Comparecencia del Secretario de la Reforma Agraria,
Abelardo Escobar Prieto, correspondiente al
Sexto Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa:
Ramón Ceja Romero

Exposición por parte del funcionario del Ejecutivo Federal:
Abelardo Escobar Prieto

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Pablo Leopoldo Arreola Ortega, Partido del Trabajo
Respuesta: Abelardo Escobar Prieto
Pregunta: Pablo Leopoldo Arreola Ortega, Partido del Trabajo

Pregunta: Ramón Salas López, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Abelardo Escobar Prieto
Pregunta: Tomás Gloria Requena, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Lizbeth Evelia Medina Rodríguez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Abelardo Escobar Prieto
Pregunta: José Guadalupe Rivera Rivera, Partido Acción Nacional

Pregunta: Isidro Pedraza Chávez, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Abelardo Escobar Prieto
Pregunta: Fernel Arturo Rodríguez, Partido de la Revolución Democrática

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Ramón Salas López, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Abelardo Escobar Prieto
Pregunta: Ramón Salas López, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Víctor Aguirre Alcaide, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Abelardo Escobar Prieto
Pregunta: Alejandro Martínez Hernández, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Gregorio Barradas Miravete, Partido Acción Nacional
Respuesta: Abelardo Escobar Prieto
Pregunta: José Ignacio Alberto Rubio Chávez, Partido Acción Nacional

Comentarios finales:
Ramón Ceja Romero


El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Pido a la Secretaría haga del conocimiento de esta Presidencia, el resultado del cómputo de asistencia de ciudadanos diputados integrantes de la Comisión de Reforma Agraria.

El Secretario diputado Víctor Aguirre Alcaide: Se informa, señor presidente, que existen registrados 14 de 27; por lo tanto sí hay quórum, señor Presidente.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Se abre la reunión. Se le da la más cordial bienvenida al secretario de la Reforma Agraria, el agrónomo Abelardo Escobar Prieto, quien más adelante hará uso de la palabra. Bienvenido, señor secretario.

Para dar cumplimiento al acuerdo parlamentario aprobado por la Cámara de Diputados en sesión celebrada el 10 de octubre de 2006, comparece el agrónomo Abelardo Escobar Prieto, secretario de la Reforma Agraria, para el análisis del VI Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada, en el ramo de su competencia.

Se solicita a la secretaría dé lectura de los nombres de los invitados especiales que el día de hoy nos acompañan.

La Secretaria diputada Lizbeth Evelia Medina Rodríguez: Buenos días a todos. Nos acompañan, señor presidente, el senador Guillermo Paredes Elías, presidente de la Comisión de Reforma Agraria en el Senado de la República; el doctor Ricardo García Villalobos, magistrado presidente del Tribunal Agrario; el doctor Eduardo Isaías Rivera Rodríguez, procurador agrario; el licenciado Rubén Mendoza Ayala, Subsecretario de Política Sectorial; el licenciado Gilberto José Helberger Reyes, subsecretario del ordenamiento de la propiedad rural, y la licenciada Maribel Méndez de Lara, directora general de Fifonafe.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: También nos acompañan en esta comparecencia, funcionarios de la Secretaría de la Reforma Agraria. Sean ustedes bienvenidos.

Solicito a la Secretaría dar lectura al acuerdo de la Comisión, por el que se establece el formato de la presente comparecencia.

El Secretario diputado Víctor Aguirre Alcalde: Sí, señor presidente. Primero. El titular de la Secretaría de la Reforma Agraria, agrónomo Abelardo Escobar Prieto, realizará una intervención inicial hasta por diez minutos.

Segundo. La comparecencia del secretario se desarrollará a través de dos rondas. Un diputado realizará una intervención y formulará sus preguntas al funcionario hasta por cinco minutos. Éste dará su respuesta con una intervención de hasta cinco minutos y finalizará, si así lo desea, con la respectiva réplica de un diputado, hasta por dos minutos.

Tercera. En la primera ronda, las intervenciones de los grupos parlamentarios se realizará de acuerdo al siguiente orden: Partido del Trabajo, Partido Revolucionario Institucional, Partido Acción Nacional y Partido de la Revolución Democrática.

Cuarto. En la segunda ronda las intervenciones de los grupos parlamentarios se realizará de acuerdo al siguiente orden: Partido Revolucionario Institucional, Partido de la Revolución Democrática y Partido Acción Nacional.

Quinto. Cada grupo parlamentario registrará ante el presidente de la Comisión, las diputadas y los diputados que intervendrán en cada una de las rondas mencionadas al inicio de la comparecencia.

Sexto. Al final de las dos rondas, el diputado presidente de la Comisión tendrá una intervención de hasta por tres minutos.

Séptimo. Las dos rondas de preguntas serán moderadas por el presidente de la Comisión.

Octava. La comparecencia del titular de la Secretaría de la Reforma Agraria, se realizará el día 25 de octubre a las 10:00 horas, en el salón "Legisladores de la República", Salón Verde, y el secretario será convocado por el Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Novena. Las diputadas y los diputados integrantes de la Comisión ordinaria, ante la que comparecerá el titular de la Secretaría que no hayan podido intervenir, podrán, sí así lo desean, formular preguntas por escrito que entregarán al final de la comparecencia, para que el funcionario en un término de 15 días dé contestación por escrito a las mismas, remitiéndolas al presidente de la Comisión y éste a su vez las dará a conocer en las siguientes fechas.

Décima. Publíquese a la Gaceta Parlamentaria.

Palacio Legislativo de San Lázaro a 18 de octubre de 2006. Eso es todo.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor secretario. Para dar cumplimiento al punto primero de las bases establecidas en el acuerdo de la Comisión, tiene la palabra hasta por diez minutos, el agrónomo Abelardo Escobar Prieto, secretario de la Reforma Agraria.

El Secretario de Reforma Agraria, licenciado Abelardo Escobar Prieto: Muy buenos días. Señor diputado Ramón Ceja Romero, presidente de la Comisión de Reforma Agraria. Señoras y señores diputados miembros de la Comisión de Reforma Agraria. Honorable presidium. Acudo con respeto ante esta soberanía para dar cuenta para dar cuenta el estado que guarda el despacho a mi cargo, en términos de lo establecido en el artículo 93 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Sé de las preocupaciones que tiene este Comisión Legislativa para conocer lo que se ha hecho, lo que se está haciendo y lo que pensamos que debe hacerse en el campo para saldar la deuda histórica que como país tenemos con las familias campesinas e integrarlas al ritmo de desarrollo nacional con los beneficios que esto conlleva. La preocupación es compartida.

En la Secretaría de Reforma Agraria estamos convencidos del enorme potencial que tiene nuestro campo, pero también reconocemos que a pesar de los avances, aún nos falta mucho por hacer.

Estamos conscientes de que los retos son enromes. El campo es una amalgama de sentidos, esperanzas, visiones, necesidades y sentimientos que exigen una atención prioritaria e inaplazable.

Confío en que este encuentro enriquecerá la visión del futuro para construir juntos las opciones que reclaman y merecen aquellos que no se resignan a que sus ejidos y comunidades sigan siendo sinónimo de pobreza.

A lo largo de estos seis años la política agraria del gobierno del Presidente Fox, se ha enfocado a consolidar el cambio estructural a través de la atención a la conflictividad agraria, el ordenamiento y regularización de la propiedad rural y al fortalecimiento de las opciones productivas para avanzar en el desarrollo rural sustentable.

Gracias a la persistencia en estas tres vertientes que consideramos fundamentales, hoy podemos informar a ustedes sobre los resultados que hemos logrado como gobierno y como sociedad. Los cambios se están haciendo, porque los hombres y las mujeres del campo así lo han querido.

Como ustedes saben, el reparto de la tierra en nuestro país se prolongó durante 80 años, casi 80 años, situación que originó una serie de errores que con el tiempo se convirtieron en conflictos agrarios, los cuales propiciaban ingobernabilidad, afectaban la conservación del medio ambiente e incluso provocaron la invaluable pérdida de vidas humanas.

Una de las prioridades de este gobierno fue el atender esos conflictos para darle solución total y definitiva, en virtud de los que cíclicamente se repetían.

De los 14 grandes conflictos agrarios que denominamos "focos rojos" detectados en la presente administración y que correspondían, comprendían 248 asuntos; 11 están totalmente resueltos, dos más tienen un avance del 90 por ciento y se trabaja intensamente en la meseta purépecha en Michoacán, en donde las limitaciones presupuestales nos han impedido avanzar al ritmo que necesitamos para suscribir los convenios respectivos.

Destaco el caso de la comunidad zona lacandona y reserva de la biosfera de Montes Azules, cuya negociación avanzó un 90 por ciento hace unas semanas y en estos días la concluiremos. Por su ubicación geográfica, la solución de este conflicto era de gran interés nacional e internacional debido a las implicaciones ambientales y ecológicas que tenía. En la zona se concentra el 20 por ciento de la biodiversidad nacional, en donde además escurre un tercio del agua dulce del país y la convierte en la séptima cuenca a nivel mundial. De ahí su importancia.

En cuanto a los "focos amarillos", conflictos de menor riesgo, pero que no deben de desatenderse porque podrían transformase y causar los mismos efectos que los "rojos", de los 691 que existían, se resolvieron ya 476 y estamos trabajando en los 215 restantes.

Podríamos decir que una de las funciones sociales de la Secretaría es solucionar y prevenir conflictos agrarios, porque el crecimiento económico para el campo exige un piso de certeza y estabilidad para concretarse.

En la consolidación del patrimonio de las familias campesinas a través del ordenamiento y regularización de la tenencia de la tierra, segundo gran eje de la política agraria, tenemos los siguientes resultados:

Desde el inicio del Procede en 1993 y hasta el 16 de octubre de este año se ha certificado el 94.6 por ciento de los núcleos agrarios, es decir 28 mil 326 de los 29 mil 942 que fue el universo día de trabajo.

Los avances equivalen a una superficie regularizada de 91 millones 536 mil hectáreas de los 103.5 millones que conforman la propiedad social, en beneficio de cuatro millones 363 mil familias que han recibido nueve millones 412 mil documentos agrarios.

Luego de 13 años de operación, el Programa de Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares, ha concluido el proceso de regularizaciones de la tenencia de la tierra en las 31 entidades y la próxima semana declararemos su cierre como programa nacional, con lo que cumplimos el compromiso presidencial.

El reclamo de Zapata de "tierra y libertad" se ha hecho realidad. La tierra, ahora sí, es de los campesinos. Ya no la tienen prestada, ahora tienen la libertad de hacer con ella lo que más les convenga.

Con la certeza jurídica en la tenencia de la tierra, el gobierno genera patrimonio y crea ciudadanía. Con sus documentos agrarios los impulsa a ser mejores ciudadanos, más libres y participativos. El gobierno debe corresponder escuchándolos, atendiéndolos y tratándolos con mayor respeto.

Para seguir proporcionando seguridad jurídica al patrimonio de aquellas familias campesinas que por causas ajenas a su voluntad no pudieron incorporarse al Procede, la Secretaría, por instrucciones del Presidente Fox, está instrumentando las acciones necesarias para que el próximo año se puedan realizar los trabajos técnicos por parte del Registro Agrario Nacional sin costo para los ejidatarios de los mil 616 núcleos agrarios que estarían en este supuesto.

En paralelo, se logró la regularización de 47 mil 740 terrenos nacionales, cifra superior a los 45 mil que fue la meta sexenal. De las 790 colonias agrícolas y ganaderas que existen en el país, en este sexenio se regularizaron 350 que faltaban y sólo quedarán pendientes seis por problemas jurídicos.

En el Acuerdo Nacional para el Campo, de los mil 547 asuntos presentados por las organizaciones campesinas, se resolvieron 131 casos con la adquisición de 261 predios. La limitación presupuestal fue la principal razón para no atender un mayor número, en tanto que de los 284 acuerdos agrarios pendientes, sólo faltan por atenderse 35.

Las grandes aportaciones de este gobierno al campo son el ordenamiento de la propiedad y el fin de las peleas por la tierra pero eso, aunque indispensable, no es suficiente para reactivar la economía en el medio rural. Por eso, la tercera vertiente de nuestro trabajo ha sido la organización, capacitación y apoyo a la generación de actividades productivas enmarcadas dentro del desarrollo rural sustentable y subrayo lo de sustentable porque consideramos que mucho de lo que requiere el campo son políticas de largo alcance y ajenas a cualquier tinte político.

Bajo estos criterios, de septiembre a diciembre de 2005 se apoyaron 660 proyectos productivos con 267.6 millones de pesos en beneficio de seis mil 687 personas y grupos que no poseen tierra, a través del Fondo de Apoyo a Proyectos Productivos Agrarios (FAPPA).

Con el Programa de la Mujer en el Sector Agrario (Promusag) se apoyaron dos mil 132 proyectos en beneficio de 18 mil 310 mujeres, lo que implicó recursos por 327.6 millones de pesos y se capacitó a nueve mil 313 personas.

El Programa Fondo de Tierras y Joven Emprendedor Rural que comenzó en septiembre de 2005 como piloto; en el 2006 operó en todo el país y de enero a agosto capacitó a 850 jóvenes en 34 proyectos-escuela, en tanto que para la compra o renta de tierras se otorgaron 467 financiamientos con un monto total de 124.9 millones de pesos.

Con esto, queremos dar respuesta a una pregunta fundamental: ¿cómo lograr que la tierra de propiedad social pueda ser utilizada como un instrumento de desarrollo y no como una resignación a la pobreza?

Concluyo, señor presidente. Consideramos que los programas del sector agrario deben privilegiar todas aquellas medidas que fortalezcan el relevo generacional. En los jóvenes campesinos está el futuro del campo, pero al mismo tiempo debemos garantizar el retiro en condiciones de dignidad de aquellos que han dedicado su vida a trabajar la tierra.

Señoras y señores diputados. Durante muchos años se ha dicho que el problema del campo es de dinero; tal vez sea cierto, pero la solución no está sólo en el dinero. La solución está en la gente y en las oportunidades que se les brinde para construir su futuro propio. Lo que se requiere es construir una nueva cultura agraria, una nueva relación entre el gobierno y los sujetos agrarios sustentada en desarrollo de las capacidades humanas y productivas. Una relación que fortalezca la interlocución con las organizaciones que agrupan a los campesinos para que las autoridades consideren sus opiniones en sus acciones de gobierno.

En la Secretaría de la Reforma Agraria estamos empeñados en construir esa relación, la cual debe sustentarse en un compromiso social de lucha contra la pobreza, en el respeto a las personas, en el más y mejor servicio. El campo no está solo. El campo tiene futuro y si seguimos construyendo los acuerdos que nos permitan seguir avanzando, ese futuro será el presente. Muchas gracias. Estoy a sus órdenes, señores.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor secretario. Para dar cumplimiento al punto segundo y tercero de las bases establecidas en el acuerdo de la Comisión, los grupos parlamentarios han inscrito para la primera ronda de preguntas, respuestas y réplicas, a los siguientes diputados:

Del Partido del Trabajo, el diputado Pablo Leopoldo Arreola Ortega;

Del Partido Revolucionario Institucional, el diputado Ramón Salas López;

Del Partido Acción Nacional, los diputados Lizbeth Evelia Medina Rodríguez y José Guadalupe Rivera Rivera;

Del Partido de la Revolución Democrática, los diputados Isidro Pedraza Chávez y diputado Fernel Arturo Rodríguez.

Para formular sus preguntas, tiene el uso de la tribuna el diputado Pablo Leopoldo Arreola Ortega, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, hasta por cinco minutos.

El diputado Pablo Leopoldo Arreola Ortega: Con su permiso, presidente. Bienvenido, señor secretario. Bienvenidos todos los funcionarios de la Secretaría de la Reforma Agraria. Compañeras y compañeros diputados. Bienvenido, senador.

Con las reformas al artículo 27 constitucional y su ley reglamentaria en 1992, se puso fin al reparto agrario y se siguió una política de regularización de la tenencia de la tierra mediante el Programa Procede. Con todo ello los conflictos agrarios no terminaron, por el contrario se han agudizado. Esta situación choca abiertamente con lo que se propuso en el Programa Sectorial 2001-2006 que señala que un desarrollo pleno para México sólo será posible si fortalecemos y damos un pleno impulso al sector rural. En nuestro país se ha hecho todo lo contrario de lo que se dice en el Programa Sectorial. Falta mucho por hacer; el gobierno ha dejado mucho qué hacer.

En los últimos años, la población que vive y trabaja en el campo ha crecido más que la producción agropecuaria; esto es importante y fundamental. Hoy día una cuarta parte de la población está asentada en zonas rurales, por lo que la demanda por tierras aún es vigente.

Al finalizar esta administración, el resultado es que el campo enfrenta una profunda crisis debido a la falta de crecimiento económico y de la desarticulación de los sectores económicos en esta área, por lo que en estos momentos el campo presenta los índices más críticos de pobreza y marginación de nuestro país.

La meta de la presente administración fue regularizar los cerca de 30 mil núcleos agrarios que conforman este país, para dotar a los sujetos agrarios de seguridad jurídica y de certeza, tanto en la propiedad de sus tierras y lograr así impulsar proyectos productivos, factor promotor para incentivar la capitalización del sector. Dichas garantías supondrían un incremento en los montos de crédito para el desarrollo productivo de las actividades agropecuarias.

Se dice en este VI Informe, señor secretario, que el Programa de Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares ha certificado, a julio de 2006, 28 mil 37 núcleos agrarios con una superficie de 85.46 millones de hectáreas, que es casi lo que se comprometieron a hacer.

Sin embargo, el crédito total de la banca comercial y de la banca de desarrollo, durante este gobierno no creció con respecto a años atrás, por el contrario, disminuyó al pasar de 44 mil 254 millones de pesos en el 2001, a 20 mil 972 millones en el 2006. Esa es la gran situación, esa es la realidad del campo de México. Hay una descapitalización y falta de recursos, de financiamiento a este sector.

Esto muestra que la insuficiencia del crédito al sector no es debido a la falta de seguridad jurídica de la tenencia, sino a la caída sistemática de la rentabilidad del sector por la baja de los precios de los principales productos y la falta de apoyos por parte del Estado, a lo que le pregunto, señor secretario: ¿Qué acciones adicionales está implementando la secretaría a su cargo para impulsar la transformación y el desarrollo productivo de estos actores sociales?

Por otra parte, se menciona en el informe de la secretaría a su cargo, que de los cuatro focos rojos pendientes a concluir, se lograron avances en tres de ellos, lo acaba de mencionar. También se menciona la conclusión de 85 conflictos agrarios de mediana gravedad considerados como focos amarillos.

Señor secretario, de no atenderse estos problemas focalizados, se convertirán en asuntos de alta conflictividad, por ello le pregunto: ¿Por qué no ha resuelto la Secretaría a su cargo de manera definitiva estos problemas? ¿Por qué también algunos focos amarillos no se han resuelto y este en breve tiempo puede pasar a ser conflicto de gran magnitud en nuestro país? De ahí la importancia de que reatiendan estos asuntos a la brevedad posible.

Además de la regularización, del ordenamiento y la modernización catastral de la propiedad rural, es necesario apoyar y fomentar las actividades agropecuarias, tal y como lo hacen nuestros socios comerciales.

Incrementar los recursos destinados al sector agropecuario en el Presupuesto de Egresos 2007 y apoyar programas o proyectos con sentido productivo es fundamental.

Desarrollar una política alternativa en materia agraria que detone el crecimiento; hay que revalorizar el papel de la economía ejidal y comunal, señor secretario, así como los pequeños productores.

Por último, es necesario crear la Banca de Servicio Público Rural para dotar de créditos suficientes y casas preferenciales a los pequeños productores, comunales y ejidales. Dichos créditos deben ir acompañados de un programa de aseguramiento, con apoyos fiscales a las primas de seguros, evitando la usura y el agiotismo.

Resolver los conflictos agrarios que se encuentran pendientes, con el ánimo de solucionar las disputas por la tierra, tendientes a mejorar la producción de aquellas regiones más atrasadas. Transparentar el uso de los recursos públicos al campo y lo que es la burocracia parasitaria. Agilizar las reglas de operación y una aplicación correcta de estos recursos.

Por sus respuestas puntuales y a sus comentarios, le doy las gracias.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor diputado. Tiene la palabra, desde su lugar, el agrónomo Abelardo Escobar Prieto, hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario de Reforma Agraria, agrónomo Abelardo Escobar Prieto: Gracias, señor Presidente. Gracias señor diputado por sus comentarios-preguntas. La inquietud en relación a la problemática de los conflictos agrarios la compartimos. Consideramos que se le debe de brindar una atención muy esmerada para la resolución de estos conflictos. Como señalaba anteriormente, de los 691 focos amarillos que se habían detectado, se atendieron 476; faltan 215.

Estos focos amarillos los retenemos en una agenda común entre los gobernadores de los estados y la Secretaría de la Reforma Agraria, que son asuntos que coordinamos ambas instancias de gobierno, y en algunos casos los gobiernos de los estados aportan una cantidad para la solución del conflicto. Puedo citar el caso del gobierno de Michoacán que aporta el 25 por ciento de los recursos que se requieren; el gobierno de Veracruz, el gobierno de Sonora.

El problema para la solución de los conflictos de una forma más rápida, pues es la escasez de recursos. Tenemos ya detectados los asuntos. Ya fueron revisados por un Comité; llenan los requisitos, fueron aceptados por los gobiernos de los estados y la propia Secretaría. Entonces aquí lo que necesitamos son mayores recursos para poder atender la gran demanda de asuntos.

Es muy dinámico el asunto de los focos amarillos; a veces un foco amarillo ya está prácticamente resuelto, igual que puede por ahí surgir algún conflicto, tenemos que volverlo a atender. Se necesita una atención muy especial, muy esmerada.

¿Qué ha sucedido con la certificación de la propiedad social? Ha evitado que haya una producción de conflictos agrarios mayor, hemos encontrado que en los núcleos agrarios, en donde ya hemos terminado con Procede, los conflictos agrarios tienden a disminuir, entonces la acción del gobierno federal desde 1993 de regularizar toda la propiedad social. Ahorita señalábamos que está regularizada en 94.6 de los núcleos agrarios; es un factor muy importante para abatir los conflictos.

Otro asunto que es importante: la falta de programa o la limitación de los recursos para los programas existentes, para provocar el desarrollo rural. No basta que tengamos certificada la tierra, que tengan sus documentos en sus manos los ejidatarios, que haya paz social, que se ha avanzado mucho en ese sentido; necesitamos otro paso adelante que es el desarrollo rural sustentable. Necesitamos fortalecer los programas para hacer que esa gente que vive en las comunidades salga del estado de frustración en que se encuentra.

En la cantidad de recursos está la base. Hemos tenido reuniones con las organizaciones campesinas y desgraciadamente el problema ahí es que no alcanzan los recursos. Sería muy deseable que pudiéramos tener esas reuniones con las organizaciones campesinas para tratar otros asuntos, que no sea el que falta —este programa no me los ha atendido—, que podamos tener un intercambio de información.

Recientemente hemos estado recibiendo algunos líderes de organizaciones campesinas. Y me decía alguno de ellos: "Muchas gracias por atendernos" —trato de atenderlos en forma personal— y me decían: "Discúlpeme que le quitemos su tiempo"; y les decía: "El tiempo es para eso; el tiempo es para escucharlos y necesitamos tener un intercambio y una visión conjunta de los problemas, cómo se sugiere que se resuelvan. Ahorita lo señalaba yo que necesitamos fortalecer esa interlocución.

Los asuntos que tenemos planteados como focos amarillos ya están encaminados, gran parte de ellos. Necesitamos los recursos para hacerlo. Afortunadamente la Cámara de Diputados, en las anteriores Legislaturas, han estado muy conscientes de ello y han incrementado las cantidades que tiene destinadas para solución de conflictos agrarios.

Las acciones que tenemos que hacer como Secretaría son muy claras; están muy definidas. Necesitamos avanzar en el desarrollo rural sustentable y para ello necesitamos fortalecer esos programas FAPPA, Promusag, Fondo de Tierras, Joven Emprendedor Rural.

Joven Emprendedor Rural y Fondo de Tierras es un asunto muy importante y va a ser uno de los detonadores del desarrollo rural sustentable en el campo. Gracias.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Tiene el uso de la palabra el diputado Pablo Leopoldo Arreola Ortega, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, hasta por 2 minutos, para réplica.

El diputado Pablo Leopoldo Arreola Ortega: Está por concluir el actual gobierno señor secretario y las metas comprometidas en el Plan Nacional de Desarrollo y en el Programa Sectorial Agrario 2001-2006, dejan varios pendientes.

Este gobierno tiene que reconocer que aún persisten conflictos agrarios y la amenaza latente de otros en donde sí es posible instrumentar políticas de prevención para que se genere progreso en las comunidades rurales.

Tenemos casi en toda la República, señor secretario, problemas agrarios. Es cierto, faltan recursos. Pero también hace falta que de parte de ustedes promuevan ante la instancia correspondiente, de que los programas para poder arreglar los problemas agrarios deben de ser suficientes.

Usted mismo lo menciona. Cuando se presenta el gran problema nacional, "El campo no aguanta más" se hace un convenio, se hace el Acuerdo Nacional. Hay muchísimos pendientes y eso hay que reconocerlo, el problema es difícil y grave. Es de recursos, pero también se requieren programas que incentiven la producción.

Creo que es un papel fundamental el que debe jugar la Reforma Agraria: la organización de productores; pero también programas que vayan realmente a resolver el problema de fondo del campo de México.

Yo creo que reconocer que hay problemas es el caso de Zacatecas. Yo vengo de Zacatecas y sabemos que hay múltiples problemas que no se han podido arreglar; que ya hay convenios, pero por falta de recursos ahí están pendientes. Y así está Oaxaca, está Chiapas, está Guerrero, está casi todo el país; el mismo Distrito Federal.

Sí es urgente esta situación. Yo creo que sí debíamos conocer nosotros más a profundidad, a detalle, todos los asuntos agrarios que están pendientes, de cuánta cantidad estamos hablando, qué programas hay que impulsar para también resolver de manera adyacente los problemas agrarios y entonces sí nosotros poder contar con los elementos suficientes, la Cámara de Diputados, para hacer una propuesta acorde a las necesidades de este sector. Es cuanto, señor presidente.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias. Tiene el uso de la palabra el diputado Tomás Gloria Requena, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, para formular sus preguntas, hasta por cinco minutos.

El diputado Tomás Gloria Requena: Muy buenos días a todos. Estimado amigo, agrónomo Abelardo Escobar Prieto. El grupo parlamentario del PRI debe de reconocer el compromiso y la intención que tiene usted, de estar aquí en el seno de la Cámara de Diputados para comparecer con relación, al trabajo, los alcances y los resultados que ha tenido la dependencias a su cargo, que es la Reforma Agraria.

Yo quisiera, de entrada, decirles que deseamos, con toda intención, que la Reforma Agraria pudiera ser una instancia que a la fecha debía haber cumplido con el 100 por ciento de sus compromisos por la relevancia que tiene la Reforma Agraria, en el sentido del desarrollo productivo del país.

Y además porque es una instancia del gobierno federal que pasa a ser una ventanilla de auxilio para las clases más necesitadas, como lo son los campesinos de México. Sin embargo, creo que el gobierno federal ha quedado muy distante de cumplirle a la gente del campo de México, por una infinidad de razones.

Pero yo quiero comentar a manera de reflexión y a la vez de pregunta al secretario, sobre los temas que tienen que ver con los programas para el desarrollo del campo de la Reforma Agraria; sobre los programas que van enfocados a impulsar la integración y el desarrollo de los campesinos en el sentido de poder generar empleo y en el sentido de poder ser productivos, a través de la organización de los grupos. Concretamente de los programas que con anterioridad mencionó el secretario.

Pero antes de pasar a esto, yo quiero decirle al secretario que mucho nos ayudaría, a pesar de que quedan muy pocos días por concluir el periodo del gobierno federal, que pudieran ponerle atención al problema que se está dando en Guerrero Negro desde hace algunos días; desde hace mucho tiempo.

Quiero pensar que usted lo sabe, quiero pensar que los tribunales y el Rang lo saben; que hubo una asignación de tierras para la gente de una Empresa Productora de Sal y que tienen un serio problema ahorita ya los productores porque no les quieren pagar por la explotación que están haciendo de las tierras que son ejidales. De entrada quiero dejarle ese pendiente, de que me daría mucho gusto, por lo menos que nos dijera qué sabe del tema.

Y por otro lado, solamente quiero concretar en algunas cosas. La Secretaría de la Reforma Agraria tiene los programas para impulsar el desarrollo del campo; tiene a Formar, FAPPA, Promusag, Joven Emprendedor, Fondo de Tierra; pero yo quiero decirle una cosa —y lo dije cuando se instaló esta mesa; estaba el subsecretario—, que es importante que la Reforma Agraria le tome mucha atención a las reglas de operación para poder ser una dependencia de atención preventiva.

Ya no queremos que nuestros compañeros campesinos sigan tomando las dependencias cada año, secretario. Que la Reforma Agraria sea más pronta en su atención a la ciudadanía. Ustedes saben cuáles son las organizaciones del país, ustedes saben los tiempos, saben cómo hacerlo; pero no sabemos por qué no lo hacen, y luego tenemos que llegar a la toma de oficinas, como se ha dado a todo lo largo y ancho del país.

Quiero decirle que este grupo de diputados que somos parte del Partido Revolucionario Institucional, no deseamos más tomas de oficinas. Deseamos que la Secretaría de la Reforma Agraria, cumpla en tiempo y forma con lo establecido en los programas.

Que FAPPA sea un programa que no sea de fácil acceso, como ha venido siendo; por eso toman las oficinas, porque todo mundo quiere FAPPA. Tenemos que trabajar más en las reglas de operación. Díganos de qué manera le ayudamos en los pocos días que le quedan de estar al frente de la Secretaría.

Que debemos impulsar Formar; sí lo debemos de impulsar porque es el único programa que tiene que ver con la capacitación, con la formación, con la integración y con una verdadera planeación del desarrollo. Ahí tenemos que seguir trabajando y tenemos que impulsar más este programa.

Promusag —que es un programa muy importante para las mujeres— se tiene que reglamentar un poco más, con precisión, con mayores alcances y no sea una inversión o un paliativo momentáneo para las mujeres del campo de México. Tenemos que levantar la mira para ser más eficientes en ese sentido.

Y como lo platicamos en su oficina en una ocasión, usted sabe —creo que me recuerda—, que tengo algunos —asegunes —como decimos en el campo— con relación al fondo de Tierra y Joven Emprendedor.

No voy a tocar más el tema, nada más le quiero decir que nos apeguemos a las reglas de operación, que el Presidente de la República bajo ninguna circunstancia tiene por qué violar las reglas de operación que se establecieron previamente para ejercer un programa, que las delegadas y los delegados de Reforma Agraria no tienen por qué andar implementando proyectos y programas en algunas zonas, que mucho dejan qué desear, que mucho hacen pensar que fueron tocados con otro sentido.

Entonces ésas son mis preguntas, señor secretario. De parte del grupo parlamentario del PRI seguiremos trabajando —como lo dijo el subsecretario— tenemos el ánimo de ayudarle a la Secretaría de la Reforma Agraria para que cumpla con el cometido para el que fue formada, de impulsar el desarrollo de los campesinos de todo el país. Es cuanto.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor diputado. Tiene la palabra el agrónomo Abelardo Escobar Prieto, secretario de la Reforma Agraria, hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario de Reforma Agraria, agrónomo Abelardo Escobar Prieto: Gracias, señor Presidente. Señor diputado Gloria, agradezco sus comentarios.

En relación a compromisos adquiridos por la Secretaría y los que están contemplados en el Plan Nacional Agrario, los compromisos que se establecieron ahí quedaron cumplidos al 100 por ciento. Los programas productivos que se implementaron y que se están atendiendo, definitivamente —como usted lo señala— hay que observar las reglas de operación.

Hemos estado detectando que ha habido ingerencias inadecuadas de algunos representantes —como lo señalamos en la reunión que tuvimos— y se han tomado medidas necesarias para poder evitar esa manipulación en los programas. Lo estamos haciendo con mucho esmero.

Para poder dar una atención más efectiva y para evitar malos tratos a los campesinos o deficiencias en los servicios que presta la secretaría y las instituciones que están integradas a este sector, establecimos un servicio de Denunciatel, que lo tenemos en todas las delegaciones de la Procuraduría Agraria, del Registro Agrario Nacional, del Fifonafe y de la propia secretaría.

Es un servicio que es gratuito para todos los campesinos y pueden recibirse las llamadas directamente en la oficina del servidor de ustedes, con el objeto de detectar y de establecer una comunicación fácil entre quienes se estén quejando por algún mal servicio y nos ha dado resultados.

Lo tuve yo tres años en el Registro Agrario Nacional y nos dio muy buen servicio ese sistema, porque los campesinos tenían manera de acercarse directamente al director en jefe —que en aquel entonces era yo— y lo tenemos ahora a nivel sector.

Agradezco su disposición para ayudarnos en la implementación y en la modificación de las reglas de operación de los programas. Definitivamente es importante que haya una comunicación entre quienes son los beneficiados por los programas, que nos digan en qué están inconformes con las reglas de operación y cómo podemos modificarlas, para poder eficientar. Porque a veces pedimos algunos requisitos que son demasiado exagerados, porque no nos ponemos en el caso de los ejidatarios o de los comuneros o de los campesinos que están en una situación de atraso muy grande y los requisitos que se tienen que llenar son demasiado exigentes.

Entonces estamos abiertos a esa discusión para hacer modificaciones, con el objeto de que podamos evitar las lamentables situaciones que hemos encontrado en las diferentes delegaciones y representaciones del sector, de la gente que está haciendo líneas para obtener un programa productivo o un Promusag. Eso es lamentable y estamos haciendo lo imposible para evitar eso.

Tenemos ya avances con algunas ideas para evitar ese trastorno de la gente, porque es lamentable —repito. Tuvimos ahí gente que tenía dos meses haciendo línea afuera de nuestra representación y eso no es tolerable, pero desgraciadamente como saben que son poquitos los recursos, están desesperadas por encontrarlo.

Tuvimos el caso de una mujer que tuvo que aliviarse ahí casi en la línea y perdió su turno, naturalmente lo corregimos y se le dio su proyecto. Y otra mujer a la que también se murió el marido, tuvo que irse al funeral y perdió su turno.

Cosas de esas que definitivamente no podemos aceptar, que necesitamos entender que esa gente está desesperada por tener un recurso para tener un proyectito y si no lo entendemos así, si no tenemos ese compromiso social y esa sensibilidad e inyectarle un gran humanismo a nuestros programas para poder atender esa demanda legítima y muy formal de la gente, pues no estaríamos cumpliendo.

He señalado varias veces en muchos foros que la Secretaría tiene un gran ingrediente de compromiso social. Quien no tiene compromiso social no tiene nada qué hacer en la Secretaría de la Reforma Agraria y eso es lo que necesitamos nosotros, concientizar a todos nuestros nos colaboradores para que den esa atención esmerada a la gente del campo, porque tienen reclamos muy justificables y nosotros tenemos que aplicar los recursos en una forma eficiente, transparente.

Los programas de Fapa, Promusag, los tenemos aquí, se los voy a entregar al señor presidente de la Comisión, está en Internet, todo mundo puede revisar a quiénes se les asignaron los proyectos de Fapa y Promusag durante 2005. Pero aquí lo entrego yo para que lo tengan ustedes a su disposición. En esa forma estamos nosotros tratando de cumplir con la responsabilidad de ser equitativos, de ser transparentes en la aplicación de los recursos, que siendo tan pocos estamos obligados a hacerlos en la forma más eficiente y más correcta.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor secretario. Tiene la palabra el diputado Tomás Gloria Requena, para hacer uso de su réplica, hasta por dos minutos.

El diputado Tomás Gloria Requena: Gracias presidente. Secretario. Reitero, con el ánimo de coadyuvar al trabajo que ustedes hacen de la Secretaría, porque además me consta, por qué no pensar o por qué no pensamos dónde está el problema de no poder solucionar la situación de que las señoras se alivien en la línea o que si tienen que estar un mes o dos ahí, porque además sí están —los hemos visto— pero bueno, eso es lo menos que pasa, porque lo más que pasa es que la gente se agarra a golpes, toman la oficina, sacan a los funcionarios, o sea, es todo un circo.

Pero en base a varios análisis que hemos hecho modestamente los campesinos que militamos en la Confederación Nacional Campesina, el asunto está —creemos— primero cuando se publican las reglas de operación. Las reglas de operación se publican hoy, las ventanillas se abren mañana y se cierran pasado mañana. Ningún campesino, pero además ningún productor, puede hacer un proyecto en 72 horas, o sea nadie, a menos que sea mucho muy inteligente.

Entonces yo creo que ahí, secretario, ustedes tienen la llave, si ustedes publican las reglas de operación que además salen con mucho tiempo. Nunca he entendido cuál es la intención de tenerlas guardadas y sacarlas nada más, porque además lo acuerdan con las organizaciones registradas en el acuerdo Nacional para el Campo. Ya hay acuerdos, ya hay análisis y la gente que está en línea son los militantes de las mismas organizaciones.

¿Por qué no publicar reglas de operación a tiempo? ¿Por qué no aperturar con tiempo y desde luego tener una fecha para cierre? Pero que le permitamos a la gente analizar sus proyectos, de lo contrario seguiremos teniendo los mismos problemas. Todo es cuestión de las reglas de operación; y de que ustedes utilicen al máximo el tiempo. Secretario, es cuanto. Felicidades.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor diputado. Se concede el uso de la tribuna a la diputada Lizbeth Evelia Medina Rodríguez, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, para formular sus preguntas, hasta por cinco minutos.

La diputada Lizbeth Evelia Medina Rodríguez: Con su venia, señor presidente de la Comisión de Reforma Agraria. Compañeros y compañeras legisladores. Señor secretario de la Reforma Agraria, agrónomo Abelardo Escobar Prieto antes que nada, señor secretario, agradezco su presencia en ese acto republicano en el que damos cumplimiento a la obligación de análisis y revisión de los resultados del sector agrario.

Los movimientos sociales que han contribuido a la construcción de la patria están ligado íntimamente con el campo, porque desde el inicio de nuestra historia la tierra es el valor más grande de nuestro pueblo, por lo que ésta representan la cultura misma de la patria.

Por ello es importante la atención a un futuro digno para el campo. Además de ser uno de los motores principales de la economía mexicana, debemos fortalecerlo dándole impulso, rediseñando las instituciones agrarias, creando nuevas opciones y oportunidades para engrandecerlo y así ejecutar la política agraria con eficiencia y eficacia.

La reforma agraria en nuestro país ha sido una de las más prolongadas en el mundo. Desde la promulgación de la Ley Agraria en 1915, hasta la modificación del artículo 27 constitucional en 1992, transcurrieron 80 años, durante los cuales el estado repartió, dotó o restituyó a los pueblos y comunidades las tierras de las que habían sido despojados.

Este proceso a menudo —todos nosotros lo sabemos— se caracterizó por realizarse bajo circunstancias violentas e incluso donde las circunstancias no fueron tan adversas, el Estado no acompañó el proceso con la promoción y desarrollo de programas integrales, de capacitación y organización que garantizaran la superación de las condiciones de pobreza y marginación, en las que se encontraba la mayor parte de la población rural.

Señor secretario, habiendo dado lectura minuciosa al VI Informe de labores de la Secretaría de la Reforma Agraria, estimamos que dicho documento nos brinda una panorámica veraz y pormenorizada de las acciones desarrolladas por el sector durante este último año de la administración del Presidente Vicente Fox.

Destaca la culminación de un ciclo importante en la estrategia de gobierno correspondiente al Programa de Certificación de Derechos Ejidales y Titulación de Solares Urbanos (Procede). Mediante la certificación de un total acumulado en la actual administración de 29 millones de hectáreas certificadas, con lo que se logró dicha coedición en más de 95 por ciento de los núcleos agrarios del país en lo que la práctica ha sido una valiosa herramienta para conciliación de problemas agrarios derivados de la indefinición de límites y linderos.

Estamos convencidos también de que la inversión pública en esta materia se traduce en seguridad jurídica y brinde innegables beneficios a ejidatarios y comuneros en todos los rincones del país.

Resulta destacable las actuaciones del sector agrario en la atención y solución de los conflictos agrarios en el medio rural. Este esfuerzo cotidiano es digno de reconocerse, pues el avance en la solución de estos conflictos brinda tranquilidad y confianza en quienes habitan en esas regiones, pues no hay mejor y mayor inversión que aquella encaminada a construir un sendero de paz para nuestros hermanos campesinos.

Teniendo presente la gran responsabilidad de ser objetivos en nuestras apreciaciones, también reconocemos que durante la administración del Presidente Vicente Fox, la Secretaría de la Reforma Agraria ha logrado cambios importantes sobre todo porque se ha privilegiado la dignidad de las personas que en el campo viven y trabajan. Asimismo esta Secretaría ha dado continuidad y promoción al desarrollo de programas de apoyo, capacitación y organización de los campesinos en todo el territorio nacional.

La fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional tiene plena conciencia de la gran diversidad de facetas que presenta la compleja problemática agraria. No son ya los tiempos en que el reparto agrario era considerado la panacea para remediar la pobreza en el campo o medida de logros en el sector, sino es el tiempo de fortalecer el orden en la propiedad, la inversión y la producción en el ámbito rural.

Tenemos que ser proposititos y romper con viejos atavismos para encontrar soluciones reales a los problemas de hoy. Y estoy segura que los demás grupos parlamentarios coinciden también con nosotros.

Las reformas al régimen legal agrario efectuadas en el 92, si bien tuvieron rasgos trascendentales como la creación de Tribunales Agrarios, dotarlos de plena autonomía en sus fallos y en fallos y en su organización y el reconocimiento de los derechos agrarios para sus titulares, no son suficientes para generar condiciones de productividad en el campo.

Es necesario que todos los actores de la sociedad…

El Presidente diputado Ramón Ceja romero: ... Se le solicita a la diputada termine su intervención.

La diputada Lizbeth Evelia Medina Rodríguez: Termino, señor presidente. Hagamos posible que la explotación del campo sea una actividad redituable para los sujetos agrarios. Nuevos retos surgen en el campo como la necesidad de aumentar nuestra competitividad en los mercados globalizados, a encontrar mecanismos para afrontar el envejecimiento de la propiedad social, pero también brindarles mayores oportunidades a los jóvenes emprendedores rurales.

La urgente necesidad de brindar condiciones dignas a la mujer campesina, la conformación de un confiable catastro nacional de la propiedad rural y la necesidad de generar condiciones atractivas para la inversión privada y el diseño de políticas públicas de apoyos eficaces y sustentables.

Señor secretario, sabemos que a unos días de la culminación de esta administración pública los retos siguen siendo muchos y muy grandes para el sector agrario. Requieren que los mexicanos revaloremos su función como ámbito social y como factor de unidad, de compromiso para superar los niveles de marginación y pobreza y para que se convierta el campo en un detonante del desarrollo del país. Muchas gracias por su atención.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, diputada. Tiene la palabra el agrónomo Abelardo Escobar Prieto, hasta por cinco minutos para su respuesta.

El Secretario de Reforma Agraria, agrónomo Abelardo Escobar Prieto: Muchas gracias, señor presidente. Agradezco los comentarios de la diputada Medina. Efectivamente, la función de la Secretaría para atender la seguridad jurídica en la tenencia de la tierra ha sido intensamente atendida, al grado de que podemos sentirnos muy satisfechos de que el avance del Procede del 94.6 por ciento de los núcleos agrarios nos ha permitido brindar esa certeza jurídica que es un elemento indispensable para pensar en el desarrollo rural que todos ambicionamos; al mismo tiempo nos permite establecer proyectos, que es el siguiente paso.

Hablaba del Programa de Joven Emprendedor Rural y Fondo de Tierras. Requerimos el relevo generacional para poder nosotros llegar a una etapa de capacitación, de organización del sector rural; es necesario que haya una mayor receptividad en la gente que ahí está encargada de atender esos problemas. El joven emprendedor tiene más receptividad para nuevas técnicas, para poder ser más agresivo en el desarrollo de sus proyectos.

Otro asunto que también nos brinda tranquilidad en el campo, que es lo que necesitamos tener para pensar en el desarrollo rural sustentable, es la seguridad jurídica –ya señalábamos que el Procede lo da; sin embargo, también hemos trabajado intensamente tanto el Registro Agrario Nacional, como la Procuraduría Agraria, en relación a las listas de sucesión en el Programa Hereda; un programa que se estableció en 2004 y que se estableció como meta sexenal el que se integraran al Registro Agrario Nacional 600 mil listas de sucesión. Eso le da tranquilidad a la familia cuando ya está establecido previamente al fallecimiento del titular de los derechos agrarios, quién es el que los va a heredar.

Aquí nos acompaña, y agradezco la presencia del señor presidente del Tribunal Superior Agrario, que podrá ratificar lo que señalo, en que muchos de los conflictos que tienen en sus manos los Tribunales Agrarios, los Unitarios y el Superior Agrario, son debido a problemas precisamente de la herencia. Ya llegamos a más de un millón de listas de sucesión depositadas en el Registro Agrario Nacional.

También quiero aprovechar y comentar que es muy loable y nos da mucho gusto que las organizaciones campesinas —ahorita va uno de los representantes de la CNC—, en el sentido de que están interesados en la organización y en la capacitación. Necesitamos subir a etapas de capacitación y de organización a la gente que está en el campo, porque desgraciadamente hablamos de que la agricultura empresarial, que es un sector privilegiado, con muchos problemas también pero que tiene una capacidad económica mucho más fuerte.

Y los demás. La agricultura empresarial y los demás. Los demás son la gente que la Secretaría de la Reforma Agraria debe atender. Ése es nuestro universo de acción y si coincidimos en propósitos con las organizaciones campesinas, con los partidos políticos, con los núcleos agrarios de que se requiere capacitación, de que se requiere ayuda para organizarse, para ascender a niveles superiores de mejor vida, mejor estabilidad económica, lógicamente eso nos hace aliados en esa acción.

Nosotros estamos implementando acciones dentro de la Secretaría para dar capacitación, para que los recursos que tenemos se apliquen en la forma más eficiente.

También estamos implementando acciones para supervisar la aplicación adecuada de los recursos de programas como FAPPA y de Promusag. No podríamos nosotros venir o manifestar deseos de que ustedes, los señores diputados que integran la Cámara de Diputados, otorguen mayores recursos si nosotros no les garantizamos que la aplicación de esos recursos es en una forma eficiente y transparente.

En estos momentos se está haciendo una revisión exhaustiva, al 100 por ciento, de los proyectos FAPPA, Promusag, en toda la República; de los proyectos que fueron financiados en el 2005 y eso para que ustedes puedan tener la seguridad de que los recursos que aplicamos fueron canalizados en una forma correcta y que hubo una respuesta adecuada de los beneficiarios de esos programas. Muchas gracias.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor secretario. Se concede el uso de la palabra al diputado José Guadalupe Rivera Rivera, del Partido Acción Nacional, para replicar hasta por dos minutos.

El diputado José Guadalupe Rivera Rivera: Con el permiso de la mesa de este honorable presidium. Señor secretario, bienvenido. Primeramente, sin duda alguna durante los seis años del gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada, los logros alcanzados en materia de reforma agraria son muchos y hay gran cantidad de compañeros campesinos, hermanos indígenas, que ya cuentan con documentos que acreditan la propiedad de sus tierras, lo que genera una certeza jurídica y un patrimonio cierto para sus hijos.

Pero sabemos que esto no es todo. Sabemos que hay muchos rezagos y yo quiero decirles que mis compañeros de fracciones diferentes, de diferentes ideologías políticas y los que estamos aquí, gente del campo, somos una esperanza, señor secretario, para todos aquellos focos rojos y todos aquellos intereses de la gente humilde del campo que no tiene siquiera cómo llenar un expediente para agregarse al beneficio de cualquier tipo de programas.

Estamos esperanzados y somos ese foco que estamos en esa lupa en los diferentes partidos políticos, porque a nosotros acuden para que nosotros contribuyamos en las gestiones ante ustedes. Es por eso que hoy vengo a exhortarlo, más que nada, a que atienda los problemas que están rezagados.

Por ejemplo, en mi caso, en la huasteca potosina, tenemos por ahí un foco rojo que después le haré llegar por escrito y ver cómo se han deteriorado, se han negado a atender esta problemática. Es un llamado a los funcionarios que tiene para que atiendan estos rezagos, se los dice un campesino que los ha vivido. Muchas gracias.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor diputado. Se concede el uso de la tribuna al diputado Isidro Pedraza Chávez, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, hasta por cinco minutos.

El diputado Isidro Pedraza Chávez: Muchas gracias. Con el permiso de la mesa. Señor secretario… Bueno quisiera antes hacer un comentario al presidente de la Comisión: parece que es incorrecto que impidan el acceso de dirigentes campesinos a esta comparecencia, que es una práctica tradicional que asistan y estén escuchando parte de la evaluación que se hace aquí de las comparecencias de los funcionarios; hemos tenido limitantes para que estén aquí los compañeros, presentes.

Señor secretario, la política agraria de la presente administración fue una copia fiel de lo hecho por las dos anteriores administraciones. En seis años no hubo nada novedoso que pudiera haber amortiguado los efectos nocivos de los grandes procesos agrarios estructurales desatados por la "Ley Salinas" en 1992, como la desamortización, la reconcentración y la creciente suciedad del suelo que vienen a sumarse a la acentuada pulverización de la tierra y las repercusiones económicas de la apertura comercial. Ello ha desencadenado diversos procesos socioagrarios como la migración rural, el envejecimiento de los propietarios y la feminización de las actividades agropecuarias cuyas consecuencias se observan en los desequilibrados mercados de tierras y en la cada vez más deteriorado patrimonio de la familia campesina.

Sólo en la fantasiosa imaginación del Ejecutivo federal puede caber la creencia de que el problema del campo está resuelto, como lo afirmó hace tres días el Presidente. Antes bien debido a las erráticas políticas agrarias y de desarrollo rural, el problema se ha agudizado. Para comenzar, es una falacia que la problemática agraria haya sido abatida. El programa de focos rojos y amarillos ha avanzado de manera lenta y excluyente, dejando fuera a numerosas controversias de alta conflictividad debido a la rigidez de sus criterios y la falta de sensibilidad social de sus operadores, por lo cual es urgente que ésta se revise y se contemple una partida suficiente para continuar en el Presupuesto de Egresos de 2007.

¿Nos puede usted decir, señor secretario, cuál es la cifra necesaria para atender esta demanda social? Porque requerimos los diputados estar enterados y convertirnos en coadyuvantes en esta propuesta para que se pueda empujar desde el Congreso el dinero suficiente para atender esta problemática.

Por otro lado debo recordarle que en el numeral 262 del Acuerdo Nacional para el Campo, se comprometió un programa de atención a conflictos agrarios, al que le fueron asignados 300 millones de pesos en el 2003, recursos que resultaron a todas luces insuficientes para dar solución al cúmulo de demandas presentadas por las organizaciones campesinas.

El Comité de Elegibilidad de dicho programa recibió más de mil solicitudes de atención a conflictos agrarios, de las cuales más de 80 fueron calificadas como elegibles. Sin embargo debido a la carencia de recursos sólo fue posible atender un número muy reducido, al que se ha hecho referencia. En consecuencia es necesario que en la propuesta de Presupuesto de Egresos de 2007 la Secretaría a su cargo incluya el costo para que pueda ser atendida con recursos suficientes, esta problemática y continuar con dicho programa y cumplir cabalmente con el compromiso contraído.

Igualmente con la finalidad de evitar que los dueños del capital sean los únicos beneficiados con la desamortización detonada por la "Ley Salinas" y de equilibrar las condiciones de competencia, es de elemental justicia agraria crear un fondo destinado a facilitar recursos a los campesinos de bajos ingresos para la adquisición de predios o parcelas que tiendan a la compactación de áreas. De otro modo se estará favoreciendo el acaparamiento de tierras y la reconstitución de nuevos latifundios.

En víspera de la apertura de las fronteras a los productos agropecuarios programada para 2008, es imperativo que el gobierno federal ponga candados o blinde la propiedad rural a fin de que no sea factible fácilmente acaparada por los inversionistas extranjeros que ante lo abatido del valor de la tierra quieran volver a concentrarla.

De no ser así, el escenario futuro será semejante al de inicios del siglo pasado, en que grandes compañías extranjeras monopolizaron la mayor parte del suelo mexicano.

Respecto a la regularización de la tenencia de la tierra, debo decirle que indebidamente la coordinación de Procede se encargó la Procuraduría Agraria y no a la dependencia a su cargo, como funcionalmente correspondía en su calidad de entidad cabeza de sector. Ello provocó que la Procuraduría Agraria descuidara las funciones que le dieron vida y que la Reforma Agraria careciera de los medios para planear el ordenamiento territorial.

La actuación del Procede ha sido caótica, este programa ha impulsado un proceso atropellado de regularización en aras de las cifras y descuidó aspectos esenciales, provocando que se agudizara la producción de la tierra y se fraccionaran, desmontaran innecesariamente grandes superficies de uso común, con los consabidos costos en la biodiversidad y del medio ambiente, que no han sido suficientemente valorados.

Para el colmo, habiendo sido concebido para la regularización de la tierra ejidal, el Procede está siendo aplicado en los núcleos de bienes comunales, lo cual seguramente se convertirá en caldo de cultivo de posteriores conflictos, como ya ocurre en la comunidad de Santiago Tlacotepec en el estado de Guerrero y otras más.

El ordenamiento territorial debe tener una orientación sustentable que subordine el interés de la sociedad al interés de los propietarios, en ese sentido, señor secretario, el gobierno debe modernizarse y alinearlos con las reglas previstas en la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, no se vale que en los textos legales se promueva la compactación de áreas y en los hechos los programas públicos acentúen el minifundio, eso es sabotaje al Poder Legislativo.

Señor secretario, ¿qué medidas se tomarán con los núcleos agrarios que han dado su anuencia para presentar el Procede, pero por conflictos externos han quedado fuera y no han sido considerados.

En el terreno de la procuración de justicia, la historia es la misma. La Procuraduría Agraria, candil de la calle y oscuridad de su casa, pues sin desempeñar ni medianamente bien las funciones que le corresponden, ha invertido la mayor parte de su tiempo recursos y esfuerzos en opciones que le son ajenas, como son la regularización de la propiedad social.

El servicio de asesoría prestado por la Procuraduría Agraria es tan poco efectivo, como es la defensoría de oficio en materia penal que tenemos en el país. Mientras la conciliación de conflictos, la mediación arbitral y la investigación de quejas operan por excepción y no por sistema, y para colmo dicha institución se ha convertido en el rehén del servicio social de carreras.

Cómo aspirar a considerarse el ombudsman del ramo, cuando la función sustantiva que le asigna la ley, esto es, la defensa de los derechos agrarios de los hombres del campo deja tanto que desear.

Finalmente, es fundamental que el gobierno de la república identifique las acciones de prevención de los procesos socioagrarios mediante programas inteligentes como el del Joven Emprendedor, el de Apoyo a las Mujeres y el recientemente anunciado Programa del Personal Agrario, pero a partir una evaluación que tome como base el carácter social y no sólo el económico de los proyectos, mismos que deben prevalecer en el combate a la pobreza rural y sobre todo en el manejo discrecional de dichos programas han sido objeto principalmente a los grupos libres lidereados por el Partido Acción Nacional y por la CNC.

Por último, yo quisiera que no debe suceder en la administración que está por iniciar, el olvido que pasó en ésta, al elaborar el programa sectorial agrario y que fue necesario que la Cámara de Diputados hiciera valer tal dislate para que pudiera ser corregido.

El país reclama, señor secretario, un espíritu de conciliación y de diálogo, hay que dispensar las cosas, ha sido muy atropellada la relación con la reforma agraria y hay denuncias interpuestas en contra de dirigentes campesinos. Yo quisiera pedirle a usted que retiraran esas denuncias que pesan sobre los dirigentes, particularmente sobre Max Correra por parte de la Secretaría que usted encabeza.

Voy a entregarle también, porque ya por el tiempo no da chance, por escrito una revisión acerca de lo que es en el campo, el apartado 272 que tiene que ver con esa compra de predios y los recursos que se requieren.

Y voy también a pedirle, que me reciba una relación de asuntos que no han sido atendidos correctamente por el área de proyectos de la Reforma Agraria y que tienen que ver con esto. Y dejo aquí, para el Presidente por escrito, el fundamento que no se entregó para que lo integren al Diario de los Debates y pueda ser incluido en esta discusión. Por su atención, gracias.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Como no, lo recibimos señor diputado.

Muchas gracias. Esta presidencia informa al diputado Isidro Pedraza Chávez, en cuanto a su planteamiento, previamente se hizo llegar a cada uno de los grupos parlamentarios a través de sus coordinadores las invitaciones, de acuerdo al número de espacios que tenemos para invitados y cada grupo parlamentario dispuso de esos lugares.

Sin embargo, esta presidencia da instrucciones a los auxiliares para que permitan el acceso si hay todavía personas que no han podido acceder a este recinto, hasta el número de lugares que tenemos todavía disponibles.

Tiene la palabra el agrónomo Abelardo Escobar Prieto, hasta por cinco minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Reforma Agraria, agrónomo Abelardo Escobar Prieto: Gracias, señor diputado. En primer lugar, quiero manifestar que a mí me hubiera gustado que estuvieran aquí representantes de las organizaciones campesinas.

Señalé en mi intervención inicial que es necesario, necesitamos tener una fuerte interlocución con ellos para poder captar sus inquietudes. En algunos casos hemos recibido con beneplácito ideas importantes para nuestro trabajo, así como críticas a algunos de los programas o las formas como se llevan a cabo los programas.

Recuerdo vivamente un comentario del profesor Alvaro López, en el sentido que la preocupación que tenía en relación a que se pudiese figurar la transmisión de la propiedad en el programa Joven Emprendedor, al Fondo de Tierras. Ya se tomaron acciones para evitar ese tipo de situaciones que pudieran presentarse.

Estamos muy receptivos a las inquietudes de las organizaciones campesinas. Mis oficinas siempre están abiertas para poder tener ese diálogo. Lástima que en este momento no hay por aquí algunos, no veo a los dirigentes campesinos, pero la oficina mía está abierta para ellos. Tenemos un diálogo muy intenso.

Mencionaba usted de la imposibilidad o de cuántos recursos se requerían para atender los conflictos agrarios. Definitivamente yo pienso que hubo un error de origen cuando se habló del Acuerdo Nacional para el Campo, en el numeral 262 se estableció el compromiso de aplicar 300 millones de pesos para la solución de los asuntos que nos planteaban las organizaciones campesinas.

Aplicamos no 300, aplicamos 400, pero definitivamente fueron insuficientes. Es necesario que se contemple esa necesidad, porque hay muchos conflictos que presentaron las organizaciones campesinas, que caen dentro del numeral 262, que solamente con más recursos se pueden atender.

Yo señalaba que atendimos 131 asuntos con 260 y tantas adquisiciones de predios, pero de los que consideraron viables tenemos 444; nos falta atender muchos de los que ya fueron viables. La Comisión de Elegibilidad está integrada por las propias organizaciones campesinas, ellos son los que nos dijeron su opinión en conjunto con funcionarios de la Secretaría, para poder canalizarlos a la solución.

Por otro lado, tenemos otro grupo de peticiones que todavía no se ponen a consideración del Comité de Elegibilidad, puesto que no tendría caso si no tenemos los recursos para atender los que ya fueron elegibles.

En ese sentido, los recursos que se requieren son alrededor de 2 mil millones de pesos para atender todos esos conflictos. Creo que será necesario que se vayan planteando partidas anualmente para poder atenderlos.

En relación a los focos rojos de la meseta purépecha, vamos a requerir alrededor de 200 millones de pesos. La tierra de la meseta purépecha como zona aguacatera es muy cara, 100, 200, 250 mil por hectárea.

En la selva lacandona ya está casi concluido, tuvimos una inversión muy fuerte y precisamente en la última ocasión que en que estuvimos ahí para entregar los recursos para la solución de muchos de los asentamientos irregulares que ya fueron regularizados con pagos a la selva, a los lacandones, para que la gente que estaba asentada ahí ya quedara.

Uno de sus reclamos era: Ayúdenos a capacitarnos. Con 174 millones que entregué en esa ocasión, la petición es: "ayúdenos a capacitarlos", es una señal de que tenemos que atender ese asunto para capacitación.

Tenemos que los focos rojos en realidad sí se resolvieron, nos quedó un pedacito de la selva lacandona que se va a resolver en los próximos días. En la zona de Oaxaca —de los 14 focos rojos estoy hablando— aquí habría que definir, focos rojos y focos amarillos; pero la detección fueron 14 focos rojos. En Oaxaca nos falta San Francisco del Mar, es un problema que nos va a costar alrededor de 100, 150 millones de pesos, con posesionarios de San Francisco Ihuatán.

Los focos amarillos también tenemos una necesidad importante de recursos, con los que tenemos registrados las agendas con los gobiernos de los estados. Pensamos que puedan ser alrededor de mil 400 millones de pesos, lo que se requiere de atender; son asuntos que están en 19 entidades de la República.

En relación a los núcleos agrarios que desean integrarse al Procede —lo señalaba yo al inicio— que ya están en los tribunales y que no podemos entrar hasta que no se resuelva y otros que simplemente no quisieron. Los que están registrados, ésos van a continuar su atención en el trayecto de este año, pero ésos quedan ya incorporados oficialmente al proyecto.

Los que quedaron fuera —como señalé al principio—originalmente se había planteado la necesidad de constituir un fondo especial para su atención. Consideramos que para evitar problemas en la Secretaría de Hacienda de que consideraran que íbamos a gastar, hicimos un esfuerzo y vamos a poder atender en el Registro Agrario Nacional en la Dirección Técnica, la medición de esos núcleos sin costo para los ejidatarios y la expedición de documentos también.

Eso, el Registro Agrario Nacional está obligado a cobrar por la Ley Federal de Derechos y lo único que necesitamos hacer, es que se haga un decreto para que esos núcleos que no se incorporaron al Procede, puedan ser atendidos y eximir al Registro Agrario Nacional de la obligación de cobrar, para que no tenga responsabilidades, pero con una canalización de sus propios recursos, sin un ingreso adicional. Entonces, creo que con eso vamos a poder solucionar esos mil 600 y pico de núcleos que nos quedaron pendientes.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor secretario. Para réplica tiene el uso de la palabra el diputado Fernel Arturo Gálvez Rodríguez, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, hasta por dos minutos.

El diputado Fernel Arturo Gálvez Rodríguez: Con su venia, diputado presidente. Señor secretario agrónomo Abelardo Escobar Prieto, sea usted bienvenido a este recinto.

La tenencia de la tierra sigue siendo uno de los temas pendientes del país que laceran a nuestros campesinos, por la incertidumbre y la legalidad de su único patrimonio y el único elemento de trabajo para lograr su desarrollo.

Señor secretario, en el año 2005 por disputa de la tierra en el municipio de "Las Margaritas", Chiapas, por la disputa de éstas; que ustedes habían adquirido con pagos correspondientes, a algunos propietarios, no designaron a sus beneficiarios. Lo que provocó la disputa entre campesino y que con la colocación de los alambres de púas para destinar sus linderos, lo que causó enfrentamientos con armas de fuego y la muerte de algunos de ellos. Será importante que se tenga el cuidado, señor secretario, para que estos hechos no se repitan.

Los problemas agrarios difícilmente se van a resolver hoy, por dos grandes razones:

Una, porque la competitividad cada día se hace más grande debido a la sobrepoblación de nuestro país. Y otra, por la falta de la ética del personal de la Secretaría de la Reforma Agraria; me refiero a quienes asisten a algunos de los lugares de los hechos, como peritos o enviados de la misma Secretaría para tomar determinaciones, que por alguna comida o intereses económicos y/o personales, cambian los dictámenes que obligan a ustedes, a los altos funcionarios de esta secretaría, no darle la razón a quienes la tienen. Sin embargo, si hay tierras que entregar, pero jurídicamente hay más tierras que ordenar, o hay más tierra que ordenar.

El Presidente de la República, el señor Vicente Fox Quesada, por ejemplo, miente cuando dice que el asunto del EZLN está resuelto, porque una de las demandas prioritarias fue en materia agraria.

Señor secretario, como chiapaneco y como legislador conocedor de este tema, propongo que en este período que aún les queda por concluir, resuelvan el pago a pequeños propietarios en la zona de conflicto en el estado de Chiapas, por concepto de indemnización de sus tierras invadidas en el año de 1994 y hasta donde puedan avanzar, en el asunto de los más de 12 mil desplazados a consecuencia del mismo conflicto. El gremio campesino chiapaneco le estaría agradecido y lo que quede pendiente sería responsabilidad del que lo sustituya.

Me dirijo, ya para concluir, a usted, señor secretario, a nuestros campesinos de México y a mis compañeros legisladores y legisladoras de ésta LX Legislatura y de esta Comisión a la cual yo pertenezco también, que pondremos nuestro mejor esfuerzo para que logremos el verdadero desarrollo de nuestro México. Es cuanto, diputado presidente. Muchísimas gracias, señor secretario.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor diputado Fernel Arturo Gálvez. Para dar cumplimiento al punto cuatro de las bases establecidas en el acuerdo de la Comisión, los grupos parlamentarios han inscrito para la segunda ronda de preguntas, respuestas y réplicas, a los siguientes diputados:

Por el Partido Revolucionario Institucional, el diputado Ramón Salas López; por el Partido de la Revolución Democrática, el diputado Víctor Aguirre Alcaide y diputado Alejandro Martínez Hernández; del Partido Acción Nacional, a los diputados Gregorio Barradas Miravete y José Ignacio Alberto Rubio Chávez.

Para formular sus preguntas tiene el uso de la tribuna el diputado Ramón Salas López, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, hasta por cinco minutos.

El diputado Ramón Salas López: Con su venia, diputado presidente. Compañeras y compañeros de la mesa directiva, compañeros miembros de esta Comisión.

Quiero darles la bienvenida, señor secretario y señor presidente senador, de la Comisión de Reforma Agraria en el Senado. Yo quiero aprovechar esta gran oportunidad. He escuchado ya casi la mayoría de los planteamientos a los problemas que enfrenta la reforma agraria en el país, pero quiero ser muy puntual en tres:

El proceso de dotación de tierra y de reconocimiento de titulación de bienes comunales se realizaba por la máxima autoridad agraria, que era el Presidente de la República, mediante un documento conocido como Resolución Presidencial. Esta práctica se terminó con la reforma constitucional al artículo 27 en el año de 1992, es decir hace 14 años.

Las resoluciones presidenciales eran publicadas en el Diario Oficial de la Federación y se ejecutaban por la Secretaría de la Reforma Agraria. En este sexenio, de acuerdo a su informe, se ha realizado la ejecución de 187 resoluciones presidenciales para 21 mil 282 campesinos, entregándoles 667 hectáreas.

Señor secretario, la primera pregunta. Yo quisiera saber si todavía tenemos expedientes de solicitud de tierras y si existen algunos de ellos, ¿cuáles son las acciones que la Secretaría de la Reforma Agraria va a tomar para definir esta situación a estas alturas?

La segunda. Han pasado 14 años de la reforma constitucional y aún no se ha concluido el rezago agrario. Decía, el término de rezago agrario correspondió a los expedientes de solicitud de tierras o de reconocimientos de bienes comunales, que en el momento de la reforma constitucional al artículo 27 estaban en trámite, estableciendo el artículo tercero transitorio de dicha reforma que la Secretaría de la Reforma Agraria, el Cuerpo Consultivo Agrario y las comisiones agrarias mixtas debían entregar los expedientes en estado de resolución a los tribunales agrarios, quienes serían los responsables de dictar sentencias definitivas.

Le pregunto también en esto, ¿cuántos expedientes tenemos todavía en resolución, ya que han pasado 14 años de la reforma constitucional y aún no se ha concluido el rezago agrario realmente.

Y aquí yo quiero aprovechar esta circunstancia. La tarea de la Procuraduría Agraria se ha circunscrito prioritariamente al Procede, incluso se convirtió en el principal programa del sector agrario, comprometiendo al personal de campo denominado "visitadores agrarios", a metas individuales a cumplir para su permanencia laboral. Por lo que la pregunta en este tema es: ¿Qué actividades proyecta el sector agrario que realizará la Procuraduría, ahora que el Procede ya se concluyó, según esta administración?

Y la última. En el numeral 262 del Acuerdo Nacional para el Campo, señala textualmente: "El Ejecutivo federal atenderá prioritariamente los conflictos agrarios derivados de la problemática de la tenencia de la tierra, privilegiando la vía de la conciliación en las disputas de la naturaleza jurídica, administrativa y social. Para tal efecto se proveerá, en la esfera de su competencia, de los recursos públicos que se autoricen en el Presupuesto de Egresos de la Federación. Las organizaciones agrarias y de productores presentarán al Ejecutivo federal la agenda de los asuntos que estén debidamente identificados y documentados, anteriores al 1 de diciembre de 2000".

Para el año 2000 se asignaron 300 millones de pesos, compromiso contenido en el numeral 32 de este mismo Acuerdo Nacional para el Campo. En este ejercicio presupuestal 2006, la Cámara de Diputados estableció para conflictos y conciliación agraria, un presupuesto de 913.3 millones de pesos, equivalente al 20.5 por ciento del presupuesto total asignado a la Secretaría. Para comprender la importancia de este rubro, hay que compararlo con el presupuesto al Procede, que correspondió al 9.6 por ciento.

En la última revista de la Procuraduría Agraria, en su número 31, se señala que el gobierno federal realizó un diagnóstico en el año 2003 y se dio cuenta de la existencia de los conflictos agrarios, creando el programa de Focos Amarillos y Focos Rojos, es decir, a la mitad del sexenio consideraron prudente atender conflictos. Los llamados "focos rojos" corresponden a 14 asuntos, mientras que los focos amarillos, de acuerdo al procurador agrario, son 442 asuntos, y la Secretaría a su cargo menciona 364.

La pregunta es, señor secretario: El tiempo se está acabando. ¿Cree usted que pueda atender los asuntos más apremiantes de conflictos agrarios que se encuentran en la agenda de las organizaciones campesinas?

Y, por último, le agradeceré personalmente si es tan amable de proporcionarme la relación de los 364 focos amarillos, para la información personal de un servidor. Muchas gracias por su atención, señor secretario, y gracias por sus respuestas.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor diputado. Tiene la palabra el agrónomo Abelardo Escobar Prieto, hasta por cinco minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Reforma Agraria, agrónomo Abelardo Escobar Prieto: Gracias, señor presidente. Quiero comentar en primer lugar en relación al rezago agrario. El rezago agrario lo definimos como las solicitudes de tierras que fueron presentadas antes de las modificaciones al artículo 27 constitucional en 1992. La obligación de la Secretaría, de acuerdo con la normatividad, era poner los expedientes en estado de resolución y turnarlos a los tribunales agrarios para su atención.

En 1997 se turnaron 11 mil 367 expedientes. En el momento en que las autoridades jurisdiccionales, en los tribunales agrarios, determinan que se otorgue una tierra por determinadas circunstancias o que se adquieran algunas superficies, la Secretaría atiende esa disposición de parte de los tribunales. Pero en relación a las responsabilidades, en cuanto al Ejecutivo, ya no tenemos nosotros la decisión, es una decisión que toman las autoridades jurisdiccionales.

En relación al comentario de los focos rojos y focos amarillos que en el 2003 se mencionó que habían sido detectados, pero en realidad los focos amarillos y los focos rojos pues existen desde tiempos inmemorables, 60, 70 años, 80, 100 años y ahí están.

Lo que se determinó en 2003: establecer un programa especial con el objeto de atenderlos y solucionarlos porque los problemas habían estado atendiendo y tenían sus altas y bajas; atendían en determinado momento con algunas entregas de recursos o un tractor y ahí se tranquilizaban la gente y ahí seguían, pero no se atendían en forma definitiva.

Entonces, en 2003 no es que dimos cuenta de que existían los problemas, sino que en 2003 determinamos establecer un programa específico para la atención de esos conflictos. Y entonces se integraron grupos especializados independientes de las representaciones o delegaciones del sector, sino que se fueron a vivir a los lugares en donde estaban los conflictos, a tener reuniones con uno y con otra parte de los que estaban involucrados en el conflicto, después de reuniones, que en algunos casos tuvimos reuniones 100 o 120 reuniones.

Finalmente, ahí en ese lugar fueron donde se hilvanaron las soluciones, no llevamos soluciones del Distrito Federal a los lugares en donde estaban los conflictos. Ahí, con la participación de nuestros grupos especializados y las dos o tres partes involucradas en los conflictos, ahí se diseñaron las estrategias, se cubrieron las compensaciones que habían pactado, se llevaron a los tribunales unitarios agrarios para que fueran elevados a nivel de sentencia ejecutoriada, que quedara ya definitivamente resuelto. Eso es lo que se inició en 2003, pero perdónenme que no coincida en que en 2003 nos dimos cuenta que existían los problemas; los problemas existen de muchísimos años atrás.

Los resultados creo que fueron satisfactorios porque podemos señalar que de los 14 focos rojos nos quedó uno pendiente, que es la Meseta Purépecha. Los otros dos —mencionaba yo en la zona de Oaxaca y otra en la Lacandona— están bastante avanzados, no podría decirle que lo de la Meseta Purépecha lo vamos a terminar antes de esta administración, tenemos el foco rojo de la Meseta incluía 58 asuntos, se resolvieron ocho y en el transcurso de los últimos días de esta administración atenderemos alrededor de ocho o nueve más y los otros quedarán pendientes para su solución en el futuro próximo.

En relación con las resoluciones presidenciales, ejecución de resoluciones presidenciales que quedaron pendientes, en diciembre de 2000 había 172. La carga captada y la recibida de diciembre de 2000 a 2006 fueron 434, avanzamos 319, nuestra meta sexenal era 172, fueron cumplidas 185 por ciento y ahorita tenemos 115 asuntos pendientes.

Aprovecho el tiempo para dar una respuesta a un comentario en relación a los desplazados de la Selva Lacandona, a los de las Margaritas, Ocosingo. En 1995 se estableció un fideicomiso para compensar a aquellas personas que habían sido desplazados de sus propiedades y se incorporaron alrededor de 441 personas y fueron beneficiadas con unos recursos que fueron dados como crédito, pensando que podrían después recuperar sus propiedades.

Quedaron 260 que no se incorporaron a ese Programa y recientemente hicimos un trabajo en conjunto con el gobierno del estado de Chiapas y se registraron los 260 con recursos de la propia Secretaría de alrededor de 80 millones de pesos y 25 que aportó el gobierno de Chiapas, fueron entregados los recursos correspondientes a las compensaciones de los 260 que habían quedado pendientes.

Por ahí quedó uno o dos asuntos cuyos documentos nos señalaban que estaban embargados por una institución bancaria y eso no pudimos compensarlos porque no sabemos si ya fueron ejecutados esas propiedades y si corresponden al anterior dueño o a la institución bancaria que procedió a embargarlos, pero la mayoría de ellos, 260 ya están compensados.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor secretario. Para hacer uso de la réplica tiene el uso de la palabra el diputado Ramón Salas López, del grupo parlamentario Revolucionario Institucional, para réplica por dos minutos.

El diputado Ramón Salas López: Señor secretario, sé que le toca atender a la dependencia que atiende a los más pobres de los pobres del país. Debo de reconocer que también hay quienes opinan que ya esta comparecencia pudiera ser inútil. Creo que no. No sé cuántos de los que están ahí enfrente como funcionarios van a seguir al frente de sus áreas de responsabilidad, incluyéndolo a usted mismo.

Yo creo que doy mi voto para que usted se quede ahí, primero, porque es ingeniero agrónomo, trae origen de una escuela de agricultura, la de Hermanos Escobar en Chihuahua, muy prestigiada, que por otros motivos tuvo que terminar. Conoce de esto, sabe de esto, sensiblemente está en esto y creo que nos puede ayudar mucho.

Yo quiero pedirle y ojalá entre todos podamos hacer el esfuerzo, que pudiéramos hacer un buen proyecto de presupuesto para que podamos tener recursos suficientes, sumando al planteamiento del compañero y que podamos terminar con esos focos amarillos y esos focos rojos y podamos darle la certeza y la tranquilidad que requieren los campesinos del país.

Por último el compromiso ante ustedes, como miembro de esta Legislatura, es darle a la Secretaría de la Reforma Agraria el otro impulso que necesita. A los campesinos ya se les dio la tierra, ya se dotaron de tierra. Estamos terminando el proceso de certificación de la tierra y con ello la seguridad de que tienen ya un pedazo que es de ellos, que jamás lo habían tenido.

Pasemos a la segunda etapa entre todos. Vamos a buscar mejorarles la calidad de vida, yo creo que lo podemos hacer. Muchas gracias, señor secretario.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor diputado. Tiene la palabra el diputado Víctor Aguirre Alcaide, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, para formular sus preguntas hasta por cinco minutos.

El diputado Víctor Aguirre Alcaide: Con su venia, señor presidente. Compañeras y compañeros legisladores. Acudimos a este acto con la preocupación de que a seis años del gobierno de Vicente Fox, la situación en el campo mexicano no ha cambiado, y por el contrario, se han recrudecido las condiciones de falta de competitividad, deterioro de la producción e incremento de la pobreza.

Señor secretario, este último Informe de Gobierno —que se dijo del cambio— representa el recuento de una política agraria que sólo se orientó a la profundización de la contrarreforma que se aplicó desde 1992 y todo ello para lograr la transferencia de la propiedad social a la propiedad privada.

En este ámbito se ubica la reciente publicación del llamado Fondo de Ahorro para Campesinos Mayores, para ser exactos, 26 de septiembre, por parte de la dependencia a su cargo, señor secretario, donde se promueve la venta del 100 por ciento de los derechos parcelarios de los campesinos mayores de 65 años a jóvenes que participan en el "Programa Fondo de Tierras e Instalación del Joven Emprendedor Rural", entre comillas.

Es evidente que la Secretaría de la Reforma Agraria se asocia con la iniciativa privada para realizar el mayor despojo de que es objeto un campesino: su tierra, la cual significa su raíz, su riqueza, su cultura, su historia, su cosmovisión, su alimentación, su conocimiento, su integridad, su dignidad, su valor; en fin, el despojo de la identidad misma del campesino. Y lo enmascara como un supuesto "beneficiar a los jóvenes", entre comillas, que quede claro.

De esta manera se alienta la división de las tierras ejidales al generar que la decisión se puede tomar de manera individual, siendo a su vez contraria al respeto de los derechos de sucesión y a la salvaguarda del patrimonio familiar.

Para ello, se ofrece una pensión vitalicia con ingreso mensual garantizado de un salario mínimo durante 15 años, que constituye, según se afirma, un esquema de ahorro e inversión a largo plazo con Afore XXI.

La pensión vitalicia, ni es pensión, ni es vitalicia. El Fondo para el Retiro, se conforma con la aportación de cada ejidatario de 165 mil pesos producto de la venta de sus derechos parcelarios, más una aportación de la Secretaría, de 50 mil pesos a través del Fideicomiso Fondo Nacional. Para que el campesino reciba una pensión vitalicia mensual garantizada.

Pero además, se promete una credencial gratuita de seguro popular y la expedición —escúchese bien— de un estado de cuenta vía Internet en el Centro de Atención Telefónica de Afore XXI. Un campesino mixteco, náhuatl, tlapaneco, en la región más olvidada de Guerrero, con Internet. Hágame usted el favor, señor secretario. Disculpe.

Señor secretario. Es aquí donde contrasta el país de Vicente Fox con la realidad en el campo mexicano. ¿Un ejidatario con Internet? Difícil.

Señor secretario. Le pregunto: ¿tan escaso es el producto de la tierra que se puede aceptar un salario mínimo? ¿En qué términos resulta atractivo para Afore XXI tal operación de carácter financiero? Para la promoción del Fondo de Ahorro para Adultos Mayores, se dice fortalecer al relevo generacional con oportunidades para jóvenes y retiro digno para los campesinos mayores de 65 años.

Señor secretario. ¿Usted verdaderamente cree en tal afirmación? En un país donde los adultos mayores tienen que vender su tierra por falta de apoyo a la producción, y qué decir de los jóvenes, de aquellos que a pesar de la pobreza en sus regiones, no han emigrado hacia los Estados Unidos.

¿Con qué programa de reactivación del campo podrán sostener la propiedad de la tierra? Esto parece sólo un filtro para dar el último paso a la venta en paquete de la tierra para conformar lo que vendría siendo una nueva etapa de latifundio, claro está, bajo la tutela de la Secretaría que usted preside.

Por último, es oportuno reiterar que el artículo 27 constitucional en su fracción XX, dispone que el estado promoverá las condiciones para el desarrollo rural integral, con el propósito de generar empleo; garantizará a la población campesina el bienestar y su participación e incorporación en el desarrollo nacional; y va a fomentar la actividad agropecuaria forestal para el óptimo uso de la tierra con obras de infraestructura, insumos, créditos, servicios y capacitación, asistencia técnica.

De ello, no ha dado cumplimiento el gobierno foxista. La cuenta de la historia así lo registra, señor secretario.

Le propongo, por qué no señor secretario, cancelar el Programa Fondo de Ahorro para Pensión para Campesinos Mayores por ser un engaño y un fraude a los campesinos de México. Crear un verdadero programa de pensión para todos los campesinos que han cumplido los 65 años de edad y sin que tengan necesidad de vender sus derechos parcelarios. Por su respuesta, gracias señor secretario.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias señor diputado. Tiene la palabra el agrónomo Abelardo Escobar Prieto, secretario de la Reforma Agraria, hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario de Reforma Agraria, agrónomo Abelardo Escobar Prieto: Gracias señor presidente. El asunto que señalaba el señor diputado Aguirre, de la venta de las parcelas o de la venta de la tierra social, en realidad no es una cosa que nos debe preocupar. El campesino no vende su tierra en una forma fácil. Está bien afianzado a ella.

Si analizamos el avance que ha tenido la privatización de las tierras ejidales durante los 13 años que tiene el Procede, es de un punto y fracción por ciento del total de la superficie social. Entonces es una cantidad mínima y generalmente se da en las zonas en donde están desarrollos urbanos, o sea, zonas que están rodeando a las comunidades de las zonas urbanas.

Lo que sí es importante señalar es que esas zonas en donde se ha dado el dominio pleno son porque la demanda de zonas habitacionales en las grandes poblaciones o en las pequeñas poblaciones hace que los campesinos vendan su tierra para desarrollos habitacionales.

¿Qué es lo que ha hecho la Secretaría? Cuando yo llegué al Registro Agrario Nacional, hace poquito más de tres años, hicimos un análisis de cuántos días se tardaba en tramitarse un dominio pleno y lo que encontramos fue que tardaba de promedio 664 días, desde el día que entraba el expediente a la delegación hasta el día en que el director en jefe libraba la clave para que se le pudiera expedir el título de terreno al interesado.

¿Qué sucedía entonces? El campesino vendía la tierra a intermediarios y le daban una cantidad mínima por el valor de sus tierras. Lo que hicimos fue una campaña para que los campesinos, los ejidatarios supieran que los podemos atender directamente y nos pusimos la meta de resolver el asunto en 60 días; cosa que logramos, inclusive en menos días, desde el día que entra un expediente debidamente integrado a la delegación se les expide su título para que puedan disponer de su tierra y puedan ellos obtener el beneficio de la plusvalía de esas tierras por haber, las ciudades, crecido sobre las zonas ejidales. Entonces lo que queremos es que el ejidatario tenga la alternativa de poderlo vender si quiere, pero no se obliga a nadie.

También en relación a las pensiones, que se acaba de firmar el convenio con Afore XXI, es una alternativa. Hemos hablado mucho de libertades; es una libertad que tiene el ejidatario mayor de poder vender su tierra y depositar esos recursos en la Afore XXI para garantizarse una pensión vitalicia por un salario mínimo, se actualizaría cada mes de febrero. Eso si conocemos la vida que tienen los campesinos en las zonas más deprimidas del país, tener un salario mínimo de mil 480 pesos en este momento y servicio médico, muy poquitos lo tienen.

Entonces se les está brindando una posibilidad de mejorar su vida y de garantizar el resto de su vida una pensión de un salario mínimo que, como digo, muy poquita gente tiene esa seguridad. Pero no es obligatorio. El campesino puede vender su tierra y quedarse con su recurso, o sea, no lo estamos obligando a que si vende la tierra tiene que depositar los recursos.

Ahora en el caso de las pensiones, pues sí están en el Internet; todos podemos consultar ahí cuánto tenemos en nuestras pensiones o en nuestros fondos de ahorro, pero no quiere decir que ésa sea la única vía.

La Afore XXI, que es la que maneja las Afores del Seguro Social, pues manda cada año, cada seis meses, no sé exactamente, pero les manda por escrito a los beneficiarios. Entonces la otra es mención de que puede también consultarse por esa vía.

Las ventajas que tiene la venta de la parcela del adulto mayor a sus hijos, porque son sus hijos, son sus vecinos, son campesinos también, no se la están vendiendo a grandes empresarios. El joven emprendedor rural sale de la propia comunidad en donde está el adulto mayor, y si analizamos los hechos que ha habido durante los meses que tenemos operando este programa, los beneficiarios de la venta de la propiedad son los hijos, en muchos casos, de los adultos mayores.

Entonces no es que lleguen a despojarlos, simplemente es un relevo generacional para que el adulto mayor pueda tener una vida más tranquila de retiro y el joven emprendedor tenga una posibilidad y una alternativa, para no tener que irse a los Estados Unidos y eso es lo que está propiciando este programa. Gracias.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor secretario. Tiene el uso de la palabra el diputado Alejandro Martínez Hernández del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática para réplica hasta por dos minutos.

El diputado Alejandro Martínez Hernández: Con el permiso de la mesa. Compañeras y compañeros. Diputados y diputadas. Hace días en los medios de comunicación Vicente Fox decía que el problema de Oaxaca lo va a resolver como lo hizo con el problema de Chiapas, con el problema de Atenco. Y después de escuchar lo que nos receta el señor secretario de la Reforma Agraria en este formato ya muy pasado de moda, pues nos vamos con más preocupación.

Porque se habla de que los ejidatarios no venden la tierra, de que se la venden a los hijos, y yo les quiero decir que pues ahí están las bahías, ¿y de quién son los negocios? Pues de grandes empresarios. El tramo carretero Amozoc-Perote en Tlaxcala, señor secretario, yo invitaría y a esta Comisión, a que recorramos este tramo, para que usted sepa a quién se le está vendiendo el ejido y no como usted dice, que si quieren los campesinos venden.

No, señor, ahí se les está obligando y con unas situaciones que yo le entregaré después, para que conozcan los compañeros, diputadas y diputados, y los aquí presentes, que son a grandes empresarios, a gente vinculada con los Bribiesca, a gente vinculada con la OHL, empresa que se encarga actualmente de ese tramo carretero y que recibió 600 millones de pesos por esa concesión.

Me parece grave que usted desconozca esa situación que está sucediendo en el tramo carretero Amozoc-Perote, es Puebla-Tlaxcala-Veracruz. Lo invito e invito a toda esta Comisión a que recorramos ese tramo carretero.

Señor secretario, en relación al numeral 262 del Acuerdo Nacional para el Campo, se formó una comisión de elegibilidad entre organizaciones campesinas y funcionarios del sector agrario, la cual tiene como tarea el análisis de conflictos agrarios y el dictamen correspondiente de los casos tratados, esta comisión ha aprobado 800 asuntos de un total de mil 210, los cuales tienen un alto grado de conflictividad.

La no atención adecuada y oportuna de estos asuntos seguirá generando enfrentamientos, desalojo, órdenes de aprehensión, y en general ingobernabilidad. A pesar de los avances de esta Comisión, no se conocen cuántos asuntos de esto se han resuelto, lo anterior obedece a que la Secretaría a su cargo no ha solicitado los recursos para atenderlos. Lo más grave consiste en que la Comisión de Elegibilidad aun tiene en su agenda 600 casos por resolver. Se conoce que, por lo menos, la mitad son de gravedad, en tanto los conflictos continúan agudizándose.

A pesar de lo anterior, la Secretaría de la Reforma Agraria, no ejerce los recursos aprobados en el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2006.

Pero, vaya, hay mucho más que poder comentar, el tiempo son dos minutos, y señor secretario lo invito, nuevamente le hago extensa la invitación, para que recorramos el tramo carretero Amozoc-Perote y que podamos resolver, de veras, ya lo decía yo, de la instalación de esta Comisión, que por alguna situación no se me había dado la palabra, que ojalá los integrantes de esta Comisión nos pongamos las pilas y podamos resolver lo que hoy queda como rezago y que usted reconoce que viene desde hace muchos años. Muchas gracias.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor diputado Alejandro. Se concede el uso de la tribuna al diputado Gregorio Barradas Miravete del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional para formular sus preguntas, hasta por cinco minutos.

El diputado Gregorio Barradas Miravete: Con el permiso de la presidencia. Compañeras y compañeros legisladores. Bienvenido señor secretario de la Reforma Agraria, agrónomo Abelardo Escobar Prieto.

El grupo parlamentario de Acción Nacional, ha analizado el informe que se ha entregado a esta soberanía para llevar a cabo el análisis correspondiente de la dependencia a su cargo. Todos sabemos que la pobreza que enfrentamos en el campo mexicano, se convierte en el reto más importante y más urgente en nuestro país.

La seguridad de la tenencia de la tierra es una condición indispensable para fortalecer al campo mexicano y combatir la pobreza de las familias que en él habitan. Hoy nuestro campo enfrenta la globalidad en la que vivimos hoy y asimismo el avance. Aún más, en cierta parte, el atraso, con regiones muy desarrolladas y de alta tecnología y zonas deprimidas. Hoy el reto es elevar el nivel de éstas últimas y encontrar un equilibrio general en el desarrollo humano, el nivel de vida, la productividad y el ingreso de la población rural.

Por ello, nuestro grupo parlamentario reconoce el trabajo realizado por la dependencia a su cargo durante el último año de esta administración, donde la política de procuración e impartición de justicia agraria, ha otorgado atención prioritaria a la resolución de conflictos agrarios a través del fortalecimiento de los programas institucionales de la Secretaría de la Reforma Agraria y de los tribunales agrarios.

Todos sabemos que nuestro campo requiere de nuevas prácticas. Yo como un ejidatario más del sur del estado de Veracruz, puedo afirmar que hemos sido claramente apoyados por nuestra secretaría, al regularizar históricamente estas parcelas, siendo beneficiados 545 ejidatarios en el municipio de Juan Rodríguez Clara, en Veracruz.

Ese es un ejido más de todos los que han sido regularizados en este país y que hoy gracias a ello gozamos de la certeza en nuestras tierras, de esa gran posibilidad de utilizar nuestras tierras como nosotros queramos. Y esa libertad que muchas personas desde hace varios años, desde la Revolución, desde los caudillos, pelearon por tener esa libertad. Se repartió la tierra pero nunca se ha gozado de esa libertad con la que se empieza a gozar hoy.

"No se han apoyado a los jóvenes en el campo", porque sin duda alguna esos 850 jóvenes que en verdad son campesinos, en nuestro país tienen hoy la posibilidad de compartir nuevas técnicas de agricultura.

Cuántos hijos de ejidatarios hemos salido y hemos tenido la oportunidad de salir y conocer nuevas técnicas de siembra, nuevas técnicas para que nuestro campo sea más productivo y que hoy regresamos y tenemos esa posibilidad de emplearlo, de emplear esas nuevas técnicas y aún más, la oportunidad de ser apoyados por el gobierno federal.

La verdad es que este gobierno de Vicente Fox, ha empleado una política bastante firme con respecto a la tenencia de la tierra. Ha sido muy firme en los apoyos a los campesinos. Sin duda alguna hace falta mucho por hacer y eso toca tanto a los estados, a la federación, a nosotros como legisladores y a muchas personas que estamos en este sistema de gobierno y que ahora como nuevos legisladores también entramos en la parte de proponer las soluciones.

Pero también es digno reconocer que el gobierno federal ha encauzado por buen camino el tema de la reforma agraria. Y aún más el desarrollo del campo no tan sólo depende del sector, de la reforma agraria, de la Secretaría de Reforma Agraria, depende de un todo, depende también de la Secretaría de Agricultura y de la interrelación que existe entre dependencias, entre los estados, entre los municipios, en un conjunto, en una participación de todos por sacar adelante este gran reto que es el campo, uno de los más complicados por sacar adelante.

Me da mucho gusto tener a nuestro secretario de la Reforma Agraria con nosotros y felicitarlo por su trabajo y asimismo preguntarle y pedirle que nos dé alguna de sus experiencias para nosotros, como nuevos legisladores, impulsar nuevas leyes, nuevas reformas que puedan sacar adelante nuestro campo y que podamos así, que ese programa de Joven Emprendedor, en lugar de agotarse, se aplique a más municipios de nuestro país para que más jóvenes seamos beneficiados con ese programa.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor diputado. Tiene la palabra el agrónomo Abelardo Escobar Prieto, secretario de la Reforma Agraria, hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario de Reforma Agraria, agrónomo Abelardo Escobar Prieto: Gracias, señor Presidente. Agradezco su comentario, diputado Gregorio Barradas.

Ese testimonio de que como un ejidatario de ese ejido, de Juan Rodríguez , en Veracruz, que recibió sus certificados parcelarios o su certificado de derecho común o su títulos agrarios urbanos, lo que percibido en mi recorrido por toda la República Mexicana, es una de las grandes satisfacciones que el trabajo que he tenido que desarrollar en el sector agrario me ha permitido; porque ir a un ejido o a una comunidad a entregar un certificado, que lo han estado esperando 30, 40 años, he visto a la gente emocionada hasta las lágrimas cuando reciben su certificado y esa una grata satisfacción poder hacerlo.

Yo les decía a mis colaboradores en el Registro Agrario Nacional que yo tenía ese privilegio cuando iba yo a entregar un documento y que trataba de motivarlos en su trabajo cotidiano para que hicieran su trabajo, pensando en el beneficio que ese trabajo iba a dar a mucha gente que ellos no veían y les decía: "vean en sus computadoras, vean en sus papeles que están en sus escritorios los rostros de esos campesinos; esos campesinos emocionados que reciben su certificado que les garantiza una tranquilidad patrimonial a su familia". Por aquí hay unos colaboradores míos, que un día me dijeron: "Invítenos a una de las visitas ésas; queremos ver los rostros de los que usted nos habla".

El trabajo que hace la Secretaría es con el extracto más pobre del sector agrario, necesitamos estar sensibilizados de ello. Pero no por ser el más pobre la atención debe ser de baja calidad, al contrario; es cuando tenemos que esforzarnos por dar el servicio más eficiente, más humano, más digno.

En el Registro Agrario Nacional, la Secretaría de la Función Pública nos invitó a que abriéramos un Centro Integral de Servicio, que son áreas de atención al público en donde tenemos una interacción con nuestros usuarios, donde tenemos un espacio adecuado, digno, donde están esperando los campesinos que se les atienda.

Tenemos equipo informático para poder dar respuesta inmediata de cuál es el avance que llevan los trámites y no nada más abrimos uno; en el Registro Agrario Nacional abrimos en el 100 por ciento de nuestras delegaciones, 32 Centros Integrales de Servicio.

Ésa es la demostración de cuál es nuestro interés de mejorar la atención a nuestro público usuario, que son los ejidatarios y los comuneros, que son la razón de ser de esta institución. Así lo entendemos y todo nuestro trabajo está enfocado a hacer sentir a los ejidatarios y a los comuneros que somos gente que comprendemos sus problemas; que tratamos de resolverlo dentro de nuestras limitaciones humanas o recursos.

Yo formé parte de la Comisión de Desarrollo Rural Sustentable en la LVIII Legislatura y participé en la elaboración de varias leyes, entre ellas la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, la de Procampo, la de Capitalización de Procampo, la de Energía, la del Campo, la de la Financiera Rural. Ahorita se hablaba ahí de que no había financiamiento; yo pienso que ya la Financiera Rural ya avanzó en las cantidades que estaba otorgando la anterior institución que es el Banco de Crédito Rural.

Entonces, se han sentado bases, desde aquí desde la Cámara de Diputados, en coordinación con el Ejecutivo para avanzar en este camino, que si bien es cierto es con muchas dificultades, pero que es apasionante, es apasionante porque es un trabajo que tiene una retribución inmediata.

Quizá ustedes como legisladores y me experiencia como legislador fue el sentirse uno satisfecho, orgulloso de que por ahí en alguna ley hay un parrafito que uno puso o que no hay un parrafito porque uno lo consideró inconveniente y lo quitó. Pero el efecto de ese trabajo es un poco más a largo plazo.

En el Ejecutivo, cuando vamos a entregar un recurso para un proyecto productivo o vamos a visitar a los jóvenes emprendedores o las jóvenes emprendedoras en sus trabajos, vemos que ahí hay una retribución. Cuando menos a mí en forma personal me alienta muchísimo el ver que lo que estamos haciendo, aunque sea en una pequeña escala porque estamos conscientes de que el universo que tenemos que atender es enorme y 850 jóvenes emprendedores para este año, es una cantidad mínima, pero necesitamos reforzar esos programas.

Está en sus manos, señores legisladores, que se fortalezcan esos programas, que los recursos que se asignen a la propia Secretaría sean los suficientes. Tengan ustedes la seguridad de que en la Secretaría de la Reforma Agraria los recursos se aplican en una forma consciente, eficiente y transparente, sin tintes políticos y tratando de que lleguen a la mayor cantidad de gente posible. Muchísimas gracias por su atención.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor secretario. Se concede el uso de la palabra al diputado José Ignacio Alberto Rubio Chávez, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional para réplica, hasta por dos minutos.

El diputado José Ignacio Alberto Rubio Chávez: Con su permiso, señor presidente. Ingeniero Abelardo Escobar Prieto, secretario de la Reforma Agraria, bienvenido. Compañeras y compañeros diputados.

El ejercicio de esta mañana es una clara oportunidad que tiene esta soberanía para intercambiar ideas e impresiones sobre la manera en la que el Ejecutivo federal ha administrado el país. El día de hoy hemos escuchado los resultados que para la Secretaría de la Reforma Agraria resultan trascendentales.

A partir de ello, los compañeros diputados que me antecedieron señalaron las acciones públicas exitosas, sin dejar atrás los pendientes que como representantes ciudadanos percibimos, los comentarios y argumentos que se han expresado en temas muy concretos que dependen al ámbito de la Secretaría.

Al unir cada uno de los posicionamientos y al observar el panorama de manera integral, es posible percatarse que el debate se está dando sobre el futuro de las políticas públicas que la Secretaría desprenda y su ámbito de actuación..

Algunas voces se han escuchado sustentando que la existencia y funcionamiento de la Secretaría se ha agotado, otras proponen en cambio, un cambio radical transformando su misión y llevándola a otros niveles en su actuar.

Ejemplos de esta dicotomía son, por un lado, los pendientes que se tendrán bajo el Procede, que aun cuando se ha avanzado en un 76 por ciento de los núcleos agrarios del trabajo pendiente encontrado al inicio de esta administración, tardaríamos 3.7 años más para impactar al resto si se observa en término de hectáreas por certificar, considerando el promedio de trabajo que se ha venido dando.

Por otro lado, los indicadores de inscripción y de atención social que la Secretaría ha presentado, muestran una baja muy considerable si se comparan los períodos de enero a junio con el de julio a octubre de este año. Estos indicadores muestran la tendencia de la baja la actividad la Secretaría ha realizado.

Sin duda que ha habido acciones certeras y espacios por cubrir. El futuro sobre la actuación que tendrá la Secretaría está a debate y se espera que esta Cámara de Diputados esté a la altura formal que requiere el análisis del sector agrario.

La importancia no es minúscula, pues es en este sector donde tenemos la población más marginada.

Finalmente, reciba un cordial reconocimiento, señor secretario, por la disposición para dilucidar sobre los temas que corresponden a la reforma agraria. Es cuanto, señor presidente.

El Presidente diputado Ramón Ceja Romero: Muchas gracias, señor diputado. Para dar cumplimiento al punto sexto de las bases establecidas en el acuerdo de la Comisión, esta presidencia hará uso de la palabra en representación de los integrantes de la Comisión.

Señor secretario de la Reforma Agraria, agrónomo Abelardo Escobar Prieto. Señoras y señores diputados integrantes de esta Comisión de la Reforma Agraria. Señoras, señores diputados y demás invitados que hoy nos acompañan. Acabamos de realizar, conforme a lo que nos señala nuestro marco legal, la glosa del VI Informe de Gobierno que presentó el Presidente de la República, Vicente Fox Quesada, en el tema de reforma agraria, realizada en este momento por el secretario titular del ramo, el agrónomo Abelardo Escobar Prieto.

Esta soberanía, a través de la Comisión de la Reforma Agraria, se da por enterada y agradece el haber dado respuesta puntual a cada uno de los cuestionamientos aquí realizados.

Cada diputado ha expresado su cuestionamiento con responsabilidad y apego a la preocupación propia del partido que representa, de su doctrina y sus principios. La pluralidad de esta Comisión, la disposición de la suma de esfuerzos, pero sobre todo la experiencia y capacidad de sus integrantes, me permiten augurar que podremos avanzar a pasos firmes en la solución y atención de los temas en materia agraria, pero siempre vigilantes de que nuestros actos sean con un alto sentido de responsabilidad social.

Apostamos a que el sector agrario cada vez se fortalezca más, a través de recursos en el Presupuesto de Egresos de la Federación, realizando las adecuaciones que sean necesarias dentro del marco legal, impulsando acciones que nos permitan fortalecer el federalismo, otorgando más facultades a los estados en materia de regularización de la zona de asentamiento humano y el control del catastro rural.

Apoyaremos a los ciudadanos del sector en la obtención y realización de proyectos productivos para los jóvenes y las mujeres del campo, así como reformar la ley, para que les permita acceder a créditos para adquirir o mejorar sus viviendas.

Sabemos de la importancia del papel que le corresponde a la Secretaría de la Reforma Agraria y tenemos el firme propósito de coadyuvar en el fortalecimiento de ésta como cogobierno, esperando la comprensión de que somos un poder que es contrapeso en la balanza del desempeño de sus funciones. Como mandatarios del pueblo mexicano, debemos exigir buenas cuentas.

Señor secretario, le reconocemos su trabajo realizado a favor de los mexicanos y lo exhortamos para que siga trabajando a favor del pueblo de México. Sirva de conducto para hacerle llegar un saludo al Presidente de la República e informarle que estaremos vigilantes en el quehacer de su encargo hasta el último día de su mandato y atentos para apoyar las acciones y programas de su gobierno encaminados al beneficio de México.

En esta LX Legislatura, nos sabemos poner de acuerdo y estamos a favor de México y de nuestra gente. Muchas gracias.

De conformidad con lo que establece el artículo 7 numeral 5 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta reunión será remitida al Presidente de la República, para su conocimiento.

Se pide a los diputados en comisión en pleno, acompañar al agrónomo Abelardo Escobar Prieto, secretario de la Reforma Agraria, para que lo acompañen cuando decida retirarse.

Se levanta la reunión.