Comparecencia del secretario de Hacienda y Crédito Público,
Francisco Gil Díaz,
Sexto Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación de la Mesa: Jorge Zermeño Infante

Exposición por parte del funcionario: Francisco Gil Díaz

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Moisés Alcalde Virgen, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: José Manuel Minjares Jiménez, Partido Acción Nacional

Pregunta: Francisco Javier Calzada Vázquez, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Ramón Félix Pacheco Llanes, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Miguel Ángel González Salum, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Horacio Emigdio Garza Garza, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Verónica Velasco Rodríguez, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Verónica Velasco Rodríguez, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Cuauhtémoc Velasco Oliva, Convergencia
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Cuauhtémoc Velasco Oliva, Convergencia

Pregunta: Joaquín Vela González, Partido del Trabajo
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Joaquín Humberto Vela González, Partido del Trabajo

Pregunta: Manuel Cárdenas Fonseca, Nueva Alianza
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Manuel Cárdenas Fonseca, Nueva Alianza

Pregunta: Aída Marina Arvizu Rivas, Alternativa
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Marina Arvizú Rivas, Alternativa

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS


Pregunta: Jorge Alejandro Salum del Palacio, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Alejandro Enrique Delgado Oscoy, Partido Acción Nacional

Pregunta: Camerino Eleazar Márquez Madrid, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Juan Nicasio Guerra Ochoa, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Carlos Ernesto Zatarain González, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: José Rosas Aispuro Torres, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Carlos Alberto Puente Salas, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Carlos Alberto Puente Salas, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Juan Ignacio Samperio Montaño, Convergencia
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Juan Ignacio Samperio Montaño, Convergencia

Pregunta: Pablo Leopoldo Arreola Ortega, Partido del Trabajo
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Pablo Leopoldo Arreola Ortega, Partido del Trabajo

TERCER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: José Alejandro Aguilar López, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Luis Xavier Maawad Robert, Partido Acción Nacional

Pregunta: Octavio Martínez Vargas, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Isidro Pedraza Chávez, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Javier Guerrero García, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Charbel Jorge Estefan Chidiac, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Jacinto Gómez Pasillas, Nueva Alianza
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: Jacinto Gómez Pasillas, Nueva Alianza

Pregunta: Emilio Ramón Ramiro Flores Domínguez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Gil Díaz
Réplica: José Martín López Cisneros, Partido Acción Nacional

Comentarios finales: Jorge Zermeño Infante


El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Pido a la Secretaría haga del conocimiento de esta Presidencia el resultado del cómputo de asistencia de las ciudadanas y ciudadanos diputados.

La Secretaria diputada Lilia Guadalupe Merodio Reza: Se informa a la Presidencia que existen registrados previamente 328 diputados; por lo tanto, hay quórum.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante (11:19): Se abre la sesión. Consulte la Secretaría a la Asamblea si se le dispensa la lectura al orden del día, en virtud de que se encuentra publicado en la Gaceta Parlamentaria.

La Secretaria diputada Lilia Guadalupe Merodio Reza: Por instrucciones de la Presidencia, en votación económica se consulta a la Asamblea si se le dispensa la lectura del orden del día. Los diputados que estén por la afirmativa, sírvanse manifestarlo… (votación). Gracias. Los diputados que estén por la negativa, sírvanse manifestarlo… (votación). Señor Presidente, mayoría por la afirmativa.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias Secretaria, se dispensa la lectura. El siguiente punto del orden del día es la lectura del acta de la sesión anterior. Pido a la Secretaría consulte a la Asamblea si se le dispensa la lectura, tomando en consideración que ha sido publicada en la Gaceta Parlamentaria.

La Secretaria diputada Lilia Guadalupe Merodio Reza: Por instrucciones de la Presidencia, se consulta a la Asamblea, en votación económica, si se le dispensa la lectura al acta de la sesión anterior, tomando en consideración que ha sido publicada en la Gaceta Parlamentaria.

Los diputados que estén por la afirmativa, sírvanse manifestarlo… (votación). Gracias. Los diputados que estén por la negativa, sírvanse manifestarlo… (votación). Gracias. Señor Presidente, hay mayoría por la afirmativa.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Se dispensa la lectura. Proceda la Secretaría a poner a discusión el acta.

La Secretaria diputada Lilia Guadalupe Merodio Reza: Está a discusión el acta. No habiendo quien haga uso de la palabra, en votación económica se pregunta si se aprueba. Los diputados que estén por la afirmativa, sírvanse manifestarlo… (votación). Gracias. Los diputados que estén por la negativa, sírvanse manifestarlo… (votación). Señor Presidente, hay mayoría por la afirmativa.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Aprobada el acta. Continúe la Secretaría.

El Secretario diputado Jesús Cuauhtémoc Velasco Oliva: Los Congresos de los estados de Chihuahua, Nuevo León, Sinaloa y Zacatecas remiten acuerdos por los que solicitan la asignación de recursos en diversas partidas en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2007.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Remítanse a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, para su conocimiento.

El Secretario diputado Jesús Cuauhtémoc Velasco Oliva: Oficio de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal por el que comunica que los jefes delegaciones electos para el período 2006-2009 rindieron protesta.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: De enterado.

El Secretario diputado Jesús Cuauhtémoc Velasco Oliva: La Comisión Nacional del Agua remite informe por entidad federativa correspondiente al tercer trimestre del ejercicio fiscal de 2006, de los recursos recaudados y devueltos a los diversos municipios y prestadores de los servicios de agua potable y saneamiento, de conformidad con lo que establece el artículo 231-A de la Ley Federal de Derechos.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Remítase a la Comisión de Hacienda y Crédito Público, para su conocimiento.

Para dar cumplimiento al acuerdo parlamentario aprobado por la Cámara de Diputados en sesión celebrada el 29 de septiembre de 2006 comparece el licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público, para el análisis del VI Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada, en el ramo de su competencia.

Se encuentra en el salón de recepción de esta Cámara de Diputados el licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público, y se designa en comisión para recibirlo e introducirlo a este recinto a los siguientes diputados: diputado Jesús Arredondo Velázquez, David Figueroa Ortega, Edgar Martín Ramírez Pech, Maribel Luisa Álva Olvera, Charbel Jorge Estefan Chidiac, Horacio Garza Garza, Ricardo Canavati Tafich, Juan Ignacio Samperio Montaño, Jaime Cervantes Rivera y Jacinto Gómez Pasillas. Se pide cumplan con su cometido.

(La comisión cumple con su cometido)

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Solicito a los señores diputados tomar sus lugares.

Para dar cumplimiento al punto tercero, fracción I del acuerdo parlamentario, tiene la palabra hasta por 10 minutos, el señor licenciado Francisco Gil Díaz, Secretario de Hacienda y Crédito Público.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Señor Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. Señoras y señores legisladores. Me es particularmente grato acudir a la convocatoria de esta soberanía con motivo de la glosa del VI Informe de Gobierno del Presidente Fox.

Durante estos seis años, con la invaluable colaboración del Honorable Congreso de la Unión, logramos leyes que aportan un elemento esencial si deseamos alcanzar un crecimiento económico sostenido: la consolidación de la estabilidad.

También con la participación activa del Congreso se transformó profundamente la legislación financiera con efectos palpables en el crecimiento del crédito y de la inversión. Sin embargo, el desempeño económico de México está aún por debajo de su potencial.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Permítame, señor secretario. Señores diputados, les solicito guardar silencio y atender al señor secretario. Adelante.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Gracias, señor Presidente. Durante lo que va de la presente administración, el valor real del producto interno bruto ha crecido a una tasa promedio anual de 2.1 por ciento. Una tasa sin duda inferior a la que todos desearíamos. Este promedio surge de combinar un período de bajo crecimiento, que fue del 2001 al 2003 de sólo 0.07 por ciento, con otro de mayor dinamismo, esta segunda mitad del sexenio, que nos arroja a un ritmo anual de 3.9 por ciento.

Este marcado contraste se explica por la influencia que sobre el comportamiento de nuestra economía tiene los avances o retrocesos que experimenta la producción industrial de los Estados Unidos.

Conforme avanzaba el sexenio, todas las actividades industriales mostraron una mejoría constante, destacando la construcción y la manufactura que en julio de 2006 se expandieron a tasas anuales de 8.3 y 5.3 por ciento, respectivamente.

Llama poderosamente la atención que la construcción menos vinculada a los ciclos externos, pero estrechamente dependiente de la estabilidad y del desarrollo que ha alcanzado la intermediación financiera, gracias a reformas aprobadas por esta soberanía, experimentó en esa primera parte del sexenio una caída casi insignificante de 0.1 por ciento, al tiempo que en la segunda parte ha sido el sector de mayor dinamismo. Este dato confirma que hacen falta cambios como el que indujo la respuesta de la construcción; cambios que alienten un crecimiento sostenido originado en fuentes internas.

La segunda estrategia seguida por el gobierno del Presidente Fox para reducir la pobreza y para que la población participe con mayor amplitud de los beneficios del crecimiento se basa en tres pilares:

Uno. La consolidación de la estabilidad, condición para que se pueda dar un crecimiento económico sostenido; se abata la pobreza y se reduzca la desigualdad.

Dos. La reorientación del gasto público hacia la inversión y el desarrollo social; y

Tercero. Los programas orientados al fomento de la acumulación de capital humano con énfasis en las personas con menores oportunidades, así como en la protección de sus activos ante riesgos catastróficos, especialmente en materia de salud.

La consolidación de la estabilidad que entre otras medidas requiere de fortaleza en las finanzas públicas, incide a través de tres vías en la reducción de la pobreza. La primera es que reduce el riesgo que enfrentan las familias de perder su patrimonio y ver mermado su poder adquisitivo. Precios estables contribuyen al mismo tiempo a la recuperación de salario real.

La segunda es que se amplía el margen para designar mayores recursos a la inversión pública y a los programas de desarrollo. Gracias a que una menor inflación propicia caídas en la tasa de interés y disminuye por lo tanto la necesidad de recursos para dar servicios a la deuda pública.

La tercera es que con estabilidad se puede planear a largo plazo, lo que estimula la inversión privada y con ella la demanda de mano de obra.

Algunos de los resultados relacionados con la estabilidad, son los siguientes: México atraviesa por el período más largo de recuperación del salario real y del salario mínimo de las últimas décadas. Así entre diciembre del 2000 y junio del 2006, el salario promedio de cotización al Seguro Social aumentó 18.7 por ciento. Este crecimiento como todos los que mencionaré, es en términos reales.

El costo financiero del sector público se redujo entre 2000 y 2006 en punto nueve por ciento del producto y liberó recursos, que junto con otra reasignación de prioridades permitió una recomposición del gasto orientada al fortalecimiento de la inversión, a la prestación de mejores servicios públicos y al desarrollo social.

La mejora presupuestaria al desarrollo del sector financiero y una basta reforma administrativa del Infonavit, permitieron darle a la vivienda un impulso sin precedente. Durante los primeros cinco años de esta administración, el Infonavit, el Fovissste y el Fonhapo otorgaron más de dos millones de créditos para la vivienda de interés social.

Los ingresos totales del sector público, crecerán 30.4 por ciento en el sexenio. Los ingresos petroleros, 55.5 por ciento entre 2000 y 2006, en tanto que los no petroleros aumentarán 18.3 por ciento en el mismo lapso.

Mayores ingresos han contribuido a aumentar el gasto público y sanear el balance fiscal. El gasto programable se habrá incrementado 2.2 puntos porcentuales del producto en dicho período, mientras que el gasto no programable disminuirá de 7.1 por ciento del PIB a 6.6 por ciento también en el lapso de 2000 a 2006.

Para determinar si el ejercicio del gasto arroja los resultados esperados en términos de bienestar y de mejoría del capital físico, la división tradicional entre gasto corriente y gasto de capital, es engañosa. Ni el gasto clasificado como "gasto de capital" es por ese solo hecho bueno o socialmente rentable, ni el gasto clasificado como "gasto corriente" es una asignación de recursos sin rentabilidad.

Ejemplos de gastos clasificados como "corrientes", que tienen una elevada rentabilidad social, son los siguientes: los subsidios al campo cuando aumenta su productividad; los apoyos que reciben las familias beneficiarias del programa Oportunidades; el sistema de protección social en salud.

Lo pertinente es la composición del "gasto corriente", en qué y en quién estamos gastando. Es inevitable que todo momento en los programas sociales implique un incremento del gasto corriente tradicional e indebidamente definido como tal, sin embargo no todo el aumento del gasto corriente fue en gasto social.

Entre 2000 y 2005 el gasto corriente del sector público creció en 200 mil millones de pesos en 2005. De ese monto, más de 128 mil —de 2005— correspondieron a gastos de organismos y empresas de control presupuestario directo. Menciono como ejemplo algunos de los crecimientos más altos durante este periodo en el gasto corriente de organismos y empresas. Pemex con un crecimiento acumulado de 29 por ciento, Comisión Federal de Electricidad con 59.5 por ciento, el IMSS con 17.1, el ISSSTE con 41.2 para el mismo período. Por otro lado, los crecimientos acumulados en servicios personales de Pemex, CFE, seguro Social e ISSSTE fueron de 24, 26.8, 16.1 y 13.3 por ciento, respectivamente.

Por el contrario, el comportamiento del componente de servicios personales es ilustrativo del cambio en la composición del gasto público. Mientras que el gasto en servicios personales del sector público se incrementó en sólo 6.6 por ciento, entre 2000 y 2005, dentro del mismo el sector paraestatal lo hizo en 19 por ciento.

Pero por otro lado, en el gobierno federal hubo ahorros y una recomposición de este componente hacia la atención de la población. De esta manera, entre 2000 y 2005 las erogaciones en servicios personales para cumplir funciones administrativas y de gobierno, disminuyeron 22 por ciento, en tanto que el gasto en servicios personales, dedicado a la atención de la población: educación, salud, seguridad pública y nacional, aumentó 4.8 por ciento.

A su vez, el gasto corriente en funciones de desarrollo social, educación, salud, seguridad social y otros creció, de 2000 a 2005, en 20.9 por ciento. Y el gasto corriente en funciones de desarrollo económico aumentó en el mismo período 43.5 por ciento.

Estas cifras muestran cómo durante estos años el gasto público se ha reorientado hacia las prioridades y a la población: desarrollo social, formación de capital humano, mediante salud y educación, seguridad y justicia al tiempo que en la administración central se ha compactado el gasto meramente administrativo o burocrático. Es evidente que el aumento en el gasto corriente se concentró en las paraestatales y en las instituciones de seguridad social, situación que amerita revisarse.

Distinguidos legisladores, se han consolidado los cimientos para un crecimiento sostenido, la misma estabilidad alcanzada se ha traducido en factor de crecimiento; sin embargo —como señalé al inicio— México todavía está por debajo de su potencial y es indispensable remover obstáculos a la productividad a través de diversas reformas.

Qué bueno que contemos con el marco macroeconómico adecuado para aprovechar los ciclos de expansión de la economía mundial, pero tenemos todavía una gran asignatura pendiente: poner a funcionar a plenitud los motores internos del crecimiento. No me cabe duda que esta nueva Legislatura impulsará con talento y creatividad las transformaciones que México requiere para enfrentar con éxitos los desafíos del crecimiento sostenido y la productividad. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz. Para dar cumplimiento al punto tercero fracción II del acuerdo, los grupos parlamentarios han inscrito para la primera ronda de preguntas y respuestas a los siguientes diputados…

El diputado Alfredo Adolfo Ríos Camarena (desde la curul): Señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Sonido a la curul del diputado Ríos.

El diputado Alfredo Adolfo Ríos Camarena (desde la curul): Sólo para solicitar a usted, señor Presidente, por el interés de este documento, ordene su impresión y distribución entre todos los señores diputados para poder evaluar los conceptos que presenta el orador invitado. Gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor diputado. Solicito a la Secretaría de Apoyo Parlamentario que impriman las palabras del señor Secretario de Hacienda y se distribuya entre los diputados.

Están inscritos para la primera ronda los diputados:

Moisés Alcalde Virgen,

Francisco Javier Calzada Vázquez, del PRD,

Miguel Ángel González Salum, del PRI,

Verónica Velasco Rodríguez, del Verde Ecologista,

Cuauhtémoc Velasco Oliva, de Convergencia,

Joaquín Vela González, del PT,

Manuel Cárdenas Fonseca, de Nueva Alianza,

Aida Marina Arvizu Rivas, de Alternativa.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos el diputado Moisés Alcalde Virgen del grupo parlamentario del PAN.

El diputado Moisés Alcalde Virgen: Con el permiso de la Presidencia. Señor Secretario es usted bienvenido a esta soberanía en el marco del VI Informe en materia económica. Señoras y señores diputados. Escribía don Manuel Gómez Morín en 1939 respecto a la economía, que el problema en México consiste y ha consistido siempre en evitar el derroche de los fondos públicos, en no gravar el futuro de la nación con deudas cada vez más grandes; en aprovechar todas las ocasiones que tenemos y hemos tenido para fortalecer la economía, para ordenarla, para crear una vida económica, equilibrada, abundante, siempre al servicio de la persona.

Y efectivamente era don Manuel Gómez Morín un tenaz y un apasionado defensor de la dignidad de la persona humana; en él no había discusiones ideológicas ni dilemas entre el Estado y el mercado; era claro y entendía que en el centro de la discusión económica debía colocarse la inminente dignidad de la persona humana.

Lo primero que inspira esta dignidad es el respeto al ser humano y este respeto en aquellos quienes tienen la función de ser gobierno se traduce en actuar con responsabilidad. En efecto, el primer gobierno panista, el que ha ubicado la dignidad de la persona humana en el centro de la política pública.

Por eso podemos decir con claridad, con certeza que la actual administración deja una herencia de responsabilidad, precisamente responsabilidad en el manejo de las finanzas públicas, es la característica de este gobierno. La responsabilidad económica paga, dijo el Presidente Fox hace unos meses, y, señoras y señores diputados, México ha cobrado bien.

Algunos datos sobre esta responsabilidad, aquellos que nacimos y crecimos en medio de crisis sexenales recurrentes, de devualaciones traumáticas, niveles inflacionarios escandalosos que hoy recordamos; observamos con alegría, con optimismo el futuro inmediato.

Destacamos con responsabilidad hechos económicos que no tienen precedente en décadas recientes; en el sistema financiero gozamos de tasas de interés bajas, no vistas hace más de 30 años. Después de décadas de parálisis se ha reactivado el crédito hipotecario, y por primera ocasión en el mismo lapso la inflación en México es menor a la de los Estados Unidos.

Hemos dejado atrás la incertidumbre económica para ser testigos del arribo a un escenario macroeconómico estable y predecible, debido a que en este sexenio se han logrado tasas de interés y niveles de inflación bajos. Los mexicanos hemos visto surgir una nueva clase media, propietaria de su hogar, que cuenta con un patrimonio seguro y creciente, que ahorra en el sistema financiero nacional y mantiene niveles de consumo interno, los cuales ponen en marcha el sistema industrial y de servicios.

Inversión ejercida en vivienda, cierra este sexenio, con el extraordinario dato de representar más de dos por ciento del PIB. Producto de esta confianza generado en el marco macroeconómico, nuestro país ha recibido inversión extranjera directa en montos que superan por mucho, por mucho, lo que se registró en los dos sexenios anteriores.

Compañeras y compañeros diputados. Las variables económicas nunca responden a los buenos deseos de los gobernantes, responden a hechos concretos de responsabilidad económica. Hoy vemos por primera vez una disminución en el número de mexicanos que viven en pobreza extrema producto de condiciones agregadas nacionales estables y certeras. Sí, compañeras y compañeros diputados, la responsabilidad económica paga y México ha cobrado bien.

La política económica de este sexenio ha sido responsable y sentó la bases con mejores oportunidades de progreso. ¿Saben qué, compañeras y compañeros? El desafío de contar con una economía creciente tampoco acaba; es permanente. Y requiere que sin maniqueísmos, con altura de miras, con una visión magnánima, de ánimo grande, los agentes privados, públicos, entre ellos esta soberanía, decidamos aquí lo que es mejor para México.

En su opinión señor secretario ¿qué medidas debemos instrumentar para consolidar la estabilidad económica de la que hoy gozamos? ¿Qué decisiones debe tomar el Congreso de la Unión para lograr generar buenos empleos y crecimiento económico? ¿Y qué medidas se han tomado y cuáles faltan para consolidar una mayor expansión en el sistema financiero mexicano, permitiendo una más influyente participación de este sector en la generación del crecimiento?

Por sus respuestas y su atención, muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Moisés Alcalde. Tiene la palabra hasta por cinco minutos para dar respuesta el señor secretario de Hacienda licenciado Francisco Gil Díaz.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Muchas gracias por sus comentarios y preguntas diputado Moisés Alcalde.

Para consolidar la estabilidad lo que necesitamos es seguir como lo ha propuesto el mismo Congreso y como lo ha consagrado en la Ley de Presupuesto y Responsabilidad, con financiamientos que sean razonables, que no presionen los mercados, que mantengan las tasas de interés bajas y que permitan que siga desarrollándose y floreciendo el mercado financiero.

El mercado financiero y la estabilidad han permitido por ejemplo que durante estos seis años, junto con las reformas a las instituciones de seguridad social y la liberalización de recursos del Fovissste, se construyan tres millones de viviendas, 750 mil en este último año del gobierno del Presidente Fox, la cuarta parte en un solo año.

Este ritmo puede continuar y puede seguir impulsando el empleo y otras actividades que alimentan al sector de construcción si se mantiene la estabilidad, porque para que el sector construcción de hipotecas de vivienda mantenga su ritmo, es necesario que las tasas de interés se mantengan en niveles adecuados.

Es a veces deprimente, lastimoso, observar como los ingresos por habitante en otros países que estaban a veces drásticamente debajo de México, han tenido saltos impresionantes y que lo han hecho gracias a reformas que nos hace falta instrumentar respondiendo aunque sea ligeramente, la pregunta que hace el diputado.

Por ejemplo en China, el crecimiento del producto por persona entre 80 y 2006, ha sido de 746 por ciento; de 169 por ciento en la India; de 118 por ciento en Chile y sólo de 22% en México.

¿Qué han hecho esos países? Pues han hecho cambios en telecomunicaciones, han hecho cambios de flexibilidad en los mercados laborales; han hecho cambios que permiten un mayor acceso de los particulares sin necesidad de perder soberanía, a la inversión energética; han hecho mejoras en su infraestructura; han hecho desregulaciones que tienen el efecto de fomentar la productividad porque alientan la espontaneidad y las acciones de los particulares.

En fin, cambios que en su conjunto, aunque vienen en oleadas porque es muy difícil políticamente hacer todos esos cambios simultáneamente; reformas fiscales, han contribuido a que esos países —y no son los únicos— hayan tenido tasas elevadas de crecimiento.

Así es que la estabilidad no es un fin en sí misma. Es un medio, está contribuyendo al desarrollo del mercado financiero, está contribuyendo a atraer inversión extranjera, está contribuyendo al dinamismo de la construcción, a la construcción de vivienda, a la vivienda de interés social de manera muy especial.

Pero esa estabilidad se tiene que conjugar con reformas de mayor alcance, reformas profundas que la consoliden y que además, lleven a cabo estos alientos, estos incentivos a la productividad que son necesarios para que la economía pueda crecer; que pueda crecer sostenidamente y que lo pueda hacer dentro del marco de estabilidad.

En el sistema financiero, el señor Presidente está por presentarles una reforma a la Ley de Instituciones de Crédito, va a avanzar todavía más sobre las reformas que ya el Congreso ha venido aprobando, que tienen que ver con una mejor todavía de la que hay hoy: supervisión y acción en relación con los bancos; y que tiene que ver también con agilizar los procesos de intermediación financiera.

Todo esto se va a combinar para que, durante los próximos años, se fortalezca el ahorro financiero y que, con la poca cantidad que el gobierno viene requiriendo del sistema financiero, al principio del año anterior al inicio de este gobierno, el gobierno se llevaba dos terceras partes del ahorro financiero y ahora se lleva únicamente 16 por ciento y le permite un amplio campo de respiración al sector privado para financiar su consumo y su inversión; esto va a permitir un manejo presupuestario sano, que continúe alimentando la inversión privada y el consumo privado.

Muchas gracias, señor Presidente. Muchas gracias, señor diputado.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor Secretario. Para la réplica tiene la palabra el diputado José Manuel Minjares Jiménez, del grupo parlamentario de Acción Nacional.

El diputado José Manuel Minjares Jiménez: Muchas gracias, señor Presidente. Señor secretario. Honorable Asamblea. Es indudable que en este Poder Legislativo, tenemos mucho por hacer para que México cuente con un sistema tributario fuerte y eficiente, que haga que todos paguemos impuestos y no sólo unos cuantos.

Quiero citar las palabras del diputado Pablo Trejo Reyes, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, en esta misma tribuna. El 26 de septiembre nos decía el diputado Trejo: "el sistema tributario tiene múltiples exenciones, deducciones, regímenes especiales, tasas diferencias y estímulos fiscales. Tan sólo por estos conceptos el erario deja de recaudar actualmente cerca de 7.3 puntos del Producto Interno Bruto nacional. Estos rubros representan privilegios que redundan en un mecanismo inequitativo e ineficaz para distribuir el ingreso". Aquí termino la cita.

Estamos totalmente de acuerdo en el diagnostico, diputado Trejo. Según las estimaciones de la propia Secretaría de Hacienda, lo enumerado por usted, costará, para el año 2007, más de 500 mil millones de pesos. Sin embargo, nos llama la atención que ayer usted mismo presentó una iniciativa de reformas a la Ley del Impuesto sobre la Renta, con objeto de derogar el capítulo correspondiente al régimen de consolidación fiscal, en donde se prevé pudiesen recaudarse impuestos por cerca de cinco mil millones de pesos. Cien veces menos de todo lo que usted enumeró y con lo que, repito, estamos de acuerdo en el diagnostico.

Los diputados de Acción Nacional, analizaremos con responsabilidad, ésta y todas las iniciativas que al respecto se presenten. Pero invitamos a todos los grupos parlamentarios a que hagamos un verdadero esfuerzo por reducir o eliminar todos esos huecos en la legislación fiscal, que permitan elevar la recaudación, pero todos.

También son los taxis panteras, también son los vendedores ambulantes del centro histórico de la ciudad de México y que sea esta Cámara de Diputados, en su facultad exclusiva de legislar el Presupuesto de Egresos de la Federación, quienes asignemos los recursos para atender a los mexicanos—termino, señor Presidente—, que verdaderamente necesitan los apoyos del Estado: nuestros niños, nuestros ancianos, nuestros agricultores y campesinos; nuestros hermanos en pobreza extrema. Nos vemos en la Comisión de Hacienda. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Minjares. Pido a la Secretaría instruya el cierre del sistema electrónico y dé cuenta del registro de diputadas y diputados.

El Secretario diputado Cuauhtémoc Velasco Oliva: ¿Falta algún diputado o diputada por registrar su asistencia? Ciérrese el sistema electrónico. Se informa a la Presidencia que hasta el momento hay una asistencia de 458 diputadas y diputados. Quienes hasta el momento no han registrado su asistencia disponen de 15 minutos para realizarlo por cédula. Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor Secretario. Ciérrese el sistema electrónico de asistencia. Tiene la palabra el diputado Francisco Javier Calzada Vázquez, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, hasta por cinco minutos.

El diputado Francisco Javier Calzada Vázquez: Con el permiso de la Presidencia. Señoras y señores diputados, señor secretario. Esta comparecencia es la última del sexenio, por eso procede un balance.

México es tan grande que ha aumentado su capacidad para generar riqueza, pero duele que esté concentrada en 20 familias, mientras la mayoría de los mexicanos, 60 millones, viven en condiciones de pobreza o de pobreza extrema. México está en el lugar 70 mundial en ingreso por habitante y en el 80 en la capacidad de compra real.

La desigualdad en nuestro país es uno de los signos principales, mas aguda aún que en la absoluta mayoría de los países de África y América Latina. Ahí están los datos brutales. El propio Banco Mundial, tan reconocido por usted, señala que 50 millones de personas en nuestro país sobreviven con menos de 20 pesos al día. ¿Se imagina por un momento lo que es eso?

Usted defenderá éxitos, los representantes populares tenemos la obligación de señalar los resultados verdaderos. Se ofreció un crecimiento de siete por ciento anual, pero sólo se creció al dos por ciento. El balance es negativo porque la pobreza y la desigualdad no disminuyeron. Hablemos de la gente, del México verdadero, donde la desigualdad de millones significa desnutrición, analfabetismo, desempleo y migración.

Este gobierno ha fracasado incluso en áreas en las que más se empeñó. El foro Económico Mundial señala que México cayó siete lugares en el registro de competitividad y estamos por debajo de varios países de América Latina. El Presidente prometió crear un millón 200 mil empleos anuales, pero mientras cifras oficiales señalan que la población económicamente activa en el sexenio aumentó en tres millones y medio.

En este gobierno sólo se crearon 206 mil empleos permanentes, un empleo por cada 17 que hacían falta. No basta hablar de estabilidad económica, urge un crecimiento con equidad. Se habla de eficacia, pero incluso en el caso de la deuda pública, la que según el Presidente y usted han abatido, México está más endeudado que nunca en números absolutos. Durante esta administración la deuda interna se incrementó en un 92 por ciento, al pasar de 606 mil 182 millones de pesos a un billón 163 mil 774.

La deuda total del sector público, la que contiene Pidiregas, el rescate carretero y el IPAB, o como la gente lo conoce, Fobaproa, se incrementó en un 43 por ciento al pasar de dos billones 318 mil millones de pesos a tres billones 308 mil millones de pesos.

Se favoreció a unos cuantos e incluso se crearon algunos nuevos ricos. Allá está, por ejemplo, el informe de la pasada Legislatura sobre presuntos negocios de los Sahagún Bribiesca y el IPAB, que se debe continuar investigando.

Y toda esa deuda está en los hombros de nuestra generación. Hoy, contrario al dicho del Presidente, el futuro de los mexicanos está más hipotecado que nunca, exhibiendo la misma irresponsabilidad que tanto criticó. También en cuanto a los ingresos públicos, el gobierno ha defendido el IVA que lesiona a la mayoría de la población, sobre todo en alimentos y medicinas.

Cuál es la razón para que el Presidente, a través de la Secretaría de Hacienda, emitiera el decreto del 14 de julio, exentando a un buen número de empresas del pago del IVA, muchas de las cuales, por cierto, apoyaron abiertamente a Felipe Calderón y que, según especialista, significará una merma de ingresos por más de 40 mil millones de pesos.

Por otro lado, por los altos precios del petróleo, durante 2004 y 2005 el gobierno obtuvo 245 mil millones de pesos adicionales y este año se ha informado que se lograron ingresos extraordinarios por cerca de 92 mil millones de pesos.

No obstante, se han realizado recortes en ámbitos prioritarios como el campo, salud y educación. Se dice que sólo unos 24 mil irán a seguridad social y el resto para adelantar deuda. Termino, señor Presidente.

Lo que urge, señor secretario, en estas últimas semanas del actual gobierno, es que se liberen inmediatamente los recursos aprobados en el Presupuesto de Egresos de la Federación y los de los convenios y compromisos presidenciales hacia todos los estados de la República.

Esperamos sus respuestas y que el recurso no ejercido, estando por terminar el año, se aplique inmediatamente con transparencia y con equidad. Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Calzada. Tiene la palabra para responder, hasta por cinco minutos, el señor secretario de Hacienda.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Gracias, diputado Francisco Javier Calzada, por sus comentarios y preguntas. Creo que nadie cuestionaría, nadie de ningún partido, la necesidad de llevar a cabo políticas que saquen a los grandes grupos de la población que aún tienen ingresos bajos o que viven en pobreza extrema.

Ése es el reto que tendrá este Congreso y que seguramente lo va a atacar y lo va a atacar con éxito porque han pasado ya demasiados años en que las reformas de fondo necesarias para que el país pueda crecer rápidamente y aproveche su potencial no se han hecho y no han llevado a cabo esas reformas.

Voy a contestarle algunas de las observaciones que hizo, señor diputado, después de manifestar este acuerdo del diagnóstico que usted hace acerca de la pobreza y la desigualdad, que no podría, yo creo, nadie estar en desacuerdo con él.

En deuda pública sí hemos tenido un aumento, aunque en términos relativos la deuda pública ha bajado. Siempre hay que relacionar la deuda con algo y si la relacionamos con el tamaño de la economía, ha habido reducciones importantes en la deuda como resultado de diversas medidas, medidas que tienen que ver con programación financiera de los requerimientos financieros totales del gobierno, cada año menores, con déficit presupuestarios, también cada vez menores, hasta alcanzar un déficit cero este año y también por parte del denominador del cálculo de esa relación: el crecimiento de la economía.

Si lo vemos de esa manera, podemos apreciar que ha habido reducciones importantes en la deuda, como la queramos ver, consolidada con todos los elementos que usted menciona, o únicamente la deuda federal, o aisladamente la deuda externa, por ejemplo la deuda en dólares.

Si comparamos el 2000 tomando en cuenta todo absolutamente, pasamos del 40 por ciento del producto interno bruto al 34.9 por ciento a junio de este año y va a ser ligeramente menor todavía ese porcentaje cuando termine el año.

Pero también durante este gobierno se han hecho grandes esfuerzos para combatir la pobreza y lo podemos ver en diferentes indicadores. Por ejemplo, el acceso a la red pública de agua pasó del 57.8 al 67.4 por ciento; un incremento del 9.6 por ciento de cobertura de la población total. El acceso al drenaje pasó del 78 al 87 por ciento. Personas con un vehículo o más pasaron del 33 al 40 por ciento de la población. Personas con computadora pasaron de 9.3 al 19.6 por ciento; se duplicó el porcentaje.

En porcentaje de hogares en el primer decil, el primer decil más bajo de la población en cuanto a ingreso, el gas para cocinar aumentó del 31 por ciento al 55 por ciento. El acceso a la red pública de agua dentro de la vivienda del siete al 28 por ciento. El acceso al drenaje del 17 al 34 por ciento. En refrigeradores del 16 por ciento al 34 por ciento. Son aumentos en el decil más bajo; en el 10 por ciento de la población con menores ingresos son indicadores concretos de mejoría en el bienestar de estos grupos de la población.

Finalmente hace usted varios señalamientos relacionados con la exención del pago del IVA. El IVA este año con todo y esa exención, que lo único que hace es tratar igual a los que de otra manera estaban en una situación desigual, está teniendo el incremento más fuerte del sexenio con un incremento real en el último mes del 18 por ciento respecto al mismo mes del año anterior, o sea, que la dinámica del IVA este año va a ser altísima, sin que se registren pérdidas de las magnitudes que usted mencionó.

Y si la deuda en términos absolutos ha aumentado es porque las propuestas de deuda que ha hecho el gobierno no se han visto honradas, sino que el Congreso nos ha aumentado algo las cantidades a financiar.

En cuanto al presupuesto, tenga usted la seguridad que hemos liberalizado, liberado todos los recursos que nos permite el techo del gasto y el techo de endeudamiento. Muchas gracias, señor diputado. Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario. Para la réplica hasta por dos minutos, tiene la palabra el diputado Ramón Félix Pacheco Llanes.

El diputado Ramón Félix Pacheco Llanes: Compañero Presidente, las réplicas se hacen al compareciente. No permita el desorden. Los diputados nos veremos en la Comisión de Hacienda y aquí; donde quieran.

Compañeras y compañeros diputados. Señor secretario. Los funcionarios de este gobierno responden siempre que no se alcanzaron las metas de empleo y crecimiento porque el Congreso no realizó las reformas estructurales. No dicen que de todos modos Fox entregó el 30 por ciento de la generación eléctrica a las transnacionales. Tampoco dicen que de un solo golpe este gobierno despedazó el sentido social de las tarifas eléctricas concebidas así desde que López Mateos, de grata, de gratísima memoria, nacionalizó la industria en 1960.

Es más, aunque nunca admitieron el brutal impacto del aumento de las tarifas, la propia Secretaría de Hacienda adjudicó un permiso de autoabastecimiento para instalar sus propias plantas de generación, buscando atenuar los altos precios que ella misma impuso. Ésta es copia de la licitación.

Y si bien no se aprobó el IVA a medicinas y alimentos, con el que se pretendían obtener 120 mil millones de pesos anuales, sí se obtuvieron 540 mil millones de pesos por excedentes petroleros con destino desconocido, pues la forma de asignar estos recursos es tan arbitraria, que al Instituto Mexicano del Petróleo, sólo como ejemplo, le deben 200 millones de pesos desde hace seis meses, aquí está el oficio y ojalá lo atiendan.

Finalmente debo decir que su Secretaría bloqueo sistemáticamente el nuevo régimen fiscal de Pemex, con el que se buscaba aliviar su pesada carga fiscal.

En suma, además de este embate contra las empresas energéticas nacionales, es usted, señor secretario, responsable de que millones de familias mexicanas tengan que elegir entre pagar sus insumos básicos de energía o comercio. Muchas gracias por su atención.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Pacheco. Tiene la palabra el diputado Miguel Ángel González Salum, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, hasta por cinco minutos.

El diputado Miguel Ángel González Salum: Diputadas y diputados. Señor secretario de Hacienda. La estabilidad macroeconómica del país se ha dado en gran medida por el éxito de las políticas emprendidas años atrás en esta materia desde el sexenio anterior.

Aciertos los hay sin duda, pero el no traducirse éstos en bienestar social, reflejan la insuficiencia de la política económica del gobierno federal. Los 50 millones de pobres, los más de 20 mil millones de dólares anuales que envían nuestros connacionales desde Estados Unidos y los millones de desempleados, son una muestra clara de los graves rezagos que aún persisten.

Es importante, por supuesto, seguir el camino del orden en las finanzas públicas y en el desarrollo de nuestra economía a nivel macro. Sabemos que un trabajo responsable en este sentido, traerá beneficios de largo plazo.

Es cierto también que las tasas bajas de interés, el control de la inflación, la estabilidad cambiaria, las altas reservas internacionales y un déficit de las finanzas públicas cada vez más reducido, son signos relevantes en materia macroeconómica.

Pero también es cierto que el gobierno federal insiste en hacernos ver el desempeño de estos indicadores como una panacea, como si fuera el fin último y no sólo un medio. El objetivo de las políticas públicas rebasa estos indicadores. El bienestar de la población basado en el crecimiento económico, la generación de empleos, la redistribución del ingreso y el combate a la pobreza, no se nos olvide, son las metas que perseguimos todos los mexicanos.

¿Qué pasa en este sentido y qué pasó con el prometido crecimiento económico del siete por ciento anual? Se nos aseguró que tendríamos tasas de crecimiento muy superiores a las que realmente logramos.

¿Por qué si sabían que estábamos sujetos al entorno económico internacional y a su coyuntura, se nos prometió esto? ¿Por qué si sabían que no teníamos el consenso de todos los actores políticos y económicos del país, se prometió algo que se antojaba inalcanzable? Se falló, y esto le restó competitividad al país y a sus empresas.

Pregunto también, ¿qué pasó con la promesa de generar un millón de empleos anuales? Es triste que en este sexenio, ocho de cada 10 mexicanos que ingresaron a la población económicamente activa, estén desempleados.

¿Cuántos de ellos se incorporaron a la informalidad? Y para el futuro se previó un entorno económico adverso, en donde el mismo Banco de México advierte que existen factores de riesgo externos e internos.

Existe asimismo incertidumbre de los mercados financieros y una expectativa de inflación por encima de lo previsto. Asimismo, el menor precio del petróleo, el pronóstico de un mayor déficit de la cuenta corriente, de los futuros vencimientos de los Pidiregas, la bomba de tiempo de los pasivos de las pensiones y el estancamiento económico de los Estados Unidos, complican el panorama.

Señor secretario, basado en lo anterior, ¿cuáles serían las expectativas económicas para el año 2007 con este escenario? Y si en los futuros vencimientos de los Pidiregas se tiene una proyección de ingresos sobrevaluados, ¿no considera usted que esta tendencia pone en peligro la viabilidad de los referidos proyectos que deben ser pagados con los mismos ingresos que generan?

Los ingresos de los proyectos en operación de la CFE en esta materia, generan sólo el 51 por ciento de lo previsto. ¿Quién va a pagar el resto?, ¿será con cargo a una reducción del gasto social?

Y asimismo, el papel que ha jugado la evolución de los precios internacionales del petróleo es un factor que se debe evaluar con sumo cuidado, ya que los incrementos que se han dado al gasto público federal, a las aportaciones y participaciones federales a los estados y municipios durante los últimos años, han sido básicamente por efectos de estos precios más que por la dinámica de las finanzas federales y la economía nacional, situación que por supuesto no es sostenible.

Por lo anterior, señor secretario, ¿cuál es el precio del barril de petróleo crudo de exportación estimado para el 2007, conforme a la fórmula que establece la Ley de Presupuesto? En estos términos, ¿cuál será el efecto de estos precios en las finanzas federales de estados y municipios?, ¿dispondrán de menos recursos en 2007?, ¿acabará la ilusión de los excedentes petroleros?, ¿habrá recortes presupuestales derivados de la previsible baja en los precios del petróleo?

Señoras y señores diputados, debemos trabajar ya en una reforma hacendaria integral. En esta línea de argumentación, ¿qué se está haciendo para simplificar los trámites y hacer más sencillo el cumplimiento de las obligaciones tributarias?

Señor secretario, trabajemos juntos desde ahora para lograr que la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos del próximo año, satisfagan la necesidad de nuestro país y se convierta así en el verdadero instrumento de desarrollo que el país requiere. Por sus respuestas muchas gracias, secretario.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, diputado González. Tiene la palabra el licenciado Francisco Gil Días, hasta por cinco minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con se venia, señor Presidente. A la primera parte de los comentarios y críticas del señor diputado Miguel Ángel González, a quien le agradezco sus comentarios y preguntas, creo que le di una respuesta tanto en mi presentación como en algunos comentarios anteriores, de manera que me voy a concentrar más en las preguntas que plantea.

¿Qué pasó con el crecimiento? Qué bueno que el planteamiento que hace el diputado sea el de lograr consensos, los consensos que no se obtuvieron hasta ahora para que, hacia delante, con este ánimo de colaborar para que las reformas que son necesarias, que son indispensables para que el país crezca, estos cambios se puedan dar y que el país pueda, efectivamente, alcanzar ese potencial importante que tiene.

Me da mucho gusto también escuchar sus preocupaciones alrededor de estas reformas. Cuando comenta concretamente la de pensiones, la de tipo o carácter tributario, la reforma fiscal y que tiene el diputado –espero que también su grupo parlamentario- el ánimo, la disposición para que estas reformas se puedan llevar a cabo.

Plantea una serie de dudas y preocupaciones, por ejemplo, las relacionadas con los vencimientos de los Pidiregas. Afortunadamente dentro de la nueva Ley de Presupuesto y Responsabilidad, está previsto dentro de la Ley y dentro del reglamento que los Pidiregas tengan que ir haciendo una bolsa relacionada con su pago para garantizar que los vencimientos de los Pidiregas se puedan honrar.

De cualquiera manera hacia atrás, hacia las cantidades que se han acumulado hacia ahora, lo importante es ver el conjunto de las finanzas públicas y cómo, aunque los Pidiregas han crecido, el total del endeudamiento del sector público ha bajado; y cuando hablamos de Pidiregas estamos hablando de endeudamiento público y estamos hablando de la consolidación del sector público total. La presión de la deuda del sector público integrado, consolidado, en los últimos años ha bajado y ha bajado sensiblemente en esos cinco puntos del producto interno bruto que mencioné.

Es cierto que se ha fundado mucho incremento del gasto en petróleo. En varias de mis comparecencias, si no en todas, he comentado que era importante que no fincáramos gasto en función del petróleo. En varias de las propuestas que ha hecho el Ejecutivo al Congreso, el Congreso ha aumentado el precio del petróleo que propone el Presidente de la República para calcular ingresos futuros superiores y sobre ellos programar más gasto.

Ojalá y eso ya no suceda y que como países que con gran responsabilidad, el caso de Noruega por ejemplo y de Rusia, que han presupuestado precios de petróleo bajos para que los excedentes se vayan a fondos, fondos de importancia tal que en algunos casos como en Rusia han acumulado más de 100 mil millones de dólares, el sector público gaste únicamente los rendimientos de esos fondos y no se gaste el principal que se está acumulando a través de los excedentes.

¿Cómo están las perspectivas para el año entrante? Se espera, y aquí les menciono las perspectivas de los actores privados que prevén que la economía pueda crecer un tres y medio por ciento, que la inflación sea también de alrededor de un tres y medio por ciento. Que el tipo de cambio fluctúe entre los 11.30 pesos por dólar. Que tengamos un déficit de cuenta corriente de seis mil millones de dólares, pero una inversión extranjera de 16 mil millones de dólares.

Se están previendo también cantidades que se han acumulado. Para Pemex se permitirán tensionar menos el uso de los Pidiregas justamente por la forma como el Congreso dispuso la asignación de los excedentes para este año, parte de los cuales de manera importante se tendrán que canalizar a Petróleos Mexicanos.

También para el precio del petróleo ya está una fórmula prevista en la ley que aprobó el Congreso, que no sólo aprobó el Congreso sino que provino de la misma Cámara de Diputados, para que se tenga una regla y no tengamos que entrar en el tipo de consideraciones sobre la posible evolución del precio. Pero si ustedes lo quieren bajar abajo de esa fórmula, mejor todavía.

Dentro de esas cantidades, de acuerdo con los precios anteriores del petróleo y a los previstos en los mercados de futuro utilizando la fórmula para calcular el precio de referencia, se sitúa hoy entre 41 y 42 dólares por barril. Muchas gracias señor diputado y muchas gracias señor Presidente.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias señor secretario. Les recordamos a los señores diputados y diputadas que, de acuerdo con la Ley de Salud Pública, no se puede fumar en este recinto parlamentario. Para que se puedan abstener quienes lo estuvieran haciendo.

Se concede el uso de la palabra al diputado Horacio Garza, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional para réplica hasta por dos minutos.

El diputado Horacio Emigdio Garza Garza: Con su permiso, señor Presidente. Compañeros y compañeras diputadas. Señor secretario, estará usted de acuerdo con que en esta nueva realidad en que vive México, la política económica y la política hacendaría ya no pueden ser sino economía y hacienda políticas, lo que implica consensos y acuerdos entre los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Y bajo esa premisa, le solicito a usted —con todo respeto— su disposición para que en el poco tiempo que queda de este gobierno, sumar esfuerzos con este Poder Legislativo para que a la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de 2007, por los tiempos en la parte que le corresponde, podamos convertirlos en verdaderos instrumentos de desarrollo y de control; y cumpla con las demandas sociales de nuestra población.

Y, en un último intento —y en ello va nuestra convicción como bancada priísta— replantear un ya agotado sistema nacional de coordinación fiscal y todo el esquema recaudatorio e impositivo, además de retomar los mejores acuerdos de la Convención Nacional Hacendaría, para impulsar así el verdadero federalismo y las reformas estructurales que el país requiere y demanda. Por su atención, muchas gracias.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias diputado Garza. Para formular su pregunta tiene el uso de la palabra la diputada Verónica Velasco Rodríguez, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, hasta por cinco minutos.

La diputada Verónica Velasco Rodríguez: Gracias, señor Presidente. Señor secretario. A nombre del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México le doy la bienvenida a este recinto.

Compañeras y compañeros diputados. Hoy y de la misma manera que lo he hecho a lo largo de todo su encargo, vengo por última ocasión a manifestarle la posición del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México en esta Cámara de Diputados, con respecto a los ingresos de la hacienda pública.

Como se ha mencionado en repetidas ocasiones, por quienes me han antecedido en el uso de la palabra, aceptamos y reconocemos que las variables macroeconómicas del país han permanecido estables. Sin embargo habremos todos de asumir que éstas ni la poca expansión económica durante la administración de Vicente Fox se han logrado ver reflejadas aún en los bolsillos de la mayoría de los mexicanos.

Incluso hemos constatado cómo se ha pagado anticipadamente la deuda contraída con organismos e inversionistas internacionales, para de esta forma liberar recursos públicos escasos que podrán destinarse a otras necesidades imperantes en nuestro país, como pudiera ser el combate a la pobreza extrema, a la reducción de las altas tasas de criminalidad reflejadas en la inseguridad pública que aqueja a todos los mexicanos, a los mecanismos para minimizar el deterioro que sufre el medio ambiente como consecuencia de las actividades económicas y al impulso de un verdadero programa de desarrollo sustentable.

México tiene una de las menores cargas fiscales en el mundo, inclusive por debajo de países latinoamericanos, sin dejar de señalar la alta dependencia que tenemos por concepto de ingresos petroleros y el cada vez mayor envío de remesas, producto éste de la increíble cantidad de hombres y de mujeres mexicanas y mexicanos, que por no encontrar oportunidades en su país son obligados a dejarlo todo.

Es entonces que vemos claramente que los recursos que obtiene el Estado no alcanzan para financiar el desarrollo que requiere nuestro país y peor aún, persiste el lacerante contrabando, la piratería y el comercio informal que hacen desaparecer empresas que sí cumplen con sus obligaciones fiscales, que generan empleos formales sujetos a la seguridad social.

Es por ello que mi grupo parlamentario cree, como usted, que una verdadera reforma fiscal no solamente debe basarse en aplicar IVA a los alimentos y medicinas, sino mejorar de fondo, y aquí está nuestro reto, el diseño de todos y cada uno de los impuestos que existen en nuestro país y abrogar aquellos que implican mayores costos de fiscalización y cumplimiento que la propia recaudación se obtiene de los mismos.

Señor secretario. En el estudio de distribución del pago de impuestos y recepción del gasto público por deciles de ingresos de las familias que usted entregó a la Cámara de Diputados mediante el oficio 101-446 de fecha 13 de marzo del 2001 y en cumplimiento al artículo 25 de la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal de este mismo año, se establece que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, cuenta con información relativa sobre la composición del ingreso de los trabajadores asalariados registrados, así como información que fue utilizada para elaborar la tabla "Participación a la recaudación de asalariados por salarios mínimos", información que ha sido solicitada a la Secretaría a su cargo mediante la Ley de Transparencia, pero que aún es tiempo que la misma no nos ha sido proporcionada.

Yo quisiera entonces saber a través de usted, si existe la información o no, por lo que le solicito que entregue a esta soberanía la misma en aras de mejorar el diseño de las contribuciones y así contar con mayores elementos para presentar una iniciativa con proyecto de ley que disminuya de veras los costos de cumplimiento o acatamiento en el impuestos sobre la renta.

Otro reto que sin duda le tocará afrontar a esta Legislatura y que es de suma importancia, es nuestro sistema de pensiones del ISSTE, el cual fue diseñado como todos lo entendemos, de tal forma que las aportaciones de los trabajadores activos financiaran a los jubilados.

En la actualidad, cada vez conforme a la estructura piramidal de la población de nuestro país, son más las personas que están entrando a la etapa de retiro laboral y por consiguiente menos el número de trabajadores activos que financian las pensiones de aquellos.

En un futuro cercano, con el aumento de la esperanza de vida y los avances médicos, los recursos públicos serán insuficientes para pagar las pensiones, probablemente disminuyendo el gasto en otros rubros importantes para el progreso de México.

Señor secretario, en el ámbito de su competencia ¿en qué punto se encuentra entonces el proyecto de reforma al sistema de pensiones del ISSSTE que ha elaborado la Secretaría a su cargo?

Por último, al grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México le preocupa que existan mecanismos fiscales que se han instrumentado por la Secretaría a su cargo, para aprovechar racionalmente el agua y que no nos han sido explicados.

Quisiera que nos informara, por qué si tenemos recursos escasos, éstos se destinan en gran cuantía a fideicomisos y subvenciones que no tienen ningún beneficio directo a la sociedad, y que por el contrario, en ocasiones son manejados de manera discrecional y poco transparente, en lugar de destinar más recursos a proyectos con impactos positivos como los destinados a la conservación del medio ambiente y de nuestros recursos naturales. Le agradezco sus respuestas y el envío de confirmación.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, diputada Velasco. Tiene la palabra el licenciado Francisco Gil Díaz, hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Gracias, diputada Verónica Velasco por sus comentarios y por sus preguntas. Con mucho gusto voy a ver en qué estado se encuentra la información que ustedes solicitaron y los cuadros correspondientes. Y cuente usted con toda la información de que dispone la Secretaría para hacer los estudios relacionados con posibles reformas fiscales; usted, la Comisión de Hacienda y cualquier diputado que esté interesado; nos interesa mucho escuchar e intercambiar opiniones, por supuesto.

El problema que menciona, relacionado con las jubilaciones, tiene que ver con los cambios que ha habido a lo largo de los últimos años, en los últimos 20 años aproximadamente, cuando en un promedio de cinco años de vida promedio del jubilado, entre su jubilación y su muerte, hemos pasado a 20 años; se ha cuadriplicado como resultado de una mayor esperanza de vida de la población y también en parte combinado con gente que en promedio se está jubilando algo antes de lo que se jubilaba hace 20 años.

Esto junto con las condiciones demográficas significa que durante los próximos años, los flujos de pago de pensiones van a ir creciendo, lo están haciendo de manera geométrica y que tarde o temprano, si no se llevan a cabo los cambios necesarios, el gobierno va a enfrentar una crisis fiscal de proporciones importantes.

De manera que esta preocupación de usted y de muchos otros diputados y senadores, pues es pertinente, es oportuna para que se pueda empezar a atacar este problema que tiene que ver no solamente con el ISSSTE; tiene que ver también con los empleados del Seguro Social, tiene que ver con los trabajadores y empleados de la Comisión Federal de Electricidad, de la Compañía de Luz, de Petróleos Mexicanos.

El cálculo a valor presente, el cálculo actuarial de los pasivos correspondientes, si los queremos equiparar a deuda pública, es de un poco más del 120 por ciento del producto, o sea, triplica el valor presente de la deuda pública, de la deuda pública total. Estamos hablando de cantidades importantes que nos debe preocupar. Qué bueno que a usted y a su grupo parlamentario le preocupa este asunto.

Existe una propuesta en el Senado; es una propuesta que se ha platicado con la Secretaría de Hacienda, es una propuesta que se presentó en el Senado de parte de un senador; no es una iniciativa del Ejecutivo pero es un proyecto de ley que hemos venido examinando conjuntamente y que nos parece que es un proyecto que avanza considerablemente en la solución de la situación del costo de las pensiones del ISSSTE. Habría que pensar también en las demás instituciones.

Se han llevado a cabo ya recientemente reformas a los regímenes de pensiones del Banco Nacional de Comercio Exterior y de Nacional Financiera. Falta todavía completar y avanzar en algunos otros bancos de desarrollo, así que ya se inició el proceso.

En materia de fideicomisos, los fideicomisos existen, tienen que ver con algunos propósitos concretos que en muchas ocasiones el propio Congreso ha establecido, ha creado, y nos daría mucho gusto poder compartir la información total de los fideicomisos, de las cantidades involucradas, en los destinos que tiene y de cómo han evolucionado los fideicomisos y la transparencia relacionada con los mismos a lo largo de estos años. Con mucho gusto le entregamos un documento relacionado con ese aspecto.

Y estoy de acuerdo con usted, hay que hacer mucho en materia de agua, hay que hacer mucho en materia de medición del consumo, en materia del cobro del consumo y en todo lo que tiene que ver con la conducción y aprovechamiento del agua. Es otro de los graves problemas que tenemos relacionados con el medio ambiente de nuestro país. Muchas gracias, señora diputada. Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, señor secretario. Para réplica tiene el uso de la palabra la diputada Verónica Velasco, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista, hasta por dos minutos.

La diputada Verónica Velasco Rodríguez: Señor secretario. En el estudio que yo le mencionaba y que mucho le agradecería pudiera revisar, se establece que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público —y hago la cita— cuenta con una base de datos que contiene la composición del ingreso de los 14.5 millones de asalariados registrados. —Fin de la cita.

Asimismo el estudio presenta una tabla titulada Participación a la Recaudación de Asalariados por Salarios Mínimos, la que detalla por rangos de salarios mínimos, el porcentaje de trabajadores que se ubican en cada uno de esos rangos presentados, correlacionados con el porcentaje del impuesto sobre la renta, que pagan los trabajadores.

Señor secretario, le agradezco su disposición para entregar la información a esta soberanía, ya que de lo contrario —le reitero— no podríamos coadyuvar con el gobierno federal en la mejora del diseño del impuesto sobre la renta, toda vez que no contaríamos con los suficientes elementos para analizar y evaluar los probables efectos de dicho impuesto en el ingreso de las personas.

Por otra parte y en lo referente al tema del agua, como bien lo sabemos, en nuestro país no se lleva a cabo un adecuado tratamiento de las aguas residuales y si consideramos que se exenta a aquéllos que las descargan, no veo como podríamos salir adelante de esta situación.

Si el argumento es que los organismos operadores de agua, que en ciertos casos son empresas privadas, no tienen dinero para pagar los derechos por descargas, entonces también exentemos del pago de las cuotas del Seguro Popular, a todas las personas que requieren del servicio de salud y que no se encuentran en ningún sistema de seguridad del país.

Le agradezco mucho su atención.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, diputada Velasco. Tiene la palabra para formular su pregunta el diputado Cuauhtémoc Velasco Oliva, del grupo parlamentario de Convergencia, hasta por 5 minutos.

El diputado Cuauhtémoc Velasco Oliva: El análisis de la parte económica del Informe presidencial que hoy nos ocupa, no solamente permite valorar el desempeño económico de la administración foxista durante el último año, sino que al cubrir este lapso de gobierno tenemos obligatoriamente que hacer una revisión del manejo de la política económica en lo que va del sexenio y no quedarnos en la visión triunfalista de un semestre que plantea el Informe presidencial.

Tomando como base la radiografía que hace el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, sobre la evolución de la economía y las finanzas públicas 2000-2006, que se dio a conocer el pasado mes de septiembre, se desprende que el objetivo fundamental de la política económica a partir de diciembre, ha sido mantener los equilibrios macroeconómicos mediante la austeridad monetaria, el régimen de flotación cambiaria y la disciplina fiscal, tendiente a propiciar un balance público equilibrado.

Ese manejo económico permitió reducir la inflación del 9.5 por ciento en el 2000 al 3.3 por ciento para el 2005, estimándose que en el 2006 habrá una inflación del tres por ciento, aunque en el primer semestre el crecimiento de los precios anualizados fue del 3.18 por ciento.

Disminuir el déficit de la balanza en cuenta corriente debido a los elevados precios del petróleo, la reactivación de la economía estadounidense y las crecientes entradas de divisas por concepto de remesas, abatir el déficit público que pasó del 0.8 por ciento del PIB en 2001 a un déficit del 0.2 por ciento del PIB al cerrar el 2005.

La aplicación de esa política económica ha tenido un significativo costo para el país que se puede evaluar en los siguientes puntos: Bajo crecimiento económico; en el año 2000 se alcanzó un crecimiento del 6.6 por ciento —fue posible por el buen desempeño del sector externo—, altos niveles de empleo y recuperación de las remuneraciones reales de los trabajadores. Sin embargo, en 2001 cayó a 0.16 por ciento como consecuencia de la desaceleración de la actividad económica de Estados Unidos.

En 2002 el crecimiento fue ligeramente superior, pero siguió siendo marginal, 0.83 por ciento, sustentado fundamentalmente en el consumo interno. Para 2003 la actividad económica tuvo un crecimiento del 1.35 por ciento, consecuencia de una mayor inversión en construcción y de un entorno externo más favorable.

En 2004, la economía mexicana tuvo el mayor crecimiento en lo que va en el sexenio, al incrementarse en un 4.18 por ciento. El cual fue estimulado por el incremento de las exportaciones, principalmente las petroleras, debido a los elevados precios del crudo.

En el 2006, nuestra economía tuvo tan sólo un crecimiento del 2.95 por ciento, en virtud del bajo crecimiento de los sectores industrial y agropecuario.

En los primeros meses del 2006, la economía mexicana tuvo un crecimiento del 5.1 por ciento en términos reales, debido al dinamismo mostrado por los componentes de la demanda agregada, consumo, inversión y exportaciones.

También es palpable la reducción de la competitividad económica en nuestro país. De acuerdo a la clasificación del World Economic Forum, se observa una tendencia hacia la pérdida de competitividad de la economía mexicana en los mercados externos; al pasar del lugar 32 que ocupaba en 1998, al lugar 55 en 2005.

Esa pérdida de competitividad afectó el índice de confianza entre los países receptores de inversión extranjera directa, ya que México ocupa actualmente el lugar número 22, entre 25 economías, después de permanecer dentro de los diez primero lugares.

De igual modo la política económica aplicada aumentó el desempleo; entre el cierre del 2002 y el cierre del segundo trimestre del 2006. Solamente se han generado 887 mil empleos, por lo que el déficit acumulado en lo que va de la actual administración, podría ser superior a los 5.5 millones de empleos; lo que explica el aumento geométrico de la ocupación en la economía informal y los grandes flujos migratorios hacia Estados Unidos.

Como podemos advertir en materia económica, la presente administración ha tenido un desempeño pobre, ya que no se ha logrado un crecimiento económico sostenido que permita crear más empleos formales y mejor remunerados ni generar confianza, tanto a inversionistas nacionales, como extranjeros.

Si además consideramos que el escaso dinamismo económico ha estado influido por el incremento del precio del petróleo, el aumento de las remesas que envían los migrantes mexicanos desde Estados Unidos y por el crecimiento de la economía norteamericana; podemos advertir las limitaciones de una política económica, no solamente inconsistente, sino deficiente.

Por ejemplo, no se explica uno, a la luz de las consideraciones anteriores, ¿por qué la proclividad de la actual administración para favorecer el gasto corriente en detrimento del gasto del capital?

Para el 2006, el gobierno federal le planteó a la Cámara de Diputados, un incremento del gasto corriente del cinco por ciento real con relación al presupuesto aprobado al 2005. En tanto que el gasto de capital proponía disminuirlo en 7.7 por ciento.

Fueron las modificaciones que introdujeron los diputados al proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2006, que hicieron que el gasto de capital se incrementará en 34.1 por ciento. En contraste el gasto corriente sólo aumentó dos por ciento y los servicios personales se redujeron en uno por ciento.

Cabe destacar también que las reservas de Banco de México que ascienden a 67 mil millones de dólares se han mantenido congeladas, en vez de aprovechar una parte de ellas para impulsar el crecimiento económico nacional, el aumento del empleo y la disminución de los flujos migratorios a Estados Unidos.

Uno se pregunta, señor secretario, ¿por qué ese manejo?, ¿por qué castigar al pueblo mexicano?, ¿a quién beneficia realmente la política económica, señor secretario? Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, diputado Cuauhtémoc Velasco. Tiene la palabra el licenciado Francisco Gil Díaz, hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Muchas gracias al diputado Cuauhtémoc Velasco, por sus observaciones y por sus preguntas.

Creo que hay bastantes coincidentes entre el análisis y la descripción que hace el diputado Velasco, de lo que ha acontecido durante este sexenio, con la percepción que tenemos en el gobierno y algunas diferencias importantes.

Efectivamente, la economía ha tenido un comportamiento insatisfactorio, a todas luces insatisfactorio y la pregunta es, ¿por qué la economía no ha crecido, no ha creado los empleos, no ha fortalecido el ingreso de la población, en la medida en que todos hubiéramos deseado?

Creo que ese análisis, esa discusión, son pertinentes justamente para saber cuáles son los cambios que son necesarios hacia delante y cuáles son por ese motivo también, los cambios que nos han faltado a lo largo de estos seis años.

Los cambios que se han realizado, por ejemplo, las reformas de fondo, que autorizó el Congreso en materia financiera, reformas amplísimas y reformas profundas, que han permito que aumenté el ahorro financiero, que bajen los costos de intermediación financiero, que el gobierno acuda con menor intensidad a los mercados financieros han fomentado el nacimiento de una importante industria que basada en hipotecas está alimentando un crecimiento en la construcción, un crecimiento que está mostrando un enorme dinamismo y que seguramente, si mantenemos las condiciones que lo han permitido, va a mostrar crecimientos todavía más dinámicos en el futuro.

De manera que ahí tenemos un ejemplo de cómo esta colaboración que se logró, positiva, constructiva, de parte del Congreso para llevar a cabo estas reformas y que espero sigan adelante, porque vendrán algunas otras propuestas durante este período legislativo —y seguramente más adelante también— se puedan aumentar, fortalecer y complementar con reformas de otra naturaleza no financiera, que también logren cambios de la naturaleza que se están logrando como resultado de esta reforma financiera que ya da una plataforma importante, interesante hacia adelante.

Efectivamente, el gasto corriente propuesto para este año comparado con el gasto de capital, desmerece en el segundo caso y lo hace por dos razones, primero porque, como mencionaba en mi presentación, el gasto corriente hay que desglosarlo en los componentes de gasto social, en los gastos que son de apoyo a la población y lo que es gasto puramente administrativo.

En lo que es gasto puramente administrativo, el gobierno ha seguido haciendo economías a lo largo de este año, y en lo que es gasto social, gasto de apoyo a la población —si lo queremos etiquetar como gasto corriente lo podemos etiquetar de esa manera— se han venido privilegiando los apoyos a las personas de menores recursos.

Ante la insuficiencia de los ingresos, ante la falta de cambios de reformas que nos permitan fortalecer los ingresos del sector público, responsablemente no se pueden presupuestar aumentos en gastos de capital que, si se pudieron dar como varios de ustedes lo han mencionado, es porque de manera fortuita se han venido dando ingresos adicionales a través del precio del petróleo y este año también gracias a un gran dinamismo de la recaudación no petrolera.

Ingresos no petroleros este año vamos a tener por encima de los presupuestados, alrededor de 90 mil millones de pesos, la mayor parte de los cuales proviene de aumentos fuertes en la recaudación del impuesto sobre la renta y del impuesto al valor agregado.

Las reservas internacionales no están congeladas; el problema con la posibilidad de usar reservas internacionales es que el Banco de México tiene que emitir deuda para comprar reservas internacionales. Hay una contrapartida en el balance de Banco de México a esos activos, que son los pasivos, los bonos de regulación monetaria que tiene que emitir para emitir esos activos.

Por ese motivo, cuando hemos hecho operaciones de disminución de deuda externa no hemos disminuido la deuda total, lo que hemos hecho es aumentar la deuda interna para, con los recursos que obtenemos de la colocación de papel de deuda interna en pesos, comprarle a Banco de México reservas, voltearnos, y con esas reservas pagar deuda externa.

Ha sido una operación que simplemente modifica la estructura de los pasivos del gobierno, disminuyendo las reservas internacionales, pero no podríamos disminuir o utilizar las reservas internacionales del Banco de México si no disponemos de los recursos para podérselas comprar. No podemos simplemente tomarlas y aplicarlas a alguna finalidad.

Por otro lado, las reservas han servido a un propósito muy importante para garantizar la estabilidad. Muchas gracias, señor Presidente. Gracias, señor diputado.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, señor secretario. Para réplica tiene la palabra el diputado Cuauhtémoc Velasco, del grupo parlamentario de Convergencia, hasta por dos minutos.

El diputado Cuauhtémoc Velasco Oliva: Es muy importante que nosotros no tengamos una visión idílica, que no planteemos un discurso esencialmente demagógico, sino que tengamos la capacidad de poner las razones, los argumentos, las ideas y las propuestas en el tapete de la discusión.

Yo creo que este tipo de diálogos entre el Poder Ejecutivo Federal y el Legislativo son muy importantes por ese motivo; porque permiten discutir los planteamientos y las propuestas y son además antecedente de esa discusión que vendrá en los próximos meses sobre el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2007.

Y nosotros tenemos que ser muy analíticos al momento de discutir, por ejemplo, los criterios de política económica que vamos a respaldar.

Coincidimos en la importancia de la estabilidad económica, pero reconocemos —y reconozcamos— que no es una panacea, que es una condición necesaria, pero que no es una condición suficiente y no acudamos a recursos fáciles como hablar de una nueva clase media. Eso existe en los spots que difunden constantemente los medios de comunicación y que dan idea de un país que no es México, que comúnmente se ha catalogado como parte de "foxilandia". Seamos serios y seamos realistas.

No necesita uno sino voltear los ojos hacia el entorno que nos rodea, tanto aquí en la capital del país como al interior del país, para darse cuenta de que evidentemente no hay tal nueva clase media, como no hay muchas cosas más. Requerimos un discurso realista y reformas de fondo.

Planteemos, por ejemplo, en el caso de México, la reforma a la Ley del Banco de México. ¿Por qué debe de ser un instrumento nada más de estabilidad? Puede propiciar el crecimiento económico, como ocurre en muchos países. Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, diputado Velasco. Tiene la palabra el diputado Joaquín Vela González, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, hasta por cinco minutos.

El diputado Joaquín Vela González: Gracias, señor Presidente. Compañeras y compañeros diputados. Señor secretario. En el informe que usted nos presentó, en el cuadernillo que se refería al informe de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, uno de los logros que más argumentaba es el fortalecimiento del sistema financiero.

Yo quiero señalarle, sin embargo, que en el Informe que iba a leer el Presidente Fox en este recinto señala unos datos que son bastante inquietantes y que ponen en entredicho el fortalecimiento del sistema financiero.

Ahí señala que en los cinco años y medio que lleva el gobierno del Presidente Fox, el crecimiento del crédito empresarial apenas creció un 24 por ciento. El crecimiento de los créditos hipotecarios en 51 por ciento y el crecimiento de los créditos al consumo 403.9 por ciento. Es decir, se ha fortalecido un sistema financiero, pero solamente para que tenga capacidad de consumo, principalmente de productos que tienen el origen externo.

En segundo lugar le quiero preguntar que efectivamente la deuda externa sufrió bajas, producto de los pagos adelantados o los prepagos; sin embargo, la suma total, cuando ustedes entraron al gobierno, se tenía una deuda de un billón 146 mil millones. Actualmente, la deuda es de un billón 648. Es decir, hay un aumento real de la deuda externa.

Y no se diga en la deuda interna. Cuando ustedes llegaron al gobierno eran 774 mil y ahora es un billón 884. Según datos del anexo estadístico que ustedes presentaron en el informe. Entonces, la afirmación que usted hace de que disminuyó la deuda externa no es tan real.

En tercer lugar, el crecimiento del 2.1 que usted señaló reconoce que no es lo que hubiéramos querido. Claro que es insuficiente. Si lo comparamos con el incremento de la importación de bienes de consumo, en el año 2005 simplemente fue de 8.7. Es decir, nosotros crecemos 2.1 y la importación de bienes de consumo crece 8.7. Creo que es un dato bastante evidente.

Le quiero preguntar también por qué no hubo ampliación de la base de contribuyentes, señor secretario. ¿Acaso no resume el fracaso económico que en México tengamos únicamente cuatro millones de contribuyentes? Una vez más, porque ya se lo habían hecho mis compañeros en la LIX Legislatura, le preguntamos ¿a cuánto asciende el monto de elusión y evasión fiscal de los grandes grupos corporativos y financieros?

¿Considera usted que de proseguir con la actual política económica se podrá hacer frente al déficit de cinco millones de empleos y además cubrir el millón de empleos que cada año los jóvenes demandan al llegar a la edad productiva?

Quisiera preguntarle también, señor secretario, con respecto al superávit fiscal. En el primer semestre del año 2006, se tuvo un superávit fiscal de 82 mil 207.9 millones de pesos; en el 2005 fue de 41 mil 77 millones de pesos, es decir, mientras millones de mexicanos se mueren de hambre, a este gobierno foxista le sobró el dinero. Esto es criminal y contradice la famosa economía con rostro humano que prometió Fox durante su campaña.

Señor secretario, no existe ninguna intención ni ningún mecanismo para poder instrumentar en este país una política industrial que permita hacer que no tengamos el mote que ya se le da a la economía mexicana, de que la economía mexicana se parece a un camello; tiene una joroba enorme que es el crecimiento de los servicios, mientras que las actividades agropecuarias e industriales no crecen.

El dato es contundente. En todo lo que va del sexenio los servicios han crecido 3.1 por ciento, mientras que la economía industrial apenas el 1.5 y la agropecuaria en 1.8. Entonces, yo quisiera encontrar respuesta a estos planteamientos. Gracias, señor secretario.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias diputado Vela. Tiene la palabra el licenciado Francisco Gil, hasta por cinco minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Muchas gracias diputado Joaquín Vela, por sus comentarios y por sus preguntas.

Como comenté en otra intervención, hay muchas maneras de ver la deuda y la consideramos apropiada para conocer su magnitud; es la cantidad que relacionada con el producto interno bruto, con el tamaño de la economía, presenta las presiones de financiamiento.

Al mismo tiempo nos dice usted que la deuda ha aumentado mucho y luego dice que tenemos superávits presupuestarios, cuando debiéramos no estar ahorrando dinero sino gastándolo en atender necesidades de la población. Las dos cosas no pueden ser simultáneas, no se pueden dar al mismo tiempo. Pero aunque no hemos logrado ahorros, ojalá los hubiéramos logrado.

La deuda, por las razones que ya mencioné, ha bajado del 40 por ciento al 35 por ciento del tamaño de la economía, que son cinco puntos porcentuales de ahorro. Y todos los años hemos tenido endeudamiento, todos los años, salvo este año que vamos a tener un equilibrio presupuestario.

Si lo vemos de manera amplia, como muchos de ustedes han señalado, que incluye los Pidiregas y otros conceptos de financiamiento del sector público, de hecho este año también va a crecer la deuda, no va a haber superávit presupuestario.

El superávit al que usted se refirió, que siempre se produce en los primeros meses del año, nunca se materializa para el conjunto del año, porque lo que ocurre estacional o típicamente en nuestro presupuesto —y esto es de muchísimas décadas para atrás—, es que durante los primeros meses del año se acumulan ingresos y durante los siguientes meses, principalmente los últimos tres, se ejerce la mayor parte del gasto. Ya verá usted cómo al cierre de este ejercicio, ese superávit habrá desaparecido.

Por lo que se refiere a la cantidad de contribuyentes, el número de contribuyentes es muy superior a los cuatro millones. Tenemos un número de contribuyentes, personas físicas, de 21 millones y, de personas morales, de 679 mil; un total de 22 millones 141 mil contribuyentes.

El número ha aumentado de manera importante, ha aumentado debido a que labores o esfuerzos de fiscalización y con mucho gusto le presentamos a usted el número de contribuyentes activos, los estamos midiendo, no de acuerdo a un padrón que tiene una cantidad enorme de dificultades y de problemas, porque los contribuyentes cuando se dan de baja o cuando una persona física muere, muchas veces no tenemos una baja del contribuyente. Entonces lo que hacemos es que los medimos únicamente en función de los pagos que estamos recibiendo y en función de esos pagos el número de contribuyentes es bastante importante.

Estamos de acuerdo que hacen falta políticas económicas que promuevan la inversión, que promuevan el crecimiento de las manufacturas, que promuevan un mayor desarrollo del sector agropecuario, creo que esa es la tarea que todos tenemos por delante.

El financiamiento y el sector financiero en general han evolucionado de manera sumamente favorable. La banca se encuentra ahora ampliamente capitalizada. Las sociedades financieras de objeto limitado han tenido un auge importante —y los financiamientos— que en la primera parte del sexenio, cuando se estaba terminando de consolidar el sistema financiero que sufrió grandes daños durante el sexenio anterior, que de hecho no sólo no financió sino que contrajo su financiamiento, sobre esas bases de caída en el financiamiento ha tenido una recuperación mucho muy fuerte.

Y además hay que comentar que gracias a las reformas financieras que ustedes aprobaron, entre ellas el nuevo instrumento que son los certificados bursátiles que le han permitido a las empresas acudir directamente al mercado de capitales y captar el ahorro del público sin necesidad de acudir a las sociedades financieras de objeto limitado y a la banca, han permitido gracias a estos instrumentos una captación del ahorro del público de cantidades importantísimas y ésta es parte del sistema financiero aunque no haya un intermediario en medio de quien obtiene el financiamiento y de quien otorga el financiamiento. Muchas gracias, señor diputado. Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias licenciado Díaz. Para réplica tiene la palabra el diputado Joaquín Vela, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, hasta por dos minutos.

El diputado Joaquín Humberto Vela González: Gracias. Señor secretario, el dato que yo le estoy dando es el dato que presentó el Presidente Fox en su Informe, no lo estoy inventado y aquí el dato nos dice que en 2005, ya cerrado el ejercicio, fue un total de 41 mil 77 millones de pesos en el superávit. Entonces, o está mal el dato que usted me replica o está mal el dato que el Presidente Fox consigna en su Informe. Yo les pediría que se pusieran de acuerdo porque ésta es la información que nosotros recibimos, yo no obtuve ninguna otra información.

Y con respecto de la deuda, usted nos está hablando de una disminución de 40 a 35 por ciento sobre el producto interno bruto. Los datos que yo leí aquí, nos señala un crecimiento de 43 por ciento de la deuda total. Si quiere podemos contrastar las fuentes de nuestros datos, pues son básicamente las mismas, las que ustedes dan a conocer, el problema es que efectivamente entonces existen realidades diferentes, porque usted ve una realidad y nosotros vemos otra. Entonces, no podemos seguramente ponernos de acuerdo.

Finalmente, alguna vez algunos de mis compañeros de la fracción anterior le habían preguntado muchas veces cuál sería el monto de la elusión y de la evasión fiscal, y —señor— usted es el primero que evade al dar las respuestas, ¿no? O sea, el primer evasor de dar respuestas se llama Francisco Gil Díaz porque se le ha preguntado varias veces durante toda la anterior y ahora, de nueva cuenta, nos evade.

Espero que sí podamos tener a futuro otra oportunidad para que sí nos pueda dar ese dato. Le agradezco.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias diputado Vela. Tiene la palabra el señor diputado Manuel Cárdenas Fonseca, del grupo parlamentario de Nueva Alianza.

El diputado Manuel Cárdenas Fonseca: Con su permiso, señor Presidente. Apreciables pares. Hemos escuchado con atención que el actual gobierno defiende su política económica basándose en la estabilidad macroeconómica.

Efectivamente, las variables macroeconómicas están bien, lo que no ha estado bien es que nunca han querido reconocer que ellas, por sí solas, ni han generado el crecimiento prometido y mucho menos los empleos.

A lo largo de los 67 meses de este gobierno, el salario mínimo representa un incremento positivo de 4.62 por ciento contra una inflación acumulada del 29.4 por ciento. Así, así es como lo señala el resumen Ejecutivo del VI Informe de Gobierno en su página 28. ¿Qué quiere decir eso? Es obvio para todos.

En los últimos años tenemos que el PIB per cápita cayó 1.6 por ciento, ya que la población creció 3.5 por ciento y el PIB sólo el 1.9 por ciento. En libertad económica retrocedimos 2.89 puntos; la tasa del desempleo se incrementó al 4.4 por ciento, independientemente de los tres millones de mexicanos que aproximadamente —es la cifra que se tiene— emigraron al extranjero a buscar un mejor futuro.

Lo anterior lo señalan documentos oficiales de la Secretaría del Trabajo, de "Moody Economic", de América Latina, del Centro de Análisis e Investigación Económica, entre otros.

La política económica impuesta por esta administración es excluyente económica y socialmente hablando y no propicia un desarrollo sustentable. Qué decir de la última opinión que emite el Fondo Monetario Internacional en su documento "Perspectivas Económicas Mundiales", Washington 2006; ahí está muy clara esta aseveración, también.

Las variables macroeconómicas no han logrado crear empleos de calidad. Esas variables macroeconómicas han estado prendidas de cuestiones exógenas como el precio del petróleo y las remesas de los connacionales. A propósito de remesas, ¿se ha preguntado el señor secretario de dónde provienen y qué justifica este incremento, si las políticas económicas y migratorias de Estados Unidos han sido tales que son restrictivas y han sido afectables directamente por el poder adquisitivo de ingreso de los propios norteamericanos y de nuestros connacionales?

Sigamos con las preguntas. Si fuimos tan eficientes para hacer transacciones mercantiles entre bancos que dejaron de pagar miles de millones de pesos, so pretexto de que la ley lo permitía, ¿por qué no aliviamos las finanzas de las universidades públicas? Eso nos hubiera sido mucho más rentable y mucho más barato.

Tenemos en la etapa y en la era del conocimiento que la inversión en educación es eso: es la principal inversión. Que la falta de creación de empleos y la pérdida de competitividad se debe porque en educación tenemos una desinversión. Sólo basta ver los salarios de los profesores y las condiciones de la infraestructura educativa en las áreas rural y urbana.

Señor secretario, mirando la deuda de un país, no podemos ver nada más que esta deuda sea sólo en la ayuda a los marginados; también se debe ver pensando en el futuro. De ahí que debemos desarrollar el recurso humano invirtiendo en educación.

Sin embargo, el bono petrolero, el bono del precio petrolero nos lo hemos acabado. ¿A qué se debe que haya preferido destinar tantos recursos al IPAB y a un prepago de servicios de deuda innecesario ante la gravedad de la desinversión en salud y ante la falta de reservas para atender las jubilaciones y las pensiones de este país, independientemente de que —como es de todos sabido— la iniciativa de ley a la que usted se refirió que está en la Cámara de Senadores debió de haber tenido como Cámara de origen la Cámara de Diputados?

Hace dos semanas, en su ausencia, comenté la discrecionalidad del gasto público por cuanto al abuso de la figura del "fideicomiso". Léase los "fideicomisos de aduanas", "ISOSA", "Tecnitrade". Sin embargo, la Suprema Corte de Justicia resolvió que no se podía informar de las operaciones de estos fideicomisos por considerarlos instrumentos privados. Cómo extrañará Jorge Serrano Limón no haber tenido un fideicomiso. Guardo simbólicamente un minuto de silencio por este duelo de la rendición de cuentas. Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Cárdenas. Tiene la palabra hasta por cinco minutos, el señor secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Muchas gracias. Con su venia, señor Presidente. Muchas gracias, señor diputado Manuel Cárdenas por sus comentarios y preguntas.

Creo que nuevamente el planteamiento del diputado se refiere a preocupaciones que compartimos todos, relacionadas con los problemas sociales, la falta de crecimiento, la necesidad de destinar más recursos a atender los problemas sociales, a la inversión y a hacer las reformas que hacen falta para que crezca nuestro país.

Voy a tratar de responder algunas de sus observaciones específicas. El aumento de las remesas que ha sido importante, es un aumento que en parte refleja una mejor medición del aumento de las remesas y si ustedes observan los vehículos a través de los cuales se remiten estas cantidades, ha aumentado de una manera importante la remesa a través de medios electrónicos.

Los trabajadores mexicanos en Estados Unidos, tienen ahora acceso a los bancos gracias al trabajo de nuestros cónsules, que han logrado que los bancos comerciales de los Estados Unidos acepten la matrícula consular para que puedan abrir cuentas personales. Eso les ha dado acceso a medios de transferencia más ágiles y baratos.

Ha habido una reducción importantísima. En 95, de 100 dólares que se remitían se quedaban en el camino alrededor de 40, entre 30 y 40 dólares de acuerdo a mediciones que realicé en aquella época estando yo en Banco de México. Hoy el porcentaje que se queda en el camino en una remesa de 300 dólares, que es la remesa promedio, es del tres por ciento o menor, según el medio que se utiliza para transferirla.

Muchas de las remesas que se traían en efectivo y que se traían a través de medios que no se podían medir, se están ahora midiendo y conforme ha ido bajando el costo de la transferencia, está aumentando la cantidad que estamos pudiendo medir. Eso lo dicen los propios remesadores, o las propias empresas y bancos que están llevando a cabo la prestación de estos servicios.

En cuanto a las transacciones entre accionistas bancarios que no pagaron impuestos, diario se llevan a cabo miles de operaciones en la bolsa porque las operaciones que se hacen en bolsa están exentas del pago de impuestos. Ese no es un pretexto, es una realidad jurídica, señor diputado.

¿Por qué recursos al IPAB? Los recursos al IPAB son necesarios porque los recursos del papel emitido por el IPAB están en manos de particulares; están en manos de personas, están en manos de ahorradores, están en manos de instituciones que manejan pensiones —por ejemplo– y si no se le otorgan los recursos entonces los pagos que tienen que hacer a su vez estas instituciones, por las obligaciones que tienen, no las podrían realizar.

Eso no ha obstado para que se privilegie de manera importante el gasto social como lo demuestran las cifras acumuladas y las cifras de cada año a lo largo del sexenio del Presidente Fox.

También se han privilegiado los aumentos salariales de los trabajadores al servicio del Estado; con excepción de los trabajadores de alto nivel, donde ha habido una importante reducción en términos reales.

De los agremiados a la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, ha habido aumento de 47.2 por ciento; de los maestros, del 49.4; de los operativos, del 38.8; de médicos y enfermeras, el 42.2, etcétera, contra una inflación de 26.5 por ciento acumulada. O sea que ha habido un aumento importante.

Refiriéndome a los trabajadores inscritos en el Seguro Social ya mencioné el incremento importante que ha tenido la nómina en términos reales. Eso nos da una mejor idea de lo que ha pasado con los salarios, que los aumentos en salario mínimo, porque ya en muchísimos lugares se pagan varias veces los salarios mínimos, incluyendo, por ejemplo, en las maquiladoras.

En cuanto a fideicomisos se refirió usted a los fideicomisos de aduanas. Estos fideicomisos fueron objeto de entrega de información cuando fui yo subsecretario, no obstante que no había necesidad de hacerlo por ser un fideicomiso privado, se entregó un libro blanco y se entregaron ocho carpetas amplísimas de información al subsecretario de Ingresos, sucesor mío en ese momento; se hicieron auditorias durante todo el sexenio pasado a fideicomisos, es algo que me informé porque no estuve en el gobierno federal durante ese sexenio, y durante este sexenio se le pidieron auditorías financieras y auditorías operativas a un despacho privado; mismas que se compartieron con el auditor superior de la Federación y con el secretario de la Función Pública.

De manera que aunque se determinó que jurídicamente por la forma misma como en la Ley Aduanera lo estableció el Congreso de la Unión, a partir de una reforma que emana del Congreso, que son recursos privados, y aún así se entregó toda esta información. Muchas gracias, señor diputado. Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario. Tiene la palabra hasta por dos minutos el diputado Manuel Cárdenas Fonseca, de Nueva Alianza.

El diputado Manuel Cárdenas Fonseca: Muchas gracias. Gracias por sus respuestas, señor secretario.

Ya no tenemos dudas, podemos transitar hacia adelante. Compañeros legisladores, si miramos al futuro evitemos que el gasto público sea a través del abuso indiscriminado de la figura del fideicomiso. Como lo dijo el señor secretario, tenemos una tarea por realizar en esa materia. O bien, "todos coludos o todos rabones". Que todos los derechos de la Ley Federal de Derechos se gasten vía fideicomiso, igual que el derecho de trámite aduanero. No puede ser posible que permitamos hacia adelante estas discrecionalidades.

Sin embargo, independientemente de que en la política económica los resultados son evidentes y nos son insatisfactorios, podemos hacer mucho sin necesidad de las reformas estructurales y todavía se puede hacer más.

Desde la convergencia de estándares contables mexicanos e internacionales, desde los estímulos al crecimiento y modernización de la infraestructura, desde la alineación de precios de energía, dejar de lado una política fiscal excluyente, inequitativa y clientelar; ser eficaz y eficiente en el aumento de la recaudación evitando el terrorismo fiscal, a propósito, ojalá y nos pudiera mandar a esta Cámara de Diputados, cuál es, lo hiciera por escrito, la estimación que tiene esa dependencia a su cargo, del número de mexicanos que están en la economía ilegal y cuánto representa en miles de millones de pesos en pérdida por cuanto a recaudación.

Muchas gracias, señor secretario. Siempre será usted bienvenido a este recinto camaral.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Muchas gracias, señor diputado Cárdenas. Tiene la palabra la diputada Aída Marina Arvizu Rivas, del grupo parlamentario de Alternativa.

La diputada Aída Marina Arvizu Rivas: Con su venia, señor Presidente. Compañeras y compañeros. Señor Secretario. Una política económica que ha fallado en su promesa principal que es la de incrementar el crecimiento económico a tasas razonables, no puede ser buena o es cuando menos coja, o diciéndole de otra manera, esta política, señor secretario, nos ha llevado a lo que muchos hoy llaman el estancamiento estabilizador.

Usted lo sabe bien, el principal problema económico del país continua siendo el pobrísimo crecimiento económico, en consecuencia, el principal reto es la reactivación del crecimiento económico sostenido para generar empleos, mejorar la distribución del ingreso y atender los graves rezagos sociales.

Si desde que se iniciaron las políticas a las que usted ha servido con esmero, desde hace cuatro sexenios, se creció a un promedio un poco por encima del dos por ciento, durante este gobierno el crecimiento ha sido el más mediocre de estos últimos cuatro sexenios. Ello explica que México haya retrocedido en casi todos los indicadores internacionales, el último dato nos lo da el Fondo Monetario Internacional.

En la medición del PIB per cápita en México, se ha perdido en este sexenio ocho lugares, pasando del puesto 49 al 57 y más importante, perdiendo por primera vez el liderazgo de la región latinoamericana en este indicador. El producto interno bruto per cápita apenas se ha incrementado a una tasa media de 0.6 por ciento anual, mientras los salarios mínimos han perdido 67.9 por ciento de su poder de compra entre 1983 y este año 2006.

Veinte millones de mexicanos han caído en la pobreza y en la indigencia y más de siete millones han tenido que emigrar a Estados Unidos, mientras esto ocurre en materia de crecimiento económico, no hemos avanzado mucho en materia de reforma fiscal. A lo largo del sexenio que concluye, hemos planteado el futuro de la nación alrededor de reformas legislativas que no se han concretado, en algunos casos esta representación política ha tenido responsabilidades de no lograr los consensos necesarios para esta reforma, pero en otras, ha sido usted, señor secretario, como actor fundamental.

La recaudación tributaria del gobierno, equivale a no más del 10 por ciento del producto interno bruto, notoriamente inferior a lo que recaudan los países miembros de la OCDE e inferior también a lo que recaudan otros países de América Latina, y es más grave que esa pobre recaudación está principalmente en quienes menos tienen.

La recaudación del impuesto sobre la renta durante este sexenio, fue el 51 por ciento aportación de los trabajadores asalariados, del 24 por ciento aportación de las personas físicas con actividades empresariales y personas residentes en el extranjero. La pregunta es, señor secretario, ¿cuál es la recaudación real de las empresas en este país?

Para mencionar sólo un caso de fama circunstancial. La empresa Hildebrando dedujo por concepto de impuestos sobre la renta en el 2000 el 79.6% de sus ingresos; en el 2003 el 77.4 por ciento de sus ingresos; y en el 2004 el 99.9 de sus ingresos, ello si no queremos recordar que la compra de Banamex se hizo sin pagar impuesto alguno y que la ampliación de las operaciones que Telmex quiere hacer hacia el servicio de televisión por cable, quiere asociarse al mismo beneficio, con el argumento de que si Roberto Hernández lo hizo por qué yo no.

Usted tuvo la oportunidad de crear condiciones y la estrategia para negociar una reforma fiscal de altura, pudo haber planteado una negociación seria y de largo alcance, en cambio la labor del cabildeo y de contacto con el Congreso sólo se redujo a pequeñas modificaciones al código financiero y a la Ley de Ingresos, que en fondo abonaron a la capacidad discrecional de su Secretaría.

Usted, en aras de mantener una disciplina fiscal y control discrecional de los recursos públicos, se negó a destinar fórmulas concretas para la asignación de recursos extra en materia petrolera y respecto de los excedentes que se hubieren generado a lo largo de estos años. Y peor aun, se negaron a resolver un asunto central respecto al tema que ya se ha tocado aquí, que es el de las pensiones.

Yo le pregunto, señor secretario, ¿cuál es la fórmula y el acuerdo pertinente para resolver la discrecionalidad en el uso de los recursos del Ejecutivo? ¿Por qué no se ha resuelto el grave problema de las pensiones en materia de seguridad social?, ya lo ha contestado, pero no nos ha sido suficiente.

Y por último, ¿cuál es su opinión respecto a incluir, como parte del mandato del Banco de México, la creación de empleos como ocurre ya desde hace muchos años en nuestros socios del Tratado de Libre Comercio? Muchas gracias por su atención.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputada Marina Arvizu. Tiene la palabra el señor secretario de Hacienda hasta por cinco minutos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Muchas gracias diputada Aída Marina Arvizu por sus comentarios y preguntas.

Creo que es mejor, aunque no es el caso, tener un estancamiento estabilizador, que una pauperización desestabilizante, que es lo que sufrimos cuando la inflación fue desbocada, tenemos que evitar a toda costa esa inflación desbocada. Pero no hemos tenido un estancamiento estabilizador.

Tuvimos un periodo de consolidación afectado por la entrada en los primeros años de este gobierno, a la Organización Mundial de Comercio, de la economía china, que causó estragos en algunos sectores industriales mexicanos y por la caída en la producción industrial de Estados Unidos. Advertimos continuamente de la necesidad de llevar a cabo reformas que permitieran contrarrestar estos efectos, pero no obtuvimos éxito.

En la segunda parte del sexenio hemos tenido crecimientos superiores al tres por ciento; creo que este año vamos a cerrar razonablemente en un cuatro y medio por ciento de crecimiento y estoy convencido que si seguimos por esta trayectoria podemos mantener crecimientos de esa magnitud; pero si hacemos reformas podemos obtener crecimientos muchísimo más elevados.

Es cierto que la carga fiscal es baja. Es interesante comparar cómo son las tasas de distintos conceptos en México, con las tasas que rigen en otros países. Los impuestos especiales en México son comparativamente bajos; los impuestos a los energéticos, sobre todo los impuestos a gasolina y al diesel, los precios al consumidor son notablemente inferiores de los que rigen en la OCDE y en América Latina y ésa es parte de la explicación de la menor carga tributaria que experimentamos.

Y también sin duda, como se ha mencionado en varias ocasiones, tenemos todavía mucho trabajo que hacer en materia de evasión, pero esto tiene que ver con el gobierno federal pero también con los gobiernos municipales y los gobiernos estatales, que tienen que ayudarnos a hacer un esfuerzo mayor en controlar las manifestaciones callejeras de la economía informal.

Les repito, en la compra de Banamex no hubo decisión alguna de parte de la Secretaría de Hacienda; no sólo no la hubo, le informé al Congreso que me abstenía yo por completo de esa compra, incluso le envié una carta al señor Presidente de la República, excusándome de participar en la operación y ya en la transacción misma. El resultado es el que se produce cuando se lleva a cabo una transacción en Bolsa.

Por lo que se refiere a Telmex, usted conoce perfectamente la opinión de la Secretaría de Hacienda. En primer lugar no consideramos que se pueda modificar su título; no consideramos que exista la facultad jurídica para modificarlo, ya lo expresamos por escrito. En segundo lugar, si se llegara a modificar, manifestamos que se le debe cobrar y creemos que se debe de cobrar una cantidad importante.

También relacionado con la evasión y con la recaudación del sector empresarial, hemos venido planteando a lo largo de los años, fórmulas que permitan combatir prácticas que le han permitido a las empresas, a los grandes grupos empresariales, radicar sus utilidades en el extranjero y son fórmulas que hasta ahora no han podido avanzar dentro del Congreso.

Los grandes grupos empresariales no evaden, pero sí eluden impuestos aprovechando ingeniería compleja de tipo contable y legal y creemos que es oportuno plantear otra vez los cambios necesarios para poder combatir estas prácticas y que la recaudación se radique en México y no en el extranjero.

Por lo que se refiere a la reforma de pensiones, sí creemos que el proyecto que se presentó, que ustedes lo conocen, está depositado en el Senado. Lo podemos platicar con mucho gusto; es un proyecto que respeta los derechos de los que están trabajando, les da una opción y les establece un nuevo régimen a los que entren al mercado de trabajo.

Por cuanto al Banco de México, consideramos que la ley como está, que le impone un mandato de estabilidad, es como debe ser. No podemos usar un instrumento para varios fines.

Aunque en otros países se diga otra cosa, en la práctica, en Canadá y en Estados Unidos los bancos centrales operan exclusivamente en función de la estabilidad de precios. Lo han manifestado en la práctica y lo manifiestan todos los días.

Muchísimas gracias, diputada. Muchísimas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario. Tiene la palabra la diputada Marina Arvizu Rivas, hasta por dos minutos.

La diputada Marina Arvizú Rivas: Gracias, señor Presidente. Esto del estancamiento estabilizador es algo así un juego de palabras, como la de aquel secretario que dijo: "que había habido crecimiento negativo". O sea, negativo, pero finalmente fue crecimiento.

Nos preocupa el doble discurso de este gobierno sobre la transparencia y la rendición de cuentas. Por un lado, ésta ha sido su bandera y lo escuchamos aquí en la comparecencia de los anteriores secretarios y la secretaria. Pero por otro lado, creemos que existe una gran incapacidad institucional para vigilar y rendir cuentas sobre una parte enorme de los recursos públicos.

En el caso de Hacienda, los márgenes de gasto destinados al designio del secretario se han incrementado. La política de este régimen, entonces, podemos concluir que se ha caracterizado por tener la discrecionalidad como método. Qué decir —ya lo mencionaron compañeros de otras bancadas— de los fideicomisos, pero yo pregunto del sistema de administración y enajenación de bienes, por ejemplo, o del Sistema de Administración Tributaria, que no han sido sometidos a un mínimo de transparencia y escrutinio.

En el asunto del tema de las pensiones, sin duda entiendo lo que plantea; pero creo que sí se tuvo la oportunidad de resolver por lo menos una parte del problema que tiene que ver con el Instituto Mexicano del Seguro Social y su Sindicato. La verdad, creo que a este gobierno le faltó decisión para acabar con los privilegios de este Sindicato, que está sangrando a una institución que proporciona seguridad social a la mayoría de los mexicanos.

Todos los excedentes petroleros bien se pudieron haber utilizado para apuntalar o reducir el déficit que el país tiene en materia de pensiones. Ahorita se dijo de los excedentes y aproximadamente este déficit de entre 200 y 250 mil millones de pesos; según algunos estudios actuariales, se hubiera pagado por lo menos el 40 por ciento de este déficit. Sin embargo, se destinó mejor a obra de infraestructura o a otra cosa.

También, señor secretario, usted sabe que la mitad de la población económicamente activa lo hace en el sector informal y que en ninguno de los dos casos este sistema de pensiones lo protege. No sabemos qué va a pasar, lo que si tenemos claro es que esas personas, cuando sean viejas, no van a tener ni en qué caerse muertas. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias diputada Arvizú. Para dar cumplimiento al acuerdo parlamentario, para la segunda ronda se han inscrito los diputados:

Jorge Alejandro Salum del Palacio, del PAN.

Camerino Márquez Madrid del PRD.

Carlos Ernesto Zatarain González, del PRI

Carlos Alberto Fuentes Salas, del Verde Ecologista

Ignacio Samperio Montaño, de Convergencia y

Pablo Arreola Ortega, del Partido del Trabajo.

Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, el diputado Jorge Alejandro Salum del Palacio, del grupo parlamentario de Acción Nacional.

El diputado Jorge Alejandro Salum del Palacio: Con el permiso de la Presidencia. Compañeras y compañeros legisladores. Señor secretario de Hacienda.

Si hay una enseñanza que podemos extraer de la elección pasada es que México tiene ahora una sociedad políticamente más madura, más informada y más critica. En el año 2000, la sociedad sólo había visto gobernar a un partido a nivel federal, los demás eran especulación. En el año 2006, la sociedad puede ya valorar, comparando cómo han gobernado los partidos, pero no sólo cómo han sido cuando son gobierno, sino cómo son también, cuando son oposición.

Esta nueva realidad o política nos obliga aún más a quines tenemos una función pública, no sólo de actuar con responsabilidad, sino también a informar con objetividad, madurez y responsabilidad. Es aquí donde la obligación de informar a la sociedad debe inscribirse en una nueva dinámica. Quienes son gobierno alaban y vitorean, quienes son oposición critican y descalifican.

La valoración del ejercicio público complejo como es no puede ni se cree que sea blanca o negra, buena o mala. Para que podamos avanzar como país, es indispensable que lleguemos a visión compartida y ahí es donde está uno de nuestros mayores retos, porque es aquí, en el Poder Legislativo, donde deben emanar los acuerdos, las leyes, los presupuestos que le den sentido y cauce a la visión de este país que podemos compartir.

México es hoy mejor que hace seis, 12 o 18 años, pero no es todavía el país que queremos. Engañan y se engañan quienes afirman que no ha habido cambios positivos, que todo está mal y que la política económica no ha funcionado, pero incurriríamos en el mismo error si dijéramos que la tarea está cumplida.

Estamos obligados a realizar un ejercicio responsable que nos permita avanzar en la construcción de un modelo de país a partir de nuestros aciertos y la corrección de los que no lo son. Si queremos avanzar hay que reconocerlos, los primeros para construir y mantener nuestra autoestima como nación y redoblar el esfuerzo y los segundos para corregir el camino y dirigirlo mejor.

Entendamos nuestro momento, la sociedad ya lo entiende. La división de Poderes que hoy vivimos implica también división de responsabilidades. No es posible ahora cargarle al Poder Ejecutivo de todo lo bueno o lo malo que en este país sucede, quienes ahora critican la falta de crecimiento, la pérdida de competitividad y la baja creación de empleos fueron quienes los provocaron al negarle al país aquellas reformas que nos hubieran llevado a mejores niveles de desarrollo.

Las dos legislaturas anteriores le apostaron al fracaso del Ejecutivo, pensando mezquinamente que esto les significaría su beneficio. Craso error e irresponsable actitud. La presente Legislatura debe apostar su futuro político a la construcción y no a la obstrucción.

Para nuestro grupo parlamentario, el enorme esfuerzo realizado por todos los mexicanos durante las últimas décadas ha significado que la disciplina financiera sea reconocida por todas las calificadoras internacionales, otorgándole a nuestro país el grado de inversión y ha permitido que México hoy sea uno de los primeros lugares mundiales en recepción de inversión extranjera directa. Mientras que en el mundo el promedio de esta inversión ha disminuido en siete por ciento, México ha crecido en 46.8 por ciento en inversión extranjera.

En particular, en el VI Informe de Gobierno se manifiestan dos aportaciones fundamentales en materia de finanzas públicas que se deben reconocer y nos posibilitan a disponer hoy en día de una economía con baja inflación y en crecimiento: la inflación más baja en estos últimos 35 años.

Ante este escenario, señor secretario, quisiera plantearle las siguientes preguntas. Para Acción Nacional es fundamental que en el país no se descuide la dotación de infraestructura física. ¿Nos podría usted explicar el cambio realizado en la política de promoción a la inversión pública que se implementó en este sexenio, en relación con lo implementado en el sexenio anterior?

En relación con los recursos provenientes del petróleo, señor secretario, específicamente en los excedentes, ¿podría informarnos del manejo dado a estos recursos y los beneficios económicos, sociales tangibles derivados de ello?

Quisiera además, señor secretario, que nos informara, ¿cuánto de cada peso de gasto programable, ejercido a inicio de este sexenio, cuánto se destinó a estados y municipios y cómo terminará esta relación a finales de 2006?

Por último, señor secretario, le pido que amplíe la información con respecto al porcentaje de presupuesto que corresponde al gasto corriente del gobierno, específicamente y más a servicios personales. Y concluyo afirmando y reconociendo: los pendientes son muchos, su solución depende de todos. El crecimiento económico; la creación de empleos; la despetrolización y despaisanización de la economía; el enorme problema de las pensiones; las reformas que promuevan el crecimiento y aminoren la desigualdad, la productividad y la competitividad del país. El Congreso debe ahora jugar un papel preponderante.

Compañeras y compañeros legisladores, señor secretario. Los diputados del Partido Acción Nacional reconocemos que falta camino por recorrer, pero estamos orgullosos de lo que se ha logrado. Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Salum. Para responder hasta por cinco minutos tiene la palabra el secretario de Hacienda, licenciado Francisco Gil Díaz.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Muchas gracias, señor diputado Jorge Alejandro Salum, por sus comentarios y preguntas.

En materia de infraestructura física, uno de los cambios que se han venido dando y que ha fortalecido enormemente la inversión en carreteras y puentes ha sido canalizar a un fondo uno de los fideicomisos, el fideicomiso de infraestructura dentro de Banco de Obras, los recursos provenientes de venta de activos del gobierno para que éstos, en muchos casos en combinación con capital privado, que ha permitido apalancar y multiplicar estos recursos, se canalicen a infraestructura.

Destacan los proyectos de Durango-Mazatlán, el de México-Tuxpan-Oaxaca-Istmo, el tren suburbano de la Zona Metropolitana, la remodelación y ampliación del aeropuerto metropolitano de nuestra Ciudad.

Durante estos primeros cinco años se han construido y modernizado dos mil 600 kilómetros carreteros y se han realizado labores de conservación en otros 43 mil.

En hidrocarburos, los proyectos de provisión y extracción de mayor tamaño, que son los campos de Burgos, Cantarel, Kuma Lob Zab, el programa estratégico de gas y el complejo Antonio J. Bermúdez.

En refinación destaca la reconfiguración de las refinerías de Madero y Minatitlán, que ya cuentan con una base de 30 por ciento.

En el sector eléctrico, la central eléctrica de El Cajón, que entrará en operación ya pronto, en el 2007. La capacidad de generación del país con esto aumentará de 40 millones a 56 millones de megavatios y los kilómetros de red eléctrica habrán pasado de 644 a 734 mil.

Así que tenemos muchos avances en materia de infraestructura. En proyectos de infraestructura hidroagrícola, como la modernización y rehabilitación de los distritos de riego de Río Bravo y Lerma-Chapala. Se está impulsando también el abastecimiento de agua de la ciudad de Querétaro y se licita este año el entubamiento del río de La Compañía, la construcción de plantas de tratamiento Guadalajara, cuya licitación arranca este año.

De cada peso de gasto programable en el 2000, correspondieron 46 centavos a inversión en capital humano; ahora son 51 centavos invertidos en capital humano. En este concepto están educación, ciencia y tecnología, salud, asistencia social, orden, seguridad y justicia.

El gasto federalizado representó 63 por ciento de gasto programable del gobierno federal en el 2005. En el 2006 va a ser el 64 por ciento y, como proporción del producto interno bruto, el gasto federalizado se elevó del siete por ciento en el 2000 a un 8.2 por ciento en el 2006. Así que ha habido también un avance importante en esa materia.

En cuanto a gasto corriente —ya mencioné— al descomponer en sus elementos las partes que corresponden a apoyo social, a salud, a seguridad, a educación, etcétera, cómo el gasto corriente —si lo clasificamos bien— ha tenido una evolución de apoyo hacia el gasto social y, que en todo caso, donde hemos visto un aumento en el gasto corriente importante ha sido en el sector paraestatal, donde tenemos que hacer esfuerzos importantes de economía hacia el futuro. Muchas gracias, señor diputado. Muchas gracias, señor presidente.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, señor secretario. Hasta por dos minutos tiene la palabra el diputado Alejandro Enrique Delgado Oscoy, del grupo parlamentario del PAN.

El diputado Alejandro Enrique Delgado Oscoy: Con su permiso, señor Presidente. Señor secretario. La siguiente etapa que tiene que enfrentar la economía mexicana consiste en consolidar su crecimiento sobre bases sólidas, que le permitan competir en el mercado mundial.

Para esto será fundamental construir un marco de acción política fiscal que no olvide sus objetivos centrales, como lo son consolidar la estabilidad macroeconómica, a través de un manejo responsable de las finanzas públicas.

También contribuir activamente en la promoción del crecimiento económico, mediante la asignación creciente y adecuada del gasto público en el desarrollo de la inversión nacional.

Para Acción Nacional la promoción de la inversión generadora de empleos es un objetivo fundamental que se mantendrá en la agenda de trabajo hasta lograr su propósito. Esto nace de nuestro reconocimiento y apoyo del cambio que ha tenido la estrategia del desarrollo económico en la actual administración; pasar de privilegiar el mercado externo, a través de la promoción de las exportaciones, sin descuidarla, a impulsar de manera decidida y complementaria al desarrollo del mercado interno, mediante la combinación de la inversión pública con lo privado.

Esta tarea ya se inició; sin embargo todavía hace falta consolidarla, por lo que mi partido propone a todos ustedes, como un camino para ello, conformar acuerdos donde sobresalga una verdadera corresponsabilidad entre los distintos niveles de gobierno, incluyendo a los Congresos locales, para que participen junto con las autoridades federales en la conformación de una política de promoción de inversión en el país. De esta manera tendrá mayor acercamiento al uso eficiente de los recursos públicos en actividades productivas, en vez de transferir recursos para erogaciones únicamente de naturaleza corriente. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias diputado Delgado. Tiene la palabra el diputado Camerino Márquez Madrid, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, hasta por cinco minutos.

El diputado Camerino Eleazar Márquez Madrid: Con su permiso, señor Presidente. Compañeras y compañeros diputados. Ciudadano secretario. El gobierno federal, que concentra la recaudación nacional y la distribuye de acuerdo con la Ley de Coordinación Fiscal, ha sido incapaz de aumentar la carga tributaria más allá del 12 por ciento del PIB y ha utilizado la renta petrolera para cubrir el presupuesto de gastos corrientes, baja inversión pública y, eso sí, elevados financiamientos al descalabro del IPAB y del Fobaproa; otros pasivos contingentes.

Espectacular aumento en las exportaciones no puede ser considerado como un logro, pues el 52 por ciento es maquila, o sea, producción industrial de Estados Unidos en nuestro país.

Quisiéramos decirle, señor secretario, que el crecimiento es insuficiente, macro, inferior a dos por ciento en promedio alcanzado en la administración de Vicente Fox, donde usted ha sido el responsable de los recursos públicos. No sólo es nuestro grupo parlamentario quien lo afirma, son otras organizaciones de carácter internacional, como el Foro Económico Mundial, las que ubican esta administración en la posición 58 en el campo de la competitividad, mientras que hace 10 años ocupábamos el lugar 34. Éste es el lugar, el puesto al que usted ha llevado a nuestro país.

A lo largo de la administración se dieron una serie de medidas equivocadas, como las que se han tomado desde la Secretaría que usted dirige. De acuerdo con el Banco Central, durante el 2001-2005, el gasto programable ha representado anualmente el 1.27 del producto interno bruto.

Por otra parte, la recaudación alcanzada, como la proporción del gasto neto presupuestario, en los últimos seis años de operación de Servicios de Administración Tributaria fue, en promedio, del 68 por ciento, porcentaje inferior al de los seis años previos a la creación que fue del 73 por ciento. ¿Me puede decir cuál es la recaudación promedio en los países de la OCDE y cuál es la recaudación de México en relación al producto interno bruto, descontando los ingresos petroleros?

Señor secretario, las y los diputados del Partido de la Revolución Democrática le solicitamos que nos informe por qué el SAT, en los años que tiene funcionando, no ha logrado contar con un padrón confiable. ¿Cuáles son los motivos por los que hasta la fecha no se pueda contar con un padrón de contribuyentes completo?

Del mismo modo, señor secretario Gil Díaz, le solicitamos que nos proporcione un informe de cuáles son los motivos por los que no se alcanzó una mayor recaudación.

En materia de recursos petroleros, usted sabe que el barril se estimó para este año en un precio de 36.50, arriba del que ustedes proponían, que era de 31.50. Sin embargo, el precio promedio del petróleo de enero a agosto ha sido de 54.90.

Nos puede decir, señor secretario, ¿cuál es el monto de los recursos petroleros extraordinarios y cuál fue el monto de los mismos en los últimos tres años? Y además, quiero que nos informe a esta soberanía, en qué han gastado estos recursos extraordinarios, señor secretario.

A propósito de la escasa recaudación que existe en nuestro país, en la venta de Banamex, al "Citygroup" usted se excusó. Ya hemos escuchado, pues venía de ser director de Avantel, entonces propiedad de este grupo.

Sin embargo, aunque usted fue empleado de este consorcio, sabemos que tenía algunas pocas acciones. Dígame por favor, señor secretario, ¿si estas acciones fueron vendidas por usted antes o después de la venta de Banamex? Dígame, además, señor secretario, ¿si a pesar de que se excusó de la venta, no llegó a firmar usted algún documento de dicha venta?

Desde luego, señor secretario, finalmente, no podemos dejar de señalar un asunto que ha sido de escándalo, es el asesinato del director operativo de la empresa ISOSA, usted se ha deslindado de ese asunto, pero usted fue accionista de esta empresa y su secretario particular fue director de la misma.

Finalmente, esta empresa opera con un 99 por ciento de recursos públicos. Nos puede informar ¿qué es de esta criatura que es de su autoría, señor secretario?

Finalmente, de cara a la nación, le pido los principios morales y éticos deben de estar al servicio del pueblo. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Márquez. Tiene la palabra hasta por cinco minutos, el señor secretario de Hacienda Francisco Gil Díaz.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Qué bueno, señor diputado, le agradezco que haya usted tocado estos dos asuntos relacionados con Banamex y con el fideicomiso ISOSA.

Para que quede perfectamente claro el panorama, no tengo ni he tenido acciones en ninguna empresa ni de Banamex, ni de Avantel, ni de ISOSA, ni de ninguna empresa. Y lo he hecho por una razón muy sencilla, porque en el puesto que he tenido y en los puestos que he ocupado, muchas veces se tiene información que se puede aprovechar; siempre he tenido mis recursos en renta fija para que de ninguna manera se pueda interpretar que lo que hago con mis ahorros, aprovecha de alguna forma, información que pudiera ser privilegiada, que quede eso perfectamente claro, creo que responde parte de sus preguntas.

Segundo, vale la pena porque plantea usted algo que tiene que ver con mi situación personal y voy a empezar por ahí, como segunda parte de mi respuesta. Ante la necesidad de modernizar las aduanas, fue la propia Cámara la que promueve una reforma a la Ley Aduanera, no la propuse yo, la propuso la Cámara. Y esa reforma, textualmente crea un derecho que se va a usar para que parte de ese derecho se pueda aplicar como contraprestación privada a la prestación de un servicio.

Así se crea el fideicomiso Aduanas como lo establece la propia Ley Aduanera, y se faculta a la Secretaría para autorizar a particulares. Era imposible que la Secretaría juntara a decenas de miles de exportadores e importadores.

Lo que dice el artículo de la Ley Aduanera es que la Secretaría podrá autorizar a los particulares para prestar los servicios de procesamiento electrónico de datos y servicios relacionados necesarios para llevar a cabo el despacho aduanero, así como para las demás operaciones que la propia Secretaría decida autorizar, inclusive las relacionadas con otras contribuciones, ya sea que se causen con motivo de los trámites aduaneros o por cualquier otra causa, etcétera. No le voy a leer el artículo completo, creo que esta parte es la pertinente.

El Fideicomiso se creó al momento que me desempeñé como subsecretario de Ingresos, efectivamente, puesto en el que sólo permanecí algunos meses más. En ningún momento el Fideicomiso o ISOSA han estado a mi cargo, en ninguno. Presidí el Comité Técnico del Fideicomiso en mi calidad de subsecretario de Ingresos. Las decisiones se tomaban de manera colegiada, no de manera personal; y repito: nunca fui accionista de esa empresa ni de ninguna.

A mi salida de la empresa, como también mencioné, se entregó un libro blanco en el que se describen y se analiza la creación y operaciones del Fideicomiso, el cual fue elaborado en conjunto con el subsecretario que me sucedió. El Fideicomiso siempre manejó únicamente recursos privados, no son ingresos o recursos públicos.

Pero no sólo eso, por instrucciones del Presidente, el Fideicomiso ya se transformó en público y no sólo eso, sino que llevamos a cabo una reforma en la Secretaría de la Función Pública y de Hacienda, publicando un decreto para que, todos los recursos de fideicomisos que tienen recursos públicos, sean auditables, algo que nunca se había hecho.

Se planteó una controversia, porque se señaló por parte del señor auditor superior de la Federación, que estos recursos no se habían manejado adecuadamente, que no eran recursos privados que se debían entregar a la Tesorería y esta controversia se resuelve en el sentido de lo que se había venido afirmando por varios gobiernos, por varios subsecretarios de Ingresos, por varios jefes del SAT, era una interpretación correcta, no únicamente la interpretación que habíamos hecho nosotros.

Lo que dicen algunos de los ministros es que la Secretaría de Hacienda se convierte en fideicomitente y entrega los recursos al Fideicomiso –y cito- "porque está cumpliendo con obligaciones, porque está pagando lo que debe en un negocio jurídico complejo que se destraba y clarifica a través de un contrato medio" –que es el contrato de fideicomiso-.

Otra cita de otro ministro dice: "la Secretaría, por mandato expreso de esta ley, adquirió directamente la obligación de hacer el pago a los particulares autorizados a prestar el servicio de validación o revalidación electrónica de datos".

Tengo mucha más información sobre fideicomisos y sobre ISOSA; con mucho gusto, si me dan ustedes oportunidad, se las presento, pero tenía yo que contestar esta alusión directa a mi persona. Muchas gracias, señor diputado. Gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario Gil Díaz. Hasta por dos minutos tiene la palabra el diputado Juan Guerra Ochoa, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Juan Nicasio Guerra Ochoa: Muchas gracias, ciudadano Presidente. Señor secretario. Compañeras y compañeros. A ver si entiendo este asunto: el secretario Gil Díaz no tiene ninguna inversión en Avantel ni en Banamex, y sin embargo como secretario se excusa de esta venta –sospechosa para mí de ilegalidad- porque nunca entra realmente a la Bolsa de Valores, nunca hay nadie que pueda cotizar. Se pacta el 100 por ciento -y desde ahí ya está la ilegalidad- se pacta el 100 por ciento y se aparenta que sale para que Roberto Hernández no pagara más de tres mil, algo así como tres mil 500 millones de dólares.

¿Por qué se excusa?, ¿porque había sido empleado de Roberto Hernández o por qué otro interés? Pero además ¿qué tan válida es la excusa?, ¿qué tan válida es la excusa, si el que opera es este señor que están promoviendo ahora como nuevo secretario de Hacienda –Cartens- para que haga todo el trámite y que era finalmente empleado de él?

A mí cuando menos, independientemente que no tengo por qué poner en duda, me queda todavía confusa esta situación: ¿a qué obedece la excusa y finalmente lo opera un subsecretario a su servicio?

Lo de ISOSA, el problema es que aquí podemos decir que se va a transparentar, pero hasta la Corte ––y aquí se ve el contubernio que hay a veces entre los poderes fácticos, la Suprema Corte y la Secretaría de Hacienda–– declara que no son auditables recursos públicos; este es el problema.

Se ha insistido, incluso el Presidente Fox desde el 2004, en comentarios que hubo ahí en reuniones, dijo que eso debería de transparentarse. Nos vuelven a prometer que se va a transparentar y el asunto es que exigimos que eso se transparente.

Son recursos públicos perfectamente auditables aunque la Corte diga lo contrario. Se puede no auditar el uno por ciento, pero tendría que auditarse el 99 por ciento y evidentemente vamos a checar el acta constitutiva para ver, señor secretario, si usted está en lo cierto que no es socio fundador de esa empresa ISOSA, independientemente que ahora no tuviera ninguna acción. Por su atención, muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Juan Guerra. Tiene la palabra hasta por cinco minutos, el diputado Carlos Ernesto Zatarain González, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Carlos Ernesto Zatarain González: Con su venia, señor Presidente. Diputados y diputadas de esta Legislatura. Señor secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz. Me permitiré aprovechar mi participación en esta tribuna para tratar un tema que nos debe ocupar y preocupar, y es la implementación de un auténtico federalismo.

Un federalismo menos formal y más vigente. Menos discrecional y más participativo. Un federalismo adaptado a las nuevas circunstancias y realidades democráticas, que permita una repartición más equitativa y justa de los ingresos.

Los resultados presentados durante el sexenio en materia del federalismo, resultan insuficientes. El avance en el federalismo se reduce a la reforma, al artículo 43 de la Ley del IVA y a los convenios de coordinación entre la Secretaría de Hacienda y los gobiernos de los estados para la administración del ISR de los pequeños contribuyentes y otros aspectos menores. Según consta en el documento presentado por el Ejecutivo federal en la página 312.

Durante este sexenio, la Ley de Coordinación Fiscal permaneció intocable. Lo único relevante pero no sostenible en el largo plazo, fue la participación de los excedentes petroleros pero no más recursos derivados de mayores competencias tributarias. Actualmente contamos con un sistema fiscal excesivamente concentralista, además de costoso y poco práctico.

Si bien la Constitución establece que los estados son libres y soberanos, hay limitaciones importantes, tales como que el nivel federal asume las fuentes más importantes de ingresos, lo cual resulta en una enorme dependencia de los estados, de las transferencias federales.

De la recaudación nacional por el nivel de gobierno, el 96 por ciento lo recauda el gobierno federal; el tres por ciento, los gobiernos de los estados; y sólo el uno por ciento, por los municipios. El federalismo ha significado por tanto, la subordinación financiera de los niveles de gobierno estatal y municipal al federal.

Señor secretario. Ya no queremos más gobernadores haciendo horas de antesala en las dependencias federales. La fracción parlamentaria del PRI, siempre se ha caracterizado por contribuir de manera propositiva frente a los grandes temas del desarrollo nacional, por eso hacemos nuestras todas las propuestas de la Convención Nacional Hacendaría.

Transferir de la federación a los estados que así lo deseen, la administración del impuesto al valor agregado, lo que generaría un ambiente competitivo para mejorar la recaudación a nivel nacional.

Incluir en el Presupuesto de Egresos de 2007 un sustancial incremento en los recursos del Ramo 33 con reglas de operación simplificadas; que el Presupuesto de Egresos 2007, en la asignación de recursos a entidades federativas cuente con la opinión de los gobiernos estatales a través de los representantes ante este Congreso. Elaborar diagnósticos y plantear alternativas de solución a la problemática que presenta los sistemas de pensiones de las entidades y de los municipios.

En todo caso el federalismo no puede circunscribirse a un federalismo fiscal o hacendario; requiere revisarse como una forma de gobierno que clarifique las competencias de la Federación, los estados y los municipios y el sistema de coordinación fiscal.

Por lo anterior, señor secretario, ¿estaría usted de acuerdo en que el gobierno federal pague impuestos y derechos estatales y municipales? Asimismo, con propósito de contar con equidad fiscal, ¿apoyaría usted que se devuelva a los gobiernos estatales y municipales el IVA que pagan por concepto de inversión en obras y adquisiciones? Por otro lado, estaría usted de acuerdo en que el Programa de Apoyo para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (PAFEF), que está contemplado en la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, consideramos que el Ejecutivo, en el Proyecto de Presupuesto, no lo vaya a dar en ceros.

Y por último, señor secretario —y con esto concluyo, señor Presidente—, el Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal (FAEBN) ha venido disminuyendo como proporción del PIB. ¿Estaría usted de acuerdo en que el criterio de asignación de recursos sea en función de la demanda educativa de cada estado?

Señor secretario, por sus respuestas, muchas gracias.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, diputado. Tiene el uso de la palabra el señor secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señora Presidenta. Muchas gracias, señor diputado por sus comentarios y preguntas. Hay muchas de estas preguntas que tienen que ver con el gobierno del Presidente Electo, el licenciado Felipe Calderón, y no me atrevería yo a dar respuesta, voy a dar algunas opiniones pero no puede ser una respuesta porque ese presupuesto se va a presentar en diciembre y no durante mi gestión como secretario de Hacienda. Pero sí toca usted aspectos de gran interés para la nación, que tienen que ver con el federalismo.

Señala usted, y es interesante, que durante este sexenio no se tocó la Ley de Coordinación Fiscal. Tampoco se tocó durante el anterior y sólo se tocó al principio del antepasado. Y se tocó al principio del antepasado porque en lo que se hizo en aquella época me tocó vivirlo, porque era subsecretario de Ingresos; fue porque se les encargó a los secretarios de finanzas de los gobiernos de las entidades federativas que fueran ellos los que se pusieran de acuerdo y propusieran una fórmula de coordinación distinta a la que entonces estaba vigente. Y esa es la fórmula que se aprobó y que hoy está operando.

Por supuesto que todo es perfectible y mejorable y que vale la pena analizarla; pero repito, vale la pena tomar en cuenta que fueron los propios secretarios de finanzas y los propios gobiernos de los estados los que elaboraron esa fórmula y los que dieron lugar a su nacimiento y a su aprobación.

Que el sistema es excesivamente centralista y que los porcentajes de recaudación son los que usted menciona, es cierto; pero también es cierto que el artículo 115 de nuestra Constitución en lugar de darle facultades a los municipios, los limita. Dice usted que sólo el uno por ciento de la recaudación proviene de los municipios. Vale la pena leer con cuidado el artículo para darnos cuenta que en materia de legislar localmente, en materia de administrar localmente y en materia de facultades locales, el 115 remite siempre a las legislaturas y a la autoridad del gobierno estatal. Hay un centralismo también en ese artículo de carácter estatal y que conviene bajo el principio de subsidiaridad revisar, para darles facultades importantes a los gobiernos municipales, para que puedan aprovechar ese basto potencial desaprovechado que tiene, pero que tiene que ver también con la reforma política y con aspectos de mucho mayor amplitud y no únicamente las facultades. Habría que ver también los períodos electorales y las posibilidades de reelección de los presidentes municipales, para que se fortalecieran de manera importante las finanzas locales a ese nivel, a nivel de los municipios, que no tengamos subordinación de los gobiernos municipales.

No hay subordinación de los gobiernos estatales, los gobiernos estatales cuando se dio el cambio hacia la coordinación fiscal en el impuesto sobre ingresos mercantiles, aceptan pasarle al gobierno federal a cambio de un aumento considerable en sus participaciones y en sus facultades. Pero son facultades administrativas, no son facultades que legalmente le correspondan de manera exclusiva al gobierno federal, las facultades siguen siendo concurrentes y desde el punto de vista constitucional, fue un acuerdo puramente administrativo que le convino a los estados.

Y esto tiene que ver con alguna de sus preguntas, por ejemplo, no pagar IVA o tener tasa cero en las obras de infraestructura que los estados contratan y pagan, la recaudación correspondiente a esos conceptos fue incluida en los montos que se tomaron en cuenta. para calcular el fondo general que se toma de la recaudación general y se distribuye a los estados.

Entonces habría que reducir las participaciones para que al mismo tiempo no se pagara el IVA y el efecto sería además de un cambio bastante radical en la distribución de recursos entre entidades federativas por el tamaño de cada una, porque son de tamaños bastante desiguales.

¿Qué va a pasar con las propuestas en el presupuesto de este año? Repito, es algo sobre lo cual no me puedo pronunciar, hay que planteárselo al equipo de transición y en su momento al señor Presidente de la República y al nuevo secretario de Hacienda. Muchas gracias, señor diputado.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor secretario. Tiene el uso de la palabra el diputado José Rosas Aispuro Torres hasta por dos minutos.

El diputado José Rosas Aispuro Torres: Con el permiso de la Presidencia. Compañeras, compañeros diputados. Señor secretario. Aquí se ha hablado mucho por parte del gobierno federal del federalismo y vemos que es una palabra de la cual hemos abusado mucho, porque en los hechos, en muchos casos en vez de avanzar hemos retrocedido.

Y es el caso particular en materia educativa, el acuerdo para la modernización de la educación básica que se firmó en 1992, el cual buscaba una verdadera descentralización de la educación para mejorar los servicios educativos, considerando que los estados son los que mejor conocían las necesidades en esta materia, asimismo involucraba de una manera activa a todos los factores que participan en el proceso educativo y vemos que esos servicios, en vez de mejorar, en vez de fortalecerse, hemos ido retrocediendo.

La Ley de Educación señala que cuando menos se debe de destinar el ocho por ciento del PIB para la educación y vemos en este informe, que sólo el 5.2 por ciento de los recursos se están yendo al gasto educativo.

Este es un problema que enfrentan la gran mayoría de las entidades federativas y prueba de ello es que estados, como el de México, como Nuevo León, Baja California, Durango, Puebla, entre otros, tienen un gasto que está afectando seriamente ya la situación de otro tipo de programas, que es responsabilidad también de los gobiernos estatales.

Señor secretario, ¿cuál es la estrategia del gobierno federal para incrementar los recursos destinados a la educación, de tal forma que se dé cumplimiento a la Ley de Educación y que el gasto en educación alcance el 8 por ciento del PIB?

¿Está consciente el gobierno federal que la mecánica de distribución del FAEP es insostenible, y por lo tanto, requiere de una revisión de tal forma que los nuevos recursos atiendan la demanda efectiva de cada una de las entidades federativas y no la dinámica inequitativa e inercial que observamos en la actualidad? Gracias,señor secretario.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Gracias, señor diputado. Tiene el uso de la palabra el diputado Carlos Alberto Puente Salas, de la fracción parlamentaria del Partido Verde Ecologista de México.

Esta Presidencia les hace solicitud a los señores diputados de su sensibilidad para apegarse al tiempo establecido.

El diputado Carlos Alberto Puente Salas: Con su permiso, diputada presidenta. Señor secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Francisco Gil Díaz. Compañeras y compañeros legisladores. En el VI y último Informe de Gobierno se menciona que la política económica ha tenido como objetivo construir una economía fuerte que aliente la inversión y la generación de empleos; que disminuya la pobreza e incremente las oportunidades para una vida mejor.

Usted afirma, señor secretario, que el fortalecimiento de las finanzas públicas y la conducción prudente de la política monetaria han permitido un mayor dinamismo de la actividad económica y del empleo.

Desafortunadamente nuestra visión y percepción de la realidad es diferente. Si bien reconocemos avances en los indicadores macroeconómicos, consideramos que el precio que los mexicanos hemos tenido que pagar por ello ha sido demasiado alto y para la mayoría no han traído beneficio alguno; por el contrario, la pobreza se acentúa, no se generan los empleos suficientes y las desigualdades sociales son cada vez mayores.

El crecimiento del producto interno bruto en los seis años de esta administración alcanzará un promedio del 2.2 por ciento, menor al 3.4 por ciento registrado en el sexenio anterior. Esto representa un desempeño económico insuficiente para que las familias vean mejoría en la economía de sus hogares.

La generación de empleos a lo largo del sexenio tampoco fue la esperada. Según datos de la Secretaría del Trabajo, en el sexenio se generaron un millón 200 mil empleos, de los cuales 75 por ciento fueron transitorios o eventuales y sólo el 25 por ciento permanentes. Resulta preocupante el panorama laboral al que se tienen que enfrentar miles de jóvenes cuando buscan su primer empleo.

En materia de deuda pública se nos dice a cada momento que la deuda externa se ha reducido de manera significativa; lo cual, si bien es cierto no se menciona lo que pasa con la deuda interna que cada vez representa una proporción mayor de la deuda neta total en materia de competitividad; también hay preocupación. El índice de crecimiento mundial de la competitividad ubicó a nuestro país en el número 42 en el año 2000, año que inicia la actual administración; para este año 2006 nos ubicamos en el lugar número 58.

Quiero destacar que la conservación del medio ambiente y los recursos naturales siempre estuvieron fuera de las prioridades de este gobierno, a pesar de que tanto la conservación de bosques como el agua, se suponía, eran considerados temas de seguridad nacional; sin embargo, nunca se les asignó un presupuesto suficiente.

No podemos continuar basando nuestra economía en la explotación desmedida de los recursos naturales, depredando toda fuente y forma de vida y energía. Por ello es urgente establecer verdaderas políticas de crecimiento sustentable e incorporar en la medición del PIB, el costo ambiental que asciende a más de 657 mil millones de pesos.

Señor secretario, ¿cuándo será considerada realmente la variable ambiental en los estudios costo-beneficio que se realizan para la aprobación de proyectos?

En otro tema que usted ya abordó, existen versiones de que desde la Secretaría de Hacienda se ha iniciado el proceso de extinción del cuestionado fideicomiso Consorcio de Comercio Exterior Dos, conocido como "Aduanas Dos" y de la empresa Integradora de Servicios Operativos (ISOSA), los cuales han sido señalados por la Auditoría Superior de la Federación de participar en el cobro indebido del derecho de trámite aduanero, que al no ser reportado a la Tesorería de la Federación, ha causado daños al patrimonio federal por más de 10 mil millones de pesos.

Los informes de la Auditoría Superior son contundentes en el cúmulo de irregularidades detectadas en la prestación de servicios por empresas privadas en las aduanas y el extraño desvío de recursos públicos a éstas. Por ello, nos preocupa que se pretenda liquidar a la empresa para evitar que pueda ser auditada.

Le pregunto señor secretario, ¿son ciertas estas versiones y qué garantía tendremos los mexicanos de poder auditar las operaciones de dicha empresa y fideicomiso? Por su atención y respuestas, muchas gracias.

Es cuanto, señora Presidenta.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor diputado. Tiene el uso de la palabra el señor secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señora Presidente. Muchas gracias, señor diputado Carlos Alberto Puente, por sus comentarios y preguntas.

No creo que se haya pagado un precio alto por la estabilidad; al contrario; creo que se ha ganado mucho como resultado de la estabilidad. Es cierto que los empleos son insuficientes, es cierto que no ha crecido el empleo en la medida en que la población económicamente activa lo ha hecho; es cierto que tenemos muchísimos problemas por resolver, pero el perder la estabilidad, no nos va a resolver esos problemas, nos los va a agravar. O sea, que no se ha pagado un precio por la estabilidad, se ha pagado un precio por no sacar adelante las reformas, que permitirían que el país creciera más rápido, ese precio, sí lo hemos pagado.

Sí se ha mencionado en muchas ocasiones, en todos los informes y lo hacemos mensualmente, que la deuda interna ha subido. Invariablemente informamos y lo hacemos con oportunidad y lo hacemos con completez.

Simplemente hay que advertir que lo que se ha venido haciendo, porque aunque la deuda ha bajado en términos relativos al tamaño de la economía, en cuanto a sus montos, efectivamente ha aumentado y se ha dado una recomposición de mayor deuda interna y menor deuda externa.

¿Por qué mayor deuda en pesos y menor deuda en moneda extranjera? Porque hace menos vulnerable a la economía nacional. Las economías tienen, sobre todo, las emergentes como la nuestra, generalmente, un descalce entre activos en moneda nacional y pasivos en moneda extranjera.

Mientras el sistema financiero nos permita, como lo ha venido haciendo, migrar cada vez más a un endeudamiento en moneda nacional; vamos a hacer a nuestra economía menos vulnerable y eso es lo que hemos venido haciendo y eso es lo que se ha reconocido en los medios financieros internacionales, por parte de los actores económicos, se ha bajado el riesgo-país y ha bajado el costo financiero de particulares y de sector público.

En cuanto al índice de competitividad que tanto se ha mencionado. El índice de competitividad, lo que no mide, es qué ocurre con las decisiones de los inversionistas, porque nos pueden poner en lugar inferior al que teníamos o nos pueden poner en el último lugar.

Pero lo que estamos observando es una gran avidez de invertir en México, por las oportunidades que México presenta y durante estos años hemos tenido un volumen bastante importante de inversión extranjera.

Yo creo que vale la pena meditar entre todos, sobre este aspecto tan importante que usted menciona, de la conservación del medio ambiente. No es únicamente dedicarle recursos presupuestarios, sino también pensar en cuál es el régimen fiscal conveniente para atacar los problemas del medio ambiente.

Hay países que ya establecen la posibilidad de vender derechos contaminantes, establecer un mercado secundario en esos derechos contaminantes y hacerlo mediante el gravamen a esas contaminaciones y hacer una distribución eficiente entre empresas del combate a la contaminación.

Una empresa que contamina puede vender la cantidad que está contaminando a otra empresa que va a atacar la contaminación con mayor eficiencia que la empresa que está llevando a cabo la contaminación y eso es un recurso que vale la pena estudiarlo. Está funcionando muy bien en otras partes y no hay razón para no considerarlo en México y atacar de manera más eficaz el problema de contaminación.

Lo que se está haciendo en fideicomisos es trasparentar, convertir los fideicomisos privados en públicos y dar toda la información de los fideicomisos públicos. Es la primera vez que el gobierno autoriza a través de la Secretaría de Hacienda, que es la fideicomitente, que los fideicomisos sean auditables. Esto no se había hecho, es la primera vez que se hace y estamos eliminando todos los fideicomisos privados y Aduanas no es el único fideicomiso privado, hay muchos fideicomisos privados y a todos los estamos convirtiendo en fideicomisos públicos auditables.

Esa transparencia jamás se había visto, ha habido una reducción importante en el número de fideicomisos y hay un efecto de transparencia que no se había visto.

Las irregularidades de las que usted habla, son señalamientos relacionados con la supuesta naturaleza pública de los recursos y es perfectamente claro en la propia Ley Aduanera que se trata de recursos privados y eso es lo único que reitera la Suprema Corte de Justicia con un voto nada más; de 11 ministros a cero, son todos los ministros por unanimidad que ratifican ese criterio. Muchas gracias, señor diputado. Gracias, señora Presidenta.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor secretario. Tiene el uso de la palabra el diputado Carlos Alberto Puente Salas, hasta por dos minutos.

El diputado Carlos Alberto Puente Salas (desde la curul): Señor secretario, agradecemos las respuestas que ha dado a nuestros cuestionamientos. Simplemente mencionar que el Partido Verde, ratificamos nuestro compromiso en buscar esas reformas necesarias para alcanzar las metas que permitan el verdadero desarrollo de los mexicanos.

En cuanto al tema ISOSA y los fideicomisos relacionados, consideramos que merecen respuestas más concretas. Cabe destacar que la Auditoría Superior de la Federación no es la única instancia que ha cuestionado el esquema de recaudación, también la Secretaría de la Función Pública detectó anomalías. No sólo eso, sino también conminó a la Secretaría a su cargo a regularizarlo y más allá de lo que se pudiera responder aquí, es un tema que si no se aclara y atiende de manera precisa, podría pasar como un episodio negro más de nuestra historia económica. Muchas gracias, señor secretario. Es cuanto, señora Presidenta.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor diputado. Tiene el uso de la palabra el diputado Ignacio Samperio Montaño, de la fracción parlamentaria de Convergencia, hasta por cinco minutos.

El diputado Juan Ignacio Samperio Montaño: Con su venia, señora Presidenta. Señoras y señores diputados, señor secretario.

Considero que sería irresponsable caer en el autoengaño de que el país está bien, porque si bien es cierto el desempeño de la economía nacional de éstos últimos tres trimestres ha sido bueno, esto no puede compararse con lo observado durante la mayor parte de la administración del Presidente Fox.

La historia no se equivoca y es ésta la que nos muestra cómo los usos y costumbres del presidencialismo arrogante que hemos vivido, han encontrado propicia la ocasión para presentarnos una situación de la administración y del país muy lejana a la realidad que vivimos todos los mexicanos. Y en efecto, los resultados registrados en materia de crecimiento económico, por el número de asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social —como un ejemplo— y el aumento en las exportaciones económicas, podrían generar una sensación de bienestar que no tenemos en nuestro país.

Que no se le olvide, señor secretario, que si bien la euforia atenúa el dolor y las adversidades, es mala consejera de los quehaceres público y político. El sexenio del señor Presidente Fox se habrá caracterizado por un ínfimo crecimiento del producto interno bruto por habitante, cercano al uno por ciento, pero menor al 2.1 por ciento alcanzado durante la administración anterior.

Claro que no tengo la menor duda de que lo que buscan es darle espectacularidad al crecimiento de las actividades productivas en el primer semestre de este año, donde el producto interno bruto aumentó a una tasa anual del 5.1 por ciento.

Otro dato que es importante resaltar esta mañana es el empleo medido en términos del número de asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social que, si bien es cierto, durante el primer semestre de 2006 superó el medio millón de asegurados, basta recordar que de fines de noviembre del año 2000 al término del año 2005 el aumento fue sólo de 221 mil asegurados, lo que indica que éste fue un sexenio perdido, un sexenio del desempleo, porque no es posible que el último semestre supere lo alcanzado en los primeros cinco años.

La inflación se había mantenido controlada y a la baja. Y digo se había porque hoy nos enteramos de aumentos en servicios y en algunos productos de la canasta básica. Las tasas de interés también se han reducido. Las reservas internacionales han llegado a niveles excepcionales.

No obstante estos buenos resultados, la administración de Vicente Fox no entregará mejores cuentas económicas que el Presidente anterior en cuanto al crecimiento de la economía y generación de empleos.

No superará la tasa de crecimiento del promedio anual del 3.5 por ciento del período del año de 1995 al 2000; como tampoco alcanzará los casi 2.6 millones de asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Esta administración gozó de un entorno externo excepcionalmente benigno que hace más de 25 años no se observaba. El precio del petróleo, la mayor extracción de crudo y gas natural, tasas reales de interés en los mercados internacionales y un monto histórico de remesas de trabajadores mexicanos en el exterior actuaron como droga que despertaron la reciente euforia económica.

Y menciono unas cifras. Mientras en el lapso del año de 1995 al año 2000 el precio promedio del petróleo fue cercano a los 17 dólares por barril, en esta administración el promedio fue de 32 dólares. La plataforma de producción de petróleo promedió del año de 1995 al 2000 en 2.9 millones de barriles diarios y en este sexenio fue de 3.3 millones de barriles diarios.

En las remesas internacionales se ha pasado de cinco mil millones de dólares por año a casi 24 mil millones de dólares en este año. No cabe duda que se tuvo un escenario muy favorable, el cual fue, desafortunadamente, desaprovechado.

Con este escenario mundial favorable para la industria petrolera, mucho se pudo haber hecho por Petróleos Mexicanos; sin embargo, el Presidente Vicente Fox Quesada redujo al mínimo histórico la inversión física en la industria petrolera, sector al que destinó apenas un tercio de los recursos públicos erogados para financiar el costo del rescate bancario.

La inversión física con recursos presupuestales en Petróleos Mexicanos y sus empresas subsidiarias fue, en este sexenio, de 85 mil 973 millones de pesos, mientras una cantidad, 1.6 veces mayor, esto es 223 mil 607 millones de pesos, fue absorbido por los programas de rescate bancario en un período en que se ha acelerado la caída de la producción en el principal campo de producción del país, como es el de Cantarel, ubicado en la Sonda de Campeche. Termino, señor Presidente.

El dinero absorbido por el rescate bancario durante este sexenio superó también de manera amplia al destinado por el Estado para mejorar la infraestructura carretera del país, un pendiente que se ha convertido ya en un lastre para un mayor crecimiento de la economía.

Yo le pregunto, señor secretario, ¿no es acaso Pemex la principal institución de los mexicanos? Y no lo digo únicamente desde el punto de vista patriótico. ¿No fueron acaso los excedentes petroleros lo que trajo a la administración foxista mayores recursos para llevar a cabo su proyecto de gobierno? Entonces, ¿por qué no destinar mayor inversión para la industria petrolera?. Por sus respuestas, muchas gracias.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor diputado. Tiene el uso de la palabra el licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señora Presidenta. Gracias, señor diputado Ignacio Samperio Montaño, por sus comentarios y preguntas.

No puedo estar más de acuerdo, lo he dicho en muchas ocasiones. Durante este sexenio, a lo largo de todo él, nos hemos beneficiado de mercados financieros con liquidez abundante y tasas de interés excepcionalmente bajas.

Durante los últimos tres años, además, con precios del petróleo altos. No son los más altos de la historia, a precios de hoy los precios que en algún momento se experimentaron, fueron 76 por ciento superiores a los que estamos observando, pero sí hemos tenido precios del petróleo bastante elevados.

Entre esos recursos y otros se ha privilegiado la inversión petrolera y se le han destinado recursos sin precedente a Petróleos Mexicanos. Le voy a comentar algunos de los datos relacionados con la inversión que se canalizó durante estos años y cómo se compara con años anteriores.

El crecimiento real de la inversión en Pemex durante el periodo del 2001 al 2006 fue de 50 por ciento. En el lapso de 1995 a 2000, a precios constantes, para no mezclar precios de distintas épocas, la inversión promedio en Pemex fue de 78 mil 490 millones de pesos; repito, de 1995 a 2000. Del 2001 al 2006 fue de 118 mil millones de pesos, a valores constantes, el promedio anual de inversión en Petróleos Mexicanos. Esa es la inversión impulsada.

De manera que lo que se ha venido manejando a través de Pidiregas y lo que se ha venido trabajando a través de inversión directa, sumadas ambas nos da un total de inversión de las magnitudes que le acabo de mencionar. O sea, que si sumamos los otros conceptos de inversión tendríamos para el lapso 1995 a 2000, 111 mil 920 millones de inversión promedio contra 158 mil 580 de inversión promedio durante este último sexenio. Así que estamos hablando de un crecimiento real importantísimo de la inversión, tomando en cuenta la impulsada y la inversión que se canalizó directamente a través de presupuesto a Petróleos Mexicanos.

Si algo se ha privilegiado durante este gobierno es la inversión en Petróleos Mexicanos y le podría dar los datos también para la Comisión Federal de Electricidad.

Es verdad que el entorno externo ha sido benigno y es verdad también que puede no seguirlo siendo; ya estamos viendo caídas en los precios internacionales del petróleo. Estamos viendo también que las posturas monetarias de los bancos centrales en casi todo el mundo se están afectando y que eso puede llevar a un aumento en las tasas de interés, a una disminución en la liquidez. Ya hice mis comentarios en relación con las remesas. Son elevadas pero no necesariamente han aumentado tanto como parece; sin embargo, sin duda que son elevadas.

Bueno, pues razón de más para —como lo han mencionado muchos de ustedes— ponernos a reflexionar sobre cuáles son las medidas que hacen falta hacia adelante cuando no tengamos un entorno externo favorable. Reflexión, como lo menciona el gobernador del Banco de México, es el resultado -y así lo aprecian los mercados también- porque no han elevado sus percepciones sobre la inflación de largo plazo por el repunte que acabamos de experimentar, se debe a elementos transitorios que nos van afectar durante este mes y durante el siguiente, principalmente por los siniestros que se han experimentado en algunos productos agrícolas, o sea, que no creo que debamos por ese motivo en este momento descontar que estamos en un medio de estabilidad de precios.

Y por lo que se refiere al empleo, nuevamente no puedo estar más de acuerdo en que el aumento del empleo, que este año llevemos casi 800 mil empleos adicionales formales dentro del Seguro Social, que podamos complacernos, porque lo que hace falta hacia adelante es crear muchísimos más empleos. Muchas gracias, señor diputado. Gracias, señora Presidenta.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor secretario. Tiene el uso de la palabra hasta por dos minutos, el diputado Ignacio Samperio Montaño, de la fracción parlamentaria de Convergencia.

El diputado Juan Ignacio Samperio Montaño: Gracias, señor secretario por sus respuestas y téngalo por seguro que en Convergencia le tomaremos la palabra y estaremos dispuestos a ponernos de acuerdo para trabajar en conjunto y sacar adelante nuestro país que mucho lo necesita.

Pero lamento que no coincidamos en las cifras de los recursos que se aportaron a Petróleos Mexicanos para que se pudiera seguir apoyando la explotación de los mismos y quiero mencionar aquí algunas cifras que traigo, de acuerdo con la información.

En el año 2001 fueron destinados a la industria petrolera de Pemex, 26 mil 386.4 millones de pesos. Un año después se asignaron 22 mil 502.6 millones de pesos; en el 2003 descendió a 18 mil 862.4 millones de pesos y en el 2004 cayó hasta 12 mil 243.5 millones de pesos, para desplomarse a cinco mil 667.1 millones en el 2005, y en un estimado de 311.5 millones de pesos en el 2006.

Señor secretario, se redujeron en este sexenio más de 26 mil millones de pesos para la industria petrolera. Muchas gracias.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor diputado. Tiene el uso de la palabra el diputado Pablo Arreola Ortega de la fracción parlamentaria del Partido del Trabajo.

El diputado Pablo Leopoldo Arreola Ortega: Con el permiso de la Presidencia.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Adelante, diputado.

El diputado Pablo Leopoldo Arreola Ortega: Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público. El irrisorio crecimiento económico observado del 2.1 por ciento, es insuficiente frente al enorme rezago en materia de empleos productivos. ¿Dónde quedó la meta de crecimiento del siete por ciento que les prometió a los mexicanos? ¿Dónde quedó la promesa de la campaña de un millón 200 mil empleos anuales para los jóvenes que se iban a incorporar al mercado laboral?

Vicente Fox pasará a la historia como el Presidente del desempleo. Millones de mexicanos buscaron en Estados Unidos una fuente de empleo que aquí se les negó. Ha sido la política más eficiente de este sexenio que ha sido la expulsión de mano de obra de nuestro país.

Señor secretario, el modelo económico que usted defiende persiguió el combate a la inflación y el superávit fiscal para favorecer la valorización del sistema financiero en detrimento de la esfera productiva.

Las ganancias de los grandes grupos financieros se triplicaron durante este sexenio. Los grandes beneficiarios fueron las familias: Slim, Azcárraga, Zambrano; Garza, "La Güera", Garza Sada, Landeros, Salinas Pliego, González Barrera, Arango, entre otros.

Y contrariamente a esto, más de la mitad de los mexicanos se encuentran en situación de pobreza y una parte importante se encuentra en la indigencia y en el abandono. La última encuesta de ingreso gasto 2005 da cuenta de la enorme desigualdad del ingreso que impera en nuestro país.

Asimismo, señala que la pobreza en el ámbito rural, lejos de disminuir se aumentó. ¿Éste es el rostro humano de la política económica de este gobierno?

Las actividades productivas se encuentran deprimidas. El sector agropecuario está desarticulado de los demás sectores de la economía y la planta industrial carece de una política de Estado que le impulse y le fomente.

Por ejemplo, el sector agropecuario en el 2005 tuvo una baja en su crecimiento del uno por ciento. Lo que incrementó las importaciones de este sector, lo que causó un deterioro social de los pequeños productores ejidatarios y comuneros del campo.

Por otra parte, la industria en México está quebrada, sufre los estragos de los desencadenamientos productivos entre las ramas y la incapacidad para competir con nuestros socios comerciales.

Por otra parte, señor secretario, como nunca en la historia reciente de nuestro país, el gobierno contó con una enorme cantidad de recursos públicos por concepto de altos precios internacionales de petróleo. ¿Por qué no se utilizaron estos recursos de manera productiva para el desarrollo de nuestra infraestructura física y rural, en educación y en la investigación científica que tanta falta hace a nuestro país? ¿Por qué afectar a los programas sociales, fundamentalmente al campo con la reserva precautoria? ¿Por qué se ha incrementado la deuda interna en este sexenio?

Una vez más le preguntamos, señor secretario ¿a cuánto asciende el monto de elusión y evasión fiscal de los grandes grupos corporativos y financieros? Por sus respuestas, muchas gracias.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor diputado. Tiene el uso de la palabra el licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señora Presidenta.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Adelante, secretario.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Muchas gracias, señor diputado Pablo Arreola, por sus comentarios y preguntas.

Los recursos amplios con los que ha contado el gobierno de la República se han destinado no sólo a inversión; ha habido aumentos importantes en inversión pública, dentro de ella, de manera privilegiada a Petróleos Mexicanos y el sector eléctrico, sino también en la atención a todos los programas que tienen que ver con la pobreza y con el desarrollo rural.

En el 2006, por ejemplo, los programas con impacto en el medio rural ascienden a 154 mil millones de pesos, un crecimiento de casi 49 por ciento superior al del año anterior. Los programas orientados a la atención de la pobreza rural tuvieron un crecimiento real de 64 por ciento; destacan los relacionados con el desarrollo del patrimonio.

Los recursos destinados a los programas de gasto productivo tuvieron un crecimiento real de 27 por ciento. El gasto de los programas para superación de la pobreza en el presupuesto aprobado para 2006 asciende a 146 mil millones de pesos con un incremento real del 59.4 por ciento, entre lo que se gastó en el 2000 y lo que se va a erogar en el 2006.

Si comparamos recursos asignados en los períodos 95-2000 con los asignados y ejercidos en el 2001-2006, el crecimiento del promedio será de 57.3 por ciento en términos reales. Así que este aumento a los recursos sí se ha aprovechado, como lo mencioné, para privilegiar este tipo de conceptos.

Y no es únicamente la mayor capacidad presupuestaria que nos han dado los ingresos extraordinarios del petróleo; han sido también, como lo mencioné en mi discurso de entrada, la reducción importante que han tenido las tasas de interés y el costo financiero del gobierno que nos han aportado casi un punto porcentual del producto y también aumentos en la recaudación.

Este año, como lo comenté ya en un par de ocasiones, que el aumento en la recaudación del impuesto sobre la renta y del impuesto al valor agregado, junto con algunos ingresos extraordinarios, van a aportar recursos del orden de 90 mil millones de pesos por encima de los que aprobó el Congreso para el ejercicio del Presupuesto de Ingresos este año.

Por lo que se refiere a la evasión, le voy a entregar los cálculos que conjuntamente con organismos internacionales se han realizado; se los voy a entregar con mucho gusto al Congreso, para que quede constancia de que hago una entrega formal de ese documento y les voy a entregar también una nota que traigo, de la cual leí una parte relacionada con las observaciones que incorrectamente se han hecho a propósito del Fideicomiso de Aduanas. Muchas gracias, señor diputado. Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario. Tiene la palabra el diputado Pablo Arreola Ortega, del grupo parlamentario del PT, hasta por dos minutos.

El diputado Pablo Leopoldo Arreola Ortega: Señor secretario, ¿entonces por qué tanta pobreza en el campo de México? Señor secretario, con el respeto que me merece, hable por favor de la realidad económica de nuestro país.

La deuda pública interna consolidada con el Banco de México, en el 2000 era de 774 mil millones de pesos. En el 2006 es de un billón 884 mil millones de pesos. Se incrementó un billón, 110 mil millones de pesos; 143 por ciento más. Esa es la realidad de México. Esa es la razón por la cual el futuro y presente de los bancos privados es promisoria en nuestro país.

La balanza de pagos se va a salvar este año por dos razones fundamentales: 24 mil millones de dólares de las remesas de nuestros paisanos y 65 mil millones de dólares por los ingresos petroleros. Esa es la realidad de la economía de México, señor secretario.

La planta productiva de nuestro país está en ruinas. Prueba de ello es el crecimiento industrial del 1.5 por ciento que debe ser la base fundamental del crecimiento económico de nuestro país.

Ustedes hablan de que la economía tiene un fin de desarrollo humano y de apoyo a las familias más necesitadas.

El desempleo galopante, el incremento de la pobreza en el campo, ¿ése es el rostro humano de este gobierno? Creo que no debería de ser. México tiene potencialidades para el crecimiento económico pero ustedes no quieren ni van a instrumentar políticas monetarias, fiscales, crediticias, salariales y de gasto que apoyen a los micro y pequeños empresarios que en este país son los que sostienen a esta economía.

Yo también considero que ustedes están cumpliendo un papel fundamental que les ha dado el capital financiero internacional. Estabilidad monetaria para garantizar la rentabilidad de las inversiones usureras del capital financiero, un eficiente crecimiento en la pobreza, especulación de mano de obra barata y que se vaya a los Estados Unidos.

Por último, yo le planteo, señor secretario. Requerimos un sistema de pensiones y jubilaciones que tenga certeza para los próximos años. El reto de esta administración es una verdadera política para el desarrollo del empleo. Por el bien de todos, primero los mexicanos. No a las recetas del Fondo Monetario Internacional. No a las recetas del Banco Mundial. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Arreola. Para dar cumplimiento al punto tercero, fracción IV del acuerdo de los grupos parlamentarios, se han inscrito para la tercera ronda de preguntas y respuestas, los siguientes diputados:

José Alejandro Aguilar López, del PAN; Octavio Martínez Vargas, del PRD; Javier Guerrero García, del PRI; Jacinto Gómez Pasillas, de Nueva Alianza, y Emilio Flores Domínguez, del PAN.

Tiene la palabra el diputado José Alejandro Aguilar López, del grupo parlamentario de Acción Nacional.

El diputado José Alejandro Aguilar López: Con su anuencia, señor Presidente. Señor secretario. Compañeras y compañeros diputados. Señor secretario, el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional destaca que el trabajo por parte del gobierno federal durante el sexenio que finaliza, ha estado claramente orientado a privilegiar la consolidación de la estabilidad económica a través de un responsable y adecuado manejo de las finanzas públicas, así como de la economía en su conjunto. Empero, una fuerte recesión de nuestro principal socio comercial que para nuestro país representó una profunda desaceleración y debilitamiento de la actividad industrial y económica.

El gobierno debió poner en marcha una serie de políticas económicas para aminorar los adversos efectos, sobre todo en la población más vulnerable, y retomar el camino del crecimiento.

Resultado de lo anterior, al segundo trimestre del 2006 el producto interno bruto creció a una tasa del 4.7 por ciento, aún en condiciones de estabilidad macroeconómica como las que se han alcanzado hasta hoy.

Es imprescindible continuar con los esfuerzos realizados y hacer de este trabajo una responsabilidad compartida para todos los actores nacionales. Este gobierno ha acertado en la instrumentación de la política fiscal y monetaria, con lo que se han aminorado los efectos de la situación económica adversa internacional.

Señor secretario, el gobierno federal aduce que las condiciones antes señaladas son necesarias para la generación de empleos y evitar la fuga de talentos de nuestro país. Si bien es cierto que esta administración ha llevado a cabo diferentes políticas para contribuir a satisfacer esta inquietud de todos los mexicanos, también es cierto que aún no se alcanza la cifra necesaria para cubrir la demanda de los jóvenes que se incorporan año con año a la fuerza laboral.

Tampoco se ha logrado que millones de mexicanos cesen sus intentos por emigrar en busca de mejores oportunidades. En este sentido, ¿qué acciones de política fiscal se están tomando para fortalecer la conservación de lo talentos nacionales y en qué medida se está trabajando con las empresas en este rubro, y de manera vinculada con otras dependencias federales?

Acción Nacional reconoce la importancia que implica el control de precios en el desempeño de la economía mexicana. Sin embargo, a pesar de que la tendencia negativa de crecimiento se ha revertido y México ha recuperado su senda de crecimiento, aún no es suficiente para consolidar la competitividad de nuestro país respecto de otras naciones.

Señor secretario, ¿qué medidas de política económica se están tomando para fortalecer la competitividad de las empresas nacionales?

Igualmente importante resulta externar la inquietud del partido en lo que se refiere a la recuperación de los salarios. Es de todos conocido que durante este sexenio y precisamente gracias al acertado manejo del gobierno federal en el control de los precios, se ha dado una recuperación en términos reales del poder adquisitivo de los ciudadanos.

Así por ello Acción Nacional está preocupado por conocer los mecanismos que está instrumentando el gobierno federal para promover el ahorro familiar y velar por mantener la demanda interna agregada en el largo plazo.

En este sexenio, la actual administración se ha distinguido por desarrollar y aplicar políticas públicas para incentivar el ahorro público y privilegiar el gasto social sobre el administrativo.

Adicionalmente, el ahorro externo no ha sido menester para financiar la inversión bruta del país y se ha mostrado una tendencia a depender menos de estos recursos desde mediados del período gubernamental que nos ocupa.

Así al primer semestre del presente año se contaba con un superávit en dicho rubro. En este sentido, señor secretario, ¿cómo vislumbra en el largo plazo la situación nacional de financiamiento dadas las condiciones de ahorro total que hoy imperan? ¿Qué medidas de política económica deberán preservarse a fin de mantener y fortalecer la postura de financiamiento nacional?

Finalmente, señor secretario, nuestra fracción parlamentaria reconoce que durante la presente administración, como producto de la creciente confianza de los inversionistas en nuestro país y gracias a su adecuada conducción, el nivel de reservas internacionales ha crecido ininterrumpidamente y ha alcanzado máximos históricos para sumar hoy más de 80 mil millones de dólares. Aún así no es del todo claro cómo es que ese nivel tan alto de reservas beneficia a los mexicanos.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Termine, señor diputado.

El diputado José Alejandro Aguilar López: ¿Sería tan amable de explicarnos en dónde vemos los ciudadanos reflejado el resultado de este logro? Y ¿qué tipo de medidas está tomando el gobierno federal para esos recursos? Por su atención y su respuesta a nuestras inquietudes, muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Aguilar. Tiene la palabra el secretario de Hacienda, licenciado Francisco Gil Díaz.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Muchas gracias, diputado José Alejandro Aguilar, por sus comentarios y por sus preguntas.

Y vemos seguir llevando a cabo medidas de reglamentar económicamente para fomentar las mejoras en la competitividad, hay todavía mucho trabajo que hacer a nivel de los gobiernos municipales, de los estatales y del gobierno federal.

Se ha avanzado, tenemos ya varias ciudades que pueden ostentarse como calificadas para el criterio de apertura rápida en un solo día, de una empresa que no tenga efectos delicados sobre el medio ambiente y sobre la salud. Y ahí se ha avanzado mucho, pero hace falta muchísimo por hacer.

Y política fiscal para conservar los talentos en el país, pues la política que promueva el crecimiento y que tiene que ver no sólo con mantener la estabilidad sino con la competitividad internacional del país para atraer inversión; sobre este aspecto vale la pena mencionar que las reformas al mercado financiero que aprobó el Congreso y las disminuciones en impuestos que también ha venido aprobando el Congreso colocan a México como el tercero de 175 países por la importancia de las reformas llevadas a cabo durante el último año.

En la reunión reciente de la asamblea anual del Banco Mundial se le otorgó ese reconocimiento a México junto con el gobierno de Georgia. México mejoró 19 posiciones en la lista de los países en los que es más fácil hacer negocios, de acuerdo con este criterio del Banco Mundial sube del lugar 62 al 43.

También el programa de apertura rápida de empresas que mencioné al principio contribuyó para evaluar este criterio, creo que son medidas objetivas, muchísimo más útiles que las que toma el Banco Mundial que las impuestas que hace el foro de Davos que —como digo— puede hacerse a jerarquizaciones de países, pero esas jerarquizaciones simplemente no se corresponden con inversión que reciben esos países ni con su crecimiento. Es interesante evaluar las jerarquizaciones que se hacen con base también en la práctica, en lo que se está observando en la realidad.

Para el financiamiento a largo plazo qué medidas tomar, bueno, se está desarrollando y se va a consolidar dentro de pocas semanas, la plataforma informática del SAT, que logra recoger todos los avances que el Congreso aprobó en el Código Fiscal en la última Legislatura. Esto va a mejorar la recaudación y va al mismo tiempo a simplificar enormemente el cumplimiento de las obligaciones fiscales, aquí hay un elemento de fortalecimiento del financiamiento.

Pero hay mucho trabajo que hacer también a nivel de las localidades, de los estados y de los municipios. Uno de los elementos clave para apoyar los esfuerzos de fiscalización y recaudación son los registros públicos de la propiedad y los registros mercantiles, que en nuestro país, en contadísimas excepciones, se encuentran en una etapa de papeleo primitivos inactualizados, costosos de consultar, cuando en otros países los registros se pueden consultar a través de medios informáticos.

Mientras no tengamos bases de datos, mientras no tengamos manera de cruzar información, la labor de fiscalización y por lo tanto los porcentajes de evasión que se llevan a cabo van a seguir siendo elevados, tenemos que trabajar mucho y —repito— es una tarea que nos corresponde en los tres niveles de gobierno.

¿En qué nos benefician las reservas internacionales? Bueno, en primer lugar, el grado de inversión que tuvo México no lo hubiera obtenido si no hubieran aumentado las reservas internacionales hacia niveles importantes. Y ese grado de inversión no es una medalla, no es moño, no es una moña, no es un galardón, es algo que tiene una consecuencia práctica en reducción de las tasas de interés.

Empezamos este sexenio con tasas de interés en corto plazo de 18 por ciento. Tenemos tasas apenas arriba del siete por ciento en los Cetes de corto plazo el día de hoy; es una reducción de 11 puntos porcentuales. Una reducción importantísima también en las tasas que tenemos que pagar sobre nuestro endeudamiento en dólares. Todo eso es beneficio para la población y todo eso tiene que ver con las reservas internacionales. No se trata de una cantidad de dinero estacionada estérilmente.

Si se ponen ustedes a pensar lo que hemos ahorrado en la deuda interna contra lo que se obtiene por las reservas internacionales estamos hablando de un ahorro neto considerable y por eso se mencionó una cifra de balance consolidado del sector público. Pero para sacar ese balance consolidado no se debe tomar únicamente el pasivo del Banco de México, se debe tomar en cuenta el activo del Banco de México.

Y dentro del pasivo de Banco de México no hay que tomar en cuenta los billetes y monedas, porque ése no es un pasivo oneroso. De manera que vale la pena hacer cálculos tomando en cuenta todos esos elementos para saber cómo ha evolucionado el endeudamiento consolidado del sector público y si lo hacemos de esa manera, veremos que ha habido una mejoría notable.

Y eso tiene que ver con la pregunta del diputado porque hacia adelante esa consolidación, esa disminución en la vulnerabilidad del país por su menor deuda externa, no es sólo algo que tenemos que conservar, sino que es algo que también observan y aprecian los observadores.

Estas mediciones que estamos haciendo son transparentes; es información que publicamos y que la hace todo mundo. Los actores económicos que nos observan y nos evalúan, nos evalúan bien. Muchas gracias, señor diputado. Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario. Hasta por dos minutos tiene la palabra el diputado Luis Xavier Maawad Robert, del grupo parlamentario del PAN.

El diputado Luis Xavier Maawad Robert: Con su permiso, señor presidente. Muchas gracias, señor secretario Gil Díaz, por sus claras y honestas respuestas. Se dice que las comparaciones son odiosas, tal vez a veces lo son, pero para resaltar el cambio es necesario hacer una pertinente y objetiva comparación.

Por eso me atrevo en este momento a resaltar la diferencia que para éste y cualquier otro país, significa el haber mantenido durante estos últimos años, una estabilidad económica que ha resistido todas las pruebas, condiciones internas y externas que se han sabido sortear.

Muchos de nosotros, señoras y señores diputados, vivimos y sufrimos en carne propia los desaguisados económicos y por ende sociales, que nos dejaron las famosas —y ojalá nunca olvidadas crisis sexenales— crisis recurrentes del pasado.

Quién no recuerda los tiempos de la inflación galopante, donde más valía comprar los bienes hoy, porque mañana ya nos costarían más caros. Era un enorme costo para soportar un demagógico y a veces trágico populismo.

Quién que haya apostado su capital grande o pequeño, la más de las veces, podrá olvidar la frustración que significaba enterarse que sus cálculos de rentabilidad de su pequeña empresa habían sido imaginarios y a veces muy lejanos de la realidad, debido a una nueva devaluación y consecuente alza en las tasas de interés.

Por todo lo anterior para Acción Nacional es importantísimo resaltar en este momento el gran valor de la estabilidad que en términos macroeconómicos ha logrado este gobierno y su atinado manejo de las finanzas públicas.

Estabilidad significa certidumbre; significa certeza; significa confianza que se traduce en inversión, en desarrollo y en empleo. Confianza con la que superadas aquellas crisis, los mexicanos podemos apostarle a este país, con todo.

Tenemos enfrente un México prometedor, un México ganador, gracias a la estabilidad económica que el gobierno de Vicente Fox supo mantener y que seguro estoy que el siguiente gobierno habrá de consolidar. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Maawad. Tiene la palabra el diputado Octavio Martínez Vargas, del grupo parlamentario del PRD.

El diputado Octavio Martínez Vargas: Con su venia, diputado Presidente. Señor secretario Francisco Gil Díaz, tengo que darle la bienvenida por apego al protocolo; pero no sé si usted se sienta bien acogido por nosotros, los representantes del pueblo.

Y todo ello porque usted lo sabe, el país hoy se colapsa en lo político y en lo económico y de esto ¿quién tiene la responsabilidad? Lamentablemente no es el país maravilloso de Fox, el México real: registra al final del sexenio una tasa media de crecimiento del PIB menor del 2 por ciento anual. Esto es sumamente inferior al 7 por ciento del crecimiento económico prometido por el gobierno que se dijo, "del cambio".

Otros más son los asuntos donde el gobierno del cambio no cumplió: desempleo grave, incremento galopante de la economía informal, agrocidio en el campo, pérdida de competitividad a nivel mundial, descapitalización de las empresas públicas, violaciones constitucionales para permitir la participación de la iniciativa privada en las empresas estratégicas para la nación, entre muchas otras ocurrencias.

Existe fundada inquietud entre los rectores de las universidades e instituciones públicas de educación superior, porque no se han ejercido partidas contempladas en el presupuesto del 2006, tales como asignación adicional para la creación de plazas de educación media superior por 135 millones de pesos, modelo de asignación adicional al subsidio federal ordinario, universidades públicas estatales por 549 millones 130 mil 845 pesos, subsidios para la atención de plantillas de personal de las instituciones de educación superior por 550 millones 500 mil pesos. ¿Por qué no se han entregado estas partidas? ¿Se compromete usted al traslado inmediato de las mismas a la instancia de la SEP para su ejercicio?

Por otra parte, el régimen de pequeños contribuyentes surgió como una respuesta a la necesidad de agrupar en una sola a las distintas opciones de tributación que hasta el año de 1997, tenía a los contribuyentes de poca capacidad económica y administrativa.

¿Está usted enterado de que derivado del decreto del 8 de diciembre del año 2005 se facultó a las entidades federativas que celebren convenios de coordinación para la administración del IVA y del ISR, de los pequeños contribuyentes, para recaudar a través de una cuota fija integrada tanto al ISR como al IVA?

Derivado de esto, en la práctica se está generando tablas de impuestos diferentes y se está cobrando igual a contribuyentes que tienen actividades exentas y gravadas como si fueran iguales, sin ninguna diferencia, debido a que se grava los ingresos; no se considera que hay personas, que sus utilidades son de subsistencia.

Le pregunto: ¿eso es equidad? Es usted un evasor de responsabilidades, como lo han sido las grandes empresas, que con la complicidad o ineficiencia de la Secretaría a su cargo, han evadido el pago de contribuciones que hubiesen permitido ampliar la base tributaria y con esto hacer plenamente injustificables sus argumentos para aplicar el IVA en alimentos y medicinas.

Es indiscutible que han sido vagos los esfuerzos que ha empeñado la encomienda que se depositó en usted, dado que ha demostrado consistencia en servir a los intereses de los grandes empresarios y de vejar a toda costa al Poder Legislativo, muestra clara de ello es el caso de la recuperación de IVA a turistas extranjeros.

El Poder Legislativo, para incentivar la actividad turística en el país, aprobó en el 2005 reformas a la Ley del IVA, que establece la devolución del impuesto por la adquisición de mercancías en territorio nacional, para los turistas extranjeros que salgan del país por la vía área y marítima. Para ello, la Secretaría a su cargo emitió reglas de operación que hacen imposible obtener el beneficio descrito al incluir sólo a establecimientos comerciales que expidan comprobantes fiscales digitales, siendo que actualmente sólo cerca de 900 empresas facturan en esta modalidad. No se permite el pago en efectivo tanto a la parte turista como para la empresa concesionada para hacer la devolución del IVA.

Señor secretario, ¿por qué no emitir reglas claras que cumplan fielmente con las normas que dicta el Congreso? ¿Dónde estuvieron las políticas para reactivar la producción y la demanda efectiva interna? Seguramente usted, como sus antecesores, será premiado y volverá a servir a los grandes grupos empresariales del país y del exterior. Qué exitosa carrera, pero qué triste papel.

Señor secretario, usted ya no podrá cambiar nada, nunca lo hizo y ya no lo podrá hacer. Pasará a la historia como el secretario del estancamiento estabilizador en México y como el secretario del fracaso económico. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Martínez. Tiene la palabra el señor secretario, hasta por cinco minutos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Gracias, diputado Octavo Martínez Vargas por sus comentarios, señalamientos y preguntas.

En primer lugar quiero informarle que todos los recursos presupuestarios están liberados. En relación con los Repecos —usted mismo lo dijo— están en manos de los gobiernos de los estados y cada uno está diseñando los criterios que considera pertinentes para aplicarlos en la recaudación de estos pequeños contribuyentes. Quizás valga la pena analizar las diferencias y las posibles incongruencias o incoherencias que se estén generando en las tablas que se publican.

Por lo que se refiere en la recuperación del IVA a turistas extranjeros, tenemos que tener mucho cuidado, como lo hacen otros países, en que la recuperación se dé porque se trató de operaciones en las que efectivamente se integró el IVA y que no se cree un mecanismo de elusión tributaria. Éste es un asunto bastante delicado.

La ley nos obliga —y así lo dice— a no tener costos administrativos para el SAT, nos obliga a confirmar la exportación de la mercancía y nos obliga a asegurar la existencia de la operación comercial que origina la devolución del IVA. Para lo anterior es necesario —y así están las bases que se publicaron el 8 de septiembre— utilizar el comprobante fiscal digital, con lo que se garantiza que el establecimiento existe.

Para darle una idea acerca de los problemas que enfrentamos acerca de la existencia de establecimientos, hemos encontrado, por ejemplo, Pitex, empresas Pitex dentro del Programa de Importación Temporal para Exportar, que se ostentan como exportadoras, que han importado más de un millón de toneladas de tela, casi dos millones, que corresponden a un zaguán en una ciudad de la República, que no tienen instalaciones y que obviamente no reexportaron la tela que importaron, sino que la vendieron dentro de los canales informales de distribución que existen en nuestro país.

Es un caso escandaloso, pero es uno de muchos, ya que uno de los problemas que tenemos es asegurarnos de la idoneidad, de la autenticidad, de la existencia de la empresa que está entregando ese comprobante.

Algo más que necesitamos es ubicar en la zona estéril de los aeropuertos internacionales los establecimientos que garanticen la exportación de la mercancía y realizar los pagos a través de medios electrónicos y tarjetas de crédito, para comprobar la certeza de la operación. Todos éstos son mecanismos de control en un medio que, a diferencia de otros países, tiene poco desarrollados los mecanismos de control.

Les preocupa la recaudación, a nosotros también y debemos evitar que se creen mecanismos adicionales de elusión o de evasión tributaria.

Por otro lado, podemos observar que uno de los grandes éxitos entre los muchos que ha tenido la administración del Presidente Fox, ha sido el extraordinario crecimiento del sector turismo, sin necesidad de devolución del IVA a nadie. Y podemos observar también que en los países donde se da la devolución del IVA son necesarios trámites bastante complicados y engorrosos, en general, a tal grado que hay mucha gente que hace compras y ni siquiera va y solicita la devolución del IVA. Gracias, señor Presidente, gracias, señor diputado.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Tiene la palabra, hasta por dos minutos, el diputado Isidro Pedraza Chávez, del grupo parlamentario del PRD.

El diputado Isidro Pedraza Chávez: Gracias, Presidente. Señor secretario. Soy un diputado del sector campesino y el concepto que se tiene de la Secretaría de Hacienda es que siempre ha tenido una tijeras grandes, pero ahora también tiene la lengua larga.

Don Panchito el agrocida. Se ha conducido usted como un excelente capataz, que cuida la hacienda, da resultados al ordenar congelar recursos destinados al campo. Está usted al servicio de unas cuantas familias que constituyen los poderes fácticos de este país.

Cuatro mil 800 millones de pesos destinados a Sagarpa congelados. Se han cansado de decir aquí que están liberados. Se oye usted lacónico, señor secretario, y hasta con hastío en estas oportunidades de rendir cuentas.

El pueblo exige cuentas y cuentas claras. Hablar mucho y no aclarar nada no es un acto de rendición de cuentas. No satisface su falta de compromiso con la sociedad. Sigue habiendo discrecionalidad.

El diputado Andrés Bermúdez Viramontes (desde la curul): Qué pasó. Si iba uno re’bien. No habían subido la voz.

El diputado Isidro Pedraza Chávez: No te preocupes. Este amigo ni se despeina; no necesita que lo defiendan.

Sigue habiendo discrecionalidad en el uso del dinero público y una abierta actitud de desafío a cualquier signo de autoridad, como es el caso del IFAI. El saldo de su gestión es de desvíos de recursos y de ser tapadera de la corrupción, evasión de impuestos y aumento del gasto público.

Un ejemplo es Antonio del Valle, quien fue presidente de la Asociación de Banqueros, fue accionista mayoritario de Bital, presidente de los hombres de negocios y es uno de los 40 empresarios más acaudalados del país y beneficiario del Fobaproa que con su banco "ve por más", descuenta recursos de Fira por más de dos mil millones de pesos, entre 2004 y 2005 y esperamos que no venga por más ahora en el 2006.

El Fira —tiempo tuvieron para hacer cambios y no hicieron nada––. El Fira, diseñado para financiar el desarrollo del campo, sólo privilegia a los agronegocios y a los grandes empresarios e inversionistas de altos ingresos. Entre 2004 y 2005 operó cerca de 80 mil millones de pesos, de los cuales el 80 por ciento fue con cinco bancos: HBC, el 25 por ciento…

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Concluya por favor, señor diputado.

El diputado Isidro Pedraza Chávez: …Bajío, 25 por ciento, Banorte, 17 por ciento, Bancomer 11 por ciento, Azteca, seis por ciento. El 20 por ciento restante es de su cuate ése que va por más.

Señor secretario. Pudo usted servir al pueblo de México, pero se limitó a ser un empleado de alrededor de 20 familias. A ellos sí les lleva cuentas claras, al país, al Congreso sólo evasión, dispendio, aumento del gasto público, desempleo, desafío a este Congreso y más corrupción.

Hoy México no es otro ni es mejor. Gracias, señor secretario.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado. Tiene la palabra el diputado Javier Guerrero García, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, hasta por cinco minutos.

Esta Presidencia hace un respetuoso exhorto a los diputados a que se ajusten al tiempo convenido.

El diputado Javier Guerrero García: Con su permiso, señor Presidente. Bienvenido, señor secretario. Me da gusto, ciudadano secretario, que usted haya iniciado su comparecencia con una actitud propositiva y autocrítica.

Tuve la oportunidad de compartir con usted y colaboradores suyos, tareas conjuntas en la Convención Nacional Hacendaria, donde se han debatido elementos que aún no han tenido resultados y que con una actitud propositiva se puede dar cauce con responsabilidad a una expectativa de desarrollo que ahora parece extraviada. En honor a la verdad reconozco el nivel y la calidad de la comunicación, además del respeto con el que siempre nos trató como interlocutores.

Comparto con usted el aprecio por resultados como la estabilidad, el énfasis en infraestructura y desarrollo social, en los instrumentos de política pública en materia de combate a la pobreza. Sin embargo, como usted mismo lo reconoce, falta mucho por hacer.

Algo está mal. El modelo económico no ha sido capaz de superar los índices de desigualdad que prevalecen en múltiples regiones y poblados en nuestro país. La pobreza y la marginación, producto de la iniquidad, están a la vista. El desarrollo desigual hace de nuestro país una amalgama de varios Méxicos. El PIB en la región sur-sureste, Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Veracruz, es la mitad del promedio nacional.

A los pobladores de estos estados habría que preguntarles si sólo la disciplina financiera es suficiente. Habría también que preguntarse de acuerdo a las cifras del Banco Mundial, si no valdría la pena revisar la orientación y los contenidos de las políticas en materia de combate a la pobreza que algunos voceros de este gobierno han presentado con cifras muy alegres. Esto sólo demuestra que el modelo económico ya no se ajusta a la nueva situación.

Un aspecto importante de todo esto es la política de gasto. Al final no hay una buena hacienda si los ingresos no se aplican en un buen gasto, entendido este concepto no sólo desde su eficacia en ahorro, sino fundamentalmente en su calidad, que se mide por el impacto en el desarrollo. Es por ello importante entrar a la revisión de las políticas de gasto.

La transferencia de recursos a los estados sin una política de gasto acordado en las entidades y regida por una inversión regional y multianual, es sin duda una carencia de estos últimos seis años. No se puede abordar ninguna reforma hacendaria exitosa si no se reivindica la regionalidad de su aplicación y la multianualidad de su ejercicio.

El uso de los recursos excedentes del petróleo no puede sólo restringirse a un acuerdo de transparencia hacia los estados, debe este gasto tener un efecto claro en el desarrollo regional.

Es fundamental definir las políticas que deben acompañarse en la definición de los montos del gasto. Los esfuerzos en este sentido sólo han impactado a rubros específicos y limitados; la infraestructura carretera y la infraestructura básica en las zonas urbanas.

Es cierto que el conjunto de las ochenta ciudades medias absorbe el 33 por ciento del crecimiento presupuestal anual, pero la población en el ámbito rural tiende también a crecer y su atomización requiere de respuestas que impidan que la iniquidad se arraigue, ya que sus habitantes representan 20.3 por ciento de la población total.

Se han incrementado progresivamente los recursos federales que se entregan a las entidades federativas en algunos rubros, pero en educación se han reducido. Es impensable que el factor fundamental para el desarrollo humano sea descuidado y se reduzca un gasto que impacta en la calidad de los servicios de la educación.

Por ello, señor secretario, le pregunto. Insisto, en la vía para encontrar los puentes que den elementos para hacer de la política hacendaria un instrumento de desarrollo más efectivo, ¿cómo generar incentivos positivos y adecuados para la concurrencia financiera de los tres ámbitos de gobierno en la ejecución de programas y proyectos de inversión de impacto regional y ejecución multianual?

¿Qué políticas impulsar para que el marco normativo y los sistemas presupuestarios fortalezcan el federalismo y el desarrollo regional para que se adapten a las nuevas necesidades?

¿Qué mecanismos propondría para impulsar un trabajo coordinado entre el Congreso de la Unión y el Poder Ejecutivo, a fin de reformar la normatividad del gasto federalizado, con el objetivo de establecer incentivos a la calidad y al logro de los resultados?

Quienes somos egresados de la universidad pública nos sentimos orgullosos porque la Universidad Nacional está entre las primeras 80 universidades del mundo.

Hay una preocupación de la fracción del PRI respecto a la política de financiamiento para las universidades públicas. Un caso extremo que ejemplifica esta situación es lo que sucede en la Universidad Autónoma de Sinaloa. El Presupuesto de Egresos en 2004 le asignó 220 millones; en 2005, 287 millones; pero para el 2006, sólo 161 millones, que además no le han sido entregados.

En la última quincena de septiembre la Universidad se declaró insolvente para el pago de la misma. Ese mismo mes, esta Cámara acordó, por unanimidad, solicitar estos recursos. Requerimos con todo respeto, señor Secretario, una respuesta. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias diputado Javier Guerrero. Tiene la palabra el señor secretario Francisco Gil Díaz, hasta por cinco minutos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Muchas gracias, señor diputado Javier Guerrero, por sus comentarios y preguntas.

Le voy a dar respuesta primero a su última pregunta, señor diputado. La entrega de los subsidios ordinarios que cubren principalmente salarios ocurrirá conforme al calendario autorizado este viernes próximo.

La distribución de otros apoyos autorizados para las universidades públicas estatales es decidida por la Secretaría de Educación Pública conforme a reglas de calidad que decide la ANUIES.

No conocemos cuántos de estos recursos le corresponderán a la Universidad de Sinaloa, pero la Secretaría de Educación Pública entregará lo que corresponda en el último trimestre del año, como ha ocurrido en todos los demás años. Y repito, los recursos presupuestarios ya están todos liberados.

Creo que plantea usted un reto importante que vale la pena tomar y estudiar entre las entidades federativas, los municipios y el gobierno federal, que es cómo mejorar la calidad del gasto. En otros países se han establecido instituciones que llevan a cabo evaluaciones y acuerdo con criterios de rentabilidad social, no rentabilidad privada, sino de rentabilidad social y en estas instituciones que son mixtas, que tienen un gran apoyo, se filtran primero todos los proyectos importantes de gasto para evaluar justamente desde el punto de vista social su rentabilidad y de esa manera tener una mejor calidad en el gasto.

Algo se ha hecho; existe una unidad en la Secretaría de Hacienda de evaluación de proyectos, pero se necesita hacer muchísimo más. Un vehículo que puede ayudar, que sería parte de la evaluación o en paralelo de la evaluación de proyectos públicos de inversión, son los proyectos públicos privados.

El gobierno laborista inglés, el gobierno de centro izquierda chileno y otros gobiernos, han llevado a cabo, de hecho han originado el concepto de proyectos públicos privados para que los servicios públicos se puedan prestar con mayor eficiencia, siendo servicios públicos pero utilizando al sector privado como el proveedor y el mejor organizador de esos servicios.

Se tienen buenas experiencias, buena experiencia en términos de mejor asistencia a la población con menor uso de recursos. Vale la pena que estudiemos esos modelos, porque creo que se pueden aplicar con éxito para muchos propósitos de gasto público en los tres niveles de gobierno en nuestro país y, de hecho, algunos de ellos ya se han venido aprovechando.

Los incentivos para concurrencia financiera tiene que ver con esto y sin duda que nos hacen falta reformas importantes en el gasto federalizado. Tenemos muchos problemas de inicio en la forma cómo se federalizaron los gastos de educación y los gastos de salud, y ahí tenemos mucho trabajo que realizar porque existen grandes diferencias entre entidades federativas en relación con el apoyo que ellas se dan y con los apoyos que reciben del gobierno federal. Ahí también tenemos una tarea muy importante que realizar y es una tarea que les queda a ustedes en estos próximos tres años, junto con el gobierno que entra. Muchas gracias, señor diputado. Gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario. Tiene la palabra, hasta por dos minutos, el diputado Charbel Jorge Estefan Chidiac.

El diputado Charbel Jorge Estefan Chidiac: Muchas gracias, señor Presidente. Señor secretario. El grupo parlamentario del PRI ha participado en esta glosa del Informe de una forma responsable y objetiva. Agradecemos recíprocamente las respuestas que ha dado a nuestros cuestionamientos.

También le señalamos que hemos sido críticos sobre lo que en nuestro punto de vista, son claras insuficiencias de las políticas públicas instrumentadas por el gobierno federal en materia económica: desempleo, migración, excesiva dependencia de los ingresos petroleros, millones de personas en pobreza extrema.

También con honestidad hemos reconocido los aciertos. Nos queda claro que la estabilidad macroeconómica que ha vivido México es deseable, pero también que debe reflejarse en un mayor bienestar para la población.

México requiere de cambios estructurales que le devuelvan la competitividad perdida y que generen los empleos que hoy tanta falta nos hacen. Sabemos también que en estos seis años de gobierno se perdió la gran oportunidad, después de muchos sexenios, de tener las mejores condiciones para poder lograr el despegue económico que todos hubiéramos querido.

El mundo global avanzó a gran velocidad, mientras nosotros vivimos sumidos en el estancamiento y la mediocridad y para solucionar esto, el grupo parlamentario del PRI reitera su compromiso con todas las fuerzas políticas reunidas aquí y el propio gobierno, para lograr los acuerdos necesarios que nos permitan alcanzar un México próspero con oportunidades para todos.

Esperamos en el corto plazo la aprobación de un paquete económico responsable que promueva la inversión y el crecimiento económico y que incluya medidas de fondo que combatan la pobreza, la marginación y el desequilibrio regional. Un paquete económico con un enorme sentido social. Al haberse instalado ya las comisiones en esta Cámara, estamos en condiciones de iniciar ya el proceso de aprobación del paquete económico 2007.

Esperamos, pues, la voluntad política del gobierno actual y el de transición para colaborar con esta Cámara durante este período y le solicitamos de la manera más atenta, señor secretario, nos envíe la información necesaria para actualizar los criterios generales de política económica que fueron enviados a principios de año y también en breve solicitaremos mayor información al gobierno actual, para iniciar los trabajos en este tema. Muchas gracias por su respuesta, señor secretario.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Estefan. Tiene la palabra el diputado Jacinto Gómez Pasillas, del grupo parlamentario de Nueva Alianza.

El diputado Jacinto Gómez Pasillas: Diputado Presidente. Ciudadano secretario de Hacienda. Compañeras y compañeros diputados. Al revisar los resultados de la gestión del último año del Presidente Fox, en Nueva Alianza vemos el diseño de la política económica y a los magros resultados obtenidos, como la consecuencia de los objetivos planteados y los instrumentos utilizados para alcanzarlos.

La política económica no refleja los intereses superiores de la sociedad, tampoco apoya el mejoramiento del nivel de vida de todos los segmentos de la población; en consecuencia, es claro que la política fiscal y en especial el gasto público del año 2006, al igual que en años anteriores, presenta un cuestionable perfil restrictivo que no apoya lo suficiente a la actividad económica.

Pareciera que el Ejecutivo federal pretende, con este perfil restrictivo del gasto, alcanzar finanzas públicas sanas, pero los resultados de esta política restrictiva son evidentemente contrarios a lo que podría llamarse una economía sana.

Actualmente tenemos una economía relativamente rezagada. No crecemos lo suficiente, los salarios se estancan, no hay empleo suficiente y de calidad, crece la economía informal y subempleo; y los inversionistas nacionales y extranjeros cuestionan varios puntos de nuestra inestable situación económica. En suma, ciudadano secretario, creemos que la estabilidad económica está sostenida por hilos delgados que pueden poner en serios riesgos al país.

Creemos también que alcanzar el equilibrio fiscal en las finanzas públicas no debe ser una meta per se. Tenemos que dar alternativas al objetivo que el Ejecutivo federal privilegia con todo empeño en le manejo de las finanzas públicas del país.

Las finanzas públicas son un instrumento estratégico del estado, que debe ir mucho más allá de la noción de equilibrio fiscal y deben utilizarse integralmente tomando en cuenta el ciclo ingreso, gasto y deuda para apoyar el desarrollo del país. En muchos países del mundo estos instrumentos se utilizan en apoyar responsablemente el crecimiento de las economías.

El gobierno del Presidente Fox centró su gestión de política económica en la meta de alcanzar finanzas públicas sanas, a pesar de que es evidente que la economía no crece lo suficiente y sigue sin alcanzar las condiciones económicas necesarias para insertarnos en la economía mundial de manera eficiente.

Ante esto, ciudadano secretario, Nueva Alianza le pregunta lo siguiente: Primero, ¿cuáles son los avances de esta administración respecto al pleno cumplimiento de los principios de proporcionalidad y equidad consagrados en el artículo 31, fracción IV de nuestra Constitución, Sobre todo si sabemos que la carga tributaria se sustenta principalmente en el universo de causantes cautivos y sigue pendiente la incorporación fiscal de la economía informal?

Debemos hacer un esfuerzo por diversificar las fuentes de ingreso tributarios, de lo contrario seguiremos incumpliendo el principio de equidad y proporcionalidad establecido en nuestra Constitución. Esta situación viola el principio de equidad tributaria, deteriora la recaudación y hace evidente un trato desigual a los causantes.

Es necesario corregir esta situación para que nuestro país pueda alcanzar los niveles de captación tributaria que como país necesitamos urgentemente alcanzar para estar dentro de los estándares internacionales.

Segundo. Debemos garantizar el pleno respeto al principio de legalidad. Debemos posibilitar un trato digno, respetuoso y de buena fe entre el fisco y los causantes, con el fin de restablecer un mejor ambiente entre la ciudadanía y las autoridades hacendarias. En este sentido, ciudadano secretario, ¿en qué hemos avanzado?

Tercero. ¿No cree usted que las restricciones excesivas en el gasto público son una causa importante de que nuestra economía pierda competitividad y nuestras finanzas públicas presenten una situación de vulnerabilidad creciente?

Cuarto. ¿De qué nos sirven finanzas sanas y equilibradas si la economía, el empleo y los salarios no crecen lo suficiente y el compromiso de mejorar el bienestar social de nuestra población sigue siendo una importante asignatura pendiente? Por sus comentarios y respuestas, gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Jacinto Gómez Pasillas. Tiene la palabra el señor secretario, hasta por cinco minutos.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Muchas gracias, señor diputado Jacinto Gómez por sus comentarios, por sus observaciones y preguntas.

Creo que vale la pena presentarles algunos datos relacionados con el crecimiento real por sexenio, ya que se ha comentado repetidamente que si ha sido restrictivo, que si ha sido conservador, que se ha limitado el crecimiento a través del gasto público y ver cómo ha sido el comportamiento de este gasto durante este sexenio con sexenios anteriores. …

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Permítame, señor secretario. Sonido a la curul del diputado Ramírez. Dígame diputado.

El diputado Jesús Ramírez Strabos (desde la curul): Gracias, señor Presidente. Con todo respeto, señor secretario y por atención de la Asamblea, acá atrás no se escucha los conceptos tan importantes que tenemos que oír. Si me hace favor, un poquito más fuerte, por favor.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado. Continúe, señor secretario.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Gracias, señor diputado. Le agradezco que le interese oírme.

Mencionaba que es interesante observar los respectivos sexenios, ya que se dice que el gasto público ha sido restrictivo como se ha comportado el crecimiento del gasto programable. Y les voy a mencionar algunos datos. El crecimiento real por sexenio del gasto programable acumulado durante el sexenio completo fue de menos 7.3 por ciento durante el sexenio del Presidente De la Madrid; de 5.9 por ciento durante el sexenio del Presidente Salinas de Gortari; del 9.7 por ciento durante el sexenio del Presidente Zedillo y del 18.3 por ciento durante el sexenio del Presidente Fox; el doble que el sexenio anterior y el triple que el sexenio antepasado; con el de caída no lo puedo comparar.

O sea que si algo ha habido durante este sexenio, por eso vale la pena preguntarnos cuáles son las reformas estructurales que hacen falta para crecer, porque el gasto ha sido fortísimo y sin embargo, como bien lo han dicho, el crecimiento ha sido bajo.

Respecto a la progresividad de los impuestos, estoy de acuerdo con usted, cien por ciento de acuerdo, tenemos que ampliar más la base de contribuyentes, tenemos que hacer que los que no pagan, paguen; y tenemos que hacer reformas que logren que los grandes grupos empresariales, que mediante tácticas y medios de elusión fiscal nos están pagando menos de lo que debieran o colocando parte de sus utilidades en el extranjero, paguen sus impuestos en México.

Hemos hecho propuestas que no han progresado en otras ocasiones, esperemos que en esta ocasión tengan más éxito; pero no puedo más que coincidir con usted plenamente en los señalamientos que usted acaba de hacer y eso justamente corresponde a la pregunta de usted de cómo aumentar las fuentes de ingresos tributarios y cómo avanzar en la proporcionalidad y en la equidad. Dentro de ésta, la ampliación del programa Oportunidades, que duplicó el grupo de familias atendidas por el programa, es una muestra importantísima, porque los recursos que se canalizan a través de este programa son elevados, de cómo se ha mejorado la progresividad por el lado del gasto.

En cuanto a mantener el principio de legalidad, pues hay muchos cambios que todavía están pendientes. Miren, hay uno que aprobó la Cámara de Diputados que está pendiente en el Senado, que simplifica, porque prácticamente elimina el amparo para efectos y haría que los procesos legales fueran más breves, más eficientes, menos caros y más previsibles. Ojalá el Senado tome esta propuesta que está por ahí pendiente de considerarse.

Y hay otras reformas que tienen que ver con los tres ámbitos de gobierno que tenemos que considerar para que mejoremos en la impartición de justicia para que sea más barata, más accesible, más eficaz y más respetuosa de los contratos y de los derechos de propiedad. Muchas gracias, señor diputado. Gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario. Tiene la palabra hasta por dos minutos el diputado Jacinto Gómez Pasillas.

El diputado Jacinto Gómez Pasillas: Señor secretario de Hacienda. Compañeras y compañeros. Sin duda la problemática hacendaria y fiscal es compleja y apreciamos el esfuerzo y los resultados de la Secretaría de Hacienda y su titular; pero las consecuencias de la gestión de la política económica se reflejan en los cambios, en la estructura de la producción y el lento crecimiento de la economía de nuestro país, circunstancias que alteraron la conformación del empleo y acentuaron la segmentación del mercado de trabajo.

Recordemos que nuestro país debe generar más de un millón de empleos anuales y los empleos generados están muy por debajo de esa meta. La generación de más plazas de trabajo sigue siendo una tarea pendiente de la presente administración.

Los ciudadanos, y en especial nuestros jóvenes, siguen a la espera de fuentes de trabajo permanente y de calidad; empleo, no subempleo.

Por el lado de la inversión las metas no marchan de acuerdo a las necesidades de país, no se alcanzan los niveles que requerimos. Seguimos dependiendo de los ingresos petroleros, de las remesas de nuestros migrantes y de la inversión extranjera directa. La deuda interna y los pasivos laborales que ha venido acumulando nuestra economía, son parte de un serio problema estructural que como muchos otros siguen pendientes y urge darle solución. Señor secretario, gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias diputado Gómez Pasillas. Tiene la palabra el diputado Emilio Flores Domínguez del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional hasta por cinco minutos.

El diputado Emilio Ramón Ramiro Flores Domínguez: Con su venia señor Presidente. Señor secretario de Hacienda. Señoras diputadas y señores diputados. Nosotros, los diputados y diputadas del Partido Acción Nacional creemos en la oposición seria y crítica pero no vulgar, por eso las vulgaridades pierden votos y elecciones presidenciales.

Quien no entiende los signos económicos de su tiempo está condenado a repetir los errores del pasado, en 1982 estaba saliendo de la universidad —recuerdo como si fuera ayer— que fui al banco donde tenía mi cuenta de ahorros y no pude entrar, porque había soldados del Ejército mexicano cuidando la puerta, prohibiendo el acceso.

La banca había sido nacionalizada y nadie podía tocar sus cuentas, había control generalizado de cambios, tenías que decirle al gobierno para qué ocupabas los dólares, quienes exportaban tenían que entregar los dólares al gobierno y recibir pesos, que no se podían conseguir más que en el mercado negro.

Las reservas internacionales eran nulas, la moneda se devalúo de 23.50 a 82.50 más de 300 por ciento. La inflación rondaba en más de 120 por ciento. Las tasas de interés estaban por arriba de cualquier esfuerzo de pago. Comprar un electrodoméstico era una hazaña, porque no había y por lo que costaba, "cómprelo ahorita porque la semana próxima suben de precio" nos decían los empleados de las tiendas. Era imposible pensar en adquirir un auto, no había créditos hipotecarios y tratar de encontrar un puesto de trabajo era impensable.

Ya se nos olvidó todo esto que vivimos. Lo menciono porque en promedio en los últimos 20 años la economía creció menos de 2.6. Qué diferente país tenemos ahora, desde luego me refiero a la estabilidad económica con la que llegamos a este final de sexenio, que le tocó arrancar por un desaceleramiento de la economía mundial en el año 2000, donde Estados Unidos venía terminando un ciclo de crecimiento formal de ocho años con tasas de 3.5 por ciento anual y enfriaron la economía mundial.

Luego viene septiembre 11, cae el comercio mundial, donde México juega un lugar primordial. Sólo después de China vendemos más que nadie productos y servicios a los Estados Unidos de América. El cambio no lo ve quien no lo quiere ver. Hoy los muchachos que se incorporan al mercado de trabajo pueden acceder a comprarse un automóvil nuevo o usado, de comprar una casa nueva o usada, de tener un ahorro patrimonial, que al menos en mi generación y muchos de las de ustedes, no tuvimos.

Las reformas estructurales nos hubieran permitido crecer, aun en este esquema mundial tan complicado atados del cinco al 6.5 por ciento anual; y haber generado puestos de trabajo que hoy nos quejamos que no tenemos en el país. Aun así, de enero a agosto de 2006 se han creado seis mil 800 plazas de trabajo nuevas y la economía apunta para tener un crecimiento anual de 4.5 por ciento este año.

Los salarios han recuperado en términos reales 18 por ciento en el sexenio y, en algunos sectores como el de la construcción que ha tenido un gran dinamismo, el crecimiento real descontando la inflación ha sido mayor a 19 por ciento.

Pero hablemos de las reservas internacionales, esas reservas que algún candidato señaló, que se deberían de gastar, en lugar de guardarse. Sí, de esos más de 80 mil millones de dólares en reservas brutas que tenemos y que le han dado sustento y confianza a las inversiones, a la generación de proyectos.

Ya no necesitamos que ante una adversidad financiera mundial, tengan que prestarnos 50 mil millones de dólares para salvar la economía, como lo hizo el Presidente Clinton en 1995. Las reservas son un indicador de que hay estabilidad, confianza y seguridad para crear trabajo, ingresos y riqueza.

Que el riesgo país es mínimo como lo tenemos en nuestra historia. Las reservas son el ahorro del gobierno y eso ha permitido prepagar deuda externa y ser el primer país en Latinoamérica en atraer inversión extranjera directa.

Sin embargo, ya es tiempo y es el reto del nuevo gobierno en convertir esa bonanza macroeconómica en un bienestar microeconómico. La estabilidad y confianza financiera la queremos en las mesas y en las casas de todos lo mexicanos.

Con la confianza con que duermen los que manejan las reservas del Banco de México, con esa confianza puedan dormir los padres de familia de este país, sabiendo que la casa, la comida y el sustento están garantizados para su familia con un buen trabajo. Que la riqueza acumulada nos sirva para terminar con los desequilibrios en el ingreso y la distribución del mismo.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Termine, señor diputado.

El diputado Emilio Ramón Ramiro Flores Domínguez: Termino, señor Presidente. Ese es nuestro reto, señores legisladores. Ese es el reto del nuevo gobierno de la República.

Señor secretario, ¿podría comentarnos acerca de las reservas internacionales, en qué se invierten cada día? ¿En qué monedas, en qué mercados y a qué tasas? ¿Cuánto es el beneficio financiero anual que tenemos en invertirlas? Por su atención, señores diputados, señor secretario, muchas gracias. Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Emilio Flores. Para su última intervención de cinco minutos y dar respuesta, tiene la palabra el señor secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz.

El Secretario de Hacienda y Crédito Público, licenciado Francisco Gil Díaz: Con su venia, señor Presidente. Señor diputado, muchísimas gracias por sus observaciones y comentarios.

Me voy a referir a esa pregunta concreta que usted me hace en relación con las reservas internacionales del Banco de México. Ya dejé el Banco de México hace algunos años así que no le voy a poder dar muchos particulares, pero sí algunos comentarios de tipo general.

El Banco invierte sus reservas en monedas que son un reflejo o un espejo aproximado de las monedas que están del lado de los pasivos en moneda extranjera del gobierno mexicano. Lo invierte en activos de fácil realización, relativamente líquidos, por lo que los rendimientos son algo menores de los que se obtendrían si estuvieran congeladas en activos de mayor plazo.

El rendimiento debe andar del orden del cinco por ciento, entre el cuatro y el cinco por ciento, nos lo podría precisar el señor gobernador del Banco de México, pero creo no equivocarme al darle ese rango y están fondeadas con emisión monetaria, es un pasivo del Banco de México que no paga intereses, están fondeadas con bonos de regulación monetaria que es una cantidad importante que ha emitido el Banco Central en sus transacciones con Petróleos Mexicanos, entregarle a Pemex los pesos que necesita cuando tiene dólares de exportación y Pemex entregarle por su parte los dólares al Banco de México.

Y han tenido un papel importante como lo he comentado en algunas intervenciones, para dar la imagen, no sólo la imagen, la realidad de solvencia y de liquidez que necesita el país en los mercados internacionales para hacerle frente a cualquier circunstancia de dificultad de renovación, tanto para el sector privado como para el sector público, de los créditos que tiene contratados en moneda extranjera.

Aunque no estemos programando, como lo hemos venido haciendo durante los últimos años en que no hemos solicitado endeudamiento externo, incluso hemos solicitado en algunos años que se nos exija amortizar deuda externa, deuda en dólares, en cualquier momento de atingencia financiera internacional, puede haber dificultades para darle revolvencia a la deuda y por eso es tan importante para mantener bajo el riesgo-país, contar con amplias reservas internacionales. Muchas gracias, señor diputado. Muchas gracias, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario Francisco Gil Díaz. Tiene la palabra el diputado José Martín López Cisneros, del grupo parlamentario del PAN.

El diputado José Martín López Cisneros: Señor Presidente, con su permiso. Compañeras y compañeros diputados. Señor secretario. Después de toda la exposición que usted nos ha hecho sobre el desempeño de la Secretaría que tiene a su digno cargo, reconocemos el trabajo y los logros que la misma ha tenido, pero también reconocemos el camino que aún queda por recorrer y el esfuerzo que esto conlleva.

En materia bancaria y financiera el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional considera que ha habido avances en materia de regulación bancaria con efectos muy importantes para el desarrollo del sistema financiero mexicano.

Reconocemos que esta administración de gobierno ha sido consciente de que es necesario seguir instrumentando medidas preventivas para evitar crisis financieras, como las que nuestro país vivió a partir de 1994, obligando a las autoridades financieras a actuar con antelación.

En este sexenio se promovió la revisión del marco jurídico para que el gobierno federal tenga las facultades suficientes para actuar ante futuros problemas de liquidez de los bancos. Todo ello, para no recaer en el mal manejo del sistema financiero.

En síntesis, nuestro grupo parlamentario reconoce que en materia bancaria y financiera, así como en el resto de los temas económicos del país existen avances importantes al cierre de este sexenio.

Sería injusto no reconocer que en esta primera administración de gobierno panista, el Presidente Vicente Fox Quesada recibió un país con serios rezagos. También sería injusto no reconocer que al final de su gobierno entrega cuentas claras y avances que no pueden ocultarse a los ojos de todos los mexicanos.

El Partido Acción Nacional acepta que existen todavía grandes retos y problemas que requieren nuestra atención inmediata. Sin embargo, también es cierto que se requiere la participación y la corresponsabilidad de los tres Poderes de la Unión...

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Permítame, diputado.

El diputado José Martín López Cisneros: ... Concluyo, señor Presidente. Y de los gobiernos estatales y municipales, así como de todos los partidos políticos que participan en nuestra democracia.

Sin la participación de todos ellos, el avance económico y social del país seguirá enfrentando enormes barreras y en muchos casos, insuperables. Muchas gracias por sus respuestas, señor Secretario.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado José Martín López Cisneros.

Esta Presidencia agradece la comparecencia del señor secretario de Hacienda, licenciado Francisco Gil Díaz, y reconoce la puntualidad y la mesura en sus respuestas.

De conformidad con lo que establece el artículo 7º. numeral 5 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta sesión será remitida al Presidente de la República, para su conocimiento.

Se pide a la comisión designada para acompañar al licenciado Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda y Crédito Público, lo haga cuando él decida abandonar el recinto.

La Secretaria diputada María Mercedez Maciel Ortiz: Señor Presidente, se han agotado los asuntos en cartera. Se va a dar lectura al orden del día de la próxima sesión.

(Lectura del orden del día)

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante (15:57 horas): Se levanta la sesión y se cita para la que tendrá lugar mañana jueves, 12 de octubre a las 11:00 horas y se les informa que el sistema electrónico estará abierto a partir de las 9:30 horas. Y a las diputadas y diputados que no hayan recogido todavía su credencial, estará todavía una hora más aquí en el vestíbulo atendiéndose a todos aquellos que les falten. Gracias.