Comparecencia del director del Instituto Mexicano del Seguro Social
Santiago Levy Algazi, correspondiente al
Tercer Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Cuestionamientos de los grupos parlamentarios

Instalación de la Mesa:
Miguel Agustín Alonso Raya

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Jesús González Schmal, Partido de Convergencia
Respuesta: Santiago Levy Algazi, director del Instituto Mexicano del Seguro Social
Réplica: Jesús González Schmal, Partido de Convergencia

Pregunta: Raúl Piña Horta, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Santiago Levy Algazi

Pregunta: Emilio Serrano Jiménez, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Santiago Levy Algazi
Réplica: Emilio Serrano Jiménez, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Manuel Pérez Cárdenas, Partido Acción Nacional
Respuesta: Santiago Levy Algazi
Réplica: Roberto Colín Gamboa, Partido Acción Nacional

Pregunta: Roberto Vega y Galina, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Santiago Levy Algazi
Réplica: Mayela María de Lourdes Quiroga Tamez, Partido Revolucionario Institucional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Pablo Franco Hernández, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Santiago Levy Algazi
Réplica: Pablo Franco Hernández, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Alfonso Rodríguez Ochoa, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Santiago Levy Algazi
Réplica: Graciela Larios Rivas, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Raúl Rogelio Echeverría Salas, Partido Acción Nacional
Respuesta: Santiago Levy Algazi
Réplica: María Angélica Ramírez Luna, Partido Acción Nacional

Pregunta: Pablo Anaya Rivera, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Santiago Levy Algazi
Réplica: María Cristina Díaz Salazar, Partido Revolucionario Institucional

Comentarios finales:
Miguel Agustín Alonso Raya (PRD)
Enrique Burgos García (PRI)
José Angel Córdova Villalobos (PAN)



















11 DE NOVIEMBRE DE 2003
COMPARECENCIA DEL DIRECTOR DEL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL
DOCTOR SANTIAGO LEVY ALGAZI

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Damos inicio a la comparecencia del Doctor Santiago Levy, Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Esta Presidencia informa que hay quórum y se abre la sesión programada para el día de hoy, la comparecencia del Director del Seguro Social. (18:15 horas).

“Señor Director del Instituto Mexicano del Seguro Social: Sea usted bienvenido a este Palacio Legislativo de San Lázaro, a la realización de su comparecencia en este día.

“Primero fue el agotamiento de las reservas y en 1990 se estableció la contabilidad independiente de cada ramo y se prohibieron los subsidios cruzados.

“En 1992, ante el crecimiento del número de pensionados y el estancamiento de las cuantías, se creó el SAR como seguro complementario al de invalidez, vejez, cesantía y muerte.

“En 1994 fue la homologación de las pensiones con el salario mínimo. Un año más tarde se advirtió que el sistema era financieramente inviable, que no podría adaptarse a las nuevas condiciones demográficas y epidemiológicas y, sobre todo, que el crecimiento del pasivo contingente de las pensiones, el permanente déficit de enfermedades y maternidad y las rigideces del seguro de riesgos de trabajo, justificaban una transformación completa del Instituto. Entonces cambió su estructura, condiciones de funcionamiento y principios de operación. El objetivo, se dijo, era fortalecerlo y darle viabilidad en el largo plazo.

“Y sin embargo las cosas no quedaron ahí, en 2001 se hicieron adecuaciones para fortalecer el carácter fiscal y las condiciones de su desempeño administrativo. Ahora de nueva cuenta el monto de los pasivos laborales del contrato colectivo, el déficit financiero de los servicios médicos y los costos derivados de la atención de pensionados y sus familiares, vuelven a sugerir la insolvencia y el riesgo de quiebra técnica como destino.

“Así, a grandes rasgos podemos contar la historia reciente del Seguro Social. Hoy, señor director, tenemos la oportunidad de avanzar en la búsqueda de opciones para fortalecer al Instituto, pero en ello tampoco podemos omitir nuestra posición.

“Nos preocupa la pretensión de obligar al Seguro Social para que funcione con criterios que nuestra propia experiencia descarta. Para muchos trabajadores no es selectivo interrumpir su vida laboral o optar entre la informalidad y el desempleo, soportar la caída real de los salarios y enfrentar mercados laborales que penalizan la vejez y encuentran en la edad un mecanismo de contención de salarios.

“Nos preocupa igualmente que la dinámica de los costos de la atención médica fragmenten la integridad del servicio, recurran al copago como la única forma de atenuar la insuficiencia de recursos financieros o en el extremo soporten los efectos del seguro popular, que además de alentar la informalidad, compite con el Instituto por los recursos limitados.

“Asimismo, no compartimos una visión que supone esperar una generación para verificar el éxito de la reforma, cuando en lo inmediato está siendo cuestionada por el estancamiento de las afiliaciones, la persistencia del déficit médico y la caída de las contribuciones, pero que además en el mediano plazo enfrentará las presiones de modo demográfico sin que la economía y el ritmo de crecimiento muestren cómo ampliar las fuentes de trabajo y los niveles salariales.

“Doctor Santiago Levy: De ese tamaño es nuestra tarea y, en consecuencia, también el propósito de avanzar en la búsqueda de alternativas. Sirva pues este espacio como oportunidad de acercamiento y de búsqueda de soluciones de fondo al Instituto”.

Bienvenido, doctor Levy.

El diputado José Angel Córdova Villalobos (PAN), Presidente de la Comisión de Salud:

Compañeras y compañeros diputados; señor Director del Instituto Mexicano del Seguro Social, doctor Santiago Levy Algazi; distinguidos miembros del Sector Salud, Seguridad y Trabajo y Previsión Social; personalidades que hoy nos acompañan, amigos todos.

Doctor Santiago Levy Algazi, Director del Seguro Social: Quisiera agradecer a nombre de la Comisión de Salud el haber atendido a esta obligación constitucional de rendición de cuentas en un marco republicano de separación de poderes, de comparecer ante estas comisiones, por lo cual le damos la más amable y cordial bienvenida, esperando que las inquietudes que se manifiesten encuentren en sus respuestas la satisfacción esperada o al menos la esperanza de una mejora progresiva y que ésta sea una comparecencia que conlleve la unión de fuerzas y de lazos que deben y serán en pro de la seguridad social, así como el fortalecimiento del Estado de nuestro país.

Hoy por hoy, sin duda alguna la Seguridad Social es pilar fundamental del compromiso del Estado para con los trabajadores de México y sus familias. El Instituto Mexicano del Seguro Social representa la base primordial del sector Salud y Social, por tal motivo juega un papel sumamente importante en su ámbito de competencia, durante sus 60 años de existencia ha generado millones de testimonios en beneficio de la salud y de la protección social para los trabajadores de nuestro país lo cual ratifica esta afirmación.

Actualmente se experimentan transformaciones sociales de gran trascendencia, tanto por la composición de la familia así como las actitudes que esta va tomando hacia la movilidad de la fuerza de trabajo. Sabemos que su gestión involucra un reto significativo y esencial para el sector social del país.

El incorporar la Seguridad Social a grandes segmentos de la población trabajadora que hoy todavía no disfrutan de esa protección es indudable y primordialmente uno de los más importantes objetivos que permite el Instituto que usted preside.

Es de nuestro conocimiento que el Instituto pasa por una trayectoria financiera crecientemente frágil pero reconocemos las acciones, esfuerzos y alternativas que se han venido buscando e implementando para superar esta etapa así como seguir redoblando esfuerzos para dar soluciones e ir acotando los buenos.

En tal contexto, sabemos que fortalecer el Seguro Social es una tarea laboriosa y complicada que implica la participación de los sectores público, social y privado y en la que sin duda encontrará la colaboración tanto de los patrones como de los trabajadores de la institución que representa, pues sería lamentable poner en riesgo todo un sistema de calidad de atención en salud, modelo de justicia social si llegara a presentarse la quiebra financiera secundaria o un plan de cobertura de prestaciones que absorbieran todo el presupuesto de la institución.

Tenemos que hacer énfasis en fortificar las relaciones laborales y los lazos con otros organismos en la materia, asimismo balancear los principios financieros del aseguramiento así como la cuestión tan significativa para el ciudadano que es la atención médica, brindar la calidad, eficaz y profesionalismo en este sector y reconocemos los esfuerzos realizados para disminuir los tiempos de espera tanto en consulta como para cirugía de los paciente, la mejora en el surtimiento de las recetas de medicamentos y las acciones modernas implementadas para mejorar la atención de los enfermos.

Las políticas y estrategias para fortalecer al Instituto Mexicano del Seguro Social constituyen una misión plural ya que esencialmente radican en la operación de todos y cada uno de los sectores que intervienen en la misma tarea que nos concierne a todos.

En este contexto, exhorto a multiplicar los esfuerzos del Ejecutivo y del Legislativo en beneficio de esta noble institución.

Es menester decir que esperamos se sigan implementando acciones en torno a un marco de cooperación caracterizado por la calidad, la eficacia , la austeridad, la transparencia, la atención y la rendición de cuentas para que con ello se logre cumplir cabalmente con los retos y misiones que a corto plazo falta por cumplir y cuya repercusión será para las siguientes gestiones.

Sea usted bienvenido, señor Director, escucharemos con suma atención las participaciones de nuestros compañeros de los diferentes grupos parlamentarios así como sus respuestas.

El diputado Enrique Burgos García (PRI), Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social:

Distinguidas compañeras Legisladoras, distinguidos compañeros Legisladores. Señor Director General del Seguro Social, Doctor Santiago Levy, su comparecencia en esta Reunión Conjunta de Comisiones de Trabajo es la oportunidad, por un lado de acreditar el sentido de una comparecencia que es el acreditar y el dar cuenta del Poder Ejecutivo al Poder Legislativo.

Es también la oportunidad de acreditar que dentro del principio de separación de Poderes existe un vínculo fundamental que es el de la colaboración de Poderes.

Esta Cámara de Diputados, esta LIX Legislatura desea dejar testimonio de su afán de colaboración, de su sentido de responsabilidad con el tiempo de transformaciones profundas en el mundo y desea también dejar la constancia y el testimonio de una búsqueda de oportunidad para una institución nobilísima, como es el Instituto Mexicano del Seguro Social, profundamente acendrado en el ánimo y en el espíritu de la clase trabajadora.

Acreditar fundamentalmente su sentido prístino, su sentido de origen, su punto de partida, nace como una herramienta de contenido profundamente social; una oportunidad que hoy a todos nos interesa subrayar, recobrar y fundamentalmente señor Director, asegurar su viabilidad.

En este entorno, en esta época de acomodos y de ajustes, el Congreso y la LIX Legislatura subrayadamente, deseamos dejar también el aporte y la contribución para que con creatividad, con talento, con imaginación, seamos capaces de diseñar en este despuntar del siglo XXI, un esfuerzo, un impulso que se traduzca en el compromiso esencial del Estado Mexicano, el fundamental, la búsqueda de un mínimo de bienestar para los mexicanos.

Sea usted, señor Director, bienvenido a esta Cámara de Diputados.

Nuestros compañeros de todas las corrientes del pensamiento aquí acreditadas, harán sus exposiciones con sentido crítico pero también con sentido propositivo, con el ánimo de forjar finalmente una síntesis y una expectativa de oportunidad. Bienvenido.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias diputado Burgos.

De conformidad con el artículo 7º, numeral cuatro, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos comparece el doctor Santiago Levy Algazi, Director del Instituto Mexicano del Seguro Social, invitado a esta reunión de las comisiones de Salud, Seguridad Social y de Trabajo en la que se llevará a cabo el análisis del III Informe de Gobierno del presidente de la República, el licenciado Vicente Fox Quesada, en el tema de su comparecencia.

Nos acompaña la C. diputada Amalia Dolores García Medina, representante de la Mesa Directiva de esta honorable Cámara de Diputados.

Para dar inicio a esta comparecencia, se dará lectura al acuerdo parlamentario aprobado por la Cámara de Diputados del pasado día 14 de octubre, para lo cual solicito al diputado José Luis Treviño Rodríguez, dé lectura a dicho acuerdo que establece las bases para las comparecencias de los funcionarios públicos.

El diputado José Luis Treviño Rodríguez (PAN):

En atención al artículo 4º del Acuerdo Parlamentario por el que se establecen las bases para el desarrollo de las comparecencias de funcionarios del Ejecutivo Federal ante la Cámara de Diputados, las comparecencias se realizarán conforme a lo establecido por el artículo 3º de dicho acuerdo, con las siguientes:

Particularidades:

1).- El orden de intervención de los diputados y diputadas para los cuestionamientos y réplicas, será el siguiente: primero Convergencia, PT, Partido Verde Ecologista, PRD, PAN , PRI; PRD, PRI, PAN y por último el PRI.

En primer término se presentará el cuestionamiento hasta por cinco minutos.

En el caso de los grupos parlamentarios que sólo tienen una intervención, su tiempo se podrá extender hasta ocho minutos. A cada cuestionamiento el funcionario responderá hasta por diez minutos y enseguida el legislador o la legisladora, podrá hacer una réplica hasta por cinco minutos.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Para dar cumplimiento al punto segundo, numerales primero, segundo, tercero y cuarto, se han inscrito para hacer preguntas y réplicas, los siguientes ciudadanos diputados:

Por el Partido Convergencia, el diputado Jesús González Schmal;

Por el Partido Verde Ecologista de México, el diputado Raúl Piña Horta;

Por el Partido de la Revolución Democrática, el diputado Emilio Serrano Jiménez y el diputado Pablo Franco Hernández;

Por el Partido Acción Nacional, el diputado Manuel Pérez Cárdenas, el diputado Roberto Colín Gamboa, el diputado Raúl Rogelio Chavarría Salas y la diputada María Angélica Ramírez Luna.

Por el Partido Revolucionario Institucional el diputado Roberto Javier Vega Galina, la diputada Mayela Quiroga Tamez, el diputado Alfonso Rodríguez Ochoa, la diputada Graciela Larios Rivas, el diputado Pablo Anaya Rivera y la diputada Cristina Díaz Salazar.

Antes de iniciar los cuestionamientos la diputada Diva Hadamira Gastélum Bajo, Presidenta de la Comisión de Equidad y Género va a entregar por escrito un conjunto de planteamientos por parte de dicha comisión, al Director del Instituto Mexicano del Seguro Social, doctor Santiago Levy Algazi.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Bien, para iniciar los cuestionamientos tiene la palabra hasta por ocho minutos para formular sus preguntas, el diputado Jesús González Schmal del grupo parlamentario del Partido Convergencia.

El diputado Jesús González Schmal (Convergencia):

Señor doctor Santiago Levy; amigos del Presidium; señores y señoras:

Ha sido de su conocimiento doctor Levy las preguntas que le formulo y que están contenidas en la Gaceta de la Cámara, precisamente la Gaceta Parlamentaria del día de hoy, por lo cual permítaseme hacer algunos comentarios que también evidentemente concluyen con preguntas.

Diría yo que a nadie escapa en nuestros días que el Instituto Mexicano del Seguro Social que fue la obra señera de la Revolución Mexicana, al dar materialización a los postulados del artículo 123 de la Constitución de 1917, es hoy un triste recuerdo de su grandeza original, en donde los servicios médicos, seguro de invalidez, de vida, de cesación involuntaria del trabajo, de enfermedades y accidentes y de pensiones por jubilación e incapacidad, se han abandonado, como es el caso de éstos últimos o se han desmeritado a tal grado que los asegurados reciban mejor atención en los servicios abiertos de la Secretaría de Salud que en los del Instituto.

La pregunta que nos hacemos todos los mexicanos es la más lógica ¿Qué pasó con el IMSS? Su creación en 1944-46, se concibió como una novedad y avanzada, no solo en cuanto a su financiamiento rigurosamente calculado para sus necesidades, desarrollo y cumplimiento de obligaciones futuras, sino también como una expresión de confianza y seguridad técnica, se organizó para que tuviera un gobierno interior tripartita, trabajadores, patrones y gobierno, a fin de que estos contribuyeran con la seguridad de una administración sana que respaldará sus aportaciones y que garantizara una eficiente operación al menor costo y con la más alta productividad.

Usted, doctor Levy, ha sido coautor de un gradual trabajo de destrucción del Instituto que como sabemos se encuentra en quiebra técnica, según su versión o versión suya que desde luego no comparte el Jefe de la Oficina Actuarial del Reino Unido Christopher Diking (¿)

La verdad que fueron tan extremadamente perjudiciales las reformas que no entendemos donde estaban los diez representantes patronales, que se suponía eran expertos en administración, las Concanacos, las Concamines, las Comparmexes, ¿En dónde estaban también los diez representantes de los trabajadores, encabezados por Fidel Velásquez y Rodríguez Alcanine y su fastuoso Congreso del Trabajo? Ellos tenían que velar porque el derecho a las prestaciones sociales de los trabajadores se dieran en el más alto nivel y en términos de la ley, pero mucho menos entendemos donde estaban y donde están las autoridades hacendarias de las que usted formó parte para evitar la hecatombe del Instituto.

La verdad de todo esto que ha llegado al extremo de que ahora, en estos momentos, hasta el líder de la fracción del PAN en la Cámara de Diputados, se va a operar a Houston, Texas con una intervención que era sencilla, cuando las grandes instalaciones y los grandes médicos del Seguro Social las practicaban. Todo porque ni remotamente el Instituto garantiza hoy en día con la demanda de servicios, una mínima atención humana y ética desde el punto de vista médico.

La moral del personal por los volúmenes de trabajo y el trato despótico de jefes improvisados y falta de reconocimiento y respeto a médicos, enfermeras y personal de apoyo, ha echado por la borda el esfuerzo original que amenaza con sucumbir.

En honor a la verdad, nos parece que toda esa capacidad destructiva que usted promueve como sucesor de sus antecesores, está encaminada a lo que ya se ve claro, que es la privatización de los servicios y prestaciones de seguridad social, pero no sólo eso; sabemos que la intención oculta con la privatización es también enterrar los innumerables desfalcos de que ha sido objeto la institución y que, como en otras privatizaciones, se podrá trasladar a un IPAB del Seguro.

Le queremos asegurar, señor doctor en economía, que siendo manifiesto ya el plan fraguado por esta administración para privatizar gradual o totalmente al Seguro Social, como ya se inició con los fondos de pensiones, no será admitido por quienes creemos en México y en nuestra capacidad para resistir tan siniestras intenciones. Los verdaderos trabajadores, médicos y personal del Seguro Social y sobre todo asegurados y familiares, tendrán nuestra solidaridad con esta causa.

Por eso nos referimos precisamente al Acuerdo 532003 del Consejo Técnico, tal como usted lo ha hecho llamar, donde se establece que miles de trabajadores de confianza del Instituto han sido y están siendo presionados bajo amenazas por instrucciones suyas, para que renuncien a sus puestos y algunos para que firmen su renuncia y la nueva nómina de mando, donde se les ofrecen salarios muy superiores a los que tenían los que han renunciado o ahora tienen los que se han negado a hacerlo.

En su administración se decide la compactación del personal sin alguna política de orden y justicia, sin ningún criterio estandarizado para el cese de funciones de los trabajadores; se manejan bajos niveles de suministros reales de medicamentos e insumos en las unidades médicas y hospitales; se sobrecarga el trabajo al personal, especialmente al personal médico y de enfermería.

Doctor Santiago Levy: Usted ha declarado en múltiples ocasiones ante los medios, que el IMSS está desfinanciado, ¿por qué entonces y con recursos de dónde, se pueden ofrecer salarios 50, 60 y hasta 70% mayores a los trabajadores de confianza, como se está manejando en la nueva nómina de mando? ¿Por qué, si no hay suficientes medicamentos e insumos para la atención a pacientes en su gestión, se tiene que dar prioridad a la fastuosa adquisición de equipos de cómputo con exorbitantes presupuestos? ¿Por qué la creación de nuevas áreas, como la Coordinación de las Unidades Médicas de Alta Especialidad, la contratación de personal administrativo con altos sueldos en la Dirección General, allegados, amigos y parientes? ¿Por qué mientras el Presidente de la República, Fox Quesada, ha ofrecido sólo 100 millones de pesos para generar empleo, usted ha destinado 4 mil millones de pesos del Presupuesto institucional para liquidar trabajadores del IMSS y con ello generar desempleo? ¿No le parece todo esto incongruente con el desfinanciamiento que usted pregona en todos los foros y medios que le es posible?

Recientemente los trabajadores del IMSS fueron despojados de las subcuentas del Sistema de Ahorro para el Retiro, SAR, que por anomalías en las homoclaves de sus Registros Federales de Causantes no fueron transferidas a las actuales cuentas de los AFORES.

Termino preguntando, ¿qué acciones ha ejecutado el Director General del IMSS a favor de los trabajadores despojados de 20 mil millones de pesos?

Muchas gracias.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el doctor Santiago Levy Algazi hasta por 10 minutos, para dar respuesta.

El director del IMSS, Santiago Levy Algazi:

Muchas gracias.

En primer lugar quisiera empezar agradeciendo la invitación de la Cámara de Diputados, particularmente de las Comisiones de Seguridad Social, de Salud y de Trabajo de esta Cámara de Diputados, por la oportunidad que me están dando de estar aquí con ustedes hoy en la tarde en el contexto de la glosa del Informe del Presidente Fox, de su III Informe de Gobierno. Agradezco mucho la oportunidad y procederé ahora a intentar responder las preguntas del diputado González Schmal.

Yo empezaría señalando, señor diputado, que el señor Presidente de la República ha señalado en todas las intervenciones que ha tenido oportunidad de estar en el Instituto, en las diferentes asambleas, así como en sus diferentes intervenciones relativas a la seguridad social, que es intención de la administración el preservar y fortalecer el carácter público tripartita y solidario del Instituto Mexicano del Seguro Social, nada más ajeno a las intenciones del Presidente Fox y a las intenciones de su servidor, que el intentar privatizar el Instituto; no es la política de la administración, no es lo que impulsa el Presidente de la República, no es en lo que está comprometido el Consejo Técnico, no es en lo que estamos trabajando nosotros.

Una muestra muy importante y esto permite un poco abordar la otra parte de sus preguntas respecto a las negociaciones que se están llevando a cabo, es que precisamente desde el primer año de su administración el Presidente de la República impulsó una serie de reformas y adiciones a la Ley del Seguro Social. Las reformas y adiciones lo que hacían era fortalecer el carácter público del Instituto, fortalecer la autonomía del Consejo Técnico, fortalecer la rendición de cuentas, fortalecer la transparencia, darle un régimen presupuestario más acorde con las necesidades del Instituto, fortalecer su carácter como autoridad fiscal con objeto de combatir la evasión y la elusión, de forma tal que se creara un régimen de gestión especial novedoso en la Administración Pública Federal que permitiese, insisto, fortalecer el carácter público, tripartita y solidario de la institución.

Es precisamente a raíz de ese régimen de transparencia y rendición de cuentas que fue aprobado por todas las fracciones parlamentarias representadas en el Congreso de la Unión en diciembre del 2001, que ahora tenemos todos un conocimiento mucho más preciso y mucho más informado de la problemática de la institución.

Yo no señalaría que la institución está quebrada. La institución técnicamente no puede estar quebrada. En la medida es que es un organismo público descentralizado donde sus pasivos están respaldados por el Gobierno Federal, se considera así de plena solvencia.

Lo que la situación sí tiene, y lo hemos señalado en diferentes foros, es una situación financiera complicada por dos motivos. Por un lado, por un conjunto de razones estructurales asociadas a la transición demográfica y epidemiológica del país y, por otro lado, por una coyuntura muy particular derivada de la transición y de la situación económica internacional que ha implicado un bajo crecimiento de la economía mundial en los últimos años y particularmente un bajo crecimiento de la economía mexicana y asociado a ello un bajo crecimiento del empleo formal que ineludiblemente tiene una repercusión sobre las finanzas institucionales.

A pesar de la situación complicada, la intención del Presidente de la República y el trabajo del Consejo Técnico y el trabajo de la Dirección General, ha sido enfocado a fortalecer aquellos aspectos de la atención médica y de la atención a derechohabientes más importantes, independientemente de las acciones estructurales que se lleven a cabo con objeto de mejorar en el mediano plazo y fortalecer en el mediano plazo la viabilidad de la institución.

Es en ese contexto que se enmarcan las medidas de compactación de plazas a la que usted hacia alusión, compactación que precisamente buscó que se canalizaran recursos a la atención médica, al crecimiento del servicio de guarderías, a las prioridades de medicamentos y no tanto al aparato administrativo interno. El señalar aquí, con usted señor diputado, que la compactación de plazas se centró única y exclusivamente en las áreas administrativas de la institución, no se afectó por supuesto ninguna plaza de base que en todos los casos se respetaron los derechos de los trabajadores y se llevaron a cabo las liquidaciones correspondientes en los términos de la Ley Federal del Trabajo y el Contrato Colectivo de Trabajo, y que precisamente ese esfuerzo de austeridad interna es lo que está permitiendo canalizar más recursos al abasto de medicamentos y es lo que está permitiendo canalizar más recursos a la atención a los derechohabientes en rubros importantes como es por ejemplo el caso de algunas leyes

Le menciono, preguntaba usted al final, qué acciones ha tomado el Instituto para fortalecer los servicios a los derechohabientes. Tal vez la más importante en la que todos coincidimos es prioridad y el Presidente de la República nos lo ha demostrado a nosotros como su preocupación número uno en el Instituto, concierne al abasto de medicamentos.

Este es un problema antaño en el Instituto en donde se han hecho esfuerzos por fortalecer el presupuesto dedicado al abasto y medicamentos. Este año respecto al año pasado estaremos canalizando entre un 15 y un 17% más de recursos para el rubro de medicamentos, situación que se hace factible por los ahorros administrativos que se realizaron en el 2002 y en el 2001, a pesar de tener como señalaba anteriormente, una situación del empleo complicada.

Con datos, no del Instituto, sino con datos que llevó a cabo la Secretaría de la Función Pública en encuestas que periódicamente lleva a cabo entre los derechohabientes a nivel nacional y que son encuestas con representatividad a nivel nacional, los últimos datos que tenemos disponibles para el mes de octubre nos señalan que tenemos 92% de abasto de medicamentos en el primer nivel de atención, de recetas surtidas al 100% en menos de 24 horas y alrededor de 91% de abasto en iguales condiciones de recetas surtidas en el segundo nivel de atención. Esto no quiere decir que el otro 8% no esté siendo surtido, sino que no es surtido en 24 horas el 100% de la receta.

Si vemos el surtimiento global de medicamentos de algunas recetas que se surten un día después, estamos hablando de porcentajes de resurtimiento de 96, 97.

No estamos satisfechos con ello y queremos por supuesto fortalecer los recursos destinados al abasto de medicamentos; lo haremos para el 2004. Pero señalar que es un área en donde venimos fortaleciendo y que claramente es importante para los derechohabientes.

Una segunda área, también en respuesta a su cuestionamiento señor diputado, que es vital para los derechohabientes, tiene que ver con el servicio de guarderías. Las condiciones de incorporación de las mujeres en condiciones de equidad, en el mercado formal de trabajo, dependen en cierta medida en la posibilidad de tener acceso al servicio de guarderías.

Al inicio de la administración del Presidente Fox, se tenían 100 mil niños en todas las guarderías del Instituto en sus diferentes modalidades; al cierre de este año tendremos 170 mil niños en todas las guarderías, en sus diferentes modalidades. Esto representa un crecimiento en los primeros tres años de la administración del Presidente Fox, de 70% en un rubro que es particularmente importante para ellos.

Muy brevemente me refiero al tema de las cuentas SAR que usted mencionó en su pregunta. como usted sabe señor diputado, esto fue un acto legislativo que llevó a cabo el Congreso de la Unión en diciembre pasado, donde se estableció que de los 20 mil millones de pesos que estaban en la cuenta en el Banco de México de depósitos del SAR, se haría un traspaso de mil millones de pesos al Instituto Mexicano del Seguro Social, para que en trabajo conjunto con el INFONAVIT y con la CONSAR, se detectaran aquellos trabajadores que no habían recuperado sus recursos.

Quedando mandatado en la legislación correspondiente que en caso de que hubiera demandas adicionales por parte de trabajadores, que se pudiera demostrar que tienen derecho a esos recursos, la Secretaría de Hacienda estaría obligada a hacer las transferencias de recursos correspondientes, por los montos que fuesen necesarios al Instituto, para que a su vez éstos fueran depositados en las cuentas de los trabajadores.

En todo momento la legislación que se aprobó en diciembre del año pasado, respeta los derechos de los trabajadores. El Instituto aquí es un vehículo para cumplir con el mandato del Congreso y estaremos cumpliendo con esos términos.

Muy brevemente quisiera hablar del Consejo Técnico. Decirle señor diputado que el Instituto en efecto tiene una organización tripartita. Conforme a la ley el consejo técnico es el representante legal y el administrador del Instituto y nosotros nos reunimos al menos una vez al mes, hay una participación muy activa de los señores consejeros tanto del sector patronal, como del sector obrero, como del sector gubernamental.

A raíz de las reformas a la ley que impulsó el Presidente Fox en diciembre de 2001 y que enriqueció el Congreso de la Unión, el consejo técnico, los consejos consultivos regionales y los consejos consultivos delegacionales, se desempeñan ahora en un marco de mayor transparencia y mayor rendición de cuenta. Las remuneraciones de los señores consejeros del Instituto Mexicano del Seguro Social son transparentes, al igual que las remuneraciones de todos los funcionarios del Instituto: su servidor, los directores normativos, los directores y coordinadores.

No ha habido los aumentos de percepciones que usted señala señor diputado, sino simplemente se han integrado dentro de la percepción del sueldo, recursos que antes se canalizaban a los funcionarios, a través de diferentes estímulos.

Las remuneraciones de los funcionarios del Instituto están en línea con las remuneraciones de la Administración Pública Federal, están publicadas en Internet y nuevamente a raíz de las reformas a la ley, que impulsó el Presidente Fox, son del conocimiento público, se publican una vez al año en Internet, están en Internet y hay una publicación de la cual ponemos a las órdenes de todos ustedes, en donde podrán verificar las remuneraciones, las percepciones y todo tipo de estímulos adicionales que reciben desde el consejo técnico, los órganos directivos hasta todas las plazas del Instituto, con un detalle de todas las plazas.

No quisiera yo pasarme del tiempo asignado y tal vez pudiera señor diputado, contestar algunas de sus preocupaciones relativas a la calidad del servicio, cuando aborde algunas preguntas de otros diputados que seguramente tocarán el tema de la calidad del servicio.

Gracias por su pregunta señor diputado.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias señor director.

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para réplica, el diputado Jesús González Schmal, del Partido de Convergencia.

El diputado Jesús González Schmal (Convergencia):

Doctor Levy, usted dice que el nivel de abastecimiento es 92% en el primer nivel, 91 en segundo nivel. Pues entonces yo creo que alguien miente o el Seguro Social o la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Usted sabe que la recomendación 4/2003, justamente se refiere al desabasto de medicamentos y de deficiente o nulo surtimiento de recetas en los almacenes y farmacias del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Yo pregunto, bueno, aquí qué está pasando. Resulta que las cuentas alegres del director del Seguro Social hablan de una regularidad absoluta, cuando en realidad los pacientes están sufriendo como nunca esas carencias.

Pero yo creo que esto deriva otra vez también de un problema a la mejor semántico, señor director. ¿Usted no le llama privatización el haber salvado trasladando y subvencionando con fondos públicos adicionales las reservas del Instituto Mexicano del Seguro Social para hacer frente a las obligaciones de pensiones, de jubilación y de incapacidad en el futuro?

Yo diría que el Seguro Social, en su integración original estuvo precisamente preparado, en sus fondos, en sus cálculos, en sus estimaciones actuariales, para resolver este problema. De repente se crea –usted dice culpa de los legisladores; ahora todo en este sexenio es culpa de los legisladores. Hicieron una ley para que se creara el SAR y en el futuro fuese el organismo que resguardara estos fondos para dárselos a los trabajadores cuando tengan derechos para jubilarse.

Y se pregunta uno ¿y los trabajadores del pasado? Los trabajadores del pasado están jubilados con pensiones de uno y dos salarios mínimos y con esa cantidad y con esa limitación tienen que hacer frente a sus más graves necesidades.

También aquí por lo que se ve, señor director, usted pondera el gobierno tripartita del Seguro Social. Yo le diría ¿dónde estaban, de veras, los representantes de los trabajadores, dónde estaban los patrones que el Seguro Social se desfondó y tuvo que ser salvado por el erario?

Yo me pregunto: esa institución que debería estar ahorita en las condiciones óptimas de funcionamiento, está resultando que usted nuevamente tiene que empezar a abrir nuevos planes de reestructuración y de salvamento, cuando en realidad el Seguro Social nunca tuvo que sufrir estos tropiezos.

Usted podrá decir: bueno, es que lo que no fue en mi año no fue en mi daño porque esto fue en el pasado, pero resulta que usted era de los personajes del pasado que tenían mucho mayor incidencia que nadie en las políticas y en la dirección financiera del Seguro Social.

Luego entonces no veo por dónde se pueda resolver este problema y a quién se va a llamar a cuentas. Yo ahora pienso que no sólo ustedes han atentado contra el Seguro Social, contra los derechos de los trabajadores, sino incluso contra un principio en el que todos creíamos, que era la conjunción de los factores de la producción: los patrones, los trabajadores y el Estado para crear realmente una institución, la más moderna, la más avanzada en nuestro país como fue en su concepción original y como fue también en su operación en los primeros años.

Ahora resulta que cada sexenio tiene que ser salvado. Yo no sé qué va a pasar. Ahora lo noto más optimista que hace unos meses, cuando decía que el Seguro Social no ciertamente con quiebra técnica porque tiene usted razón: no puede quebrar el Seguro, una institución que está en el patrimonio público, pero sí evidentemente usted narró y describió un cuadro patético respecto de sus finanzas y de la insuficiencia ya también de las cuotas obrero-patronales y de la aportación del Estado para solventar las necesidades de crecimiento y sobre todo la demanda por razones demográficas y de población y también de longevidad de los mexicanos.

De suerte, pues, que a la mejor estamos hablando dos idiomas distintos, señor director. Ojalá tenga usted la paciencia de revisar los datos que le hemos aportado y se sirva hacer alguna reconsideración de tan optimista balance que hace usted y que en la realidad patética de los trabajadores que usan el Seguro Social está en los peores momentos de su época. Gracias.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Para formular su pregunta tiene la palabra, hasta por 8 minutos, el señor diputado Raúl Piña Horta, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México.

El diputado Raúl Piña Horta (PVEM):

Con su permiso, señor presidente. Señor director del IMSS, doctor Santiago Levy Algazi, compañeros, compañeras diputados: sin lugar a duda el Instituto Mexicano del Seguro Social constituye uno de los logros más relevantes de la política social de México del Siglo XX, por su importancia en la seguridad económica de la población derechohabiente y en el cuidado de la salud de la población.

Sin embargo hoy en día la seguridad social de nuestro país se encuentra en un momento de incertidumbre muy grave, situación que no permite visualizar un futuro seguro, en donde las instituciones de seguridad social garanticen el cumplimiento de sus responsabilidades fundamentales, y en donde la situación financiera no ponga en riesgo el equilibrio de las finanzas públicas nacionales.

Actualmente son evidentes las carencias en la atención médica que brinda el IMSS, así como las insuficiencias de las pensiones, lo inequitativo de su otorgamiento y la presión financiera que ejerce sobre los recursos federales, institucionales y estatales.

En Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación del 2004, enviado por el Titular del Ejecutivo Federal, el presupuesto del IMSS tiene un aumento de 15 millones de pesos, lo que representa un incremento de 9.23 % en términos nominales, si lo comparamos con el presupuesto aprobado para el 2003.

Además su impacto en el presupuesto total del Gobierno Federal cada vez es mayor. En el 2002 representó el 10.4 % del gasto total y en la propuesta del Ejecutivo para el 2004, representa el 11.26 %.

En este sentido quisiéramos saber, señor Director, ¿a qué se debe este costo financiero cada vez mayor? ¿Cuál es su visión de la reforma que necesita el Instituto para mejorar sus finanzas y evitar ser una carga mayor para las finanzas públicas?

Sabemos que hay muchos factores que determinan la situación financiera del Instituto. Uno de ellos es el contrato colectivo de trabajo, en donde en muchas de sus cláusulas, no corresponden con la realidad actual del país. En este sentido hay mucho quehacer. Por ejemplo, ¿sería factible la homologación de la antigüedad para hombres y mujeres, estableciéndola en treinta años para la jubilación?

Otro factor determinante es el manejo discrecional de recursos en las delegaciones del Instituto en todo el país.

¿A qué se debe el costo unitario por derechohabiente al año sea tan diferente de una delegación a otra?

En materia de transparencia nos preocupa de manera especial los señalamientos y denuncias referentes a las compras que hace el Instituto de medicamentos y otros insumos para la salud a precios superiores a los que se pueden encontrar en el mercado, situación que no ayuda en nada a sus ya muy lastimadas finanzas y abre espacios a posibles prácticas de corrupción y conflictos de interés.

No entendemos por qué un laboratorio que tiene patente de algún medicamento tenga que utilizar distribuidores para vendérselos al IMSS o por qué genera intencionalmente desabasto en algunos medicamentos en las farmacias del Seguro Social para poder hacer compras extraordinarias urgentes sin previa licitación o peor aún, vender esos medicamentos en el mercado negro.

Al respecto le pregunto. ¿Qué medidas se han adoptado para detener estas posibles prácticas de corrupción? ¿Qué se ha hecho para evitar que algunas delegaciones del IMSS provoquen desabasto de medicamentos con el fin de realizar pedidos urgentes sin licitación previa? En el mismo sentido, qué mecanismos de control se han puesto en marcha para que los bienes inventariables como instrumentos y equipo médico estén debidamente resguardados, para que cuando se detecte una pérdida, se investigue y sea factible su recuperación. Le preguntamos: Los servicios de vigilancia contratados por el Instituto ¿son efectivos para evitar sustracciones?

Sin duda alguna estas situaciones tienen un costo económico y social muy alto y no ayudan a satisfacer el derecho que todos los enfermos tienen al recibir atención médica y tratamientos para el manejo de las enfermedades que padecen.

Finalmente, vemos que el alto costo de los medicamentos de patente no ayudan en nada a mejorar la situación financiera del Instituto ni de la población derechohabiente. Sin duda el uso de medicamentos genéricos intercambiables es una posible solución a la problemática.

¿Cuáles son los avances obtenidos en el uso de medicamentos genéricos intercambiables? ¿A cuánto ascienden las compras que el Instituto Mexicano del Seguro Social hace de medicamentos genéricos intercambiables en proporción a los medicamentos de patente?

Y por último, señor Director, díganos ¿cuáles son las medidas de control implementadas por el Instituto para impedir la prescripción excesiva de medicamentos y evitar que los derechohabientes que los reciben y no los utilizan los acumulen como sobrantes o transfieran a enfermos no derechohabientes.

Por sus respuestas, muchas gracias.

El diputado Enrique Burgos García (PRI); Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social:

Muchas gracias, señor diputado Piña Horta.

Señor Director Levy tiene la palabra hasta por diez minutos para formular su respuesta.

El director del IMSS, Santiago Levy Algazi:

Muchas gracias, diputado Burgos.

Con mucho gusto diputado Piña Horta trataré de abordarlas en el orden en que usted las hizo, simplemente tal vez para cerrar la intervención anterior. No quisiera yo dar un cuadro optimista pesimista, sino tratar de dar un cuadro muy objetivo. Lo que estamos tratando de señalar son que a pesar de sí tener una situación financiera complicada, como se ha abundado en otros foros, independientemente de ello el Presidente de la República, el Consejo Técnico y el Instituto estamos haciendo un esfuerzo para, aún en este contexto complicado, mejorar dentro de ciertos ámbitos sin negar, como lo hemos señalado, que se requerirán intervenciones de mayor envergadura para poder darle viabilidad en el mediano plazo a la institución. No son incompatibles el poder hacer esfuerzos de corto plazo, reconociendo que la problemática en mediano plazo es complicada.

Muy rápidamente Diputado: ¿A qué se debe el costo financiero? En el presupuesto del Instituto es importante separar el componente que deviene de las pensiones en curso de pago del resto del presupuesto del Instituto. Aquí va una explicación que puede ser importante: Conforme a la Ley de ´97 todas las pensiones de los trabajadores que estaban en activo en el Instituto hasta el 30 de junio de 1997 pueden ser o pensiones de la Ley de ´73, que se denominan pensiones en curso de pago o de la Ley de ´97 a partir del sistema de cuentas individuales en las Afores.

Precisamente y aprovecho aquí para hilar con un punto de la pregunta anterior del diputado González Schmal, lo que hizo la Ley de ´97 fue fortalecer sustancialmente la viabilidad del Instituto, porque el pasivo que tenía el Instituto con todos los trabajadores asegurados para sus futuras pensiones, no me refiero a los trabajadores del propio Instituto me refiero a todos los trabajadores asalariados, era parte del pasivo del Instituto y era una obligación financiera del Instituto. Con la Ley de ´97 esa obligación financiera se pasa del Instituto al gobierno federal. Si no se hubiese hecho eso en el ´97 hoy en día el Instituto prácticamente no podría operar.

A raíz de esa acción, Diputado, el gobierno federal le transfiere al Instituto los recursos para pagar las pensiones en curso de pago derivadas de la Ley de ´73 y en el presupuesto del Instituto tenemos que separar lo que es el presupuesto del gasto de operación, la nómina y las pensiones de los propios trabajadores del Instituto, de las pensiones de los trabajadores que conforme a la Ley de ´73 se están retirando con cargo al gobierno federal.

Cada año el número de trabajadores que se jubilan conforme a la Ley de ´73 sigue aumentando, lo seguirá haciendo por algunos años más hasta que eventualmente esa generación se vaya acabando por ahí del 20025. El Presupuesto de Egresos de la Federación incorpora los recursos para las pensiones en curso de pago. Desde el punto de vista de las finanzas del Instituto son simultáneamente un ingreso y un egreso. Entran por el lado del ingreso como una transferencia del gobierno federal al Instituto y salen por el lado del gasto. No afectan ni para bien ni para mal la capacidad del Instituto para otorgar servicios y esto explica en cierta medida una parte importante del crecimiento del Instituto.

Precisamente para tratar de darle un régimen presupuestario más acorde a las necesidades, la reforma de 2001 establece que independientemente del techo de gasto que se le asigne al Instituto, el Instituto podrá disponer de todos sus ingresos por cuotas obrero-patronales o por otros ingresos que genere, por ejemplo, intereses sobre sus propias reservas, de forma autónoma o por el Consejo Técnico Tripartita Definido, con la participación activa de los miembros del Consejo Técnico y la regulación presupuestaria del Instituto desde el 2002 para el 2003 y así está en el proyecto que el señor Presidente puso a consideración del Congreso hace pocos días para el 2004, es una regulación presupuestaria en donde no se le fija al Instituto un techo de gasto, sino se le fija una meta de reservas que van a permitirle que a futuro pueda afrontar mejor necesidades.

Y para ver entonces la evolución del presupuesto del Instituto hay que separar este componente de las pensiones en curso de pago, que es lo que explica el fenómeno que usted señalaba Diputado de este crecimiento anual de forma importante.

Usted se refiere al manejo discrecional de recursos. Yo muy respetuosamente me permitiría señalar que al contrario, precisamente con motivo de las reformas a la ley ahora se dispone de una cantidad muy abundante de información presupuestaria del Instituto en todos los términos y hay informes que se publican trimestralmente en Internet, se entregan al Congreso de la Unión, sobre cómo están dispuestas las reservas, en qué están invertidas, en qué se está invirtiendo, los montos de erogaciones en servicios personales, los montos de erogaciones en diferentes cosas.

Las diferencias en costos unitarios entre delegaciones se explican porque no todas las delegaciones tienen el mismo nivel de infraestructura médica. Por ejemplo, la Delegación de Jalisco tiene el Centro Médico de Guadalajara, que tiene hospitales de tercer nivel en Guadalajara, pero las delegaciones, por ejemplo, del estado de Michoacán, contiguo con Jalisco, no tiene instalaciones médicas de tercer nivel.

Los pacientes de Michoacán que requieren tratamiento médico especializado son trasladados del estado de Michoacán a Guadalajara y por eso resulta que el costo unitario de la Delegación de Jalisco es mayor que el costo unitario de la Delegación de Michoacán, porque se están atendiendo pacientes de Michoacán en Jalisco, dado en Michoacán no tenemos instalaciones por tercer nivel.

Para hacer una comparación habría que hacer una corrección, porque la disposición de infraestructura médica entre delegaciones no es homogénea, como tampoco lo es la disposición de infraestructura en materia de guarderías o de centros de seguridad social.

El Instituto sí trata, sin embargo, de tener un presupuesto en donde el esfuerzo de recursos que se dedican por derechohabiente sea más o menos parejo por nivel de atención, no por delegación, porque como les señalé anteriormente, no todas las delegaciones tienen la misma infraestructura médica.

Me refiero muy rápidamente al tema de transparencia en las compras y seguramente en otras intervenciones tendremos oportunidad de abundar sobre ello.

Aquí señalar que ha sido un compromiso del Presidente Fox y una instrucción para nosotros por parte del Presidente, una rendición estricta de cuentas. Y el Instituto desde julio del 2001 ha venido innovando en esta materia y hay en el portal de Internet del Instituto una sección que se denomina El IMSS va a comprar, el IMSS compró, ahí señor diputado se encuentra absolutamente toda la información de las adquisiciones de medicamentos del Instituto; a qué proveedores, si la adquisición se hizo por licitación, se hizo por compra directa, a qué precio se adquirió, de qué laboratorio, por qué delegación se adquirió, qué volúmenes, qué condiciones de entrega y todo lo relativo a las condiciones de abasto.

Señalar que hemos estado incremento substancialmente los montos de las adquisiciones que se llevan a cabo por licitación pública a diferencia de la vía de adquisición directa.

Para el periodo 2002-2003, el 90 por ciento de las compras de medicamentos se hicieron a través de licitaciones que compara con el 55 por ciento de las licitaciones de medicamentos en el periodo 2000-2001. Estamos abatiendo sistemáticamente la compra alterna y eso se ha verificado dentro del portal de Internet del Instituto.

Perdón por irme tan rápido pero son varios los cuestionamientos de su parte y quisiera tener oportunidad de responderlos todos.

Muy rápidamente el problema de los medicamentos de patentes y distribuidores. Es un problema importante en donde eventualmente, y lo ponemos a consideración de esta honorable soberanía, a lo mejor habrá que contemplar algunas modificaciones legislativas.

En los términos de la legislación mercantil vigente hay contratos de exclusividad que firman los laboratorios que tienen medicamentos de patente con distribuidores. Esos contratos son legales en términos de legislación actual y el Instituto en este contexto no puede adquirir el medicamento directamente del laboratorio, porque ese laboratorio tiene un contrato de venta exclusiva con un distribuidor.

Al Instituto le interesaría, por supuesto, hacer las adquisiciones directamente de los laboratorios, porque sentimos que sería mucho más barato. En tanto que son medicamentos patentados no tenemos ninguna otra alternativa más que comprarlos del distribuidor y será tal vez un tema que podremos abundar en la Comisión de Salud y en la Comisión de Seguridad Social, para a futuro ver si podemos cambiar esa mecánica.

Rápidamente el tema de medicamentos genéricos y genéricos intercambiables. Aquí señalar, señor diputado, de que hay una política establecida por el Consejo de Salubridad General que es presidido por la Secretaría de Salud, en donde participan el ISSSTE y el IMSS.

El IMSS no debe ser autoridad en materia médica en el país, el IMSS es un proveedor de servicios médicos, pero la autoridad en materia médica en el país debe de ser la Secretaría de Salud, que es la que tiene las facultades conforme a la Ley Orgánica. Conforme a eso desde el inicio de la administración se convino con el Secretario Frenk y con el licenciado Benjamín González Roaro, que en vez de que hubiera un cuadro básico de medicamentos de cada quien, habría un cuadro básico interinstitucional fijado en el seno del Consejo de Salubridad General presidido por la Secretaría de Salud.

Y también se sacó un acuerdo por parte del Consejo de transitar a incrementar preferentemente la compra de medicamentos genéricos intercambiables en relación a los medicamentos genéricos. El Instituto ha estado cumpliendo con ese acuerdo y está creciendo el porcentaje de medicamentos que se adquiere a través de la forma de genéricos intercambiables en vez de medicamentos genéricos que tienen la ventaja de darle a los derechohabientes mayor certidumbre respecto a la calidad de los medicamentos ya que cumplen con pruebas de equivalencia y bio disponibilidad.

Perdón estoy en la orilla de mi tiempo, gracias diputado por su pregunta.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Tiene la palabra hasta por cinco minutos para formular su pregunta, el Diputado Emilio Serrano Jiménez, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Emilio Serrano Jiménez (PRD):

Señor Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social, compañeras Diputadas, compañeros Diputados, señoras y señores.

Del Informe al Ejecutivo Federal y al Congreso de la Unión sobre la situación financiera de los riesgos del Instituto Mexicano del Seguro Social de Junio del 2003, se califica de frágil la situación financiera del Instituto por dos razones destacadas; el peso del pasivo laboral del Instituto Mexicano del Seguro Social en su carácter de patrón y el pasivo contingente derivado del seguro, enfermedades y maternidad, en particular de gastos médicos de pensionados.

En el Informe citado se especifica incluso que en este pasivo laboral ascendió en 2002, a 352 mil millones de pesos, una proporción de 5.7% del Producto Interno Bruto.

Como se sabe, esta situación generó recientemente una atención que consideramos entonces y ahora innecesaria entre el Instituto Mexicano del Seguro Social y el Sindicato de los Trabajadores a su servicio y que concluyó en el Acuerdo de negociar bilateralmente la Modificación al Régimen de Jubilaciones y Pensiones de ese organismo descentralizado.

Señor Director, en el marco de esa negociación, ¿está usted dispuesto a revisar las remuneraciones y compensaciones que reciben los Funcionarios, Directivos del Instituto en aras de equilibrar sus finanzas? ¿Cuál es el sistema de compensaciones, bonos, sobresueldos y gratificaciones que rige entre los altos funcionarios del IMSS, cuál es su salario bruto y neto en los años que se ha desempeñado en este cargo y cuáles han sido los aumentos salariales que ha recibido usted?.

Según nosotros, tenemos un documento que de sueldo base usted recibe 51 mil 551 pesos y de compensación garantizada 161 mil 139 pesos con 90 centavos, esto es un total de 213 mil 190 pesos con 90 centavos y los Subdirectores ganan 192 mil 584 pesos con 33 centavos.

Y tenemos las cifras de todos los demás funcionarios. En este mismo marco, atenderemos al segundo escollo a que usted alude. La Reforma ala Ley del Instituto aprobada en 1995 buscaba mejorar las finanzas del Instituto transfiriendo los pasivos de las pensiones al Erario Federal y reduciendo la carga contributiva de los patrones.

Uno de los resultados sería supuestamente superar la situación financiera del IMSS y generar más oportunidades de empleo. Hoy, a casi siete años de vigencia de esta nueva Ley, estos objetivos no se han cumplido, la situación financiera del IMSS sigue frágil, no se ha incrementado el aseguramiento ni se han mejorado los servicios y el manejo privado de las cuentas individuales a cargo de las AFORES es caro, muy caro deja mucho que desear y plantea sombras de incertidumbre de sus resultados.

Por otro lado la reducción de las cuotas obrero patronales no ha funcionado como reguladores del mercado laboral, Licenciado Levy, ¿no cree necesario hacer un alto en el camino y valorar objetiva y desprejudicialmente la Reforma de 19995 en virtud de que no ha cumplido los objetivos que se trazó?.

El IMSS no ha podido crear ni concretar sus fines aún con la privatización de los fondos, aún con la reducción del financiamiento de cuotas.

Si alguien puede estar seguro en este país no son los trabajadores, ni siquiera la mitad que cuenta con los beneficios de la seguridad social; existe una generosa red de protección para los inversionistas, para el gran capital a través del rescate de inmunidades ilegales como la reciente aprobada por la Suprema Corte, tiene a salvo su patrimonio.

¿No cree, señor Director, que sería positivo empezar a crear un programa de rescate de las instituciones públicas de salud y seguridad social que si bien puede tener un costo, sus beneficios serían indiscutiblemente más justos que los más de 50 mil millones de pesos que año con año tenemos que erogar para tapar el pozo sin fondo de las finanzas públicas abiertas por el hoy IPAB?

¿No cree usted, doctor Levy, que es hora de pagar la deuda social con los excluidos, los enfermos, las viudas, los pensionados, de no medir con la vara de la austeridad a las entidades y organismos que proporcionan bienestar y con la vara de la discrecionalidad al gran capital?

Por sus respuestas, gracias señor director.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias diputado Emilio Serrano. Tiene la palabra hasta por diez minutos, el doctor Santiago Levy para dar su respuesta.

El director del IMSS, Santiago Levy Algazi:

Muchas gracias diputado Serrano, por su intervención.

No pude tomar la nota individual de los montos que usted comentó respecto a las percepciones de su servidor, pero están publicadas precisamente en el documento que está aquí con nosotros y si me permite, mi percepción bruta anual incluyendo todo tipo de remuneraciones, estímulos, fondo de ahorro, etc., etc., etc., es la que está publicada aquí, es de 2’083,162 pesos y en forma similar están publicadas las percepciones de cada uno de los directores normativos, directores regionales, delegados, subdelegados, miembros del Consejo Técnico, etc., y como comenté anteriormente –en la pasada intervención- están conforme a los tabuladores que se aprueban para la Administración Pública Federal.

Usted toca un tema muy de fondo en contrastar la Ley de ’97 y puede servir para llevarnos con una reflexión y le doy la bienvenida a su pregunta.

¿Qué sí se logró y qué no se logró con la Ley del ’97 y cómo embonamos la reforma de la Ley de ’97 con la problemática que estamos ahorita señalando? Usted inició su intervención correctamente señalando que la situación financiera del Instituto es frágil por dos motivos fundamentales: por el peso de su pasivo laboral, que es un pasivo ya devengado de 352 mil millones de pesos; y por el pasivo contingente de los gastos médicos de pensionados.

La Ley de ’97 no corrigió ninguno de estos dos problemas. La Ley de ’97 corrigió otro problema. El problema fundamental es que en el seguro de invalidez, vida, cesantía en edad avanzada y vejez en el IVCM, no se habían generado las reservas para pagar las pensiones… no me refiere de los trabajadores del propio Instituto sino de todos los trabajadores asalariados al Instituto.

Lo que hizo la Ley de ’97, conceptualmente se puede dividir en tres partes: fue reconocer: primero, que el Instituto no tiene los recursos financieros, no tiene las reservas, para darle servicio a las pensiones de los trabajadores asalariados que se están jubilando porque dichas reservas no fueron creadas en los años anteriores, en la medida en que parte de los recursos del seguro de IVCM se destinaron para el seguro médico.

La segunda parte es decir, este pasivo lo vamos a pasar al Gobierno Federal; y la tercera parte fue decir –Y de ahora en adelante evitaremos la creación de un nuevo pasivo en materia de seguros por jubilación a través de el sistema de cuentas individuales, pero las disposiciones del contrato colectivo de trabajo no se modificaron a raíz de la ley de ’97 y ha seguido creciendo ése pasivo laboral como ha sido explicado en otras ocasiones.

La Ley de ’97 tampoco resolvió adecuadamente el problema de los gastos médicos de pensionados. Sí resolvió –adecuadamente yo creo- el problema del pasivo de jubilaciones.

En todos los países la seguridad social está experimentando un cambio dinámico en donde se van resolviendo un conjunto de problemas y tal vez no es factible pensar en una última, única y total y definitiva reforma ya que las situaciones van cambiando continuamente.

Yo personalmente pienso que la Ley de ’97 –por supuesto no perfecta- fue un avance y resolvió un problema muy importante que se tenía en ése momento, que de no haberse resuelto, tendríamos una situación mucho más complicada ahorita. Ahora enfrentamos nuevos retos, ahora enfrentamos el reto de gastos médicos de pensionados y del pasivo laboral.

Porqué es importante hacer está reflexión que usted invita y que le damos la bienvenida, porque realmente es importante. Ciertas cosas si han funcionado bien del año 97 y otras tenemos que seguirlas perfeccionando. Usted se refiere al esquema de comisiones en las AFORES y en efecto, yo en intervenciones y así está expresado en el informe que se entregó al Congreso de la Unión, hemos señalado que es importante fortalecer las condiciones de competencia entre las administradoras de fondos de retiro, de hecho hemos señalado que los niveles de comisiones que se observan para las administradoras en el caso mexicano, están más altos que los que se observan para situaciones comparables en otros países.

Ha habido reducciones recientes en las comisiones, pero nuestra opinión personal es que todavía es importante fortalecer las disposiciones de competencia para que se logren reducciones adicionales en las comisiones y se cumpla. De hecho, de no hacerse, hay un riesgo latente que es importante señalar.

La ley del 97 establece que las pensiones por jubilación tienen una garantía otorgada por el Gobierno Federal que, cuando no se acumulen suficientes recursos en las cuentas individuales para que al momento de retiro se compre una pensión que sea al menos de un salario mínimo, la diferencia tendrá que ser erogada con cargo al Gobierno Federal. Es muy importante que se reduzcan las comisiones de las AFORES para que los saldos que se acumulen en las AFORES en todos los trabajadores, conforme van pasando los años puedan aumentar de manera importante.

Creo que no será factible solamente hacerlo a través de reducciones en comisiones, también es importante, yo creo, aumentar los periodos de cotización y al mismo tiempo aumentar los recursos que se canalizan a las cuentas de ahorro. Hoy en día se están canalizando alrededor del seis y medio por ciento de los salarios y sentimos que el esfuerzo de ahorro que se tendría que hacer para poder contar con condiciones de jubilación más adecuadas en el futuro, tendría que ser un esfuerzo de lo más importante.

Mi balance de la Ley del 97, es que resolvió un problema que en ese entonces de no haberse abordado ya no le hubiera permitido al IMSS seguir funcionando, pero que no resolvió todos los problemas, ni que fue la última reforma, ni una reforma definitiva.

Seguramente el Congreso de la Unión junto con el Ejecutivo en el marco de cooperación que señalaba el diputado Burgos, abordará nuevas reformas a la Ley del Seguro Social y probablemente entre los problemas que tendremos que resolver es el de gastos médicos de pensionados.

Aquí algunos comentarios, porque es un tema de muy de fondo. La demografía está haciendo que la mecánica de financiamiento del Seguro de Gastos Médicos de Pensionados, tenga una situación crecientemente delicada. Yo he utilizado la palabra frágil, que usted también utilizó en su intervención, ello es así por lo siguiente.

El Seguro de Gastos Médicos de Pensionados se financia con una aportación de los trabajadores activos. A diferencia de las pensiones que están en un sistema de cuentas individuales, los gastos médicos de pensionados siguen funcionando como un sistema de reparto; se toma el 1.5% de los salarios de los trabajadores en activo y con ese 1.5% se financian los gastos de los jubilados.

Hoy en día en el Instituto hay más o menos números redondos 12 millones de trabajadores activos y 2 millones de jubilados, eso quiere decir que 6 trabajadores activos aportan para pagar los gastos médicos de un jubilado. Sin embargo, la demografía del país implica que la población de 65 años o más está creciendo a más del doble de lo que crece la población de 64 o menos.

Las proyecciones que lleva a cabo el Consejo Nacional de Población nos indican que este cociente de trabajadores activos a jubilados se va ir reduciendo y que si ahora hay 6 activos que soportan a un jubilado, en algunos años habrá 5, luego 4, luego 3 y luego 2. A eso hay que agregarle el hecho de que la esperanza de vida de los jubilados está aumentando, antes los jubilados se jubilaban a los 65 años y tenían una esperanza de vida, digamos hasta los 75.

Afortunadamente y perdón por decir esto, pero en gran medida gracias a la actuación del Instituto Mexicano del Seguro Social, no exclusivamente, pero si en gran medida a la actuación del Instituto Mexicano del Seguro Social, está aumentando la esperanza de vida en el país, pero eso implica desde el punto de vista de la habilidad financiera de gastos médicos de pensionados, que se tiene que financiar por un periodo más largo el gasto médico del pensionado que lo que era anteriormente.

Y por último, en función de transición epidemiológica, esos pensionados están enfrentando un cuadro de enfermedades más complejo y costoso. En el informe que hemos puesto a consideración de ustedes, se incorporan cifras que hablan del costo promedio de los diferentes tipos de enfermedades conforme transitamos a enfermedades más del tipo crónico degenerativos. Eso es lo que está poniendo una presión muy importante sobre el problema de gastos médicos de pensionados, asunto que no fue abordado en su cabalidad en la Ley del 97. Ese asunto tendrá que ser abordado a futuro y no hay una fórmula única.

Diferentes países que tienen una demografía igualmente complicada como la mexicana o que de hecho tienen una proporción de mayor población jubilada a la población activa, están lidiando con este problema. No hay una solución ideal en ningún país del mundo y seguramente tendremos que juntos evaluar las alternativas para fortalecer.

Usted habla de si se puede pagar o no un (¿) social. Claramente tendremos que fortalecer financieramente al Instituto hacia futuro, pero también es importante reconocer que ya el Presupuesto de Egresos de la Federación desde hace seis años, desde el 97, incorpora con costo al Gobierno Federal el pago a las pensiones en curso de pago que me refería con el diputado Piña anteriormente, que no lo está erogando el Instituto. Esa es una cifra considerable que para el 2003 será de alrededor de 43 mil millones de pesos; para el 2004 es de alrededor de 46 mil 500, 47 mil millones de pesos. Esa cifra tendrá que seguir así por algunos años más como comentaba anteriormente, hasta que empiece esa generación a desaparecer y tendremos entonces que hacer otro esfuerzo adicional.

No quisiera alargarme, perdón, se cumplió el tiempo que tenía asignado. Gracias por su intervención, diputado.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para hacer uso de su réplica, el diputado Emilio Serrano Jiménez, del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Emilio Serrano Jiménez (PRD):

Gracias, diputado Presidente.

Doctor Levy: Desde 1943, cuando nace el Seguro Social, sabemos que era un orgullo nacional e internacional el Seguro Social, ahora es una vergüenza. Yo siento que usted se hizo el harakiri cuando fue Subsecretario de Egresos de Hacienda en la reforma a la Ley del Seguro Social, porque ahora se dice que está prácticamente en quiebra el Seguro Social. Yo creo que nos espantan con el petate del muerto diciendo que hay pésimo servicio porque hay deficiencia económica presupuestal y que es necesario privatizar. Eso no nada más ocurre en el sector Salud, sino también el sector Energético, en PEMEX, en Educación. Afortunadamente ya nos dimos cuenta de la maniobra que tiene el Ejecutivo Federal y lo vamos a evitar.

Usted habla de los salarios que tienen los funcionarios del Seguro Social, quiere decir que usted gana 1.5 veces más que el Presidente de la República. Ojalá y fuera posible que se bajaran el sueldo los directivos del Seguro Social y podíamos garantizar que va a alcanzar para los sueldos de pensionados, que es de 1200 pesos mensuales, perdón ya les aumentaron el año pasado 2 pesos diarios y este año les aumentaron 1.70, ahora es de 1300 pesos el sueldo de los jubilados y pensionados y con eso tienen que comprar medicinas, porque no les abastecen, no les surten las recetas en las farmacias.

Nosotros somos los receptores, los intérpretes y los portavoces de las inquietudes del pueblo que representamos y a nosotros diario, cotidianamente vienen las quejas de que no les surten las recetas en las farmacias del Seguro Social, y aunque no es el tema, también en el ISSSTE y por eso tienen que gastar entre el 50 y 60% de sus percepciones mensuales en medicamentos y a veces están en la disyuntiva: o se medican, o se mueren. Y todavía lo más grave, que ustedes tienen un régimen que no les permite a aquellas personas que laboraron por más de 30 años y cotizaron, pero les faltan algunas semanas de cotización para ser jubilados, y por eso no perciben absolutamente nada.

Yo siento que es criminal la actitud del Seguro Social, cerrándole las puertas a quienes les falta un poquito para ser jubilados y que no tengan ningún derecho en el Seguro Social.

Nosotros sentimos que hay una desatención, una insensibilidad en el Gobierno Federal, porque cuando se trata del rescate de los ricos, de los poderosos económicamente hablando, que se ven en riesgo, entra el Gobierno a su rescate como es el FOBAPROA, el rescate bancario, pero cuando se trata de lo más sublime de una nación, que es el pueblo, no hay dinero, ahí nadie entra el rescate porque no hay dinero.

Nosotros preguntamos: ¿por qué sí hubo rescate para los bancos, para los carreteros, los ingenios azucareros, por qué no hay rescate de pensiones?

La gente, aunque no lo quiera usted creer, la gente se está muriendo de hambre. No es posible que con mil 300 pesos puedan pagar renta, puedan pagar luz -que está más cara cada día-, puedan pagar gas, transporte, vestido, alimentos y medicamentos; es el por qué nos oponemos rotundamente a que se grave con IVA las medicinas y alimentos.

Yo creo que ya es el tiempo de que recobre esa noble institución que nació en 1943, de Seguridad Social, recobre su imagen, su prestigio, su credibilidad.Hay que rescatar a los que menos tienen, ojalá sea a través del Seguro Social.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias diputado.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos para formular su pregunta, el diputado Manuel Pérez Cárdenas, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

El diputado Manuel Pérez Cárdenas (PAN):

Muy buenas tardes, sea bienvenido señor Director.

Es usted el titular de una de las instituciones fundamentales de este país, de las más nobles y sentidas para las familias de los trabajadores mexicanos.

El IMSS no es una paraestatal más, es el más importante garante de buena parte de los derechos sociales de los mexicanos, del bienestar de más de 10 millones de familias y factor esencial de cohesión y paz social. Por eso los temas que hoy queremos plantearle son de alta prioridad para mi partido y para la propuesta de cambio del Presidente Vicente Fox.

Es indispensable que dediquemos el mejor de nuestros esfuerzos y toda nuestra atención a cuidar la salud financiera, operativa, organizacional y de servicio de esta institución tripartita donde confluyen las mejores intenciones de los factores económicos del país.

La realidad económica, social, demográfica y política de México ha cambiado profundamente desde que el IMSS fue creado hace 60 años y en buena medida esa es, por sí misma, una buena razón para hacer una cuidadosa revisión del modelo de seguridad social ideado en esa época.

Dentro de esta evolución, quiero destacar el cambio demográfico que nos ha llevado a transitar hacia una población mayoritaria de adultos y de adultos mayores en lugar de una de niños y jóvenes. Esta tendencia se acentuará durante los próximos 25 a 50 años, cambiando totalmente el esquema de distribución de las cargas sociales y económicas en el país y generando de manera importante una nueva curva de demanda de servicios.

Además, las enfermedades de la población son más complejas que ayer y requieren de una atención que es a la vez más compleja y más costosa. Estos factores nos llevan a una exigencia de drástico cambio en la forma en que debe cumplir su cometido una institución como el IMSS, donde es preciso adecuar o cambiar el uso de la tecnología, modernizar su infraestructura, renovar las habilidades de su personal y buscar mecanismos de provisión de servicios que resuelvan el reto de los costos crecientes de la salud.

Si a lo anterior, que ya es mucho, añadimos los requerimientos que derivan de la relación laboral que tiene con sus 371 mil trabajadores y 108 mil jubilados y consideramos los previsibles requerimientos que provendrán del crecimiento de esta población de empleados jubilados en los próximos diez años, en más de 135 mil personas, tenemos frente a nosotros la paradoja de que cada vez más los recursos del Instituto serán insuficientes para atender su responsabilidad ante los 55 millones de mexicanos que son su misión esencial, por pagar el costo de sus obligaciones contractuales con sus trabajadores.

No es exagerado decir que el IMSS está hoy en una situación de extrema fragilidad y que su futuro se encuentra gravemente amenazado, ante lo cual es preciso y urgente generar soluciones de fondo, duraderas, que no sólo recuperen el presente de la institución, sino sobre todo le abran un horizonte sustentable en beneficio de la población trabajadora del país.

En ese sentido y enterados de los informes que en cumplimiento de diversas disposiciones legales ha rendido usted tanto al Poder Ejecutivo como al Legislativo, permítame hacerle las siguientes preguntas.

Usted ha dicho en diversos foros que las condiciones que dependen del Instituto a su cargo para resolver la difícil situación financiera por la que atraviesan ya están en marcha, pero que sin embargo por sí mismas son insuficientes. Díganos: ¿de qué manera puede el Poder Legislativo contribuir con la solución de los problemas de fondo del IMSS? Y también, ¿existe alguna agenda para iniciar el análisis y solución de las distintas medidas estructurales que tienen que llevarse a cabo?

¿Cómo ha afectado la situación financiera y la escasez de recursos que vive el Instituto a la operación de sus servicios, especialmente en el abasto de medicamentos y en el gasto de inversión destinado a mantener y mejorar la infraestructura de unidades médicas y hospitales?

Sabemos por la prensa que el pasado 15 de octubre las autoridades y el sindicato firmaron la revisión del contrato colectivo. ¿Nos puede comentar cómo se desarrolló el proceso de negociación y las características de los acuerdos alcanzados y en particular, cómo en la revisión quedaron los trabajadores afectos al IMSS-Oportunidades, que sabemos algunos estaban promoviendo sindicato independiente.

La difícil situación que enfrenta el Instituto, como se señala en el informe que usted presentó al Poder Legislativo, aparece como una consecuencia directa del actual pasivo laboral. Si esto es así, nos puede comentar en qué términos quedó pactada la revisión del régimen de jubilaciones y pensiones de los trabajadores, que entendemos tiene como fecha límite el 15 de marzo y también, ¿qué están haciendo sindicato y autoridades de manera conjunta para arreglar la situación?

Nos enteramos por medio de la prensa que a finales de septiembre de este año se presentaron al secretario de la función pública los avances, los sistemas para transparentar el abasto del Instituto, puesto que el IMSS es una de las principales entidades compradoras del gobierno federal, pues su gasto representa cerca del 3% del PIB, con frecuencia aparecen notas que ponen en duda los procedimientos de compra.

Resulta indispensable pues el combate a la corrupción, por lo que agradecería informarnos sobre logros registrados en la materia y especialmente, algo que interesa a mi partido sobre el papel de los delegados y que se garantice el desempeño imparcial e institucional de su función y del personal a su cargo.

Es importante que todos comprendamos …

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Le suplico concluir diputado

El diputado Manuel Pérez Cárdenas (PAN):

… gracias por sus respuestas señor director.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias.

Tiene la palabra el doctor Santiago Levy Algazi, hasta por 10 minutos para dar respuesta a los cuestionamientos.

El director del IMSS, Santiago Levy Algazi:

Muchas gracias. Con mucho gusto diputado Pérez.

En efecto se ha señalado que la situación es frágil, pero creo que es importante que se haga una distinción entre señalar una situación frágil y que de no actuar, es el punto importante, de no actuar puede ser más complicada a futuro. Pero yo sí, y muy respetuosamente con el diputado Serrano, no llamaría al IMSS "una vergüenza nacional". Creo que es un orgullo nacional y es un orgullo y una conquista de todos los mexicanos y es una institución que con el apoyo de todos ustedes seguramente tendrá un futuro mejor. Pero que aun hoy en día en condiciones complicadas hacen un inmenso esfuerzo todos sus trabajadores por servir a casi 50 millones de mexicanos y que realmente ha sido un logro de todos nosotros y que todos estamos comprometidos en sacar adelante.

Por ello las acciones administrativas que estamos llevando a cabo no solamente por el lado de los gastos, que comenté anteriormente, sino también por el lado del fortalecimiento de los ingresos.

En la reforma del 2001 se facultó al Instituto para que ejerciera directamente sin pasar por la Secretaría de Hacienda, todas las acciones en materia fiscal que establece el Código Fiscal de la Federación, inclusive las sanciones penales.

Con base en ello, hemos hecho un esfuerzo muy importante de revisar todo el marco jurídico en materia de afiliación y cobranza y se ha logrado que a pesar de la reducción en el empleo asalariado observado en el 2002 y en el 2003, los ingresos del Instituto en términos reales, no se hayan reducido; tampoco crecieron pero se hubiera dado una reducción de los ingresos que hubiera sido todavía más complicada y ha sido parte de las acciones administrativas.

Sin embargo, sí ha habido afectación a otras partes: hemos fortalecido el gasto en medicamentos; hemos fortalecido el gasto en guarderías; desafortunadamente no ha sido posible fortalecer el gasto en inversión.

Un dato que es importante compartir con ustedes señores legisladores, es, el año pasado el Instituto llevó a cabo un nivel de inversión realmente muy bajo de alrededor de 1500 millones de pesos, me refiero al 2002. Para poner esta situación en perspectiva y ayude un poquito a entender la situación de problemática en la calidad de atención por hacinamiento en algunas de las clínicas y la sobre demanda en algunas de las instalaciones.

Hace diez años alrededor de 1992, 93, el Instituto invertía alrededor de 4 mil 500 millones de pesos al año; el año pasado invertimos 1500 millones de pesos. Entonces sí ha sido factible fortalecer el gasto en medicamentos, el gasto de materiales de curación, el gasto en capacitación para los programas de atención de primer nivel, que comentaré más adelante con motivo de todas las preguntas, el gasto en guarderías, no ha sido factible sin embargo, fortalecer el gasto de inversión.

Y esto claramente no es sostenible porque el Instituto debe de crecer; deben de crecer las unidades de medicina familiar; deben de crecer los hospitales para que podamos mejorar los índices de camas por derechohabiente, los índices de consultorios por derechohabiente.

Se refiere usted… muy brevemente, cómo ha afectado el proceso, en donde mayor se ha notado la afectación ha sido en el gasto de conservación, en el gasto de inversión, no en el gasto de medicamentos, no en el gasto de guarderías.

El proceso de negociación que ocurrió el pasado mes de octubre, es un proceso que yo consideraría exitoso, si bien tuvo unos momentos tensos. La relación con el sindicato es de pleno respeto, de cooperación, es una relación constructiva en donde juntos estamos enfrentando una situación complicada y en donde juntos hemos llegado a acuerdos fundamentales para mejorar el proceso de medicina de familia y para hacer una serie de iniciativas que se van a traducir en mejoras a favor de los derechohabientes.

Hemos dialogado ampliamente con el sindicato alrededor del tema de jubilaciones y pensiones. La información que hemos compartido con ustedes la hemos compartido también con el Sindicato.

Y hemos conversado también con el Sindicato de la situación de los trabajadores de IMSS-Oportunidades que usted señala. El pasado mes de octubre llegamos a dos acuerdos importantes: uno, del cual tanto el Sindicato como la administración nos sentimos muy orgullosos, es la incorporación al contrato colectivo de trabajo de todos los trabajadores del régimen de IMSS-Oportunidades que tenían una situación laboral indefinida y que por más de 20 años no se había aclarado si estaban o no estaban, quién era su patrón, quién no era su patrón.

Como un acto de justicia laboral, como una conquista sindical, como un reconocimiento del Instituto a la invaluable labor que hacen los trabajadores de IMSS-Oportunidades, juntos convinimos --insisto, creo que es un logro de todos—que se incorporaran dichos trabajadores reconociendo su antigüedad para derechos pensionarios.

Al mismo tiempo acordamos que culmine, en el mes de marzo del 2004, el compromiso de depositar ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje los cambios al régimen de jubilaciones y pensiones, con objeto de que éstos se incorporen al contrato colectivo de trabajo y entren en vigor a partir del 30 de marzo del 2004.

Esto lo vamos a hacer, como lo hemos hecho todo con el Sindicato, en un marco de respeto, en un marco de diálogo, en un marco de concertación constructiva y propositiva, asegurando siempre, en primer lugar, el bienestar de los derecho-habientes, pero también, al mismo tiempo, respetando siempre los derechos adquiridos de los trabajadores que actualmente están en el Instituto para los cuales hemos convenido con el Sindicato que no habrá una afectación respecto a los años, meses o tiempos de cotización para lo que está ya actualmente vigente respecto a los cambios que juntos hemos concertado, que culminaremos en el mes de marzo y que será un componente fundamental para darle viabilidad al Instituto.

Sin embargo, es importante señalar que la resolución positiva que le demos al tema del régimen de jubilaciones y pensiones –y estoy seguro que lo vamos a lograr, estoy seguro que a la cláusula que convenimos le vamos a dar cumplimiento mutuamente institución y Sindicato—aun eso será insuficiente.

El resolver la problemática del pasivo laboral hará que en adelante no siga aumentando la carga del pasivo laboral. El pasivo acumulado, sin embargo, es ya de una magnitud importante y seguirá siendo un peso por los años venideros, a pesar de que ya no siga aumentando su monto. Habrá que estudiar, junto con el Congreso, mecánicas para resolver este problema.

Y tampoco resuelve la solución del régimen de jubilaciones y pensiones la problemática –comentábamos con el diputado Serrano—de gastos médicos de pensionados. Eso tiene una dinámica y un origen totalmente independiente del régimen de jubilaciones y pensiones. Tiene que ver con la demografía nacional, la epidemiología nacional y los cambios que comentaba anteriormente y para ello tendremos que encontrar soluciones que también le den viabilidad.

Sintetizo: después de algunos momentos complicados, llegamos a acuerdos fundamentales tanto en materia de IMSS-Oportunidades; --se hizo un acto de justicia laboral. Era una cosa que yo tenía instruido por parte del presidente de la República, que apoyáramos a dichos trabajadores-- y también llegamos a compromisos fundamentales establecidos y depositados ante la Secretaría del Trabajo y la Junta para culminar un proceso de diálogo que hemos venido llevando a cabo por ya casi dos años con el Sindicato alrededor del tema régimen de jubilaciones y pensiones en un esfuerzo que --debo de reconocer--ha sido respetuoso, constructivo y siempre mirando el bien de la institución, el bien de los derecho-habientes, pero también balanceando los derechos de nuestros trabajadores que, insisto, respetaremos.

Muy brevemente, diputado, respecto al tema de transparencia. El IMSS compró –lo comentaba anteriormente en una de las intervenciones. La instrucción del presidente Fox y el compromiso del Consejo Técnico es con un manejo estrictamente transparente de los recursos.

Hoy hay más información presupuestaria y de gasto disponible del Instituto que creo que en cualquier momento anteriormente y continuamente estamos enriqueciendo la información.

Usted bien señalaba que el Instituto es una de las entidades que ejerce el mayor gasto dentro de la administración pública federal. El gasto de operación entre mantenimiento, equipamiento, abastecimiento de materiales y curación es de alrededor de 35 mil millones de pesos; es una cifra muy considerable. Son cientos y cientos de licitaciones que estamos haciendo para las cuales estamos publicando prebases de licitación en nuestra página de internet.

Estamos recibiendo comentarios de todos los que están interesados en el proceso licitatorio; estamos incorporando dichos comentarios; se están publicando después las bases de licitación en internet y después se están publicando igualmente los adjudicadores de todos los contratos, los términos, etcétera, etcétera.

Por supuesto que hay un largo trecho por avanzar en materia de un régimen cien por ciento transparente, de total rendición de cuentas y de erradicación total de la corrupción. Es el compromiso de la administración del presidente Fox. Sentimos que vamos avanzando.

No quisiéramos señalar que el trabajo se ha concluido sino que hay un compromiso permanente del Consejo Técnico de estar avanzando y mejorando los procesos con dar mucho mayor atención.

Por último, respecto a los funcionarios del Instituto señalar aquí que, entre otros de los avances de la ley del 2001, de las reformas a la ley del 2001 fue que se incorporó un capítulo en la Ley que habla de la creación de un sistema de desempeño y un sistema de promoción para los propios funcionarios del Instituto.

Usted bien señala y coincidimos con su punto de vista y creo que coincidimos todos los aquí presentes, que el IMSS es una institución del Estado mexicano, es un patrimonio de todos los mexicanos. Como tal tiene que comportarse el personal que funciona y trabaja dentro de la Institución, con un apego total a la transparencia, con una política de, ajena totalmente a cualquier interés electoral o partidista y con un compromiso de servicio público.

Las disposiciones que aprobó el Congreso en diciembre del 2001, ayudan a contribuir en esa dirección y esa es la política laboral que impuso el Consejo Técnico del Instituto.

Muchas gracias, señor diputado.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias, señor Director.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos, para réplica, el diputado Roberto Colín Gamboa, del Partido Acción Nacional.

El diputado Roberto Colín Gamboa (PAN):

Con el permiso de la Presidencia de las Comisiones Unidas. Ciudadano Director del Instituto Mexicano del Seguro Social: Decía don Manuel Gómez Morín: “La instauración y el mantenimiento de la seguridad social son una clara labor comunitaria y un deber inexcusable del Estado, pero él no es dueño del sistema de seguridad social ni de las instituciones que lo integran, está obligado a crear y a organizar las instituciones aptas para realizar su propósito y a vigilar que sean cubiertos los riesgos necesarios, a definir siempre con sentido humano los beneficios que han de prestarse”.

Agradezco a usted las respuestas a los cuestionamientos realizados por el diputado Manuel Pérez Cárdenas.

Y debo de mencionar que la creación del Instituto Mexicano del Seguro Social, fue resultado de una iniciativa planteada por Acción Nacional desde 1939, porque creemos en las instituciones, porque estamos convencidos que la seguridad social debe llegar a todas y a todos los mexicanos y es por ello que tenemos una especial preocupación por la situación financiera que guarda el Instituto, así como por garantizar que los servicios que presta lleguen con calidez y con calidad a sus derechohabientes.

En Acción Nacional consideramos que la crítica situación económica del Seguro Social se debe en gran medida a los desórdenes administrativos y de organización con que históricamente se manejó la Institución. Y esto no se resuelve únicamente con una reforma estructural en el IMSS, como ya se comprobó con la reforma de 1995.

En el informe sobre la situación financiera y los riesgos del IMSS que entregó en junio del presente año al Congreso, en la parte correspondiente a las unidades de Prestaciones Económicas y Sociales, simplemente se enumeran las mismas, sin embargo no se proporcionan datos del estado de resultados que dichas unidades guardan.

Consultamos en el portal de Internet, del IMSS, el Reporte de Gestión de julio del 2003 y tampoco encontramos la información citada.

Es indispensable para nosotros conocer el resultado de la operación de las unidades que deben de generar ingresos al Instituto, como son: las tiendas, los centros vacacionales, que por cierto están concesionados a la iniciativa privada, los teatros y los velatorios.

Por otra parte, también es importante conocer qué se ha hecho para optimizar la operación de las lavanderías, almacenes, centros de seguridad social, etcétera.

En general cómo ha evolucionado la administración y organización del IMSS, en lo que va de su gestión.

Finalmente en la LVII Legislatura demostramos que existe una inconstitucionalidad en el ramo de Riesgos de Trabajo, de la Ley del Seguro social específicamente en el artículo 58, en virtud de lo cual quisiera saber su opinión al respecto, ya que muchos trabajadores se han visto afectados con la aplicación de dicho precepto, lo que va en detrimento de los recursos que les pertenecen y que están destinados por la propia ley para un fin distinto.

Por sus comentarios, muchas gracias.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Muchas gracias. Del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, tiene la palabra hasta por cinco minutos el diputado Roberto Vega y Galina.

El diputado Roberto Vega y Galina (PRI):

Buenas tardes, señor Director del Seguro Social; compañeras y compañeros diputados; señoras y señores:

“Seguros de Enfermedad y Maternidad cambió el mecanismo de financiamiento a la puesta en vigor de la Nueva Ley del Seguro Social, disminuyendo las cuotas patronales y de los trabajadores y aumentando las del gobierno, señalándose que este camino se resolvería en definitiva al déficit con el que estaba operando.

“Con este nuevo mecanismo las cuotas patronales diarias para un trabajador de tres y medio salarios mínimos es de 8 pesos con 27 centavos, cuando con la ley anterior dichas cuotas diarias era de 13 pesos con 36 centavos. Es decir, se dejan de percibir 5 pesos con 09 centavos diarios por cada trabajador registrado con ese salario, que es el salario promedio de los afiliados al IMSS.

“En junio de este año se informó que este seguro estaba desfinanciado y operaba con un déficit cada vez mayor, mencionando que el costo laboral de ese seguro no había sido considerado para calcular el total de las primas necesarias para un adecuado financiamiento y era una de las partes importantes de la falta de recursos para otorgar una atención con calidad.

“Por lo que hace a los seguros de guardería la nueva ley también disminuyó la aportación patronal para su financiamiento del 1 por ciento al 0.8 por ciento sin ninguna justificación, ya que la demanda no está satisfecha y el IMSS tiene más de nueve años de no construir o poner en funcionamiento guarderías operadas, como legalmente debe de ser por el mismo Instituto.

“Al no calcular antes del 2000 el costo laboral como gasto del seguro de enfermedad y maternidad se cometió un error por parte de la dirección del IMSS al establecer la propuesta en la nueva ley un mecanismo de financiamiento que disminuyó a más del 30 del por ciento las cuotas patronales, disminución que no se compensó con el aumento a la aportación del gobierno.

“¿Si el costo laboral no está incluido en el gasto del seguro de enfermedades y maternidad hasta el año 2000, por qué ahora se dice que esta causa es de su desfinanciamiento cuando no puede compararse válidamente con las cifras proporcionadas en 1995 que no incluían ese gasto?

“¿Por qué a sabiendas de que había un desfinanciamiento importante de seguros de enfermedad y maternidad en lugar de ajustar las cuotas obrero-patronales y las aportaciones del gobierno, se optó demagógicamente por hacer precisamente lo contrario al disminuir las cuotas de los patrones y trabajadores, bajo el supuesto de que crecerían más los empleos y se mejoraría los salarios, cosas que no sucedieron?

“¿No considera que este error de cálculo de consecuencias gravísimas para el seguro de enfermedades y maternidad y para el IMSS en general debería de corregirse regresándose a las cuotas patronales y a los porcentajes sobre salarios base de cotización que tenía la ley anterior antes de buscar otras causas cuyos orígenes están también en errores de quienes ocupaban la dirección institucional?

“¿El gobierno federal no debería de cubrir los gastos de seguro de enfermedades y maternidad de los pensionados conforme a la Ley del ´76, como lo establece el artículo 12 Transitorio de la Ley de 1995?

“Tanto el seguro de guarderías como el seguro de enfermedades y maternidad cuyo financiamiento se disminuye deliberadamente con la Ley de ´1997, ¿no existe el propósito si no explícito cuando menos implícito de ir abriendo paso a la privatización de los servicios como se está haciendo con las guarderías participativas privadas en el IMSS, que ya tienen un problema muy grave como consecuencia del conflicto que se ha creado a la disminución del pago por niño y decirle que lo compensen con una disminución de los horarios de atención y flexibilidad ya de por si baja calidad del servicio que se presta?

“El problema del abasto de medicamentos es añejo y causa del deterioro de la calidad de los servicios de salud en el IMSS y el incremento de sus costos sin ningún control oficial inciden en forma seria en el gasto de seguro de enfermedad y maternidad, como también ha de incidir, en el caso de ser ciertas las informaciones sobre la corrupción que se ha venido publicando en los últimos meses.

“¿Se tiene calculado en que porcentaje el costo de los medicamentos está afectando el financiamiento del seguro de enfermedades y maternidad? ¿Se tiene algún programa o proyecto que busque disminuir estos costos y el abasto de medicamentos?

¿Se ha considerado el impacto de las finanzas institucionales que tendrán, de aprobarse el proyecto, de gravar los impuestos del valor agregado a las medicinas, cuando el mayor comprador de medicinas en el país es precisamente el IMSS?

“Ante estos problemas de financiamiento la actitud del patronal para desviar la atención de la disminución de las cuotas patronales, que ha beneficiado enormemente, ha sido de culpar al régimen de jubilaciones y pensiones y al contrato colectivo de sus trabajadores en general.

“El IMSS no tiene desde 1998 la obligación de cubrir la prima correspondiente al régimen de jubilaciones y pensiones de sus propios trabajadores. Sus trabajadores han cumplido desde esa misma fecha con la parte de la cuota que les corresponde, aumentándose en dos ocasiones cuando se ha planteado como una necesidad para el financiamiento del régimen de jubilaciones y pensiones, y siempre han estado dispuestos al diálogo y a la búsqueda de consensos para encontrar la solución más justa a esta problemática.

“Por último, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha privilegiado en los presupuestos de egresos anuales el crecimiento de las reservas para los seguros de invalidez y vida que actualmente tienen solvencia económica, en lugar de fortalecer el gasto del IMSS en el mantenimiento de las unidades actuales y la construcción de nuevas, así como el mantenimiento y sustitución del equipo médico.

“Se considera por parte de la dirección del IMSS más importante incrementar estas reservas que destinar mayores recursos a la construcción de infraestructura médica y a la sustitución y reparación de equipo médico”.

El Presidente diputado Enrique Burgos García (PRI):

Gracias señor diputado Vega Galina.

Doctor Levy, tiene la palabra hasta por diez minutos, para formular sus repuestas.

El director del IMSS, Santiago Levy Algazi:

Muchas gracias diputado Burgos.

Con mucho gusto doctor Vega.

En efecto, como usted señala, en la ley del ’97 se cambia la estructura de financiamiento del Seguro de Enfermedades y Maternidad respecto a la que estaba vigente en la ley del ’73, se desgrava de forma muy importante la aportación de los trabajadores de forma relativamente menos importante la aportación de los patrones y se compensa con una aportación del gobierno federal.

Los datos correspondientes son los siguientes. Para el año 2002, que tenemos cifras cerradas, si hoy estuviera vigente la estructura de aportaciones de la ley de 1973, el Seguro de Enfermedades y Maternidad tendría 82 mil 228 millones de pesos de ingresos. Con la ley de ’97 vigente tuvo 84 mil 833 millones de pesos de ingresos. De hecho los ingresos que tuvo el Seguro de Enfermedades y Maternidad con la ley de ’97 son ligeramente superiores, no por mucho, 2 mil sobre 84 mil, a los que hubiese tenido el Instituto de haber estado vigente hoy en día la ley de ’73. Entonces hay un ligero incremento en los recursos globales.

Las participaciones cambian de forma importante. Conforme a la ley de ’73 las empresas aportaban el 70 por ciento de las aportaciones al Seguro de Enfermedades y Maternidad. Con la ley actual las empresas aportan el 57.5; en efecto, hay una desgravación a las empresas.

Pero la desgravación más importante es para los trabajadores. Los trabajadores aportaban el 25 por ciento del Seguro de Enfermedades y Maternidad; con la ley actual los trabajadores aportan el 9 por ciento. De esta manera se hizo una devolución de ingreso, una transferencia de ingreso a favor de casi 10-12 millones de trabajadores y se compensó, como señalé anteriormente, con recursos del gobierno federal, de tal manera que el recurso que total que genera el Seguro de Enfermedades y Maternidad con la ley actual es prácticamente el mismo, de hecho ligeramente superior, que con la ley de ’73.

El problema del desfinanciamiento del Seguro de Enfermedades y Maternidad no tiene que ver con el cambio en la composición de aportaciones, tiene que ver con el problema de los gastos médicos de pensionados y tiene que ver con los aumentos importantes que estamos observando en la esperanza de vida y con el cambio importante que estamos viendo en la relación de activos a pensionados que mencionaba yo anteriormente y tiene que ver con el cambio a las enfermedades crónico-degenerativas, en donde la prima media que se había calculado resulta respecto al avance médico y al avance en la esperanza de vida, una prima media que ya no es suficiente viendo a futuro.

Es importante señalar que cuando hemos hablado del desfinanciamiento del Seguro de Enfermedades y Maternidad hemos hablado de un pasivo contingente, esto es, es un cálculo actuarial que dice: “De mantenerse la situación como está hoy en día vigente, ésta será la deuda o el pasivo contingente que se va a acumular en el Seguro de no hacer nada, no es un pasivo devengado”. En la medida en que fortalezcamos la estructura de financiamiento del Seguro de Enfermedades y Maternidad podremos evitar esa situación.

En particular, en el informe que se puso a consideración del Congreso y del Presidente de la República el pasado mes de junio, se señalaba una vertiente que se puede explorar, que evidentemente requeriría una acción legislativa para llevarlo a cabo, en donde la aportación gubernamental a través del mecanismo de la cuota social equivalente a 15 por ciento de un salario mínimo, se hace hoy solamente para los trabajadores activos.

Un mecanismo a explorar a futuro es hacer extensiva dicha aportación gubernamental, no solamente para las familias de trabajadores activos sino también para los trabajadores jubilados. Ello por supuesto habría que estudiar con cuidado y no es un tema que abordaríamos ahora, de dónde serían las cuentas de financiamiento para el gobierno federal de dichos recursos, pero claramente sería una motivación importante.

Personalmente yo siento, doctor Vega, que no sería conveniente recuperar y regresar a la estructura de cuotas anteriores. Ya vimos que desde el punto de vista de ingresos del Instituto el Instituto salió ligeramente fortalecido.

Si se regresase a la estructura de aportaciones de la ley de ’73, lo que tendríamos que ponderar es el impacto que tendría dicho cambio sobre el nivel de empleo en el mercado formal de trabajo y tendríamos nosotros que suponer que el nivel de empleo en el mercado formal de trabajo es totalmente insensible a los costos laborales de las empresas; eso parecería ser un supuesto muy extremo. La evidencia empírica que se tiene disponible tanto para México como para todos los países, muestra que el nivel de empleo en el sector formal de la economía sí es sensible a la estructura de aportaciones y, en efecto, entre el 96 y el 2000 hubo una recuperación y un crecimiento muy vigoroso del empleo en la economía en el mercado formal de trabajo y un crecimiento vigoroso del empleo en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Los problemas han sido a partir de principios de 2001 derivados de un contexto internacional que todos conocemos que ha sido particularmente complicado, por ello yo pienso que no sería adecuado realizarlo en el esquema anterior.

Una precisión en el caso del Seguro de Guarderías y Prestaciones Sociales, la prima que establece la Ley es una prima del 1%, de eso la Ley establece que al menos 80% de ese 1% debería dedicarse al servicio de Guarderías y el 20% restante podrá dedicarse a las prestaciones sociales como son los centros vacacionales, los centros deportivos, etc.

Hay que comentar que hemos estado haciendo un esfuerzo precisamente para que los recursos del 1% que no se redujeron del Seguro de Guarderías y Prestaciones Sociales, se dedique el 80% de ese 1% al Servicio de Guarderías y ello en reflejo de lo que comentaba al inicio de la comparecencia, de que el número de niños inscritos en las guarderías del Instituto ha aumentado en más de 70% en estos primeros tres años de Administración del Presidente Fox, en guarderías realmente de excelente calidad que cumplen con las normas oficiales mexicanas.

Yo siento que al estudiar la problemática del Instituto no debemos de tratar de encontrar una causa individual, yo creo que no es un problema de decir la problemática de la institución es el régimen de jubilaciones y pensiones o alternativamente y en el otro extremo, la problemática de la institución es la problemática de Gastos Médicos de Pensionados para estructura de aportaciones.

Es un fenómeno social muy complejo, sin duda como lo hemos abundado en las ocasiones en que hemos tenido oportunidad de estar en los foros con el Sindicato, el régimen de Jubilaciones y Pensiones juega un papel importante en la problemática financiera de la institución. Afortunadamente con lo ya convenido, tendremos a partir de Marzo 2004 una perspectiva que mejore la situación en esa dimensión.

Eso no niega, como anteriormente y lo reitero, que tengamos problemas que abordar independientemente de la problemática del Régimen de Jubilaciones y Pensiones en otros ramos de aseguramiento. Se ha comentado y aquí en el rubro de Gastos Médicos de Pensionados también puede haber problemas en los Seruso de Invalidez y Vida y en los Seguros de Riesgos de Trabajo.

En las proyecciones actuariales que se han hecho se muestra que la prima del Seguro de Invalidez y Vida está básicamente en equilibrio, pero puede ser necesario y así se comenta en el Seguro en el Informe que se entregó al Congreso, también revisar y sería parte de las acciones legislativas que habría que abordar a futuro, si el esquema de rentas vitalicias a través de la compra de las sumas aseguradas con las empresas aseguradoras está resultando ser la forma más eficaz de financiar los Seguros de Invalidez y Vida y los Seguros de Riesgos de Trabajo y en cuyo caso las reservas que se están acumulando en el Seguro de Riesgos de Trabajo serían excesivas.

Si ese es el caso, sin embargo yo creo que lo conducente no sería reducir la acumulación de reservas globales del Instituto sino trasladar recursos de las reservas del Seguro de Riesgos de Trabajo a la Reserva de Enfermedades y Maternidad, particularmente a la reserva de Gastos Médicos de Pensionados.

Usted bien señala que el Instituto se encuentra en un dilema, por un lado tiene necesidades muy importantes de recursos a corto plazo, tenemos que invertir más, tenemos que presentar la infraestructura, tenemos que fortalecer el abasto, pero también tenemos que prever el futuro y para ello tenemos que ahorrar, esto es generar reservas y tenemos juntos que encontrar un balance entre cuánto ahorrar para el futuro y cuánto gastar hoy.

Desafortunadamente esa elección se da en términos muy difíciles dada la situación coyuntural del Instituto que comentaba al inicio de la comparecencia. Peroc claramente el Instituto debe de ahorrar, debe dejar reservas, si hubiésemos en los ochentas y por supuesto mirando para atrás siempre así es más fácil, generando las reservas tanto para el Fondo Laboral en el caso del Régimen de Jubilaciones y Pensiones como para el Seguro de Maternidad, la perspectiva del Instituto sería diferente y creo que tenemos que contemplar también el 2015, el 2020 y otros mil 25 y no ver solamente la situación inmediata porque si no, dentro de pocos años las siguientes Legislaturas en las siguientes Administraciones del Instituto confrontarán una situación crecientemente difícil, es en ese balance que tenemos que buscar un equilibrio sin negar las necesidades de recursos que hemos tratado ampliamente para el Instituto.

Concluyo reiterando el punto, no se trata de decir el problema es esta causa individual o esta causa individual, es un conjunto de causas, tenemos que abordar todas ellas al mismo tiempo, tenemos que resolver sin duda el problema de Régimen de Jubilaciones y Pensiones con el calendario que hemos convenido y que hemos establecido como una obligación para las partes, pero ese no es el fin del camino, tenemos también que encontrar manera de fortalecer el Seguro de Enfermedades y Maternidad y sobre todo fortalecer financieramente gatos médicos de pensionados creando reservas para ese futuro que ahorita no está pero que en algunos años será parte de lo que tendremos que lidiar con él.

Gracias diputado.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Muchas gracias señor Director.

Para formular réplica, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, tiene el uso de la palabra hasta por cinco minutos, la diputada, licenciada Mayela Quiroga.

La diputada Mayela María de Lourdes Quiroga Taméz (PRI):

Buenas noches, Director y compañeros diputados y diputadas.

La seguridad social de la población constituye una de las mayores preocupaciones de nuestro país, por lo que es fundamental identificar los principales problemas a resolver en torno a las finanzas del organismo.

Considerando la reducción en promedio, de un 28% de las cuotas obrero-patronales al seguro de enfermedades y maternidad –como ya lo han mencionado mis compañeros- el financiamiento para este ramo se ha visto afectado dejando de recibir 52,833 millones de pesos en los ejercicios fiscales del año 2000, 2001 y 2002.

De esta magnitud es el efecto que ha tenido la Ley del Seguro Social y sus finanzas. En el 2001 y 2002 hubo un subejercicio de recursos, de los cuales en el 2002 fueron 800 millones de pesos, mismos que afectaron a los Estados incluyendo Nuevo León, en donde estuvo cerrada por más de 20 meses una clínica porque no se tenía contemplado el presupuesto para la planta productiva, afectando esto a un gran número de asegurados.

Por lo anterior, señor Director, es facultad del Legislativo realizar, analizar y reformar la Ley del Seguro Social.

El tema de jubilaciones y pensiones es sensible y delicado; que las negociaciones y los acuerdos que se logren, tendrán certeza en 371 mil trabajadores, 120 mil jubilados actualmente y sus familias que representan 520 personas.

Se señala que en el 2004, el Instituto gastará más en pensiones que en los medicamentos y materiales de curación y que se sugiere que en un esquema en el 2007, un futuro no muy lejano, todos los recursos serán absorbidos por el régimen de jubilaciones y pensiones por lo que es fundamental que la fecha de marzo del 2004 se tenga la voluntad y la conciencia social de tener una solución laboral y repercutir en los beneficios de más de 47 millones de derechohabientes.

En días recientes, los medios de comunicación señalan la formación de una asociación con el fin de agrupar a las guarderías subrogadas en las que se menciona que se les pida disminuir las horas de servicio obligatorio, autorizándole cobrar a las madres el tiempo que se sobrepasen en el horario, así como la disminución de personal de éstas mismas destinadas al cuidado de los niños. Eso indica que haya una subrogación de los servicios de la Ley del Seguro Social no autorizada.

Nos preocupa que esto sea un inicio de la privatización, que están ventilando los beneficios de los servidores, en este caso de las guarderías. Son 1,229 guarderías que atienden a 152 mil niños y tiene programadas abrirse entre octubre y noviembre 109 guarderías más.

El presupuesto es de 2,713 millones de pesos, autorizado por el Consejo Técnico, significando 400 millones de pesos más que en el 2002, sin ser suficiente este presupuesto para este rubro.

El Instituto y el sindicato, en el contexto de una relación bilateral, atendiendo la conciliación, han propuesto la fecha de marzo del 2004 para la revisión de jubilaciones y pensiones con el objeto de dar al Seguro Social la certeza laboral, sin desproteger los derechos de los trabajadores y de los derechos de los asegurados.

Esperamos que se llegue a un acuerdo positivo, con responsabilidad y certidumbre para la institución más importante del país en el área social del sector salud.

Usted ha mencionado aquí, en una de sus intervenciones, que afortunadamente el promedio de año de jubilados de vida, entre jubilados y pensionados, ha aumentado; efectivamente, coincidimos con usted pero esto no es solamente en los derechohabientes del Seguro Social sino en todos los mexicanos, porque hay que hacer notar que esto se debe a la infraestructura de los trabajadores de la salud de las diferentes instituciones, que conjuntamente con el Seguro Social se encargan diariamente con vocación de servicio y humanismo al servicio de la sociedad.

Muchas gracias, señor Secretario.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Tiene la palabra hasta por cinco minutos para formular su pregunta, el diputado Pablo Franco Hernández del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Pablo Franco Hernádez (PRD):

Compañeros de la Mesa Directiva, doctor Levy:

En 1995 cuando se reformó el seguro de IBCM, para cambiar a un sistema de capitalización individual acompañado de un incremento en el numero de cotizaciones semanales para subirlo a 1,250 semanas, se argumentó que el 90% de los pensionados lo habían hecho cubriendo exactamente las 500 semanas necesarias. Más tarde el mismo Instituto nos informó que el tiempo promedio de cotización al seguro no excedía los 12 años, lo que en términos semanales representaría la mitad del tiempo requerido bajo la nueva ley para retirarse.

Ante esto, señor Levy, requerimos que nos informe ¿cómo se han comportado estas estadísticas, después de la reforma?. Es decir, requerimos conocer si existe un cambio significativo en el número de pensiones que se otorgan y sobre todo, en los tiempos de cotización con que se hacen y más aún, queremos saber si la existencia de nuevos requisitos han impactado las variables demográficas del Instituto, por ejemplo, en el aumento de la vida económicamente activa de los afiliados o se espera que sea un efecto de largo plazo.

Señor Levy: ¿Qué estimaciones tiene el Instituto del comportamiento de esas variables a largo plazo? Sobre todo nos interesa saber si tienen alguna idea del número de trabajadores que bajo la nueva ley cumpliría en los periodos de cotización necesarios para recibir una pensión por cesantía o vejez Lo anterior, porque consideramos que no sería raro dados los impactos que las variables macroeconómicas tienen en el desempeño del Instituto, que existiera una correlación positiva, entre el riesgo de no alcanzar los requisitos y la inestabilidad del mercado laboral, sobre todo cuando tenemos conocimiento de que trabajadores en edad avanzada o cercanos a la jubilación son rechazados por el sistema para afiliarse como trabajadores de nuevo ingreso, lo cual impide a trabajadores en edades cercanas a la jubilación completar el número de 1,250 semanas.

De ser el caso, señor Levy, ¿tiene el Instituto alguna propuesta para garantizar los derechos de los trabajadores y evitar que al final de su vida laboral tuvieran un ahorro, pero no tuvieran el complemento público presente en la renta vitalicia?

Por otro lado, en materia de salud la duplicación de coberturas y el traslade de esquemas de atención representan un problema estructural. Un número significado de familias tienen protección de ambos sistemas y terminan comprando servicios en el mercado abierto. De hecho, el 30% de la población derechohabiente se encuentra en esta condición, mientras que 10 millones de mexicanos están excluidos.

Por otro lado, sabemos que la intención de abrir a proveedores privados los servicios de primer nivel en función de la elección del los derechohabientes, sería uno de los mecanismos para contrarrestar esta situación, junto con los intentos para ordenar las coberturas que avanzó con el seguro popular y la insistencia en separar el financiamiento de las prestaciones de servicios.

Sin embargo, requerimos conocer, ¿si ha estimado el Seguro Social el impacto de esta apertura sobre sus finanzas? Estas estimaciones son favorables, especialmente por la existencia de rendimientos de escala derivados de la infraestructura y el capital físico y humano con que cuenta el Instituto?, ¿cómo se piensa evitar que la selección de riesgos y la eficiencia generen mercados duales, en donde al Estado le toque proveer la parte no rentable y competitiva de los casos? ¿Qué ventajas habrá para los derechohabientes cuando se decide promover el mercado privado antes que fortalecer a las instituciones públicas que en muchos casos, como en el caso del Instituto son punta de sector?, ¿Si el problema es la obsolescencia, la falta de incentivos, el peso administrativo de estos servicios y sobre la demanda, la apertura no conlleva el riesgo de un rezago mayor, dada la distracción de recursos en que se sustenta?

Y finalmente, en una sociedad donde informalidad y pobreza no están claramente diferenciados y dado el nivel económico del grueso de la población, ¿qué impacto prevé el Instituto que el nuevo Seguro Popular tenga en la asignación de su Presupuesto y en el destino de sus recursos, sobre todo considerando el esquema de atención regional con que viene operando el Instituto?

Revisando la ruta que han seguido las reformas, es claro que por un lado va el Sistema de Pensiones fundado no sólo en la individualización sino en la homologación con el salario mínimo, y por otro lado va el de Salud, encaminado a la separación de funciones, la apertura y la limitación de servicios en función de la capacidad económica de los trabajadores cotizantes.

Señor Levy: ¿es ésta la estrategia con que se pueden resolver los rezagos de salud y de seguridad social que vive el país, es así como se pueden corregir los problemas de operación y las limitaciones del sistema, son éstos los elementos con que debemos revisar el concepto de seguridad social que rige el sistema, como usted lo ha propuesto en el Senado de la República?

Gracias por su atención.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias, diputado Pablo.

Tiene la palabra el doctor Santiago Levy hasta por 10 minutos, para dar respuesta.

El director del IMSS, Santiago Levy Algazi:

Muchas gracias, diputado Alonso Raya. Con mucho gusto, diputado Franco, intentaré dar respuesta a sus cuestionamientos.

Muy rápidamente. En el tema de los Seguros de Pensiones y de los regímenes de Pensiones conforme a Ley 73 o Ley 97. Es demasiado temprano ahorita respecto a fenómenos demográficos que tardan 20 ó 25 años para gestarse plenamente, respecto al cambio de la ley que se dio en 97 para hacer proyecciones definitivas de qué porcentaje de la población se va a jubilar conforme a la Ley 73 y qué porcentaje lo va a hacer conforme a la Ley 97. Más todavía porque no ha estabilizado totalmente las variables del sistema.

En la Ley 97 las pensiones conforme a Ley 97 estaban indexadas al Indice Nacional de Precios al Consumidor, hasta diciembre del 2001 las pensiones de Ley 73 estaban indexadas al salario mínimo. Con la reforma que se hizo en diciembre del 2001 a la Ley del Seguro Social se indexan, tanto pensiones de Ley 97 como pensiones de Ley 73, ambas a la inflación. Posteriormente se legisla –me parece que fue el año pasado- la posibilidad de que los que se jubilen con base en Ley 73 también recuperen los recursos que estaban en la Subcuenta de Retiro.

Estas dos modificaciones legislativas de 2001 y 2002 han aumentado el atractivo de jubilarse conforme a Ley 73, respecto al atractivo de jubilarse conforme a Ley 97 y hay un acervo importante de trabajadores, todos aquellos que estaban en activo hasta el 30 de junio del 97, que tienen el derecho a escoger conforme a la legislación vigente. Eso hace que las proyecciones a futuro de número de jubilados en un caso o en el otro todavía no se puedan estabilizar y sigan creciendo de forma importante los que se están jubilando conforme a Ley 97 versus Ley 97, y explica por cierto respecto a la pregunta que hizo el diputado del Partido Verde Ecologista, por qué los recursos del Presupuesto Federal siguen creciendo; porque recordemos que las pensiones con Ley 73 son erogadas con cargo al Gobierno Federal en algún tipo de pago, de hecho ya del Presupuesto Federal, para las pensiones de todos aquellos trabajadores y eso sigue creciendo todavía a tasas importantes.

¿Qué propuestas hay para garantizar los derechos? Lo que está ahorita en la Ley es básicamente respecto a los trabajadores que se incorporaron en la Ley 97, que si lo que se acumule en la Cuenta Individual al momento de la jubilación, es insuficiente para adquirir una pensión, al menos equivalente a un salario mínimo en ese momento, hay una garantía de que la diferencia para lograr lo anterior será aportada por parte del Gobierno Federal. Eso es lo que está en la legislación vigente.

Lo que sería muy deseable es que, independientemente de la consideración financiera de que se cree un pasivo contingente o no para el Gobierno Federal, lo que sería muy deseable es que entre una combinación de mayores aportaciones a las cuentas de retiro y de menores comisiones en las cuentas por parte de las aseguradoras de Fondos de Retiro, los montos que se acumulen en las cuentas sean suficientes para que las pensiones fuesen, ojalá en muchos de los casos, muy superiores a un salario mínimo. Deberíamos de aspirar a pensiones con tasas de reemplazo, esto es salarios pensionables respecto a los últimos salarios, de alrededor de un 70, 80%, que es superior a lo que estamos obteniendo hoy en México, que son tasas de reemplazo, salario pensionable respecto al salario en activo de menos del 50%.

La segunda parte de su pregunta, diputado, toca temas muy de fondo respecto a la operación de los Sistemas de Salud y coincidimos con mucho lo dicho por usted. Señalar simplemente que el Instituto no está abriendo el mercado de proveedores privados en el primer nivel de atención, al revés, lo que el Instituto está haciendo es un compromiso muy serio de rebalancear el esfuerzo en el primer nivel de atención, versus lo que típicamente se venía haciendo en el segundo y tercer nivel de atención. Y hay un proyecto conjunto que estamos realizando entre el Sindicato y la dirección del Instituto para fortalecer la medicina de familia y fortalecer el primer nivel de atención.

Para ello, con los pocos recursos disponibles no estamos ampliando tanto la capacidad en hospitales y estamos tratando de ampliar y mejorar la capacidad de atención en las unidades de medicina familiar en primer nivel.

Estamos haciendo en al menos cada delegación del Instituto, la posibilidad de que se incorpore en el primer nivel la rehabilitación física, que es algo que el Instituto anteriormente no hacia en primer nivel y le estamos agregando un módulo de rehabilitación física a las unidades de medicina familiar.

Estamos también ampliando la capacidad resolutiva del primer nivel de atención a través del desarrollo de unidades de medicina ambulatoria que permiten hacer atención de primer nivel y de ciertas cosas, por así decirlo, de hasta nivel y medio, con pequeñas intervenciones quirúrgicas que no requieren hospitalización.

Estamos haciendo un esfuerzo muy importante de introducir el expediente clínico electrónico mediante el cual los derechohabientes tendrán acceso a toda la información médica en tiempo real, independientemente de su ubicación en el territorio nacional y estamos complementando ese esfuerzo con un esfuerzo de medicina preventiva que tal vez ustedes habrán visto la publicidad que estamos buscando hacer a través de las fuerzas de PREVENIMSS para que se desarrolle y se implemente un protocolo medico de atención en el primer nivel a todos los derechohabientes en función de su edad y su género.

Hemos avanzado mucho en el primer nivel pero nos falta mucho por avanzar todavía. Precisamente porque pensamos y coincidimos con su posición, diputado, de que hay economías de escala en la provisión de primer nivel, sentimos que la medicina social tiene una ventaja comparativa y precisamente sentimos que instituciones como el Instituto Mexicano del Seguro Social tienen una ventaja comparativa, además de que el Instituto Mexicano del Seguro Social al tener claramente una visión social en la atención médica de sus derechohabientes, impulsa un esfuerzo preventivo que tal vez no sería equiparable con un esfuerzo preventivo que se llevaría a cabo por proveedores privados.

Este esfuerzo preventivo se conecta con el tema que señalábamos anteriormente en la intervención del diputado Vega y otros diputados, respecto a los gastos médicos de pensionados.

Si tenemos éxito en el país a través del esfuerzo de la prevención médica y logramos bajar las incidencias de diabetes, logramos bajar las incidencias de hipertensión arterial, logramos bajar las incidencias de cáncer cervicouterino, de cáncer de mama, de otros tipos de cánceres, de próstata, etcétera, a través de una detección mucho más temprana a las enfermedades, lograremos un inmenso beneficio para millones de derechohabientes y al mismo tiempo abatiremos a futuro los gastos de atención médica que serán mucho mayores cuando los padecimientos ya son irreversibles y ya son mucho más costosa su atención.

Todo ello formaliza un conjunto de ideas que coincidimos con usted, respecto a las ventajas de la medicina social y particularmente las ventajas de que se dé una atención importante en el primer nivel de atención. Este esfuerzo preventivo, y aprovecho aquí para comentarlo y compartirlo con ustedes, señores diputados, ya nos ha permitido que al cierre de este año hayamos repartido alrededor de 15 millones de cartillas individuales de salud con el protocolo individual de atención preventiva a 15 millones de derechohabientes y el compromiso que tenemos con el Presidente de la República es que al cierre de su administración tengamos a todos los derechohabientes del Instituto con este protocolo de atención a medicina preventiva.

Precisamente también la medicina social, y vuelvo a coincidir con usted diputado, permite que los riesgos sociales que no se perciben a veces como riesgos privados, sean incorporados en el actuar de las instituciones públicas de salud y por ello la importancia de la ampliación de la cobertura. Y conecto con su última parte su pregunta del concepto de seguridad social.

En la medida en que podamos extender la cobertura de la seguridad social, en la medida en que podamos extender la cobertura de la medicina social, en la medida en que la acción del estado, a través de la provisión pública, servicios de salud en instituciones públicas como el Instituto Mexicano de Seguridad Social puedan extender este esfuerzo preventivo, fortalecerlo con rehabilitación física como lo estamos haciendo; fortalecerlo con medicina ambulatoria, como lo estamos haciendo; fortaleciéndolo con lo mejor en el abasto, como lo estamos intentando hacer y se conjuga en todo este tipo de esfuerzos, podremos dar un mejor servicio.

Sin embargo, no queda el reto de todos aquellos que hoy en día no están en la seguridad social. Y es por ello que yo muy respetuosamente y de forma preliminar, he señalado que entre los retos conceptuales que tenemos a futuro consiste en reconceptualizar la seguridad social que fue un concepto que nació en Alemania a final del Siglo XIX, íntimamente atado al desempeño del mercado formal de trabajo, y que si no ampliamos los mecanismos de incorporación a la seguridad social desligando la incorporación del mercado formal de trabajo no vamos a lograr en los próximos 10 ó 15 años, la incorporación de aquella mitad de la población de México que hoy en día no tiene la cobertura de seguridad social.

El Instituto ya ha hecho muchos esfuerzos en esa materia y es cosa de ir sumando las piezas del rompecabezas que a través de diversos esfuerzos legislativos se han venido haciendo. Hay la figura de la incorporación voluntaria al régimen obligatorio que precisamente permite la incorporación de aquellas personas que no tienen un régimen de relación obrero patronal en los términos de la Ley Federal del Trabajo: comisionistas, trabajadores por cuenta propia, de otro tipo, etc., para incorporarse al régimen obligatorio de forma voluntaria.

Les permite recibir el subsidio para el seguro de enfermedades y maternidad, pero también de forma muy importante y también de forma equitativa, el subsidio para la cuota social que se deposita para la pensión futura.

Yo siento que tenemos que juntos, trabajar en conceptos de ampliación de la seguridad social de medidas de incorporación, porque sino va a ocurrir un fenómeno social que potencialmente puede ser muy grave; que lleguemos dentro de 15 ó 20 años, a una situación en donde un tercio o el 40% de la población de 65 años o más, no tenga la cobertura de pensión, no tenga la cobertura de seguridad social; no tenga la cobertura de gastos médicos de pensionados.

Por ello la importancia yo siento, de abarcar y acrecentar los mecanismos de incorporación a la seguridad social y por ello pienso que es importante no encarecer el mercado formal de trabajo, sino tratar de abatir los costos para que más y más gente pueda recibir este beneficio.

Perdón por extenderme en el tiempo señor.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para réplica, el diputado Pablo Franco Hernández, del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Pablo Franco Hernández (PRD):

Pareciera ser ya una costumbre que exista dos Méxicos: uno, el México que ven los funcionarios y otro el que vemos el resto de los mexicanos.

Sabemos que los trabajadores que efectuaron cotizaciones hasta el 30 de junio de 1997, alcanzaron el derecho de pensiones conforme a la ley anterior del Seguro Social, que tan solo exigía 500 semanas de cotización, es decir, 9.6 años de cotización.

Sin embargo, en la medida que esta situación de tránsito vaya agotándose, los asegurados deberán cubrir el injusto y desmesurado aumento de 1250 semanas cotizadas, para acceder a una pensión; lo cual se traducirá ante la actual crisis económica que condiciona la precariedad en el empleo a que cada vez menos trabajadores puedan cubrir dichas cuotas; no pudiendo por tanto obtener una pensión y debiendo conformarse con retirar de su cuenta individual unos cuantos pesos como consecuencia de las elevadísimas e ilegales comisiones que cobran las Afores.

Agreguemos a esto que la inmensa mayoría de los que reúnan las 1250 semanas cotizadas, sólo recibirán la insuficiente pensión garantizada, por un salario mínimo general del Distrito Federal. Eso nos da un panorama desolador sobre el número de personas que podrán acceder a una pensión y con mayor razón a una pensión digna.

Lo que cada vez se irá transformando en un privilegio de unos cuantos, en contra del espíritu y letra de la Constitución, que prevé el derecho a una seguridad social integral.

Ahora bien, esta llamada pensión garantizada que se prevé como el paracaídas de la absoluta mayoría de los trabajadores que al final de su vida laboral encontrarán consumidos sus ahorros en las Afores, tiene un talón de Aquiles esencial: su otorgamiento ya no depende de reservas constituidas por las cuotas obrero-patronales en el seno del IMSS, sino de las posibilidades presupuestales de un gobierno federal cada vez más insolvente y además cada vez más mezquino en sus recursos para fines sociales. Por lo tanto, el futuro de estas pensiones garantizadas, pende de una cuerda floja.

Por otro lado, la privatización de los servicios médicos disfrazada bajo la forma de apertura de estos servicios a proveedores privados en la elección de los derechohabientes, provocará que los trabajadores de más altos ingresos dejen el Instituto, por lo que más de la mitad de las cuotas del seguro de enfermedad y maternidad dejarán de ser recibidas por el Instituto, como ya se ha dicho. Esto es, la inmensa mayoría de los trabajadores empobrecidos y con decrecientes recursos, verán claramente diferenciada la atención que reciban con sus familias, violándose abiertamente el derecho humano a la salud, para no hablar de los derechos constitucionales y de seguridad social.

Esto, sin dejar de destacar el hecho inatacable. La medicina privada no es garantía de calidad; baste ver la opinión de la población al respecto y las montañas de reclamaciones recibidas por la Conamed y demandas recibidas por los tribunales civiles y penales.

En este punto resulta indeclinable la necesidad de terminar a la voz de ya con el desabasto de medicamentos. Existen recursos suficientes, pero falta eficiencia en su adquisición. Es inadmisible que los derecho-habientes que han pagado por acceder oportunamente a los medicamentos estén excluidos de éstos, mientras existe una mafia del tráfico de medicamentos propiedad del IMSS absolutamente conocida y por lo visto absolutamente tolerada.

Es decir, se trata de una maquinación consciente desde los más altos círculos del neoliberalismo imperial y nacional para obstaculizar la labor del Instituto, para desacreditarlo y así ganar una opinión favorable a su privatización.

El gobierno federal pretendía, aunque ahora nos venga a decir lo contrario el señor Levy, pretendía, como lo hizo con las pensiones, privatizar de un golpe los servicios médicos. Hasta un seguro tenían ya elaborado en la materia. La movilización social los detuvo por un tiempo. Sin embargo, continúa la pretensión que busca romper con la esencia de la seguridad social.

Apenas unos meses atrás se echaron a andar las unidades médicas de alta especialidad que en resumen significan el inicio de la privatización de los servicios. Esto, bajo la táctica de los últimos gobiernos federales neoliberales. Autoriza el cambio ilegal, después pide cambiar la ley para reglamentar las ilegalidades; por lo tanto, nos quieren poner a todos los mexicanos ante la política del palo dado ni Dios lo quita.

Compañeros diputados, concluyo, señor presidente, simplemente queremos dejarle claro al director Levy que los diputados del PRD lucharemos de manera incansable por la preservación y recuperación de una plena seguridad social. De esto puede usted estar seguro, señor Levy, y de eso puede estar seguro el pueblo de México. Gracias.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias, señor diputado. Para completar esta segunda ronda de participaciones toca el turno al Partido Revolucionario Institucional y tiene la palabra, hasta por cinco minutos, para formular sus cuestionamientos, el diputado Alfonso Rodríguez Ochoa.

El diputado Alfonso Rodríguez Ochoa (PRI):

Gracias, señor presidente. Señor director, compañeras y compañeros diputados: en un país como México, con grandes desigualdades sociales y desequilibrios regionales y sectoriales, con un inequitativo patrón de distribución de ingreso y de nuestra riqueza social, el derecho a la salud es no sólo una prioridad de política social, sino también un factor de vigencia plena de un Estado democrático.

Más del 40 por ciento de nuestra población vive en la pobreza extrema. El deterioro de los niveles de calidad de vida es alarmante. En este contexto socioeconómico incrementar los recursos públicos asignados a las instituciones sociales y aparejado a ello la racionalización y optimización en la prestación eficaz y eficiente de los servicios de salud pública es cardinal y constituye una prioridad nacional.

Doctor Levy: en el ámbito de su responsabilidad como director del Instituto, está la de garantizar la calidad, calidez y eficiencia en los servicios de la salud pública que brinda nuestro Instituto.

El derecho a un trato digno para todos los derecho-habientes debe ser garantizado por todo el sistema de salud. La calidad del servicio debe de ser divisa del trabajo cotidiano y debería contemplar el resguardo de la dignidad de las personas.

La salud de la mujer sin problemas de género o desigualdades derivadas de la ubicación de la población en zonas deprimidas o de bajo desarrollo urbano-rurales; la salud a la niñez, a la población de la tercera edad, a nuestros pensionados y jubilados, a la población con capacidades diferentes o al síndrome de inmuno deficiencia.

“Señor director: Primero que nada ¿qué escenario podemos esperar de nuestro Instituto si la recuperación económica se mantiene baja y de qué manera se va a resolver el problema de cobro de cuotas patronales cuando hay desempleo y se requieren incentivos a la inversión privada?

Segundo: “En algunos sectores de la opinión pública manifiestan que el manejo publicitario de quiebra, problemas de finanzas sanas del Instituto y de otras instituciones sociales del Estado mexicano, esconde un manejo subliminal de la propaganda oficial para generar consenso sobre las reformas estructurales y/o privatizar la salud pública. ¿Qué opinión tiene al respecto?

Tercero: “De aprobarse la aplicación del impuesto del IVA en medicinas, ya sea en un 15 ó en un 10 % ¿tiene la Dirección bajo su responsabilidad elaborados los estudios técnicos, financieros de su impacto en el rubro de gasto del abastecimiento de medicinas? ¿Qué medidas se contempla en este problema de desabasto que prevalece en el Instituto?

“Y finalmente, en el presupuesto, en su conjunto, ¿qué impactaría a corto, mediano y largo plazo en las finanzas del Instituto y a su viabilidad presente y futura?

“Le agradezco su atención.”

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Muchas gracias, diputado. Tiene la palabra el doctor Santiago Levy Algazi hasta por diez minutos para dar respuesta.

El director del IMSS, Santiago Levy Algazi:

Muchas gracias, diputado Córdoba. Con mucho gusto, diputado Rodríguez intentaré responder a sus cuestionamientos.

Tal vez sea conveniente empezar para poder también abordar un poquito lo comentado por el diputado Franco en su última intervención y reiterar lo señalado al principio de la comparecencia, que es la firme intención del señor Presidente de la República y es la firme intención del Consejo Técnico preservar el carácter público, tripartita y solidario del Instituto.

Nada más ajeno a las intenciones del residente de la República y del Consejo Técnico, que la privatización; ha sido descartado una y otra vez por el Presidente de la República y lo reiteramos aquí con toda firmeza y de forma tajante.

Precisamente para fortalecer a la Institución tenemos que vislumbrar con objetividad su futuro, y precisamente para ello tenemos que hacer las previsiones y los cálculos que permitan ver qué tenemos que hacer hoy para que haya un IMSS dentro de quince, veinte, veinticinco y muchos años más, para las futuras generaciones.

Y este ejercicio de prospectiva dentro de un esfuerzo de transparencia y de rendición de cuentas, debe de hacerse independientemente de que se preste o no se preste a suspicacias.

Las cifras que el Instituto ha puesto a consideración del Congreso de la Unión, del Presidente de la República y de la opinión pública en su conjunto, son cifras que no produce el Instituto, son cifras que son dictaminadas por tres auditores externos seleccionados o bien por licitación internacional o bien asignados por la Secretaría de la Función Pública o bien por auditores internacionales del mayor prestigio. Esas son las cifras que hemos puesto a consideración, con objeto de que todos tengamos claridad respecto a las perspectivas y sobre todo elementos de juicio que nos permitan actuar.

Al mismo tiempo que se señalan los problemas y como le comentaba al diputado González Schmal, también se tienen que señalar las acciones que se llevan a cabo dentro de este contexto complejo.

Yo creo que el señalar la problemática a futuro, no nos debe de llevar a la parálisis. El señalar la problemática futura nos debe de llevar a fortalecer el paso y el Instituto está tratando de hacer lo propio, fortaleciendo el paso con las acciones administrativas internas, algunas de las cuales, no todas, me he permitido señalar.

Abordando un poco sus preguntas, ya más en detalle, diputado, este esfuerzo se racionalización interna, sí ha sido más complicado por el contexto económico de pérdidas salariados, que ineludiblemente tiene una repercusión sobre las finanzas institucionales.

Estamos más optimistas para el 2004. recientemente el Ejecutivo Federal entregó al Congreso de la Unión en cumplimiento de lo dispuesto por la Constitución, el Programa Económico para el 2004 junto con los Criterios Generales de Política Económica en donde señala un tasa de crecimiento del producto interno bruto superior al 3 % para el 2004. Este pronóstico creo que está sustentado ya en una mejora de la economía internacional que tendrá un entorno más favorable del que se ha observado en los últimos años.

Los indicadores que se tienen de la economía estadounidense señalan ese proceso de recuperación. Habrá que estar seguros si es sostenible o si fue simplemente un aumento transitorio.

Las cifras que tenemos disponibles para el mes de octubre y de septiembre han señalado, ya hablando del Instituto Mexicano del Seguro Social, una recuperación rápida del empleo. No debemos cantar victoria sin embargo, Diputado, porque lo único que nos va a permitir eso en el curso del 2004 es recuperar lo que desafortunadamente se perdió en el 2001 y en el 2002.

La seguridad social no está aumentando, la cobertura de la seguridad social, en particular la cobertura del Instituto Mexicano del Seguro Social no está aumentando en términos absolutos y en el contexto de una población que crece está decreciendo en términos relativos; requerimos de un proceso de crecimiento mucho más acelerado para una incorporación más rápida de más trabajadores a la seguridad social, independientemente que como señalábamos con el diputado Franco requerimos también conceptos innovadores para la incorporación de otra población que no tenga relación formal de trabajo, en términos de Ley Federal del Trabajo, a la seguridad social a través de la incorporación voluntaria u otras figuras, siempre como comentaba y coincidía con usted, señor Diputado, impulsando el carácter público de la medicina social que ofrece el Instituto Mexicano del Seguro Social.

¿Qué problemas se ven con los cobros de las empresas en función de la situación del desempleo? En las reformas que propuso el Presidente Fox en diciembre de 2001 se introdujeron una serie de novedades y facilidades para las empresas, que permiten que a través de esquemas de mayor corresponsabilidad entre las empresas y el Instituto se pueda evitar situaciones de sanción o situaciones que eventualmente resulten más complejas por el incumplimiento de sus contribuciones al Seguro Social. Tal vez habrá tenido oportunidad de ver alguna de la publicidad que estamos haciendo, pero hay ahora la figura de la autocorrección en donde los patrones, si de forma voluntaria previo a la visita por parte del Instituto, llevan a cabo la autocorrección porque detectan que las aportaciones que habían hecho no son consistentes con lo que está legislado, en ese caso por supuesto nos tienen que pagar las diferencias junto con las actualizaciones correspondientes, pero se evitan las multas, se evitan los recargos.

Igualmente se introdujo de forma novedosa en la reforma que propuso el Presidente Fox en el 2001 una figura que permite que empresas que vislumbran a futuro que van a tener un problema de liquidez por una situación coyuntural transitoria, se acerquen al Instituto y con anticipación establezcan un programa de pagos con el Instituto a plazos, que les permitan evitarse multas, cargos, auditorías y penas, y que les permitan transitar por la situación. Digamos por ejemplo porque una empresa maquiladora han sido canceladas sus ventas por los próximos seis meses, sabe que tendrá seis meses de una situación complicada, pero que eventualmente vendrá una recuperación. Se puede convenir con el Instituto. Esto es parte de la legislación, es parte del reglamento.

Y también estamos haciendo, señor Diputado, muchos esfuerzos para facilitarle a las empresas el cumplimiento de las obligaciones. La relación que el Instituto busca con las empresas es una de apoyo a las empresas. La competitividad de las empresas nos preocupa de forma fundamental: el IMSS requiere empresas fuertes, empresas que crezcan, empresas que contraten más trabajadores y que generen más empleos. Y para ello lo que estamos buscando nosotros es convertirnos en sus aliados, en la medida en que dichas empresas cumplan con sus obligaciones, facilitándoles el cumplimiento de la ley.

Hemos introducido un programa que se denomina el IMSS Desde su Empresa, mediante el cual las empresas pueden, a través de medios electrónicos como Internet, hacer sus movimientos afiliatorios de altas y bajas, cambios de cotización, cambios de salarios. Ahora también a las empresas les entregamos la emisión mensual anticipada, que esto es la prospectiva de lo que le deben al Instituto por los trabajadores afiliados, en discos magnéticos y ya no en cajas y cajas de papel. Y con las reformas del 2001 tienen plena seguridad jurídica de que eso se cumpla.

Igualmente se pueden llevar a cabo pagos a través de portales bancarios a través de Internet, evitándose que tengan mensajeros, que haya otro tipo de cosas, pudiendo hacer sus pagos 365 días del año las 24 horas con todos estos métodos.

El Instituto prontamente va a poner a disposición también una figura novedosa que también se innovó con la Ley de 2001, que es la firma electrónica que tendrá plena validez jurídica para todas las transacciones que se lleven a cabo entre las empresas y el Instituto. En fin, hay un conjunto de iniciativas que hemos realizado, haremos algunas más por supuesto, con objeto de establecer un esquema de cooperación con las empresas para que cumplan con sus obligaciones. Y al mismo tiempo, sin embargo, el Instituto está rigidizando su posición respecto a aquellas empresas que evaden la ley o eluden la ley.

Esto ha permitido, señor diputado, de que a pesar del contexto económico complejo que hemos vivido en los últimos meses y en los últimos años, el salario promedio base de cotización al Instituto haya aumentado.

En el curso del 2002 el salario base de cotización promedio del Instituto de todos trabajadores era de 3.9 salarios mínimos. En el curso del 2003 alcanzamos un salario base de cotización promedio de 4.07 salarios mínimos, esto es lo que ha permitido, como lo comentábamos anteriormente, que a pesar de la situación recesiva los ingresos del Instituto no hayan caído, si bien por supuesto también pudieron aumentar.

Ya comenté ampliamente el tema de la privatización. Simplemente reiterar el compromiso que tenemos con la medicina social, reiterar señor diputado, de que precisamente lo que queremos hacer es fortalecer al Instituto para que los servicios que estamos dando en nivel primer nivel de atención, segundo y tercero, tengan la calidad, la calidez que nuestros derechohabientes merecen y que vean en el Instituto Mexicano del Seguro Social la mejor opción para la atención no solamente de su salud sino para el esquema de protección social integral que ofrecemos a través de los seguros de invalidez, de vida y de vejez.

Ello no niega, no niega, por supuesto, que tenemos que fortalecer el esfuerzo de ahorro; lo comenté anteriormente y lo vuelvo a señalar. Si queremos que las pensiones a futuro, y todos lo queremos, sean pensiones más altas, con tasas de reemplazo más altas, tenemos que aumentar el esfuerzo de ahorro que estamos haciendo todos los mexicanos, sin dejar de reconocer, como lo señalé anteriormente, y usted lo señaló, que también es importante fortalecer los esquemas de competencia en el mercado de las Afores, para que se reduzcan las comisiones y para que los saldos en las cuentas individuales de los trabajadores puedan aumentar.

Eso sería todo señor diputado, muchas gracias.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias señor Director.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos para réplica, la diputada Graciela Larios Rivas, del Partido Revolucionario Institucional.

La diputada Graciela Larios Rivas (PRI):

Señor Director; compañeras y compañeros Diputados: El escenario económico actual indudablemente le pega a todos y muy especial y directamente al Instituto Mexicano del Seguro Social, institución fundamental de los trabajadores de México.

Ciertamente para los mexicanos el lograr un empleo, una mejor remuneración, mayor seguridad social, ha quedado sólo en promesas, promesas y más promesas durante el autollamado gobierno del cambio.

Las fuentes de trabajo que son la única manera de acceder a las prestaciones, a la previsión y a la seguridad social, simplemente no han sido creadas, al contrario, se han disminuido las oportunidades en varios cientos de miles, más allá de la discusión de cifras oficiales y análisis sobre ello.

En el ámbito laboral, para los que mantienen sus empleos son momentos difíciles los que se han vivido y francamente sabemos se seguirán viviendo.

Por las afirmaciones de usted, señor director, así como de otros responsables de las instituciones de seguridad social, en el del esquema previsional en nuestro país, México enfrenta el enorme riesgo que representan los pasivos laborales y nos urgen a legisladores, dirigentes sindicales y en general a la clase trabajadora, a tomar medidas que nuevamente reformen al sistema de seguridad social mexicano que por varias generaciones hemos construido fundamental y principalmente los trabajadores en todo el país.

Demandamos que el esfuerzo de la actual administración del gobierno federal y los responsables de sus principales instituciones, debe encaminarse a apoyar de manera fehaciente, con medidas concretas y capaces, que demuestren sensibilidad social y política hasta ahora ausente y omisa a favor de los trabajadores, muy en especial en el Programa IMSS-Oportunidades.

Consideramos necesario también que se refuercen los servicios de medicina del trabajo y rehabilitación, pues francamente es mucho el dinero que se gasta el Instituto por el pago de incapacidades ocasionadas mayormente por una deficiente atención de los servicios de medicina del trabajo, al tardar demasiado en resolver problemas de salud de los trabajadores y finalmente originar pagos considerables aunado a la falta de equipo y personal suficiente.

En conclusión, los Servicios Médicos siguen siendo deficientes principalmente por lo que se refiere a la relación médico-paciente en donde existen casos de falta de ética y responsabilidad al no otorgarse la atención a los pacientes con el cuidado y esmero necesarios.

Señor Director, me referiré brevemente al funcionamiento del IMSS en i estado de donde yo provengo Es necesario e inaplazable nombrar a un funcionario que cubra las ausencias del Titular de la Delegación en razón de sus cargas de trabajo, tiempos de traslado ya que atiende al mismo tiempo los estados de Michoacán y Colima en una función administrativa regional que le fue asignada.

Por otro lado también le quiero decir brevemente que sería conveniente el de integrar en un solo complejo las instalaciones del IMSS en la entidad para beneficio de todos los derechohabientes en virtud de que donde está la sede actual de la Delegación es insuficiente ya para los servicios que presta y se están rentando otros edificios lo cual viene a ocasionar pues un mayor gasto para el Instituto.

Yo quiero proponer, señor Director, que sería conveniente buscar la posibilidad de que el Gobierno del
Estado donara un terreno y que ahí se construyera todo el complejo administrativo de el IMSS y se evitaría el pagar tanto en rentas como se ha venido haciendo.

Acaba usted de decir, señor Director, que requiere el IMSS empresas fuertes, yo le quiero decir que también los trabajadores requerimos un IMSS fuerte, que dé mejores servicios, mejor atención a los trabajadores y a sus familias. Yo creo que a 60 años ya de constituido el Seguro Social en nuestro país, esta institución tan noble, como se ha mencionado aquí, ya a estas alturas debería de ser una institución que dé el servicio que requieren los mexicanos.

Requerimos que el servicio se mejore día a día y que se tengan menos quejas de todos los trabajadores y sus familias.

Por su atención, muchas gracias.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Del Partido Acción Nacional, tiene el uso de la palabra el señor Diputado Raúl Rogelio Echevarría Salas, hasta por cinco minutos.

El diputado Raúl Rogelio Echevarría Salas (PAN):

Con el permiso del presidium, compañeras y compañeros Legisladores, señor Director, Doctor Santiago Levy Algazi.

Renovarse o morir, esta es la realidad que enfrenta el Instituto Mexicano del Seguro Social. Todos lo sabemos, la gente lo sabe, los derechohabientes lo saben, el Médico, los del personal, usted y yo lo saben.

En días pasados invité a la ciudadanía a enviar sus comentarios para enriquecer las preguntas relacionadas con esta comparecencia. Las respuestas invariablemente fueron similares, urge señor Director, mejorar la calidad y actitud en la atención de toda la institución.

Traigo en las preguntas el sentir de la gente, temas especiales como la preocupación de los jubilados y pensionados que sabemos que en el próximo mes de Marzo se habrán de discutir y se habrán de llevar a cabo las pláticas referentes a ello.

Doctor Levy, el Instituto Mexicano del Seguro Social debe fortalecerse y transformarse, no hay de otra; no obstante hay que ser justos, el Instituto Mexicano del Seguro Social no está cruzado de brazos, la salud de los derechohabientes pese a la crisis financiera está garantizada con acciones preventivas, curativas, correctivas, por parte del Instituto. Hay transformaciones de gran trascendencia.

Los cambios epidemiológicos de los últimos años, que se han dado en los hogares mexicanos y en la sociedad, reflejan una mayor proporción de adultos mayores aunado a una mayor presencia con jefaturas femeninas en los hogares que exigen, del Instituto, atención médica especializada, así como más guarderías.

Conocemos que las enfermedades crónico-degenerativas son también cada vez más frecuentes en la consulta del Instituto y sabemos y no podemos soslayar, que absorben el 25% de los gastos médicos cuando sólo afectan al 2% de los derechohabientes.

Bajo las perspectivas financieras actuales, el futuro del Instituto es incierto. Difícilmente el Instituto y este organismo enfrentarán con éxito los nuevos retos como lo es incorporar a la seguridad social a los grandes segmentos de la población trabajadora que está en la economía informal y resolver –repito- con esta tendencia, satisfactoriamente el enorme peso del pasivo laboral que tiene el Instituto en su carácter de patrón.

Las proyecciones, de persistir estas condiciones insisto, son espeluznantes. De seguir con esta tendencia no habrá recursos ni para mantener la prestación de servicios. Es tarea de todos –por ello- hoy ponernos la camiseta de México.

Señor Director Santiago Levy, sería tan amable de contestar lo siguiente:

Con relación a los programas integrados de salud, hablamos de PREVENIMSS, ¿cuáles han sido los avances obtenidos con la aplicación de este programa y qué esperan obtener en términos de calidad y disminución de costos de la atención médica?

¿Qué resultados arroja la tercera encuesta nacional de satisfacción en la atención de la salud reproductiva por parte de las usuarias?

¿El Instituto tiene contemplado implementar algún programa o esquema para ampliar la cobertura de la población abierta mediante el seguro de salud para la familia?

¿Qué está haciendo el Instituto en materia de formación de capital humano, infraestructura física y calidad en la atención médica actualmente?

Y para enfrentar el cambio epidemiológico y demográfico que mencioné en un principio, particularmente el envejecimiento de la población y la intensificación de las enfermedades crónico-degenerativas, ¿qué se está haciendo?

¿Cómo se ha logrado alcanzar una cobertura por arriba del 90% en el abasto de medicamentos por día, en el primer nivel de atención y qué medidas se están adoptando para alcanzar una cobertura del 100%?

¿Cómo ha incidido la actualización tecnológica en el expediente clínico y en el sistema nacional de tiendas del IMSS?

Estos retos y desafíos, señor Director, sólo serán superados si cada uno de los actores ponemos nuestro granito de arena.

Por sus respuestas y a nombre del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, le doy las gracias.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Muchas gracias señor diputado Chavarría. Doctor Levy, dispone hasta de diez minutos para dar su respuesta.

El director del IMSS, Santiago Levy Algazi:

Muchas gracias diputado Burgos.

Con mucho gusto, diputado Chavarría, intentaré darle respuesta a sus preguntas.

Yo coincido con lo señalado al inicio de su intervención, de que el Instituto debe de modernizarse y debe de transformarse. México ha cambiado de forma fundamental en las últimas décadas, lo sabemos todos, una sociedad crecientemente urbana, con una demografía crecientemente compleja, con exigencias por parte de los derechohabientes y de la población en general y con un cuadro epidemiológico muy distinto del que se tenía hasta hace pocas décadas.

El Instituto tiene que responder ante esas necesidades, igualmente tiene que responder ante esas necesidades de las empresas para que puedan ser más competitivas en un mundo crecientemente globalizado y crecientemente competitivo, por ello los lineamientos que ha instruido el presidente Fox desde el inicio de su administración, por ello las reformas que propuso desde el primer año de su Administración y por ello el programa de trabajo que estamos llevando a cabo a través de las acciones administrativas para eficientar la operación, fortalecer el abasto y también combatir la evasión y elusión.

Usted señala que urge mejorar la calidad, lo coincidimos nosotros al 100%, hay ciertas cosas que vamos a poder lograr con el esfuerzo interno que estamos haciendo entre el sindicato y la Dirección del Instituto bajo el liderazgo del Consejo Técnico y hay ciertas cosas que virtualmente no podremos nosotros llegar a hacer.

El Instituto tiene que invertir mucho más de lo que invierte hoy en día. Está dedicando muchos recursos al abasto, porque es la prioridad central, está dedicando muchos recursos a guarderías, pero no le dedica los suficientes recursos para la renovación del equipo médico, no le dedica los suficientes recursos para la ampliación de la capacidad, para unidades de atención familiar, para hospitales y no le dedica suficientes recursos para la contratación de nuevas plazas, que son un elemento central para mejorar la calidad, a través de una reducción en el número de personas, particularmente en primer nivel que tiene que atender un médico de familia o una enfermera en las clínicas del Instituto.

Con lo que logremos con el sindicato a partir de marzo del 2004 y que es un reto que juntos vamos a satisfacer y cumplir, porque así estamos jurídicamente obligados, vamos a poder tener un régimen diferente para nuevos trabajadores que se incorporen al Instituto, que va a permitir muy gradualmente y en función de las condiciones económicas, ir reponiendo las plazas que requerimos para mejorar un poco la relación de paciente a derechohabiente, perdón de médico- enfermera- derechohabiente. Sin embargo, lo comenté anteriormente y lo reitero, es insuficiente, porque requerimos también ampliar la capacidad.

En tanto ocurren las modificaciones contractuales y legislativas en el orden que hemos señalado, en marzo las modificaciones contractuales y posteriormente las modificaciones legislativas que en su caso esta soberanía apruebe, estamos trabajando en programas que permitan mejorar la calidad de atención y tal vez el más destacado es el Programa de PREVEIMSS, que usted nos pregunta. Es un esfuerzo que recoge la inmensa experiencia del Instituto durante muchos, muchos años de atención.

El Instituto, no de éste, no de ahora, sino de muchas décadas ha cultivado a través de la experiencia práctica de sus médicos, de sus enfermeras y de la práctica cotidiana, un conocimiento, un capital humano, una experiencia, respecto a programas de atención a la salud en el primer nivel, que lo que hemos logrado nosotros en esta administración, es integrarlos con una visión unificada, a través de este esfuerzo de mejora medicina y familia, sumar los esfuerzos del sindicato y del Instituto para que se renueven los procesos de atención al primer nivel y sumar esfuerzos de modernización tecnológica y sumar esfuerzos de capacitación.

El esfuerzo de PREVEIMSS y de Mejora, Medicina y Familia, es una puesta de mediano plazo, es en el fondo un cambio cultural en todos los derechohabientes respecto a la corresponsabilidad que tienen ellos con su propia salud, independientemente de la responsabilidad central que tiene el Instituto en la atención de sus derechohabientes.

Pero también, dada la fracción epidemiológica, necesitamos nosotros inducir ese cambio cultural de hábitos alimenticios, de hábitos respecto al tabaco, de hábitos respecto al deporte y hábitos respecto al chequeo a tiempo, en el caso de hombres, mujeres, adultos, de esfuerzos de vacunación y de esfuerzos de atención temprana a enfermedades.

El avance que hemos logrado con PREVEIMSS a la fecha, permite que de los 32 millones de derechohabientes usuarios, a diferencia de los derechohabientes potenciales, de los 32 millones de derechohabientes usuarios ya tengamos el 40% con su cartilla entregada de una forma informada, esto es, vienen los derechohabientes a las clínicas, hay una plática, hay una conversación, se han hecho materiales didácticos y se induce el uso de la cartilla y a través del expediente clínico electrónico que ya lo tenemos funcionando alrededor de 60 unidades de medicina familiar, se induce también que el médico de familia, se asegure la verificación del cumplimiento de protocolo atención médica que está en el expediente electrónico, independientemente de si el derechohabiente en esa ocasión trae o no su cartilla para su atención médica.

Ese será un esfuerzo permanente durante los próximos tres años de la administración del Presidente Fox y ojalá se pueda dejar sembrada la semilla de un proceso de cambio que gestará durante muchos años más, para que se logre esta modificación en la cultura de atención de la salud de los derechohabientes que es vital para cambiar adelante.

¿Que más estamos haciendo en materia de infraestructura? Lo comenté anteriormente en atención a alguna de las preguntas de los diputados anteriores, lo reitero en atención a su pregunta. Estamos concentrando fundamentalmente los recursos en el primer nivel de atención, son pocos los hospitales que el Instituto está iniciando como nueva infraestructura, fundamentalmente por carencia de recursos y estamos concentrando en la rehabilitación médica.

Usted diputada, en su intervención anterior tenía toda la razón y coincidimos con usted, en la necesidad de fortalecer la medicina de trabajo, fortalecer la rehabilitación, reducir los gastos en incapacidades, reintegrar a los trabajadores a la fuerza de trabajo con mayor vigor y con mayor vitalidad y no destinar recursos al pago de incapacidades sino destinar recursos a otras prioridades de atención médica dentro del Instituto, y es un esfuerzo que estamos impulsando, insisto, construyendo sobre lo mucho que ha hecho el Instituto en el pasado.

En adición a la construcción de estas Unidades de Rehabilitación que se están llevando a cabo en las diferentes delegaciones del Instituto, también hay este esfuerzo de construcción de Unidades de Medicina Ambulatoria que son el equivalente de un pequeño hospital, de unas 40, 50 camas ya que sí permiten hacer la atención de muchas intervenciones quirúrgicas en sillas, sin necesidad de hospitalización y un efecto indirecto que vamos a lograr a través de esto es, vamos a descongestionar los hospitales de segundo nivel que hoy en día están atendiendo muchos padecimientos que podrán ser atendidos en las Unidades de Medicina Ambulatoria. El descongestionar los hospitales de segundo nivel a su vez nos va a reducir los tiempos de espera para atención quirúrgica y los tiempos de espera para atención de especialidades.

Hemos avanzado en los últimos años en reducir los tiempos de espera, tanto en atención quirúrgica como en atención de especialidades. No estamos satisfechos con los resultados y claramente tenemos que avanzar un poco más y estos esfuerzos de infraestructura lo van a lograr.

Por último, en materia de capacitación también quisiéramos hacer más de lo que estamos haciendo. Al principio de la administración se firmó un convenio con la Universidad Nacional Autónoma de México para que a través de un conjunto de programas abiertos pudiéramos facilitar la capacitación de los médicos para convertirse de médicos generales en médicos de familia y pudiéramos facilitar también para nuestras enfermeras la obtención de la licenciatura en enfermería.

El problema central que tenemos es carencia de recursos para las becas que tenemos que asignar para que se puedan llevar a cabo esas capacitaciones. Sí hay médicos que están tomando ventaja de este convenio que firmamos con la UNAM, sí hay enfermeras que están tomando ventaja de él, pero no son los suficientes y quisiéramos hacer mucho más.

También hemos hecho junto con el Sindicato, muchos esfuerzos de capacitación de menor envergadura a nivel local en la capacitación de médicos, enfermeras, en utilizar la infraestructura informática que estamos introduciendo en el Instituto como parte de este esfuerzo de transformación y renovación que tenemos que llevar a cabo para que la institución se adapte y se modernice a las necesidades del México contemporáneo.

Por último. El Instituto lleva a cabo un esfuerzo muy importante de capacitación a través de los médicos residentes, que incorpora la práctica médica y que posteriormente pueden o bien desarrollarse en el Instituto, o bien desarrollarse en otras instituciones de Salud.

Aquí en el curso del 2003 logramos con un esfuerzo importante aumentar el número de médicos residentes respecto a lo que estamos haciendo en el 2002, pero claramente deberíamos de hacer aún más todavía y la razón por la que no hacemos más es nuevamente la restricción de recursos para capacitación. Y también hemos hecho un esfuerzo para la capacitación de los directivos médicos en técnicas gerenciales, que permitan que los médicos tengan no solamente el conocimiento médico, que es un gran capital humano del Instituto, sino que también tengan acceso a técnicas de administración de hospitales a través de cursos que hemos armado específicamente para ello, con diversas instituciones de educación superior y que estoy seguro se van a traducir poco a poco en una mejora de la atención y de la calidad de la administración de nuestros hospitales e instalaciones médicas.

Esas serían las respuestas. Muchas gracias, señor diputado.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Muchas gracias, señor Director.

En tribuna para formular su réplica hasta por 5 minutos, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, la diputada María Angélica Ramírez Luna.

La diputada María Angélica Ramírez Luna (PAN):

Buenas noches.

Doctor Santiago Levy; compañeras y compañeros legisladores; señoras y señores:

En primer lugar quiero agradecer al doctor Santiago Levy por haber contestado nuestras inquietudes, inquietudes que sin duda alguna son el reflejo de la sociedad que nos ha elegido como sus representantes ante esta soberanía.

Cuando hablamos sobre el Sistema de Seguridad Social en nuestro país, inevitablemente nos viene a la cabeza el Instituto Mexicano del Seguro Social. Siendo la institución más importante con 41.3 millones de personas como derechohabientes, sin embargo debemos de estar conscientes que existen retos y metas que aún no se han cumplido.

Si bien es cierto, señor Santiago Levy, que nuestra sociedad experimenta cambios profundos en transición democrática, así como en la composición de las familias mexicanas, vemos con tristeza que el Instituto Mexicano del Seguro Social sigue sin cambiar para beneficio de esos millones de personas que pagan sus cuotas y tienen derecho a un buen trato y una buena administración. Como servidores públicos tenemos la obligación y la responsabilidad de hacer que nuestras instituciones de la Administración Pública Federal, sean un instrumento que ayude a la transición y a los cambios que tanto hemos anhelado las mexicanas y los mexicanos, hacer que sean las propias instituciones capaces de brindar los servicios que necesita nuestra ciudadanía.

Estoy cierta que existen esfuerzos en la dirección a su cargo y que ha tenido aciertos importantes. De igual forma sabemos que han existido deficiencias sobre todo en la parte administrativa; estamos conscientes que los mexicanos atravesamos por una crisis de transición y si bien es cierto que no se ha cumplido las metas que todos quisiéramos, debemos, señor Santiago Levy, empezar a construir un mejor futuro para nuestro país y para alcanzar nuestro bien común.

En Acción Nacional estamos conscientes del derecho a la protección de nuestra salud como lo marca el artículo 4 constitucional, incluso en la plataforma política de nuestro partido sostenemos que ningún programa de desarrollo económico y de superación de la pobreza podrá tener éxito si no crea las condiciones de salud pública básica que permitan a las personas, especialmente a las más vulnerables a acceder en condiciones adecuadas a los sistemas de educación y de empleo. La salud entonces es el requisito esencial para potenciar la capacidad de desarrollo tanto del individuo como de la sociedad.

Es necesario entonces, equilibrar la distribución de los recursos federales destinados al Seguro Social, los cuales, en la mayoría de los casos son regidos por criterios inerciales y no por criterios de las necesidades que se tienen en los hospitales de las entidades federativas.

Por ello lo exhortamos a mejorar la calidad en los manejos de los recursos públicos y que éstos se vean reflejados en mejoras para todos los derechohabientes, en el personal médico y en el equipo de trabajo para los mismos.

No desconocemos que la carga de trabajo, de médicos y de enfermeras es excesivo; sin embargo debemos reconocer que en los hospitales siguen existiendo la demora exagerada para la atención sobre todo en las salas de urgencia, donde es insuficiente el número de camas, el escaso personal médico, quirófanos saturados, nos gustaría que combatiera la enorme lista de pacientes en espera formados en interminables filas sobre los pasillos en camillas por falta de camas.

Los diputados federales reconocemos que a pesar de la crisis que ha venido arrastrando el IMSS, desde hace algunos años se ha seguido invirtiendo en obras, equipo y personal, con recursos etiquetados para medicamentes y material de curación.

Es nuestra labor como legisladores establecer las reformas legislativas correspondientes para aprobar el Programa del Seguro Popular. Bienvenidas las reformas a la Ley del Seguro Social a fin de dotar al Instituto de Viabilidad Operativa y Financiera en el mediano y largo plazo.

Bienvenidas las reformas al marco legal necesarias para hacer posibles los servicios de salud transversales entre los afiliados del IMSS, con la finalidad de mejorar los servicios por medio de la competencia interna y el aprovechamiento de la infraestructura ya instalada.

Ciertamente, señor Santiago Levy, la seguridad social en general y en el Instituto en lo particular, tiene que fortalecerse y transformarse para enfrentar estos desafíos; lo que debemos hacer es sustentar las bases de esta transformación y tener un sistema integral de seguridad social con buenas políticas públicas en salud y en nuestras instituciones.

Nuestro México se transforma día con día, ayudemos a que esta transformación sea en beneficio de nuestra sociedad, de nuestros padres y de nuestros hijos. Es nuestra obligación brindarle a nuestro país, a nuestro México, a todos aquellos que ha depositado su confianza en nosotros como sus representantes; es nuestra obligación, está en nuestras manos el futuro de nuestro país, cumplamos con los encargos que la nación nos ha conferido.

Muchas gracias.

El director del IMSS, Santiago Levy Algazi:

Muchas gracias, diputada Ramírez Luna.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias, diputada.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos para formular su pregunta, el diputado Pablo Anaya Rivera, del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Pablo Anaya Rivera (PRI):

Señores Presidentes de la Comisiones de Salud, Seguridad Social y Trabajo; señora diputada Vicepresidenta; señores diputados, señoras diputadas; señores y señoras; doctor Santiago Levy, Director del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Por más de 60 años, el Instituto Mexicano del Seguro Social ha representado un pilar fundamental en el desarrollo del país, procurando la salud de muchos mexicanos bajo la idea de que un pueblo sano es un pueblo activo y progresista.

En sus instalaciones han nacido millones de niños y ha proveído de medios para la subsistencia familiar cuando el asegurado está imposibilitado para laborar. Este Instituto ha contribuido grandemente a los cambios que ha experimentado la sociedad mexicana, lo que nadie puede negar, pero también es un hecho real que ha aumentado sensiblemente la población en edad productiva, que tiene la necesidad de incorporarse al mercado laboral, el que por cierto no están generando al ritmo de los requerimientos y eso complica el futuro del Instituto.

Tampoco es desconocido que actualmente los padecimientos que sufren gran parte de los pacientes son complejos y de alto costo en su atención. El cáncer y el Sida, las enfermedades cardiovaculares, la diabetes y sus complicaciones se presentan con más frecuencia y estos padecimientos absorben más del 25% del gasto del médico asignado.

Aunado a todo lo anterior el Instituto enfrenta en su régimen de pensiones y jubilaciones, los requerimientos que estos aspectos tienen sus propios trabajadores.

De acuerdo con los datos que hemos conocido, los recursos disponibles por derechohabiente para el gasto de operación de medicamentos, de equipamiento, de mantenimiento de las instalaciones, disminuirán considerablemente de suerte que se corre el riesgo de que para la próxima década no haya presupuesto para la atención médica, lo que acentuará gravemente las inconformidades de los asegurados y sus familias.

Pero vale destacar que aunado a las carencias señaladas, a la profunda crisis económica que se encuentra el Instituto, hay problemas internos que son de orden administrativo, los que se vienen arrastrando por los vicios de muchos años. Hay categorías laborales que son ociosas, estructuras administrativas obesas y procesos de atención a los derechohabientes que son anticuados y más caros que en otras instituciones.

Todos conocemos, incluso tenemos que actuar con enorme responsabilidad para no alarmar a la población sobre la situación financiera del Instituto y sus posibles repercusiones en las pensiones, servicios médicos, dotación de medicinas e infraestructura y atención hospitalaria.

No obstante eso, necesitamos que nos diga con claridad cuál es el plan y compromiso del gobierno de Vicente Fox, para resolver esos problemas, ¿cuánto habrá avanzado el gobierno en las soluciones reales, llegado el año 2006?

Dentro de la revisión del contrato colectivo se trabajó el pasado 15 de octubre, se incluyó la modificación del régimen de jubilaciones y pensiones de los trabajadores del Instituto, que resulta fundamental ya que el Instituto no va a ser capaz de pagar un pasivo laboral de más de 380 mil millones de pesos. ¿Nos puede explicar usted por qué no fue posible lograr la aprobación en esa fecha? ¿Por qué tuvo que diferirse ese asunto hasta marzo del próximo año y cómo se garantizará que se respeten los derechos de los trabajadores en activo?

Más allá de cifras y estadísticas sobre niveles de abasto, ¿cuenta usted con acciones concretas para lograr que los derechohabientes reciban oportunamente sus medicinas? ¿Qué medidas se han tomado para darle una respuesta creíble y convincente a todas las personas que acuden a sus clínicas y hospitales, que no reciben oportunamente sus tratamientos por falta de medicamentos?

Considerando que será en esta Cámara donde se analizará y aprobará el próximo Presupuesto de Egresos de la Federación, ¿nos puede señalar cuáles son las previsiones presupuestales que el Instituto requerirá el próximo año para mantener un nivel adecuado en la operación y servicios?

Ese panorama desolador que se ve hacia el futuro inmediato, nos dice a grandes voces que urge un replanteo estructural del Instituto para que consolide su papel de garante de la salud de los trabajadores y sus dependientes económicos.

El Instituto Mexicano del Seguro Social, es patrimonio de los mexicanos, México lo necesita. Pongamos cada quien la parte que nos corresponde para conseguirlo.

Por sus respuestas muchas gracias.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias diputado.

Tiene la palabra el doctor Santiago Levy, hasta por 10 minutos, para dar respuesta a las interrogantes.

El director del IMSS, Santiago Levy Algazi:

Muchas gracias diputado Alonso Raya.

Con mucho gusto diputado Anaya procuraré dar respuesta a sus cuestionamientos.

En efecto el Instituto es probablemente la organización económica, administrativa y laboral más grande del país y tal vez más grande de América Latina y probablemente de las más grandes del mundo. El Instituto agrupa a más de 375 mil trabajadores; tiene en el régimen ordinario 3 mil 200 puntos de trabajo en toda la República Mexicana; tiene en el régimen de oportunidades alrededor de unos 3 mil 600 puntos de trabajo adicionales dispersos en las regiones más remotas del país algunos de ellos; tiene una gama de funciones que van desde las funciones de afiliación y recaudación que son muy similares a las funciones que desempeña la Secretaría de Hacienda, hasta en el otro extremo, funciones de operación de teatros y centros vacacionales, que son funciones similares a las que podrían llevar a cabo las autoridades en materia de cultura o de promoción del deporte, pasando en medio por todas las funciones de prestación de servicio de guarderías, de prestación de servicios médicos.

Es sin duda una institución muy compleja, cuyo gasto en forma individual es equivalente es equivalente al 3 por ciento del producto interno bruto, sólo el Instituto y tiene, para ponerlo en perspectiva con relación a la segunda entidad económica más grande del país, que es Pemex, medido por el número de trabajadores, tiene tres veces el número de trabajadores que tiene Pemex.

Estamos hablando, sin duda, de una organización compleja desde el punto de vista de las funciones que se realizan, desde el punto de vista de la dispersión geográfica donde se realizan dichas funciones, desde el punto de vista de la complejidad de la atención médica más elemental en alguna unidad de medicina rural en una región remota del estado de Oaxaca hasta una intervención quirúrgica del más alto nivel de sofisticación en el hospital de especialidades Siglo XXI.

Esta organización compleja claramente tiene problemas administrativos y tiene problemas que tiene que ir superando continuamente. No es un evento individual, es un proceso de cambio continuo en respuesta a una situación continuamente cambiante.

A las iniciativas que comenté anteriormente en materia médica, en materia de guarderías, tal vez conviene señalar otras iniciativas que no tuve oportunidad de comentar durante otras intervenciones previas que estamos llevando a cabo con objeto de reducir esas estructuras administrativas obesas y eficientar la operación de la institución.

El Instituto tiene ya en proceso un proyecto asignado ya a una empresa consultora para rehacer toda la contabilidad interna, todos los procesos administrativos, todos los procesos de cuentas por cobrar, todos los balances, toda la presupuestación y toda la contabilidad en tiempo real en toda la República Mexicana, lo cual va a permitir achicar aún más las necesidades de personal administrativo de confianza que se requiere para esas funciones.

En materia de afiliación y cobranza tenemos también ya en marcha un proyecto de gran envergadura que estamos denominando el Siarefi Sistema Institucional de Administración, Recaudación y Fiscalización, para la afiliación de trabajadores y toda la relación con las empresas.

Todo esto va a ir permitiendo progresivamente destinar menos recursos a la carga administrativa del Instituto y más recursos al servicio al derecho-habiente y a las guarderías.

Ha habido algunos avances. El Instituto, al inicio de la administración del presidente Fox, tenía alrededor de 50 mil plazas dedicadas a labores administrativas en todas las diferentes regiones y tenía una estructura regional de siete regiones y 37 delegaciones.

A través de estos esfuerzos hoy en día estamos operando con 10 mil plazas menos de las que operábamos al inicio de la administración, lo que representa un esfuerzo de 20 por ciento de compactación, insisto, solamente personal administrativo, no de médicos, no de enfermeras.

En vez de operar con siete direcciones regionales estamos operando con cuatro y en algunas delegaciones se está operando con un delegado, tratando de hacer funciones dobles, con objeto también de reducir y optimizar los recursos administrativos.

Tenemos que ir más lejos, por supuesto, y será un proceso continuo de eficientación que el presidente Fox nos ha insistido y encargado de aquí hasta el final de su administración.

Tiene también usted razón, diputado, en no alarmar a la población. Juntos, a través del diálogo, juntos a través de la responsabilidad que compartimos todos tenemos que encontrar el balance entre informar de los problemas que tenemos con madurez y con realismo, apuntar los riesgos que están en el horizonte, discutirlos abiertamente entre todos nosotros con objetividad y seriedad para que juntos construyamos las soluciones.

Pero al mismo tiempo también estamos obligados –y lo hacemos ahorita—a reiterarle a nuestros derecho-habientes, a reiterarle a nuestros pensionados y jubilados, no solamente a nuestros propios trabajadores sino a los más de dos millones de pensionados y jubilados que dependen del Instituto que los compromisos contraidos los vamos a cumplir, que nuestros pensionados y jubilados tienen que tener la certeza –y deben de tener la certeza—de que se van a respetar los compromisos contraidos con ellos y de que el presidente Fox, el Consejo Técnico, el Sindicato, la dirección del Instituto, todos los que participamos en esta institución tan importante tenemos un compromiso de servicio y que, a pesar de estas condiciones difíciles, estamos haciendo los esfuerzos para seguir avanzando.

En efecto, se decidió el pasado mes de octubre que la revisión del régimen de jubilaciones y pensiones que, como ya se ha señalado y lo reitero nuevamente, es indispensable absolutamente vital para garantizar la viabilidad del Instituto a mediano plazo, no se llevará a cabo en el mes de octubre sino que este proceso culminara en el mes de marzo.

Este es un proceso, diputado, que se inició hace ya probablemente desde octubre del 2001; ha sido un proceso muy serio en donde hemos contratado empresas de actuarios, hemos hecho muchas alternativas, hemos hecho muchos cálculos buscando un balance entre los recursos que debemos destinar a la atención de 45 millones de derecho-habientes y los recursos que debemos destinar al pago de las pensiones y jubilaciones a nuestros propios trabajadores.

Hemos encontrado un conjunto de propuestas aceptables para las partes y en octubre, creo, que del proceso que se llevó a cabo, ganó la institución y ganaron por ello, 45 millones de derechohabientes, porque juntos establecimos un compromiso de que los cambios entren en vigor en marzo del 2004 y permitan resolver este problema esencial del Instituto, que no el único, reitero, sino de muchos más que se tienen que llevar a cabo.

Si para el proceso de consenso, si para el proceso de construcción, de información, de esto, se requieren los meses que se van a ocurrir, que se están requiriendo entre el mes de octubre y el mes de marzo, bien vale la pena, en el entendimiento que todos cumpliremos con nuestra parte, que todos haremos a lo que estamos jurídicamente obligados, pero sobre todo obligados con los derechohabientes para que les demos este paso esencial en la viabilidad de la institución y lo haremos de una forma responsable, cordial, constructiva, propositiva, basada en el diálogo y basado como usted lo señala, diputado, en el respeto, también a los derechos de nuestros propios trabajadores, como lo hemos señalado y como el sindicato con toda razón también ha demandado y a lo cual con toda razón también hemos acordado en el Consejo Técnico y en la administración del Instituto.

Las acciones de abasto que estamos llevando a cabo para mejorar la calidad de atención van más allá de las que describí anteriormente, a un esfuerzo también de una inyección importante de informática durante el proceso de abasto.

El año pasado se licitó, se adjudicó y está en proceso de conclusión la instalación de una red de fibra óptica por todo el Instituto que permita conectar las más de mil 300 farmacias que tiene el Instituto distribuidas por el territorio nacional. Dicho proceso esperamos concluya en el mes de diciembre.

Ello nos va a permitir tener la información en tiempo real en todas las farmacias del Instituto por primera vez, del nivel de inventarios de las más de 700 claves de medicamentos que dependiendo del nivel de complejidad de la instalación médica se puedan llegar a manejar en diferentes instalaciones del Instituto.

Este proceso lo hemos acompañado con un proceso de desconcentración muy importante de las funciones de abasto del Instituto, que es un proceso fundamental.

Durante todo el 2002 se hizo una transición y a partir del 2003 ya de forma definitiva la responsabilidad del abasto es una responsabilidad de las delegaciones.

El presupuesto de abasto está totalmente desconcentrado y el Consejo Técnico modificó las políticas para que se faculte a los delegados para que ellos puedan licitar ya sea por licitación internacional, licitación nacional, invitación a dos o tres más proveedores o en casos extremos cuando se tenga la urgencia necesaria por compra directa, lo que requieran, con el objeto de que tengan el abasto en niveles que si bien hoy son mejores que en los pasados meses, son todavía no los que queremos y que claramente queremos fortalecer el esfuerzo para salir adelante.

Hemos desconcentrado funciones, hemos inyectado tecnología, hemos cambiado políticas de lineamiento y hemos aumentado en forma importante el presupuesto para medicamentos, sacrificando capacitación, sacrificando inversión, sacrificando mantenimiento, no deberíamos de hacerlo pero no tenemos los recursos para hacer más, sacrificando la contratación de plazas, garantizando que los recursos de abasto sean los que se requieren para que demos esta atención a los derechohabientes.

Este conjunto de acciones, y les ofrezco a todos ustedes, señores diputados una disculpa por excederme un poquito en el tiempo, sé que es mi última intervención, son parte de los esfuerzos que el Presidente Fox nos ha instruido, que el Consejo Técnico vigila mensualmente y que los Consejos Consultivos Regionales y Delegacionales vigilan periódicamente en algunas formas quincenalmente, en algunas formas semanalmente y representan el esfuerzo literalmente de miles y miles de mexicanos, de enfermeras, médicos, personal administrativo. Es un esfuerzo en el que estamos empeñados en los próximos años en seguir avanzando, pero que como señalé anteriormente, será insuficiente para salir adelante. Y el apoyo que ustedes nos brinden, será fundamental para que juntos construyamos un Instituto Mexicano del Seguro Social que queremos. Muchas gracias.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias, doctor Levy.

Tiene la palabra la diputada María Cristina Diaz Salazar, del Partido Revolucionario Institucional, hasta por cinco minutos, para hacer uso de su réplica.

La diputada María Cristina Díaz Salazar (PRI):

Con la anuencia de los señores Presidentes de las Comisiones Unidas; señor Director: Hemos escuchado a lo largo de sus intervenciones expresar con claridad, objetividad y realismo el diagnóstico, los avances y la problemática, así como su percepción y sus propuestas sobre el presente y futuro del Instituto Mexicano del Seguro Social.

“La situación, como aquí se ha expresado, enfrenta grandes problemas. Es evidente la disminución en la captación de ingresos, cuando el empleo a nivel nacional ha disminuido. Asimismo la amenaza por un enorme pasivo laboral generado en su carácter de patrón con sus propios trabajadores, arrojando cifras de 120 mil jubilados por este régimen, que significan 520 mil personas que conforman las familias de estos jubilados y que se traducen en 380 mil millones de pesos que representan el 6 por ciento del producto interno bruto y que reconocemos el Instituto no está en posibilidad de pagar. Aunado a esto un pasivo contingente derivado del seguro de enfermedades y maternidad especialmente los gastos médicos de pensionados.

“Esto se ha visto agravado en los últimos años por la transición demográfica que vive nuestro país al incrementarse los años de vida de los mexicanos, influyendo de igual forma en la transición del perfil epidemiológico con padecimientos de alto costo como son las enfermedades crónico degenerativas, diabetes, padecimientos cardiovasculares, cáncer y otros como el VIH-SIDA, haciendo cada vez más difícil la buena calidad en los servicios.

“Asimismo la participación cada vez más frecuente de las mujeres en las áreas laborales obligan al seguro social a destinar mayor presupuesto para la expansión de las guarderías y cumplir con las necesidades y el compromiso público hecho por este gobierno.

“De suma importancia es mencionar que diariamente las más de 400 mil consultas, 6 mil cirugías, 400 mil estudios de laboratorio y 1 mil 600 partos que atiende el Instituto en beneficio de sus más de 47 millones de afiliados al régimen ordinario hablan de la magnitud e importancia que nos obliga a trabajar con responsabilidad para darle futuro a esta institución.

“Ante todo lo antes mencionado creemos que es urgente diseñar estrategias de recuperación del gasto de inversión para fortalecer la atención de primer nivel, la modernización y equipamiento de los más de 220 hospitales, los programas de capacitación para el personal, más de 40 mil médicos y 80 mil enfermeras. El mejoramiento del abasto en equipo y medicamentos donde todavía es insatisfactorio, considerando que se surten más de 90 millones de recetas al año. Todo esto se traduce en una saturación de servicios, tiempo de espera prolongados e innumerables quejas de los derechohabientes. Ante esto reconocemos las acciones que se están realizando a efecto de mejorar la medicina familiar con la inclusión del expediente clínico electrónico y la cita previa.

“No podemos dejar de mencionar el Programa Imss-Oportunidades con 24 años brindando servicio de salud a más de 10 millones de habitantes de los municipios y comunidades más pobres del país, lo que requiere de un análisis serio en su techo presupuestal y procedimientos de asignación de gasto establecido, un mecanismo más expedito y ágil que facilite su operación y autonomía de gestión en cumplimiento al artículo 16 transitorio de la Ley General de Salud.

“Señor Director;

“Compañeros Legisladores:

“Mi Partido, el Revolucionario Institucional, considera al Instituto Mexicano del Seguro Social como la institución símbolo de nuestra República y refrendamos nuestro compromiso social con todos los mexicanos, los 371 trabajadores de este gran Instituto y los 47 millones de asegurados, ya que ambos tienen la misma importancia para el Estado y es necesario que en el mes de marzo del año próximo en el contexto bilateral se dé la solución por parte del Instituto y del Sindicato, a quien le reconocemos y respetamos su labor a favor de los trabajadores.

Asimismo a las diversas fuerzas políticas para apoyar al Congreso Nacional y revisar el régimen de jubilaciones y pensiones en base a un acuerdo que garantice la viabilidad de la seguridad social y manifestamos la necesidad de mantener una estrecha relación de trabajo, analizando propuestas y acciones de fondo frente a los riesgos que hoy amenazan a esta noble institución, para buscar soluciones de fortalecimiento que demandamos todos los mexicanos con el reconocimiento que se ha ganado a lo largo de 60 años.

“Es por esto que ante la vulnerabilidad y los riesgos del futuro inmediato del Instituto Mexicano del Seguro Social hacemos un respetuoso llamado a las partes involucradas, a la dirección del Instituto, quien ha expresado en múltiples foros la gravedad financiera a la que se está enfrentando; al sindicato, quien sabe valorar la importancia de seguir dando viabilidad a su fuente de trabajo y a los sectores patronal, obrero y al gobierno, por supuesto, para que juntos, con inteligencia, voluntad y solidaridad con la que se creó el Instituto, se llegue a acuerdos que fortalezcan esta institución que ha sido orgullo de América Latina.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Miguel Agustín Alonso Raya (PRD):

Gracias diputada.

Diputada Amalia García Medina, Vicepresidenta de la Mesa Directiva; diputado Enrique Burgos, Presidente de la Comisión de Trabajo de esta Honorable Cámara; diputado José Ángel Córdova Villalobos, Presidente de la Comisión de Salud; doctor Santiago Levy, Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social; compañeras y compañeros diputados; funcionarios y trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social: A todos y a todas les agradecemos su presencia.

La problemática del Instituto es compleja, es difícil, no tiene salidas sencillas. Sin dejar de reconocer los errores, las equivocaciones en política, los niveles de corrupción en que ha vivido el Instituto, nadie puede negar, nadie podemos dejar de reconocer que el IMSS ha jugado un papel fundamental y que el México de hoy no se explicaría sin la presencia del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Tenemos el México que tenemos y tenemos el avance que hemos logrado en materia y en calidad de vida, gracias a institutos como el Mexicano del Seguro Social y el Instituto de Seguridad y Servicios sociales de los Trabajadores del Estado.

La seguridad social en México tiene una dimensión y un impacto social de gran trascendencia. Sin embargo, debemos repensarla, debemos atrevernos a redimensionar la seguridad social y las instituciones que le han dado vigencia.

No basta, han cambiado las cosas, la realidad es otra, la realidad es distinta, diferente y tenemos que buscar la manera de profundizar y de construir para ello un diálogo franco y abierto, que nos permita objetivizar la información, que nos permita hablar con claridad, que nos permita a todos construir las corridas tanto financieras como actuariales que le den viabilidad al Instituto, para poder construir realmente el Instituto Mexicano del Seguro Social del nuevo siglo.

Reconozcamos autocríticamente que la reforma del ’97 no fue suficiente y menos aún las afirmaciones. No es cierto que tengamos hoy Instituto Mexicano del Seguro Social para el siglo XXI.

Pasamos un bache, sirvió la reforma quizás para algo, pero no sirvió para darle toda la solidez que se presumió y se dijo en los discursos que se plantearon en aquel entonces. Reconozcamos las insuficiencias o reconozcamos cuando menos la falta de visión suficiente para tomar las medidas que se requerían y el tipo de reforma que se requería. Fue en todo caso verdades a medias, reconozcámoslo, seamos autocríticos.

Y hoy en esta Cámara yo planteo, y creo que coincido y van a coincidir con ello mis compañeros, estamos abiertos al diálogo para sentarnos a trabajar con seriedad con el Instituto, con sus funcionarios, con sus trabajadores, con el Sindicato que encabeza el diputado Roberto Vega, con todos, para construir las iniciativas, la agenda legislativa que permita y las propuestas que nos permitan hacer del IMSS el Instituto garante de la seguridad social con viabilidad financiera, con una mejor y más clara transparencia en el manejo de sus recursos, con una mayor eficiencia y eficacia en la atención, construyendo todos un acuerdo para hacer del Instituto y hacer de la adversidad también la oportunidad de que la desconfianza no venza la esperanza y podamos juntos salir adelante.

Muchas gracias doctor Levy. Muchas gracias compañeros y compañeras.

El secretario diputado Enrique Burgos García (PRI):

Diputada Amalia García, Vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; compañeros diputados presidentes de Comisiones; distinguidas y distinguidos diputados; doctor Santiago Levy, apreciamos mucho su tiempo, su espacio, sus consideraciones.

Ha sido una comparecencia muy importante, relevante; importante porque se trata del Instituto Mexicano del Seguro Social que reiterativamente lo decimos y coincidente con mis compañeros, ha sido una expresión cimera de la política social del Estado Mexicano que nos interesa recupere a cabalidad su sentido, su alcance y sus propósitos.

Importante porque hoy vive una circunstancia prácticamente de excepción inédita para la que no existen soluciones preconcebidas que hay que construirlas, modelarlas y cincelarlas cotidianamente; importante porque hay que construir respuestas rápidas y eficientes con método, de manera congruente, sistemática, ordenada; importante porque queda en la mesa una responsabilidad que cada quien en la esfera de su competencia, cada quien en el ámbito que le corresponda deberá asumir a plenitud, se trata de nueva cuenta del Seguro Social y porque al final de cuentas la responsabilidad política, la responsabilidad jurídica y la responsabilidad social es algo que nos alcanza a todos y subrayo el compromiso social porque está a flor de piel de todos los mexicanos y porque hoy en día con toda certidumbre es la voz que en los espacios públicos o en la calle se advierte como reiterada, cada quien, o subrayo, en el ámbito, en nuestra esfera de competencia estaremos dispuestos a contribuir responsablemente en este nuevo impulso a favor del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Muchas gracias.

El diputado José Angel Córdova Villalobos (PAN), Presidente de la Comisión de Salud:

Gracias diputada Amalia Dolores García Medina, ha sido un honor que nos acompañe en esta comparecencia, compañeros Diputados, señor Doctor Santiago Levy.

Creo que sin duda hoy todos salimos ganando, ha sido una comparecencia muy enriquecedora porque se manifiesta la pluralidad democrática a los partidos que formamos parte de esta Cámara.

La interpretación diferente a los mismos hechos hace que precisamente se puedan tener todas esas aristas, todas esas opciones para poder ir estableciendo las mejoras que requiere el Instituto. Creo que al final de cuentas, lo más motivante es encontrar en todos los participantes así como en el Ejecutivo, el deseo de fortalecer a esta institución que como y a muchos se les ha dicho, es un ejemplo de justicia social para nuestro país y sin duda, con este espíritu así será.

De conformidad con lo que establece el Artículo 7º Numeral V de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta reunión será remitida al Presidente de la República para su conocimiento.

Agradecemos a todos su asistencia y se levanta la reunión, siendo las 21 horas con 50 minutos del día 11 de Noviembre del año de 2003 y por su atencia y participación, muchas gracias.