Comparecencia del Secretario de Salud,
Julio Frenk Mora, correspondiente al Tercer Informe
de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Cuestionamientos de los grupos parlamentarios

Instalación:
José Angel Córdova Villalobos

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Raúl Piña Orta, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Julio Frenk Mora, secretario de Salud
Réplica: Raúl Piña Orta, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Rafael García Tinajero Pérez, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Rafael García Tinajero Pérez, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Maki Esther Ortiz Domínguez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Lucio Galileo Lastra Marín, Partido Acción Nacional

Pregunta: Marco Antonio García Ayala, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Abraham Velázquez Iribe, Partido Revolucionario Institucional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Irma Figueroa Romero, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Irma Figueroa Romero, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: José Alarcón Hernández, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Jaime Fernández Saracho, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: José Luis Treviño Rodríguez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Juliana Gisela Lara Saldaña, Partido Acción Nacional

Pregunta: Ivonne Aracelly Ortega Pacheco, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Julio Frenk Mora
Réplica: Martín Vidaña Pérez, Partido Revolucionario Institucional

Comentarios finales:
José Angel Córdova Villalobos



















22 DE OCTUBRE DE 2003
COMPARECENCIA DEL SECRETARIO DE SALUD, DOCTOR JULIO FRENK MORA

El Presidente de la Comisión de Salud, diputado José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Buenos días a todos ustedes.

Esta Presidencia informa que han registro su asistencia 22 diputados miembros de la Comisión de Salud, por consiguiente hay quórum.

(Toca la campanilla): Se abre la reunión.

Señoras diputadas; señores diputados; señor Secretario de Salud, Julio Frenk Mora; distinguidos miembros de la Secretaría de Salud, personalidades que nos acompañan, amigos todos:

El día de hoy en un ejercicio eminentemente republicano, aquellos que tenemos el privilegio de conformar el Poder Legislativo de nuestra nación, diputados de la LIX Legislatura del Congreso de la Unión, seremos testigos de la comparecencia del representante del Poder Ejecutivo en el área de la salud, el doctor Julio Frenk Mora, para que un ejercicio de democracia plena, de rendición de cuentas, de transparencia administrativa, podamos conocer de primera mano el estado que guarda la nación en materia de salud durante este último año particularmente.

Y me refería a un ejercicio democrático pues esta interacción permite la participación a través de las señoras y señores legisladores de los diferentes grupos de la sociedad que representamos, a fin de externar las inquietudes, ideas, proyectos, estrategias de acción, en fin todo aquello que contribuya a mejorar en los mexicanos el don más preciado que es la salud. Pues sin ésta es imposible concebir un pueblo con capacidades que le permitan un pleno desarrollo. La salud es indispensable para que el ser humano se exprese en todas sus potencialidades.

Reconocemos en el ambicioso proyecto del Seguro Popular una realidad establecida en el marco jurídico en la Ley General de Salud, esta norma de avanzada, creada con un gran sentido de previsión con el objetivo de universalizar la atención en salud para toda la población mexicana; de lograr en 7 años la cobertura nacional que nuestra sociedad reclama; sin embargo, enfrenta a múltiples desafíos aún cuando se prevé que al finalizar este año más de 500 mil familias se encuentren protegidas con este programa, vemos con preocupación la inestabilidad del soporte financiero indispensable para hacer realidad este proyecto.

Nos preocupa que el crecimiento del porcentaje del Producto Interno Bruto dedicado a la salud se encuentre estacionado y nos mantenga en los últimos lugares en este respecto en Latinoamérica.

Estamos convencidos de que sin apoyo financiero, el macroproyecto en salud podrá verse trunco y las familias potencialmente verán sus ilusiones frustradas.

Desde ahora, nos comprometemos a luchar de manera decidida y responsable porque la partida presupuestal en el área de salud sea suficiente para cumplir con los programas y compromisos establecidos, por lo que esperamos del Ejecutivo, la óptima utilización de esos recursos, que las familias beneficiadas encuentren en el Seguro Popular la calidad y la calidez que merecen todos nuestros coterráneos.

Esperamos también que las acciones de gestión y de verdadera rectoría en el cuidado de la salud que debe tener la Secretaría, se plasme mediante un apoyo pleno y compartido con las otras instituciones de salud sin cortapisas, sin restricciones, sin falsas áreas de poder o de control político. La salud no puede responder a intereses personales o institucionales, es una obligación constitucional y como tal debemos de protegerla y promoverla en todos los mexicanos sin excepción.

Reconocemos también, señor Secretario, los avances logrados en los programas destinados a reducir los rezagos en salud que afectan a los pobres, a las mujeres, a los niños, a las personas más necesitadas de nuestro país. Esperamos que en el transcurso de este año y el próximo, el beneficio de los mismos se extienda a todos los estados de nuestra República, pues aunque estos programas se han dirigido inicialmente a los territorios del sur del país, donde se encuentra el mayor retraso social, también en el centro y en el norte existen aún graves deficiencias.

Es importante observar el desarrollo de múltiples programas de medicina preventiva, como es el logro de la vacunación casi universal que nos ha permitido erradicar enfermedades como la viruela y la poliomielitis, aunque no dejan de inquietar la reaparición de algunos brotes de sarampión afortunadamente bien controlados.

Por otro lado, el avance de las enfermedades crónico-degenerativas por el perfil epidemiológico de nuestra población requerirá sin duda, además de los pertinentes programas de detección de diabetes e hipertensión arterial, cáncer cervicouterino y mamario, una acción más vigorosa para lograr una real disminución de la incidencia de los casos avanzados, así como de las complicaciones de estas enfermedades que en mucho afectan las economías del sector salud.

Esperamos también enérgicos programas que permitan una disminución real de la tercera causa de muerte en nuestro país como son los accidentes y la violencia. Consideramos que las acciones de prevención deben de ser impulsadas de manera prioritaria, ya que en la atención primaria y la rehabilitación de las personas sujetas a este tipo de lesiones, se utiliza una buena parte de los presupuestos de atención médica ante situaciones que son totalmente prevenibles.

Nuestro apoyo irrestricto para aquellos otros programas de prevención de riesgos contra la salud, seguiremos legislando con la firme convicción de que es mejor prevenir que remediar y que sin coartar los derechos constitucionales de los mexicanos, impulsaremos las medidas y acciones que permitan disminuir la frecuencia de todo tipo de adicciones en nuestros coterráneos.

Señor Secretario, tenga la seguridad de que como anteriormente ha sido expuesto, estamos convencidos de la prioridad que representa la salud para el pueblo de México, de nuestro compromiso de pugnar por el crecimiento de los soportes financieros que permitan que pronto en nuestro país ningún mexicano esté al margen del beneficio establecido en el artículo cuarto constitucional del derecho a la salud, que no es una dádiva, no es una limosna, es un derecho legítimo y que debe ser brindado con la mayor calidad y con la mejor calidez.

Sea, pues, bienvenido a esta comparecencia, que presenciaremos con suma atención. Muchas gracias.

De conformidad con el artículo séptimo, numeral cuarto, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, comparece el doctor Julio Frenk Mora, Secretario de Salud, invitado a esta reunión de la Comisión de Salud, en la que se llevará a cabo el análisis del Tercer Informe de Gobierno del Presidente de la República, licenciado Vicente Fox Quesada, en el tema de su competencia.

Quiero agradecer y mencionarles, que nos acompaña el diputado Juan de Dios Castro Lozano, Presidente de la Mesa Directiva. Muchas gracias, señor Presidente.

Se da el uso de la palabra a la diputada Cristina Díaz Salazar, secretaria de la Comisión de Salud, para que dé lectura al acuerdo que establece las bases para las comparecencias de funcionarios públicos.

La diputada secretaria María Cristina Díaz Salazar (PRI):

Gracias, señor Presidente.

"Segundo. En atención al artículo cuarto del acuerdo parlamentario, por el que se establecen las bases para el desarrollo de las comparecencias de funcionarios del Ejecutivo Federal ante la Cámara de Diputados, las comparecencias se realizarán conforme a lo establecido por el artículo tercero de dicho acuerdo, con las siguientes particularidades:

1°. El orden de intervención de los diputados y diputadas para los cuestionamientos y réplicas será el siguiente:

• Convergencia

• Partido del Trabajo

• Partido Verde Ecologista de México

• Partido de la Revolución Democrática

• Partido Acción Nacional

• Partido Revolucionario Institucional

2°. En primer término, se presentará el cuestionamiento hasta por cinco minutos. En el caso de los grupos parlamentarios que sólo tienen una intervención, su tiempo de extenderá hasta por ocho minutos.

3° A cada cuestionamiento, el funcionario responderá hasta por 10 minutos.

4° En seguida, el legislador o legisladora podrá hacer una réplica hasta por cinco minutos.

El diputado Presidente José Angel Córdova Villaloboseeee (PAN):

Muchas gracias, diputada secretaria.

Antes de dar la palabra al diputado representante del Partido Ecologista de México, quiero señalar que en este evento se encuentran presentes un grupo de diputadas pertenecientes a la Comisión de Equidad y Género, quienes a través de su Presidenta, la diputada Diva Hadamira Gastélum, harán entrega al señor Secretario de un documento que contiene diversos cuestionamientos en relación a la salud de las mujeres mexicanas, los cuales serán ampliamente discutidos en una sesión posterior.

Para dar cumplimiento al punto segundo, numerales primero, segundo, tercero y cuarto, se han inscrito para hacer preguntas y réplicas los siguientes diputados:

Por el Partido Verde Ecologista de México, el diputado Raúl Piña Horta; por el Partido de la Revolución Democrática, el diputado Rafael García Tinajero y la diputada Irma Figueroa Romero; por el Partido Acción Nacional, la diputada Maki Esther Ortiz Domínguez; el diputado Lucio Galileo Lastra Marín, el diputado José Luis Treviño Rodríguez y la diputada Juliana Gisela Lara Saldaña; por el Partido Revolucionario Institucional, el diputado Marco Antonio Ayala García, el diputado Abraham Velázquez Iribe, el diputado José Alarcón Hernández, el diputado Jaime Fernández Saracho, la diputada Ivonne Ortega Pacheco y el diputado Martín Vidaña Pérez.

Vamos a dar inicio. Tiene la palabra hasta por 8 minutos para formular sus cuestionamientos el diputado Raúl Piña Orta, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México.

Diputado Raúl Piña Orta (PVEM):

Con su permiso señor Presidente; señor Secretario de Salud, doctor Julio Frenk Mora; compañeras y compañeros diputados:

La salud es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano. En México la Constitución consagra este derecho en su artículo 4º, al señalar que toda persona tiene derecho a la protección de la salud. Garantizar el cumplimiento de este derecho a todos los ciudadanos es una responsabilidad que el Estado debe asumir.

Desafortunadamente la realidad actual es que millones de personas carecen de atención sanitaria. Los que viven en condiciones de pobreza, desconocen sus derechos y se resignan a aceptar el hecho de que los servicios médicos están demasiado lejos o son demasiado caros y los que tienen la suerte de poder acceder a estos servicios no suelen recibir un buen trato.

Por esta situación los legisladores del Partido Verde Ecologista de México, creemos en el Sistema Nacional de Salud, requiere una urgente transformación que permita garantizar el acceso a la salud a todos los mexicanos sin importar su condición económica o el lugar en el que vivan.

Estas transformaciones deben ser acordes con nuestra realidad nacional, no necesitamos importantes temas ajenos que han demostrado profundas deficiencias en otros países. Necesitamos un sistema de salud que garantice cobertura, calidad, abasto de medicamentos en todo el país y finanzas sólidas y transparentes que garanticen un manejo adecuado de los recursos.

En este sentido le preguntamos: ¿qué políticas de cobertura en los servicios y de gasto, se han tomado para evitar que en los estados de la República más pobres, en donde se presenta la mayor incidencia de gastos catastróficos por motivos de salud?

En materia de transparencia nos preocupa de manera especial los señalamientos y denuncias referentes a la compra que se hace en las diferentes instituciones de salud, de medicamentos y otros insumos para la salud, a precios superior a los que se pueden encontrar en el mercado; situación que no ayuda en nada a sus ya muy lastimadas finanzas y se abre espacios a posibles prácticas de corrupción y conflictos de interés.

No se ha explicado por qué un laboratorio que tiene patente de algún medicamento, tenga que utilizar distribuidores para vender productos al IMSS o al ISSSTE. O por qué se genera intencionalmente desabasto de algunos medicamentos en las farmacias del sector salud, para poder hacer compras extraordinarias, urgentes, sin licitación previa o peor aún, vender esos medicamentos en el mercado negro.

Sin duda alguna esta situación tiene un costo económico y social muy alto que no ayuda a satisfacer el derecho que tienen todos los enfermos a recibir atención médica y tratamientos para el manejo de la enfermedad que padecen, por parte de las dependencias y entidades del sector salud.

Por ello le preguntamos, señor Secretario, ¿qué medidas ha adoptado la Secretaría que está a su cargo para detener estas posibles prácticas de corrupción? ¿Qué se ha hecho para evitar que las instituciones de salud provoquen desabasto de medicamentos con el fin de realizar pedidos urgentes sin licitación previa? ¿Se han hecho investigaciones de auditorías que permitan conocer el alcance de estos hechos de corrupción? Si es así, a cuánto ascienden los montos erogados por sobreprecios y compras realizadas sin licitación. Qué sanciones de han aplicado.

Por otro lado, el desarrollo de la medicina genómica es estratégico, materia de sobrevivencia e incluso de cuestiones de soberanía nacional; además es una herramienta para disminuir la brecha de atención médica entre ricos y pobres.

El desarrollo genómico debe realizarse a través del Instituto Nacional de Medicina Genómica, como integrador de los esfuerzos que las diferentes instituciones públicas y privadas han realizado con el fin de asegurar el uso eficiente de recursos y el acceso de toda la población a los beneficios que se generen.

Una función básica del Instituto es divulgar el conocimiento para informar a la sociedad sobre los resultados de las investigaciones y permitir que todos los mexicanos se beneficien; sin embargo, en el Informe de Gobierno no se mencionan estos avances, por lo que preguntamos: ¿en qué situación se encuentra y qué pasos se han dado en la consolidación del Instituto Nacional de Medicina Genómica? ¿Se contemplan en el Presupuesto de Egresos de la Federación del próximo año los recursos financieros necesarios para su adecuado funcionamiento? ¿Qué investigaciones o estudios se han realizado en materia de medicina genómica por parte del Instituto?

En materia de salud ambiental sabemos que proteger la salud de la población de la exposición innecesaria o excesiva a agentes físicos, químicos y biológicos que no dependan exclusivamente de la decisión personal es un grave asunto pendiente.

En todo el país y ante una ineficaz política ambiental se presentan graves problemas de saneamiento básico, inadecuada disposición de excretas e incapacidad para mantener niveles de coloración adecuados y manejo de aguas residuales; además inadecuada disposición de residuos y envases de plaguicidas y sustancias tóxicas, exposición a plomos y contaminantes atmosféricos.

La salud ambiental es un tema sumamente importante, pero desgraciadamente omitido en el informe anual de labores. Por ello nos gustaría saber cuáles han sido los avances y logros durante el año, específicamente dentro del Programa Acción, Salud ambiental, Prasa. ¿Qué avances se han obtenido en la consecución del modelo de atención a la salud ambiental?

Finalmente, hemos visto que el costo de los medicamentos ha sufrido un incremento de 400 por ciento en los últimos cinco años, generando importantes ganancias a los laboratorios y a los oligopolios de distribución, pero en perjuicio de la población.

Anualmente millones de personas mueren por falta de acceso a medicinas que reposan en los anaqueles de las farmacias a precios inaccesibles para las mayorías.

Por ello, para contrarrestar esta situación y apoyar a los ciudadanos más pobres del país que tienen la necesidad de comprar sus medicamentos, es necesario incrementar la disponibilidad de genéricos intercambiables, confiables en todo el país y para toda la población y nación.

¿Cuáles son los avances obtenidos en el uso de medicamentos genéricos intercambiables? ¿A cuánto ascienden las compras que el sector salud hace en medicamentos genéricos intercambiables confiables en proporción con los de patente? Muchas gracias.

El diputado Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el doctor Julio Frenk Mora, hasta por 10 minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Salud, doctor Julio Frenk Mora:

Buenos días a todas y a todos. Quiero, en primer lugar, agradecer al diputado José Angel Córdova, Presidente de la Comisión de Salud, la convocatoria a acudir a esta comparecencia para la glosa del informe de labores del Ejecutivo federal en materia de salud.

Agradezco también de manera muy especial al diputado Juan de Dios Castro, Presidente de la Mesa Directiva, su presencia en esta comparecencia y saludo con respeto a los integrantes de la Mesa Directiva de la Comisión de Salud, a todos los integrantes de la Comisión y a las señoras y señores diputados que nos honran con su presencia en este acto de rendición de cuentas.

Tengo mucho gusto en abordar este primer bloque de preguntas y el conjunto de cinco cuestionamientos que hace el señor diputado Raúl Piña, del Partido Verde Ecologista de México.

En primer lugar, señor diputado, quisiera señalar que tenemos una cuerdo total con la visión expresada en la introducción a sus preguntas, en el sentido de garantizar que ese gran avance que constituyó el reconocimiento hace veinte años del derecho a la protección de la salud sea ejercido en la práctica de manera equitativa por todos los habitantes de la República, independientemente de su condición laboral, de su ubicación geográfica, de su nivel de ingreso, de su origen étnico o de su género.

Nos parece que uno de los grandes temas en la reforma del Estado es garantizar y poner al día el ejercicio de los derechos sociales, así como hemos avanzado en el ejercicio de los derechos políticos y civiles, nuestra agenda debe ser ahora garantizar ese ejercicio parejo de los derechos sociales consagrados en la Constitución, entre ellos de manera muy destacada el de la salud.

Y eso desde luego conduce a su primera pregunta sobre cómo lograr que justamente la cobertura y las inversiones en salud corrijan las desigualdades históricas que hemos tenido en materia de asignación de recursos.

Yo señalaré simplemente en esta primera respuesta que desde luego la reforma a la Ley General de Salud que aprobó el Congreso de la Unión en el pasado mes de abril, por la cual se establece el sistema de protección social en salud, justamente va dirigida a eliminar en forma gradual los desequilibrios financieros que han perjudicado de manera especial a los grupos más pobres del país.

Las asignaciones, en efecto, han sido más o menos de poco más del doble por persona derechohabiente de la seguridad social que para las familias que hasta ahora han estado excluidas de ese gran mecanismo de protección que es la seguridad social.

Con las reformas del pasado mes de abril aprobadas por el Congreso y que entran en vigor el próximo primero de enero del 2004, lograremos eliminar esta discriminación inaceptable en la condición de derechohabiencia que segregaba a las personas que participan en el sector formal de la economía, quienes han gozado por 60 años de la seguridad social y aquellos que por no tener un trabajo asalariado formal, habían quedado excluidas de ese régimen de protección.

De manera que nos parece que ahí tenemos el gran instrumento para lograr un sistema realmente universal, universal en dos sentidos de la palabra: Por un lado que cubra a todo mundo; pero por el otro lado, adicionalmente, que cubra a todo mundo, que lo haga en forma tal que no establezca distinciones entre distintos grupos en base a ningún criterio. El único criterio que debe de bastar para el ejercicio del derecho a la protección de la salud, es el criterio de ciudadanía en el sentido amplio de este término, es decir, toda persona que pueda ejercer ese derecho en forma igual. De manera que ahí está, pues, el elemento central, el instrumento central que tenemos ahora en la Ley General de Salud con todo un título nuevo para corregir esos desequilibrios que tanto perjudicaron como usted lo señaló, a los grupos más pobres.

Nosotros estimamos que esta reforma será una de las reformas más progresivas que se hayan hecho en términos de distribución del ingreso, los beneficios que acarrea en términos de inversión adicional en salud, van a estar dirigidos de manera desproporcionada a los niveles de ingresos más bajos, justamente para corregir el rezago que ellos tienen.

Con respecto a su segunda pregunta, sobre las medidas que se han adoptado para detener posibles prácticas de corrupción, y las medidas para impulsar la transparencia en materia de la adquisición de medicamentos, yo quisiera señalar una serie de acciones muy concretas que se han estado tomando:

Lo primero y creo que muy importante es que se están privilegiando las adquisiciones a través de procedimientos de licitación por arriba de la exigencia de la Ley, que esto abarca 80%. De hecho la Secretaría de Salud adquiere actualmente 91.3 de todos sus medicamentos por licitación.

En segundo lugar, se adquiere de manera indistinta. Hay un programa de adquisiciones, hay una participación de las áreas usuarias. En el caso de las instituciones públicas de salud, se publicita lo que se va a adquirir y se publicita también a través de medios electrónicos las asignaciones que se hicieron y además se promueven compras coordinadas en nuestro caso, tanto entre las instituciones del nivel federal como con los estados.

Comentó usted de manera específica el tema de la distribución o el hecho de que algunos laboratorios nacionales establecidos en el país utilicen distribuidores. Este es un tema que más bien, más que a la Ley de Adquisiciones o a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos realmente es del ámbito de la Ley de Competencia Económica.

Nosotros estaríamos muy dispuestos, como lo señalé también en la Cámara de Senadores, a que con un grupo de legisladores analizáramos la posible conveniencia de revisar algunas de las disposiciones que tiene esta ley, en todo caso desde luego con la participación de otras comisiones, de manera muy importante la Comisión de Comercio.

En síntesis, yo señalaría que la acción más importante sí es desalentar las compras directas, promover las licitaciones públicas. Ya dije que en más de 90 por ciento en el caso de la Secretaría es por licitación pública, 6.3 por ciento de las compras es por invitación a tres proveedores y solamente el 2 por ciento se lleva a cabo por adjudicación directa. Desde luego se hace una gran cantidad de auditorías al respecto y en general podemos decir que se ha avanzado.

Sin embargo, nosotros compartimos totalmente la visión de que hay que hacer el máximo esfuerzo para erradicar cualquier tipo de práctica de corrupción en la adquisición de medicamentos y a este respecto lo ligo con su última pregunta sobre los costos de medicamentos. Nos parece que tanto en el tema de adquisición como en el tema de costos es indispensable desarrollar en México una política farmacéutica integral, es un conjunto de acciones coordinadas que nos permitan lograr un gran objetivo, que es garantizar el consumo racional de medicamentos de alta calidad en forma equitativa, con cobertura universal y a precios accesibles.

Ese es el gran objetivo de la política farmacéutica integral que estamos promoviendo. No me detengo aquí por falta de tiempo, en todas las acciones de esta política farmacéutica integral sí quiero destacar que se han hecho avances muy importantes en materia de genéricos intercambiables.

En primer lugar, un acuerdo del Consejo de Salubridad General para que las instituciones públicas de salud compren en sus licitaciones de manera prioritaria medicamentos genéricos intercambiables. Esto ha permitido un avance enorme. Además el catálogo se ha ampliado de manera muy importante durante los últimos dos años. De hecho tenemos ya 2 mil 235 medicamentos registrados, de los cuales 530 se registraron este último año; lo que representa un incremento de 36 por ciento. Hay 18 laboratorios autorizados como terceros para realizar las pruebas de intercambiabilidad y tenemos pues un avance importante.

Su pregunta, específicamente esto nos ha permitido llevar a 20 por ciento del total de las compras son de medicamentos genéricos intercambiables, en términos de pesos son 183 millones de pesos. Los genéricos que en el curso del tiempo deberán ir siendo todos intercambiables, representan todavía la mitad del 52 por ciento y los medicamentos de patente representan el 28 por ciento. Nuestra política es decididamente a favor de los genéricos intercambiables.

Y muy rápidamente, sí estamos promoviendo con ustedes la creación del Instituto de Medicina Genómica. Nos parece que es la única forma de poner a México al día en materia de investigación científica, de ser creado por ustedes, porque esto requiere una acción del Congreso. Desde luego tendrá los recursos. No hay todavía investigaciones porque este Instituto no ha empezado todavía sus funciones.

Y en materia de salud ambiental, como el tiempo se me acaba, tendré mucho gusto en hacerle un informe muy detallado de los avances que hemos tenido en materia de agua, de contaminación de aire, tanto intradomiciliario como extradomiciliario, en el tema específico de plomo, donde ha habido también avances muy importantes.

El Presidente, diputado José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias señor Secretario.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos para réplica, el diputado Raúl Piña Horta, del Partido Verde Ecologista de México.

El diputado Raúl Piña Orta (PVEM):

Con su permiso, señor Presidente.

Señor Secretario: La satisfacción del derecho a la salud que todos tenemos supone un compromiso político que se basa en el principio de la justicia social y debe ser considerado un elemento fundamental del progreso social.

En México falta mucho por hacer, los rezagos son graves y siguen siendo millones los mexicanos que no tienen garantizado el acceso a servicios de salud. Necesitamos mejor calidad en los servicios y brindar un trato digno y con calidad a todos los usuarios.

Actualmente el tiempo de espera para que sea programada una consulta de especialistas puede llegar a superar el mes, sigue habiendo un grave desabasto de medicamentos en las farmacias de los hospitales del sector público y muchos de los miembros del equipo de salud se contaminan al interior de las instituciones, perdiendo vocación, responsabilidad, humanismo y respeto a la dignidad humana.

El problema de los medicamentos no tiene su origen únicamente en su disposición y distribución sino que sus raíces son más profundas y tiene que ve con lo de la estructura del mercado farmacéutico nacional que incluye a laboratorios nacionales y extranjeros que operan en México, así como también con los procesos de compra por parte de las instituciones de salud, en donde el fantasma de la corrupción y de los conflictos de interés se encuentra presente.

Les recordamos que el espíritu del artículo 134 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es establecer el principio fundamental para que las contrataciones se lleven a cabo a través de licitaciones públicas. Además establece de manera muy clara que los recursos económicos que disponga el Gobierno Federal y el Gobierno del Distrito Federal, así como sus respectivas administraciones públicas paraestatales, se administrarán con eficacia, eficiencia y honradez, para satisfacer los objetivos a los que estén destinados. Asimismo indica que los servidores públicos serán responsables del cumplimiento de estas disposiciones en los términos que la misma Constitución establece en su Título Cuarto.

Señor Secretario: El Partido Verde Ecologista de México tiene como premisa fundamental buscar el progreso económico del país, basado en el desarrollo sustentable, la atención inmediata a los grupos sociales más desprotegidos y el equilibrio financiero.

En materia de salud ambiental es urgente un diagnóstico que permita conocer los riesgos ambientales que afectan la salud de la población.

Cuando haya sospechas claras de perjuicio a la salud de la población cercanas a industrias contaminantes, es necesario dar información necesaria para las investigaciones, en lugar de poner obstáculos y pretextos para no investigarlas.

Lo invitamos a trabajar juntos en materia de salud ambiental, tema que nuestro partido tiene mucho qué aportar.

Muchas gracias.

El Presidente, diputado José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias señor diputado.

Continuando con la participación, es el turno del Partido de la Revolución Democrática y tiene la palabra hasta por cinco minutos, para formular sus cuestionamientos el diputado secretario de la Comisión de Salud Rafael García Tinajero, como ya mencioné, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

Adelante diputado.

Diputado Rafael García Tinajero Pérez (PRD):

Muchas gracias. Con su permiso, señor Presidente.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos reconoce el derecho de toda persona a la protección de la salud, sin embargo el goce de este derecho dista mucho de ser plena realidad para millones de compatriotas. Más aun con preocupación observamos cómo bajo la influencia del ideario del proyecto político ideológico político neoliberal seguido al pie de la letra por las cuatro últimas administraciones federales, el Estado Mexicano ha venido abandonando su responsabilidad de hacer válidos derechos sociales conquistados durante décadas en aras de generar beneficios privados.

En el ámbito de la Salud, es claro que en nuestro país se está imponiendo la visión del Banco Mundial basada en la idea neoliberal de que la salud pertenece al ámbito de lo privado, los Servicios Médicos son bienes privados y que las necesidades de salud deben ser resueltas por los individuos en la familia o el mercado.

Por tanto el Estado sólo debe hacerse cargo de aquello que el sector privado no asume por no ser rentable o por no ser apropiable por falta de recursos económicos.

Contra esta visión, el grupo parlamentario de mi Partido, el PRD, considera a la salud como un bien y una responsabilidad social, un derecho al que debe tener acceso todo ser humano por el solo hecho de serlo, independientemente de su condición económica y social.

Desde esta perspectiva, el Estado mexicano tiene la obligación de garantizar el goce de este derecho estableciendo las políticas públicas requeridas y asignando los recursos suficientes para su instrumentación. Reconocemos, porque ello implica valorar en su justa medida la labor heroica de miles de trabajadores de la salud mexicanos, que se ha avanzado, que se han consolidado logros sanitarios que se reflejan por ejemplo en una mayor esperanza de vida.

Reconocemos también que hay que avanzar en mejorar la calidad de los servicios médicos, mejorar su eficiencia, abatir la insatisfacción de los usuarios y los que en ellos laboran, dar fin a la tremenda desigualdad entre regiones y estratos sociales. Baste como ejemplo el hecho de que las posibilidades de morir en el periodo perinatal son tres veces mayores para un niño nacido en la Secretaría de Salud o en un Hospital de la Secretaría de Salud, que para uno nacido en el Instituto Mexicano del Seguro Social aunque vivan en la misma comunidad.

Por no hablar de la abismal diferencia entre los habitantes de algunas zonas indígenas del país que aún mueren de diarreas y bronconeumonías sus niños y los de Garza García en Nuevo León cuando comparamos perfiles epidemiológicos

En el Apartado de Salud del Tercer Informe de Gobierno del Presidente Fox se afirma que un paso trascendental para el futuro de la salud de la población mexicana es la introducción del Sistema de Protección en Salud y de la Ley en la materia. Se sostiene que esta Ley termina con la escisión entre la población derechohabiente y la llamada población abierta que hace de todos los mexicanos ciudadanos con derechos plenos en materia de salud.

Nosotros lo decimos clara pero firme y respetuosamente, tenemos serias dudas al respecto, pues además de que consideramos que el Seguro Popular fue aprobado tras una discusión insuficiente por el cúmulo de interrogantes que dejó sin resolver, tal y como se está instrumentando su puesta en práctica, tenemos certeza de que se estratificará y segmentará a la población en función de su condición económica y lugar de residencia.

Se pondrá precio a acciones de servicio para darles carácter de mercancía, trazadas las responsabilidades de la Secretaría de Salud y del Programa IMSS Oportunidades a las entidades federativas sin la certeza de que estas puedan asumir la carga.

Nos preocupa la posibilidad de acceso y la calidad de los servicios que recibirán aquellos que aún teniendo Seguro Popular tengan un problema de salud no incluido en el paquete básico y que a su vez, de acuerdo a los criterios establecidos no sea considerado como gasto catastrófico.

De igual forma nos inquieta la calidad del servicio que tendrán los usuarios del Seguro Popular en hospitales que operan sin equipo, sin médicos y sin medicamentos. Estas preocupaciones se reflejan en el cuestionario que oportunamente usted recibió, esperamos sus respuestas y agradecemos su atención.

El Presidente, diputado José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias señor diputado. Tiene la palabra el señor Secretario Julio Frenk Mora hasta por diez minutos para dar respuesta.

El Secretario de Salud, doctor Julio Frenk Mora:

Muchas gracias, le agradezco diputado Rafael García Tinajero y el grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática por las preguntas expresadas ahora y también las que se formularon con anterioridad.

Yo quisiera nuevamente partir de un reconocimiento, de un acuerdo completo con la visión de que la protección a la salud es un derecho social cuyo ejercicio homogéneo sin distinciones, debe ser garantizado por el Estado.

No existe en este sentido ninguna discrepancia de concepción y en cambio sí señalaría, señor diputado, que de ninguna manera en la política de salud del Gobierno del presidente Fox se plantea una visión ni de privatización de los servicios de salud y mucho menos de una concepción de la atención a la salud como una mercancía.

De hecho, el Programa Nacional de Salud 2001-2006, que es el instrumento rector de la política de salud del gobierno del presidente Fox, lleva como subtítulo "La democratización de la salud en México" y en el capítulo inicial sobre las bases doctrinarias de este instrumento de política, claramente se estipula la concepción del acceso a los servicios de salud como un derecho ciudadano, de hecho el concepto de democratización quiere decir ampliar el ejercicio del ámbito de los derechos políticos, donde hemos tenido enormes avances en nuestro país, ampliarlo también al ejercicio de los derechos sociales, basado estrictamente en el criterio de ciudadanía –insisto– en el sentido amplio, es decir que toda persona que resida en el país sin necesidad de demostración de ninguna otra característica ni de un nivel de ingreso ni de una participación específica o posición específica de mercado laboral, que su pura condición de residente del territorio nacional le basta para el ejercicio de ése derecho en forma homogénea.

De manera que en el plano de –digamos– las concepciones en el plano ideológico, la postura del Programa Nacional de Salud es clarísima, y todo un capítulo dedicado a los valores que refleja la política de salud y esos valores tienen como eje central el concepto de democratización, y se traduce en valores muy particulares como la inclusión social, la no discriminación, la no segmentación, la gratuidad de los servicios en el momento de uso de los propios servicios, la universalidad en el sentido de cobertura a todos, sin distinciones, etcétera.

Está ahí el documento para su revisión y creo que ahí encontraremos mucho más coincidencias que divergencias.

También el Programa Nacional de Salud identifica y reconoce, como usted lo ha señalado, que gracias al esfuerzo de generaciones de trabajadores de la salud, de médicos, de enfermeras, de brigadistas, de sanitaristas, de ingenieros, de administradores, de economistas, sicólogos, todo el ejército de trabajadores de la salud, nuestro país ha tenido enormes avances, y que sin embargo nos restan tres grandes retos y el primero que se señala es el de la equidad, es decir, reducir las brechas que todavía tenemos entre distintos grupos sociales; el segundo es el de la calidad, garantizar a todo mundo una buena calidad técnica pero además con un trato digno; y el tercero es el de la protección financiera.

Y aquí, entramos al bloque de preguntas sobre el Seguro Popular; yo las agradezco porque me permite aclarar varios temas.

Justamente en la reforma que se aprobó el pasado mes de abril con 92% del voto en el Senado y 73% en la Cámara de Diputados y con el apoyo de la gran mayoría de los Ejecutivos estatales de nuestro país, fue una reforma dirigida a resolver el problema de la protección financiera, es decir, el hecho de que a pesar de todo, tantos avances que ha tenido nuestro sistema de salud, éste sistema nació dividido, dividió a la población entre los derechohabientes y la población abierta, la llamada población abierta.

Lo que pretendemos ahora es que todo mundo en este país sea derechohabiente, o del Instituto Mexicano del Seguro Social, si tiene una relación laboral como asalariado en el sector privado formal de la economía, o del ISSSTE, si es un asalariado del sector público formal de la economía, y para esa mitad casi de la población que son trabajadores por cuenta propia, que son desempleados o que trabajan en el sector informal de la economía, el Seguro Popular de Salud como un tercer seguro público, además homologado a la concepción de que está en la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social para que realmente opere como un sistema integrado en lo financiero y nos permita, a partir de los siete años de transición que da la propia Ley General de Salud, lograr ese ideal de una seguridad social universal, que es un ideal que por cierto está en los idearios de todos los partidos políticos representados en la honorable Cámara de Diputados.

Le quiero señalar que la discusión, lejos de haber sido insuficiente, fue en todo caso exhaustiva. La primera sesión de discusión en primer lugar con los secretarios estatales de Salud, porque vivimos en un sistema de salud federalista, que éste es el sector más descentralizado de la Administración Pública Federal, la primera sesión la tuvimos el 8 de enero del año 2001, es decir, al principio de la sexta semana de la gestión del gobierno del Presidente Fox.

Que sostuvimos a lo largo de 2 años y medio una cantidad enorme de encuentros con, tanto diputados como senadores, que los señores legisladores hicieron un trabajo espléndido introduciendo más de 100 modificaciones a la ley, muchas de ellas, señor diputado, provenientes del Partido de la Revolución Democrática que mucho enriquecieron esa iniciativa.

Y que yo me atrevería a decir que realmente el producto, la ley que fue aprobada finalmente el 30 de abril de este año, es el producto de un trabajo de todas las fuerzas políticas, del Gobierno Federal, de los gobiernos estatales, la podemos calificar de una auténtica reforma de Estado en el sentido de que surgió una colaboración entre Poderes de la Unión, una colaboración entre niveles de gobierno y que además, por el régimen de transitoriedad que nos da 7 años para lograr esta meta de la cobertura universal, trasciende el ámbito de una administración de gobierno, y esas 3 características me parece que nos permite calificarlas como una reforma de Estado.

Señalaría yo también que de ninguna manera el propósito de esta reforma es introducir un elemento mercantil, es todo lo contrario. Hay el mito de que los pobres en México no pagan por su salud, y nosotros, después de un análisis muy detallado que está contenido también en el Programa Nacional de Salud y en una cantidad muy grande de documentos, hemos demostrado que en este país más de la mitad de todo lo que se gasta en salud es gasto privado que proviene del bolsillo de las personas.

Esto, y éste es quizás un punto de convergencia total entre las fuerzas políticas representadas en la Cámara de Diputados, ésta es la forma más injusta de financiar la salud y debemos combatirla, no podemos aceptar un país donde el más enfermo pague más.

Por el contrario, lo que la reforma plantea es establecer un mecanismo solidario de financiamiento, con solidaridad en tres sentidos, entre los sanos y los enfermos, es decir, que los que estamos sanos ayudemos a financiar la atención a la salud de los que están enfermos y todos algún día nos beneficiaremos porque todos algún día estaremos en condición de requerir servicios de salud; segundo, entre jóvenes y adultos mayores y, tercero, entre ricos y pobres. ése es el esquema y el efecto más importante que estamos viendo en el año y medio que llevamos de aplicación inicial del Seguro Popular, es justamente una reducción muy importante del gasto de bolsillo.

Nosotros iniciamos una fase inicial con participación de 22 estados de la República, la demanda popular ha sido extraordinaria, más de medio millón de familias están afiliadas, la meta de todo el año se alcanzó en el mes de julio por esta demanda tan grande que ha habido.

Y hay indicadores fundamentales, arriba, casi el 95% de los afiliados pertenecen a los 3 deciles más bajos de ingreso, hay un elemento de equidad de género muy importante que será algo que en su momento discutiremos con la Comisión de Equidad y Género porque el 60% de las familias afiliadas son familias encabezadas por mujeres; es decir, hemos encontrado un espacio donde había un grupo muy importante de familias desprotegidas donde el shock que representa la pérdida de la salud podía verdaderamente ocasionar estragos en esa familia y el Seguro Popular ha venido a llenar este vacío.

Nosotros, lejos de dividir a la población, creemos que ésta es la gran medida para eliminar el carácter segregado que ha tenido nuestro sistema de salud para volvernos un país de puros derechohabientes, donde nuestra pura condición de ciudadanos sea suficiente para el ejercicio pleno de ese derecho y en ese sentido estoy convencido por los 3 años de diálogo que hemos sostenido con el Poder Legislativo, que éste es un punto donde todos, todas las fuerzas políticas, los distintos poderes y los distintos niveles de gobierno coincidimos.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, señor Secretario. Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, para réplica, el diputado Rafael García Tinajero, del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Rafael García Tinajero Pérez (PRD):

Muchas gracias.

Señor Secretario, hemos escuchado con atención sus respuestas y comentarios. No podemos nosotros hablar de que el Estado mexicano no ha abandonado sus funciones esenciales en cuanto a la prestación de salud, cuando vemos que el gasto social en salud es uno de los menores de América, que el gasto privado en salud en este país, excede el gasto público y que juntos no llegan a 6% del Producto Interno Bruto.

Por otra parte me parece contradictorio hablar de un país de derechohabientes y de un país en donde cualquier ciudadano tenga plenos derechos a la atención de la salud sin ser derechohabiente.

No cabe duda de que las posiciones en cuanto a problemas de salud y de seguridad social, independientemente de que alguien diga lo contrario, reviste un marcado carácter ideológico. La discusión sobre el Seguro Popular no es excepción a la regla, desde nuestro punto de vista el llamado Seguro Popular está basado en la lógica de mercantilización del financiamiento en la prestación de los servicios de salud, pues se pone precio a un paquete de servicio muy limitado, por cierto, convirtiéndolo así en mercancía.

Se establece un sistema de prepago que garantice un mercado respaldado por poder de compra, así sea mínimo, formado por individuos y familias con capacidad de prepago aunque sin una relación laboral formal;

Estratifica el acceso a servicios de salud en función de características como la condición económica y lugar de residencia de las personas;

Restringe la función de la Secretaría de Salud a regular y normar al sector;

Adecua el sistema público de salud al ajuste fiscal, permitiendo la disminución del gasto público en salud, ofreciendo sólo algunos servicios sociales exigidos por la población, en este caso un paquete básico de servicios de salud y un seguro contra gastos catastróficos;

Traslada y por tanto diluye la responsabilidad política de la Federación en la prestación de servicios al nivel de los estados. Tal parece, según se desprende de los acuerdos de coordinación que celebran la Secretaría de Salud y las entidades federativas para la ejecución del Programa Salud para Todos, que la meta es fijar el costo de las acciones esenciales como el techo financiero de la transferencia de recursos federales a los estados, ya que los acuerdos sólo establecen el compromiso de remitir mensualmente a éstos el subsidio federal correspondiente con base en los padrones de familia con aseguramiento vigente.

Con este esquema queda claro que los gobiernos estatales tendrían que financiar los servicios excluidos del paquete básico. Esto acentuará la desigualdad entre regiones y estados pobres y ricos debido a la también desigual capacidad de allegarse de recursos adicionales.

Por otra parte resulta preocupante el que los recursos, más que financiar a las instituciones públicas de salud, tengan como destinatarios individuos adscritos a un padrón y catalogados como usuarios potenciales.

Esta descentralización es paradójicamente centralizadora, porque las decisiones cruciales sobre el contenido de los servicios, su monto, además de la asignación de los recursos federales, son tomados e impuestas por el Poder Ejecutivo Federal sin ninguna participación de los poderes locales ni mucho menos de los usuarios o trabajadores de la salud.

Las 78 acciones de salud que incluye el Seguro Popular parecen estar pensadas para realizarse con tecnología simplificada y personal de baja calificación. Cualquier servicio no incluido en el paquete o definido como gasta catastrófico deberá ser financiado por el individuo, mediante el pago directo por vía de un seguro público privado. En estas condiciones, los derechohabientes del Seguro Popular no podrían aspirar al tratamiento de un acceso hepático amibiano o una fractura expuesta de un hueso largo, a no ser que pague por el tratamiento o tengan la suerte de vivir en un estado con recursos suficientes para ofrecer estos servicios en su sistema estatal de salud.

A pesar de las diferencias que tenemos respecto al Seguro Popular, tenemos claro y hay que aceptarlo, que ésta es una realidad legal y que será una opción de salud, quizá la única para millones de mexicanos.

Por esto nos parece fundamental replantearlo de manera conjunta desde nuestro ámbito de competencia, a fin de mejorarlo y convertirlo realmente en un instrumento que dé respuesta a las necesidades que en el rubro de salud tiene nuestro pueblo. No nos podemos dar el lujo de que nuestras diferencias de fondo o de matiz, conviertan al Seguro Popular en un mortinato, hay que fondearlo adecuadamente.

En la próxima discusión del presupuesto debemos elevar el gasto social en salud que hoy es uno de lo más bajos de América. Apuntalar al sector salud con más recursos para que se empleen de la mejor forma.

Muchas gracias.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, señor diputado secretario.

Es el turno de participación del Partido Acción Nacional. Tiene la palabra hasta por cinco minutos, para formular sus cuestionamientos, la diputada Maki Esther Ortiz Domínguez.

La diputada Maki Esther Ortiz Domínguez (PAN):

Gracias, señor Presidente.

Un sistema de salud debe ser un derecho irrenunciable, integral, conformado por un conjunto de instituciones, normas y procedimientos que busquen el bienestar individual y colectivo, que satisfagan las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer la habilidad de las futuras, para satisfacer sus propias necesidades.

Esta labor concierne no sólo al Ejecutivo, sino que requiere de un Poder Legislativo responsable y decidido a lograr consensos.

Un sistema de salud diseñado para el bien social, nunca debe atentar contra la estructura y la integridad de la medicina científica ni transformarla en una industria, reconociéndole sólo dimensiones administrativas y económicas, ya que tiene dimensiones más importantes y fundamentales como la social, la científica y la ético de ontológica.

Los legisladores de Acción Nacional reconocemos los logros que ha tenido la Secretaría en programas que mejoran la calidad y la equidad en el servicio de salud, tales como Arranque Parejo en la Vida, que ha disminuido las tasas de mortalidad materna y neonatal; el Programa de Ampliación de la Cobertura, que actúa mejorando la atención a la salud en el área rural; el Programa Oportunidades, que beneficia a las familias en pobreza extrema, mediante acciones coordinadas de educación, salud y alimentación, o el Seguro Popular, que se propone llevar la cobertura de salud a todo el país y aunque inicia formalmente hasta el 2004, en las ciudades donde se han establecido programas pilotos ha funcionado favorablemente.

Hoy analizamos el Tercer Informe de Gobierno, sabemos que el tema de salud es una de las políticas públicas más importantes de cualquier país, por lo que los legisladores de Acción Nacional, preocupados por conocer más a fondo los resultados de su gestión al frente de la Secretaría, queremos hacerle los siguientes cuestionamientos.

¿Qué dificultades enfrenta la Secretaría de Salud para avanzar en la puesta en marcha del Seguro Popular, como sistema de protección social de salud en el 2004, tanto en materia presupuestaria como en el reducido crecimiento en la plantilla de médicos y enfermeras?

Dentro del Programa de Ampliación de Cobertura se reporta un aumento en el número de unidades médicas fijas y una disminución en los equipos de salud itinerantes utilizados, predominantemente en las zonas rurales y marginadas, ¿de qué forma afecta este comportamiento en la atención que reciben los beneficiarios de este programa? ¿Y no disminuye la penetración del servicio de salud en las zonas marginadas más retiradas?

¿Qué beneficios han tenido las comunidades de alta marginación de Guerrero y Puebla, con la incorporación de equipos de telemedicina? ¿Es factible y recomendable utilizar este mecanismo para llevar servicios de salud a las zonas marginadas de otras regiones del país?

¿Cuál es la magnitud de la reciente aparición de casos de sarampión en el área metropolitana de la Ciudad de México? ¿Se trata de un brote localizado o puede afectar varias regiones? ¿Qué medidas está tomando la Secretaría a su cargo, para enfrentar dicho problema? ¿Qué resultados se observan y qué se espera de dichas acciones?

¿Cuáles han sido los resultados del modelo de atención a mujeres mayores de 40 años, con riesgo a padecer cáncer mamario, implementado en los estados de Durango, Tamaulipas y Veracruz, el cual incluye la búsqueda y cuantificación en sangre de marcadores biológicos, relacionados con la presencia de dicha neoplasia maligna y qué posibilidades existen de que se extienda a otras entidades del país?

Para concluir, quisiera decirle que los legisladores de Acción Nacional entendemos que el problema de salud en nuestro país tiene su origen en la pobreza, estamos convencidos que debemos analizar con responsabilidad nuestros aciertos y nuestras deficiencias, y preguntarnos con honestidad ¿por qué la mitad de la población no tiene un seguro médico?, ¿por qué continúan las mujeres siendo maltratadas?, ¿por qué hay niños con problemas de desnutrición?, ¿por qué no invertimos en tecnología para prevenir enfermedades y hacer más barato el costo de los medicamentos?, ¿por qué las instituciones médicas no están a la altura de nuestras necesidades?, ¿por qué el sida, la diabetes y el cáncer continúan sin ser totalmente diagnosticados o tratados. Pero sobre todo preguntarnos ¿qué ha hecho falta? Asumir cada quien la responsabilidad que nos corresponda para retomar un camino que nos lleve a resultados, teniendo en cuenta lo que alguna vez dijo Miguel Unamuno: "En la democratización de la salud la medicina no es otra cosa que una confianza que se le entrega a una conciencia"

Muchas gracias.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, diputada.

Tiene la palabra el señor Secretario Julio Frenk Mora, hasta por 10 minutos, para dar respuesta a los cuestionamientos.

El Secretario de Salud, Julio Frenk Mora:

Muchas gracias a la diputada Maki Esther Ortiz, por sus palabras de aliento y el reconocimiento a distintos ámbitos de avance.

Con respecto a la primera pregunta, sobre las dificultades que enfrenta la Secretaría de Salud para lograr la puesta en marcha, completa ya, del Seguro Popular, quisiera yo señalar varios puntos: En primer lugar se ha mencionado y a veces se dice que con el Seguro Popular va a aumentar la demanda. Yo quiero subrayar que lo que el Seguro Popular nos va a permitir es que la demanda que hoy se encuentra reprimida o suprimida o postergada en función de barreras financieras, va a tener la oportunidad de expresarse plenamente. No es que aumente la demanda, es que una demanda que hoy no podía ejercerse a plenitud porque había una barrera financiera representada por el gasto de bolsillo, al eliminar ese gasto de bolsillo ahora puede expresarse a plenitud. Eso es lo que nosotros queremos.

Hasta ahora lo que ha hecho gran parte del sistema de salud es racionar esa demanda o poniendo barreras financieras vía el pago de bolsillo, por cierto las cuotas de recuperación que se cobran en los servicios públicos de salud, son un pago de bolsillo, son una barrera financiera y justamente algo que va a promover la reforma aprobada por el Congreso en abril, es la eliminación gradual de esas cuotas de recuperación. Entonces sí esperamos que eso va a poder expresarse de manera mejor.

Pero eso es justamente la función de un sistema público; no es suprimir la demanda sino atenderla. De manera que a veces que se oye un cuestionamiento de que qué va a pasar porque va a crecer la demanda, no, no va a crecer, se va a expresar y vamos a estar en posibilidades de que la gente en efecto ejerza ese derecho a la protección de la salud.

Otra forma en que hemos racionado la atención, además de las cuotas de recuperación, es limitando el paquete de servicios. En este momento dentro del programa de ampliación de cobertura, hemos tenido un paquete muy pequeño de 13 acciones solamente. El Seguro Popular permite una expansión muy amplia de ese paquete a más de 72 intervenciones; empieza además a darle a los pobres acceso a la atención de las enfermedades más graves que ocasionan gastos catastróficos, acceso que hoy no han tenido o lo han tenido muy limitado justamente por ese gasto catastrófico. Al cubrir el costo de los medicamentos que antes no se cubría, también va a permitir esa expresión, esa demanda.

Todo esto y contestando ya concretamente su… perdón, y nada más para terminar un punto sobre los paquetes, porque estaba también en la intervención anterior. Los paquetes no son una forma de limitar el acceso, es una forma de establecer un orden racional de prioridades y se basa en un principio de asignación de recursos muy justa que dice que nadie debe de gozar de lo superfluo mientras alguien carezca de lo esencial.

Entonces antes de estar pensando en que para un grupo privilegiado, quizás porque tiene ya derechos mucho más avanzados estemos haciendo la más alta tecnología, debemos asegurar que todo mundo tenga lo esencial. La idea de los paquetes es irlos ampliando gradualmente, y justamente el Seguro Popular dar un brinco para la población más desprotegida, de 13 acciones muy limitadas a 115, con la mira de que conforme los recursos vayan ampliándose, este paquete sea un paquete que cubra todo. Es una forma de no excluir a las necesidades de la gente más pobre, que es la que normalmente se quedan fuera.

Entonces sí quiero subrayar que ese es el sentido de definir las prioridades en materia de intervenciones, es la forma de lograr que el ejercicio del derecho a la protección de la salud sea parejo.

Lo que estamos esperando en efecto es que al permitir la expresión de la demanda, ésta crezca; de hecho la experiencia que tenemos es que en los lugares donde estamos en estos 22 estados, ha habido un crecimiento de entre 15 y 30%. Esto nos obliga a empezar a pensar cómo vamos a ampliar la oferta de servicios. Todavía hay capacidad en el sistema de salud, que podemos aprovechar, ejemplo los centros de salud que tienen sólo un turno matutino, un horario matutino; simplemente ampliando el turno vespertino se aumenta esa capacidad.

Hospitales que no están funcionando con ocupación plena porque no tienen recursos suficientes para esa operación plena. Lo que el Seguro Popular nos permite es romper el círculo vicioso de que no hay dinero; por lo tanto, no tenemos suficientes médicos o no tenemos a las unidades funcionando a plenitud y esa misma baja ocupación de los hospitales se vuelve la justificación para no darles recursos y estamos en un círculo vicioso.

Ahora lo vamos a romper con los recursos frescos que la ley ya asigna de manera además totalmente democrática. Este es el cambio más importante del Seguro Popular y aquí sí estoy dispuesto a un debate ideológico. Es la presupuestación democrática; es decir, que el dinero debe seguir a la gente, no a los burócratas, no a las decisiones que tomamos los funcionarios. Eso es lo que hace el Seguro Popular.

Los estados reciben ahora una asignación según el número de familias afiliadas. Eso hace que estemos apoyando a la gente, haciendo una presupuestación democrática y no lo que han sido los presupuestos inerciales donde un hospital puede estar vacío o lleno, dar buena o mala calidad y sigue con el mismo presupuesto. Puede estar a reventar y sigue con el mismo presupuesto inicial; puede estar vacío y sigue con el mismo presupuesto.

Esto nos va a obligar a las instituciones a satisfacer las necesidades y expectativas de la población, que es precisamente todo ese sentido del servicio público.

Yo creo que vamos a tener dos retos importantes: uno es ciertamente el presupuestal. Que se cumplan las exigencias que marca ya la ley, las previsiones que marca la ley. La mayor parte de esas previsiones corren a cuenta del erario federal; cinco séptimas partes del fondeo total del Seguro Popular es del Gobierno Federal. Las aportaciones familiares son una mínima parte y tienen como sentido establecer solidaridad entre ricos y pobres, dejando exentos, por cierto, porque la ley reconoce un régimen no contributivo a la gente más pobre.

Segundo, es precisamente, aunque tenemos todavía margen dándole suficiencia de plantilla y de recursos tecnológicos y medicamentos a la capacidad ya instalada, sí ir previendo la expansión. Para eso la ley nos demanda un plan maestro de inversión en infraestructura. Ese es un gran avance de la ley que nos exige ese plan maestro para que de ahora en adelante la expansión de la infraestructura tenga un sentido racional.

Respecto a su pregunta de las unidades móviles, le quiero comentar que la reducción que ha habido por parte del PAC se debe a que se han sustituido por unidades fijas. En realidad las unidades móviles son una solución en tanto se logra establecer esto.

En el año que cubre el informe de gobierno del Presidente de la República se crearon, se abrieron 103 unidades fijas en las comunidades objeto del programa de ampliación de cobertura y eso hizo que se disminuyeran 15 equipos itinerantes, porque justamente ya tenemos el espacio de las unidades fijas.

Respecto a su pregunta sobre telemedicina, es en efecto una gran estrategia con un enorme potencial para ampliar la cobertura a las comunidades más remotas. Esto es parte de la gran estrategia de salud, que es a su vez parte de la gran estrategia en México que ha impulsado el gobierno del Presidente Fox.

Estamos empezando en forma piloto. En Guerrero ya arrancamos con más o menos 120 mil familias beneficiadas en las comunidades más remotas de la montaña de Guerrero.

En Puebla empezamos ya también en ocho unidades, con una población beneficiada de casi 475 mil personas. Estamos ampliando ya a Oaxaca, Chiapas y Querétaro. De manera que sí vemos en la telemedicina una estrategia para vencer lo que es el gran reto de la distancia que tenemos en este país donde paradójicamente, junto con las grandes concentraciones urbanas, sí tenemos una dispersión rural terrible con más de 100 mil comunidades con menos de mil habitantes cada una y donde la telemedicina, puesta al servicio de la gente más pobre, puede ser un gran avance.

El brote de sarampión fue, en efecto, un brote muy contenido. En total hubo 41 casos, todos en la zona centro del país. Creo que aquí se puso en evidencia lo bien que funciona nuestro sistema de vigilancia epidemiológica porque rápidamente se detectó un brote. Yo quiero recordarles que la última defunción por sarampión en México ocurrió en 1995. Estos fueron todos casos importados. México tiene controlada la infección, de manera que hemos creo que puesto a prueba que el sistema de vigilancia funciona, justamente la detección temprana fue la que nos permitió detectarlos. Llevamos ya sesenta y dos días sin un solo caso, con lo cual ya se rompió la cadena de transmisión. Sin embargo se está ampliando con una vacunación adicional del orden de 13 millones de dosis para personas de las generaciones que todavía no tuvieron el beneficio de la vacunación universal, es decir, gentes entre 25 y 35 años. Ninguno de los casos se debió a falla vacunal, sino que fueron precisamente por este fenómeno y todos fueron importados.

Y con respecto al modelo de atención, estamos completando los estudios de esta prueba y en cuanto estos estén listos, desde luego en función a los resultados que se obtengan con este antígeno, se considerará su ampliación al resto de la República Mexicana.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, señor Secretario.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos el diputado Lucio Galileo Lastra Marín, para réplica, del Partido Acción Nacional.

El diputado Lucio Galileo Lastra Marín (PAN):

Señor Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, diputado Juan de Dios Castro; Presidente de la Comisión de Salud; compañeras y compañeros legisladores; señor Secretario Julio Frenk: Gracias por sus respuestas.

Asegurar condiciones adecuadas de salud constituye un elemento central en las políticas de combate a la pobreza y de fomento al desarrollo.

Una población que goza de buena salud tiene mayores posibilidades de desarrollar sus capacidades y de aprovechar las oportunidades que le brinda un sistema de libertad y de democracia.

Desde la perspectiva de Acción Nacional, es lacerante que en la práctica persistan barreras en el acceso a los servicios de salud y que el pleno goce del derecho social de protección a la salud, no se dé en condiciones de igualdad para todas y para todos, por diferencias entre población derechohabiente y población abierta; entre residentes del sur y del norte; entre área rural y urbana; entre poblaciones mestizas y comunidades indígenas y entre ricos y pobres.

Por ello, las respuesta que usted ha dado a los cuestionamientos de mi partido, merecen ser valoradas en su justa dimensión en el ánimo de contribuir al logro de mejores resultados, en beneficio de la sociedad mexicana.

La estrategia de edificación de capacidades a través del Programa Arranque Parejo a la Vida, el de Ampliación de Cobertura, el Programa de Atención Médica Especializada a la Comunidad, el Seguro Popular y el uso de tecnología avanzada en el diagnóstico y tratamiento, entre otros, buscan derribar las barreras que limitan el acceso al sistema de salud a las que hicimos mención. Dan cuenta del trabajo de la dependencia a su cargo y del compromiso del Gobierno Federal por revertir el rezago en salud.

La disminución de la mortalidad materna en 14.6%, además de responder a la demanda de atención a la salud reproductiva de las mujeres, protege a las familias de la pérdida de un miembro que juega un papel preponderante en el equilibrio, cohesión y formación de los demás integrantes del grupo familiar.

De igual forma, la atención médica y apoyo nutricional que reciben los menores desde el vientre de la madre y durante el primer año de vida, ayuda a evitar problemas de discapacidad y de insuficiente desarrollo, origen de desigualdad social.

Vemos con orgullo que se está trabajando para mantener el esquema de vacunación como el más completo de América Latina, aun cuando lamentamos que en el Distrito Federal en el año 2002 la cobertura de vacunación fue únicamente de 77.7% para los niños de un año de edad, cifra menor a la media nacional de 94% y significativamente inferior al 85% recomendado para proteger adecuadamente a la población.

Recomendamos al Distrito Federal en el marco de la descentralización de los servicios de salud, atienda responsablemente a una población sensiblemente vulnerable a padecer enfermedades prevenibles por vacuna.

El Programa de Seguro Popular, una idea innovadora de la Secretaría de Salud y un logro del Poder Legislativo, se proyecta como un poderoso instrumento para disminuir el gasto de bolsillo y evitar el gasto catastrófico y avanzar hacia la equidad social. Estos logros resultan alentadores en torno al objetivo de reducir los rezagos de injusticia que nuestro sistema de salud arrastra.

No obstante, no nos damos por satisfechos. En Acción Nacional somos conscientes que la magnitud de los atrasos, los restos que tenemos por delante y las obligaciones que debemos atender demandan nuestro compromiso y corresponsabilidad. Requerimos lograr una verdadera protección social a la salud de todas las familias mexicanas, en especial las más pobres.

Asimismo se requiere que las autoridades locales y federales impulsen los mecanismos de coordinación para cumplir con las metas de vacunación, a fin de evitar desagradables sorpresas como el brote de sarampión presentado en la zona metropolitana de la ciudad de México.

No tenga duda, señor Secretario, que así como exigimos resultados asumimos nuestra responsabilidad como legisladores. En una semana abordaremos la aprobación del paquete económico para el próximo año. Sabemos que el sistema de protección social en Salud centra sus posibilidades de éxito en los recursos que se le destinen.

Ante este escenario, no dude que nuestra posición será la de considerar a la salud como una de nuestras principales prioridades de gasto. De igual forma ante el pueblo de México nos comprometemos a trabajar en el ámbito de las propuestas legislativas a fin de arribar a medidas responsables y sensatas que contribuyan a alcanzar los objetivos del Programa Nacional de Salud y materializar la visión de un sistema de salud universal, equitativo y de calidad.

Muchas gracias.

El diputado Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, señor diputado.

A continuación toca el turno al Partido Revolucionario Institucional y tiene la palabra, hasta por cinco minutos para formular sus cuestionamientos, el diputado Marco Antonio García Ayala.

El diputado Marco Antonio García Ayala (PRI):

Muchas gracias. Con su permiso, diputado Presidente.

Compañeras y compañeros Diputados; señor Secretario de Salud:

La salud es la condición humana en la que se manifiesta invariablemente y de la forma más contundente el esfuerzo individual y colectivo por el bienestar y el progreso. Ninguna sociedad puede aspirar a tener niveles de desarrollo sostenido, sustentable y creciente si sus integrantes no cuentan con índices y perspectivas de salud que les permitan tener una vida productiva, armónica y plena.

La enfermedad y los padecimientos condenan a las mujeres y a los hombres al desperdicio de sus talentos y de sus capacidades. Obligan a la realización de gastos sociales que en muchas ocasiones pudieran evitarse.

Por eso, con gran sabiduría, el Constituyente Permanente del país plasmó el derecho a la salud en nuestra suprema ley, como una aspiración fundamental de los mexicanos, como un compromiso de la colectividad con su propio destino y como una obligación primordial del gobierno.

El esfuerzo de miles de médicos, paramédicos, personal de enfermería, investigadores, científicos y académicos que día a día desenvuelven su trabajo con generosidad, han cristalizado en mejores índices de vida y de convivencia. Si a ello sumamos los esfuerzos adicionales que han significado diversos programas que la Secretaría de Salud ha puesto en marcha, así como el programa de protección social en salud el Seguro Popular, que se formalizará en enero del 2004, conforme a las recientes reformas de la Ley General de Salud, con la incorporación en los próximos tres años de más de 20 millones de beneficiarios podemos imaginar el desafío que tenemos.

Sin embargo, es cierto que debido a las limitaciones económicas, a la evolución sociodemográfica, al cambio epidemiológico, a las modificaciones de los fenómenos geográficos, a las catástrofes naturales, a la aparición de nuevos padecimientos, a los rezagos existentes, al aumento de la inseguridad y la criminalidad, a la ampliación vergonzosa de la pobreza, entre otros factores, han colocado el estado de nuestra salud en una situación riesgosa, con problemas de gran magnitud.

Por ello nos preocupa de sobremanera, señores diputados, señor Secretario de Salud, los diversos indicativos y expresiones que algunas autoridades hacendarias del Gobierno Federal han hecho públicas con motivo del Presupuesto del año próximo, que apuntan hacia una reducción sustantiva de los recursos que le serán asignados al sector salud, particularmente a la dependencia cuyo titular hoy comparece.

Con las cargas adicionales de trabajo que se avizoran y con los rezagos manifiestos, es imposible pensar en la satisfacción de la demanda de servicios con la calidad, oportunidad y previsión que se necesita sin un presupuesto suficiente.

El grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, en coincidencia con los planteamientos que ha venido realizando la sociedad civil, organizaciones políticas y sindicales diversas, ha venido insistiendo en el incremento de los recursos financieros, humanos y materiales, con la finalidad de que las instituciones cuenten con los elementos indispensables para la realización de la prestación de los servicios de salud con oportunidad, calidad y calidez.

No podemos desconocer de ninguna manera que en los últimos años la población en general ha efectuado serios cuestionamientos a las condiciones del servicio de las instituciones públicas de la salud, señalando especialmente el lamentable deterioro físico de la infraestructura de las unidades médicas, la ausencia de mantenimiento y la carencia creciente de los bienes muebles y equipo para la atención.

Por lo anteriormente expuesto, señor Secretario, le pregunto: ¿Cuál es el incremento, en términos reales, de la inversión pública en salud que se contempla en el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el próximo año con relación al del 2003?

¿De los recursos para el 2004 cuál es el monto asignado al seguro de protección social en salud en Seguro Popular?

¿Por qué no se han celebrado los convenios de incorporación al Seguro Popular en algunas entidades federativas y el Distrito Federal?

¿Se ha considerado potencializar la fuente de financiamiento del sector salud a través de ciertas acciones que actualmente promueven en algunos centros hospitalarios personas altruistas, organizaciones civiles y patronatos, mediante donativos de equipo médico de alta tecnología, instrumental, mobiliario y medicamentos?

¿Cuáles son los planes de contratación de médicos, enfermeras y paramédicos de la dependencia a su cargo para el año entrante, considerando que en los países desarrollados con los cuales nos comparamos en todos los rubros, el promedio de médicos por cada mil habitantes es superior a dos, de conformidad a los datos de la Organización Mundial de la Salud y que son recomendados por este organismo internacional para países con características que día con día tenemos mayormente, ya que actualmente en nuestro sector salud, en la Secretaría de Salud, el promedio es de un médico por cada mil habitantes?

¿La dependencia a su cargo tiene contemplada la regularización laboral de más de 18 mil trabajadores, principalmente médicos y enfermeras, que se encuentran prestando sus servicios bajo el régimen de honorarios, a fin de reconocerles su estabilidad laboral y seguridad social?

Por su atención y respuestas, muchas gracias.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el señor Secretario Julio Frenk Mora, hasta por diez minutos, para dar respuesta a los cuestionamientos establecidos.

El Secretario de Salud, doctor Julio Frenk Mora:

Muchas gracias y muchas gracias al diputado Marco Antonio García Ayala por sus planteamientos y preguntas muy trascendentales.

Yo quisiera también manifestarme en total acuerdo con el posicionamiento inicial. Como muy bien lo señala el diputado García Ayala, nuestro sistema de salud está enfrentando un doble reto: superar los rezagos que se han acumulado y al mismo tiempo enfrentar ya los problemas emergentes que tenemos ya en la puerta, de manera que a nuestro país se nos combina esta doble carga de lidiar con los rezagos de la mortalidad materna, de los problemas infecciosos comunes que afectan sobre todo a las poblaciones más pobres, sobre todo a los grupos indígenas en el sur-sureste y al mismo tiempo contender ya con los problemas no transmisibles, la epidemia que tenemos de diabetes, de problemas cardiovasculares, de problemas cerebro-vasculares, la amplísima constelación de problemas de salud mental, las adicciones, problemas mucho más costosos de prevenir y tratar y que hoy son ya la realidad para nuestro sistema.

A eso hay que sumar, como bien lo decía él, la emergencia de nuevos padecimientos, cuyo caso más notable es el sida, y además la existencia y la ocurrencia de fenómenos meteorológicos y otros desastres naturales en donde el sector salud siempre está listo a la respuesta, es de los primeros sectores que ahí están siempre, desde antes, muchas veces, de estos eventos, como lo han demostrado los últimos fenómenos meteorológicos que han afectado una gran parte de la población y donde hay más de 6 mil elementos brigadistas que son verdaderos héroes de la salud que van y están presentes en las zonas de desastre junto a los elementos del Ejército, de la Armada, a los valiosísimos elementos de protección civil, ahí está siempre la brigada de salud presente en estos fenómenos.

Entonces vivimos además en un mundo interconectado donde aún cuando nosotros hacemos avances, como el control epidemiológico de sarampión, no podemos evitar la importación, porque si en México hubo 41 casos, en Japón hubo 75 mil, y entonces muchos de estos casos vienen así. Es un sector que está viviendo muchos de los frutos de los éxitos pasados en haber reducido la mortalidad por enfermedades infecciosas, en haber cambiado toda la distribución por edades de las muertes y que ahora gracias a los éxitos del sistema de salud del pasado es que ahora tenemos población de edad más avanzada, fenómenos o problemas de salud mucho más costosos.

De manera que necesitamos, es imperativo, poner a nuestro sistema de salud al día de estos nuevos retos; este sistema que tantos avances nos dio en los últimos 60 años; en efecto, aumentó más la esperanza de vida que en toda la historia previa acumulada de la humanidad, aumentó más en estos 60 años.

Ahora, sin embargo, es víctima de estos éxitos y tiene que enfrentar problemas mucho más costosos, ya nos acabamos las enfermedades que se pueden prevenir con acciones muy económicas, como son las vacunas y ahora tenemos que enfrentar estas cargas adicionales; como lo han expresado distintos legisladores en sus posicionamientos, esta doble carga es lo que nos obliga a poner a nuestro sistema al día.

Y esto, desde luego, requiere una actualización financiera, justamente la reforma que fue aprobada en el pasado mes de abril es una reforma que tiene como objetivo lograr superar los desequilibrios financieros; uno de esos desequilibrios es el del nivel, en efecto, México invierte menos que el promedio latinoamericano en materia de salud, tenemos ya el instrumento jurídico para lograr esa corrección de desequilibrios, ahora esto tiene que expresarse en el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Contestando específicamente a los cuestionamientos, la ley aprobada en abril por el Congreso y publicada el 15 de mayo, nos da 7 años, o sea, entra en vigor el 1 de enero de 2004 y nos da hasta el año 2010, 17 años para lograr la cobertura universal, 100% de cobertura entre 7 nos implica que cada año debemos cubrir 14.3% de la población hasta hoy excluida de la seguridad social.

Esta población, de aproximadamente 11 millones de familias, el 14.3% de ellas representa 1.7 millones de familias, de manera que la meta que la ley nos plantea para el año que entra, es cubrir a 1.7 millones de familias, vamos a cerrar este año con 540 mil familias, reflejo de la enorme afectación de la gran demanda, porque esta meta la tuvimos como dije antes, a mediados de año, pero el brinco de 540 mil a 1.7 millones es un reto enorme. Esto representaría ya en el orden de 6 millones de mexicanos y mexicanas de personas que estarían protegidas por el Seguro Popular el año que entra.

La Ley tiene una gran virtud de dejar ya legislado los montos de las transferencias federales y las obligaciones estatales. Yo quiero también subrayar, porque es muy importante estudiar con detenimiento la ley, la ley tiene la gran virtud de que establece un esquema tripartita buscando la homologación con el esquema de financiamiento a la seguridad social formal, hay una aportación del Gobierno Federal que es igual a la del Seguro Social, eso se dice fácil, pero eso significa eliminar en estos siete años, no de golpe, pero sí en estos siete años, esa brecha que hoy todavía es más del doble de recursos públicos por derechohabiente de la seguridad social, que por las personas de la población abierta.

Entonces, uno, la aportación federal; dos, la aportación estatal que hasta ahora no estaba reglamentada y entonces veíamos estados que aportaban mucho a la salud y estados que no aportaban prácticamente nada. Ahora queda ya en Ley qué le toca a los gobiernos estatales y también la aportación familiar, en función únicamente de la capacidad contributiva como la tenemos en la seguridad social formal, ahí también los trabajadores, incluyéndonos a nosotros los servidores públicos, hacemos una aportación en función de nuestros ingresos y, al igual que está en la legislación de seguridad social, hay un régimen no contributivo para la gente de muy bajos ingresos.

Es un esquema tripartita. Bueno, esta aportación federal, señor diputado, representa para el 1.7 millones, ya en ley, 3 mil 800 millones de pesos del 2003 –esto habrá que actualizarlo– la ley tiene la gran virtud de que actualiza las obligaciones por inflación, eso realmente es un paso para un sector que tiene tal relación con insumos importados, es fundamental, era fundamental tener esa protección.

Y al quedar legislado esto ya es la obligación del Gobierno Federal; también le da un blindaje financiero al sector salud, son 3,800 millones de los cuales 2,527.7 –se lo puedo decir así porque ya está en ley– es cuota social y lo demás es lo que llamamos la aportación solidaria federal.

Los estados en su conjunto aportan la mitad de esa cuota social, de manera que habrá otros, aproximadamente, 1,275 millones de aportaciones estatales adicionales.

Tenemos ya los compromisos, señor diputado, de un número ya muy importante… 15 estados ya han hecho el compromiso de asignar esos recursos, estamos ya finalizando en respuesta a su pregunta de la firma de los convenios, estos convenios, pero el compromiso lo tenemos y de hecho arrancamos el año ya con compromisos para más de un millón de familias afiliadas.

Finalmente le comentaría que sí coincidimos con usted en que es necesario tener una política integral de recursos humanos y creo que tenemos la gran oportunidad de ponernos al día y, desde luego, con el trabajo constructivo que hemos tenido con el Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud, hemos dado ya pasos juntos muy importantes, como el reciente tabulador único, que tenemos también que ver reflejado en el Presupuesto 2004, que elimina desigualdades terribles que teníamos por la coexistencia de dos ramas, la médica y la administrativa, esto que había sido una demanda del sindicato, ya se logró un solo tabulador, una sola curva salarial, es algo que hemos hecho juntos con el sindicato y con la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado.

Tenemos que los avances en materia de renivelación, de retabulación y este tabulador único, la incorporación de los investigadores a la rama médica, ha habido un avance en materia de recursos humanos, pero ciertamente yo coincido totalmente que nuestra siguiente prioridad debe ser la regularización para que todos los trabajadores de la salud tengan condiciones estables de trabajo.

Finalmente, mencionaba usted la cuestión de la potenciación con donaciones.

Sí vemos muy valiosa la participación de organismos filantrópicos que en materia de equipamiento han tenido una presencia importante, al mismo tiempo es parte de buscar esquemas innovadores financieros, pero siempre con la rectoría del Estado y con la responsabilidad pública esencial, son mecanismos complementarios a los que les damos la bienvenida desde luego y que mucho apreciamos, y en donde también estamos identificando esquemas innovadores de financiamiento de los cuales estas aportaciones filantrópicas son un ejemplo.

El Presidente, diputado José Angel Córdova Villalobos:

Muchas gracias, señor Secretario. A continuación tiene la palabra hasta por cinco minutos, para réplica, el diputado Abraham Velázquez Iribe, del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Abraham Velázquez Iribe (PRI):

Doctor Julio Frenk Mora, Secretario de Salud.

Diputado José Angel Córdova Villalobos, Presidente de la Comisión de Salud.

Estimadas diputadas, compañeros diputados.

Señor Secretario.

Sin desconocer y reconocer importantes logros en su gestión, tenemos que centrar la atención en los múltiples, en los serios problemas que tiene el sector salud en este país.

El Seguro Social y el ISSSTE se encuentran al borde de la quiebra financiera, lo cual hace inviable el sistema de pensiones. El desabasto de medicinas es lacerante, es una preocupante realidad que contrasta con el optimismo de la estadística oficial. El Seguro Popular, como ya lo comentó nuestro estimado amigo el diputado Marco Antonio García Ayala, tiene muchas limitantes y nos provoca grandes interrogantes porque sus asegurados prácticamente no reciben atención de segundo nivel y ningún servicio en el tercero. El Seguro Popular el marcadamente excluyente, pero el Seguro Popular tampoco ofrece alternativas para avanzar más rápido en la construcción de un verdadero federalismo.

Como sucedió lamentablemente en otros ámbitos, la descentralización del sector salud también quedó inconclusa y heredó pesadas cargas, fuertes problemas a los gobiernos locales.

Como usted sabe, señor Secretario, esta situación se viene complicando todavía más. Se ha hecho más difícil por la enorme demanda de servicios que trae consigo el Seguro Popular, lo que está generando una inmensa presión sobre los hospitales y las clínicas que operan los gobiernos estatales.

En este contexto, nos interesa señalar otro grave problema que existe en las unidades hospitalarias de todo el país, el referido al déficit de plazas. Los secretarios de Finanzas estatales que participan al seno de la Conago estiman este rezago en un monto equivalente a los 100 mil millones de pesos. Esto es realmente muy delicado.

Este problema nacional tiene expresiones concretas y en el caso de mi estado Sinaloa, permítame informarle que tenemos un déficit de mil 249 plazas. El déficit de personal médico, de enfermería y administrativo provoca que los servicios de salud no tengan la cobertura y la calidad que se requiere. Esta situación, derivada de la falta de apoyo federal y un insuficiente presupuesto, viene agudizando los problemas.

Los mexicanos necesitamos respuestas, señor Secretario, pero sobre todo esperamos su puntual respaldo, que estamos seguros que así va a ser.

Eso esperan todos los estados de la República, entre ellos Sinaloa que registró un padrón cercano a las 90 mil familias inscritas en el Seguro Popular, el más alto en todo el país. Los estados ya están haciendo la parte que les corresponde, pero la Federación sigue incumpliendo con su responsabilidad.

Insisto en el ejemplo porque otros compañeros diputados que integran esta Comisión nos comentan que en sus estados prevalece una situación bastante similar.

Durante los últimos 5 años en Sinaloa se ha construido una basta infraestructura hospitalaria, pero todo se hizo con recursos propios y eso creemos que no es justo. Al día de hoy, el Gobierno Federal no ha autorizado presupuestos para los hospitales integrales de El Rosario, Badiraguato, Cozalá y Sinaloa de Leyva. Los menciono, señor Secretario, porque en sus giras que ha tenido por Sinaloa, usted nos ha acompañado, y tampoco apoya a los nuevos hospitales de Choiz y Concordia.

Pero todavía peor el déficit de plaza y la pesada carga que ello supone en el erario estatal está complicando la construcción de nuevos hospitales integrales en los municipios de Salvador Alvarado, Navolato, Elota y San Ignacio.

Por todo ello, señor Secretario, tenemos que concentrar nuestra atención en las fuentes de financiamiento, particularmente en el llamado Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud, el FASA. Estamos a unos cuantos días de recibir el proyecto de Presupuesto de Egresos para el próximo año y esperamos, doctor Julio Frenk, que en su propuesta fortalezca las fuentes de financiamiento para el sector y que de manera específica, usted adelante una propuesta firme y decidida que nos permita abatir el déficit de plazas a nivel nacional.

Señor Secretario Julio Frenk, por su atención muchas gracias.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, compañero diputado.

Hemos concluido este primer ciclo de participaciones y tal como lo determina el acuerdo parlamentario, vamos a iniciar un segundo ciclo en el cual la primera participación será por el Partido de la Revolución Democrática.

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para formular sus cuestionamientos, la diputada Irma Figueroa Romero, como mencionaba, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

La diputada Irma Figueroa Romero (PRD):

Con su permiso señor Presidente.

Señor Secretario, quiero manifestar que hemos estado muy atentos a su exposición respecto a la situación que guarda la salud de los mexicanos a 3 años de la entrada del gobierno del presidente Vicente Fox.

En mi calidad de diputada federal y ante el compromiso de representar a los ciudadanos mexicanos, le hacemos las siguientes preguntas.

Usted ha señalado que las enfermedades no conocen fronteras, además de señalar que la atención a los migrantes es un asunto que atañe a las autoridades de los lugares de origen, así como de los destinos intermedios y finales. Siendo la desnutrición, tuberculosis, sida y depresión los principales males que enfrentan los mexicanos que ingresan y que regresan de los Estados Unidos. Por lo tanto, manifestamos nuestra preocupación en torno a las acciones concretas que se están llevando a cabo para que se cumpla el cuarto constitucional y realmente puedan ejercer su derecho a la salud.

Además, ¿qué acciones se llevan a cabo para apoyar a los consulados mexicanos en los Estados Unidos de América? Dentro del apartado de metas de gobierno destinado a evaluar los compromisos establecidos en el Plan Nacional de Salud se establecen indicadores, siendo el tercero el de evaluaciones del cliente y los clientes son: población asegurada y no asegurada, los prestadores de servicios, IMSS, ISSSTE, Sedena, Pemex, los responsables de los organismos públicos descentralizados de las entidades federativas y de salud del Gobierno Federal, los funcionarios de las industrias químico farmacéuticas de insumos para la salud, agropecuaria y pesquera y alimentos y bebidas, representantes del Poder Legislativo de la Federación y de las organizaciones de la sociedad civil, así como integrantes del gabinete del Poder Ejecutivo federal. Explique la connotación "cliente", cuando se trata de una cuestión de salud pública.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios plantea que se considera que uno de los principales problemas ambientales y de salud pública que enfrenta el país está relacionado con un deficiente saneamiento básico y una mala calidad del agua. ¿Cuáles son las acciones para incrementar la cobertura y eficiencia de la cloración del agua, para disminuir la exposición de la población a contaminantes físico-químicos que se encuentran en ella? Y en virtud de los fenómenos naturales que se han presentado ¿cuáles son los estudios que se realizan en las zonas afectadas para determinar la calidad del agua y la posibilidad de su uso para su consumo humano?

Dentro del Programa de Atención de Alertas y Emergencias Sanitarias, se elaboró el documento Sistema de acción para prevención de emergencias tecnológicas, ¿cuáles son los puntos que trata y en qué lugares fue distribuido?, ¿considera que estamos realmente preparados para hacer frente a una emergencia tecnológica?, ¿en su Secretaría, con cuánto personal se cuenta para atender a la población que pudiera resultar afectada con emergencia de este tipo?

¿Qué avances hay en torno al análisis de los reglamentos que derivan de la Ley Contra el Bioterrorismo, expedidos por la FDA?, la cual es la responsable del desarrollo y cumplimiento de todas las normativas de seguridad en el suministro de alimentos a los Estados Unidos. ¿Cuál es la postura que la Secretaría a su cargo va a tomar ante la entrada en vigor de esta ley?

Del Programa de Salud y Mujer, en cuanto a la prevención y atención a la violencia familiar sexual y contra las mujeres, ¿en qué consiste el modelo integrado de prevención de éste problema y cuáles son sus principales logros?

Usted manifiesta que el Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica coordina y ejecuta los diferentes programas que en materia de prevención y protección a la salud han sido definidos como prioritarios, por lo tanto pedimos que nos informe acerca de los avances y metas realmente cumplidas del Programa de Urgencias Epidemiológicas y Desastres, ya que en su informe asegura que se cuenta con un ejército de profesionales y técnicos en salud pública que responde inmediatamente ante cualquier contingencia epidemiológica. Además, solicito me informe sobre el control de la conjuntivitis a nivel nacional, pues en el informe se omite.

Según el Consejo Nacional de Población, en 1930 los hombres vivían en promedio 35 años y las mujeres 37, seis décadas más tarde en 1995, la duración media de vida es de 71 y 76 años, respectivamente. Además este rápido ascenso de la fecundidad y mortalidad en México, ha traído como consecuencia una transformación de la pirámide poblacional que se expresa en un gradual proceso de envejecimiento de la población. Por lo tanto, le preguntamos, ¿qué está haciendo el Secretario de Salud, para preparar a los encargados de atender a la población en la que se observa que el adulto mayor está ensanchando la pirámide poblacional?

El informe expresa que el presupuesto autorizado a la Secretaría de Salubridad y Asistencia en el ejercicio 2003, incorpora de origen una cantidad considerable de medidas de austeridad, ahorro y disciplina presupuestaria, que para la integración del proyecto de Presupuesto 2003, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público determinó un techo programable para la Secretaría de Salud de 19 mil 538.4 millones de pesos, lo cual refleja una disminución por 954.6 millones de pesos derivada del impacto, de las medidas de ahorro en el ejercicio 2002, así como el recorte al gasto programable establecido por la propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Lo anterior, implica un proceso de planeación que permita una mayor eficacia en el ejercicio presupuestal, por lo tanto le preguntamos, ¿cuál es la coordinación que existe entre las instituciones que conforman el sector salud para optimizar los recursos tanto físicos, tecnológicos y financieros.

Por último, para el cierre del presente ejercicio se estima que habrá 134.6 médicos por cada 100 mil habitantes, mientras que en el 2002 la relación era de 136.3 por cada 100 mil. Ese descenso marginal se observa también en el número de enfermeras que para el año pasado fue de 184.9 por cada 100 mil habitantes y el estimado por el 2003, es de 182.7

Las camas censables bajan de 74.3 a 73.4 por cada 100 mil habitantes. Del 2002 al 2003, las intervenciones quirúrgicas por cada mil habitantes bajaron de 27.4 a 25.78. ¿Qué puede responder al respecto, señor Secretario?

Por su atención, muchas gracias.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, compañera diputada.

Tiene la palabra el señor Secretario Julio Frenk Mora, hasta por diez minutos, para responder a los cuestionamientos.

El Secretario, doctor Julio Frenk Mora:

Muchas gracias, señor Presidente, y muchas gracias a la diputada Irma Figueroa.

Voy a ser muy rápido en las repuestas para ocupar el tiempo asignado, cada uno son temas que podría ampliarme mucho, porque son temas muy trascendentales pero trataré de ser muy escueto.

Con respecto a la salud del migrante, en efecto ésta es una población prioritaria, es una población particularmente vulnerable por su condición de migración y por ello ha habido una prioridad explícita desde principios del gobierno del Presidente Fox, de hecho arrancamos con una oficina especial dentro de la oficina del Presidente para la Atención de Migrantes, en donde la Secretaría de Salud se ha sumado con acciones muy concretas.

Desarrollamos el Programa Vete Sano, Regresa Sano, que justamente trata de dar una visión integral al problema de la migración desde la comunidad de origen del migrante, reforzando acciones de promoción de la salud en las comunidades de origen, identificamos los municipios con mayores tasas de expulsión.

Durante el trayecto, por ejemplo, para migrantes internos, como serían los jornaleros agrícolas y luego en los lugares de llegada sea en el territorio nacional o en caso de migrantes internacionales, sobre de todo Estados Unidos, con una coordinación con las autoridades locales y luego en el trayecto de retorno, o sea es una visión integral de la salud del migrante.

Lo que hace a migrantes a Estados Unidos, hemos trabajado de manera muy estrecha con la Secretaría de Relaciones Exteriores y con autoridades locales. Por primera vez se empezó en 2001 una semana binacional de salud, en donde se hacen acciones coordinadas entre las autoridades, empezamos en el Estado de California, se ha extendido a varios estados adicionales donde hay fuerte presencia de población mexicana y de hecho, interesantemente nuestras promotoras de salud capacitan a las promotoras para trabajar con la población de origen mexicano.

Pero además se están haciendo acciones muy concretas, en los consulados de California se ha establecido, particularmente en el de Los Angeles, una ventanilla de salud, esto se está ampliando en el Consulado de Nueva York, toda una documentación, de orientación a qué servicios se puede asistir, en el de Los Angeles también va a haber una unidad móvil para prestar servicios de prevención, promoción de la salud y orientación a los mexicanos que viven allá. Hay todo un proceso de coordinación con los consulados para repatriación de connacionales enfermos.

Y finalmente algo importante es que estamos trabajando con organizaciones locales para ofrecer la protección del Seguro Popular, inicialmente a las familias que se quedan aquí y que muchas veces se quedan, por ello mismo, por la ausencia del migrantes, desprotegidas y eventualmente también para que pudiera cubrir a los propios migrantes, obviamente en su utilización de servicios.

Empezamos ya con padecimientos como los que usted señala donde las enfermedades infecciosas crónicas son el reto más importante. Y le puedo decir que tenemos ya una tarjeta para pacientes tuberculosos que les permite mantener la continuidad de su tratamiento, estén en México o en Estados Unidos. Tenemos una Comisión Binacional de Salud México-Estados Unidos con los 10 estados fronterizos, 6 mexicanos, 4 estadounidenses, que ya reconocen esta tarjeta y eso permite que no se interrumpa el tratamiento de tuberculosis en el proceso migratorio, estamos prontos a hacer lo mismo en el caso de sida, de manera que tenemos ahí avances importantes.

Segundo, con respecto al uso de la palabra "cliente", es una utilización en el sentido más amplio de la palabra; de ninguna manera se refiere a una relación comercial, porque en efecto esto es un tema de salud público y como usted mismo vio en el listado, utilizamos el concepto de cliente en un sentido amplio para referirnos, por ejemplo, a nuestros clientes internos.

Y se refiere a enfocar muy claro quiénes son aquellos individuos, grupos u organizaciones, que nosotros debemos estar seguros que estamos satisfaciendo sus necesidades y expectativas. Y eso incluye, en primer lugar, a la población, eso es el objetivo, el destinatario, el beneficiario principal, pero incluye también a otras instituciones del sector, a las entidades federativas, a las demás instituciones del sector salud, a las empresas que son sujetas de nuestra acción regulatoria.

Entonces, el término se emplea no para denotar una relación de carácter comercial ni mucho menos, sino para identificar con claridad aquellos grupos u organizaciones cuyas necesidades y expectativas deben normar nuestra acción.

Tercero. Me hace usted una serie de preguntas muy importantes sobre precisamente nuestra acción regulatoria. Sí quiero señalar que la Secretaría de Salud ha reforzado de manera muy importante sus labores como autoridad sanitaria federal. Se creó en esta administración la Comisión Federal de Protección Contra Riesgos Sanitarios, que es un gran instrumento para darle racionalidad a nuestra acción, y sí dejar muy clara los actos de autoridad que la Secretaría emprende cuando se trata de proteger la salud de la población como nuestro imperativo, ha sido una gran modernización administrativa, no tengo tiempo de detenerme en los detalles, pero sí ha sido una modernización enorme de lo que es esta labor fundamental, en donde están muchas de nuestras acciones preventivas más importantes.

En el tema específico de agua, ésta es una de nuestras prioridades y contempla muchas acciones, pero me refiero específicamente a garantizar agua de calidad bacteriológica y con características físico, químicas y bacteriológicas adecuadas para el consumo humano.

Y le diría en respuesta a su pregunta, que hasta septiembre de este año, en este año, hemos realizado 2.8 millones de determinaciones de cloro residual en el agua, para justamente garantizar su potabilidad. Nosotros no somos responsables de los temas de abastecimiento, pero sí tenemos la responsabilidad de monitorear los niveles de cloro y asegurar que estén dentro de la norma y entonces interactuar con las autoridades municipales o estatales en este sentido.

Tenemos además el Programa de Agua de Calidad Físico-Química, donde hemos identificado zonas especialmente críticas en término de contaminación por arsénico y flúor y ahí estamos trabajando de manera muy intensa, es una de nuestras prioridades.

En las emergencias tecnológicas, bueno, todavía en el tema de agua, en las emergencias recientes que hemos tenido, la Comisión apoya, porque parte de lo que se deteriora con un huracán es el abasto de agua potable y nosotros apoyamos con plantas potabilizadoras, más de nueve mil personas han sido beneficiadas en los recientes desastres por lluvia excesiva.

Por lo que respecta al tema de emergencias tecnológicas, sí tenemos un programa especial, estamos aquí hablando de posibles problemas por agentes químicos o físicos, incluyendo radiológicos. La Comisión es responsable de un programa, estamos haciendo una acción de capacitación a través de talleres de seguridad en salud, y le puedo yo hacer llegar toda la información detallada, pero le diría que para este tipo de emergencias tenemos 680 brigadistas del nivel federal y tres mil 300 personas capacitadas en los estados.

Muy importante su pregunta sobre la Ley Contra Bioterrorismo. A nosotros nos toca regular y fomentar también, usar el instrumento de nuestra regulación para apoyar a los productores mexicanos y combatir las barreras no arancelarias, que algunos de nuestros socios comerciales imponen muchas veces esgrimiendo razones de salud. Esta Comisión es un aliado de nuestros productores para poder hablar al tú por tú, con las más alta excelencia técnica, con autoridades de otros países que muchas veces emplean una excusa sanitaria para erigir barreras no arancelarias.

En este caso en particular, sin negar la preocupación legítima del gobierno de Estados Unidos por el tema de bioterrorismo, y de hecho, colaboramos mucho en lo que a nosotros compete, en un grupo de acción global que involucra a varios países del mundo, precisamente para la preparación contra potenciales actos bioterroristas, pero en este caso nosotros hemos tenido una labor de orientación muy importante a cámaras y asociaciones de los distintos ramos que se verían afectados por esta ley.

Ha habido nueve reuniones, hemos usado nuestras buenas relaciones con la administración de alimentos y medicamentos de Estados Unidos, para lograr agilizar los trámites para las empresas mexicanas. Y en una conexión muy estrecha con la Secretaría de Economía, la Secretaría de Agricultura y la Secretaría de Relaciones Exteriores, estamos trabajando con las autoridades americanas para que el impacto en las empresas mexicanas sea lo menor posible y apoyemos con nuestra competencia técnica a que puedan cumplir los requisitos que están ahí planteados.

En el programa de salud a las mujeres, muy importante, diputada, una gran prioridad ha sido el de violencia contra mujeres. Sí tenemos un modelo nuevo, tenemos 13 proyectos en este momento en 13 estados; hemos asignado más de 22 millones de pesos apoyando centros especializados, 14 de ellos, muchos de ellos manejados por organizaciones, la mayoría de hecho, por organizaciones de la sociedad civil; se han instalado refugios; ahí hemos apoyado con otros 34 millones refugios para mujeres víctimas de violencia familiar o violencia sexual.

Con respecto a vigilancia epidemiológica –y se me acaba el tiempo– le puedo decir que yo creo que ésta es un área que trabaja muy bien con nuestras brigadas. En este caso de los últimos desastres, ya mencioné antes en una respuesta la enorme cantidad de trabajo que hemos hecho y la prueba es que no hemos tenido brotes importantes que lamentar. El de la conjuntivitis lleva 114 mil casos en este momento, 30% menos que a esta misma época el año pasado.

Y por último, con respecto a la coordinación con otras instituciones, quiero subrayar que es estrechísima; por primera vez en el marco del Consejo de Salubridad General, hay un documento, un acuerdo marco que nos permite justamente una labor coordinada entre el IMSS, el ISSSTE y la Secretaría de Salud. Aquí yo aprovecho para reconocer la presencia en el público de la doctora Elsa Carolina Rojas, subdirectora general médica del ISSSTE y es una evidencia, una muestra de que trabajamos con nuestros colegas del ISSSTE y del IMSS, de manera muy estrecha logrando acuerdos muy concretos para que en el terreno podamos hacer un uso más eficiente de la infraestructura.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias señor Secretario.

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para réplica, la diputada Irma Figueroa Romero, del Partido de la Revolución Democrática.

Diputada Irma Figueroa Romero (PRD):

Señor Secretario, agradezco sus respuestas que clarifican las dudas que tenía al respecto.

No obstante, en adelante quiero dejar claro que como fracción parlamentaria no coincidimos con los postulados que rigen al actual Sistema Nacional de Salud, pues consideramos que las reformas actuales se orientan hacia una clara privatización del sistema de salud.

Como fracción consideramos que las funciones de la Secretaría de Salud se están limitando a funciones de regulación, establecimiento de políticas nacionales de salud y a la supervisión y control de la calidad de los servicios y que los cambios que se han dado en torno al financiamiento de la salud, tienden a diversificar las fuentes, impulsando la participación de los seguros privados y las cuotas de prepago por los servicios públicos de salud.

La eficiencia del sistema se pretende elevar a través de la diversificación y descentralización de los prestadores de servicios médicos que propicien su competencia; con lo cual usted realiza muy a la medida de la propuesta de reforma del sector salud, propuesta por el Banco Mundial desde hace años atrás, para privatizar los servicios de salud.

Sabemos que los retos que se estableció en materia de salud la presente administración, son la equidad que implica que los mexicanos sigan sufriendo las enfermedades del subdesarrollo, combatir la heterogeneidad en los niveles de calidad, pues ésta implica la diferencia a los niveles de atención hacia los pacientes y se supone que los servicios deben mejorar y no empeorar la salud de los pacientes. Y por último, la falta de protección financiera.

Por lo tanto, mi reflexión girará en torno al primer reto, manifestando mi preocupación respecto del hecho de que las personas que estén en mayor riesgo de padecer enfermedades, son las de escasos recursos. Uno de los rasgos más graves y por lo tanto de gran relevancia de nuestro país, es la situación de pobreza y pobreza extrema en que se encuentran cada vez millones de mexicanos y mexicanas.

Y muy cercano a este fenómeno destaca otro cuya importancia no es menor y tiene que ver con la desigualdad en la distribución del ingreso, por lo que hoy en día México no sólo es un país pobre, sino también muy desigual. Esa población está sujeta a una menor disponibilidad de servicios de atención a la salud y en consecuencia tiene menor acceso a ello.

Consideramos que los servicios de salud no han logrado responder equitativamente a las necesidades de salud y de hecho lo que hacen es privilegiar a la población no pobre. Una buena salud empieza por una buena alimentación. En su informe manifiesta que en 21 entidades federativas con población indígena se han llevado acciones encaminadas a mejorar la nutrición de 294 mil 764 niños, de seis a 24 meses de edad, y de 232 mil 636 mujeres embarazadas y en período de lactancia, con lo cual se incrementa la cobertura entre 69 y 55 por ciento, respectivamente, con la finalidad de disminuir o prevenir los casos de anemia.

En contraparte, el informe del Ejecutivo plantea que se han conseguido diversos logros sanitarios que se expresan en una mayor esperanza de vida, pero reconoce que es necesario avanzar en problemas del rezago en salud de la población marginal y que son aquéllos relacionados con la nutrición insuficiente las infecciones comunes y los que tienen que ver con la reproducción, que aquejan principalmente a la población de menores de cinco años y a las mujeres en edad reproductiva.

Por lo tanto podemos decir que a tres años de gobierno no se logra superar el rezago existente en materia de equidad y los mexicanos siguen sufriendo las enfermedades del subdesarrollo, no obstante de ser uno de los principales retos del Programa Nacional de Salud.

Hay que tomar en cuenta que el estado de salud de la población de un país resta o aumenta la legitimidad de un gobierno. Muchas gracias.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, compañera diputada.

Le corresponde ahora el turno de participación al Partido Revolucionario Institucional y tiene la palabra, hasta por cinco minutos, para formular sus cuestionamientos, el diputado José Alarcón Hernández.

El diputado José Alarcón Hernández (PRI):

Con su permiso, señor Presidente de la Cámara, don Juan de Dios Castro; con su permiso, señor Presidente de esta Comisión. Compañeras y compañeros diputados, señor Secretario:

Nos congratulamos por este encuentro con usted y con los funcionarios del sector salud que lo acompañan. En esta reunión ponemos nuestra voluntad para que obtengamos abundantes frutos por el bien de la nación.

Señor Secretario, reconocemos y valoramos los buenos resultados que ha alcanzado esta Secretaría a su cargo en beneficio de millones de mexicanos.

Hemos revisado los contenidos de los informes del Presidente y de sus comparecencias anteriores en ambas Cámaras. La conclusión es que hay grandes rezagos y demandas que atender.

Partamos de un hecho incontrovertible: casi todo se resuelve con recursos financieros, con presupuesto. Permítame entonces hacerle algunas preguntas:

Cuánto ha aplicado la Secretaría del Presupuesto aprobado para el ejercicio fiscal de 2003, en número absolutos y relativos y, si tiene tiempo, me gustaría que por programas.

A cuánto han ascendido en números absolutos y relativos los recortes presupuestales a la Secretaría y a cuánto los aplicados a los estados y a qué programas.

Cuáles son las cantidades de recursos financieros que ha entregado la Secretaría a los estados y por qué conceptos, incluidos los del Ramo 33.

Cuál es el anteproyecto de Presupuesto de Egresos de la Secretaría para el año 2004. ¿En el proyecto de presupuesto de 2004 está considerado cómo cubrir el déficit de plazas existentes en cada uno de los estados y en la administración central?

¿Tiene usted el dato de cuántas plazas hacen falta en las unidades médicas de las entidades federativas e instituciones de la Secretaría y cuál es la cantidad de recursos financieros que se necesitan para cubrirlas?

Qué método aplicó la Secretaría para ahorrar mayor rentabilidad del presupuesto.

Qué medidas y estrategias financieras aplicará la Secretaría para que el presupuesto destinado a la población abierta, el 50 por ciento de la población total del país, sea igual al presupuesto de las instituciones de seguridad social de la República.

¿El caso Belssaso afectó ilegalmente el presupuesto de la Secretaría?

Está usted seguro que en la Secretaría no tiene usted otros casos similares.

Permítame una adenda: Como usted sabe, el artículo 16 transitorio de la Ley General de Salud cita textualmente: "El Programa IMSS Oportunidades deberá de contar con los recursos presupuestales suficientes provenientes del Presupuesto de Egresos de la Federación, mismos que se canalizarán directamente a través del Instituto Mexicano del Seguro Social". Al respecto le hago dos preguntas. La primera se relaciona con el presupuesto asignado al Programa IMSS Oportunidades, que como usted sabe es insuficiente y presenta una tendencia muy severa hacia la baja y pone en riesgo su operación, por lo que necesitamos que usted haga una propuesta para su incremento y que lo valemos en la Cámara de Diputados.

La segunda se refiere a que los recursos financieros deberán ser directamente canalizados por la Secretaría de Hacienda al Instituto Mexicano del Seguro Social. Por ello, insisto, señor Secretario: ¿Qué avances se tienen y qué gestiones al respecto ha realizado la Secretaría a su cargo? Y ¿cómo le están haciendo para que el Programa IMSS Oportunidades cuente con el presupuesto suficiente y que éste sea canalizado directamente al IMSS? Le dejo estas preguntas, señor Secretario.

Por otra parte, le pido que ojalá y pudiéramos reunirnos trimestralmente para hacer una evaluación siempre en bien de la nación.

Finalmente, me tomo la licencia de hablar por mi estado, Puebla. Tiene el gasto público de salud per cápita más bajo del país. Usted puede ayudar mucho a los poblanos, al efecto le voy a, si me permite, entregar un documentito, como dicen en mi pueblo. He distribuido un cuestionario, si así lo toman a bien, de valuación de su comparecencia, les ruego que se lo puedan entregar a usted. Se va usted a sentir bien.

Muchas gracias.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Gracias, compañero diputado.

Tiene la palabra el señor Secretario Julio Frenk Mora, hasta por diez minutos, para responder a los cuestionamientos establecidos.

El Secretario de Salud, doctor Julio Frenk Mora:

Muchas gracias, y gracias al diputado Alarcón Hernández por sus preguntas.

Yo empezaría también manifestando mi coincidencia con mi posicionamiento inicial. Decía el diputado que casi todo se resuelve con presupuesto y tiene razón. Desde luego tenemos también que asegurar que ese presupuesto se ejerza de manera en primer lugar honesta, en segundo lugar eficiente y en tercer lugar eficaz. Es decir, que tengamos los programas que nos permitan lograr los resultados. Yo siempre he dicho que necesitamos más dinero para la salud, pero también más salud por el dinero; el dinero finalmente que ejerce el gobierno proviene del pueblo y nosotros debemos de darle los mejores resultados a ese pueblo.

En el marco de ese uso eficiente de los recursos, es sin embargo muy cierto que este sector de la salud es un sector donde tenemos las soluciones. Es muy distinto tener un problema donde no hay soluciones. Entonces ahí el reto es muy diferente. Hay que buscar soluciones: Los problemas a veces son de una complejidad enorme; pero en salud tenemos las soluciones y lo que nos está faltando por la propia evolución de nuestro perfil demográfico y epidemiológico, son recursos suficientes para hacer que esas soluciones estén al alcance de todo mundo.

Y eso plantea un imperativo étnico diferente. Una cosa es no tener soluciones sin que ocurran cosas males y otra cosa es que teniendo las soluciones no todo mundo tenga acceso a ellas por falta de recursos. Como sociedad nos plantea un imperativo diferente.

Hoy día, a nivel mundial, por ejemplo, todavía hay dos y medio millones de niños que mueren al año en el mundo por enfermedades que se pueden evitar con vacunas. En México ya no se muere ningún niño. Pero es una afirmación éticamente muy severa que en otros países muera esa cantidad de enorme de niños por algo que tenemos la solución, una solución tan simple como una vacuna. Y que sin embargo no le llega a todo mundo.

En México, en muchos problemas, de los nuevos problemas muy costosos que tenemos, estamos en esa situación. Tenemos un problema, por ejemplo, de que no todos los niños que tienen cáncer tienen el acceso al tratamiento oportuno. Hay la solución.

Hoy podemos controlar y curar arriba del 90% de los cánceres más frecuentes en niños. Tenemos como sociedad que hacer un esfuerzo para que todo niño tenga acceso a esa solución, porque ya tenemos la solución. Lo que no tenemos es suficientes recursos.

El caso del sida fue elocuente. Ahora existen tratamientos, pero desde luego cada tratamiento es muy costoso. Al empezar el gobierno actual el costo promedio por tratamiento por año era 100 mil pesos anuales por caso. Lo hemos reducido, mediante negociaciones con la industria, a 40 mil. Aún así es un recurso muy importante.

Bueno, finalmente, después de varios años de estar trabajando, la Cámara de Diputados ya asignó recursos suficientes para que todo paciente que tenga el problema del sida en este país tenga acceso a esos medicamentos. Ahí es un ejemplo positivo de cómo logramos con más presupuesto llevar una solución, que ahí estaba, a todo mundo.

Ahora tenemos que ampliarlo a otros temas, como es el cáncer de niños, como es el tratamiento de la diabetes, como son nuevas vacunas incluso. Hoy podríamos, gracias a que tenemos la vacuna de mofilos-influenza, esa causa de meningitis en niños ha desaparecido; pero tenemos ahora la meningitis por eneumococo. Ahí hay una vacuna muy eficaz, pero muy costosa. Con recursos podríamos evitar prácticamente todos los casos de meningitis en niños en este país.

Y así podría yo dar muchos, muchos ejemplos que avalan lo que usted dice. Sí es un sector donde hay soluciones y donde con recursos adicionales los ciudadanos pueden beneficiarse. Si hoy dotáramos de sangre segura a todas las unidades rurales de atención, prácticamente acabaríamos con las muertes maternas en este país. Tenemos las soluciones pero faltan más recursos.

Insisto, en el marco de aplicarlos con honestidad y con eficiencia, pero ciertamente si tuviéramos más dinero para la salud podríamos dar más salud por ese dinero.

En respuesta entonces a sus preguntas puntuales el Presupuesto autorizado para el año 2003 fue de 20 mil 867 millones de pesos en el Ramo 12, que es el que ejerce directamente, en un momento me referiré al Ramo 33 que es el que enviamos a los estados. De éstos al mes de septiembre están ejercidos 13 mil 964 millones, que es 67 por ciento. O sea vamos en tiempo, llevamos dos terceras partes del Presupuesto ejercido, el ejercicio al mes de septiembre es de arriba del 94 por ciento y del 6 por ciento restante tenemos la mayor parte de ello comprometido. De manera que no tenemos duda de que vamos a cerrar el año con un ejercicio completo del Presupuesto 2003.

Me preguntaba usted sobre recortes. Hubo 170 millones de pesos que se ajustaron antes, o sea ya como parte del Presupuesto de Egresos para medidas de austeridad y ahorro. Posterior a ello, en este año no hemos sufrido ninguna reducción ni ningún recorte.

Hemos hecho algunas reasignaciones para atender prioridades, que en un momento más me referiré. Sin embargo, sí debo decir que en el año 2002 sí hubo algunos ajustes presupuestales que no se reflejaron en el 2003 y en todo caso esa es una carga que venimos acarreando desde el 2002. Pero en el año 2003 afortunadamente no ha habido ningún recorte. Esto es Ramo 12.

El Ramo 33 a través del Fondo de Aportaciones a los Servicios de Salud, es el segundo fondo más importante, más grande, del Ramo 33; después del de Educación Básica. Este año representó un monto de 31 mil 163.4 millones de pesos. Tuvo un incremento global para el país de 15 por ciento. Es el incremento más importante en términos relativos al Ramo 33, desde que se estableció y nos ha permitido revertir deterioros que habían habido en el Ramo 33, reducciones que habíamos tenido en 2001 y 2002 se pudieron reponer.

Entonces el lado bueno del Ramo 33 es que sí tuvo un incremento en 2003 y agradecemos mucho es esfuerzo que hicieron los señores diputados en aprobar este Presupuesto, pero sí quiero decir, lo que nos hace es retornar a los recursos que teníamos en el 2001. Es decir, corregir ya o compensar esto.

Además del Ramo 12 hemos transferido más de 4 mil millones de pesos a los estados, para ejercicio en los estados. En resumen, arriba de tres cuartas partes de todo el presupuesto de salud, Ramo 12 y Ramo 33 son ejercidos por los estados. Y de la cuarta parte restante la gran mayoría a nivel federal la ejercen los hospitales e institutos federales. La Secretaría federal como tal ejerce menos del 8 por ciento del presupuesto total de salud.

Respecto al anteproyecto de Presupuesto, pues desde luego que el canal que hará la presentación formal será la Secretaría de Hacienda, esto es muy pronto. Sí, contestaba yo ya el cuestionamiento previo del diputado García Ayala, cómo como en la ley vienen ya reflejados montos precisos; sí, tenemos eso ya estimado y cuantificado, y esperaremos el envío por parte de la Secretaría de Hacienda del anteproyecto, que estamos informados se hará incluso en fechas adelantadas a lo que estipula la ley.

Respecto al tema de plazas, quiero subrayar que en la estrategia de centralización, cuando se firmaron los convenios de centralización en año 97, quedó estipulado que posterior a ello ya no habría plazas federales adicionales sino que la Federación transferiría recursos del Ramo 33 y serían los estados los que realizarían la contratación.

Esto ha ocurrido, yo quisiera señalar, por ejemplo, que entre 2001 y 2003 nosotros pusimos en marcha más de 600 unidades de atención que no estaban operando plenamente. Antes de empezar ninguna obra nueva en este gobierno decidimos que íbamos a poner en marcha toda la obra que nos encontramos o en proceso o terminadas pero sin plantilla o con plantillas incompletas. Estas 766 unidades, para dar el número exacto, que se han puesto en operación plena en los últimos tres años, han implicado la contratación de casi 9 mil personas, pero se ha hecho a partir de los recursos que transferimos a los estados; por esta razón es que los Presupuestos de Egresos salen indicando que no habrán nuevas plazas.

Creo que debemos revisar, hemos hablado mucho con nuestro sindicato y con la Federación de Sindicatos, debemos revisar si esta política de finales de los 90 es todavía vigente y si ha dado los resultados esperados.

En todo caso logramos todavía descentralizar 5 mil 500 plazas del Programa de Ampliación de Cobertura, esas sí son plazas reales que estaban centrales y que se entregaron a los estados.

Finalmente, con respecto al caso Belssaso, quiero señalar que esta fue una conducta estrictamente individual, no refleja en ninguna forma ni la conducta del Consejo Nacional contra Adicciones, que es una dependencia con grandes logros ni desde luego de la dependencia en su conjunto, la Secretaría ni del Gobierno Federal, es una conducta individual. Hay una investigación muy completa que se está llevando a cabo la Secretaría de la Función Publica. De ninguna manera anticipamos que sea conducta tuvo afectaciones en el presupuesto, pero estamos atentos a los resultados de esta investigación integral que está llevando a cabo la Secretaría de la Función Pública.

IMSS Oportunidades es prioritario, señor diputado, en el anteproyecto lo estamos incluyendo de manera muy importante y con la nueva ley se abre un espacio para fortalecer a IMSS Oportunidades, al conceptuarlo como un prestador del sistema de protección social y de salud.

Finalmente hemos hablado con el señor Presidente de la Comisión de Salud justamente sobre la conveniencia si de mantener un diálogo y reuniones periódicas con la periodicidad que ustedes nos convoquen, para informarles de avances puntuales.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias señor Secretario.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos, para la réplica, el diputado Jaime Fernández Saracho, del Partido Revolucionario Institucional.

Diputado Jaime Fernández Saracho (PRI):

Con su permiso, señor Presidente.

Señor Secretario; compañeras y compañeros: Es muy lamentable, lo digo porque lo he escuchado, lo he leído y lo he constatado, que en nuestro país las instituciones del sector salud han dejado de responder cabalmente a las necesidades de los usuarios, tal vez por la creciente demanda y la estrechez de los recursos asignados a este rubro; lo hemos conocido a través de los medios de comunicación, lo hemos constatado de manera personal y se ha mencionado a lo largo de esta comparecencia.

Definitivamente los recursos son insuficientes para que esta Secretaría pueda cumplir con las expectativas que el pueblo reclama de ella.

México es uno de los países que menos proporción del Producto Interno Bruto destina a la atención de la salud. En el 2001, por ejemplo, se asignaron arriba de 52 mil millones de pesos; en el 2002 se asignaron 46 mil, casi 47 mil millones de pesos, hubo una reducción prácticamente de 5 mil millones de pesos, algo un poco más.

Si consideramos que en nuestro país el gasto en materia de salud asciende a 5.8 puntos del Producto Interno Bruto y de estos el 42.1% lo cubre el gasto público y el 57.9% corresponde al sector privado, es motivo de preocupación y urge que la Secretaría tome cartas en el asunto.

Sucede que aún y cuando la población tenga acceso a las instituciones del sector salud, IMSS, ISSSTE, etcétera, los malos tratos de los usuarios, lo tardado de las interconsultas de especialidades, a veces hasta cuatro meses, y cuando finalmente logran que se les atienda y diagnostique su padecimiento, resulta que no hay en existencia los medicamentos necesarios, aún y cuando éstos formen parte del llamado cuadro básico del sector salud, situación que obliga a los usuarios a recurrir al sector privado con los concebidos altos costos y sus repercusiones económicamente en su familia.

Las expectativas manifestadas por el Ejecutivo federal en el sentido de alcanzar la cobertura universal en los servicios de salud en el 2010 y disminuir los índices de mortalidad materna en el 10%, en el 2004 con respecto al 2003, así como reducir la tasa de mortalidad infantil en menores de cinco años en un 6.25% , sin lugar a dudas son loables, pero ¿sería posible alcanzar esas metas con un presupuesto cada vez más reducido como aquí se ha manifestado? O sólo estaremos alentando falsas expectativas en la población que cada vez espera mejores servicios de la Secretaría y mejores respuestas también de nosotros como representantes populares.

Yo me pregunto: ¿se cuenta en las entidades con la infraestructura, el personal y los medicamentos e insumos necesarios para esta encomienda? ¿Están preparados finalmente los estados para absorber el monto de la cuota solidaria estatal?

Sólo por citar un ejemplo, en Durango se tiene un registro de casi 800 mil personas de la denominada población abiertas, las cuales actualmente se están atendiendo a través de 180 clínicas de salud, 7 hospitales, 1 hospital psiquiátrico y arriba de 4 mil 200 plazas de servicio público.

Sin embargo, señor Secretario, quiero decirle que en nuestro estado como en muchos otros, hay un déficit de mil 300 plazas de médicos para brindar una atención dentro de los mínimos recomendables.

Para el año 2004 se plantea la incorporación del Seguro Popular de Salud de un 14% de la población abierta, cuya cuota solidaria está a razón de mil 195 pesos por familia, representaría una cifra cercana a los 18 millones de pesos.

La pregunta, nada más para terminar, ¿de dónde saldrían esos recursos? Porque a mí me queda claro que los recursos federales saldrían del Presupuesto, sin embargo, los recursos de los estados ¿de dónde los obtendrían para hacer la aportación de esa cuota solidaria?

Muchas gracias.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, compañero diputado. Hemos terminado este segundo ciclo de participaciones y tal como lo marca el acuerdo, daremos paso al último de este ciclo, en donde corresponde de inicio al Partido Acción Nacional y tiene la palabra, hasta por cinco minutos, para formular sus cuestionamientos, el diputado José Luis Treviño Rodríguez.

El diputado José Luis Treviño Rodríguez (PAN):

Con su venia, señor Presidente; doctor Julio Frenk Mora, Secretario de Salud; compañeros y compañeras diputadas.

La política social y su vinculación con la economía es el eje del Informe Presidencial y de las políticas públicas para la construcción de un futuro mejor, las relacionadas con el desarrollo social y el combate a la pobreza y a la marginación, son de una importancia especial, pues un pueblo sin salud y sin educación está condenado al rezago.

En el Partido Acción Nacional entendemos que el esfuerzo del sector salud que usted encabeza, para controlar el gasto público, transparentarlo y optimizar su aplicación en acciones que permitan mantener la prestación del servicio, han permitido hacer más eficiente este sector, sin embargo nos llama la atención que de enero a agosto del 2003 el porcentaje de recetas surtidas es de 11 y 28% menor para el primero y segundo nivel respecto al mismo período del 2002.

Si se compara con el número de usuarios satisfechos por la entrega completa de medicamentos, se nota una disminución de un 7 y un 20% en el primero y segundo nivel de atención. Le preguntamos qué acciones se están llevando a cabo en la dependencia a su cargo para mejorar el abasto y disponibilidad de medicamentos en las instituciones públicas del sistema nacional de salud.

Señor Secretario, dentro del Programa de Atención Médica Especializada a la Comunidad, nos reportan que se realizó un mayor número de campañas y de cirugías en el 2002 con respecto al año 2001. Al cierre del 2003 éstas serían marginalmente inferiores en comparación con el año anterior, de acuerdos a los objetivos del programa y a la demanda de la población de estos servicios ¿qué significan estas cifras? ¿Realmente se está cumpliendo con el objetivo de estos programas?

Como todos sabemos, hay estados que están en franco rezago en el renglón salud, tanto en atención médica así como en la salud pública, pues mientras Nuevo León y Jalisco tienen niveles satisfactorios de cobertura y de calidad, en otros estados al sur del país no podemos decir lo mismo. ¿Qué acciones se están implementando en la Secretaría a su cargo para disminuir esta brecha y mejorar el desempeño de las entidades que se mantienen aún hoy rezagadas?

Se observa que ha aumentado la detección de diabetes, sin embargo nos gustaría saber por qué ha aumentado la mortalidad por esta causa en las personas mayores de 65 años. ¿Qué acciones y qué resultados se tienen en cuanto al control de este padecimiento?

A pesar de que se observa una tendencia creciente en la prevalencia del uso de anticonceptivos, en los últimos tres años –pasando de 70.2 en el 2000 a 72.7 estimado para el cierre del presente año–, la brecha entre las mujeres y los hombres que optan por esta práctica es muy amplia. ¿Qué acciones se están realizando para disminuir esta brecha?

Le queremos preguntar cómo se explica el incremento en la morbilidad por sífilis adquirida durante los últimos 5 años o qué se está haciendo para atacar la creciente incidencia de mortalidad por suicidios, principalmente en los hombres y en los niños en nuestro país.

También hay que felicitarle por el Programa de Apoyo a los Pasantes de Medicina y de Enfermería y por último decirle que estamos seguros que los integrantes de la Comisión de Salud de esta LIX Legislatura coincidimos en los retos y las oportunidades que tiene la Secretaría de Salud para cumplir con el Programa Nacional de Salud 2001 y 2006 con los tres grandes retos: equidad, calidad y protección financiera.

Cuente usted con los legisladores de Acción Nacional, lucharemos por un Presupuesto adecuado para este y los programas prioritarios para cumplir con el Programa Nacional de Salud. Esperamos que la reforma fiscal logre una mayor recaudación para poder llevar estos recursos a desarrollo social y a salud.

Para fortalecer la situación financiera de la Secretaría de Salud, entendemos que el porcentaje del Producto Interno Bruto es insuficiente a menos que se lleven a cabo las reformas estructurales que reactiven la economía y que permitan incrementar la captación de recursos para el Instituto de Medicina Genómica en la cual todos los legisladores de los diferentes partidos coincidimos que va a traer grandes beneficios.

Por último, el Partido Acción Nacional reitera su disposición permanente al diálogo, un diálogo veraz y razonable pero sobre todo un diálogo constructivo y eficaz basado en el propósito de generar bienes públicos y hacer más eficaz nuestro sistema de salud.

La vocación de la Secretaría de Salud, además de la atención médica, es preventiva por lo que la apoyaremos a fortalecer las acciones encaminadas con este fin, todo esto buscando el bien común.

Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente José ángel Córdova Villalobos:

Muchas gracias, compañero diputado. Tiene la palabra el señor Secretario Julio Frenk Mora, hasta por 10 minutos, para responder a los cuestionamientos.

El Secretario de Salud, doctor Julio Frenk Mora:

Muchas gracias, señor Presidente, y muchas gracias al diputado Treviño por sus preguntas. Daré respuesta puntual a cada una de ellas.

En primer lugar, con respecto al tema de las medidas para mejorar el abasto de medicamentos. Esta es la prioridad número uno que nos ha marcado el presidente Fox a todas las instituciones del sector, IMSS, ISSSTE, Secretaría de Salud, para que lo atendamos, es en efecto, el tema de reclamo más común de los ciudadanos y es, quizá, nuestra obligación primaria asegurar que ese acto fundamental que consiste en que al prescribir una receta, ésta pueda ser surtida, se cumple.

Al respecto, y en función de esta instrucción precisa, se han tomado diversas acciones y diversas medidas. Primero se hizo, en primer lugar, un análisis muy detallado durante todo el año o una buena parte del año 2001 y parte del año 2002 para tener un diagnóstico preciso de cuáles son las causas de desabasto y hemos ido atendiendo y dando seguimiento a cada una de ellas.

A raíz de estas medidas que se han instrumentado, hemos empezado a hacer una medición precisa del surtimiento completo de recetas y debo decir que la medición la realizamos no las instituciones mismas, sino las realizan las contralorías, es decir, que son dependencias de la Secretaría de la Función Pública.

Hemos puesto, además, el indicador más ambicioso y demandante, que es el surtimiento completo de recetas y, literalmente, al paciente que va saliendo, sea derechohabiente del IMSS, del ISSSTE o usuario de los servicios de la Secretaría de Salud en los estados, se le pide físicamente la receta y se verifica que tenga todas las recetas completas, todos los medicamentos completos, perdón.

Si por ejemplo se le prescribieron tres y falta uno, no se cuenta. Entonces, quiero decir que nos estamos poniendo el indicador más exigente. En este indicador, desde que empezamos a medirlo en enero del año 2003 y hasta la última medición que es del mes de septiembre, vemos ya avances importantes.

En el caso del Instituto Mexicano del Seguro Social, con este indicador tan riguroso, estábamos en enero con 66%, estamos en septiembre con 92%; en el caso del ISSSTE empezamos en enero con 70%, estamos en el mes de septiembre en 89.9, o sea, prácticamente 90% de surtimiento, que es la meta anual, y en el caso de la Secretaría de Salud, de las secretarías estatales de Salud, como promedio nacional, empezamos en 55% y vamos en septiembre en el orden de 67%, de manera que con este indicador tan riguroso sí vemos un avance importante.

Quiero decir que nuestro reto, vamos a mantener esto, desde luego en el caso de las secretarías estatales de Salud es donde tenemos el reto más complejo, y aquí es donde yo quiero subrayar otra ventaja de la reforma que se le hizo a la Ley General de Salud.

Nosotros en México hemos legislado con detalle los derechos de las clases, sobre todo urbanas, y que están en el sector formal de la economía. Así, por ejemplo, no hay duda que los derechohabientes del IMSS y del ISSSTE, en las respectivas leyes, queda claro que tienen derecho a recibir el medicamento. Pero para la llamada población abierta no se había definido, no se decía si el precepto constitucional del derecho a la protección de la salud incluía o no el que se le diera el medicamento al paciente.

Ahora, las reformas a la Ley General de Salud contestan esa pregunta con un sí categórico, sí tienen derecho a recibir los medicamentos; pero esto fue hasta esta reforma que se hizo en abril, estableciendo un sistema de protección social. Antes no estaba definido.

Entonces, si bien los derechos de los derechohabientes, por eso se les llama derechohabientes, sí estaban bien reglamentados, para los derechocarecientes no estaban reglamentados. Con el nuevo sistema de protección social, por eso decimos, todos vamos a ser derechohabientes con el mismo ejercicio. Ahora dice, sí, para el Sistema de Protección Social, complementar el Sistema de Seguridad Social, también están incluidas las medicinas.

Entonces, por eso los porcentajes para la llamada población abierta son más bajos y ahí lo que hemos hecho es un trabajo muy intenso, con estados en lo individual, y quiero aquí subrayar, por ejemplo, el primer piloto que hicimos con Veracruz y Oaxaca, donde se logró un incremento, se duplicó el abasto, por ejemplo, en el estado de Oaxaca con estas acciones. Tenemos ahora ya 20 entidades federativas en este programa, pero el cambio a la ley nos da una plataforma mucho más importante.

Ahora, sí quiero destacar que el reto que tenemos es que la población perciba esto o sea, yo puedo decir: en el IMSS pasamos del 65, del 66% al 92, en el ISSSTE del 70 a 90, son incrementos muy importantes, pero no perdamos de vista el número absoluto, se emiten cada año 180 millones de recetas en el sector público, entonces, un 1% de desabasto implicaría 1.8 millones de recetas que no se surtieron completamente, por eso tenemos que luchar porque esto sea del 100% vamos avanzando, estamos ya rebasando el 90%, pero tenemos que asegurar los recursos para tener el 100%.

Respecto a la pregunta sobre cirugías, un programa muy importante, muy bonito de cirugías extramuros. En 2002 hicimos 181 campañas, se hicieron más de 15 mil 545 cirugías, para 2003 vamos a terminar con 170 y 14 mil 670. Tiene usted razón hubo una pequeña disminución, pero si vemos no el total, sino el tipo de cirugías, lo que nos explica esto es que estamos haciendo cirugías más complejas, particularmente las cirugías ortopédicas subieron 25% en 2003 y 35% las reconstructivas sobre todo la bipaladar hendido y otras cirugías reconstructivas, entonces, sí hay un poco menos, pero más complejas esas cirugías.

Tercero. Con respecto a los rezagos que usted señala de los estados, justamente la reforma va dirigida a corregir estas diferencias y por razones inerciales teníamos en la asignación del Ramo 33 del FASA, diferencias de 9 a 1, entre el estado que más recibía recursos federales por persona y el que menos recibía. Una diferencia, francamente inaceptable, de hecho el diputado Alarcón en la intervención previa señaló correctamente que Puebla era el que menos recibía.

Bueno, la reforma que se aprobó va a corregir esas diferencias entre estados gradualmente, de hecho, ya en este año, por ejemplo, Puebla fue beneficiada mucho más que la media, porque estamos haciendo el esfuerzo para cerrar esa brecha.

Esas diferencias tienen explicaciones inerciales, pero el hecho es que hoy el estado que menos recibe, recibe nueve veces menos que el que más, tenemos que corregir esas diferencias y con la reforma esa aportación solidaria federal va dirigida a cerrar esa brecha, también cerrar la brecha de los estados. La diferencia de lo que ponen los estados de recursos propios, la diferencia es de 156 veces entre el estado que más pone de sus recursos y el que menos; a mí a veces hay gobernadores que me dicen: es que yo le pongo mucho a la educación y ¡que bueno!, es otra gran prioridad y la educación desde luego que ayuda a la salud, pero cuando un niño se enferma, no lo mandamos a la escuela, necesitamos tener buenos servicios médicos también.

Entonces, sí la ley sí plantea que las entidades federativas tienen que hacer su parte, porque estamos en un sistema federalista y no podemos tener esas diferencias tan grandes entre estados, los estados tendrán que reacomodar sus prioridades para darle a la salud el lugar que merece, de todas maneras la reforma, la gran mayoría como dije antes, cinco séptimas partes de todo el presupuesto adicional que plantea la reforma, son recursos federal y lo que hace lejos de producir una dispersión de recursos es concentrarlo con mucho más aportación de carácter federal, en esa visión equitativa.

Diabetes. Sí está aumentando y es parte del reflejo del éxito que tenemos, tenemos en primer lugar mejor detección de la diabetes, pero además la gente sobrevive, niños que antes se nos morían, antes de que pudieran expresar la diabetes, ahora viven, porque ya no se nos mueren de un sarampión o de una difteria y ahora llegan a la edad para manifestar la diabetes, pero ahí también hay una explicación que obedece al incremento alarmante de la obesidad y el sobre peso en nuestro país y por eso tenemos ahí que tener una acción preventiva muy importante.

El caso de sífilis, es seguramente también un componente importante, es la mayor detección que tenemos ahora, no quiero detenerme, porque se me acaba el tiempo, pero lo que si puedo decir es que, de hecho, si vemos los datos de este año al 11 de octubre, llevábamos mil 540, que es un poco inferior al mismo mes del año pasado; de todas maneras estamos teniendo un énfasis muy importante de las infecciones de transmisión sexual y esperamos que esto nos permita lograr buenos resultados.

Estoy totalmente de acuerdo con usted, hay que cerrar la brecha en la participación del varón en los programas de planificación familiar, ahí el Programa de Salud Reproductiva incluye expresamente la participación del varón y ahora con la técnica de vasectomía sin bisturí, esto ha mejorado. Un dato en 92, por cada mujer con una salpingoclasia había 54 mujeres por cada hombre con vasectomía, ya lo redujimos a 17 en vez de 54 pero sigue habiendo una brecha importante.

Y, en todo caso, más allá de los métodos quirúrgicos, nosotros tenemos que garantizar que el varón participe de manera decidida en el conjunto de responsabilidades del cuidado del hogar y de manera muy importante en lo que hace a la salud reproductiva.

Y por último, pues yo me suscribo totalmente a su visión, señor diputado, este tema de la salud es el que nos da para qué, de las reformas estructurales, particularmente de la reforma hacendaria. Este país requiere de estas reformas para darle al Estado los recursos, pero la sociedad no va a firmarnos un cheque blanco, le tenemos que decir para qué queremos más recursos y yo siento que un tema como el de la salud, un ideal como el darle a todo mexicano la protección social que nos va a permitir el Seguro Popular, eso es justamente lo que da su sentido ante la ciudadanía y nos da esa gran pregunta, ¿para qué los recursos? Bueno, para salud, para medicamentos, para que podamos prevenir, para que haya más equidad de género. Son todas estas causas donde el sector salud le da una razón de ser a las reformas estructurales pendientes.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, señor Secretario.

Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, para la réplica, la diputada Juliana Gisela Lara Saldaña, del Partido Acción Nacional.

La diputada Juliana Gisela Lara Saldaña (PAN):

Gracias, señor Presidente Córdova.

Presidente de la Cámara de Diputados; Secretario Frenk, gracias por sus respuestas.

Uno de los tres retos que contempla el Programa Nacional de Salud 2001-2006 se relaciona con la calidad de los servicios de salud. En una de sus vertientes se menciona la disposición de servicios básicos dignos, mismos que tienen que ver con un abasto suficiente de medicamentos y equipo.

En nuestra interacción con las comunidades a quienes nos debemos, ha sido un reclamo constante la falta de médicamente e insumos para la salud en las unidades médicas de las instituciones públicas del sistema nacional de salud.

En este sentido, no es grato escuchar las acciones que está realizando la Secretaría al respecto, y sobre todo los resultados que se tienen de dichas medidas. Asimismo nos da la confianza de que el sistema de protección social en salud tendrá la capacidad de surtir las recetas a sus afiliados.

Por otro lado, se ha mencionado de manera insistente la transición demográfica y epidemiológica como un aspecto que está modificando las prioridades de atención de la salud a la población mexicana. Ante ello, las instituciones de salud se enfrentan a la presión que ejercen sobre sus finanzas, el costo de los tratamientos y los requerimientos financieros necesarios para atender estos padecimientos.

Las enfermedades que hace algunas décadas eran problemas privativos de los países ricos, han crecido de manera acelerada en nuestro país. Hoy en día, las enfermedades del corazón, junto con las diabetes mellitus y las lesiones accidentales constituyen las principales causas de muerte y discapacidad.

Sin duda, esta situación representa un enorme desafío en términos de equidad para un país como México, caracterizado por una gran desigualdad en la distribución del ingreso y por una debilidad en sus finanzas públicas, el cual debe ser enfrentado de manera creativa con la participación de toda la sociedad.

En Acción Nacional consideramos que deben darse acciones contundentes en la detección oportuna y la prevención de enfermedades, aceptamos que resulta más barata y efectiva una política preventiva que dedicarse únicamente al tratamiento de los padecimientos.

Necesitamos redoblar los esfuerzos orientados a conscientizar a la población sobre la importancia que tiene la alimentación, el ejercicio y evitar hábitos dañinos a la salud.

Igualmente, es necesario el fomento a la investigación científica y técnica que permitan el descubrimiento y aplicación de formas más rápidas y oportunas de detección y de procedimientos terapéuticos de mayor eficacia.

Sobre este último punto, cabe destacar que nuevos avances en la biología molecular y su aplicación a la medicina ha generado enormes expectativas, muchas de las cuales empiezan a volverse una realidad, en la predicción, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades.

Es por ello, que quiero externar la disposición de los legisladores de mi fracción parlamentaria, para apoyar las reformas pertinentes que den lugar al desarrollo de la medicina genómica en México, y en general, sumarnos a las políticas públicas enfocadas a superar los rezagos del sector de una forma responsable y eficiente. Muchas gracias.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, compañera Diputada.

Toca el turno de participación al Partido Revolucionario Institucional y tiene la palabra, hasta por cinco minutos, para formular sus cuestionamientos, la diputada Ivonne Ortega Pacheco.

La Diputada Ivonne Aracelly Ortega Pacheco (PRI):

Con el permiso de la Mesa Directiva.

Señor Secretario, esta representación recibe su comparecencia anteponiendo un diálogo respetuoso, pero firme, que nos permita en conjunto alcanzar los logros convenientes para nuestro sistema de salud.

Si bien es cierto que con el diálogo sostenido entre los poderes Legislativo y Ejecutivo federal ha propiciado reformas en el sistema de salud de México, aún hace falta mucho camino por recorrer.

Es fundamental, a través de este ejercicio, realizar un análisis pertinente de los resultados obtenidos durante este ciclo, distinguiendo los diferentes desafíos señalados en el Programa Nacional de Salud 2001-2006. Esta soberanía ha identificado ciertas acciones realizadas que merecen una puntual atención.

Durante el año pasado varios estados del país fueron afectados por fenómenos naturales, tales como huracanes, tormentas y lluvias, sumándose a ello los incendios forestales, que también representaron riesgo a la salud de los ciudadanos; el blindaje sanitario que estableció la Secretaría de Salud para estos casos, consideramos deberá en un futuro fortalecerse mediante acciones que permitan establecer oportuna y eficazmente los cercos sanitarios preventivos.

Y es que durante estos eventos, estamos enterados que en varios estados del país fue únicamente mediante el trabajo de los gobiernos municipales y la sociedad civil que resolvió la contingencia presentada.

Respecto al VIH/sida, no son suficientes los logros alcanzados hasta la fecha, esta epidemia merece mayor atención y eficientización de los recursos.

Actualmente, los tratamientos antirretrovirales y profilácticos no están siendo cubiertos de manera adecuada y equitativa, pues hemos recibido y comprobado el reclamo de pacientes que manifiestan que no reciben sus tratamientos hasta no acreditar que los necesitan mediante los estudios de cargas virales y conteos linfositarios, y la falta en la gratuidad de estos estudios trae por consecuencia que muchas de estas personas se encuentren sin medicamento y en alto riesgo de muerte.

Aún en los discursos relativos a los servicios de salud, se dice haber ampliado la cobertura y reducido los tiempos de espera de los usuarios de los servicios de consulta externa; la realidad es otra.

Por esto, debe de precisar usted si esto se ha debido a mayor infraestructura y recursos médicos o sólo se está proporcionando la consulta en menos tiempo. Si es así, si la atención se está dando a mayor número de pacientes a los que hay que atender con los mismos recursos físicos y humanos, se debe de estar generando consecuentemente una disminución en la calidad de la atención, como sabemos viene sucediendo.

Que quede claro, en lo que se refiere a la salud, la rapidez no es sinónimo de calidad.

Con relación a las cifras manejadas por usted, respecto a las mejoras notables en el surtimiento completo y oportuno de las recetas, es de extrañarse, ya que al reclamo de los derechohabientes del IMSS e ISSSTE, en lo referente al desabasto de medicinas, va día a día en aumento.

Por lo que toca a los servicios de salud para la población no asegurada y que es la más desprotegida, tiene todavía, peor, que surtir sus recetas con peculio propio.

No estamos de acuerdo con lo que usted manifiesta, en el sentido de que se ha puesto en operación toda la infraestructura que al inicio del gobierno del presidente Fox, se encontraba inconclusa y que funcionaba parcialmente. Sabemos de hospitales generales que funcionan en forma parcial; hospitales en los que no funcionan todos los quirófanos debido a la falta de mantenimiento y de recursos materiales y humanos; además de que los servicios de urgencias de estos hospitales se encuentran sobre saturados en un 105%, lo que demerita la calidad de la atención.

Señor Secretario: ¿para qué presumir con la incorporación de varios centros de salud y hospitales mes a mes, durante los primeros tres años de la actual administración y pensar en la construcción de otros tantos, si la infraestructura con que contamos no se utiliza al 100%? Existen clínicas equipadas que se encuentran prácticamente en abandono, debido a la falta de personal médico y de enfermería. Debe primero la Secretaría de Salud, realizar una evaluación real del estado en el que se encuentra la infraestructura actual, para hacerla funcional y óptima para después comenzar a presumir con base a los resultados.

A pesar de que una cantidad millonaria se ha destinado para la adquisición de mobiliario y equipo, esta inversión no se ha visto reflejada en la calidad del servicio; tenemos conocimiento de hospitales regionales con equipos de rayos X obsoletos y carentes de tecnología de punta, como lo es la imagen por resonancia magnética.

Y lo más grave, estos hospitales regionales del IMSS e ISSSTE, subrogan a hospitales privados estos estudios todos los días, por lo que consideramos que con este dinero ya se hubiera adquirido no sólo uno, sino varios de esos equipos con los que se pudiera atender a un mayor número de pacientes, considerando la regionalidad de estas clínicas.

Señor Secretario, la verdad de las cosas es que no todas las cifras que maneja el Ejecutivo corresponden a la realidad del país. Debemos de coordinar nuestros esfuerzos y contribuir al fortalecimiento del sistema de salud de una manera integral. Que cada quien asuma su responsabilidad sin que esto signifique alcanzar logros diferentes, porque la única meta que todos debemos tener, es un México saludable. Muchas gracias.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias compañera diputada.

Tiene la palabra el señor Secretario Julio Frenk Mora, hasta por 10 minutos, para responder a los cuestionamientos.

El Secretario de Salud, Julio Frenk Mora:

Muchas gracias. Muchas gracias a la diputada Ortega.

Permítame darle algunas respuestas puntuales.

Le voy a dar algunas cifras y quiero decirle que las bases de cálculo de todas las cifras que publicamos son del dominio público; puede usted verificar cada número que emite la Secretaría de Salud, tanto en nuestra página electrónica como en los informes. Nosotros, por ejemplo, publicamos un boletín epidemiológico semanal, con todos los casos de enfermedades, porque además la Ley General de Salud nos obliga a la notificación de ciertos padecimientos.

De manera que, sin decir que tengamos información cien por ciento perfecta, sí podemos decir que las cifras que manejamos son cifras en primer lugar confiables, pero en segundo lugar verificables. Para no especular si son correctas o no, creo que lo más saludable es precisamente verificar esas cifras. Y esto es, como digo, del dominio público; hay un área de la Secretaría que genera esta información y que pone a disposición de todos los señores y señoras diputados, no solamente las cifras sino la forma en que se estima cada uno de los indicadores sean éstos de enfermedades, sean éstos de por ejemplo fenómenos como los tiempos de espera o el surtimiento de recetas. Ahí están y si hay alguna discrepancia metodológica, desde luego lo podemos verificar.

Sí ha habido una mejora a lo largo de los últimos 15 años, sostenida, en la calidad de la información en salud. Somos uno de los pocos países del mundo que tiene un sistema de encuestas nacional de salud tan amplia como la que tiene México, incluyendo recientemente haber terminado la encuesta nacional de desempeño, que tiene representatividad para cada estado; propongo como ejemplo la Encuesta Nacional de Salud del año 2000, donde además de las preguntas hubo un examen físico e incluso muestras de sangre que están ahí para, por ejemplo, medir la prevalencia de ciertas enfermedades infecciosas al hacer un análisis seroepidemiológico.

De manera que todo esto quiero dejarlo de base porque algunos de los números que me gustaría mencionar en respuesta a su pregunta tienen ese esquema de transparencia que está desde luego a su entera disposición.

Con respecto a los fenómenos naturales de este último año, pero podría yo citar lo anterior. Esta es un área de la Secretaría que realmente se ha ido fortaleciendo. Desgraciadamente tenemos mucha experiencia con fenómenos naturales porque ocurren en forma repetida cada año y realmente el área de atención a desastres es un área que trabaja muy bien con brigadistas de manera muy importante.

En esta última serie de huracanes, tormentas tropicales y lluvias intensas le puedo decir que ha habido presencia de las brigadas federales, siempre trabajando de la mano con los gobiernos estatales, en 15 estados. Se ha declarado emergencia en 125 municipios y en todos éstos hay siete mil 027 trabajadores de salud.

Esa es la presencia que tenemos. Ha habido un operativo muy intenso; desde antes de la llegada de los fenómenos llega el personal de salud –ya lo decía yo antes– son personas con una enorme dedicación, están ahí al lado de elementos del Ejército, de la Armada y de Protección Civil, siempre con los esfuerzos que encabezan las autoridades estatales, pero con ese apoyo.

Nuestras prioridades ahí son tres: primero la atención médica a las personas que están en albergues. En total, en este periodo hemos tenido hasta 41 mil personas; obviamente ahora ya muy pocas quedan en esos albergues, pero llegamos a tener hasta 41 mil personas en 346 albergues.

Segundo, garantizar la potabilidad del agua. Ya antes lo señalaba, la distribución de plantas potabilizadoras, junto con la Comisión Nacional del Agua, hemos repartido 41 mil frascos de plata coloidal para poder hacer la desinfección local y hemos purificado casi un millón de litros con estas plantas.

Tercera preocupación que tenemos es evitar las enfermedades transmitidas por vector, particularmente el dengue, porque con tanta agua se crían los moscos. Ahí tenemos una acción muy, muy amplia de fumigación y de aplicación de larvicidas –todos, por cierto, los incecticidas y larvicidas son ecológicamente correctos, de manera que no ponemos en riesgo el ambiente ni la salud humana– le puedo decir, por ejemplo, que en este último período visitamos 167 mil casas –es trabajo que se hace casa por casa– y se nebulizaron 62 mil hectáreas.

De manera que es un trabajo enorme. Gracias a ello traemos, a estas alturas del año, como dos mil casos de dengue. En la misma fecha del año pasado teníamos 10 mil; es decir, tenemos cinco veces menos casos, a esta fecha, que el año pasado. Y esto es por estas acciones de nebulización. Insisto, todo esto está a su disposición en el boletín epidemiológico que semanalmente producimos.

Con respecto a la cobertura de VIH/sida, sí le puedo afirmar –y nuevamente aquí estamos para rendir cuentas y si hay duda sobre las cifras tenemos todo el gusto de proporcionárselas– pero justamente es mérito del Congreso el que ya para este año haya aportado 367 millones de pesos para la población no derechohabiente del IMSS y del ISSSTE.

Y los estados de la República, caso 200 millones de pesos más, con lo cual estamos dando medicamentos antirretrovirales a 10 mil pacientes sin seguridad social y esto es el 100 por ciento de los pacientes registrados.

Ahora, si algún paciente no se registra u opta por acudir a una de las varias organizaciones civiles que están ahí que también ofrecen medicamentos, ésa es una opción. Pero todo ciudadano mexicano, independientemente que sea derechohabiente o no, que lo solicite tiene esto y no sólo son los medicamentos; es todo un abordaje integral que incluye todas las pruebas de laboratorio para ver la reacción inmunológica y que incluye la asesoría psicosocial al paciente.

Pero podemos afirmar que gracias también a la negociación que se hizo con la industria, que bajó 60 por ciento el costo promedio de un tratamiento antirretroviral, en México este año estamos dando tratamiento al cien por ciento.

Igualmente le comentaría yo sobre los tiempos de espera. Nuevamente son cifras que son verificables. La cruzada nacional por la calidad de los servicios, que se lanzó desde enero de 2001, por primera vez empezó a medir este indicador.

No se medía. Entonces antes ni siquiera sabíamos cuánto esperaban los pacientes. Hoy sabemos que hemos podido bajar el tiempo promedio de espera, por ejemplo, en urgencias lo hemos bajado a 20 minutos. Medimos también la satisfacción de los usuarios. En este tiempo de espera, en urgencias, fue de 85 por ciento. Tenemos que llegar al 100 por ciento de satisfacción.

Pero antes ni siquiera se medía; es parte del esfuerzo que estamos haciendo para mejorar la calidad de la información.

Tiene usted razón, podría uno acortar los tiempos de espera porque uno esté simplemente acelerando las consultas, por eso preguntamos por la satisfacción. Pero como nunca antes, se hace una monitoría puntual de los niveles de satisfacción y se publica.

Yo la invitaría a revisar una publicación que por segundo año consecutivo hemos sacado a la luz pública, le llamamos: "Salud México", ahora 2002, el año pasado fue "Salud México 2001", y hay 47 indicadores en donde por primera vez se compara el desempeño de cada estado de la República. Y ahí tiene usted todas las bases de los cálculos y ahí viene, por ejemplo, cómo están los distintos estados en este punto.

Finalmente, con respecto a los hospitales, sí tiene usted razón, hay todavía rezagos. Yo me refería a que hospitales que estaban construidos pero sin equipamiento, los nuevos hospitales, nuestra primera prioridad fue echarlos a andar plenamente y ahí están esos hospitales, puede verificar, están publicados los nombres. Pero toda la infraestructura previa que teníamos, desde luego que ha habido un deterioro, por eso estamos haciendo por primera vez un programa de infraestructura de equipamiento con apoyo de Banobras: Banobras que es nuestra banca de desarrollo, nunca había invertido en este aspecto tan central del desarrollo, que es la salud.

Tenemos una bolsa de recursos hasta 2 mil millones de pesos aprobado por el Consejo de Banobras; ya puso a disposición los primeros 500, donde 15 estados de la República están aplicando recursos de Banobras para renovar equipamiento con un esquema de arrendamiento financiero muy novedoso que nunca antes habíamos tenido.

Entonces la nueva Ley de Salud nos obliga a tener este Plan Maestro al que ya me referí antes. El Plan Maestro tuvo tres fases: poner en marcha lo que ya teníamos, que eso se cumplió; luego irnos no a lo nuevo, sino a lo que ya tenía muchos años de funcionar, renovarlo y equiparlo y tercero, la nueva obra que tenemos.

Y ahora con estudios muy detallados de carácter técnico que también ponemos a su disposición, hemos establecido ya en consenso con las entidades federativas los Planes Maestros de Infraestructura.

Yo por último agradezco, y como es mi última intervención, el comentario inicial de la diputada Ortega refleja también mi sentir sobre el valor de este diálogo para nosotros en la Secretaría de Salud y en todas las instituciones públicas de salud, señor Presidente de la Comisión, señor Presidente de la Mesa Directiva, la oportunidad de rendirles cuentas con toda la transparencia, poniendo a su disposición toda la información y la oportunidad de sostener un diálogo constante con el Legislativo, que para nosotros ha sido una fuente no sólo de cumplimiento de una obligación, sino es constantemente una fuente de enriquecimiento de nuestras propias ideas, de nuestras propias propuestas porque hemos encontrado invariablemente en las señoras y señores legisladores una gran calidad en comentarios, en ideas, en propuestas y puedo decir que en el Sector Salud hemos logrado un trabajo de conjunto con el Legislativo que para nosotros ha sido sumamente enriquecedor y que esperamos mantener en el futuro.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias, señor Secretario.

Para culminar la participación de los diferentes partidos políticos, tiene la palabra hasta por cinco minutos para réplica, el señor diputado Martín Vidaña Pérez, del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Martín Vidaña Pérez (PRI):

Con el permiso de los compañeros miembros del presidium; compañeras y compañeros diputados de la Comisión de Salud. Buenas tardes, señor Secretario.

Por mandato constitucional es obligada su comparecencia, pero es un deber supremo e ineludible informar a esta soberanía con responsabilidad concreta de los logros, pero de igual manera de los desaciertos y los futuros retos en materia de salud.

Una vez más nos reunimos para escuchar del Gobierno Federal por su conducto, algunas cifras que siendo honestos, están alejadas de la realidad, y esto con el pleno conocimiento de ser diputado federal, de venir de una alcaldía y de ser un médico profesional, que le han manifestado con claridad y con realidad y precisión, los compañeros diputados y diputadas que me antecedieron en el uso de la voz.

Es cierto que necesitamos más recursos; siempre seguramente se necesitarán, pero también se requiere de voluntad, de equidad, de transparencia, de sensibilidad, pero sobre todo, de un alto sentido de responsabilidad. Sólo así podremos en forma conjunta y de manera integral, alcanzar las metas planteadas en el Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006. Y los resultados urgentes y apremiantes que exigen los mexicanos en materia de salud.

Las cifras, señor Secretario, muestran en este 2003 un incremento de más del 12 por ciento en la morbilidad de las enfermedades crónicodegenerativas. Esto es alarmante. Ocasiona un enorme costo social, laboral y económico al país y no tan sólo al sector salud únicamente, las cuales, como es de su conocimiento y también del mío, son susceptibles de prevenirse.

¿Hasta cuándo, doctor Julio Frenk, se implementarán verdaderos programas de promoción y prevención a la salud? ¿Qué porcentaje del recurso asignado a la Secretaría se destina para estos programas y específicamente cuánto a las enfermedades propias prevenibles de la mujer, pues el objetivo inmediato de mayor eficacia y repercusión en la salud del ser humano es hacer medicina preventiva? ¿O acaso tiene el Ejecutivo Federal –y usted señor Secretario– cara para con tranquilidad aceptar y con palabras para responder a los familiares de más de 20 mujeres que mueren diariamente en este país producto del cáncer mamario y cervicouterino, cifra oficial dada a conocer por el director del Instituto Nacional de Cancerología, Alejandro Morán, hace apenas 48 horas?

Doctor Frenk, ¿cómo es posible que se hable de abasto suficiente de medicinas en el combate a la enfermedad del VIH-sida, si el 97 por ciento de los ciudadanos que lo padecen, seropositivos registrados, mueren en un plazo no mayor de cinco años. ¿Nos demuestra esto que quien sufra contagio de VIH-sida está condenado a morir en un corto plazo en este país?

Señor Secretario, un elevado porcentaje de instituciones públicas de salud, por carencia de infraestructura humana y material ha vivido verdaderas desgracias, con pérdida de vidas humanas, como el caso de los 24 recién nacidos en el Hospital General de Comitán, Chiapas, a fines del año 2002, o la tragedia sucedida con los infantes en el hospital del ISSSTE de la Ciudad de México, recientemente.

¿Dónde está, señor Secretario, la calidad en los servicios de salud, uno de los ejes rectores que usted tanto pondera en el Plan Nacional de Desarrollo? ¿Tiene usted, señor Secretario, la magnitud del déficit de plazas que demanda cada una de las entidades federativas en materia de salud, concretamente las 2 mil 431 plazas nuevas que requiere Veracruz, consecuencia del gran trabajo de visión e inversión realizada por el gobernador Miguel Alemán en materia de infraestructura hospitalaria? ¿Del desabasto de medicinas que usted erróneamente usted interpreta tanto en el ISSSTE como en el IMSS y ya ni se diga en la Secretaría de Salubridad y Asistencia?

Reconoce usted el sobreejercicio de recursos de la federación a los estados hasta estos momentos, pues tan sólo el estado de Veracruz tiene pendientes más de 400 millones de pesos en estos momentos. Hubo un compromiso con usted y con el pueblo y el gobierno de Veracruz, señor Secretario, para que fueran destinados 60 millones de pesos. De los cuales sólo el estado ha recibido 14 millones 972 mil.

Señor Secretario, ¿cómo es posible que con tantos bajos salarios profesionales de la medicina y trabajadores del sector que velan por la salud de los mexicanos, puedan brindar atención de calidad al pueblo de México? ¿Además cómo pretenden impulsar el Seguro Popular de Salud iniciándolo el próximo año, cuando hay tanto déficit y desabasto y además restricciones como no contar los estados con el subsidio federal hasta no tener a las familias afiliadas, pudiendo mejor dotar de anticipos a los estados sobre la meta de afiliación comprometida y ello permitir que la infraestructura y las plazas pudieran estar listas al iniciar el programa?

Por último, señor Secretario, para que no todo sea cuestionamiento y sana crítica constructiva, hacemos de su conocimiento, diputados y diputadas de esta Comisión de Salud, pero sobre todo del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, que elevaremos nuestra voz en la más alta tribuna del país para que en el próximo presupuesto de la Secretaría a su digno cargo existan recursos suficientes para fortalecer más las acciones y estrategias que responsable y respetuosamente le hemos planteado, pero sobre todo con el único supremo interés de brindarle al pueblo de México la salud de calidad que éste se merece.

Por su atención, muchas gracias.

El Presidente José Angel Córdova Villalobos (PAN):

Muchas gracias compañero diputado.

Bien, hemos dado cumplimiento a la obligación constitucional al llevar a cabo esta comparecencia. Yo quisiera reconocer la pluralidad, la calidad y la pertinencia de las preguntas.

Es evidente que en esta diversidad democrática que ahora vivimos en México las expresiones no pueden ser siempre las mismas, pero sobre todo ha prevalecido el respeto mutuo de los poderes, lo que nos señala y nos refuerza el interés y la decisión de tener una sana cercanía entre los poderes que en lo absoluto limite la autonomía que nosotros tenemos.

Es evidente que el intercambio que el día de hoy se pudo establecer resulta insuficiente para la gran cantidad de propuestas que los señores diputados pueden tener o de cuestiones que deberán de ser aclaradas posteriormente.

Ya lo mencionó el señor Secretario, ya lo habíamos nosotros externado, tenemos toda la disposición para un trabajo conjunto durante estos tres años, porque al final de cuentas el fin que nos mueve para desempeñar esta función pública es el mismo, es el luchar por la salud de todos los mexicanos.

Yo quiero agradecer al señor Secretario su presencia el día de hoy, agradecerles a todos los miembros de la Secretaría que forman parte de este equipo, que sin duda día a día hace un denodado esfuerzo por lograr los objetivos del Programa Nacional de Salud.

Quiero agradecer también el honor que nos hizo el señor Presidente de la Mesa Directiva, don Juan de Dios Castro Lozano, al acompañarnos a esta comparecencia.

Y de conformidad con lo que establece el artículo 7º, numeral quinto, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta reunión será remitida al Presidente de la República para su conocimiento.

Quiero agradecer a todos los compañeros diputados y a todas las personas que nos hicieron el favor de honrarnos con su asistencia, y se levanta la reunión siendo las trece horas con veintisiete minutos del día veintidós de octubre del año dos mil tres.

Muchas gracias.