pobreza en México. Estos apoyos públicos están dirigidos exclusivamente a la población más necesitada y por ello son un instrumento para combatir la pobreza, mucho más efectivo que los subsidios generalizados o exenciones fiscales que se han utilizado tradicionalmente en México.

Los datos de la CEPAL indican que México fue uno de los dos países de América Latina donde hubo disminuciones perceptibles en los niveles de pobreza e indigencia en el periodo 1999 al 2002, en un momento en que otras naciones de América Latina han tenido retrocesos; en que la economía nacional ha estado estancada, no lo decimos nosotros, más allá de las discusiones académicas sobre la metodología para calcular la pobreza, la CEPAL señala avances en la lucha contra la pobreza en México.

Otros aspectos nacionales se ubican en el renglón de las percepciones salariales, pues la Organización Internacional del Trabajo, informó recientemente que la brecha salarial entre mujeres y hombres actualmente es de 22%, mientras que en 1990 era del 32%. Adicionalmente los salarios reales registraron recuperación en los últimos tres años, lo que nunca sucedió en los últimos tres sexenios.

Por supuesto que una buena parte del desarrollo económico de México depende de la situación económica internacional, debido a las características de la estructura productiva que nos han heredado gobiernos anteriores.

Sin embargo, la búsqueda del desarrollo del mercado interno y las medidas macroeconómicas que protejan a la economía nacional de los avatares internacionales tienen un plazo de maduración más largo, pero ello no significa que deban abandonarse; al contrario, nuestra responsabilidad como legisladores nos indica que es necesario continuarlas aplicando para amortiguar la actual crisis y, en todo caso, para evitarla en el futuro.

Tenemos actualmente que la inflación, ese antiguo flagelo que lastimó en el pasado reciente el poder adquisitivo de las mayorías, es la menor en los últimos 34 años. El mercado financiero nos muestra que las tasas de interés son las más bajas en décadas, lo que ha contribuido a la recuperación gradual del crédito bancario.

Al margen de las necesarias, impostergables y urgentes reformas fiscal, energética y laboral, los datos del III Informe de Gobierno del Presidente Fox nos indican que el Gobierno Federal ha estado haciendo su parte. Se estima que en el 2003 la recaudación fiscal habrá aumentado en 1.4% del Producto Interno Bruto, que es el más alto desde 1980.

Uno de los grandes problemas es la existencia de un sistema centralizado. La centralización existe desde la Federación a los estados y de las entidades federativas a los municipios. El centralismo es opuesto a los principios del sistema federal y se ha convertido en un obstáculo para el desarrollo democrático, el bienestar económico y el mejoramiento social.

Es indispensable realizar un gran esfuerzo subsidiario mediante la descentralización política y administrativa del Gobierno Federal hacia los estados, de los estados hacia los municipios y de éstos hacia la sociedad.

Aún falta mucho por hacer en materia de fortalecimiento de la Hacienda Pública mediante estrategias para lograr una mejor distribución de los recursos, acceder a nuevas fuentes de ingresos propios, a la adopción de mecanismos de eficiencia de los recursos actuales, así como al reforzamiento de los sistemas de planeación, control y evaluación del gasto.

Es necesario instaurar el federalismo fiscal que permita al Estado ejercer sus derechos tributarios autónomos. El esquema de coordinación fiscal es injusto e inequitativo, lo cual limita el desarrollo de las entidades federativas y de los municipios.

Es preciso fortalecer las finanzas públicas y consolidar la eficiencia del gasto de manera simultánea. La salud presupuestal del Gobierno Federal no se va a lograr mediante la distribución mecánica de programas o el endeudamiento incontrolado. Es preciso, por un lado, buscar fuentes alternas de recursos financieros y, por otro, fortalecer la política fiscal y hacer más eficiente el ejercicio y destino del gasto público.

Señor Secretario, la estabilidad macroeconómica es una condición necesaria para producir el desarrollo del país. Enumere las propuestas que tiene usted para traducir esos beneficios de la macroeconomía en una elevación del nivel de bienestar de los mexicanos.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Tiene el uso de la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, para formular sus respuestas.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su venia, señor Presidente. Muchas gracias, diputado José Guadalupe Osuna Millán, por sus comentarios y sus preguntas.

Refiriéndome primero a la parte de su intervención relacionada con el Sistema de Administración Tributaria, el gasto presupuestario del SAT ha bajado del 1.15% de la recaudación total, y que es por cierto aún en ese año de 1999 relativamente bajo a nivel internacional, a .89% de la recaudación federal y no estoy incluyendo en esta recaudación el derecho petrolero.

Para combatir el contrabando se han llevado a cabo una gran cantidad muy diversa de medidas. Y creo que se están empezando a llevar a cabo, instrumentar en estos días, va a corregir uno de los problemas que hasta ahora no teníamos elementos para combatir.

Y es la forma como mediante documentos falsificados, cambios de etiquetas, simulación de proveedor, variación en el valor real de la mercancía en comparación con el declarado y muchas otras alteraciones de la documentación, se estaba introduciendo mercancía que violaba o que viola las disposiciones de cuotas, las disposiciones arancelarias y la declaración de los verdaderos valores.

Una empresa que tiene presencia en todo el mundo nos está empezando a ayudar a verificar la idoneidad de los documentos con los que se ampara la mercancía.

Ya en la primera entrega de 80 pedimentos, 40 resultaron con irregularidades graves, de las cuales se van a desprender acciones en contra de quienes son responsable incluyendo el importador y el agente aduanal.

También trabajando con la Secretaría de Economía se está llevando a cabo una depuración de un número importante de empresas Pitex y empresas maquiladoras. No quiero de ninguna manera satanizar estos regímenes, han creado mucho empleo y aportan una cantidad importante de las exportaciones, pero algunas se estaban desvirtuando en su uso y convirtiéndose en vehículos para el contrabando; metían y algunas meten todavía la mercancía sin después devolverla, como es su obligación una vez transformada.

Casi terminamos ya de llevar a cabo un peinado de domicilios y poder identificar todas aquellas que no tienen instalaciones y que son únicamente un membrete que aprovechan para llevar a cabo la internación de mercancías.

Ninguna de estas dos fórmulas es propiamente contrabando, son entradas legales de mercancía y las dos tienen distintas formas de atacarse, pero han sido vehículos importantes para traer mercancía que lleva a cabo una competencia desleal con la producción mexicana.

El Gobierno ha venido llevando a cabo una serie de tareas para ahorrar en el gasto administrativo y las cifras del Gobierno central muestran estos esfuerzos. Ha sido una tarea conjunta de la Contraloría y ahora de la Secretaría de la Función Pública, de la Presidencia y de Hacienda.

Les puedo dar cifras, si les interesa, de cómo ha bajado en términos reales el gasto por ejemplo de la Secretaría de Hacienda, pero esto se aplica a otras secretarías. Sin embargo en el Seguro Social, en Petróleos Mexicanos, en la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, en la Comisión Federal de Electricidad, traemos un número importante de pensionados. Sólo en las tres paraestatales tenemos 100 mil pensionados, con gastos que han crecido de manera muy importante durante estos tres años y que explican el incremento en el gasto corriente. Obviamente que ahí no podemos hacer nada; lo que sí podemos hacer es ver hacia adelante cómo reformar los regímenes de pensiones de los entrantes a estas empresas y al Gobierno Federal, para corregir por lo menos parcialmente los compromisos que de otra manera tendríamos de gasto hacia adelante. Pero tenemos que honrar los derechos que los trabajadores ya adquirieron.

Estamos viendo con el Congreso fórmulas que fortalezcan el federalismo, creo que en las disposiciones que vamos a atender durante las próximas semanas se podrán aprovechar muchas ideas que están orientadas en ese sentido y que atienden las preocupaciones que expresó el diputado.

¿Y cómo aprovechar la estabilidad macro y combinarla con otras medidas para activar la economía? Bueno, del presupuesto que se va a enviar se va a privilegiar el control del gasto corriente, se va a seguir proponiendo una serie de medidas para controlarlo, pero además se va a seguir privilegiando la inversión, se va a seguir estimulando la construcción de vivienda y no sólo eso, tenemos, como les mencioné en intervenciones anteriores, que ponernos de acuerdo para definir qué forma van a tener las reformas estructurales que van a estimular la inversión y el empleo.

Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor Secretario.

Tiene el uso de la palabra para formular su réplica, hasta por cinco minutos, el diputado José Guadalupe Osuna Millán.

El diputado José Guadalupe Osuna Millán:

Con su permiso, señor Presidente; señor Secretario Gil Diaz:

El grupo parlamentario de Acción Nacional agradece las respuestas a las preguntas que le hemos realizado.

En un escenario de globalización, de regionalización y crisis el Gobierno de México debe dar respuestas a los grandes retos que tienen los mexicanos, a fin de que podamos generar un crecimiento sostenido y en un marco de desarrollo equilibrado alcancemos niveles aceptables de bienestar para toda la sociedad.

La política de desarrollo económico propuesta por Acción Nacional se base en los siguientes ejes:

Posición competitiva dentro de la economía global.

Desarrollo equilibrado y con distribución del ingreso.

Nuevo papel de los gobiernos locales.

Planeación participativa y combate a los efectos inmediatos de la crisis.

Pasó ya la época de los falsos salvadores de la humanidad que adoptaban actitudes mesiánicas, tratando a los mexicanos como menores de edad y pretendían demagógicamente resolver nuestros problemas con discursos caducos y obsoletos. México avanza a pesar del pesado fardo que representa la complicada situación internacional.

Si bien la economía es una actividad orientada a la satisfacción de las necesidades de la población, debe estar sometida a los fines y valores de la vida humana, ya que su propósito esencial es contribuir al perfeccionamiento de las personas. La economía debe armonizar las necesidades de las personas con los procesos de producción, distribución y consumo de bienes y servicios, creando una base material estable y suficiente para lograr la realización de su destino material y espiritual en un marco de libertad.

Acción Nacional postula la economía social de mercado, la cual se funda en la libertad del hombre, que reconoce la iniciativa de los particulares como fuente de mejoramiento social y considera el mercado como un instrumento para el desarrollo económico.

La economía social de mercado rechaza el criterio de que la finalidad de la actividad económica se reduce al simple aumento de bienes materiales, pero tampoco acepta la noción de la distribución asistencialista de la riqueza. ¡Acción Nacional rechaza por igual el liberalismo mercantilista, el estatismo populista o el socialismo de Estado!

En ese sentido, junto a la rectoría estatal debe establecerse expresamente el principio de la subsidaridad, en tal forma que el Estado tenga una función subsidiaria en la economía y su intervención se circunscriba a suplir y corregir la ausencia, deficiencia o abuso de la iniciativa privada.

En un marco de aliento y respeto, es necesario alentar la prosperidad de la economía, mediante la concurrencia de todos los grupos de la actividad productiva, la corrección de injusticias y el manejo honrado y eficaz de los recursos públicos.

Las estrategias de promoción económica deben inspirarse en los principios del humanismo y procurar la cristalización del bien común, no aceptamos que el hombre sea instrumento de la economía, y por el contrario, postulamos que la actividad económica debe servir a los valores humanos.

Por ello señor Secretario Francisco Gil Díaz, los diputados de Acción Nacional, tenemos muy claro que la estabilidad macroeconómica es una condición necesaria para alcanzar el desarrollo económico, pero que tenemos que llegar a acuerdos todos los aquí presentes y todos los mexicanos para lograr el México que queremos.

Compañeros diputados: con la ley en la mano, con la verdad de la palabra y una gran responsabilidad social para con los mexicanos, convocamos a todas las fuerzas políticas a construir el acuerdo para lograr una reforma hacendaria integral que México necesita.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra hasta por 10 minutos, para formular sus preguntas, el señor diputado Angel Buendía Tirado, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Angel Augusto Buendía Tirado:

Señor Presidente; compañeros diputados, señor Secretario Gil Díaz:

Hay, en la más amplia percepción ciudadana, una elevada expectativa de las formas, el sentido y los contenidos de esta nueva etapa de la relación Ejecutivo-Legislativo; nuestro desempeño compartido por naturaleza, es fundamental en esta hora de México, se espera ávidamente que el trabajo parlamentario, nuestra responsabilidad, se convierta en hechos de Gobierno la responsabilidad de ustedes, para cambiar las realidades con las que estamos inconformes.

Una y otra vez, los tres años recientes, la administración federal ha venido publicitando afirmaciones propias del mejor surrealismo mexicano; poco o nada tienen que ver con lo que sucede en los hogares, en las calles, en las fábricas, en las plazas de México; son datos que hablan de una manifiesta incapacidad gubernamental para conducir la economía y ponerla al servicio de la gente.

Todos los días revisamos números elaborados por fervorosos expertos, que son capaces de explicar la más sofisticada proyección económica para decirnos que todo será mejor algún día, pero no tienen la menor idea de lo que eso significa y lo que tiene qué ver con la gente común; el problema es que no podrán servir a México si enfocan el drama económico desde un punto de vista fijo e inmutable, reciben y seguirán recibiendo la misma respuesta reiterativa ante lo que no se percibe.

La gente reclama desesperadamente empleo y como respuesta se le habla de una recuperación que sólo existe en la computadora de algún economista de laboratorio. Hoy tenemos la tasa de desempleo, como aquí se ha dicho, más alta en muchos años de México.

La gente pide ingresos y el Gobierno Federal en turno sólo ofrece cifras de lo bien que vamos cumpliendo las recetas antipopulares del agonizante consenso de Washington.

Por otra parte, señor Secretario, los continuos cambios de metodología y de presentación de informes y avances de las cuentas públicas, no permiten conocer con certeza cómo están las cosas realmente y mucho menos realizar comparaciones con años anteriores. Por ejemplo, distintos conceptos considerados antes como gasto corriente ahora son parte del gasto de capital; los subsidios y transferencias del capital del capítulo 4000 pasan al capítulo 7000.

La gente pide resultados y desde el Gobierno sólo se repiten las mismas promesas que hace tres años en esta misma tribuna hizo el Presidente Fox y que no han cumplido, no cumplen y difícilmente cumplirán.

No podrán cumplir porque no saben qué hacer con el país, no podrán cumplir porque no hay mapa ni rumbo, mucho menos un mapa que nos permita saber el destino al que se encabeza, el destino al que nos dirigimos. No podrán cumplir porque sólo saben aplicar la misma receta, no conocen otra; no aceptan explorar otra, creen que no existe otra.

Muchas actitudes desafortunadas son el resultado de la aplicación constante de una misma solución frente a circunstancias drásticamente alteradas.

Reconocemos, Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, que no todo lo que señalamos es imputable directamente a su dependencia. La desarticulación es evidente. Ojalá que el resto del Gobierno lo apoye.

Reconocemos en usted a un economista prestigiado y valoramos su voluntad para escuchar. Siempre esperaremos de usted un intercambio constructivo de ideas para el avance de la República.

Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: durante los 20 recientes años la discusión sobre el proyecto nacional ha sido dominada por los modernizadores económicos y los transicionistas políticos. La variante económica sintetizó su propuesta en la instrumentación de una política de apertura y estabilidad macro, privatización y liberalización de los mercados. La variante política hizo lo propio con la alternancia electoral. En ambos casos se enfatizaron las reformas neoliberales al sistema, se le apostó al mercado y se dejó de lado su compromiso social. El mercado puede hacer una distribución relativamente eficiente del recurso, pero no entiende, no entenderá jamás de justicia social; el discurso le es ajeno.

Una de las secuelas más graves ha sido la profundización de la desigualdad social y regional que atentan contra la viabilidad de México.

Es bastante obvio que se requiere una nueva estrategia de desarrollo que elimine restricciones al crecimiento pleno de la economía; el problema es que no observamos ninguna. Nos gustaría analizar y comprender para discutir la estrategia económica integral del Gobierno, pero no la vemos por ningún lado. Y ésta no es, compañeros, una percepción fina de quienes estamos aquí; millones de pobres y desempleados se lo preguntan cada día.

Si existe una estrategia no hay capacidad para comunicarla y si no la tienen, como todos nos lo dicen, entonces no hay capacidad para gobernar. Creemos que ya ha habido tiempo de sobra para que culmine la curva de aprendizaje del Gobierno. Ya es tiempo de que genere resultados sin refugiarse en la permanente excusa de que el resto del mundo, especialmente Estados Unidos, no ha crecido como se esperaba, sobre todo cuando esto ya ha cambiado.

En materia de ingresos las distintas misceláneas fiscales aprobadas por el Congreso de la Unión en la pasada legislatura, le han permitido disponer al Ejecutivo de un mayor volumen de recursos públicos, sin embargo el gasto corriente es el más alto en muchos años.

Reiteramos nuestra exigencia de que se combata a fondo la evasión fiscal, que la administración tributaria sea menos costosa y que se realice un censo fiscal para que todo aquel que deba de pagar, pague.

No se trata de crear más impuestos sino administrar mejor los que existen. Lo que sucede es que se ha olvidado que al Ejecutivo Federal le corresponde, por mandato del artículo 26 constitucional, la rectoría del desarrollo

Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: debemos evitar que cada vez que se establece un debate en torno a las disposiciones precisas, se imponga el regreso al refugio de las verdades aceptadas y los iconos ideológicos funcionales a otras épocas aunque tengan poco o nada qué ver con las preguntas que las nuevas realidades nos hacen.

Nosotros pensamos que la nuestra es una época para cruzar barreras, para borrar antiguas categorías; sin embargo el modelo económico que el Gobierno sostiene ofrece respuestas de ayer a las preguntas de hoy. Intentan hacer las tareas de hoy con las herramientas de ayer, corremos así todos el riesgo de entrar al futuro retrocediendo y mientras perseguimos lo irrealizable hacemos imposible lo realizable.

En ese contexto, yo quiero preguntarle si saben de verdad qué hacer con la economía de México, ojalá sus comentarios, señor Secretario, no nos lleven a confirmar que si un terrible simplificador es alguien que no ve el problema donde existe uno en realidad, su contraparte es el utópico que ve una solución donde no hay ninguna.

Por nuestra parte, refrendamos enfáticamente nuestra disposición más amplia para edificar espacios de encuentro, de entendimiento y de coincidencia, restituyamos juntos a la política sus atributos de reconstrucción.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, para formular sus respuestas.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su venia, señor Presidente:

Muchas gracias por sus comentarios diputado Angel Buendía Tirado y por sus preguntas.

Otra vez se trata el tema del desempeño de la economía, sus causas y cómo salir de este crecimiento bajo e insuficiente que a nadie satisface.

¿Por qué la caída? No creo que lo que se ha venido comentando acerca del bajo crecimiento que hemos experimentado sea una excusa. Si observamos la relación tan estrecha que existe entre la producción industrial en México y la producción industrial en Estados Unidos partiendo de un comercio internacional que ya representa en sus exportaciones la tercera parte del Producto Interno Bruto, podemos observar que de 1994 año en que entra en vigor el Tratado de Libre Comercio cuando la correlación entre la producción industrial de México y de Estados Unidos era del 50%, dicha correlación al principio de este Gobierno, había subido a 99%.

Si observamos el comportamiento en unas gráficas de las producciones industriales de cada país, sería imposible si no les ponemos etiqueta y a una le ponemos Estados Unidos y a otra le ponemos México, distinguir una de la otra, nos podríamos empalmar.

Si observamos cuando empezó a caer la producción y el empleo en México y tratamos de correlacionarlo con lo que estaba aconteciendo en Estados Unidos, veremos que fue en noviembre del año de 1999, del año 2000. En noviembre del año 2000, un mes antes de que el Presidente Fox tomara posesión como Presidente de nuestra República, ya se estaba observando una caída en la producción industrial de Estados Unidos y simultáneamente una caída en la producción de México.

Y si bien es cierto que la economía de Estados Unidos se ha recuperado desgraciadamente pronto y que incluso este año no sólo está mostrando un crecimiento fuerte sino muy superior al que se había anticipado y al que se había venido pronosticando trimestre tras trimestre, también lo es que la producción manufacturera de Estados Unidos con la que está correlacionada la producción mexicana apenas se empieza a recuperar en julio pasado y todavía se empieza a recuperar dentro de ciertas tendencias relativamente frágiles y la inversión industrial y la inversión manufacturera en Estados Unidos, que se nutre mucho de nuestras exportaciones, ésa todavía no se empieza a recuperar.

Y es perfectamente válido plantear, como plantea el diputado Angel Buendía y como han planteado otros diputados, preguntas acerca de qué hacer. Bueno, las medidas que ha venido tomando el Gobierno han compensado en parte los efectos negativos de la economía internacional, han logrado aislar a México de los vaivenes financieros de algunos otros países, creados por otros países, pero tenemos que trabajar y ponernos de acuerdo para llevar a cabo las reformas que van a traer —estoy convencido de ello— grandes volúmenes de inversión de empleo y a mejorar de manera permanente también la masa salarial.

Si vemos la composición del presupuesto y la que va a proponer el Presidente dentro de algunos días a este honorable Congreso, verán ustedes que se ha venido privilegiando cada vez más el gasto social.

Para el año entrante se plantea proponer a ustedes que se amplíe el Programa “Oportunidades” a 5 millones de familias, amén de otros programas de carácter social que el Presidente Fox viene impulsando.

El contenido social del presupuesto del Presidente Fox, incluyéndole los gastos que no son gastos, creo que el diputado Buendía estaría de acuerdo conmigo en que no está mal clasificar el gasto en educación como un gasto de inversión, es inversión en capital humano; que no está mal en clasificar el gasto en salud como un gasto en inversión.

Si tomamos en cuenta esos dos renglones, además de los gastos que tradicionalmente se han considerado como sociales y vemos cómo ha crecido el gasto en educación durante este Gobierno, por ejemplo y vemos la totalidad de estos conceptos que si en algo se ha concentrado la política de nuestro Presidente es en privilegiar el gasto social.

¿Cómo eliminar restricciones al crecimiento? Sin duda que además de las reformas estructurales podemos pensar en otro tipo de cambios que sería conveniente llevar a cabo. Por ejemplo, hablando de qué características debiera tener la reforma tributaria comentaba que debiéramos buscar simplificación, los contribuyentes se enfrentan a complejidades que creo podemos resolver y que son innecesarias; se enfrentan a tasas que en algunos impuestos han dejado de ser competitivas a nivel internacional y que están atrayendo inversión hacia otros países; hay que invertir en electricidad, independientemente de las reformas que se están planteando.

Quienes piensan que los recursos con los que cuenta la Comisión Federal de Electricidad son suficientes, no toman en cuenta que este año, por ejemplo, le estamos transfiriendo a la Compañía de Luz y Fuerza, 18 mil millones de pesos; no toman en cuenta que el régimen fiscal, entre comillas, de la Comisión Federal de Electricidad requiere del pago de un impuesto, pero que ese impuesto es un impuesto virtual que se le reintegra automáticamente a la Comisión Federal de Electricidad de manera que el sector electricidad ni en la comisión donde en términos netos no se cobra un impuesto ni en la Compañía de Luz y Fuerza donde se abona una cantidad considerable de recursos anualmente está aportando recursos al fisco federal.

Y por eso tenemos una insuficiencia de recursos en el sector electricidad, que tenemos qué ver cómo atender y repito, sin perjuicio de las reformas, aspectos como mantenimiento de la red, como costos de acceso a la red, hay zonas industriales, hay una zona industrial alrededor de la ciudad de Toluca, una de las zonas industriales más importantes en nuestro país, en la que muchas empresas no se pueden establecer, porque no hay la posibilidad de darles una cometida eléctrica. Estamos enfrentando hoy, problemas de distribución y no se diga problemas de generación y claro, en los lugares donde se les hacen ofertas y ofertas que se cumplen de suministro eléctrico y a precios más competitivos que los nuestros, es lógico que las empresas se nos estén yendo y no estén llegando a México.

Me gustó mucho, señor diputado Buendía, su sugerencia de llevar a cabo un censo fiscal, creo que sería muy conveniente que platicáramos con el honorable Congreso acerca de esta idea, creo que nos puede ayudar mucho a mejorar la eficacia recaudatoria.

Muchas gracias, señor Presidente.

Presidencia del diputado Antonio Morales de la Peña

El Presidente diputado Antonio Morales de la Peña:

Gracias, señor Secretario.

Para ejercer el derecho de réplica, se le concede el uso de la voz al diputado Oscar Pimentel González, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Oscar Pimentel González:

Con su venia, señor Presidente; compañeras y compañeros diputados, señor Secretario:

El hecho que nadie niega de nuestra alta dependencia con respecto a la economía norteamericana, no justifica que el Gobierno se haya cruzado de brazos, mientras nuestro país se hunde en la recesión, el desempleo y perdemos competitividad en la economía global.

Nuestra convicción es que el único criterio objetivo para valorar los resultados del desempeño del Gobierno, especialmente en el ámbito económico, es la situación cotidiana en que viven la gran mayoría de los mexicanos, desempleo, deterioro de su nivel de vida y, por supuesto, desaliento e irritación. Esa es la realidad del país, más allá de las cifras macroeconómicas y los tecnicismos.

Ante la crisis económica el Gobierno se encuentra en la parálisis, priva la confusión y la ineficiencia, la inversión pública en infraestructura, por ejemplo, que podría contribuir a la reactivación de la economía, se encuentra estancada, los recursos presupuestales se utilizan preponderantemente en gasto corriente y en sostener un aparato burocrático cada día más grande. No hay una política de empleo que permita reactivar el mercado interno, salvo la sesudas estrategias para fomentar “changarros” y no hay propuestas claras sobre la medidas inmediatas y las reformas de fondo que se deben acordar para sacar el país adelante.

Hoy prevalece la idea de que sólo con ideas estructurales podremos salir del atolladero, pero, ¿cuáles son y cuál es el contenido de esas reformas? ¿Cuál es la propuesta del Ejecutivo para contar con una política económica de largo aliento, integral, sistemática, capaz de darle rumbo y disciplina al quehacer gubernamental que hoy están ausentes?

¿Cómo vamos a superar la fragilidad, ésa sí estructural de las finanzas públicas? ¿Cuáles son las propuestas para las reformas hacendaria, energética y laboral? ¿Por qué el Ejecutivo Federal responsabiliza al Congreso de frenar los acuerdos, sin tomar en cuenta su propia obligación de formularlas, negociarlas e instrumentarlas?

Los mexicanos demandamos decisiones que le den rumbo y certidumbre al país, por ello, no debemos perder más tiempo. Son muchas las expectativas de la sociedad mexicana para que se logren acuerdos y se reordene con seriedad el quehacer del Gobierno.

Por ello, los priístas proponemos la construcción de acuerdos entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, en un marco de madurez y corresponsabilidad que le den viabilidad a las reformas de nueva generación, que son indispensables para fortalecer nuestra economía y darle un nuevo impulso al desarrollo del país.

Los priístas proponemos que se revalore el mercado interno y se defina una política que incentive la inversión y el empleo, dos cuestiones específicas, señor Secretario. Tenemos conocimiento de que se pretende fusionar Nacional Financiera y el Banco de Comercio Exterior. Queremos pedirle que nos haga llegar información detallada sobre esta posible fusión, para la cual por cierto el Ejecutivo no tiene facultades.

Y en segundo lugar, preguntarle por qué los créditos de la Financiera Rural no están llegando a los productores. Lo mismo está pasando con la FIRA.

Finalmente, señor Secretario, decirle que para que nuestra democracia funcione no sólo en el ámbito político electoral, necesitamos impulsar el crecimiento económico, generar empleos y mejores ingresos y bienestar para todos los mexicanos. Hacemos votos para que las propuestas de reformas del Ejecutivo el paquete económico del próximo año que nos hará llegar, respondan a este propósito.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Antonio Morales de la Peña:

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra, hasta por 10 minutos, para formular sus preguntas, la diputada Minerva Hernández Ramos, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

La diputada Minerva Hernández Ramos:

Buenas tardes.

Con su permiso, señor Presidente; diputadas y diputados, señor Secretario:

El 2 de julio del 2000 el pueblo de México eligió un nuevo gobierno con la esperanza de acabar con un régimen político calificado como una dictadura de partido y también con la idea de terminar con los estragos que el modelo económico neoliberal actual ha causado a más de la mitad de la población mexicana. Durante los últimos tres años del Gobierno de Vicente Fox el fracaso de la estrategia económica tiene tres principales efectos:

Uno. Nuestro país se ha enfrentado a las más agudas desigualdades de su historia.

Dos. La distribución del ingreso se ha deteriorado, la sociedad se encuentra polarizada y

Tres. El desempleo observado no tiene precedente.

El informe que presenta el Gobierno Federal relativo a la situación de las finanzas públicas revela la urgente necesidad de replantear la política económica, a la vez que devela los ajenos intereses a los que sirve la reforma fiscal que se pretende. Hoy prevalecen las promesas sin resultados, las expectativas sin realidades, los intereses de grupos contra las necesidades sociales como rasgos característicos del Gobierno foxista. Nadie puede negar el hecho de aquellas seductoras ofertas electorales sobre crecimiento económico y creación de empleos, que hoy son simplemente compromisos incumplidos. Se habló del 7% de crecimiento anual de la economía y de la creación de más de 1 millón de empleos al año. No ha ocurrido lo uno ni lo otro; basó su oferta en el apoyo a la mediana, pequeña y microempresas, al mismo tiempo que ofreció al extranjero apertura comercial, privatización del sector energético y una contrarreforma laboral.

El proyecto “changarro” fracasó debido a la insuficiencia del financiamiento, un deficiente esquema para su competitividad, a la apertura comercial y al arribo de capitales volátiles que no se traducen en crecimiento sino en dependencia y subordinación a sus propios intereses.

¿Cómo es, señor Secretario, que crecerá la economía, si las importaciones están desplazando a la producción nacional en el mercado interno? ¿Cuál es el proyecto concreto de Fox para reactivar la economía?

Señor Secretario: no es nuevo escuchar la tesis de finanzas públicas sanas como condición para alcanzar mayor bienestar económico y social. Es más, apoyamos la idea, pero diferimos en la manera de alcanzarlas; no es suficiente la estabilidad macroeconómica si no se refleja en crecimiento y desarrollo integral.

Señala en su informe el señor Presidente que se avanzó en cambios al marco jurídico para reducir la alta dependencia que mantienen de los recursos provenientes de la actividad petrolera y de los ingresos no recurrentes, sin embargo, debo puntualizar que las medidas no han dado resultados, pues el sector energético contribuyó con poco más del 39% de los ingresos públicos totales.

El Ejecutivo falta a la verdad, dado que la dependencia respecto de los ingresos petroleros se acentúa cada día, pues para el pasado mes de junio, 34 centavos de cada peso que recaudó el Gobierno provenían del petróleo, incluso dos centavos más que hace tres años, lo cual me conduce a preguntarle, Secretario: ¿con qué fuentes alternativas cuenta el Gobierno Federal para afrontar en todo caso la disminución de la dependencia de ingresos del sector energético?

Señala también el informe del Presidente, que la administración tributaria ha avanzado en un programa de revisión y modernización de sus procesos y de su estructura, orientados ambos a simplificar y favorecer el cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales.

Entonces, Secretario: ¿por qué a mayor infraestructura, menor calidad recaudatoria? ¿Quién se beneficia de que los impuestos sean tan complejos en su diseño para los contribuyentes?

Durante 2002, el Servicio de Administración Tributaria erogó 9 mil 341 millones de pesos, cifra que representó un sobreejercicio de 775 millones respecto de lo presupuestado, de los cuales poco más de 9 mil 281 millones de pesos, fueron destinados a su propio gasto corriente.

Pero, no obstante este elevado presupuesto, su desempeño recaudatorio ha sido francamente deficiente. ¿Qué medidas se van a aplicar para combatir la ineficiencia recaudatoria? ¿Dónde está la simplificación tributaria que alienta el cumplimiento de obligaciones fiscales y detone el incremento de los ingresos?

Adicionalmente, los créditos fiscales y recuperables se ubicaron en 91 mil 580 millones de pesos, cifra equivalente al presupuesto ejercido por la Sedesol en el 2002; de un año a otro, la ineficiencia administrativa se incrementó en alrededor de 30 mil millones de pesos.

Es pertinente mencionar también, que los créditos controvertidos ascendieron a 118 mil 270 millones de pesos, cifra equivalente al monto ejercido por la Secretaría de Educación Pública el año pasado.

El Sistema de Administración Tributaria pierde seis juicios de cada 10 en los que participa, esto es, un 60%, situación que calificamos de grave. En suma, debo destacar que en el eje de los ingresos lo que tenemos es baja recaudación, dependencia de los ingresos del petróleo, iniquidad, centralismo y evasión.

Por lo que se refiere al gasto público, el neto total ascendió a 1 billón 484 mil 256 millones de pesos, donde los servicios personales absorbieron gran parte, pues de cada peso gastado, 71 centavos se aplicaron en gasto corriente y deuda, mientras que la inversión pública sólo contó con nueve centavos.

Este hecho explica claramente nuestro estancamiento económico. Es evidente que la infraestructura productiva y el gasto social han quedado rezagados.

Al respecto del gasto social quisiera preguntarle: ¿cuándo se cumplirán aquellos compromisos de campaña del señor Fox con el campo, con la salud y con la educación?

En educación se prometió que se elevaría el gasto público hasta el 8% del Producto Interno Bruto; en salud, el crecimiento del gasto per cápita se encuentra en niveles similares a los 1 mil 995, cuando ocurrió la peor crisis económica de la historia reciente de México; en el campo, los recursos han caído el 5% en términos reales. La conclusión es visible y preocupante, el gasto social decrece como porcentaje del gasto programable.

Otro sector distante al presupuesto, es el de miles de jubilados. Sin fuerza de trabajo en activo es imposible sostener las prestaciones de seguridad social de los trabajadores en el retiro ¿De dónde señor Secretario, saldrán los fondos para las siguientes generaciones de jubilados y pensionados?; ¿será de deuda pública o de recursos presupuestales?

Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil, los legisladores del Partido de la Revolución Democrática, queremos insistir en la reivindicación del camino económico del país, déjenos ayudarle, no minimice nuestro esfuerzo. Reconozca que el Ejecutivo Federal no puede solo lograrlo, que debemos hacerlo juntos porque nuestro objetivo es el progreso del pueblo de México, porque queremos encontrar armónicamente en la pluralidad, la solución a la pobreza.

Olvídese, señor Secretario, de los capitales que apoyaron al Presidente en su campaña; no aplacemos más esta reforma prorrogando la inmunidad e impunidad fiscales, ¿por qué seguir beneficiando a 10 mil grandes empresas y en particular a 128 consorcios que además tienen créditos en el Fobaproa, IPAB, en detrimento de millones de mexicanos? ¿Acaso se trata de sus socios o de los Amigos de Fox?

Es conveniente gravar el capital especulativo y revisar los diversos regímenes fiscales que generan iniquidades e imposibilitan al erario a disponer de varios miles de millones de pesos. No repitamos la historia de pretender el mismo objetivo caminando en sendas diferentes el Ejecutivo y el Legislativo; vayamos juntos y consideremos los siguientes aspectos:

Nos pronunciamos porque se revisen pulcramente las leyes del Impuesto Sobre la Renta y al Valor Agregado, con ánimo simplificador y reductivo en sus tasas, que permita una captación adicional de recursos.

Un análisis en materia aduanera, que permita combatir la evasión y el contrabando, así como medidas estrictas de administración para combatir su corrupción.

Con respecto a las participaciones para entidades federativas y municipios, impulsamos la propuesta de la Conferencia Nacional de Gobernadores, (Conago), en el sentido de incrementar gradualmente los recursos que se destinan por este concepto. Vale recordar que el Presidente Fox, en campaña, planteó ingenuamente duplicar el porcentaje vigente.

En materia de coordinación fiscal, exigimos una renovada relación donde impere el federalismo.

En el caso del petróleo, además de proyectar un precio más realista, proponemos que cada medio dólar adicional, que significa 2 mil 250 millones de pesos, se canalice a la inversión productiva.

En materia de gasto: racionalidad, calidad, así como mayor inversión social y productiva.

Cuestionamos también el dogmático déficit cero, porque no es lo mismo un déficit de gasto corriente que dé inversión pública; dé subsidio a banqueros, que dé construcción de hospitales y viviendas; dé subsidio carretero, que dé plantas generadoras de energía.

En este contexto, diga usted, señor Secretario, ¿es el neoliberalismo la vía? ¿Cuándo una política industrial que reactive el mercado interno será el motor de la economía nacional, para que la estabilidad macroeconómica se traduzca en beneficio tangible, en los bolsillos para los millones de familias mexicanas que viven en la miseria?

¿Cuándo la Federación transferirá a las entidades los recursos suficientes para la prestación de los servicios de salud y educación con base en plantillas e inventarios actualizados, en cumplimiento a la Ley de Coordinación Fiscal, para resolver en términos presupuestales la problemática derivada de procesos descentralizadores inacabados, que desequilibran financieramente a las entidades?

¿Accederá la Secretaría de Hacienda a la reiterada petición de incorporar el PAFEF como un fondo del Ramo 33, con un referente del 2.5 de la RFP?

El Presidente diputado Antonio Morales de la Peña:

Le ruego concluya, por favor, señora diputada.

La diputada Minerva Hernández Ramos:

Termino, señor Presidente.

¿A quién debe beneficiar una reforma hacendaria estructural? ¿A los mexicanos o a los extranjeros? ¿A los pobres o a los ricos? ¿Al pueblo o a los empresarios?

Le pido, respetuosamente, Secretario, dar respuesta puntual a mis planteamientos; de lo contrario, no tiene sentido este diálogo ni su comparecencia.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Antonio Morales de la Peña:

Gracias, señora diputada.

Tiene la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público para dar respuesta a los cuestionamientos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su venia, señor Presidente.

Muchas gracias, diputada Hernández Ramos, por sus comentarios y sus preguntas; son muchas, así que voy a tratar de ser conciso, tratando de abarcar la mayor parte de ellas.

Menciona usted la volatilidad de capitales. Durante estos años del Gobierno del Presidente Fox, la balanza de pagos no se ha financiado con capitales volátiles, de hecho, el monto de capitales volátiles es bastante reducido, es posiblemente menos de la décima parte de la cantidad que estaba en nuestro país depositado cuando la crisis de 1994. Se ha financiado con inversión extranjera directa, que ha representado más del 100% del déficit en la cuenta corriente, y no sólo eso, México ha absorbido algo así como el 70% el año pasado, del total de los recursos financieros extranjeros canalizados a todo el subcontinente latinoamericano.

Si el Presidente Fox se refiere a una menor dependencia del petróleo, lo hace porque ha aumentado la recaudación no petrolera. Es evidente que con precios internacionales del petróleo muy por encima de los que estaban presupuestados, de 18 dólares 35 centavos por barril, con un promedio que posiblemente esté cercano a los 24 dólares por barril, casi 6 dólares por encima de lo que se había presupuestado, pues la participación del sector energético iba a aumentar este año.

Pero así como está aumentando la participación del sector energético por esa razón, y no íbamos a vender nuestro petróleo a 18.35 para que se cumpliera el pronóstico, ha aumentado fuertemente la recaudación no petrolera. De hecho traemos un crecimiento de alrededor de un 15% en términos reales en la recaudación del IVA.

Se nos pide eficiencia recaudatoria. Creo que en la forma en que ha aumentado la recaudación no petrolera, en 1.5 puntos porcentuales en lo que va de este Gobierno como porcentaje del PIB, se puede ver el esfuerzo de esa tarea administrativa.

Tiene usted razón que hay complejidad tributaria, ya lo he comentado abundantemente; tenemos que ponernos a trabajar para reducirla y para reducirla sensiblemente.

Yo creo que no hay que ver al SAT aisladamente sino ver a la Secretaría de Hacienda con su presupuesto y si la vemos con su presupuesto global, no sólo no ha habido sobreejercicio, sino que ha sido el área del Gobierno que más ha bajado su gasto corriente en términos reales y su gasto total en términos reales. Y eso ha permitido apoyar la tarea recaudatoria del SAT, cuando ha requerido de recursos presupuestarios.

No obstante las complejidades que tiene el sistema tributario, se han llevado a cabo tareas de simplificación importantes ya en lo que va de este Gobierno gracias en muy buena medida al apoyo del Congreso para llevar a cabo estos cambios; otras están pendientes; ya aprobó la Cámara de Diputados una propuesta de Código Fiscal de la Federación que trae simplificaciones importantes y está en proceso de trámite de aprobación dicho código por parte del Senado. En el momento que sea promulgado este ordenamiento, tendremos un sistema todavía más sencillo, aunque a partir de ahí todavía quedarán tareas por realizar.

Hay que tomar en cuenta también que los contribuyentes ya no tienen que ir a los bancos para pagar sus impuestos, no tienen que comprar formar fiscales, no tienen que preocuparse de si la información que consignaron en una declaración se capturó mal, no tienen que estar pendientes de que la cantidad de dinero que pagaron se haya abonado a la cuenta de la tesorería; en ocasiones sucedía que mediante complicidad con algún empleado bancario no se depositaba en la cuenta de la tesorería y el contribuyente se quedaba en un estado de indefensión, sin poder acreditar que había pagado los impuestos. Todo esto es gracias al Internet, a los pagos a través de Internet en los cuales gracias a las políticas del Gobierno, de gobierno electrónico del Presidente de la República a los que le ha dado un impulso muy especial, México logra muy adelante de muchísimos países desarrollados, transformar la totalidad del pago de las contribuciones fiscales, a un sistema electrónico con todas las ventajas que les acabo de mencionar, que representan una simplificación importante.

Lo mismo pasa con los dictámenes fiscales, antes se entregaban centenares de hojas en cada expediente de empresa dictaminada, son 70 mil dictámenes al año, y ahora todo se transmite vía Internet sin desperdicio de papel, con exactitud en la captura y obviamente con ahorros económicos importantes.

Los créditos controvertidos y la cartera de créditos ha bajado; perdemos el 60% de los juicios; posiblemente tenga usted razón, qué bueno que el Tribunal Fiscal de la Federación sea independiente, qué bueno que el Tribunal Fiscal de la Federación actúe con limpieza, qué bueno que defienda los intereses de los contribuyentes. Nosotros tratamos de apegarnos a derecho y el que nosotros tratemos de apegarnos a derecho no quiere decir que tengamos la razón. Los tribunales tienen que examinar caso por caso y ver si los argumentos que presenta el contribuyente valen más que los nuestros y en esos casos le da la razón al contribuyente.

Ya hablé sobre los niveles de recaudación, ya hablé también sobre el porcentaje de gasto social. Creo que podemos intercambiar información para ver efectivamente cómo ha evolucionado el gasto social. Creo que ha evolucionado y crecido sin precedente en sus porcentajes y en su composición.

No hay ningún objetivo de déficit cero; ojalá y tuviéramos superávit. Acabo de platicar con el recién elegido líder del Partido Liberal en Canadá, el viernes pasado, que fue secretario de Hacienda durante 10 años, y que durante esos 10 años logró superávit continuo y un crecimiento muy rápido de la economía canadiense.

¿Por qué? ¿Por qué tuvo un crecimiento tan rápido la economía de Estados Unidos cuando fue el presidente Clinton presidente? Pues no nada más por eso, pero contribuyó que hayan tenido superávit presupuestarios en Estados Unidos. Y la razón es que eso deja recursos para que los particulares inviertan, consuman y no esté el Gobierno estrangulando el mercado financiero para llevarse recursos, como sucede con las pesadas deudas que heredó el Presidente Fox al inicio de su gobierno.

Por eso es importante tener un déficit bajo y no tenemos un déficit bajo. Ya hablaron ustedes de aquellos conceptos de deuda y de requerimientos financieros; lo han mencionado varios de ustedes. Son transparentes, la información se da oportunamente, es completa y si los toman en cuenta para nada estamos hablando de déficit pequeños. Estamos hablando de requerimientos financieros que superan el 3% del Producto Interno Bruto.

Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Antonio Morales de la Peña:

Gracias, señor Secretario.

Para ejercer su derecho de réplica, se le concede el uso de la voz a la diputada Minerva Hernández Ramos.

La diputada Minerva Hernández Ramos:

Con su premiso, señor Presidente; compañeras diputadas y compañeros diputados; señor Secretario.

Con el debido respeto, no me satisface del todo su respuesta. Sustento los datos con información que se genera en la Secretaría que usted conduce.

Considero que la democracia política carece de sentido si no hay satisfacción de las necesidades sociales. Debemos dar pasos importantes para alcanzar una democracia económica, una democracia en un gobierno de transición, no en un gobierno de transacción.

Quizá vale la pena señalar la situación en que nos mantiene la actual administración federal. Hace que los nuevos mexicanos lleguen a un país endeudado y pobre, pues los recién nacidos tienen ya una deuda de 29 mil 417 pesos.

Hace que más de 49 millones de mexicanos vivan con 10 pesos diarios. Hace que el 80% de la riqueza generada en este país se concentre en sólo cuatro de los 29 millones de familias mexicanas, con un ingreso diario por persona de 866 pesos.

Hace que el 62% de la población económica activa no disfrute de los beneficios de la seguridad social, es decir, trabaja sin derecho a crédito público para vivienda, sin acceso a los servicios médicos de salud y ya ni hablar de aguinaldo y vacaciones pagadas etcétera, porque han sido relegados a la economía informal.

Hace también que hoy existan empresas privadas y fideicomisos, como Isosa, Iasa, Cosisa, aduanas uno y dos, recaudando fondos públicos por concepto de derechos de trámites aduaneros, fuera de todo marco legal y con un manejo totalmente discrecional, a costa del bienestar de los mexicanos.

Señor Secretario, me parece que usted está verdaderamente convencido de que el nivel de riesgo, país que nos han otorgado las agencias calificadoras internacionales es el mismo que nos otorgan los millones de pobres y desempleados de este país.

Antes de que usted conteste reflexione sobre quiénes nos eligieron y hacia quiénes debemos orientar nuestros esfuerzos y nuestros compromisos.

Es indiscutible que en México existe una crisis de ingresos públicos que ponen en riesgo el cumplimiento de las funciones sustantivas del Estado, por lo que estamos emplazados, juntos, a la reestructuración del conjunto de la política de ingreso-gasto, de coordinación fiscal, de deuda y supervisión del gasto público, teniendo en cuenta que su resultado habrá de incidir directamente en el desarrollo económico y social. Es decir, en la productividad y en el empleo.

Es por esto que nuestro país requiere una reforma hacendaria basada en el federalismo, capaz de incluir mecanismos para medir el impacto y la calidad del gasto público, de contener disposiciones que mejoren el proceso de fiscalización de las finanzas para convertir la rendición de cuentas en un proceso claro, transparente, efectivo y abierto para la sociedad en su conjunto, como instrumento de la democracia participativa que estamos adoptando ya los gobiernos perredistas, acorde a la dinámica que exige el siglo que estamos viviendo.

Lo invito a que seamos responsables, tenemos que combatir la corrupción y la impunidad financiera, la evasión, la elusión y el contrabando. Construyamos esta reforma estructural, construyamos esta reforma hacendaria rompiendo la visión coyuntural y de corto plazo de la planeación económica.

Tenemos que avanzar en la búsqueda de medidas que amplíen la base de contribuyentes, que graven el ingreso de las personas físicas y morales y terminen con los privilegios a diversos sectores económicos.

Tenemos que encontrar la correspondencia entre el incremento del gasto social del sector público y el salario real de los trabajadores. Y para todo esto, señor Secretario, se requiere voluntad política. Aquí no encaja el fundamentalismo, no basta quedarnos sin el nivel de los indicadores macroeconómicos, en las bajas tasas de interés y de inflación, sino en los niveles de calidad de vida de los mexicanos, quienes nos han otorgado su confianza y a quienes debemos lealtad y buenos resultados.

Señor Secretario: también le pido que me dé respuesta puntual a mis planteamientos sobre federalismo, sobre recursos suficientes para educación, salud, seguridad pública, en relación al PAFEF.

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Antonio Morales de la Peña:

Gracias, señora diputada.

A continuación se le concede el uso de la palabra al diputado Francisco Suárez y Dávila, del Partido Revolucionario Institucional, para formular sus cuestionamientos al Secretario.

El diputado Francisco Suárez y Dávila:

Con su venia, señor Presidente; señor Secretario de Hacienda; compañeras y compañeros diputados:

El Informe Presidencial a un mes de pronunciado, es ya historia antigua. La sociedad mexicana está urgida de resultados y cansada de escándalos políticos. Quiere recuperar su futuro.

El Legislativo junto con el Ejecutivo tenemos que abocarnos, como diría Prust, a la búsqueda del tiempo perdido.

El país padece la seria enfermedad de pérdida de la capacidad de crecer que amenaza corroer a todo el cuerpo social.

Es cierto, lo poco que ha funcionado en este Gobierno ha sido preservar la estabilidad y solidez de las finanzas. Esto lo reconocemos, pero de lo que se pregona: ¿De qué sirven las bajas tasas de interés si no hay acceso al crédito o éste se obtiene a tasas leoninas? ¿De qué sirve una mejoría de los salarios reales para los millones que no encuentran empleo? ¿De qué sirven las finanzas sanas si no contribuyen al crecimiento?

Vivimos en la economía del estancamiento equilibrado o del equilibrio recesivo. La prioridad, la gran prioridad nacional es volver a crecer a más del 5% y generar el millón de empleos al año.

Haré cinco cuestionamientos y cinco posicionamientos refiriéndome al tema de la reforma fiscal.

Primero. La evasión fiscal representa 3% ó 4% del producto, se manifiesta en el comercio exterior, en la economía informal y en el contrabando. Ya abordó, señor Secretario algunas ideas, tiene tiempo para otras.

Segundo. La erosión fiscal, los tratamientos preferenciales y subsidios alcanzan la enorme cifra de 6% del producto. Pero esta erosión refleja muchas partidas heterogéneas en monto e importancia. ¿Cuáles considera usted son las más importantes que puedan atacarse?

Tercero. El costo de recaudación fiscal es sumamente elevado, dos veces el de Chile o Estados Unidos. Se da una paradoja: se gasta mucho para recaudar mal y poco, pero también se debería gastar más en informática, sistemas y formación profesional.

El SAT ha sido la vieja subsecretaría de Ingresos con mero cambio de etiqueta. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha predicado el cambio estructural hacia afuera, pero no lo ha practicado hacia adentro sobre todo en el SAT. ¿Hacia dónde va con los cambios adoptados recientemente?

Cuarto. El Banco Mundial, citándolo a usted, ha dicho que el vínculo más débil entre los objetivos ambiciosos de la política fiscal y la recaudación efectiva, se llama administración fiscal.

En efecto, en México evadir es fácil, pagar impuestos muy difícil. Se requiere una reforma hacendaria silenciosa: la administrativa, que no atrae reflectores, que no se ha dado o que no tiene todavía resultados aparentes.

Quinto. La recaudación tributaria aumento en 1.4% del producto, pero se dilapidó en gasto corriente. ¿Cómo evitar que esto se repita y cómo corregirla?

En suma, para muchos reducir la evasión y erosión fiscales y el costo recaudatorio. Evitar la pérdida casi endémica de juicios y fallos judiciales, todo lo cual representa una masa considerable del 10% del producto significa la verdadera reforma. Esto explica por qué con las mismas tasas que otros países recaudamos la mitad. ¿Cuál será su respuesta?

Pasaré ahora a los posicionamientos y las propuestas.

El PRI será ante todo un partido propositivo y constructivo, los tiempos del país así lo exigen. La reforma hacendaria que el PRI propone ahora es muy diferente de la grandilocuente miscelánea recaudatoria que se propuso en 2001. Endereza lo que estaba volteada de cabeza, aquella convertía en medios en fines. Ahora partimos de una filosofía y objetivos radicalmente distintos. Reconocemos una seria insuficiencia de recursos públicos que constituyen un serio obstáculo para el desarrollo. Hemos pasado de un Estado obeso a un Estado anémico, sin instrumentos para actuar y que deja una sociedad paralizada y sin rumbo.

México requiere recursos para preservar su independencia económica, ampliar su red de protección social y los servicios públicos en educación y salud. Reducir la pobreza, modernizar la infraestructura y lograr una mayor competitividad, así como consolidar una democracia eficaz.

Esa es la verdadera motivación de una reforma, la que pueda incitar a un acuerdo nacional.

Los impuestos, la reforma hacendaria, son siempre un medio no un fin. Ningún cambio fiscal será socialmente aceptado si no se presenta como palanca efectiva para impulsar el desarrollo y alcanzar objetivos sociales. Así definimos el qué, los criterios, el por qué, la dramática insuficiencia de recursos, el para qué, impulsar el crecimiento, el empleo, el federalismo y el bienestar social. El cómo, un paquete balanceado que construya y distribuya equitativamente los costos y los beneficios.

La reforma que queremos es hacendaria, porque incluye ingresos pero también el gasto. Es federalista, porque incluye la corresponsabilidad de los tres niveles de gobierno. Es un proceso, no un golpe mediático que requiere un fuerte impulso inicial pero con seguimiento en el mediano plazo.

No es el momento de plantear los detalles del cobro en los diferentes impuestos, pero sí voy a plantear los criterios y objetivos que debe reunir esta reforma y contra los que debemos evaluar cualquier propuesta.

Primer criterio: la reforma hacendaria debe servir ante todo para estimular la recuperación del crecimiento y el empleo, generando los recursos suficientes para el presupuesto 2004 que contenga recursos adicionales de importancia para cuatro prioridades: infraestructura y obra pública; educación y salud; apoyo al campo; combate a la pobreza.

Segundo criterio: impulsar el crecimiento significa realizar una baja promedio en tasas en los dos impuestos básicos: renta e IVA. Con tasas menores el Gobierno recauda más.

Tercer criterio: las propuestas deben asegurar que ninguno de los grupos de bajos ingresos, lo mismo los agricultores que los trabajadores y las clases medias de la ciudad, no resulten perjudicados.

Cuarto criterio: ninguna reforma hacendaria será apoyada si la sociedad no aprecia que el Gobierno realiza su propio esfuerzo para eliminar el dispendio.

Por ello, esperamos las propuestas de la Secretaría de Hacienda, eliminar el gasto corriente de las empresas públicas, con el SAO probablemente le sobra a Hacienda una subsecretaría para reducir el gran gasto electoral y en comunicación social, eliminar esa enorme dispersión de programas, “el para que te alcance”, convertida ahora en “para que te nutras”, “el contigo”, “el arranque parejo”, fruto de ocurrencias y anuncios mediáticos.

Quinto criterio: simplificar el sistema tributario, reducir el costo recaudatorio. El Gobierno debe estar preparado para asumir su parte de la responsabilidad y del costo político de las reformas, no puede ser cabeza de avestruz clavada en el suelo o dar evasivas del “¿yo por qué?”

Nos oponemos a que desaparezca Banco Nacional de Comercio Exterior, un banco nacional mexicano, no puede pasarse por encima de una ley del Congreso a través de anuncios en la prensa.

La Comisión Nacional Hacendaria es un evento de importancia histórica que merece todo nuestro apoyo, pero el Congreso no puede ni debe habilitar sus funciones, deben definirse bien la distribución de tareas y las etapas; el instrumento más importante de corto plazo de que dispone la sociedad para impulsar el crecimiento, es el Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos, vinculadas con la nueva generación de reformas.

En este periodo legislativo, debe darse el impulso a la reforma hacendaria; nuestra actividad no puede relegarse a una mera miscelánea fiscal. Una reforma que cumpla con los criterios que hemos planteado, será una reforma en que el PRI no asumirá pasivamente, sino que la impulsará como su propia reforma. El PRI jugará el papel de estadista y de actor comprometido, aportando nuevas ideas y nuevas propuestas, promoviendo los intereses superiores de la nación, sacudiendo a México de su actual parálisis para que retome su destino de país vigoroso y dinámico.

En esta noble tarea, todos los grupos parlamentarios debemos sumar esfuerzos; si no, quedaremos relegados por la marcha inexorable de la historia; la sociedad nos demandará que no supimos aprovechar la gran oportunidad que nos brindó.

Por sus comentarios. Muchas gracias.

El Presidente diputado Antonio Morales de la Peña:

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, para dar respuesta a los cuestionamientos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su venia, señor Presidente:

Gracias diputado Francisco Suárez y Dávila, por sus comentarios y preguntas.

Bueno, se ha tocado varias veces ya el tema del crédito. El crédito rural ha crecido durante los meses de este año, ha crecido en términos reales. Y me voy a referir ahora a los comentarios del diputado Suárez, que también imagino tiene qué ver con el crédito bancario y el crédito de la Sofoles.

¿Cómo ha evolucionado el crédito de la Sofoles, que se ha convertido en el principal vehículo del crédito hipotecario durante este Gobierno? Ha crecido 28.6% en términos reales por año, en las hipotecarias 44.8% en términos reales anual, en lo automotriz 10.4% real, y en empresas en 47.6% en términos reales.

¿Cómo se ve el crédito bancario? El crédito bancario ha crecido anualmente de julio de 2002 a la fecha, en 11.3% real anual, dentro de él al consumo en 33.4% en términos reales, en vivienda 1.4% real, a empresas y personas físicas con actividad empresarial en 8.2% en términos reales; ése ha sido el comportamiento del crédito, así que no creo que podamos afirmar que el crédito es inaccesible.

La caída en las tasas ha facilitado y no sólo eso, la posibilidad que México tenga ahora un mercado de capitales que por primera vez en México existe gracias a la confianza que se tiene en el Presidente Fox, que permite captar papel a plazos ya de 10 años, que tiene un mercado de capitales que no existe en toda América Latina, con captación a tasa fija, a tasas razonables que reflejan expectativas de confianza en que la inflación se va a mantener baja a 10 años y un mercado en el que acabamos de anunciar que vamos a colocar papel a 20 años, en noviembre; el anuncio lo hicimos la semana pasada y fue recibido muy bien por los inversionistas potenciales en ese papel.

Por lo que se refiere a la administración tributaria, coincido con el diputado Suárez que hay mucho qué hacer, pero hay que hacer un corte de dónde empezamos. No sé si ustedes lo sepan, pero ya lo he comentado frente a esta honorable Asamblea en otras ocasiones.

Cuando empezó este Gobierno afortunadamente los contribuyentes no lo sabían, el sistema de cómputo no permitiría requerir a los contribuyentes incumplidos y teníamos que hacerlo manualmente y hay millones de contribuyentes. Tuvimos que trabajar muy duramente para lograr que el sistema informático pudiera generar estos procesos.

Teníamos un padrón, ante la falta de requerimientos, que se había contaminado y que no correspondía al número de contribuyentes y que todavía necesita de muchísima limpieza.

Teníamos la posibilidad, por la falta de seguridad en el sistema informático, de que cualquier empleado del SAR pudiera alterar la cuenta de cualquier contribuyente y no dejar rastro y esto sí que se prestaba a la corrupción; había un mercado secundario de cambios en los registros de los contribuyentes gracias a la falta de controles. ¿Cómo se puede administrar un sistema tributario con eficacia en esas condiciones?

Tuvimos que trabajar también muy duramente en establecer los controles que impidieran este tipo de manipulaciones de las cuentas de los contribuyentes.

Ya mencioné el costo de la administración tributaria, ya mencioné cómo es bajo y cómo ha venido bajando, pero ya que el diputado Suárez se refirió al costo de Chile, pues en una de esas necesitamos gastar más como proporción de la recaudación. Chile se gasta el 1.37% pero recauda mucho más y mucho mejor que nosotros, pero no es medido de esa manera más eficiente. Nosotros gastamos el .93%. Es más, en una comparación en que tengo aquí a Canadá, a Chile, a Francia, a Japón, Honduras, Argentina, Perú, Uruguay y Guatemala, somos el país con el menor costo de recaudación, con excepción de Costa Rica y Colombia.

Por lo que se refiere al presupuesto de gastos fiscales o de evasión fiscal, que fue solicitado por la Cámara de Diputados a la Secretaría de Hacienda y que estamos entregando puntualmente cada año, creo que es uno de los aspectos que vale la pena discutir entre ustedes, los senadores y la Secretaría de Hacienda, para ver cuáles áreas de oportunidad se pueden y deben aprovechar para mejorar la recaudación.

Ya he comentado en varias ocasiones una de las principales causas del aumento en el gasto corriente y no creo que se la pueda calificar como dilapidación. En 2000 se gastaba el 1.81% del Producto Interno Bruto en pensiones, este año habremos de haber gastado 2.15% del Producto Interno Bruto en pensiones y va para arriba.

Además, lo que tradicionalmente se venía calificando como gasto corriente, que tiene que ver con gasto educativo, gasto en salud, no creo independientemente de que se pierdan posibilidades de comparación, que debiéramos de calificarlo como gasto corriente; es una inversión en capital humano y ahí hemos visto crecimientos muy importantes.

Si recaudamos la mitad con las mismas tasas es porque nos hace falta cobertura; si vemos por ejemplo la recaudación de personas físicas en una comparación internacional, estamos muy en la marca si de acuerdo al ingreso por persona que tiene México; si vemos la recaudación de empresas como porcentaje del Producto Interno Bruto, tenemos uno de los porcentajes más altos del mundo.

En donde estamos bajos es en impuestos especiales.

El Ejecutivo no ha propuesto la fusión de Bancomext y de Nafinsa, no hay ninguna propuesta y como lo han mencionado varios de ustedes, para que eso se pudiera llevar a cabo necesita de un cambio legislativo, eso nadie lo ha negado jamás y nadie ha afirmado ni propuesto que se lleguen a fusionar; lo que sí proponemos, es que se estudien las finanzas de las dos instituciones y veamos la problemática de la banca de desarrollo y conjuntamente veamos qué podemos hacer y qué se debe hacer.

Muchas gracias, señor Presidente.

Señor Presidente, quisiera pedirle, me queda del Ramo 23, un minuto 21 segundos, aprovecharlo.

El Presidente diputado Antonio Morales de la Peña:

Adelante.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Aprovecharlo simplemente para mencionar que quisiera felicitar al diputado Suárez por la forma constructiva en que plantea la manera en que debiéramos trabajar, le doy la bienvenida a esa invitación, y con mucho gusto, estoy seguro que el PAN accederá a tomar también esa invitación, obviamente desde el punto de vista de la Secretaría de Hacienda, trabajar en esa forma constructiva y conjuntamente es una estupenda idea.

Muchas gracias, señor Presidente.

Presidencia del diputado Juan de Dios Castro Lozano

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor Secretario.

Tiene el uso de la palabra hasta por cinco minutos, para formular su réplica, el diputado Juan Carlos Pérez Góngora, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Juan Carlos Pérez Góngora:

Con el permiso de la Presidencia; compañeras diputadas y diputados:

En principio, señor Secretario, quisiera puntualizar que desde mi muy particular perspectiva, los ciudadanos que nos dieron su voto más allá de respaldar nuestra propuesta ideológica, esperan un quisiéramos lo debido y no lo sencillo.

En ese sentido, los diputados esperamos que en el Poder Ejecutivo también se haga lo debido aunque no sea sencillo.

Una prueba clarísima de que el grupo legislativo del Partido Revolucionario Institucional, mi partido, se ha comprometido a actuar propositivamente en esta Legislatura, es que, más que analizar los errores del pasado, nos proponemos generar propuestas que beneficien realmente a los mexicanos.

Los legisladores del PRI tenemos muy claro el proyecto económico que requiere nuestro país, como parte de ello tenemos la visión de que la reforma hacendaria tiene una verdadera orientación social y será el instrumento fundamental para el crecimiento económico y la generación de los empleos que demandan los mexicanos.

Y para ser congruentes entre el decir y el hacer, nuestro proyecto de reforma hacendaria contempla tres aspectos fundamentales: el primero propone el fortalecimiento del federalismo.

Lo anterior, en virtud de que la forma de distribución que hoy existe en México, contribuye al mejor desarrollo de los tres órdenes de gobierno.

Para cumplir con las necesidades que demanda la población, es necesario redistribuir las potestades tributarias respetando la soberanía de los estados y la autonomía de los municipios. Estos tienen el derecho de recibir directamente las contribuciones de sus habitantes y para cumplir con esta obligación, se necesita un Gobierno Federal centralista.

El segundo aspecto se refiere a la certidumbre tributaria. Nuestro proyecto contempla una profunda simplificación y una mayor certeza jurídica. Tanto la simplificación como la certeza jurídica no sólo son necesarias sino prerrequisitos indispensables para construir un sistema fiscal que brinde credibilidad y confianza a los contribuyentes. No podemos continuar con la complejidad y la falta de certeza jurídica que existe en las leyes fiscales.

Pongo un claro ejemplo. Me permito recordarle las palabras que usted utilizó en esta tribuna en su comparecencia el 12 de septiembre de 2002 en donde marca que: “comparecer ante el honorable Congreso de la Unión ha construido un ejercicio productivo entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo; que el diálogo entre ambos arroja los más importantes acuerdos, leyes y directrices fundamentales para el acontecer nacional”.

En ése sentido, este Congreso aprobó la nueva Ley del Impuesto Sobre la Renta hace casi dos años; después, a través de un mandato se instruyó al Ejecutivo a cumplir con su obligación constitucional de reglamentar en un máximo de siete meses la mencionada ley.

Sólo con este ejemplo podemos darnos cuenta qué fácil es pedir que los contribuyentes cumplan y al mismo tiempo los gobiernos evadir sus obligaciones, como en este caso la expedición del reglamento de la mencionada ley.

El último apartado de nuestra propuesta se refiere a la eficiencia de la administración tributaria, en este sentido contemplaremos índices para la medición de la eficiencia de la autoridad hacendaria. No es admisible que la Secretaría de Hacienda reconozca que la evasión fiscal supera el 58% de la recaudación y que la pérdida de ésta, sólo por el IVA, se estima que para este año supere los 310 mil millones de pesos, cantidad que es casi tres veces mayor a la propuesta de la nueva Hacienda Pública distributiva que fue planteada a esta soberanía donde se pretendió cobrar el IVA en alimentos y medicinas, entre otros aspectos, propuesta a la cual los legisladores del PRI nos opusimos.

Esto que ahora expongo señor Secretario, es lo que necesita México. Lo invitamos a que participe en esta cruzada por los que menos tienen, le recuerdo que esta soberanía es el espacio privilegiado para la construcción de un mejor país. La cooperación entre los poderes a través del diálogo y el debate son la legítima expresión de responsabilidad social y voluntad política.

Construyamos juntos de una vez por todas, en el seno de las comisiones de Hacienda y de Presupuesto que es el órgano colegiado que representa las fuerzas políticas de esta Cámara, la reforma hacendaria que México demanda.

La invitación está abierta.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra hasta por 10 minutos, para formular sus preguntas, el señor diputado don Gustavo Enrique Madero Muñoz, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

El diputado Gustavo Enrique Madero Muñoz:

Con el permiso de la Presidencia; compañeras y compañeros diputados; Secretario de Hacienda y Crédito Público:

Los diputados del grupo parlamentario del PAN queremos aprovechar esta oportunidad de diálogo con el Ejecutivo para avanzar en la construcción de consensos sobre los temas fundamentales para la vida de los mexicanos. Nos proponemos realizar una evaluación seria que reconozca y valore los avances pero que también identifique y señale los riesgos y los rezagos que enfrenta nuestro país.

La demanda principal que recogimos en la pasada campaña electoral, fue sin duda siempre el reclamo de la situación económica, expresado de manera muy diversa pero siempre reiterada y constante.

Para los trabajadores, el grave problema del desempleo; para los campesinos, la prolongada descapitalización provocada por el constante incremento de los costos de sus insumos; para los empresarios el bajo crecimiento económico y la pérdida de competitividad de nuestro país.

La Secretaría que usted encabeza tiene mucha incidencia en estos temas y un alto impacto en el porvenir de todas las empresas y las familias mexicanas ya que su Secretaría propone, dirige y controla la política económica del Gobierno Federal en materia financiera, fiscal, de gasto, de ingresos y de deuda públicos, así como de precios y tarifas del sector público.

Por ello se vuelve tan importante valorar los avances, pero también identificar las fallas y los puntos críticos de la política económica del Gobierno Federal. Valorar como ya lo han hecho, los grandes logros alcanzados en materia de estabilidad y saneamiento en las finanzas del Gobierno Federal en los últimos años, valorar los logros indiscutibles como son la obtención del grado de inversión y la consiguiente reducción a niveles mínimos históricos del riesgo-país.

Los niveles alcanzados en las tasas de interés, el control de la inflación y el nivel máximo histórico de las reservas internacionales, valorar también el pago anticipado de los bonos Brady, todos y cada uno de estos logros tienen un gran impacto en nuestra economía y refuerzan un positivo circulo virtuoso.

Pero también es muy importante reconocer los rezagos y los puntos vulnerables de nuestra situación actual, caracterizada por un crecimiento económico insuficiente, un aumento del desempleo, la perdida de competitividad de nuestra economía y la disminución de la inversión extranjera directa y de la inversión nacional en nuestro país.

México a perdido capacidad para atraer inversiones. De acuerdo a un reporte mundial de competitividad nuestro país, entre 49 naciones evaluadas cayó del lugar 34 en que se encontraba en 1988 al lugar 41 en este año. Para Acción Nacional la formación de una economía fuerte, creciente, competitiva y que genere riqueza y empleos bien remunerados ocupa la más alta prioridad.

En este año el Poder Ejecutivo Federal dio a conocer el programa para impulsar el desarrollo con base en el fortalecimiento del mercado interno, a fin de atenuar la dependencia del ciclo económico nacional, respecto al que experimenta la economía mundial y en particular la estadounidense.

En el mes de julio también el Presidente Fox, anunció un plan emergente contra el desempleo que incluyó medidas presupuestarias, fiscales y de financiamiento. Queremos preguntarle señor Secretario ¿qué beneficios han generado dichos programas en el fortalecimiento y en el impulso en las empresas nacionales y para abatir el desempleo?, ¿está contemplando alguna estrategia para abatir este fenómeno, no sólo en 2004, sino en el mediano y largo plazo?, ¿cuál es su posición respecto de adoptar políticas de inversión de gasto público más agresivas, para reactivar el crecimiento como lo proponen otros grupos parlamentarios y algunos empresarios?

Uno de los grandes reclamos de los contribuyentes consiste en la ampliación de la base en el combate al contrabando y a la evasión fiscal. En los anexos del Informe de Gobierno, advertimos la gran rentabilidad que tienen las acciones de fiscalización que realiza el SAT, dado que la autoridad de cada 10 casos que revisa, identifica irregularidades u omisiones en nueve.

En este sentido, nos preguntamos ¿por qué no se canalizan más recursos a los procesos de fiscalización, si su rentabilidad y eficiencia son tan favorables para la autoridad, ya que por cada peso que invierte en acciones de fiscalización, el SAT obtiene 25 veces más?

Durante el mes de julio inició la Campaña Nacional de Registro y Verificación de Contribuyentes implementada por la Secretaría a través del SAT, la cual fue aplicada como una prueba piloto en dos ciudades, una en ciudad Cuauhtémoc, Chihuahua y la otra en Tehuacán, Puebla. Queremos preguntarle ¿cuáles son los resultados de este programa piloto?

Actualmente existe un enorme déficit actuarial en los sistemas de pensiones, esto genera presiones fiscales, no sólo en el presente, sino en los siguientes lustros. Es obvio que los esquemas actuales de capitalización del sector público son insuficientes, de tal forma que representan una fuerte presión del gasto para el próximo año, además de que no aseguran a los trabajadores una vida digna después de su retiro.

El nivel de gasto que la sociedad exige implica contar con fuentes estables y permanentes de ingreso, que permitan al Estado allegarse de recursos suficientes para atender las demandas de la población.

Señor Secretario: ante los menores ingresos que se esperan para el próximo año por motivos de petróleo, por los impuestos que se han declarado inconstitucionales y por los que se han derogado, nos preguntamos qué medidas de política económica pueden lograr revertir la insuficiencia de los ingresos públicos y darle viabilidad a las finanzas públicas a mediano y a largo plazo.

Los legisladores del PAN percibimos como atinado el interés que han manifestado los gobernadores para conocer a fondo los criterios de transferencia de los recursos federales a sus entidades, sin embargo, es necesario que los gobernadores incorporen también la evaluación de su esfuerzo tanto en la recaudación local como en la eficiencia de su gasto público, pues preocupa que dicho interés se pueda derivar de una demanda unilateral de más recursos federales a los estados y a los municipios, sin su correspondiente esfuerzo local en términos de recaudación, de ejercicio del gasto, evaluación del mismo y de manejo de la deuda. Vemos con preocupación que el esfuerzo que ha realizado la Federación para apoyar con mayores recursos a los estados y a los municipios, no siempre se ha traducido en un fortalecimiento de sus finanzas y que 13 estados llegan a concentrar el 70% de la deuda de todas las entidades federativas, mientras que solamente participan con el 25% de su población.

Señor Secretario: En este orden de ideas queremos preguntarles, ¿qué acciones ha llevado a cabo para el fortalecimiento del federalismo y para la descentralización de potestades tributarias y asignación de responsabilidades de gasto hacia los estados y municipios? ¿Cuál es la posición de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ante la convocatoria de esta Convención Nacional Hacendaria?

Señor Secretario: Esperamos encontrar en sus respuestas una evaluación objetiva de la situación económica del país, así como un compromiso para seguir trabajando de manera conjunta, de forma tal que podamos enfrentar los grandes retos que tenemos ante nosotros y cumplir así el mandato que la sociedad nos ha impuesto.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra el señor licenciado Francisco Gil Díaz, para formular sus respuestas.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su venia, señor Presidente:

Muchas gracias, diputado Gustavo Madero por sus comentarios y preguntas.

Yo creo que los diversos planteamientos que se han hecho por varios grupos parlamentarios, de encontrar formas de estimular la inversión pública dados los grandes faltantes de infraestructura que tenemos, son atendibles y conviene ver cómo de una manera equilibrada presupuestariamente lo podemos hacer.

Parte de la respuesta está en la forma en que logremos recursos adicionales que podamos canalizar en esa dirección; parte aprovechando experiencias internacionales exitosas, como utilizar empresas que tomen a su cargo sin requerir de recursos presupuestarios, algunas tareas que no impliquen erogaciones importantes y que permitan que estas empresas se encarguen de la inversión y de la entrega de servicios. Me refiero por ejemplo a proyectos como hospitales, escuelas y otro tipo de inversiones de esa naturaleza que se han llevado a cabo muy exitosamente por el gobierno del Primer Ministro Blair, de Inglaterra y que creo son formas innovadoras de impulsar inversión pública.

Los Pidiregas que han sido tan maltratados, pero que siento han funcionado de acuerdo a las expectativas que se quejaron cuando fueron fundados, son también una fuente de inversión que ha permitido, toda vez que el Congreso los ha tenido alguna vigilancia muy estrecha que se ejecuten en promedio mejor que otros programas de inversión.

Y también en un programa de concesionamiento de carreteras, entre otros, que esté construido de tal manera que no tenga el tipo de riesgos, de abusos a que se dio el programa anterior, podría ser una fuente, es una fuente y la vamos a aprovechar, de inversión adicional y de aportación importante para ir integrando toda la retícula carretera de nuestro país.

La fiscalización es muy rentable como usted dice, pero no es una fuente directa de recaudación, los recursos que se obtienen directamente de fiscalización comparados con la recaudación total, son relativamente pequeños; la fiscalización para lo que sirve es para tener presencia para que los contribuyentes sepan que algún momento se puede exigir que muestren sus documentos, que demuestren que cumplieron fielmente y si no que paguen las cantidades que han omitido, pero los verdaderos métodos para lograr una mayor recaudación, tienen que ver con una estructura fiscal que simplifique, que facilite, que disminuye tasas y al mismo tiempo, en una administración tributaria, que le ponga atención especial a la parte de cobertura y me voy al tema que usted planteó, de las tareas que se llevaron a cabo en Tehuacan y en Cuauhtémoc en forma de prueba, saber qué resultados podríamos obtener.

Se visitaron 14 mil viviendas, 4 mil 700 establecimientos y 6 zonas de informalidad, que en esas dos ciudades tenían 3 mil comerciantes ambulantes. En ambas localidades, como resultado de las visitas, se registraron 4 mil 900 movimientos al Registro Federal de Contribuyentes, sólo como efecto de que estábamos llevando a cabo las visitas.

El promedio mensual antes de las visitas era de 1 mil 200, así que la reacción de los contribuyentes fue clarísima, como respuesta a estas visitas. El 41% de esos movimientos fueron inscripciones, el 59% restante cambiaron domicilio, reactivaron obligaciones, aumentaron o disminuyeron obligaciones.

Se actualizó información de 1 mil 900 contribuyentes inscritos. Así que yo diría que los resultados son sugerentes del tipo de tareas que debiéramos emprender, a esto se refería el diputado Buendía cuando habló del censo, del censo tributario, del censo de contribuyentes y podríamos considerar, si ustedes lo consideran conveniente, nosotros coincidiríamos, si así ustedes dispusieran, una partida especial porque esto es algo que daría rendimientos, daría frutos inmediatos en mayor recaudación, para que pudiéramos llevar a cabo una tarea de éstas a nivel nacional. Creo que la prueba arroja resultados que como prueba piloto demuestran que vale la pena intentar y tiene qué ver con lo que tantas veces se pide de combatir la economía informal y ampliar la base de contribuyentes.

Qué haríamos ante menores ingresos, que es muy probable que tengamos, de recuperarse la producción petrolera iraquí, de aumentar la exportación petrolera de Rusia después del invierno, de reconstituirse la capacidad de exportación de algunos países que la han visto disminuida recientemente en un mercado tan inelástico como es el petrolero y que pudiera esto traducirse en caídas fuertes el precio del petróleo, bueno, pues tenemos que presupuestar prudentemente. Si tenemos ingresos por encima de eso, como ha sucedido este año, se pueden aprovechar, pero si no los tenemos, presupuestar con base en un precio del petróleo que no responda a una expectativa demasiado optimista.

Para fortalecimiento del federalismo se han tomado diversas acciones. Este año ya la totalidad de los estados y asimismo el gobierno de la Ciudad, se han incorporado a la reforma que les asimila en la recaudación de los pequeños contribuyentes.

Ese proceso acaba ya de culminar y van a poder hacerlo mediante cuota fija, mediante un tratamiento mucho muy sencillo, de manera que creo que ahí se cumple, se responde a una petición de mucho tiempo de las entidades federativas y estoy seguro que va a redundar en mayor presencia y mejor recaudación, porque son los que más contacto, mejor conocimiento tienen de ese tipo de contribuyentes.

¿Qué actitud frente a la convocatoria de la convención que se está convocando para febrero del año entrante?

Bueno, yo creo que tenemos que esperarnos a ver qué propuestas salen de ahí y por supuesto que es el Congreso de la Unión, porque se está planteando la posibilidad de reformas legales, reformas que pueden llegar, incluso, a cambios constitucionales, el que tendrá que darle respuesta a eso, pero dependiendo del tipo de propuestas, pues, tengan ustedes la seguridad que cumpliremos con nuestra responsabilidad de opinar y lo haremos con mucho gusto.

Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor Secretario.

Para formular su réplica, tiene el uso de la palabra el diputado Gustavo Enrique Madero Muñoz, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

El diputado Gustavo Enrique Madero Muñoz:

Con el permiso de la Presidencia:

Agradecemos su respuesta a las preguntas planteadas, señor Secretario y lo invitamos a continuar y profundizar con este diálogo con el Congreso.

Aprovechamos también para manifestar nuestro ánimo coincidente con los planteamientos propositivos, expresados por otros diputados en esta tribuna, a los cuales nos sumamos.

Hoy, a nivel mundial, podemos distinguir fácilmente a los países que logran concretar acuerdos y los que no lo consiguen; para los primeros, países reconciliados, el camino al progreso se allana con más facilidad y para los segundos, la senda del desarrollo se bloquea.

En las sociedades divididas o fracturadas, los gobiernos enfrentan presiones irresistibles para aplicar políticas que devoran la producción, el ingreso y la riqueza.

Estamos en un momento en el que la toma de decisiones es crucial, es el tiempo para construir acuerdos como un factor crítico, porque los problemas que aquejan a la sociedad mexicana no admiten espera y porque no podemos darnos el lujo de desperdiciar las oportunidades que tenemos para lograr un mayor crecimiento de nuestro país.

Las sociedades como los organismos, se distinguen por su capacidad de reacción y de adaptación, por su respuesta ágil a los cambios del entorno; el reto para nuestro país es desarrollar esta capacidad de respuesta en este nuevo entorno estructuralmente diferente, tanto económica como políticamente. Estamos en un momento crucial para emprender acciones y tomar decisiones.

En Acción Nacional reconocemos los grandes logros de esta administración, como son los que ya se mencionaron en esta tribuna, pero también nos preocupa y con sentido de compromiso y de responsabilidad señalamos los grandes rezagos que aún subsisten.

Insistimos en la lenta recuperación de la economía, el nivel de desempleo, la debilidad fiscal, entre otros.

Si bien, sabemos que el desfavorable entorno económico internacional y, sobre todo, como bien lo señaló, la debilidad de la actividad industrial de Estados Unidos ha tenido un severo impacto en la producción nacional y en la generación de empleos, esto no puede ser una excusa para emprender medidas inmediatas; ni tampoco para redefinir o modificar políticas públicas implementadas.

En Acción Nacional estamos conscientes de la urgencia de las reformas estructurales, reformas que permitan establecer un marco institucional que dé certidumbre y certeza jurídica; que impulse la capacidad de crecimiento de la economía; que nos permita ser un destino más atractivo para la realización de inversiones en proyectos productivos y que generen los empleos que la sociedad nos está demandando.

En Acción Nacional estamos a favor de una reforma hacendaria responsable que distribuya de una manera más justa, equitativa y uniforme la carga fiscal. Una reforma que fortalezca las fuentes de ingreso permanentes y le permita al Estado hacer frente a sus compromisos de gasto; que conduzca a un auténtico federalismo y que asegure la rendición de cuentas en los tres órdenes de gobierno.

Señor Secretario; compañeros legisladores: hago un exhorto para que trabajemos juntos con este ánimo, para que establezcamos los canales de comunicación entre ambos Poderes de la Unión; para que avancemos por la senda del crecimiento sostenido de la economía. Es tiempo de que las familias mexicanas sientan el cambio en sus bolsillos y que disfruten de una mejor calidad y nivel de vida.

La gente espera de nosotros que legislemos viendo siempre primero por México y por los mexicanos y que seamos capaces de lograr acuerdos que ayuden a impulsar el crecimiento de nuestro país y el bienestar de sus ciudadanos.

Señor Presidente, muchas gracias, es todo.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra, hasta por 10 minutos, para formular sus preguntas, el señor diputado don Baltazar Hinojosa Ochoa, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Baltazar Manuel Hinojosa Ochoa:

Con su permiso, señor Presidente; compañeras diputadas; compañeros diputados:

Esta Cámara de Diputados, señor Secretario, lo recibe con el ánimo de entablar un diálogo republicano serio y propositivo. Su comparecencia será en un marco de un escenario económico complejo. La economía mundial no crece lo suficiente y aunque nuestra economía nacional no crece lo suficiente y aunque nuestra economía nacional lo hace de manera muy modesta, no genera empleos necesarios ni mucho menos los prometidos en campaña por el Presidente Fox.

Estamos cada vez más lejos de aquel demagógico crecimiento del 7%. En su informe el jefe del Gobierno Federal ha fijado objetivos, metas y caminos. La pregunta obvia es: ¿cómo evaluamos los logros? Como respuesta a las anteriores interrogantes vale la pena apuntar lo siguiente:

Del 2000 al 2002, la recaudación tributaria se incrementó en términos reales en casi 13%. La carga tributaria aumentó en 1.4 puntos porcentuales del PIB. Este aumento en la recaudación se consiguió aun cuando la economía no creció en ese mismo lapso, a pesar de que se disminuyeron las tasas del Impuesto Sobre la Renta y de que disminuyó el costo financiero de la deuda pública en 0.8 puntos del producto. Los dos destinos importantes de esta ampliación de margen de maniobra fueron: la reducción del déficit y el aumento de gasto corriente, particularmente en servicios personales.

Por otro lado, la composición del gasto programable que en los ochentas y noventas era del 78% del gasto corriente y 22% del gasto de inversión, en esta administración pasó a ser del 83% para el gasto corriente contra el 17% de gasto de inversión.

Señor Secretario, ¿cómo explica este cambio de composición? ¿Cómo se explica el desmedido crecimiento durante el primer semestre del año en materia de servicios generales, materiales y suministros y otras erogaciones? O ¿que el Estado ha renunciado a la función constitucional que tiene como rector en la economía?

Los diputados priístas seguimos empeñados a construir consensos para que la política de gasto público sea un instrumento efectivo para promover el crecimiento de la economía y mitigar el rezago social. Para ello cuestionamos y proponemos:

Primero. El compromiso con la responsabilidad macroeconómica no está a discusión. Nadie en su sano juicio puede pensar en altas tasas de inflación o en déficit públicos del 20% del producto, pero tampoco nadie en su sano juicio puede hacer a un lado la necesidad de crecimiento y la creación de empleos.

Para el PRI parte de la estabilidad macroeconómica es el mayor nivel de empleo. De poco sirve tener las arcas llenas, la inflación baja, la estabilidad en las finanzas, cuando la gente no tiene empleo o se refugia en la economía informal.

Señor Secretario, estabilidad macroeconómica con justicia social es la ecuación que proponemos construir. ¿Está usted a favor o en contra de esta afirmación? En esta materia no se valen las abstenciones.

Segundo. El nivel de déficit público es un tema que se debe debatir abiertamente. El año pasado se rompió el nivel de déficit aprobado para poder cubrir el costo de liquidación del Banrural.

En el decreto de presupuesto vigente se establece que si se emplean recursos para el programa de retiro voluntario puede endeudarse el Gobierno por encima del déficit autorizado. Además, desde que usted, señor Secretario, tomó posesión del cargo se introdujo una nueva categoría dentro de las finanzas públicas: los llamados requerimientos financieros del sector público, o mejor dicho, el déficit oculto.

Sería bueno abrir un debate sobre el nivel de déficit adecuado, ya que por ejemplo, dentro de la OCDE muchos países, como Estados Unidos y Francia, han vuelto a emplear el gasto público como instrumento contracíclico. Resulta paradójico que seamos más ortodoxos que los ortodoxos.

Tercero. Para el PRI la vocación social del gasto público no es negociable. A lo largo de esta Legislatura apostaremos por más recursos para el gasto social, pero sobre todo estaremos atentos a que los gastos que se aprueben se gasten bien, se gasten a tiempo.

Le pregunto a usted ¿contamos con la Secretaría a su cargo con este propósito?

Cuarto. La inversión pública es el detonador del desarrollo; así lo muestra la experiencia mundial. Sin embargo, en nuestro país el gasto en inversión es una parte ínfima del Producto Interno Bruto. Prácticamente todo queda para los Pidiregas, por cierto un instrumento que debemos revisarlo y evaluarlo juntos. Desde su punto de vista ¿este instrumento de los Pidiregas ya se agotó o todavía es viable?

Quinto. En muchas ocasiones se ha repetido en esta tribuna que lo importante no es gastar más sino gastar mejor, poner énfasis en la calidad y en la oportunidad del gasto público. Resulta indispensable tener en cuenta que con o sin reforma hacendaria ambos poderes tenemos que ponernos de acuerdo, ya que si el gasto no se ejerce a tiempo o se castiga el calendario, las metas no se cumplen y el rezago se sigue acumulando.

Sexto. A lo largo de estos años la dependencia a su cargo ha propuesto un decreto de presupuesto muy laxo y esta Cámara ha aprobado un decreto detallado, a fin de dar claridad a la toma de decisiones públicas en la materia.

Trabajemos en un mejor esquema, pero sepa usted que nosotros, la transparencia es de la mayor importancia. Por eso todos queremos más decreto y menos reglamento.

¿Considera necesario avanzar en lo posible hacia una ley de presupuesto?

Séptimo. Para que el gasto esté cerca de la gente y sea para la gente, tenemos que poner atención al federalismo. Cierto, los estados reciben más recursos, pero los gobiernos estatales son simples pagadores. No participan ni deciden sobre casi el 90% de los recursos que reciben.

Sabemos que esa tarea corresponderá en todo caso a la convención hacendaria. Pero de cualquier manera esta legislatura haremos la revisión integral de la Ley de Coordinación Fiscal y de todas las reglas de operación de los programas. Y aquí cabe preguntarle: ¿cuál ha sido la operación del fideicomiso para la infraestructura de los estados constituido éste con los ingresos excedentes provenientes de la actividad petrolera? ¿Por qué esos recursos no se han entregado en tiempo y forma a los estados?

Octavo. El PRI y la LIX Legislatura asumen como propios los acuerdos que en materia de desarrollo agropecuario alcanzaron el Gobierno y todos los actores del campo. Vamos a cumplir lo acordado.

¿Podría explicarnos cómo va el avance de la instrumentación presupuestal del acuerdo?

Compañeros legisladores; señor Secretario:

En esta Cámara tenemos claro lo que nos corresponde hacer. Ofrecemos trabajo porque ése es nuestro mandato. Demandamos reglas claras y un diálogo sin ataduras.

Los priístas le hablamos al Secretario de Hacienda que sabe que la política es el arte del acuerdo y que sabe que los desencuentros en política tienen consecuencias económicas desastrosas. Establezcamos, señor Secretario, los temas de acuerdo.

Existen áreas de oportunidad que todos podemos aprovechar. Hagamos del diálogo el instrumento y de un México mejor el objetivo. Construyamos así el consenso mayoritario. Este es el mandato que recibimos el pasado 6 de julio de todos los mexicanos.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Tiene el uso de la palabra el señor Francisco Gil Díaz, para dar sus respuestas.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz:

Con su venia, señor Presidente:

Muchas gracias, diputado Baltazar Hinojosa Ochoa por sus comentarios y por sus preguntas.

Nuevamente sale el comentario sobre el renglón de gasto corriente. Durante este primer semestre del año el gasto corriente ha aumentado en 8.2%. ¿Por qué? Porque el costo de los combustibles de la Comisión Federal de Electricidad subió 37.4%.

El pago de servicios personales sólo subió 2.5%, principalmente por la disciplina del Gobierno central.

¿Cuánto subió el gasto por pago de servicios personales correspondiente a poderes y órganos autónomos, sobre el cual nosotros no tenemos ninguna posibilidad de actuar?: 25.2%.

¿Cuánto subió el gasto federalizado para cubrir la nómina del magisterio y servicios médicos? Ahí también gracias al control y a la austeridad presupuestaria, 2.8%.

El gasto de la Administración Pública Central se redujo en 2.1%. Así es que no hay un incremento qué señalar, al contrario, en el gasto corriente relacionándolo con servicios personales.

La inversión pública tiene que ser evaluada a partir de comparaciones homogéneas. Si vemos y nos vamos hacia atrás los porcentajes de inversión pública tenemos que tomar los mismos renglones que están hoy bajo el control del Gobierno, en materia de paraestatales el número era considerablemente superior hace 20 años que ahora, por ejemplo.

Si quisiéramos ser homogéneos y tomar la inversión de Teléfonos de México y otras empresas y compararla con la de entonces o quisiéramos ser homogéneos y tomar las entidades que hoy están en el Gobierno y la inversión pública federal e irnos hacia atrás con esa comparación homogénea, encontraríamos que como porcentaje del producto el Gobierno sigue invirtiendo el mismo porcentaje.

Si tomamos años en los que no tenemos esas diferencias en la cobertura del sector público y nos referimos por ejemplo a 1994, que fue un año de inversión pública importante, el porcentaje de inversión pública respecto al producto interno bruto fue de 3.51% en ese año, fue de 3.50% en 2001, de 3.58% en 2002 y va a llegar al 3.73% en 2003. O sea, durante este Gobierno empezó a niveles parecidos a los que traía la inversión pública como relación al producto en los años anteriores y ahora ha aumentado significativamente como proporción del producto.

¿A favor o en contra de estabilidad y justicia? A favor.

¿Se rompió el criterio de déficit con Banrural? Sí y no. Sí porque aumentó el déficit; no porque no tuvo un impacto sobre los mercados financieros. Parte porque se utilizaron recursos del Sistema de Ahorro para el Retiro que no habían sido requeridos, parte porque se hizo un cambio contable de pasivos que no tenían activos que permitieran una recuperación y simplemente se subieron de abajo de la línea a arriba de la línea, pero no fue una autorización para gastar más.

Por lo que se refiere al retiro voluntario, ¡existe el compromiso de pagar esa deuda y de hecho se va a pagar con los ahorros que permita el Programa de Retiro Voluntario, ésa fue la condición del Congreso!

Los requerimientos financieros del sector público no son una novedad de este Gobierno, se abandonaron hace algunos años y consideramos que era útil retomarlos por transparencia.

Es cierto que algunos países europeos que no han sabido manejarse dentro de las reglas que ellos mismos establecieron, están gastando más y recaudando menos e incumpliendo con las metas o las restricciones en materia de déficit que el pacto de la Comunidad Económica Europea requiere. Y es cierto que Estados Unidos está impulsando el gasto y el déficit. Y es cierto que también Japón, que es miembro de la OCDE. Japón ha tenido un incremento exponencial del gasto público y del déficit los últimos años en forma permanente y persistente, y aun así no ha podido salir del estado casi deflacionario en que se encuentra.

En Estados Unidos con todo el gasto que tienen, desde que entró esta administración a la fecha se han perdido 3 millones de empleos y no se ha logrado estimular el crecimiento en el empleo. La caída neta ha sido de 3 millones, la bruta en el sector privado es de 4 millones porque se ha creado 1 millón de empleos en el sector público. Ni así se pudo compensar la caída en el empleo. De manera que tenemos que pensar, como muy bien dijo el diputado Hinojosa, en gastar bien.

Avanzar hacia la Ley de Presupuesto. Yo creo que ésa es una de las tareas que debiéramos plantearnos. Creo que es muy importante modificar la legislación presupuestaria actual.

Tenemos que pensar en mecanismo de reconducción, el Gobierno Federal está muy atrasado en esa materia a comparación de otros países, incluso en comparación con algunos estados de la República.

El fideicomiso de infraestructura de los estados ha entregado todos los recursos que se le han pedido, no existe atraso y no existe incumplimiento; con mucho gusto le entregamos la información en la forma en que el fideicomiso ha ido satisfaciendo las peticiones que para gasto de infraestructura le han planteado las distintas entidades federativas.

Y, en cuanto a la base en el acuerdo del campo, le puedo hacer llegar un documento; hemos debido a la cantidad tan importante de recursos que autorizó el Congreso este año para el campo, ejercido menos de lo que se podría considerar se debió haber ejercido en estos meses, pero se ha ejercido en términos reales un incremento muy importante en comparación con lo que se ejerció el año pasado.

Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor Secretario.

Tiene el uso de la palabra para formular réplica, el señor diputado don Raúl José Mejía González, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Raúl José Mejía González:

Con su permiso, señor Presidente; compañeras diputadas, compañeros diputados; señor Secretario:

Hemos escuchado con atención, sus respuestas a las interrogantes que en cuanto al gasto público ha hecho nuestro grupo parlamentario, mismas que por el formato acordado, a veces obstruyen el debate pleno y poco ayudan a esclarecer posiciones; pero en cualquier caso señor Secretario, vale la pena reiterar las preocupaciones del PRI en esta materia, el debate que propone dista de la polarización que nada construye, apostamos a una discusión que supere las autoalabanzas propias de unos y de las diatribas de otros.

Reconozcamos que el país se encuentra en una situación delicada y crítica, tenemos tres años sin crecimiento, el Producto Interno Bruto por habitante disminuye drásticamente, el empleo formal se mantiene hoy por debajo del cierre del año 2000; los desequilibrios regionales y sociales, se agudizan y el campo se deteriora alarmantemente.

Reconocer los grandes problemas nacionales con franqueza, sin evadir, sin eludir, es un requisito indispensable para encontrar las soluciones, México necesita rescatar de fondo y de forma, el poderoso instrumento del gasto público para impulsar el crecimiento económico; no es cierto que sea marginal, más de 20 puntos del Producto Interno Bruto, son lo suficientemente importantes para ser más, sólo uno más señor Secretario, de los detonadores del desarrollo nacional.

No nos casamos con los excesos del pasado, pero tampoco compartimos la astringencia del presente, ambos extremos como siempre se tocan, tengamos la sabiduría para gastar bien y a tiempo.

Hagámoslo en lo importante, gastemos en la gente y gastemos en inversión, con equilibrio, pero sobre todo con transparencia y oportunidad; nos preocupa el desbocamiento del gasto corriente, la multiplicación de oficinas que se crean y desaparecen, de nuevos y redecorados edificios, en eso no se debe gastar.

Apenas el martes la Secretaría de Desarrollo Social, reconoció que se gastan 60 millones de pesos en la evaluación del Programa Contigo, y añadió que era poco, dado que el presupuesto del programa era de 20 mil millones de pesos.

Esa es una simpleza imperdonable, antes de evaluar habría que pensar en gastar esos 60 millones de pesos, por ejemplo en leche, quizá alcanzaría por lo menos para 20 millones de litros.

A eso nos referimos señor Secretario, necesitamos optimizar el uso de los recursos que sabemos son escasos. El gasto en educación, salud, campo, infraestructura, seguridad, espera de nosotros un nuevo aliento; éste es el compromiso del PRI.

Tenemos la responsabilidad de mejorar la calidad de aplicación del gasto y orientar el proceso presupuestario hacia los resultados que la nación espera. Esperamos un proyecto de presupuesto que llegue con el tiempo necesario para analizar a miles y miles de hojas que lo conforman, para trabajar en un proyecto de decreto detallado que permita un mejor ejercicio del gasto, porque la discrecionalidad absoluta para el Ejecutivo no ayuda al control constitucional que tiene como atribución esta Cámara.

Lo convocamos, señor Secretario, para que desde el decreto se establezca un acuerdo responsable por la austeridad y la racionalidad del gasto. Sabemos que existen restricciones, pero también sabemos que podemos encontrar márgenes para reducir y controlar mejor el gasto corriente.

Es por ello que el grupo parlamentario del PRI pondrá especial atención al gasto corriente, tanto a su composición como a su vocación. Será indispensable poner límites a su crecimiento y a su participación en el gasto neto total. Asimismo el gasto de inversión habrá de ocupar un lugar primordial en el análisis que emprenderemos.

Requerimos impulsar la inversión y estamos listos para explorar los mejores caminos para hacerlo.

México necesita crecer para generar los empleos que los mexicanos demandan; lograrlo requiere de inversión en todos los ámbitos. Nuestra meta en estos tres años es que la inversión pública, excluyendo los Pidiregas, tienda a recuperar su nivel histórico.

Esperamos que sea una broma lo que se ha filtrado a la prensa. Es impensable un presupuesto menor al del año 2003.

Finalmente, señor Secretario, no perdamos la oportunidad de seguir construyendo una relación de respeto en los poderes, una relación que al menos por nuestra parte tiene como eje la necesidad de dotar a México en los próximos tres años, de un presupuesto pertinente, de un gasto público que promueva el crecimiento, que contribuya a aliviar el rezago social y que se ejerza con plena transparencia. Esa es nuestra misión, lo invitamos a compartirla señor Secretario.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Gracias, señor diputado.

Esta Presidencia ...

El diputado José Rangel Espinosa (desde su curul):

Señor Presidente, pido la palabra.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

¿Con qué propósito, señor diputado?

El diputado José Rangel Espinosa (desde su curul):

Para rectificar hechos.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

No es posible de momento dársela. Terminando la comparecencia le doy el uso de la palabra para rectificar hechos. De acuerdo con el acuerdo tomado por la Junta de Coordinación Política y puesto a consideración del Pleno; el Pleno aprobó ese acuerdo y no es permitido en el formato el conceder el uso de la palabra para rectificar hechos; es la voluntad de la Cámara.

Le puedo conceder terminando la comparecencia.

El diputado José Rangel Espinosa (desde su curul):

Le pido al señor Secretario que me permita hacerle una pregunta.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

No es posible señor diputado, perdóneme, es la decisión del Pleno al votar el acuerdo.

El diputado José Rangel Espinosa (desde su curul):

No creo que esté usted en lo correcto.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Esta Presidencia agradece la presencia del señor Francisco Gil Díaz, Secretario de Hacienda y Crédito Público en esta sesión, en la que se llevó a cabo el análisis del III Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada.

De conformidad con lo que establece el artículo 7º numeral 5 de la Ley Orgánica, la versión estenográfica de esta sesión será remitida al Presidente de la República para su conocimiento.

Se ruega a la comisión encargada de acompañar al Secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, lo haga cuando decida abandonar el recinto.

El Presidente diputado Juan de Dios Castro Lozano:

Se ruega a los diputados permanecer en sus lugares a fin de continuar los asuntos en cartera.