Comparecencia del secretario de Relaciones Exteriores,
Luis Ernesto Derbez Bautista,
Sexto Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación: Jorge Zermeño Infante

Exposición: Luis Ernesto Derbez Bautista

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: María Eugenia Campos Galván, Partido Acción Nacional
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Cruz Pérez Cuellar, Partido Acción Nacional

Pregunta: Jesús Humberto Zazueta Aguilar, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Cuauhtémoc Sandoval Ramírez, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Luis Enrique Benítez Ojeda, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Luis Enrique Benítez Ojeda, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Erika Larregui Nagel, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Erika Larregui Nagel, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Alejandro Chanona Burguete, Convergencia
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Alejandro Chanona Burguete, Convergencia

Pregunta: Rodolfo Solís Parga, Partido del Trabajo
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Rodolfo Solís Parga, Partido del Trabajo

Pregunta: Miguel Ángel Jiménez Godínez, Nueva Alianza
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Miguel Ángel Jiménez Godínez, Nueva Alianza

Pregunta: Aída Marina Arvizu Rivas, Alternativa
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Aída Marina Arvizu Rivas, Alternativa

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Oscar Miguel Mohamar Dainitin, Partido Acción Nacional
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Elia Hernández Núñez, Partido Acción Nacional

Pregunta: Erick López Barriga, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Antonio Soto Sánchez, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Arely Madrid Tovilla, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: José Edmundo Ramírez Martínez, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Sara Isabel Castellanos Cortés, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Sara Isabel Castellanos Cortés, Partido Verde Ecologista de México

Pregunta: Ramón Valdés Chávez, Convergencia
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Ramón Valdés Chávez, Convergencia

Pregunta: Rodolfo Solís Parga, Partido del Trabajo
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Rodolfo Solís Parga, Partido del Trabajo

TERCER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Alejandro Landero Gutiérrez, Partido Acción Nacional
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Edgar Mauricio Duck Núñez, Partido Acción Nacional

Pregunta: Mario Enrique del Toro, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Raymundo Cárdenas Hernández, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Adolfo Mota Hernández, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Sara Latife Ruiz Chávez, Partido Revolucionario Institucional

Pregunta: Blanca Luna Becerril, Nueva Alianza
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista
Réplica: Blanca Luna Becerril, Nueva Alianza

Pregunta: Eduardo de la Torre Jaramillo, Alternativa
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista


Pregunta: Laura Angélica Rojas Hernánde, Partido Acción Nacional
Respuesta: Luis Ernesto Derbez Bautista

Comentarios Finales: Jorge Zermeño Infante


El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Pido a la Secretaría haga del conocimiento de esta Presidencia, el resultado del cómputo de asistencia de las ciudadanas y ciudadanos diputados.

El Secretario diputado José Gildardo Guerrero Torres: Se informa a la Presidencia que existen registrados previamente 264 diputados. Por lo tanto, hay quórum, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante (10.28 horas): Gracias, Secretario. Se abre la sesión. Consulte la Secretaría a la Asamblea si se le dispensa la lectura al orden del día, en virtud de que se encuentra publicado en la Gaceta Parlamentaria.

El Secretario diputado José Gildardo Guerrero Torres: Por instrucciones de la Presidencia, en votación económica, se consulta a la Asamblea si se le dispensa la lectura al orden del día. Los ciudadanos diputados que estén por la afirmativa, sírvanse manifestarlo… (votación), gracias. Los diputados que estén por la negativa, sírvanse manifestarlo… (votación). Señor Presidente, mayoría por la afirmativa.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Se dispensa la lectura. El siguiente punto del orden del día es la lectura del acta de la sesión anterior. Pido a la Secretaría consulte a la Asamblea si se dispensa la lectura, tomando en consideración que ha sido publicada en la Gaceta Parlamentaria.

El Secretario diputado Jacinto Gómez Pasillas: Por instrucciones de la Presidencia se consulta a la Asamblea en votación económica si se le dispensa la lectura al acta de la sesión anterior, tomando en consideración que ha sido publicada en la Gaceta Parlamentaria. Los ciudadanos diputados que estén por la afirmativa, sírvanse manifestarlo… (votación), gracias. Los ciudadanos diputados que estén por la negativa, sírvanse manifestarlo… (votación), gracias. Señor Presidente, mayoría por la afirmativa.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Se dispensa la lectura. Proceda la Secretaría a poner a discusión el acta.

El Secretario diputado Jacinto Gómez Pasillas: Está a discusión el acta. No habiendo quien haga uso de la palabra, en votación económica se pregunta si se aprueba. Los ciudadanos diputados que estén por la afirmativa, sírvanse manifestarlo… (votación), gracias. Los ciudadanos diputados que estén por la negativa, sírvanse manifestarlo… (votación). Señor Presidente, mayoría por la afirmativa.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Aprobada el acta.

El Secretario diputado José Gildardo Guerrero Torres: Oficio del diputado Arnoldo Ochoa González, Vicepresidente de la Mesa Directiva, con el que remite informe relativo a su participación en el II Foro Parlamentario Iberoamericano, celebrado el 25 y 26 de septiembre de 2006, en Montevideo, Uruguay.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: De enterado, remítase a las comisiones de Relaciones Exteriores y de Población, Fronteras y Asuntos Migratorios.

El Secretario diputado José Gildardo Guerrero Torres: Comunicación de la diputada Margarita Arenas Guzmán, por la que se informa que opta por el cargo de diputada federal electa de la LX Legislatura.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: De enterado. Archívese en su expediente.

Para dar cumplimiento al acuerdo parlamentario aprobado por la Cámara de Diputados en sesión celebrada el día 29 de septiembre de 2006, comparece el licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista, secretario de Relaciones Exteriores, para el análisis del VI Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada, en el ramo de su competencia.

Se encuentra en el salón de recepción de esta Cámara de Diputados el licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista, secretario de Relaciones Exteriores, y se designa en comisión para recibirlo e introducirlo a este recinto a los siguientes diputados: diputada Omeheira López Reyna, diputado Jesús de León Tello, diputado Francisco Javier Santos Arreola, diputado Adolfo Mota Hernández, diputada Erika Larregui Nagel, diputado Carlos Alberto Puente Salas, diputada María del Carmen Salvatori Bronca y diputado Abundio Peregrino García. Se pide que cumplan su cometido.

(La comisión cumple con la encomienda)

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Para dar cumplimiento al punto tercero, fracción I del acuerdo parlamentario, tiene la palabra hasta por diez minutos el licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista, secretario de Relaciones Exteriores.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muy buenos días, señor Presidente, muchas gracias. Señores miembros del Honorable Congreso de la Unión, señoras y señores. Es para mí un honor comparecer por primera vez ante esta LX Legislatura y por última vez como canciller de la administración del Presidente Vicente Fox.

Durante los últimos seis años la Cancillería ha desarrollado una política exterior activa que ha equilibrado los principios establecidos en nuestra Constitución con estrategias concretas para posicionar nuestro país en un mundo globalizado.

Mucho se ha discutido sobre el peso específico que debe tener nuestra relación bilateral con los Estados Unidos de América en la política exterior mexicana. Al respecto, no debe haber equívocos. Nuestra relación con los Estados Unidos es y debe seguir siendo prioridad de la política exterior de México. Nuestra geografía nos obliga a ser vecinos; nuestra economía a ser socios. La inmigración ha hecho que nuestras culturas se retroalimenten. La complejidad que tenemos de los problemas que compartimos, nos obliga a impulsar esquemas de cooperación.

No nos equivoquemos, como hemos señalado reiteradamente a lo largo de mi gestión, el futuro y la prosperidad de México y de América Latina como región, pasan necesariamente por una mayor integración con América del Norte.

La Alianza para la Prosperidad y la Seguridad de América del Norte que hemos definido como el vehículo de nuestra futura integración con Canadá y los Estados Unidos es un ejemplo del tipo de mecanismos que requerimos para impulsar una mayor integración que permita construir objetivos comunes para aprovechar beneficios y oportunidades con estricto apego al marco legal vigente en cada país.

A pesar de nuestros esfuerzos en esta dirección, es indiscutible que el debate sobre el binomio migración-seguridad, ha enmarcado la relación bilateral en el sexenio del Presidente Fox, pues fue esta administración la que puso por primera vez de forma oficial en la mesa de negociación con el gobierno de los Estados Unidos el tema migratorio.

Esta ha sido también la administración que más ha velado por el respeto a los derechos humanos y el bienestar de nuestros migrantes en los Estados Unidos a pesar de los recortes presupuestales que en forma constante ha enfrentado la Secretaría, nuestros consulados han realizado una labor ejemplar en defensa de nuestros connacionales logrando entre otras muchas cosas, el establecimiento y reconocimiento de la matrícula consular de alta seguridad ante múltiples autoridades de gobierno e instituciones financieras de esa nación.

En ninguna otra administración se había conseguido establecer un vínculo real con las comunidades de mexicanos que radican en Estados Unidos, nunca antes se había trabajado considerando sus necesidades y eso ha sido posible gracias a la creación del Instituto de Mexicanos en el Exterior.

Destinamos, como nunca antes, una parte muy significativa de nuestro trabajo a establecer diversos plazos con distintos sectores de la sociedad norteamericana, a fin de compartir nuestra visión y promover el interés por una solución que beneficiara a ambas naciones. Logramos el respaldo de senadores, empresarios y de religiosos, gobiernos locales y miembros de sociedades organizadas de aquel país, para llevar a cabo una reforma inmigratoria integral.

Desgraciadamente los lamentables acontecimientos del 11 de septiembre del 2001, modificaron las prioridades de nuestro país vecino, subordinándose el debate migratorio al de la seguridad, en los últimos meses la relación migración-seguridad se ha convertido en un tema central de la dinámica electoral en aquella nación y muchos de los actores que ahora se manifiestan sobre el tema, lo hacen considerando únicamente cálculos políticos.

A la luz del amplio diálogo que restablecimos, no podemos más que observar con frustración, la reciente aprobación por parte del Congreso norteamericano de la construcción de un muro en una parte de nuestra frontera común. Esta desafortunada y equivocada decisión, no sólo no aporta elementos para la solución de un fenómeno tan complejo como el migratorio, antes bien es una alternativa que agudiza el problema que incentiva la migración ilegal a través de rutas más complicadas y que lastima profundamente la relación bilateral.

Es por ello que esta semana hemos enviado una nota diplomática al gobierno de Estados Unidos, enfatizando nuestro rechazo a una medida de esa naturaleza y solicitando la consideración del veto por el Ejecutivo federal.

Por otra parte, se ha manifestado en diversas ocasiones, que en la presente administración hubo un abandono de nuestra relación con América Latina, producto de la intensificación de nuestra relación con América del Norte. Nada más lejano de la realidad, como nunca antes hemos iniciado un amplio diálogo para discutir los problemas comunes y el futuro de Mesoamérica, muestra de ella son la serie de acuerdos de largo alcance signados durante la presente administración, el Plan Puebla-Panamá, el programa de Integración Energética Mesoamericana, la integración de México al SICA en calidad de observador y la definición de una posición común en materia inmigratoria.

Como parte de esta relación privilegiada, México respalda la candidatura de Guatemala al Consejo de Seguridad para el período 2007-2008. Si alguna subregión había sido olvidada por el Estado mexicano en las pasadas administraciones fue El Caribe, durante muchos años se confundió la política cubana con política caribeña, en este sexenio hemos corregido esta concepción e instrumentamos una serie de proyectos de mayor relevancia para nuestra relación con la región, acuerdos múltiples en materia educativa y cultural, asistencia y ayuda humanitaria ante tragedias naturales, en especial a Haití y Granada y conversaciones orientadas a alcanzar acuerdos y cooperación en materia energética, tal y como lo hemos realizado con Trinidad y Tobago.

De igual forma, hemos abierto una embajada en Santa Lucía, la cual nos permitió consolidar nuestra relación y nuestra presencia ante los seis países que conforman la comunidad del Caribe oriental.

La política exterior de México debe buscar el bienestar de la población, en este mundo caracterizado por un acelerado proceso de globalización económica, política y cultural, requerimos acercarnos a regiones con las que tradicionalmente existía una reducida relación, a fin de promover la diversificación de nuestros socios comerciales y encontrar alternativas para nuestro desarrollo.

Durante mi gestión, ha sido prioritario incrementar la relación en los países de Asia-Pacífico. En este sexenio México logró un acuerdo de libre comercio con Japón, el cual está dando resultados positivos el corto plazo que lleva vigente y en febrero de 2006 iniciamos las negociaciones del acuerdo estratégico de complementariedad económica con la República de Corea.

La asociación estratégica establecida en diciembre de 2003 con China, representa el inicio de una nueva etapa en la relación bilateral y refleja la voluntad política por avanzar en un diálogo del más alto nivel en todos los temas, desde una perspectiva integral y de largo plazo, incluidas las controversias en el terreno comercial.

El liderazgo internacional de México está fuera de toda duda. Por primera vez durante este sexenio, México fue invitado a participar reiteradamente a las reuniones del grupo G-Ocho. Adicionalmente, hemos transformado el grupo denominado "Britz" a un grupo denominado hoy "Brims", también conocido como el "G-Cinco" y nuestro liderazgo se hizo evidente con la asistencia de los cancilleres de este grupo de países a una reunión convocada durante el LXI período de sesiones de la Asamblea General de la ONU en septiembre pasado.

Nuestro liderazgo se expresa también a través de la relación privilegiada que hemos establecido con España, en la conducción de la Cumbre Iberoamericana y de la relación de "Alcué" Es a través de esta Cumbre Iberoamericana, que los países de la Unión Europea y América Latina, podemos construir un mecanismos de diálogo fructífero que profundice la cooperación para el desarrollo.

En el ámbito multilateral nuestra influencia es creciente. Por iniciativa de México fueron creados el grupo de Amigos de la Reforma de Naciones Unidas y el grupo de Unidos por el Consenso, los cuales han integrado un conjunto de 30 países y cuyas propuestas fueron destacadas por el Secretario General durante el LX período de sesiones de Naciones Unidas, propuestas que han sido fundamentales para la creación de la Comisión para la Consideración de la Paz y la transformación de la Comisión de Derechos Humanos en un consejo de derechos humanos, subsidiario de la Asamblea General.

Nuestro activismo multilateral trasciende los temas que tradicionalmente involucraban a la diplomacia mexicana, como el desarme. Hoy, en reconocimiento del cambio democrático que vive nuestro país, desempeñamos un rol preponderante en la definición de la nueva agenda internacional, además de encabezar los trabajos sobre financiación para el desarrollo y de apoyar activamente las metas del milenio, México ha impulsado el debate en materia de derechos indígenas, equidad de género, discriminación, derechos de las personas con discapacidad, migración internacional y combate al terrorismo.

A lo largo de mi gestión he tenido la oportunidad de escuchar tanto la crítica como el respaldo a la política exterior activa que hemos instrumentado. En cualquier caso es indudable que como país México enfrenta un proceso de transición democrática en el cual aún nos falta alcanzar un acuerdo común en materia de política exterior.

No puedo sino estar de acuerdo con quienes han señalado la necesidad de diseñar una política exterior de Estado. Con esta idea en mente y al respecto me permito terminar esta intervención expresando cuatro consideraciones a reflexión: Primero, la importancia y peso específico de México en el concierto de naciones, debe llevarnos a actuar activamente, asumiendo un liderazgo claro y sin miedo a las confrontaciones con otras naciones. Segundo, nuestra política exterior no puede conformarse únicamente por la reivindicación de principios constitucionales, es necesario adaptarlos para enfrentar los retos de la nueva agenda y convertirlos en estrategias concretas. Tercero, es necesario mantener una política que defina con claridad asociaciones estratégicas y relaciones privilegiadas con naciones, generar beneficios concretos para nuestra población. Y por último, no menos importante, es fundamental contar con un presupuesto congruente con las aspiraciones de una política exterior de Estado.

De nada sirve debatir y definir el rol que queremos jugar en el ámbito internacional, si no se asignan los recursos suficientes para que el costo creciente de la protección consular de nuestros conciudadanos, pueda ser una garantía a dar.

Quedo a su disposición y agradezco la oportunidad de hacer esta presentación.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario Derbez. Para dar cumplimiento al punto tercero, fracción II del acuerdo…

Sonido a la curul del diputado Cuauhtémoc Sandoval. Dígame, diputado. Adelante, diputado.

El diputado Cuauhtémoc Sandoval Ramírez (desde la curul): Sería importante que el texto que acaba de leer el señor secretario pudiera se distribuido a esta soberanía, ya lo tienen los medios de comunicación.

A mí en lo personal me interesaría porque es muy ilustrativa de la política exterior que ha desarrollado este gobierno; pero además, algunos párrafos son casi, casi, lo voy a demostrar si me lo entregan por escrito, repeticiones de otras comparecencias, o sea que nada más secretario, hizo clic a la computadora y nos viene a repetir textos ya previamente leídos. Entonces, yo quiero que se distribuya a esta soberanía.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias diputado. Para dar cumplimiento al punto tercero, fracción II del acuerdo, los grupos parlamentarios se han inscrito para la primera ronda de pregunta-respuesta-réplica, a los siguientes diputados. A ver, sonido a la curul del diputado.

El diputado Enrique Serrano Escobar (desde la curul): Para hacer una pregunta al ciudadano secretario.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Hay un acuerdo signado por todos los coordinadores señor diputado, en donde están las participaciones de cada uno de ustedes. No hay otro formato para que usted pueda hacer una pregunta en este momento. La harán en tribuna sus compañeros o si usted quiere hacerlo, le pediría que en el turno que le toque a sus compañeros, le permitan en la réplica preguntar lo que usted desee. Gracias diputado.

Se han inscrito para la primera ronda de pregunta-respuesta-réplica los siguientes diputados:

María Eugenia Campos Galván, del grupo parlamentario del PAN,

Jesús Humberto Zazueta Aguilar del PRD,

Luis Enrique Benítez Ojeda, del PRI,

Erika Larregui Nagel, del Verde Ecologista,

Alejandro Chanona Burguete, de Convergencia,

Rodolfo Solís Parga, del Partido del Trabajo.

Miguel Ángel Jiménez Godínez, de Nueva Alianza y,

Aida Marina Arivizu Rivas, de Alternativa.

En consecuencia, tiene la palabra hasta por cinco minutos la diputada María Eugenia Campos Galván, del grupo parlamentario de Acción Nacional.

La diputada María Eugenia Campos Galván: Con su venia, señor Presidente. Señor secretario de Relaciones Exteriores, doctor Luis Ernesto Derbez. Compañeros diputados de la LX Legislatura. La presencia del Canciller aquí reivindica el principio republicano y la plena vigencia de la división de nuestros Poderes que el país ha alcanzado durante los últimos años; esto como parte de la transformación del sistema político, sobre todo acorde a un gobierno democrático electo en el 2000, que rinde cuentas.

Hoy, en la construcción de nuestra política exterior se parte de una visión de Estado donde participan los Poderes de la Unión y la sociedad en general. Señores, el sistema internacional ha experimentado cambios profundos en las últimas décadas, lo que ha ocasionado el que todas las regiones del mundo enfrenten los efectos políticos, económicos, sociales y sobre todo, de seguridad, derivados de estas transformaciones, México no es la excepción.

Durante los últimos seis años la política exterior atraviesa por un período de ajuste, acorde al cambio político y democrático que incluye en el fin de la guerra fría y los ataques terroristas del 11 de septiembre. Aunado a ello, parte de los retos que implica la llegada de un nuevo gobierno consistió en lograr que la diplomacia mexicana no fuera sólo un instrumento central en la preservación de la soberanía y mucho menos de la de un régimen político, sino convertirse en una palanca para promover y apuntalar el desarrollo socioeconómico de México. Se trata pues, de una política exterior de cambio y de continuidad.

El punto de partida era evidente, el haber puesto fin a un régimen autoritario significó entrar de manera plena a la democracia y a las responsabilidades de un gobierno sujeto al escrutinio público y a la rendición de cuentas. Hoy, señores legisladores, México no tiene nada qué ocultar y sí mucho que ofrecer.

Nuestro país ha dado pasos contundentes en el tema de defensa de los derechos humanos, este tema no es más un tabú en nuestro país. Se ha inaugurado una política que asume como objeto y centro de toda su acción a las y los mexicanos y no solamente a un estado de interacción frente a otros. Con la creación del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en la cual México fungió como miembro fundacional y después como presidente, dan muestra del compromiso que se tiene en este rubro.

Un caso señores, que sienta precedente en la defensa de los derechos humanos y da muestra de la clara voluntad del gobierno por defender a nuestros connacionales es el procedimiento interpuesto ante la Corte Internacional de Justicia para hacer valer la defensa de nuestros connacionales y las violaciones a su derecho a la información. Gracias a esto, el fallo de la Corte determinó que a 54 sentenciados a pena de muerte se les reconocieran sus obligaciones, y sobre todo, su derecho a la información.

Señor secretario. Un tema que será recurrente será la eminente construcción de un muro en la frontera, por lo cual le solicitamos su puntual y permanente atención. La magnitud del desafío exige no detenerse en ningún momento y seguir impulsando la defensa de los derechos humanos de nuestros connacionales. La postura del Ejecutivo Federal, así como la de esta soberanía ha sido clara y contundente y sabemos que es compartida por todas las fuerzas políticas aquí representadas.

Finalmente, señor Presidente. En los últimos días el Congreso de los Estados Unidos ha promovido y aprobado varias iniciativas en el tema de seguridad nacional. Las iniciativas están enfocadas supuestamente a la seguridad nacional; permite la detención sin garantías de los sospechosos de terrorismo y la segunda impulsa la creación de un muro en la frontera de México-Estados Unidos. Secretario, ¿qué puede hacer el gobierno de México para proteger a nuestros connacionales ante esta situación?

Además, en días recientes, funcionarios de Estados Unidos señalaron que después de la aprobación de la iniciativa 6061 existía la posibilidad de lograr un acuerdo migratorio integral. ¿Es posible, señor secretario, buscar el consenso antes de la construcción de cualquier muro o cualquier valla, a fin de concretar una reforma migratoria; se incluya la regularización de indocumentados y el programa de trabajo temporal? Por su atención, muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputada María Eugenia Campos Galván. Tiene la palabra para responder hasta por cinco minutos, el licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchas gracias, Presidente. Diputada, muchas gracias por sus comentarios y su pregunta. El gobierno de México reiteradamente ha indicado que la construcción de barreras físicas a lo largo de nuestra frontera con los Estados Unidos, no es la solución correcta. Éste no es un tema reciente, desde hace más de 10 años se han estado aprobando construcciones parciales a lo largo de distintos puntos de nuestra frontera. La construcción de este muro fronterizo ya existe en cuanto a tramos específicos.

A lo largo de la línea divisoria entre Tijuana y San Diego se enmarca ya una serie de construcciones que existen. Sin embargo, nunca como hoy el tema había tenido la importancia que nos interesa, pero también nunca como hoy, tanto el Ejecutivo como el Legislativo estábamos de acuerdo y estamos de acuerdo en una posición de Estado.

El año pasado en la elaboración del documento denominado "México ante el fenómeno migratorio", el Legislativo, el Ejecutivo, organizaciones de la sociedad civil y miembros de la academia lograron poner un documento en donde se demostraba que era a través de la responsabilidad compartida y en donde México aceptaba su responsabilidad en el tema migratorio y de seguridad fronteriza, que la solución se daría.

Ese documento es un documento que ha sido entregado a nombre del Legislativo, el Ejecutivo y las organizaciones de la sociedad civil, el año pasado. Entre los diputados aquí presentes hay personas que participaron en la elaboración de ese documento. Ése es el marco de referencia importante, porque representa la política de Estado respecto a migración, de nuestra nación.

En ese contexto, diputada y respondiendo a su pregunta, lo que hay que hacer es insistir en: primero, convencer no solamente a los diputados, senadores norteamericanos y autoridades americanas, sino también mexicanas, que el proceso de solución es de responsabilidad compartida. Y segundo, que siendo de responsabilidad compartida acciones unilaterales como la construcción del muro no conducirán a una mejor cooperación entre autoridades mexicanas y norteamericanas para resolver este tema.

Segundo. Seguiremos trabajando y encarecidamente solicito el apoyo, como lo hemos tenido en el pasado del Legislativo, a seguir trabajando con nuestras contrapartes en los próximos meses. Esto nos permitirá, a todos, lograr la posibilidad de crear las condiciones ante legisladores norteamericanos para que, pasada la etapa electoral en esa nación, se pueda llevar a cabo verdaderamente la solución correcta, que es una reforma migratoria integral en donde se den los elementos, primero, de regularización de todos los ciudadanos de origen mexicano u otro origen que se encuentran hoy en situación indocumentada en los Estados Unidos.

Tercero. Un programa de trabajadores temporales que permita tener una migración legal, ordenada y segura. Esto está contenido en los elementos definidos por el Congreso de los Estados Unidos en la aprobación de la legislación del Senado, que contiene todos estos elementos.

Trabajaremos en esa línea. Existe una ventana de oportunidad de que sea revertida esta ley en sus consecuencias, si se agrega legislación que le dé la ventaja de la reforma migratoria, que es necesaria en esa nación. Lo podemos hacer.

Tenemos que trabajar y tenemos que seguir impulsando el concepto de que solamente con legislación que corrija la situación de indocumentación de nuestros conciudadanos y otros que se encuentran ya en los Estados Unidos y con un programa de trabajadores temporales, se dará la solución.

Seguiremos trabajando en esa línea, diputada. Sería importante que también el Legislativo lo continúe haciendo en los próximos meses para aprovechar lo que sería la sesión especial del Congreso americano, que tendría lugar a partir del 7 de noviembre, fecha de la elección en esa nación, hasta el 20 de noviembre. En ese momento se puede revertir y se puede lograr que se amplíe este concepto que hoy es únicamente seguridad a los elementos necesarios que tiene que llevar reforma integral, garantía de los derechos de los migrantes que ya se encuentran allá, documentación y, finalmente, un programa de trabajadores temporales. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, secretario Derbez. Tiene la palabra, hasta por dos minutos, el diputado Cruz Pérez Cuellar, del grupo parlamentario del PAN.

El diputado Cruz Pérez Cuellar: Con su permiso, señor Presidente. Señor secretario. Compañeras y compañeros diputados. En el tema migratorio y de manera específica respecto a la perversa intención de levantar un muro en la frontera, nuestra posición es clara.

En primera instancia, es necesario reconocer que, mientras un número importante de connacionales no encuentre en su propio país un entorno económico y social que le permita su pleno desarrollo y bienestar e incentive su permanencia en el país, persistirán las condiciones para emigrar al exterior. Y es responsabilidad, que quede claro, de todos: gobierno federal, estados, municipios y desde luego, el Congreso de la Unión y esta Cámara de Diputados.

Mucho y muchos han medrado ya con la terrible situación de nuestros migrantes, compañeros diputados. Subir y hacerlo aquí no sólo sería vergonzoso, sería deshonroso. Entendamos que la migración es responsabilidad de todos.

Estoy de acuerdo con esta administración de que en este tema por primera vez ha dejado de ser un tabú no sólo en los Estados Unidos, sino en nuestro país. Se ha redimensionado la política migratoria con Estados Unidos y hoy ocupa un lugar trascendental en la agenda bilateral, como parte de una responsabilidad compartida entre ambos países, asunto que difícilmente será reversible.

Frente a esta construcción, así como el gobierno federal, nosotros rechazamos rotundamente la construcción de un muro que ofende a los mexicanos y lesiona la relación bilateral. Lamentamos profundamente que su construcción sea producto de una visión unilateral, pobre y torpe del fenómeno migratorio y no de una genuina intención por ofrecer soluciones a problemas de la migración y mucho menos de la seguridad nacional.

Desde ahora anticipamos el fracaso de esta iniciativa y decimos, señoras y señores diputados, la mayoría de los demócratas y republicanos en Estados Unidos están de acuerdo con la construcción del muro, incluye con esto el apoyo del Presidente Bush. Nuestra responsabilidad, y ésta es la reflexión del grupo parlamentario del PAN, es muy clara. Si allá están unidos en este tema, aquí debemos estar unidos en rechazar la construcción del muro y en establecer juntos y mantener la relación de la que ya hablaba el señor secretario, Ejecutivo y Legislativo, para defender a nuestros migrantes. Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Pérez Cuellar. Pido a la Secretaría instruya el cierre del sistema electrónico y dé cuenta del registro de diputadas y diputados.

El Secretario diputado José Gildardo Guerrero Torres: ¿Falta algún diputado o diputada por registrar su asistencia? De cualquier manera el sistema está abierto.

Se informa a la Presidencia que hasta el momento hay una asistencia de 405 diputadas y diputados. Quienes hasta el momento no han registrado su asistencia, disponen de 15 minutos para realizarlo por cédula. Ciérrese el sistema electrónico.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Tiene la palabra el señor diputado Jesús Humberto Zazueta Aguilar, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, hasta por cinco minutos.

El diputado Jesús Humberto Zazueta Aguilar: Con su permiso, señor Presidente. Durante la presente administración panista, la política exterior de México ha sufrido un grave deterioro. El torpe manejo de la diplomacia encargada, funcionarios inexpertos y poco calificados, la improvisación, el desdén de la experiencia acumulada por miembros del Servicio Exterior Mexicano y la ausencia de una política de Estado que responda a los intereses nacionales y contribuya al desarrollo del país y al bienestar de todos los mexicanos, explica los magros resultados que entrega el gobierno del cambio.

La derrota de nuestro actual canciller frente al chileno en la disputa por alcanzar la Presidencia de la OEA, es un botón de muestra de esta política errónea que hemos tenido.

Nadie puede decirse satisfecho por la actuación de los dos cancilleres que tuvo la actual administración. Incluso el único acto rescatable cuando se emitió un voto en contra de la intervención de Estados Unidos en Irak, se cobró muy cara esta factura al representante ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Adolfo Aguilar Zinzer, reflejando así la esquizofrenia de una política que no ha tenido una línea de acción coherente a favor de nuestra patria, pero preñada de frivolidad.

Para muchos servidores públicos elegidos por este gobierno, la política exterior era vista nada más como un jugoso botín y podemos poner ejemplos, los colchones de nuestra representación en Francia y pudiéramos tener muchos más.

La política exterior del actual sexenio será recordada siempre por su perfil entreguista y nunca por ser un instrumento que buscara en el exterior el interés de los mexicanos, por el contrario, se sometió a los dictados neoliberales del Grupo de los Ocho, comandados por el vecino país, basada en una supuesta seguridad hemisférica global, propiciando en el plan interno constantes cuestionamientos por el abandono de los principios regidos por nuestra Carta Magna.

Está claro que Estados Unidos tuvo un peso de primer orden en las directrices de nuestra política internacional, tanto en el ámbito económico como en la política de derechos humanos.

Se empeñó gran parte de los esfuerzos diplomáticos por conseguir un acuerdo migratorio que beneficiara a nuestros paisanos y sin embargo la respuesta de Estados Unidos siempre fue un revés.

Se nos dijo que íbamos por la enchilada completa, luego que era una enchilada parcial y sin embargo, con todos los reveses que sufrimos, seguimos teniendo una política dócil y sumisa con los Estados Unidos.

Diversos ejemplos ilustran lo anterior, como es el caso de "Elvi Arellano" que ha sido y simboliza la defensa de los derechos de los migrantes y que ha puesto al desnudo y ha puesto en vergüenza al Estado mexicano que no ha sido capaz de defender de esa manera los derechos humanos de nuestros migrantes y de nuestros paisanos que están del otro lado de la frontera.

Señor secretario, siempre establecemos que los muros, que la violación de derechos humanos son situaciones que no estamos de acuerdo como país. Si siempre decimos que elevamos protesta por las determinaciones del gobierno estadounidense y el Congreso estadounidense, deberíamos usar los instrumentos a que tenemos derecho, internacionales, para llevar a Estados Unidos a esos instrumentos y ahí cuestionar esa política, esa política que ha tenido con respecto a nuestro país; sin embargo, no llevamos a Estados Unidos nunca esa protesta a esos instrumentos internacionales.

Usted nos dice aquí que el instrumento de ASPAN es el medio por el cual nos vamos a integrar con Estados Unidos en el ámbito de la seguridad y en el ámbito del desarrollo, pero sigue sin haber claridad, cuál es la figura jurídica y cuál es el estrato que tiene este organismo del cual no tenemos ningún conocimiento actualmente.

Nos podría explicar ¿cuál es la figura jurídica o este estatus que tiene en este momento el ASPAN? Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Zazueta. Para responder tiene la palabra, hasta por cinco minutos, el señor secretario Luis Ernesto Derbez.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchas gracias, señor Presidente. Diputado Zazueta, muchísimas gracias por sus comentarios y sus preguntas.

Quisiera iniciar aclarando que durante esta administración, durante mi administración, se ha privilegiado al servicio exterior mexicano. En este momento, de 67 embajadores nombrados por el gobierno federal, 57 número sin precedente son miembros del servicio exterior mexicano; en organismos internacionales, de cinco embajadores, tres son miembros del servicio exterior mexicano; en consulados generales, de 29, 22 son miembros del servicio exterior mexicano. Y en consulados de carrera, de 30, 20 son miembros del servicio exterior mexicano. Nunca, como hoy, bajo mi administración, se ha privilegiado tanto a la representación del servicio exterior mexicano, de 131 cabezas de representaciones mexicanas en el exterior, 102 corresponden a miembros del servicio exterior mexicano. Y esto, es número y es comprobable con cualquier persona que pueda hacer una revisión del pasado y el presente.

De concursos de ingreso al servicio exterior mexicano, hemos realizado una serie de cinco de ellos. No hecho en administraciones anteriores y hemos logrado la incorporación de 50 nuevas plazas al servicio exterior mexicano.

En concursos de ascenso, hemos realizado siete concursos de ascenso, no llevado a cabo en el pasado y existe una relación íntima con el servicio exterior mexicano y con los miembros que lo representan. Sí la definición de no atender al servicio exterior mexicano corresponde a no atender a miembros que ya no están en este momento en activo en el servicio exterior mexicano y que desean opinar continuamente sobre cómo debe ser la política exterior, debo declarar que en eso puede que sí sea culpable.

Pero a los miembros del servicio exterior mexicano, hoy, trabajando en la Secretaría, no sólo se les ha dado su lugar, no sólo se les atiende, no sólo se les escucha, sino que se les ha privilegiado como jamás en administraciones anteriores ha ocurrido.

Es cierto que yo perdí la candidatura a la OEA, pero también es cierto que hemos obtenido de 33 candidaturas al Sistema de Naciones Unidas 30 y solamente tres han sido de derrota; y en organismos regionales México ha presentado 23 candidaturas, de las cuales hemos ganado 19, hemos perdido dos entre ellas la mía que es la que hace verdaderamente mucho ruido y por último, todavía tenemos dos en vías de elección.

Y en organismos económicos internacionales hemos presentado 25 candidaturas y hemos ganado 24 de ellas. Destacan por supuesto en lo negativo la mía pero destaca también en lo positivo la de el señor Bernardo Sepúlveda, como Juez de la Corte Internacional y de el señor Gurría, como director general de la OCDE.

Quisiera decir que en el tema de sujeción o no sujeción en la política exterior de los Estados Unidos, olvidan la posición mexicana tomada en el caso "Avena". Enfrentamos en el caso "Avena" a los Estados Unidos en Corte Internacional y logramos el triunfo de nuestra posición en defensa de los mexicanos no sólo en Irak, no sólo en esta situación, en muchas ocasiones hemos tomado una posición clara que va en congruencia de nuestra línea.

En la Comisión de Derechos Humanos no solamente hemos mantenido posición congruente, sino en el caso de la Declaratoria de la Base de Guantánamo y la prisión en Guantánamo, México fue prácticamente el único país, junto con Cuba, que votó a favor de la resolución que decía que no era correcto lo que el gobierno de Estados Unidos estaba haciendo en Guantánamo. Esas son realidades, esas son posiciones que hemos tomado. Ese es el proceso que estamos llevando a cabo. Muchas gracias, señora Presidenta.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor secretario. Tiene el uso de la palabra el diputado Cuauhtémoc Sandoval Ramírez, de la fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Cuauhtémoc Sandoval Ramírez: Muchas gracias, señora Presidenta.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Adelante.

El diputado Cuauhtémoc Sandoval Ramírez: Compañeras y compañeros. Antes de que me cuenten el tiempo, hice una petición al Presidente de la Cámara de Diputados Jorge Zermeño, de que se nos proporcionara por escrito el texto del señor secretario, ya que sí fue repartido a la prensa pero no a los legisladores y yo tenía interés en demostrar cómo algunos párrafos que hoy leyó, ya los había leído antes. O sea, pasan muros, pasan acontecimientos y se repiten las mismas declaraciones.

Entonces yo quisiera nuevamente pedir antes de que me cuente el tiempo, insisto que se reparta por favor. Me han entregado nada más dos hojitas que no dicen; digo, la primera parte, entonces yo sí quisiera insistir en este tema.

Ahora sí que empiece mi tiempo. Señor secretario, no contestó usted una pregunta que le hizo mi compañero Humberto Zazueta: ¿qué estatus tiene el Acuerdo para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte ASPAN? ¿Por qué nunca ha pasado por este Poder Legislativo ni por la Cámara de Diputados ni por el Senado de la República? ¿Qué es, convenio, tratado, acuerdo, qué es? ¿Cómo se sustancia y por qué no ha pasado acá? Es un acuerdo muy grave y ahí están las consecuencias de la reunión de Alberta del 12 al 14, donde ya asistieron los "Felipe boys" a representar a México en este acuerdo.

Fíjense ustedes : se llama Acuerdo para la Seguridad y Prosperidad de América del Norte. Nos hemos adecuado a la política norteamericana en su política de seguridad. ¿Por qué no ponemos en primera instancia el desarrollo y el bienestar de nuestros pueblos? Adoptamos incluso con el nombre, el del ASPAN, la política norteamericana, por eso es importante que esto pase por el Congreso para que aquí discutamos asuntos trascendentales que están involucrándose directamente en el destino de la nación mexicana.

También lo que me llama la atención es de que usted dice "vamos a esperar que pase la campaña electoral para convencer a los diputados y senadores norteamericanos de que cambien". Me parece que esa es una versión idílica, absurda, porque lo que hay en Estados Unidos es un ambiente anti-inmigrante, promovido por los yunques norteamericanos; un ambiente que hace que se vea a nuestros trabajadores como criminales y como posibles terroristas.

Entonces, es un ambiente que obliga a que incluso tres senadores demócratas muy relevantes, la senadora Clinton, el senador Barco Bahama, de Illinois y otros senadores más, hayan votado a favor de este acuerdo de la construcción del muro. Lo que necesitamos es cambiar nuestra estrategia, influir en lo que decía Martí– "en el corazón del imperio".

Ahí tenemos millones de mexicanos, ahí tenemos instrumentos a nuestro favor que permitirían revertir este ambiente anti-inmigrante. Las oficinas del lobby que hemos contratado en Estados Unidos no deben servir para promover foxilandia sino para promover la defensa de los derechos humanos y laborales de nuestros compatriotas en Estados Unidos.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Gracias, señor diputado. Tiene el uso de la palabra el diputado Luis Enrique Benítez Ojeda, de la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional, hasta por cinco minutos, por favor.

El diputado Luis Enrique Benítez Ojeda: Con la venia del Presidente de la Mesa Directiva. La Presidenta en funciones. Reconozco aquí y ahora, a los cancilleres mexicanos que le dieron prestigio internacional a la política exterior de México en el siglo XX: Genaro Estrada, Isidro Fabela, Jaime Torres Bodet, Manuel Tello, José Gorostiza; el Premio Nobel de la Paz, Alfonso García Robles; el juez de la Suprema Corte de Justicia Internacional, Bernardo Sepúlveda. Tres de ellos se encuentran en este recinto. Su nombre está grabado con letras de oro en estos muros, por sus servicios a México.

Costó años de trabajo iniciar, sostener y prestigiar una política exterior mexicana para que en el régimen actual –en sólo seis años– se le haya desdibujado y desecho en diferentes frentes. De su exposición, señor secretario, se desprenden numerosas reflexiones. Mis compañeros de partido en esta Cámara y en el Senado han mencionado temas fundamentales que comparto a cabalidad cuando hicieron la glosa del Informe presidencial. Tanto en éste como en su exposición, aparece el síndrome de un peligroso mal, cuando los que lo padecen tienen la responsabilidad grave, ardua y difícil en extremo de gobernar un país y la de conducir las relaciones con otros estados.

Este mal no es otro que el del infantilismo. Lo propio del niño es la actividad lúdica, el juego. Y a él están asociados el deseo de exhibirse, de competir y de triunfar. Cuando un adulto se comporta como un niño, cae en el ridículo. Cuando un gobernante juega con el poder, lleva al país a la anarquía y al conflicto. El embajador emérito don Antonio Gómez Robledo, citando a los clásicos, escribió: "Hay de la ciudad cuyo príncipe es un niño".

Desde que Vicente Fox comenzó a viajar al extranjero como Presidente Electo, se comportó extravagantemente. El último incidente bochornoso tuvo lugar en Alemania, donde el Presidente fue precipitadamente despedido por el canciller Schroeder. Todos conocemos la frase de Reyes Heroles: "En política, la forma es fondo", frase que en el mundo diplomático es ley.

No menos infantil resultó la pretensión de jugar en todas las ligas y en todos los partidos. En la primera reunión con los embajadores mexicanos, acreditados en el extranjero, el Presidente los instruyó y cito: "Tenemos que salir al mundo a participar en todo lo que sucede. Nos guste o no. Así sea favorable o nos sea desfavorable", fin de cita. Sobran los comentarios a tamaña ingenuidad.

No es de extrañar por consiguiente, que se hayan abandonado los principios de la política exterior que buscaban ante todo defender los intereses nacionales, la soberanía y la integridad territorial. Tampoco debe sorprender que tratar de inmiscuirnos en los asuntos de las grandes potencias y en problemas ajenos, sin que nos llamaran, sólo nos llevaría al ridículo y al conflicto. Ejemplos de lo primero fueron la propuesta de mediar entre las dos Coreas y en el conflicto entre Bolivia y Chile; propuestas que fueron ignorada la primera y rechazada la segunda.

La lista de países agraviados por las imprudencias o despropósitos de esta política exterior calificada de "activa", es larga, penosa y conocida, por lo que más vale omitirla.

Al igual que su predecesor, señor secretario, usted continuó con la política de intervenir en los asuntos internos de Cuba, a pesar del principio constitucional en la materia. En compañía del ahora senador Santiago Creel organizó el sainete de la expulsión de diplomáticos cubanos, del que después tuvieron que desistir.

Al asumir el cargo también declaró que no había mucha gente que conociera África, Asia y América Latina, como usted, y que tampoco había muchos que hubieran tratado, y cito: "... con 54 gobiernos, por lo que no sentía ni temor ni pánico y en cambio sabía que sacaría adelante la política exterior, en particular el Acuerdo Migratorio". Se acabó el tiempo, señor secretario y su compromiso y el del Presidente de sacar el Acuerdo Migratorio fueron simplemente palabras. En lugar de ello los Estados Unidos se aprestan hoy a levantar el "muro del rechazo".

La posición de mi partido no es ajena a los desafíos que plantea la globalización porque fueron los gobiernos priístas los que hicieron de México en materia de política exterior un país serio, confiable y prestigiado, al tiempo que abrieron la economía y lo vincularon con otras regiones y países. No por ello se abandonaron los principios fundamentales para defender la soberanía y los intereses nacionales.

Y concluyo preguntando, señor secretario, dos preguntas que le formulo para tratar de aquilatar la experiencia de este gobierno. Primera: cuál sería el balance de la relación con los Estados Unidos, ya que la obsecuencia inicial del Presidente Fox con su amigo Bush terminó con un acto enemistoso como la aprobación del "muro", la construcción de este muro. Y segunda: usted fue secretario de Economía y después de Relaciones, ¿a qué se debió que México haya perdido competitividad en el ámbito internacional? Es cuanto.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor diputado. Tiene el uso de la palabra el señor secretario Luis Ernesto Derbez Bautista, hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchas gracias, señora Presidenta. Muchas gracias por sus preguntas, diputado Benítez. El balance con la relación de Estados Unidos no puede medirse únicamente en un tema; la relación es mucho más compleja. Si se dieran las disposiciones adecuadas para que el empleo se generara en México, si se hicieran las reformas que requiere nuestra nación y que tanto ha luchado nuestra administración por obtener, si eso hubiese sido realizado, hoy tendríamos un país en donde se estaría teniendo competitividad y se estaría desarrollando el empleo. Y de esto no podemos ninguno de los mexicanos, menos los aquí incluidos en esta sala, hacernos omisos. Es a través de la generación de los cambios adecuados que le permitan a nuestro país tener las condiciones dadas estas reformas requeridas de competitividad, que se generará empleo digno para nuestros ciudadanos, que el agravio mayor que padecen es tener que salir de nuestro país porque nosotros no hemos hecho la tarea de crear el marco institucional que le dé competitividad y generación de empleo a nuestra nación. El balance, por lo tanto, de la relación, es claro. Con excepción de este tema, 300 millones de cruces se dan al año entre México y Estados Unidos, por nuestras fronteras sin que prácticamente haya incidentes. Los incidentes se dan con todas aquellas personas que tienen que buscar el cruce a través de territorio en el cual no es conveniente que lo hagan.

México y Estados Unidos tienen una relación de casi 300 mil millones de dólares de mercancías, misma que continúa. Y desde el punto de vista de nuestra relación en el plano cultural, educativo y social, en general, nos encontramos haciéndolo positivamente.

La pérdida de competitividad, creo que ya la he explicado. Ésa es parte del marco institucional que no se ha logrado construir en nuestro país en los últimos años por falta de estas reformas y desde el punto de vista de eso, nos lleva a la necesidad de generación de empleo y esto trae como consecuencia la migración; y esta migración, es lo que desafortunadamente está causando esta relación y este roce entre nuestros dos países.

El balance ahí está. El balance, aceptando el problema y la frustración del muro, ahí está. La relación es una relación en la cual mantenemos todo el resto de nuestras actividades en constante movimiento y sin que haya dificultades.

No nos olvidemos, 300 millones de personas cruzan la frontera cada año sin que haya dificultad, la dificultad existe en este grupo poblacional que nosotros tenemos la responsabilidad de crear aquí, su empleo y no de obligarles a irlo a buscar al exterior. Muchas gracias.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor Secretario. Tiene el uso de la palabra el diputado Luis Enrique Benítez Ojeda hasta por dos minutos de la fracción parlamentaria del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado Luis Enrique Benítez Ojeda (desde la curul): Señor Secretario, sus respuestas no nos convencen, dice que muchos millones de mexicanos, pero no dice cuántos muertos en la frontera; y también era su responsabilidad. Su respuesta a la primera pregunta no fue diplomática sino elusiva, un antecesor suyo, don Jorge Castañeda de la Rosa, padre de su predecesor, no se privó de escribir lo siguiente y cito: "Descuento del todo y no doy ningún crédito a una buena voluntad, simpatía o consideraciones morales por parte de los Estados Unidos, intempestivamente descubiertas o redescubiertas, que pudieran cambiar su actitud básica hacia México. Su historia pasada frente a nosotros, su prepotencia y egoísmo actuales y el momento acentuadamente conservador que hoy vive la sociedad norteamericana, simplemente no tolerarían ese cambio", fin de cita.

Estas líneas escritas hace 25 años guardan cabal vigencia y deberían memorizarlas todos los diplomáticos mexicanos, todos los que dice usted históricamente que ahora como nunca provienen del Servicio Exterior Mexicano, nuestra vecindad es inevitable, pero también abre posibilidades de desarrollo si actuamos con seriedad, responsabilidad y patriotismo. Sobre todo, señor secretario, con patriotismo.

El Tratado de Libre Comercio con América del Norte lo firmó un presidente priísta y desde que se inició la negociación trazó una raya clara en materia de petróleo. La negociación estuvo a punto de fracasar por este tema, pero México cedió y se firmó el tratado. Gracias a ello el país obtuvo ventajas comparativas que ustedes los panistas dilapidaron.

En su respuesta a la segunda pregunta soslayó las verdaderas causas de la pérdida de competitividad del país. Como secretario de Economía, usted fue responsable de las políticas de competitividad, como secretario de Relaciones tenía la obligación de mantener relaciones cordiales con todos los países. El gobierno del que forma parte, lamento decirlo, malogró lo alcanzado por falta de talento, de esfuerzo y de patriotismo.

Qué lástima que el primer gobierno de la alternancia haya tenido estas características y haya echado a la basura la política exterior, que tanto costó a los mexicanos. Es cuanto.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias señor diputado. Tiene el uso de la palabra la diputada Erika Larregui Nagel de la fracción parlamentaria del Partido Verde Ecologista de México hasta por cinco minutos por favor.

La diputada Erika Larregui Nagel: Con el permiso de la Presidencia. Señor secretario, doctor Luis Ernesto Derbez Bautista. Compañeras y compañeros. El 19 de septiembre de 2003, un día después de la primera comparecencia que presentara ante el Senado de la República apareció en diversos diarios de circulación nacional un editorial titulado "Estrategias de la nueva política exterior de México", en el que usted señaló los seis pilares en los que se fundamentaría nuestro actuar a nivel internacional. Y el primero de esos pilares establecía que la política exterior jugaría un papel central en la promoción y defensa internacional de los derechos humanos, reconociendo su carácter universal y una aplicación que no podría ser parcial o selectiva, así pues me referiré a la situación de los derechos humanos del pueblo palestino. Cada año se votaba en la desaparecida Comisión de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, la resolución respectiva. Dicha resolución la veníamos votando a favor, pero desde el 2003 México cambió su voto a la abstención incluyendo la resolución que recién aprobó el nuevo Consejo de Derechos Humanos.

El espíritu del texto radica en las violaciones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario del pueblo palestino. Si el motivo para cambiar el sentido del voto reside en las acciones criminales de los terroristas palestinos, recordemos que el Ejército israelí mata por igual a civiles palestinos.

Si bien la delegación de México ante el Consejo de Derechos Humanos dio por primera vez una escueta y obvia explicación de nuestra abstención, resulta incomprensible que México no haya presentado esa resolución balanceada que pedía la mayoría, pues continuamente se vanaglorian de tener una participación activa y propositiva en los foros multilaterales.

Los integrantes del Partido Verde Ecologista de México, no nos conformamos con el hecho de que México presida el Consejo de Derechos Humanos, ello sin duda es importante y hay que decirlo, se debe al gran prestigio del embajador De Alba que ha logrado, a través de los éxitos multilaterales que para México ha reunido en diversos rubros.

Nuestro activismo no descansa al ganar una candidatura y en ese orden de ideas es que nos cuesta trabajo entender la incongruencia entre la política de defensa de los derechos humanos en el mundo y la instrucción de la Cancillería para votar en ese sentido. A qué estrategia respondió tal modificación cuando se pretende defender y promover los derechos humanos a nivel universal.

El segundo pilar tiene que ver con la atención y defensa de los mexicanos en el extranjero. En ese punto señaló que buscaría la negociación de un paquete migratorio integral que comprendería: regularización de los mexicanos indocumentados residentes en ese país, la seguridad fronteriza, el incremento de número de visas para trabajadores temporales y el desarrollo económico regional. Nada de eso se logró y el problema fue la inviabilidad de la agenda bilateral. Prueba de ello es que todas las concesiones otorgadas para que Estados Unidos concediera el acuerdo migratorio, no funcionaron.

¿Qué podemos esperar los mexicanos de aquí y qué pueden esperar los mexicanos de allá? Frente a la sepultura de toda posibilidad de lograr un acuerdo migratorio. El tercer punto se refiere a la defensa del multilateralismo. Me referiré a un asunto al que el embajador Enrique Berruga hizo alusión en diversas ocasiones y en distintos foros. Dijo que existía la necesidad de introducir algún tipo de cláusula evolutiva, para que el sistema de Naciones Unidas se ajustara a las necesidades del mundo con respecto a la realidad internacional.

¿Qué es una cláusula evolutiva y de qué manera ayudará a defender el multilateralismo? El cuarto pilar se relaciona con la promoción cultural. Háblenos por favor de los resultados del Fideicomiso "México: Puente de Encuentros", programa que se concretó en el año de 2002 para apoyar la imagen de México en el mundo en las tareas de difusión de la cultura mexicana en el extranjero.

¿Qué labores ha realizado el Comité para impulsar nuestra imagen en el mundo? ¿Por qué se le dio tanta relevancia? No encontramos ninguna mención de esto en el III Informe de labores.

El quinto versa sobre la atención prioritaria de nuestros socios estratégicos. Constantemente se señaló que México había participado con nuevas estrategias y enfoques novedosos mediante la profundización y diversificación de las relaciones con países y organismos internacionales, subrayando que la política mexicana había dado un nuevo impuso a la relación con Canadá y Estados Unidos.

Si todo lo anterior había sucedido, entonces, ¿por qué no hemos logrado la entrada de nuestros transportistas a Estados Unidos o la cancelación de los subsidios agrícolas?

El sexto punto señala que la diplomacia moderna no puede evitar el contenido económico y comercial para promover el desarrollo de todos los mexicanos. Concuerdo con esta afirmación, pero permítame resaltar que recientemente hemos visto una disminución preocupante en la inversión extranjera directa de 2005 con respecto de 2004, sin dejar de señalar que las inversiones en el mercado accionario no genera los empleos suficientes, dado los montos de dinero que ahí se manejan. No olvidemos que más del 75 por ciento del IEPS proviene de los Estados Unidos.

Ante esto, y teniendo en mente que la diplomacia moderna…

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Concluya, por favor diputada.

La diputada Erika Larregui Nagel: Concluyo. ... No puede evitar el contenido económico y comercial, ¿qué acciones ha realizado la Secretaría para que este medio se logre minimizar la dependencia económica con Estados Unidos y que la inversión extranjera directa provenga de otros países del mundo? Sólo en esa medida podemos diversificar nuestras inversiones para que se traduzcan en un verdadero desarrollo para todos los mexicanos, pues hasta hoy no todos han palpado esa mejoría en su situación de vida.

Por su atención, muchas gracias.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, diputada. Tiene el uso de la palabra el licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista, hasta por cinco minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Relaciones Exteriores licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchísimas gracias, señora Presidenta. Muchas gracias diputada por su intervención y preguntas.

Quisiera aprovechar algo de las preguntas para responder dos cosas que aparentemente quedaron en el aire. El ASPAN es un acuerdo en el sentido simplemente del nombre, porque en realidad no es tratado y, al no ser un tratado, no tiene que pasar por el Senado de la República. Es un documento político que no compromete jurídicamente al Estado mexicano y se inscribe, por lo tanto, dentro de las facultades del Poder Ejecutivo en materia de política exterior.

Quisiera también decir, en respuesta a la preocupación de la diputada Larregui, respecto a lo que está pasando en términos de los transportistas y el TLCAN. Que, desde el punto de vista de transportistas, se ha estado trabajando en una solución con un programa piloto; pero son las industrias de los dos países, no son los gobiernos de los dos países los que no han aceptado todavía la solución. Por lo tanto, en esta diferencia entre privados, el Estado mexicano, el gobierno mexicano y el gobierno americano, estamos tratando de llegar a una solución que sea conveniente para ambas industrias.

Esto me trae a un tema que es importante en el TLCAN. Cuando se firmó por las personas que lo firmaron, se les olvidó como detalle el tema laboral y, al olvidárseles el tema laboral, se les olvidó también la segunda cosa más importante, que es la cuestión migratoria. De modo que también hay olvidos, además de aciertos.

En cuanto a la situación de los pueblos palestinos, quisiera decirle que, en la primera sesión especial como usted lo dice, México se abstuvo. Sin embargo, se abstuvo porque consideramos que no existía el equilibrio fundamental en esa declaración, requerido para tener las bases correctas entre ambos participantes en la situación que se daba en ese momento en Líbano y en la autoridad nacional palestina.

En la segunda sesión especial del 11 de agosto del 2006, México votó a favor de la resolución denominada: "La grave situación de los derechos humanos en Líbano, producida por las operaciones militares israelíes". Ahí es donde México manifestó que dado que en esa resolución se encontraba un mejor balance, México podía en esa ocasión votar a favor de la resolución.

En términos de lo que podemos esperar del acuerdo migratorio, lo que tenemos que buscar es continuar la negociación requerida con nuestras contrapartes, ustedes y nosotros, para que se den las bases de la reforma migratoria que es necesaria en los Estados Unidos, en términos no sólo de seguridad, sino también de migración y regularización de los ciudadanos.

Hemos desarrollado una gran cantidad de defensa en multilateralismo y a lo que se refirió el embajador Verruga, no es una cláusula que exista, sino un concepto que está planteando México de la necesidad de tener cláusulas que permitan reconocer la nueva realidad mundial y adaptar la organización a esa realidad mundial.

Por eso, México impulsa fuertemente el concepto de reforma de Naciones Unidas, en reconocimiento del nuevo balance regional que se da en el mundo, pero no existe cláusula que lo reconozca y lo que México está impulsando es que se incluyan cláusulas que reconozcan esa necesidad. A eso es a lo que le denomina el embajador Verruga "una cláusula evolutiva", la búsqueda de ése medio en el que se daría.

En promoción cultural basta ver en este momento los resultados que hemos tenido en China, en las exposiciones, tanto en Shangai como en Beijín como en Ganzhou, en donde hemos logrado hacer la presencia mexicana clara en cuanto a exposiciones, relaciones culturales y relaciones educativas. Y en Europa y en Estados Unidos y en el resto de América Latina, las exposiciones que se han llevado a cabo conjuntamente entre Conaculta y la Secretaría, han tenido éxito inigualable en términos de la asistencia y la presencia de México.

Finalmente, en términos de la inversión extranjera directa, me gustaría decir que la participación de la Secretaría es a través de nuestras oficinas de promoción económica y que lo que hemos logrado paulatinamente, es la presencia mexicana en sitios tales como Europa y además países de la región asiática. Japón está comenzando a tener mucho más inversión y eso está permitiendo la diversificación del proceso de inversión. Esto lleva tiempo y tendremos que seguir trabajando en esa dimensión. Muchas gracias.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Muchas gracias, señor secretario. Tiene el uso de la palabra la diputada Erika Larregui Nagel.

La diputada Erika Larregui Nagel: Nada más esperando que las soluciones, si recaen sobre las industrias y no sobre la Secretaría, se den en la mejora para todos los mexicanos. Muchísimas gracias, secretario.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Gracias, diputada. Tiene el uso de la palabra el diputado Alejandro Chanona Burguete, de la fracción parlamentaria de Convergencia hasta por cinco minutos, por favor.

El diputado Alejandro Chanona Burguete: Con el permiso de la Presidencia. Compañeras y compañeros legisladores, señor secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez.

Acude usted a este recinto a rendir cuentas sobre el estado que guarda su ministerio y yo denominaría hacer un balance no sólo de un año, sino de los alcances y límites de la política exterior durante el último año de la administración Fox.

Por sus particularidades en éste último Informe, yo creo que habría que valorar que de aquí al 1 de diciembre muy probablemente ya no tendremos diálogo con usted. Usted dejará la cartera y, salvo que pase algo extraordinario, no tendremos oportunidad de dialogar más allá de lo que hoy podamos avanzar en un espacio tan breve, en un formato tan vetusto, tan débil, en donde nadie informa nada y cuando algo pasa no podemos sino revisar todo ex post.

Yo lo quiero invitar, ciudadano secretario, a que tengamos un diálogo de altura y le tomo la palabra, me parece importante el vínculo entre transición política y política exterior de Estado. Yo revisé con cuidado el Informe y la numeralia que ahí viene es una guerra de percepciones. Usted dará cuentas alegres, yo le diré que fue un fracaso y finalmente no habremos dicho nada de fondo a la sociedad y me parece que no nos darían las bases de este debate de altura al que yo lo exhorto.

Quisiera darle profundidad a mi debate y es muy sencillo. En los años 70, bajo la tesis de Mario Ojeda del dilema de entre mantener nuestra independencia y desde luego no contravenir demasiado a los Estados Unidos, en una época de una hegemonía irrestricta de los Estados Unidos, era muy obvia la búsqueda de un camino intermedio y tuvo su funcionalidad.

En los años 80 quiero recordar la tesis de Olga Pellicer, cuando el reconocimiento a la Revolución Cubana daba una fuente de legitimidad al régimen político y permitía un objetivo muy claro, es decir, Cuba tenía un valor estratégico.

Había una segunda tesis de Mario Ojeda que era la de porqué el carácter progresista de la política exterior de México, y en este sentido el activismo redituaba porque eventualmente la política exterior era progresista, pero la política interior era conservadora. Había un juego dialéctico entre conservadurismo interno y progresismo externo.

La otra tesis que era muy importante en los años ochenta era la tesis del péndulo entre el multilateralismo para ser independientes y un creciente bilateralismo con Estados Unidos que permitía un juego muy valioso.

Todo giraba, finalmente, en torno a cómo preservar en épocas difíciles la soberanía nacional y preservar a la política exterior como un patrimonio de todas y todos los mexicanos.

En torno a eso quiero decirles que ya en los años noventa vino el fenómeno del famoso economicismo de la política exterior, en donde eventualmente se nos limitaba mucho porque la política exterior se había vuelto pragmática.

En medio de todo eso yo le pregunto en el nuevo milenio. ¿Acaso usted supo, hasta el final, para qué nos sirvió el proyecto Fox-Castañeda de la política exterior? Y lo deslindo, secretario. Y cuál, en este contexto, sería su contribución. ¿Fue para crecer, para legitimar, para estabilizar, para securitizar, para mantener nuestra independencia y prestigio, para defender nuestra soberanía contra qué o quiénes o para qué?

Y le sigo preguntando y lo meto en una fase de preguntas muy concretas sobre lo que me parece que es el vínculo clave entre transición democrática y política exterior de Estado. Es el asunto de las bases constitucionales de la política exterior de México.

Yo le pregunto si usted estuvo consciente de que lo hicieron correr con los principios como si fuera a correr en un bosque muy frondoso, cuando pudo haber hecho cosas como la siguiente:

Primer pregunta. ¿Estaría usted dispuesto a que el artículo 27 constitucional fuera vinculante para que, entre otras políticas, se sancione y ratifique desde el Congreso la política exterior? Es decir, ¿que la intervención de esta soberanía en la ejecución y ejecución de la política exterior sea "ex ante" y no "ex post"?

Le dejo en el tintero voy a ver si le doy un seguimiento en los dos minutos adicionales para que valore usted cómo hubo una renuencia absoluta a revisar las fracciones X, XI del artículo 89 constitucional. En el 76 yo hubiera metido mano y en el 93 hubiera generado un modelo mucho más democrático de política exterior.

Ya en mis dos minutos llegaré a un asunto más concreto, y le dejo en el tintero si siguen teniendo relaciones sólo con la República cubana o seguimos respetando a la Revolución Cubana. Por sus respuestas, muchas gracias.

La Presidenta diputada Ruth Zavaleta Salgado: Gracias, diputado Chanona. Tiene el uso de la palabra el licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista, hasta por cinco minutos, para dar respuesta a las preguntas.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchas gracias, Presidenta. Diputado, muchas gracias por sus comentarios, sus preguntas.

Yo quisiera decir que precisamente éste es un tema que tendrá que ser definido. En política exterior darle al órgano legislativo el lugar que corresponde representa definir, de manera previa, cuál tendría que ser la política de Estado que se definiese como nación.

Hay un ejemplo de lo que hemos logrado en esta dimensión cuando trabajamos durante la Legislatura anterior en la definición de este documento llamado "México ante el fenómeno migratorio". Esto representó, en realidad, por primera vez la posición conjunta del Legislativo y Ejecutivo y también organizaciones de la sociedad civil.

No me corresponde a mi responder cómo debería de ser esta modificación y qué es lo que representaría. Me corresponde simplemente señalar que lo hemos hecho, que desde el punto de los hechos ya se ha trabajado Legislativo-Ejecutivo en un tema central como fue migración y hemos logrado tener una política general de Estado. De que es posible, es posible.

La gran pregunta por supuesto es ¿cómo y con qué flexibilidad y qué rapidez de adaptación podría tener el Ejecutivo en su necesidad de política exterior? Y esto es algo que tiene que ser discutido y definido por este cuerpo, por el Ejecutivo que ingrese, en términos de la visión de largo plazo del México que queremos. Pero es una discusión general, no es únicamente en política exterior, es una discusión que tiene que ir más allá de lo único que daría la política exterior.

Lo hemos practicado y hemos también practicado lo contrario, decisiones en las cuales no ha sido considerado necesariamente cierto punto de vista que se da en el cuerpo legislativo. Por lo tanto yo me atrevería a decirle a usted que en ese contexto lo que es muy importante es algo que mencioné al principio.

Uno, si verdaderamente reconocemos el tamaño de México, su importancia y su presencia hoy, tenemos que repensar como política de Estado exterior, qué queremos que sea y cómo queremos que sea esa presencia. Es innegable que nuestra soberanía se ve en este momento vulnerada, no por lo tradicional del pasado, sino por la realidad del presente y en el presente la realidad es que el fenómeno migratorio nos afecta también en el interior, no sólo en exterior, en nuestra relación con Estados Unidos.

Si medio millón de centroamericanos circulan por territorio nacional en condiciones de indocumentación y 250 mil de éstos son devueltos cada año a su país de origen por las autoridades mexicanas, tenemos una situación de soberanía por un tema que es central para nosotros, el paso de estas personas y el impacto que traen sobre nuestra política de seguridad, sobre nuestra política de desarrollo, sobre nuestra política de salud.

Esas son las preguntas que tendremos que poner en la mesa respecto a cómo debe ser la presencia mexicana y la política exterior mexicana en el futuro. Y creo, como usted, que es un tema que debe ser abierto al debate.

Yo me he atrevido abrir a debate temas que se consideraban previamente como intocables y estos temas han llevado a la necesidad de reexaminar qué es lo que debe o no hacer el gobierno mexicano en política exterior, pero también es algo fundamental, tiene que haber sincronía entre la política interior y la política exterior.

Y aquí voy al segundo punto que les dejo de nuevo. Insistiendo diputado, si queremos una política exterior en donde hay que reconocer la defensa de los derechos de nuestros ciudadanos en Estados Unidos, que representan prácticamente seis a siete millones de personas y además la defensa de nuestra soberanía y nuestra influencia en áreas como El Caribe o Centroamérica, en donde tenemos que tener una relación no con la relación cubana sino con el gobierno cubano particularmente, la gran pregunta es: ¿Nos darán el presupuesto para llevar a cabo estas acciones?

Entonces hay doble necesidad: definir lo que queremos como política de Estado y después, ustedes, asignar los recursos correspondientes para que esta política se pueda llevar a cabo. Muchas gracias, diputado.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, secretario Derbez. Para la réplica tiene hasta dos minutos el diputado Alejandro Chanona Burguete.

El diputado Alejandro Chanona Burguete: Gracias al canciller por su respuesta. Lo único que me confirma el canciller Derbez, es que finalmente él es rehén de la crisis política de este país. No está en sus manos que el Estado tenga consistencia porque acepta y acepta metodológicamente muy bien, que una política exterior es el reflejo de un régimen político. Si no hay una política exterior al servicio de un régimen político, de su democratización y de su lucha por una sociedad más justa, más incluyente, no tiene sentido la política exterior.

En ese sentido le tomo la palabra y le quiero decir que si me preguntaran ¿por qué fracasa la política exterior de Estado? Es porque fracasó la política de fortalecimiento del Estado en este país. La política exterior queda como víctima del fracaso de las reformas y los avances de la transición política de este país.

Por ello, yo quiero decirle que el asunto del muro, visto como un fenómeno adicional, es porque en México hay pobreza, hay iniquidad, pero sobre todo hay inseguridad en un momento donde el desafío al Estado por parte de narcotráfico ha permitido que la frontera norte vaya más allá de las famosas fronteras inteligentes, del famoso ASPAN y en un acto de desconfianza y condena, como en los viejos tiempos "Ponsey Dovokler", el embajador de Estados Unidos, se sume a una voz neoconservadora en Estados Unidos para que se apruebe el famoso muro, que le pido autocráticamente reconozca, es un fracaso de la política exterior de México.

Y termino recordando a Isidro Fabela, la diplomacia debe velar por los intereses generales de la civilización, pero no debe servir para la protección de intereses particulares y la salvación de nuestro porvenir está en la libertad económica y política de México.

Por sus respuestas que difícilmente podremos contestar aun durante los próximos años, gracias. Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Chanona. Tiene la palabra el diputado Rodolfo Solís Parga, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, hasta por cinco minutos.

El diputado Rodolfo Solís Parga: Con la venia de la Presidencia. Compañeras y compañeros diputados. Señor canciller Luis Ernesto Derbez Bautista, secretario de Relaciones Exteriores.

La política exterior del régimen de Vicente Fox ha sido un desastre, nunca ha tenido rumbo y estuvo subordinada a los Estados Unidos de América, alejándonos de los países latinoamericanos y del Caribe, nuestros aliados y amigos naturales, incluso para sortear la relación con Estados Unidos.

Violentó nuestros principios de política exterior consagrados en la fracción X del artículo 89 de nuestra Carta Magna, rompiendo con nuestra postura tradicional en materia del respeto a la autodeterminación de los pueblos y la no intervención, así como la solución pacífica de los conflictos entre las naciones. Abandonó, pues, la doctrina Estrada, piedra angular de nuestra diplomacia, la cual dio a México prestigio, liderazgo y autoridad moral en todo el mundo.

El sexenio de Vicente Fox en materia de política exterior termina tan mal como se inició. Recordemos que hace casi seis años Vicente Fox recibió a su homólogo norteamericano George W. Bush en el rancho de San Cristóbal, lugar al que de manera ilegal le destinaron recursos públicos para su remodelación y acondicionamiento. El supuesto gran logro de esta reunión fue la realización de la propuesta de impulsar un acuerdo migratorio entre nuestros dos países, lo que se conocería a la postre como "lograr la enchilada completa", cita textual.

La consecución de este acuerdo consumió todos los esfuerzos diplomáticos de este gobierno. El resultado: nada, absolutamente nada; y sí en cambio quedó al descubierto la subordinación de la política exterior mexicana a los afanes imperialistas yanquis.

Lo anterior se ve agravado por la aprobación, de la construcción por parte del gobierno norteamericano, de un muro de más de mil 200 kilómetros a lo largo de nuestras fronteras, que es una verdadera ofensa para nuestro pueblo y demuestra la política xenofóbica norteamericana.

Ante estos hechos formulamos a usted la siguiente pregunta: ¿por qué el gobierno del que usted forma parte se quiso atribuir el éxito de las intensas movilizaciones que realizaron los migrantes en casi todos los Estados Unidos durante los meses de marzo y abril del presente año que buscaban la legalización de su situación migratoria, un trato justo, respeto y dignidad para sus personas? ¿Por qué, si ustedes se dicen defensores de la persona humana, no defienden a nuestros migrantes ni les interesa que sus derechos humanos sean respetados?

¿Qué medidas puede tener a la mano el gobierno mexicano para garantizar que los derechos de asociación, laborales, de tránsito, a la educación, a la salud, etcétera, les serán respetados en aquella nación?

La Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos recién aprobó la utilización de la tortura como método de investigación en contra de los extranjeros, bajo la presunción del terrorismo con criterios completamente subjetivos, por los cuales cualquier persona puede ser acusada de dicho delito. ¿Cómo podemos entonces saber que estas disposiciones no serán aplicadas a los migrantes mexicanos, poniendo en mayor riesgo su integridad?

Respecto de la relación con América del Sur, se reaccionó de manera equivocada sin comprender la importancia del Mercosur para México y con ello se aisló del resto de América Latina y el Caribe. Nosotros vemos que al gobierno "foxista" no le interesó diversificar y extender relaciones con otras zonas económicas del mundo; por ello preguntamos: ¿por qué insistieron en profundizar la dependencia con Estados Unidos en lugar de buscar la integración con otras zonas como China, La India y el Mercosur?

Por sus comentarios y respuestas, agradecemos. Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Solís. Tiene la palabra el señor secretario Luis Ernesto Derbez, hasta por cinco minutos.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbéz Bautista: Muchas gracias señor Presidente. Diputado, muchas gracias por sus comentarios y sus preguntas. Quisiera indicar que este gobierno y esta Cancillería no se atribuyó el éxito de las movilizaciones en los Estados Unidos. El Instituto de Mexicanos en el Exterior, que ha sido creación de nuestro gobierno, tiene una serie de personas que han sido elegidos democráticamente como representantes en su consejo, todos ellos ciudadanos americanos de origen mexicano o con doble nacionalidad.

Son estas personas las que han indicado que ellos participaron como ciudadanos americanos en algunas de estas movilizaciones y en el desarrollo de ellas. No fue atribución del gobierno Mexicano, fue acción que algunos de estos consejeros como ciudadanos norteamericanos llevaron a cabo.

En esta administración hemos atendido hasta este momento 74 mil casos, en este año, de protección consular para personas que se encuentran radicando en los Estados Unidos. Durante período de 2001 a 2006 llevamos prácticamente casi medio millón de casos que hemos realizado de protección. Esa es la magnitud de la defensa de nuestros conciudadanos en los Estados Unidos.

Una magnitud que nos sobrepasa en ocasiones, porque cada año, si se incorporan de manera permanente 400 mil personas más en los Estados Unidos con problemas de documentación, son 400 mil personas que requieren el servicio de protección consular del gobierno mexicano en los Estados Unidos.

Ya sé que esto los va a aburrir pero dado que vendrá en su momento el Presupuesto y aprovechando que como aquí se mencionó yo ya no estaré de canciller es importante que en ese momento esta Cámara aprecie y analice el volumen de recursos requerido para esta función en los Estados Unidos.

Ha ido disparándose prácticamente exponencialmente, de 39 mil casos de protección que se dieron en el año 2000, el año pasado fueron 101 mil que se llevaron y seguramente nos quedan muchas personas a las que no les podemos dar esa protección.

Esas son las medidas que seguiremos impulsando con los migrantes y es lo que tendremos que seguir haciendo. Hemos abierto consulados, tenemos una red que ya va a todo lo largo del territorio americano. Esas son las medidas que tendrá que seguir llevando a cabo el gobierno mexicano en respuesta a su inquietud y pregunta respecto de cómo lograr el respeto a los derechos humanos.

Pero además, el gobierno mexicano ha estado trabajando y seguirá haciéndolo con la administración del gobierno de los Estados Unidos para que los programas que se dan de manera general a personas de bajos ingresos en Estados Unidos estén abiertos como ya lo están por firma de este gobierno en términos de la parte agrícola, la parte alimenticia, para permitir a nuestros ciudadanos acceso a esas necesidades.

En cuanto a su preocupación e inquietud con nuestra política hacia el sur. México ha insistido permanentemente ante el Mercosur para ser admitido. Y de hecho participamos en todas las reuniones de Mercosur así como en las del Pacto Andino, y también SICA. Estamos ya integrados prácticamente al bloque centroamericano, al bloque andino y al bloque del Mercosur. Y no nos han dado el derecho de asociado que les dieron a otros países, simplemente porque hay una presión de una nación particular para no permitirnos el ingreso en esa categoría.

Con Brasil y con Argentina tenemos buenas relaciones y se ha logrado la firma de acuerdos comerciales con Argentina que están permitiendo que se incremente nuestro comercio con ese país. Tenemos un Tratado de Libre Comercio firmado por esta administración con Uruguay y estamos en vías de algo similar con Paraguay. Estamos trabajando con ellos. Y como mencioné en mi presentación, tenemos una relación muy profunda ya tanto con Japón como con China y estamos abriendo nuestra relación con la India. Sí nos hemos diversificado y sí hemos trabajado en esa dirección. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario. Tiene la palabra hasta por dos minutos el diputado Rodolfo Solís Parga.

El diputado Rodolfo Solís Parga: Gracias. Con el permiso y la venia de la Presidencia. Honorable Asamblea. El canciller Derbez nos habla de una aspirina a un problema grave de discriminación en Estados Unidos, a una política xenofóbica en contra de los mexicanos en Estados Unidos, quienes grupos de ultraderecha armados cazan como liebres en los desiertos de Arizona, Nuevo México y el sur de los Estados Unidos, con la complacencia de las autoridades de los Estados Unidos y entonces nos dice que el problema se resuelve con unos pocos de pesos en relación a la atención consular a nuestros connacionales. Por supuesto que diferimos radicalmente de esta visión. Vemos que son, en todos caso, medidas como él mismo lo señala, pero parciales, ausentes de una política exterior en relación con los Estados Unidos.

Nos preocupa este asunto de la participación de la relación con América Latina y nos preocupa porque una de las partes, uno de los elementos de la relación con Venezuela se da a partir de la inapropiada intervención de Vicente Fox en la Cumbre de diciembre de 2005, del Mercosur, en la que arrebata la palabra y propone de manera insistente y casi impertinente, diríamos, la cuestión del ALCA en la reunión de Mercosur. Esto ha generado conflictos internacionales hasta con países que secularmente han sido amigos. Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Solís. Tiene la palabra el diputado Miguel Ángel Jiménez Godínez, del grupo parlamentario de Nueva Alianza.

El diputado Miguel Ángel Jiménez Godínez: Con su venia, señor Presidente. Señor canciller, doctor Luis Ernesto Derbez. Compañeras y compañeros legisladores. Las tendencias en materia de relaciones internacionales permite señalar los principales temas en el futuro. A corto plazo nos debatiremos entre dos centros de poder; este-oeste se convertirán ahora los casos de Estados Unidos y China, tres fenómenos extendidos que alteran el concierto internacional con el rearme continuado de varias naciones a lo largo del mundo, la persistencia de conflictos localizados, como el caso de Chechenia, Somalia y Nepal, y por supuesto el gran tema de la era global que es el terrorismo.

Es innegable el espectacular crecimiento de la vida diplomática contemporánea, las finanzas y el comercio, la cooperación entre los ámbitos científico-tecnológico, educativo, cultural y económico, la evolución del derecho internacional, la multiplicación de las acciones consulares, la protección de ciudadanos en el extranjero, los derechos humanos, el medio ambiente, el patrimonio común de la humanidad, el desarrollo sustentable, el desarme, la no proliferación de armas nucleares, la globalización en su conjunto; que no todos de los campos de acción de la diplomacia contemporánea.

Resulta muy difícil pensar en un país con una Cancillería que haya respondido cabalmente al reto de adecuar su estructura político-administrativa funcional a este extraordinario fenómeno del desarrollo de la humanidad; sin lugar a dudas la Cancillería mexicana no es de ésas.

Durante el actual sexenio, y en particular en este último año de gobierno, México se destacó por un multilateralismo activo; la presencia de México como nación comprometida con el desarrollo de organismos y soluciones amplias y consensuadas en los organismos internacionales quedó refrendada; sin embargo, no es claro el eje rector y el actuar de nuestra Chancillería. Éste parece más sujeto al azar que ser producto de una cuidadosa planeación articulada con un gobierno articulado.

Nueva Alianza considera positivo el impulso de la nueva agenda internacional de esta administración; así como la presentación de iniciativas en la Organización de Naciones Unidas en temas de migración, derechos humanos, derechos indígenas y desarme, y éstas fueron compartidas y recibidas de manera positiva por la comunidad internacional.

Cabe destacar también el haber promovido la integración del Grupo de Amigos para la Reforma de la ONU y el Grupo Unidos por el Consenso que incluyó en la renovación de Naciones Unidas aprobada en el año 2005.

Desafortunadamente la aplicación de una política exterior multilateral activa no le ha aportado mayor capacidad negociadora a México. En algunos momentos hubo dificultades para las relaciones bilaterales y se tuvieron que superar presiones directas que buscaban cambiar posiciones adoptadas o que afectaban intereses legítimos, así como lo es el fracaso de las relaciones bilaterales con el muro que el día de hoy divide a dos socios comerciales.

La lección que dejan algunos momentos extraviados de la política exterior, es que es importante mantener coherencia en las posiciones, incluso en situaciones en que hay amenazas de consecuencias negativas de tipo bilateral.

Las necesidades de modernización, reflexión y acción de la diplomacia mexicana son bastísimas. Es cierto que a la apertura y liberalización comercial se ha respondido con la celebración de más tratados y acuerdos comerciales, particularmente en el caso de Japón, Corea y Argentina durante esta administración.

No obstante, en numerosos casos la preservación de México como un país ajeno a los conflictos armados, la inserción activa en los circuitos globales y la definición de nuestro ámbito de interdependencia, nos fuerzan a cuidar con esmero nuestra política exterior para que refleje el México plural, competitivo y vanguardista mexicano. Además, debería conducirnos a desarrollar una plataforma más poderosa para nuestras relaciones comerciales.

Mis preguntas señor secretario van dirigidas a la gran tarea pendiente que deja el sexenio del Presidente Fox en cuanto a la ausencia de la promoción comercial, particularmente de su productos industriales y de servicios, la integración a partir de tratados que incluyan el tema laboral, el tema migratorio laboral con los socios comerciales y si fue correcto que estos activos salieran de la agenda en parte fundamental durante esta administración.

¿Por qué la política exterior, señor secretario, no tuvo la capacidad de ser un instrumento de desarrollo económico más eficiente? ¿Qué hizo la Cancillería para fortalecer los contactos y la presencia de organizaciones privadas en mercados internacionales? ¿Y cómo debe proyectar y difundir la Cancillería las ventajas y beneficios para la sociedad mexicana que tiene la apertura comercial y los demás acuerdos comerciales con el mundo? Muchas gracias por su respuesta, señor secretario.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Jiménez. Tiene la palabra para responder hasta por cinco minutos, el Secretario Derbez.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Ernesto Derbez Bautista: Muchas gracias, Presidente. Muchas gracias, diputado. Su pregunta está centrada en algo que es fundamental para el bienestar de los mexicanos: la necesidad de que de una manera activa lo que hace un momento se mencionó había sido la indicación del Presidente Fox a los embajadores y cónsules, se convierta en la línea de impulso.

La promoción comercial de servicios y de inversión en México está definida en tres grandes áreas: Una la maneja el Banco de Comercio Exterior que tiene recursos en la búsqueda de promoción tanto de exportaciones como atracción de inversión extranjera directa y que es en gran medida responsable de la posibilidad de la diversificación del comercio mexicano al exterior.

Segundo, la Secretaría de Economía, en donde la atracción directa de inversiones extranjeras es parte fundamental de oficinas localizadas en varias partes del planeta, cuyo propósito es examinar esos centros y tratar de definir cuál sería la posibilidad de atracción de inversiones que vayan incrementándose hacia nuestra nación.

Y por último, la Secretaría de Relaciones Exteriores no me refiero a que seamos los últimos por último, en este conjunto de los tres, en donde tenemos las oficinas de promoción económico dentro de las embajadas y consulados en los diferentes países donde tenemos representaciones diplomáticas.

La coordinación de este trabajo ha sido algo que nos ha llevado paulatinamente a entender que al menos que nos coordinemos las tres instituciones, es complicado el tener un resultado final. Esta coordinación se ha llevado a cabo en los últimos dos años y a través de esta coordinación, hemos logrado una serie de sinergias que nos están permitiendo reducir el costo e incrementar la presencia de nuestras personales.

Misiones conjuntas de empresarios han sido organizadas de manera permanente, entre Bancomext, Secretaría de Economía y Secretaría de Relaciones Exteriores, particularmente a Europa, particularmente a Centro y Sudamérica, con énfasis puesto muy claro en países como Brasil, países como Argentina, países como Chile y los países centroamericanos y por primera vez en los últimos dos años, a países del Asia, particularmente China, que se ha convertido en un sitio de referencia continúa para una gran cantidad de empresarios mexicanos; Japón, que ha partir de la firma del Tratado de Libre Comerció, permitió ampliar el horizonte, tanto de exportaciones como de atracción de inversiones y hoy estamos iniciándolo con La India.

En ese proceso, es también importante destacar que se requiere la coordinación con el sector privado y aquí la función de una organización como la Organización de Comercio Exterior del sector empresarial, ha sido clave para poder lograr ésta sinergia entre las tres instituciones oficiales.

Hoy existe, por lo tanto, esta relación en la cuál, el sector privado, a través de su Organización de Comercio Exterior y las tres instituciones del sector público, ya nos encontramos trabajando al unísono, particularmente en una región donde no hemos sabido todavía aprovechar cabalmente la apertura que es Europa y en donde necesitamos seguir trabajando de manera coordinada para conseguir un mayor volumen de exportaciones y una mayor presencia mexicana en esta región del mundo.

Estas son las áreas clave que ha definido Bancomet, Economía y la Organización Mexicana del Sector Privado en términos de impulso y, en eso, la Secretaría de Relaciones Exteriores colabora de manera permanente, porque tenemos la presencia de las embajadas y los consulados como el punto que permite que se dé esa relación. Pero la prioridad en cuanto al impulso lo tiene Bancomext, Economía y la organización del sector privado en este contexto. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario. Hasta por dos minutos, tiene la palabra el diputado Miguel Ángel Jiménez Godínez.

El diputado Miguel Ángel Jiménez Godínez: Con su venia, señor Presidente. Es importante señalar la gran transformación que ha tenido México durante las últimas dos décadas. Particularmente notable es la consolidación democrática que ha ido de la mano acompañada por una transformación en su sistema de relaciones económicas, particularmente pasamos de un sistema de economía de Estado al de una economía de mercado y en este tránsito todavía los mexicanos estamos en la búsqueda del nuevo sistema, que le permita consolidar la realidad democrática viendo hacia el futuro, unidos en un proyecto de nación.

Sin duda, uno de los grandes temas pendientes que fue eje del antiguo régimen era una política exterior basada en la política de la no intervención, que entre otras cosas garantizaba la cómoda persuasión del gobierno en materia internacional y no tomar riesgos de manera notable en términos de las relaciones internacionales. Sin embargo, el día de hoy hemos pasado de un régimen autoritario a un régimen democrático, de una economía de Estado a una economía de mercado y en términos de política exterior no hemos encontrado este camino.

Una reflexión para el señor canciller para el próximo gobierno y por supuesto para esta Legislatura, una invitación profunda toda vez que los indicadores en materia consular, en materia económica internacional son contradictorios y es difícil desentrañarlos. Un llamado a la reflexión de todos los actores políticos de este país para que discutamos a fondo el futuro de la política exterior mexicana. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Jiménez. Tiene la palabra la diputada Marina Arvizu Rivas, del grupo parlamentario de Alternativa.

La diputada Aída Marina Arvizu Rivas: Con su venia, señor Presidente. Señor canciller, diputadas y diputados. Lo primero que tengo que decir es que la política exterior no puede ser el espacio para los caprichos, humores y exaltaciones de una sola persona. Si hay un espacio privilegiado para la política de Estado, una política siendo resultado de un amplio consenso y que cuente con el apoyo de la sociedad civil, ésa es la política exterior.

Sin mitificar la vieja diplomacia de Tlatelolco habría, sin embargo, que reconocer que así fue y el principal problema de la política exterior de este gobierno es eso, que dejó de ser. Para ser justos, el desprestigio de nuestra política exterior ni empezó con usted, señor Canciller, ni usted ha sido su principal artífice; es una herencia que le dejó quien le antecedió en el cargo, que se desempeñó como si estuviera en la etapa adolescente, que sólo enfrentándose al padre podría afirmarse a sí mismo.

Lo malo es que esa frivolidad la pagamos todos los mexicanos con la pérdida del prestigio de nuestra política exterior. Súmele a ello además la impericia diplomática del señor Vicente Fox, que anduvo agrediendo a los anfitriones de esas reuniones que usted enlista en su informe, y ahí tenemos el resultado.

Es notorio que no hay en nuestros tradicionales aliados confianza en el actual y disminuido Tlatelolco. Lo prueba su derrota en la OEA usted ya lo mencionó, pero sobre todo el modo en que se procesó esa derrota, señor secretario.

No ver este problema no sólo no es serio, puede ser muy frívolo. Su responsabilidad, señor, es no haber hecho lo suficiente para deshacerse, con consistencia, de la mala herencia de su antecesor. Acaso por ello el informe presentado por el Ejecutivo federal en materia de política exterior es básicamente una lista larguísima de reuniones en las cuales se ha participado, como si fuera un relato de viajes. ¿Con qué objetivos?, ¿con qué políticas?. No hay nada de eso en el Informe.

Hoy creo que una tarea principal es que nuestra Cancillería vuelva a inspirar confianza entre todos los Estados del mundo. Dije que hay que recuperar cosas de nuestra vieja diplomacia. Enumero: la seriedad, el profesionalismo y, sobre todo, el espíritu de los principios consagrados en nuestra Constitución, que defienden el desarrollo, la seguridad nacional y la paz mundial.

Pero dicho esto, tenemos que reconocer las nuevas realidades del mundo globalizado y pensar en nuestra nueva política de cara a ella. Por ejemplo, hay una tercera guerra mundial en curso, la ha declarado nuestro principal socio comercial, sin el concurso de las Naciones Unidas. Esa guerra contra el terrorismo durará los próximos 25 años así lo han dicho-.

El despliegue de la Guardia Nacional en nuestras fronteras o la ominosa construcción del muro o la legitimación de las violaciones de los derechos humanos de quienes sean detenidos por sospecha de terrorismo, es parte de aquello.

Cito textualmente al Presidente Bush. Abro cita: "Es importante que los estadounidenses sepan que tenemos suficientes fuerzas de la Guardia Nacional para ganar la guerra contra el terrorismo, contra las catástrofes naturales y ayudar a proteger nuestra frontera". Cierro la cita.

El asunto es gravísimo y de la mayor importancia porque, desde su mirada, nuestros vecinos han asociado, mal asociado por cierto, inseguridad fronteriza, terrorismo y migración. Más vale encarar, intelectual y políticamente, el problema que esconderse como el avestruz o terminar atrapados en la tranquilidad del pronorteamericanismo primario de la derecha, simétrico e igualmente nocivo para la política exterior propia, que el antinorteamericanismo elemental de cierta izquierda.

Quisiera saber, señor secretario, qué acciones ha impulsado la Secretaría a su cargo para impulsar esta nueva situación. Cuál es nuestra política frente a ello. Qué estamos haciendo para desatar el nudo que nuestros vecinos comienzan a hacer entre migración y terrorismo y que devendrá lo digo ahora para prevenirlo en nuevas y más graves violaciones de los derechos humanos de nuestros migrantes y que aumenta el sufrimiento para ellos y para ellas. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputada Marina Arvizu. Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, el señor secretario Luis Ernesto Derbez.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchas gracias, señor Presidente. Muchas gracias, diputada. Yo quisiera iniciar mi respuesta con una reflexión que es importante:

Se ha mencionado aquí repetidamente la aprobación de legislación en los Estados Unidos, particularmente una en la cual se eliminan algunas de las garantías de personas que puedan ser aprehendidas con definiciones del gobierno de los Estados Unidos, de su estatus de terrorista, como si fueran específicamente para el gobierno o los ciudadanos mexicanos.

Nada más fuera de la verdad. Son reglas y leyes generales. No le aplican únicamente a los mexicanos, le aplican a los americanos propios, si es que el gobierno decidiera en su caso, que una de estas personas de nacionalidad americana estuviera inmiscuida en uno de los fenómenos que ellos determinaran. Y ése es el problema de esa legislación, pero es un problema, claro, que no está discriminando contra mexicanos, sino que está discriminando contra derechos que este gobierno ha impulsado en los foros multilaterales deben ser respetados; para los derechos de todos los ciudadanos, no únicamente los ciudadanos de los Estados Unidos.

Esa pieza de legislación a la que se ha hecho referencia varias veces, no está dirigida a mexicanos, puede afectar a mexicanos, sí, pero no está dirigida a mexicanos.

Y la Guardia Nacional y la referencia hecha, diputada, está planteado desde el punto de vista de que la Guardia Nacional ha sido utilizada por el gobierno de los Estados Unidos en sus acciones militares en Irak y cuando el Presidente Bush hizo referencia a la que usted menciona, estaba manifestando que, efectivamente, después de la catástrofe del huracán "Katrina" en los Estados Unidos, había quedado en evidencia que haber utilizado a los elementos de la Guardia Nacional de los Estados Unidos para acciones bélicas en Irak había traído como consecuencia una debilidad para dar el papel de emergencia que deberían de llevar a cabo estos elementos de los Estados Unidos.

Las acciones que nosotros estamos contemplando por lo tanto son, diputada, muy claros. Uno, el grupo mesoamericano que ha sido constituido a iniciativa del gobierno del Presidente Fox, ya se ha pronunciado de manera general y seguirá trabajando con nosotros para:

Uno. La no aplicación de esta legislación del muro. El muro todavía no se construye y hay quien dice en los Estados Unidos que ni siquiera se le darán los recursos para su construcción.

Dos. Seguiremos trabajando con ellos en la búsqueda de la reforma integral. La reforma importante es la reforma que le permita a los ciudadanos de cualquier nacionalidad, migrantes indocumentados en Estados Unidos, obtener la capacidad de poder trabajar y convivir como lo hace cualquier otro ciudadano o persona que se encuentra con los documentos en ese país.

Y, tres. Hemos movilizado y seguiremos trabajando con la Cámara de Comercio americana, con instituciones religiosas, con organizaciones de la sociedad civil, con diputados y senadores que se han pronunciado en contra de la construcción de muros, a pesar de que algunos de ellos posteriormente hayan votado a favor, pero que están definidos dentro de ese contexto.

Por eso creemos que es muy importante y fundamental que continuemos trabajando el Legislativo, el Ejecutivo mexicano y que incorporemos a nuestras contrapartes de otras naciones en presencia permanente ante el Legislativo americano y el Ejecutivo americano, para dejar en claro que la solución al fenómeno migratorio y la solución a los abusos de los derechos de nuestros habitantes está dada en una reforma de su capacidad para estar regularizados, tener documentos y poder vivir con tranquilidad, y para que haya un programa de trabajadores temporales en el cual los ciudadanos de nuestra nación y otras naciones, puedan ingresar por los canales normales por donde deberían de cruzar la frontera y no por los canales que les llevan, con barrera y sin barrera, a pasar por una barrera natural, que es el desierto que se encuentra entre Sonora y Arizona.

Ésa en sí es la función y es lo que seguiremos haciendo, diputada. Y en ese contexto, el apoyo del Legislativo va a ser fundamental. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Derbez. Hasta por dos minutos tiene la palabra la diputada Marina Arvizu.

La diputada Aída Marina Arvizu Rivas: Gracias. Señor canciller, o sea que mal de muchos, consuelo de todos. Hace unos minutos Bush acaba de firmar la instalación del muro en Arizona, acaba de señalar que primero es la seguridad y parece que la nota diplomática no le importó.

Lo que le quiero decir es que la realidad nos golpea de manera brutal. Y ya no voy a referirme al tema de los migrantes nuestros en Estados Unidos, sino que tenemos una tarea pendiente que tenemos que resolver los mexicanos, usted ya lo dijo. O sea, estamos pidiendo derechos humanos para nuestros connacionales en Estados Unidos, pero tenemos un gran problema en cómo tratamos a la gente que viene de Centro y Sudamérica, los tratamos como criminales y no les respetamos sus derechos humanos. Y esa es una tarea que nos corresponde hacer a todos y a todas. Hay más de 100 mil guatemaltecos que están trabajando sólo en la agroindustria del café en Chiapas.

Yo creo en efecto que el problema lo estamos abordando mal, tanto en Estados Unidos como nosotros, pero la responsabilidad que tenemos es arreglar la casa de adentro no los de allá. Debemos asumir el problema con mucha responsabilidad. Y como usted también ya lo dijo, este problema lo rebasa usted, pero lo incluye. La medida que resolvería el asunto desde su cuna, nos incluye, en efecto, diputado, desde su cuna, es crear empleos suficientes y bien remunerados en este país.

Y debemos empezar por cambiar el mandato del Banco de México usted lo sabe, usted fue secretario de Economía y con ello, toda nuestra política económica, porque sí creo que ésta es una forma de enfrentar de verdad los temas de seguridad colocados en la agenda internacional. Y no asumir, como nuestras, las políticas de otros que nos obligan a optar, entre una seguridad sin derechos humanos o derechos humanos sin seguridad.

Creo que México se merece ambos y es posible. Mientras no hagamos esto, señor secretario, podemos ser insuficientes y hasta cínicos. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputada Arvizu. Para dar cumplimiento al punto tercero, fracción III del Acuerdo, los grupos parlamentarios han inscrito para la segunda ronda de pregunta-respuesta-réplica a los siguientes diputados: diputado Oscar Miguel Mohamar Dainitin, del PAN; Erik López Barriga, del PRD; Arely Madrid Tovilla, del PRI; Sara Isabel Castellanos Cortés, del Verde Ecologista; Ramón Valdés Chávez, de Convergencia; Rodolfo Solís Parga, del PT.

Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, el diputado Oscar Miguel Mohamar Dainitin, del grupo parlamentario de Acción Nacional.

El diputado Oscar Miguel Mohamar Dainitin: Con su venia, señor Presidente. Compañeros diputados, a todos buenas tardes, a los medios de comunicación, también buenas tardes.

Bienvenido señor secretario Luis Ernesto Derbez a este Congreso plural representativo constituido democráticamente y sobre todo con un compromiso con todos los mexicanos que votaron por nosotros para que nos pongamos de acuerdo en todo aquello que sea lo mejor para nuestro México.

Estoy seguro que haremos lo propio junto con los compañeros de todos los partidos maduros en esta Honorable Cámara de Diputados.

A nombre del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, reconocemos la nueva etapa de las relaciones exteriores de nuestro país que ha impulsado el gobierno federal. Una etapa moderna, firme y congruente y con lo que somos en el presente. México ha fijado posturas de nación nunca antes vistas, una nación que tiene las relaciones más dinámicas de intercambio comercial con América del Norte que cualquier otro país en el mundo.

En las relaciones internacionales México ha tomado una posición de mayor relevancia mundial, siendo nuestro país uno de los grandes promotores de la democracia y del respeto a los derechos humanos como la base de las sociedades del siglo XXI. Somos un país con responsabilidades internacionales que hoy por hoy no podemos rehuir y con compromisos externos que debemos honrar. No podemos en estos tiempos y con los logros alcanzados en seis años, ser un país como el de antes: temeroso a los desafíos del mundo.

Por lo anterior, el Presidente de México Vicente Fox, el Partido Acción Nacional y México, pusieron el tema migratorio en la mesa de América del Norte con una postura firme y decidida respecto a dicho fenómeno.

Durante el sexenio del Presidente Miguel de la Madrid, en promedio migraban 312 mil mexicanos al año. Durante el sexenio del Presidente Carlos Salinas de Gortari, en promedio migraban 335 mil mexicanos al año –apenas .07 por ciento de diferencia-. Durante el sexenio del Presidente Ernesto Zedillo, en promedio 368 mil y durante el sexenio del Presidente Vicente Fox, 385 mil. Apenas el .04 por ciento, que no llega al uno por ciento de migración.

Señores, amigos diputados. La migración no es un fenómeno únicamente de esta administración:

Uno. Esta administración tuvo la delicadeza de quitarle los números al problema y verlo con rostro humano de solidaridad para los seres humanos que migran, nuestros hermanos mexicanos.

Dos. Plantea firmemente al vecino del norte y sobre todo, ventilar ante el escrutinio público que el fenómeno migratorio es responsabilidad compartida y sus afectaciones humanas respecto a la desintegración familiar y pérdida de seres humanos en la sociedad, es grave.

Tres. Que se debe reconocer las aportaciones de los hermanos migrantes a la vida económica, social y cultural de las sociedades.

Que la mejor forma de enfrentar el problema es reconociéndolo y atendiéndolo, regulándolo y controlándolo con una política migratoria moderna, justa y sobre todo, congruente con los valores universales de libertad, visión humana, y que permita así canalizar los flujos migratorios en forma segura y eficiente y ordenada.

Por eso, reconocemos el impulso y el logro de la matrícula consular de alta seguridad que a partir del 6 de marzo del año 2002 puso en marcha la dependencia que usted encabeza, que actualmente todos los consulados en México y en Estados Unidos, expiden ya dicha matrícula nunca antes pensada por otros gobiernos.

Las fronteras fueron hechas por el hombre, celoso de delimitar lo que no es de él, sino de este mundo en el que todos habitamos. La globalización, lejos de afectar únicamente a los gobiernos o a las grandes empresas, tienen repercusiones directas sobre la vida de los individuos. Decía Carlos Castillo Peraza: "más mundo y menos globo". Démosle un rostro más humano de solidaridad a la globalización mundial.

A este avance del discurso no dudo que los ciudadanos de los Estados Unidos de Norteamérica sean amigos; lo que nos pone incómodos es que algunos congresistas de los Estados Unidos no estén actuando como sus electores piensan. No existe congruencia entre ellos.

Ejemplo de esta buena vecindad y entendimiento y congruencia en el tema de globalización es el de Canadá, con quienes tenemos acuerdos agrícolas, acuerdos laborales que dan flujos migratorios en forma segura y eficiente.

Por eso, señor secretario Derbez, le pido ante este Pleno democrático, nacionalista y plural que juntos el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo, le manifestemos al Presidente Jorge Walter Bush y al Congreso de los Estados Unidos nuestro rechazo al muro. Y pedir, como buenos y eternos vecinos, el veto del Ejecutivo norteamericano a estos congresistas atrevidos e incongruentes. Muro que viola todo concepto de libertad y unidad.

Le pregunto, señor secretario, ¿qué puede abonar sobre lo anterior a nuestra relación con Canadá, la cual es buena? ¿Qué ventajas tenemos para explotar mejor la relación comercial con el propio Canadá? ¿Cuál es la relación que actualmente guarda el Estado mexicano en relación a esta nación? Gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Mohamar. Tiene la palabra hasta por cinco minutos, el señor licenciado Luis Ernesto Derbéz, secretario de Relaciones Exteriores.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbéz Bautista: Muchas gracias, señor Presidente. Diputado, muchísimas gracias por sus comentarios y por su pregunta. Desde el inicio de la administración del Presidente Fox se consideró que el socio olvidado era el gobierno de Canadá y que, en el triángulo que representaba el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, deberíamos responder a Canadá como uno de los dos actores principales en el proceso de integración.

Con Canadá nos unen 60 años de relaciones. Nos une también un programa exitoso de trabajadores migrantes y nos une una relación muy clara de visión común en cuanto a multilateralismo y derecho internacional. Nos une también una frontera común.

Así como nosotros hoy nos encontramos padeciendo la preocupación del muro, los canadienses están preocupados de que por primera vez se les haya impuesto, como condición para ingresar a sus ciudadanos a los Estados Unidos, la necesidad de un pasaporte con características especiales.

Esto muestra que en el contexto de México y Canadá hay cosas que nos dan mayor comunidad y debemos explotarla. Esto es parte del propósito de la alianza particular que hemos establecido con Canadá: Uno, robustecer nuestros programas de trabajadores migratorios y hacerlos en mayor volumen, tanto en términos de provincias en las cuales pueden participar los ciudadanos como actividades. Esto permitirá tener una mejor relación y un desahogo de manera legal, ordenada y segura a nuestros trabajadores temporales, diputado.

Segundo, estamos estableciendo con ellos un programa de coordinación para que temas que perjudican en el proceso de la relación comercial con los Estados Unidos, dentro del Tratado de Libre Comercio, sean temas que podamos conjuntamente plantear ante nuestro vecino común.

Tercero, en el ASPAN Canadá es importante. Es importante para nosotros: uno, porque refleja la necesidad de trabajar mucho más en desarrollo y poner la atención adecuada y correcta en seguridad, pero también porque Canadá ha agregado un elemento que le es fundamental y que es el elemento de protección ambiental. Eso nos permite que en esta definición del proceso que se puede dar de coordinación en el futuro, Canadá nos apoye en cosas que nos preocupan, desarrollo; nos permita tener capacidad para negociar aquellas al nivel que corresponde pero que le preocupan a los americanos, seguridad, y que todos entendamos la necesidad de resolución al tema ambiental, particularmente en nuestra región.

Y por último, con Canadá nos une algo que es fundamental: la presencia de ambas naciones en los organismos regionales para poder dar más fuerza a la posibilidad multilateral en acciones de seguridad, en acciones de cultura y en acciones de desarrollo, no sólo en la zona de América del Norte sino también en la zona total del Caribe, Centro América y Sudamérica. Y en eso, diputado, es en lo que estamos trabajando, esa es la coordinación y esa es la gran incorporación de un socio que no estaba en el mapa y que hoy cada día está mucho más presente en nuestra relación bilateral y trilateral, así como en la relación regional tan importante para México. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario. Tiene la palabra la diputada Elia Hernández Núñez, del grupo parlamentario del PAN, para la réplica hasta por dos minutos.

La diputada Elia Hernández Núñez: Con su permiso, señor Presidente. Desde el inicio de la administración del Presidente Fox, se ha trabajado por el establecimiento de nuevos organismos que permitan que la migración entre nuestro país y Estados Unidos se realice de manera legal, segura, ordenada y respetuosa de los derechos humanos.

El tema migratorio impulsado por esta administración, ha sido considerado dentro de la agenda legislativa de los Estados Unidos y está siendo discutido dentro de la sociedad estadounidense, dando mayor visibilidad a nuestros inmigrantes en la Unión Americana. Nadie como hoy, nadie como el Presidente Fox había tratado el tema, lo subió a la mesa de discusión en este país y en el otro lado; nadie como el Presidente Fox había hecho tanto por el tema.

A la par de promover las discusiones migratorias en el ámbito bilateral, México desarrolla acciones amplias en materia de protección consular. Muestra de ello fue el diseño de un programa especial para reforzar las actividades de protección consular a través de un esquema especializado de asesorías legales externas sin costo para los connacionales. Se generó un programa específico de atención a mujeres y menores de edad y nuestros consulados ofrecen asistencia para casos de restitución, custodia y pensiones alimenticias para menores. Se reforzó el Programa de Consulado Móvil y los Programas de Apoyo Económico a Mexicanos en Situación de Indigencia y el Programa de Repatriación de Personas Vulnerables, así como el Programa de Asistencia Jurídica a Casos de Pena Capital. Y gracias a la expedición de más de cinco millones de matrículas consulares de alta seguridad, nuestros connacionales en Estados Unidos pueden abrir cuentas bancarias y pagar menores costos en el envío de sus remesas.

Finalmente, no cabe duda que debe seguir siendo una constante nuestro rechazo a toda medida unilateral que no contribuya al entendimiento y que entorpece el diálogo para un acuerdo migratorio, pero también deberá ser una constante el trabajo permanente y decidido en esta soberanía para ofrecerles a todos los mexicanos un porvenir más digno y justo que termine por poner fin a décadas de pobreza que alienta la migración. Tanto en la búsqueda de un acuerdo migratorio…

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Concluya por favor, diputada.

La diputada Elia Hernández Núñez: … como en la generación de mejores condiciones de vida en nuestro país, insistimos, vamos todos. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias diputada Elia Hernández. Tiene la palabra hasta por cinco minutos el diputado Erick López Barriga, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

El diputado Erick López Barriga: Con su permiso, diputado Presidente. Compañeras diputadas, diputados. Señor secretario. En febrero de 2003 usted afirmó con relación al tema migratorio que ya no buscaría "la enchilada completa" con Estados Unidos, sino acuerdos parciales que al final permitieran avanzar en este asunto. En 2006 podemos decir con seguridad se cumplieron parcialmente sus promesas.

Cumplió con lo prometido a Estados Unidos de aceptar que se nos impusieran una serie de medidas que han provocado sumisión y dependencia hacia dicha nación y más humillación y dolor a nuestros connacionales al permitir que sus inspectores operaran en aeropuertos mexicanos; violando la dignidad de nuestras ciudades y la soberanía de la nación al no decir ni hacer nada ante el sellamiento y la militarización de la frontera, al aceptar la utilización de balas de goma, así como la operación del Programa de Repatriación que ha otorgado los instrumentos para la deportación masiva de migrantes mexicanos.

Hoy, el gobierno panista de "el cambio"; ahí está el cambio. Nos refleja un saldo de cerca de 500 mil connacionales que emigran cada año y más de dos mil personas muertas en el sexenio tan sólo en el intento.

Habla de 300 millones de cruces sin problema, señor secretario, pero nosotros hablamos de otro tipo de cruces; nosotros hablamos de las cruces de los migrantes no de las personas que van a hacer shopping a Estados Unidos.

La frontera entre México y los Estados Unidos es hoy la línea divisoria más militarizada del mundo, entre dos países que no están en guerra. Menos mal que somos socios y no enemigos.

La autorización para la construcción de un muro de mil 123 kilómetros en la frontera norte es un agravio para el pueblo de México y un acto de beligerancia inaceptable; es el muro de la reacción, de la vergüenza y del fracaso de la defensa de nuestros migrantes. El gobierno federal envió una nota diplomática al Departamento de Estado norteamericano; ni siquiera le contestaron.

Señor secretario. El Presidente Bush acaba de firmar el decreto para construir el muro. ¿Qué cara tiene usted ahora para estar aquí frente a nosotros? Cómo puede hablar de éxito, si es un fracaso, señor secretario. Perdió, perdió para desgracia de todos los mexicanos.

Mi pregunta es, ¿por qué hemos llegado hasta aquí? No es suficiente una nota diplomática para revertir los efectos perniciosos que las políticas estadounidenses, facilitadas por esta administración están causando contra nuestros migrantes.

Dice usted que se ganó la posición de Bernardo Sepúlveda en la Corte Internacional. Vayamos entonces al máximo tribunal internacional, a todos los foros y defendámonos contra esta ofensa al pueblo de México. ¿No bastaron señor secretario seis años, para convencer a los estadounidenses de la necesidad de un acuerdo migratorio integral? Infórmenos señor canciller, los resultados de los cuantiosos recursos autorizados por este Congreso, para el cabildeo en Estados Unidos.

La Secretaría no ha sido capaz de difundir allá y aquí, la contribución positiva neta a la economía estadounidense de los michoacanos y guerrerenses en Chicago; de los guanajuatenses en Dallas; de los poblanos en Manhattan, de los zacatecanos en Los Angeles y en Sacramento, por decir algunos––.

Hasta ahora nos ha ido muy mal, señor secretario. Ante la ola antiinmigrante impuesta en Estados Unidos, se han perdido muchas batallas en los congresos locales estadounidenses para evitar la aprobación de medidas cada vez más graves contra la conquista de los derechos de nuestros migrantes.

La administración foxista fue incapaz de hacer entender al gobierno estadounidense que el tema migratorio debe de ser abordado partiendo del principio de la responsabilidad compartida. ¿Cómo avizora usted que se podría disminuir la brecha del desarrollo entre el norte y el sur de México y entre México y sus dos socios del TLC, de manera que lleguemos a la raíz del problema migratorio?

Finalmente, quiero decirle que la aprobación en el Comité Jurídico del Senado estadounidense, de una iniciativa de ley sobre migración durante el mes de mayo pasado, parecía la conquista de los derechos adquiridos por nuestros migrantes en Estados Unidos. No obstante, el gobierno foxista quiso adjudicarse este logro. Tranquilo. Tranquilo.

Vicente Fox se fue de bruces, situación que ocasionó que esta iniciativa fuera percibida concluyo señor Presidente, fuera percibida como promexicana por los representantes más conservadores de Estados Unidos. Esto es injusto e inaceptable, ya que las conquistas hasta ahora son únicamente gracias a los cientos de miles de mexicanos…

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Permítame, diputado. Les pido silencio por favor. Concluya, señor diputado.

El diputado Erik López Barriga: … esto es injusto e inaceptable ya que las conquistas hasta ahora son únicamente gracias a los cientos de miles de mexicanos que lograron en muy poco tiempo lo que la administración que agoniza no alcanzó en todo un sexenio. Agradezco sus respuestas secretario.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Tiene la palabra el secretario Luis Ernesto Derbez, hasta por cinco minutos.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchísimas gracias, señor Presidente, diputado muchas gracias por su comentarios y por sus preguntas.

Quisiera poner en claro primero, que también hay potosinos en Dallas y que el gobierno de México ha hecho una visión muy clara de lo que contribuyen y en los últimos tres años hemos llevado a cabo una serie de estudios que permiten presentar de manera clara y evidente, los beneficios de las comunidades migratorias a las zonas en las que se ubica y esto ha sido una política que hemos llevado a cabo a bajo costo y que no ha tenido ese efecto de cuantiosos recursos de cabildeo que, en realidad, no se han gastado en esta administración.

Lo que se ha hecho, es precisamente lo que usted indica: tener una relación muy clara con las organizaciones de origen mexicoamericano y también de otras nacionalidades para que, conjuntamente, se hagan planteamientos que permitan cada vez más llevar a cabo la voz y la presencia de esas comunidades en la solución de un tema que les atañe a ellos y nos atañe a nosotros.

Esto es resultado en éxitos, éxitos que pueden o no ser reconocidos a nuestra administración, pero que tienen que estar referenciados con respecto al Instituto de los Mexicanos en el Exterior,. organización que pronto se reunirá aquí en su consejo ejecutivo y que ha hecho planteamientos claros a nombre de los mexicanos en Estados Unidos respecto a la necesidad de esta reforma. Hemos trabajado con ellos, hemos creado una organización y esta organización ha creado, a su vez, una caja de resonancia que tiene esta capacidad. Esto es conocido por muchos de ustedes, porque muchos de ustedes han estado en contacto con ellos.

Desde el punto de vista de la visión de los efectos perniciosos, tenemos que reconocer que hay grupos en los Estados Unidos, que están llevando campaña en contra de esta regularización; pero también tenemos que reconocer que, organizaciones religiosas, organizaciones de la sociedad civil, grupos empresariales, gobernadores, diputados, senadores y la misma Casa Blanca, ya se han pronunciado a favor de una reforma integral.

En ese pronunciamiento se nos han cruzado los tiempos electorales en los Estados Unidos; no conozco exactamente qué es lo que ha afirmado hoy el Presidente Bush. Hay varias cosas que están en la mesa, pero aún en el supuesto de que aprobase, como él mismo ya lo indicó, esta legislación, el posicionamiento de este gobierno tiene que continuar siendo la preocupación de que haya una reforma integral, que permita que todos aquellos que van en busca de empleo a los Estados Unidos, lo hagan por los canales legales y por los canales que les permite tener a ellos seguridad en su persona.

Y eso se obtiene con un programa de trabajadores temporales, porque obtenido ese programa, no tendrán que pasar por la frontera y no tendrán que afrontar el muro y será un muro de afrenta simplemente a la relación bilateral, pero no de afrenta a las personas si logramos conseguir este acuerdo migratorio y este acuerdo de trabajadores temporales.

Y nos toca a todos trabajar en la diferencia norte-sur de México. Usted mencionó, diputado, con razón, que qué se nos ocurre que pueda ser esta solución. Bueno, el gobierno del Presidente Fox ha insistido que necesitamos una serie de reformas estructurales legales que le permitan a esta economía ser competitiva y tener la capacidad de generar empleos aquí y ése sí es un agravio mayor para nuestros ciudadanos, el hecho de que por no actuar de una manera concertada todos aquellos que tenemos esta responsabilidad no se generen los empleos en nuestro país y estemos obligándoles a ir a los Estados Unidos. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, secretario Derbez. Hasta por dos minutos para hacer uso del derecho de réplica, tiene la palabra el diputado Antonio Soto Sánchez, del grupo parlamentario del PRD.

El diputado Antonio Soto Sánchez: Con su permiso, señor Presidente. La sumisión a Estados Unidos, secretario, impidió el desarrollo de una política exterior autónoma. Ese alineamiento casi total restó fortaleza a nuestro país en la región de América Latina; esta administración dio la espalda a América Latina provocando tensiones innecesarias con países que han sido históricamente prioritarios en nuestras relaciones geopolíticas.

La diversificación de nuestras relaciones políticas y comerciales se encuentra en un franco retroceso a pesar de los innumerables encuentros con jefes de Estado y de gobierno llevados a cabo por el Presidente Fox. Así es entonces que la dependencia con Estados Unidos es impresionante y nos da resultados muy negativos esa relación que se ha concentrado tanto con Estados Unidos: promulga Bush la ley para la construcción del muro. Y yo aquí le voy a dejar para que vea los términos en que fue promulgada esa ley.

No me gusta utilizar palabras fuertes; me parece vergonzoso para los mexicanos. Ustedes ya se van pero nos dejan agraviados y le han dado un puntapié al Presidente en su trasero con esa determinación, después de que hemos asumido una posición de subordinación y de vergüenza en el manejo de la política exterior que ha encabezado él y que usted le ha secundado.

Lo que tiene que ver rápidamente con las relaciones en América Latina; lo de Centroamérica que usted ha dicho en su discurso de la instalación de la refinería no es estratégico para México; es estratégico para los intereses de los grandes industriales, porque les vamos a vender petróleo barato, mano de obra barata en Centroamérica y van a hacer negocio con nuestro crudo en beneficio de los Estados Unidos. No defienden la política exterior, sino defienden los intereses de los grandes empresarios de Norteamérica. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Soto. Tiene la palabra la diputada Arely Madrid Tovilla, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, hasta por cinco minutos.

La diputada Arely Madrid Tovilla: Con su venia, señor Presidente. Compañeros legisladores, señor secretario. La política exterior de este gobierno ha estado marcada por la ausencia de objetivos claros y en consecuencia, de una estrategia que permitiera colocar a México de manera conveniente para protegerse de un entorno internacional muy competido y lleno de incertidumbre.

Hoy la administración foxista presume, como uno de sus principales logros, haber avanzado en la lucha por los derechos humanos a nivel internacional. Sin embargo, poco tiene que presumir. En un tema toral para los mexicanos como el respeto de los derechos de los migrantes perdóneme que le repita hubo un total fracaso.

La diplomacia mexicana me refiero a la de este gobierno porque, señor secretario, son asuntos de este gobierno, no de un secretario y no a la profesional que aún merece todos nuestros respetos no pudo obtener un trato digno para nuestros connacionales que, en los últimos años, se cuentan por millones, los cuales se han visto forzados a ir a otro país, en especial a Estados Unidos, en búsqueda de mejores condiciones de vida.

Mientras que el gobierno federal se ufanaba al anunciar con bombo y platillo la negociación y eventual suscripción de un acuerdo migratorio, el Congreso estadounidense decide ampliar el muro fronterizo que nos divide, lastimando la dignidad de nuestros connacionales, sin que se haya alzado fuertemente la voz del gobierno mexicano. Sólo una nota diplomática es lo que vimos. Incluso el día de hoy el Presidente Bush promulga la ley para la construcción del muro, de lo que concluimos, señor secretario, que ni nos dejó usted acuerdo migratorio y sí un muro que no es posible que seamos tan lentos ante tanta agresión. Creo que es necesario que se pongan las pilas, señor secretario.

El logro de acuerdos y la cooperación no fueron su fuerte en la política exterior de este gobierno. Si la relación con el norte es compleja, la que tenemos con los países del sur todavía deja mucho más que desear.

En estos años se intentó darle un impulso a un mecanismo de cooperación con Centroamérica, a través del Plan Puebla-Panamá, como producto de aquella cumbre de los países centroamericanos y México, que se celebró precisamente en Chiapas hace poco más de una década.

Los resultados de ese Plan no pueden ser más mediocres. Todo se redujo a una operación de una costosa oficina presidencial que terminó siendo algo así como el patito feo de la administración pública y que, después de ubicarse en la Cancillería, porque nadie más aceptaba quedarse con ella, tuvo cuatro titulares tan solo en cinco años.

Pero el fracaso de la política de cooperación internacional no sólo se refleja en el Plan Puebla-Panamá. También es evidente en otros asuntos fundamentales para los chiapanecos. Ahí, como usted sabe, el año pasado ocurrió uno de los peores desastres naturales de las décadas recientes. No se vio la presencia de la Secretaría de Relaciones Exteriores, pese a que esa zona debiera ser prioritaria por su importancia estratégica en todos los sentidos.

Además de los problemas naturales relacionados con la frontera, en un intenso intercambio económico y sobre todo de personas, el gobierno federal no ha logrado hacerle frente a los problemas migratorios y a una preocupante y creciente violencia social vinculada con la delincuencia organizada.

Señor secretario, cada día aumentan más las presiones en la frontera sur, debido a la numerosa migración de Centroamérica y porque el gobierno, este gobierno, asumió erróneamente el compromiso con los Estados Unidos para la contención, para impedir que gente de Centroamérica llegara hasta su destino final.

Por eso le pregunto concretamente, señor secretario: ¿Qué beneficios ha traído para México el haber ignorado a Centroamérica, el haber borrado de su agenda la frontera sur, a pesar de lo que usted dijo en su intervención inicial, más allá del compromiso de construir la refinería mesoamericana, un asunto estrictamente de carácter económico? ¿En dónde están los resultados palpables y creíbles que ha traducido la supuesta política exterior humanista de este gobierno foxista? Gracias por sus respuestas.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, diputada Madrid. Tiene la palabra el licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista, hasta por cinco minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchas gracias, Presidente. Quisiera empezar, si me lo permite, con la venia, dando respuesta a un documento que me entregó el diputado Soto, para aclarar únicamente que la noticia que me fue entregada no corresponde todavía a la aprobación de la Ley HR6061. Y quisiera aclararlo simplemente para que vayamos entendiendo que hay muchísimas cosas que ocurren allá.

Esta aprobación que efectivamente ha afirmado y promulgó hoy el Presidente Bush, se refiere en realidad al presupuesto del Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos para el 2007 y es un anexo, un adendo que se le hace a ese presupuesto, efectivamente, por mil 200 millones de dólares americanos para la construcción de cercas, pero no se ha firmado la HR6061.

Yo quisiera responder diputada, diciéndole que el Plan Puebla-Panamá, a pesar de que haya tenido cuatro titulares, como usted lo menciona en los últimos seis años, ha logrado lo siguiente:

Uno. La suscripción de acuerdos como el acuerdo en materia de desarrollo urbano y turismo, y la conformación del Consejo Mesoamericano de Competitividad.

Ha implementado un programa de construcción de carreteras y de desarrollo de una serie de conexiones, tanto desde el punto de vista de energía como de energía eléctrica, por un total de casi tres mil millones de dólares, que están documentados en proyectos que se han llevado a cabo bajo este concepto.

También ha impulsado el programa Mesoamericano de Vigilancia Epidemiológica, que es importante para México por las repercusiones que podría tener sobre nuestro país la problemática de salud que se da en Centroamérica.

Y desde el punto de vista de lo que tenemos por la Comisión Técnica Regional del Componente de Desarrollo Agropecuario y Rural, han realizado ya el análisis de impacto regional para el desarrollo de proyectos agrícolas.

Es un programa que efectivamente no ha sido bien publicitado, pero que es un programa que está ayudando desde el punto de vista de lo que estamos logrando, a la creación de la infraestructura necesaria para que se tenga la capacidad de desarrollo en esa región. Y dentro de este programa hay un programa de energía, necesaria para que pueda haber un desarrollo económico de Centroamérica. Y eso en sí es la parte que corresponde al programa de inversión o al proyecto de inversión de energía mesoamericana.

Los beneficios que hemos recibido por lo mismo es:

Uno. Mejor coordinación con los gobiernos de Centroamérica en estos temas de salud, de seguridad, combate al narcotráfico y construcción de infraestructura para el desarrollo.

Dos. Hemos creado un grupo mesoamericano que incluye desde México hasta Ecuador y que nos está permitiendo hoy tener posiciones comunes en temas importantes para México como lo es migración, como lo es energía. Y estamos también construyendo una relación privilegiada que nos va a permitir que problemas de salud que podrían afectar a nuestra nación de una manera indirecta afectando efectivamente nuestra soberanía sean resueltos en su punto de origen y no en el traspaso de personas que vendrían por nuestro territorio.

Y efectivamente, la preocupación que usted menciona y que es correcta es una preocupación del respeto de los derechos humanos de los migrantes centroamericanos y sudamericanos que pasan por nuestra frontera sur.

Nuestro programa inicial contemplaba únicamente la frontera norte. Hoy tenemos un programa que contempla la frontera sur por la preocupación de esta administración de dar el trato que pedimos para nuestros ciudadanos al Gobierno de Estados Unidos, a aquellos ciudadanos centroamericanos que pasan por nuestro territorio. Muchas gracias.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, señor Secretario. Para réplica, hasta por dos minutos, tiene la palabra el diputado José Edmundo Ramírez Martínez, del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

El diputado José Edmundo Ramírez Martínez (desde la curul): Gracias, señor Presidente.

Lo tenemos que decir aquí claramente. La política exterior de la actual administración ha sido ostentosa en el discurso, torpe en el actuar y pobre de resultados, señor secretario. Se ha fallado mucho.

Si en algún tema el Presidente Fox ha tenido el pleno y el total respaldo del Poder Legislativo ha sido precisamente en este tema, en el asunto migratorio. El objetivo de lograr un acuerdo era tan ambicioso como necesario, pero nuevamente falló el talento en la operación y el talento en la interlocución. En consecuencia, nos quedamos sin una agenda sustantiva con los Estados Unidos.

Abordo algunos datos, señor Secretario: 575 mil mexicanos en promedio por año se vieron obligados a abandonar el país para buscar trabajo; 12 por ciento de la población mexicana ya vive en los Estados Unidos; tres billones y medio de mexicanos en todo este sexenio abandonaron sus comunidades y abandonaron sus familias.

Se ha presentado un aumento desmedido en los asesinatos, agresiones, violaciones, abusos en contra de los migrantes mexicanos. Y ejemplos usted lo sabe tenemos muchos y a diario. Más de 500 migrantes mexicanos han muerto en su intento por cruzar la frontera en lo que va de este año.

Las cifras se incrementan y se calcula que son 1.5 muertes por día. Estas cifras, señor secretario, nos arrojan un saldo verdaderamente catastrófico. México es el país con la mayor perdida neta anual en el mundo por concepto de migración internacional.

Usted y el Gobierno se han refugiado en el silencio y en la negativa a reconocer los hechos. Ha existido desprecio a lo realizado con…

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Concluya, señor diputado Martínez.

El diputado José Edmundo Ramírez Martínez (desde la curul): Concluyo. Apunto, señor secretario. Los medios de comunicación han documentado el caso de Saúl Arellano, hijo de Elvira Arellano, refugiado en una Iglesia en Chicago, que no ha desafiado una orden de deportación. Informo, señor secretario, que el caso de Saúl y de Elvira es un caso de tres y medio millones de mexicanos: hijo de mexicanos que viven en Estados Unidos.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Concluya, señor diputado.

El diputado José Edmundo Ramírez Martínez (desde la curul): Usted y el Presidente Fox han levantado un muro… Cálmense compañeros. Usted y el Presidente Fox han levantado un muro más resbaladizo, más resbaladizo que el que hoy Bush ha promulgado.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Concluya, diputado Martínez, se acabó su tiempo.

El diputado José Edmundo Ramírez Martínez (desde la curul): Concluyo, señor Presidente. Sin embargo, quiero decirle que este muro, este muro, sin duda el muro de usted, el que ha levantado usted y Fox, es un muro que la fuerza de la verdad y la fuerza de la historia lo va a derrumbar.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Para formular su pregunta tiene el uso de la tribuna la diputada Sara Isabel Castellanos Cortés, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, hasta por cinco minutos.

La diputada Sara Isabel Castellanos Cortés: Doctor Luis Ernesto Derbez Bautista, secretario de Relaciones Exteriores, bienvenido a esta Cámara de Diputados. Como todos sabemos, a lo largo de su historia, México ha hecho de su política exterior el eje fundamental de su identidad como nación soberana en el contexto mundial, especialmente ahora cuando la globalización de las relaciones internacionales, comercio, información y comunicaciones, impacta de manera profunda la vida interior de los países.

En este contexto, resalta nuestra convicción de que la poca o casi nula experiencia, sensibilidad personal y claro desconocimiento del Presidente Fox frente a los distintos temas de la política exterior, impusieron dinámicas y tensiones excesivas a la diplomacia nacional y provocaron una serie de incidentes, malos entendidos y desencuentros que eran, a nuestro juicio, absolutamente innecesarios y evitables, al grado que ni siquiera los buenos oficios y capacidad de los integrantes del cuerpo diplomático mexicano, pudieron superar la propensión al conflicto.

Afortunadamente, más allá de la coyuntura, seguimos contando con un cuerpo diplomático y un servicio exterior capacitado, profesional y con la experiencia suficiente para remontar errores, corregir desviaciones y poner el nombre de nuestro país en alto.

Superando la tentación de detenernos en temas que ya resultan intrascendentes frente al revelo inminente de la administración pública federal, y que no conocemos aún a detalle la propuesta que en materia internacional planteará el gobierno entrante, quisiéramos ocuparnos sólo de explorar algunos temas específicos:

Nos interesa conocer el estado que guarda uno de los tópicos que mayor polémica desató a lo largo de los últimos años, la eventual participación de fuerzas mexicanas de seguridad en operaciones para el mantenimiento de la paz, encabezadas por la ONU. El tema ha cobrado nueva relevancia y actualidad por la evidente degradación de las condiciones de paz y seguridad internacional en regiones como el Medio Oriente o los conflictos en Líbano y la persistente inestabilidad en países como Irak, entre los principales focos de tensión mundial aún vigentes.

De igual forma, en el ámbito regional nos preocupa resolver la agenda sobre migración, seguridad y comercio bilateral con los Estados Unidos. No olvidemos que el muro con que se pretende bloquear el acceso de nuestros connacionales a ese país incluso tendrá efectos determinantes para el medio ambiente y la sobrevivencia de especies animales en la región, lo que evidentemente resulta violatorio de los acuerdos bilaterales que dieron origen a instancias como la Comisión de Cooperación Ambiental del Tratado de Libre Comercio.

Señor secretario. Deseamos conocer ¿sigue siendo válida la posición de la Cancillería mexicana sobre una posible participación de nuestro país en operaciones para el mantenimiento de la paz, lideradas por la ONU sólo en escenarios de ayuda humanitaria urgente? ¿Cuáles son sus expectativas, al final de la actual administración y comienzos de la siguiente, en el caso de las iniciativas del Congreso norteamericano, para endurecer en nombre de la seguridad interna las medidas contra nuestros connacionales?

Lo anterior, sin olvidar la crisis de orden ecológico que implica el riesgo de sobrevivencia de especies enteras de vida animal silvestre en ambos lados de la frontera, por la construcción de barreras que impidan su libre desarrollo y proliferación. Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias diputada Castellanos. Tiene la palabra el licenciado Luis Ernesto Derbéz, hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbéz Bautista: Muchas gracias, señor Presidente. Diputada, muchas gracias por sus comentarios y sus preguntas. Quisiera decirle que la posición del canciller, no de la Cancillería, ha sido que la participación mexicana en misiones de paz, bajo la égida de Naciones Unidas, debería ser discutida en nuestro país como uno de los temas que tendremos que ver en largo plazo. El Presidente de la República ha determinado de manera clara e inequívoca que en su Presidencia no habrá participación de las fuerzas armadas en ninguna misión de esta naturaleza.

Creo sin embargo en lo personal– que es importante, dentro de este contexto de la discusión de qué tipo de política de Estado exterior tendría que plantearse, que éste es uno de los temas que tendría que llevarse a la mesa de debate.

En cuanto a la agenda de reforma migratoria, desafortunadamente el proceso electoral de los Estados Unidos como he mencionado ha llevado a que las consideraciones de seguridad y particularmente de construcción unilateral de un muro sea el punto culminante de la discusión en el Congreso norteamericano, olvidándose de la aprobación de legislación como se mencionó también aquí en mayo que contiene elementos totales de la reforma integral; que se requiere no solamente hablar de muros o funciones y actividades en protección de la frontera, sino también de regularización de los ciudadanos de cualquier nacionalidad, entre paréntesis, no únicamente mexicanos en los Estados Unidos, y también de programas de trabajadores temporales que permitan una migración legal, ordenada y segura, como lo ha manifestado el gobierno del Presidente Fox desde el principio.

El riesgo ecológico al que usted hace mención no ha sido considerado en este debate en los Estados Unidos que ha aprobado la legislación de la casa de representantes denominada HR6061, tanto por la Cámara de Diputados como la Cámara de Senadores americana. Y es una de las grandes omisiones que tendrán que plantearse como parte no solamente de la defensa, sino también de las razones por las cuales no debe construirse un muro de esta naturaleza entre nuestras dos naciones.

Los elementos que se puedan agregar en esa dirección serán elementos utilizables para que retos que probablemente se darán dentro del contexto norteamericano a la construcción de un muro, por razones de medio ambiente, sean planteados en juzgados de los Estados Unidos. Y nosotros creemos que todos éstos son los elementos que nos llevan a la conclusión de que paulatinamente en la medida en que vayamos haciendo conciencia en nuestras contrapartes en los Estados Unidos, de los diferentes elementos que muestran con claridad la razón por la que no es la solución al punto de seguridad, y tampoco es una manera de tener una relación bilateral adecuada, se podrá dar esa resolución. Éstos son algunos de los temas que hemos planteado en nuestra carta diplomática que hemos enviado como nota al Departamento de Estado y al Gobierno de los Estados Unidos. Muchas gracias, diputada.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, señor secretario. Para réplica, hasta por dos minutos, tiene la palabra la diputada Sara Isabel Castellanos Cortés, del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista.

La diputada Sara Isabel Castellanos Cortés: Muchas gracias, señor Presidente. Respecto de la eventual participación de México en operaciones de mantenimiento de paz creemos que una buena parte del problema radica en que no ha habido un debate real y se asiente sobre el tema. Estamos ciertos que la participación mexicana en las misiones de paz debe discutirse de forma amplia, superando equívocos o contradicciones. La reflexión debe de ser integral, no sólo en la coyuntura de la actividad presidencial, incluyendo la necesaria consideración de las posiciones que tengan al respecto las expresiones políticas y partidistas representadas en las Cámaras del Congreso de la Unión.

No aspiramos a ser sólo fuerza espectadora o testimoniales de la política exterior mexicana, sino coautores de la misma, aunque siembre la observancia de los rangos de competencia que constitucionalmente corresponden al Ejecutivo de la nación, como jefe del Estado mexicano.

Y en el tema específico de nuestra relación fronteriza con el vecino del norte esperamos que dentro del respeto a la soberanía de cada nación se enfaticen los esfuerzos de conciliación y negociación para un nuevo acuerdo bilateral en materia migratoria, que logre superar la deshonra de los muros y las armas como signo distintivo de una frontera tan rica, plural y compleja como la que compartimos con los Estados Unidos. No son las fronteras las que separan a los pueblos, sino la incapacidad para entenderse mutuamente y lograr los mínimos acuerdos de coexistencia y convivencia.

Ojalá que bajo esta realidad humana podamos reencauzar para la próxima administración nuestra política binacional con América del Norte. Muchas gracias.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias diputada. A continuación tiene la palabra para formular su pregunta el diputado Ramón Valdés Chávez del grupo parlamentario de Convergencia hasta por cinco minutos.

El diputado Ramón Valdés Chávez: Con su permiso, señor Presidente. Compañeras y compañeros diputados. Señor secretario. Personalmente lo considero un economista preparado que se inició como secretario de Economía, lugar que era el más adecuado para usted; sin embargo, me pregunto, ¿por qué el Presidente Fox desperdició un buen secretario de Economía para tener un secretario de Relaciones Exteriores cuestionado? Porque usted no tenía la preparación diplomática ni el currículum que le respaldara para ocupar dicho cargo tan importante para México, donde tradicionalmente nuestro país se ha distinguido por su manejo diplomático tradicional y aterciopelado.

Las crisis de relaciones que hoy enfrentamos con Cuba, Venezuela, Bolivia, Argentina, Brasil y otros, podría haber sido menor si México hubiera mantenido un espíritu americanista. Para nuestra vergüenza, México se ha mostrado más como parte del problema que de las soluciones. Sería conveniente revisar nuestra relación sin descuidar nuestros lazos comerciales amistosos con Estados Unidos y Canadá.

Vicente Fox, basado en su supuesta amistad con el presidente Bush creyó construir un acuerdo migratorio bilateral, que vendió a los migrantes y a los mexicanos en general la esperanza de una relación de iguales, pero ahora vemos la construcción de este muro de mil 200 kilómetros, criminalizando a más de 11 millones de migrantes indocumentados que por esa sola condición ya son delincuentes. Creo que en este efecto se equivocó rotundamente.

A pesar de la nota diplomática que usted envió recientemente, funcionarios de su Secretaría piensan que la construcción del muro nos auxiliará para evitar seguir exportando braceros. ¿Tendremos la capacidad suficiente de empleos para apoyar a esos mexicanos? ¿Acaso desconocen que la frontera tiene más de tres mil kilómetros.

La Asociación de Agricultores Occidentales que suma el 50 por ciento de los proveedores de productos frescos de Estados Unidos, se queja de la carencia de mano de obra para la cosecha de toneladas de frutas y verduras que se pudren antes de comercializarse. Proponen para combatir ese problema, se derogue la actual ley laboral concerniente a los trabajadores inmigrantes. Ante todo esto, ¿qué ha hecho el gobierno mexicano para lograr acuerdos migratorios definitivos o temporales? Las senadoras Dianne Feinstein y Bárbara Foxer, advirtieron que la crisis laboral se agravará en el sector agrícola, de no aprobarse la nueva propuesta de ley.

En materia de narcotráfico el gobierno de los Estados Unidos apoya con amplios recursos políticos y militares a los países que lo combaten. Pero es incomprensible ¿Por qué no emplea esos recursos en su propio país, para combatir su propio narcotráfico y consumo? ¿Por qué nunca hemos tenido el valor de alzar la voz y hacer ver esta realidad a nuestro vecino del norte, cuando la simple lógica nos dice que si hay productores es porque hay consumidores?

¿Con qué se pagan las remesas de cocaína, marihuana y demás drogas, en pesos mexicanos, colombianos, bolívares o en dólares? Todo esto ha traído a México violencia, terrorismo, crímenes inusitados que antes no se veían en México, mismos que son ordenados más allá de las fronteras, porque los resultados financieros no son para los mexicanos, son para los grandes capos americanos del crimen organizado y ante esto ¿qué podemos hacer?

En la frontera sur los problemas que tenemos con nuestros vecinos de Centroamérica, son similares a los que enfrentamos en nuestra frontera norte: alta migración de indocumentados, traficantes de seres humanos que sólo ven en cada individuo unos cuantos dólares, tráfico de drogas, importación de violencia y delincuencia bajo el anhelo de cruzar la República Mexicana para alcanzar el sueño americano, dejando a su paso delitos y pandillas como la Mara Salvatrucha.

Todo lo anterior son pendientes del gobierno mexicano con nuestros vecinos del sur. Debemos concentrarnos en esta realidad que se acrecienta y complica cada vez más. ¿Vamos a tratar estos temas como lo hace el gobierno americano con nosotros?

Nuestra relación con Cuba ha sido realmente desastrosa; la vieja amistad y respeto mutuos que manteníamos, se ha perdido. Cuba ha sido un baluarte de la libertad e independencia y nosotros no tan sólo nos hemos enemistado con ese país hermano, sino que tal pareciera que deseamos su aniquilación y trabajamos para ello. Es por eso que debemos recordar el apotegma juarista: "Entre los individuos como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz". Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, diputado Valdés. Tiene la palabra el licenciado Luis Ernesto Derbez, hasta por cinco minutos para dar respuesta.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez: Muchas gracias, señor Presidente. Diputado, muchas gracias por sus comentarios y sus inquietudes. Quisiera hacer una referencia importante y realmente la pregunta de mi nombramiento creo que corresponde responderla al señor Presidente de la República, pero tengo que hacer un planteamiento claro aquí; que cuando se habla de que México no está en sincronía con América Latina, la referencia específica, clara, constante, es a dos naciones: Cuba y Venezuela.

Con Bolivia el día de hoy tenemos un grupo de personas de Petróleos Mexicanos ayudándoles en la evaluación de cuál es la realidad de sus reservas gasíferas. Con ellos también hemos tenido una reunión en la cual estamos dándoles apoyo técnico para la visión de cómo tratar el tema indígena dada la experiencia que hemos obtenido en nuestro país.

Con Argentina tenemos terminado hace aproximadamente tres semanas, un acuerdo, que es un acuerdo de complementación económica que incrementa el libre comercio entre Argentina y México, en alrededor de 6 mil fracciones arancelarias.

Por ello, quiero hacer un punto muy claro. A pesar de que hubo un diferendo en la reunión de Argentina respecto al posicionamiento mexicano con respecto al ALCA, Argentina, país que encabezó como presidente de esa reunión una posición de Mercosur en la que decía que no le interesaba el libre comercio; ha estado realizando acciones de libre comercio con nuestra nación.

Veintinueve de 34 naciones participantes en esa reunión apoyaron la posición mexicana y no fue únicamente Estados Unidos y Canadá; fueron las 15 naciones del Caribe que nos respaldaron y fueron todas las naciones de América Latina, con excepción de los que hoy son miembros del Mercosur, incluyendo a Venezuela.

En el diferendo con Cuba, la relación con Cuba con excepción de la posición mexicana en cuanto a derechos humanos en foros multilaterales ha sido una en la que se mantiene una relación positiva. Hay comercio internacional, hay viaje de turistas, hay intercambio de médicos, hay intercambio de estudiantes y hay una presencia cultural muy fuerte de México en Cuba.

Por lo tanto, no es sobre Cuba lo que estamos platicando, sino un tema particular, que es el tema de la posición mexicana en lo que fue en su momento la Comisión de Derechos Humanos. Pero en vista de esto la Cancillería ha trabajado en la eliminación de las prácticas de la vieja Comisión, la constitución de un Consejo de Derechos Humanos y una nueva definición de cómo deben ser tratados los temas para evitar la politización. Y esto, diputado, ha sido el trabajo de México y esto ha permitido que en este año no haya esta discusión que fue tradicional por años, respecto de una resolución con respeto a Cuba en derechos humanos.

Este año no lo hubo, hay que reconocerlo y hay que reconocer que fue el trabajo de México en la constitución del Consejo de Derechos Humanos y Cuba, al afiliarse al Consejo de Derechos Humanos admitió de manera clara y específica que aceptaba ser evaluado por sus pares en el proceso de la situación de derechos humanos, lo cual es un planteamiento claro que permite ver cómo nosotros hemos logrado avanzar en esa línea y en lo que ha sido nuestra preocupación: que hubiera un análisis entre pares y no una acusación política al gobierno de Cuba.

Usted creo que hizo referencia a que ahora los agricultores de Estados Unidos están dando ya un apoyo a la reforma y creo que ésta es la manera, diputado, como van a ir ocurriendo las cosas; van a irse dando cuenta en Estados Unidos de la necesidad de que se cuente con mano de obra en condiciones de absoluto respeto a los derechos de nuestros trabajadores. Y eso, diputado, es un acuerdo de trabajadores temporales que el gobierno del Presidente Fox ha impulsado. Muchas gracias.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, señor secretario. Tiene la palabra el diputado Ramón Valdés, para réplica, del grupo parlamentario de Convergencia, hasta por dos minutos.

El diputado Ramón Valdés Chávez: Señor secretario, efectivamente hay muchas situaciones que se han tratado de corregir, como por ejemplo la nota diplomática que usted envió recientemente a Estados Unidos, cuando pudimos haberlo hecho mucho antes, cuando comenzaron a construir el muro. Con las primeras bardas de las que todos los mexicanos se quejaban, no hicimos nada, ahora sí lo hacemos.

En Latinoamérica efectivamente estamos recomponiendo las cosas, sin embargo no puede usted negar que hubo momentos de crisis reales entre el gobierno mexicano y el gobierno cubano, con Bolivia, con Perú mismo, Argentina, Venezuela, en fin. El problema es la política mexicana, la política exterior mexicana tradicionalmente como le decía yo aterciopelada, tranquila y serena no se ha visto en este sexenio.

Tenemos problemas en muchos lados, somos enemigos de muchas naciones y amigos de pocas desafortunadamente. Nuestro apoyo incondicional en todos los foros a Estados Unidos nos ha llevado a eso. Creo, señor secretario, que si la propia senadora Hillary Clinton está diciendo que es normal que se gaste en trabajos en contra del terrorismo, pero que no se use para fines electorales. Yo pregunto dónde está el cabildeo mexicano, dónde están los diplomáticos mexicanos para evitar todo eso. Gracias.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias, diputado Valdés. Para formular la pregunta, tiene la palabra el diputado Rodolfo Solís Parga, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, hasta por cinco minutos.

El diputado Rodolfo Solís Parga: Con la venia de la Presidencia. Señor secretario, tenemos algunas diferencias de opinión en algunas de sus respuest as a la réplica de compañeros diputados de aquí.

Señalaba usted que el tema de los derechos humanos y la reciente jurisprudencia aprobada tendríamos que señalar que no es una ley, es una jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sí aplica en términos de los extranjeros. Pero además se agrega al impedimento o a otra jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que deslegitima, prohibe a los trabajadores extranjeros migratorios indocumentados asociarse laboralmente, integrarse a los sindicatos existentes de Estados Unidos.

Éste no sería asunto sino meramente técnico-jurídico si no es porque nuestros cinco o seis millones de mexicanos, de trabajadores migratorios, precisamente pertenecen a grupos vulnerables por ser minorías en los Estados Unidos.

Se ha aprobado, entonces, el Tratado de Libre Comercio, la libre relación comercial, pero no se ha aprobado el libre tránsito de las personas. La experiencia de este instituto, el antecedente de este instituto de mexicanos en el extranjero lo tenemos en Las Casas, Guanajuato, cuando el Presidente Vicente Fox era gobernador del estado. Y efectivamente fue utilizado para efectos electorales.

La única promesa que Vicente Fox ha cumplido fue cuando en respuesta a otro adversario presidencial planteaba que no se necesitaban computadoras en las escuelas, que lo que se necesitaba eran jardineros, exportar jardineros. Hay que reconocer que ahí sí cumplió Vicente Fox.

Y nos faltaría tratar todavía el asunto del Tratado de Aguas del 42, en donde estamos pagando por anticipado agua a los Estados Unidos, dejando sin ese recurso a nuestros productores.

Todo este asunto implica la sumisión del gobierno de México al de los Estados Unidos. Y el Presidente ha sido un operador de esta política. Hay que acordarnos, en la Cumbre Mundial para el Desarrollo, el "comes y te vas", con el cual virtualmente, en los hechos, expulsó al Presidente de Cuba. Con esa frase Fox también pasa a la historia.

Las cosas no quedan ahí, en el 2004 expulsa al embajador de Cuba y retira de México a su embajador. ¿Por qué esta política de confrontación hacia Cuba? ¿Por qué no se respetan los preceptos de no intervención y de autodeterminación de los pueblos, consignados en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos?

En este mismo tenor la relación con Venezuela, las declaraciones denostativas respecto de Hugo Chávez, nos pusieron en riesgo de ruptura. Y el gobernante partido de la derecha oficialista, violentando las leyes y haciendo a un lado prácticas democráticas, utilizó la imagen del Presidente Chávez para hacer guerra sucia en el pasado proceso electoral. ¿No le parece muy grave echar mano de estos recursos para perjudicar a los adversarios políticos, sobre todo cuando con ello se lesionan relaciones con Estados y pueblos con seculares relaciones de amistad?

Por otro lado, es lamentable la casi ausente posición de México frente a hechos de violación de derechos humanos y del derecho internacional en naciones de Medio Oriente, como Líbano y Palestina. Le preguntamos, señor canciller, ¿Por qué el gobierno de México no ha hecho esfuerzos más contundentes para condenar la agresión al pueblo palestino por parte del gobierno de Israel, del Estado israelita? ¿Qué iniciativas ha promovido México en el seno de la Comisión de Derechos Humanos, para lograr la paz en Palestina y condenar este genocidio? Por sus comentarios y respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Arnoldo Ochoa González: Gracias diputado Solís. Tiene la palabra el licenciado Luis Ernesto Derbez, hasta por cinco minutos, para dar respuesta.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchas gracias Presidente. Una vez más, diputado, muchas gracias por sus comentarios y por sus preguntas. Quisiera iniciar diciendo que la construcción de muros fronterizos entre México y Estados Unidos no es una cosa nueva y que desde que tomamos la administración en la cancillería nuestra posición ha sido inequívoca en rechazo de esto como una solución al tema tanto de seguridad como de migración.

Pero nada más para que no quede duda, en el período de 1991 a 1994, en administraciones anteriores, se construyó un muro metálico de tres metros de altura a lo largo de 22 kilómetros desde la Mesa de Otai hasta la costa del Pacífico. Y entre Tijuana y San Diego, a lo largo de la línea divisoria, se construyó un muro fronterizo bajo una ley aprobada en 1996, conocida como la Ley de Reforma a la Inmigración Ilegal y Ley de Responsabilidad de Inmigración, así como la Ley de Reforma a la Inteligencia Nacional.

La construcción de la triple barda a la cual hoy se hace referencia, inició en 1995, cuando el entonces representante Duncan Hunter propuso entonces la iniciativa HR2202, donde se autoriza la construcción de dos bardas adicionales en el tramo de 14 millas entre Mesa de Otai y el océano Pacífico. Esta construcción de la triple barda se inició en febrero de 1997 y de 1997 a 2005 es que ha ido procediendo su construcción. El tema por lo tanto es un tema que viene del pasado. No justifica esto el que lo aprobemos en el presente, sin duda. Y por eso, la posición de la Cancillería ha sido clara en rechazo a las bardas y a la relación.

Usted mencionó una palabra y se ha mencionado varias veces que es importante, "tradición", en la política exterior. Y creo que éste es realmente el tema central de muchas de nuestras discusiones. La tradición indicaba que se tenía un cierto tipo de procesos, se mencionó "terso" en la relación diplomática, pero la tradición no contempla el siglo XXI y la nueva realidad de México y su inserción en el mundo.

Por ello es que tenemos que trabajar conjuntamente en una definición de cómo nuestra tradición y los principios que en ella están enmarcados y que son los principios constitucionales, deben hoy volcarse en estrategias que no necesariamente vulneran los principios, sino simple y llanamente adaptan estrategias que son nuevas para un mundo del siglo XXI.

En ese contexto es que hemos trabajado y no ha habido, con todo respeto lo digo aquí, apoyo incondicional a los Estados Unidos en todos los foros. No solamente Irak muestra esto sino también una gran cantidad de manifestaciones en las que hemos estados presentes en contra de posiciones del gobierno de los Estados Unidos en foros multilaterales.

Y en cuanto al tema de Palestina, mencioné previamente que en la segunda propuesta que se hizo, en donde ya quedaba claro que había el equilibrio buscado por México, México votó a favor de la propuesta y votó, por lo tanto, en contra de lo que proponían los Estados Unidos, en ese tema particular como en muchos otros.

Sí es cierto que tenemos una afinidad desde el punto de vista económico, bien, México comercia prácticamente el 90 por ciento de sus productos con los Estados Unidos de América y hay que empezar a salir en otros terrenos.

Paso al agua. El tema del agua es un tema que ha estado siendo discutido desde el inicio de la administración del Presidente Fox. Durante esta administración resolvimos, en los términos del Tratado de Aguas de 1944, el problema que se había generado del déficit acumulado de agua. Y lo hemos hecho aprovechando volúmenes de agua que de otra manera no hubieran sido utilizables para México y con fuentes contempladas dentro del Tratado. Una vez cubierto ese déficit, hemos mantenido las asignaciones de conformidad con el Tratado y no ha habido, hasta el momento, falta de agua para nuestros agricultores en nuestro lado. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor Secretario. Hasta por dos minutos, tiene la palabra el diputado Rodolfo Solís Parga.

El diputado Rodolfo Solís Parga (desde la curul): Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Sonido a la curul del diputado Solís.

El diputado Rodolfo Solís Parga (desde lau curul): Gracias, señor Presidente. Nos preocupa el tema de Palestina, también. Y fue omiso en la respuesta al asunto de Cuba en esta cuestión de, porque ésta es ya un balance del sexenio, en esta cuestión de la Cumbre para el Desarrollo, que es un tema y una mancha vergonzante a México y a su diplomacia, que abarca su diplomacia. Claro, atribuible al jefe del Estado mexicano.

Pero nos preocupa el tema de Israel y el tema de Palestina, la agresión al Líbano, la agresión a la existencia de campos de concentración palestinos, la resistencia de hacer cumplir resoluciones diversas a favor del pueblo Palestino, la falta de actuación con esa proactividad que tienen para promover el ALCA en el Mercosur -exactamente en las reuniones de Mercosur-, la falta de proactividad para reclamarle al Estado israelita el respeto de los derechos humanos, igual que como lo hacen con Cuba y la falta de contundencia en este asunto de México, la relación con México y Estados Unidos.

El muro del que se habla, es un muro con fosas, cercas, púas, patrullajes, cámaras infrarrojas y demás. Es una cerca para impedir el paso de los enemigos, no de los trabajadores migratorios. Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Solís. Para dar cumplimiento al punto tercero, fracción IV del Acuerdo, los grupos parlamentarios han inscrito para la tercera ronda de pregunta-respuesta-réplica a los siguientes diputados:

Diputado Alejandro Landero Gutiérrez, del PAN; Mario Enrique del Toro, del PRD; Adolfo Mota Hernández, del PRI; Blanca Luna Becerril, de Nueva Alianza; Eduardo de la Torre Jaramillo, de Alternativa; y Laura Angélica Rojas Hernández, del PAN.

Tiene la palabra hasta por cinco minutos, el diputado Alejandro Landero Gutiérrez, del grupo parlamentario de Acción Nacional.

El diputado Alejandro Landero Gutiérrez: Honorable Asamblea. Señor canciller. Basados en un análisis geopolítico serio, hoy tenemos que reconocer que América Latina es una región que está perdiendo relevancia en el mundo, tanto en el ámbito político como en el ámbito económico.

Los múltiples intentos de integración han quedado plasmados en una variedad de organismos regionales, que en la mayoría de casos carecen de una fuerza política y una eficacia operativa. Sumado a ello, el entorno de alta competitividad que ha generado Asia y la integración de países de Europa del Este a la Unión Europea ha hecho que los flujos de inversión se dirijan con especial fuerza hacia esas regiones y no hacia América Latina.

Nuestra región enfrenta un profundo problema de falta de confianza; existe un déficit de confianza que se expresa en la debilidad de sus instituciones y en la falta de inversión productiva, tanto de capital local como de capital extranjero.

Aunque es cierto que hoy hay países que empiezan a destacar por sus políticas de desarrollo que sintetizan una economía de mercado con reducción de la pobreza, como es el caso de Chile, Brasil y México, también es cierto que la pobreza, la iniquidad y la débil gobernabilidad, son los rasgos más característicos de los países latinoamericanos.

En medio de esta situación, han surgido alternativas políticas con una praxis que nos regresa a la retórica del odio y a la lucha de clases, categorías históricas que mostraron un rotundo fracaso en distintas regiones del mundo, incluidas, por supuesto, Centroamérica y El Caribe.

El problema del surgimiento de estas alternativas no es sólo el debate virulento que fragmenta a los países, sino también la mayor inestabilidad y desconfianza que generan en la región; aunado a ello, algunas de esas alternativas tienen un espíritu injerencista que vulnera la buena relación entre hermanos latinoamericanos. Por ello le pregunto, señor canciller, ¿cuál es el papel que debe jugar México en este complicado entorno latinoamericano? Hay algunos que consideran que México debe ser un convidado de piedra, un país que en aras de ganar el aplauso de algunos diplomáticos guarde silencio sobre las violaciones a los derechos humanos que se presentan en la región.

Se aduce el principio de no intervención, pero no se contempla que la humanidad ha construido organismos internacionales para precisamente no callar ante los abusos y la opresión que puede generar un Estado.

Hay otros que consideramos, como lo sostiene Acción Nacional, que si México quiere asumir un mayor liderazgo latinoamericano, un papel más activo, este liderazgo no debe dejar a un lado los aspectos sustantivos de la diplomacia que no son otros que aquellos que tienen como rasgo distintivo la promoción del desarrollo humano y sus libertades.

Querer ejercer un liderazgo bajo los principios democráticos en un mundo globalizado, no puede hacerse sin asumir definiciones sustantivas en las que el camino del diálogo y del entendimiento deben prevalecer, pero en el que la defensa de los derechos humanos no se puede postergar.

La defensa de la dignidad de la persona y de la democracia no deben ser tópicos que nos dividan a los latinoamericanos; por el contrario deben ser temas que todas las naciones compartamos. Pero mientras ello sucede debe haber países decididos a defender los derechos humanos en los foros multilaterales que se han erigido para como lo ha hecho acertadamente el gobierno del Presidente Fox.

Compañeros legisladores. Señor canciller. Hoy América Latina debe caminar unida bajo el signo del desarrollo humano. Hoy América Latina tiene que volver a generar confianza. Hoy América Latina tiene que ayudarse para superar los grandes desafíos que se le presentan. Por ello le quisiera preguntar ¿cómo debe México ayudar a la integración latinoamericana? ¿Cómo hacer más efectivos los organismos existentes? ¿Cómo relanzar el Plan Puebla Panamá y cómo fortalecer Mercosur?

Todas estas instituciones, todos estos organismos, deben tener como objetivo unir a Latinoamérica en propósitos tan importantes como lograr acuerdos para un comercio internacional más justo, impulsar la reforma en Naciones y alzar una misma voz para defender a nuestros migrantes.

Compañeros legisladores. Concluyo diciendo que para Acción Nacional, la política exterior de México tiene rumbo y goza de un mayor prestigio porque así como defendimos el principio de la paz frente a la guerra injusta, también sostuvimos el principio de la dignidad de la persona frente a las arbitrariedades de un régimen dictatorial. Esto señores– no es un retroceso, es todo lo contrario, un avance civilizador. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias diputado Landero. Tiene la palabra hasta por cinco minutos, el señor secretario, licenciado Luis Ernesto Derbéz. … Permítame, secretario. Sonido a la curul del diputado Ríos Camarena.

El diputado Alfredo Adolfo Ríos Camarena (desde la curul): Romper el acuerdo parlamentario, y tampoco con el deseo de hacer uso de la palabra sólo por las confusiones que se están dando en cuanto a lo que significa la política de estado en materia de Relaciones Exteriores, solicito comedidamente a usted le pida a la Secretaría que lea la fracción X del artículo 89 constitucional. Gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Dé lectura la Secretaría a la fracción X del artículo 89 de la Constitución.

El Secretario diputado José Gildardo Guerrero Torres: Fracción X, artículo 89 constitucional: "Las facultades y obligaciones del Presidente son las siguientes: Dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales sometiéndolos a la aprobación del Senado. En la conducción de tal política el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos, la no intervención, la solución pacífica de controversias, la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales, la igualdad jurídica de los estados, la cooperación internacional para el desarrollo y la lucha por la paz y la seguridad internacionales". Es cuanto.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Servido, señor diputado. Continúe en el uso de la palabra, licenciado Luis Ernesto Derbez.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchas gracias, Presidente. Diputado, muchas gracias por sus comentarios y por su pregunta. México tiene un papel fundamental en el proceso de integración de América Latina. A lo largo de esta administración lo hemos llevado a cabo.

Primero, el liderazgo de México en Centro América y en el Caribe ha sido evidente y necesita continuar, no solamente porque es nuestra área geográfica natural, sino porque lo que ocurra en esta región afecta directamente los intereses y el bienestar de nuestra población, particularmente en el tema centroamericano. Es necesario tener políticas comunes con una agenda común que le permitan a estas naciones poder tener apoyo y respaldo en preocupaciones que en ellos tiene incidencia. Uno, migración; dos, narcotráfico; tres, seguridad; cuatro, salud; cinco, desarrollo económico.

En todos y cada uno de ellos están incluidos los principios que hace un momento se mencionaron y en todos y cada uno de ellos hemos trabajado dentro del concepto de los principios, pero con estrategias que nos permitan llevar una labor de liderazgo para que en Centro América paulatinamente se vaya desarrollando la relación con nuestro país.

El apoyo de nuestro país en sus preocupaciones multilaterales y sobre todo un desarrollo económico que nos permita a todos equilibrar esta situación de falta de empleo en México y en Centro América para evitar el tema de migración y los abusos a los ciudadanos de todos estos países que ocurren tanto, desafortunadamente, en nuestro nación, en su paso, como en los Estados Unidos de América.

Segundo. Gran punto que México necesita es aprovechando ese liderazgo en Centro América y el Caribe integrarse en el plano multilateral con los países de Sudamérica, particularmente, como lo hemos hecho, con los países de la Comunidad Andina, con los que ya tenemos establecida una relación que permite ir creando lo que hemos llamado "el arco latinoamericano del Pacífico", con una visión común y con una serie de acciones comunes en un conjunto de naciones que hoy va desde México hasta Chile en esta relación. Y también hemos solicitado y por eso es tan importante la admisión d México en el Mercosur.

Hoy somos observadores. La petición es que seamos asociados para poder ir ayudando en el concepto de la integración en un plano multirregional, multilateral, porque es importante como región llevar posiciones comunes a foros internacionales en temas como derechos humanos, democracia, mantenimiento de paz, y sobre todo, la necesidad de que haya un trato que reconozca la asimetría de naciones en términos del comercio y la inversión internacional. Este respeto a las asimetrías es fundamental. Esto ha sido lo que México ha impulsado en todos los foros internacionales de comercio, tanto en la Organización Mundial de Comercio como en el foro de Desarrollo que se mencionó de Monterrey, como también a su vez en la necesidad de que si se dan pactos regionales sea ALCA o sean los pactos que se están dando paulatinamente entre México y otras naciones o entre otras naciones de la región, Estados Unidos y otros países, como los países de la Unión Europea sean reconocidos dos elementos fundamentales: uno, la asimetría en la relación comercial, y; dos, desde el punto de vista de la necesidad; fondos de coherencia que permitan un desarrollo e inversión en instituciones con las que no pueden contar pequeñas naciones por su baja capacidad económica.

Todo esto es realmente la función cuando usted habla de relanzar cosas como el Plan Puebla-Panamá, en realidad lo que está planteando es que pase a la siguiente etapa de construcción de infraestructura, procesos de proyectos de desarrollo regional hacia la integración mayor con México y su mercado. Y esto tendrá que ir paulatinamente de la mano, de la necesidad de que México reconozca su tamaño. Y reconociendo ese tamaño y el liderazgo que debe ejercer esté obligado, por lo tanto, a reconocer el costo que tiene ser líder, y al mismo tiempo, la necesidad de que en esa integración, la asimetría de los países centroamericanos, sea reconocida por nuestra nación para darles condiciones que les permita a ellos crecer, tener inversión, tener empleo, tener desarrollo dentro del contexto de una integración con México.

Éste es un papel fundamental para nuestro país si queremos que la región llamada Latinoamérica y el Caribe que México si reconoce y este gobierno también siga siendo una región importante en el mundo. Otros países no, otros países hablan de integración sudamericana únicamente; nosotros estamos hablando de una integración de Latinoamérica y del Caribe. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, secretario Derbez. Tiene la palabra hasta por dos minutos el diputado Edgar Mauricio Duck Núñez del grupo parlamentario del PAN.

El diputado Edgar Mauricio Duck Núñez: Con su venia, señor Presidente. Diputadas, diputados. Ciudadano Canciller. Decía don Manuel Clouthier "Maquío" en la parábola de los talentos: "... Todos seremos juzgados por lo que hayamos hecho, pero por lo que hayamos dejado de hacer también". En este efecto y último informe, escucho sólo lo que no se hizo o no se hizo bien, y qué bueno, pero dentro del marco de equidad y madurez política que nos debe constreñir también hay resultados positivos, que también hay que juzgar y destacar.

Algunos diputados consideran la relación con América Latina exclusividad con dos países, únicamente con uno y no es así, en la misma tesitura menciono nuestra relación con el país hermano de Chile:

En 1999 se acordó entre ambos países el Tratado de Libre Comercio; en enero de 2006 se elevó esta relación al nivel de un acuerdo de asociación estratégica. Con ello, el comercio bilateral ha crecido en un 674 por ciento en casi poco más de 10 años.

Chile ha materializado inversiones en México por 156 millones de dólares y gracias a estos instrumentos, el 96.6 por ciento de nuestro comercio está libre de aranceles. México y Chile son los dos únicos países de América que poseen un acuerdo con estas características con la Comunidad Económica Europea y que refleja la solidez de nuestro país dentro de la política exterior y mundial.

Respecto de algunas observaciones que le han hecho, yo hago las propias. Suponiendo sin conceder y ahora lo acepto y lo reconozco que algunos de los textos del canciller sean réplica exacta de otras citas que le precedieron, ello obedece, diputados, a que también algunas de sus críticas son tan trilladas y tan reiteradas que ante la necedad mediática y protagónica, no merecen ora respuesta más que la misma.

Yo le solicito, señor canciller, que este país y su gobierno propicie el sueño bolivariano, el real, no el trasnochado, ese, de una América unida en la que México ocupe el liderazgo que le corresponde. Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias diputado. Tiene la palabra el diputado Mario Enrique Del Toro. Sonido a la curul del diputado Cuauhtémoc Sandoval Ramírez.

El diputado Cuauhtémoc Sandoval Ramírez (desde la curul): Solicitarle atentamente se haga una rectificación de quórum, ya que es evidente que la bancada panista ha desairado al señor canciller; y también aprovechar para ver si en las sucesivas intervenciones del secretario Derbez, nos aclara en qué momento América Latina le dio a la derecha mexicana el liderazgo en nuestra región. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: En términos del artículo 27 del acuerdo parlamentario, se pide a la Secretaría abrir el registro electrónico por 10 minutos para verificar el quórum. Mientras tanto, continuará el desahogo de la sesión. Tiene la palabra el diputado Mario Enrique Del Toro, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

El Secretario diputado José Gildardo Guerrero Torres: Háganse los avisos a que se refiere el artículo 161 del Reglamento Interior y ábrase el sistema electrónico por 10 minutos, para verificación de quórum.

El diputado Mario Enrique del Toro: Desde esta tribuna le decimos al gobierno norteamericano que el muro de vergüenza no va a detener el flujo de emigrantes y sólo traerá más muertes y violaciones a los derechos humanos. Ese muro de la humillación caerá en menos tiempo que el muro de Berlín. Y al tiempo.

Señor secretario Luis Ernesto Derbez. La política exterior debe ser una herramienta que proyecte el desarrollo de México y dé respuesta al interés nacional. Sin embargo, en este gobierno sólo ha sido un conjunto de acciones aisladas, erráticas y torpes. Ha pasado por el descrédito, la falta de pericia, incongruencia e ingenuidad, hasta la caprichosa soberbia.

Durante el gobierno panista, la diplomacia funcionó obedeciendo inclinaciones ideológicas. Dimos la espalda a las ricas y tradicionales relaciones con los pueblos latinoamericanos, con quienes nos hermanan lazos más allá de la lengua, para convertirnos en un dócil heraldo del país del norte sin que esto representara una sola ventaja para los mexicanos.

El balance de la política exterior es por demás desastroso, el aberrante enfrentamiento con el gobierno cubano puso al descubierto la incapacidad de la diplomacia mexicana para mantener una estrecha relación solidaria de más de 100 años. Venezuela significó otra participación desafortunada del gobierno mexicano, aunado a las discrepancias con Argentina y Bolivia fueron la constante de las acciones erráticas del servicio exterior mexicano.

Sin lugar a dudas los anteriores desencuentros no han sido hechos aislados ni casuales, han respondido a una necesidad de congratularse con el gobierno norteamericano. El liderazgo de México en la región ha pasado en este sexenio por sus peores momentos, ni siquiera fuimos capaces de consolidar las relaciones con Centroamérica, pues el Plan Puebla-Panamá sólo fue una tomadura de pelo. De haberse prolongado el período del gobierno de Vicente Fox, seguramente en nuestro país no habría más embajadas y sólo existirían oficinas de negocios.

En este recuento de daños nos damos cuenta que la diplomacia no ha cumplido su objetivo, sólo ha servido para sacarnos de problemas que el simple sentido común nos hubiera evitado. Podemos sintetizar a la mediocre política mexicana como una sumisión ante los norteamericanos y una gran soberbia con Latinoamérica.

Señor secretario, le hacemos un extrañamiento por utilizar la Cancillería en forma facciosa para promover intereses partidistas. Sus reuniones con los representantes diplomáticos para anunciar el triunfo de su candidato antes de la resolución del Trife, fue más allá de un simple traspié, pues constituyó una flagrante violación a nuestras leyes electorales.

Le urgimos a recomponer las relaciones con los países de Latinoamérica, le exigimos que la Secretaría de Relaciones Exteriores de verdad haga una política activa en defensa de los derechos de los mexicanos residentes en los Estados Unidos, que están siendo víctima de la represión después de las manifestaciones del 1 de mayo.

Doctor Luis Ernesto Derbez, debo reconocer que la responsabilidad no es toda suya, le tocó trabajar con un Presidente de la República que con sus declaraciones nos metió en muchos aprietos, usted tuvo que dar la cara por él. Entendemos perfectamente esa realidad. Por su atención, muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Del Toro. Tiene la palabra hasta por cinco minutos el doctor Luis Ernesto Derbez, secretario de Relaciones Exteriores.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchas gracias, señor Presidente. Diputado, permítame iniciar con todo respeto, con una expresión y es que he tenido el honor, tengo la honra y me siento verdaderamente afortunado de haber servido bajo el mejor Presidente de México que hay, el señor Vicente Fox.

Yo quisiera responder al tema muy concreto de que no es el servicio exterior mexicano, es la definición de una serie de políticas claras en las cuales y tratando de responder a otra pregunta hecha por el diputado Sandoval no tengo idea de cuándo fue que la derecha a la que usted hizo referencia, pero sí sé que el gobierno de México y México han ejercido liderazgo a partir de la serie de reuniones en que hemos presentado con claridad la posición mexicana de reforma de Naciones Unidas.

México, México, no la derecha, México, este país y este gobierno ha llevado a cabo un programa de reforma que ha sido liderado por nosotros, que encabezamos a 30 naciones y a través de ello hemos hecho un planteamiento de cómo debe ser la reforma para un mundo que hoy tiene características distintas.

El flujo de migrantes, efectivamente no se va a detener simplemente porque existan muros, el flujo de migrantes se debe detener a través de políticas aquí entre nosotros, que permitan generar las condiciones de empleo en nuestra nación, para que no tengan necesidad de salir a buscarlo en condiciones de abuso de sus derechos, en otras naciones. Y ése es el mayor abuso; es el abuso de que aquí no nos hayamos puesto de acuerdo todos para que tengamos verdaderamente las condiciones de empleo que nuestros mexicanos requieren y que las familias de ellos demandan. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, doctor Derbez. Tiene la palabra hasta por dos minutos…

El diputado Cuauhtémoc Sandoval Ramírez (desde la curul): Para alusiones personales.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: No hay alusiones personales, diputado Sandoval. Tiene la palabra para la réplica, su compañero el diputado Raymundo Cárdenas. No hay alusiones personales, de acuerdo al acuerdo aprobado por usted y por todos los diputados.

El diputado Raymundo Cárdenas Hernández: Gracias, diputado Presidente. Compañeros y compañeras. Señor secretario. Todos sabemos que desde el derrumbe de la Unión Soviética se inició un proceso de reestructuración en el mundo entero, lidereado por la única súper potencia existente y que es nuestro vecino.

Esta definición de Estados Unidos como un imperio se ha subrayado una vez que ocurrieron los ataques del 11 de septiembre de 2001. Estados Unidos está reestructurando el mundo a su conveniencia y lo peor de todo es que a México le ha asignado un papel que no nos debe enorgullecer y que nos debe preocupar.

Nuestro papel es de escudo frente a los posibles ataques terroristas, de proveedor de materia prima, especialmente de energéticos, y de mano de obra de baja calificación. Y para que no quede duda de que sólo nos quieren para aportarle los campesinos que necesita su campo y el petróleo, nos ponen ese muro. Y al rato nos van a decir como los neonazis alemanes a los turcos: "Los moros ya trabajaron; que se vayan a su casa".

Ése es el papel que Fox aceptó. Al inicio de su sexenio Fox dijo que esperaba que en 10 años hubiera libre comercio, hubiera libre tránsito de personas y que y con esto termino hubiera una integración de México en Norteamérica plenamente. Qué tenemos hoy: este muro, nuestros paisanos perseguidos y un México simplemente ninguneado.

Ése es, a fin de cuentas, el resultado de esta política exterior y el interés del pueblo de México no se vio defendido por este gobierno. Eso es todo, señor Presidente. Gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Cárdenas. Tiene la palabra el señor diputado Adolfo Mota Hernández, del grupo parlamentario del PRI, hasta por cinco minutos.

El diputado Adolfo Mota Hernández: Señor Presidente. El demócrata Woodrow Wilson, a pesar de sus grandes luces universitarias, creyó que apoyaba los intereses de su país, pero que en realidad eran los intereses de los inversionistas petroleros.

Por eso el jefe de las Guardias Blancas de las empresas transnacionales petrolero-norteamericanas, Manuel Peláez, ordenó a su segundo, Rodolfo Herrero, asesinara al Presidente Carranza cuando dormía en un petate sobre piso de tierra en la congregación poblana de Tlaxcalantongo, ¿por qué? Porque ese Presidente mártir fue el promotor del Congreso Constituyente e incorporó la doctrina de que la propiedad del suelo es legítima sólo en la superficie y que el subsuelo es propiedad del soberano.

Carranza formuló con precisión, claridad y patriotismo los grandes principios que debían guiar la política exterior de México. Carranza, gobernador de un estado fronterizo como lo fue, conoció que los científicos del porfiriato habían convertido al país en una colonia que explotaba los grandes intereses extranjeros.

En su mensaje al Congreso de la Unión el 1 de septiembre de 1918 afirmó: "Las ideas directrices de nuestra política internacional son pocas, claras y sencillas, se reducen a proclamar que todos los países son iguales y que se deben respetar mutuamente".

Los principios que escuchó, señor secretario, no fueron diseñados a capricho, respondían a una voluntad firme de cuidar la independencia, la soberanía y los recursos naturales de la nación.

Los argumentos del canciller se apartan de los principios citados, son triviales, frívolos y muy alejados del patriotismo que demostró Carranza; porque cuando lo escuchamos decir que México es otro, que los tiempos han cambiado, que la globalización nos impone otra política, sentimos que esta afirmación es tan obvia que se ha convertido en un lugar común.

Lo que no se ha modificado en la naturaleza humana es la codicia y la ambición de las grandes potencias que no se han sometido al derecho. Conglomerados internacionales que buscan seguir maximizando sus beneficios. La naturaleza pues del poder, sigue siendo la misma.

Buscar sustituir el marco de vinculación comercial y económica con los Estados Unidos, establecido en el tratado por una integración cediendo soberanía inteligentemente es un error. La vinculación se obtuvo con el tratado, la integración en cambio implica una pérdida de nuestra independencia, si no simplemente ni se negocia ni se defiende.

Y si no ahí está Bernardo Gutiérrez, quien se negó ante James Monroe a adoptar la Carta Magna de Estados Unidos a cambio de un préstamo; o José María Mata, que advirtió a Juárez que podía afirmar y signar junto con Ocampo, secretario de Relaciones Exteriores, el tratado de Mcklain Ocampo, porque él se encargaría de visitar a las dos Cámaras norteamericanas para litigar que este tratado finalmente no fuera aprobado; o don Francisco Castillo; o don Luis Padilla Nervo, quien formó parte de la Comisión Redactora de las Naciones Unidas.

Hoy, señor secretario, usted está muy lejos de la actitud de quienes han sido nuestros representantes. Hoy la política exterior de México da mucho qué desear y es que la ignorancia y las ocurrencias dañan la legitimidad de un gobierno, propicia que otros mandatarios y otras naciones nos pierdan el respeto con que tanta tradición habíamos ganado.

No es la falta de talento para granjearse la buena voluntad de otras naciones sino más aún la falta de oficio diplomático que nos resta frente al mundo.

El PRI se opone, pues, a todo intento neoconservador de perder soberanía y también apoyará los esfuerzos que se requieran para restablecer la comunicación con Latinoamérica.

Señoras y señores, compañeros diputados. Señor secretario. ¿Cuáles son las acciones que va a realizar después de la intención con la carta-envío, diplomática, a Estados Unidos? ¿Que no basta que mil 200 millones de dólares hoy sean aprobados por el Presidente Bush para invertirlos en un muro? ¿No es falta de resultados? ¿Cuáles son las actividades que vamos a realizar después de este punto de partida?

Señor Secretario, tenía razón Joseph Daniels cuando afirmaba: "Hay que ser diplomático en mangas de camisa", si no ni diplomático ni mangas de camisa para resolver los problemas exteriores de nuestro país". Es cuanto, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias diputado Mota. Tiene la palabra para responder, hasta por cinco minutos, el señor secretario Luis Ernesto Derbez.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Señor Presidente, muchas gracias; señor diputado, muchas gracias por sus comentarios.

A su pregunta concreta, lo que tendremos que hacer es muy sencillo, primero, esas reformas necesarias a nuestro país para que podamos generar los empleos en México y no andar buscando esos empleos en Estados Unidos.

Segundo, estimular la competitividad de nuestra economía para que pueda haber en esta nación inversiones que generen empleo para que los mexicanos nos empleemos en México.

Y tercero, todos juntos, Legislativo y Ejecutivo, tendremos que ir con nuestras contrapartes para que, lo que en este momento está ocurriendo en esa nación, se revierta. Y de esa manera tendremos que trabajar. No hay otra y es verdaderamente importante que el Ejecutivo y el Legislativo entendamos que tenemos que trabajar en cooperación total, en un tema en el que hay unidad de criterio. El respeto a los derechos de nuestros migrantes en Estados Unidos debe prevalecer sobre cualquier diferencia que tengamos nosotros. Y tenemos que llegar, por lo tanto, a esa nación, a hablar con los diputados, con los senadores, con los gobernadores, con las organizaciones sociales, con la Casa Blanca, con todos aquellos que quieran o no escucharnos, para decirles, como hemos dicho nosotros en nuestra nota diplomática, que la solución no es un muro, que un muro no hace sino agraviar la relación y que la solución es un acuerdo que respete los derechos de los trabajadores, les dé la capacidad para integrarse a la sociedad que ellos deseen, aquélla o la nuestra, como esperamos que así ocurra, y que un programa de trabajadores temporales es verdaderamente la solución a una migración legal, segura y ordenada.

Y en esto, la cooperación del Legislativo es fundamental, como lo hemos estado haciendo en los últimos tres años. El documento que ha sido aprobado por el Legislativo, por el Ejecutivo, por la sociedad civil, por los académicos el año pasado, debe ser nuestra guía a lo que tenemos que hacer en el futuro. Esa es, señor diputado, la respuesta a su pregunta. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, doctor Derbez. Tiene la palabra la diputada Sara Latife Ruiz Chávez, hasta por dos minutos, del grupo parlamentario del PRI.

La diputada Sara Latife Ruiz Chávez: Señor Secretario Derbez. Nos congratulamos de tenerle hoy aquí.

Hubiéramos querido encontrar en sus respuestas elementos que alienten. Lamentablemente no fue así. Su contestación fue limita e insuficiente, con todo respeto. El día de hoy, señor secretario, la prensa menciona la aprobación de mil 200 millones de dólares para la construcción de bardas en la frontera de México. ¿Qué cuentas le damos a los ciudadanos?

La prudencia y diplomacia, fueron dos cuestiones principales que le faltó atender a la actual administración. ¿Cómo olvidar el "comes y te vas" de nuestro Presidente a su homólogo cubano o el "nos vieron la cara como viles chinos? Esos frecuentes yerros discursivos y acciones alejadas de toda forma diplomática, han lastimado innecesariamente las relaciones con nuestros aliados.

Usted hizo mención que debe de haber sincronía entre la política exterior y la política interior; entonces apaguemos las luces, bajemos la cortina del "changarro", como dijera el clásico. Si hay un evidente retroceso de nuestra política exterior y una crisis en la política interna, entendemos que el resultado de esta mezcla es caótico. Durante estos seis años, el Presidente Fox ha desarrollado una política exterior inconsistente, errática y sin rumbo definido. Permítame concluir con algunas reflexiones de carácter propositivo:

Las prioridades del siguiente gobierno tendrán que ser reconstruir la imagen de México ante el mundo, construir nuestra propia agenda bilateral con Estados Unidos, diversificar nuestros contactos con el exterior, revigorizar nuestra presencia en los organismos internacionales y fomentar el desarrollo de alianzas estratégicas con potencias medias. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputada Latife Ruiz Chávez. Tiene la palabra la diputada Blanca Luna Becerril, del grupo parlamentario de Nueva Alianza. Permítame, diputada. Pido a la Secretaría instruya el cierre del sistema electrónico y dé cuenta del registro de asistencia.

El Secretario diputado Jacinto Gómez Pasillas: Ciérrese el sistema electrónico. Se informa a la Presidencia que hasta el momento hay una asistencia de 383 diputados y diputadas. Hay quórum, señor Presidente.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor Secretario. Adelante, diputada Blanca Luna Becerril.

La diputada Blanca Luna Becerril: Con el permiso de la Presidencia. Señor secretario Luis Ernesto Derbez Bautista. Compañeros y compañeras diputados. En la actualidad, para nuestro país el fenómeno de la migración es un drama humano de alcance político y de graves violaciones a los derechos humanos.

Las tragedias padecidas por las mujeres y hombres migrantes, se han convertido en un apartado más de la historia de México. En cuestión migratoria, un hecho nos ha venido caracterizando día a día desde hace años, y es el olvido de una tragedia pasada por la aparición de una nueva. Así es como se ha aprendido a vivir en la frontera sur y norte de México.

En los últimos meses, se agregó a la lista de peligros que enfrentan quienes se ponen en manos de los "polleros", el uso de estimulantes como la efedrina y anfetaminas para cruzar las zonas desérticas. La efedrina y las anfetaminas son drogas que si bien actúan como estimulantes del sistema nervioso y reducen la sensación de fatiga, aceleran los efectos de la deshidratación y dejan a las y los migrantes sin posibilidad de encontrar ayuda, causándoles embolias o infartos.

De acuerdo al portavoz de la patrulla fronteriza, el uso de estos estimulantes se ha incrementado en un 80 por ciento. Ello es una clara consecuencia de las políticas gubernamentales que han cerrado el paso a la inmigración legal en Estados Unidos y de la incorrecta operación política y falta de previsión del gobierno mexicano.

Ante esta situación en particular, señor secretario, ¿qué datos tiene la Secretaría sobre el incremento del uso de estimulantes para cruzar la frontera y cuáles son las acciones que ha tomado en relación a esta problemática?

Por otro lado, en agosto del año pasado, el Subsecretario para América del Norte y el embajador de Estados Unidos en México, formalizaron un programa para implementar proyectos de cooperación contra la trata de personas, específicamente contra la explotación sexual o laboral de niñas, niños y mujeres, conocido como programa "Oasis", que según se dijo– permitiría consolidar las acciones de las autoridades competentes de cada país para desmantelar a las organizaciones delictivas de la trata de personas que operan en ambos lados de la frontera.

A un año de trabajo ¿cuál es el avance de este programa si cifras oficiales señalan que México se encuentra entre los cinco países de América Latina donde la explotación infantil se ha convertido en un grave problema?.

Finalmente, la política de la promoción de la democracia y de los derechos humanos se convirtieron, en este sexenio, en uno de los estandartes del gobierno. Durante la administración del Presidente Vicente Fox Quesada, se ratificaron varios instrumentos internacionales de derechos humanos que esto nos parece importante a nosotros, hecho que a primera vista es un elemento positivo; sin embargo las reservas y declaraciones interpretativas interpuestas, elementos que nunca se mencionan a la hora de enaltecer la cultura de los derechos humanos de la administración foxista, develan grandes contradicciones. Esto nos preocupa, se han dado pasos hacia delante pero me parece que habría que revisar en este sentido.

Ejemplo de ello son las reservas y declaraciones que se le hicieron a la Convención Interamericana, sobre la desaparición forzada de personas y a la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y Lesa Humanidad, por mencionar sólo dos.

Si supuestamente uno de los grandes logros de esta administración es el fortalecimiento y promoción de los derechos humanos, por qué el gobierno de México y específicamente la Secretaría que usted representa se enarbola de ello cuando, por lo menos en esta materia, cinco instrumentos contienen reservas y declaraciones interpretativas de gran importancia, que limitan su efectividad y van en contra de cada uno de sus propósitos. Por la atención y respuestas que sirva darle a mis preguntas, muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias diputada Luna. Tiene la palabra el doctor Luis Ernesto Derbéz.

El Secretario de Relaciones Exteriores, doctor Luis Ernesto Derbéz Bautista: Gracias señor Presidente. Diputada, muchas gracias por sus comentarios, por sus preguntas. Quisiera iniciar diciéndole que el programa "Oasis", hasta julio del 2006 tenía los siguientes resultados: Primero, 245 casos abiertos por la Procuraduría General de la República; 155 procesos por tráfico ilegal de emigrantes; 131 órdenes de arresto liberadas e inicio de procesos formales en estos casos.

El 18 de agosto de 2005, los gobiernos de México y Estados Unidos formalizaron un programa para implementar efectivamente estos proyectos de cooperación contra la trata de personas. En ese contexto hemos enmarcado dentro de nuestras atribuciones, y no tengo el número de cuántas personas estarían recibiendo el tipo de estímulos que usted menciona, pero lo que le puedo responder es que hemos hecho la creación de un grupo intersecretarial de trata de personas y de un subgrupo bilateral con Estados Unidos que atiende específicamente esta preocupación suya; tenemos una ley para prevenir y sancionar la trata de personas que está aquí ante este cuerpo, siendo analizado y se espera que sea aprobado. Y hemos tratado de coordinar a nivel internacional y bilateral específicamente, el trabajo en nuestra preocupación de la explotación de niños y niñas, como usted lo ha mencionado.

En cuanto a la pregunta del ¿por qué las reservas en una serie de convenciones que México mismo ha impulsado? La Convención de Discapacitados, la Convención de Derechos para algunas personas, etcétera. Yo me atrevería a decirle, diputada, que son el reflejo de la realidad de México el día de hoy en donde tal como en esta Cámara, en esta soberanía, hay una multiplicidad de representación y de puntos de vista no vista antes en nuestra nación.

La manera como hoy está compuesto nuestro Congreso, demuestra con claridad que en México existen diferentes puntos de vista y opiniones respecto a muchos temas, reflejados aquí en la presencia de usted y de otros diputados que tienen su propia integración de partido y también de visión. En ese contexto cuando se negocian una serie de convenciones, hoy es necesario reconocer la nueva realidad democrática de México y dentro de este contexto de esta realidad democrática, aceptar que en ocasiones no hay consenso en temas muy articulares y por lo mismo que la manera de proceder con el impulso a estas convenciones que son importantes en el plano general, es haciendo reserva en algunos aspectos particulares en donde la sociedad mexicana que refleja esta polaridad, no está todavía de acuerdo.

Entiendo que esto no se daba antes, pero se ha estado dando en el proceso que hemos llevado a cabo en los últimos seis años, precisamente en respeto a la pluralidad que hay de puntos de vista de nuestra sociedad y a la representación que aquí mismo, en este cuerpo se menciona y se manifiesta de manera clara. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, señor secretario. Tiene la palabra la diputada Blanca Luna Becerril, hasta por dos minutos.

La diputada Blanca Luna Becerril: Yo nada más concluiría haciendo dos comentarios. Al grupo parlamentario de Nueva Alianza nos preocupa e insistimos en ello, no quisiéramos que para los grupos vulnerables que sufren la trata y el tráfico de personas, sobre todo niñas, niños y mujeres, pues se cerrara la cortina. Yo creo que no podemos decir que nuestro trabajo ha cumplido, creo que es importante que la Secretaría esté al pendiente y también pediríamos que así como esta pluralidad se refleja, es inquietud de algunos diputados, no sé de cuántos, pero que se vuelva a revisar sobre estos convenios que se han firmado, porque si bien es cierto, han contribuido de manera notable sobre los derechos humanos, también creemos que se pueden firmar de manera completa. Esto sería mucho mejor. Gracias, señor Secretario.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputada Luna. Tiene la palabra el diputado Eduardo de la Torre Jaramillo, del grupo parlamentario de Alternativa, hasta por cinco minutos.

El diputado Eduardo de la Torre Jaramillo: Con el permiso de la Presidencia. Señor secretario, doctor Derbez. Nosotros en Alternativa nos preguntamos que si en 1989 cuando desapareció el Muro de Berlín, el gobierno mexicano empezó a construir una respuesta, si bien regional ante el cambio del mundo geopolítico, como Ignacio Ramonet ubica este proceso como de función y función de los países, esta respuesta fue el TLCAN; el TLCAN tiene 12 años que es necesario hacer la primera pregunta. Señor secretario, ¿son necesarias reformas al Tratado de Libre Comercio?, ¿está agotado?

Y lo pregunto porque en la agenda comercial de los Estados Unidos, el intercambio comercial con la Unión Europa es del 26 por ciento; con Canadá es del 19 por ciento; con México es el 11 por ciento y con China es el 10 por ciento. Es decir, para lo que fue realizado, diseñado este Tratado de Libre Comercio, hoy empieza a tener tensiones.

La segunda pregunta es más técnica. En el Capítulo 20 artículo 2009, que se refiere a los panelistas que tienen la función de resolver las controversias entre estados, uno de los temas más importantes es el transporte. La pregunta es, ¿qué ha hecho la Secretaría de Relaciones Exteriores para forzar a los Estados Unidos para que se integren estos panelistas y podamos ir dándole un cauce institucional al Tratado de Libre Comercio?

La segunda observación es que después del 11 de Septiembre de 2001 la agenda, el mundo cambió también, la seguridad se antepone al comercio, a la emigración, a las finanzas, y desde nuestro punto de vista la respuesta ha sido muy lenta: el ASPAN, marzo 2005.

Señor secretario. Entonces vivimos dos momentos históricos con respuestas gubernamentales, articuladas, diseñadas, implementadas de manera regional. Desde nuestro punto de vista parece ser una respuesta tardía para enfrentar este nuevo mundo, mucho más complejo, donde la globalización es un proceso que avanza y avanza con sus bemoles en cada país. Mis preguntas, mis reflexiones son en estos tres temas, señor Secretario, gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias señor diputado De la Torre. Tiene la palabra el secretario doctor Luis Ernesto Derbez.

El Secretario de Relaciones Exteriores licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchas gracias Presidente. Diputado, muchísimas gracias por sus comentarios y sus reflexiones, así como sus inquietudes. Trataré de dar respuesta.

El TLCAN, cuando es negociado abre posibilidades para el comercio y abre posibilidades para el desarrollo de una gran cantidad de actividades que modernizan la economía mexicana. Pero también tiene, dentro de su proceso, una serie de definiciones que van a crear de necesidad el que ciertos grupos de productores vayan padeciendo el efecto de una mayor competencia y apertura al exterior, a los cuales se les dice, en el momento de la negociación, que habrá la capacidad de fondos para ayudarles al proceso de adaptación y readaptación.

A más de 10 años de la entrada en vigor descubrimos que este tipo de adecuaciones que se debieran haber hecho, tratando de responder qué tan rápido se ha llevado, yo en la Secretaría de Economía descubro, cuando entro, que lo que se había planteado, particularmente a grupos vulnerables agropecuarios, no se había llevado a cabo en términos de financiamiento, ya que estamos hablando de un proceso desde 94 hasta el 2000, y las respuestas no han sido en ningún caso, debo reconocer que quizá tampoco en nuestro gobierno, rápidas como usted mencionaba.

La renegociación implicaría una apertura total. Y la pregunta que los mexicanos nos tendríamos que hacer es si no sería mejor pasar a un nivel superior, en términos de la estructuración y reconocimiento de asimetrías. ASPAN intenta hacer eso dentro del marco legal bajo el cual puede proceder el Ejecutivo y le da prioridad al sector privado para la definición de cuáles deberían de ser esas adecuaciones a normas que están dentro de la potestad del Ejecutivo, para poder ir mejorando las condiciones de competitividad en sectores.

Pero usted ha tocado un punto que es central y que no fue bien negociado en el Tratado de Libre Comercio y que es la integración y definición de los paneles de controversia. Usted ha dado en el clavo en un tema que yo tengo buen conocimiento, porque en el tema de transporte ese ha sido el talón de Aquiles de la solución: la imposibilidad de definir, dentro de lo que está negociado en el Tratado de Libre Comercio, el nombramiento de panelistas, a menos que los dos gobiernos estén de acuerdo.

Y hay por lo tanto una falla en la negociación que se llevó a cabo en el 94, muy clara en este concepto. Una falla que hemos tratado de resolver en conversaciones esta administración con el gobierno de Estados Unidos y con las industrias. Hoy le puedo decir, como le mencioné al inicio, que se tiene el consentimiento de los gobiernos; eso es lo que hemos hecho desde Economía, Secretaría de Relaciones Exteriores, para que se resolviera el tema de transporte, mediante una resolución muy clara, para que hubiera un plan piloto inicial y posteriormente un plan que se ampliaría a toda la combinación México-Estados Unidos; pero las industrias no han estado de acuerdo.

No podemos resolver por lo tanto el tema de los paneles. Y cuando nos pusimos de acuerdo los gobiernos no hemos logrado resolver el tema de las industrias. Es un fenómeno en el cual hay que convencer a nuestros industriales.

Usted tiene razón. Sí, respondimos lento quizá en el momento de la gran catástrofe de Las Torres Gemelas, pero hemos seguido trabajando muy de cerca con el gobierno de Estados Unidos en la definición de los programas de seguridad mutuos y de intercambio de información.

Por eso es tan frustrante, por eso es tan negativo que hoy el Congreso de los Estados Unidos haya aprobado la construcción de un muro, cuando en los últimos años México y Estados Unidos han trabajado de manera clara en la posición de hacer nuestra frontera más segura. Y por eso es importante que entienda el gobierno de los Estados Unidos que es a través de la cooperación y no de acciones unilaterales como se resolverá el tema de seguridad en la frontera.

En eso hemos insistido, diputado. Sé y me lo han dicho aquí ya varias veces que se puede percibir como un fracaso, pero lo que es real es que lo hemos planteado, lo hemos dicho y el proceso electoral norteamericano ha ganado la partida hasta el momento. Ojalá y no dejemos que eso nos haga cejar en nuestros esfuerzos ni a ustedes como legisladores ni a nosotros como Ejecutivo. Muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias doctor Derbez. Declina su derecho de réplica. Gracias diputado Eduardo de la Torre. La última participante la diputada Laura Angélica Rojas Hernández, del grupo parlamentario de Acción Nacional hasta por cinco minutos.

La diputada Laura Angélica Rojas Hernández: Con su venida señor Presidente. Distinguido doctor Luis Ernesto Derbez Bautista, secretario de Relaciones Exteriores. Compañeras y compañeros legisladores. El sistema internacional ha experimentado cambios profundos en las últimas décadas, lo que ha ocasionado que todos los países y regiones del mundo enfrenten los efectos políticos, económicos, sociales y de seguridad derivados de esas transformaciones. México no es una excepción.

Esta comparecencia se da en el marco de un punto de inflexión en el que la política es cada vez más incluyente, más abierta a la participación de múltiples actores internacionales, mucho más sensible a los procesos de integración regional y fundamentalmente con más apego al respeto irrestricto de los derechos humanos en el mundo entero.

Este hecho, compañeros legisladores, es insoslayable y el balance general de esa ejecución de política exterior, reconociéndolo desde una perspectiva de corresponsabilidad, es sin duda positivo. Sin embargo, la diplomacia mexicana debe ser hoy más que nunca, una herramienta para promover y apuntalar el desarrollo socioeconómico de nuestro país. México requiere, por lo tanto, seguir avanzando en la consolidación de una política exterior moderna, que le permita afrontar los desafíos de la realidad mundial contemporánea y que a la par sea congruente con el país democrático, plural y pujante que nos esforzamos en construir.

Es necesario superar la disyuntiva sobre si México debe jugar un papel activo o pasivo en el concierto de naciones, somos un país que requiere apostar a la competitividad a ganar espacios en el escenario internacional y no un país temeroso de los desafíos del mundo actual. En este sentido, expongo los desafíos más evidentes que a mi juicio deberá enfrentar la política exterior mexicana en el futuro inmediato, a fin de que el canciller pueda dar respuesta.

El desafío de disminuir en la conciencia colectiva de los Estados Unidos la vinculación directa entre seguridad y migración, que impacta negativamente en la percepción de nuestros connacionales y en la expectativa de concretar un acuerdo migratorio en el que se vean reflejados, tanto seguridad de Estado como seguridad humana.

Otro desafío es la actualización de la ejecución del TLC, tomando en cuenta situaciones que hace una década el gobierno mexicano no planteó, tales como la creciente movilidad laboral y los impactos socioculturales que de ella se derivan.

Un desafío más es aumentar la capacidad del Estado mexicano para asumir responsabilidades globales. México debe superar por completo la visión trasnochada de los 70, que aún añoran y sostienen algunos de nuestros compañeros legisladores. El mundo dejó de ser bipolar, ahora atendemos a problemáticas regionales y globales, como la promoción de los derechos humanos. Otros temas de responsabilidad global implican consolidar el cambio cultural e institucional para vivir a plenitud, la equidad de género y la no discriminación entre mexicanos, así como la protección al medio ambiente.

Uno de los retos más urgentes es hacer que la política exterior sea un instrumento para aumentar la competitividad en México. Aquí hemos afirmado que la mejor forma de abatir la pobreza es la generación de empleos y hoy día tenemos un acuerdo marco de cooperación con la Unión Europea, que privilegia la industria, el turismo, la energía y la transferencia de tecnología y que podría ser mejor aprovechado por nuestro país. Un acierto de la política exterior ha sido la diversificación de nuestra acción especialmente con Japón y China. Sin duda, hay que seguir mirando tanto a Asia como a Europa Oriental.

Finalmente, señor secretario, es prioridad para el Partido Acción Nacional, el que México sea un activo promotor en el mundo para la humanización de la globalización. La política en todos los ámbitos debe servir a la persona y vemos con preocupación los contrastes de la globalización que a la vez que promueve desarrollo en muchos ámbitos, también genera desigualdad.

Por eso, creemos que el más grande reto es como dijera Carlos Castillo: "Construir un sistema internacional mucho más humano, en donde la globalización que privilegia a los entes económicos, pueda evolucionar a la mundialización, la cual reconoce las virtudes de la globalización, pero que centra su acción en la persona, defiende sus derechos humanos, promueve sus libertades y favorece el desarrollo sustentable". Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, diputado Laura Angélica Rojas Hernández. En virtud de que el PAN ha declinado su derecho de réplica, en su última intervención tiene la palabra hasta por cinco minutos doctor Luis Ernesto Derbez.

El Secretario de Relaciones Exteriores, licenciado Luis Ernesto Derbez Bautista: Muchísimas gracias, señor Presidente. Muchas gracias, diputada, por sus comentarios.

Trataré de responder con algo que es importante ir definiendo. Primero, como se mencionó previamente, a la caída del Muro de Berlín, la impresión en el mundo fue que nos convertíamos en un mundo unipolar, con una gran potencia hegemónica imponiendo su criterio.

Los eventos de los últimos cinco años han demostrado que el mundo se dirige no a una situación unipolar, sino multipolar que, a pesar de lo que se pueda haber pensado y la intención de esa nación, la realidad le ha sobrepasado y hoy podemos percibir, atisbar el proceso en el cual un mundo multipolar se va a ir planteando.

Y este mundo multipolar tiene actores ya muy claros y concretos en el horizonte: China, India, la Unión Europea, Rusia, los Estados Unidos de América.

Latinoamérica necesita entender que para poder tener participación en este mundo multipolar se requiere su integración, como región, y su posicionamiento, como región. Éste es uno de los temas fundamentales para el gobierno de México y los gobiernos de los países que tienen esta capacidad en América Latina de integrar y de liderar.

Y los países que tienen esta capacidad sin duda son Brasil, Chile, Argentina, México. Y estas naciones tienen que entender que es a través de un proceso de coordinación, trabajo y liderazgo. Y el liderazgo, repito, cuesta; tenemos que ceder, tenemos que reconocer la asimetría que hay entre el tamaño de las economías y de la sociedades centroamericanas, caribeñas, para que México pueda tener una política real de integración, pero al mismo tiempo de presencia.

Y lo mismo le ocurre a Brasil. Tiene que pensar en esa dimensión en Sudamérica. Y lo mismo les ocurrirá tanto a Chile como a Argentina, en el contexto de su propia área geográfica natural.

Si entendemos esta combinación de que es solamente Latinoamérica, como región, como podemos tener la presencia, es que tendremos nuestra participación en este mundo multipolar.

México puede ser un líder regional si maneja la subregión con los principios que están en nuestra constitución de solidaridad, apoyo al desarrollo y, sobre todo, la integración con cooperación.

Pero lo mismo tienen que hacer los países sudamericanos que mencioné para finalmente crear una estructura que sería Latinoamérica, como región, teniendo presión y presencia en el mundo.

Ese es uno de los grandes objetivos y quehaceres de la política exterior mexicana hacia el futuro. Seguridad, migración, desarrollo económico son temas que permitirían impulsar de manera regional y de manera global.

Pero también México tiene que entender, como parte de un concierto de naciones, por una visión de derechos humanos, de integración, de migración y de medio ambiente como temas, entre otros, fundamentales, que necesita no sólo darse a la tarea de integrar, sino de crear una agenda común en estas posiciones que permita responder a lo que el mundo requiere de nuestra nación y de la región latinoamericana.

Presencia propositiva y respuesta propositiva. Y ese es el gran quehacer pendiente y que tiene que llevar a cabo esta administración, la siguiente administración y el conjunto de definición de una política de Estado entre el Legislativo y el Ejecutivo en nuestra nación. Muchas gracias, diputado.

El Presidente diputado Jorge Zermeño Infante: Gracias, doctor Derbez.

Doctor Luis Ernesto Derbez Bautista. Esta Presidencia le agradece su comparecencia en esta sesión de análisis, donde ha respondido puntualmente los diversos cuestionamientos relativos al Sexto Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada, en la materia de relaciones exteriores.

Se pide a la comisión designada para acompañar al doctor Luis Ernesto Derbez Bautista, secretario de Relaciones Exteriores, lo haga cuando decida abandonar el recinto.

(La comisión cumple su cometido)

Se declara un receso hasta las 16:45 horas, para dar inicio a la comparecencia de la ciudadana Ana Teresa Aranda Orozco, secretaria de Desarrollo Social. (15:00 horas)

(Receso)