Comparecencia del procurador general de la República,
Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández,
correspondiente al Sexto Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa:
César Octavio Camacho Quiroz

Exposición por parte del funcionario del Ejecutivo Federal:
Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Eduardo Sergio de la Torre Jaramillo, Alternativa
Respuesta: Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández


Pregunta: Mónica Tzasna Arriola Gordillo:, Nueva Alianza
Respuesta: Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández


Pregunta: Silvano Garay Ulloa, Partido del Trabajo
Respuesta: Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández


Pregunta: José Manuel del Río Virgen, Convergencia
Respuesta: Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández
Réplica: José Manuel del Río Virgen, Convergencia

Pregunta: Faustino Javier Estrada González, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández
Réplica: Faustino Javier Estrada González, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Jorge Mario Lescieur Talavera, Partido Revolucionario Institucional.
Respuesta: Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández
Réplica: Alfredo Ríos Camarena, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Miguel Ángel Arellano Pulido, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández
Réplica: Alliet Mariana Bautista Bravo, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Felipe Borrego Estrada, Partido Acción Nacional
Respuesta: Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández
Réplica: Dolores Manuell-Gómez Angulo, Partido Acción Nacional

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Juan Francisco Rivera Bedoya, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández
Réplica: Patricia Villanueva Abraján, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Victorio Rubén Montalvo Rojas, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández
Réplica: Rutilio Escandón Cadenas, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Omeheira López Reyna, Partido Acción Nacional
Respuesta: Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández
Réplica: María Soledad Limas Frescas, Partido Acción Nacional

Comentarios finales: César Octavio Camacho Quiroz

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Señor procurador general de la República. Señoras y señores. Servidores públicos de la Procuraduría General de la República. Amigas y amigos. Gracias por su presencia esta tarde en el salón Legisladores de este Palacio de la Cámara de Diputados, del Palacio de San Lázaro.

En acatamiento del acuerdo de la Junta de Coordinación Política, aprobado en el Pleno de esta Cámara de Diputados, esta tarde toca desahogar la comparecencia del Procurador General de la República, a propósito de la glosa del VI Informe de gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada.

Para poder desahogar los asuntos pendientes, los asuntos de la agenda, le ruego al señor secretario, Felipe Borrego Estrada, verificar la existencia de quórum.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Señor presidente, de acuerdo a la información, existe el quórum suficiente para llevar a cabo esta sesión. Está integrada la Comisión de Justicia y Derechos Humanos.

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Muchas gracias. Con la presencia de los integrantes de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos vamos a llevar a cabo la comparecencia del señor procurador general de la República, licenciado Daniel Cabeza de Vaca Hernández, de conformidad con el acuerdo que la propia mesa directiva de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos ha suscrito con toda oportunidad.

Señor procurador. Apreciamos, quienes integramos esta Comisión de Justicia y Derechos Humanos, su disposición para asistir al recinto legislativo, a fin no sólo de efectuar la glosa del referido Informe presidencial, sino para intercambiar en un diálogo republicano, las impresiones que los integrantes de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos de la Cámara de Diputados habrán de formularle esta tarde.

Señor procurador. Compañeras, compañeros diputados. Incumbe al Ministerio Público de la Federación la persecución de todos los delitos del orden federal y que quienes hayan infringido la ley sean sancionados con firmeza y vigor. Aunque lamentablemente el diagnóstico de ese quehacer público es dramático.

El día 10 del mes en curso, hace prácticamente un par de semanas, el Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC), expresó que el 88 por ciento de los delitos no se denuncian, pues las víctimas han perdido la confianza en la Procuraduría y la mayor parte de ellas ni se integran o su integración adicionalmente acusa tales inconsistencias que repercuten, o en la negación de las órdenes de aprehensión o en sentencias absolutorias.

Con estos datos es factible señalar que apenas dos de cada 100 delitos fueron debidamente perseguidos y tuvieron sentencia condenatoria. Estos datos sirven para dimensionar la percepción de una ciudadanía que se siente desamparada; una sociedad que advierte que la procuración de justicia es deficitaria.

Esta situación —que todos lamentamos por supuesto— merece una explicación y una asunción de responsabilidades. El argumento de que esto es producto de un marco jurídico insuficiente, carece de fuerza. El problema radica principalmente en una operación ineficaz de los instrumentos que están en manos del Ejecutivo federal.

A propuesta del Presidente de la República, el Legislativo aprobó una nueva Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República que, entre otros aspectos, creó la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), que por cierto sólo ha servido para agravar el mal que supuestamente iba a corregir, pues fragmenta el trabajo institucional y atenta contra el principio de unicidad de la dependencia. Es, dicho en pocas palabras, una Procuraduría dentro de la Procuraduría, que ha incurrido no pocas veces en excesos, se ha prestado a un uso político y ha llegado a convertir los arraigos en compurgación anticipada de penas.

Pero el trabajo de la Procuraduría no sólo ha sido fracturado sino atomizado, ya que el promocionado sistema de desconcentración territorial y funcional con el que se crearon, en adición a las delegaciones y subdelegaciones, las Unidades Mixtas de Atención al Narcomenudeo, las llamadas UMAN, y decenas de subsedes de la PGR, todo esto se convirtió en una inoperante red esparcida en el territorio nacional, a través de la cual se diluye el esfuerzo y se desvanecen los resultados.

Desgraciadamente esas modificaciones organizativas y funcionales reportan dividendos magros, como la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, cuyos resultados son inversamente proporcionales al número de apariciones en medios de comunicación.

Por si esto fuera poco, el Ejecutivo envió una propuesta de reforma de 23 artículos constitucionales, de modificación de ocho leyes federales y de creación de seis más. El Legislativo modificó y aprobó sólo que a su juicio resulta bueno para la sociedad.

Sorprendió el planteamiento presidencial por la irrelevancia de un buen número de sus proposiciones y lo contradictorio de otras, entre las primeras se consideró intrascendente sustituir términos como Procuraduría por fiscalía, garantías por derechos o defensor de oficio por defensor público.

Entre las segundas, se impidió en el Legislativo, por ejemplo, la incorporación extralógica del llamado principio de oportunidad de la doctrina alemana que como lo planteó el Presidente, implicaba la admisión de arreglos entre las partes, tratándose de delitos graves, pues se hubiera dejado en peligroso estado de indefensión a las víctimas y favorecido los victimarios, cuyos recursos, por ciento, recursos de todo tipo, no tienen límite.

Esos son algunos de los factores que condujeron a la situación actual. No obstante, los legisladores federales, estoy seguro, de todos los partidos, reconocemos y asumimos nuestra responsabilidad; avanzar en la generación de un marco jurídico moderno y eficaz, requiere una visión de mediano y largo plazos; poner al día nuestro sistema de justicia y lograr que sea más eficiente, significa adicionalmente hacer del nuestro un país más competitivo que al desarrollarse genere suficientes oportunidades para todos.

Sólo así reencontraremos una de las principales razones de ser de cualquier estado. Vivir en paz, respetar el derecho y hacer de la justicia algo más que una pieza de discurso. Gracias por su atención.

Señor Procurador de acuerdo a lo decidido por la directiva de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, le rogamos haga uso de la palabra, hasta por diez minutos, para llevar a cabo su exposición inicial a propósito de los temas que nos convocan esta tarde, por favor.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Muchas gracias, señor Presidente.

Señor diputado César Camacho Quiroz, Presidente de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos; diputados secretarios integrantes de esta Honorable Comisión; señoras y señores.

Gracias por recibirme en este recinto parlamentario para dar cumplimiento a lo que establece el artículo 93 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Acudo a la mejor disposición de sostener con ustedes un intercambio de ideas que nos permita continuar ahondando la cooperación entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo.

Hoy sin duda México se enfrenta al mayor reto de su historia en lo que a seguridad pública y procuración de justicia se refiere. La violencia es la más acabada expresión del crimen organizado y el tráfico de armas, drogas y personas, el secuestro, el narcomenudeo y la piratería, otras de sus manifestaciones más alarmantes.

Este es el mal que está padeciendo México con mayor agravio y es su solución en la que debemos poner mayor énfasis. También es la razón de que la procuración de justicia esté transformándose de raíz.

Al inicio de este sexenio la Procuraduría era una institución desacreditada, hermética, discrecional, atrasada en tecnología y carente de las necesarias tareas de inteligencia. A seis años está abierta al escrutinio social y a la participación ciudadana, avanzada tecnológicamente, depurada y reformada.

Esta transformación se ha llevado a cabo en tres vertientes: modernización, profesionalización y transparencia. En materia de modernización lo más importante ha sido la aplicación de tecnología que nos permite no sólo combatir de manera eficaz al crimen, sino abatir los índices de corrupción, porque se transparenta la integración de las averiguaciones previas. Se realizó también una reestructuración administrativa y una mejora de la infraestructura; se introdujo una cultura de calidad y la planeación estratégica, así como la certificación bajo normas internacionales de más de mil procesos.

En lo que a profesionalización corresponde, adoptamos una política estricta de reclutamiento, selección y permanencia de personal. Del año 2004 a 2006, salieron de la institución más de 500 elementos y lo harán otros 600 en las próximas semanas, en lo que constituye sólo una de las primeras etapas de la necesaria depuración. Estas cifras representan sumadas más del 10 por ciento del personal sustantivo de la Procuraduría.

Asimismo, impartimos capacitación continua, creamos una policía científica y un cuerpo pericial autosuficiente; diversificamos y especializamos las funciones ministeriales, periciales y policiales.

El tema de transparencia, hemos venido combatiendo consistentemente la corrupción y poniendo candados a la discrecionalidad en la actuación del Ministerio Público, peritos y policías.

Fomentamos el respeto irrestricto a los derechos humanos y damos atención especial a las víctimas del delito. Abrimos para ellas cuatro casas en las que pueden encontrar asistencia en el Distrito Federal, Nuevo León, Chihuahua y Guerrero. Pronto instalaremos una más en Michoacán y un Centro Regional en Jalisco.

Trabajamos muy de cerca con nuestro Consejo de Participación Ciudadana y tenemos la convicción de que es necesario impulsar un mayor escrutinio por parte de la sociedad. Hay resultados a la vista, los hemos difundido con constancia y abundaremos en ellos en la medida en que lo dispongan; sin embargo, la tarea no está acabada. Es necesario consolidar los cambios, corregir desviaciones y aprovechar áreas de oportunidad. Es mucho el camino por recorrer.

Es necesario, sobre todo, conducir el combate al crimen organizado hacia una estrategia de Estado, porque el poder de esta actividad delictiva está en su capacidad que tiene para penetrar y vulnerar sus estructuras. Baste señalar que durante los primeros nueve meses de este año fueron ejecutados 123 elementos policíacos en los 10 estados con mayor índice de violencia en el país y que del año 2000 a la fecha, han sido arraigados más de 322 policías por vínculos con el crimen organizado.

Para construir esta estrategia, debemos actuar simultáneamente en al menos cuatro ámbitos de interacción: concurrencia eficaz y efectiva de Poderes y órdenes de gobierno; fortalecimiento legal; perfeccionamiento de las políticas públicas y actividad social.

El primero de ellos, la concurrencia eficaz y efectiva, consiste en afianzar la cooperación entre los tres Poderes y la coordinación entre los tres niveles de gobierno, bajo la premisa ineludible de la corresponsabilidad.

Sólo con un alto nivel de integración federal, podremos no sólo dar una mejor batalla, sino cerrarle al crimen organizado la puerta de nuestras instituciones. Si superamos con éxito este desafío estaremos en inmejorables condiciones para ganar la lucha en contra de la delincuencia. Lograrlo depende de que actuemos lo mejor y más oportunamente en otro de los cuatro ámbitos de interacción estratégica: el fortalecimiento legal.

Es necesario continuar impulsando reformas legislativas que nos permitan apuntalar la procuración de justicia, actuar de manera más contundente en el combate al delito y fortalecer a las policías del país.

El Poder Legislativo es por supuesto el principal protagonista de este ámbito y esta Comisión una de las instancias fundamentales para lograr ese cambio. Avanzamos considerablemente en la anterior Legislatura y estamos seguros de que continuaremos por ese camino.

Necesitamos de su invaluable apoyo para que sean modificadas algunas leyes, entre ellas me permito señalar a la Ley Federal de Delincuencia Organizada, ley que establece las bases para el Sistema Nacional de Seguridad Pública; Código Penal Federal, Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República, Ley General de Salud, Ley de Extradición, Ley de Bienes Asegurados y por supuesto, el Presupuesto de Egresos para contar con mayores recursos.

El tercer ámbito de interacción, el perfeccionamiento de las políticas públicas, es también sustantivo para una sólida integración federal. En este sentido sería esencial que la transparencia, la modernización y la profesionalización fueran ejes nacionales de transformación, bajo líneas estratégicas y de acción coincidentes y confluyentes. Particularmente hay que darle el mayor peso al combate a la corrupción, porque si perdemos esta batalla perdemos la guerra.

La política rigurosa de reclutamiento, selección y permanencia de personal es nuestro primer y más importante candado contra la capacidad de penetración del crimen organizado. El mejoramiento de los esquemas de supervisión y vigilancia, la depuración y la rotación de elementos son herramientas valiosas para mantener limpios nuestros cuerpos policíacos.

Otras acciones específicas serían la homologación de perfiles de policías estatales, ministeriales y municipales, así como de los procesos de capacitación de nuestros agentes del Ministerio Público. La diversificación y especialización de las funciones ministeriales, periciales y policiales es fundamental para cubrir satisfactoriamente el espectro de la demanda social de seguridad y justicia. Estas son solo algunas de las vertientes de política pública en las que debemos persistir y mejorar.

Finalmente, en el cuarto ámbito de interacción —el social— gobierno y ciudadanos tenemos el inmenso reto de imprimir en la conciencia y la conducta de los mexicanos la cultura de prevención del delito, denuncia y respeto de la legalidad. La delincuencia es un problema de todos y en la concentración y coordinación de esfuerzos de todos está la solución.

Es indiscutible que la responsabilidad principal de abatir la delincuencia recae sobre las autoridades y que son estas, por tanto, las más obligadas a operar con la mayor integración y eficiencias posibles. Para ello, debe subsanarse el mayor problema que existe en el sistema de procuración de justicia, que es la disociación operativa entre ministerios públicos y las policías ministeriales.

Los agentes del Ministerio Público no pueden realizar labores de investigación porque no saben cómo hacerlo. En tanto, la policía ministerial está impedida para integrar una verdadera investigación. La PGR ha hecho en todo momento esfuerzos para impulsar la confluencia en una estrategia de estrado que trascienda versiones limitadas y limitantes en el combate al crimen organizado.

Las unidades mixtas de atención al narcomenudeo son un buen ejemplo de ello. Actualmente están operando 57 de ellas en 25 estados y pronto estarán otras 19 en operación. Otro ejemplo está en el Centro Coordinador de la Agencia Federal de Investigación, al cual están interconectados ya 17 estados y varios países de América Latina.

Siempre hemos asumido la responsabilidad que nos corresponde, haciendo lo mejor posible para mejorar como institución y ser eficaces y eficientes en nuestra tarea. Además de las acciones ya mencionadas, la Procuraduría requiere otros cambios para enfrentar el fenómeno de la violencia, muchos de los cuales ya se están realizando.

Algunos de estos cambios son: reforzar y transformar la SIEDO para combatir con mayor eficacia el narcotráfico y el narcomenudeo. Reestructurar funcionalmente a las delegaciones para que puedan conocer de actividades vinculadas con la delincuencia organizada. Profundizar la política de depuración de elementos. Dar autonomía técnica y funcional a los servicios periciales. Continuar con la reestructuración administrativa, intensificar la capacitación y el fomento del respeto a los derechos humanos con perspectiva de género.

Como sociedad, y como gobierno, nos espera una actividad muy intensa para acrecentar y enfocar los esfuerzos necesarios en el combate al crimen, pero también para resolver todos los problemas que derivaron en el nivel de delincuencia que dejamos crecer insospechadamente durante décadas.

Hoy nos asisten la voluntad y la convicción de que la solución está en cerrarle el paso a la delincuencia en todos los frentes. Muchas gracias y estoy a su disposición.

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Gracias señor procurador. En cumplimiento de la base tercera del acuerdo de esta Comisión para desarrollar su comparecencia, le hago del conocimiento y lo ratifico en presencia de mis compañeras y compañeros diputados que desahogaremos las intervenciones en dos rondas en las que los integrantes de los diversos grupos parlamentarios intervendrán hasta por cinco minutos.

Usted tendrá la oportunidad —si así lo estima conveniente— de echar mano de otro tanto, de otros cinco minutos para responder a los planteamientos, formular algún comentario y que al final el diputado que formuló la interrogación o un compañero de su grupo parlamentario podrá hacer uso de su derecho de réplica hasta por dos minutos.

Le pido al señor secretario, Felipe Borrego, dar cuenta del orden y las intervenciones de los legisladores de los grupos parlamentarios que se han inscrito al efecto.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Gracias, señor Presidente. Conforme al acuerdo correspondiente, tiene la palabra hasta por cinco minutos, el diputado Eduardo de la Torre Jaramillo, de Alternativa.

El diputado Eduardo Sergio de la Torre Jaramillo: Procurador general de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández, sea bienvenido el día de hoy a la Cámara de Diputados. Después de escuchar su diagnóstico y la situación que guarda esta institución que es la procuraduría, lo primero que nos salta a la vista y como esta expresión ciudadana, es que originalmente el Estado moderno nace para proporcionar seguridad a los ciudadanos. Hoy parece que estamos enfrentando una crisis de seguridad en este país, si se le puede llamar, porque el crimen organizado parece que está ejerciendo el monopolio de la violencia de manera ilegítima; ha estado superando al Estado en muchas acciones, no solamente esta ausencia de la cultura de la denuncia, sino también tenemos una ausencia de la cultura de la legalidad, de la legalidad desde la propia institución con algunos cuadros medios y bajos, sino también por parte de la ciudadanía, es un severo problema que no solamente esta en su área, sino también está en otras instituciones.

La pregunta central es independientemente de los esfuerzos ante los ojos de la ciudadanía, parece ser que el Estado mexicano está perdiendo esta batalla. Espero, y esto no sea así. Nos gustaría en primera instancia que pudiera contestar esta pregunta.

La segunda, ¿cuál es su balance de la Procuraduría General de la República en estos seis años, en estos seis años donde habíamos conceptualizado a la alternancia como también un proceso de revisión institucional y particularmente en puentes donde la seguridad pública se está acercando a problemas también de seguridad nacional; tenemos bandas trasnacionales como los "Maras" que están operando en muchos estados del sur-sureste de este país y que también están cohabitando con la sociedad, en particular chiapaneca, entre lo ilegal y lo legal. Entonces sí quisiéramos escuchar de parte del Procurador General de la República el día de hoy que independientemente de también las propuestas que usted acaba de realizar, nuestra fracción parlamentaria coincide que el Ministerio Público en este país tiene que ser autónomo, es una de las propuestas que traemos en la agenda legislativa, y si quisiéramos que pudiera contestar esta serie de preguntas, señor procurador. Buenas tardes.

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Señor procurador, si nos hace el favor, hasta por cinco minutos, para responder a los planteamientos y formular algún comentario.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Buenas tardes, señor diputado. Muchas gracias, señor Presidente. Agradezco sus preguntas, señor diputado De la Torre porque me permite ir clarificando algunos puntos del diagnóstico que ya me había permitido introducir en mi presentación inicial. Efectivamente padecemos en estos momentos un problema grave, fuerte de seguridad en nuestro país, sin embargo de ninguna forma creo que podemos considerar que el Estado mexicano esté perdiendo la batalla. Debemos de recordar que tenemos que fomentar en México una cultura de la legalidad, tenemos que fomentar en México una cultura de la denuncia y tenemos que recordar las acciones concretas que nos están llevando a la problemática que nos ocupa.

En primer lugar, en este caso, estoy aquí con ustedes tratando de buscar la mejor forma de servir al pueblo de México, de servir a la ciudadanía y con la firme convicción de que es esta soberanía la que nos podrá dar las herramientas necesarias para hacer cada día mejor nuestro trabajo. Sin embargo, sí quiero resaltar que la desconfianza de la ciudadanía hacia las autoridades no es un problema exclusivo de la Procuraduría General de la República. La impunidad deriva desde los niveles de gobierno municipal, los niveles de gobierno estatal y, por supuesto, es un problema que también tenemos que aceptar y reconocer en el nivel federal de gobierno.

La mayoría de las acciones que presenta como tal la ciudadanía y en los cuales no cree son ante las autoridades locales. Son las autoridades locales las que reciben el mayor número de denuncias. La Procuraduría General de la República, el conocimiento que tiene de los delitos es mínimo por denuncia, la gran mayoría son por desgloses, por conocimientos específicos, por remisiones, por presentación ya de detenidos. Es la forma en la que nosotros iniciamos alguna averiguación previa, las denuncias las reciben principalmente las autoridades locales. Por eso es bien importante a nosotros comparecer ante ustedes, a explicarles realmente cuál es el problema que estamos viviendo.

Es importante también señalarles que la Procuraduría ha dado muchos resultados. En el combate al crimen organizado tenemos resultados que en ningún otro país del mundo, ningún otro país del mundo tiene. Tenemos más de 73 mil personas encarceladas, tenemos 16 grandes capos a nivel internacional que han sido encarcelados, 70 operadores financieros, 59 lugartenientes y de cada una de los siete principales cárteles.

Este combate que además se refuerza con 130 toneladas de cocaína decomisadas en seis años y de más de 10 mil toneladas de mariguana— por no hablar de las muchas hectáreas que han sido erradicadas de cultivo de mariguana y de amapola— hablan de una decisión institucional del gobierno de la República de combatir el crimen, de combatir al crimen organizado. No hemos pactado con él. Estamos en una lucha de frente que precisamente es una de las causas que ha generado la violencia que actualmente tenemos.

La violencia que están realizando estas organizaciones, es su forma de llamar la atención. Es su forma de hacerse presente, además de ser una reacción lógica al acorralamiento de que están siendo víctimas por parte de las autoridades del Estado.

En todos los casos, señor diputado, los grupos delictivos funcionan con pequeñas células, que en el momento en que es detenido su jefe, estas células se enfrentan por el dominio del cártel de todo el grupo delictivo; y todavía tenemos el enfrentamiento entre los grandes cárteles por los lugares de distribución de droga, por los lugares de salida de la droga y por los lugares de trasiego de la droga. Ahí podemos encontrar en ésos, los diez estados en donde hay mayor violencia.

Es un problema que creemos que se debe atender en una forma integral, en lo cual lo debemos de hacer los tres niveles de gobierno, con toda la capacidad del Estado para enfrentar este fenómeno.

El balance de la PGR creo que es positivo, creo que se avanzó en mucho, creo que transformamos a la Procuraduría. Sin embargo, no debemos de dejar de reconocer que es mucho lo que falta por hacer, es quizás más lo que falta por hacer. Ha llegado la transformación a las 32 delegaciones, sin embargo, nos faltan 150 subsedes que también tienen que ser transformadas.

Ya lo decía el señor Presidente en su mensaje inicial, necesitamos llegar a las estructuras de la Procuraduría para hacerlas más efectivas. Lo primero, era combatir la grave corrupción que había dentro de la institución. Teníamos un descrédito total de la Policía Judicial Federal. Sin embargo, ahora creemos, tenemos una AFI que es, después de las fuerzas armadas el cuerpo policial o de seguridad pública en el que más confían los mexicanos.

Con esto no queremos dejar de reconocer que existen problemas, existen malo elementos, existe gente que se ha prestado a servir a los delincuentes y no a la ciudadanía. Sin embargo, también es importante conocer que el camino que estamos iniciando es el camino correcto para resolver los problemas.

Creemos que se debe de reforzar la creación de esta policía científica. Se deben reforzar los servicios periciales autónomos, para que podamos tener resultados más eficaces, que ustedes y la ciudadanía justamente demandan.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Gracias, señor secretario, señor presidente. Tiene la palabra nuevamente.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Tiene la palabra hasta por cinco minutos la diputada Mónica Arriola, de Nueva Alianza.

La diputada Mónica Tzasna Arriola Gordillo: Buenas tardes, señor procurador. Bienvenido a la Presidencia, compañeros y compañeras diputados. Hoy en día la seguridad y la justicia representan una prioridad en la agenda nacional.

Los ciudadanos sentimos temor al salir a la calle. Vivimos con miedo de que nuestras familias sean presa de los delincuentes. Miedo que el delito toque nuestra puerta. Peor aún, vivimos en la angustia permanente de ser víctimas de aquellos que juraron protegernos.

Sin embargo, el problema que enfrentamos hoy en día no se reduce únicamente a la existencia de agrupaciones criminales bien organizadas y con abundantes recursos económicos. El problema, como continuamente queda de manifiesto, es también producto de un mal diseño institucional y de la falta de vocación de servicio por parte de algunos funcionarios públicos.

Los ciudadanos no denuncian el delito porque perciben apatía, corrupción, ineficiencia en las agencias del Ministerio Público, dicha actitud conduce a que la cifra negra siga en aumento; es necesario fomentar la cultura de la denuncia para acabar con la impunidad delictiva. También han sido insuficientes los esfuerzos por profesionalizar y dar autonomía al Ministerio Público. Es indispensable e impostergable un nuevo marco para la atención transparente, eficiente y expedita en todas las agencias del Ministerio Público en el país; que sean ellos parte de la solución y no del problema.

Señor procurador, debemos entender que el problema de la inseguridad en nuestro país no está únicamente vinculado con el crecimiento del crimen organizado, sino en la fragmentación de los esfuerzos en la materia. Por ejemplo, la información de la ficha delictiva no fluye oportunamente, lo que viene a re tardar la acción policíaca.

Comentemos señor procurador, ¿cuáles son los puentes de comunicación que se están implementando entre la dependencia a su cargo, con las distintas procuradurías estatales, así como con otras entidades del sistema de justicia?

Se comenta también que el combate a los grandes carteles es contundente y las cifras son muy claras también. Pero no hablamos de combatir el narco menudeo que afecta directamente a las familias mexicanas, a los niños, a los adolescentes también en este caso. ¿Qué se le va a decir a ellos cuando un familiar es secuestrado, robado o violado? ¿Qué es lo que se le comenta también en este sentido?

En Nueva Alianza estamos conscientes de las limitaciones estructurales y financieras que enfrentan las instituciones públicas; los recursos pueden ser insuficientes pero ello no exenta a las autoridades de cumplir a cabalidad con su responsabilidad.

No podemos cruzarnos de brazos ante la delincuencia, sólo porque los recursos de los que se dispone son escasos. Tenemos que aprender a dar un destino más eficiente a los recursos, por limitados que sean.

Si el número de agentes de la AFI es insuficiente para proteger al territorio nacional y si los agentes del Ministerio Público se encuentran en desventaja salarial respecto de los jueces de distrito, hagamos entonces los cambios necesarios para modificar esta realidad en aras de mayor seguridad en el país.

Que sirvan estos diálogos no solo para fiscalizar, sino para pensar juntos en soluciones que puedan ser impulsadas coordinadamente y aprovechando la experiencia y visión de todas las partes involucradas. Muchas gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Tiene la palabra el señor procurador, hasta por cinco minutos.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Muchas gracias, señor secretario. Diputada Arreola, muchas gracias por su valiosa intervención. Ha tocado usted puntos que realmente son trascendentes para la Procuraduría.

El gran tema que nosotros estamos tratando de impulsar es precisamente la coordinación entre los tres niveles de gobierno. Nosotros creemos que la gran falla que hemos tenido como país ha sido precisamente la falta de coordinación, la falta de creación de un verdadero federalismo en el cual nos sintamos, todos, parte de una gran nación, que sí lo somos, pero que actuemos como tal en el momento de combatir al crimen organizado.

Ya mejor los delincuentes o por unas clasificaciones que le han dado los norteamericanos, hablan de una federación y, sin embargo, nosotros que realmente somos una federación de cárteles, de capos, de delincuentes; sin embargo, nosotros que sí lo somos, no actuamos como una verdadera federación.

Existen ejemplos muy importantes que nos hablan de la lucha en contra de la delincuencia organizada en el mundo en general. Podemos remontarnos, por ejemplo, este fenómeno que vivimos nosotros es un problema que ha sido ya vivido por algunos otros países y de los cuales tenemos que aprender, aparte de sacar nuestras propias conclusiones.

En el año de 1992, por ejemplo, vimos la gran lucha que celebraron en Sicilia los grandes magistrados como Giovanni Falcone o Boercelino, quienes fueron masacrados en su lucha en contra del crimen organizado y por eso, dieron lugar ellos, con su historia, con su antecedente, con su valentía, a la Convención de Palermo, que es donde marcan la forma en la que se debe luchar en contra del crimen organizado.

Las personas jugamos un papel fundamental para generar cambios que favorezcan el estado de derecho. La cultura de la legalidad nace a partir de un cambio de mentalidad social, en donde los ciudadanos respeten por vocación la ley. La legalidad se nutre más de los educadores que de los cuerpos policíacos; en eso estamos completamente de acuerdo con usted.

Por ello, la Procuraduría ha dado especial énfasis en este rubro, originarse la creación del Consejo de Participación Ciudadana, que nos acompañan inclusive algunos miembros en esta comparecencia ante ustedes y sus comités estatales. Son los ciudadanos dedicados a organizar y fomentar la participación ciudadana en la lucha en contra de la delincuencia, generando credibilidad y confianza en la procuración de justicia.

A la fecha se ha concluido y se ha elaborado material formativo del Curso de Preparación sobre Cultura de la Legalidad al personal instructor de la Agencia Federal de Investigación.

Adicionalmente a lo anterior, la Procuraduría ha brindado apoyo a diversas entidades en la formación de cursos, en los cuales la Procuraduría se ha considerado un aliado en tu comunidad, o sea, una verdadera cultura de la legalidad.

Yo coincido también con usted, en que el verdadero problema de este país está en el narcomenudeo; eso es lo que realmente está afectando a nuestros niños, a nuestros jóvenes y la Procuraduría aquí —y déjenme decirlo con la debida modestia ante ustedes, pero es una cuestión que realmente nos enorgullece— hemos podido concretar esfuerzos con todos los gobiernos de los estados y con la mayoría de los municipios importantes de este país, para el establecimiento de las Unidades Mixtas de Atención al Narcomenudeo. Sabemos que son entidades que tienen que ser perfeccionadas, tienen que ser revisadas, no están trabajando al 100 por ciento; sin embargo, sí están dando resultados, con más de 35 mil detenidos.

O por ejemplo, también tenemos que han retirado más de 13 toneladas de cocaína en dosis individuales para su venta. No le estoy hablando de detener un gran camión de cocaína, sino de ya, pequeñas dosis, grapas, que han sido retiradas ya de nuestros jóvenes. O más de 60 toneladas de marihuana que también son millones de dosis que también de cigarros de marihuana que ya no llegaron a manos de nuestros jóvenes.

Lo importante de la UMAN, diputada, es que convocan y concurren en ellas los esfuerzos de los tres niveles de gobierno, pero también prevén las tres fases del problema, que es la prevención, el combate coordinado de los tres niveles de gobierno y también la rehabilitación.

El verdadero combate al problema del narcotráfico, del narcomenudeo, es la rehabilitación, es en lo que tenemos que trabajar, es en lo que tenemos que centrarnos para tener resultados realmente importantes.

Nosotros, si ustedes me lo permiten y algunas preguntas nos faltan por dar algunas respuesta, con la autorización del señor presidente les haremos llegar por escrito información adicional. He instruido a mis colaboradores para que tomen nota. A mí me interesaría mucho, diputada, que tuviera usted información más completa de los resultados precisos de la UMAN, que ahorita en atención al importante y comprometido tiempo de ustedes no puedo darle con todo detalle, pero que espero la oportunidad de hacérselos llegar. Muchas gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: ¿Desea la diputada hacer uso de la réplica por dos minutos? Muchas gracias. Tiene la palabra hasta por cinco minutos, el diputado Silvano Garay Ulloa, del Partido del Trabajo.

El diputado Silvano Garay Ulloa: Con la venia de la Presidencia, compañeros y compañeras diputados. Señor procurador general de la República. Durante muchos años el aparato estatal desató una feroz campaña en contra de quienes, como resultado de sus convicciones ideológicas, pretendieron reformar la situación de injusticia por la que el país atravesaba. La denominada Guerra Sucia mostró que el aparato estatal no se sujetaba a los principios constitucionales de respeto a las garantías individuales y que los integrantes de las corporaciones policiacas actuaron de manera genocida en contra de los luchadores sociales.

En el año 2000, con el cambio de régimen, la sociedad confió en que los crímenes del pasado se aclararían, los responsables se sancionarían y algo muy importante, muchas familias sabían dónde estarían sus hijos, hermanos, esposos o amigos.

Como en muchos otros casos, el compromiso de Vicente Fox de aclarar esos crímenes y sancionar a los responsables no fue cumplido, no obstante que en este gobierno se creó la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del pasado, hasta el momento no se ha logrado sancionar penalmente a ninguno de los represores involucrados en estos hechos.

Este gobierno ha enarbolado la bandera de la defensa de los derechos humanos y no es capaz de sancionar represores. Señor procurador, ¿por qué en esta materia no se han logrado resultados satisfactorios a la sociedad? Es mucho lo que se ha gastado en el sostenimiento de esa Fiscalía para resultados tan pobres. ¿No será que en el fondo sólo se quiso administrar el tiempo para no hacer nada?

Uno de los temas que preocupa a todos los mexicanos es el relativo al narcotráfico, por la gran capacidad de corrupción que se ha generado en esta actividad. No nos explicamos cómo con los mecanismos de inteligencia policial con los que cuenta la Procuraduría a su cargo, no ha sido capaz de eliminar este flagelo.

Es cierto —y lo reconocemos— que se ha detenido a muchos integrantes de bandas de narcotraficantes, pero esas organizaciones se recomponen rápidamente y sustituyen por otras a las personas detenidas.

Desafortunadamente México ha dejado de ser sólo ruta de paso hacia el mercado norteamericano, ahora nuestro país en muchas de sus zonas se ha convertido en lugares de consumo. El narcomenudeo se ha extendido y prácticamente en todas las zonas del país no se ha hecho nada por combatirlo eficazmente.

Por ello, señor procurador, nos llamó mucho la atención que no obstante la aprobación por parte del constituyente permanente de adicionar un párrafo tercero al artículo 63, fracción XXI de nuestra Carta Magna, que permite la concurrencia de las autoridades del fuero común para conocer y resolver sobre delitos federales, el Presidente de la República vetó las reformas al Código Penal, Código Federal de Procedimientos Penales y a la Ley General de Salud aprobadas en la pasada Legislatura, mismas que tenían el propósito de dotar a las autoridades de las entidades federativas de facultades de combate al narcomenudeo.

Ahora bien, hace un momento señalamos que el narcotráfico está asociado a la comisión de otros delitos; por ejemplo, al de operaciones con recursos de procedencia ilícita o lavado de dinero, que es como usualmente se le conoce.

Las altísimas ganancias que se obtienen en esta actividad deben pasar por el sistema financiero mexicano. Asimismo, cuando se adquieren los inmuebles se trata de los Ministerios Públicos que participan en la operación de compraventa.

Señor procurador, existen mecanismos que permiten detectar oportunamente cuando se introducen al sector financiero importantes recursos económicos que no provienen de actividades mercantiles lícitas; de igual forma, existen algunos mecanismos que permiten a los notarios informen a la representación social cuando participan en la protocolización de compraventa de inmuebles en zonas exclusivas de las ciudades.

Le preguntamos esto porque de todos es sabido el gusto que tienen los delincuentes por las casas de lujo.

Las guerras de los cárteles de la droga por el control de rutas de distribución y de mercado se han vuelto demasiado cruentas. No pasa un día sin que los medios de comunicación den a conocer el ajusticiamiento de personas ligadas a esa actividad o bien, como ya ocurre, no sólo los asesinan, sino que también los decapitan, como ha ocurrido en los estados de Michoacán y Guerrero.

Se requiere que la Procuraduría a su cargo intensifique sus actividades para desmembrar esas bandas de delincuentes. Lo peor que puede pasarle al país es convertirse en un narcoestado. Para ello es imprescindible que al interior de la Procuraduría se realicen actividades de control que permitan garantizar, en lo posible, que sus elementos policíacos, Ministerios Públicos, delegados y demás servidores públicos de la Procuraduría no tengan ninguna relación de dependencia o subordinación con esas bandas de delincuentes.

Señor procurador, por sus respuestas y sus comentarios, muchas gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Señor procurador, tiene la palabra hasta por cinco minutos.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Muchas gracias, señor Secretario. Con su permiso, señor Presidente.

Diputado. Muchas gracias por sus planteamientos, que me dan oportunidad de poder exponer respetuosa pero abiertamente ante ustedes varios temas que queremos y creemos muy conveniente discutir, debatir con ustedes y, sobre todo, enterarlos, como la legítima representación social que son.

En el caso de la Fiscalía para hechos verificados en el pasado que, efectivamente, fue un compromiso de campaña del Presidente Fox, es una Fiscalía a la cual se le dieron muchos recursos, efectivamente.

Siempre he dicho que la Fiscalía tiene un poquito más de 100 fiscales; tiene poco menos de un millón de gastos de investigación al mes que, comparados por ejemplo, con lo que tiene el SIEDO, resulta una cantidad muy importante para combatir.

Ese es el nivel de importancia que le dio este gobierno a la aclaración de la verdad, a la búsqueda de la verdad y a la sanción de los represores y de las personas que pudieron haber cometido delitos en contra de la humanidad.

Sin embargo, es de todos sabido que, por un lado, se hizo una muy importante investigación histórica que estamos en una fecha muy próxima de presentar una investigación documental amplia, que vamos a presentar obviamente ante ustedes y ante toda la ciudadanía.

Pero por lo que respecta a la persecución de los delitos, nosotros, la Fiscalía, que goza de total autonomía —porque esa fue la intención, claro, una unidad autónoma, inclusive con un consejo que la asesorara— presentó las consignaciones correspondientes. En algunos casos obtuvo las órdenes de aprehensión, sin embargo éstas fueron revocadas por los distintos órganos jurisdiccionales. Nosotros cumplimos.

En muchos casos se consideró que había preescrito. En otros casos se consideró que no se daba el delito de lesa humanidad, delitos cometidos en contra de la humanidad; se consideró que no había la desaparición forzada de personas, que no se acreditaba la responsabilidad. Sabíamos que había dos personas procesadas todavía, pero que fueron de alguna forma liberadas.

Ahí está para la historia el esfuerzo que hizo este gobierno. Lo demás han sido decisiones del Poder Judicial que nosotros respetamos. Y el informe aclarará como sucedieron esos hechos del pasado.

El narcotráfico —efectivamente siento desilusionarlo— pero quiero decirle que cuando nosotros llegamos a la Procuraduría no había actividad de inteligencia. Aprovechábamos la inteligencia de otras áreas, la inteligencia que había supuestamente en la Procuraduría en un momento dado se corrompió, por lo que los órganos que eran los encargados de hacer esta labor de inteligencia fueron disueltos y no se habían logrado reestructurar. Estamos trabajando en eso.

Creemos que es muy importante crear verdaderos órganos de inteligencia criminal. La inteligencia que necesita la Procuraduría es un órgano de inteligencia criminal, que nos ayude a darnos elementos para saber cómo están pensando, qué van a hacer, qué buscan los delincuentes. Eso es lo que estamos nosotros trabajando; ir un paso delante de ellos. Tener información privilegiada que nos permita ser más efectivos en el combate.

Estamos trabajando en ello. Hemos intentado recuperar el tiempo perdido. Actualmente hemos creado el CENAPI, que es un organismo que concentra toda la información. La AFI está generando información. Estamos creando los canales para que converja la información de los estados. Porque también el verdadero contacto con los problemas de crimen organizado y de delincuencia lo tienen los estados y esa información es muy importante para nosotros. Estamos creando la infraestructura. Hemos dado los primeros pasos, pero falta mucho camino por andar en ese terreno todavía, señor diputado.

El veto al narcomenudeo. Espero tener oportunidad de explicarle el porqué se promovió este veto. Sin embargo, sí quiero adelantarle que la reforma no hace la distinción entre el consumidor ocasional y el adicto. El problema principal es que la conclusión de la reforma era que se había prácticamente legalizado en México la droga. Ese es el problema principal, que fue la percepción incluso internacional que se tuvo y eso nos iba a dificultar a nosotros el combate mucho en la droga.

Por otro lado, no era una concurrencia de facultades, como lo prevé el párrafo de la Constitución reformada, sino era una verdadera delegación de facultades a los estados, lo que iba a ocasionar un grave problema. En fin, hay una serie de situaciones técnicas que espero tener oportunidad de mencionarles, que nos llevaron a ese veto.

El organismo del Estado encargado de darnos esos es la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda. En el combate al lavado de dinero hay un tema que es bien importante y que quiero dejarlo respetuosamente ante ustedes, que es la necesidad de la querella o de la denuncia de la Secretaría de Hacienda en materia de lavado de dinero. La Procuraduría está atada de manos.

Si la Unidad de Inteligencia Financiera no nos da la información y si no presenta la querella correspondiente, la Procuraduría en ningún caso puede proceder por lavado de dinero en contra de nadie. Esto, los organismos internacionales que combaten el lavado de dinero han descalificado el esfuerzo realizado por México, porque consideran que no es correcto el sistema de combate al lavado de dinero.

Lo que toca a los notarios sería un buen tema para imponer esa obligación que no existe, al menos es un tema local en muchos estados, pero que sería muy conveniente que se diera ese tema y que pudiera realmente dar esa información y también de los registros públicos.

También de los registros públicos creo que debería haber esa información en materia de lavado de dinero. Muchas gracias, señor diputado.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: El señor diputado Silvano tiene derecho a réplica.

El diputado Silvano Garay Ulloa: Muchas gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Tiene la palabra hasta por cinco minutos, el diputado José Manuel del Río Virgen, de Convergencia.

El diputado José Manuel del Río Virgen: Bienvenido señor procurador. Señor Presidente, con su permiso. Escuché con mucha atención la participación del señor procurador, los diez minutos que tuvo al inicio. Luego, he seguido con mucho cuidado la actitud con la que le contesta a los legisladores. Si con esa actitud persigue a los delincuentes, el resultado es negativo. Lamento mucho tener que decir esto.

Nos comenta usted, señor procurador, que viene para un intercambio de ideas. Con todo respeto señor procurador, tiene usted a los mejores en el Consejo de Participación Ciudadana. Ahí tiene al maestro Romero Apis, tiene a nuestra compañera Beatriz Pages, tiene a los mejores. De verás, los mejores. Reconocidos a nivel nacional y en muchos casos a nivel internacional.

Cuando lo oigo decir que el Ministerio Público es autónomo, que la policía científica, que hay depuración y rotación de mandos, que hay nuevos perfiles, mejor capacitación, especial atención a las víctimas del delito, candados para el Ministerio Público, un…

En ésta me quiero detener. Una estrategia de Estado contra el crimen organizado. Eso es lo que requerimos. Ojalá y le dé tiempo de implementarla. Nos iría muy bien que al nuevo procurador le quedara esa estrategia de Estado contra el crimen organizado.

"La delincuencia ya es problema de todos". Sí, la sufrimos nosotros. Sin lugar a dudas. Estoy de acuerdo absolutamente con usted en esa expresión. La delincuencia es problema de todos. Particularmente de nosotros.

Y hay una frase que me llama la atención: "impunidad desde los niveles de los gobiernos estatales y municipales". Es cierto. Vengo de ser alcalde. Nunca vi a ningún AFI, ni a ningún Ministerio Público en mi municipio. Jamás. Y los buscamos. Nunca.

Otro dato que me llama la atención, cuando dice usted "hay más de setenta y tantos mil encarcelados". Yo quisiera saber qué población tienen nuestras cárceles porque no creo que tengamos capacidad para tener a tantos delincuentes… de la delincuencia organizada encarcelados.

Es un dato que tendría mi absoluta felicitación, sin lugar a dudas señor procurador. Si hay más de 70 mil encarcelados. ¿Qué población tenemos en las cárceles? Es un buen tema para discutir.

No hay pactado nunca con el crimen organizado. Tendríamos que llegar a ser un país de cínicos para que nuestro procurador general de la República, o sus funcionarios, pactaran con el crimen organizado. Son expresiones que no se valen. Yo pienso, con todo respeto se lo digo. No puede ni siquiera usar esa expresión. En fin, he escuchado muchas veces decir que las policías están infiltradas.

Termino con un tema del que le quiero rogar, señor procurador, toda su atención. Es el tema de una menor que se llamó Isabel Anahí Buendía Barrita, en Chimalhuacán fue secuestrada; posteriormente fue asesinada. Los familiares le mandaron a usted una carta el 13 de octubre, luego otra el 17, luego el día 19 de octubre le mandaron otra, se la hice llegar por fax. Ojalá y en esta tengamos suerte la sociedad y a estos criminales que finalmente los detuvo la policía del Estado de México, ojalá y tengamos la suerte de que todo el peso de la ley caiga sobre de ellos, señor procurador.

Le quiero decir con toda sinceridad: deseo por el bien de todos los mexicanos que a la procuración de justicia le vaya muy bien. Le entrego el documento. Muchísimas gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Gracias, señor diputado. Conforme al acuerdo correspondiente, señor procurador, tiene la palabra hasta por cinco minutos.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Señor diputado Del Río Virgen, recibo con toda atención el documento que está teniendo usted a bien enviarme y tenga la seguridad de que lo atenderemos con toda diligencia. Sin embargo quiero aprovechar la oportunidad para hacer mención ante ustedes que la AFI, que es la policía científica que ha creado este gobierno, ha tenido mucho éxito en el combate al secuestro. Se ha liberado una cantidad de víctimas muy importante; en el último año se han detenido más de 29 víctimas de secuestro.

Hoy por la mañana se liberó la última, el día de ayer se detuvo a una casa de seguridad con dos víctimas más, se han liberado más de 700 víctimas y se han atendido más de 700 casos de secuestro.

En México ha bajado el porcentaje de secuestro, el número de secuestros que se habían dado desde el año del 2004, ha venido bajando en un porcentaje importante, cercano al 50 por ciento. Sin embargo sí quiero hacer mención de que el secuestro es un delito de competencia local, es un delito que nosotros en la Procuraduría General de la República hemos entrado a trabajar buscando el aspecto de delincuencia organizada.

Sin embargo el delito como tal, originalmente su atención es un delito que corresponde a las procuradurías de los estados atender. Sin embargo hemos establecido aquí un nivel de cooperación con todas las procuradurías, hemos establecido un nivel de coordinación con todas las procuradurías que nos ha permitido tener resultados muy importantes. Se han atendido en lo que va de esta administración, 779 casos, han sido liberados 804 víctimas de secuestro; han sido asegurados 591 plagiarios, secuestradores, relacionados con 93 bandas.

Tan sólo el 1° de septiembre al 31 de agosto de este año, se dieron 139 casos de secuestro, logrando la liberación de 131 víctimas. El porcentaje de lo que se ha pagado en los casos que se ha liberado la víctima con pago de secuestro ha sido menor al cinco por ciento de lo que originalmente se reclama. Sin embargo ahí están los resultados.

Tenemos también el problema de las extorsiones telefónicas; el problema de seguridad es en mucho un problema de percepción de la ciudadanía, tenemos que trabajar con la ciudadanía. El problema de las extorsiones telefónicas que en el último año se han registrado más de 5,500 ha afectado mucho la percepción de la ciudadanía, ha dañado incluso la imagen de las instituciones tanto locales como federales porque crea un ambiente negativo en la ciudadanía.

También el secuestro exprés que más que el fenómeno en sí del secuestro, es un nuevo tipo de asalto en que a veces procuran que pase de la media noche para poder retirar algún tipo de dinero del cajero electrónico o retirar de una familia el dinero que en ese momento se tiene en efectivo, es otra modalidad que también ha crecido en el problema de seguridad pública que tenemos actualmente en muchos lugares de nuestro país. Sin embargo el grupo de la AFI, el grupo que atiende, los negociadores de crisis, actualmente están dando incluso hasta capacitaciones en otros lados del mundo en la propia academia de cuántico del FBI, están capacitando negociadores de otros países, gente especializada en manejo de crisis.

El problema que tenemos, señor diputado, es que el grupo que atiende a esto, no obstante que es muy bueno, es muy pequeño. Estamos trabajando en incrementarlo, estamos trabajando en que sea más la gente que pueda atender estos problemas y podamos darle pronta e inmediata respuesta.

En el caso que usted nos presenta tenga la seguridad que personalmente le vamos a dar la atención que requiere. Vamos a coadyuvar con la autoridad estatal o a tomar nosotros las decisiones que tomamos, para que pueda usted estar tranquilo y responder ante las personas que le han solicitado la atención a este problema, de que las gestiones a su solicitud se van a hacer. Muchas gracias, señor diputado.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Diputado del Río, tiene la palabra hasta por dos minutos.

El diputado José Manuel del Río Virgen: Gracias, señor procurador por su amable respuesta. Señor presidente, con su permiso. Quiero aprovechar estos dos minutos para comentar sobre el caso del buque-cisterna Quetzalcoátl en Coatzacoalcos. Soy Presidente de la Comisión de Marina de esta Cámara de Diputados, señor procurador, y hemos seguido muy de cerca a la Empresa López García, S.A. de C. V.; hemos descubierto que tiene dos registros federales de causantes; hemos descubierto que tenía a menores de edad trabajando en la reparación del buque-cisterna.

Hemos descubierto varias cosas de cómo, incluso la Secretaría de la Función Pública, teniendo la inhabilidad de Pemex, nuevamente la inhabilitan el 12 de agosto de este año y el 14 de agosto nuevamente le da otro contrato. El caso es de una corrupción severa en Pemex Refinación, y me voy a suscribir exclusivamente a este tema.

Yo le quiero rogar, señor procurador, ya que ustedes abrieron una averiguación previa en Coatzacoalcos, que le puedan dar el seguimiento que corresponde a este tema. Es un tema que daña a la nación; hubo muertos, heridos, un menor de 16 años muerto y, sin embargo, hay funcionarios involucrados en Pemex, en la Secretaría de la Función Pública y en la propia empresa.

Yo le voy a dar unos nombres para coadyuvar al Ministerio Público, científico, éste que tiene usted, para que no le sea tan difícil localizarlos y los mande a llamar a comparecer a la brevedad.

Le cito al ingeniero Pedro Carlos Gómez Flores, subdirector de Distribución y Almacenamiento de Pemex Refinación; es el segundo hombre importante de esta filial. Le cito a José Armando Bazoaldo Ramírez, gerente de Mantenimiento y Transportación Marítima de Pemex Refinación. Le cito a José Refugio Venegas Martínez, superintendente de la Terminal Marítima de Pajaritos, que sabiendo que la empresa estaba inhabilitada, nuevamente le dieron otro contrato. Y le cito, por supuesto, a un señor de apellido Ramírez Corzo, para que lo pueda citar a comparecer y podamos esclarecer algo que ha enlutado a los veracruzanos y a los mexicanos, ya que nos duele a todos. Muchísimas gracias por su atención.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias, señor diputado. Tiene la palabra hasta por cinco minutos el diputado Faustino Javier Estrada González, del Partido Verde.

El diputado Faustino Javier Estrada González: Gracias, diputado presidente. Señor procurador general de la República, licenciado Daniel Cabeza de Vaca, sea usted bienvenido. Diputadas y diputados. Señoras y señores. En este sexenio la tarea del gobierno federal en materia de procuración de justicia, según el ciudadano Presidente, iba encaminada a la transformación de instituciones encargadas en esta tarea.

Es así que bajo este lineamiento se creó la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), a fin de dotar a la Procuraduría General de la República y al Estado mexicano de un cuerpo de policía con capacidad indagatoria y operativa. Así, aparentemente se cumplió un compromiso del entonces candidato a la Presidencia de la República, Vicente Fox Quesada.

Desgraciadamente, este cuerpo policial no ha cambiado de fondo los vicios que la entonces Policía Judicial Federal traía; la corrupción y tráfico de influencias, así como la participación de muchos de sus elementos han tirado por la borda la propuesta presidencial.

Señor procurador, aunado a lo anterior encontramos la escasa eficacia que ha demostrado este cuerpo policial.

En estos años de existencia se ha venido y se ha visto rebasada no sólo por los carteles de la droga sino por diversos grupos delincuenciales como los de la industria del secuestro, el tráfico de armas y el de personas.

Basta un ejemplo: en mi estado de Morelos, los secuestros exprés se han incrementado alarmantemente. Esto nos preocupa pues evidencia que la tarea del estado en su conjunto, en materia de seguridad pública, no ha cumplido.

¿Qué pasa con la delegación Morelos de la dependencia que usted dignamente dirige? Aunado a lo anterior la comisión de delitos relacionados con el medio ambiente, también se ha incrementado, en muchas ocasiones solapadas por autoridades de todos los niveles: Profepa, Semarnat, Seama.

Me refiero a la depredación de nuestra flora y fauna, tanto en mi estado como en toda la República. El tráfico de especies ya nos pone a nivel internacional, como un estado de gran industria en este sentido.

Sabemos que la tarea es ardua, implica muchos sacrificios que estoy seguro que México los vale. Por ello, le pregunto, señor procurador, ¿qué tareas fueron emprendidas por esa dependencia, a fin de depurar a los malos elementos de la Agencia Federal de Investigaciones?

¿Qué acciones concretas a fin de abatir el incremento de la mal llamada industria del secuestro ha implementado su dependencia? ¿Cuáles son las líneas de investigación en materia de tráfico de especies, que su dependencia ha seguido y cuáles son los resultados?

En cuanto al incremento de los crímenes realizados por los zetas, cártel del Golfo, se ha llegado a manifestar que es un mero reacomodo de los mismos carteles en el territorio nacional. Pero quienes los respaldan y por qué han crecido tanto sin ser desmantelados.

Sabemos que la Procuraduría General de la República a través de la Agencia Federal de Investigaciones, en colaboración con las policías federales, estatales y el Ejército mexicano, llevaron a cabo la implementación del llamado programa "México Seguro".

Desgraciadamente los efectos fueron meramente mediáticos, pues la violencia derivada del crimen organizado, no sólo se lleva a cabo en los sitios donde se implementó dicho programa, sino que fueron mudando a otras entidades de la República.

Los crímenes perpetrados por los zetas, el cártel del Golfo, han generado inestabilidad en las familias tanto económicamente como física y moralmente.

Señor procurador, lo conmino a que se redoblen los esfuerzos para enfrentar y acabar con éstos y otros grupos de narcotraficantes que atentan contra la seguridad de la nación. Las acciones implementadas han sido superadas gravemente pues se han abierto muchos flancos en el combate contra los cárteles de la droga.

Señor procurador, ¿será necesario que todas las tareas relacionadas al combate al crimen organizado sean entregadas a las fuerzas armadas? Cierto es, como usted ha sostenido, las instituciones de prevención y combate a los delitos en todos los niveles, se han visto superadas en los últimos años. Pero ¿pero qué no han promovido por este gobierno la creación de mecanismos legales e institucionales para la coordinación entre los distintos niveles de gobierno para el cumplimiento de este mandato constitucional?

Señor procurador, han quedado muchas tareas pendientes, muchas otras no han logrado los resultados esperados, reconocemos su gran esfuerzo en estos últimos años en que lo que le ha tocado dirigir en esta institución tan importante en la vida cotidiana de nuestro país.

Desgraciadamente pareciera que no fueron suficientes y sólo ha quedado heredar a la nueva administración esos y muchos otros problemas en la materia. Por su respuesta y su atención, muchas gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego: Señor procurador, tiene la palabra hasta por cinco minutos.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Gracias, señor secretario. Con su permiso, señor presidente. Señor legislador Estrada González, que me da oportunidad de precisar respetuosamente ante ustedes varios puntos que considero realmente muy importantes.

El cambio de la Agencia Federal de Investigación por la Policía Judicial Federal, es un cambio que nosotros consideramos realmente muy exitoso. Sin embargo, es un cambio que está todavía en proceso.

Yo me permití en mi presentación inicial decirles, que en próximos días íbamos a dar de baja a más de 600 elementos de la Procuraduría General de la República; de los cuales, procedo a informarles que 400, son elementos de la Agencia Federal de Investigación en su gran mayoría, elementos que no aprobaron los exámenes necesarios para la migración para el servicio de carrera de procuración de justicia federal.

La AFI está formada por poco más de seis mil policías, seis mil miembros; de los cuáles dos mil, son gente todavía que trabajaba con la vieja Judicial Federal, de los cuáles por supuesto, no todos son malos. Les decía yo, "los más valiosos mandos", son gente con mucha experiencia que viene de la Policía Judicial Federal. Sin embargo, la gran mayoría de esos dos mil, es gente que estaba acostumbrada, que no tiene ninguna preparación.

Todos los nuevos agentes, los cuatro mil nuevos agentes, son gentes con nivel licenciatura, son gente que han cursado un año de preparación y que tienen además, aprobado su centro de evaluación de desarrollo humano; los cuáles se les evalúa poligráficamente. Se les evalúa también su entorno socioeconómico, sicológicamente y profesionalmente su capacidad para el trabajo. Por eso, estamos todavía en el proceso y aún después de los 400, todavía van a quedar varios elementos, que no han podido ser migrados a lo que es esta nueva policía.

Nosotros si reconocemos que nos falta mucho trabajo por hacer, que todavía hay malos elementos dentro de la Agencia Federal de Investigación. Sin embargo, sí le puedo afirmar, señor legislador, que el grupo central de la AFI; sobre todo, en materia de secuestros, es un grupo plenamente reconocido como una de las mejores policías del mundo. Es una de las policías mejor preparadas y con mejores elementos para trabajar. Desgraciadamente no están metidos en el tráfico de drogas.

Quiero aquí, hacer mención de lo que es el problema que tenemos nosotros, de la distribución de facultades entre el Ministerio Público y la policía. Tienen que recordar que el Ministerio Público es el titular de la facultad de investigación, es el que tiene la obligación de realizar la investigación y el policía es únicamente su auxiliar, no tiene ninguna facultada para hacer ninguna investigación aparte del Ministerio Público.

Nosotros estamos limitados en el área de investigación a la delincuencia organizada, a no más de 60 Ministerios Públicos, que investigan el narcotráfico dentro de la CIA. Esa es la limitante, son los que pueden dirigir al grupo de AFI especializado en hacer investigaciones.

En cuanto a las fuerzas armadas, el combate al narcotráfico siempre lo hemos hecho en la Procuraduría, en absoluta coordinación con nuestras fuerzas armadas. Las fuerzas armadas son la columna vertebral de la Procuraduría, en el combate al crimen organizado. No podemos concebir sin las fuerzas armadas el combate al crimen organizado en la Procuraduría.

Entonces, están haciendo un papel, que puedan jugar un papel más activo; eso es cosa de hacer un planteamiento, pero tengan la seguridad que en la Procuraduría es un factor fundamental en ese combate nuestras fuerzas armadas, nuestro Ejército.

El tráfico de especies y recursos naturales, nosotros hemos propuesto también que se incorpore este tema al catálogo establecido en la Ley Federal en Contra de la Delincuencia Organizada, puesto que no nos permite hacer verdaderas labores de investigación en esta materia.

Tenemos que seguir atendiendo como delincuencia común, como delitos aislados, tiene que quedarse en materia de las delegaciones, porque no está dentro de los actos, en los que puede conocer la Procuraduría, con todas las herramientas de excepción que nos da la Ley Federal en Contra de la Delincuencia Organizada.

Creo que sería una buena propuesta el que pudieran ser incluido, tanto los delitos de tráfico de especies, el tráfico de recursos naturales, como puede ser también por ejemplo el de piratería, que también mucho afecta, para que pueda ser mayor la capacidad.

Reconocemos que son verdaderas bandas criminales las que cometen este tipo de ilícitos. Sin embargo, de acuerdo a la ley, el tratamiento que nosotros les damos es de delincuentes comunes.

En el secuestro, señor diputado, pues ya mencionamos los resultados duros de la Agencia Federal de Investigación. Creemos que es un problema grave, que es el problema que más lacera a la ciudadanía, es el problema que más inquieta a la ciudadanía; sin embargo, vemos cómo se han ido obteniendo resultados. Falta redoblar esfuerzos, falta incrementar la capacidad de la Agencia Federal de Investigaciones para este combate.

Señor diputado, los temas que me falten por contestar, respetuosamente me permitiré hacérselo por escrito, para complementar la información que usted me solicitó.

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Perdón, señor secretario. Sólo una precisión que conocen los integrantes de esta Comisión. La base sexta del acuerdo multicitado establece la posibilidad de que los grupos parlamentarios, los diputados, independientemente de las preguntas que formulen de manera verbal al procurador, podrán realizar por escrito cuestionamientos adicionales, para que el funcionario —en un término de quince días a más tardar— pueda dar contestación a los mismos; cuestión a la que por supuesto el procurador ha expresado absoluta disposición.

Continuamos, señor secretario.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias, señor presidente. Diputado Estrada, tiene la palabra hasta por dos minutos, para su derecho de réplica.

El diputado Faustino Javier Estrada González: Vemos, señor procurador, su buena disposición en que tratemos de trabajar en conjunto los diferentes Poderes, el Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

A mí me preocupa muchísimo ver en las condiciones en las que a veces el estado que represento, que es Morelos, se encuentra la gente de escasos recursos, la gente humilde, la gente que no tiene un respaldo económico y son víctimas de estas bandas criminales, como puedo decir, los secuestradores, y vemos aún, y voy a dar un ejemplo.

Hace dos semanas, uno de los dos eventos más importantes a nivel estatal, donde participan alrededor de unas 70 mil personas, que es el rally de media noche, a uno de los patrocinadores de este gran evento —que no hay en el estado— le secuestran a su esposa en la parte norte de Cuernavaca, que es Huitzilac, donde sabemos todos de la deforestación, de los aserraderos clandestinos, de la tala inmoderada, de la extracción de la tierra de monte, vehículos robados, armas, drogas y ahora el gran negocio de esta área, el secuestro express.

A media noche las autoridades entrantes del gobierno estatal se enteran de este lamentable suceso. Que la señora —si no se conseguían 80 mil pesos— iba a ser ejecutada y tirada en los bosques. Hasta los pilotos tuvieron que ir aportando de a mil pesos para rescatar a esta persona.

Los altos mandos gubernamentales sugirieron pagar y no hacer ruido. Yo me pregunto, como legislador y representante popular de dicha entidad federativa: ¿en dónde esta nuestra responsabilidad y a dónde vamos a llegar, si nosotros, las mismas autoridades, estamos solapando a este tipo de criminales?

No descansaremos hasta que se vea un cambio en verdad en México. Por su atención, muchas gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias, señor diputado. Tiene la palabra hasta por cinco minutos, el diputado Jorge Mario Lescieur Talavera, del PRI.

El diputado Jorge Mario Lescieur Talavera: Con el permiso del señor presidente de esta Comisión y mis compañeros que la integran.

Ciudadano procurador general de la República. He seleccionado dos asuntos que a mi fracción parlamentaria le parecen de suma relevancia. El primero de ellos —aclaro— no forma parte del VI informe, pero corresponde a sus funciones señor procurador, dentro del actual ejercicio, y se refiere a la urgente necesidad de darle la atención que la institución a su cargo puede y debe otorgar al asunto de la flagrante violación a la constitucionalidad mexicana perpetrada por vía de fast track y consumada el martes 17 de octubre de 2006 con la promulgación y publicación de reformas a la Constitución local, aprobadas por el constituyente permanente de Chiapas, arrogándose asimismo —es decir a sus 40 diputados y 118 ayuntamientos en funciones— la prórroga de un año más en la duración de sus respectivos cargos, violentando lo dispuesto por los artículos 14, 40, 105, 115 y 116 de nuestra Carta Magna mexicana, en abierto ataque a la forma de gobierno republicana al principio de la no reelección y desacatando la prohibición de practicar reformas a los ordenamientos fundamentales dentro, y antes de dos procesos electorales —que como todo el país sabe—, uno, en Chiapas, todavía no concluye; y el otro inicia en menos de 90 días.

Al igual que demostró usted hacerlo con las 25 denuncias exitosas ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de las que da cuenta en el Informe al que nos contraemos, en ejercicio de sus obligaciones y como vigilante de la constitucionalidad, respetuosísimamente le solicito que en tiempo y forma ejerza su altísima responsabilidad para denunciar, en vía de acción de inconstitucionalidad, semejante despropósito. No hacerlo en los 30 días que marca nuestra propia Constitución, acarreará problemas de alta envergadura política y jurídica.

El segundo asunto está relacionado con los resultados de la Fepade, cuyas primordiales funciones son: investigación, persecución, ejercicio de la acción penal y seguimiento de la misma dentro de los procesos.

En el ejercicio 2006, a la fiscalía se le asignó un presupuesto de 135.9 millones de pesos y con respecto al año 2000, este rubro aumentó diez veces más. Sin embargo, leemos en el Informe presidencial y en los documentos adicionales, que de octubre de 2005 a octubre de 2006 inició mil 717 indagatorias; practicó siete mil 98 diligencias, pero que solamente ha resuelto 411 averiguaciones y resolvió 93 de ellas.

Los agentes del Ministerio Público, según los informes adscritos a la Fepade, han efectuado 193 comisiones al interior de la República para esclarecer los delitos electorales. Es decir, más comisiones que consignaciones.

En contrapartida, en el período 2005 que cubre el VI Informe, se efectuaron tres mil 558 eventos de difusión y propaganda; se atendieron en total 478 medios de comunicación nacional y locales; se concedieron 122 entrevistas a diversos medios de comunicación nacional y local; y se realizaron 16 conferencias de prensa sobre diversos temas.

Para 2006 hay omisión informativa en este sentido. Conforme a los citados informes, los resultados —a nuestro juicio— no podían ser más pobres. Al de por sí ya reducido volumen de asuntos conocidos, solamente en el uno por ciento de las indagatorias se ha ejercido acción penal.

Otra duda que nos asalta es que si estaremos frente a una contradicción al elemental principio que señala que la función hace al órgano y no al revés. ¿Por qué la Fepade tiene un presupuesto de 30.2 millones de pesos para pagar cursos, convenciones, congresos y viáticos internacionales? ¿Por qué ha aumentado tanto el gasto de la Fepade y no así su operatividad a través de cinco direcciones generales y sus nuevas mesas adicionales de trámite, frente a una sumatoria de resultados de cualquier agencia del Ministerio Público del fuero común, que con sus conocidas carencias, triplicaría en un año?

Solamente le quiero hacer finalmente una pregunta: ¿Considera usted, señor procurador, que el costo-beneficio de las operaciones de Fepade se ajusta a las consignas de eficiencia y austeridad del régimen, mientras los ciudadanos se enfrentan a recurrentes crisis de credibilidad? ¿O, en tanto escuchamos o leemos que únicamente 93 averiguaciones han sido consignadas, que solamente se concretaron 37 aprehensiones; que sólo se generaron 31 sentencias condenatorias, o que el uno por ciento de las indagatorias han sido consignadas y el resto esperan trámite?

Ante tales resultados ¿ha considerado usted, señor procurador, recomendar al Ejecutivo actual o al entrante, que supriman del organigrama administrativo a una dependencia que se dedicó este año a competir con las funciones asignadas al IFE? Por su atención, muchas gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias, señor diputado. Señor procurador, tiene la palabra hasta por cinco minutos.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Gracias, señor Secretario. Con su permiso, señor Presidente. Señor diputado Lescieur, tenemos ya conocimiento de la modificación constitucional que se hizo en el estado de Chiapas a la legislación local, en la cual se ha prorrogado por un año más el período de ejercicio de los diputados del congreso local. Actualmente lo tiene el área jurídica de la procuraduría y estamos analizando la posibilidad de intentar una acción de inconstitucionalidad.

Agradezco mucho los elementos que usted nos proporciona y quiero decirle que siempre hemos sido, en el caso de ejercer esta facultad, independientemente de los análisis que nosotros hacemos, hemos tratado de ser muy sensibles a lo que nos manifiestan otras autoridades o incluso a lo que nos manifiesta la ciudadanía.

Tenga la seguridad de que lo vamos a analizar con todo cuidado, y en su caso, promover esta acción inconstitucional para llevar ante la Suprema Corte este conflicto que se puede generar y que puede afectar la vida institucional de este importante estado de nuestro país.

Yo le ofrezco, en ese sentido, plena apertura a aprovecha la experiencia de los señores legisladores en este sentido, y tenga la seguridad de que nosotros haremos lo que nos toca en el análisis correspondiente.

Respecto a su segundo punto, en el caso de la Fepade, señor legislador, al igual que por ejemplo la Fiscalía para la Atención a Delitos Cometidos en Contra de Periodistas o la Fiscalía de Violencia en Contra de las Mujeres, son fiscalías que independientemente de su función persecutoria, son organismos que realizan muchas actividades de prevención, de difusión, de información y sobre todo de articular esfuerzos de las autoridades locales.

En el caso de la Fepade tiene... realizó convenios prácticamente con todas las autoridades locales, para darles apoyo técnico, para darles asesoría, para darles difusión a las labores que realiza la procuraduría.

En el caso de las entidades federales se realizó una guía, un manual, el ABC del Servidor Público en el cual se precisaban las conductas que los servidores públicos deberíamos de seguir para que en el ejercicio de nuestra función no cometiéramos algún tipo de delito electoral o inclináramos nuestro trabajo para favorecer a determinado partido o a determinado candidato.

La labor de la fiscalía no ha sido únicamente en perseguir los delitos ni ha sido únicamente el tratar de procurar justicia, que si bien esa debería de ser su función esencial, actualmente está desarrollando estas actividades que también resultan muy importantes y muy trascendentes, y sobre todo, que han sido acordadas con la mayoría de las autoridades locales.

Es importante también precisar que efectivamente, la situación política del país ha cambiado. Nosotros podemos ver cómo las denuncias electorales que han sido presentadas por los ciudadanos, por las autoridades en los distintos y en los últimos procesos electorales, cada día han sido menos y en ese sentido comparto con usted la inquietud de que habrá que revisar en todo caso las dimensiones de la Fiscalía; habría que revisar sus funciones, qué está realizando, pero son cuestiones que se pueden durante el proceso, revisar; que se pueden durante el proceso verificar; puesto que el número, afortunadamente, de denuncias en cada una de las elecciones ha sido menor en cada una de las elecciones. Los hechos que han sido motivo de delitos ha sido menor; esto en lugar de darnos preocupación, nos da mucha satisfacción.

Corresponderá a las autoridades próximas de la Procuraduría revisar estos aspectos; corresponderá hacer un replanteamiento. Nosotros queremos que la Procuraduría necesariamente debe tener una fiscalía electoral; pensamos que es muy conveniente que esta fiscalía realice también labores de prevención, labores de apoyo, de desarrollo de una cultura de respeto a nuestra legislación electoral; una labor de prevención dentro incluso de inhibición de la propia burocracia dentro del propio gobierno, pero en última instancia esa decisión, esa precisión, ese redimensionamiento corresponderá también a ustedes, señores legisladores, vía el presupuesto y vía las disposiciones que se sirvan votar y determinar.

Nosotros nos quedamos con la inquietud. Yo le ofrezco revisarlo con todo cuidado y hacer la propuesta a quien nos sustituya en este encargo en la próxima administración.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias, señor procurador. Para réplica tiene la palabra hasta por dos minutos el diputado Alfredo Díaz Camarena, del PRI.

El diputado Alfredo Ríos Camarena: Con su permiso, señor Presidente. Indudablemente en dos minutos no se puede hacer un balance ni un diagnóstico del desastre por el que transita la República en materia de impartición de justicia, de procuración de justicia, que más que en un informe lo percibe cotidianamente el pueblo de México; sin embargo, a ese respecto yo solamente me quiero adherir al pensamiento y reflexión que hizo el Presidente de esta Comisión al inicio de esta comparecencia.

Lo que si quiero precisar, señor procurador, es en relación a las modificaciones sustanciales que puede tener la Procuraduría General de la República a su cargo.

En su documento inicial hizo usted referencia a varias reformas a leyes, pero no tocó ni por un momento algo que es fundamental: la reforma de la Procuraduría General de la República como una entidad autónoma.

Si bien es cierto que el artículo 89 fracción I permite al Ejecutivo federal nombrar y remover libremente a sus colaboradores, ya en la excepción de que el procurador deberá ser también validado por el Senado de la República, esto no es suficiente. El país requiere un órgano que no concentre el poder político del Presidente para efecto del ejercicio de la acción penal, que es un monopolio que le otorga el artículo 21 constitucional y también de los desistimientos.

Porque en esa forma, la Procuraduría General de la República se convierte —y se ha convertido, no en este sexenio en mucho tiempo— en órgano de represión política al servicio del Presidente de México.

Yo creo que este tema, que lo ha tratado el propio Presidente Fox en diversas ocasiones, valdría la pena que el procurador nos hiciera alguna reflexión sobre cuál es su punto de vista de la ciudadanización o autonomía de la Procuraduría General de la República y del Ministerio Público Federal. Muchísimas gracias por su atención.

El Secretario Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias, señor diputado. Tiene la palabra hasta por cinco minutos, el diputado Miguel Ángel Arellano Pulido, del PRD.

El diputado Miguel Ángel Arellano Pulido: Con su permiso, señor Presidente. Compañeras y compañeros legisladores. Ciudadano procurador general de la República. Al inicio de la administración de Vicente Fox la alternancia en el poder y las promesas de campaña hicieron crecer la expectativa de que el nuevo gobierno federal liberaría al país de los viejos lastres que predominaban en la administración pública, llegaría la justicia social y el desarrollo económico; sin embargo, a seis años podemos observar que el país sigue con grandes rezagos sociales y en muchos rubros existe un franco retroceso, como lo es en materia de política exterior, el desempleo que creció escandalosamente, el abandono del campo mexicano, la migración hacia los Estados Unidos, la delincuencia organizada y la inseguridad pública se incrementaron en forma alarmante, entre otros.

En materia de procuración de justicia, que es uno de los temas torales en nuestro país, la población no ha encontrado respuesta a sus legítimas demandas, demandas de justicia, honestidad, eficacia de los servidores públicos en el ejercicio de su función, convirtiéndose en una asignatura pendiente.

Durante la presente administración la procuraduría fue utilizada para fines distintos de aquellos para los cuales fue concebida, es decir, para la investigación y persecución de los delitos federales convirtiéndose en el instrumento que la presidencia de la República utilizó indebidamente para legitimar sus propósitos políticos, dejando a un lado la legalidad, la justicia, la equidad, la ética profesional y los principios del buen servicio público.

Uno de los casos más representativos fue el desafuero de Andrés Manuel López Obrador, donde se utilizó ilegítimamente a esta dependencia para eliminar adversarios políticos, pretendiendo impedir que el entonces jefe de gobierno del Distrito Federal fuese candidato a la Presidencia de la República, debido a que las encuestas de opinión lo ubicaban por encima de sus demás contrincantes. Convirtiéndose este asunto en el ejemplo más emblemático de la conducta antidemocrática de abuso de poder, intolerancia política e ilegalidad de Vicente Fox.

Renglón aparte —y queda para la historia— la conducta de algunos diputados de la LIX Legislatura federal que atendieron intereses políticos por encima del apego estricto a la legalidad y participaron en el desafuero, mostrando un sometimiento servil al Ejecutivo federal.

El maridaje del PRIAN que aún subsiste y la falta de amor a México para que se dé una verdadera transición democrática en el país. Y qué decir del arbitrario manejo de la procuraduría en el Pemexgate, en los Amigos de Fox, los hermanos Bribiesca, o de la intervención del gobernador de Puebla en el asunto de la detención de la periodista Lidia Cacho o bien del fracaso de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado, en donde ex funcionarios de primer nivel, considerados como genocidas, siguen gozando de su libertad en total impunidad.

Asimismo la insuficiente atención que han tenido los casos de ataque y agresión a periodistas que tan solo en 2005 pusieron a México, por segundo año consecutivo, como el primer país latinoamericano donde se cometió el mayor número de homicidios en contra de periodistas.

La inseguridad pública y en especial el narcomenudeo, después del desempleo, se han convertido en el reclamo más sentido de la sociedad, ya que lo encontramos en cualquier rincón del país, incluso en zonas rurales muy alejadas.

México ha pasado de ser un país de traslado de drogas a un consumidor y aunque esto lo sabemos desde hace años, hoy no existe una verdadera política anticriminal de Estado, que ataque los distintos factores que inciden, para que cada día más mexicanos se dediquen a estas conductas delictivas.

La problemática existente en esta materia es uno de los temas que más preocupan a nuestro grupo parlamentario, por lo que trabajaremos arduamente para su atención, buscando entre otras cosas la implementación de una verdadera política de prevención social del delito, que permita que en el sistema nacional de seguridad pública, del que es parte integrante la Procuraduría General de la República, exista una efectiva coordinación entre las dependencias públicas.

Que atiendan la problemática social y económica del país y la sociedad civil organizada, como las secretarías de Salud, de Educación, de Trabajo, de Relaciones Exteriores, de Agricultura; entre otras, para que se tomen políticas públicas para atender y rehabilitar a fármaco dependientes, incrementar los niveles de educación, combatir el desempleo, atender el asunto migratorio y apoyar verdaderamente el campo mexicano.

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Le ruego terminar, señor diputado, se le ha agotado su tiempo. Gracias.

El diputado Miguel Angel Arellano Pulido: Finalizo, señor presidente. También resulta indispensable agilizar esos largos y engorrosos juicios a los que se ven sometidos los ciudadanos por ilícitos penales, que no constituyen gravedad alguna, como son los delitos culposos por tránsito de vehículos o los de naturaleza económica, como el fraude, el abuso de confianza y los de cuantía menor. Pudiendo atenderse estos casos a través de juicios orales o bien, puedan resolverse mediante la conciliación de una autoridad mediadora, a través de la justicia alternativa.

Por falta de tiempo, señor procurador general de la República, dejaré en sus manos copia de dos citatorios que fueron enviados por un agente del Ministerio Público de la Federación, adscrito a la mesa de trámite de la Fepade, en La Piedad, Michoacán, derivados de dos denuncias electorales presentadas el pasado 2 de julio. En donde fueron aprehendidas 11 personas y se encontró a un sujeto que en su propio domicilio estaba pagando dinero para comprar el voto y se le encontró papelería electoral y hasta la fecha no ha habido un solo resultado.

Pareciera ser pues que no hay concordancia entre lo que se dice y lo que se hace. Es un caso específico de impunidad, que me parece, con todo respeto, señor procurador que debiera atenderse. Muchas gracias.

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Muchas gracias, señor diputado. Tiene la palabra hasta por cinco minutos el señor procurador.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Con su permiso, señor presidente. Señor diputado Arellano Pulido, quiero manifestar ante usted que en la Procuraduría lo único que nos guía y lo único que nos mueve es la estricta aplicación del derecho.

Hemos sido especialmente cuidadosos en no involucrarnos en actividades de tipo político, en actividades de tipo partidista, porque creemos que la Procuraduría es un pilar fundamental del sistema político mexicano. El Estado mexicano es un pilar fundamental que nosotros debemos fortalecer y no debilitar, comprometiéndolo en actividades de tipo político, de tipo electoral.

Hemos promovido y aquí aprovecho, con su permiso, para contestarle rápidamente al diputado Ríos Camarena. Creemos nosotros en la autonomía del Ministerio Público, creemos que es algo que se debe de impulsar, creemos que se debe de caminar en ese sentido, precisamente para que la procuración de justicia esté más allá de sospechas.

Quiero también ante ustedes, con toda responsabilidad, pero viéndolos de frente, dejar claro que el Presidente Fox, jamás —en mi ejercicio como procurador general de la República— se ha atrevido a sugerirme o a decirme, indicarme la forma en que deba de atenderse o resolverse ningún asunto, ninguno de los asuntos que nosotros hemos atendido. Y esa misma tónica la hemos seguido nosotros con los señores subprocuradores y con los fiscales. Hemos respetado la autonomía técnica del Ministerio Público, que esperamos que se transforme en una autonomía total en un futuro próximo, con las reformas que esperamos que nosotros, ustedes, tengan a bien impulsar.

Es mucho el trabajo que nos falta por hacer; es mucho lo que hay que trabajar todavía en la Procuraduría, para lograr la procuración de justicia que la gente demanda, que la gente merece, que la gente requiere. Hay que realizar todavía muchas funciones. Hay que realizar transformaciones de forma y transformaciones de fondo.

Por ejemplo, el tema de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos en Contra de Periodistas, es una Fiscalía recientemente creada, precisamente a solicitud de su partido, señor diputado. Esa Fiscalía en este momento atiende 75 denuncias, de las cuales 34 las atiende en sus instalaciones; 32 son vía los fiscales de cada una de las delegaciones que están capacitados para ese caso, para auxiliar a la Fiscalía de Atención de Delitos en Agravio de Periodistas, y nueve en la SIEDO, por involucrar delincuencia organizada. Es un inicio, es un esfuerzo.

El objetivo de esa Subprocuraduría es garantizar que los delincuentes que cometan delito en agravio de periodistas van a ser debidamente sancionados y debidamente perseguidos por las autoridades encargadas de procuración de justicia. Empiezan a darse los resultados. Sabemos que el trabajo es grande.

Vemos que el caso del agravio en contra de periodistas proviene del crimen organizado, no de autoridades, proviene del crimen organizado. Sin embargo, queremos garantizar —como ha sido la voluntad de este gobierno—, garantizar la Procuraduría, el irrestricto derecho de libertad de expresión de todos los mexicanos. Ésta es una de las fiscalías importantes.

La otra ha sido la de Violencia en Contra de las Mujeres, que se atiende ahora con una perspectiva de género, que también fue una propuesta en la cual trabajamos con diputados de su partido, que tenían una gran visión de género en la pasada Legislatura, y con las cuales afortunadamente se logró crear esta Fiscalía que empieza a dar resultados; que empieza a mostrar realmente un elemento más de atención y de empezar a tener conciencia de un grave problema que empieza por la violencia intrafamiliar, pero que tiene mucho que ver con un problema de género, que es un problema de educación, que es un problema de prevención que nosotros tenemos que atender.

Pero yo le ratifico, señor diputado, nuestra apertura total a trabajar con ustedes. Yo le garantizo que mientras estemos al frente de esta institución, no se verá ningún asunto con una visión de tipo político y partidista. Que nos guía únicamente la estricta aplicación de la ley y que esperamos en ese sentido poder colaborar con usted, que sabemos que tiene mucha experiencia en estos temas, para lograr la procuración de justicia que la ciudadanía merece y nos reclama.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias, señor procurador. Diputada Alliet Mariana Bautista Bravo, tiene la palabra para réplica, hasta por dos minutos.

La diputada Alliet Mariana Bautista Bravo: Señor procurador. Compañeras y compañeros diputados. Estamos en un momento crucial de nuestra historia: lograr que nuestra sociedad sobreviva o contribuir a su acelerada destrucción.

Hoy en día estamos todos y cada uno de nosotros inmersos en una confrontación que ha acelerado el rompimiento del tejido social. Xenofobia de mexicanos contra mexicanos. La siembra de miedo y odio sólo ha generado más odio. Pareciera también que algunos segmentos de nuestra sociedad han olvidado que la nación mexicana es única e indivisible.

Por otra parte, el sistema de justicia resulta en la práctica un desastre. Está colapsado desde el punto de vista de todos los ciudadanos. Lo imprescindible es aceptar tal visión. Sólo así podremos iniciar las reformas al sistema.

Justicia, justicia pronta y expedita ahora o ya no tendremos futuro. Demandamos compromiso con la nación de todos y cada uno de los que intervienen directamente en la procuración de justicia. Estamos comprometidos a participar con inteligencia y decisión para lograr que se cumpla con las garantías individuales que la Constitución ampara y cumplir con los estándares mínimos del derecho internacional para la protección de los derechos humanos, aquellos que por el simple hecho de ser seres humanos, los tenemos.

Señor procurador. ¿Qué acciones específicas se realizan en la Procuraduría a su cargo para combatir y prevenir de manera eficaz el narcomenudeo en el país, y específicamente en el Estado de México?

Segunda. ¿Cómo, cuándo y de qué manera va a proporcionar a la sociedad el informe completo y sin censura de la Femos?

Tercero. ¿Cuál es el informe de resultados de este sexenio acerca de los feminicidios? Porque no los he podido observar ahí. Y, ¿cuáles son las estrategias que aseguran no más feminicidios en nuestro país?

Cuarta y última. ¿Qué diligencias ha realizado y va a realizar la Procuraduría a su cargo, sobre las situaciones de tortura en México, particularmente sobre los torturados y detenidos que apenas hubo en el estado de Tabasco en las elecciones pasadas?

Me parece triste que solamente el cambio de procurador de este sexenio haya sido un cambio de cabezas. Gracias.

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Gracias a usted. En el turno acordado, toca hacer uso de la palabra al diputado Felipe Borrego Estrada, hasta por cinco minutos también.

El diputado Felipe Borrego Estrada: Gracias señor Presidente. Señor procurador. Señoras y señores diputados. Es obligación como legisladores, analizar con honestidad intelectual y objetivamente no sólo las acciones realizadas y los resultados obtenidos en casi seis años de la presente administración federal en el marco de esta glosa sino tener presentes los rezagos y las carencias para que con profundo sentido patriótico encausarlas y así, podamos lograr con hechos una de nuestras responsabilidades como servidores públicos.

Un rubro importante y asignatura toral de las más demandantes en el país, es sin duda la procuración de justicia. Sabemos que no hay formulas mágicas para acabar de tajo con la delincuencia. Quien diga lo contrario, está mintiendo.

No obstante, se debe tener trabajo comprometido, serio, decidido y permanente. Sabemos que existen hechos tangibles que demuestran el proceso de transformación que viene mostrando la Procuraduría, y de logros obtenidos en el combate a la delincuencia.

La reestructuración orgánica de la dependencia, la creación de la Agencia Federal de Investigación, la disminución del rezago heredado, la desarticulación de importantes cárteles de la droga y la detención de importantes capos como Ociel Cárdenas, Héctor "El güero" Palma, los hermanos Arellano Félix, entre otros, constituyen algunos ejemplos constatables de cara al escrutinio público.

Falta camino, falta camino por recorrer. Estimamos que se han sentado bases fundamentales para un nuevo modelo de procuración de justicia basado en el respeto a la legalidad y los derechos humanos, con servidores públicos más preparados, comprometidos y con alto espíritu de servicio y estar a la altura cada vez más de las exigencias ciudadanas.

Señor procurador. Sabemos que aún quedan retos por cumplir y que a diario aparecen nuevos escollos por sortear. En este sentido, en los últimos meses ha causado preocupación ciudadana la ola de ejecuciones desatada en diversos estados del país, donde pierden la vida no sólo personas involucradas en la delincuencia organizada, sino funcionarios públicos estatales y municipales.

¿A qué aduce usted la radicalización de estas acciones? ¿A qué aduce que este tipo de violencia se encuentre en zonas específicas del país? ¿Qué acciones está realizando el gobierno federal para evitar la recomposición y formación de nuevas alianzas en las organizaciones delictivas?

Otro asunto directamente relacionado con la delincuencia organizada es —ya que se ha mencionado en esta sesión— el narcomenudeo, el cual se ha calculado se incrementa 20 por ciento cada año, siendo los principales consumidores los jóvenes. ¿A qué atribuye, señor procurador, el aumento del narcomenudeo en nuestro país? ¿Qué acciones están realizando las Unidades Mixtas para contrarrestar este preocupante problema? ¿Cuáles son los principales motivos, porque el Ejecutivo federal observó el paquete de reforma legal aprobado por el Congreso?

Finalmente, otro rubro importante es el relativo a la cooperación internacional en materia penal, en el cual, sin duda, esta administración entrega resultados positivos al existir un importante número de extradiciones cumplimentadas, siendo una de las más importantes la de Rafael Arellano Félix, extradición considerada de primer nivel.

Asimismo destaca el anuncio de la implementación de una estrategia bilateral sobre control del tráfico de metanfetaminas, entre nuestro país y Estados Unidos, así como el intercambio de información delictiva. No obstante estas acciones, han existido posturas contradictorias por parte de las autoridades estadounidenses en donde un día critican la situación de seguridad en nuestro país y otro día elogian las acciones del gobierno mexicano y su gran cooperación en tal virtud.

¿Qué postura ha asumido la procuraduría ante algunas críticas realizadas por el gobierno estadounidense relacionadas con la seguridad en este país? ¿Qué obstáculos ha encontrado la procuraduría en nuestro marco jurídico para agilizar los procesos de extradición?

Señor procurador, es cierto que para transitar por un camino que disminuya o erradique la delincuencia organizada, y por ende, la descomposición social, es imprescindible que cada órgano de gobierno, cada nivel de gobierno sea responsable, se convenza de que es la unión y la cooperación la única vía para la solución que la honestidad y la voluntad, deben ser el camino.

A todos conviene, pero sobre todo, estaremos sembrando un ambiente realmente de mexicanos unidos con un fin y objetivo común, una patria en paz y una convivencia entre iguales. Por sus respuestas, señor procurador, muchas gracias.

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Muchas gracias, señor diputado. Señor procurador, tiene la palabra.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Muchas gracias. Con su permiso, señor presidente. Diputado Borrego Estrada, voy a tratar de referirme brevemente al mayor número de puntos que me sea posible, dentro de esta intervención, a sus importantes cuestionamientos. El fenómeno de la violencia es un fenómeno que está viviendo actualmente nuestro país que respetuosamente se lo digo, me gustaría tener la oportunidad, que me diera esta Comisión la oportunidad de tener algún tipo de reunión en la que pudiéramos entrar a fondo, entrar a detalle, explicarles realmente lo que tenemos, lo que vemos, lo que estamos buscando; cuál es la perspectiva de la Procuraduría, porque como gente que tiene el contacto con la ciudadanía y en muy distintos lugares de la República, estoy seguro que en mucho enriqueceríamos el trabajo y en mucho les ayudaría también a ustedes el conocer la perspectiva que nosotros estamos viendo.

La violencia tiene su lugar por muy distintos factores; es totalmente multifactorial. Teníamos en México, era anteriormente —como se ha dicho mucho— "país de paso"; actualmente ya es un país de consumo; sin embargo, nuestra situación geográfica no ha cambiado, seguimos a las puertas del principal mercado de consumo de droga del mundo y entre ese gran mercado, el más grande mercado y las entidades de producción que se encuentra en Sudamérica.

Esto nos hace —como coloquialmente dice nuestra gente— ser materialmente el jamón del sándwich; estamos en medio de un problema, que tenemos una serie de gente tratando de introducir su droga al mercado más grande y otra gente tratando de evitar que esa droga sea introducida. Eso nos genera una situación de violencia, de enfrentamientos que no tienen precedente.

Lo que tenemos ahorita son cambios en el mercado, en la demanda. En los Estados Unidos está cambiando el hábito de la adicción; ahora la edad promedio de adicción de los consumidores de droga, de cocaína norteamericanos, es de 40 años; anteriormente era mucho menos. Ahora el ciudadano norteamericano lo que consume principalmente son drogas sintéticas, que son mucho más baratas, que las consiguen mucho más fácil. Eso ha generado que mayor cantidad de la droga que se produce en Sudamérica se quede en nuestro país.

Eso es lo que ha incrementado grandemente el narcomenudeo; ha hecho que muchos delincuentes volteen hacia Europa, traten de mandar su droga a Europa, y la contracción del mercado ha hecho que las bandas se enfrenten entre sí. Estas bandas tienen de alguna forma que cuidar el mercado que ha sido comprimido, el mercado que ha sido reducido, tienen que pelear por él.

Por eso vemos cómo se enfrentaron los distintos cárteles de la droga por Nuevo Laredo. Vemos cómo se enfrentan en general por la frontera de Baja California, de Chihuahua también. Vemos cómo también hay un problema fuerte en el estado de Michoacán, porque es el lugar natural del desembarco de droga.

En el estado de Guerrero vemos cómo un cártel que está del otro lado del país, en el Golfo, trata de controlar esos accesos, porque es donde recibe ahora su droga que ha sido cortado el suministro, muchas veces por el Golfo.

Ahora son muy comunes los vuelos o los envíos de droga directamente a la costa este de los Estados Unidos, por parte del Caribe, de la droga de Colombia; esto ha ocasionado que la presión en el estado de Michoacán y en el estado de Guerrero aumente; por eso vemos un incremento tremendo de la violencia y a los cárteles disputándose puntos que son muy importantes para tener el control de la droga.

Además, la violencia también tiene mucha relación con el narcomenudeo, ahora los grupos se disputan los mercados, porque es lo que financia su operación. Como se ha reducido fuertemente el envío de droga al extranjero, ahora pelean el mercado interno de la droga.

Si ustedes revisan la mayoría de las personas que aparecen muertas por problemas del crimen organizado son por dos causas: o son policías que traicionaron algún compromiso adquirido o son narcomenudistas. Vemos una gente que son principalmente los que con mucha preocupación aparecen en muchas partes de nuestro país. Es donde vemos que es el ajuste de cuentas cuando invaden un territorio; ése es el grave problema que tenemos con la violencia en el país.

Obviamente el combate que el gobierno federal ha hecho al descabezar los grupos, como ya lo había dicho anteriormente, los grandes carteles funcionan con células, con células que son comandadas por una sola persona, por un solo delincuente que, en el momento que el líder general es detenido, es aprehendido o es muerto, luchan entre ellos por el control del cartel ¿por qué? porque el que tiene el control del cartel es el que tiene los contactos en Estados Unidos o en Colombia.

Los otros no pueden trabajar por si solos, tienen que fusionarse, trabajar con un cartel, pero luchan por el control del mismo en la forma que lo saben hacer, que es violentamente. Esa es la causa de la violencia. Por eso decimos nosotros que ha sido el combate que el gobierno ha hecho en lo que los tiene arrinconados en estos niveles de violencia, luchando.

Ha sido la intercepción aérea, que ha sido muy eficaz, la erradicación de los cultivos que también ha sido sin precedente en esta historia. Los decomisos de grandes envíos por mar, lo que ha tenido en estos niveles de violencia a los grupos delictivos.

Sin embargo es una lucha que tenemos que dar; tenemos que acabar con la estructura criminal para que dejen de radicalizarse estos grupos. Lo que podemos ver es que la forma en la que se les había venido combatiendo no es suficiente; no es suficiente con encarcelar a los líderes, necesitamos combatir la estructura criminal desde su raíz.

Señor diputado, trataré de darle contestación en las pocas intervenciones que me queden y si no con su permiso le haré llegar una respuesta a los demás cuestionamientos que me han sido planteados.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Gracias señor procurador. Tiene el uso el uso de la palabra para ejercer su derecho a réplica, la diputada Lolita Manuell-Gómez Angulo.

La diputada Dolores Manuell-Gómez Angulo: Señor procurador. Compañeras y compañeros diputados. Sin duda la delincuencia no conoce fronteras, ni ámbitos de competencia, ni la mayoría de los ciudadanos tampoco.

Por ello es necesaria la denuncia ciudadana y la participación activa entre municipios, estados y federación, en la lucha contra la delincuencia. Porque sólo con la suma de esfuerzos es como se podrá emprender un combate efectivo a este cáncer.

Qué bueno que tanto usted, señor procurador, como nosotros, coincidimos. En este sentido sabemos lo importante y prioritario que ha sido para usted, señor procurador, la búsqueda de adecuados mecanismos de coordinación en el ámbito de la procuración de justicia, ya que toda estrategia aislada corre el riesgo de fracasar.

De esta forma resulta positivo el trabajo de coordinación que actualmente realiza la Procuraduría General de la República con diversas procuradurías estatales en la lucha contra el narcomenudeo, a través de las ya mencionadas unidades mixtas de atención al narcomenudeo., mismas que a la fecha han logrado la detención de casi 25 mil personas y el aseguramiento de más de 60 mil toneladas de marihuana.

Lo anterior muestra que, cuando existe disposición para trabajar, los resultados son importantes. No obstante ello, estamos conscientes que en algunos casos la labor de coordinación que realiza la Procuraduría ha encontrado diversos obstáculos difíciles de sortear. Me refiero específicamente a la falta de cooperación que se da, muchas de las veces entre las autoridades locales y particularmente las municipales.

Prueba de ello es el caso que acontece en la ciudad de Tijuana, en donde además de existir una cerrazón del presidente municipal de colaborar con las instancias federales, existen indicios de que las autoridades municipales de seguridad pública se encuentran coludidas con la delincuencia. La mayoría de los tijuanenses lo saben, es un secreto a voces.

Por todo esto —sí señor diputado, termino—, por todo esto habría que preguntarle, señor procurador, si en el ámbito de la coordinación ha existido disposición, por parte de las autoridades estatales y municipales, en la implementación y acciones conjuntas en la lucha contra la delincuencia.

En cuanto al aumento de la criminalidad que se presenta en la ciudad de Tijuana ¿existe la posibilidad de incrementar la presencia y el número de ministerios públicos federales y elementos de la AFI, para fortalecer el combate a la delincuencia organizada y como elemento disuasivo de la realización de las conductas?

Es todo, señor procurador, y muchas gracias por su respuesta.

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Muchas gracias diputada. Conforme al acuerdo correspondiente se inicia la segunda ronda y tiene la voz el diputado Juan Francisco Rivera Bedoya del PRI, hasta por cinco minutos.

El diputado Juan Francisco Rivera Bedoya: Señor procurador, señor presidente de mi Comisión. "No hay virtud más grande ni divina como la justicia". Alison parodiando a Aristóteles.

Sólo sabe lo que es la justicia, quien ha sufrido una injusticia. Señor procurador, agradecemos que, como compañero, como abogado, esté con nosotros para reflexionar acerca del tema del que usted es responsable.

He leído su informe de trabajo, su amplio informe de trabajo, y he visto el logro que ha tenido la Procuraduría. Sin embargo, me han dolido un poco sus expresiones en el sentido de señalar que todo lo pasado fue malo, fue corrupto.

Yo trabajé con las policías federales, policías estatales, tuve siete reuniones de procuradores fronterizos como usted y vi cómo las policías federales decomisaron cientos o miles de toneladas de droga y las cosas siguen siendo igual. Los norteamericanos siguen facilitando la turbosina, las armas y todos los elementos para que vengan a diezmar a nuestros cuerpos policíacos.

Yunes y un servidor coordinamos la seguridad en el país, en la parte norte un servidor y en la parte sur, Miguel Angel Yunes. No hace mucho de esto y yo nunca vi a los zetas circular por los municipios de ningún estado. Tampoco vi descuartizados ni degollados ni vi el desastre dantesco que estamos viviendo en el país.

Señor procurador, veo con mucho interés el que usted haya avanzado mucho en la Procuraduría, porque lo estamos así viendo. Pero también estamos observando cómo miembros de la policía se convierten en asesinos de sus propios jefes y de sus compañeros, y lo digo porque en Nuevo León mataron a dos de mis mejores exalumnos, a Marcelo Garza y a Luis Carlos Reyes.

A este último porque decomisó una pipa de gasolina en China y, no obstante que sabía su jefe de que estaban circulando grupos armados, porque él me pidió su cambio, no lo atendieron y fue acribillado salvajemente en una brecha de ese municipio.

Marcelo Garza, un hombre, un estudiante brillante, también perdió la vida por haber participado en la detención de una de las bandas más peligrosas de México, encabezada por el "Tubi". El caso de Luis Carlos Reyes no se ha resuelto, si no se resuelven los problemas de los propios agentes federales, ¿qué está pasando con lo demás?

Yo quiero decirle, señor procurador, que existen muchos problemas en nuestro país, han sido muchos los logros, pero también muchos los retrocesos que hemos vivido. Hubo grandes procuradores, como García Ramírez, que trabajaron decente e incasablemente por este país y hubo policías federales estatales que murieron deteniendo delincuentes.

Por eso, no es bueno hacer señalamientos de ese tipo y reconocer el trabajo actual, pero no desconocer ni censurar ni devaluar lo que anteriormente se hizo.

Es corto el tiempo, pero yo quisiera hacerle algunas preguntas, que si tiene a bien contestarlas rápidamente.

¿Cuáles son las acciones preventivas que las autoridades del área están llevando en materia de narcotráfico y si la Procuraduría tiene —ahorita le doy copia—algún programa del aspecto represivo?

¿Cuenta la Procuraduría con medios científicos de investigación, como los que señalaba Rodríguez Manzanera o Alfonso Quiroz Cuarón? Sé que ha habido avances en esta materia de laboratorios.

¿Las penas aplicables actualmente reúnen los requisitos que señaló Vicaria, de ser justas, correctivas, ejemplares e intimidatorios? ¿Estima usted que el Congreso debe legislar sobre la pena de muerte como vía para la detención de la delincuencia organizada? ¿Considera usted que el sistema penitenciario mexicano está trabajando correctamente después de haberse evadido el "Chapo Guzmán"?

¿Cuál es el motivo de mantener a los policías estatales y municipales con armas anticuadas, cuando existen altos decomisos de armas sofisticadas? ¿Qué se está haciendo con los recursos que se están decomisando a los delincuentes? ¿Considera usted que México ocupa el lugar que tenía Colombia en materia de narcotráfico, cuando el capo Pablo Escobar asesinó a los ministros de la Corte?

¿Está usted de acuerdo en la legalización de la marihuana y la cocaína? ¿Qué opinión le merece el hecho de que varios sicarios han dejado recados, que mientras no se detenga a ciertos grupos, a ciertos carteles, van a seguir ejecutando, señalando que el gobierno está coludido con algunos de ellos?

Señor procurador, quiero felicitarlo por el valor que tuvo de asumir este cargo y sé también que lo más agradable del mismo, como dijo García Ramírez, es que la silla y el cargo se acaban. Muchas gracias.

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Muchas gracias, señor diputado. Señor procurador, tiene la palabra hasta por cinco minutos.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Con su permiso, señor presidente. Señor diputado Rivera, a lo primero que quiero empezar a referirme —y con todo énfasis— es que si de alguna forma, de mis informes o de mis intervenciones, se ha entendido que yo he descalificado todo lo que se ha hecho anteriormente o señalado como corrupto, pues ha sido una mala expresión de mi parte; no es lo que pienso, no es lo que creo de ninguna manera.

Creo que siempre hay esfuerzos que tienen que ser reconocidos, siempre hay tarea. No todo es malo. En este momento yo mismo he reconocido muchas cosas que faltan por hacer. Yo vengo aquí ante ustedes. Es una forma de intentar repasar el camino de lo que se ha logrado, pero también de enfrentarme con sus atinados señalamientos al camino que falta por recorrer.

De ninguna manera ha sido mi intención descalificar lo que se ha hecho anteriormente. Hay gente muy valiosa, hay gente en la Procuraduría de carrera. Le estamos apostando a un servicio de carrera de procuración de justicia.

En la misma Policía Judicial Federal lo dije, había muchos elementos corruptos, muchos elementos que están en la cárcel, pero los mejores elementos son de la PJF, son ex elementos de la PJF.

A la gente que le confío mi vida y la de mi familia es gente que fue también de la Policía Judicial Federal. No podemos generalizar de ninguna manera y menos a quienes han sido titulares de la Procuraduría, que me han precedido; son gente que merece todo mi respeto y todo mi reconocimiento por su trabajo, por su ejercicio.

Ha habido grandes procuradores, grandes subprocuradores. Nuestro Consejero de Participación Ciudadana, José Elías Romero Apis fue un gran subprocurador, de quien mucho hemos consultado. Y una de las cosas de las que me jacto yo es de consultar a la gente que ha vivido la experiencia, para tratar de conocer la historia y no cometer los errores.

Era una institución con muchos problemas, era una institución con una mala imagen y así lo tenemos que reconocer, pero de ninguna manera podemos generalizar en el descrédito de la institución, todo lo contrario. Siempre se partió de bases que se empezaron a hacer.

En la historia de México hubo también detenciones muy importantes, de capos muy importantes, en las anteriores administraciones y así se reconoce; y así se debe reconocer porque ésa es la base sobre la que estamos partiendo. Y yo vengo aquí respetuosamente ante ustedes a poner en claro lo que se ha hecho para que sirva de base y se pueda construir sobre lo mucho que falta por hacer.

Tratando de referirme brevemente a lo que alcance de las preguntas, quiero decirle que las acciones preventivas que se están llevando en el área en materia de narcotráfico son tratar de equipar mejor a la policía.

Actualmente acabamos de adquirir equipo muy sofisticado en la AFI. Muy limitado pero muy sofisticado, con un centro de control que nos permite, por ejemplo, controlar en tiempo real por radares, todos los vuelos regulares o irregulares que vienen procedentes de Centro y Sudamérica.

Adquirimos equipos de rayos gamma que nos permite revisar un camión sin tener que descargarlo, sino simple y sencillamente viéndolo por los rayos gama, conocemos la composición molecular de las cosas que trae. Tenemos un sofisticado equipo de rastreo y vigilancia electrónica. Le apostamos a eso. La capacidad limitada, sin embargo pensamos que debemos crecer.

La gran materia de combate al narcotráfico es la coordinación. La verdadera labor de prevención que estamos haciendo nosotros es la coordinación y aquí quiero hacer mucho énfasis en las UMAN. Ha sido un tema en el cual nos hemos puesto de acuerdo todos los mexicanos, sin credos políticos, sin partidos, sin… hasta sin religiones porque se trabaja mucho con la sociedad, en la cual hemos decidido que trabajar en contra del narcomenudeo es lo que nos une a todos.

Ahí hemos visto como se han celebrado convenios con todas las autoridades estatales. Hemos visto como las autoridades municipales están trabajando, cómo los consejos en contra de las adicciones de cada municipio han aportado a las UMAN lo mejor de su gente; como los clubes sociales de servicio, las iglesias, implementan programas de rehabilitación que empiezan a dar resultados y vemos como es algo en lo que los mexicanos nos hemos podido poner de acuerdo.

Eso es lo que me carga de energía para trabajar, para seguir adelante. Yo creo que es lo que los jóvenes deben de ver, que los mexicanos sí sabemos ponernos de acuerdo. Sí sabemos lo que es realmente lo importante, que son ellos; y que sí podemos trabajar.

Todos los medios modernos de investigación que tenemos en periciales —créame diputado y ojalá y nos haga el honor de visitarnos junto con algunos de sus compañeros que así lo deseen— nos sentimos muy orgullosos del laboratorio de periciales porque tenemos los equipos a la altura de los mejores del mundo y de los mejores peritos del mundo.

El problema que tenemos, como en toda la Procuraduría, es que son muy pocos. Son muy pocos pero la gente que tenemos, precisamente como el doctor Rodríguez Manzanera que nos ha ayudado en ese diseño de laboratorio de criminalística, nuestro Inacipe que tanto ha aportado. Ha creado una institución que esperamos nosotros darle autonomía en fecha próxima, que pueda tener una autonomía y que sea un órgano que todos los mexicanos deseen y que apoye no nada más a la Procuraduría sino a toda la administración de justicia y procuración de justicia en todo el país.

Son muchas y muy interesantes sus preguntas. Espero tener oportunidad de respondérselas por escrito, pero independientemente de eso hay muchos temas aquí, señor diputado, que me gustaría tener incluso la oportunidad de que pudiéramos personalmente darle una explicación, personalmente darle la información que usted nos requiere porque es importante que la ciudadanía que usted representa sepa lo que realmente estamos haciendo. Le agradezco mucho sus preguntas y perdón, señor Presidente, por tomar más tiempo.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias, señor procurador. Para réplica, tiene la palabra la diputada Patricia Villanueva hasta por dos minutos.

La diputada Patricia Villanueva Abraján: Con su permiso señor Presidente de esta Comisión de Justicia. Señor procurador. He escuchado de parte de usted, el hecho de que para la actuación de la Procuraduría General de Justicia, nunca ha recibido consigna alguna del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Vicente Fox, y que solamente rectorea la actuación de ésta en sus funciones, facultades y atribuciones, la norma, el marco de derecho.

Por eso, señor procurador, quisiera comentarle, desde hace más de 50 días se trastocan de manera continua la libertad de expresión y el derecho a la información de todos los ciudadanos que habitamos en la ciudad capital del municipio de Oaxaca de Juárez.

Hasta el día de hoy persiste la destrucción y utilización que de manera dolosa realizaron grupos radicales sobre las radiodifusoras de la ciudad con la finalidad de informar lo que a sus intereses mezquinos conviene, sin que a la fecha la institución que usted representa haya realizado lo correspondiente para interrumpir la impunidad con que actúan los mismos, pues hasta este día una de las radiodifusoras sigue en posesión de esos grupos radicales.

Por eso, señor procurador, le pregunto, ¿por qué la Procuraduría General de la República, en uso de las facultades que le otorga la Constitución federal y las leyes aplicables, no han intervenido de manera oportuna al tener conocimiento de los ilícitos que se cometieron en contra de la televisora y radiodifusora oficial y radiodifusoras concesionadas privadas; de las cuales una aún sigue en posesión de estos grupos y han sido presentadas las debidas denuncias? Por su contestación, le anticipo las gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Gracias, diputada. Hasta por cinco minutos tiene la palabra el diputado Victorio Rubén Montalvo Rojas, del PRD.

El diputado Victorio Rubén Montalvo Rojas: Muy buenas tardes, compañeras y compañeros diputados. Señor procurador: Señor presidente de la comisión. Secretarios. Acude a esta soberanía como titular de la institución del Ministerio Público federal y en ese sentido no podemos ser omisos en señalar el rotundo fracaso de esta administración en la materia.

Hace unos minutos usted, en su calidad de procurador, nos decía que no atiende consignas políticas. Debo recordarle que usted está hablando a nombre de la administración presente, en la que el titular es el ciudadano Presidente Vicente Fox, y en la cual evidentemente esa Procuraduría ha actuado con criterios políticos.

No podemos dejar de recordar el hecho histórico de que se haya utilizado a la Procuraduría General de la República para atacar a un jefe de gobierno, el que se utilice a la Procuraduría General de la República para, o esclarecer asuntos tan claros ante la opinión pública de falta de la ley, como los señores Bribiesca, los Hildebrando, Pemex-Gate, en fin, la lista es larga y ha sido ampliamente comentada. Pero sí es necesario recordarle y que no quede duda al respecto.

Asimismo, me quisiera referir a la creación de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra Periodistas, que efectivamente fue propuesta de nuestro grupo parlamentario en la pasada Legislatura y que hoy desafortunadamente observamos que no cuenta con el apoyo institucional de la Procuraduría.

Observamos que en el Informe que nos hizo llegar la Presidencia de la República relativo al capítulo de la Procuraduría General de la República, únicamente se le dedican escasos 20 renglones a la función. Me parece que hay una alta irresponsabilidad desde la titularidad de la Procuraduría en el sentido de no informar adecuadamente a los legisladores, y de que también no se le den los recursos necesarios para que esta fiscalía funcione.

Le quisiera preguntar el por qué no se ha dotado de personal, de recursos materiales y humanos a dicha Fiscalía para el desarrollo de sus atribuciones, si existe realmente la posibilidad de dictar las medidas cautelares para la protección de los periodistas en su persona y en sus bienes.

Actualmente nuestro grupo parlamentario trabaja en un proyecto de ley especial para la protección a periodistas. ¿Qué opinión tiene de ello, de su permanencia, que rebase el acuerdo por el cual fue creada esta Fiscalía, que se dote de permanencia y de profesionalismo en la actual?

Asimismo, relativo a la Fiscalía de Atención a los Feminicidios o de delitos cometidos contra las mujeres, encontramos que existen varias inexactitudes. Sabemos que se dan cuenta de 47 casos de mujeres desaparecidas, de las cuales 32 corresponden al estado de Chihuahua y las restantes a Coahuila y Jalisco, sin embargo, no da cuenta de los avances y es que los hubo en la fiscalía anterior.

¿Qué pasó con los 81 casos de autoridades que habían sido denunciadas como parte de la red de complicidades en el estado de Chihuahua? ¿Qué va a pasar con los avances de las anteriores investigaciones? ¿Cuántos son los casos que atraerá la fiscalía? Estas son algunas dudas que tiene la sociedad y esperamos puedan ser esclarecidas por usted.

En materia de delitos electorales, resalta el glamour con el que se conduce esa fiscalía, más no la alta responsabilidad con la ciudadanía. Observamos que la fiscal se hace presente en todos los noticieros, ya casi la vamos a escuchar en los programas de música anunciando sus brillantes resultados. Y vemos como el señor Ugalde, presidente del Consejo General del Instituto Federal Electoral todavía anda ahí muy contento y tan campante después de violar la ley, el prontuario del ABC del funcionario seguramente no se le entregó al Presidente de la República. En fin, ¿qué está haciendo la fiscalía, cuya titular si tiene un alto rating en la prensa pero no con la ciudadanía. Por sus respuestas muchas gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias señor diputado. Señor procurador tiene la palabra hasta por cinco minutos.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Cabeza de Vaca Hernández: Gracias señor Secretario. Con su permiso señor Presidente. Señor diputado Montalvo le agradezco mucho sus preguntas para aprovechar la oportunidad para ratificarle que la fiscalía de periodistas es un compromiso de esta administración, es un compromiso personal que hemos asumido.

Es cierto que como en muchas otras áreas de la Procuraduría carece de muchos recursos, sin embargo, señor legislador, esta fiscalía fue creada el 15 de febrero del año 2006, fue creada sin un sustento presupuestal adecuado no así la fiscalía de violencia para prevenir y sancionar la violencia en contra de las mujeres, en la cual la Comisión de Equidad y Género de la pasada Legislatura se encargó de que hubiera una previsión presupuestaria específica.

En este caso, creamos esta fiscalía a propuesta, a la cual nos sumamos completamente de su partido para crear esta fiscalía, aun sin tener los recursos, sin embargo, los recursos han sido proporcionados y compartidos con la Subprocuraduría de Derechos Humanos. Nosotros si creemos que debe de trascender, si creemos que es un organismo que debe ser dotado de mayores recursos y, señores diputados, pues en sus manos está.

Ojalá y podamos tener la permanencia de esta fiscalía, es un aspecto que debe contribuir a garantizar la libertad de expresión, que es un elemento fundamental en toda democracia y en especial a nuestra democracia mexicana.

No obstante el poco tiempo, no pudimos informar más, señor diputado, el 15 de febrero apenas fue la fecha en que se creó, empezó a tomar sus actividades e hicimos la designación del fiscal, para cuando se concentró la información para el VI Informe de Gobierno la actividad apenas empezaba.

Sin embargo, como ya me refería hace unos momentos, esta fiscalía actualmente atiende ya a 75 casos, en los cuales 34 los atienden en sus instalaciones, ya con los recursos que ha proporcionado la Subprocuraduría de Derechos Humanos, 32 con apoyo a los fiscales que tiene en cada una de las delegaciones y nueve los atiende vía la SIEDO por ser delincuencia organizada. Si creemos que debe de permanecer esta fiscalía, creemos que debe de trascender a esta administración y esperamos su apoyo para ello.

En el caso de los feminicidios, en el caso de la fiscalía, no hicimos mención a los resultados obtenidos por la anterior ifscalía, porque se presentó un informe especial por la fiscalía, en los cuales hubo principalmente cuatro programas de trabajo: que fueron la sistematización de la información de los homicidios de mujeres, la atención a delitos relacionados con estos homicidios, la atención de denuncias de mujeres desaparecidas y la atención a víctimas.

Esta fiscalía concluyó su trabajo para dar lugar a la fiscalía nacional de atención a delitos violentos en contra de las mujeres el 31 de diciembre de 2005. Para ese entonces los resultados fueron 339 expedientes. Se obtuvieron datos precisos de 1993 a 1995, en los que se cometieron 379 homicidios y se determinó el patrón conductual de las mujeres muertas de Juárez en alrededor de 30 por ciento, se consignó a 298 personas, de las cuales 177 fueron liberadas, 21 fueron absueltas y 91 más que están siendo sujetas a proceso.

De las personas que fueron señaladas como servidores públicos responsables de la impunidad que dio origen a este problema, nosotros pusimos en conocimiento por ser incompetentes para conocer este proceso, pusimos incompetentes de toda una base de datos de responsabilidades a la fiscalía, a la Procuraduría del estado de Chihuahua.

Ellos, en los casos que lo estimaron conveniente procedieron; sabemos que fueron liberados prácticamente la mayoría y en otros casos consideraron ellos mismos declarar la prescripción, pero nosotros cumplimos con determina esas responsabilidades, cuya solicitud de publicación ha sido resuelta en últimas fechas.

De las 46 mujeres registradas como desaparecidas, todavía, se localizaron 10 mujeres con vida y una lamentablemente sin vida. Se creó una base de datos en genética forense que contiene 114 muestras de ADN, de familiares de las desaparecidas, que también ha sido entrega a la Procuraduría.

En la actualidad se está en la búsqueda de localización de 35 mujeres, en la búsqueda que está realizando la Procuraduría General de Justicia del estado de Chihuahua. Nosotros estamos cooperando con las autoridades del estado de Chihuahua por medio de nueve averiguaciones previas que lleva también la SIEDO; todavía hay algunos de homicidios, por considerar que existe delincuencia organizada.

Esta fue una gran investigación que se hizo, fueron más de 40 volúmenes, existe un informe muy detallado, fueron muchas las bases de datos, con cientos de miles de datos de información que le fueron proporcionadas a las autoridades de Juárez y que están dando resultados.

Actualmente hemos visto como están ya prácticamente resueltos los crímenes del campo algodonero y del Cristo Negro, uno ya fue deportado a los Estados Unidos, un probable responsable, y el otro esperamos coadyuvar para que sea prontamente enviado de otro lugar de los Estados Unidos. Muchas gracias señor presidente.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias, señor procurador. Tiene la palabra para réplica hasta por dos minutos el diputado Rutilio Escandón.

El diputado Rutilio Escandón Cadenas: Con su venia señor presidente de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos. Ciudadano procurador, qué bueno que está aquí. No me queda la menor duda que para este gobierno seguimos viviendo en un país maravilloso. Lo escucho y todo está bien.

No solamente hay una alta procuración de justicia. No solamente se investigan jurídicamente los delitos sino hasta científicamente. Yo quisiera, ciudadano procurador, que nos contagiaran de este mal a todos los mexicanos para que también viviéramos en la alegría y no en esta triste realidad en la que está el pueblo.

Se ha hablado aquí de que todo está bien; se van resolviendo los delitos de todos los mexicanos que han sufrido infamantemente. Sin embargo, quiero decirle que qué bueno que reconoce que algunos de los que han trabajado en la Procuraduría en el pasado son buenos, pero no todos son buenos ni todos son malos y también en la actualidad; yo creo que hay gente muy cercana a usted, que lo está engañando.

Usted dice que está cumpliendo estrictamente con apego a la ley y sin embargo para muestra basta sólo un botón, ciudadano procurador. Usted firmó un rechazo de una recomendación de los Derechos Humanos, del ciudadano José de Jesús Zúñiga Velásquez de Tamaulipas y lo engañaron, porque no procede en este caso el desistimiento.

Usted lo rechazó porque dijo que "se había desistido la persona y porque aparte, la tortura a la que había sido sujeta se la había cometido ella misma. Que cuando la detuvieron se quemó con su cigarrillo en la espalda y en los glúteos".

Usted sabe —o no sé si le informaron mal— el documento que firmó. Que el artículo 113 del Código de Procedimientos Penales no acepta el desistimiento, porque es un delito grave que señala del mismo Código, el artículo 194 y aparte así lo califica el artículo 12 de la Convención de los Derechos Humanos.

Pero además, a este señor lo obligaron a que se desistiera, la Subprocuraduría de Derechos Humanos, de la Procuraduría General de la República, lo obligo a que se desistiera. Le dijo: "que más le valía que lo hiciera, porque no iba a tener ayuda de nadie y que se le iba a perjudicar". Pero eso no es todo, señor procurador.

Aparte es absurdo que por la cuestión o la vinculación de su actividad, usted haya abierto una averiguación previa en contra del presidente de los Derechos Humanos. Me parece que es una triste realidad lo que está sucediendo.

Pero, señor procurador, con todo esto que está pasando no estamos haciendo más que volver al macartismo. Macarty fue el que desarrollo una gran persecución en contra de aquellos defensores de los derechos humanos, justificándose en que eran un peligro para el Estado y para el gobierno.

No invoquemos al marcatismo, no invoquemos a Macarty, ciudadano procurador, porque es muy doloroso y es algo que no se debe repetir. Y si verdaderamente quiere usted desistimientos en la sociedad para que todos vivamos en paz, el primero que debería de desistirse contra esa averiguación previa del presidente de la Comisión de los Derechos Humanos, es usted. Muchas gracias.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Gracias, señor diputado. Por cinco minutos tiene la palabra la diputada Omeheira López Reyna, del PAN.

La diputada Omeheira López Reyna: Con su permiso, señor procurador, bienvenido. Señor presidente. Compañeras y compañeros diputados. La observancia al respeto de los derechos humanos ha sido una constante manifestación por parte de Acción Nacional. Contamos con una tradición histórica, de compromiso y lucha frente a la nación.

Esta voluntad se ha manifestado mediante la presentación y aprobación unánime de iniciativas torales, sobre la protección de los derechos humanos. Destacando principalmente la reforma constitucional que dio origen a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

La eliminación a la pena de muerte, el reconocimiento a la Corte Penal Internacional en nuestro sistema jurídico, la reforma constitucional en materia de derechos y culturas indígenas, el perfeccionamiento de las garantías penales para las víctimas u ofendidos del delito.

La reforma en materia de desaparición forzada de personas, la protección a los derechos procesales de los indígenas, la protección de los menores de edad e incapaces en contra de la explotación sexual infantil, la protección a los adultos mayores y discapacitados, entre otras.

En este sentido, las instituciones gubernamentales de todo Estado democrático de derecho, deben asumir el compromiso de promover el respeto irrestricto a los derechos humanos, buscando siempre parámetros, objetivos de observancia y aplicación, lejos de posturas partidarias o políticas, que lo único que hacen es desvirtuar su funcionalidad y la alejan de su objetivo primordial; demanda que es exigible aún con mayor rigor a los órganos encargados de la promoción y la vigilancia de los derechos humanos.

En esta tesitura, la procuración de justicia ineludiblemente representa uno de los pilares sobre los que descansa permanentemente la exigencia al respeto de los derechos humanos. En base a ello, observamos que la Procuraduría General de la República ha asumido con responsabilidad el respeto a los derechos humanos, procurando apegar su actuación al cumplimiento de las directrices del Protocolo de Estambul, en contra de todo acto de tortura en la investigación del delito.

Sin embargo, no es óbice señalar que pese a ello aún existen pendientes por concluir, en los cuales se deberá seguir trabajando, como el perfeccionamiento de los procedimientos de detención durante la investigación de los ilícitos, a fin de evitar en todo lo posible el acto de tortura en contra de personas sujetas a investigación.

A su vez, observamos que se han establecido políticas institucionales que contienen estrategias de respeto y de vigilancia a los derechos humanos, con el objetivo de lograr la construcción del binomio indisoluble entre derechos humanos y procuración de justicia, creando incluso para tal fin, la Subprocuraduría de Derechos Humanos, Atención a Víctimas y Servicios a la Comunidad, con el objeto de atender con mayor eficacia el respeto a los derechos.

El tema es universal, su respeto y su observancia deben ser acatados por todas las instancias y mediante mecanismos que hagan posible su misión, pues innegablemente siempre existirán motivos para su vigilancia y sanción. Es así como la procuración de justicia en todos sus niveles debe velar por ajustar su actuación al respeto de los derechos humanos.

En base a ello, señor procurador, le solicitamos nos informe cuál es el estado que guarda la relación de trabajo y compromiso entre la Procuraduría y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Asimismo, los diputados de esta Legislatura le solicitamos nos dé a conocer cuál es el número de recomendaciones que emitió la Comisión Nacional de Derechos Humanos a la Procuraduría, el trámite que se les ha dado y el estado que éstas guardan.

Por otra parte, en virtud de que el derecho a manifestarse e informar debe ser salvaguardado, la institución a su cargo —he constatado— ha estado preocupada de garantizar dicho derecho y creó la Fiscalía Especial para atención a delitos cometidos contra periodistas.

Le agradezco la información que ha ampliado durante toda esta comparecencia, así como también quiero solicitarle y agradecerle garantizar por parte del Estado la libertad de expresión en nuestro país.

Finalmente, en razón de los derechos humanos se concentra la protección a los grupos vulnerables, debido a que su naturaleza poco privilegiada los hace susceptibles a sufrir violaciones con mayor frecuencia.

Señor procurador, solicito nos informe qué acciones ha implementado la Procuraduría, a fin de brindar mayor protección de apoyo a las víctimas y a los ofendidos de los delitos, porque es de nuestro interés que los derechos humanos vayan más allá del discurso político y queden más en la realidad. Muchas gracias por sus respuestas.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias diputada. Tiene la palabra, señor procurador, hasta por cinco minutos.

El Procurador General de la República, licenciado Daniel Francisco Cabeza de Vaca Hernández: Gracias señor secretario. Con su permiso, señor presidente. Por ser esta mi última intervención, me voy a permitir brevemente referirme a algunos puntos que por razón de tiempo no lo he podido hacer. Prometo ser breve.

Diputada Villanueva, quiero informarle que la Procuraduría ha iniciado en Oaxaca 52 averiguaciones previas. En la delegación de la Procuraduría y hemos iniciado cuatro más en el sector central.

En esas investigaciones, de hecho se ha ejercido acción penal en seis averiguaciones previas en las cuales hemos obtenido ya las órdenes de aprehensión que están pendientes de cumplimentarse por muchos o varios de los hechos a los cuales usted se refirió en su intervención.

Por lo que hace a otras indagatorias, actualmente 22 de esas 58 indagatorias han sido archivadas por falta de elementos pero hay 21 que se están integrando por muchos otros delitos en los cuales hemos seguido trabajando.

Quiero reiterarle mi compromiso con la legalidad, mi compromiso con el estado de derecho y que de ninguna manera la Procuraduría General de la República será omisa ante hechos que sean delitos de su competencia. Vamos a proceder en contra de quien los cometa y a procurar llevarlos a que respondan ante los tribunales. En el caso muy específico del conflicto de Oaxaca o en cualquier otro caso.

Eso es un compromiso que hemos asumido y que vamos a llevar hasta el último día que nos toque ese encargo. Vamos a poner especial atención en las 21 averiguaciones que actualmente se están integrando para que la ciudadanía de Oaxaca tenga restablecido el estado de derecho que reclama.

En el aspecto de los derechos humanos, diputada López Reyna, y aprovecho para referirme al señor diputado Escandón, con todo respeto, a su cuestionamiento, quiero empezar por aclarar que no hay ningún conflicto con la CNDH y entre la Procuraduría. Yo en lo personal tengo una muy buena relación con el doctor Soberanes. Sin embargo, debido a lo complicado de la tarea que enfrentamos todos los días, la relación es difícil y se han generado conflictos como los que usted nos ha mencionado.

Esa recomendación, nosotros la rechazamos porque era una investigación que ya habíamos hecho porque había algunos agentes del Ministerio Público que eran ahí señalados, que después de una investigación y una averiguación previa a la visitaduría ya se había resuelto que no tenían ninguna participación en los hechos. Fue por eso por lo que rechazamos la recomendación.

Las denuncias penales que fueron presentadas, fueron hechas por ellos en su derecho particular, en una posición que inclusive a título personal y como responsable de esta institución, en su momento no compartí porque el ejercicio de la función tiene que hacernos sufrir los inconvenientes también que a veces conlleva y debemos de pensar en las instituciones.

De ninguna manera es conveniente que el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos sea sujeto de una averiguación previa, sin embargo es el derecho que las leyes les dan a estas personas y decidieron ellos libremente ejercitarlos.

Nosotros estamos procurando que no existan este tipo de inconvenientes que de alguna forma se malinterpreten por la ciudadanía como un enfrentamiento de la Procuraduría con la CNDH. No hay tal.

Hemos resuelto un incontable número de expedientes. Es importante señalar que no obstante que hubo quejas por parte de la gente de la CNDH, hubo declaraciones como responsabilizarnos de toda la tortura, cuando hemos sido únicamente recomendados en tres ocasiones.

Hay tres recomendaciones únicamente para la Procuraduría General de la República, en seis años, por tortura. Esas tres recomendaciones son, la primera, en el año 2001, que se da por parte de un señor Guillermo Velez; una detención que se dijo, en su momento, que provocó la muerte posteriormente del detenido; dos recomendaciones, una, la del señor Vázquez, la que usted nos mencionaba hace unos momentos, y otra más que fue recientemente presentada y que estamos actualmente en proceso de aceptación.

Por respetar los derechos de los funcionarios de la Procuraduría fue que no aceptamos esa recomendación, puesto que ya era un proceso que ya jurídicamente estaba definido, que ya había una resolución de no ejercicio en la Visitaduría y que precisamente esa recomendación nos pedía abrir una averiguación que incluso ya estaba determinada. Fue por eso por lo que no la aceptamos.

Yo, ante ustedes, y ante usted en especial, diputada, ratifico mi compromiso personal con los derechos humanos; el compromiso institucional de la Procuraduría a favor de los derechos humanos y nuestro deseo de seguir trabajando junto con la CNDH y con cualquier otro organismo que apoye el desarrollo de los derechos humanos, mientras estemos a cargo de esta gran institución, no hay ningún conflicto que no se pueda solucionar.

Hemos atendido muchas quejas. Se han atendido miles de quejas de las cuales más del 98 por ciento han sido solucionadas por muy distintas vías, principalmente la conciliación, la resolución jurídica de las vías y todas las recomendaciones; hemos tenido la resolución de aceptación de cumplimiento. Estamos hablando de un caso en el que se complicó un caso en el que por lo difícil de los hechos, así se presenta.

El 70 por ciento de las personas que presentan quejas por tortura o son secuestradores o vendedores de droga, el 70 por ciento de las personas. Es un procedimiento de los abogados que atienden la defensa de estos delincuentes, el presentar su queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos o ante las comisiones estatales, en muchas veces, por supuestas detenciones arbitrarias o por tortura. En fin, son las quejas que son presentadas por su mayoría y la gran mayoría son resueltas por falta de elementos.

Yo creo que se debe de reconocer que la Procuraduría ha hecho un esfuerzo importante; que es mucho lo que falta por hacer. En materia de derechos humanos, yo creo que nunca podemos bajar la guardia, nunca podemos decir que hemos hecho lo suficiente. Siempre faltará algo por hacer, siempre faltarán compromisos por cumplir, siempre habrá algo qué mejorar, siempre, y más en una institución tan complicada como ésta. Eso yo creo que es una verdad sabida por todos nosotros. Sin embargo, sí debemos de reconocer el camino que estamos tomando.

La implementación del Protocolo de Estambul, señores diputados, ha sido un gran paso que se ha dado en la Procuraduría. Fuimos el primer país que adoptó este Protocolo. Hemos suscrito convenios ya con la gran mayoría de los Estados; hemos capacitado cientos de peritos en esta materia, hemos capacitado Ministerios Públicos en los estados que han hecho su implementación y nosotros mismos lo hemos llevado a cabo.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas manifestó que en México prácticamente se había erradicado la tortura.

Hemos de reconocer que en materia federal hemos tenido muchos avances; sin embargo hay muchos lugares en nuestro país, muchas autoridades que no hemos podido trabajar con ellos, en los cuales esta práctica se sigue dando.

Tampoco podemos cerrar los ojos a eso. Sin embargo, los avances que se han dado con la implementación del Protocolo de Estambul han sido muy grandes, somos el país más avanzado en ese sentido. Nos hemos transformado y somos ejemplo de nuestros hermanos latinoamericanos, así lo sostuvimos en la pasada reunión de Ministros de Justicia para Iberoamérica, en la cual se reconoció la implementación del Protocolo de Estambul por parte de México. Lo vamos a presentar ante los organismos competentes de la ONU, ante la oficina del Alto Comisionado. Estamos conscientes que falta mucho por hacer, pero tampoco queremos que sea totalmente descalificado el trabajo que se ha realizado.

Otra parte importante del trabajo de la Procuraduría es la atención a víctimas. Se han creado cuatro casas de atención a víctimas, están por abrirse dos más. Tenemos casas funcionando aquí en la ciudad de México que han atendido principalmente de mujeres, que son víctimas de violencia intrafamiliar, que son víctimas de mucho tipo de violencia, pero tenemos también casas en Acapulco, en Ciudad Juárez y en Guadalajara. En Jalisco vamos a abrir un centro regional, estamos por abrir otro en Michoacán, en Morelia, que también va a ser un centro muy importante de atención a víctimas, y hay uno muy importante en Nuevo León. En Nuevo León hemos tenido grandes resultados trabajando con el estado.

Este es un modelo muy definido que se ha tomado de muestra también en la reunión a la que me refería hace unos momentos de Ministros de Justicia de Iberoamérica, nos pidieron el diseño tal cual de los centros o casas de atención a víctimas, para implementarlo incluso en países tan desarrollados como España, de países de Centro y Sudamérica, en los cuales los procuradores de justicia, los ministros de justicia están por visitarnos, para tomar la experiencia de nosotros y seguir por ese camino, puesto que en ninguno de esos países, y nos reunimos con 27 países en días pasados, en ninguno de esos países hay un esfuerzo tan consistente como en México para la atención de las víctimas de delito.

Y aun así nosotros nos sentimos en pañales. Al hablar de centros, de seis casas de atención a víctimas, es un esfuerzo mínimo, estamos hablando que en promedio atienden a 800 víctimas cada centro de estos al año, pues estamos hablando simplemente de más no más de cinco mil víctimas, a veces es con todo y sus familias, es mucho lo que falta por hacer.

Tenemos que seguir en este camino, pero quiero destacar aquí la participación de la sociedad. Este caso concreto de las casas de atención a víctimas, han sido muchos casos financiados por gente de nuestro Consejo de Participación Ciudadana, financiados en su totalidad. En otros casos han sido con recursos de la Procuraduría, en otros casos han sido con participación de los propios estados, de las entidades federativas, pero todos con el compromiso de atender a las víctimas del delito. Creemos que es lo es realmente importante.

Para no abusar más de su tiempo, quiero simplemente agradecerles su paciencia, hacerles mucho énfasis en que no obstante lo difícil del momento que estamos viviendo, no obstante que sabemos todas las deficiencias que tenemos en nuestro sistema de procuración de justicia, creo que también hablo por supuesto de la ciudadanía en general.

A la Procuraduría se le responsabiliza de muchos problemas de seguridad pública, de muchos problemas de procuración de justicia, que son estatales y que en estricto sentido no están dentro de nuestros ámbitos de competencia.

Sin embargo, les puedo afirmar, que yo soy un convencido, y les puedo garantizar que todo el equipo de la Procuraduría también, que la coordinación entre las autoridades es la que nos da la verdadera fortaleza.

De ninguna manera la delincuencia ha rebasado al Estado mexicano, los mexicanos somos mucho más que un puñado de delincuentes. Estos grupos han radicalizado su actuar, precisamente porque se sienten acosados por el Estado mexicano.

Ustedes pueden observar por qué procedieron a la decapitación de personas, para garantizarse notoriedad; en todas las últimas ejecuciones significativas, hay un recado donde están anotando que están luchando por su espacio y viendo que el grupo anterior salga, sin embargo, pueden ustedes ver que de mayor o menor importancia, pero no hay día que el Estado mexicano no haga una detención importante; no hay día que no se asegure droga; no hay día que no se detenga alguna remesa de dinero. Nada menos el fin de semana tuvimos la operación más importante en contra de lavado de dinero que hemos llevado con los Estados Unidos en muchos años.

Fueron más de 22 cateos en Guadalajara y lugares circunvecinos; se detuvieron más de 26 gentes, no todos se van a quedar algunos son en calidad simplemente de presentados. Pero hay 17 delincuentes importantes. Se aseguraron cantidad de cuentas bancarias muy importantes, porque estamos atacando la estructura criminal. Estamos buscando debilitar la estructura criminal.

Creemos que el combate, el modelo de combate tiene que ser cambiado, no se puede seguir atacando la pura cabeza de los grupos delictivos. Tenemos que atacar la estructura criminal porque si no el efecto se reproduce, se reproduce el grupo, se regeneran y muchas veces lo único que nos quedamos es con un saldo de enfrentamientos entre las células y los grupos delictivos siguen trabajando.

Necesitamos nosotros empujar la desarticulación de los grupos criminales. Necesitamos trabajar en el lavado de dinero, en el suministro, en las rutas de las drogas y ese es el gran reto que debemos de enfrentar. Pero de ninguna manera el Estado mexicano ha sido rebasado.

Tenemos estados con mayor problema, tenemos unas críticas de nuestro país que requieren de toda nuestra atención, de todo nuestro trabajo. Pero yo estoy convencido que si adoptamos el esquema de las Human, en el cual compartamos esfuerzos incluso con la sociedad, los resultados van a ser muy satisfactorios.

Me permití hace unos momentos exponerles el ejemplo del combate al crimen organizado en Palermo, la clave fue la conscientización de la sociedad y la decisión de toda la sociedad en fomentar entre su población una verdadera cultura de respeto a la legalidad. Eso es a lo que tenemos que aspirar. Por eso decía Leoluca Orlando, que la delincuencia organizada se combate mejor en las aulas que con policías. Eso tenemos que trabajar ese sentido.

Es muy importante un tema que aunque es mucho de seguridad pública, pero que simplemente en diez segundos quiero dejarlo aquí presente ante ustedes, la coordinación de las policías. Si no hay una verdadera y auténtica coordinación de los cuerpos policíacos en México, los resultados nunca se van a ... las fuerzas policíacas son menos del 10 por ciento. El 80 por ciento son cuerpos policíacos municipales que se encuentran totalmente desarticulados, que son disímbolos, que tienen mecanismos de trabajar muy diferentes.

México es el único país que sigue combatiendo al crimen en esta forma. Por eso vemos que nuestros policías son víctimas o de penetración o de asesinatos. Necesitamos trabajar en los cuerpos policiacos y necesitamos trabajar en ellos también como una prioridad.

El principal problema nace en la penetración del crimen organizado en los cuerpos policíacos. Ese es el problema que estamos enfrentando. Yo creo que hay muchas cosas en que ustedes señores legisladores nos pueden apoyar, reformando las leyes que me permití presentarles a su consideración en mi exposición inicial.

Hay muchas cosas que nos pueden ayudar a tener más herramientas para enfrentar mejor el crimen organizado, desde presupuesto que yo creo que todos venimos aquí a pedir ante ustedes, pero en este caso necesitamos ministerios públicos mejor pagados; necesitamos gente que pueda enfrentar el crimen organizado con un mejor perfil que no sea tan corruptible y necesitamos herramientas que nos pueda dar una ley de combate a la delincuencia organizada más moderna, más actual, que nos ponga ya no digo en superioridad, por lo menos en igualdad con el crimen organizado.

Respetuosamente me pongo a sus órdenes señores legisladores, pongo a todo el equipo que colabora conmigo a las órdenes de ustedes para trabajar en cualquiera de estos temas que ustedes juzguen de interés.

Les ratifico mi total apertura a compartir con ustedes cualquier información y ojalá podamos tener un trabajo que sea productivo para México, que ciudadanía lo merece. Muchas gracias por su paciencia, muchas gracias señor presidente.

El Secretario diputado Felipe Borrego Estrada: Muchas gracias señor procurador. Tiene la palabra la diputada María Soledad Limas Frescas, del PAN.

La diputada María Soledad Limas Frescas: Gracias, por todas sus respuestas, señor procurador. Compañeras y compañeros diputados.

Los derechos humanos han sido sustentados en exigencias éticas, respaldadas en valores o principios que históricamente se han convertido en normas de derecho nacional e internacional en cuanto a parámetros de justicia y legitimidad políticas.

Bajo esta premisa, sin la participación de instituciones, como la Procuraduría General de la República, que activamente se desempeñan en la protección a las victimas del delito, no se podría hablar de igualdad, de desarrollo, de equidad y de democracia.

Pues observamos que en el caso de los homicidios de las mujeres de Ciudad Juárez ha implementado no sólo acciones de prevención e investigación, sino ha contribuido a la constitución de un fondo de auxilio económico para las familias de las víctimas y un banco de genética, compromiso evidente que debe ser asumido corresponsablemente por las autoridades locales, quienes se encuentran obligados a actuar en consecuencia, bajo una óptica integral, sin condicionamientos y sin mayor interés que ayudar a dicha población.

En esta nueva procuración de justicia, concebida por la Procuraduría General de la República, bajo una óptica de igualdad y el respeto a los derechos humanos ha cumplido con el gran reto de construir un proyecto democrático y humanista, donde las relaciones entre autoridad y sociedad se caractericen por el respeto absoluto a la dignidad del ser humano y el respeto a las libertades fundamentales.

Claro ejemplo de ello es saber que la Procuraduría General de la República, en comparación con otras administraciones, ha recibido el menor número de recomendaciones en materia de derechos humanos. Ello es sin duda, producto de la reestructuración organizada y realizada en la presente administración, que permitió la creación de cuerpos policíacos especializados, una rigurosa ambición, permanencia y promoción de sus funcionarios, una oportuna atención a la víctima y permitiendo el acceso real a la participación ciudadana.

Señor procurador, licenciado Daniel Cabeza de Vaca, lo exhortamos a continuar trabajando de forma eficiente en la investigación y persecución de los ilícitos, lo que implica desempeñar su función profesional y eficaz, dentro de los límites que el marco jurídico prevé; pues sabemos que mediante el empleo de funcionarios caracterizados por profesionalismo y eficiencia se asume la responsabilidad institucional por la vigencia de la justicia y solidaridad ante nuestra sociedad y con la cual hasta ahora se ha desempeñado la institución a su cargo. Gracias por su atención.

El Presidente diputado César Octavio Camacho Quiroz: Gracias, señora diputada. Señor procurador. Compañeras, compañeros diputados, señoras y señores que nos hacen el favor de estar esta noche en el recinto de San Lázaro, sede de la Cámara de Diputados del Congreso mexicano.

Debemos felicitarnos por el clima de respeto mutuo que ha imperado esta tarde y noche en este lugar, a propósito de la comparecencia. Por supuesto, que un órgano plural por naturaleza, expresión de la democracia mexicana, como lo es la Cámara de Diputados, caben las visiones |diversas, todas respetables.

Creo que en el diálogo fructífero y mutuamente respetuoso, retroalimentador, de compromisos recíproco es donde podemos tener todos un futuro mucho más esperanzador. Desde luego, que la materia a cargo de la Procuraduría General de la República constituye un fenómeno muy complejo de la vida pública, pero al mismo tiempo un reto de grandes proporciones que nos involucra a todos.

Yo quisiera, señor procurador, de parte de mis compañeras y mis compañeros, apreciar la disposición al dialogo, no sólo esta tarde y noche, sino la posibilidad eventual; no obstante las pocas semanas que le restan a esta administración, pero este es un compromiso institucional, por hacer más frecuentes estos encuentros, con esquemas y formatos menos rígidos, mucho más fructíferos que nos den la posibilidad a todos de hacer esta retroalimentación útil y muy necesaria; a efecto de que la relación entre el Legislativo y el Ejecutivo no se concrete, como ha solido ocurrir a una comparecencia anual o a la presentación documental de iniciativas que han de ser discutidas y eventualmente dictaminadas. Todos nosotros hacemos votos porque también haya un perfeccionamiento en el marco jurídico de la relación entre el Legislativo y el Ejecutivo.

Yo quiero finalmente, de parte de todas mis compañeras y mis compañeros integrantes de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos, agradecer la presencia de quienes forman parte del Consejo de Participación Ciudadana, como expresión de la sociedad civil en los trabajos, en las políticas públicas a cargo de la Procuraduría, y también apreciar con todo comedimiento la presencia y la actitud dispuesta que el procurador Daniel Cabeza de Vaca, ha demostrado esta tarde, esta noche, en esta comparecencia que la Cámara de Diputados por supuesto aprecia, más allá del cumplimiento frío de una disposición jurídica. Gracias a todos, buenas noches.