Comparecencia del Secretario de Trabajo y Previsión Social,
Carlos Abascal Carranza, correspondiente al
Cuarto Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa:
Enrique Burgos García

Exposición por parte del funcionario del Ejecutivo Federal: Carlos Abascal Carranza

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTA

Pregunta: Mayela María de Lourdes Quiroga Tamez, Partido Revolucionario Institucional
Pregunta: María del Carmen Mendoza Flores, Partido Acción Nacional
Pregunta: Agustín Rodríguez Fuentes, Partido de la Revolución Democrática
Pregunta: Jorge Legorreta Ordorica, Partido Verde Ecologista de México

Respuesta por parte del funcionario del Ejecutivo Federal:
Carlos Abascal Carranza

Réplica: José Felipe Puelles Espina, Partido Acción Nacional
Réplica: Tomás Cruz Martínez, Partido de la Revolución Democrática

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTA

Pregunta: Pablo Pavón Vinales, Partido Revolucionario Institucional
Pregunta: Sergio Alvarez Mata, Partido Acción Nacional
Pregunta: Pablo Franco Hernández, Partido de la Revolución Democrática

Respuesta por parte del funcionario del Ejecutivo Federal:
Carlos Abascal Carranza

Réplica: Ricardo Rodríguez Rocha, Partido Revolucionario Institucional
Réplica: Salvador Márquez Lozornio, Partido Acción Nacional
Réplica: Francisco Javier Carrillo Soberón, Partido de la Revolución Democrática

Comentarios finales:
Enrique Burgos García



















El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Esta Presidencia ha recibido el informe de la Secretaría, que ha recabado la asistencia de los señores diputados integrantes de esta comisión, y habiendo quórum, se abre esta sesión de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

De conformidad con el artículo 7º, numeral 4, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, comparece el señor licenciado Carlos Abascal Carranza, secretario de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, invitado a esta reunión de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, en la que se llevará a cabo el análisis del IV Informe de Gobierno del Presidente de la República, licenciado Vicente Fox Quesada, en el tema de su competencia, en el ámbito laboral.

Se dará lectura al Acuerdo Parlamentario suscrito por los integrantes de la Junta de Coordinación Política de esta Cámara, aprobado por el pleno en la sesión del día seis de septiembre.

Voy a solicitar atentamente a la secretaria, diputada Sara Rocha, se sirva dar lectura al acuerdo correspondiente.

La Secretaria María Sara Rocha Medina: Con gusto, diputado Presidente.

Cuarto. Con la finalidad de dar cumplimiento al artículo 7º, numeral 4, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, se cita a comparecer ante comisiones ordinarias a los funcionarios del Ejecutivo Federal, de conformidad con el programa anexo.

Las comparecencias ante comisiones se sujetarán al siguiente formato:

Exposición por parte del funcionario del Ejecutivo Federal hasta por 10 minutos.

Primer ronda de preguntas por parte de cada uno de los grupos parlamentarios con representación en la comisión, en orden decreciente hasta por cinco minutos. Asimismo, los grupos parlamentarios que no cuenten con integrantes en la comisión, podrán participar en esta ronda hasta por cinco minutos.

Respuesta por parte del funcionario del Ejecutivo Federal hasta por 10 minutos; réplica por parte de los legisladores en el orden de sus intervenciones hasta por cinco minutos.

Segunda ronda de preguntas por parte de cada uno de los grupos parlamentarios con representación en la comisión, en orden decreciente hasta por cinco minutos.

Respuesta por parte del funcionario del Ejecutivo Federal hasta por 10 minutos.

Réplica por parte de los legisladores en el orden de sus intervenciones hasta por cinco minutos.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias.

Señor licenciado Carlos Abascal, secretario de Trabajo y Previsión Social; distinguidas legisladoras; legisladores; muy distinguidos asistentes todos:

Compartimos la Cámara de Diputados y un representante del Poder Ejecutivo un acto relevante, comparecer, informar y dar cuenta a la representación nacional; dar cuenta del contenido, alcance, en este marco de análisis en el ámbito laboral contenido en el IV Informe de Gobierno del ciudadano Presidente de la República, lo que nos lleva necesariamente a plantear nuestras interrogantes y a esperar respuestas.

Estamos aquí para plantear nuestros cuestionamientos, para requerir explicaciones, y aun para plantear divergencias, pero también para contribuir en la construcción de propuestas que a todos nos incumben y atañen.

Lo recibimos, señor secretario Abascal, con respeto, con la consideración y cortesía republicana, hoy indispensable para la convivencia en la pluralidad política.

Esta reunión de trabajo tiene que enmarcarse en la búsqueda constante, permanente, para identificar entendimientos políticos dentro de los espacios jurídicos, éticos, que impulsen el bien de la República. La división de poderes es un principio que encuentra su equilibrio también en el principio de colaboración.

Esta reunión, señor secretario, por su formato seguramente no permitirá agotar las diversas inquietudes que los integrantes de la comisión nos han manifestado, por ello, desde ahora solicitamos con la mayor consideración que busquemos la oportunidad de tener un nuevo encuentro, que nos permita intercambiar los puntos de vista e insistir en esa constante que a todos nos convoca: la búsqueda de acuerdos indispensables en este tiempo de suyo complejo y cargado de retos.

Para dar cumplimiento al párrafo 4º, fracción I, del acuerdo aprobado, cuya lectura acabamos de escuchar, el señor secretario Carlos Abascal Carranza, tiene la palabra hasta por 10 minutos. Adelante.

El Secretario de Trabajo y Previsión Social Carlos María Abascal Carranza: Diputado Enrique Burgos, Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social; señoras y señores diputados; colegas de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; líderes sindicales; señoras y señores de los medios masivos de comunicación.

Señoras y señores, todos:

Comparezco ante esta soberanía para colaborar con las y los señores diputados, en el análisis del IV Informe de Gobierno presentado por el Presidente de la República, con tal fin, además de los anexos de dicho informe, les hemos entregado también el informe de labores de la Secretaría.

En esta presentación, me limitaré a exponer los criterios que nos han guiado en el desempeño de nuestra función.

El eje principal del informe del Presidente Fox es la democracia, tal es el camino de la transición. Si la existencia de la transición que vive el país es la democracia, el camino a seguir y los medios a usar en el mundo del trabajo deben ser también democráticos.

Con tal orientación hemos asumido las atribuciones de la Secretaría, armonizar las relaciones entre trabajadores y empleadores, vigilar la observancia y aplicación de la Constitución y de las leyes, crear condiciones para elevar el nivel de vida de las y los trabajadores y sus familias.

En esta perspectiva ha sido el diálogo social el medio fundamental para la consolidación de la vida democrática en el ámbito laboral y productivo del país. Estamos fortaleciendo el consejo para el diálogo con los sectores productivos, para darle cada vez mayor autonomía y eficacia.

En tal sentido, el pasado mes de agosto, el consejo firmó el Compromiso por la Competitividad para el Empleo y la Justicia Social.

Por otra parte, hemos mantenido un clima de confianza en el ámbito laboral, podemos afirmar que ahora han quedado descartadas las medidas excluyentes, arbitrarias y represivas. Las negociaciones contractuales y salariales se han llevado a cabo con el máximo respeto a la dignidad, a los derechos y a la autonomía de las partes.

En este clima de confianza y mediante el diálogo permanente hemos logrado que el salario mínimo avance hacia su convergencia en las tres zonas geográficas y que se observe ya una tendencia al acercamiento entre el salario rural y el urbano.

Asimismo, hoy podemos decir que durante estos cuatro años se ha detenido el deterioro del poder adquisitivo. Ahora, con el reinicio el crecimiento económico estamos en condiciones de impulsar nuevas acciones para su recuperación. La democracia es nuestro objetivo y referente cotidiano. Se expresa en la manera incluyente como esta Secretaría ha interactuado con los secretarios y las organizaciones de empleadores.

La paz laboral es una importante conquista de la sociedad, construida con la voluntad y la corresponsabilidad de los factores de la producción y auspiciada por la política laboral del diálogo y la negociación.

Hemos rediseñado las instituciones laborales en beneficio del pueblo mexicano. Hoy funcionan con mayor eficacia y transparencia en el manejo de sus recursos. En sólo cuatro años el Fonacot fue rescatado del colapso en que se encontraba. Hoy ha dejado de ser una entidad inviable financieramente, para erigirse en una opción que fortalece el patrimonio familiar de las y los trabajadores y que dinamiza el mercado interno.

En los foros internacionales, porque este gobierno es reconocido y escuchado, ratificamos el compromiso de fortalecer la dimensión humana de la globalización a través de los objetivos de la justicia social y el bien común compartidos por las naciones.

Especial mención y empeño nos han merecido las acciones que para procurar la protección de los derechos de todos los trabajadores mexicanos en cualquier parte del mundo sin importar su condición migratoria. Tal es la esencia de la política laboral en el interior y en el exterior, es decir, la protección de los derechos de las y los trabajadores mexicanos.

Por otra parte, hemos avanzado en la procuración de la justicia laboral, ello se advierte en el trato humano, personalizado, gratuito, profesional, eficaz que brinda la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo.

Mención especial merece también el caso de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, una de las entidades más rezagadas de la Administración Pública Federal y que hoy está logrando fortalecer el Estado de Derecho en el ámbito laboral, factor que influye de manera fundamental en la competitividad del país.

Tenemos también un compromiso democrático en la prioridad que damos a la vinculación de desempleados mediante el servicio nacional y los estatales, de empleo, a pesar de las limitaciones presupuestales, particularmente en la atención a las mujeres, los jóvenes, los adultos mayores y aquellos grupos sociales que presentan mayor vulnerabilidad, como las personas con capacidades diferentes, exconvictos, trabajadores migrantes y otros.

La Secretaría, en el marco de sus atribuciones ha reconocido que la atención a los desempleados es un derecho ciudadano.

Ciertamente, corresponde, en primer lugar a los empresarios la creación de empleos productivos, pero las instituciones del Estado tienen un papel insustituible que consiste en crear las condiciones propicias para la generación, consolidación y desarrollo de los puestos de trabajo, la empleabilidad y la capacitación de los trabajadores, así como la igualdad de oportunidades entre todas las personas.

Por ello hemos propuesto colocar el empleo en el centro del esfuerzo corresponsable de todos los actores públicos, sociales y privados, para que cada quien y todos juntos asumamos el compromiso de impulsar el desarrollo económico, social y sustentable, teniendo como eje de atención prioritaria la promoción del empleo, del autoempleo y la ocupación productiva.

Mi convicción es, que el futuro de las democracias en el mundo depende en gran medida de su capacidad para generar empleos, puesto que el empleo es un factor fundamental para la cohesión y la prosperidad social.

Es necesario enfrentar el reto del empleo como un asunto de la nación entera que requiere de una política de Estado. La Secretaría seguirá haciendo su parte, de ahí la importancia de que las reformas a la Ley Federal del Trabajo, que finalmente apruebe esta soberanía, coadyuven al logro de este fundamental objetivo social y de Estado.

En la Secretaría pensamos que las reformas estructurales en su conjunto, sin dejar de considerar otros aspectos, cada una de ellas, pero todas juntas, debieran poder responder de manera muy puntual a la pregunta: ¿Cómo contribuye esta reforma, ley o institución a mejorar la competitividad del país y a promover las inversiones que generen los empleos de calidad que se necesitan para que las personas y las familias vivan mejor?

Para encontrar soluciones al ya impostergable y grave problema de las pensiones y jubilaciones de los trabajadores del sector público, impulsamos el diálogo y la negociación. Me atrevería a decir que es ésta una de las más complejas y urgentes reformas estructurales que debemos realizar.

Con ánimo democrático hemos reinstalado la Mesa Central de Decisión Tripartita dedicada a discutir el tema para formular propuestas. La viabilidad financiera del país y la estabilidad de millones de trabajadores requieren del diseño y establecimiento de un nuevo sistema de previsión social.

Tengo plena confianza en que sabremos construir los acuerdos que de manera gradual nos acerquen a la edificación de la justicia social y del bien general de la nación.

Necesitamos recuperar la política para el servicio de todos los habitantes de este gran país, para desterrar la concepción de la política como patrimonio personal de grupo a costa de la legítima esperanza del pueblo que aspira a vivir mejor en un entorno democrático.

Pienso que nuestro rumbo es claro. La democracia integral, es decir, la construcción en México de un sistema de vida que mejore, de manera gradual y sostenida, las condiciones económicas, sociales, políticas y culturales del pueblo.

Esta es la esencia de nuestra política laboral cuya misión y sentido consiste en poner al poder del Estado al servicio de la sociedad.

El sector laboral del Gobierno Federal avanza en la dirección correcta; sin embargo es mucho más y más profundo lo que falta por hacer. En ello está el empeño del equipo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Muchas gracias. Estoy a sus órdenes. (Aplausos)

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias, señor secretario Abascal.

Para dar cumplimiento al punto 4º, fracciones I, IV y V, del acuerdo de la Junta de Coordinación Política, se han inscrito para la primera ronda de preguntas y réplicas, las siguientes ciudadanas diputadas y ciudadanos diputados:

Por el Partido Revolucionario Institucional, en pregunta, para formular pregunta, la diputada Mayela Quiroga. Para formular réplica, el diputado José García Ortiz.

Por el Partido Acción Nacional, para formular pregunta, la diputada María del Carmen Mendoza. Para formular réplica, el diputado Felipe Puelles Espina.

Por el Partido de la Revolución Democrática, para formular pregunta, el señor diputado Agustín Rodríguez Fuentes. Para formular réplica, el señor diputado Tomás Cruz.

Por el Partido Verde Ecologista de México, para formular pregunta, el señor diputado Jorge Legorreta y él mismo, formulará la réplica correspondiente.

Tiene el uso de la palabra hasta por cinco minutos para formular su pregunta, la diputada Mayela Quiroga Tamez, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional

La diputada Mayela María de Lourdes Quiroga Tamez: Muy buenas tardes, con su permiso, señor Presidente…

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Adelante.

La diputada Mayela María de Lourdes Quiroga Tamez: ...de esta Comisión de Trabajo.

Bienvenido licenciado Carlos Abascal, compañeros diputados, compañeros trabajadores, bienvenidos.

Le damos también la bienvenida a los funcionarios de primer nivel que acompañan al secretario Carlos Abascal, licenciado Fernando Franco González, subsecretario de Trabajo y Seguridad y Previsión Social; al doctor Jaime Domingo López, subsecretario de Empleo y Política Laboral; al ingeniero Francisco Javier Salazar, subsecretario de Desarrollo Humano para el Trabajo Productivo; al licenciado Basilio González Núñez, presidente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos; al contador público Arsenio Díaz Escalante, es director de Fonacot; al licenciado Miguel Angel Gutiérrez Cantú, presidente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje; licenciada Claudia Franco, titular de la Unidad de Asuntos Internacionales; licenciado José Gerardo Mosqueda Martínez, titular de la Unidad Delegación Federales del Trabajo; licenciado Emilio Gómez, licenciado Herminio Rebolledo, licenciado Hipólito Treviño. Bienvenidos.

Y en representación de Leonardo Rodríguez Alcaine, secretario general de la Confederación de Trabajadores Mexicanos, se encuentra nuestro compañero diputado, integrante de esta Comisión, el diputado Armando Neyra Chávez.

Señor secretario:

Voy a retomar sus palabras, que es un tema el cual me llama la atención: lo que es el desempleo y usted menciona que se está integrando ahorita la política de empleo en el Estado, sobre los temas en grupos más vulnerables, sobre los adultos mayores, la discapacidad.

Es el tema que me toca participar, señor secretario. Tenemos una realidad que se debe de solucionar, ya que nuestros jóvenes mexicanos, nosotros, estamos en grave problema de desempleo por el que atraviesa nuestro país; problema real que afecta directamente a la economía de cada una de las familias mexicanas.

Empezamos por la competitividad, siendo que para tener una mayor productividad tenemos que estar mejor preparados y capacitados cada día, pero al momento de terminar los estudios académicos, nos enfrentamos con una situación real de desempleo y la falta de oportunidades para ingresar en el mercado laboral.

Es muy difícil decir que las estadísticas, que "los jóvenes se encuentran trabajando", pero no es remunerado conforme a la aptitud y desempeño profesional para el cual se preparó.

No es lo mismo decir que está trabajando, que está trabajando en su profesión; no es lo mismo decir que es licenciado, arquitecto, técnico, ingeniero, etcétera, y trabaja dentro del subempleo.

¿Qué medidas está implementando, señor secretario, la Secretaría para mejorar la expectativa de trabajo de los jóvenes en la actividad económica de nuestro país?

Tenemos algunos datos de estadística sobre la población de desempleo en el INEGI, en los cuales nos señala que 97 millones 483 mil 412 personas, es el total de población; del total de la población económicamente activa, en México, entre los 15 y 29 años de edad, 14 millones 745 mil 620 jóvenes, de los cuales 14 millones 135 mil 230 son población ocupada, pero tenemos 510 mil 390, desocupados.

Esto equivale al 3.48 por ciento de la población real de jóvenes y el total de la población económicamente activa, entre los 15 y los 29 años de edad con nivel de estudios subprofesionales o profesionales, en sus niveles medio o superior, es de 2 millones 857 mil 380. Estos datos representan que el 6.81 por ciento está en una población económicamente desactiva, perdón, inactiva.

Tenemos también un número que refleja en el periódico Reforma, el día de hoy –el cual lo pueden ustedes también checar– y menciona algunos datos, omito respeto al tiempo.

Señor secretario:

Tenemos el problema de la discapacidad de los trabajadores mexicanos, que es un millón 795 mil personas, el 1.8 por ciento de la población, pero el 74 por ciento, es decir, un millón 328 mil 300 personas con capacidades diferentes, sin empleo, pero señor secretario, son los que nos representan orgullosamente en el extranjero trayendo medallas olímpicas y en este caso, en Atenas.

¿Qué medida se está implementando o va a implementar la Secretaría, para apoyarlos activamente en la actividad económica activa?

El total de la población económicamente activa, entre los 45 y los 59, representan 7 millones 927 mil 590 personas –termino– de las cuales, el 0.93 por ciento desempleados, siendo éste un número real y preocupante, porque son jefes de familia y de ellos depende la educación de sus hijos y el seguir incorporándolos en la vida activa y productiva de nuestro país.

Señor secretario, por su atención muchísimas gracias. Terminamos y le hacemos una atenta invitación –como bien lo decía el señor Presidente– que nos vuelva a acompañar en esta ocasión, porque tenemos un tema delicado que tratar, que es el trabajo infantil. ¿Qué medidas está tomando la Secretaría del Trabajo a través de los inspectores del Trabajo, para poder que no se violen los derechos de estos niños que tienen la necesidad de trabajar? Gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias a la diputada Mayela Quiroga.

Tiene el uso de la palabra, hasta por cinco minutos para formular su pregunta, la diputada María del Carmen Mendoza del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

La diputada María del Carmen Mendoza Flores: Gracias, diputado Presidente.

Licenciado Carlos Abascal, titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social del Gobierno Federal, bienvenido.

Compañeras y compañeros legisladores, funcionarios de la Secretaría del Trabajo, señoras y señores que hoy nos acompañan, medios de comunicación:

En julio del 2000, los mexicanos decidimos que nuestro país tenía derecho a una transición democrática y otorgamos la responsabilidad de conducir las tareas del Ejecutivo Federal, a una fuerza política diferente a la que gobernó por varias décadas.

El nuevo gobierno ha asumido un compromiso de cambio para garantizar a la sociedad una gestión eficiente, honesta y transparente. El cambio de régimen de la Administración Pública Federal, ha impuesto el reto de garantizar la coexistencia y corresponsabilidad de una gran diversidad de actores encargados de la toma de decisiones en la aplicación de la política económica.

En este marco, hemos observado la disposición del Ejecutivo para alcanzar acuerdos, de esta manera sabemos que en el Consejo para el Diálogo con los Sectores Productivos, el 30 de agosto del 2004, el Gobierno Federal y los sectores empresarial, sindical, agropecuario y académico, firmaron el compromiso para la competitividad, el empleo y la justicia social, con el objetivo de atacar las causas estructurales de la miseria.

Señor secretario:

A un mes de firmado dicho acuerdo, ¿cuáles son las acciones que ha emprendido su administración, para dar cumplimiento a los compromisos ahí acordados? ¿Qué novedad tiene el proceso del diálogo social con respecto a los gobiernos anteriores?

Por otra parte, ya mencionó usted, que se ha reinstalado la mesa central de decisión y dentro del mismo orden de ideas, le queremos preguntar, ¿cuál es el estado que guarda la mesa central de decisión para la reforma de pensiones y jubilaciones que se instaló el pasado 25 de mayo, para el estudio y discusión de los sistemas de pensiones y jubilaciones en México?

Asimismo, que el principio de equidad y género está incorporado en las acciones de gobierno de la administración del Presidente Fox. Sin embargo, y reitero lo que usted mencionó en su presentación, queremos saber, ¿qué acciones se han realizado para mejorar el nivel de vida de la mujer trabajadora, sobre todo aquella que trabaja en las maquilas? ¿Qué se está haciendo también con los segregados por la sociedad a causa de enfermedades tan graves como el SIDA y que sin embargo requieren trabajar, pues muchas veces son el único sostén de su familia y necesitan llevar recursos a su hogar?

Igualmente, como se ha expresado ya por la diputada Quiroga, ¿qué acciones se están tomando para integrar laboralmente a las personas con capacidades diferentes?

El tema de la niñez nos ocupa y nos preocupa, por eso esta pregunta, ¿qué se está haciendo para eliminar la explotación laboral infantil en nuestro país?

Por último, un tema que nos debe preocupar a todos, pues todos llegaremos a esta etapa de nuestra vida, es ver las acciones que ha tomado el Gobierno Federal para integrar al mercado laboral, a los adultos mayores, pues muchas veces estas personas y la mayoría, diría yo, tienen la necesidad de trabajar, pues no cuentan con ningún recurso de subsistencia y no les es posible encontrar trabajo digno debido a su edad.

+

Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias, diputada Mendoza.

Para formular su pregunta tiene la palabra, hasta por 5 minutos, el señor diputado Agustín Rodríguez, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Agustín Rodríguez Fuentes: Muy amable, señor Presidente. Muy buenas tardes.

Señor licenciado Carlos Abascal, secretario de Trabajo y Previsión Social, compañeras y compañeros legisladores, señoras y señores: El planteamiento que hoy expresaremos a nombre de la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática en relación a la política laboral, nos parece que deberá ser valorado en el análisis más detallado a partir de una perspectiva que tiene nuestro propio partido.

Los resultados de la política laboral miden de manera clara el nivel de vida del grueso de la población y en la actualidad estos resultados no pueden ser más desastrosos, desde el momento en que el desempleo va a la alza, en tanto que los salarios van en picada.

Basándonos en datos del INEGI, frente a 16 millones de desempleados que existen en el país, el Presidente de la República anuncia para el 2004 la raquítica generación de 400 mil empleos, además que dentro de estos el trabajo eventual se va extendiendo y sólo de 1991 a 2003, el poder adquisitivo del salario mínimo ha caído en un 179 por ciento en términos reales.

Esto pone de manifiesto la ineficacia de la política económica, impulsada desde el Ejecutivo Federal para lograr el desarrollo de la planta productiva nacional que requiere la nación, pero sobre todo la incapacidad de alcanzar una distribución justa de la riqueza generada por nuestra economía.

Así el 58 por ciento de los mexicanos viven en la pobreza frente a unos cuantos miles de familias que concentran cantidades faraónicas de la riqueza nacional, como a principios del siglo pasado. Actualmente nuestro pueblo sigue teniendo hambre y sed de justicia.

Otra evidencia de la naturaleza precaria del empleo de México, es la alta proporción de la mano de obra que trabaja menos de 15 horas a la semana, así como la alta proporción de trabajadores que, si bien son asalariados, no tienen ningún acceso a los servicios médicos asistenciales, a la seguridad social y otras prestaciones establecidas por la ley de trabajo actual, la Ley Federal de Trabajo actual. Esto es verdad, especialmente en relación a las mujeres que se emplean en muchos casos por horas en comercio y en servicios personales.

Las prestaciones de acuerdo con la Ley Federal de Trabajo prevaleciente en México, los trabajadores tienen derecho a una serie de beneficios sociales, tales como descansos semanales, vacaciones pagadas, aguinaldo y otros beneficios complementarios.

La proporción de los empleados asalariados que no tienen acceso alguno de estos beneficios concedidos por la ley, se ha incrementado en un corto plazo. En particular en la última década, la caída sistemática en la proporción de los trabajadores que no reciben los beneficios legales, obligatorios, refleja el incremento del empleo precario, al tiempo que dejar ver una estrategia consciente de la reducción de costos por parte de los empleadores más grandes.

Bajo este contexto, con todo respeto me permito formularle las siguientes preguntas: En una economía en la (ininteligible) como la nuestra, ¿no deberían de aumentarse los salarios mínimos y contractuales, hasta ser realmente remunerativos, como lo ordena nuestra Constitución Federal y la Ley Federal de Trabajo, atendiendo que con ello se fomenta el consumo, el ahorro y la justicia distributiva?

Durante la gestión del Presidente Fox que ha continuado al pie de la letra la política neoliberal impuesta desde los centros financieros e internacionales, no se ha podido combatir el desempleo, ¿partiendo de lo anterior usted considera que solamente con la creación de 400 mil nuevos empleos para el 2004, como lo que anunció el jefe del Ejecutivo en su Informe de Gobierno del pasado septiembre, se van a abatir los más de 16 millones de desempleados que tiene el país?

¿Estima que el equilibrio entre los factores de la producción y la paz social se pueden alcanzar por medio de un decreto legislativo que agregue los contratos colectivos y en general la vida sindical, como sucedió con las recientes reformas a la Ley del Seguro Social?

¿Está usted de acuerdo en que los ahorros en los renglones administrativos a que se hizo referencia en el pasado Informe de Gobierno, fueron a costa de despedir a mandos medios y bajos con salarios menores a 5 mil pesos mensuales?

¿Por qué no se eliminaron mandos altos con salarios estratosféricos, pero sobre todo, por qué el Ejecutivo no se ciñó al Plan Nacional de Desarrollo 2000-2006, en donde se indica que en materia laboral se reasignarán los recursos humanos, en lugar de despedir trabajadores?

Y concluyo, ¿por qué en la deducción del 20 por ciento de pobreza extrema sostenida por el Ejecutivo Federal se omitió deliberadamente agregar a la masa de desempleados que se han generado del 2000 al 2004?

¿El Banco Mundial para definir el mejor clima para los negocios en un país, valora positivamente la inestabilidad y las condiciones de trabajo precarias de los empleos, contrariamente estima como negativos a la sindicalización y a las comisiones de trabajo adecuadas?

¿Comparte usted este criterio? Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias, señor diputado Agustín Rodríguez.

Tiene la palabra hasta por 5 minutos, para formular su pregunta, el señor diputado Jorge Legorreta Ordorica, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México.

El diputado Jorge Legorreta Ordorica: Gracias, señor Presidente.

Compañeras y compañeros legisladores, señoras y señores, señor secretario: Permítame, de entrada, disentir de manera general de los conceptos con los que se inicia su informe de labores, en donde se expresa un presunto interés por la dignidad de la persona humana y el propósito de humanizar las decisiones económicas e influir en las decisiones sociales. A la vez, que dice preocuparle que de una población económicamente activa de aproximadamente 43 millones de personas un alto porcentaje de trabajadores está en la economía informal sin ningún tipo de protección social.

No podría estar de acuerdo con este presunto interés por la dignidad de la persona humana cuando las políticas del gabinete económico y social en que participa se ha olvidado de promover ya no digamos el incremento sino la conservación del índice de empleo en nuestro país.

El informe presidencial se ufana de que en este gobierno se cuenta con las más altas reservas económicas históricamente consideradas; pero ¿de qué sirven los recursos atesorados si no se emplean para dinamizar la economía, para promover la creación de empleos y para que se incrementen de manera importante los salarios de hambre con los que mal subsisten los trabajadores?

Los informes del INEGI son cruelmente reveladores, en lugar de que la economía crezca y se fortalezca la generación del empleo, hemos llegado al índice más alto de desempleo en 7 años con un 4 punto 35 por ciento, que debería avergonzarnos a todos, pero principalmente a quienes tienen a su cargo como usted la conducción de la política laboral en nuestro país.

Hoy las ofertas de campaña presidencial de crear 700 mil empleos anualmente, suenan a falacias muy lejos de la realidad actual que viven los trabajadores en nuestro país.

Duele también observar que la promoción de una nueva cultura laboral se sustente en conceptos como productividad y competitividad y que se quiera revertir la naturaleza con la que surgió desde 1917 el derecho del trabajo.

Hoy se nos quiere hacer creer que en función de la productividad y la competitividad se deben flexibilizar las relaciones laborales hasta el grado de aceptar que se modifique a las condiciones de trabajo mientras no se afecte a los mínimos legales.

Se promueve la contratación a prueba o por capacitación inicial como formas de incrementar las excepciones a la contratación por tiempo indeterminado, cuando existen evidencias claras en otros países como España que al aplicar esa forma de contratación se incrementó el desempleo.

Hoy España se encuentra aplicando una contrarreforma laboral para tratar de rescatar la estabilidad en el empleo. Es interesante también leer en su informe de labores que entre los principios en que se sustenta la función de la Secretaría de Trabajo se encuentran de la inclusión que implica desarrollar una estrategia incluyente que permita considerar interlocutores válidos a los sindicatos legalmente constituidos.

Si tomamos en cuenta que de acuerdo con lo dispuesto a la Ley Federal del Trabajo el registro de los sindicatos surte efectos ante todas las autoridades y que sólo los sindicatos legalmente constituidos son los que pueden ejercer las acciones jurídicas ante las autoridades, podría indicarnos si para usted los sindicatos legalmente constituidos son solamente los registrados.

Esta pregunta tiene su origen en la actuación de los tribunales laborales que le niegan personalidad jurídica a los sindicatos de trabajadores que no se encuentran registrados, lo cual contraviene de manera directa lo dispuesto por el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo.

Por mi parte es todo, muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias, señor diputado Legorreta.

Para dar respuesta a esta primera ronda de preguntas tiene la palabra el señor secretario Carlos Abascal Carranza hasta por diez minutos.

El Secretario de Trabajo y Previsión Social Carlos María Abascal Carranza: Muchas gracias, señor diputado Presidente. Todas las preguntas o todas las reflexiones que ustedes aportan me parecen muy importantes e independientemente de la necesidad que tenemos de aclarar una serie de datos que no corresponden estrictamente a la realidad en algún caso, me parece que todas son muy atendibles.

Hay un común denominador en el tema que han abordado los cuatro señores diputados, señoras y señores diputados, que es el gran tema del empleo. El empleo, como ustedes saben, es consecuencia de la inversión productiva y la inversión productiva llega a los países cuando los países son competitivos y se producen ciclos de expansión, de crecimiento económico, quienes crean el empleo son los emprendedores siempre y cuando el gobierno, en efecto, en su Poder Legislativo, Ejecutivo, Judicial, en sus organismos autónomos creen las condiciones favorables para que esta inversión productiva llegue a los países.

Lo que la Secretaría del Trabajo hace directamente como una responsabilidad orgánica es la atención a los desempleados, pero la sola atención a los desempleados no genera empleos, lo que genera empleos es el ciclo del que acabo de hablar hace un momento.

La Secretaría entonces, ha venido empujando de una manera fuerte la acción interinstitucional y la acción tripartita acompañada particularmente del sector académico para abordar el empleo de manera sistémica; es decir, para que haya inversiones productivas en el país todos tenemos que hacer un pedazo, las personas tienen que capacitarse, los empleadores tienen que ser productivos y competitivos y tienen que remunerar en justicia a sus trabajadores y tienen con eso que impulsar el mercado interno y el ahorro interno, el Gobierno Ejecutivo tiene que introducir todas las acciones de buen gobierno que tienen que ver con desrregulación, innovación y desarrollo tecnológico, capacitación, hacerle la vida fácil al inversionista y a los trabajadores para que puedan en efecto, hacer florecer las inversiones.

El Poder Legislativo tiene a su vez la responsabilidad de dictar leyes que respondan a esta exigencia de generación de empleos y el Estado en su conjunto tiene la responsabilidad de crear la gobernabilidad democrática y las condiciones que favorezcan al país como un país competitivo hoy en un mundo globalizado que está compitiendo con otros países del mundo por atraer las inversiones productivas.

Puesto este grupo de ideas, este conjunto, esta premisa, entonces paso a reflexionar doña Mayela, sobre algunos de los temas puntuales que usted menciona.

Entresaco el tema de los jóvenes, un drama que enfrenta este país, señoras y señores, es que históricamente nuestros jóvenes no han tenido información pertinente para poder estudiar aquello que cuando terminen sus estudios les va a dar una forma digna de vivir acorde con el tipo de estudios que han realizado.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social ha observado este tema, ha aprendido de otras experiencias mundiales y entonces hemos venido haciendo acopio de información estadística que nos permita alargar las series históricas lo más posible hacia atrás para poder ofrecer a la sociedad, en las próximas semanas, lo que llamamos un observatorio laboral.

El proyecto está prácticamente listo, por eso hablamos de él no como algo que deseamos hacer sino como un compromiso puntual que hemos venido construyendo y que le daremos a la sociedad en las próximas semanas.

En este observatorio laboral nuestros padres de familia, nuestros jóvenes, podrán mirar hacia delante cuáles son las profesiones, las actividades, las ocupaciones técnicas que van a ser requeridas en este mundo tan cambiante y las instituciones académicas podrán adecuar sus planes y programas de estudio para que puedan ofertarle a los jóvenes no las carreras en las que tradicionalmente hacen mejor negocio las instituciones de educación superior o las más demandas sino las carreras que en realidad la sociedad demande en función de las expectativas de empleo futuro.

Este es un gran tema, lo estamos abordando al mismo tiempo, doña Mayela, en que estamos buscando que los jóvenes de sobre todo hasta 18 años de edad permanezcan en el mercado de trabajo.

Hoy puedo decir que en el año 2000, el 12 punto 7 por ciento de los chicos de 12 a 13 años trabajaban hoy indebidamente pero esta cifra ha caído al 8 punto 9 por ciento. Chicos de 14 a 15 años eran el 26 por ciento los que trabajaban, hoy son el 18 por ciento; es decir, estamos buscando al mismo tiempo elevar la eficiencia de la educación terminal.

Y así hay una serie de acciones orientadas precisamente a los jóvenes, a los discapacitados en coordinación transversal con otras secretarías, tenemos ahí, por ejemplo, el Programa Abriendo Espacios, que es muy valioso porque nos permite evaluar las capacidades residuales de las personas con discapacidad o con condiciones diferentes de empleabilidad para poder, en coordinación con el sector privado tenemos firmados convenios, por ejemplo, con el Grupo Congruencia de Monterrey, Nuevo León, para que una vez evaluadas estas capacidades residuales, puedan absorber esta demanda de trabajo, esta oferta de capacidades de nuestros conciudadanos.

Sí, el trabajo infantil es muy preocupante y ameritaría toda una reflexión de fondo. Sólo puedo decir ahora que tanto a través de la inspección del trabajo, como a través de acciones muy puntuales en ciudades clave como Acapulco, Guadalajara y Tijuana que tienen perfiles muy diferentes, estamos combatiendo la explotación comercial, sexual infantil, en particular y en lo general en todo el país el trabajo infantil.

María del Carmen, me parece que es muy importante el gran tema de lo que hemos hecho a partir de la firma del compromiso para la competitividad por el empleo y la justicia social.

Mañana mismo habremos de tener una reunión con los sectores de la producción y los académicos para que las ideas compromiso expresadas en este documento se conviertan en cifras, en fechas, en volúmenes de dinero invertido, en compromisos puntuales para que, en efecto, le demos una atención sistémica al tema del empleo, desde la perspectiva del buen gobierno, desde la perspectiva del sector productivo, acompañados por el sector académico.

El Consejo para el Diálogo con los Sectores Productivos, es diferente de los pactos en que los pactos respondían a una decisión vertical del Ejecutivo desde donde se daba la indicación, por ejemplo, de los incrementos de salarios que habrían de hacerse en todo el país.

Hoy, el consejo para el diálogo es un espacio de diálogo social, de intercambio absolutamente libre entre sus integrantes para abordar temas que atañen a todos y el tema en el que han puesto su énfasis los 32 consejos estatales y el Consejo Nacional para el Diálogo con los Sectores Productivos, es justamente el de la competitividad para generar los empleos que el país está demandando en función de la justicia social.

Tenemos una serie de acciones, el tiempo se me va acabando, para evitar a través de inspección laboral del trabajo, la discriminación de personas por cualquier condición, incluido el tema de la enfermedad del VIH-SIDA, de manera tal de que podríamos en una sesión posterior mostrar a ustedes el impacto de lo que se ha hecho, lo mismo que el gran tema de adultos mayores en donde esta mañana hemos firmado un convenio con el Inaplan y con el DIF para seguir avanzando en este gran tema, que es reconducir laboralmente a nuestros adultos mayores.

Don Agustín, lamento disentir de sus cifras, es imposible que el salario real haya caído 179 por ciento en términos reales entre el año 99 y 2003, es más, debemos asentar claramente que la recuperación real del salario comenzó en el año 1999 y que este gobierno del Presidente Fox profundizó estas acciones para acumular un, apenas, 3.4 por ciento en esta administración, pero ciertamente habiendo roto ya la caída del salario contractual que había sido del 60 por ciento en los dos sexenios anteriores para iniciar un proceso de recuperación que hay que profundizar por la vía de la generación de nueva riqueza para distribuir riqueza y no distribuir inflación.

Por otro lado, hay cifras como 58 por ciento pobreza, en fin. Yo quisiera, en efecto, tomarle la palabra señor Presidente diputado, para que nos demos la oportunidad de sentarnos a revisar al detalle estas cifras porque el propio Presidente Fox, en su discurso, dijo con toda claridad que los 400 mil empleos que ya en este proceso de recuperación económica se habrán de generar en este año, son definitivamente insuficientes y que hay que ahondar las acciones de manera sistémica para poder avanzar en la materia.

Y por último, don Jorge, el presunto interés humanista de esta Secretaría tiene que medirse con datos objetivos y estos datos objetivos tienen que ver con el renovado diálogo social, tienen que ver con la paz laboral conquistada por trabajadores y empresarios, tienen que ver con este círculo virtuoso del respeto a la dignidad de la persona, el respeto al trabajo y el respeto a la autonomía de sindicatos y empresas, tiene que ver con la recuperación del salario mínimo, el cierre de las zonas geográficas, tiene que ver con el acercamiento del salario de las zonas rurales a las zonas urbanas como ha quedado constatado en diferentes estudios, incluso hechos por organizaciones internacionales.

Señor Presidente, se me ha acabado el tiempo, discúlpeme por extenderme.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Gracias señor secretario.

Para formular réplicas en el orden en el que se inscribieron, tiene la palabra hasta por cinco minutos, el señor diputado José García Ortiz. ¿Declina el señor diputado García Ortiz? En el mismo orden tiene la palabra hasta por cinco minutos para formular su réplica, el señor diputado Felipe Puelles Espina.

El diputado José Felipe Puelles Espina: Diputado Enrique Burgos García, Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados; licenciado Carlos Abascal Carranza, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social del Gobierno Federal, compañeros y compañeras, legisladores, invitados:

Estamos en un momento histórico, hoy tenemos la grave oportunidad, de manera conjunta, Ejecutivo Federal, Legislativo Federal, ejecutivos estatales, legislativos estatales, presidentes municipales para que de forma conjunta con los factores productivos redefinamos las relaciones en el escenario de la nueva realidad económica y laboral de nuestro país. Relaciones que no debemos de ver de manera mercantilista o de masas, sino como relaciones entre seres humanos, donde lo básico es poder coadyuvar a la vida digna de todos los involucrados.

Es tiempo de consensos y compromisos que permitan el crecimiento de nuestra nación desde el punto de vista laboral, pero también desde el punto de vista económico para poder generar con reformas estructurales las condiciones necesarias para el incremento de los empleos. La simple reestructuración laboral no solventará el problema de desempleo si no todos, con responsabilidad, asumimos las reformas que necesita el país para el crecimiento económico.

Los acuerdos que se han logrado como el Consejo para el Diálogo con los Sectores Productivos, la mesa central de decisión para la reforma de pensiones y jubilaciones entre otros, demuestran que cuando hay voluntad política se puede avanzar en la materia.

Nuestro compromiso ahora es el de buscar los cauces institucionales, crear formas democráticas de gobernabilidad laboral, así como la satisfacción de los intereses legítimos de los actores en un terreno de juego equilibrado a través de las instituciones y por la vigencia plena del Estado de Derecho.

Los legisladores del Partido Acción Nacional reiteramos nuestro compromiso de sumarnos a los acuerdos que beneficien a México, más allá de intereses particulares o caciquiles, de alcanzar consensos a través del trabajo arduo, con la finalidad de acabar con los obstáculos que han sumido en un profundo deterioro a las reformas laborales.

Bajo el principio de que el trabajo humano tiene un valor superior al del capital, por lo que no se puede ser considerado como una mercancía, las personas son superiores a las cosas, por lo que este es el medio fundamental, o sea el trabajo, para la realización del ser humano, mediante el logro de la satisfacción de las necesidades materiales y espirituales.

Nos pronunciamos por una nueva cultura laboral, en la que el trabajo, dada su naturaleza social, su cooperación al bien común no admita condicionamientos ni abusos por razones políticas, religiosas, raciales ni mucho menos de explotación económica, en especial tratándose de mujeres, personas enfermas o adultos mayores.

En este marco, invitamos a todas las fuerzas políticas, a sumarse al acuerdo de diálogo, no dejemos pasar la oportunidad de dar a nuestros hijos un mejor México; no dejemos la oportunidad de aprobar la reforma laboral que nos permitirá darnos un mejor marco regulatorio de las relaciones laborales y transitar a una nueva cultura labora que nos permita realmente centrar nuestro desarrollo en el trabajo de su gente. Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social Enrique Burgos García: Muchas gracias, señor diputado Puelles, para formular su réplica.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos, el señor diputado Tomás Cruz Martínez, del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Tomás Cruz Martínez: Gracias señor Presidente, reitero la bienvenida al señor secretario que ya en su turno otros diputados han expresado.

Permítame primero comentar, hacer un comentario, quizá le extrañe, de pronunciarme en contra de este formato de diálogo tan estrecho, que nuestros grupos parlamentarios han aprobado, ojalá y en otra ocasión sea un formato diferente que nos permita un diálogo mejor.

Yo quisiera comentar lo siguiente, hay datos que aparecieron recientemente en los medios de comunicación del INEGI que provocaron escándalo y discusión porque contradecían el Informe de Gobierno del Presidente de la República expresado unas horas antes, unos días antes, del INEGI, y que efectivamente contradicen la visión y el optimismo, por lo menos, de la Secretaría del Trabajo, señor secretario.

Creo que para todos esos datos del INEGI fueron, sin duda, un puñetazo, fueron una sacudida no sólo para el secretario del Trabajo, sino reconozco para todos los actores políticos del país, absolutamente para todos de todos los partidos.

Creo reconocer que hay un esfuerzo de las instituciones en materia de trabajo en distintos rubros, como ya aquí, incluso, una compañera del PRI lo ha expresado, pero tenemos que reconocer que son absolutamente insuficientes. De ese reconocimiento depende el éxito de las decisiones que podamos tomar en un futuro.

Yo quisiera sumar entre las razones, otras, que no están apuntadas aquí. Sin duda la revolución tecnológica que se está viviendo en el mundo, va a trastocar el empleo y lo está trastocando de manera masiva; sin duda, la revolución en las tecnologías de la vida, en la informática, van a desplazar a más de millones de seres humanos de sus empleos tradicionales.

Sin embargo, también debemos de reconocer que hay otras causas que podemos evitar de inmediato, como son el contrabando, la incompetencia que en desventaja estamos planteando, problemas gravísimos como el contrabando técnico y otros; los programas sociales mal aplicados, sin duda debemos reconocer que en los programas hay un alto problema de burocracia y de ineficacia en los programas sociales de burocratismo que está consumiendo altos presupuestos, sólo en el campo son 120 mil millones de pesos.

Creo también que debemos de reconocer, compañeros diputados, señor secretario, de alguna manera que existen otras razones de fondo. Creo que en la responsabilidad del empleo, del trabajo, debemos de involucrar a más actores, deben de estar en este tema, los gobernadores de los estados, los municipios, como ya señalaba un diputado, el que me antecedía, en esta gravísima responsabilidad de colocar el empleo como un problema de todos los mexicanos, como un problema de carácter humano.

Me parece que es el camino, por el lado que usted ya ha ensayado, por el lado del Consejo Nacional para el Diálogo, por el lado de los consejos estatales, pero nos pronunciamos porque es absolutamente insuficiente, desde luego que los resultados obtenidos ahí no se observarán si no atacamos causas de fondo, causas de fondo como la desventaja tecnológica, los problemas que tenemos de educación, en investigación, los problemas de contrabando propiciados por la corrupción de las aduanas, de otro tipo de policías que conviven en el país.

Esa parte, esa debería ser una reforma estructural en la que nos pronunciáramos absolutamente todos.

Creo que debemos de reconocer que las cifras del INEGI no inventan un mundo diferente al del Presidente Fox en el de su informe, sólo se hace una lectura más objetiva, menos amañada, menos política, más técnica y más científica, y para todos, sin lugar a dudas, repito, fue un golpe, un fuerte golpe para recordarnos, para qué estamos aquí como legisladores y para que está el gabinete del Presidente de la República.

Finalmente comentarle señor secretario, en esto ya no va a haber respuesta, espero que en otro turno lo haga. Hemos expresado desde el mes de abril, la fracción parlamentaria del PRD, la urgencia de convocar a una convención nacional y sus correspondientes estatales, en la que estos actores que usted ya ha involucrado, en los consejos estatales y en el nacional, nos involucremos en una tarea urgente, en un pacto nacional por el empleo, pero donde revisemos todas las causas y no las que superficialmente sólo nosotros como funcionarios reconocemos.

Esperamos que ahora sí con la excitativa, señor Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, después de medio año pueda dar trámite a un proyecto, una convención nacional donde estemos actores políticos, académicos, productivos y de otra índole, a este esfuerzo que hemos hecho, a esta invitación, a que hagamos un gran pacto nacional por el empleo.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias, señor diputado Cruz (inaudible).

El diputado (habla fuera de micrófono): …porque aquí el señor secretario, en la comparecencia no mencionó nada de la vivienda de los trabajadores, yo quiero participar como diputado federal que soy por el estado de Hidalgo sobre... (inaudible).

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Con mucho gusto, tomamos nota de su solicitud, señor diputado Avila.

Hago un breve paréntesis para comentarles a los señores diputados, que hemos corrido una invitación también al señor director general del Infonavit, quien en fecha próxima comparecerá con nosotros y desde luego tendrá su participación con mucho gusto.

Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, para formular su réplica el diputado Jorge Legorreta Ordorica, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México.

El diputado Jorge Legorreta Ordorica: Gracias, nuevamente señor Presidente, simplemente señor secretario, para comentar algunos otros conceptos respecto a su informe de labores, que me parece que pueden ser interesantes.

Sé que, bueno, el concepto del informe de esa asociación es ya… usted ya no podrá participar de nuevo, pero de cualquier forma yo creo que es importante que usted escuche algunos conceptos acerca de los salarios mínimos, que me parecen muy interesantes que se pudieran aclarar.

Aún y cuando también la Secretaría a su cargo o el Gobierno Federal, como usted lo indica en su informe, no tiene dentro de sus responsabilidades crear empleos y que esta tarea la tienen en sus manos los empresarios, es indudable que el Ejecutivo Federal no ha dispuesto lo necesario para que se fomente la creación de los empleos formales, en donde se garantice un salario remunerador y la protección de la seguridad social de quienes viven de su trabajo.

Por el contrario, desde el Ejecutivo Federal se ha impulsado al trabajador a incorporarse a la economía formal y se ha privilegiado la formación del changarro antes que el empleo de calidad.

No se puede tampoco hacer recaer la responsabilidad de la ineficiencia en la conducción del gobierno, en el Poder Legislativo, como ha sido la fórmula muy recorrida desde todas las dependencias del Ejecutivo Federal empezando por su titular; la no aprobación de las llamadas reformas estructurales, no es la causa de que no haya creación de empleos.

Una reforma laboral a la medida de los intereses del capital, que sólo prevé el estímulo empresarial, pero que atenta contra los derechos adquiridos por los trabajadores y contra los avances en materia de derecho obrero, no es generadora de empleos, sino de abusos y excesos empresariales en las relaciones laborales. No espere que la representación popular en el Congreso de la Unión acepte la transformación del derecho de trabajo en el derecho de empresa.

Ha expresado usted en el informe de su Secretaría, y lo cito textualmente, es importante seguir avanzando como lo hemos hecho en disminuir la brecha existente entre las zonas B y C del salario mínimo, estamos convencidos de que debe haber un solo salario mínimo en todo el país.

La clase trabajadora también está convencida de ello, pero sobre todo está convencida de que el salario mínimo debe tener las características que le impone nuestra Constitución Federal y no las que determinan los integrantes de una comisión nacional que no conoce lo que es vivir con el salario mínimo que aprueban.

Resulta por demás cuestionable, que se diga que se está avanzando en disminuir la brecha existente entre los salarios mínimos de las tres zonas económicas, sólo porque se han incrementado más los minisalarios en la zona B y C, que en la zona A.

Es una vergüenza que el incremento para este año haya sido de un peso con 88 centavos en la zona B, de un peso con 81 centavos en la zona C y de un peso con 59 centavos en la zona A. Seguramente para diciembre se decidirá que la zona A no tendrá incremento alguno, de manera que las zonas B y C se igualen a la primera, alcanzando la fabulosa suma de 45 pesos con 24 centavos de salario diario.

Es pertinente recordarle, que nuestra Carta Magna expresa que los salarios mínimos deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia en el orden material, social y cultural y para proveer a la educación obligatoria de los hijos; si un minisalario no es suficiente para satisfacer cuando menos las necesidades de subsistencia de un jefe de familia, mucho menos lo será para cubrir los demás aspectos señalados en la Constitución.

Por lo tanto se podría decir, que los salarios mínimos vigentes son inconstitucionales, porque la comisión nacional que los aprobó no se ajustó a los criterios previstos constitucionalmente. Para que la industria crezca en México, no es menester únicamente de que se aprueben las denominadas reformas estructurales, es necesario que exista un mercado de consumo amplio y no sólo el constituido por los sectores minoritarios que todos lo tienen.

Es necesario que el mercado de consumo se incremente de manera considerable con la concurrencia de la clase trabajadora, que es el sector más amplio de la población, con una clase trabajadora que tenga capacidad de consumo y para esto es necesario que los trabajadores tengan acceso a mejores salarios y no a los salarios de hambre que existen actualmente en la mayoría de las empresas.

Apuéstele a eso señor secretario, y tendrá a los trabajadores como sus mejores aliados y esperemos que con mejores salarios. Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias señor diputado Legorreta. Para dar cumplimiento al punto cuarto en sus fracciones VI, VII y VIII del Acuerdo de la Junta de Coordinación Política, se han inscrito para participar en esta segunda ronda de preguntas y réplicas, los siguientes ciudadanos diputados: del Partido Revolucionario Institucional, para formular pregunta, el señor diputado Pablo Pavón; para formular réplica el señor diputado Ricardo Rodríguez Rocha; por el Partido Acción Nacional para formular su pregunta, el señor diputado Sergio Alvarez Mata y para formular réplica el señor diputado Salvador Márquez; por el Partido de la Revolución Democrática para formular su pregunta, el señor diputado Pablo Franco Hernández y para formular réplica el señor diputado Francisco Javier Carrillo Soberón.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos para formular su pregunta, el señor diputado Pablo Pavón, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Pablo Pavón Vinales: Gracias diputado Presidente. Me sumo a la bienvenida que mis compañeros diputados han otorgado al señor licenciado Carlos María Abascal Carranza, secretario de Trabajo y Previsión Social.

No tengo el menor interés de cuestionar su trabajo frente a esta Secretaría, señor secretario, pero sin embargo no puedo dejar de observar que parece que estuviéramos hablando de un país distinto a las circunstancias laborales que viven los mexicanos.

No puedo dejar de contemplar, que en su discurso inicial usted dijo que estamos en un camino correcto en la política laboral. ¿Cómo podríamos aceptar estas afirmaciones quienes tenemos relación con los trabajadores y vemos diariamente transitar a cientos de gentes con títulos, con maestrías en búsqueda de trabajo? ¿Cómo podríamos aceptar que estamos en el camino correcto?

Los que crean los empleos dice usted, son los emprendedores. Yo pregunto, ¿entonces dónde queda el deber constitucional del gobierno de procurar empleos para los mexicanos? Esta es una política que se ha practicado, pero que no es la política que se juramentó al tomar posesión.

Usted dice que no está de acuerdo con el compañero del Verde Ecologista, cuando cita que la cifra de inflación ha sido muy superior. Yo quiero decirle que nada más en las gasolinas que mueven toda la maquinaria económica del país, ha habido un aumento muy, pero muy superior a ese 3 por ciento y que la carne de res que costaba 26 pesos, hoy cuesta 50 pesos, cómo es posible entonces que los trabajadores podamos aceptar este tipo de afirmaciones.

La procuración de la justicia laboral, pronta, expedita y equitativa, es una adjunción que queda nada más en el discurso, porque en realidad en las juntas laborales existen dictaminadores con parentesco directo con los empleadores o con los patrones que no pueden garantizar una justicia laboral.

Yo creo que es necesario más allá del escritorio, salir a dar una vuelta y constar estas realidades, señor secretario. No es mi intención cuestionar, la intención de los diputados del Partido Revolucionario Institucional, es contribuir a resolver un problema real de la situación laboral en México, lo expreso de la siguiente manera con todo respeto:

Ya sea con motivo de decisiones económicas, con las cuales se pretende someter a la economía mexicana los dictados de instituciones del exterior como el FMI o el Banco Mundial o bien porque hayamos decidido en forma espontánea en nuestro país, asumir tesis neoliberales para actuar al ritmo de la economía de países líderes, lo cierto es que desde hace años la economía, el ingreso y el bienestar de la clase trabajadora se ha visto afectada en sus ingresos y en su bienestar.

Ha crecido el desempleo y aumenta la economía informal, la delincuencia y la emigración, los salarios disminuyen al impacto del proceso inflacionario y de reducción de su poder adquisitivo. Muchos millones de trabajadores viven en condiciones de pobreza y de pobreza extrema; no hay duda también de que la nuestra es una de las economías más injustas del planeta, donde existen los hombres más ricos del mundo junto a la extrema pobreza de la mayoría de la clase trabajadora.

En este sentido, se explica la creciente inconformidad de los trabajadores, expresada de la manera más dramática cuando vemos que cientos de compañeros mexicanos migrantes pierden la vida al tratar de ir en búsqueda de una oportunidad de trabajo en los Estados Unidos.

Es expresada de manera alarmante en la encuesta publicada en los medios regionales y cito fuentes porque a lo mejor no tengo credibilidad, por si hay dudas, Diario del Istmo y Radio Lobo en el sureste de nuestro país, donde expresan que 60 jóvenes universitarios se han suicidado en parte del sureste de México y la causa principal es la falta de empleos.

Ellos no son responsables de la crisis que el país padece y que debemos resolver si no deseamos situaciones de conflicto.

En esta virtud es el sentido de nuestras preguntas, las estadísticas que presenta el INEGI y las propias que publica la Secretaría a su cargo son bastante contradictorias; sin embargo, el Gobierno Federal no ha podido detener el crecimiento al desempleo ni a la falta de apoyo a la creación de nuevas fuentes de trabajo, por los procesos tan completos en la tramitología del Gobierno Federal y el estatal para otorgar las licencias y permisos correspondientes para arranque de las mismas.

Seguramente, como viene sucediendo, se argumentará que la responsabilidad es del Congreso por no aprobar las reformas a la Ley Federal del Trabajo, pero nosotros estamos convencidos que ninguna reforma por sí sola resolverá la falta de empleo si no hay una política laboral congruente con el mandato constitucional del gobierno de procurar empleo para los mexicanos.

Por el contrario, se ha abandonado la industria nacional, se ha permitido una desleal competencia en contra de los fabricantes nacionales, se han efectuado recortes injustificados y se insiste en querernos convencer que los monopolios estatales que apoyaron otrora a mejorar este grave problema, hoy deben de convertirse en monopolios privados.

Por lo anterior, la diputación obrera mucho ha de agradecer su respuesta clara y precisa que haga del conocimiento de este pleno los siguientes puntos:

Primero. ¿Qué acciones tomará el Gobierno Federal a través de la Secretaría que usted representa para que se tenga a corto y mediano plazo un programa completo y directo, a fin de que los trabajadores tengamos la garantía de nuevas oportunidades laborales, con el propósito de que no siga creciendo el desempleo y la economía informal?

Se estimula el mejoramiento de la distribución del ingreso, el impulso de la promoción a actividades económicas viables entre la población de menos recursos.

Segundo. Si usted no coincide conmigo, explíquenos con claridad cómo es que la sola reforma laboral generaría el millón de empleos anuales que las nuevas generaciones de mexicanos demandan y sin afectar los derechos laborales de los pocos que tienen trabajo.

Por su respuesta puntual, señor secretario, y por su atención, muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias, señor diputado Pablo Pavón.

Tiene el uso de la palabra por cinco minutos para formular su pregunta el señor diputado Sergio Alvarez Mata, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

El diputado Sergio Alvarez Mata: Con su permiso, señor diputado Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social. Estimados compañeros y compañeras diputados, presentes.

Señor secretario, sin duda alguna los temas torales que causan la preocupación a los representantes de este Congreso son los temas del desempleo, de la pérdida del valor adquisitivo, de los salarios y también los grandes problemas que afectan los derechos de los trabajadores son los que provocan estas inquietudes, a veces malestares y reclamos.

Para los diputados del Partido Acción Nacional nos queda muy claro que el trabajo remunerado es un derecho fundamental de la persona y que, sin duda alguna, a través del trabajo la persona alcanza su desarrollo pleno y sin duda alguna también alcanza su madurez.

Pero frente a la realidad que todos vivimos y enfrentamos, la cual nadie pretende ocultar, ante esta crisis de la cual se ha hecho de manera recurrente mención e incluso se ha llegado a cuestionar lo que el Gobierno Federal ha realizado, planteamos nosotros la urgente necesidad de seguir construyendo acuerdos a partir del diálogo y el consenso para encontrar la solución de estos problemas.

Estamos convencidos de que todos somos responsables desde el ámbito de nuestra competencia para poder generar las condiciones de desarrollo económico de este país, y consigo traer una mayor oferta de empleo; también traer consigo una mejor remuneración del salario y también traer consigo un mayor respeto de los derechos fundamentales de las personas.

Estamos convencidos en Acción Nacional de que estamos en un proceso de crecimiento económico y que después de cuatro años empezamos a ver nosotros un repunte, y que este repunte puede ser sostenido si generamos las condiciones que este país requiere a través de los acuerdos, a través del trabajo que a cada quien le compete hacer.

Nos contrasta y nos generan mucha contrariedad a veces las cifras, cuando éstas no coinciden entre el Ejecutivo y otras instancias, como podría ser el INEGI.

Y mi pregunta, señor secretario es: en este escenario, ¿qué consideraciones le merece a la Secretaría del Trabajo a su cargo el nivel de la tasa de desempleo abierto alcanzado en el mes de agosto y en qué magnitud podrían verse afectadas las metas trazadas en los programas y acciones de esta dependencia en materia de colocación de trabajadores?

Sabemos que la inflación es el impuesto más injusto y desproporcionado que existe, ya que impacta directamente al poder adquisitivo de los salarios y, por ende, a la clase trabajadora.

Yo le preguntaría, señor secretario, ¿qué acciones tiene contemplada la Secretaría para mantener la recuperación de los salarios en lo que resta de la presente administración y qué actividades industriales han tenido incrementos reales en los salarios de sus trabajadores? Porque mucho se ha dicho que no hemos alcanzado ninguna meta en ese sentido o que las metas son insuficientes.

En el mismo tenor se tiene planteado converger hacia un salario mínimo general para todo el país, ya lo mencionaba usted al inicio de su intervención. ¿Me podría decir, nos podría decir a los diputados y a las diputadas qué avances hay en torno a este objetivo?

Por último, señor secretario, los mecanismos más viables de la labor de la Secretaría a su cargo en materia de fomento y promoción del empleo son las acciones realizadas a través de los programas de capacitación y vinculación laboral, al respecto me permito preguntarle, ¿qué acciones se realizan para mejorar la capacitación de los trabajadores?

¿Qué resultados se tienen con los programas de apoyo y vinculación al empleo? Y si se tiene contemplado reforzar o crear nuevos programas para apoyar esta responsabilidad de la Secretaría a su cargo.

Y cerraría estas interrogantes diciéndole, preguntándole a usted: Estas acciones de capacitación, estos programas de apoyo y vinculación al empleo ¿cómo han mejorado la realidad de la clase trabajadora en este país?

Por su respuesta, señor secretario Abascal, muchísimas gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias, señor diputado Alvarez Mata.

Para formular su pregunta tiene la palabra hasta por cinco minutos el señor diputado Pablo Franco Hernández, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Pablo Franco Hernández: Con su permiso, diputado Presidente. Compañeras, compañeros diputados.

Ciudadano secretario, le reitero la bienvenida, pero las que no son bienvenidas son las mentiras y a nosotros nos preocupa que nos vengan a continuar la historia que inició en la campaña del Presidente Fox cuando nos ofrecía iniciar un nuevo milagro económico, cuando nos ofrecía crecimiento y empleo, cuando nos ofrecía el crecimiento de la economía a un 7 por ciento, cuando nos ofrecía cambiar el combate a la pobreza por la generación de riqueza.

Continúa la zaga y hoy nos reitera usted una mentira que mundialmente se ha repetido y se ha demostrado su inexactitud: que la simple desregularización laboral por sí sola nos va a traer el empleo.

Cuando en otros países, ya se mencionaba España, usted mismo participó en la Conferencia Internacional del Trabajo del presente año, cuando se expuso claramente el ejemplo argentino y cómo hoy está revirtiendo la tendencia de la reforma laboral que ustedes nos proponen, que se limita eso.

No podíamos esperar desgraciadamente otra cosa, cuando una cosa que sí es muy cierta se evidencia en esta política, que son ustedes un gobierno de empresarios y para empresarios.

No puede ser de otra manera. Cuando nos hablan de empleo y de crear empleos, cuando de manera irresponsable ven ustedes cómo se cierran fuentes de empleo y no hacen nada. Y por el contrario, son cómplices en casos concretos como el de la industria hulera, productora de neumáticos, donde han perdido su empleo 3 mil trabajadores con cierres ilegales de las empresas Uniroyal, Good Year y Euzkadi.

En particular Uniroyal, sus 650 trabajadores, además de que fueron despedidos, fueron coaccionados con mentiras y simulaciones para aceptar una indemnización inferior a la legal. Se les mintió, se les dijo que la empresa ya retiraba el capital del país; dos meses después la planta de Tacuba y Querétaro fue abierta con otra marca y lo más grave es que el Presidente Fox fue a inaugurar esta planta como si se tratara de una nueva fuente de trabajo cuando en realidad se reabre con salarios miserables para los mismos trabajadores.

Por eso es que resulta falso que nos digan que están buscando el equilibrio entre las partes. Lo que están buscando es perfeccionar la explotación del hombre por el hombre. (Aplausos)

Es falso que nos digan que tienen una política laboral humanista cuando en el extremo de la insensibilidad a las mil 500 familias de los trabajadores de Euzkadi, en huelga desde 2001, se les ha negado el servicio médico, en abierta violación al artículo 109 de la Ley del Seguro Social, lo cual ya causó dos muertos.

¿Dónde está el humanismo en la política laboral?

Desde luego que la política laboral de ustedes se limita a dar facilidades a las empresas. No está mal, pero la Constitución establece claramente la necesidad de proteger a los débiles de la relación. Este es un principio que no ha sido abolido.

No podemos tener un gobierno de empresarios y para empresarios, porque el artículo 123 constitucional nos ordena un derecho laboral, no un derecho empresarial, como ya se dijo.

Para tener un gobierno de empresarios y para empresarios tendríamos que saber cuándo ganaron su revolución los empresarios para imponer un gobierno a su medida y a su gusto y tener un gobierno a su medida y a su gusto.

Este tipo de conceptos desde luego que son duros, pero nos preocupa que se hable de esta manera y sobre todo que se actúe de esta manera. Vivimos en un país en una crisis política grave donde la lucha por el poder nos lleva a mentir por conseguirlo.

Por eso es que estamos proponiendo que se sancione a los candidatos que ofrecen cosas y en su gobierno nos dicen que era campaña, que los comprendiéramos.

Señor secretario, ¿cree usted que un país con un gobierno de empresarios y para empresarios tiene futuro en México? ¿Cree usted que ha existido congruencia entre los ofrecimientos de campaña del Presidente Fox en materia de salario y empleo y los magros resultados que en estos renglones se han obtenido?

¿Está usted de acuerdo en que exista una sanción penal para los malos políticos que sólo usan las campañas para engañar? ¿Puede hablarse de bienestar social partiendo de un gobierno de empresarios y para empresarios?

Y por último, a usted que fue presidente del sindicato patronal, le pregunto: ¿Cuándo ganaron su revolución? Gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Gracias, señor diputado Pablo Franco.

Para dar respuesta a la serie de pregunta formuladas y hasta por 10 minutos, tiene el uso de la palabra el señor secretario Carlos Abascal.

El Secretario de Trabajo y Previsión Social Carlos María Abascal Carranza: Gracias, señor Presidente diputado don Pablo, me parece muy importante hacer algunas puntualizaciones respecto de las afirmaciones que recojo con mucho interés, realizadas por usted.

Evidentemente los problemas de este país no se inventaron en el año 2000. No quiero señalar las deficiencias estructurales de las que parte México desde el año 2000, para con ello justificar las dificultades en el avance que este gobierno ha tenido. Avance que hemos reiterado es insuficiente, pero en la dirección correcta.

Me parece muy cómodo, me parece muy fácil, simplemente decir que hoy no tenemos un salario remunerador. Pero no podemos olvidar que las crisis recurrentes de 28 años atrás le robaron a los trabajadores el 60 por ciento de su poder de compra.

Uso expresiones fuertes porque necesitamos de una vez por todas romper esta inercia de acusaciones recíprocas en las que estamos inmersos. Yo los invito, señores diputados a que de una vez por todas miremos juntos el futuro, a que no subordinemos todo a la lucha política, a que no subordinemos todo a la conquista del poder.

Porque en efecto, si reconocemos de dónde venimos y los pasos lentos, insuficientes, pero firmes que hemos venido dando, entonces lo que tendríamos que estar preguntándonos hoy es cómo hacemos para acelerar el proceso, porque millones de mexicanos están esperando de nosotros respuestas eficaces.

No, las estadísticas no son contradictorias, por eso una vez más, acepto la invitación del señor diputado Presidente para que nos reunamos y hagamos un análisis de detalle.

Pero de manera somera ahora mismo digo: Todos ustedes saben que cuando hay ciclos recesivos de la actividad económica, las personas que están en la población económicamente activa tienen a desplazarse hacia la inactividad, dejan de estar en la población económicamente activa y pasan a la población económicamente inactiva.

Cuando hay ciclos de crecimiento económico, personas que estaban en la inactividad deciden que hay una buena oportunidad para regresar a la actividad y presionan la demanda del mercado de trabajo.

Por eso coinciden las cifras del Seguro Social que hablan de 361 mil nuevos registros entre el primero de enero y el 30 de septiembre con, al mismo tiempo, una presión a la tasa de desempleo, ¡ojo!, urbana, tasa de desempleo urbana, que mide el 42 por ciento de la población económicamente activa nacional, y que en su muestra incluye el 46 por ciento de trabajadores situados en la Ciudad de México y que por lo tanto es la característica de ser un dato adelantado. Y por eso hemos insistido en la necesidad de casar estas cifras o de hacer coincidir estas cifras con la cifra del desempleo trimestral nacional que abarca el análisis del país en su conjunto.

Pero, a fin de cuentas, me parece que es muy importante esta última reflexión que hace el señor diputado don Pablo. ¿Cómo con la sola reforma laboral, sin afectar los derechos laborales de los trabajadores, los derechos sociales, vamos a lograr avanzar en la generación de los empleos que el país demanda?

No, señor diputado. He insistido en todos los tonos, tres veces en mi discurso, en que ya sin acusaciones recíprocas, con una actitud de corresponsabilidad, todos comprendamos que todos tenemos una tarea por realizar para todos juntos influir de manera sistémica en la generación de condiciones favorables para la inversión y para la generación, por lo tanto, del empleo productivo.

Todos juntos asumamos, dijimos, el compromiso de impulsar el desarrollo económico social y sustentable.

La reforma laboral no es más que un elemento de los muchos que hay que analizar y que esta Secretaría reiteradamente ha dicho que respeta plenamente la autonomía de este Congreso para que discutan y aprueben lo que a juicio de ustedes, junto con otras reformas, contribuya.

Pero, señor diputado, de ninguna manera estamos asumiendo la postura de decir: El problema es del Poder Legislativo. No, señoras y señores, el problema es sistémico, es de educación de las personas, es de competitividad y productividad de las empresas, es de buen gobierno, que tiene que ver con contrabando, que tiene que ver con sobre regulación, que tiene que ver con la facilitación de los procesos de innovación tecnológica, con el respeto a la propiedad industrial e intelectual, y tiene que ver también con el Poder Legislativo y tiene que ver con el Poder Judicial. Estamos hablando de un esfuerzo compartido.

Y por eso es por lo que la respuesta es, no sólo con la reforma laboral, no, de ninguna manera vamos a resolver el tema, el gran tema sistémico del empleo.

Por otro lado, don Sergio Alvarez Mata, sí, en efecto, comienza un repunte de la actividad económica que nos va a llevar este año a un crecimiento aproximado del 4 por ciento.

La tasa de desempleo del 4.35 por ciento ya dije qué características tenía y cómo estaba referida a 32 ciudades y cómo está sobreconcentrado este dato de tasa en la población de la Ciudad de México y cómo al medirse, por ejemplo, el estado de México no se mide Tlalnepantla-Naucalpan, sino que se mide Toluca, que es infinitamente menos representativo, pero así son las muestras estadísticas que maneja el INEGI.

Pero la respuesta no está en echarle la culpa al INEGI, la respuesta está en reconocer esta presión al mercado laboral, derivada del dato éste, de que a la reactivación económica se sigue la reincorporación a la población económicamente activa de población que estaba en la inactividad.

Y al mismo tiempo, déjenme reafirmar este dato con un comentario que me parece sustantivo. Es precisamente el mes de agosto pasado, el que refleja la tasa de desempleo más alta de los últimos siete años, también el mes en el que se refleja en toda la vida de este país la tasa de participación femenina más alta en el empleo: 41.9 por ciento Este es un dato duro, lo pueden ustedes constatar en los datos del INEGI.

Entonces, como dice el diputado Alvarez, ¿cómo se puede ver afectada la colocación de desempleados? Tenemos que redoblar los esfuerzos con un presupuesto que está en vías de agotamiento, por el momento del año; un presupuesto que para los servicios de colocación de empleo haya sido disminuido en términos reales en aproximadamente un 40 por ciento entre el año 2000 y este momento, y aún así hemos logrado colocar mucho más trabajadores en un puesto de trabajo, que lo que se hacía en el pasado.

Esta colocación en este momento nos permite ya sumar dos millones de personas que han sido colocadas en un puesto de trabajo, con el esfuerzo correspondiente de capacitación para reorientar la actividad productiva, en más de la mitad de los casos, a través de los esquemas de becas para la capacitación o los sistemas de capacitación, el PAC (Programa de Apoyo a la Capacitación) de la propia Secretaría del Trabajo y Previsión Social, esto sumado al esfuerzo que hacemos transversalmente con el Conevit (Consejo Nacional de Educación para la Vida y el Trabajo) y otros organismos del Gobierno Federal que trabajan en este sentido.

Un solo mínimo, ¿cómo hemos avanzado? En efecto, la diferencia que había entre el salario mínimo de la zona C y de la zona A en el año 2000 era del 15.9 por ciento, hoy esta diferencia es del 7.4 por ciento; la diferencia entre la zona B y la zona A del salario mínimo era del 7.98, hoy es del 3.45

Y de ninguna manera, por respeto a las instituciones, me atrevería a decir cuál va a ser la decisión que va a adoptar la Comisión de Representantes, el Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, institución laboral plenamente vigente conforme a la normatividad laboral.

Haremos todo lo que esté a nuestro alcance, para influir desde el ángulo tripartita del gobierno, para avanzar una vez más en el cierre de las zonas geográficas, que nos ha permitido que en la zona C haya incrementos en términos reales, auditable, con sistemas de medición certificados, de hasta el 10 por ciento en términos reales, en zonas que han tenido estos incrementos especiales en materia de salario mínimo y no es suficiente.

El mínimo, en efecto, es un salario ínfimo, lo hemos dicho en todos los tonos, pero los problemas estructurales que arrastra el país han de resolverse gradualmente, avanzando con pasos firmes, no distribuyendo inflación que es el peor impuesto oculto en contra de nuestros trabajadores, sino distribuyendo riqueza, de manera tal de que esta recuperación del salario sea consistente.

Don Pablo, me gusta la definición, "no son bienvenidas las mentiras", yo en ningún caso me voy a atrever a tacharlo a usted de mentiroso, pero he dicho con tanto énfasis en mi discurso que la simple desregulación laboral no producirá el impacto positivo que buscamos en el empleo, sino que estamos frente a una corresponsabilidad que es justo que al menos esto se diga con clara verdad, y entonces, yo estoy seguro de que como me pasa con muchísimos miembros del Partido de la Revolución Democrática, cuando nos decimos la verdad, como sucedió en el caso del IMSS, como ha sucedido en múltiples casos en donde hemos discutido sobre las posturas respectivas, estoy seguro de que podríamos entendernos porque de lo que se trata es, en la democracia, de reconocer que estamos frente a una colección de desacuerdos, pero que es el diálogo y la negociación, de cara a la ciudadanía la que nos va a permitir construir los consensos que el país demanda, y entonces usted reconocería el enorme esfuerzo que ha hecho esta Secretaría para respaldar a los trabajadores Volkswagen, para que de ninguna manera se pierdan 2 mil puestos de trabajo, y usted reconocería también, finalmente, que hemos hecho un trabajo muy arduo con Euzkadi para lograr que se conviertan en cooperativa y darle viabilidad a una empresa hoy cerrada.

Señor Presidente, si me permite tres últimas ideas, a pesar de que se me ha agotado el tiempo.

Una: Reiteramos nuestro compromiso con la inclusión de todos los sindicatos como interlocutores genuinos válidos de la Secretaría. La ley prevé la manera como ha de reconocerse la legitimidad de los sindicatos. Esta autoridad no puede desconocer la ley ni estar por encima de ella.

Esta Secretaría reitera su compromiso de inclusión con todas las personas al mundo del trabajo, con las mujeres, con los niños, con los jóvenes, con las personas con discapacidad, por eso en el caso de mujeres el 53 por ciento de mi personal es femenino, por eso el 60 por ciento de los recursos de vinculación los dedicamos a las mujeres, por eso el PEA nacional histórico femenino, en agosto, es del 41.9 por ciento.

Segundo: Acepto y a mi vez hago la invitación a la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados a intensificar nuestro diálogo para encarar con eficacia los temas del sector laboral, con eficacia, tal como lo ha señalado usted, señor Presidente, diputado.

Tercero: Cayendo y levantando. En medio de dificultades es, dificultades y soluciones. Los invito, por la vía del diálogo y la negociación, por el instrumento privilegiado de la democracia que es el uso de la razón, los invito a que sigamos caminando el inédito camino de la democracia en un marco de plena libertad responsable para edificar la justicia social.

La historia nos va a juzgar por la capacidad que tuvimos, los actuales políticos, de llegar a acuerdos, los acuerdos que hagan posible el México que merecen las generaciones por venir. Muchas gracias. (Aplausos)

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias.

Tiene la palabra para formular su réplica hasta por 5 minutos el señor diputado Ricardo Rodríguez Rocha, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Ricardo Rodríguez Rocha: Con su permiso, diputado Presidente.

Señor secretario: Agradeciendo la oportunidad de estar reunidos en esta comparecencia, estamos conscientes de que este espacio permite plasmar nuestras inquietudes y obtener una respuesta que pueda aclararnos un poco el panorama que vive el sector laboral en México, un panorama que a últimas fechas se ha mostrado sumamente difícil y que los datos duros que se han puesto a disposición de la opinión pública no dejan de causar preocupación.

Hemos sido testigos de cómo el desempleo registró uno de sus niveles más altos en los últimos siete años: el 4.7 por ciento y tenemos retroceso en materia de creación de empleos, con 958 mil 156 personas que en edad de laborar, se encuentran desempleados, haciendo evidente la contradicción de un marco optimista y sin falla, expresado el pasado 1º de septiembre, más aun, agudizando este flagelo vergonzoso que se traduce en incremento de la pobreza, que tanto nos angustia.

Todavía hay poca generación de empleos, estamos en niveles del año 2000; en estos cuatro años, la generación de empleos formales, apenas alcanza a reponer el 48 por ciento de las plazas canceladas en los tres primeros años de este gobierno.

En otras palabras, la creación de empleos ha sido casi nula, ¿cuál es la razón, por la que la política para combatir el desempleo no ha sido tan contundente y qué medidas ha tomado o se pretenden tomar, para evitar el crecimiento de tan importante indicador? ¿Qué se está haciendo para revertir la tendencia negativa de este fenómeno en estados significativos, como lo son Coahuila, Nuevo León, Aguascalientes y el estado de México?

Cabe señalar, que nunca ha existido un control y medición exacta de los resultados del esfuerzo que se viene realizando en materia de empleo, dado que estos se hacen cada vez con menos recursos y las cifras de la situación del mercado laboral son un dato que tenemos que transmitir a la comunidad.

La Secretaría, a través de su conducto, ha reconocido ante la opinión pública, que el desempleo es un problema de Estado. Pregunto, señor secretario: ¿Cómo está enfrentando entonces el Ejecutivo Federal y las partes involucradas, este problema de Estado?

Toda vez que usted ha referido que actualmente el país ya no puede generar empleos de manera tradicional, toda vez que las estructuras burocráticas no tienen posibilidad de crecer de manera indefinida y observar la demanda laboral como en el pasado, tanto que la industria cada día requiere menor mano de obra, debido al proceso tecnológico y de automatización que presentan las empresas.

¿Cuál es la actitud de esta Secretaría ante la problemática antes señalada?

No nos deja de preocupar un tema que se ha vuelto toral para esta administración y es el referente al de la reforma laboral, un asunto que se ha pretendido dejar pasar gradualmente, tal vez por las encontradas de las posiciones al respecto y qué es la reforma laboral, hay que cuestionar. ¿Acaso la dificultad del entorno económico ha incidido el ánimo de los interesados en dicha toma, para que éste sea desplazado a segundo término?

Nuestro partido no está en contra de una reforma laboral, la cual puede resolver problemas coyunturales del sector, se oponen al planteamiento de una reforma que desplace a algunos de los implicados: trabajadores, patrones y autoridades.

Además de que vulneren los principios fundamentales de justicia social, equidad y seguridad, plasmados en el artículo 123 constitucional, así como el respeto a los derechos y obligaciones recíprocas entre trabajadores y patrones.

Lo siguiente, señor secretario, yo sé que no me lo va a poder contestar, porque el formato no lo permite, estoy en la etapa de réplica, pero quiero preguntarle y para concluir, señor secretario, me gustaría, y con la seriedad que su investidura nos merece, pero ante todo con la prioridad que exigen los compromisos, por lo que a nombre de los compañeros integrantes del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos y similares de la República Mexicana y en mi carácter de secretario de Trabajo de esta organización sindical, respuesta concreta al status que guarda el pago del 5 por ciento de las acciones de Mexicana Laminera de Cobre, SA de CV, y el pago del 5 por ciento de las acciones de Mexicana de Cobre, SA de CV, así como el pago de la participación accionaria por concepto de Mexcobre (?) SA de CV, (ininteligible) de Mexicana de Cobre, SA de CV, compromiso que contrajo la empresa Industrial Minera México al momento de la privatización ante el Gobierno Federal, el pasado 28 de julio del presente año y suscrito ante usted señor secretario, el cual señalaba como plazo 45 días naturales, mismo que ya fue rebasado, porque el Sindicato Nacional de Mineros luchará por los medios necesarios para que dicha empresa cumpla con el compromiso cuyo beneficio corresponde a muchos trabajadores miembros de nuestra gloriosa organización.

Por su respuesta, aunque sé que no me la va a dar, señor secretario, muchas gracias. Y se lo dejo en la mesa. Gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Gracias, diputado Rodríguez Rocha.

Para formular réplica tiene la palabra, hasta por 5 minutos, el señor diputado Salvador Márquez Lozornio, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

El diputado Salvador Márquez Lozornio: Con su permiso diputado Presidente, compañeros legisladores, licenciado Carlos Abascal Carranza, titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social del Gobierno Federal, bienvenido, señoras y señores.

Para Acción Nacional, las políticas y acciones de gobierno deben tener como centro referente al ser humano, el mejoramiento del nivel de vida de las personas, que constituye el espacio donde legitiman su existencia.

Esta premisa, fundamento de la visión humanista de mi partido y del gobierno que encabeza el Presidente Vicente Fox Quesada, tiene sustento en los avances alcanzados en materia económica y promoción del empleo.

Las acciones de la Secretaría a su digno cargo, orientadas a mantener un clima de paz y armonía entre los factores de la producción y a impulsar la nueva cultura del trabajo, basada en la competitividad, la productividad, la libertad y la distribución justa del producto del trabajo, sin duda alguna, constituyen eficiente y patrióticamente a darle rumbo a la política laboral en este sexenio.

Asimismo, constituye un hecho trascendental para los trabajadores mexicanos y sus familias, que después de tres décadas de constante deterioro salarial, hoy ven que en este sexenio no sólo se ha detenido la tendencia de empobrecimiento, sino que ha comenzado la recuperación real de los salarios mínimos y contractuales.

Por otro lado, en materia de generación de empleos, las instituciones del Estado mexicano enfrentamos un enorme reto. Sin duda nos complace saber que en este año la economía va adquiriendo vigor y que éste se está traduciendo en más empleos. Las cifras dadas por el Seguro Social así lo confirman.

Como cifra adicional vale la pena, el Distrito Federal es quien tiene el mayor índice de desempleo, con el 4.5 por ciento, sin embargo, a ninguno de los presentes nos es ajeno que el nivel actual de generación de empleo es insuficiente, así como aquel vinculado con las proyecciones de crecimiento en el mediano plazo para la economía mexicana, el rezago y la materia, más el millón 200 mil personas que anualmente se incorporan a la población económicamente activa, nos demandan de acciones más contundentes para detonar la generación de empleos y los niveles que el país requiere.

La salud macroeconómica de que goza el país y que tanto sacrificios le ha significado al pueblo de México, debe ser aprovechada para generar un dinamismo en la economía nacional, que se refleje en un mayor crecimiento y en la creación suficiente de empleos de calidad.

En ese sentido, debemos enfocarnos en el fortalecimiento de un entorno que estimule la inversión y la competitividad con menores costos, mejor infraestructura y eliminación de cuellos de botella, y que impulsen al sector productivo en un conjunto, pero de manera particular al sector de las micro, pequeñas y medianas empresas, que son altamente generadoras de empleo.

Para ello necesitamos actualizar el marco de inversión y participación de los capitales en sectores claves de la economía. Es necesaria una mayor inversión en infraestructura productiva y de transporte que abarate el costo-país, nos es urgente la actualización de nuestra legislación laboral a fin de fomentar y consolidar una cultura que aumente la productividad y distribuya de manera justa sus beneficios entre trabajadores y patrones.

La atención de estos pendientes es una tarea compartida entre el Ejecutivo y el Legislativo en sus tres niveles de gobierno y la sociedad en su conjunto.

Estoy convencido que la coordinación entre ambos poderes permitirá aliviar el problema del empleo, que es la principal preocupación de los mexicanos.

Por ello, en el marco de esta comparecencia, más allá de lanzar críticas, señor secretario, compañeros diputados, invito a todos los legisladores a reflexionar y comprometerse con soluciones reales en el marco de nuestras responsabilidades, para generar las condiciones que permitan detonar la creación de oportunidades de trabajo.

Para esto, los diputados tenemos la obligación de legislar en la materia y como consecuencia, coadyuvar y facilitar las tareas que realiza, en este caso, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

En Acción Nacional estamos convencidos que la mejor estrategia para mejorar el nivel de vida de las familias es el acceso a los empleos permanentes y bien remunerados, que tengan como soporte una mejora constante en la productividad y competitividad de la planta productiva nacional.

Por su fina atención, muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias, señor diputado Márquez.

Para formular su réplica tiene la palabra hasta por cinco minutos el señor diputado Francisco Javier Carrillo Soberón, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Francisco Javier Carrillo Soberón: Muchas gracias, señor Presidente.

Señor secretario, en afán de abonar a un diálogo constructivo entre el Legislativo y el Ejecutivo, quisiéramos señalar que para el Partido de la Revolución Democrática concretar el cambio en el modelo laboral mexicano implica compromisos serios de fondo con la justicia, la equidad y la democracia en el entorno laboral mexicano.

Usted ha planteado que con este cambio ha llegado una voluntad política de no más represión, de sí al diálogo, de sí a la democracia en el ámbito laboral.

En ese tema, quisiera entonces ya no tocar los temas generales que tocaron mis compañeros de mí mismo grupo parlamentario sino en este caso ser simplemente un vocero de miles de trabajadores que viven en su cotidianidad laboral sin la protección en un lugar donde se produce una de las principales riquezas nacionales, como es nuestro petróleo.

Y me refiero a los miles de trabajadores de plataformas marinas, a servicios de contratistas de Pemex y a los miles de ingenieros y técnicos de confianza que sirven también a Petróleos Mexicanos.

En el caso de los trabajadores de plataformas petroleras en la sonda de Campeche, operadas por compañías contratistas de capital extranjero mayoritariamente, han sido víctimas brutales de violaciones a sus derechos laborales, ya que son letra muerta las disposiciones sobre antigüedad, capacitación, estabilidad en el empleo, días de descanso, aguinaldo, vacaciones, prima vacacional, reparto de utilidades, pago de viáticos, servicio médico, salario igual por trabajo igual, jornada humana, entregas de uniforme, normas protectoras al salario, en fin, multitud de asuntos y prestaciones vinculados al asunto laboral y salarial y de seguridad social.

De este grupo de empresas han destacado luchadores sociales que han peleado porque las inspecciones de trabajo sean inspecciones apegadas a la realidad, y están siendo presionadas por los administradores de estas empresas y por representantes de sindicatos blancos, como es el caso del Sindicato de Trabajadores de la Construcción, Excavación, Similares y Conexos de la República Mexicana con registro 2052 de la Secretaría de Trabajo, a los cuales se les obliga a afiliarse.

Dichos trabajadores estuvieron soportando amenazas para que las inspecciones de trabajo en el mes de febrero, marzo, abril de este año se apegaran a la realidad, y han sido despedidos a partir del 7 de junio todo ellos, sin ninguna razón laboral. Sabemos que fue por haber presentado testimonio en la auditoría de Pemex y en inspección del 16 de abril en plataforma Usumacinta y a dos compañeros los despiden por denunciar a los defensores de derechos humanos laborales.

¿Qué sucede en las actividades preparatorias del huracán Iván? Mueren dos trabajadores al reventarse un cable del quemador que sostenía un poste en la plataforma Price-Mississippi. Nos ha costado vidas, inspecciones mal realizadas.

En relación a los trabajadores de confianza, han sido objeto de despidos masivos bajo el disfraz de retiros voluntarios, además de romper obstáculos para la privatización, en este caso, se busca suprimir en un movimiento surgido entre trabajadores para sindicalizarse, al extremo que en días pasados se les han ofrecido jubilaciones y liquidaciones millonarias a los trabajadores de confianza integrantes de la Organización Nacional de Trabajadores de Confianza de la Industria Petrolera, sobre la base de elevaciones ilegales e injustificadas de categoría, todo con el objeto de evadir la sentencia judicial que ordena el registro de su sindicato. Hechos que encuadran en diversos delitos como peculado, coalición de funcionarios públicos y ejercicio indebido del propio derecho, por lo que deben ser investigados y sancionados.

Le solicitamos y le reclamamos, señor secretario, con toda formalidad, que nos apeguemos a derecho y al pleno respeto a los derechos humanos laborales y esto esperamos, con el registro que ya ordena el juez, para el Sindicato de Trabajadores de Confianza de la Industria Petrolera; que le apostemos verdaderamente a la transparencia a la democracia.

Sólo un modelo verdaderamente representativo ofrecerá políticas equitativas y estables a nuestro país, del cual estamos tan urgidos. No aceptamos que en esta trama de engaños, de ocultamiento de información, violación a los derechos de organización de los trabajadores, uso ilícito de recursos públicos y represión laboral, a este grupo importante de trabajadores de confianza de la industria petrolera se les niegue un registro que ya reclama y que ordena el juez.

Esperamos, señor secretario, que se actúe con apego a justicia y a la legalidad.

Muchas gracias.

El Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social diputado Enrique Burgos García: Muchas gracias señor diputado Carrillo Soberón.

Señor secretario, apreciamos mucho este intercambio de puntos de vista entre un representante del Poder Ejecutivo e integrantes de la Cámara de Diputados acreditados en esta Comisión de Trabajo y Previsión Social.

Ha sido importante, pero desde luego no ha sido suficiente, se ha dicho reiteradamente, el formato no ha dado la oportunidad de que haya todas las expresiones que están contenidas en cada uno de los integrantes de esta comisión, por lo que por supuesto formalizaremos a la brevedad esta posible reunión que, seguramente, con un formato, como siempre respetuoso y considerado, nos brindará mejores oportunidades.

Queremos trabajar todos en un esfuerzo en el que podamos trocar los desencuentros por encuentros, reconocer nuestras diferencias como una oportunidad, como un apuntalamiento, no solamente para la tolerancia, tolerar es a veces aguantar, sino para reconocer nuestras diferencias que son las que le dan impulso, justamente, a esta búsqueda de una democracia más elevada.

No creemos tampoco encontrar respuestas en tiempos pretéritos, sino construir en el presente con vistas al futuro y, por supuesto, dirimir nuestras diferencias y contradicciones con apego a nuestra Constitución e insistentemente ir en búsqueda de esa democracia a la que el constituyente concibió no solamente como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida que nos dé una mejor expectativa y oportunidad a todos.

Muchas gracias por su asistencia, y de conformidad como lo establece el artículo 7º, numeral 5º, de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos; la versión estenográfica de esta sesión será remitida al ciudadano Presidente de la República, para su conocimiento.

Rogamos a los integrantes de la comisión se sirvan a acompañar al señor secretario, cuando lo estime.

Se levanta la sesión. Muchas gracias.

(Aplausos)