Comparecencia del Secretario de Hacienda y Crédito Público,
Francisco Gil Díaz, correspondiente al
Cuarto Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa:
Manlio Fabio Beltrones Rivera

Exposición por parte del funcionario del Ejecutivo Federal:Francisco Gil Díaz

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTA

Pregunta: Jesús Porfirio González Schmal, Partido Convergencia
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Jesús Porfirio González Schmal, Partido Convergencia

Pregunta: Oscar González Yáñez, Partido del Trabajo
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Oscar González Yáñez, Partido del Trabajo

Pregunta: Jorge Antonio Kahwagi Macari, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Cuauhtémoc Ochoa Fernández Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Minerva Hernández Ramos, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Minerva Hernández Ramos, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: José Felipe Puelles Espina, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: José Felipe Puelles Espina, Partido Acción Nacional

Pregunta: José Luis Flores Hernández, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: José Luis Flores Hernández, Partido Revolucionario Institucional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTA

Pregunta: Clara Marina Brugada Molina, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Clara Marina Brugada Molina, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Juan Carlos Pérez Góngora, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Juan Carlos Pérez Góngora, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Gabriela Ruiz del Rincón, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Gabriela Ruiz del Rincón, Partido Acción Nacional

Pregunta: Angel Augusto Buendía Tirado, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Angel Augusto Buendía Tirado, Partido Revolucionario Institucional

Comentarios finales:
Manlio Fabio Beltrones Rivera



















El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera:

Para dar cumplimiento al segundo párrafo de la fracción IV del artículo 74 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, comparece el licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público, para dar cuenta de la iniciativa de Ley de Ingresos y del proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal del Año 2005, así como la exposición de los Criterios Generales de Política Económica.

Se encuentra en el salón de recepción de esta Cámara de Diputados el licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público.

Se designa en comisión para recibirlo e introducirlo a este recinto hasta el lugar asignado en la tribuna, a los siguientes diputados: Marcela Guerra Castillo, Francisco José Rojas Gutiérrez, Marco Antonio Cortés Mendoza, Myriam de Lourdes Arabian Couttolenc, Minerva Hernández Ramos, Cuauhtémoc Ochoa Fernández y Jesús González Schmal.

Se pide cumplan con su cometido.

(La comisión cumple con su cometido.)

Se pide a la Secretaría dar lectura al Acuerdo Parlamentario aprobado por la Cámara de Diputados, en la sesión del 7 de septiembre y que norma el procedimiento para esta comparecencia.

La Secretaria diputada Graciela Larios Rivas: «Escudo Nacional de los Estados Unidos Mexicanos.— Cámara de Diputados.— LIX Legislatura.-—Junta de Coordinación Política.

Acuerdo de la Junta de Coordinación Política sobre la comparecencia del titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, para dar cuenta de la iniciativa de Ley de Ingresos y el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2005

La Junta de Coordinación Política de la LIX Legislatura, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 34 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, y para dar cumplimiento a lo señalado en el artículo 74, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, al tenor de los siguientes

Considerandos

1. Que según lo establecido por el artículo 74, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos reformado por el Constituyente Permanente: El Ejecutivo Federal hará llegar a la Cámara la iniciativa de Ley de Ingresos y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación a más tardar el día 8 del mes de septiembre, por lo cual, en lo que corresponde al ejercicio fiscal 2005, ambos documentos deberán ser remitidos antes de la fecha citada y habrán de ser objeto de estudio y dictamen durante el presente periodo de sesiones.

2. Que, en términos de lo establecido por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el encargado de despacho debe comparecer ante el Pleno para dar cuenta de los mismos.

Somete a consideración del Pleno el siguiente

Acuerdo

Primero. Con la finalidad de dar cumplimiento al artículo 74, fracción IV, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se cita a comparecer al secretario de Hacienda y Crédito Público el día 13 de septiembre de 2004, a las 11:00 horas.

Segundo. La comparecencia del titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para dar cuenta de la iniciativa de Ley de Ingresos y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2005, enviados por el Ejecutivo federal, se realizará de acuerdo al siguiente formato:

I. Presentación de la iniciativa de Ley de Ingresos y el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2005, por parte del secretario de Hacienda y Crédito Publico, hasta por 20 minutos.

II. El orden de intervención de los diputados y diputadas para los cuestionamientos y réplicas será el siguiente: Convergencia, PT, PVEM, PRD, PAN, PRI, PRD, PRI, PAN, PRI.

III. En primer término, se presentará el cuestionamiento hasta por 5 minutos; en el caso de los grupos parlamentarios que sólo tienen una intervención, su tiempo se extenderá hasta por 8 minutos.

IV. A cada cuestionamiento el funcionario responderá hasta por 10 minutos.

V. En seguida, el legislador o legisladora podrá hacer una réplica hasta por 5 minutos.

Tercero. Hágase del conocimiento del Pleno de la Cámara de Diputados y publíquese en la Gaceta Parlamentaria.

Cuarto. En términos del artículo 22, numeral 2, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, solicítese a la Presidencia de la Mesa Directiva realice la comunicación correspondiente.

Dado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, a los 2 días del mes de septiembre del año 2004.— Dip. Francisco Barrio Terrazas (rúbrica), Presidente y Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional; Dip. Emilio Chuayffet Chemor (rúbrica), Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional; Dip. Pablo Gómez Álvarez (rúbrica p.a.), Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática; Dip. Manuel Velasco Coello (rúbrica), Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México; Dip. Alejandro González Yáñez (rúbrica p.a.), Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo; Dip. Jesús E. Martínez Álvarez (rúbrica), Coordinador del Grupo Parlamentario de Convergencia.»

Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Gracias, señora secretaria.

Para dar cumplimiento al punto primero, fracción I del acuerdo, se concede el uso de la palabra al licenciado Francisco Gil Díaz, hasta por veinte minutos.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Gracias, señor Presidente; honorable Cámara de Diputados.

Acudo ante esta soberanía a presentar la iniciativa de Ley de Ingresos y el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2005, que de acuerdo a la nueva norma constitucional se entregó el 8 del presente.

Tengo la convicción de que esta fecha más temprana, contribuirá a un análisis en mayor profundidad y detalle de las propuestas del Ejecutivo.

El comportamiento de la economía y de las finanzas públicas durante este año, así como las expectativas para el 2005, son el marco de referencia de los documentos que recibieron. A ellos me referiré, pero además deseo compartir con ustedes algunas reflexiones sobre los desafíos que enfrenta nuestro país en materia económica para el mediano y largo plazos.

El desempeño acumulado de la economía durante tantos años por debajo de su potencial y muy especialmente del que se requiere para abatir la pobreza y mejorar los niveles de empleo, nos obliga a considerar los cambios que requiere para estimular su crecimiento.

Durante este año la economía nacional inició una fase de recuperación con un crecimiento que se calcula alcanzará 4 por ciento, algo mayor al que se anticipaba al inicio del año.

A la influencia favorable sobre nuestro país del mayor crecimiento de la economía mundial, en particular del sector manufacturero de Estados Unidos sobre nuestras exportaciones, se suman el dinamismo en el frente interno del consumo privado, de la inversión privada y pública y el estímulo del gobierno a la construcción.

La recuperación económica se ha manifestado también en el empleo. De acuerdo a cifras del Seguro Social, entre el 31 de diciembre de 2003 y el 31 de julio de 2004, se generaron 280,938 plazas de trabajo, el mayor aumento en número de trabajadores empleados para un periodo similar en los últimos cuatro años.

El manejo responsable de la política fiscal a la que ha contribuido de manera decisiva la participación del honorable Congreso, así como una hábil conducción de la política monetaria, contribuyeron a que la volatilidad de los mercados internacionales iniciada a partir del segundo trimestre tuviese sólo impactos leves y transitorios sobre nuestros mercados.

La evolución de las finanzas públicas permite anticipar que el déficit estará dentro de lo aprobado en el Presupuesto de Egresos. Se estima que el gasto público será 5.5 por ciento superior a lo programado, como consecuencia de ampliaciones asociadas a ingresos excedentes, los cuales se destinarán principalmente al gasto de inversión de Pemex y de las entidades federativas, al Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros y al pago de deuda.

Es pertinente también señalar que las participaciones a entidades federativas y municipios crecerán aproximadamente 6.3 por ciento, y 3.1 por ciento por arriba de lo programado.

Los presupuestos de esta administración han privilegiado al desarrollo social, el combate a la pobreza y la provisión de infraestructura productiva. Como resultado, al finalizar este año los recursos destinados a fortalecer el desarrollo social habrán crecido 13.2 por ciento en términos reales respecto de 2000.

De esta forma, este año serán 5 millones de familias las beneficiadas por el Programa Desarrollo Humano Oportunidades, lo que significa un incremento de 102 por ciento en los últimos cuatro años.

Asimismo los recursos que el Gobierno Federal ha canalizado a la educación y salud, han crecido 9.7 y 21.1 por ciento en términos reales entre 2000 y 2004 respectivamente.

Por otra parte la inversión impulsada que incluye la inversión presupuestaria y los proyectos de infraestructura construidos y financiados por el sector privado, será cercana a 4 puntos porcentuales del producto interno bruto (PIB).

La estabilidad macroeconómica, la ampliación del gasto social, han permitido alcanzar una mejor distribución del ingreso.

De acuerdo con estándares internacionales, entre 2000 y 2002 más de 3 millones de personas dejaron de vivir en pobreza extrema y los hogares que se ubicaban por debajo de la línea de pobreza, mejoraron su participación en el ingreso nacional. Esto es, los indicadores muestran una disminución en la pobreza en la desigualdad de la distribución del ingreso entre 2000 y 2002.

De esta manera la economía transitó sin caer en una crisis, por la fase descendente del ciclo económico mundial de los últimos años.

No debemos olvidar nunca que las crisis reducen los salarios en términos reales y afectan con mayor severidad a los más pobres.

Paso ahora a hablar de las perspectivas para nuestro país:

Se anticipa que en 2005 el crecimiento de la demanda agregada se mantendrá apuntalado por fuentes internas y externas y que la economía alcance un crecimiento de 3.8 por ciento y una inflación del 3 por ciento.

De esta forma las medidas de política económica se orientarán primordialmente a propiciar un entorno macroeconómico que estimule y consolide la expansión descrita.

En congruencia con el Programa de Financiamiento del Desarrollo, el programa sometido a la consideración de esta soberanía propone que el déficit del sector público para 2005 no supere el 0.1 por ciento del producto.

El nivel del gasto público propuesto para 2005, superará el presupuestado originalmente para el año en curso, aunque será algo inferior al que gracias a las ampliaciones que financiaron los ingresos excedentes, se pudo erogar durante 2004. Destacan incrementos reales en el gasto de seguridad pública, desarrollo social y participaciones a entidades federativas y municipios.

En cuanto a la inversión impulsada por el sector público, ésta se ubicará en 3.3 por ciento del producto, recursos que se orientarán principalmente al desarrollo de infraestructura necesaria para el abasto de energía, agua y carreteras, así como para brindar los servicios de educación y salud.

El año pasado el Congreso dispuso sabiamente que un 39.2 por ciento del excedente bruto petrolero, fuese destinado a inversión de Pemex, lo que permitirá financiar los enormes requerimientos financieros que demanda el aprovechamiento de nuestros recursos.

Este destino asociado a otros que indicó el Poder Legislativo para los recursos excedentes, determina que el 70 por ciento de estos se haya invertido.

Como es de sobra conocido, el mercado petrolero continúa estando afectado por coincidencias circunstanciales que han provocado incrementos inusitados en sus precios. Este comportamiento es consecuencia de una amplia recuperación económica internacional, pero también de incertidumbre de diversa índole en diversas regiones productoras de petróleo. Por ello la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos propuestos están construidos a partir de un supuesto que reconoce las percepciones actuales sobre el mercado. Pero hay que advertir que dada la trayectoria histórica de volatilidad y el frecuente derrumbe de los precios, es un supuesto que está muy por encima de la media de los últimos años.

Ante un alza de los precios petroleros que puede ser transitoria, pero principalmente porque el país enfrenta compromisos de gasto crecientes, el año que viene sólo los pagos por pensiones alcanzarán 171 mil millones de pesos.

La decisión que se tome sobre posibles excedentes contribuirá a determinar la estabilidad y las posibilidades de crecimiento continuo de la economía mexicana. Por ese motivo se proponen reglas, fechas precisas y mecanismos explícitos para el uso y transferencia de los excedentes eventuales.

Existe también un desafío de la productividad. El comportamiento de la economía durante los últimos 7 años nos ha mostrado cuán fuerte y simultánea se ha vuelto la correlación de la actividad económica de México respecto de la del sector manufacturero industrial de Estados Unidos.

Por eso, el escaso dinamismo de nuestra economía durante los primeros tres años de este sexenio ha hecho evidente la necesidad de diseñar fuentes internas de estímulo al crecimiento, complementarias de los ciclos que vienen del exterior. Para lograr este objetivo es imprescindible reavivar el crecimiento elevado y sostenido de la productividad. Las lecciones de cómo lograrlo pueden estar contenidas en nuestra experiencia reciente y en las de las economías emergentes que han logrado transformaciones exitosas.

Los crecimientos significativos en la productividad que la economía mexicana logró durante la década de los noventa fueron producto de un conjunto escalonado de políticas públicas, de la liberalización comercial que permitió multiplicar por 12 el valor de las exportaciones no petroleras entre 1985 y 2003. De las prácticas modernas que la política de desregulación de diversos servicios facilitó, tratándose de cadenas comerciales, de la inversión en salas de cines, de la eliminación de diversas prácticas monopólicas, entre otras, la apertura de la competencia en el transporte de carga y de pasajeros, la privatización de diversas empresas públicas, señaladamente de teléfonos y ferrocarriles y muchas otras que sería excesivo enumerar.

La productividad medida a través de la producción por hora-hombre ocupado en el sector manufacturero aumentó 5.5 por ciento anual en el lapso 1993-1997 y 1.7 por ciento más que en Estados Unidos que fue de 3.8 por ciento. Sin embargo, en el periodo 1998-2003 redujo su tasa de crecimiento a sólo 2.5 por ciento anual, 2.1 por ciento menor a la observada para la economía estadounidense que fue de 4.6 por ciento.

La experiencia internacional arroja patrones similares a los de la economía mexicana. Los países que han tenido éxito en sus esfuerzos de reforma para incrementar la productividad han perseverado a lo largo de varios años y han renovado continuamente las modalidades de los cambios. En estos episodios es posible distinguir periodos en los que se concentran las reformas, así como patrones comunes en las políticas públicas exitosas. Entre estas últimas, por ejemplo, cada vez que se disipaban los efectos del conjunto anterior de cambios estructurales se instrumentaba un nuevo impulso reformador que permitía a esas economías mantener una senda de crecimiento acelerado.

Chile en América Latina, Corea del Sur y Singapur en Asia, España e Irlanda en Europa y varios miembros de la OCDE como Canadá, Australia y Nueva Zelanda, llevaron a cabo cambios profundos en los cambios fiscal y comercial, privatizaciones, desregulación, reforma laboral, apertura de los sectores energéticos y de telecomunicaciones a la competencia y en general un combate decidido a los monopolios.

Dos países que han impulsado reformas estructurales en el proceso de su integración a la Unión Europea son España e Irlanda. Estas economías estuvieron sujetas a una rápida liberalización en materia comercial y monetaria, consistente con las metas de las principales variables macroeconómicas de la Unión.

La decisión con que se emprendieron las reformas en ambos países, así como la perseverancia en el afán reformador, permitieron que tanto Irlanda como España hayan sido en los últimos años economías líderes en ritmo de crecimiento en toda la Unión Europea.

Otras reformas estructurales realizadas por estos países son la desregulación del mercado laboral irlandés, que se destaca por su flexibilidad y la modernización del sistema financiero español, con el objetivo de que el ahorro actúe como motor de crecimiento económico y de creación de empleos. Estos países llevaron a cabo un proceso de privatización de empresas públicas y reformas legales para la regulación de los sectores desincorporados.

España privatizó empresas petroleras, eléctricas, de gas natural y de telecomunicaciones, lo que en un ambiente competitivo acarreó reducciones importantes en los precios y tarifas de esos bienes y servicios. En Irlanda las privatizaciones incluyeron los bancos estatales, algunas empresas petroleras y la empresa de telefonía.

Asimismo, la reforma a la regulación de ese país ha propiciado una mayor competencia al transporte aéreo y carretero y de los sectores portuarios y de telecomunicaciones.

También emprendió un importante esfuerzo educativo y redujo el año pasado de 24 a 12.5 por ciento el impuesto sobre la renta a las empresas.

Los cambios en la economía irlandesa propiciaron que el ingreso per cápita haya crecido a una tasa anual de 6.5 por ciento, de 1990 a la fecha, cuatro puntos porcentuales superior al promedio de los países europeos y pasar así de estar 39 por ciento abajo del ingreso por persona en la Unión Europea en 1973, cuando ingresó a la Unión, a 20 por encima hoy día.

En España, durante el mismo lapso, el crecimiento anual del ingreso por persona promedió 2.8 por ciento, también por encima del resto de la zona del euro.

En 1980 estos dos países tenían un PIB per cápita en promedio sólo 40 por ciento superior al nuestro. Hoy la diferencia es de 185 por ciento.

Por su parte las reformas realizadas por Canadá a partir de la década de los noventa se orientaron a corregir desequilibrios macroeconómicos y a eliminar las distorsiones en la operación del mercado laboral, originadas por el seguro de desempleo. Las reformas flexibilizaron al mercado laboral, redujeron la tasa natural de desempleo, mejoraron la productividad y elevaron la tasa de crecimiento potencial estimada en la economía de 3 a 4 por ciento anual. De paso, el elevado crecimiento de la economía canadiense estuvo consistentemente acompañado de superávits fiscales.

Nueva Zelanda y Australia han sido otras de las economías de países miembros de la OCDE que tras reformas económicas estructurales experimentaron alientos renovados de crecimiento. A partir de 1980 las reformas en dichos países se orientaron, primero, a lograr la estabilización macroeconómica, mejorar la eficiencia operativa de los mercados, transformar radicalmente el ejercicio del gasto público hacia la rendición de cuentas, con indicadores tangibles de resultados en beneficio de los ciudadanos; disminuir las regulaciones en el sistema financiero y consolidar la apertura comercial.

En Nueva Zelanda el gobierno laborista llevó a cabo un amplio programa de privatizaciones. En una etapa posterior se han realizado reformas encaminadas a hacer más eficiente el sistema tributario, a flexibilizar el mercado laboral y a modernizar radicalmente la gestión pública.

Como resultado, entre 1992 y 2002, el PIB de Nueva Zelanda registró una tasa de crecimiento anual promedio de 3.6 por ciento, con un crecimiento anual del ingreso per cápita del 2.5 por ciento por encima de los países de la OCDE. Esa institución indica que gracias a las reformas la tasa de crecimiento potencial de la economía neozelandesa se incrementó en un punto porcentual.

Por su parte, durante los últimos doce años la economía australiana ha crecido a un promedio de 4 por ciento anual y es de las más sólidas dentro de la OCDE. La diferencia entre el PIB por persona promedio de esos tres países y el de México, pasó de 120 a 175 por ciento en las últimas dos décadas.

China e India han intensificado los procesos de cambio estructural a partir de la década pasada y han abierto sus economías. También dan cuantiosos apoyos a la educación superior mediante becas para estudios de postgrado en las mejores universidades del mundo. Esta estrategia, como la que Corea siguió durante muchos años, permite que ambos países se apropien oportunamente de conocimientos y tecnologías de punta.

Como consecuencia de estos procesos, la tasa de crecimiento económico en estas economías se ha duplicado. China acaba de aprobar reformas constitucionales para garantizar la propiedad privada.

Entre las economías emergentes de América Latina, Chile se ha convertido en una referencia común y un proceso exitoso de reformas estructurales, por registrar las más altas tasas de crecimiento de la región en los últimos años. Destacan la apertura de la economía y la promoción de la competencia en ese país.

Un quebranto financiero relativamente más costoso que el que sufrió México, trajo medidas para fortalecer el sistema financiero y promover el ahorro de largo plazo.

A partir de la década pasada se ha llevado a cabo la reforma tributaria, una reforma presupuestaria del presidente Lagos, que exige un superávit fiscal contra cíclico del 1 por ciento del PIB, un régimen de concesiones para las inversiones e infraestructura y se transformó el sistema judicial.

En 1980 el PIB per cápita de Chile era 30 por ciento inferior al de México, hoy es 23 por ciento superior.

Mientras tanto en México la prudencia en el manejo de la política macroeconómica, ha permitido estabilizar la economía, generar mayor confianza en nuestro futuro y permitir mayor acceso al crédito y en mejores condiciones. Estos logros son además necesarios para poder lanzar la economía hacia una etapa de mayor dinamismo, pero no son suficientes.

México tiene que fortalecer sus fuentes internas de crecimiento. Necesitamos retomar el camino de las reformas de fondo que, como se ve, es el único sólido y perdurable.

El denominador común de estas reformas, sean en el ámbito fiscal o presupuestario, sean en el ámbito comercial, sean en actividades estratégicas como las telecomunicaciones o sean en la educación o en el sistema de procuración de justicia o en el cambio judicial, es que contribuyen directa o indirectamente a incrementar la productividad, que es la llave para generar el crecimiento sostenido y una mejor distribución de las capacidades para generar ingreso y riqueza.

En un entorno de apertura y libertad, la competencia propicia mejores continuas en la producción y en la distribución de bienes servicios. México cuenta con grandes ventajas comparativas para competir exitosamente en la economía global, sería imperdonable que no tengamos el provecho potencial de esas ventajas logísticas, geográficas, culturales y de calidad en la mano de obra mexicana.

Las finanzas públicas juegan un papel fundamental, para hacer posible ese círculo virtuoso del crecimiento sostenido, de ahí que considere particularmente adelantador y afortunado, que esta sea la primera ocasión en que se presente a esta soberanía, la iniciativa de Ley de Ingresos y el proyecto de Presupuesto de Egresos con mucha mayor antelación, sin duda esto permitirá tanto, un más acucioso análisis el paquete económico, por parte de ustedes, como la generación de numerosas aportaciones que contribuirán al propósito de darle mayor solidez a las finanzas públicas.

Demos, sin embargo, un paso adicional, un ingrediente común a los procesos de cambio profundo que he mencionado, ha sido lo que Ruth Richardson, del Partido Laborista en Nueva Zelanda, una de las artífices de la venturosa transformación que experimentó esa economía llamó, sentido de urgencia.

Se trata de momentos privilegiados en la vida de los países, en los cuales la clase política comparte, por encima de las saludables diferencias naturales de la democracia, una visión de futuro y un sentido de responsabilidad que les impulsa a promover los cambios que revitalicen la economía y construyan un país más promisorio y justo para sus ciudadanos.

Sé que vivimos uno de esos momentos de privilegio en México, sé que compartimos esa visión, esa responsabilidad, ese sentido de urgencia. Muchas gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Para dar cumplimiento a las fracciones II, III, IV y V se han inscrito para hacer preguntas con derecho a réplica, los siguientes ciudadanos diputados:

Por el Partido Convergencia, Jesús González Schmal; por el Partido del Trabajo, Oscar González Yáñez; por el Partido Verde Ecologista de México, Jorge Kahwagi Macari; por el Partido de la Revolución Democrática, Minerva Hernández Ramos; por el Partido Acción Nacional, José Felipe Puelles Espina; por el Partido Revolucionario Institucional, José Luis Flores Hernández; por el Partido de la Revolución Democrática, Clara Marina Brugada Molina; por el Partido Revolucionario Institucional, Juan Carlos Pérez Góngora; por el Partido Acción Nacional, Gabriela Ruiz del Rincón; por el Partido Revolucionario Institucional, Angel Augusto Buendía Tirado.

Tiene la palabra en consecuencia hasta por 8 minutos para formular su pregunta el señor diputado Jesús González Schmal del Partido de Convergencia.

El diputado Jesús Porfirio González Schmal: Con su anuencia señor Presidente; ciudadano secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz:

Durante los cuatro años del gobierno del Presidente Vicente Fox, el fracaso de la estrategia económica es ya innegable, nuestro país enfrenta las más agudas desigualdades de su historia, la destrucción del ingreso, pese a las cuentas alegres, se ha deteriorado y la sociedad se encuentra polarizada y fracturada.

Por si fuera poco, el desempleo observado no tiene precedente, y los mexicanos estamos cada día más endeudados.

El Presidente señaló en su IV Informe que estamos de regreso al camino del crecimiento económico, en el segundo trimestre de este año, el Producto Interno Bruto creció el 3.9 por ciento y esperamos terminar el año 2004 con el 4 por ciento, como usted lo mencionó.

Sin embargo, omite mencionar que en el paquete económico enviado a este Congreso la semana pasada, se proyecta para el próximo año un crecimiento económico menor a la estimación de cierre para este año, luego entonces nos preguntamos, ¿en dónde quedó el camino del crecimiento económico sostenido cuyo calificativo precisamente empleó el Presidente en esta Cámara?

Otra vez, el Presidente Fox, señala que entre 2000 y 2004 ha aumentado 45.2 por ciento en términos reales el presupuesto destinado a la superación de la pobreza; 8.8 por ciento el de la educación; 14.3 por ciento el de salud; 33.8 por ciento el campo; 24.3 a seguridad y un 17 por ciento más en términos reales en las transferencias a los estados y municipios. Se volvió a excluir de esta información el que entre 2000 y 2004 se han asignado recursos al rescate bancario por más de 150 mil millones de pesos, cifra mucho mayor que lo destinado a la Secretaría de Salud o a la Sagarpa en el mismo lapso.

Mucho menos nos participó el Presidente que en el proyecto económico que nos ofrece para el 2005, el gasto programable en funciones de desarrollo económico registrará una caída real del 12.3 por ciento, cifra que por cierto también es una de las más bajas en los últimos 4 años.

El Presidente nos indica que la estabilidad económica es fruto de una política fiscal responsable, que ha fortalecido los ingresos públicos y que al finalizar el 2004 la captación fiscal se incrementará en un punto por ciento, como proporción desde luego del Producto Interno Bruto.

Con orgullo señaló que el padrón de contribuyentes ha crecido el 30 por ciento en relación con el 2000, lo que volvió a omitir el Presidente es que al mes de junio del presente año los créditos fiscales irrecuperables ascienden a 121 mil 179 millones, cifra que equivale al Presupuesto que se pretende destinar a la Secretaría de Educación Pública para el próximo año y que los créditos fiscales controvertidos, es decir en litigio, ascienden ya a 155 mil 177 millones de pesos.

Finalmente, el Presidente señala que en materia de deuda desactivamos un conflicto que pudo tener graves efectos; los pagarés de Fobaproa. También señaló que se ha reducido la deuda externa como proporción del Producto Interno Bruto, lo que nuevamente eludió señalar es que, a consecuencia justamente del rescate bancario, los mexicanos tenemos una deuda por este concepto que asciende a 80 mil millones de dólares, producto de muchas operaciones ilegales y no hay hasta el momento ningún funcionario público responsable por este atraco a la nación. Cada mexicano debe hoy $29,500.00, e incluso el que está naciendo en estos momentos, los que están naciendo en estos momentos en territorio nacional, mientras que en el año 2000 debía cada uno de los mexicanos $24,000.00.

El Presidente, señor secretario, ofreció una economía con rostro humano, buscando 3 objetivos centrales: Estabilidad económica, crecimiento del 7 por ciento y oportunidades para todos. El proyecto de Presupuesto entregado a esta Cámara es altamente recesivo; por un lado mantiene un elevado gasto corriente y por el otro disminuye peligrosamente la inversión física directa gubernamental, particularmente en Pemex y Comisión Federal de Electricidad, así como el gasto en funciones de desarrollo económico.

Bajo estos hechos, ¿nos podría explicar de qué manera un presupuesto evidentemente recesivo, contribuirá a alcanzar los objetivos que en materia económica se propuso desde un inicio la presente administración?

Interesa ahora entrar, señor secretario, al capítulo que usted llamó "elementos comparativos con otras economías rozagantes en pleno crecimiento", y señala o alude usted en términos de que éstas se han adelantado a estructuras, a cambios estructurales que les ha posibilitado los desarrollos en las tasas que usted ha referido.

Yo diría que más que una reseña comparativa, su capítulo podría denominarse "apología de la privatización". Es cierto, hay economías que han encontrado algún cauce cuyos datos particulares no conocemos, pero que evidentemente han sostenido un Estado rector, un Estado eficiente, un Estado productivo, un Estado democrático, un Estado participativo y contra estos elogios desmedidos a las economías que más han incidido en la privatización, omite usted, como el Presidente de la República que lo precedió en el informe, hablar en cambio de los casos en que las empresas privadas han causado graves fraudes y desajustes en las economías de otros países desarrollados.

No nos habla usted de qué pasó en Estados Unidos con Enron, con Kaly Burton, con World Com. No nos habla de cuántos millones de pequeños ahorradores han quedado comprometidos en su patrimonio personal para el futuro con estas quiebras de la iniciativa privada.

Tampoco, señor secretario, entra usted al análisis de por qué las grandes empresas mexicanas Pemex, CFE, son en rigor los motores, las máquinas que en verdad podrían hacer que la iniciativa privada, que los empresarios mexicanos no estén soltando las empresas y los activos del país a empresas extranjeras y que en cambio se desarrollen en torno a estos procesos y a estos progresos de las empresas del Estado.

¿Cómo no comprender y concebir que por ejemplo Pemex, el primer comprador, el primer consumidor de este país, es en rigor una empresa privada en el sentido de que todos sus insumos los adquiere de empresas de industrias, de servicios, de participación de la iniciativa privada?

Lo que está pasando es que esta triste realidad es que las empresas también de iniciativa privada se han coludido para ya no ser nacionales. Estamos hablando ya de los bancos, estamos hablando de las aseguradoras y estamos hablando de muchos sectores que antaño se favorecían justamente prestando sus servicios o contribuyendo en el abastecimiento de insumos a estas grandes empresas.

Lo mismo pasa con la CFE, que no podemos captar que el gran consumidor que es la CFE, ha dado y propulsado desa-rrollos de la industria nacional que también es ya ex nacional.

Se me acabó el tiempo, muchas gracias, señor secretario; muchas gracias estimados compañeros diputados.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Gracias a usted, señor diputado.

Tiene la palabra el licenciado Francisco Gil Díaz, hasta por 10 minutos, para dar respuesta.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Muchas gracias, señor Presidente, con su venia.

No creo que las conclusiones a las que se ha podido llegar gracias a estudios que se han realizado por instituciones ajenas al propio gobierno acerca de cómo se ha modificado la distribución del ingreso y cómo se ha disminuido el nivel absoluto de la pobreza, sean alegres o que estén sustentadas en información que no se puede demostrar.

Son datos reales y además no son de sorprender toda vez que no sólo se han dedicado recursos cuantiosos a estos programas sino que además se han aplicado con eficacia cuidando los padrones, cuidando que le lleguen a quien deben llegar.

No estamos más endeudados, señor diputado, las proporciones de deuda respecto al tamaño de la economía siguen siendo aproximadamente las mismas con las que empezó este gobierno pero se ha logrado algo con la ayuda de ustedes que ha sido, yo diría, de una importancia trascendente y es que hemos ido logrando cambiar las proporciones en nuestras deudas hacia deuda interna en menor proporción, no sólo sino también con periodos más largos de vencimiento y con menores costos.

Hemos tenido —y repito— en buena medida, gracias al apoyo que el Congreso nos ha dado en diversas reformas financieras, la posibilidad de desarrollar un mercado que ahora permite colocar obligaciones a largo plazo de particulares y del gobierno, a tasas fijas y que han permitido que se amortice una cantidad importante de deuda externa por parte de las empresas privadas y una parte importante también de deuda externa del sector público sustituida por deuda en pesos con costos más bajos, y a vencimientos más largos.

O sea, que no sólo no estamos más endeudados sino que la estructura de nuestra deuda nos da una menor vulnerabilidad a perturbaciones externas.

También se ha avanzado en la acumulación de reservas internacionales y todo eso ha contribuido a que la percepción de los analistas sobre el comportamiento de la economía haya llevado a una elevación del grado de inversión, lo cual ha reducido el costo financiero de particulares y del gobierno.

No se proyecta una inversión menor para las empresas paraestatales ni ha caído la inversión en las empresas paraestatales. La inversión que se ha realizado en la CFE y en Petróleos Mexicanos durante este gobierno es la más alta de la historia.

Y para el año entrante lo que se prevé es que, con los recursos que se separan al tomar el 39.2 por ciento de los excedentes brutos de este año para Pemex, pueda Pemex seguir con un programa de inversión mucho muy elevado en el 2005.

También en carreteras los recursos que se disponen en un fideicomiso de Banobras que son cuantiosos, se van a poder canalizar y se canalizarán a continuar con un ambicioso programa de infraestructura carretera.

Los recursos que se han destinado para financiar al IPAB, son recursos que están previstos en la legislación del propio IPAB y que dispone que se financien con recursos presupuestarios los intereses reales de cada año. No se ha dedicado más que eso; eso ha permitido reducir ligeramente el peso de la deuda del IPAB, no aumentarlo. En términos reales el peso de la deuda del IPAB ha caído y eso gracias en parte a las contribuciones que se derivan de la cuota que se le cobra a los bancos por el seguro bancario, que es más elevada de lo que en otras circunstancias sería, de no ser porque se necesitan esos recursos para este fin, por recuperación de venta de activos y también, porque las tasas de interés menores nos han permitido algunos ahorros financieros.

Los créditos fiscales y recuperables y los créditos en litigio, son eso, son irrecuperables y son en litigio. Lo son, porque se han interpuesto demandas que en los tribunales impiden que una vez resuelta una controversia, la Secretaría de Hacienda pueda cobrar cantidades y así funciona nuestro régimen de derecho.

Les hemos presentado ya en varias ocasiones y con mucho gusto lo volveremos hacer, cuadros en los que se muestra como no sólo no ha crecido el gasto corriente durante esta administración, sino que el gasto administrativo correspondiente a la administración central ha tenido una sensible caída y que esa caída en gasto y en empleos se ha canalizado para poder apoyar gasto social y gasto de seguridad. Las cifras así lo demuestran, son muy claras, el menor empleo en la administración central administrativa, de alrededor de 150 mil personas, se refleja en un mayor empleo de aproximadamente el mismo número de personas, en puestos de educación, en puestos de seguridad, en puestos de salud, en médicos y enfermeras. Si a esto último lo queremos llamar gasto corriente, yo lo llamaría más bien "gasto social", aunque tradicionalmente se le clasifique como gasto corriente.

Lo que ha hecho el gobierno es lograr ahorros muy importantes no solamente en este renglón, sino también en el gasto de operación, justamente para poder apoyar la inversión y los programas sociales. Muchas gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera:

Tiene la palabra hasta por cinco minutos y para réplica el señor diputado Jesús González Schmal.

El diputado Jesús Porfirio González Schmal: Con su anuencia, señor Presidente:

Ciudadano secretario: en efecto, usted nos dice que no ha crecido la deuda pública nacional. Yo me referí a un dato objetivo, la deuda per cápita por cada mexicano. Hoy cada mexicano nace con una carga de deuda en la división del total de la deuda, entre el número de habitantes, evidentemente se ha incrementado este índice, usted no lo menciona ni lo señala.

Ahora, yo quiero decirle cuántos otros conceptos de deuda están ocultos, camuflageados, en Pidiregas, en contratos de servicios múltiples, en adeudos, que el Estado ha acumulado y que en este sexenio se habían dicho que se cancelarían, que se explicitarían, que se harían claros y objetivos, precisamente para el conocimiento de esta soberanía.

Yo nada más contravengo su grata y muy dulce expresión de "que no ha crecido la deuda", cuando ustedes mismos, supuestamente por esos pasivos laborales que tiene el Estado, han tenido que precipitar, han tenido que engañarnos con una reforma al Seguro Social para que entre, según esto, un ahorro hasta dentro de 25 ó 30 años.

Entonces yo le pregunto, ¿qué no es deuda del Estado los pasivos laborales que han acumulado, se han acumulado, precisamente porque las reservas, porque las aportaciones de los trabajadores y de los derechohabientes del Seguro Social han sido mal manejadas, han sido desviadas a otros objetivos y hasta muchas veces para objetivos ilícitos?

Yo le pregunto, usted como miembro, que lo es, del Consejo Técnico del Seguro Social, ¿por qué se dejaron acumular estos pasivos? ¿Por qué hoy en forma emergente, improvisada, precipitada, pretenden de un plumazo resolverlos?

Y le pregunto a usted ahora sí como economista que lo es, ¿esto no son deudas, no son obligaciones, no son cargas que tiene el Estado? Luego entonces, la aseveración de que la deuda no ha aumentado, me parece simplemente no aceptable.

Yo también en este mismo tenor le digo lo que usted ahora ha señalado como un gran logro de inversiones: el de carretera, el fideicomiso éste que rescató las carreteras que se habían asignado y concesionado a la iniciativa privada en tiempos de Salinas, que resulta que no lograron que fueren redituables por alguna razón desconocida, pero por lo pronto sustrajeron ya del erario su inversión, están muy contentos los inversionistas originales y se creó otra vez el subterfugio de un fideicomiso como tantos otros que conocemos casi en términos en una suma de mil de ellos, que están ocultando lo que en realidad es un manejo turbio de las finanzas públicas porque no sabemos ni cuánto se recuperó de la inversión original de estas supercarreteras ni cuánto ahora el Estado ha aportado al tener que volverlas a hacer, al tenerlas que volver a concesionar y en muchos aspectos finalmente el saldo negativo para el pueblo es contundente.

También usted está señalándonos que, cuando nosotros sabemos que el 80 por ciento de la riqueza que se genera en este país se concentra en sólo 4 millones de familias y más de 49 millones, usted habla de que la pobreza se ha abatido, cuando en las cifras oficiales, más de 49 millones de mexicanos viven apenas con 10 pesos diarios, es decir, con un dólar diario. Si ésta no es pobreza, si esto no es lamentable, si esto no es injusticia social, pues no sé a qué le vamos a llamar pobreza, miseria y marginación.

El 62.7 por ciento de la población económicamente activa no goza de los beneficios de la seguridad social, no tiene acceso a los servicios médicos del sector salud. Ahora inventan esto del Seguro Popular, cuando antes, cuando la revolución inspiraba los actos de gobierno, no se necesitaba estar asegurado en la Secretaría de Salud para tener acceso a un centro médico de asistencia que todos los mexicanos de una cobertura generalizada; el Seguro Social se constreñía a atender a sus asegurados que pagaban cuotas, la asistencia pública todo el demás universo de mexicanos que no tienen acceso al Seguro Social; pero ahora se inventa esto del Seguro Popular y en fin, son simples señalamientos, señor Secretario, que ojalá nos hiciera el favor de considerar. Muchas gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera:

Tiene la palabra hasta por 8 minutos para formular su pregunta, el señor diputado Oscar González Yáñez, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo.

El diputado Oscar González Yáñez: Con el permiso de la Presidencia:

Señor secretario Francisco Gil Díaz: ¡Qué bueno que ahora sí estamos haciendo un ejercicio republicano de intercambio de puntos de vista entre el Legislativo y el Poder Ejecutivo! ¡Qué bueno que ahora estamos con usted y no con los diputados que se asumen como representantes del Ejecutivo Federal! ¡Qué bueno que sea usted directamente el que ahora venga a responder como responsable de la política económica y de las finanzas públicas!

El paquete económico que usted y el Presidente Fox proponen para este país, siguen la misma lógica de profundizar el proyecto neoliberal. A ustedes sólo les preocupa la estabilidad macroeconómica. No quieren déficit pues el 0.1 por ciento que proponen no está enfocado a utilizar los recursos para reactivar la economía, sino para cumplir el dogma que le exige el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Le preguntamos, señor secretario: ¿cómo puede usted estar aquí tan tranquilo manejando sus números, mientras miles de niños se están muriendo de hambre y no tienen futuro en nuestro país, no tienen salud, no tienen escuela? Eso es reprobable para cualquier funcionario.

Digámoslo claro: a usted no le interesa que los jóvenes salgan de la universidad y no tengan empleo. A usted no le interesa que un padre de familia no tenga empleo. Por eso muestra esta actitud y por eso nos hace hacer que los diputados tengamos actitudes muy críticas con él.

No es una crítica sin fundamento, simplemente señalamos lo que es evidente para cualquier mexicano. Estamos recordándole, señor secretario, que la política de ustedes no ha dado ningún resultado a la población de nuestro país. Ustedes están sustentando el modelo para tener una economía recesiva, porque reducen la inversión física presupuestaria en 28 por ciento para el 2005. Así es imposible hacer crecer el mercado interno ni tendremos más vías de comunicación ni daremos más empleo a los mexicanos.

Una vez más se negaron a incorporar recursos al Programa de Apoyo para el Fortalecimiento a las Entidades Federativas y lo que asignan a los estados y municipios en el Ramo 28 y 33 es insuficiente. No servirá para responder a las necesidades sociales que tiene nuestra población.

Los recursos se siguen destinando a gasto improductivo como es el pago del costo financiero de la deuda, en cambio regatean recursos para el campo y para el combate a la pobreza. Persisten en cobrar más impuestos a los pobres.

Se escudan en la Convención Nacional Hacendaria, para sugerir al Congreso que estudie la posibilidad de gravar el IVA en alimentos y medicinas. Ustedes saben lo insultante que es esto para el pueblo, por eso no se atreven a proponerlo ellos mismos o ya no proponen, son incapaces de mantener una buena relación con el Congreso y están evadiendo su obligación de proponer a la sociedad qué es lo que piensan hacer.

¿Dónde queda la capacidad del gobierno que sugiere que se puede cobrar el IVA en alimentos y medicinas cuando tiene la obligación de proponer al Congreso? ¿Dónde quedó la obligación de que el Ejecutivo propone y el Legislativo dispone? Usted sabe efectivamente que proponer significa exponer un plan, proyecto, negocio, idea, para que sea aceptada o rechazada. En cambio sugerir es provocar en alguien algo.

La administración foxista está abandonando su función de gobierno y ya no propone, ahora sugiere. Y esto es francamente vergonzoso para cualquier Ejecutivo.

Usted dijo el año pasado ante el pleno de esta Cámara, que si se aprobaba el IVA en alimentos y medicinas aumentarían los ingresos públicos. Reconoció que esto tendría un impacto negativo en la población de escasos recursos, por la mayor carga fiscal que ello implica. Pero que esto desaparecería al destinar esos recursos a programas sociales como el de Oportunidades. Pero para que esto fuera verdad tendríamos que reorientar el gasto de la deuda pública, del Fobaproa del rescate carretero, del rescate a los ingenios y de los Pidiregas a gasto social.

Utilizan la Convención Nacional Hacendaria como un instrumento para chantajear a los gobernadores. Ofrecen otorgarles más potestades tributarias a cambio de que la Federación cobre el IVA en alimentos y medicinas.

Es un juego perverso, los gobernadores se ven forzados a cobrar más impuestos para tener más recursos, sin que la Federación se sacrifique. No le da al Congreso información que permita conocer a detalle la estructura tributaria.

Nosotros le hemos solicitado en repetidas ocasiones que desglose las aportaciones anuales de las empresas al fisco y cuánto aportan los trabajadores. Que nos dijera con cuánto contribuyen las grandes empresas, las pequeñas y medianas. Cuánto aportan los trabajadores al fisco por niveles salariales. Información relativa al monto porcentaje del ISR que se cobra a las grandes y pequeñas, medianas empresas, así como a los trabajadores. Cuántos trabajadores hay en el nivel seis salarios mínimos y en los niveles que aplica el ISR. Respecto al régimen de importación temporal, ¿qué beneficio ha tenido para el país? Señor secretario, por enésima ocasión le pedimos que nos responda y nos dé esta información.

A nosotros nos queda claro, señor secretario, que el Gobierno Federal sólo quiere servir a los intereses de los grupos de poder económico. La banca es un gran ejemplo. El Gobierno Federal le ha dado todo a los bancos, a petición del Ejecutivo Federal, el Congreso modificó el marco normativo para darle más garantías y seguridad a los inversionistas bajo la justificación de los bancos… de rescatar a los bancos. Que ello les permitiera elevar sustancialmente el número de créditos otorgados. La triste realidad es que no ha ocurrido esto.

Se legaliza el gigantesco fraude Fobaproa-IPAB. ¿De qué magnitud serán las triquiñuelas que hicieron, que ahora tenemos que pagar más de 200 mil millones de pesos de deuda? La banca no está cumpliendo con su función de otorgar créditos a la producción; ahora la banca mexicana es parasitaria del erario federal; es una de las más caras del mundo y más del 60 por ciento de sus ingresos provienen de los pagarés del Fobaproa-IPAB y de las altas comisiones que cobran.

El propio informe del gobierno, en su anexo estadístico, página 293, muestra la incapacidad e ineficiencia de la banca comercial pues mientras la banca de desarrollo equivale al 22.8 por ciento de los activos totales del sistema bancario, otorgan 460 mil millones de pesos de crédito, mientras la banca comercial dio solamente 959 mil millones de pesos en créditos.

Señor secretario, ¿va el Gobierno Federal a seguir solapando la incapacidad e ineficiencia de la banca?

Señor secretario Gil Díaz, ¿le parece ético que una banca que no cumple con la función social, reciba tal cantidad de recursos?

Como usted no está haciendo nada porque la economía marche bien, los del Partido del Trabajo le proponemos:

Crear la banca de servicio público para que el Estado tenga un instrumento real de regulación e intermediación financiera y que otorgue créditos baratos y oportunos a la producción del campo y las pequeñas y medianas empresas.

Aumentar el gasto en combate a la pobreza extrema.

Desarrollar una política industrial activa, que resuelva los problemas de la cadena productiva.

Señor secretario, compañeras y compañeros, nosotros estamos a favor de que los impuestos se traduzcan en gasto con sentido social; que sirvan para el desarrollo económico, estamos a favor de que el gasto público sirva para fines productivos, no para seguir manteniendo sectores parasitarios como son los bancos.

Queremos que el Gobierno Federal sea un instrumento que sirva a los intereses de la nación y no un instrumento de unos cuantos privilegiados, como es aquellos funcionarios que creen en los dogmas neoliberales. Por su atención y respuesta, muchas gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Gracias a usted, señor diputado.

 

registro de asistencia

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Antes de cederle el uso de la palabra al secretario de Hacienda y Crédito Público, se pide a la secretaría instruya el cierre del sistema electrónico y se dé cuenta del registro de diputadas y diputados.

El Secretario diputado Marcos Morales Torres: ¿Falta alguna diputada o algún diputado por registrar asistencia?

Ciérrese el sistema electrónico. Se informa a la Presidencia que hasta el momento hay una asistencia de 422 diputadas y diputados. Quienes hasta el momento no han registrado su asistencia, disponen de 30 minutos para realizarlo por cédula.

Cumplida la instrucción, ciudadano Presidente.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Gracias.

Tiene la palabra el licenciado Francisco Gil Díaz, hasta por 10 minutos para dar respuesta.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Muchas gracias, señor Presidente.

Tenemos ya demasiados episodios en nuestra historia económica, tristes y crueles de inestabilidad, de caídas en la producción, de caídas en el empleo, de problemas para familias y trabajadores, de inflación alta, a veces casi fuera de control, por haber incurrido en déficit presupuestarios elevados.

No es un dogma, no tiene nada qué ver con el Banco Mundial ni con el Fondo Monetario, ni siquiera tenemos un programa con el Fondo Monetario, tiene qué ver con financiar con recursos propios y no con deuda, y no como muy bien dijo el diputado González Schmal, porque mientras tengamos déficit presupuestario no se puede lograr otra cosa mediante una elevada deuda por habitante.

Ojalá que tuviéramos no pequeños déficit sino superávit, que nos permitiera bajar esa deuda y también tomar en cuenta, como lo hemos venido diciendo y nos preocupa, el peso hacia delante que traerá el pago de pensiones sobre las finanzas públicas. No hay una caída en la inversión física presupuestaria si se toman en cuenta las consideraciones que ya hice respecto a los renglones de empresas paraestatales y los recursos de FINFRA para inversión.

No aparece el PAFEF porque nunca ha aparecido, siempre ha sido una propuesta del Congreso. En todas las ocasiones el PAFEF ha surgido de la propia Cámara de Diputados.

La información para conocer la estructura tributaria, en la forma que usted la solicita, tengo la seguridad de que contamos con ella; no sé por qué no se la hemos proporcionado. Yo le ofrezco terminando esta reunión investigar dónde están las solicitudes que ustedes han hecho y entregarles la información que usted solicita.

Es muy interesante el comportamiento del crédito hipotecario a partir de la aprobación de Ley de Garantías. Voy a pedir que se ponga en la página de Internet de Hacienda una gráfica que muestra casi inmediatamente después de la fecha en que se promulgó esa ley que ustedes aprobaron, el crecimiento rapidísimo, el crecimiento fuerte que tiene el crédito hipotecario. El crédito hipotecario principalmente para vivienda. De manera que podemos ver allí ya tangible, patente el resultado importante y benéfico de una reforma que ustedes aprobaron.

No sólo o se les ha dado más garantías a los bancos, sino que se ha llevado a cabo una reforma jurídica y una acción dentro de la Comisión Nacional Bancaria, para que los bancos tengan que capitalizar con mayor transparencia y con mayor seguridad los créditos que están otorgando a través de reservas suficientes y de una buena calificación de riesgos.

Tenemos que evitar a través de la prevención, que nos vuelva a suceder un empeoramiento de la cartera de los bancos que le cueste a todos los ahorradores para no perder su patrimonio a través de sustituciones de deuda.

No estamos pagando más de 200 mil millones de pesos por la transacción del pagaré del Fobaproa. Se está pagando menos. La cantidad que se adeudaba es la misma; lo que se está haciendo ahora es recuperar alguna cantidad por créditos relacionados y algunas cantidades adicionales correspondientes a compartición de pérdidas y recuperación de activos.

Por lo que se refiere a la banca de desarrollo y a la atención a las Pymes que con toda razón usted señala como una de las preocupaciones y de los objetivos que debiera plantearse el gobierno, pocas veces la banca de desarrollo se ha orientado en lugar de dar créditos a grandes empresas con una calificación de riesgo que no les hubiera permitido obtener ese dinero en la banca comercial, en lugar de eso, a enfocarse a canalizar sus recursos a las pequeñas y medianas empresas como ahora. Los hechos están a la vista y pueden ustedes en las páginas de Nacional Financiera, de Banco de Comercio Exterior y en general de la banca de desarrollo, constatar cómo se ha volcado la banca de desa-rrollo al apoyo de las pequeñas y medianas empresas.

Por lo que se refiere a los intereses, que es una obligación que cualquier gobierno tiene que atender, aunque las obligaciones se hayan contraído con anterioridad, y ése es el caso, de 4.34 por ciento del producto interno bruto (PIB) que representaban los intereses en 1996, no voy a leer todos los años porque la tendencia es decreciente, estamos en 2.84 por ciento en la estimación del cierre de este año. De manera que hubo un ahorro importante que nos ha permitido destinar recursos a otros fines, gracias justamente a esa estabilidad financiera y a esa calificación de riesgo que nos ha dado un ahorro considerable en la presión financiera que tenemos que soportar.

Por lo que se refiere a la reforma fiscal, el gobierno ya la ha propuesto en tres ocasiones en esta cuarta ocasión no es que se trate de una sugerencia, señor diputado, se trata de esta reforma como en otras propuestas que vienen dentro del paquete, a captar el mandato de la convención que en los términos en que llevó a sus resoluciones, se preparó el paquete legislativo que se les entrega y no es otra cosa, es un trabajo de muchos meses que merece el respeto de todos nosotros, porque es un trabajo serio en el que participaron gobernadores, participaron legisladores, participaron actores de la sociedad civil y participó también el Gobierno Federal. Muchas gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera:

Tiene la palabra para hacer uso de su derecho de réplica, hasta por 5 minutos, el señor diputado Oscar González Yáñez.

El diputado Oscar González Yáñez: Primero decirle que nosotros estamos convencidos que manejar un déficit de ese tipo si es un dogma porque técnicamente no tiene sustento y si no tiene sustento se convierte en un dogma.

Referente a la obligación, referente a la información que usted dice que no sabe dónde quedó y dónde, cuándo se la preguntamos y todo eso, le recuerdo que usted está bajo el formato, y lo digo también para la Asamblea y para la Presidencia, está bajo el formato de comparecencia. ¡En consecuencia, está obligado, obligado a dar respuesta a los cuestionamientos de los legisladores! ¡De tal forma que si usted no nos entrega esa información usted estaría faltando a la ley! ¡Se lo digo de una vez!

Y cuando yo hablaba de la deuda me refiero a la deuda global no solamente a la del Fobaproa e IPAB.

Segundo. La Convención Nacional Hacendaria no tiene mandato legal. ¡Usted no tiene por qué acatar los resolutivos de la Convención Nacional Hacendaria! ¡Mandato legal tiene el Ejecutivo, que no propone nada y que sugiere y que abandona su responsabilidad! ¡Mandato legal tiene el Congreso! ¡La Convención Nacional Hacendaria no tiene mandato legal! Se lo recordamos, señor secretario, ¿eh?

Ahora usted dice que sí, que es de la Convención Nacional Hacendaria. Y por qué sí propone el esquema de ISR de la Convención Nacional Hacendaria. Algunas cosas si las proponen y otras no. Entonces la pregunta es: ¿El paquete que nos llegó es de la Convención Nacional Hacendaria o es del Ejecutivo? Y la pregunta es: ¿Si los bancos, si los bancos tienen todas estas garantías de las que hemos hablado por qué no han cumplido su papel? ¿Por qué no prestan? Y es sabido para todos que los bancos no están prestando, que no están cumpliendo su papel. Y ya tienen todas las garantías económicas y tienen todas las garantías legales y siguen sin prestar. ¿Qué espera hacer para cumplir todo esto? ¿Qué vamos a hacer?

Usted dice, y nos habló en su intervención, pondera los éxitos de las experiencias de países que privatizaron industrias y servicios. Insiste en que las reformas son las únicas salidas para México. Sin embargo, en nuestro país las reformas han abortado de manera lastimosa. Ahí está la banca parasitaria, no se ha modernizado en nada. Ahí están las autopistas privatizadas. Ahí está, dónde quedó la apuesta de la inversión extranjera privatizando estas áreas. Ahora privatizar Pemex y CFE vía Pidiregas. ¿Dónde está, dónde se está garantizando?

Entonces ese esquema que usted nos dice que otros países han adoptado reformas económicas, y hoy usted aquí nos viene a platicar, en México ya las hicimos, ya están. O sea, por qué insistir en ese esquema y en ese modelo. Por eso nosotros les llamamos dogmáticos, por eso.

¿Usted cree que vamos a seguir creyendo en lo que ustedes aquí nos plantean? Le pregunte que si éticamente, es decir, que si a usted le parecía ético que le estuviéramos dando tanto dinero a los bancos. ¿O no tiene respuesta o no tiene ética, señor secretario? No se atreve a hablar, a los bancos no los quiere tocar ni con el pétalo de una rosa, pero sí los quiere tocar metiéndoles más dinero y haciéndolos que sigan ganando más.

Señor secretario: Nos queda claro que el esquema del Fobaproa e IPAB es "la cueva de Alí Baba". Nos queda claro que para la desgracia de México son más de 40 ladrones. Y también nos queda claro que mientras sigamos en ese esquema no vamos a poder avanzar. ¿Quién es Alí Baba? La respuesta la tiene el Congreso, la respuesta la tiene el secretario y todos aquellos que se han beneficiado del Fobaproa-IPAB. ¿Quién es Alí Baba en esta cueva de ladrones que están saqueando a nuestro país a través del Fobaproa-IPAB? Gracias, señor secretario.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera:

Tiene la palabra hasta por 8 minutos, para formular su pregunta, el señor diputado Jorge Kahwagi Macari, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México.

El diputado Jorge Antonio Kahwagi Macari: Con su permiso, señor Presidente;señor secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Francisco Gil Díaz; compañeras y compañeros diputados:

Nuestro país sigue presentando serios problemas en la consolidación de procesos de reforma económica. Hoy seguimos teniendo reformas pendientes y muchas de las que se han consolidado no rinden los frutos esperados. Todos estos rezagos ponen a nuestro país en una situación vulnerable, en un contexto de apertura económica y en un mercado global dinámico y cambiante.

El crecimiento económico de nuestro país en los últimos cuatro años es prácticamente nulo. El promedio del índice de crecimiento real es de sólo 0.7 por ciento anual, indicador que comparado con el crecimiento y las necesidades de la población, hace que nuestra economía se encuentre en pleno estancamiento.

El ligero repunte en las tasas de crecimiento para este año, ha desbordado el optimismo del Ejecutivo y fortalece el mundo iluso en el que vive, ilusión que no le permite ver la realidad económica de nuestro país.

El Presidente miente cuando afirma que nuestro país tiene bases firmes para consolidar el crecimiento y aprovechar el nuevo dinamismo de la economía mundial. La realidad es que nuestro país no ha logrado consolidar detonantes de crecimiento endógenos permanentes. No hemos logrado voltear a vernos a nosotros mismos.

¿Hasta qué punto, señor secretario, nuestra economía sigue dependiendo del comportamiento de la economía norteamericana? La cual, por cierto, creció el primer trimestre del año, el 4.5 por ciento. Sin embargo, en el segundo trimestre el crecimiento sólo fue del 2.8 por ciento y los especialistas pronostican un nuevo estancamiento.

Por otro lado, nos preocupa la estimación de las metas macroeconómicas fijadas para el próximo año, ya que si bien se nos dice son congruentes con un escenario de incertidumbre externa y restricciones internas, vale la pena hacer una revisión minuciosa de ellas; esperar reducir la inflación de 3.9 a 3 por ciento, pero sabemos que las ganancias marginales en el ámbito de la inflación suelen ser muy difíciles. ¿Acaso debemos esperar una política monetaria más restrictiva? ¿Cuántas veces tendrá que intervenir con cortes el Banco de México el próximo año?

Se ha previsto un precio de crudo de exportación mexicano de 23 dólares en promedio para el año entrante. Sin embargo, se espera que al final de este año los precios de la mezcla mexicana promedio sean de 29.2 dólares por barril, cuando se pronosticó un precio de apenas 17 dólares.

¿Con base en qué criterios se pronostica este precio? ¿Considera que puede haber un margen de modificación que permita pronosticar mayores ingresos? Asimismo, se estima un incremento en las tasas de interés. ¿Han calculado qué impacto tendrá este incremento en la actividad económica nacional? ¿Cómo explica el incremento en más de 5 mil millones de dólares del déficit en cuenta corriente?

Ahora bien, si por el lado de los ingresos se pretende dar a los estados y municipios el 3 por ciento de la recaudación del IVA, en el proyecto de presupuesto desaparece el Programa de Apoyo al Fortalecimiento de las Entidades Federativas.

Es lamentable que el Ejecutivo Federal pretenda nuevamente desaparecer un programa importante para las entidades federativas, ya que tanto los recursos del PAFEF como los derivados de ingresos degerentes son utilizados en inversiones físicas de infraestructura.

Los requerimientos financieros del IPAB para el próximo año serán de 159 mil millones de pesos, cifra que representa el 0.2 por ciento del Producto Interno Bruto, esta cifra sin lugar a duda es ofensivo, esos recursos bien podrían ser canalizados a programas sociales, ¿podría explicar los componentes de estas cifras?

El sector público enfrentará un costo por servicio de deuda de 228 mil millones de pesos, se trata de una cifra estratosférica, mayor en 4.7 por ciento real a la estimación del cierre de 2004. ¿No cree usted que si no tuviéramos una deuda tan pesada el sector público mexicano podría duplicar el presupuesto de inversión, lo que sería un verdadero detonante para el crecimiento?

Debemos destacar que la conservación del medio ambiente y los recursos naturales, siguen estando fuera de las prioridades de este gobierno, a pesar de que tanto la conservación de los bosques como del agua, se supone eran considerados temas de seguridad nacional, ¿cómo explica la reducción en el presupuesto a Semarnat?

Por otro lado, ¿cree usted que podemos hablar de bases firmes, cuando una de las condiciones básicas para el crecimiento de la economía globalizada como la nuestra, es el nivel de competitividad, tema en el que estamos francamente reprobados?

El índice de crecimiento mundial de la competitividad, nuestro país pasó del lugar número 42 en el 2000, año en el que inicia la administración Fox al penoso lugar 56 en el 2004. Otros indicadores marcan la misma tendencia, el Libro Anual de Competitividad Mundial nos sitúa en el nada reconfortable lugar 50, el presupuesto público, el ahorro interno y el crédito no crecen suficientemente.

¿Qué medidas está tomando para que el financiamiento otorgado por la banca comercial sea mayor y vaya más allá del 5 por ciento del producto interno bruto como hasta ahora?

El desempleo es creciente, al mes de marzo de 2004 la tasa general de desempleo abierto asciende al 3.9 por ciento, ¿cuánto tiempo más tendrán que seguir esperando millones de mexicanos para poder obtener un empleo?

¿Hasta cuándo la política económica de nuestro país atenderá las demandas más apremiantes de la población y no sólo la de los indicadores macroeconómicos?

La inflación sigue presente al mes de agosto, el Indice Nacional de Precios al Consumidor llegó al 4.82 por ciento, ¿por qué si dice que la inflación está controlada tiene que invertir periódicamente el Banco de México con una política monetaria tan restrictiva?

Nuestras finanzas públicas no son sanas, los pasivos contingentes como el Ipab, Pidiregas y el rescate carretero, siguen creciendo y ahogando las finanzas públicas, independientemente de que el Ejecutivo lo quiera reconocer o no.

El Banco Mundial estima que el déficit real de nuestro país, alcanza el 2.5 por ciento del producto interno bruto, ¿cuál es la estimación de la Secretaría de Hacienda?, ¿tiene alguna propuesta para modificar la contabilidad de las finanzas públicas y poder estimar el déficit real de nuestra economía? Por su atención y respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Gracias a usted señor diputado.

Tiene el uso de la palabra el licenciado Francisco Gil Díaz hasta por 10 minutos para dar respuesta a las preguntas del señor diputado.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Muchas gracias, señor Presidente.

No sólo no miente el señor Presidente de la República sino que es exacta su afirmación y es correcta, cuando dice que el país tiene bases firmes para aprovechar el repunte de la economía mundial. Eso es justamente lo que nos debe preocupar, que la economía —y lo trata muy bien el diputado— dependa de una manera tan importante de que la economía internacional crezca y que no tengamos medidas adicionales que nos permitan un crecimiento más dinámico. Creo que compartimos esa preocupación, creo que la compartimos todos, lo que no compartimos son los medios para que la economía pueda tener ese motor interno de crecimiento y que no tenga esa dependencia tan estrecha.

No sabemos si se va a estancar la economía de Estados Unidos, pero si sucede lo que le preocupa al diputado Kahwagi, que nos debe preocupar a todos, razón de más para poner atención a los cambios que como muy bien dice al final de su intervención, deben ser aquellos que mejoren la productividad de la economía mexicana y que fue la parte central del documento que leí al principio y la parte central de la preocupación que creo compartimos tantos.

La política monetaria es materia de una institución autónoma, como ustedes saben, más allá de comentarles que me parece que el Banco de México ha venido cumpliendo con su responsabilidad. No voy a incursionar en algo que seguramente podría contestarles con toda propiedad el propio gobernador del Banco o los miembros de la Junta de Gobierno.

El problema con el pronóstico del precio del petróleo es que, si tomamos los futuros, que son los que normalmente dan una idea de lo que espera el mercado, y luego los comparamos con los precios, nunca corresponden a los hechos, nunca corresponden a lo que sucede en la realidad. El futuro es una forma de anticiparse y de cubrir posibles eventualidades, pero no es realmente una predicción y por eso es muy importante que seamos prudentes y que no vayamos a programar gasto regularizable que luego no vamos a tener cómo financiar o que tendríamos que financiar mediante endeudamiento adicional, a montos, que como todo mundo ha dicho, ya son excesivos.

Sí esperamos un incremento en tasas, un incremento que se debe a una combinación de aumento en las tasas de interés internacionales, a que las tasas de interés reales en México se han elevado en parte por este efecto anterior, en parte porque ese fenómeno se está observando en toda la economía mundial y eso se debe a que estamos saliendo de un periodo de tasas desusadamente bajas en la economía mundial, también a que estamos cubriendo el financiamiento del sector público con fuentes internas y la disponibilidad de fuentes internas, toda vez que tenemos que darle revolvencia a la deuda del Gobierno Federal, no es muy elevada. Seguiremos privilegiando la captación de deuda a través de emisiones de largo plazo con tasas de interés fijas.

Repito que el PAFEF no se presentó porque nunca se ha presentado, siempre ha sido una propuesta del Congreso desde que nació. Por supuesto que podríamos invertir más si tuviéramos menos deuda y la única manera de tener menos deuda es generar déficit presupuestarios más bajos, en porcentaje inferior al crecimiento de la economía en relación al producto o de tener superávit presupuestarios.

En materia de conservación, el presupuesto canalizado para desarrollo sustentable crece en 11.7 por ciento en términos reales. Con mucho gusto le aportamos los elementos que configuran ese renglón, porque se compone de partidas de diversos apoyos que tienen ese destino o esa característica.

El financiamiento de la banca comercial está creciendo donde hay demanda, ha crecido a lo largo de estos años en tasas superiores a 30 y 40 por ciento en términos reales, tratándose del crédito al consumo; está empezando a crecer de manera importante en crédito hipotecario para vivienda también, pero no hay mucha demanda de las grandes empresas y es fácil entender por qué: las empresas grandes ahora cuentan, gracias a las reformas financieras que ha aprobado el Congreso, con la posibilidad de emitir certificados bursátiles y han acudido al mercado de valores directamente para financiarse, en grandes cantidades. Por eso no están recurriendo al financiamiento bancario y por eso el financiamiento bancario que canalizaba cantidades importantes este sector, no está haciéndolo.

Y por otra razón, si ustedes ven cómo es la composición de la captación del sistema financiero en su conjunto, la parte que capta el sistema bancario es cada vez menor y no sólo es cada vez menor, sino que es comparativamente ya muy baja si hacemos una estimación de las participaciones porcentuales de los distintos renglones de hace algunos años y vemos cuál esa participación ahora en día.

Ha bajado mucho, ¿por qué? Pues porque está creciendo la captación que surge de las Afores, está creciendo la captación que proviene de las compañías de seguros, está creciendo la captación también que las Sofoles obtienen directamente del mercado.

¿Por qué la inflación se nos ha ido un poco más arriba de lo que sería deseable y de lo que está programado?

En parte porque los precios de los energéticos se han trasminado parcialmente a nuestro mercado y han incidido en precios de electricidad y en precios en general de aquellos artículos y de aquellos servicios que utilizan gas natural.

El déficit real por primera vez, en muchos años, se empezó a publicar a partir de las cifras que maneja este gobierno por instrucciones del Presidente, porque teníamos compartamentalizados muchos conceptos y no integrados a requerimientos financieros globales del sector público. Va a ser un poco mayor este concepto de requerimientos financieros globales al 2 por ciento del producto para el año entrante.

Es interesante ver esos renglones, esos compartimientos para ver que no todos los requerimientos financieros son déficit. Por ejemplo, FARAC, el famoso fideicomiso al que se ha aludido varias veces, en las que están las carreteras de cuota que desarrolló el sector privado, es un fideicomiso que no le está costando al gobierno. Los ingresos que obtiene de las cuotas son suficientes para pagar el servicio de la deuda y para pagar el mantenimiento de las carreteras.

Otros componentes de esos requerimientos financieros como es el crédito que da la banca de desarrollo al sector privado, si se da en condiciones sanas, tampoco es un déficit. Esos créditos se deben ir recuperando.

Y así con otros renglones que habría que analizar para ver si son requerimientos financieros o si además de ser requerimientos financieros son parte de un déficit. Muchas gracias.

Presidencia del diputado Francisco Arroyo Vieyra

El Presidente diputado Francisco Arroyo Vieyra: Gracias, señor secretario.

Tiene el uso de la palabra el señor diputado Cuauhtémoc Ochoa Fernández, del Partido Verde Ecologista de México, hasta por 5 minutos, para ejercer su derecho de réplica.

El diputado Cuauhtémoc Ochoa Fernández: Con su permiso, señor Presidente.

Señor secretario: debemos reconocer que en materia económica no todo está bien y que en el futuro los mexicanos tenemos grandes retos que enfrentar. Es superficial y frívola la afirmación presidencial de que lo mejor está por venir.

Las cifras son alarmantes. Nuestro país crece menos que el promedio de las economías latinoamericanas cuyo crecimiento promedio es de 4.5 por ciento. Esta diferencia ha hecho que pasemos de ser un país líder a un país rezagado.

Sin lugar a dudas, el problema del desempleo se ha convertido en el país en uno de los problemas más importantes, pendientes, económicos y contrariamente de lo que nos informan.

En México, no existe todavía una absorción de la población en edad laboral. Nuestra Hacienda Pública no se administra sanamente ni mucho menos es sustentable en el mediano y largo plazos. El déficit fiscal real es mucho mayor al que oficialmente se reconoce, el 0.3 por ciento tan presumido por el Presidente es sólo una ilusión más.

Debemos considerar una reforma que reduzca, tanto la evasión como la elusión fiscal, tomando en cuentas causas de los bajos niveles de recaudación, insuficiencia de los ingresos fiscales, dependencia excesiva de los derechos de hidrocarburos y sobrecarga fiscal a Pemex, la cual no entendemos señor. Pemex recibe, bueno, el Gobierno Federal recibe una tercera parte de estos ingresos de Pemex y le seguimos bajando el presupuesto de mantenimiento, tanto a la CFE como a Pemex. No la entendemos.

Asimismo, un sistema impositivo con elementos innecesariamente complejos; todo ello, con un elevado costo administrativo para recaudar. Debo mencionar la falta de la relación existente entre la reforma hacendaria y el desarrollo sustentable y en este sentido es nuestra intención implementar instrumentos económicos, con la finalidad de llevar a cabo acciones para la protección y mejoramiento del medio ambiente, permitiendo de manera paralela un crecimiento económico con adecuado cuidado y uso de recursos naturales. Sin embargo, esto no es suficiente, es indispensable que el Gobierno Federal destine mayores recursos.

Es imperativo ampliar la base de recaudación para que los ingresos tributarios no sigan siendo tan bajos y apenas alcance el 11.8 por ciento del Producto Interno Bruto. Este porcentaje es insuficiente para cumplir con el programa económico de mediano plazo, impulsar el crecimiento a tasas superiores de 4 por ciento. México recauda en promedio por concepto del ISR 5.9 por ciento del PIB y la evasión en dicho impuesto se calcula que rebasa los tres puntos porcentuales del mismo, lo cual equivale a más de 95 mil millones de pesos.

El Partido Verde considera que en general, pero sobre todo, en materia económica, las estrategias seguidas por el gobierno requieren de un replanteamiento que involucre las condiciones reales por las cuales atraviesa nuestra país. Sólo así se podrán alcanzar las metas que permitan el verdadero desarrollo de los mexicanos.

Finalmente, señor secretario, queremos decirle que los diputados y diputadas del Partido Verde Ecologista de México, entendemos nuestra responsabilidad de coadyuvar en las reformas que impulsen la actividad económica del país. Sin duda, el desarrollo económico representa la posibilidad de brindar a los mexicanos la oportunidad de elevar, de manera sostenida, sus niveles de vida. Ningún país puede darse el lujo de no crecer, como ningún país desatender la necesaria equidad en la distribución de la riqueza y el ingreso. Muchas gracias, señor secretario.

El Presidente diputado Francisco Arroyo Vieyra: Muchas gracias, diputado.

Tiene el uso de la palabra, hasta por 5 minutos, para formular su pregunta la diputada Minerva Hernández Ramos, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

La diputada Minerva Hernández Ramos: Muy buenos días, señoras y señores legisladores. Con su permiso, señor diputado Presidente.

El Presidente diputado Francisco Arroyo Vieyra: Adelante.

La diputada Minerva Hernández Ramos: Señor secretario de Hacienda y Crédito Público: Hace menos de 15 días, después de escuchar el Informe de Gobierno del Presidente de la República, lo único que nos quedó claro a los diputados de mi grupo parlamentario y a millones de mexicanos, es que en materia de crecimiento económico, crea-ción de empleos y bienestar social, aún tenemos un largo, muy largo camino que recorrer.

Todos coincidimos, independientemente de ideologías partidistas, que los objetivos de la política económica debieran estar orientados a propiciar el tan pregonado crecimiento, la generación de espacios laborales mejor remunerados, así como el fortalecimiento del mercado interno. Ante este escenario resulta imperiosa la necesidad de aplicar políticas públicas responsables que coadyuven al desarrollo nacional y a la atención concreta y oportuna de las demandas que plantea la población.

Es así, como la Cámara de Diputados en su carácter de representante de la sociedad, debe exigir que los recursos que aporta el pueblo para el sostenimiento de la labor pública, sean reintegrados eficaz y eficientemente, permitiendo la inversión en infraestructura productiva, el bienestar colectivo y el pacto federal.

Señor secretario: el Ejecutivo Federal nos ha presentado un Presupuesto de Egresos que no contiene elementos que contribuyan ni al crecimiento ni al fortalecimiento de la planta laboral ni mucho menos a la satisfacción de las principales demandas sociales; tal parece que se mantiene la estrategia aplicada en los últimos cuatro años, pues las prioridades que prevalecen en él se relacionan con elevadas percepciones y canonjías de altos funcionarios, así como pagos de deuda a la banca; mientras, por otro lado, se reducen alarmantemente la inversión pública directa gubernamental y el gasto en funciones de desarrollo económico, tales como energía, comunicaciones y transportes, sector agropecuario y forestal.

Y más aún, se desafía y atenta contra el federalismo hacendario, desapareciendo el PAFEF del Ramo 39, los excedentes petroleros a las entidades federativas del artículo 22, inciso J y el apoyo al campo, que corresponden a planteamientos fundamentales y reiteradamente conocidos por el Ejecutivo. Parece persistir una política de presupuesto asistencialista que no contribuye a la calidad de vida de la población ni remedia el problema estructural de la pobreza.

Con gran preocupación, manifestamos que en el presupuesto recibido por esta Cámara, se anuncia también la cancelación del blindaje a los programas sociales, situación que vulnera al pueblo mexicano. En este orden de ideas, señor secretario, es que le planteo algunas preguntas concretas y le ruego sirva contestarlas puntualmente:

¿Por qué una vez más el PAFEF en ceros, cuando se supone que al incluirse como ramo tenía más certidumbre que como subsidio? Tal parece que pretende distraerse la atención de esta Cámara en la búsqueda de recursos que de origen deberían venir asignados. Lo mismo ocurre con los 10.8 mil millones de pesos al campo. ¿Por qué, secretario?, ¿cuál es su juego?

Al quitar del artículo 22, inciso J el porcentaje de excedentes petroleros para entidades federativas, ¿cómo pretende resarcirlas de esta pérdida? ¿Acaso también se prevé la cancelación del blindaje que se les ha dado a los bancos a través del Fobaproa e IPAB? ¿Cómo puede retornar a la senda del crecimiento un país como México que disminuye su gasto en desarrollo económico y en inversión pública directa? ¿Por qué se pretende generar ahorros a partir de reducir o cancelar programas sociales? ¿Dónde quedó la intención de la reingeniería administrativa y financiera en el marco del presupuesto que le dé consistencia y racionalidad al gasto público?

Por último, secretario, me parece que acudió usted a esta tribuna a hablarnos del entorno mundial más que a explicarnos su proyecto de ingreso-gasto para el ejercicio 2005. No escuchamos de usted nada sobre la composición tributaria ni sobre sus bondades. Ojalá se pronuncie en este sentido. Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Francisco Arroyo Vieyra: Gracias, diputada.

Tiene el uso de la palabra el señor secretario Francisco Gil Díaz, hasta por 10 minutos, para formular su respuesta.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Gracias. Con su permiso, señor Presidente.

Ya comenté en varias ocasiones el por qué del PAFEF y no veo ninguna razón por la cual no se pueda incorporar o reincorporar el PAFEF al presupuesto del año entrante.

El campo tiene un presupuesto algo superior en términos reales a una cantidad importante que se presupuestó para este año y podemos ver con cuidado tanto el monto total, como la estructura en las semanas por venir.

Se quitó el inciso J para los excedentes que se destinan de los ingresos del petróleo por encima de la previsión a las entidades federativas, para eliminar las discusiones que se han venido dando a lo largo de los últimos meses, relacionadas con la interpretación de dicho inciso y lo que se propone es algo que si se hubiera aplicado este año, hubiera dado alrededor de 1 mil millones adicionales a los gobiernos de las entidades federativas de lo que va a resultar este año de la aplicación del inciso J. O sea, que se propone algo que se pueda interpretar, que se pueda manejar sin llevar a cabo deducciones como las que se han venido considerando hasta la fecha.

El crecimiento es una de las preocupaciones que tiene el Ejecutivo y que comparte el Congreso por razones obvias. ¿Cómo retomar el crecimiento si cae la inversión? Ya comenté en varias ocasiones que las cantidades que se destinaron a Pemex, que son cuantiosas, de la estimación que tenemos en este momento, se desprenden alrededor de 30 mil millones de pesos, van a servir para adicionarlos a las cantidades que tiene ya en el presupuesto. Y también se tienen los recursos del fideicomiso para la infraestructura, en Banobras, para financiar un ambicioso programa de inversión en carreteras.

De manera que tenemos ahí dos elementos que no están en el presupuesto, pero que sabemos van a fortalecer de manera importante el programa de inversiones el año próximo.

En el campo tributario las propuestas que se hacen para bajar tasas, para simplificar, van a ayudar si ustedes las aprueban, a que mejore la rentabilidad de la inversión para que haya un mayor ánimo para invertir y para que sobre todo las empresas pequeñas y medianas tengan menos dificultades, menos complicaciones para poder llevar a cabo el cálculo no sólo del impuesto sino de la parte más compleja del cumplimiento de las obligaciones en la operación cotidiana de una empresa, que es el cálculo de las prestaciones sociales.

Es un buen paquete; vale la pena ver cada uno de los componentes de este paquete tributario y si merece la aprobación de ustedes, estoy seguro que será un elemento que va a contribuir a esos ingredientes que se han comentado tanto, de mejorar el crecimiento de la productividad y de contribuir así al crecimiento de la economía. Y también van a contribuir estoy convencido, a que mejore la tasa de crecimiento de la economía no sólo el año entrante sino en forma permanente.

En desarrollo social estamos lejos de haber llevado a cabo una política asistencialista. Los gastos adicionales que se están previendo y que se han erogado en salud, en educación, distan mucho de merecer ese calificativo.

Y los programas como Oportunidades, que están relacionados con cierto tipo de respuesta por parte de los beneficiados, han logrado que mejoren los niveles de alimentación, la asistencia de los niños a las escuelas, incluso, ha mejorado la estatura promedio de los niños de las familias que están bajo ese programa. O sea, hay una medición clara de resultados y no únicamente una medición del presupuesto que se está canalizando. Nada más lejos de merecer un calificativo como asistencialista. Muchas gracias.

El Presidente diputado Francisco Arroyo Vieyra: Muchas gracias, señor secretario.

Tiene el uso de la palabra para ejercer su derecho de réplica hasta por 5 minutos, la diputada del Partido de la Revolución Democrática, doña Minerva Hernández Ramos.

La diputada Minerva Hernández Ramos: Con su permiso, señor Presidente.

Señor secretario, con todo respeto sus respuestas y explicaciones son como ya se ha hecho costumbre, apegadas al más ortodoxo texto que pudiéramos encontrar sobre economía neoliberal.

Si revisa la estrategia de finanzas públicas de los últimos 5 presupuestos de la Federación, podrá darse cuenta fácilmente, que lo único que ha cambiado es el año del ejercicio fiscal. Incluso que estamos distantes de alcanzar las metas contenidas en el Plan Nacional de Desarrollo. Por eso los resultados económicos son prácticamente los mismos: pobreza, desigualdad, desempleo y escaso crecimiento.

En particular, usted señala con frecuencia que a través del manejo responsable de las finanzas públicas, se ha logrado consolidar la estabilidad como condición necesaria para impulsar la inversión, el crecimiento y el empleo.

Desafortunadamente la realidad muestra que casi no hay inversión pública; que tenemos un crecimiento diminuto y que carecemos de empleo.

Se preocupa por no generar presiones inflacionarias argumentando que se protege el poder adquisitivo del salario. Lamentablemente se olvida una vez más, que no hay empleo. Se preocupa por no presionar las tasas de interés y olvida que los bancos están siendo incapaces de dar crédito para la inversión productiva. Señala también que el mantener un déficit fiscal dogmáticamente bajo, ha coadyuvado a liberar recursos para la economía y proyecta una tasa de interés real que inexplicablemente es la más alta desde el año 2000, pues hoy se ubica en el 4.8 por ciento, favoreciendo desde luego la inversión financiera especulativa más que la productiva.

Reconoce que los ingresos tributarios se han visto limitados por un sistema que mantiene regímenes de excepción que conducen a una capacidad recaudatoria restringida, sin embargo no se atreve a derogar el régimen de consolidación fiscal.

Señala que incorporación de mejoras en la administración tributaria y el combate permanente a la evasión y elusión fiscales, han ayudado a elevar la recaudación, sin embargo el mes de junio pasado el SAT perdió 16 mil juicios de los 28 mil en los que participó, es decir más del 50 por ciento, y adicionalmente, que los créditos fiscales y recuperables ascienden a más de 100 mil millones de pesos.

Secretario, el electorado exige de sus gobiernos, perfeccionar los mecanismos de supervisión en el diseño y ejercicio del gasto. No hagamos del presupuesto una mera actividad de negociación en la que confluyan multiplicidad de intereses de carácter político y económico que son más bien externos. Concentrémonos en decisiones fundamentadas en acuerdos macroeconómicos que nos permitan sustentar una política de Estado, con visión de largo alcance. No nos quedemos simplemente con una aspiración del crecimiento.

En esta alta responsabilidad, no basta invocar la teoría económica y recurrir a la experiencia internacional como usted suele hacerlo, hay que tener presente también a la justicia social y a mi partido, señor secretario, siempre estará aquí para recordarla, invocarla y hacerla prevalecer. Muchas gracias.

El Presidente diputado Francisco Arroyo Vieyra: Muchas gracias diputada.

Tiene el uso de la palabra hasta por 5 minutos, para formular su pregunta, el señor diputado José Felipe Puelles Espina, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

El diputado José Felipe Puelles Espina: Con su venia, señor presidente; licenciado Francisco Gil, secretario de Hacienda y Crédito Público; compañeras y compañeros diputados.

Hoy, en el marco de la presentación del paquete económico para el Ejercicio Fiscal 2005, tengo la oportunidad de intervenir ante este pleno para plantear —en representación del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional— algunas inquietudes en materia de política de ingresos y sobre el desempeño de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a su digno cargo.

Acción Nacional tiene la convicción de que se han logrado avances claros e importantes en la actual administración; sin embargo, su comparecencia ante esta soberanía nos brinda la oportunidad de cuestionarle sobre aquellos aspectos que la sociedad mexicana requiere conocer a detalle, porque hoy en día la participación de la ciudadanía mexicana es un hecho tangible que exige respuestas y resultados de manera permanente.

En primer lugar, considero pertinente hacer un análisis objetivo y justo acerca del desempeño de las finanzas públicas.

Estas han evolucionado de manera favorable para permitir que nuestro país transite de un escenario que prevalecía la incertidumbre, una realidad sustentada en el crecimiento económico perdurable, el cual incide en una mejor calidad de vida para los mexicanos.

Es importante reconocer que la tendencia positiva registrada en la recaudación de impuestos durante los primeros cuatro años de gobierno, demuestran un desempeño adecuado de la administración tributaria.

En este sentido, hasta el año 2003, los ingresos tributarios captados por el Gobierno Federal, se ubicaron en 11.4 por ciento del PIB, indicador que representa casi un punto porcentual más que el alcanzado cuando la actual administración asumió la Presidencia.

Mientras que en los primeros cuatro años de administración de Ernesto Zedillo, los ingresos tributarios presentaron una caída de 8 por ciento en términos reales, al cuarto año de la presente administración, estos crecieron 5.6 por ciento.

Señoras y señores, indudablemente este es uno de los principales logros del Gobierno Federal puesto que ha fortalecido la recaudación de ingresos no petroleros, hecho que significa que hoy disponemos de fuentes de financiamiento más estables y perdurables y poco a poco, con una menor dependencia de los recursos petroleros.

Acción Nacional considera que los resultados alcanzados en materia de ingresos públicos son positivos, pues además de que los ingresos tributarios son más sólidos e implican una menor dependencia de los ingresos petroleros, resulta pertinente reconocer un desempeño eficiente en las empresas paraestatales ya que con un número menor de éstas, se han generado mayores ingresos que los registrados por la administración precedente.

Señor secretario: En relación con lo antes expuesto, podría usted decirnos ¿cómo se comportaron los principales ingresos por concepto de impuestos y cuál es la evolución que se espera para el próximo ejercicio fiscal?

Adicionalmente ¿podría mencionar las medidas que se han instrumentado para fortalecer los ingresos tributarios?

Al mismo tiempo que Acción Nacional reconoce los logros mencionados, también expresa su preocupación en relación con una serie de elementos que consideramos pueden afectar el desempeño de las finanzas públicas.

Como se señala en los Criterios Generales de Política Económica, entre diciembre de 2003 y julio de 2004, el precio promedio mensual del petróleo West Texas pasó de 32.2 dólares por barril, a 40.7; en tanto que la mezcla mexicana aumentó de 25.3 a 31.7 dólares por barril.

La demanda internacional por este combustible, ha rebasado las expectativas mundiales, alentadas, sobre todo, por el notable crecimiento económico de China.

No obstante, también se empiezan a observar fluctuaciones en la oferta, lo cual impacta en la disminución de este referente.

Señor secretario, y disculpe que sea reiterativo, y creo que hay algunas dudas en los señores diputados, no podría decir ¿cuáles serían las consecuencias de presupuestar con un precio no seguro del barril del petróleo? ¿Cuáles serían las consecuencias en caso de que hubiera una baja en el precio del petróleo? Y a la inversa ¿cuál sería el resultado de que se manejaran con un precio seguro y éstas se incrementaran?

Otro aspecto a considerar en lo que concierne al déficit público, es el hecho de que en los Criterios Generales de Política Económica se señala una meta del 0.1 por ciento del Producto Interno Bruto. Al respecto Acción Nacional considera conveniente que se nos explique que presiones adicionales existen sobre el déficit fiscal que nos presentan como expectativa para el 2005.

De manera específica el Gobierno Federal espera que para el 2005 el déficit público real denominado "Requerimientos Financieros del Sector Público" sea de 2.1 por ciento del PIB. En ese sentido le pedimos nos informe cómo se compone este monto y cuál es la tendencia esperada para los próximo ejercicios fiscales.

¿Seguirá financiando el Gobierno Federal el Presupuesto de Egresos con este tipo de déficits?

Agradezco de antemano sus respuestas.

El Presidente diputado Francisco Arroyo Vieyra: Muchas gracias, diputado.

Tiene el uso de la palabra el señor licenciado Francisco Gil Díaz, hasta por 10 minutos para formular sus respuestas.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Muchas gracias, con su permiso, señor Presidente.

Pues son muchas las medidas que se han venido tomando para mejorar la recaudación; algunas tienen qué ver con cambios en la operación del Sistema de Administración Tributaria.

Teníamos una dificultad al principio de este gobierno, por ejemplo, para requerir a los contribuyentes incumplidos y sólo podíamos hacerlo manualmente con los contribuyentes que presentaban los mayores montos en recaudación.

Hoy ya estamos en condiciones, aunque todavía tenemos un trabajo importante de depuración del padrón, de requerir a todos los contribuyentes, no importa cuál sea el número, y ése, yo diría, es el ingrediente central de una tarea recaudatoria administrativa, porque en la medida en que no se requiere al incumplido, en esa medida se pierde presencia y se cae la recaudación.

Hemos llegado a los niveles de recaudación del IVA más elevados en la historia del impuesto, sin cambiar las tasas.

En materia de impuesto sobre la renta de las empresas tenemos una de las relaciones a producto interno bruto más elevadas del mundo.

Y en impuesto a personas físicas, la distribución del ingreso, los ingresos bajos de la mayor parte de la población, hacen que la recaudación por este concepto no pueda ser muy elevada, pero hacia delante, conforme vayamos logrando un mejor cruce entre la información de las instituciones financieras, gracias a la reforma que ustedes aprobaron, que las obliga a proporcionar los ingresos por rendimientos financieros que obtienen las personas físicas y las empresas vamos a poder lograr una mejor presencia y una mejor recaudación. Son procesos que están en marcha y que poco a poco van a ir dando mejores resultados.

También se han hecho algunas reformas en materia de alcoholes que van a contribuir a reducir un grado muy importante de evasión y de piratería en ese renglón, posiblemente también de contrabando. Todo eso al mismo que se han venido reduciendo las tasas en prácticamente todos los impuestos.

La experiencia internacional en el manejo de ingresos petroleros es interesante y yo creo que también sugerente. Por ejemplo Noruega, que es el tercer país exportador de petróleo en el mundo, no se gasta sus ingresos petroleros y menos los excedentes. Lo que ha hecho con los ingresos es crear un fondo petrolero, que ya llega a 145 mil millones de dólares. Y dirían algunos: Bueno, ¿para qué estar acumulando un fondo sin utilizarlo? Si lo utiliza, lo utiliza en la forma en que se garantiza esa riqueza para el pueblo noruego porque se gastan los intereses que va produciendo ese fondo.

Algo parecido a lo que ha venido haciendo el gobierno alasqueño. El Gobierno de Alaska creo un fondo permanente en 1976 y tiene también una cantidad importante para Alaska, elevadísima, de 28 mil millones de dólares acumulada en ese fondo.

Rusia es ya el segundo exportador de petróleo a nivel mundial. Tiene un porcentaje en sus ingresos tributarios totales parecido al de México, recauda el 30 por ciento a través de las contribuciones petroleras y también ha creado un fondo, ese fondo está en casi 20 mil millones de dólares para finales de este año.

Chile tiene un fondo de compensación no por petróleo, no es un país petrolero, pero sí relacionado con los ingresos del cobre y lo utiliza de manera contracíclica.

De manera que ahí tenemos ejemplos que quizá valga la pena estudiar para ver cómo en lugar de destinar cantidades tan pequeñas al ahorro de nuestros excedentes petroleros, vamos creando un fondo que nos permita justamente tener una política contracíclica y no gastarnos el dinero cuando lo tenemos y luego tener grandes problemas tratando de contestar la otra pregunta de: ¿qué sucedería si se cayera o se desplomara el precio del petróleo?

Hemos tenido episodios de precio del petróleo de 8 dólares, no muy lejanos; hemos tenido caídas muy fuertes de un año al otro y subidas muy fuertes de un año al otro. O sea, ni siquiera podemos prever que una situación muy baja en el precio o muy alta en el precio se va a mantener durante muchos años. La volatilidad es tal que si no tenemos cuidado en presupuestar de acuerdo a precios razonables y los 23 dólares comparados con lo que ha sido el promedio de los últimos años es bastante elevado, pues nos obliga a caer en un problema de financiar mediante deuda el gasto o de tener que recortar gasto o alguna combinación de ambas.

Creo que hay pocas cosas tan ineficientes como cortar programas de gasto, programas que están en marcha, programas que se presupuestaron, a veces tratándose incluso de inversiones que luego se reanudan con costos tan elevados para volverlas a poner en marcha.

De manera que ha tocado usted un punto central que nos debe ocupar y preocupar durante las próximas semanas en el análisis de los supuestos del presupuesto para llegar a alguna decisión definitiva.

¿Qué presiones tenemos adicionales sobre el déficit? Para el 2005, salvo el PAFEF que está fuera, pues como bien se ha dicho el dinero no alcanza para satisfacer y cubrir las necesidades que tenemos de infraestructura para los problemas sociales para aliviar la pobreza. De manera que vistas desde ese ángulo pues si tenemos y tendremos siempre presiones muy elevadas, pero presiones por cantidades que están ya de alguna manera comprometidas y que tendríamos que enfrentar, creo que no, que tenemos un presupuesto bien hecho, un presupuesto realista, que es el que vamos a analizar durante las próximas semanas. Muchas gracias.

El Presidente diputado Francisco Arroyo Vieyra: Muchas gracias, señor secretario.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos, para réplica, el señor diputado Felipe Puelles Espina, del Partido Acción Nacional.

El diputado José Felipe Puelles Espina: Agradecemos las respuestas a las inquietudes planteadas por el grupo parlamentario de Acción Nacional, así como la disposición a dialogar sobre la política fiscal en torno al Paquete Económico para el Ejercicio Fiscal 2005.

Sus respuestas no hacen sino confirmar que nuestra economía va por buen camino, con finanzas públicas sanas, en las cuales se fundamenta un crecimiento económico perdurable, que sea tangible para todos los mexicanos.

En este sentido, lo exhortamos a continuar el desempeño de su responsabilidad, desde una perspectiva cuyo eje rector lo constituya el bien común, a efecto de que los logros alcanzados por el Gobierno Federal incidan en una mejor justicia distributiva, así como en la generación de nuevos y mejores empleos.

Acción Nacional considera importante destacar que la política económica, de manera específica la fiscal, debe redundar a favor de un equilibrado y vigoroso desarrollo regional, para que los buenos resultados a los que hoy se ha referido, se extiendan a todos los rincones del territorio nacional.

Los legisladores del PAN estamos convencidos de que hoy es un buen momento para recordarles la importancia de impulsar a nuestras micro, pequeñas y medianas empresas, ya que ellas constituyen la base para el desarrollo económico de miles de familias mexicanas. Al respecto, abogamos por otorgarles mejores condiciones tributarias, con esquemas fiscales atractivos que potencien su crecimiento.

Asimismo, le exigimos seguir combatiendo el comercio informal y el contrabando, desde su ámbito de competencia, con un sentido de justicia y equidad. Estamos seguros que las medidas instrumentadas para disminuir estos graves problemas que aquejan al país, redundarán en una mayor generación de ingresos del comercio legalmente establecido y, por tanto, incidirán de manera positiva en la recaudación fiscal.

Licenciado Francisco Gil: en Acción Nacional estamos convencidos de la relevancia que tiene para el Gobierno Federal la política de ingresos, ya que esta es la fuente que financia el Presupuesto de Egresos y, por ende, es el motor que permite alcanzar niveles de crecimiento y desarrollo económicos trascendentales.

Por ello, le reiteramos nuestro especial interés en que la política de ingresos públicos continúe siendo prioritaria para la actual administración.

En lo que respecta al Poder Legislativo, le aseguro que trabajaremos arduamente durante este periodo de sesiones, para obtener una política de ingresos que acordada por encima de intereses partidistas, cumpla con las expectativas de la sociedad mexicana; este es el compromiso que asume desde ahora el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

Tengo la certeza de que durante las próximas semanas lo requeriremos a usted y a sus colaboradores, a fin de obtener un paquete económico enriquecido, en cuyo contenido se inscriban las prioridades de los grupos parlamentarios afines a los intereses de los mexicanos.

Señor secretario: reconocemos, pues, los logros y los avances que en materia de ingresos públicos ha alcanzado nuestro país, pero también estamos seguros de que ello no debe ser motivo para desacelerar la tendencia de crecimiento y fortalecimiento de las finanzas públicas, al contrario, es el momento propicio para afianzar y consolidar esta tendencia positiva, ya que en la medida en que hagamos perdurable la estabilidad de las finanzas públicas y el crecimiento de nuestra economía, habremos dejado una herencia provechosa para la próxima administración y para las siguientes generaciones de mexicanos.

En este sentido, los legisladores de Acción Nacional exigimos un trabajo más arduo, para consolidar los logros del gobierno de Vicente Fox en materia de finanzas públicas, particularmente en lo relacionado con la política de ingresos.

Licenciado Gil Díaz, agradecemos su presencia en esta soberanía y esperamos contar con todo su apoyo y asesoría técnica para concretar la aprobación de un paquete económico efectivo y útil para México. Muchas gracias.

El Presidente diputado Francisco Arroyo Vieyra: Gracias diputado Puelles.

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para formular su pregunta el señor diputado don José Luis Flores Hernández, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado José Luis Flores Hernández: Señor Presidente con su permiso.

Señor secretario, el artículo 71 de nuestra Constitución señala el derecho de iniciativa al Presidente de la República, a los diputados y senadores y a las legislaturas locales, sin embargo, inicia su discurso el día de hoy y cito: "acudo a esta soberanía a presentar la iniciativa de Ley de Ingresos", espero que quede claro, señor secretario, que esta reunión es para que nos explique, porque no tienen derecho de iniciativa.

Y quiero referirme, señor secretario, a algunos componentes del marco macroeconómico que nos ha presentado esta mañana, han transcurrido dos tercios del mandato del Presidente Fox y vemos con preocupación que el gobierno no ha logrado ni siquiera una fracción de las propuestas con las que convenció al electorado para votar por ustedes.

El mayor resultado que han obtenido ha sido un crecimiento de la economía menor al crecimiento poblacional, a pesar de haber contado con precios del petróleo históricamente altos, con las más bajas tasas de interés de muchas décadas y con las más altas transferencias de recursos de los mexicanos en el exterior.

Desde el punto de vista macroeconómico, la inflación, las tasas de interés y el déficit han mejorado y las reservas internacionales están en su nivel más alto, sólo que nos falta un elemento: el crecimiento económico y los empleos que genera la actividad económica. Pero al ver el paquete económico que nos han enviado, no queda sino la conclusión de que para ustedes el crecimiento económico es secundario, el objetivo de crecimiento que presentan para el 2005 del 3.8 por ciento representa nuevamente la tendencia de regresar a menores tasas de crecimiento, además confirma la dependencia absoluta con lo que sucede en la economía norteamericana, sin ejercer ningún margen de política económica propia.

El Estado debe ser garante y promotor de la consolidación económica, el artículo 25 constitucional señala que: "el Estado planeará, conducirá, coordinará y orientará la actividad económica nacional", le pregunto entonces basado en lo que dice nuestra Constitución, ¿por qué el afán de presentarnos un paquete económico minimalista?

Crecer, es una tarea imposible, si la inversión de capital, la inversión fija y la inversión en comunicaciones y transportes, que son algunas de las que generan empleo y competitividad, no crecen sino que disminuyen en el presupuesto de 2005.

Para poder crecer, generar empleos, satisfacer las necesidades sociales en la inversión, necesitamos revisar algunas variables dentro de los criterios generales, de manera específica habrá que discutir el precio del petróleo y la meta de déficit fiscal. No entendemos por qué propone que el déficit del 0.3 por ciento se reduzca al 0.1 por ciento para luego llegar al equilibrio en el 2006, ¿lo podría entender eso sí, señor secretario, en el contexto que privó en los primeros tres años del gobierno del Presidente Fox, con enormes incrementos del gasto corriente?

Pero si seguimos las indicaciones del programa de austeridad que aprobó el Congreso a fines del año pasado, el déficit de 0.1 por ciento pierde sentido, pues justamente significa reducir recursos para la inversión.

Que quede claro, señor secretario, no pretendo sugerirle que aumente el déficit, sólo le pregunto: ¿por qué en un entorno de necesidades de más inversión y de bajas tasas de interés, se sigue el dogma de reducir el déficit a toda costa?

En otras palabras, no podemos permitir que el gobierno siga privilegiando lo cosmético sobre la sustancia, ni los 23 dólares por barril de petróleo son realistas ni el déficit de este año será del 0.3 por ciento , ¿a quién pretendemos engañar?

El déficit real, como lo manejan los analistas, nacionales e internacionales, incluyendo al Banco Mundial, excede el 2.5 por ciento del producto y considera, entre otras muchas cosas, los Pidiregas.

Lo importante es recordar, y ahora voy a hablar de los Pidiregas, que los Pidiregas es una vía de financiamiento muy caro y más caro que el que obtiene directamente el Gobierno Federal. Los Pidiregas fueron útiles cuando había un gran déficit público, ahora sólo son un financiamiento caro, que hay que sustituir.

Mi pregunta es: ¿por qué ustedes que son tan eficientes en su comunicación con los mercados financieros internacionales no han desarrollado un sistema transparente de registro de la deuda, que permita utilizar la excelente calificación del Gobierno mexicano para apoyar a organismos como Pemex y la CFE? En suma, y voy a terminar con esto, señor Presidente, ¿podría comentarnos cómo replantear los Criterios de Política Económica para que dentro de la necesaria prudencia que debe imperar en estos temas, podamos diseñar una estrategia para recuperar y no reducir el crecimiento, el empleo y la competitividad? Y una última petición: ¿sería posible que declare de una vez por todas que el Congreso no recibirá iniciativa alguna de desaparición o fusión de Nafin o Bancomext durante la presente administración y, en cambio, que los podamos fortalecer incluyendo, por ejemplo, la concentración de fondos y recursos para crédito que actualmente están dispersos en diversas secretarías de Estado?

Por sus comentarios, muchas gracias.

El Presidente diputado Francisco Arroyo Vieyra: Muchas gracias, diputado don José Luis Flores.

Para dar respuesta, tiene la palabra hasta por 10 minutos el señor secretario Francisco Gil Díaz.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Muchas gracias. Con su permiso, señor Presidente.

Lo bajo del crecimiento es una preocupación que compartimos y una preocupación muy grande, yo diría la central y de ninguna manera es secundaria esa preocupación; es una preocupación que se atiende de diversas maneras: por un lado, recordando que tenemos que pensar cuáles cambios de fondo podemos y debemos realizar, que empiecen a contribuir a una mejora más rápida de la productividad de la economía mexicana, porque no hay fuente de crecimiento duradero que no esté basada en eso. No es un paquete minimalista tampoco, ya comenté cómo se puede apoyar y cómo se va a apoyar la inversión de Pemex y la inversión en comunicaciones, particularmente en carreteras.

Vale la pena, como lo propone el diputado Flores, que se analicen los supuestos atrás del déficit que se está proponiendo y del precio del petróleo, es un tema que se ha venido reiterando a lo largo de esta presentación. El déficit tiene qué ver con seguir puntualmente lo que en su momento se presentó dentro del Plan Nacional de Financiamiento de Desarrollo, que tiene como consideraciones la necesidad de no presionar más de lo que ya está presionando el financiamiento del gobierno, la actividad productiva del país.

Al mismo tiempo que menciono a usted que tenemos un déficit que podría interpretarse como muy bajo, dadas algunas necesidades o consideraciones sobre programas más ambiciosos en materia de inversión y de otros gastos, menciono a usted que el déficit real, de acuerdo al Banco Mundial, excede el 2 por ciento. Eso es justamente lo que este gobierno ha venido haciendo antes de que Banco Mundial o que Fondo Monetario Internacional o que cualquiera lo señalara; ha venido mostrando todos los requerimientos financieros del sector público sin que el Congreso lo exigiera y ha venido al mismo tiempo publicando mensualmente y no trimestralmente, como lo marca la ley, los resultados de las finanzas públicas y de los requerimientos financieros globales.

Es justamente esa mayor transparencia la que se ha buscado para que se tenga una mayor capacidad de análisis y para que tampoco existan suspicacias. Al no mostrar todos los renglones de financiamiento había quienes, al analizar las cuentas del país creían que el endeudamiento real era mayor todavía del que estábamos mostrando.

Si hay maneras mejores de financiar que estos proyectos llave en mano, que son los Pidiregas, con muchísimos gusto los contemplamos.

Hasta ahora, independientemente de la fórmula extrapresupuestaria que se ha venido manejando, pero con la información completa que proporcionamos, han sido útiles para hacer recaer sobre terceros la carga del financiamiento y también para lograr un grado de eficacia en su construcción, en su entrega mucho mayor del que se da tratándose de la obra pública tradicional.

Pero si ustedes consideran que junto con una reforma al régimen fiscal de Pemex se puede considerar, como se plantea en las iniciativas que presentó el señor Presidente, algunas que mejoren su autonomía de gestión o más bien que le den autonomía de gestión, que le den capacidad de financiarse a través de mecanismos más creativos en los mercados, creo que podemos avanzar hacia ir modificando las fórmulas de inversión de Petróleos Mexicanos.

¿Por qué no desarrollar un mecanismo transparente de registro de deuda? Creo que eso ya lo hicimos y si podemos mejorarlo y detallarlo e informarlo mejor de cómo lo estamos haciendo, lo haremos con mucho gusto.

No sé si el Congreso recibirá una iniciativa de fusión de bancos de desarrollo, lo que sí sé es que no se ha presentado ninguna. Como usted dice, es el Presidente de la República y son los miembros del Congreso los que tienen la facultad de presentar iniciativas, no puedo hablar por 500 diputados, señor diputado.

Sí, le ofrezco, con mucho gusto, que seguiremos con los esfuerzos de mayor eficiencia, de mejor control de gastos y de mejor apoyo a las pequeñas y medianas empresas como se ha hecho a lo largo de estos cuatro años. Muchas gracias.

El Presidente diputado Francisco Arroyo Vieyra: Gracias, señor secretario.

Para formular su réplica tiene el uso de la palabra hasta por 5 minutos, el señor diputado don José Luis Flores Hernández.

El diputado José Luis Flores Hernández: Señor Presidente, con su permiso.

Señor secretario muchas gracias por sus comentarios, lamento que no hiciera una puntualización respecto de la fusión de Nacional Financiera con Banco de Comercio Exterior, yo pensé que usted era el que coordinaba ese sector en la economía.

Sin embargo, déjeme empezar diciéndole que algunos de sus comentarios me confirman lo que algunos analistas ya expresan de manera más o menos abierta. "Hay mucha política monetaria y poca política económica".

Pero ¡cuidado! Pues la inflación en el último mes nos demuestra que las medidas restrictivas que impone el Banco de México están perdiendo efectividad, hace falta usar otros instrumentos de política monetaria. Necesitamos frenar la inflación con competitividad y no sólo reduciendo la demanda agregada.

Le reitero que estamos de acuerdo en mantener adecuados indicadores macroeconómicos como la inflación, el déficit público, las reservas internacionales en tanto estamos claros que estos son medios y que el fin último de la política económica es mejorar las condiciones de la población, no confundamos los medios con los fines, de esta manera en el corto plazo debemos lograr un mayor crecimiento económico y más y mejores empleos; después mejores presupuestos que atienda las necesidades de educación, salud, apoyos al campo y de manera especial infraestructura, todo ello debe resultar en mayor competitividad.

Pero como decía en mi intervención inicial, el problema es que no vemos una política propia, no se usan todos los instrumentos de política económica, no se usa en todo su potencial a la banca de desarrollo, no se aprovechan ventajas coyunturales como las excelentes condiciones en que actualmente puede contratarse deuda para impulsar proyectos de desarrollo, no vemos esfuerzos del Gobierno mexicano para convencer a las agencias calificadoras para que distingan el uso del déficit cuando es para proyecto de inversión que mejoren la competitividad a diferencia de cuando se usa de manera indiscriminada para gasto corriente, en fin. No vemos una política económica contracíclica que nos defienda durante los periodos de contracción económica de nuestros socios comerciales.

No siempre vamos a contar con altos precios del petróleo ni con bajísimas tasas de interés, desde luego que estamos muy agradecidos con los migrantes que este año van a mandar a México más de 15 mil millones de dólares, pero preferiríamos tenerlos aquí en México, retenerlos con buenos empleos. En suma, estamos convencidos de que se requiere una política macroeconómica prudente, pero también es necesario usar todos y repito, todos los instrumentos de política económica para consolidar la recuperación de nuestro país.

Vamos a revisar juntos los principales elementos de los criterios generales de política económica. Lo invito también, a que juntos definamos cómo podemos ir resolviendo el grave problema de las pensiones de este país, pero sobre la premisa, eso sí, de respetar los derechos adquiridos de los trabajadores.

Finalmente, los mexicanos le estarán muy agradecidos, si además de la política monetaria restrictiva del Banco de México, diseñan un grupo de medidas de política económica que permitan recuperar el empleo y que nos protejan, como decía hace un momento, de las contracciones económicas de nuestros socios comerciales.

Ahora bien, señor secretario, de manera reiterada nos ha comentado sobre las reformas de fondo necesarias en México. El problema señor secretario, es que el gobierno actual no sabe leer lo que le dice la inmensa mayoría de los mexicanos. Las reformas de fondo a que usted alude no van a encontrar respuesta en este Congreso, si lo que pretenden es justificar una nueva corriente privatizadora. ¿Por qué no nos presenta, en lugar de un plan de privatización, un plan de fortalecimiento y modernización de las empresas del Estado, particularmente Pemex, CFE y la banca de desarrollo?

Al gobierno del Presidente Fox le restan dos años para lograr cambios reales en la economía. Transmita, por favor, señor secretario al señor Presidente, que aquí también en el Congreso, al igual que se lo pidieron distinguidos empresarios la semana pasada, esperamos que no renuncie antes de tiempo al liderazgo que por ley le impone la Presidencia de la República y desde luego, confiamos que al llegar la sucesión presidencial, nos dejen un país en franco crecimiento, como ustedes lo recibieron. Muchas gracias.

Presidencia del diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Tiene el uso de la palabra la diputada Clara Marina Brugada Molina, hasta por 5 minutos, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática

La diputada Clara Marina Brugada Molina: Gracias, diputado Presidente; señor secretario.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Gracias a usted.

La diputada Clara Marina Brugada Molina: Ya se ha vuelto una tradición tratar de comparar los retrasos de nuestro país con logros de otros países. No estamos de acuerdo que se compare con Chile, que ha sido un país que de manera insistente se ha tratado de comparar. Las reformas que se llevaron a cabo en este país, fue en una época de dictadura y de acuerdo a estudios del Banco Mundial, ese país es uno de los que mantiene la peor distribución del ingreso y un rechazo social a las privatizaciones. ¿Eso es lo que queremos?

Ya no pongamos el ejemplo de China, en donde se trata de un país con una fuerte presencia del Estado en la economía y con un fuerte déficit fiscal y una deuda pública enorme y aún así, lejos de buscar el déficit 0, o superávit, siguen impulsando su desarrollo. Dejémonos de trucos y avancemos hacia la realidad del país.

En primer lugar a nombre de la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática, quisiera preguntarle lo siguiente señor secretario:

¿Cuál es el fondo de la estrategia que se integra en el programa económico de 2005? Porque su propuesta, la propuesta que usted nos presenta, no demuestra con claridad cual es el objetivo que hay para la recaudación ni tampoco satisface las propuestas federalista de la Convención Nacional Hacendaria.

En el caso del ISR para personas físicas, prevalece un claro sentido regresivo que afecta especialmente a los estratos de ingresos medios y beneficia únicamente a los sectores de altos ingresos, propiciando con ello una fuerte pérdida de recursos fiscales.

Señor secretario: ¿Dónde queda el discurso que postula la necesidad de incrementar los ingresos públicos? ¿Por qué cuando se trata de los estratos de altos ingresos, sí se vale sacrificar las finanzas públicas? ¿No será que a pesar del escozor que les provoca el populismo ustedes están comprometidos con él, pero a favor de los ricos?

Por lo que respecta al ISR de personas morales, declararon otorgarle competitividad a la inversión y por eso proponen bajar las tasas del 33 por ciento al 30 por ciento. Nosotros estamos de acuerdo con fomentar la actividad empresarial, ¿Pero este mecanismo garantiza la competitividad? ¿Se debe aplicar a todos los sectores o sólo en aquellos en los que el país tiene interés en mejorar su posición? Por ejemplo, el sector financiero ya recibe excesivos beneficios y sus utilidades son muy altas; en cambio, el sector manufacturero y el agropecuario, los que generan empleos, han estado muy castigados por su política y requieren estímulos fiscales.

Señor secretario, ¿por qué no consideró un impuesto especial a la banca —que se ha convertido en un sector parasitario— para que ésta contribuya por lo menos a pagar el costo del rescate?

En el caso del IVA y los impuestos celulares, también encontramos esa cualidad regresiva. ¿Cómo harán para cumplir la condición de la Convención de que ninguna entidad perdería en relación en el esquema actual? Además tenemos otra duda: ¿no se buscaba simplificar y mejorar la administración de la recaudación con una tasa única? Recordemos que esta propuesta afecta los ingresos de los estados más rezagados. Queremos conocer información que avalan sus propuestas, los diferentes escenarios para tomar una decisión.

En torno a la cuestión del gasto, nos proponen que aprobemos recortar los recursos a sectores fundamentales en el desarrollo del país como es la inversión en Pemex y en la Comisión Federal de Electricidad, en el sector agropecuario, en Comunicaciones y Transportes y en general a las actividades productivas.

Su gobierno desacata el mandato de la ley e incumple sus obligaciones fijadas en la Ley de Desarrollo Social, de Educación, de Ciencia y Tecnología, ya que además de incrementar los recursos para atender las necesidades sociales, recortan importantes programas.

¿Dónde quedó el compromiso de fortalecer el Programa Especial Concurrente para el Desarrollo Rural Sustentable? El campo lo sigue esperando.

En su administración los fideicomisos se han convertido en un instrumento para evadir la fiscalización y desviar recursos públicos. Tenemos el caso de ISOSA, Transforma México y otros; además hay que recordar que el señor Luis Pazos desvió recursos públicos para financiar ilegalmente a Provida; ya termino, y usted lo premió primero como vocero y luego como director de Banobras, por eso exigimos, el PRD exige que destituya inmediatamente a ese funcionario para que se le finquen responsabilidades.

Consideramos que este gobierno parece un gobierno de fantasías y de realidades virtuales, donde la pobreza extrema crece, donde el déficit público será 0.1 por ciento, cuando ya instrumentan mecanismos de contratación de deuda que superan el 2.1 por ciento del PIB. Esas son las mentiras que vemos y las virtualidades en este paquete económico.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Diputada, tengo la obligación de pedirle que concluya.

La diputada Clara Marina Brugada Molina: Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Muchas gracias, diputada, por su atención.

Tiene la palabra el señor licenciado Francisco Gil Díaz, hasta por 10 minutos, para dar respuesta.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Con su permiso, señor Presidente.

No recuerdo que haya yo hecho estas comparaciones con otros países en ocasiones anteriores ni que me haya referido en general a comparaciones, pero creo que se puede aprender mucho de las comparaciones.

El fondo de la estrategia del programa económico del 2005, tiene un componente de inversión fuerte y nada de regresivo. Les voy a mencionar por ejemplo las consecuencias que tendría aprobar la propuesta que se está haciendo en materia del impuesto sobre la renta a las personas físicas:

Se mejoraría el ingreso después de impuestos, de un poco más del 88 por ciento de los asalariados con una reducción en ese tramo de la recaudación de 10 mil 400 millones de pesos.

Por otra parte, la aplicación de la tarifa y la disposición general para los asalariados que tienen menos de 10 salarios mínimos, representa una caída recaudatoria de 12 mil 800 millones de pesos. De manera que esta propuesta está muy lejos de producir el efecto que usted menciona.

Durante el periodo 2001-2005, el crecimiento promedio del gasto habrá sido de 9.8 por ciento anual, comparado con el del 1.8 por ciento anual del periodo 1994-2000. Ya mencioné varios de los programas para superar la pobreza, que se siguen enfatizando y ampliando en el presupuesto del año entrante.

En impuesto sobre la renta de personas físicas además se propone una enorme simplificación, que resulta, no porque sea mandato, porque es una muy buena idea, de muchos de los trabajos que se llevaron a cabo durante la convención. Se propone una tarifa de únicamente dos tramos, tramos amplios, que dan un nivel de progresividad adecuado y que disminuyen el grado de desincentivo que tiene la tarifa actual.

En empresas se propone una reducción de tasa pero también en personas físicas para que baje al 28 por ciento. Con eso se reducirían gradualmente el subsidio fiscal y el crédito al salario. O sea que hay una serie de medidas que tomadas en su conjunto no sólo no vulneran, no perjudican a los trabajadores, sino que les representan una mejora considerable en tasa promedio de impuestos que baja y en tasa marginal de impuestos que también se reduce sensiblemente.

En cambio en el impuesto sobre la renta empresarial, se proponen una serie de medidas de mayor control, no únicamente una reducción de la tasa. De hecho el conjunto de las medidas junto con la eliminación de la deducción de compras, aumentaría la recaudación en el corto plazo.

Respecto a los fideicomisos el número de fideicomisos durante este gobierno se ha reducido en 250; se ha mejorado la rendición de cuentas de los fideicomisos y recientemente el secretario de Función Pública y la Secretaría de Hacienda y un servidor, publicamos un acuerdo que elimina el secreto fiduciario de todos los fideicomisos públicos. Es una medida que jamás se había tomado, para la cual existe una facultad legal absoluta y que va a permitir transparentar la totalidad de los fideicomisos. Ojalá lo mismo hagan otros gobiernos locales que tienen fideicomisos cuya información no se conoce.

Respecto a ISOSA que mencionó usted al final, se acaba de aprobar por la Junta de Gobierno en febrero de este año, que se convierta en fideicomiso público.

En mayo se incorporó al fideicomiso público que sustituye al privado y además se pone, según me ha informado el comité técnico del fideicomiso, la información de todas las compras realizadas durante los últimos cuatro años por ese fideicomiso. Y no sólo eso, sino que además se está iniciando una auditoría a fondo de ese fideicomiso, por solicitud del propio comité técnico del mismo.

Por lo que se refiere al gasto con incidencia en el medio rural, los programas y acciones de las diversas dependencias de la administración pública que tienen incidencia en ese medio, asciende a 125 mil 240 millones de pesos, superior en términos reales a la que se aprobó en el presupuesto de este año. Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera:

... Tiene la palabra para hacer uso de su derecho de réplica hasta por 5 minutos, la diputada Clara Marina Brugada Molina.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Señor Presidente, me quedaban 4 minutos y dejé fuera la respuesta a la petición de que destituya al licenciado Pazos.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Haga uso del resto del tiempo.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Gracias.

Pocos funcionarios conozco de la calidad moral y profesional del licenciado Pazos. Por ningún motivo propondría yo eso.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Adelante diputada Clara Brugada.

La diputada Clara Marina Brugada Molina: Bueno, pues qué bueno que reconozca que hay problemas en los fideicomisos, y qué malo que avale a un funcionario que está cometiendo ilegalidades.

Y me parece que con esta respuesta que nos da, estaremos muy claros de que no es el problema de un funcionario, que es el problema del Gobierno Federal que está avalando corrupción y que está permitiendo que se desvíen los recursos que van a la sociedad, a un grupo privado.

Y qué bueno, qué bueno que también reconoce que hay problemas en el paquete que presenta, porque por un lado se quiere o se trata en torno al ISR, favorecer a los de más altos ingresos a costa de afectar a los que tienen un ingreso medio. Esto es lo que se puede deducir de lo que nos está usted comentando y de la propuesta muy clara que viene en el paquete económico.

Aquí se pierde, efectivamente se pierden ingresos fiscales por esta propuesta y no vemos en el paquete, de dónde van a salir los recursos para cubrir estos hoyos negros. Ya basta de que el Gobierno Federal se esté aprovechando precisamente de las remesas de los emigrantes para cubrir los hoyos negros que tiene este país en torno a cómo se está aplicando la política económica.

Pareciera pues que quieren evitar una crisis creando una crisis presente. Parece que quisieran cambiar las cosas pero al revés, tratar de lograr sanear finanzas provocando lo contrario.

¿Qué nos podemos esperar en nuestro país, cuando se están desmantelando las instituciones públicas como Pemex, como la Comisión Federal de Electricidad, como educación, como salud pública?

Ese es el reconocimiento que le tendríamos que dar a usted, por su obsesión para poner al país en la búsqueda del superávit… de obtener un superávit fiscal aun cuando se lleve de paso a las instituciones de este país.

También habría que hacer un reconocimiento a usted, por su capacidad junto con el gobierno de Vicente Fox, para evitar que haya un crecimiento en este país. Aquí tiene que reconocer que este país no ha crecido económicamente como debería de ser, ni siquiera han superado el promedio de crecimiento que tuvo la administración anterior, comparada con la que ustedes tienen.

La administración anterior, a cuatro años, si lo comparamos en esta misma etapa, tenía un crecimiento acumulado del 6 por ciento. En este mismo periodo, en este sexenio, tiene un crecimiento del 6 por ciento y en la época anterior, en la administración anterior lo tuvo del 10 por ciento, entonces no ha crecido este país como ustedes dicen, al contrario.

Asimismo, no se ha generado un solo empleo formal en esta administración. Déjeme decirle que le reconocemos por su capacidad de promover la economía informal a costa de la economía formal.

Y también quisiéramos hacerle un reconocimiento por su perseverancia para lograr el equilibrio fiscal y fortalecer las finanzas de la manera como ustedes lo tratan de hacer.

Fíjese que usted ha comprometido a la soberanía, al tratar de ocultar o de manera encubierta vender y promover negocios privados ilegales y ahí están los contratos de servicio múltiple y ahí están los Pidiregas. Y aún así, no han tenido finanzas sanas, no está saludable la economía de nuestro país porque la deuda, eso sí le queremos decir, la deuda ha crecido 32 por ciento del 2000 a esta fecha.

Y también queremos comentarle que lamentamos que el debate en estos cuatro años sea la obsesión por imponer reformas; que en realidad son recetas mal cocinadas que provocan que la sociedad mexicana se indigeste. Nos preocupa que nuevamente mitos vueltos dogmas como el del 0 déficit fiscal, castigue a la planta productiva del país.

Y consideramos que tenemos las condiciones en este Congreso, en esta Cámara de Diputados para cambiar las cosas y para lograr crear un país, construir un país para todos y no sólo para unos cuantos negocios. Gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Gracias a usted, diputada.

Tiene la palabra hasta por 5 minutos, para formular su pregunta, el diputado Juan Carlos Pérez Góngora, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Juan Carlos Pérez Góngora: Con el permiso de la Presidencia;compañeros diputados; señor secretario: Es necesario rebasar el ámbito en que la política es solamente vista como un evento mediático, en la cual se reseñan las confrontaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo. Por el contrario, resulta indispensable practicar una política madura que permita generar los acuerdos sustentados en el análisis de la realidad al margen de intereses partidarios o personales.

Sin embargo, estos acuerdos no pueden construirse si alguno de los actores no es capaz de responsabilizarse por sus acciones y tratar de justificar el incumplimiento de sus compromisos, trasladando su responsabilidad al otro.

En este breve tiempo quiero concentrarme en dos aspectos:

El primero, referente a los ingresos excedentes del gobierno, principalmente por ingresos petroleros.

Y el segundo a la Convención Nacional Hacendaria y al paquete que envió el Ejecutivo el 8 de este mes.

En el primer caso resulta preocupante la falta de claridad en la manera cómo se determina el monto de los ingresos excedentes participables a los estados.

De esta manera para el primer trimestre usted informó, señor secretario, que sólo sería una participación de 290 millones de pesos y posteriormente reconoció 5 mil millones de pesos; mientras que en nuestros cálculos ubican este monto en 9 mil 660 millones de pesos para el primer trimestre y para el segundo trimestre, para los 6 meses serían del orden de los 16 mil millones de pesos. A la fecha se han asignado alrededor de la mitad de estos recursos.

Dicho diferencias se explica ya que el cálculo de los excedentes del artículo 23, fracción I, inciso J del Presupuesto, no indica que la reducción en la recaudación de impuestos se tiene que compensar con los ingresos excedentes derivados principalmente del aumento en los precios del petróleo.

Respecto al monto descontado por el incremento en el gasto no programable específicamente los Adefas, nosotros sólo autorizamos la cantidad de 10 mil 711 millones de pesos.

Cabe señalar que en el segundo informe trimestral, se incluyen como Adefas el concepto de impuesto sobre la renta por 11 mil 488 millones de pesos, que es necesario aclarar.

No hay fundamento legal también para hacer la reducción por el mayor costo de los combustibles en 3 mil 500 millones de pesos. Nos gustaría, señor secretario, una respuesta concreta sobre este tema.

Por lo que se refiere a la Convención Nacional Hacendaria, y al paquete enviado a esta Cámara, nos preocupa particularmente la forma ambigua y confusa como se presenta, en esta ocasión elementos importantes de la Ley de Ingresos y la Miscelánea Fiscal.

Pero para nosotros es difícil trabajar en un proyecto tributario viable que incentive o por lo menos que no inhiba la actividad económica y promueva la generación de empleos cuando el Ejecutivo no cumple con las leyes.

En efecto, los artículos 37 y 38 de la Ley de Ingresos de la Federación, para este año, señalan entre otras obligaciones, que en este ejercicio toda iniciativa en materia fiscal debería incluir en su exposición de motivos el impacto recaudatorio de cada una de las medidas propuestas, así como la base de datos y la metodología utilizada para calcular dichos impactos.

Y también señal que toda iniciativa en materia fiscal que envié el Ejecutivo Federal al Congreso de la Unión observará la siguiente: que se otorgue certidumbre jurídica a los contribuyentes, que el pago de los impuestos sea sencillo y asequible y estas disposiciones deberán de incluirse en la exposición de motivos, cosa que no vemos.

También el artículo 38 contempla otros aspectos importantes como incluir las proyecciones de ingresos con las memorias de cálculo.

Señor secretario: Yo quisiera hacer en concreto cinco preguntas:

La primera. ¿Por qué el Presidente Fox no cumplió con esta obligación?

La siguiente. ¿Sin incluir las tarifas qué más hay de simplificación y certidumbre en el paquete fiscal?

Tercero. ¿Por qué la tarifa que se presenta en personas físicas tiene incrementos en relación a la tarifa actual para salarios entre 5 y 25 mínimos?

La siguiente. ¿Hay propuestas incluidas en la Miscelánea Fiscal de la Convención Nacional de Contribuyentes, la Conacon?

Y la última. ¿En el supuesto de que se aprobara el paquete fiscal tal y como se presentó, con el IVA del 12 por ciento y 3 por ciento para los estados y municipios, cómo sugiere que se compense la disminución en los ingresos? Porque nosotros pensamos que debe ser bajando el gasto corriente.

Venimos con el ánimo de construir acuerdos basados en la corresponsabilidad de los poderes a los que representamos. Es urgente establecer compromisos, plazos para su concreción y actores en la realización de éstos, así como establecer mecanismos para su supervisión.

Por último, el Legislativo y mi partido, el PRI, somos un interlocutor dispuesto a trabajar. No se trata de que ganen los partidos, el Ejecutivo o el Legislativo, el interés de todos debe ser buscar soluciones reales y viables a los problemas de nuestro país.

Anticipadamente le agradezco, señor secretario, sus respuestas puntuales.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Gracias diputado Pérez Góngora.

Tiene la palabra, hasta por 10 minutos, el licenciado Francisco Gil Díaz para dar respuesta.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Con su permiso, señor Presidente.

Una respuesta general a la pregunta amplia que hace el diputado Pérez Góngora acerca de por qué no se incluyeron ingresos, tiene qué ver con que la propuesta que se envía no está relacionada con los ingresos del paquete de Ley de Ingresos que se presenta. Es una propuesta que se está haciendo en caso de que se encuentren como lo planteó la propia convención, fuentes de ingreso que compensen la reducción del IVA para el Gobierno Federal con el propósito clarísimo de esta propuesta de mejorar sustancialmente los ingresos de las entidades federativas.

Por cierto existe una fórmula de compensación en la propuesta que atiende los problemas de aquellas entidades federativas que de la aplicación llana de la reducción de la tasa del IVA, la reducción consecuente en las participaciones de ingresos federales y la sustitución por un impuesto local a las ventas se pudieran ver perjudicadas.

Sin incluir únicamente la parte de tarifa de personas físicas qué más hay de simplificación y de certidumbre en la propuesta. Hay una mejora sustancial en el cálculo que tendrían las empresas, particularmente las pequeñas y medianas, que hoy tienen dificultades muy grandes para poder calcular todo lo relacionado con los conceptos de la nómina por la simplificación que se da al igualar las bases de Infonavit, Seguro Social, de impuesto sobre la renta.

Por lo que se refiere a otras propuestas, se propone un nuevo régimen fiscal para Petróleos Mexicanos, se propone una exención de 7 salarios mínimos, se da la posibilidad de cargas fiscales estatales y municipales sobre los pequeños contribuyentes y un régimen opcional de impuestos para micronegocios opcional al de flujo de efectivo, más sencillo todavía que ese. De manera que hay varios elementos de simplificación. Las propuestas de la Conacon, por ejemplo intensificar gradualmente el uso de tecnología para el cumplimiento fiscal. Eso ya está en marcha.

Replantear la coordinación fiscal, es algo que se está haciendo en la propuesta; propone consolidar los padrones del Gobierno Federal y de los estados en uno solo, nos gustaría poderlo hacer; promover la cultura cívica fiscal, lo estamos haciendo; procurar que las reglas fiscales permanezcan en el tiempo, creo que es algo que todos estaríamos de acuerdo en hacer; en fin, hay varios puntos de acuerdo o en la propuesta del Ejecutivo, consecuencia de las deliberaciones de la convención y de las acciones que ya se vienen llevando a cabo.

Por último, a propósito de los ingresos excedentes, las cantidades se han ido revisando al alza conforme se va teniendo una mayor seguridad, como sucedió el año pasado, respecto de cuáles van a ser los ingresos excedentes, porque no lo podemos conocer hasta en tanto no saber cómo cierran las finanzas públicas para el conjunto del año y nos faltan todavía casi cuatro meses para eso.

Sin embargo, la metodología que se ha aplicado y que conocen las entidades federativas, porque se ha hecho una explicación cuidadosa en varias ocasiones, es un reflejo fiel de las disposiciones del Presupuesto de Egresos y de las autorizaciones que tiene el Ejecutivo, de manera que la interpretación que se ha hecho da como resultado un excedente repartible a las entidades federativas, que tome en cuenta el conjunto de disposiciones y que da como resultado una estimación leal y correcta y legal de dicho excedente. Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera:

Tiene la palabra para hacer uso de su derecho de réplica, el señor diputado Juan Carlos Pérez Góngora, hasta por 5 minutos.

El diputado Juan Carlos Pérez Góngora: Con el permiso de la Presidencia; compañeras diputadas y diputados.

Señor secretario: He escuchado las respuestas planteadas a nuestros cuestionamientos y quisiera iniciar por el último sobre el referente a los excedentes que principalmente vienen por el precio del petróleo.

Quiero decirle que la única forma que en el resto del año hubiera una cantidad negativa, sería que el precio del petróleo estuviera por debajo de los 20 dólares que aprobamos en esta Cámara de Diputados.

Quiero hacerle entrega de un documento, "Análisis sobre la determinación de ingresos extraordinarios a las entidades federativas, del primer semestre", en donde se concluye que el 50 por ciento repartible a los estados es de la cantidad de 15 mil 999.85 millones de pesos y es una cuantificación hecha y está expresado el criterio de ustedes y también la determinación de acuerdo a la aplicación estricta de la ley por parte de nosotros.

Pero no solamente quiero hacerle entrega de ese documento, le voy a hacer entrega de una carta-certificación del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara, en donde la semana pasada le entregué el documento, para efectos de que me diera su opinión en la interpretación y en la determinación de los cálculos, y coincide con eso.

Aunado a este criterio, también acudí al Centro de Estudios de Derecho e Investigaciones Parlamentarias, y la semana pasada me entregan un documento con la interpretación correcta en la determinación de estos excedentes, y precisamente coincide y suma la cantidad mencionada, cerca de los 16 mil millones de pesos.

En materia de simplificación, realmente no vemos que en el proyecto que presentaron en materia de impuesto sobre la renta, se presente una simplificación tal y como lo señalan los artículos 37 y 38 de la Ley de Ingresos de la Federación, establecen un sistema de costo de ventas para las empresas, en lugar de compras es un sistema quizá justo, pero tiene nueve artículos más y una serie de procedimientos no el más simple.

También hay unas restricciones en las deducciones de los intereses para las empresas, relacionándolas con cuentas fiscales, como es la utilidad fiscal neta y todo eso. Y todavía para terminar con esto de la simplificación, ahora se señala, que para sean deducibles los gastos de gasolina, ya no puede pagar uno en la gasolinera en efectivo, ahora lo tiene que hacer con cheque, con tarjeta de crédito, con tarjeta de débito o con transferencias electrónicas.

Entonces no vemos simplificación, el ISR celular, en donde se habla de una deducción, va en contra de unos artículos que ya está en la ley, en donde me habla de acreditamiento, yo pensaría que en las personas físicas con actividades empresariales y en la generación de inmuebles, pues está permitiendo, además de la deducción el acreditamiento, porque sí en los artículos 354 Bis y el 136.

Por lo que se refiere a las tarifas, no me quedó claro, pero si déjeme decirle, que los salarios entre 5 y 25 mínimos tienen incrementos, nada más aproximadamente hubo un salario, que en base a 7 mínimos, tiene el 33 por ciento de incremento en el impuesto sobre la renta relacionado con el sistema actual.

Y una serie de distorsiones que se vienen a presentar, en materia también para las empresas en la reducción del reparto de utilidades, se mete un sistema de flujo, donde tenemos ese tipo de sistema.

Yo creo realmente, señor secretario, que quizá usted y el Presidente de la República, no están enterados de los documentos que mandaron a la Cámara, y prueba de ello es que no venían ni siquiera firmados.

Yo solamente para terminar, sostengo que se requiere de un sistema simple y accesible a los contribuyentes y que dé certidumbre, son prerequisitos indispensables para lograr el objetivo. Hay una evasión, como usted sabe, entre el 51 y 58 por ciento donde la autoridad no ha actuado congruentemente, tenemos cerca de 600 disposiciones en miscelánea.

Es necesario construir una política fiscal, sustentada en una política económica clara, con un rumbo definido y con una visión de Estado, que tenga como base el mejoramiento de las condiciones de vida de los mexicanos, capaz de dar certidumbre y estabilidad económica al país.

Esta es nuestra visión, ésta será nuestra propuesta en el Congreso. Muchas gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Muchas gracias a usted señor diputado.

Tiene la palabra hasta por 5 minutos la diputada Gabriela Ruiz del Rincón, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

La diputada Gabriela Ruiz del Rincón: Licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público, gracias por su presencia entre nosotros;compañeras y compañeros legisladores.

Precisar el desempeño del Gobierno Federal en materia de gasto público a la luz de los datos que arroja el informe de gobierno, resulta oportuno para analizar, al mismo tiempo, el proyecto de presupuesto de egresos para el ejercicio fiscal del año próximo.

Hoy, gracias a las reformas impulsadas por esta Cámara es posible, por primer vez, discutir y analizar, con mayor anticipación, el paquete económico para el 2005, contamos con la oportunidad de revisar la forma en que el Gobierno Federal ha ejercido los recursos públicos y al mismo tiempo, definir e instrumentar, las medidas y acciones necesarias, para llevar a cabo una asignación eficiente, oportuna y eficaz del gasto, que de manera efectiva atienda las necesidades de los mexicanos.

Es necesario asumir plenamente nuestra responsabilidad como diputados, a efecto de llevar a cabo un análisis ordenado y objetivo que nos permita incorporar en este paquete económico las expectativas y requerimientos planteados por la sociedad. Estamos obligados por el bien de México a dejar de lado el ataque sistemático y en muchos casos tendencioso al proyecto de gobierno, de la misma manera que debemos dejar de un lado una actitud pasiva y ausente de crítica en relación al mismo.

Acción Nacional tiene la convicción de que es a través del diálogo civilizado y del acercamiento y no mediante la confrontación y el descrédito, como podemos realmente avanzar en el diseño de un manejo adecuado y eficiente de los recursos públicos. En consecuencia, a nombre del grupo parlamentario del PAN me permito plantearle, señor secretario, lo siguiente:

Me referiré en primer término al destino del gasto neto total. Algunas preguntas pueden ser reiterativas, pero damos también oportunidad de que pueda ser siempre que se queda algo en el tintero. Estamos enterados de las medidas emprendidas por el Ejecutivo para reducir el gasto administrativo y el costo financiero, tenemos conocimiento por otro lado, de las percepciones de ingresos excedentes obtenidas gracias al incremento en el precio del petróleo. Sin duda este asunto es de gran discusión en este seno de la Cámara debido a la posibilidad que actualmente brindan estas variables para disponer de recursos que permitan —como ya se ha dicho aquí— solventar gastos hasta ahora pospuestos, como son la inversión en infraestructura y reinversión en Pemex. Al respeto, le pedimos nos informe sobre el destino que le ha dado y le dará el Gobierno Federal a tales recursos adicionales.

De manera particular, es de interés para el grupo parlamentario de Acción Nacional y seguramente para todo el país, profundizar en los resultados que el Ejecutivo ha alcanzado en materia de racionalidad del gasto durante los primeros cuatro años de gobierno y conocer qué medidas serán instrumentadas en el siguiente ejercicio fiscal.

Es importante saber el grado de avance respecto al mandato que el Poder Legislativo hizo al Ejecutivo Federal a efecto de tener un gobierno que verdaderamente cueste menos, que oriente sus recursos a actividades sustantivas y que sea coherente con la disciplina de ahorro y racionalidad que imponen los tiempos.

Asimismo, le pido nos informe en relación con las medidas orientadas a la reducción del aparato de gobierno, la forma en que se ha realizado el recorte y la renivelación de plazas, así como el impacto que esto tiene y tendrá en el funcionamiento de Gobierno Federal.

Finalmente, no podemos dejar a un lado la importancia de lo que aquí se ha marcado en varias ocasiones: lo que representa el costo financiero de la deuda, así como la forma en que el Gobierno Federal ha atendido los compromisos financieros del país. Deseamos conocer cuáles son los cambios cualitativos que la presente administración ha logrado en materia de manejo de la deuda y cuáles son las acciones y retos que en esa materia se han tomado en cuenta para el diseño del gasto en los próximos ejercicios. A nombre del grupo parlamentario de Acción Nacional, agradezco de antemano sus comentarios.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Gracias, diputada.

Tiene el uso de la palabra el licenciado Francisco Gil Díaz, hasta por 10 minutos, para dar respuesta.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Gracias, señor Presidente, con su venia.

Uno de los renglones que se contabilizan dentro de gasto corriente que han dado lugar a interpretaciones que no se meten a la composición del gasto ni al crecimiento de los componentes, de que se ha gastado excesivamente en gasto corriente, es el de servicios personales, que ha tenido un crecimiento de 10.6 por ciento en términos reales en estos 4 años, que visto como un crecimiento en 4 años tampoco por sí solo parece un crecimiento exagerado.

¿A dónde se ha ido este crecimiento de servicios personales? A educación con un 40 por ciento, a salud y seguridad social con un 25 por ciento, a los Poderes Legislativo y Judicial con un 4 ó 5 por ciento y seguridad pública y nacional con un 11 por ciento. El resto del gobierno en la parte administrativa central ha tenido reducciones muy importantes en estos conceptos de gasto.

Creo que eso retrata de la mejor manera posible lo que se ha hecho en materia de racionalización de gasto, pero también hubo un enfoque concentrado en compactar, en lograr economías en el gasto operativo y les voy a dar algunos ejemplos:

En arrendamiento de edificios y locales hubo una reducción real de 22 por ciento, en mantenimiento, conservación de vehículos aéreos, marítimos, etcétera, de 14 por ciento; en gastos de ceremonial de los titulares de las dependencias y entidades, del 30 por ciento; en pasajes nacionales para servidores públicos de mando en el desempeño de comisiones y funciones oficiales del 38 por ciento; en viáticos nacionales para servidores públicos en el desempeño de funciones oficiales, de 34 por ciento; en gastos para la alimentación de servidores públicos de mando, de 11.6 por ciento; en productos alimenticios para el personal en las instalaciones de las dependencias y entidades del 34 por ciento; en productos alimenticios derivados de actividades extraordinarias para el personal en general, de 36 por ciento; en combustibles, lubricantes y aditivos para vehículos terrestres, aéreos, marítimos, etcétera, del 58 por ciento; en servicio de telefonía celular de 33.6 por ciento; de radiolocalización 24.6 por ciento y en gastos para la alimentación de servidores públicos de mando, de 41.6 por ciento.

En cambio cómo se ven los grandes rubros en los 5 años de Gobierno: en pensiones un aumento del 34 por ciento; Pidiregas 34; FASP y Ramo 25, 20 por ciento; gasto federalizados distintos de educación y salud 21 por ciento; en desarrollo rural, sin tomar en cuenta Oportunidades, 13.5 por ciento; en Oportunidades 16 por ciento, otros gastos para el alivio de la pobreza 13.7; en salud 22.8; en poderes y entes autónomos 9.5 y todo el resto del sector público distinto a los renglones que acabo de mencionar, menos 54 por ciento. Si éste no es un esfuerzo de racionalización, de reestructuración de gobierno, yo no sé cómo entonces calificarlo.

Por lo que se refiere a ahorro de intereses, se habrá tenido de 36 mil millones a lo largo de estos 5 años, tomando en cuenta ya el aumento en el costo por este concepto el año entrante.

Y por lo que se refiere a manejo de deuda, no es mérito mío, es de mis colaboradores y de la política que ha marcado el señor Presidente, se ha señalado al área de la Subsecretaría de Hacienda durante varios años consecutivos como el mejor manejo de deuda internacional a nivel mundial.

Tenemos obviamente las referencias que les proporcionamos, si les interesa con mucho gusto. ¿Por qué? Por ejemplo, si este año no hubiéramos liquidado todos los Bradys, que los liquidamos anticipadamente contratando deuda nueva a mejor plazo y con más baja tasa de interés.

Sólo por las cláusulas relacionadas con los precios del petróleo, hubiéramos tenido que pagar 700 millones de dólares adicionales, o sea, que haber liquidado anticipadamente los Bradys, además de la recuperación de los activos de la Tesorería de Estados Unidos, que estaban dentro de los propios Bradys y que le dieron ingresos extraordinarios al Gobierno Federal, además de la disminución en el costo de la deuda, además del alargamiento en su plazo, nos permitió desvincularnos de los precios del petróleo en un momento de gran oportunidad, por el costo adicional que hubiera representado haberlos conservado.

Lo mismo tratándose de otras operaciones de contratación y de pago anticipado de deuda con mayores costos, aprovechando la disminución de las tasas en los mercados internacionales y la mejor percepción que se tiene de riesgo-país. Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera:

Tiene la palabra para hacer uso de su derecho de réplica, la diputada Gabriela Ruiz del Rincón, hasta por cinco minutos.

La diputada Gabriela Ruiz del Rincón: Gracias, señor secretario. El diálogo entre poderes es fundamental, para reconocer entre nosotros cuáles son las acciones prioritarias para el país y hacia donde debemos orientar o se deben orientar los recursos del gobierno.

El grupo parlamentario de Acción Nacional considera vital la inversión destinada al desarrollo social y superación de la pobreza, cuyos resultados comienzan a verse reflejados en la realidad. Sin embargo, consideramos pertinente darle mayor importancia en esta discusión a los temas de inversión en infraestructura para el desarrollo y la generación de empleos, porque sólo así los éxitos, grandes o pequeños en materia de abatimiento de la pobreza, se verán consolidados en una situación económica estable a mediano y a largo plazos.

Con respecto a la reducción del gasto corriente por medio del ajuste de plazas y la aplicación de medidas de austeridad, los números no mienten, ahí está el ahorro. Sin embargo, para que este esfuerzo no sea en vano, el siguiente paso que el Ejecutivo debe dar es emprender un esfuerzo encaminado a volver eficiente el aparato de gobierno, toda vez que si se continua exclusivamente con abatimiento de plazas, corremos el riesgo de dejarlo inoperante.

Asimismo, el Partido Acción Nacional conmina a que estas medidas de racionalidad del gasto, sean emprendidas también en las entidades federativas, aplicando programas de austeridad y transparencia en las mismas. También Acción Nacional se congratula por las acciones emprendidas por el Ejecutivo, que han dado como resultado que la reducción en el costo-financiero de la deuda, se traduzca en un beneficio directo a la población.

Como aquí nos señaló el señor secretario, se han destinado entre otros rubros: a educación, a salud y a vivienda. Estas acciones en la medida de lo posible deberían continuar, por supuesto, también tomando en cuenta como ya se ha dicho, se ha repetido e insistimos, en la inversión en infraestructura.

El grupo parlamentario de Acción Nacional mantiene firme su compromiso de fortalecer la estabilidad económica del país, a través del equilibrio fiscal. Por ello, apoyamos la medida establecida para el próximo año, de no incrementar el déficit público, no obstante existan grandes presiones para tomar el camino fácil del endeudamiento. Sabemos que esta salida no resuelve los problemas, sino que los traslada hacia el futuro y además genera señales erróneas que se traducen en altos costos que serían cubiertos por los bolsillos de todos los mexicanos.

Señor secretario, compañeros legisladores, tenemos la necesidad y el deber de construir acuerdos; tenemos el compromiso y la obligación de buscar el mejor camino; tenemos qué ver, como lo señalaba el secretario, con sentido de urgencia, con visión de futuro; tenemos qué ver con claridad y orden.

En Acción Nacional estamos seguros que el trabajo, la voluntad política, el respeto, la responsabilidad a través del diálogo, nos llevará a tomar mejores decisiones dejando de lado los intereses particulares, porque estamos pensando en México. Gracias, señores.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Gracias a usted, diputada.

Tiene la palabra hasta por 5 minutos para formular su pregunta o sus preguntas, el diputado Angel Buendía Tirado, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Angel Augusto Buendía Tirados: Señor Presidente;compañeras diputadas y diputados:

Hemos recibido el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2005 y corresponde ahora a esta Cámara de Diputados examinarlo, discutirlo, modificarlo y en su caso aprobarlo; hemos por ello iniciado un cuidadoso y riguroso análisis.

Requeriremos en los días venideros, de usted, señor secretario y de los funcionarios, de los servidores públicos de su dependencia, aquella información y explicaciones que determinemos como necesarias para satisfacer irrestrictamente a los propósitos que la Constitución señala al trabajo de esta Cámara.

Aún a nivel de grandes agregados, quiero manifestar a usted las primeras inquietudes que han surgido entre los diputados y que es imprescindible que comencemos su desahogo:

La falta de crecimiento económico ha agudizado las desi-gualdades en nuestro país; se abre, se ensancha cada día más la brecha entre las regiones, no se generan los empleos necesarios, crece la inseguridad pública; el sector rural es cada vez menos competitivo y la sustentabilidad de nuestro desarrollo sigue siendo una lejanísima aspiración.

Cada día gastamos menos en educación superior y ello atenta contra la inteligencia del país. Todo esto y varios temas más, entre otros imperativos nacionales, deben y pueden ser atendidos exclusivamente desde la perspectiva presupuestal.

Sin embargo cuando todo es prioritario, de verdad, en el fondo nada lo es; por ello en este grave contexto de la escasez, iniciaremos, junto con la dependencia que usted encabeza, un complejo ejercicio de determinación que nos permita privilegiar con recursos los programas que la nación demanda. Esto implica dotar al proceso de asignación de mayor racionalidad y, sobre todo, de mayor eficacia social.

La reciente modificación al artículo 74 constitucional, atribuye a esta Cámara la facultad, por primera vez, de modificar la iniciativa de presupuesto federal que remitió el Ejecutivo. Así, pues, esta original responsabilidad presupues- taria de los diputados se acrecienta y surge un nuevo esquema de corresponsabilidad en el proceso de elaboración del presupuesto que requiere desde luego la mayor apertura de quienes han formulado la iniciativa, para argumentar y explicar al mayor detalle lo necesario para quienes habremos de trabajar con ellos.

Ahora el contenido constitucional adquiere un nuevo significado: examinaremos a fondo la iniciativa. Para ello se requiere de su concurso y abierta disposición que permita a esta soberanía contar con todos los elementos de juicio técnicos y metodológicos, que fueron considerados en su elaboración.

Discutiremos en esta Cámara la iniciativa presupuestal no solamente al interior de la Comisión de Presupuesto, sino con el conjunto de las comisiones, con las bancadas, en lo particular con cada diputado. Y desde luego vamos a convocar, a invitar con la mayor frecuencia posible al Ejecutivo, para que aporte en esta etapa su imprescindible contribución.

Modificaremos en el uso de nuestro derecho constitucional lo que a juicio de esta soberanía sea necesario modificar. Y la aprobaremos en los términos en que el ejercicio de nuestra capacidad de concertar, de convenir y de acordar, honre el propósito constitucional expresado.

Estamos convencidos, señor secretario Gil Díaz, que hoy se inicia una nueva etapa, una nueva era en el proceso presupuestario del gasto público. Los diputados nos encontramos perfectamente alertas y conscientes a ello. Esperamos de la Secretaría a su cargo la mayor disposición y colaboración para formular el mejor presupuesto que podamos hacer tanto en las asignaciones como en sus normas operacionales.

Si hasta antes de esta reforma constitucional lo que reclamaba nuestra mayor atención era la forma en que se presentaba el presupuesto, ahora lo importante es cómo va a surgir de esta Cámara.

Por ello secretario, señor secretario ante el reto que significa obtener un presupuesto dentro de las limitaciones de ingresos y para que ello cumpla con los propósitos que hemos enunciado, le convoco a una colaboración más amplia y abierta con esta soberanía, por el bien de México. Muchas gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera:

Tiene la palabra el señor secretario de Hacienda, hasta por 10 minutos, para dar respuestas a las preguntas del diputado Angel Buendía.

El secretario diputado de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz: Muchas gracias, señor Presidente; con su venia.

Los últimos años, desde diciembre de 2000, cuando tuve oportunidad de empezar a dialogar, así como mi equipo de trabajo y no sólo los funcionarios de Hacienda sino los de las demás dependencias del gobierno, para discutir los aspectos generales y la estructura del presupuesto, se ha de-sarrollado una relación estrecha entre los miembros del Poder Legislativo, para analizar, desmenuzar, reestructurar el presupuesto.

Con mayor razón ahora, como lo menciona el diputado Buendía, que tenemos esta modificación al artículo 74 constitucional, que como saben fue favorecida por el propio Ejecutivo. Y cuente usted con la más amplia colaboración, la vamos a hacer no sólo con entusiasmo profesional, sino con convicción, para que entre todos saquemos la mejor estructura programática del presupuesto para nuestro país, del 2005.

Muchas gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera:

Tiene el uso de la palabra hasta por 5 minutos el diputado Angel Buendía Tirado, para hacer uso de su derecho de réplica.

El diputado Angel Augusto Buendía Tirado: Señor secretario: Permítame ahora manifestar a usted tres preocupaciones principales compartidas por muchos diputados.

La primera de ellas se relaciona con las acusadas inexactitudes en la previsión de escenarios macroeconómicos, en orden a los cuales tiene lugar la estimación de los ingresos del sector público.

Si en años anteriores las estimaciones de cierre hechas a mediados de noviembre han resultado poco exactas, y las del siguiente ejercicio aún más inciertas, la preocupación se acrecienta ahora —cuando a cuatro meses del fin del año— se presentan estimaciones de cierre para éste y de evolución del siguiente ejercicio, el de 2005.

Debemos disponer de mayor información sobre dichas previsiones y sus márgenes de error, porque tanto la Ley de Ingresos como de manera consecuente el Presupuesto de Egresos, son subsidiarios —diríamos— del comportamiento de la economía.

Le invito a hacer de nuestro conocimiento la información requerida.

Otras preocupaciones se refieren a la inexactitud de las previsiones presupuestales. Déjeme poner solamente un ejemplo, que es lo ocurrido con los Adefas, desde 2001.

Lo finalmente erogado, fue inferior casi en 60 por ciento a lo presupuestado como resultado de que fue sobreestimado su monto en la iniciativa.

En el 2002 nuevamente se sobreestimaron los montos por Adefas. Esta vez lo finalmente erogado resultó inferior en 8.4 por ciento a lo presupuestado.

Ante tal situación, para el 2003 la Cámara decidió tomar cartas en el asunto ante un presupuesto de 12,236 millones de pesos que presentó el Ejecutivo; se aprobaron 7,038 pero las erogaciones alcanzaron la cifra de 12,962; 84.2 por ciento arriba de lo que autorizó la Cámara e incluso 6 por ciento arriba de lo que originalmente presentó el Ejecutivo.

En el año que corre, las cosas no son mejores. El Ejecutivo solicitó erogaciones por 14,512 millones, mientras que esta soberanía autorizó 10,712 millones.

No obstante, al primer semestre se han erogado 28,938 millones; 170 por ciento por arriba de lo aprobado, y 100 por ciento arriba de lo presupuestado originalmente por el Ejecutivo.

Estamos hablando de cuantiosos recursos que en un caso fueron sobreestimados y que podrían haberse asignado a fines específicos del presupuesto, en lugar de servir como candado para lograr bajar el déficit público.

En otro caso, estamos hablando de excedentes petroleros por un monto muy importante que no fueron ya repartidos a las entidades federativas y municipios porque tuvieron que ser empleados en el pago de adeudos, que al parecer también fueron subestimados.

Ello genera incertidumbre, señor secretario, suspicacia, desconfianza. Un buen presupuesto es aquél que en primer lugar otorga certidumbre. Yo le convoco, señor secretario, a que colaboremos para tener una mayor precisión presupuestal que le dé a la Cámara la certidumbre requerida.

La tercera preocupación relevante se relaciona con la ejecución del gasto, por gran parte de los ramos de la administración pública centralizada y paraestatal.

En los informes trimestrales que por primera vez estamos revisando cuidadosamente, encontramos que se registran importantes subejercicios en el transcurso anual e incluso ejercicios que podríamos llamar virtuales pues una cosa es que se radiquen los recursos y otra que se ejerzan.

Frente al angustioso reclamo de los compañeros del sector rural, el secretario de la Sagarpa nos responde con un desplegado periodístico —uno más— en donde se muestran avances presupuestales del 96 por ciento. Es verdaderamente absurdo que se pretenda engañar a quienes tienen el contacto cercano con el campo y saben que ahí los recursos no han aterrizado.

Por cierto señor secretario, el PAFEF no ha venido en ceros, este año recibimos del Ejecutivo 10 mil millones de pesos de propuesta y esta soberanía lo incrementó a 17 mil millones de pesos, cosa que seguramente haremos.

Estamos conscientes desde luego, que la Secretaría de Hacienda no es la responsable de la ejecución del gasto pero también sabemos que dispone de los mecanismos que permiten evitar que estas distorsiones presupuestales ocurran. Vamos a trabajar desde la Cámara para revisar el marco legal que nos permita asegurar que los recursos se ejerzan, que se ejerzan en donde este Congreso los autorizó y que no haya zonas oscuras en el presupuesto que permitan desviar la voluntad de los diputados, que es la voluntad de los mexicanos. Muchas gracias.

El Presidente diputado Manlio Fabio Beltrones Rivera: Gracias a usted, señor diputado Buendía.

Con esta última participación, como lo señala el acuerdo suscrito por los diversos grupos parlamentarios, esta Presidencia da por cumplimentada la obligación que se deriva de la fracción IV del artículo 74 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Muchas gracias.

Se ruega a la comisión encargada de acompañar al secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz, cuando desee retirarse del recinto.

(La comisión cumple con su cometido.)