Comparecencia del Secretario de Energía,
Fernando Elizondo Barragán, correspondiente al
Cuarto Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa:
Francisco Xavier Diez de Sollano

Exposición por parte del funcionario del Ejecutivo Federal:Fernando Elizondo Barragán

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTA

Pregunta: Oscar Pimentel González, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Fernando Elizondo Barragán
Réplica: Pablo Pavón Vinales, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Miguel Angel Toscano Velasco, Partido Acción Nacional
Respuesta: Fernando Elizondo Barragán
Réplica: Jorge Luis Hinojosa Moreno, Partido Acción Nacional

Pregunta: Francisco Javier Carrillo Soberón, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Fernando Elizondo Barragán
Réplica: Francisco Javier Carrillo Soberón, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Jesús Porfirio González Schmal, Partido Convergencia
Respuesta: Fernando Elizondo Barragán
Réplica: Jesús Porfirio González Schmal, Partido Convergencia

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTA

Pregunta: Humberto Cervantes Vega, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Fernando Elizondo Barragán
Réplica: Víctor Manuel Alcérreca Sánchez, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Rosa María Avilés Nájera, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Fernando Elizondo Barragán
Réplica: Rosa María Avilés Nájera, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Manuel Ignacio López Villarreal, Partido Acción Nacional
Respuesta: Fernando Elizondo Barragán
Réplica: José Antonio de la Vega Asmitia, Partido Acción Nacional

Pregunta: Oscar González Yáñez, Partido del Trabajo
Respuesta:Fernando Elizondo Barragán
Réplica: Oscar González Yáñez, Partido del Trabajo

Pregunta: Jesús Porfirio González Schmal, Partido Convergencia
Respuesta:Fernando Elizondo Barragán
Réplica: Jesús Porfirio González Schmal, Partido Convergencia

Comentarios finales:
Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano



















El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Diez de Sollano: Buenas tardes. Esta Presidencia informa que han registrado su asistencia ciudadanos diputados miembros de las Comisiones de Energía y Especial de la Cuenca de Burgos que desarrolla Petróleos Mexicanos.

Hay quórum. Se abre la sesión (17:15 PM)

De conformidad con el artículo 7°, numeral 4, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, comparece el licenciado Fernando Elizondo Barragán, secretario de Energía, invitado a esta reunión de la Comisión de Energía y Especial de la Cuenca de Burgos que desarrolla Petróleos Mexicanos, en la que se llevará a cabo el análisis del IV Informe de Gobierno del Presidente de la República, Vicente Fox Quesada, en el tema de su competencia.

Daremos lectura en este momento al Acuerdo Parlamentario aprobado por la Cámara de Diputados en la sesión de 7 de septiembre, en relación al mecanismo que se llevará a cabo para esta comparecencia.

Le pediré al diputado Oscar Pimentel, secretario de la Comisión, que le dé lectura al acuerdo.

El Secretario Oscar Pimentel González: Con mucho gusto, Presidente.

Acuerdo de la Junta de Coordinación Política, sobre la glosa del IV Informe de Gobierno del Presidente de la República, licenciado Vicente Fox Quesada.

Cuarto. Con la finalidad de dar cumplimiento al artículo 7°, numeral 4, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, se cita a comparecer ante comisiones ordinarias de los funcionarios del Ejecutivo Federal, de conformidad con el programa anexo.

Las comparecencias ante comisiones se sujetaran al siguiente formato:

I. Exposición por parte del funcionario del Ejecutivo Federal hasta por 10 minutos.

II. Primera ronda de preguntas por parte de cada uno de los grupos parlamentarios con representación en la comisión en orden decreciente, hasta por 5 minutos. Asimismo, los grupos parlamentarios que no cuenten con integrantes en la comisión, podrán participar en esta ronda hasta por 5 minutos.

Respuesta por parte del funcionario del Ejecutivo Federal hasta por 10 minutos.

Réplica por parte de los legisladores en el orden de sus intervenciones hasta por 5 minutos.

Segunda ronda de preguntas por parte de cada uno de los grupos parlamentarios con representación en la comisión en orden decreciente, hasta por 5 minutos.

Respuesta por parte del funcionario del Ejecutivo Federal hasta por 10 minutos.

Y réplica por parte de los legisladores en el orden de sus intervenciones, hasta por 5 minutos.

Es cuanto, Presidente.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano: Antes de dar cumplimiento al punto cuarto, fracción I, del Acuerdo Parlamentario, me permitiría recordarles a los compañeros diputados y al señor secretario, que dado que el tiempo que tenemos para el desarrollo de esta comparecencia es de hasta 200 minutos, pudiéramos tratar de ajustarnos a los tiempos establecidos.

Para dar cumplimiento de nuevo al punto 4º de la fracción I del acuerdo aprobado, tiene la palabra el licenciado Fernando Elizondo Barragán hasta por 10 minutos.

El Secretario de Energía Fernando Elizondo Barragán: Muchas gracias. Buenas tardes, señor diputado Francisco Salazar Diez de Sollano, Presidente de la Comisión de Energía de la honorable Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

Señor diputado Humberto Cervantes Vega, Presidente de la Comisión Especial para la Cuenca de Burgos de la misma Cámara.

Señores secretarios de estas comisiones; señoras y señores diputados; señoras y señores:

Cada año el informe del Presidente de la República abre un espacio de reflexión que brinda a la nación entera una oportunidad para hacer un recuento de lo logrado hasta el momento y ponderar la situación actual y los retos y perspectivas que se avizoran hacia delante.

Estos altos en la tarea de gobernar, además de cumplir con el imperativo republicano y democrático de rendir cuentas, pueden ser de gran valor para confirmar o afinar rumbos y renovar impulsos de avance.

Es por ello, que al cumplir hoy con el mandato del artículo 93 constitucional, compareciendo a informar sobre los asuntos de la Secretaría de Energía, doy con agrado la bienvenida a esta oportunidad de diálogo, con esta representación popular y de comunicación con el público que nos observa.

Confío en que este evento lejos de reducirse a un ejercicio verbal de promoción y carácter partidista, sea efectivamente un intercambio constructivo que nos ayude a unir esfuerzos en la definición de los acuerdos que la sociedad demanda y contribuya a reforzar la indispensable cooperación entre poderes.

Con el propósito de iniciar ese diálogo, a continuación destaco algunos de los aspectos relevantes del desempeño del sector, señalando la situación de arranque, las acciones emprendidas y la situación actual. Al final también hago mención de algunos retos que enfrentamos o habremos de enfrentar para el sano desarrollo del país.

En materia de reservas petroleras, debido a inversiones insuficientes en la década de los noventas, la reposición de reservas petroleras de Pemex en el año 2000 había caído a un nivel muy bajo; mientras que el estándar de reposición de reservas aceptable en la industria petrolera internacional es de 100 por ciento, es decir incorporar a las reservas un barril nuevo por cada uno que se extrae, en el año 2000 encontramos que en México la tasa de reposición era de sólo 21 por ciento en términos de reservas totales y ello, tomando en cuenta que la producción de crudo en el 2000 fue igual a la del 97.

Como respuesta se puso en marcha una estrategia de alta inversión que ha resultado en la inyección de un total de 403 mil millones de pesos en el sector petrolero mexicano; las cuantiosas inversiones en exploración y explotación de crudo, han aumentado significativamente nuestra riqueza petrolera y al mismo tiempo han incrementado nuestra producción.

Entre el 2000 y el 2004 se han descubierto yacimientos de crudo por casi 2 mil 500 millones de barriles, 60 por ciento más que lo descubierto entre 96 y 2000. La producción acumulada anual aumentó 13 por ciento, mientras que en los últimos 4 años de la administración pasada ese porcentaje fue únicamente de 4 por ciento. Con esta inversión, se ha logrado que a la fecha la tasa de reposición se ubique en cerca de 50 por ciento de las reservas totales, a pesar de que el volumen de explotación se ha incrementado, como ya se dijo, en un 13 por ciento en barriles diarios de petróleo crudo.

En cuanto a la suficiencia de combustibles; otro aspecto de la problemática encontrada al principio de este gobierno, se refiere a los combustibles. En los últimos 4 años de la administración anterior, la importación de gasolinas aumentó casi 125 por ciento, explicada en parte por una caída de 6 por ciento en la producción nacional y en parte por el aumento natural del consumo. Como resultado, en el año 2000 el 31 por ciento del consumo de gasolina provenía de importaciones.

Mediante las inversiones hechas en refinación en los últimos 4 años, se ha logrado incrementar la producción de un promedio de 393 mil barriles diarios en 2000, a un promedio de 475 mil barriles en 2004. Es decir, un aumento del 21 por ciento. Con ello la importación se ha reducido y se ha logrado abastecer el incremento en la demanda de gasolinas que ha aumentado en forma extraordinaria, debido a la entrada en circulación de más de 3 millones 300 mil automóviles adicionales en lo que va de esta administración.

Por lo que se refiere a gas natural, debido a que la demanda ha crecido y se contempla siga creciendo a ritmos superiores al 5 por ciento anual, se inició también un programa estratégico de gas; como parte de éste se han hecho inversiones en exploración, perforación y tratamiento, que han permitido compensar la declinación natural de los pozos en producción, esperándose incrementar la producción de esta insumo que es clave para el desarrollo nacional, a un volumen de 6 mil millones de pies cúbicos diarios para el final de la administración. Es decir, un aumento de 33 por ciento respecto a la producción inicial. Para ello, desde luego es indispensable que los diversos proyectos de la cuenca de Burgos avancen con la mayor eficacia.

Impacto ambiental. Otra de las preocupaciones al inicio de este periodo fue el impacto en el medio ambiente, resultado de los diversos procesos de explotación de hidrocarburos, así como el deterioro ambiental causado por la calidad de los combustibles producidos.

Con las nuevas normas ambientales introducidas en esta administración hoy se producen gasolinas de mejor calidad y de menor efecto contaminante. Entre 2000 y 2004 el contenido de azufre de éstas disminuyó 40 por ciento, de 500 a 300 partes por millón. Y gracias a ello en lo que va del presente año no hemos observado una sola contingencia ambiental.

Transparencia y medidas contra la corrupción. La lucha contra la corrupción considerada entre las principales demandas ciudadanas, identificó el robo de combustibles como una de las prácticas urgentes a eliminar.

Hace más de un año se puso en operación la comisión para el combate al tráfico ilícito de combustibles integrada por las dependencias federales relacionadas con el tema, que a la fecha reporta recuperaciones por más de 4 mil millones de pesos en combustibles que se robaban en ductos y en centros de distribución.

Por otra parte, la Procuraduría de Protección al Consumidor, ha investigado y documentado una serie de irregularidades en torno a la comercialización de combustibles dentro de algunas de las estaciones de servicio en donde se expende la gasolina.

Como se informó públicamente en su oportunidad, se ha pedido a Pemex aplicar todo el rigor de la ley para quienes resulten responsables de defraudar al público consumidor de gasolina.

Pemex está también en proceso de implantar medidas para garantizar sanas prácticas comerciales dentro de sus franquicias y actuar con todo el rigor de la ley, procediendo legalmente a cancelar las franquicias correspondientes contra quienes estén incurriendo en este tipo de fraudes.

Participación de las empresas mexicanas en inversiones. Las dificultades encontradas por las empresas mexicanas para participar en las licitaciones de obras y servicios del sector energía, resultaron también una demanda a resolver.

Las prácticas de contratación tanto de Pemex como de CFE se han modificado para adoptar medidas que faciliten la participación de empresas mexicanas en las obras. Como ejemplo, durante el primer semestre de 2004 se colocaron contratos para construir 20 plataformas marinas con inversión de más de 7 mil millones de pesos.

El 91 por ciento de los trabajos se adjudicaron a empresas mexicanas. Estos contratos forman parte de un programa de construcción de 47 plataformas y 600 kilómetros de ductos.

En capacidad de generación de electricidad, en el sector eléctrico la demanda también crece a un ritmo acelerado, para responder a ello se han puesto en operación 27 plantas de generación de electricidad, lo que ha permitido incrementar la capacidad instalada de generación, en 27 por ciento. Están en proceso de construcción obras de generación adicionales por más de 30 mil millones de pesos, que entrarán en operación en lo que queda de la administración.

Sobresalen entre otras El Cajón, en Nayarit; Altamira V, en Tamaulipas; y La Laguna II, en Coahuila. Con este esfuerzo ha sido posible hacer frente al crecimiento de la demanda de electricidad que a su vez es condicionante del crecimiento económico y de la creación de empleos en nuestro país.

Además, se han electrificado casi 12 mil localidades en todo el país, 6 veces más que en los últimos 4 años de la administración pasada. Cabe destacar que el Gobierno Federal ha concentrado sus esfuerzos en llevar electricidad a zonas de bajos ingresos; 60 por ciento de las localidades electrificadas en este sexenio, son comunidades rurales o colonias populares.

Por otra parte, junto con estos logros debemos de reconocer los retos que enfrentamos y que por la importancia del sector energético constituyen restricciones que pueden frenar el desarrollo nacional.

Inversiones. Las inversiones de 575 mil millones de pesos que se han realizado en los primeros 4 años de este gobierno, se han logrado gracias a esquemas de financiamiento, Pidiregas, que no pueden continuar aplicándose en el futuro sin poner en riesgo la solidez financiera de las empresas del sector.

Estos compromisos financieros ya representan una carga considerable y creciente en el Presupuesto de Egresos de la Federación. Por ello se ha insistido en que se debe enfrentar el reto de encontrar nuevas vías de participación de fuentes alternativas de recursos de inversión, que permitan hacer frente al crecimiento de la demanda de energéticos, y que no absorban recursos públicos indispensables para cumplir responsabilidades del Estado, tales como el combate a la pobreza, salud, educación pública y otros.

El Régimen Fiscal de Pemex. Como ya se ha discutido ampliamente, Pemex está sujeto a un régimen fiscal que lo obliga a entregar como contribuciones un porcentaje muy alto de sus ingresos brutos.

Esta onerosa carga fiscal, implica ya una restricción seria para lograr los niveles de inversión y de capital que se requieren.

En ese sentido, celebro que entre los acuerdos alcanzados por la Convención Nacional Hacendaria se incluyan propuestas para modificar el régimen fiscal de Pemex; propuestas que por otro lado se han visto correspondidas con iniciativas de esta propia Cámara.

Régimen de Gobierno y Control Interno de las Empresas. La normatividad internacional exige que las empresas que coloquen valores en público, cumplan con requisitos que nuestras empresas estatales no satisfacen aún. Será necesario por tanto, hacer las adecuaciones necesarias.

Como los anteriores, pueden mencionarse la normatividad de obras públicas, los sistemas de precios y tarifas, las restricciones presupuestales y muchos otros retos que rigidizan y detienen el sano desarrollo de Pemex, CFE y Luz y Fuerza del Centro.

Igualmente, existen grandes oportunidades que se pueden aprovechar si se logran los cambios necesarios.

Termino refrendando mi expectativa de que juntos, Poder Ejecutivo y Legislativo, podamos construir un clima de trabajo y colaboración entre ambos, que nos permita rendir a la población los frutos y beneficios reales que de nosotros se espera.

De parte de la secretaría a mi cargo, no habrá limitación de tiempo ni esfuerzo para lograrlo. Agradezco su atención y quedo atento a sus observaciones y planteamientos.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano: Para dar cumplimiento al punto 4º, fracciones II, IV y V, se han inscrito para la primera ronda de preguntas y réplica, los siguientes ciudadanos diputados:

Por el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, el diputado Oscar Pimentel González y el diputado Pablo Pavón Vinales.

Por el Partido Acción Nacional, el diputado Miguel Angel Toscano Velasco.

Por el Partido de la Revolución Democrática, el diputado Francisco Javier Carrillo Soberón.

Por el Partido de Convergencia, el diputado Jesús Porfirio González Schmal.

Tiene la palabra hasta por 5 minutos, para formular su pregunta, el diputado Oscar Pimentel González, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Oscar Pimentel González: Gracias, diputado Presidente. Compañeras y compañeros diputados.

La presencia del señor secretario de Energía, licenciado Fernando Elizondo, a quien damos la más cordial bienvenida a este recinto, es –no cabe duda– una extraordinaria oportunidad para poner de relieve los problemas más graves que vive el sector energético, su relación con el dramático rezago y pérdida de competitividad de nuestra economía, y la ausencia preocupante de una política energética coherente y seria por parte del Ejecutivo Federal.

Ojalá pudiese ser también el inicio de un diálogo responsable que tanta falta hace entre el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo en torno a una agenda legislativa que modifique las inercias actuales del sector energético y defina un rumbo congruente para el desarrollo del país.

El sector productivo mexicano paga los más altos precios del mundo para abastecerse de gas natural, lo cual desalienta el desarrollo de nuevas inversiones, inhibe el crecimiento económico y afecta negativamente el empleo no obstante que México cuenta con las reservas probables más grandes de Norteamérica.

Nuestro país ha pasado del lugar 31 en 1999, al lugar 45 en el 2002, dentro de la Escala Internacional de Competitividad y la tendencia sigue siendo negativa.

Los proyectos de la cuenca de Burgos, con su muy cuestionada y hasta hoy no esclarecida figura de los contratos de servicios múltiples, son insuficientes y los proyectos de plantas de regasificación de gas licuado importado de otras latitudes suenan, como lo dijera el director del Banco de México, algo así como "instalar fábricas de arena en el desierto".

No tenemos hasta hoy una propuesta clara y realista que solucione a mediano y largo plazo, los problemas de abasto de gas natural, menos aún se sabe qué hacer con las implicaciones que esto tiene para la generación de energía eléctrica, donde no obstante nuestra riqueza petrolera, las plantas de generación utilizan una tecnología de ciclo combinado, que las hace totalmente dependientes de la disposición de gas natural, de un gas escaso y caro, que evidentemente impacta en las tarifas eléctricas, cuyo incremento ha sido de más del 50 por ciento en los últimos 4 años, lo que afecta el ingreso y el bienestar de las familias mexicanas.

Los subsidios en las tarifas eléctricas son sólo un paliativo para un problema de origen que, además mientras no se transparenten y se incorporen como parte de la política social, seguirán deteriorando las finanzas de la Comisión Federal de Electricidad y su capacidad para responder a las necesidades nacionales de abasto de energía eléctrica.

En los estados financieros de 2003, la CFE reporta un resultado negativo, superior a los 6 mil millones de pesos, en virtud precisamente, de que los subsidios que otorga el Gobierno Federal a través de la CFE, han sido superiores a la renta que esta empresa paga al Gobierno Federal, bajo el concepto de aprovechamientos y que las diferencias resultantes se cargan a cuenta de la propia CFE.

Sorprenden por ello, las declaraciones triunfalistas con medias verdades y cifras manipuladas del Ejecutivo Federal en el texto de su IV Informe, que al pretender mostrar supuestos logros de su gobierno, no hace sino ocultar la verdadera naturaleza y dimensión de los problemas y crear confusión en torno a la situación actual del sector energía.

Si vamos tan bien, como quiere hacernos creer el Gobierno Federal, se podía uno preguntar: ¿para qué entonces se habla de la urgente necesidad de reformas estructurales?

Petróleos Mexicanos, empresa clave de nuestra economía, enfrenta también una crisis compleja, es la empresa que más recursos aporta al fisco –casi el 35 por ciento de los ingresos del gobierno– que opera con una estructura orgánica, marco legal y normativa y prácticas corporativas de las más atrasadas en el contexto internacional de la industria petrolera, y además que es manejada como si fuera un departamento de la Secretaría de Hacienda, sujeta a pesadas normas y reglamentaciones que limitan su eficiente desempeño.

La carga fiscal más el incremento de los pasivos, ha hecho que esta empresa reduzca de 235 mil a 46 mil millones de pesos su patrimonio, es decir, una descapitalización de casi el 80 por ciento ¿y aún así hablamos de excedentes petroleros? Más bien son eufemismos con los cuales se ocultan los verdaderos problemas.

Todos conocemos los desequilibrios que se viven en la industria petrolera y también los problemas que enfrenta la Comisión Reguladora de Energía, que no obstante las necesidades que tenemos de contar con una instancia de regulación imparcial, de transparencia y de autoridad real en la materia, la CRE aparece como una figura ambigua y débil, carente de facultades para poner orden y sancionar a quien incumpla los reglamentos, y más grave aún, es parte de las propias estructuras institucionales a las que se supone debe regular y en su caso sancionar, es decir, se ha vuelto juez y parte.

Como podemos observar, el sector energético enfrenta hoy graves problemas. Sin embargo, el Ejecutivo Federal ha hecho creer, mediante costosas campañas mediáticas, que si no se han logrado reformas, es por culpa del Poder Legislativo. Nada más falso. ¿Cómo se va a creer que el tema de energía sea prioritario, cuando en tan sólo 4 años de gobierno se ha designado a 3 distintos secretarios del ramo, cuando al interior del propio gobierno se subordinan las reformas, entre ellas la energética, a la dinámica que generan las aspiraciones políticas adelantadas rumbo a la sucesión presidencial que permite y alienta el propio titular del Ejecutivo, cuando al interior del propio gobierno no hay unidad de criterio ni acuerdo en torno al tema energético, cuando es palpable la falta de oficio político, competencia profesional de funcionarios responsables de operar esta política?

En fin, ¿cómo se va a creer en el afán de resolver a fondo los problemas energéticos, cuando no existe ninguna manifestación de interés del Ejecutivo de construir lo que debería de ser una agenda de trabajo conjunta con el Poder Legislativo, a fin de resolver los problemas más apremiantes del sector?

En el grupo parlamentario del PRI y en la Comisión de Energía –les ruego me disculpen aprovechar unos minutos más– estamos convencidos de que sí es posible procesar acuerdos políticos para darle un impulso a nuevas y mejores formas de organización a la industria eléctrica y de los hidrocarburos. Que hagan más competitiva nuestra economía para que haya más crecimiento, más empleos y mayor bienestar para los mexicanos. Pero también sabemos que se requiere seriedad y responsabilidad, mayor respeto del Poder Ejecutivo hacia el Poder Legislativo y ante todo voluntad política que se exprese en unidad de criterios del propio gobierno, apertura para dialogar y cumplimiento eficaz de los acuerdos.

Señor secretario:

Algunas preguntas que preocupan a nuestro grupo parlamentario:

¿Qué se piensa hacer para resolver el problema del gas natural? ¿Cómo se piensa superar la crítica situación en que se encuentran Pemex y la CFE, sobre todo para superar las restricciones que ponen en riesgo su operación? ¿Cuándo finalmente tendremos una respuesta a las demandas ciudadanas de diversas regiones del país para que se ajusten las tarifas eléctricas? ¿De qué manera se puede trasparentar y hacer más eficiente la aplicación de los subsidios a las tarifas?

¿Estaría usted de acuerdo, como lo han expresado funcionarios de la Secretaría de Hacienda, en que la aprobación de la iniciativa de un nuevo régimen fiscal para Pemex se condicione a que esta Cámara apruebe la aplicación del IVA a alimentos y medicinas?

También queremos solicitarle información sobre las observaciones que ha hecho la Auditoría Superior de la Federación y la manera en que se han solventado estas recomendaciones, así como el estatus en que se encuentra la controversia que interpuso el Presidente ante la Suprema Corte de Justicia.

Y finalmente si existe elemental política para no solamente para usar en las reformas de Pemex sino también en las reformas que son necesarias a la Comisión Federal de Electricidad y a la Comisión Reguladora de Energía para darle mayor autonomía y mayores facultades. Independientemente de que pondremos mucha atención a sus respuestas, señor secretario, le solicitamos formalmente una respuesta por escrito en atención a cada uno de los comentarios y preguntas que le hemos formulado.

Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra el licenciado Fernando Elizondo Barragán, hasta por 10 minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Energía Fernando Elizondo Barragán: Con mucho gusto.

Quisiera referirme en primer término a alguna de las observaciones que hace el diputado Pimentel en relación con la situación de competitividad y política energética de este gobierno.

Por supuesto que ha habido una política energética y la describí en mi mensaje inicial. El país se encuentra efectivamente en una situación difícil en términos energéticos porque el precio del gas es muy alto y porque los ingresos petroleros que por un lado son beneficio, por otro son costo, que tenemos que reconocer.

En respuesta a esto, la solución de fondo no puede ser otra sino incrementar nuestra oferta de gas natural en el sistema, no vamos a encontrar una fórmula de que bajen los precios del gas si no es teniendo mayor oferta en él, porque de otra suerte tendríamos que buscar ustedes y nosotros juntos de dónde sacamos dinero para subsidiar la diferencia entre el costo, porque es un mercado deficitario y lo que quisiéramos poner de precio a los usuarios.

No es un problema exclusivo de México, yo quiero decirles que si México tiene un déficit de 700 u 800 millones de pies cúbicos diarios, en Estados Unidos el déficit es mucho mayor, y Estados Unidos y México están importando gas de Canadá, que además es un gas que tiende a declinar con el tiempo. Entonces ciertamente que el asunto del gas es una encrucijada importante y un problema de competitividad.

¿Qué hizo este gobierno? ¿Cuál ha sido la política energética? Invertir fuertemente para acelerar la producción de gas nacional, y se ha logrado incrementar aunque la inversión todavía no da los frutos necesarios y los frutos que se van a recoger de estas inversiones.

De hecho el cuestionamiento de los contratos de servicios múltiples, que no son otra cosa sino una forma de administrar los contratos de servicios y de obras, que como quiera Pemex ha venido realizando desde hace 60 años, son un instrumento muy importante para avanzar en la producción de gas natural. Y precisamente encontramos que de parte de algunos legisladores, creo que no están presentes aquí, se han establecido o intentado establecer, trabas a este tipo de instrumentos, eliminándose una alternativa, aceptable y promisoria, de producción de país o cuando menos restringiéndose.

Creo que la idea de producir electricidad con base en petrolíferos en lugar del ciclo combinado y por esa vía reducir el consumo de gas, no es muy feliz, porque resulta que los petrolíferos también han aumentado de precio en el mercado internacional, si estuviéramos generando electricidad en mayor proporción, en base a combustóleo o en cualquier otra base, también tendríamos el problema de aumento de costos que estamos teniendo con el gas natural.

Aquí no tenemos la energía hidroeléctrica que disponen otros países, no tenemos las reservas de carbón que tienen otros países y el combustóleo, que es una alternativa, no lo vamos a tener en cantidades suficientes para abastecer nuestra producción de energía eléctrica.

Definitivamente hay un punto de coincidencia, la necesidad de una agenda conjunta y de un esfuerzo conjunto del Poder Legislativo y del Ejecutivo para avanzar en los cambios que el sector demanda, eso es incuestionable y lo mencioné en mi mensaje inicial, yo esperaría que podamos crear ese clima de trabajo para no sólo definir sino avanzar en el desarrollo de esa agenda de reformas y de cambios.

Con mucho gusto daremos respuesta a las preguntas que nos ha planteado, creo que la relativa al gas natural, ya se ha señalado algo, en cuanto al régimen fiscal de Pemex, simplemente entendamos que la realidad de nuestro país, es que a partir de los años setentas y ochentas, se petrolizó presupuestalmente, y que los ingresos petroleros representan el 30 por ciento o más de los ingresos fiscales de este país.

Entonces no podemos sin más cambiar el régimen fiscal de Pemex si no damos una alternativa de transición. Creo que algunas de las ideas que ustedes mismos han planteado son valiosas en ese sentido y permitirán avanzar hacia una reforma que no esté necesariamente atada a otros instrumentos, pero definitivamente también necesitamos ver que a largo plazo el país, la nación, el Gobierno Federal, los estados y los municipios requieren que los recursos fiscales descansen menos en instrumentos de recaudación petrolera y esto significa llevar adelante reformas fiscales, no hay otra forma. Si queremos que los ingresos fiscales se reduzcan para que nuestro sector energético tenga más márgenes de maniobra, necesitamos reponer esos ingresos de otras fuentes y necesitamos ingresos adicionales para acometer los retos que tenemos en combate a la pobreza, en desarrollo social, en educación, en salud, en pensiones, en muchos otros temas que desgraciadamente son cargas presupuestales.

La situación de la controversia creo que es bastante conocida. La impugnación de las observaciones de la Auditoría Fiscal de la Federación se debió a que se estima por parte del Ejecutivo que la Auditoría incurrió en exceso de sus facultades, al estimar o al formular juicios de legalidad o de constitucionalidad sobre no sólo permisos, sino incluso leyes que evidentemente son competencia en cuanto a su legalidad y constitucionalidad, del Poder Judicial y está en trámite esta controversia. Se han presentado por las partes los escritos correspondientes de alegados y la Corte en su momento creo que resolverá en consecuencia.

Voluntad de reformas la existe, señor diputado, señoras y señores diputados, la voluntad está ahí; lo que necesitamos es ponernos de acuerdo en los procesos a seguir, en las agendas a implementar para llevar adelante estas reformas.

Yo estoy convencido personalmente que hay muchos, muchos puntos de coincidencia que nos pueden servir para impulsar estas reformas y tenemos el deber en el Legislativo y en el Ejecutivo, de llevarlas adelante.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra hasta por 5 minutos, el diputado Pablo Pavón.

El diputado Pablo Pavón Vinales: Muchas gracias, señor Presidente.

Señor secretario, compañeras y compañeros diputados; señores directores y administrativos de las empresas de Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad:

"Un país con energía es un país con futuro". Así reza el slogan que la secretaría costosamente exhibe ante los mexicanos, pero sin embargo los mexicanos vemos con preocupación que el gobierno está empeñado en extraer nuestro recurso energético para entregarlo al extranjero, quien aprovecha su valor agregado y convierte a los mexicanos en simples consumidores de los productos terminados. Un país con energía que no la sabe aprovechar adecuadamente, es un país sin futuro.

Yo quisiera, señor secretario, ser respetuoso, pero mi verdad a veces ofende. Se dijo en el discurso de toma de protesta presidencial, que se integraría un gabinete con los profesionistas y técnicos más conocedores de cada ramo de la economía, sin embargo, en un ramo tan importante como el que estamos en este momento abordando, en 4 años de gobierno se han realizado 3 cambios en la Secretaría de Energía, y discúlpeme, pero tengo en mis manos el curriculum vitae que me señala que es usted un extraordinario abogado y economista, pero en ninguna de las partes de este curriculum encuentro que haya tenido usted una relación con el desarrollo energético de nuestro país. Y por lo tanto, ese mensaje enviado a la nación lo vemos incumplido con desilusión los mexicanos.

Yo esperaba que en esta ocasión, como usted lo propuso en su intervención inicial, dejáramos a un lado las comparaciones y las participaciones partidistas, pero sin embargo en el primer párrafo de su intervención hace usted un comparativo de los años 90 con los años actuales. Las comparaciones nunca son gratas ni sirven de nada.

Antes, efectivamente, probablemente había una reserva acorde a la exportación de nuestro petróleo. Hoy hay un saqueo indiscriminado de petróleo para venderlo como crudo al extranjero y que estos recursos ni siquiera sirven para el país, porque están más dirigidos a pagar una deuda externa, que aprovechar estos recursos para desarrollar tantos rezagos que existen en nuestra nación.

Por lo tanto, yo creo que si queremos establecer un diálogo cordial, un diálogo constructivo, debemos de dejar de abandonar estas prácticas comparativas del pasado con el presente, porque es muy cuestionable si antes estábamos mejor o ahora estamos mejor.

México era un país que aplicaba una política conservadora de sus energéticos, sus políticas energéticas eran una reserva nacional. Hoy, aún sin comprobar, se anuncia en el discurso que tenemos una gran reserva todavía, no absolutamente comprobado que pueda ser explotada, ni siquiera que tengamos la tecnología para poder realizar esta explotación y menos los recursos.

Qué triste y qué penoso que al primer mandatario de la nación, tenga que salir un funcionario de segundo nivel a corregirle la plana y a decirle que no es correcto lo que se está anunciando a la nación.

Nosotros quisiéramos, como diputados, sí establecer un diálogo y dar los pasos necesarios, pero en una comunicación en donde haya un verdadero diálogo, no un monólogo, en donde haya una discusión de los puntos importantes para los mexicanos y se escuche la voz de muchos mexicanos, porque aquí estamos, sí estamos diputados, no están ausentes, estamos diputados, que no coincidimos con los contratos múltiples ni con constitucionalidad.

Y si hay un exceso en el órgano fiscalizador, hay una resolución de la Corte que habla de la inconstitucionalidad de esos contratos, y es un desplazamiento, quiérase o no reconocer, de la mano de obra mexicana, de los técnicos mexicanos y una entrega de los recursos a los internacionales.

Por eso, señor secretario, sin tratar de ser irrespetuoso, yo sí quisiera, como miembro de un partido que abiertamente se ha opuesto a esta dudosa participación de los contratos, abrir una discusión a fondo sobre este tema tan importante para los mexicanos y determinar cuál va a ser la política energética de nuestro país, porque han pasado en este sexenio 3 secretarios y en ninguna ocasión hemos escuchado un planteamiento serio sobre cuál es el Plan Nacional de Energía para nuestra nación.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra, hasta por 5 minutos para formular su pregunta, el diputado Miguel Angel Toscano Velasco, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

El diputado Miguel Angel Toscano Velasco: Gracias, diputado Presidente.

Diputado Pavón, no puedo dejar pasar, además de que aquí se olvidó el curriculum de Fernando Elizondo, que hubieran querido muchos gobiernos anteriores, especialmente los priístas, el haber tenido un funcionario como el que tenemos aquí, de primera, un mexicano de primera, y no es requisito en ninguno de los, no conozco ningún artículo que diga que por ser abogado y por ser economista además, no pueda ser secretario de Energía. Me parece que Fernando conoce muy bien a fondo los temas del sector energético y ojalá que en los próximos meses podamos tener muchas discusiones con él y con ustedes, para poder discutir los temas y los problemas del país en materia de energía que Fernando conoce perfectamente bien.

Señor secretario; compañeros diputados:

Pemex es uno de los principales pilares que sostiene y dan rumbo a la economía mexicana. Los ingresos del sector petrolero han sido una autentica palanca de desarrollo en este país y sin duda lo seguirán siendo en el futuro. Pemex contribuye el día de hoy con el 1.2 por ciento del PIB; es origen de más de un tercio de los recursos del Gobierno Federal cada año; es una importante fuente de divisas que nos ayudan a mantener el equilibro en nuestra balanza comercial con el exterior; además de dar empleo a más de 135 mil personas. Una empresa de esta magnitud tiene relevancia para la vida económica nacional e ingresos del sector público, debe ser objeto de todos y cada uno de los mexicanos.

La responsabilidad de la buena conducción en los resultados de Pemex recae al pueblo de México, recae sobre el Poder Ejecutivo y específicamente sobre usted, señor secretario Fernando Elizondo. La responsabilidad del futuro de esta empresa y del futuro energético de México, no es una responsabilidad exclusiva del Poder Ejecutivo, sino afortunadamente compartida por todos y especialmente por las fuerzas integradas en este Congreso.

Los diputados del Partido Acción Nacional, consideramos necesario que dentro de cualquier política pública que se formule en este recinto o se ponga en práctica desde el Poder Ejecutivo, se deben siempre respetar los criterios básicos de sustentabilidad de la riqueza energética de México y con ello evitar la sobreexplotación de nuestras reservas, despojando a futuras generaciones de los beneficios que los mexicanos de hoy recibimos del petróleo. Por eso, secretario me permito hacerle algunas preguntas.

¿Qué acciones o qué estrategia considera la Secretaría de Energía, para remontar los obstáculos tecnológicos que representa la explotación y aprovechamiento de reservas petroleras en aguas profundas, como es el caso de las zonas de aguas profundas del norte de Cantarell?

¿Cómo detener o incluso revertir la acelerada reducción de las reservas de petróleo crudo y gas natural, producto del cual hay una sobreexplotación?

¿Existen los recursos suficientes para que Pemex logre expandir su capacidad productiva, sin que cause una grave perdida de reservas?

¿Cuál es y cuál será la situación financiera de Pemex, de continuar con el actual régimen fiscal y el uso de los Pidiregas?

Por otra parte, México es un país importador neto de gas natural; sólo en el 2003 importamos el 29 por ciento de nuestro consumo interno. ¿Existe en el futuro el riesgo de enfrentar un desabasto de gas natural? ¿Cuáles son las principales acciones que la Secretaría de Energía tiene contempladas para enfrentar la creciente demanda de gas natural y por lo tanto la dependencia de las importaciones de nuestro país? ¿De dónde provendrán estos recursos, de inversión pública directa o de mayor endeudamiento?

De igual forma, los diputados de Acción Nacional comprendemos la importancia no sólo de renovar y ampliar y fortalecer nuestras fuentes primarias de combustibles, sino la urgente necesidad de reactivar y modernizar la cadena productiva de Pemex en sectores como la refinación y la petroquímica, sobre sectores productivos de Pemex que tienen un impacto multiplicador en la actividad económica y la generación de empleos. Ante esto, señor secretario ¿qué está haciendo su secretaría para reactivar la industria petroquímica y la refinación de combustibles?

Y en resumidas cuentas, ¿qué tenemos que hacer para que Pemex continúe siendo una empresa líder a nivel mundial? Espero con atención sus comentarios, señor secretario.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra el licenciado Fernando Elizondo Barragán hasta por 10 minutos para dar respuesta.

El Secretario de Energía Fernando Elizondo Barragán: Muchas gracias, señor Presidente.

Quisiera empezar por hacer algunas referencias a los comentarios del diputado Pavón, en primer lugar, para señalar que si en mi mensaje inicial había comparaciones, de ninguna manera era con intención de ofender o de afectar a nadie, sino simplemente de dimensionar la magnitud de los esfuerzos y de los resultados que se han venido logrando con este gobierno y no conozco ninguna forma de hacer ese dimensionamiento si no es comparando con estándares.

Habla el diputado Pavón de entregar a los extranjeros nuestros recursos naturales y de un saqueo indiscriminado de petróleos o de petróleo y yo quisiera decirle que uno de los requisitos, una de las formas importantes de lograr un proceso de diálogo constructivo, es no imputarle a la contraparte ideas que derivan de los propios sentimientos o miedos personales. Yo creo que debemos de ser objetivos y concentrarnos en el examen de los problemas.

Perdiendo recursos petroleros estábamos cuando no se estaba invirtiendo lo suficiente, porque un dato que mencioné –y no tiene más propósito que señalar un reto que tuvimos que enfrentar– es que la restitución de reservas, de reservas totales al inicio del gobierno era 21 por ciento. El esfuerzo de inversión que se ha hecho ya nos lleva al 50 por ciento o más y esperamos terminar en el 75 por ciento. Si eso no es preservar nuestra riqueza petrolera, yo quisiera saber qué es, porque entonces me da la idea de que preservar nuestra riqueza significa guardarla en un baúl y que nadie la toque y que nadie la aproveche, que es una forma, para mi gusto, poco inteligente de aprovechar la riqueza de un país.

En el siglo XIX y en el siglo XX, en parte, cuando menos, el desarrollo de las naciones en un mundo que estaba dividido en países, consistía o se centraba en la preservación y el uso de sus propios recursos. A finales del siglo XX y del siglo XXI, hay que entender que las dinámicas económicas han cambiado y ahora lo que importa para tener éxito en el mundo globalizado, es encontrar las formas de mantener el control de nuestros recursos, pero aprovechar los flujos de capital, vengan de donde vengan, que son muchísimo más grandes que el valor de los recursos de cualquier país y para muestra están las economías asiáticas, algunas de las cuales, desprovistas totalmente de recursos naturales, nos han sobrepasado por mucho en niveles de bienestar, de riqueza, de producción.

Menciona el diputado Miguel Angel Toscano como una preocupación la sustentabilidad y efectivamente, esa es una preocupación que ha guiado a este gobierno desde el inicio; por eso la necesidad de inversión, por eso los flujos enormes que se han canalizado hacia la exploración, a la explotación, etcétera, porque en la forma como se venía desarrollando la industria petrolera no era sustentable; reponiendo 21 barriles de cada 100 no es sustentable la explotación.

Esperamos que esta tendencia, esta política de alta inversión, se continúe por el gobierno que siga a éste, de manera que se puedan cumplir las perspectivas que se tienen actualmente que son de restituir un 100 por ciento de los barriles extraídos para el 2010, pero démonos cuenta que es una década la que toma, con estas grandes inversiones, el llevar a nuestra industria petrolera a los niveles de sustentabilidad y de estándares internacionales que quisiéramos.

¿Qué acciones pensamos tomar para remontar los problemas técnicos? Efectivamente, mencionaba el diputado Pavón algo que quisiera corregir en cuanto a que él dijo que había habido por ahí una corrección por parte de un funcionario, de lo que había dicho el Presidente; pero no es así. Lo que dijo el Presidente y lo que dijo el funcionario fue perfectamente consistente y se refería a que las inversiones que se han llevado a cabo en explotación, han llevado a concluir por métodos científicos, que existe un potencial muy importante. No son reservas, el Presidente no dijo reservas ni el funcionario dijo reservas, son recursos prospectivos que se tienen datos científicos suficientes para determinar que ahí están y que son una riqueza enorme para el país, sólo que se encuentran ubicados en aguas de profundidades entre 2 mil y 3 mil o más metros de tirante de agua y que impiden, con la tecnología que dispone Pemex y con el capital de que dispone Pemex o el que se pudiera accesar, impiden su explotación.

¿Qué hemos pensado? Hemos pensado que juntos contemplemos alternativas el Legislativo y el Ejecutivo, para ver cómo en otras partes del mundo se ha logrado conjuntar la tecnología con la propiedad nacional y el control nacional de los recursos.

Recientemente me acompañaron a Brasil un conjunto de señores legisladores que pudieron presenciar que Petrobras, la equivalente brasileña de Pemex que fue fundada y estructurada a imagen de Pemex, que es más joven que Pemex, es ahora una empresa boyante, con operaciones internacionales, con asociaciones estratégicas, con tecnología para perforación de aguas profundas y con incursiones en diversas áreas energéticas además del petróleo.

Entonces yo creo que la solución es que juntos veamos el problema y veamos las alternativas que tenemos. No quisiera en este momento formular una idea precisa de cuál podría ser una alternativa u otra, porque creo que en los procesos de construcción de acuerdos es fundamental que coincidamos en el problema, sino tenemos coincidencia en el problema, no vamos a coincidir en la solución.

Los Pidiregas son instrumentos financieros que al final de cuentas representan obligaciones de pago con cargo a las operaciones de producción o de generación que las generaron. Pero son instrumentos financieros que representan obligaciones de pago. En cierta forma son pasivos que debemos de mesurar para no poner en riesgo los flujos de nuestras empresas del sector energético.

Ya los Pidiregas existentes actualmente en el sector energético implican obligaciones de pago hacia futuro, que irán creciendo y que llegan a montos importantes. Por eso también es necesario contemplar y explorar juntos alternativas que nos permitan, ya no financiar la exploración, la explotación, la generación de electricidad a través de estos instrumentos.

Gas natural. La política, que sí hay política de este gobierno, ha sido tomar todas las acciones conducentes a incrementar la oferta de gas nacional y para ello les mencioné el plan estratégico de gas que contempla inversiones tanto en perforación como en exploración y como en optimización del uso y el tratamiento de gas. Y también parte de esto son las plantas de gas licuado que se contempla que se establezcan en diferentes costas de la República, no necesariamente por el sector público.

Estas plantas, difiero de lo que dice el diputado, no son fábricas de arena en el desierto, son fábricas de agua en el desierto porque todas las perspectivas indican que la región completa, no México nada más, la región completa de Canadá, Estados Unidos y México, va a tener un déficit de gas creciente y que nosotros estratégicamente necesitamos diversificar nuestras fuentes de suministro.

Por eso, incrementar la producción nacional y diversificar las fuentes de gas extranjero, son fundamentales para una estrategia del país, a menos que se considere que es muy sano tener la dependencia exclusivamente de Estados Unidos, en cuyo caso quienes están entregando al país al extranjero, son los que impiden que se tomen las medias para eliminar esa dependencia.

En cuanto a refinación y petroquímica, también en refinación ha habido inversiones importantes y ahí está la reconfiguración que se ha hecho de nuestras refinerías para permitir obtener mayor provecho, mayor valor agregado de un petróleo crudo que cada vez es más pesado en nuestra mezcla.

Cada vez tenemos petróleo más pesado que requiere procesos adicionales de refinación para obtener productos de valor agregado, como son las gasolinas y otros derivados. En esto se ha incrementado la inversión y se ha incrementado a raíz de ella la producción.

La reactivación de la industria petroquímica requiere una política especial que está por definirse.

Si bien se ha encontrado la forma de promover proyectos petroquímicos con base en productos derivados del petróleo, que no tengan el mercado tan volátil, como es el mercado del gas o del etano, o los derivados, esos derivados del petróleo, las gasolinas naturales que servirán de base para un nuevo proyecto petroquímico que esperamos reactive a la industria petroquímica nacional, tienen también su límite.

Entonces, este es un asunto abierto a la consideración y también sujeto de examen para la elaboración de medidas y reformas que se requieran en esta materia.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra, hasta por 5 minutos, el diputado Jorge Luis Hinojosa, del Partido Acción Nacional.

El diputado Jorge Luis Hinojosa Moreno: Compañeros legisladores. Señor secretario.

Antes que nada, quisiera darle la bienvenida y qué bueno que así se habla en el norte: espeso, claro y conciso. Se demuestra que con talento y con estudio se puede sacar adelante a un país y más ahorita, un sector energético como el que vivimos.

Después de escuchar sus respuestas, no me queda duda de la relevancia que tiene el hecho de establecer vínculos sólidos entre los poderes de la República, a fin de ir trabajando unidos en la búsqueda de soluciones que el sector energético requiere.

La respuesta a los problemas sectoriales no sólo es responsabilidad del Congreso de la Unión, es una responsabilidad compartida con el Poder Ejecutivo. Por ello, me gustaría invitarlo a realizar ejercicios como esta comparecencia, de una forma más efectiva y frecuente, con la finalidad de ir construyendo esquemas que basados en los consensos que se traduzcan en las respuestas óptimas que el sector energético mexicano requiere.

Sabemos que bajo el escenario actual, la empresa de todos, Petróleos Mexicanos, está a punto de estar en un coma fatal, derivado de un debilitamiento financiero que se extiende a ya casi 3 décadas.

Bajo un estado de crisis dentro de la empresa, la única manera de sacarlo a flote es a través de su privatización y esto es precisamente lo que todas las fuerzas políticas queremos evitar.

De acuerdo con lo que usted nos menciona, Pemex ha visto reducidas sus reservas en petróleo crudo y de gas natural a pesar del incremento en el presupuesto destinado a la exploración y producción.

También nos menciona que en términos netos la demanda de ambos energéticos crece a un ritmo más acelerado que la oferta. La respuesta al problema de la oferta, debe ser vista desde diferentes frentes. Concretando, es necesario mantener un nivel alto de inversión a fin de recuperar lo que no se hizo en el pasado.

Los recursos también deben de ir enfocados a la recuperación de la capacidad de Pemex para reincorporar reservas.

Esto debe de hacerse con la implementación de un programa, en donde además de construir y renovar infraestructura, también se desarrollen recursos humanos especializados en este objetivo.

Se necesita establecer una política de sustitución del gas natural por otros combustibles para la generación de electricidad y desarrollar infraestructura para acceder a los mercados que sean menos vulnerables al de los de Estados Unidos, que es nuestro principal proveedor.

Pero todo ello no es suficiente, ya que como los diputados del Partido Acción Nacional hemos repetido en diversas ocasiones al igual que otros grupos parlamentarios, la gran suma de recursos que requiere una empresa como Petróleos Mexicanos no puede provenir solamente del Presupuesto Federal de Egresos y mucho menos de la deuda pública. La principal razón es que el gasto del gobierno debe de ir enfocado principalmente a mejorar de una vez por todas el nivel de vida de los mexicanos, a través de servicios médicos adecuados, de una educación de calidad, de seguridad pública que sea efectiva, de la formación de nuevos empleos y mejores remuneraciones para todos.

Pero de forma recíproca, no podemos olvidar que Pemex ha aportado una gran parte de los ingresos federales, por la que México tiene una deuda histórica con la empresa de todos.

Esta encrucijada, compañeros legisladores, ha sido resuelta en otros países haciendo prevalecer los intereses de la nación por sobre los de las corrientes de partidos políticos.

Países como Brasil y Venezuela, han aceptado que sus empresas petroleras, a pesar de ser propiedades del Estado y contar con un gran poderío de hidrocarburos, no son capaces de aprovechar toda su potencialidad de producción y reincorporación de reservas. Ambos gobiernos han aceptado la necesidad de priorizar el costo de oportunidad de invertir en sus industrias petroleras a costa del gasto social, permitiendo que sean las inversiones privadas las encargadas de complementar a las públicas en el desarrollo de la industria.

Muestra de ello, es la alianza estratégica realizada por la empresa petrolera venezolana y 2 compañías indias para un proyecto de exploración.

Estos casos no son realmente una noticia en otras economías similares a la nuestra, son acuerdos cotidianos que lejos de atentar en contra de las empresas del Estado, las favorece.

Es crucial compañeros, insistir que la apertura a las inversiones privadas y a las alianzas estratégicas no signifiquen en ninguna medida, la privatización de nuestra empresa o de sus utilidades, significa el aprovechamiento de áreas de oportunidad de las cuales Pemex puede resultar muy beneficiado.

Al final del día no debe de incorporar el esquema con el cual se explotan los hidrocarburos, sino los dueños de los mismos seremos los mexicanos y empresas más beneficiadas, será Pemex.

Pero esta apertura, señor secretario, implica también una enorme responsabilidad por parte del gobierno y de la propia empresa. Por lo tanto, yo exhorto a mis compañeros diputados, para que juntos hagamos un esfuerzo para que Pemex tenga un mejor régimen fiscal, para que Pemex sea una compañía de todos los mexicanos y para que todos unidos, podamos hacer que México siga sintiéndose orgulloso de esta gran empresa, que es de los mexicanos.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra, hasta por 5 minutos para formular su pregunta, el diputado Francisco Javier Carrillo Soberón, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Francisco Javier Carrillo Soberón: Muchas gracias, compañero Presidente.

Señor secretario, señores funcionarios que nos acompañan:

Para el Partido de la Revolución Democrática nuestra política energética debe servir, además de para reforzar la soberanía nacional, fortalecer los instrumentos económicos del Estado y actuar en favor de un desarrollo justo y equitativo. La nación cuenta para ello con herramientas de apoyo invaluables, sus empresas energéticas públicas y sus centros de investigación.

Desde nuestra perspectiva se deben aprovechar y desplegar al máximo las fortalezas de nuestras empresas del sector, lo que implica diseñar una política industrial activa. Para cumplir ese objetivo, reiteramos, son vitales las empresas y centros de investigación públicos del sector.

Sin embargo, desde el Ejecutivo se insiste en dar preferencia a la participación privada respecto a la pública en el sector energético. El discurso oficial es reiterativo en la necesidad de inversión privada en el sector energético para complementar la inversión pública.

También en que este sector es estratégico para el desarrollo del país. Sin embargo, en los programas de inversiones dados a conocer por la Secretaría de Energía se otorga gran preeminencia a la inversión privada sobre la pública en una proporción que no concuerda con lo declarado de carácter complementario. Esta inconsistencia del discurso también se refleja en la continua disminución de la inversión física presupuestada para el sector energético.

Señor secretario:

¿Por qué esas incongruencias? ¿Cómo justificar un menor presupuesto para inversión? Tal parece que la misión de esa secretaría no es fortalecer las empresas públicas que la nación ha puesto a su cuidado, sino debilitarlas y reducirlas a simples agencias administradoras de contratos.

Uno de los mayores desacuerdos con el actual Gobierno federal, al que usted sirve, es que la política energética se basa en el uso intensivo del gas natural y es contraria a la diversificación energética. Es un principio lógico y reconocido el de la conveniencia de no depender de un solo energético primario y menos aún de un energético cuyas reservas probadas son muy limitadas y por lo tanto dependeremos del exterior.

Pese a ello, la planeación de la expansión del sector eléctrico considera que el 85 por ciento de capacidad de generación eléctrica en la próxima década se base en la utilización del gas natural como combustible.

Lo anterior además de contravenir el principio que hemos citado y de postergar el uso de energía renovables somete la política energética a fuertes presiones para acceder a ese energético, como lo prueba el empleo de contratos ilegales para su extracción y la dependencia del exterior en la adquisición del gas natural licuado.

Por otra parte, es reconocida la posibilidad de utilizar combustibles líquidos propios en diversas actividades industriales y de los cuales existen reservas suficientes, pero pareciera que desde el Ejecutivo se rehúsan a esta posibilidad.

Señor secretario:

¿Por qué ese empeño en generar una dependencia del exterior en materia de energéticos primarios y en menospreciar una política de diversificación de los mismos? Por cierto, a diferencia de lo que se ha manifestado públicamente cuando se ha dicho que no importa quién haga los hoyos para extraer el gas, decimos que sí importa simple y sencillamente porque la explotación del gas tanto en el sentido técnico como económico por mandato constitucional es exclusiva de la nación. Y nos importa porque con los contratos de servicios múltiples y en general con la actual línea de desarrollo de Pemex se está desplazando y destruyendo de manera ilegal y agresiva para con los técnicos y profesionistas formados en largos años de trabajo la capacidad productiva de Petróleos Mexicanos.

En el escenario internacional, detrás de las ventajas comparativas de muchas empresas del sector, públicas o privadas, se encuentran años de laboriosa y sostenida investigación. En este sentido el caso de las empresas públicas como el de la ciudad de Francia o la que usted mencionó Petrobras, es emblemático de lo que puede hacer un Estado nacional interesado en apuntalar sus empresas energéticas desde una perspectiva de largo plazo.

Lo que se necesita es una iniciativa del Estado mexicano para constituir un sistema social de innovación que articule en su seno al sistema educativo, la actividad científica, la industrial, la tecnológica, con la formación de la mano de obra y la vincule con la política salarial.

Todo ello pasa por una política activa de desarrollo científico-tecnológico al que el sector energético tiene muy importante papel que desempeñar.

Por todo lo expuesto, señor secretario, es que no comprendemos el estado de mínima supervivencia al que se ha llevado a los centros de investigación del sector, convertidos en la práctica en meras empresas de servicio, obligadas a ser rentables, en una visión estrecha y cortoplacista, como si la investigación básica pudiera ser medida con el mismo rasero de cualquier mercancía, mientras nuestras necesidades de desarrollo científico y tecnológico del sector son crecientes, tenemos todavía un capital invaluable, pero definitivamente subutilizado y menospreciado y muchos de ellos en la expectativa inmediata de su jubilación con promedios de edad ya altos.

En este sentido concluyo, ¿no considera necesario regresarle al Instituto Mexicano del Petróleo, al de Investigaciones Eléctricas, al de Investigaciones Nucleares su vocación de investigación, dotándolos de recursos fiscales suficientes para evitar que, como sucede actualmente, en la práctica funcionen como empresas que deben vender sus calidades técnicas para sobrevivir? ¿Cómo se puede integrar la dimensión de investigación científica y tecnológica en el desarrollo del sector?

Por sus respuestas a nuestras preguntas, muchas gracias, señor secretario.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra el licenciado Fernando Elizondo Barragán para dar respuesta hasta por 10 minutos.

El Secretario de Energía Fernando Elizondo Barragán: Decía el diputado Jorge Luis Hinojosa que quisiera ver repetidos con mayor frecuencia ejercicios, como los de esta comparecencia, y yo coincido totalmente en el ánimo y el espíritu que alienta a esa petición, pero con el debido respeto quisiera señalar, que el formato de estas comparecencias no es el apropiado para analizar problemas, para analizar alternativas y para llegar a conclusiones, si bien si es útil para la exposición de planteamientos, de inquietudes y de problemas que se contemplan por los diferentes actores en este proceso.

La fortaleza de las empresas del sector y de los centros de investigación, desde luego que es uno de los objetivos del gobierno y, en particular, la Secretaría de Energía, está convencida de que se deben tomar todas las medidas necesarias, para que no decaigan, la investigación en materia petrolera, la investigación en materia eléctrica, en materia nuclear son herramientas muy valiosas.

¿Qué es lo que ha pasado si tenemos restricciones aquí, que de paso quisiera indicar que el Instituto Mexicano del Petróleo no recibe presupuesto federal porque es una institución lo suficientemente sólida como para subsistir por sus propios ingresos, sus propias operaciones y servicios que presta, pero independientemente de eso coincidimos con el propósito de canalizar recursos a la investigación?

¿Qué es lo que ha sucedido? Lo que ha sucedido es que somos presas de una dinámica presupuestal, que se ha gestado por mucho tiempo, no es esto un fenómeno que se esté dando en esta administración o por decisión de política de esta administración, la limitación en los recursos presupuestales que tiene el Gobierno Federal, deviene de cargas presupuestales que tienen su propia dinámica, que son compromisos que en el pasado, de una forma o de otra hemos asumido, y que ahora vienen y nos presentan sus facturas crecientes.

Y cuando hay facturas crecientes se requieren ingresos crecientes, pero si buscamos los ingresos crecientes por el lado de mayores impuestos, de mayores recursos fiscales, nos encontramos con que los mexicanos no estamos de acuerdo en establecer los instrumentos para dotar al Gobierno Federal de mayores recursos.

Entonces no podemos hablar de una cosa sin conexión con la otra, no podemos hablar de destinar mayores recursos a fines prioritarios, sin decir al mismo tiempo de dónde los recortamos o de qué fuentes los obtenemos, porque entonces caemos en una actitud de proposiciones unilaterales que no tienen ninguna posibilidad de salir adelante porque no son viables, no son sustentables.

Podríamos muy bien decir: "Vamos a conceder pensión a todos los mexicanos que excedan de determinada edad", y a todos nos daría mucho gusto, pero sería extremadamente responsable hacerlo sin al mismo tiempo decidir quién va a producir esos recursos, de dónde los vamos a obtener.

Ese tipo de fenómenos se han dado en nuestra historia y los tenemos presentes en la actualidad y esos requerimientos de recursos para fines que en su momento se consideraron loables, plausibles, etcétera, esos requerimientos de recursos están limitando los recursos que se pueden destinar a éstos otros fines también altamente prioritarios. En eso no tenemos discrepancia.

¿Por qué ha cambiado la proporción de inversión presupuestal respecto a inversión financiada? ¿Por qué ha cambiado en el sector? Porque si no fuera así, no se hubiera invertido lo necesario y actualmente tendríamos que estar programando apagones para distribuirnos la energía insuficiente o tendríamos que estar generando mucho menos petróleo del que actualmente tenemos, mucho menos gas del que actualmente tenemos por la declinación natural de los yacimientos. No se pueden tener recursos abundantes para todo si no contemplamos al mismo tiempo las fuentes de donde los vamos a obtener.

Se habla por el diputado Carrillo Soberón, de la política de generar electricidad en base a gas y de cómo esta política demanda cantidades de gas que significan que el mercado tenga mayor necesidad de ofertar volúmenes adicionales; pero yo pregunto: Si no generamos en base al ciclo combinado que funciona únicamente con gas, que es la más limpia de las tecnologías, la más barata de inversión, la más rápida en instalación, la más eficiente en su operación, ¿quién paga los costos? Si no estuviéramos generando electricidad en base a la tecnología de ciclo combinado, los mexicanos tendríamos que estar pagando mucho más cara nuestra energía eléctrica, ya sea que la pagáramos de los impuestos a través de subsidios o que la pagáramos directamente de nuestras cuentas, pero no perdamos de vista que el gobierno no tiene una planta generadora de recursos; el gobierno capta recursos y los recanaliza y no hay recursos en el gobierno que no le aportemos los mexicanos o las empresas del gobierno.

Entonces, ¿sería mejor estar generando electricidad en base a combustóleo, en base a diesel, en base a otras cosas? Yo lo dudo mucho. Todo indica que esta es la tecnología más eficiente hasta ahora descubierta en generación de electricidad y si tenemos problemas de competitividad generando en base a esa tecnología, mucho mayores los tendríamos generando en otras plataformas tecnológicas.

Adicionalmente, no es cierto tampoco que podamos contar con recursos petroleros, petrolíferos líquidos ilimitados para estar generando esta electricidad, que además nos contaminaría bastante y sería mucho más caro.

¿Estamos desplazando la capacidad de los técnicos de Pemex? Yo diría que al revés. Pemex en esta administración se encuentra al tope de la utilización de sus recursos técnicos y humanos precisamente por los programas de inversión que se tienen. Nunca, nunca después de los 70 tardíos u 80, se había tenido el nivel de actividad y el nivel de inversión que se tiene actualmente y ahí es donde están empleados nuestros recursos técnicos. ¿Cómo si no damos cauce a esa capacidad técnica, sino en la operación y en la exploración y explotación de nuestros recursos?

Efectivamente, Electricite de France y Petrobras son empresas a las que deberíamos voltear a ver muy de cerca, porque son empresas nacionales bajo el control nacional, que no tienen rastros estos países de haber perdido un ápice de soberanía y que sin embargo están aportando importantemente a sus recursos.

Efectivamente, la situación del sector es restringida y el esfuerzo que se ha hecho es para salir de esa restricción. Y la agenda que se propone, el esfuerzo que se propone que hagan el Ejecutivo y el Legislativo juntos, es precisamente para adoptar las medidas que necesitamos para salir adelante.

Mientras sigamos partiendo de prejuicios o poniendo etiquetas a las cosas sin analizar los problemas de fondo en formatos de trabajo que permitan llegar a consensos, sobre los problemas primero y después sobre las alternativas de solución, difícilmente podremos salir adelante.

Pero compartimos con el señor diputado nuestro interés en fortalecer tanto a nuestras empresas como a los institutos de investigación, que son orgullo de todos los mexicanos.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Diez de Sollano:

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para la réplica, el diputado Francisco Javier Carrillo Soberón.

El diputado Francisco Javier Carrillo Soberón: Señor secretario, muchas gracias por sus comentarios.

Efectivamente, coincido en que el formato quizá no es el más productivo para un diálogo Legislativo-Ejecutivo. Sin embargo sí queremos subrayar que cuando al seno del informe, el jefe del Ejecutivo planteó la posibilidad de una tregua, lo entendimos como la posibilidad de rectificar aquellos aspectos que nos permitieron acercar posiciones de ambos lados y acercar posibilidades de acuerdo.

Yo debo de alagar que al interior de la Comisión de Energía, y creo yo más de ella, empieza a haber un creciente consenso en cuanto al cambio fiscal al seno de Pemex para otorgarle más recursos. Pero también debo señalar que ya desde el año pasado, cuando este Legislativo votó otorgarle el 39.2 por ciento de los excedentes petroleros a Pemex, a estas alturas del mes de agosto con 13 mil 223 millones de dólares de plataforma de exportación, debería contar Pemex ya con 5 mil 183 millones de dólares para inversión en exploración, petroquímica y refinación. Y esto sería medicina muy valiosa para nuestra "gallinita de los huevos de oro", que la tenemos enferma.

De tal manera que sí vemos, como lo han dicho algunos compañeros, contradicciones en el mando, cuando en el área energética se reclama el recurso y en el área de la Hacienda se le niega, cuando en el área energética se reconoce la importancia de este recurso y en el área de aduanas se abre y hay una liberalidad y una pérdida total de control y hay una pérdida fiscal muy grande para el país que nos permitiría reponer recursos a favor de nuestras industrias clave; cuando nosotros hemos documentado que se está despidiendo a especialistas mexicanos en plataformas de explotación, se está despidiendo especialistas mexicanos a todo lo largo y ancho del país en las instalaciones de exploración, de explotación, de refinación, de petroquímica y que están siendo sustituidos por personal inexperto o por contratos con empresas extranjeras. Esa línea, insistimos, nos parece equivocada y dañina para el país.

Nosotros creemos que la propia prospectiva de la Secretaría de Energía nos plantea que con residuos, usando residuos petrolíferos de alto vacío, resulta 10 por ciento más barato que el empleo de gas en plantas del ciclo combinado. Tenemos 2 excelentes institutos, como es el de Investigaciones Eléctricas y Mexicano del Petróleo, para estudiar los asuntos de contaminación como lo vimos en Brasil en Petrobras donde el 1 por ciento de las ventas del petróleo es exclusivo para ciencia y tecnología, donde ellos reclaman que el corazón del desarrollo de Petrobras fue haber invertido hace 25 años grandes cantidades en ciencia y tecnología. Ahí está, creo yo, el secreto de nuestro desarrollo que no hemos sido capaces de aprovechar y de desarrollar.

No nos parece, y lo digo con todo respeto, una virtud que al Instituto Mexicano del Petróleo no le invirtamos un peso y que lo tengamos en la lógica de la supervivencia y de la autorrentabilidad. ¡Qué bueno que tenga esa gran rentabilidad!, pero qué importante que como país le invirtiéramos deliberadamente en su desarrollo.

Nosotros creemos que si vamos al déficit del gas natural, debemos impulsar una política deliberada de diversificación energética, no de diversificación de importaciones, con todo respeto señor secretario. Creemos nosotros que tenemos potencial energético importante en la parte hidráulica, potencial importante en la parte oleica, potencial importante en la parte solar y que allí, insisto, el punto está en el desarrollo científico y tecnológico; que este año observamos nuevamente una visión presupuestal de la Secretaría de Hacienda, no es usted, muy limitada para el desarrollo de nuestras áreas de ciencia y tecnología en el área energética.

De tal manera que nosotros creemos, señor secretario, que si vamos a voltear y coincidimos y ¡qué bueno!, a analizar otras experiencias de empresas públicas energéticas de alto impacto en el desarrollo de sus países, yo creo que tenemos que valorar que la eficiencia y la competitividad de los ciclos combinados de gas, tienen también sus límites en la visión macro, deficiencia y competitividad de país, y en la visión del inventario energético con el cual cuenta nuestro país y del cual creemos la lógica nos indica, debiera ser nuestro principal conductor en políticas de largo plazo.

Muchas gracias, señor secretario.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para formular su pregunta, el diputado Jesús Porfirio González Schmal, del grupo parlamentario del Partido de Convergencia.

El diputado Jesús Porfirio González Schmal: Ciudadano diputado Presidente de la Comisión de Energía; ciudadano secretario de Energía:

Nosotros, a mí en primer término me brinca esta expresión, esta afirmación contundente suya, en el sentido de que "estamos pagando las facturas del pasado", que parecería pues, que entonces el cambio, que los 4 años han sido no sólo tiempo perdido sino, al contrario, acrecentar el saldo rojo que ya la política neoliberal de Zedillo, le había acumulado en aspectos negativos al patrimonio nacional. No me parece que se pueda sostener esa afirmación.

Su antecesor, el ingeniero Martens, en esta especialidad que usted no tiene por qué dominar ciertamente por su reciente ingreso, pero que tampoco puede omitir el porqué la valoración de las empresas del Estado, las principales, la CFE y Petróleos Mexicanos, podrían ser empresas productivas. Martens lo dijo, pero con una expresión muy llana: "si yo tuviera dinero para comprar la Comisión Federal de Electricidad, la compraría porque es una empresa rentable".

Y uno se pregunta, ¿bueno, por qué el Estado no la puede hacer rentable? Y también se pregunta uno ¿qué no la Constitución justamente le autoriza el único, incluso restringidamente, la única razón para que el país o una empresa del Estado se endeude, es porque pueda con sus propios recursos pagar su deuda? No entiende uno cómo una empresa de las dimensiones de Pemex y CFE, no tiene el acceso a las fuentes de financiamiento que pueden tener los grandes magnates o los consorcios o los especuladores financieros del mundo.

Esto, de veras, señor secretario, con todo respeto, no es entendible, no. Usted es un hombre que viene de un área industrializada, productiva; no se explica igual que nos lo dijo Martens, el porqué las empresas del Estado están en estas condiciones y voy a decirle por qué en mucho:

Usted habla de una lucha contra la corrupción, el robo de combustible, en la Policía Federal Preventiva cerrando las fugas, la Profeco por el robo al público en las gasolineras, habla usted en medidas de sana competencia, pero no habla usted una sola palabra de la corrupción dentro de Pemex.

¿Qué pasa con la carga de un sindicato blanco que la está esquilmando, que roba a la empresa que es improductiva en todas sus parasitarias comisiones en una serie de cargas que no pude soportar ninguna empresa productiva? Igual que la Comisión Federal de Electricidad, que es igual o todavía peor. Ustedes ofrecieron cambiar las cosas, hablaron de que se depuraría la administración de estas empresas, que se harían factibles para que fuesen el soporte, el verdadero detonador del desarrollo económico.

Yo le voy a dar un testimonio que usted no me puede refutar. Apenas hace unos días en la ciudad de Saltillo, el Congreso de la Federación de Sociedades de Ingenieros Civiles, afirmaba contundentemente que en la cuenca de Burgos, ustedes están contratando exclusivamente con empresas extranjeras, que no hay un solo ingeniero civil mexicano responsable de ninguno de los contratos de cuantía de significación; que las empresas extranjeras no sólo van a traer todos los insumos, sino incluso hasta mano de obra directa en muchas de las obras que van a llevar a efecto.

Entonces ¿cómo es posible que le podamos creer a usted, que de veras, como nos lo señaló así, paladinamente, se están dando los contratos a empresas nacionales cuando ni siquiera, pues, las gentes que están involucradas en el trabajo cotidiano en estos sectores nos pueden probar y nos pueden respaldar esa afirmación suya?

Yo le voy a señalar también por qué no han ustedes cumplido con una política energética integral como lo ofrecieron. La premisa necesaria era autonomizar a las 2 empresas; darles el carácter efectivamente de empresas del Estado, que propusieran y promovieran el desarrollo de la iniciativa privada porque son los consumidores más importantes de contratos, de insumos nacionales y lejos de eso, han hecho las empresas más dependientes del Estado y ahora con el agravante de extranjerizarlas, de hacerlas que los que vengan realmente a lucrar de ese gran patrimonio nacional, sean quienes tienen más amigos en el gobierno de este sexenio y quienes puedan hacer más accesibles sus ofertas a quienes creen sólo en la inversión extranjera, como el dogma que va a salvar a este país a la manera de los países asiáticos.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano: \

Tiene la palabra el licenciado Fernando Elizondo Barragán, hasta por 10 minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Energía Fernando Elizondo Barragán: Muy bien. Creo que los temas que trata el diputado González Schmal, efectivamente requieren una discusión bastante más amplia que lo que se puede tener en 10 minutos o en 5 y 10.

El diputado no cree que las cargas que tenemos derivadas de compromisos que se han asumido y que tienen impactos presupuestales y que vienen del pasado sean una limitante. Yo lo invitaría a que analicemos juntos cuánto representan los montos de las pensiones, de las erogaciones que se requieren por el rescate bancario o de los ahorradores con motivo de la crisis del 95, con motivo de la deuda pública, con motivo de la educación preprimaria, que ya nos hemos obligado a dar con motivo de las prestaciones de seguridad social que también hemos comprometido a raíz de las reformas en la Ley del Seguro Social, etcétera.

Y cuantifiquemos estos recursos porque la última vez que yo vi este ejercicio hacerse en el seno de la Convención Nacional Hacendaria, el resultado era que los recursos que están absorbiendo estos compromisos son equivalentes o mayores al total de las inversiones requeridas en el sector energético anualmente.

Por otro lado, no entiendo cómo por un lado, por una parte, se niega esta carga, este lastre que venimos arrastrando y por otro lado se queja de que las condiciones contractuales o sindicales de estas empresas sean demasiado onerosas, porque justamente esas condiciones contractuales son el resultado de un periodo de gestación sumamente largo. Y no estoy aquí señalando culpas ni responsables, vamos a reconocer fenómenos, vamos a reconocer problemas, ahí los tenemos efectivamente, son contratos que tienen una historia muy larga de otorgamiento de prestaciones y de beneficios que habría que valorar y habría que renegociar efectivamente y ajustar. Eso no se puede lograr de un día a otro porque si con ello lográramos el equilibrio económico, perderíamos quizá el equilibrio político que es igual o más importante.

Los procesos tienen que seguir una lógica y un ritmo adecuado en una democracia, para que se den. Y si no que lo digan las propuestas de reforma eléctrica, de reforma tributaria o hacendaria que se han presentado y que han encontrado el rechazo del Poder Legislativo y los rechazos que actualmente hay a ciertos conceptos.

¿Por qué sucede esto? Porque la conformación política del país está de tal forma que no permite lo que antes era posible. Lo que antes era posible era tomar una decisión en los más altos niveles del gobierno y ordenar su implantación en toda la estructura gubernamental del país. Era un país distinto, era una lógica y una política distintas.

¿Por qué no acceden las empresas del sector energético al financiamiento? Mi respuesta es: Sí acceden, diputado, sí acceden. Los instrumentos que se han venido utilizando son instrumentos de financiamiento justamente. Si a usted le gustaría más ver pagarés que otro tipo de financiamientos pues lo puedo entender y podemos discutir las ventajas o desventajas de uno y otro. Pero son instrumentos de financiamiento y justamente señalaba yo en el proemio de esta discusión, que son instrumentos que tienen también límite por ser instrumentos de financiamiento y que requieren pago.

Y por último, en cuanto a que en Burgos no se estén creando empleos o no se estén contratando empresas mexicanas, quiero decirle que tanto Petróleos Mexicanos como la secretaría, han puesto especial énfasis en establecer condiciones contractuales que permitan a empresas mexicanas concursar.

Efectivamente en un inicio se tenían bases contractuales que podían excluir los paquetes demasiado grandes, ataduras de los proyectos con el financiamiento. Estas cosas se han eliminado, se han bajado los requerimientos de capital social, se ha permitido que una empresa mexicana que se asocia con una empresa extranjera, se considere como una empresa que tiene experiencia en el sector, porque desgraciadamente en esto no hay muchas empresas mexicanas, y casi diría ni pocas, que tengan experiencia en particular en la explotación del gas.

Aquí es donde las empresas mexicanas se están asociando con empresas extranjeras o están siendo subcontratadas con empresas extranjeras y en El Paso, están obteniendo tecnología que es valiosa, que se queda en el país y que constituye una capacidad instalada para el país.

¿Los contratos se estarán otorgando a los amigos de algún político? Yo creo que el diputado tiene una visión totalmente equivocada de lo que sucede ahora. La sobrerregulación que tenemos, la cantidad de normatividad que rige estos procesos es tal, que si alguna deficiencia pudiera imputárseles, es que hacen los procesos demasiado torpes.

Que puede haber corrupción dentro de Pemex o fuera de Pemex, efectivamente, la hay en todos lados. Hay corrupción en la Cámara de Diputados también. En todos lados en el gobierno tenemos corrupción y eso es una lucha que los mexicanos tenemos que dar conjuntamente y estamos creo que abiertos para darla.

Creo que es todo. Gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra, hasta por 5 minutos, el diputado Jesús González Schmal, para la réplica.

El diputado Jesús Porfirio González Schmal: Ciudadano secretario:

Efectivamente, usted dice que el pasivo del pasado es de tal manera pesado, que resulta insuperable; pero bueno, fue justamente este cambio, esta oferta del cambio que dijo lo que usted señala como uno de los gravámenes más ominosos que padecen los mexicanos de hoy, que es el rescate bancario, el Fobaproa.

Pero justamente, se nos ofreció que ese sería revertir esa situación y se le iban a dar recursos al Estado para que no se estuvieran acumulando capitales incluso, y extranjerizando nuestros bancos y nuestros financiamientos o nuestros legos de financiamiento.

Usted dijo que teníamos una deuda pública muy gravosa, bueno esto lo sabían cuando llegaron al poder y hubieren podido planear y así lo ofrecieron al pueblo, irla posponiendo, irla renegociando y tuvieron pues oportunidades de hacerlo en el primer tramo del periodo, ya no se puede ahora.

Los pasivos laborales de la seguridad social, también no los desconocían pero no son insuperables. Lo que ha pasado es que los fondos de esos recursos que estaban previstos para hacer frente a las prestaciones sociales de los trabajadores, fueron drenados, fueron saqueados y no se ha dicho nada de ello ni hacen absolutamente nada por obtener o rescatar esos recursos y sí se van a precipitadas reformas o a la Ley del Seguro Social para ver si ahora sí en adelante, ya como lo van a manejar los bancos privados y cuentas individualizadas, ya no va a haber los saqueos de esos fondos.

Yo creo que éstas no pueden ser explicaciones admisibles en un gobierno democrático que nace con una legitimación de origen y que propone y oferta un cambio, y que hoy se lamenta de que todo es inamovible, que están tan pesadas las cargas y que sin embargo sigue cobijando.

Efectivamente, las prestaciones contractuales pueden que no sean altas, son las de los líderes charros que sí están enhebrando en esos cargos. Yo diría que si ustedes tuvieran un sentido de productividad, lo que haríamos con esas altas prestaciones, hacer que los trabajadores –y lo harían con muy buena gana– produjeran más, fueran más productivos y los organizara de manera que la eficiencia y su trabajo resultara más costeable para la empresa.

Pero no, lo que hacen es simplemente dejar el mismo estanco, la misma estructura sindical de control; el mismo sistema de comisionados y de también facilitar –a través de lo que hizo su director de Pemex– que las deudas que obtuvo el sindicato con Pemex, ahora le dieran un crédito para que las pagara y no existiera el daño patrimonial al Estado.

Bueno, esto son salidas de veras de banco que no podemos sinceramente y en conciencia aceptar.

Ahora, yo le señalo en lo que usted dice, si yo preferiría los pagarés; yo preferiría la claridad de la luz meridiana en los créditos que tiene Pemex y no, no los contratos subrepticios que están entregando los derechos y concesiones de explotación a través de los contratos de servicios múltiples.

Y quiero decirle que aquí está ya admitido efectivamente el juicio para declarar la inexistencia de los contratos con Repsol que tienen pues un daño patrimonial al erario, fundamental y que tiene que –el Poder Judicial de la Federación– declarar como contratos inexistentes porque no es posible que se violente la Constitución a través de estos mecanismos de financiamiento subrepticios que usted dice que no son los pagarés ni son los créditos abiertos ni conocidos ni hechos a la luz pública.

De modo que aquí están los datos, hoy ya está aquí el acuerdo de la admisión en el Juzgado Civil Federal de este recurso que se interpuso por diversos legisladores, tanto de la Cámara de Diputados como de la Cámara de Senadores y promovido fundamentalmente por la Cámara de Senadores.

Yo hablaría ahora, simple y sencillamente para concluir, de que por qué no retoman esa tesis original de la autonomización de Pemex, de hacerla realmente una empresa que tenga con claridad, que dé la cara a los dueños de esa empresa que es el pueblo. No, no se dejen engañar por el tabú de que es una empresa del Estado y que no tiene para la iniciativa privada ningún incentivo, al contrario, –vuelvo a insistir– si algún mecanismo detonador y amplificador de la economía lo hay, son las grandes empresas del Estado que realmente las sostienen, la concurrencia de la iniciativa privada, como proveedores de estas grandes empresas.

Esta es una posibilidad real, bastaría con abrir las cuentas de estas empresas, hacerlas rentables por sí mismas y ver qué carga fiscal financiera pasada y cómo se ha estado renegociando o liberando de ellas, si es que ha sido posible este mecanismo.

De modo que ésta sería por último, mi participación. Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano: Para dar cumplimiento al punto 4º, fracciones VI, VII y VIII, se han inscrito para la segunda ronda de preguntas y réplica, los siguientes ciudadanos diputados:

Por el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, los diputados Humberto Cervantes Vega y el diputado Víctor Manuel Alcérreca Sánchez.

Por el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, el diputado Manuel Ignacio López Villarreal y el diputado José Antonio de la Vega.

Por el grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, la diputada Rosa María Avilés Nájera.

Por el Partido del Trabajo, el diputado Oscar González Yáñez.

Y por el Partido de Convergencia, el diputado Jesús Porfirio González Schmal.

Compañeros diputados: No hay inconveniente por parte de esta Presidencia en otorgar cierta flexibilidad en el tiempo, sin embargo, por respeto a nosotros mismos, yo trataré de ajustar el debate a los tiempos establecidos.

Entonces, yo les pediría que por favor tratáramos de ajustarnos a los tiempos que tenemos asignados para las intervenciones.

Tiene la palabra, hasta por 5 minutos para formular su pregunta, el diputado Humberto Cervantes Vega, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Humberto Cervantes Vega: Gracias, compañero Presidente.

Compañeros diputados, compañeras diputadas, señores funcionarios de la Secretaría de Energía, de la Dirección de Pemex:

En los tiempos que se vive en México, la sociedad requiere que sus representantes en el Congreso de la Unión, además de su trabajo legislativo, vigilen el cumplimiento cabal de los trabajos que se realizan en todo lo referente a los recursos propiedad de la nación. Lo anterior, para que alcancen las metas previstas, se beneficie directamente a los habitantes de los municipios de los estados y se fortalezca el desarrollo regional con crecimiento sustentable y equilibrado, y se mejore la economía del país.

Señor secretario:

Nos ha extrañado mucho sus aseveraciones vertidas en este momento, cuando usted reconoce tácitamente que sí hay corrupción en Pemex y cuando dice también que hay corrupción en la Cámara de Diputados.

Yo creo eso es una aseveración que se debe reflexionar y que debemos de analizarla con todo cuidado, puesto que hasta hace unos días, en esta Comisión de Energía salieron ideas de todas las diferentes coordinaciones de las expresiones legítimas de los partidos y propusimos una reforma a lo fiscal, en el del régimen fiscal de Pemex. Creo que eso es constructivo y creo que no nos merecemos, señor secretario, ese calificativo que usted utilizó de "corrupción".

Señor secretario:

¿Qué va a hacer la secretaría a su cargo para resolver la incongruencia que se presenta en materia de precios, ya que al amparo del mercado texano los mexicanos pagan casi 3 veces más el precio del gas natural de lo que cuesta producirlo en México en perjuicio de nuestra industria mexicana. Perdone que seamos insistentes en este tema pero yo creo que no nos podemos quedar solamente, cuando usted comenta que es porque México necesita producir más. Bueno pero mientras tanto lo que ya produce, por qué no buscar que se mejore el precio de este energético.

Esto se puede observar de manera muy dramática en la industria del acero y del vidrio, que ha venido cerrando sus empresas originando desempleo y fortaleciendo la economía informal. Mientras que, por cierto, el Gobierno Federal firma convenios con otros países para la compra de estos productos, en contra de la economía del país.

Señor secretario:

En relación con los contratos de servicios múltiples mucho se ha cuestionado las amplias facultades y privilegios que se les otorgan a las empresas extranjeras. Se sabe que las empresas mexicanas y la mano de obra calificada de trabajadores y técnicos nacionales no son tomados en cuenta. Usted y yo sabemos, como muchos que vivimos en Nuevo León, en Coahuila y Tamaulipas, que estamos llenos de venezolanos, de chinos, de todas las expresiones, menos de trabajadores mexicanos y técnicos sobre todo y profesionistas.

Frente a tantas inconformidades Pemex anunció algunas modificaciones a los términos de los primeros contratos que abrían alguna posibilidad para la participación de empresas y empresas de mexicanos. Sin embargo, en las últimas bases de licitación que la paraestatal puso a la venta se volvió a modificar lo referente a la administración y participación de los socios, señalando que invariablemente la empresa que haya aportado elementos donde demuestre que tiene producción de hidrocarburos y desarrollos en otras partes del mundo, es la que tiene la categoría de compañía-líder o socio-líder y es la responsable de controlar lo relacionado a la ejecución de las obras, así como la administración y dirección de las mismas.

Como se puede apreciar, todo se modifica para favorecer nuevamente a las empresas extranjeras.

Señor secretario:

¿Qué nos puede usted decir en relación a ese tema? Con una fe de erratas, señor secretario, modificaron esta circunstancia.

¿Y qué nos puede comentar, señor secretario, sobre otro tema recurrente y cotidiano como es el que se refiere a la atención de daños ocasionados al medio ambiente por Pemex y por las compañías extranjeras que fueron favorecidas por los contratos de servicios múltiples?

Señor secretario:

En materia de política ambiental la Ley General del Equilibrio Ecológico y de Protección al Ambiente, mediante su artículo 15, fracción IV, a la letra dice: "Quien realice obras o actividades que afecten o puedan afectar el ambiente está obligado a prevenir, minimizar o reparar los daños que cause, así como asumir los costos que dicha afectación implique". Con base en esto, nosotros sabemos que Pemex y las empresas extranjeras han ocasionado muchos daños al medio ambiente. Frente a esto la pregunta sería: ¿qué ha hecho la secretaría a su cargo y la paraestatal Pemex en materia de depuración ambiental? Siendo más específico, ¿cuántas áreas de ecosistemas han sido afectados y en cuánto se ha restablecido el equilibrio ecológico? Claro, nos van a decir que eso viene desde 1945.

Dijo el señor Presidente que iba a ser flexible. Ojalá y me dé oportunidad de terminar, me queda un segundo.

Además, como también es de su conocimiento el artículo 38 de esta misma ley a la letra dice: "Que los productores de empleos de esas organizaciones empresariales podrían desarrollar procesos voluntarios de autorregulación ambiental, a través de los cuales mejoren su desempeño ambiental". Entonces el cuestionamiento sería, ¿cuál es la voluntad por parte de la paraestatal Pemex para someterse a esta autorregulación, que permitiría conocer un diagnóstico de la problemática generada en una región determinada y cómo sería restablecido el equilibrio ecológico?

¿Y qué nos puede decir con respecto a las indemnizaciones que deben pagar los propietarios y poseedores de la tierra que siguen demandando que sean justas y oportunas, que nos comentan que ya no es Pemex, que con dictamen de la Cabin quien los indemniza sino las compañías extranjeras a través de consultores "coyotes", provocando con esto indemnizaciones injustas y arbitrariedades?

Por otra parte, señor secretario, por último, Pemex tiene una terminal marítima en Ciudad Madero, Tamaulipas, que cuenta con un dique seco que le permite dar mantenimiento a la flota petrolera, sin embargo, desde hace más de 5 años, sólo se atienden algunos buques mientras que en cambio la mayoría se manda al extranjero con grandes costos en dólares.

Señor secretario, podría señalarnos las causas por las que el buque-tanque Guadalupe Victoria II propiedad de Pemex envió a un dique de Lisboa, Portugal, sin evaluar su posible reparación en la terminal marítima de Ciudad Madero, aun cuando el conocimiento de que en este Palacio Legislativo se aprobó el dictamen para que toda embarcación se evalúe primero en dicha terminal.

Y tiene usted mucha razón, hay que reformar el formato, para poder realmente terminar con nuestras ideas y nuestras inquietudes que tenemos los diputados.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra el licenciado Fernando Elizondo Barragán hasta por 10 minutos para dar respuesta.

El Secretario de Energía Fernando Elizondo Barragán: Bueno, quisiera referirme en primer término a esta preocupación por cuestiones ambientales que el diputado ha externado y que creo que compartimos en la secretaría y se comparte también en Petróleos Mexicanos, lo cual no quiere decir desde luego que la operación de Petróleos Mexicanos sea ya perfecta, de hecho, si existe, y perdóneme que me refiera a esto, pero existe un pasivo ambiental de Petróleos Mexicanos, generado efectivamente durante muchos años y que ahora se está tratando de resolver. Se tienen planes para saldar ese pasivo ambiental que incluye lagunas de desechos y otras situaciones saldarlos para el final del sexenio.

En los últimos años Petróleos Mexicanos y sus organismos subsidiarios han enfatizado actividades para minimizar la huella ambiental, se han invertido cantidades muy importantes conforme a un plan de protección ambiental, para lograr el saneamiento de áreas contaminadas, sistemas y equipos de reducción de emisiones a la atmósfera, cuerpos de agua, y acciones como mantenimiento de instalaciones de equipos de obras específicas de carácter preventivo.

Se han disminuido las quemas y desfogues, aumentando el uso eficiente de la energía en diferentes centros de trabajo, se ha tenido un alto impacto en inversiones respecto al control de la contaminación atmosférica al recuperar, establecer plantas recuperadoras de azufre en los centros procesadores de gas.

Se ha invertido en el mejoramiento de los sistemas de agua y plantas de tratamiento, y nosotros lo hemos visto, usted y yo somos de Nuevo León, y creo que hemos visto cómo se resuelven los problemas que se han generado en el pasado alrededor de la refinería de Cadereyta.

Se están utilizando nuevas tecnologías con cero descargas de agua, como en el complejo procesador, precisamente del área de Burgos, donde se procesa gas, y el volumen de descargas es cero.

Se han también restaurado y eliminado áreas contaminadas con hidrocarburos en 814 hectáreas, según la información que me pasan aquí y se han eliminado 177 presas de pozos que albergaban residuos de la perforación.

La estimación es que en estas actividades se han gastado entre 2001 y 2003, 8 mil millones de pesos, alrededor de 8 mil millones de pesos, que no es una cifra despreciable y máxime cuando se tienen, como ya se ha comentado aquí, restricciones presupuestales considerables. De esto, el 51 por ciento de estos recursos se ha ejercido en los estados en donde hay operación intensiva de Pemex.

Para el ejercicio fiscal 2004 se han presupuestado para gastos y costos relacionados con las actividades de protección ambiental, 9 mil 124 millones de pesos y al mes de julio de este año se han ejercido 4 mil 53 millones de pesos.

Creo que estos datos dan muestra de que la preocupación que usted tiene justificadamente por el aspecto ecológico de la explotación, es ampliamente compartido por la secretaría y por la empresa y que estamos abiertos a recibir cualquier observación de acciones adicionales que se puedan adoptar en esta materia.

Lo relativo al precio del gas. Aquí el problema es que vivimos en una economía que está integrada y tenemos conexiones de gas con Estados Unidos. Es muy difícil establecer precios diferenciales del gas sin provocar al mismo tiempo un fenómeno de abuso de esta situación, que consistiría en comprar gas barato aquí para venderlo caro en Estados Unidos, directa o indirectamente. Pero además el gas es un insumo como cualquier otro.

El acero en el mercado mundial ha subido muchísimo de precio, se ha multiplicado varias veces, ¿convendrá entonces que subsidiemos a las empresas que consumen acero porque les ha subido este costo? ¿Qué haríamos si bajamos el precio del gas con las empresas que han contratado por su cuenta gas importado de Estados Unidos, basados en la premisa de que el gas en México se maneja a precios de mercado? ¿Qué haríamos con las empresas que responsablemente contrataron coberturas para reducir la fluctuación de los precios del gas y que ahora verían en esas coberturas un castigo más que el premio a su acción diligente?

Es un tema ciertamente muy complejo y a la Secretaría de Energía también le gustaría ver los precios del gas más bajos, más accesibles. Lo que hay que encontrar son las fórmulas adecuadas para que los precios del gas que tienen estos niveles por razón de los mercados, no nos hagan daño o nos hagan el daño menor posible.

Los fenómenos que cita usted alrededor de los contratos de servicios múltiples creo que ya han sido citados y cuestiones particulares concretas creo que las podríamos aclarar fuera de esta sesión, para entrar en el detalle y poder tomar acción adecuada.

Igualmente en lo de las indemnizaciones arbitrarias a los propietarios de terrenos, ahí también la intención de Petróleos Mexicanos y de la secretaría es que los propietarios sean justamente indemnizados conforme a bases y reglas equitativas.

Finalmente, en cuanto a la terminal y el dique seco que tiene Petróleos Mexicanos y la embarcación Guadalupe Victoria, sin tener en detalle hasta el último dato sobre esta situación, sí le puedo decir que hemos estado concientes de esta situación, se ha comentado con el personal de Pemex y hay una consideración ahí de lo que se puede y lo que no se puede hacer en términos de reparaciones en nuestro dique seco, y por supuesto que lo que se puede hacer en términos económicos y eficaces se hará ahí y se hace ahí, el problema es cuando hay reparaciones para las que nuestro dique seco no está especializado.

De paso sugiero que una posibilidad interesante, que ya ha sido mencionada por algún colega suyo, diputado, sería abrir los servicios del dique seco al mercado en general, porque eso permitiría, por un lado, tener ingresos adicionales para esta operación y, por otro lado, comprobar la eficacia, la eficiencia de sus operaciones y aumentar su nivel de capacidad.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para réplica, el diputado Víctor Manuel Alcérreca Sánchez.

El diputado Víctor Manuel Alcérreca Sánchez: Muchas gracias, diputado Presidente.

Señor secretario de Energía; compañeras y compañeros diputados; señores funcionarios del sector y de las empresas energéticas del país:

Mi duda cabe del carácter estratégico de las empresas del sector que usted encabeza, señor secretario, y de la necesidad de mayores recursos de inversión para fortalecerlas, al mismo tiempo que desarrollemos la infraestructura administrativa, técnica y humana vitales para su operación eficiente y un futuro exitoso.

Así lo ha reconocido usted durante su presentación, como también su voluntad para así hacerlo. Entonces, señor secretario, manos a la obra cualquiera que sea el formato.

Lamento tener que intervenir a manera de réplica, ya que esto no me da la posibilidad inmediata de tener una respuesta de usted, la que desde luego agradeceré recibirla posteriormente.

Empezaré por comentar que continúa siendo una limitación para el establecimiento de políticas públicas en beneficio del país, el que los precios y tarifas de los productos y servicios del sector público se establezcan de manera unilateral y con la sola visión de generar ingresos en forma directa.

En este sentido queda mucho por hacer de la secretaría a su cargo, por lo que toca a la estructura de precios, sobre todo de los productos petroleros, incluyendo aquellos que resultan ser insumos entre el mismo sector, por lo que mucho me gustaría saber qué está haciendo la secretaría a su cargo, para que a través de dichos precios y tarifas podamos consolidar y/o desarrollar las paraestatales u otros sectores productivos y de servicios vitales para la economía del país.

Mucho se ha comentado de la legalidad de los llamados contratos de servicios múltiples, sin que se profundice sobre las condiciones alrededor de este tipo de contratos, que por sobre todo fueron diseñados para garantizar la afluencia de capital externo, lo que siendo deseable no es conveniente suceda a cualquier costo.

De que de ninguna manera deberían establecer condiciones que sin duda limitan la participación y el desarrollo de empresas nacionales, la creación de experiencia y capacidad técnica interna, y el aprovechamiento e infraestructura que tanto le costó al país para el desarrollo de la proveeduría nacional y de servicios de ingeniería y construcción.

Señor secretario, hasta ahora los resultados no evidencian un esfuerzo a fondo y por en cambio existen violaciones cuando se adjudica un contrato en una licitación con un solo eferente calificado.

Mucho lamentamos, señor secretario, que los Centros de Investigación y Desarrollo Social del sector, como aquí ya se dijo, creados para disminuir la dependencia tecnológica, cada vez participan menos en la elaboración de estudios, proyectos y en el desarrollo de tecnologías para Pemex y la CFE, bajo el argumento de que los compromisos externos establecidos a través de los diferentes tratados comerciales, nos obligan a no otorgar ventajas de las empresas e instituciones nacionales dedicadas a estas actividades o como en alguna vez ocurrió con un director de Pemex, de que como la industria es muy madura, entonces la tecnología está disponible en el mercado y basta con ir por ella, sin olvidar que hasta para comprar tecnología hay que saber algo, y más si se trata de implantarla, de asimilarla, de innovarla y de salir a competir en el mercado.

Y, desde luego, con esto se ocasiona la pérdida de capacidad técnica nacional y que dichas instituciones acaben siendo extensiones de las universidades ya establecidas, y en el mejor de los casos solamente formadores de recursos humanos en aspectos teóricos.

Tomo nota, señor secretario, de su expresión que parece ser un compromiso: "Al final del sexenio habremos saldado el pasivo ambiental de Pemex", al tiempo lo recordaremos.

Concédase el beneficio de la duda, señor secretario, para que se informe y entere de lo que ha venido pasando al interior de las empresas del sector nacional y de lo que ahora se culpa a este Poder Legislativo, por haber solicitado para la aprobación del presupuesto de 2004, una mayor eficiencia en el sector gubernamental, la que en consecuencia, ha dado lugar a la liquidación de varios miles de empleados, entre los que destaca un número importante de personal profesional y técnico valioso de 15 a 25 años de experiencia, que han sido sustituidos por servicios externos, mediocres y caros o por ilustres desconocidos y desconocedores de las actividades para las que fueron contratados.

Es indudable que entre Pemex y CFE, existen múltiples oportunidades de coordinación, que deben dar como resultado una eficiencia mayor de nuestro sector energético y valiosas inercias que estamos desaprovechando, especialmente en aspectos de planeación, donde cada una de estas entidades se conduce y toma decisiones en forma independiente, olvidándose de las ventajas comparativas para el país, al adoptar caminos para su desarrollo, que inclusive resultan atentatorios para nuestros propios mercados. Ejemplos: el Pargas combustóleo, la cogeneración en Pemex, que ya por fortuna dimos la anuencia para que así ocurra; el intercambio de expertos y el desarrollo de proyectos tecnológicos en forma conjunta que ya aquí se mencionó; el desarrollo de proveedores y normas, etcétera, etcétera.

Pregunto a usted nuevamente, como lo he hecho en forma pública o privada a los últimos 5 secretarios de Energía: ¿si la Secretaría a su cargo finalmente retomará el camino para adoptar el papel más importante que le corresponde, que es el de conducir el desarrollo del sector en forma armónica y con un sentido integral de largo plazo que tanto necesitamos? En vez de resolver en base a problemas coyunturales con los que después nos quedamos para toda la vida, como el del gas.

Por su atención y comentarios, muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano: Tiene la palabra el licenciado Fernando Elizondo Barragán, hasta por 10 minutos, para dar respuesta.

Perdón, tiene la palabra ahora hasta por 5 minutos para formular su pregunta, la diputada Rosa María Avilés Nájera, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

La diputada Rosa María Avilés Nájera: Gracias, señor Presidente. Pido que me otorgue 38 segundos más de los 5 minutos estipulados, que es lo que tarda la lectura de mis preguntas. Gracias, Paco.

Bienvenido, señor secretario.

La estrategia oficial actual continúa la política de las administraciones anteriores: Descapitalizar a Pemex y a sus subsidiarias, imponiendo a nuestra paraestatal una exacción desmedida por los gravámenes que la aquejan. Se impide que Pemex pueda hacer uso productivo de los recursos que genera; se subestima el precio de exportación del crudo mexicano, para dar un gran margen de discrecionalidad a la Secretaría de Hacienda; despiden o jubilan a valiosos cuadros técnicos, etcétera.

El resultado ha sido una baja dramática de nuestras reservas de hidrocarburos y una creciente importación de los petrolíferos y refinados que requiere la actividad económica del país, reforzando el problema de la falta de integración de los sectores productivos nacionales y la casi nula capacidad de innovación tecnológica. Todo ello le da al gobierno el pretexto para abrir el sector petrolero a la inversión privada.

Esta estrategia contra nuestra industria petrolera, explica las reticencias oficiales para entregar a Pemex lo que le corresponde de los llamados "excedentes pretroleros". De conformidad con la Ley de Ingresos, deben asignarse a Pemex el 39.2 por ciento de esos recursos, según la fracción XI del artículo 7 de la ley en cuestión; con el remanente proceder de acuerdo con lo establecido en el artículo 23 del Presupuesto de Egresos de la Federación.

Señor secretario, ¿a cuánto ascienden los excedentes petroleros en moneda nacional? ¿Con qué valores de volumen de exportación, precio promedio de la mezcla mexicana y tipo de cambio se determinó esa cantidad? Con base en los indicadores petroleros editados por Pemex, nosotros estimamos que al mes de agosto el valor de las exportaciones petroleras es de alrededor de 4 mil 300 millones de dólares superior a lo presupuestado. ¿Coinciden en dólares sus cifras con las nuestras?

¿Ha gestionado usted de algún modo ante la Secretaría de Hacienda un calendario de entrega a Pemex de los recursos a los que se refiere la fracción XI del artículo y la ley antes citados? ¿Qué mecanismo se ha instalado o se instalará para garantizar que dichos recursos –más de mil 650 millones de dólares hasta el mes de agosto– se destinen a inversión directa en materia de exploración, gas, refinación y petroquímica como lo señala la Ley de Ingresos?

Para las reservas petroleras, como muestra de la confusión reinante en el gobierno, el día de su informe el Presidente nos habla de promisorios descubrimientos que incrementarían las reservas –si hay alguna duda, yo creo que no hay ningún inconveniente en poderle facilitar la versión estenográfica de la sesión de ese día, del Congreso– y al día siguiente es desmentido por Pemex. Señor secretario, ¿a quién creerle? ¿Cuáles son las cifras reales de las reservas probadas, posibles y probables del petróleo?

En el mes de junio Pemex informó que instrumentaría 2 medidas: Ajustar el diferencial de precios de sus gasolinas y ajustar las constantes de los precios de crudos mexicanos, lo que significa por una parte aumentar el precio interno de la gasolina Premium y por otra reducir el precio de venta de las exportaciones de crudo mexicano hechas a Estados Unidos.

Señor secretario, estimamos que esas 2 medidas complementarias significan, en el mejor de los casos, una decisión precipitada de parte de ustedes, pues las condiciones del mercado petrolero mundial tanto estructurales como coyunturales, eran y son hoy en día de una tendencia al alza en los precios internacionales del crudo y la mezcla mexicana de petróleo crudo de exportación tiene la misma tendencia alcista.

Esta circunstancia nos hace suponer que mediante la elevación del precio interno de la gasolina mexicana se compensa la reducción de ingresos de vida a la disminución en el precio del crudo exportado a los Estados Unidos, con lo que estaríamos subsidiando a la economía del país vecino. Si es el caso, usted habría incurrido, junto con otros funcionarios del Gobierno Federal, en una grave falta.

No saquemos conclusiones. Solicitamos a usted informe a esta soberanía de manera detallada ¿cuáles fueron las constantes de la fórmula para la fijación de los precios de exportación de la mezcla mexicana de crudo que condujeron a reducir los precios de exportación hacia los Estados Unidos? ¿Cuáles fueron las constantes de la fórmula que llevaron a incrementar los precios de exportación hacia la Unión Europea? ¿Cuál es la estructura del precio que finalmente se fijó para otras regiones del mundo? La respuesta a nuestras preguntas implica que dé a conocer a esta soberanía las fórmulas mismas para la determinación de precios de exportación de nuestro crudo.

Relacionado con el tema de la importación de gasolinas y ya que la Dirección General de Pemex es tan opaca al respecto y siendo la Secretaría de Energía cabeza del sector, le preguntamos señor secretario:

En el caso de la alianza de Pemex con Shell and Deer Park, en virtud de la cual se refinan 340 mil barriles diarios de los cuales 200 mil barriles del tipo maya son proporcionados por Pemex a pesar de que el convenio establece las obligaciones compartidas a la mitad, ¿cuál es la situación general actual de esta refinería? ¿Cómo y bajo qué esquemas se reparten Pemex y Shell las utilidades? ¿Cómo se contabilizan los refinados producidos? ¿A qué mercado se destinan? ¿Por qué en la memoria de labores de Pemex no se entrega información clara y suficiente del funcionamiento de una refinería en la que Pemex tiene tan significativa participación?

Por sus comentarios, muchísimas gracias.

Sólo quiero subrayar una cosa: Esta última pregunta el año pasado se la hicimos. La respuesta fue que aparece en Internet y no, no está.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra hasta por 10 minutos el licenciado Fernando Elizondo Barragán, para dar respuesta.

El Secretario de Energía Fernando Elizondo Barragán: Son muchas las preguntas que hace la diputada Avilés y gran nivel de detalle que requiere en sus respuestas. Entonces no creo poder dar respuesta al grado de detalle que le gustaría, si bien me ofrezco con todo gusto para obtener esas respuestas en el detalle apropiado.

Menciona usted diputada que hay una estrategia para descapitalizar a Pemex y esto lo he oído mencionar también en otros legisladores y en otros actores políticos. Y no entiendo qué es lo que suponen que hay detrás de esa estrategia, si es perversidad de los directivos, de los técnicos, de los gobernantes o de qué se trata.

La descapitalización de Pemex proviene de varias causas. Una de ellas efectivamente tiene que ver con el nivel de recursos fiscales que se extraen de ella. Pero no ha sido el factor determinante de la reducción en el capital de Pemex, y yo los invito porque aquí hay una distorsión de percepción, a que entren un poquito más en el detalle, a aquellos que les gusta del detalle de los datos, para que vean que una parte importante de la reducción de capital de Pemex que ha ocurrido en los últimos años, se debe a cambio de criterios contables, ¿por qué? Porque ahora se aplican normas contables generalmente aceptables, dictaminadas por los organismos que aprueban estos principios contables y que ahora determinan que se contabilicen en determinada forma el valor de los activos o la pérdida que se tiene por otros activos o la cuantificación de los pasivos laborales. Ahí hay una pérdida importante. Si mal no recuerdo de 150 mil ó 200 mil millones de pesos, por cambio en los criterios contables.

Menciona usted que la subestimación de precios en el presupuesto, que la da por un hecho o en las bases del presupuesto, se debe a que se trata de dar más discrecionalidad al Gobierno Federal. Yo la invitaría a que vea que es exactamente lo contrario porque en la medida en que los precios estén por debajo, los precios de referencia en el presupuesto estén por debajo de los reales, el manejo de los excedentes está perfectamente reglamentado por ustedes mismos. No lo determina el Ejecutivo, lo determinan los diputados. Así lo hicieron el año pasado y el antepasado, los anteriores. Entonces en la medida en que haya recursos por arriba del precio de referencia, esos recursos siguen el destino no que el Ejecutivo quiere o quisiera, sino el destino que los diputados fijan en las diferentes fórmulas que se han utilizado para aplicar esos excedentes.

¿Por qué se está estableciendo un precio de 23 dólares? Bueno, la fijación del precio del petróleo a futuro, es un juego sumamente azaroso y en cuestiones de proyección financiera y máxime de recursos fiscales que afectan seriamente al país, al Gobierno Federal, a los estados, a los municipios, es no sólo justificado, es una exigencia elemental ejercer un grado de razonabilidad y de conservadurismo que los contadores que son los que saben de estas cosas, nos dicen que debe ser reconocer los ingresos cuando se dan y las pérdidas cuando se conocen.

La fijación del precio ha obedecido a las mejores estimaciones que se pueden tener de un nivel de precios promedio para el año que entra, que al mismo tiempo nos den cierta protección para fluctuaciones que pueden ser sumamente violentas, particularmente cuando las fluctuaciones son a la baja.

Si usted observa, las fluctuaciones de precios del petróleo, se dará cuenta que van subiendo por escaloncitos, generalmente van subiendo despacito. Cuando caen, caen en picada y caen muy rápidamente y a niveles a veces exagerados.

Entonces, la fijación de ése valor como precio de referencia, no significa otra cosa sino el deseo de proyectar las finanzas públicas sanamente.

A menos que queramos hacernos la ilusión de que tendremos ingresos excedentes, repartir esos ingresos excedentes anticipadamente y después desilusionarnos con la realidad de que no se dieron y entonces entrar en la dinámica de los recortes presupuestales, de los conflictos con estados y municipios, de los despidos de personal o cancelaciones de programas. Yo creo que eso no sería muy sano.

Habla usted de cuestiones relativas a la asociación que Pemex tiene con Schell en la refinería de Deer Park, justamente esta asociación es uno de los fenómenos que nos permiten ver cómo requerimos flexibilizarnos dentro de México, porque esa asociación que Pemex tiene con Schell en Texas, que procesa además una buena cantidad de crudo mexicano, nuestras leyes impiden que la tenga con mexicanos aquí en Veracruz.

Y se pregunta uno y se pregunta la población en general, ¿tendrá lógica eso? Yo creo que no. Yo creo que el ejemplo de la refinería de Deer Park que fue un proyecto que seguramente se hizo en Deer Park porque no se pudo hace aquí en México y que genera riqueza, empleos, valor agregado en Texas en lugar de generarlos en México, es un buen ejemplo para tomar, para considerar si debemos o no flexibilizar nuestras reglamentaciones.

Los datos particulares de la elevación de precios en gasolina y reducción de precios, las constantes de la fórmula, lamento decirle que no las traigo conmigo; en esta ocasión las dejé por allá en Pemex y espero que en Pemex nos las puedan proporcionar. En la secretaría también están y con mucho gusto se las doy.

Y, en cuanto al precio… a la elevación del precio de la gasolina Premium, en su momento ya hubo una comparecencia sobre este tema y creo que se explicó por qué se había dado este fenómeno: Porque la gasolina Premium se estaba incrementando en volúmenes más allá de lo previsto y que estaban ocasionando importaciones adicionales y se estimaba que se requería ampliar el margen entre la Premium y la Magna, y en esa ocasión lo que se hizo fue justamente ampliarlo.

Anotando además, que la gasolina Premium afecta a un porcentaje muy pequeño de los automovilistas relativamente pequeño, la gran mayoría del público en general se vio protegido de cualquier efecto contra… con este aumento y en cambio sí se logró que hubiera más racionalidad en el uso de una y otro tipo de gasolinas.

Es todo lo que tendría que decir.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra, hasta por 5 minutos para réplica, la diputada Rosa María Avilés.

La diputada Rosa María Avilés Nájera: Gracias. Lamento que varias de las preguntas que le hice, no fueran respondidas.

Y la descapitalización también incluye al personal humano. Eso también es descapitalizar una empresa, cuando los técnicos son despedidos y no poco significativo porque la Dirección General de Pemex, por ejemplo, ha suprimido 5 mil plazas de las cuales 3 mil 900 corresponden a las áreas sustantivas de la empresa: exploración, producción, gas, petroquímica. Eso también es descapitalizar una empresa.

Pero, en la escuela me enseñaron a hacer tendencias, a sacar las tendencias y bueno, cuando yo hablo de que se deja para Hacienda el manejo discrecional de una cantidad substancial, es porque los números no engañan y es evidente que no es posible que se esté calculando, como sucedió este año, a 20 dólares el barril, cuando la diferencia es substancial y que las tendencias por la situación mundial, por la invasión de Irak por parte de Estados Unidos e Inglaterra y demás cosas que están sucediendo, la empresa ésta muy grande de Rusia que bueno, fue declarada en quiebra, etcétera, nos dicen –si sacamos las tendencias– que va a estar más o menos en 35.59 dólares el barril, o sea, estamos pidiendo que se trabaje sobre cuestiones objetivas por el bien de la nación, porque si usted me dice que el excedente lo aplican como lo dice la Cámara, yo también le pregunté por qué es que hasta el momento no ha recibido Pemex el 39.02 acordado y qué medidas –en caso de que así hayan sido– implementadas por usted, para que en tan poco tiempo un ejercicio fiscal que se va a terminar, le puedan ser entregados estos recursos y además aplicados en lo que efectivamente esta Cámara instruyó.

Y, por otro lado, me parece que tampoco respondió usted a mis preguntas sobre la empresa Schell, se las vuelvo a repetir: ¿cuál es la situación general en esta refinería? ¿Cómo y bajo qué esquemas se reparten Pemex y Schell las utilidades? ¿Cómo se contabilizan los refinados producidos? ¿A qué mercado se destinan? ¿Por qué en la memoria de labores de Pemex no se entrega información clara y suficiente del funcionamiento de una refinería en la que Pemex tiene tan significativa participación? Y le aumentaría otra: ¿por qué no se cumple el convenio de que van mitad y mitad que proporcionan las empresas que están en esta sociedad, del crudo que se va a refinar?

Y traigo un oficio firmado por nosotros, 2 diputados, somos integrantes, donde le hacemos la solicitud formal para que justo nos entregue toda la información que le hacemos.

En estos momentos se lo voy a entregar. Gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra, hasta por 5 minutos para formular su pregunta, el diputado Manuel Ignacio López Villarreal, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

El diputado Manuel Ignacio López Villarreal: Con la venia del diputado Presidente.

Compañeras y compañeros diputados; señor secretario:

Hago uso de esa tribuna para expresar los temas de interés de mi partido, en torno a la política energética llevada a cabo por el Gobierno Federal, particularmente en lo referente al sector eléctrico.

El tema de la electricidad en México ha sido motivo recurrente de controversias, marcado por diferencias de criterios e incluso de intereses partidistas y particulares, dejando de lado, la importancia de renovar y modernizar el sector para garantizar un servicio de calidad, una amplia cobertura durante los próximos años.

En este sentido, aprovecho la ocasión para advertir sobre las oportunidades que tenemos, tanto Legislativo como Ejecutivo, para dar respuesta efectiva y oportuna a la sociedad mexicana.

Debe considerarse a la industria eléctrica nacional, como un sector estratégico para el desarrollo de México. Resulta imprescindible contar con un sector sólido, que sea sinónimo de competitividad y de mayores oportunidades de negocio y brindar la posibilidad de proporcionar un servicio eficiente y barato para el crecimiento económico de nuestro país.

Un efectivo y moderno sector eléctrico permitirá impulsar el desarrollo de los sectores prioritarios, como el agrícola, industrial y comercial, con una importante generación de empleo y con un acceso garantizado a la energía eléctrica en mejores condiciones.

Sabemos que hoy en día la modernización del sector eléctrico depende principalmente de los ingresos públicos disponibles y que éstos son escasos y orientados a la atención de múltiples necesidades de gasto justificado, por lo que se hace necesario trabajar arduamente para encontrar los mecanismos de solución encaminados a mejorar las condiciones del sector a favor de los usuarios de este servicio eléctrico.

Por otra parte, observamos que la demanda de energía eléctrica sigue en aumento y no existe la certeza de cubrir estas necesidades a futuro. El esquema financiero bajo el que se sustenta el crecimiento del sector se está agotando, por lo que es difícil mantener el dinamismo de esta industria, cuya demanda crece a tasas mayores a las de la economía en su conjunto.

No es suficiente la atención a la demanda, es necesario llevar a cabo una profunda modernización de la infraestructura actual para alcanzar un mayor desarrollo y crecimiento del sector. Por ello, debemos considerar que los retos de inversión que deben enfrentarse serán aún mayores.

Un factor que evidencia los problemas de este sector es el consumo de gas natural para producir energía. En este sentido encontramos necesidades que deben atenderse de inmediato. Nos preocupan las condiciones actuales de la política energética, en la cual ubicamos aspectos contradictorios, puesto que por un lado se promueve el uso del gas natural en los sectores eléctrico, doméstico y hasta en el de transporte. Y por el otro, no hay suficiente gas para satisfacer la demanda, lo que provoca incrementos inusuales en los precios.

Sobre este particular le preguntamos: ¿cuál es la política que se va a seguir para corregir esta situación y por qué no se invirtió en la exploración de gas no asociado en el pasado?

Como podrá apreciar, señor secretario, en Acción Nacional estamos conscientes de la necesidad de fortalecer a nuestro sector eléctrico. Sobre este tema mucho se habla de los procesos de introducción de la competencia en el sector eléctrico en todo el mundo sobre lo que ha funcionado y lo que no ha funcionado. En este contexto la pregunta sería: ¿cuál sería el camino que habría que seguir para fortalecer el sector?

Respecto a la política tarifaria encontramos otro de los aspectos que reiteradamente provocan polémica. En Acción Nacional vemos con preocupación el hecho de que los Estados Unidos mantiene tarifas inferiores a las que se aplican en nuestro país, especialmente inquieta el problema que se padece en las ciudades fronterizas, como es el caso de Baja California, donde a pesar del fuerte subsidio a las tarifas éstas son hasta un 20 por ciento más altas que en los Estados Unidos, situación que debilita la capacidad competitiva de la planta productiva en esos estados fronterizos.

Señor secretario:

¿Qué estrategia puede seguir para igualar las tarifas que aplican en nuestro país, principalmente en la frontera norte con respecto a las tarifas que sostiene en los Estados Unidos?

Finalmente, diversos estudios y especialistas mencionan que el aprovechamiento de las fuentes renovables de energía tales como la eólica, la minihidráulica, la solar y el biogas son detonadores fundamentales que constituyen el desarrollo sustentable de cualquier región o país y que México cuenta con importantes reservas y recursos de estas fuentes.

En el caso específico de la energía eólica la capacidad instalada a nivel mundial es cerca de 40 mil megawatts, siendo Alemania el número 1 con más de 14 mil megawatts e incluso países en vías de desarrollo como Costa Rica cuentan con 71 megawatts, Egipto con 69 megawatts y Marruecos con 54 megawatts. Lo que nos demuestra que son países que han realizado avances importantes en este sentido. No obstante en México, a pesar de que existen zonas con recursos de viento consideradas entre las mejores de mundo, contamos hoy en día con tan sólo 2 megawatts instalados.

¿Nos podría explicar, señor secretario, las razones de este rezago y que acciones están vendiendo la secretaría a su cargo para revertirlo? Por sus respuestas muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra el licenciado Fernando Elizondo Barragán hasta por 10 minutos para dar respuesta.

El Secretario de Energía Fernando Elizondo Barragán: Muchas gracias, señor Presidente. Bueno, creo que hay una gran coincidencia con mucho de los puntos que menciona el diputado López Villarreal, efectivamente es una preocupación el ver cómo tenemos una industria eléctrica competitiva, que ofrezca este recurso vital en condiciones que nos coloquen en igualdad con otros países.

No podemos desconocer los efectos de los insumos, como el gas, y pregunta el diputado, por qué la política de generar con gas, yo creo que la política de generar con gas, es una decisión perfectamente racional basada en factores económicos muy claros, pero que se determinó hace quizá una década o más, cuando se inició la conversión, la instalación de capacidad adicional en base al ciclo combinado.

Lo que habría que preguntar es, ¿entonces por qué no se invirtió para explorar y encontrar gas adicional que diera abasto? Y creo que la razón ronda alrededor de la insuficiencia de recursos, porque la realidad es que los recursos, decía yo al inicio, los recursos de inversión en Pemex, por más de una década fueron insuficientes para lo que debería de recibir la empresa, para mantener los estándares o para mantener la sustentabilidad de su explotación.

¿Por qué no se le inyectaron esos recursos? Porque pasamos por crisis recurrentes y por necesidades y demandas recurrentes, recordemos que en 1992 ó 93 tuvimos incluso superávit fiscal que permitió reducir el IVA, y después en 94-95 caímos en una enorme crisis que nos ha costado muchísimo. Yo creo que la razón hay que buscarla en eso, la razón es presupuestal.

Ahora, ¿qué alternativas y qué podemos hacer al respecto? Déjeme comentar algunas de las cosas que en la secretaría hemos estado tratando de hacer. Por un lado, creemos que es indispensable que haya dentro del suministro de electricidad participación de empresas privadas que marquen ciertos estándares de eficiencia, claro que las empresas privadas no cargan con algunas de las cargas que tiene que soportar la CFE, sin embargo, nos dan alternativas de generación a precios económicos, a precios mejores que los que podemos conseguir por otra parte.

La instalación de proveedores de privados o de suministradores privados a la CFE que fue una reforma que se hizo en 1992, la que permitió esto, y que ahora está siendo cuestionada 12 años después, ha sido sin embargo un elemento fundamental para dar abasto a la demanda de energía eléctrica, porque gracias a ese tipo de inversión, no sólo tenemos capacidad sino que tenemos capacidad eficiente y tenemos estándares de costos o de eficiencia, que nos permite medirnos y compararnos.

Hay un punto de gran importancia que poco se menciona, pero que creo que vale la pena enfatizar también en el tema de la conservación y de las fuentes renovables, etcétera, y es el de las campañas, equipos, procesos, prácticas, cultura en general del ahorro de energía. Esto creo que no lo tenemos o no lo tenemos en forma suficiente en México y ahí la Conae, la Comisión de Ahorro de Energéticos está haciendo un trabajo muy intenso que esperamos que próximamente podamos salir públicamente con el resultado de él, para una campaña nacional de ahorro de energía. Una campaña de éstas equivale a cientos de millones de pesos o de dólares en inversión, porque en realidad lo que hace es aumentar nuestra capacidad.

El aprovechamiento de fuentes renovables desde luego que es un objetivo que esta secretaría comparte. Las fuentes renovables a veces no son las más económicas, a veces no son las más sencillas o las más eficientes, sin embargo cumplen un papel de diversificación de fuentes de energía y de sustentabilidad de la generación que no podemos obviar.

Quiero decir que actualmente hay en materia de energía eólica ya proyectos muy importantes para el área de Oaxaca, de La Ventosa, en Oaxaca, con los cuales se espera generar hasta 100 megawatts sin perjuicio de otros proyectos que van a ser atraídos a lo mismo.

Estamos pensando –y los invito a pensar a ustedes– en la necesidad o en la conveniencia de una ley para el fomento de las energías renovables, que establezca medidas de estímulo a la instalación, a la generación y a la transmisión de energía generada a través de estos medios.

¿Por qué –pregunta usted– nuestras tarifas eléctricas son más caras en México que en Estados Unidos? Bueno, este reclamo ha llegado a la secretaría y lo hemos cotejado con el personal de la Comisión Federal de Electricidad y ahí tenemos un problema en el que no estamos de acuerdo, o sea, no hay consenso respecto a que esto sea cierto. Si bien se ha ejemplificado el fenómeno con plantas parecidas en México y Estados Unidos, resulta que esas plantas están ubicadas en zonas que tienen tratamientos muy distintos. Actualmente se está haciendo por parte de la CRE un estudio completo de las tarifas en materia eléctrica, que nos puedan arrojar datos fidedignos, confiables y objetivos y sobre todo que abarquen el total del sistema y no nada más puntos singulares, porque esos puntos singulares pueden tener efectivamente diferencias importantes que no son representativas de lo que sucede en el sistema completo; pero insisto, se está llevando a cabo este estudio por parte de la CRE y esperamos pronto tener resultados y con esos materiales entonces discutir más fructíferamente acerca de este tema.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para réplica, el diputado José Antonio de la Vega Asmitia.

El diputado José Antonio de la Vega Asmitia: Con su permiso, diputado Presidente. Compañeras y compañeros legisladores:

Licenciado Fernando Elizondo, secretario de Energía: con mucho interés hemos escuchado sus respuestas a nuestros planteamientos y agradecemos su disposición al diálogo y a la colaboración conjunta con esta Cámara de Diputados.

Esperamos que esta comunicación sea permanente y sobre todo que dé resultados tangibles a la sociedad mexicana.

En este espacio reiteramos nuestra preocupación por el sector eléctrico nacional, en donde necesitamos encontrar las estrategias que modernicen, que desarrollen y garanticen un servicio efectivo y económico.

Asimismo, necesitamos resolver los problemas de competitividad en nuestra industria eléctrica, en virtud de que contamos con insumos energéticos demasiados caros y con una inercia enfocada a la importación de combustibles, que van directamente en detrimento de la competitividad global de la economía mexicana.

Aunado a lo anterior, debemos encontrar esquemas que modifiquen la forma en la que sector eléctrico se financia, ya que no es sostenible seguir recurriendo al endeudamiento como vía principal de financiamiento para el sector. En este sentido, se requieren mecanismos alternos de inversión, que inyecten los recursos suficientes a nuestra industria y que a la vez coadyuven a la modernización y a la cobertura necesarios para nuestro país.

Por ello, insistimos en analizar la experiencia internacional, para estudiar los modelos exitosos de otros países, con la finalidad de adaptar un esquema que cumpla con las necesidades y cubra los requisitos de nuestra realidad.

Igualmente le cuestionamos acerca de las fuentes alternativas de energía, para comenzar a explorarlas y, en caso de ser pertinente, utilizarlas como mecanismos complementarios de energía.

Como usted lo mencionó, han comenzado a explorar estas fuentes alternas de energía, como el caso de La Ventosa, en Oaxaca, lo cual celebramos, puesto que consideramos que en la diversificación de fuentes de energía encontraremos más alternativas y una mejor cobertura de nuestras necesidades.

En lo que toca a la política tarifaria, entendemos la dificultad que tenemos para producir electricidad a bajos costos, pero también es evidente que deben tomarse medidas, al menos transitorias, para aliviar el fuerte desembolso que deben hacer los habitantes de la región fronteriza del norte del país y de estados con altas temperaturas como Tabasco, Veracruz, Tamaulipas, entre otros; aunque no debemos perder también de vista los cambios estructurales permanentes que debemos hacer al sector eléctrico en cuanto al régimen de aprovechamiento, la asignación de los subsidios y su estructura tarifaria.

Estamos convencidos de que el reto es grande y reconocemos que la secretaría a su cargo manifiesta voluntad y disposición para alcanzar el desarrollo energético que México requiere. Sin embargo, para el grupo parlamentario de Acción Nacional este esfuerzo debe ser compartido, de tal forma que el papel que debe asumir el honorable Congreso de la Unión, es el de convertirse en un auténtico promotor y corresponsable en las medidas necesarias para fortalecer a la industria eléctrica nacional.

Todo proceso que implique la necesidad de realizar un cambio, además de representar un desafío, requiere del análisis de conciencia y reflexión que delimita oportunidades y la capacidad de respuesta del Estado mexicano, entendido en este caso particular, entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo.

Sólo con una visión responsable y mediante el acuerdo de un esquema de colaboración democrática, se podrá dar viabilidad a un cambio estructural como el que necesita nuestro país en materia energética.

Para Acción Nacional el compromiso es enorme, pero consideramos que existen las condiciones y la capacidad para desarrollar nuestra industria eléctrica.

Las medidas específicas se deben ir construyendo paso a paso a fin de garantizar su éxito. En esta exposición hemos hecho mención de los principales mecanismos que se necesitan, pero estamos conscientes de que no son suficientes, por lo que hacemos un respetuoso exhorto aprovechando este marco propicio, para que todas las fuerzas políticas aquí representadas, se sumen al esfuerzo de detonar al sector eléctrico nacional.

En este sentido debemos dejar de lado intereses particulares o específicamente partidistas y anteponer los intereses de la nación. No dejemos pasar esta oportunidad única para aportar un trabajo que conduzca a nuestro país hacia el camino del desarrollo y la modernidad.

Estoy seguro que nuestros hijos y las siguientes generaciones nos agradecerán el esfuerzo que hoy día hagamos, por lo que nos quedará la satisfacción de haber tenido una participación trascendente en esta LIX Legislatura.

Sumémonos pues a este esfuerzo conjunto con las autoridades y construyamos un México para nuestros representados, sólo con este tipo de acciones estaremos correspondiente a la confianza que depositaron ante nosotros.

Señor secretario, el día de hoy hago el llamado a esta representación plural, para trabajar conjuntamente en el proyecto de construir una industria eléctrica sólida, moderna y efectiva. Asimismo, le aseguro que mi partido tendrá la disposición absoluta para alcanzar este objetivo. Le digo, pues, cuente con nosotros para continuar con el esfuerzo de mejorar nuestra política energética.

Por su parte, usted, como representante del Poder Ejecutivo Federal, tendrá que explorar mayores canales de comunicación con esta representación popular, con la finalidad de alcanzar los consensos necesarios que nos ayuden a cumplir con nuestras metas, las cuales son compartidas con todos los presentes.

Muchas gracias, señor secretario por sus respuestas.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para formular su pregunta, el diputado Oscar González Yáñez, del Partido del Trabajo.

El diputado Oscar González Yáñez: Con el permiso de la Presidencia.

Buenas noches, señor secretario.

Nosotros percibimos 2 políticas en el sector energético, estas políticas que cada día se expresan de manera cotidiana en nuestra sociedad, una que privilegia y respeta al Estado de Derecho, la otra que lo violenta reiterada y sistemáticamente.

Una que considera a los energéticos como parte estratégica para el desarrollo y crecimiento de nuestra economía y la otra que los trata como simples mercancías que se pueden vender al mejor postor.

Una política energética que tiene como eje el bienestar de la sociedad mexicana y la otra que en los hechos, el bienestar está para las compañías extranjeras.

Una política energética limpia que respeta y es amigable con el medio ambiente, no contamina, y otra que nada, nada le importa el contaminar y arrasar con el medio ambiente.

Una política energética al servicio de la nación y otra que sólo sirve a intereses particulares y extranjeros.

Una política energética racional y otra irracional. Una política energética que sostiene que los organismos paraestatales de la energía nacionales deben de gozar de autonomía financiera y la otra que los asfixia financieramente.

Una política energética diversificada que no dependa de un solo energético y otra que cada día nos hace más dependientes de uno sólo.

Una política energética que busca la racionalidad económica con precios bajos a los consumidores y otra que bajo su esquema elevan constantemente los precios de los mismos.

Una política energética generadora de empleos para los mexicanos y otra que lo hace para los extranjeros.

Una política energética que esté al servicio de los intereses de la nación de todos los mexicanos y otra que sólo responde a intereses oscuros.

Una política energética que se refleje en una recaudación fiscal equitativa y justa y otra que saquea a Pemex, a CFE y a Luz y Fuerza del Centro.

La sociedad mexicana está por la primera política, usted señor secretario evidentemente está por la segunda, porque se ha convertido en gran impulsor y promotor de la misma.

Aquí hay un debate evidentemente sobre la inversión en Pemex fundamentalmente y en CFE. Se podría coincidir que CFE y Pemex requieren inversión, probablemente es la única coincidencia que permea en este salón y en esta comparecencia. La diferencia sustancial estaría en cómo generar inversión para Pemex y CFE. Y hay quienes pensamos que se puede hacer con recursos públicos y hay quien dice que se tienen que hacer necesariamente con recursos privados.

Ya no voy a hablar del tema sobre si se está planteando la privatización o no, abrir la inversión privada es privatizar, digo, eso no tiene sentido ni discutirlo, pues porque mucha gente ha planteado que están en contra de la privatización, principalmente los compañeros diputados del partido en el gobierno y el propio Presidente de la República. Abrir la inversión privada es privatización, ¡hombre! Es así de simple. En el nivel que ustedes quieran y juzguen y manden, es así.

El problema es que los dineros privados favorecen a intereses privados, los dineros públicos obedecen a intereses públicos. ¿Qué queremos de nuestras paraestatales? ¿Que obedezcan a intereses públicos o privados? Nosotros decimos que obedezcan a intereses públicos y por eso estamos por la inversión pública y aquí es donde se hace el gran debate porque entonces de dónde va a salir ese dinero para hacer esa inversión.

Y hay quien plantea las reformas a la recaudación a través de la reforma hacendaria y que hoy yo lo digo sinceramente, lamento que el Presidente de la República, el gobierno actual no se atreva a hacer propuestas concretas y las mande de manera subterránea a través de la Convención Nacional Hacendaria. Digo, yo lo lamento, porque un gobierno que no propone abandona su responsabilidad de Estado, porque a fin de cuentas es obligación del Ejecutivo que quien es el responsable de conducir la política no nos proponga y la deje a través de la Convención Nacional Hacendaria. El debate a fin de cuentas está ahí: ¿de dónde sacar los recursos?

El problema a veces es que tenemos dogmas y hay quien ve que por necesidad tenemos que atender el rescate bancario. Nosotros pensamos que no. El rescate bancario fue una necesidad, sí, una necesidad hasta cierto nivel y ya se convirtió en una necedad a otro nivel que es el que nos está perjudicando a todos y le hago algunas consideraciones, señor secretario, aprovechando que el tiempo se nos terminó.

¿Cuáles son sus parámetros, sus consideraciones para fijar el precio del petróleo? Sé que ya ha hecho algunos comentarios, me gustaría que de todos modos dentro de sus 10 minutos profundizara más sobre este tema, dado que va a ser un debate y es un debate ya para este Congreso y es importante ahora que usted está aquí, nos haga comentarios al respecto.

Otra: si usted sabe dónde andan los excedentes petroleros, porque ya nadie sabe dónde andan, nadie sabe; el Presidente de la República no sabe o no quiere decir, el secretario de Hacienda o no sabe o no quiere decir; yo creo que es lo segundo, ¿en qué fideicomiso andan, por dónde andan? Sí nos gustaría saberlo.

Y si bien entendí, usted mencionó que el rescate bancario equivalía a lo que se necesita para invertir en Pemex, así lo entendí, que se analizó en la Comisión Nacional Hacendaria y que dijeron que la inversión que se requiere en Pemex equivalía al rescate bancario. Más o menos así lo entendí, si no es así, de todos modos coméntenos por favor en qué sentido está.

Y una pregunta muy simple, yo la entendería como muy simple: Si estuviera en sus manos usted qué haría. ¿Rescataría a Pemex y a CFE o rescataría a los bancos? Digo, entendiendo que habría dinero para una sola opción. ¿Cuál optaría usted?

Gracias, señor secretario.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra el licenciado Fernando Elizondo Barragán, hasta por 10 minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Energía Fernando Elizondo Barragán: Quisiera empezar por reafirmar que efectivamente, de parte de la secretaría y de parte del Gobierno Federal, se rechaza la privatización de Pemex y de CFE, y probablemente tengamos aquí un problema de etiquetas y de terminología o de dogmas también que valdría la pena ponernos a esclarecer.

Yo creo que lo importante es ¿cómo los mexicanos se pueden beneficiar más de los recursos que tienen? ¿Cómo hacemos desde el gobierno, el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo para lograr el mayor beneficio para los mexicanos a partir de los recursos que tenemos? Esa es la discusión y bueno, ahí sí puede haber efectivamente puntos de vista diferentes. Puede haber quienes piensen que es mejor aferrarnos a nuestros recursos, dejar las reservas que pueda haber de petróleo en las aguas profundas del golfo, dejarlos ahí guardados para que sean otros en otros tiempos, otras generaciones los que se beneficien. O puede haber quien diga que si podemos sacar un provecho de ello para acabar con los rezagos que tenemos en el país, debemos de hacerlo. Pero definitivamente el concepto de privatización está excluido y quien lo plantee de esa forma pues creo que más que ayudar al esclarecimiento de la cuestión, está dificultando el encontrar las soluciones.

Yo pienso y les propongo a ustedes que les quitemos etiquetas a los fenómenos y veamos alternativas y veamos los problemas, ¿cómo nuestras paraestatales se orientan mejor al beneficio público, al beneficio de la población? ¿Cómo hacemos para que estos recursos nos produzcan el mayor bienestar y el mayor desarrollo?

Creo que califica muy duramente y equivocadamente el diputado, a la Comisión Nacional Hacendaria, como un instrumento del Ejecutivo para enviar subterráneamente iniciativas a esta soberanía. Creo que es demeritar mucho el trabajo y la calidad de todas las personas, muchos legisladores incluso, que participaron en ese esfuerzo colectivo y que llegaron a resultados y acuerdos que son muy valiosos pero que al ponerles una etiqueta de esa naturaleza no sólo los demeritamos y los despreciamos, sino que nos impedimos ver con claridad la verdadera realidad que hay aquí.

El rescate bancario, pregunta el diputado que si yo dije que el costo del rescate bancario sería igual a la inversión Pemex. Creo que no dije eso, lo que dije es que en la comisión se había analizado el conjunto de cargas o de requerimientos presupuestales que provenían de diversas fuentes de compromisos que se habían asumido con anterioridad entre los que estaban las pensiones, efectivamente el IPAB, etcétera, y que el conjunto de esos requerimientos podía equivaler o era equivalente a lo que se requería de inversión en el sector energético.

De paso quisiera decir que el rescate bancario con las irregularidades que haya tenido, a quienes protegió fue a los ahorradores porque los ahorradores fueron los que pudieron retirar de las instituciones sus ahorros en el momento que los necesitaron y no como sucedió en Argentina, enfrentarse a una situación en donde simplemente los bancos ya no tenían el dinero. Entonces si hubo cuestiones discutibles en la forma en que se hizo, creo que no habría ni el tiempo ni los elementos en este momento para entrar a ello y menos en este ejercicio que se refiere al sector energético.

Por eso la pregunta de rescatar a Pemex y CFE o rescatar a los bancos, me parece una pregunta difícil de entender porque ni CFE y Pemex requieren de rescate, lo que requieren es de inversiones de recursos que permitan su modernización y su desarrollo a futuro, ni creo que en este momento estemos en condiciones de decidir si rescatamos o no rescatamos a los bancos. Esta fue una decisión que se tomó en su momento en 1995 y que se originó por muchas situaciones y que se requerirían quizá muchas sesiones, como ya las ha habido de hecho, para discutir sobre ello.

Finalmente las consideraciones sobre el precio del petróleo, me pregunta el diputado, con qué bases o con qué consideraciones lo establecimos. La respuesta es que el precio del petróleo no lo establece la Secretaría de Energía, el precio del petróleo lo estima la Secretaría de Hacienda como parte del paquete que envía a la Cámara de Diputados.

Que si el precio establecido en el paquete de 23 dólares hace sentido o no hace sentido, desde mi punto de vista sí hace sentido, y si no vean ustedes: hace un año, vean los pronósticos que se hacían de los precios del petróleo y vean ustedes cuánta variación hay. O vayan y busquen petróleo a futuro, a ver a cómo se consigue y esos son indicadores que podemos tomar como referencia.

Yo creo que el precio de 23 dólares es un precio sensato, razonable, conservador, como deben de ser los supuestos de la política de las finanzas públicas de este país.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra, hasta por 5 minutos para réplica, el diputado Oscar González Yáñez.

El diputado Oscar González Yáñez: Gracias, señor Presidente. Con su permiso.

La verdad es que yo lo veo a usted muy osado, ¿eh?.. Con algunas aseveraciones que hace. Le voy a decir por qué.

Hace unos momentos, usted hizo una afirmación categórica que a mí me llamó la atención y que la verdad es que… yo no sé mis compañeros pero sí estamos obligados creo que a hacerle un comentario, cuando menos mi grupo parlamentario no lo acepta. Usted dijo que había corrupción aquí en esta Cámara de Diputados, pues si conoce de alguna, díganosla por favor porque cuando menos, nosotros no la aceptamos. No.

Sin embargo, yo sí le conozco algunas a usted. Usted le plagió a la Universidad Nacional Autónoma de México, la agenda básica para la Comisión Nacional Hacendaria. Le menciono algunos nombres, que yo creo por respeto no se lo han reclamado pero se lo deberían de hacer, la verdad es que no se puede ser tan osado un secretario y que nadie le diga nada.

Le voy a mencionar algunos nombres de la gente que usted plagió: Luis Felipe Bravo Mena, Jorge Alfonso Calderón Salazar, Juan Ramón de la Fuente, Saúl Escobar Toledo, Pedro Gómez Sánchez, Armando Labra, Héctor Luna de la Vega, Efigenia Martínez, Francisco Suárez Dávila, compañero diputado nuestro, entre otros.

Se lo comento porque usted es osado con lo que usted comenta, por ejemplo, eso de que usted nos diga que del rescate bancario los ahorradores fueron los que… los ahorradores fueron los beneficiados, digo ¡ay, caray! No sea tan osado, señor secretario, yo le pediría eso.

Por otro lado, yo insistiría, no es un asunto… si quiere podemos cambiar la palabra de "rescate", pero hay una cosa que es real: la política de Pemex y de CFE no ha cambiado en los últimos años, no ha cambiado y está claro que si no se cambia, va a existir un mayor deterioro.

Usted no me quiso contestar qué preferiría: invertir en los bancos –si usted así le quiere llamar– ¿sí?, o invertir en Pemex y CFE. Yo creo que usted debería, porque lo escuché al principio y usted fue muy crítico a lo del rescate bancario y dijo que era un mal del pasado.

Yo creo que ustedes ya deberían de dejar esa política de que el pasado es todo lo malo, ¿no? Porque algunos pensamos que el pasado sí es malo pero resulta que el presente nos está saliendo peor. Y le digo por qué: Porque la peor parte del Fobaproa, la peor parte del Fobaproa que los que estaban en la cueva de Ali Baba no se atrevieron a reconocer si lo hizo este régimen.

La peor parte de Fobaproa, la peor. La que va sin auditorías, la que va con todas las consideraciones y cosas perversas del Fobaproa, la peor parte, la cola del Fobaproa, y la hizo esta administración señor secretario, ¿eh?

Yo creo que usted le debería de pasar ese comentario que usted hizo, al actual secretario de Hacienda y si usted no se anima, porque lo veo muy osado para unas cosas, a ver si es osado para con el señor secretario de Hacienda, yo me voy a permitir pasársela.

Le voy a hacer llegar al señor secretario de Hacienda, la versión estenográfica y se la voy a subrayar, "esto es lo que piensa el señor secretario de Energía de nuestro país sobre lo que usted está haciendo", que no sería la primera vez que no están de acuerdo en esas políticas.

A fin de cuentas el asunto es cuánto dinero requiere Pemex de inversión, tampoco nos lo comentó; es cierto, es un conjunto de cargas, entre ellas el Fobaproa e IPAB, sí, pero el asunto a fin de cuentas es: nosotros decimos que no tenemos por qué rescatar a los bancos y sí tenemos por qué invertir en Pemex.

Y en este periodo y en este gobierno se ha preferido, y para salvación de usted, también el anterior, el anterior y el actual han preferido rescatar a los bancos, invertir en los bancos, en lugar de invertir en Pemex y CFE.

En consecuencia la riqueza, esa palabra que usted dice, cómo hacemos para que los mexicanos se beneficien de mejor manera de los recursos de nuestro país, no está siendo de esa manera, porque toda la banca –cuando menos el 93 por ciento es extranjera– y de lo de la renta fiscal de Pemex, se le está pagando a los bancos.

Entonces, señor secretario no es verdad que de los recursos de nuestro país se estén beneficiando los mexicanos; yo creo que podríamos coincidir en eso. No es necesario que tome la palabra, nada más dígame que sí, si coincidimos en eso y ya; es así de simple.

Digo, yo lamento de veras, que no podamos construir formatos que nos permitan dialogar francamente sobre el tema y busquemos alternativas y soluciones. Yo le propondría al Presidente de nuestra comisión que lo invite a una plática informal con la Comisión de Energía, donde pudiésemos platicar ampliamente sobre este tema, donde veamos el asunto de la Convención Nacional Hacendaria, cuál es el papel que juega para con la carga fiscal que tiene Pemex y CFE, y ahí pudiéramos buscar soluciones.

En ese papel estamos nosotros. No solamente estamos para criticar sus políticas, que evidentemente no estamos de acuerdo, digo, eso está claro, y por eso estamos en nuestra posición de criticarlas, porque no estamos de acuerdo con las políticas que ustedes hacen.

Entonces, yo le pediría que usted aceptara la invitación que le haga nuestro Presidente, para tener esa plática y buscar alternativas y salidas –como las que usted está proponiendo– y no este esquema, que usted mismo reconoce que no es el más adecuado. Si tiene verdadera disposición, hagámoslo de esa manera.

Gracias, señor Presidente, por su paciencia y gracias señor secretario.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para formular su pregunta, el diputado Jesús González Schmal, del grupo parlamentario del Partido Convergencia.

El diputado Jesús Porfirio González Schmal: Ciudadano secretario:

Yo le tomo la pregunta, el cuestionamiento fundamental: ¿Cómo beneficiar a los mexicanos de su propia empresa, de su propio patrimonio?

A usted no le gusta el término de privatización, no quieren, ha negado por lo menos que esa sea su intención ¿Le gusta el de extranjerización? ¿Le gusta el que estén ustedes inclinados a repetir los errores y no los aciertos de la historia? ¿No se acuerda usted cuando ya también hubo una época de un auge del precio del petróleo, que íbamos a administrar la riqueza y que lo único que hicimos fue reciclar los recursos que nos ingresaban por el petróleo a deuda externa, que todavía seguimos pagando?

Es exactamente lo que están ustedes haciendo, nada más que ahora no concertan la deuda externa, ni siquiera tienen ese valor de hacerlo abiertamente, lo hacen a través –dice usted– ya se agotaron los Pidiregas, pues ahora hay que inventar otra maquinaria que se llama contratos de servicios múltiples. Finalmente, también los nuevos yacimientos de la cuenca de Burgos, Cantarell, pues hay que dárselos otra vez a empresas extranjeras, a los bancos extranjeros que están llevando sus cuentas, que están ganando los intereses.

Todo esto al final de cuentas el saldo va a ser ése, que los mexicanos vamos a tener realmente un resultado marginal de esta operación que ustedes están haciendo y que ofrecieron inicialmente, cuando tomaron el gobierno, rectificar, hacer realmente una nueva política de nacionalización, en el sentido de que es efectivamente Pemex y la CFE, una opción de desarrollo para los mexicanos.

Y le voy a dar los aciertos históricos para recordarle la memoria también. Acuérdese que la empresa petrolera también fue extranjera, pero además con concesiones legítimas, las tenía antes de 1938. Su poder se acrecentó al extremo de que retaron al gobierno mexicano, de que las empresas extranjeras, esto que a usted también le molesta mucho que los trabajadores tengan tan altas prestaciones. Bueno fue un conflicto laboral. Tuvieron los trabajadores que demandar a la empresa extranjera y se sintió superior al Estado mexicano.

Pero hubo un Presidente que corrió el riesgo con patriotismo: Lázaro Cárdenas y arrostró las consecuencias. Parecería que se le venía el mundo encima, que no íbamos a salir porque no teníamos ni los ingenieros ni los técnicos ni conocíamos todos esos avances tecnológicos.

Bueno, resultó exactamente lo contrario. Pemex se convirtió en un vital pivote del desarrollo de México. Durante décadas el producto interno bruto y la mejor redistribución del ingreso fueron el signo de nuestro desarrollo nacional. Y hoy estamos justamente cayendo en la misma trampa: no hay manera de que nosotros, con nuestros propios recursos, con nuestras propias tecnologías, con nuestras propias capacidades, resolvamos el problema de mayor producción, de mayor eficiencia. Tenemos que voltear la cara al extranjero a ver a quien traemos como salvador.

¿Para qué? Para después lamentarnos y tener que otra vez revertir los procesos y comprarles a precios inflados y hacer lo que se ha hecho con tantas privatizaciones que después se han tenido que revertir y que ganan solamente los vivales que tuvieron la audacia de entrar con compadres en el gobierno y después rescatar no sólo sus inversiones sino todos los excedentes que esas inversiones no les produjeron por falta de capacidad y por falta de eficiencia y destreza en el manejo y en la administración de esas empresas que se les dieron en concesión.

Yo creo que es importante entonces aprender de la historia y si le molesta semánticamente el término "privatizar", haga una reflexión seria. Están extranjerizando, están dándole pues a otras fuerzas extrañas al poder nacional al sentido de beneficio del pueblo, al presente y al futuro, las ganancias y los réditos de Pemex.

Yo le haría también una pregunta muy concreta. Ya se agotaron los Pidiregas, dice usted, ¿qué otras opciones tiene el financiamiento que no sean los contratos de servicios múltiples?

Ahora yo no entiendo tampoco, es otra pregunta, si aquí se ha hablado de que estamos en el límite de la producción de energía eléctrica ¿por qué anuncian en la televisión que precisamente en los últimos años se han creado nuevas plantas generadoras que equivalen al 38 por ciento de la capacidad nacional. Si esto fuera cierto pues estaríamos tranquilos, no va a haber evidentemente desabastecimiento, pero qué tan ciertos son estos efectismos de mercadotecnia publicitarios y cuanto ocultan de verdad cuando estamos viendo que en realidad hay muchísimas deficiencias, sobre todo en la calidad del servicio en el voltaje, en la regularidad de los servicios de la Comisión Federal de Electricidad, justamente cuando los técnicos mexicanos muy calificados lo atribuyen a la falta de condiciones de sus plantas generadoras que no están satisfaciendo la demanda plena.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra el licenciado Fernando Elizondo Barragán, hasta por 10 minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Energía Fernando Elizondo Barragán: Quisiera en primer lugar referirme a algo que dije previamente y que ya ha sido mencionado en esta tribuna, en relación a la corrupción. Quiero decirles que si en lo que dije hay una ofensa para los señores diputados o para la Cámara, pido una disculpa con toda humildad; si me equivoqué, rectifico. La intención evidente en el contexto de la discusión que se estaba teniendo era simplemente decir que la corrupción no es un fenómeno de Pemex, es un fenómeno sumamente complejo, totalmente imbricado en el sistema mexicano público y privado y de todos tipos, porque es un fenómeno que todos y en todos los ámbitos tenemos que combatir.

Así es que valga una solicitud de disculpas y si con ello ofendí en algo a los diputados o a esta Cámara por la que tengo el mayor respeto.

Según la aclaración respecto a algo que decía el diputado González Yáñez, simplemente para dejar asentado, porque ciertamente el formato de estos ejercicios no lo permiten en el curso ordinario, dejar asentado que rechazo tajantemente una afirmación que me parece difamatoria, en cuanto a que su servidor o alguien del equipo que trabajaba con su servidor, haya plagiado nada.

Y para el efecto creo que se puede hablar con las personas que mencionó o con quien usted quiera para corroborar este aserto.

Desde luego estoy consciente de que, siendo diputado, se pueden expresar las cosas que uno guste, sin poder ser reconvenido por ellas, y pues que no sea ésta una reconvención sino nada más una rectificación de una falsedad evidente y difamatoria.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano: Diputado, no se permiten los diálogos, estamos sujetos a los lineamientos…

El diputado: (Habla fuera de micrófono)

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano: Por favor, señor diputado, vamos a pedir aquí que nos ajustemos a los lineamientos, bueno, yo pido a todos que nos sujetemos a los lineamientos.

El Secretario de Energía Fernando Elizondo Barragán: Las observaciones hechas respecto a privatización y extranjerización y este tipo de términos, bueno, a mí me parece muy relevante aclarar precisamente los términos porque si no estamos llamando a las cosas por diferentes nombres o a diferentes cosas por el mismo nombre, y eso no ayuda para nada a la discusión.

Cuando yo oigo la palabra privatización, lo que entiendo es pasar del ámbito público al privado, es decir, pasar el control efectivo y la operación del ámbito público al privado. La privatización no es sinónima de extranjerización; la extranjerización es pasar al ámbito privado extranjero, ninguna de estas 2 cosas creo que se estén haciendo actualmente.

Pemex tiene mucho tiempo operando, mucho tiempo contratando firmas privadas, nacionales y extranjeras y creo que eso no ha llamado la atención como una privatización ni como una extranjerización. La operación de la compañía requiere de ciertos servicios y esos servicios se contratan con las firmas que los pueden prestar y se licitan.

El fenómeno que sucedió en 1978 y siguientes años, diputado, no fue tampoco ni una privatización ni una extranjerización y, sin embargo, sí fue una tragedia nacional, lo que comprueba que el mal no está en cómo se opera la empresa sino en cómo se manejan las finanzas públicas. Y lo que falló en 1982 fue, no el manejo de Pemex sino el manejo de las finanzas públicas, y creo que tan es así, que por 2 décadas, los mexicanos, usufructuamos rendimientos de las inversiones que se hicieron en Pemex en los ochenta. Cantarell es parte de esas inversiones y todavía estamos obteniendo beneficios de ellos.

Y la deuda que se pueda haber contraído ahí, sería mucha, sería poca, yo creo que es muy pequeña, al final de cuentas, pero evidentemente el manejo financiero fue cuestionable.

Lo que quiero decir es que no amarremos conceptos que son totalmente separados e independientes. El concepto de privatización del que nadie está hablando en este momento al referirnos a la problemática de Pemex o de CFE o de Luz y Fuerza, es uno totalmente distinto al de extranjerización, que tampoco nos estamos refiriendo a él y es otro distinto del de manejo de las finanzas públicas, que fue lo que ocasionó la crisis del 82. Entonces mezclar todos estos todos estos fenómenos para decir que se está reproduciendo ahora algo similar, se me hace una elaboración que no nos ayuda a aclarar la naturaleza de los problemas.

Hay que aprender de la historia efectivamente, yo creo que necesitamos aprender de la historia. En 1982 lo que se dio fue un nivel de endeudamiento excesivo que se contrató en pagarés muy transparentemente, en pagarés para financiar obras y los rendimientos petroleros se administraron de determinadas formas, ocasionando –y no nada más los rendimientos petroleros, las variables económicas de presupuesto y monetarias, etcétera– dando por resultado una crisis de grandes dimensiones. Hay que aprender de esa historia, pero la forma como yo aprendo de esa historia no es pensando que ahora la solución es endeudar más a Pemex, porque es exactamente lo que se hizo en aquel entonces: endeudar al gobierno, incurrir en déficit fiscales que originaron esta crisis. Negamos cualquier intento de privatización, cualquier intento de extranjerización y yo insistiría en que nos quitemos etiquetas y vendas de los ojos y veamos cómo podemos darle ese mayor beneficio al pueblo mexicano, y veamos efectivamente aprendamos no nada más de nuestra historia; aprendamos de otras historias, de los ejemplos exitosos que hay en otros países.

Somos el último país en el mundo en abrir el sector petrolero en general a la inversión extranjera, a la inversión privada, a cualquier tipo de inversión que no sea estatal.

En Cuba, Repsol actualmente está haciendo perforaciones para extraer petróleo, perforaciones de exploración. En Rusia se producen grandes cantidades por firmas privadas con inversiones privadas o mixtas. Tenemos ejemplos extraordinarios de empresas estatales bajo control estatal que han sido exitosas en emitir títulos de capital o en formar alianzas estratégicas. Entonces hay todo un catálogo de diferentes figuras que se pueden explorar y utilizar. Enron fue un fracaso también, pero no generalicemos.

Yo lo que estoy diciendo es que veamos los problemas en su verdadera naturaleza, veamos las alternativas que tenemos y entonces decidamos. Ese es mi mensaje.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano:

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para réplica, el diputado Jesús González Schmal.

El diputado Jesús Porfirio González Schmal: Sí, efectivamente, nada más que usted, señor secretario, escoge los ejemplos que le convienen y hace toda una elaboración así artificial de los éxitos de los países del Asia, del Pacífico-asiático y hace una serie de consecuencias y derivaciones apriorísticas de que así debe ser el modelo mexicano.

¿Por qué no tiene usted un minuto de reflexión y acepta que hay inclusos muchos más ejemplos negativos de las privatizaciones, de las extranjerizaciones? Usted bien dice: "hoy no se está endeudando como cuando el caso del precio en el 80 del petróleo". No se está endeudando abiertamente; se está endeudando subrepticiamente, por eso le hablamos, usted mismo señaló que los Pidiregas ya se agotaron, usted mismo dice que los servicios múltiples son legales, cuando en realidad son medios de financiamiento que no están autorizados por la Cámara de Diputados como la ley lo señala, todo presupuesto, todo endeudamiento, entonces siquiera el Presidente de la República tuvo el valor de decir: "estamos en jauja, vamos a endeudar al país, mal se administró –convengo con usted– las finanzas públicas, pero hubo por lo menos conciencia clara de lo que estaba ocurriendo.

Hoy no tenemos ni siquiera con precisión las consecuencias que nos van a traer esos contratos de servicios múltiples. Yo le señalo, ya hicimos la denuncia para que justamente este ejemplo que hace usted de Repsol, si fuese una empresa tan clara, tan eficiente, ni siquiera se hubiera atrevido a concertar con Pemex ese contrato, visto que en el fondo se trata de un ocultamiento de un derecho a una explotación, en donde se le permite hacer las exploraciones, hacer el equipamiento y después, hasta que se amortiza el adeudo, entonces vuelve a pasar a manos del Estado el control de ese yacimiento y de esa unidad de explotación.

Yo, si a esto no se le llama justamente trasladar a una empresa privada extranjera un derecho que tiene en exclusiva conforme a la Constitución el Estado mexicano, pues no sé entonces cómo le podría usted llamar.

Pero lo cierto es que ahora justamente el Poder Judicial Federal, va a tener que dirimir este conflicto. Para nosotros ese contrato es inexistente, es nulo, no puede tener vigencia en nuestro régimen de derecho.

¿Por qué no mejor abren ustedes las cartas y hablan de cuánto costaría? Hace un momento el compañero diputado nos planteó ¿qué requerimientos de financiamiento tiene Pemex y qué alternativas, opciones diversas hay para lograrlo? En vez de estar por abajo del agua subterráneamente, cobijándose con empresas a veces extrañas, usted no quiere reconocer que Enron no sólo le causó un daño a la economía norteamericana sino a miles o cientos de miles de pequeños ahorradores; era la empresa líder en materia de energéticos en el mundo, con los que quién sabe qué alianza se tendría y todavía quién sabe qué hilos haya por ahí entre Pemex y el propio Enron.

Pero lo cierto, señor secretario, es que esta misma actitud que usted pide para que nosotros la entendamos, lo que honradamente no se puede entender, usted la tuviera para entender lo que nosotros le estamos planteando. No hay ningún interés particular, no se trata de hacer nada por fuera de lo que debe de ser la ley, la razón y el beneficio público. ¿Por qué no es susceptible para entender estos argumentos y se obsesionen los de usted como los grandes aciertos? Que bueno, a 4 años de distancia estamos viendo.

Por ejemplo, esos 413 mil millones de pesos que usted dice que se han invertido en Pemex, yo le preguntaría: ¿cuántos de esos se van a reciclar al extranjero en el pago de los contratistas? Resulta que ahora hasta la flota marítima que transporta Pemex es extranjera.

También lo son los contratistas, también lo son los ingenieros, los bancos. ¿Cuántos de esa inversión se va a reciclar al extranjero? Entonces están haciendo ustedes exactamente lo que se hizo indebidamente en los 80 y van a beneficiar otra vez a los grandes empresarios, a los grandes consorcios extranjeros y van a volver a dejar al país, una vez que salgan del gobierno, en condiciones precarias respecto de sus finanzas públicas y sobre todo habiendo perdido los activos que se han logrado por el sacrificio de generaciones y que fueron en otrora tiempo verdadera fuente de riqueza, de progreso y de empleo.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Energía diputado Francisco Xavier Salazar Diez de Sollano: Compañeras y compañeros diputados, desafortunadamente el esquema al que nos tenemos que sujetar en esta comparecencia, es un procedimiento de excepción que, tal y como ha sido mencionado por muchos de ustedes y reconocidos por el mismo secretario, me parece que no nos puede ayudar o no nos ayuda a construir.

En este sentido yo retomaría la propuesta que han hecho algunos de mis compañeros legisladores, en el sentido de que pudiéramos tener una reunión en otro esquema poco menos formal, en donde podamos invitar al secretario a llevar a cabo una discusión que nos permita establecer una agenda, en donde podamos construir en función de los consensos que tenemos.

Me parece que ésta podría ser una conclusión que tomaríamos de esta comparecencia. Y de todas maneras la Presidencia de esta comisión recogería el sentir general de los diputados y lo haría saber a la Junta de Coordinación Política, para que a futuro pudiéramos tener otro tipo de esquemas.

De conformidad con lo que establece el artículo 7°, numeral 5º, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta reunión será remitida al Presidente de la República, para su conocimiento.

Agradecemos a todos su asistencia. Se levanta la reunión ( 8: 41 PM)