Comparecencia del secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación,
Francisco Javier Mayorga Castañeda,
Sexto Informe de Gobierno del Presidente Vicente Fox Quesada

Instalación: Héctor Padilla Gutiérrez

Exposición: Francisco Javier Mayorga Castañeda,

PRIMER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Anuario Luis Herrera Solís, Partido del Trabajo
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,

Pregunta: Sara Isabel Castellanos Cortés, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,

Pregunta: José Rubén Escajeda Jiménez, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,

Pregunta: Pedro Armendáriz García, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,
Réplica: José Víctor Sánchez Trujillo, Partido Acción Nacional

Pregunta: Carlos Ernesto Navarro López, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,
Réplica: Alejandro Martínez Hernández, Partido de la Revolución Democrática

SEGUNDO TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Carlos Ernesto Navarro López, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,

Pregunta: Santiago Gustavo Pedro Cortés, Partido del Trabajo
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,

Pregunta: María Guadalupe García Noriega, Partido Verde Ecologista de México
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,

Pregunta: Juan Adolfo Orci Martínez, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Gerardo Antonio Escaroz Soler, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,
Réplica: Ernesto Oviedo Oviedo, Partido Acción Nacional

Pregunta: Isael Villa Villa, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,
Réplica: Isael Villa Villa, Partido Revolucionario Institucional

TERCER TURNO DE PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Pregunta: Ramón Salas López, Partido Revolucionario Institucional
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,

Pregunta: Héctor Narcia Álvarez, Partido de la Revolución Democrática
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,
Réplica: Fausto Fluvio Mendoza Maldonado, Partido de la Revolución Democrática

Pregunta: Armando Jesús Félix Holguín, Partido Acción Nacional
Respuesta: Francisco Javier Mayorga Castañeda,

Comentarios Finales: Héctor Padilla Gutiérrez

El Presidente diputado Héctor Padilla Gutiérrez: Vamos a iniciar la jornada de trabajo de esta tarde sobre la comparecencia del secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación ante las Comisiones ordinarias de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural y Pesca de esta Honorable Cámara de Diputados. Bienvenidos a todos y todas, bienvenido, señor secretario.

La mecánica de esta reunión, de acuerdo a las normas internas de la Honorable Cámara de Diputados, se ubica en la glosa del Informe del señor Presidente de la República. Como es una comparecencia ante tres comisiones, estamos aquí en la mesa el diputado federal Carlos Morales Vázquez, presidente de la Comisión de Pesca; el diputado Carlos Navarro, presidente de la Comisión de Desarrollo Rural y un servidor, Héctor Padilla Gutiérrez.

Señor secretario, en el marco de esta reunión la organización de la misma, de acuerdo a nuestras normas, será rogarle que tengamos una intervención de usted hasta por 10 minutos, pasar a una intervención de un representante de cada uno de los partidos hasta por ocho minutos. Los nombres de los participantes ya cada partido los fue inscribiendo.

Para una segunda intervención del señor secretario por otros 10 minutos, pasamos a una segunda tanta de intervenciones de cada uno de los representantes de los partidos por cinco minutos; una nueva intervención del señor secretario por 10 minutos y una tercera tanda de participaciones de un representante de cada uno de los tres grupos parlamentarios más importantes en número, por tres minutos para dar finalmente por concluida la comparecencia del señor secretario.

Si el tiempo lo permite y en virtud de que esta Secretaría es de un enorme interés para todos los que estamos aquí, es una Secretaría que a diferencia de otras, tiene una enorme empatía y una relación muy cercana con actores de todos los rincones del país. Hay muchos compañeros presentes que les gustaría hacer uso de la palabra y si desahogamos el orden del día con fluidez y si los tiempos están al alcance, sería bueno enriquecer esta comparecencia con algunas opiniones adicionales.

Bajo esa tónica entero a los asistentes, que de acuerdo a la relación de asistentes que se fue captando de las tres comisiones, hay quórum y podemos desarrollar esta sesión con toda normalidad.

Bajo esa mecánica, señor secretario, le rogamos que se sienta en su casa, porque ésta es la casa del pueblo y usted es parte del pueblo y que la comparecencia nos lleve a enriquecer la apreciación que hay sobre el sector agropecuario, a revisar con madurez los principales problemas que captamos y que vivimos y a buscar, con una gran madurez y corresponsabilidad, soluciones a los problemas que estamos viviendo de coyuntura y a enriquecer con ideas el diseño de instrumentos de mediano y fundamentalmente, de largo plazo.

En ese sentido, por la formación de don Francisco Mayorga —mi paisano— creo que podemos llegar a un buen fin en esta especial comparecencia, especial para nosotros.

La primera parte de la conducción de la mesa, acordamos entre los presidentes que en un sentido de equidad y de compañerismo, la vamos a ir distribuyendo entre los tres presidentes de las tres comisiones, con mucha hermandad, con mucho compañerismo, como una muestra de que podemos trabajar juntos por el bien del campo de México.

Y esta primera parte la cubre el señor diputado Carlos Navarro, presidente de la Comisión de Desarrollo Rural, originario de Sonora. Le paso, por lo tanto, al diputado Carlos Navarro, el sonido para que conduzca esta primera etapa.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López: Gracias, compañero presidente. Señor secretario, bienvenido a la Cámara de Diputados, vamos a proceder, a iniciar esta comparecencia.

Tenemos un orden de diputados anotados, de diferentes fracciones parlamentarias y vamos a buscar que sea lo más fructífera esta sesión, usted sabe que los problemas del campo son muy complicados y que tenemos diferentes puntos de vista, controversias, debates, para eso es el parlamento, para debatir abierta y libremente los problemas del país.

Yo quiero, antes de darles la palabra a mis compañeros diputados anotados aquí en esta primera ronda, comentarle que seguramente ya ha estado revisando alguno de los temas que son preocupación de los diputados de las Comisiones de Agricultura, de Pesca y de Desarrollo Rural.

En la mañana le comentamos algunos que tienen que ver con el presupuesto, con el de 2006, con ese ejercicio presupuestal que está por concluir, y también lógicamente con lo que viene, con la discusión que se avecina sobre el presupuesto 2007 para el campo mexicano, para el país.

Inquietudes también que se refieren a la apertura de la frontera, el 2008, con el riesgo eminente desde nuestro punto de vista de la afectación grave a los productores, en particular de maíz y frijol, los productores mexicanos.

También comentábamos que hay temas que en todas partes se tocan por productores, por autoridades, por organizaciones campesinas. Por ejemplo, el asunto de las famosas reglas de operación, que hay reclamo para que éstas sean modificadas, para que se revisen, para que se facilite el que los productores puedan accesar a programas y recursos oportunamente y que se supere ese momento en el cual pareciera que están diseñadas para lo contrario, para dificultar que se ejerza el presupuesto a favor de los productores.

Yo le hacía mención en la mañana, que no podemos aceptar que el Ejecutivo envíe un proyecto de presupuesto para el país, para el campo, que el Legislativo lo mejore y que luego se recorte por Hacienda y que en este ejercicio ha resultado que hay alrededor de dos mil 500 millones de pesos en reserva precautoria, según Hacienda. Entendemos que usted dará una explicación, opinión sobre este tema tan delicado para los productores; en muchas partes del país hay reclamos urgentes en este fin de sexenio.

Yo tengo algunos elementos que quisiera abordar de estos temas, sin embargo voy a hacerlo al final de la ronda, cuando ya participen mis compañeros diputados. Y entonces voy a proceder a pedirle al diputado Anuario Luis Herrera Solís, del grupo parlamentario del PT, de la Comisión de Agricultura, que haga uso de la palabra.

Sí, muy bien. Si gustan, está bien, perfecto. Mil disculpas le pido, señor secretario, puede pasar. Sí, tiene razón. Mil disculpas, puede pasar allá o aquí, como usted guste, secretario. Tiene razón.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Diputadas y diputados de las comisiones de Agricultura y Ganadería, de Desarrollo Rural y de Pesca, de la LX Legislatura de la Honorable Cámara de Diputados. Acudo a esta soberanía para cumplir con el mandato de rendir cuentas claras al pueblo de México, representado dignamente por ustedes. Me gustaría aprovechar esta oportunidad de diálogo con el Poder Legislativo, para compartir algunas reflexiones.

La política nacional agropecuaria y pesquera establecida en esta administración, responde a la misión de lograr una sociedad rural justa, basada en el crecimiento sustentable, mediante actividades productivas rentables.

Las estrategias y programas se han orientado a cuatro vertientes fundamentales: certidumbre legal y operativa, transparencia en la canalización de recursos públicos, capitalización de las unidades de producción y desarrollo sustentable.

En correspondencia con el México democrático y plural que sociedad y gobierno hemos ido construyendo, en el sector rural hemos logrado consolidar instancias de diálogo y participación, para diseñar e impulsar juntos el desarrollo del campo y la pesca.

El mejor ejemplo es la operación del Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable y de los consejos estatales y municipales. Esto nos ha permitido fomentar una nueva relación entre gobierno y productores, basado en la institucionalidad y consecuentemente alejada de cualquier tipo de manipulación política y partidista.

Ha sido fundamental esta participación colectiva para dar sentido de equidad y productividad al uso de los recursos que ahora llegan con nombre y apellido a sus beneficiarios.

Desde el inicio de esta administración y con base en la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, promovimos la constitución y operación de cadenas agroalimentarias o sistemas producto, como se conoce coloquialmente, cuya constitución garantiza la participación libre y democrática de los distintos actores económicos que las conforman con una visión de largo plazo.

Frente a los nuevos tiempos de economías globalizadas, urbanización de la población y mejores satisfactores sociales, la sociedad mexicana debe poner el acento en revertir el deterioro de los recursos naturales y tomar con toda responsabilidad el cuidado de los mismos.

El campo es más que indicadores de productividad y competitividad, es el gran proveedor de alimentos de los mexicanos, pero también y de manera significativa, es el proveedor de servicios ambientales de los que depende la viabilidad de las ciudades.

Esta es un área de grandes retos y oportunidades que debemos explorar, así como revisar y poner en la mesa, dentro de las alternativas de desarrollo para la población rural, el ecoturismo, la gran riqueza cultural y biológica que tiene nuestro país, expresada en plantas ornamentales y plantas medicinales, productos orgánicos y productos específicos de nuestras culturas autóctonas.

En este contexto debemos seguir avanzando para dar una mayor responsabilidad a campesinos y productores, con base en necesidades que se enmarcan en una realidad estatal y municipal y, al mismo tiempo, ampliar los derechos de propiedad en el campo, simplificar la normatividad para el desarrollo de proyectos productivos y diversificar fuentes de financiamiento.

Los retos en el campo y en la pesca serán asequibles en la medida en que el Poder Ejecutivo y el Legislativo, los gobiernos de los estados y municipios, organizaciones campesinas y productores, enriquezcamos las soluciones a través de una política federalista y de desarrollo regional.

A la luz de la realidad mundial y nacional, estoy convencido de que se debe fortalecer el marco legal, para ajustar los instrumentos de desarrollo a las condiciones reales que imperan.

Las acciones desarrolladas y los resultados alcanzados a lo largo de esta administración, cuyos números podrán encontrar en el informe de labores que les ha sido entregado, nos permiten apreciar avances, reconocer rezagos y sobre todo identificar oportunidades.

Lo alcanzado debe ser visto como el camino por el que estamos transitando para llegar a soluciones que, por un lado buscan estar en sintonía con las aspiraciones de la gente del campo. Y por el otro requieren de un diseño flexible e innovador en consonancia con los nuevos tiempos.

La pobreza rural, la migración, el envejecimiento de la población rural y la nivelación de las condiciones de bienestar rural urbano, por mencionar los más apremiantes, son parte de una realidad que debemos afrontar con toda la fuerza del Estado.

Es por ello que hago un llamado para privilegiar los acuerdos, resolver agendas comunes y mediante la reflexión, el análisis objetivo, las ideas y las propuestas, lograr construir, Ejecutivo, Legislativo y productores, una relación fincada en la colaboración estrecha, que permita soluciones de fondo y definitivas para el campo y la pesca.

Es deseable que esta posibilidad de dialogo y de concertación sea la constante entre el Ejecutivo y los legisladores, para el bien del campo y de la pesca, para bien del país. Sectores que hay que subrayarlo, hoy se desarrollan en un marco de concordia y paz social. Muchas gracias y me pongo a sus órdenes, señores presidentes. Gracias.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López: Ahora, si tiene su intervención el diputado Anuario Luis Herrera Solís, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo.

El diputado Anuario Luis Herrera Solís: Buenas tardes, a todas y todos ustedes. Compañeras y compañeros diputados. Licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda, secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Estamos reunidos para efectuar el análisis del VI Informe de Gobierno, en lo relativo a las cuestiones agrícolas y de desarrollo rural. Pretendemos llevar a cabo un ejercicio de análisis acorde a la realidad del campo mexicano. La verdad, señor secretario, es que hay luces y sombras.

Durante la presente administración el sector agropecuario creció a una tasa media anual del 1.5 por ciento, por debajo del crecimiento de la población que fue del 1.8. El sector primario volvió a rezagarse respecto al crecimiento de los demás sectores, como el industrial y de servicios que hoy se encuentran desarticulados.

La producción de granos básicos no ha crecido y si lo han hecho las importaciones que provienen a precio subsidiados de Estados Unidos y Canadá. Esto repercute de manera negativa en los empleos y en el ingreso de los productores. Nuestros productores enfrentan una competencia desleal por parte de los granjeros americanos y canadienses, por recibir fuertes subsidios para apuntalar sus productos en el mercado mundial.

El modelo neoliberal imperante ha desmantelado el aparato estatal que proveía de apoyos, investigación, extensión y comercialización de los productos agrícolas y pecuarios, dejando a la suerte de libre mercado.

Durante la presente administración el crédito que otorgaron las instituciones privadas y la banca de desarrollo, disminuyó a niveles nunca antes vistos; lo cual muestra que el sector no es atractivo para la iniciativa privada, debido a la caída de la rentabilidad.

Señor secretario, ¿por qué el gobierno federal, no implementó un programa emergente de dotación de créditos blandos para el sector? Señor secretario, ¿por qué no fortalecer a las instituciones como el FIRA, para proporcionar de manera directa y no a través de intermediarios privados el crédito al sector? Ya que estos exigen demasiadas garantías a los productores agrícolas, situación que termina alejándolos.

Es una realidad que los bajos niveles de crecimiento registrados en el sexenio, es muy difícil revertir la situación de atraso y marginación de los productores; sobre todo, los más pequeños. No se generaron los suficientes empleos y una gran parte de la población rural terminó migrando hacia Estados Unidos.

Por otro lado, en estos seis años se ha profundizado un modelo de desarrollo del Sector Agrícola que ha polarizado a los productores. Por un lado, ha generado enormes ganancias para un reducido número de productores; por el otro, ha traído miseria y desolación para millones de campesinos.

Este gobierno tiene saldo pendiente con los campesinos, no obstante los programas de combate a la pobreza como el de Oportunidades en sus tres vertientes: alimentación, educación y salud, la pobreza no se logró revertir en el campo. Así lo muestra la última encuesta de ingreso-gasto para el 2005.

El Poder Legislativo está preocupado por la problemática que enfrentan los productores del campo, por ello tiene un compromiso con este sector. Lo anterior, se ha traducido en mayores recursos presupuestarios destinados al sector, así como programas y proyectos que se destinen a detener la pobreza e impulsar la producción de las actividades rurales.

Debemos reconocer que este gobierno ejerció recursos crecientes para apoyar el campo, sin embargo es necesario señalar que muchos de estos apoyos se dieron de forma discrecional con trato político y se pervirtió el noble fin de beneficiar a los productores rurales más necesitados.

Prueba de ello, es que los recursos aprobados por esta soberanía en el Presupuesto de Egresos de este año por un monto de 252.2 millones de pesos, para la constitución y operación del Fondo de Apoyo a Proyectos Integrales destinados a fortalecer los procesos de beneficiado húmedo y seco, acopio y comercialización de café, no han llegado a los productores.

La dependencia a su cargo señala que esos recursos fueron recortados por la Secretaría de Hacienda, lo cual es a todas luces ilegal porque violenta el mandato constitucional que le otorga a la Cámara de Diputados la facultad de aprobar el presupuesto anual. Además, este recorte es inmoral ante la grave crisis productiva y social que enfrentan los cafetaleros.

Señor secretario, le pido públicamente tome el asunto en sus manos y haga las gestiones necesarias para restituir de manera íntegra esta partida presupuestal y así llegue a los productores cafetaleros.

Acerca elaboró a principios de este sexenio un estudio que planteaba que más del 90 por ciento de los productores no eran viables. La Sagarpa mantiene la misma posición y actualmente señala que la mayoría de los productores no tienen viabilidad, que deberían buscarse mejores esquemas de salida.

Se ha tenido una actitud indiferente hacia el sector productor y dicen que sólo escuchan lamentos, cuando lo que se ha dado son críticas porque no se ejerce una parte importante del presupuesto. Para tal efecto señalo ejemplos concretos:

Esta soberanía aprobó para el presupuesto público 2005 dirigido al Sector Cafetalero, mil 621 millones de pesos y sólo se ejercieron 806 millones de pesos. Para el 2006 se aprobaron mil 602 millones de pesos y sólo se han ejercido 725 millones de pesos, con destino a los productores de café.

Esta cosecha 2006-2007, es la tercera con precio por arriba de los 100 dólares las cien libras, sin embargo la producción ha venido aumentando lentamente. Para esta cosecha se calculan 4.2 millones de sacos contra un promedio de 5.5 millones de sacos que se tuvieron antes del actual sexenio.

Ante esta situación, era importante aplicar los 650 millones de pesos destinados al Programa de Fomento Productivo. Sólo se aplicaron alrededor de 400 millones de pesos en este ciclo 2006. Pudo haberse dado una cuota mayor por hectárea.

Para el grupo parlamentario del Partido del Trabajo es clara la necesidad de revisar la política en materia agrícola, buscando revalorar el papel de los ejidatarios, comuneros y pequeños productores que representan el grueso de quienes se dedican a las tareas del campo. Por ello formulamos las siguientes propuestas

Que el Estado mexicano retome sus funciones promotoras del desarrollo agropecuario y se establezcan políticas compensatorias, en torno a los efectos negativos de la política económica y la apertura comercial.

Elevar de forma creciente el presupuesto público agropecuario, particularmente en obras de infraestructura hidroagrícola, de almacenamiento, investigación, extensionismo y la construcción de caminos rurales entre otros rubros.

Crear la banca de servicio público rural, para dotar de créditos suficientes y a tasas preferenciales a los pequeños productores comunales y ejidales, dichos créditos deben ir acompañados de un programa de aseguramiento con apoyos fiscales a las primas de seguros, evitando la usura y el agiotismo.

Suspender las importaciones subsidiadas de granos y productos agropecuarios con fines especulativos y a bajos o nulos aranceles. Establecer y respetar la implementación de salvaguardas en productos considerados como sensibles a las importaciones.

En el plano de las relaciones bilaterales, México-Estados Unidos, es necesario discutir la renegociación del Tratado de Libre Comercio para los productos agropecuarios, porque para 2008 quedarán libre de todo arancel, lo que colocará al país en una situación de conflictos sociales y políticos por el grave deterioro que aqueja al campo mexicano. Por sus comentarios y respuestas, señor secretario, muchas gracias.

De acuerdo con el formato, tiene la palabra el señor secretario hasta por tres minutos para responder al diputado y así lo haremos en las intervenciones del resto de los compañeros diputados. Adelante señor secretario.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Muchas gracias. Señor diputado, estamos de acuerdo con usted en que el desempeño del sector ha sido mediocre o ha sido pobre y precisamente por eso pensamos que hacen falta estas reformas de fondo o esta política de largo plazo, que tendríamos que construir juntos el legislativo y el Ejecutivo, creo que no aplaudimos o no estamos satisfechos con el crecimiento que se logró en esta administración.

Respecto al crédito, yo creo que sí fue una parte en donde se avanzó la constitución de la Financiera Rural ha permitido volver a activar el crédito que estaba prácticamente cancelado para el sector después del problema del 94, pero con una estructura mucho más eficiente que la que teníamos y con un índice de recuperación muchísimo muy importante.

También se han logrado a través de otras figuras como las Sofoles o los Fincas que son mucho más específicos por sector o por grupo de productores atender el crédito. No como se tenía contemplado antes, un crédito muy particularizado o inclusive un crédito en especie, dado por entidades públicas sin un crédito más masivo dispersado por otros agentes financieros diferentes a los tradicionales, como FIRA o como Banrural o como los propios bancos comerciales.

Entonces yo creo que sí ha habido avance en el tema crediticio, aunque lo que falta por hacer otra vez, requiere planteamientos más de fondo, como todo el tema que usted ha señalado muy bien de las garantías o del aseguramiento.

Respecto a los temas presupuestales, lo que usted señala del café, yo me imagino que eso va a estar apareciendo a lo largo de la comparecencia, porque no se han respetado algunos rubros específicos, generalmente por producto en el tema presupuestal y yo les diría que hay dos razones fundamentales:

Primero, lo que usted también ya mencionó. La reducción o reserva o congelamiento temporal o definitivo de los presupuestos asignados originalmente por la Cámara; y segundo la necesidad de irle dando suficiencia a los grandes programas que absorben cantidades muy fuertes de recursos y que además tienen una cobertura de millones o de cientos de miles de beneficiarios, como pueda ser Procampo, Progan, ingreso objetivo, energéticos, competitividad, que eso definitivamente nos obliga a veces a hacer reasignaciones.

Menciono nada más el caso de los energéticos. Si hubiéramos nosotros respetado el presupuesto original asignado por la Cámara, hubiéramos terminado de pagar el subsidio al diesel, más o menos en el mes de julio, porque ya no había recursos para hacerlo hasta el mes de noviembre, que era el compromiso.

Entonces tuvimos que reasignar nada más al programa de energéticos, alrededor de mil millones de pesos. En ese caso también estaba por ejemplo Progan, que como se presupuesto en un principio, no nos hubiera ajustado ni siquiera para el tercer pago. Alianza para el Campo, también tuvimos que reasignar más recursos y además están los imprevistos.

Este año no fue tan severa la cuestión climatológica como el año pasado, pero sí tenemos que responder a eventos muy puntuales como los huracanes o las sequías aunque sean muy localizadas a través del Piarre y del Frapac.

Entonces generalmente se nos observa lo que reducimos a cada programa, pero no se toma en cuenta lo que se aumenta a otros programas precisamente por su gran cobertura. Entonces yo les podría decir que no hay subejercicio dentro de la Secretaría y de que dentro de esas contingencias ya recurrentes, estamos haciendo un esfuerzo por la cobertura a todos los grupos aunque sea con cantidades tal vez menores que las que el Congreso nos decidió, pero en otros rubros estamos ejerciendo mayores recursos que los que el Congreso nos asignó. Muchas gracias señor presidente.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López: Bien. Vamos a continuar, tienen los diputados en esta primera ronda, ocho minutos para su intervención; la segunda ronda ya tiene cinco minutos.

Yo les solicito, les ruego a mis compañeros diputados, si pudiéramos ser muy precisos en su intervención, pueden usar ocho minutos. Si no usan los ocho minutos, pero logran plantear sus opiniones, se los vamos a agradecer a todos para que podamos intervenir todos los que estamos programados.

Sigue el diputado Juan Abad De Jesús, del Partido Convergencia. ¿No se encuentra? Pasamos al siguiente. La diputada Sara Isabel Castellanos Cortés, del Partido Verde Ecologista de México, tiene la palabra.

La diputada Sara Isabel Castellanos Cortés: Señor secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Mayorga Castañeda. Distinguidos integrantes del presidium. Señoras y señores legisladores. Buenas tardes.

Licenciado Mayorga, antes que nada quiero expresar el beneplácito del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, por la actitud de prudencia asumida por el gobierno federal respecto de diversas solicitudes de empresas trasnacionales, para introducir o sembrar maíz transgénico en nuestro país, a pesar de las presiones para su aceptación.

Por otra parte, debemos dejar en claro que a seis años, prácticamente al término del actual ejercicio sexenal, la situación de pobreza, marginación y desesperanza en el campo mexicano sigue prácticamente igual, salvo eventualmente casos ejemplares y exitosos de gestión agropecuaria, donde negocios que prácticamente estaban quebrados desde hace años, antes del inicio del actual gobierno, hoy son modelo y verdaderos emporios de riqueza y productividad.

Es el caso, por ejemplo, del Rancho San Cristóbal, propiedad del Presidente Fox, donde no sólo la riqueza se multiplica, sino que las tierras crecen milagrosamente y el ganado parece brotar por generación espontánea. Ojalá que ahora que el Presidente Fox va a gozar de su merecido descanso, compartiera con todos los campesinos mexicanos la fórmula de su éxito y prosperidad.

No obstante esas historias de éxito, a pesar de la propaganda oficial y acuerdos cuyos resultados sólo vemos en los datos oficiales, la inmensa mayoría de nuestros campesinos siguen luchando contra el hambre y el desempleo.

Los grupos sociales más afectados de la crisis rural son las mujeres, los indígenas y los niños. Violando la normatividad nacional e internacional, la población infantil en el campo, especialmente la indígena, sigue sujeta a la necesidad de trabajar. Recientemente el INEGI señaló que el 15.7 por ciento de la población infantil en México, realiza algún tipo de actividad laboral y, sorpréndase, uno de cada dos niños trabajan en el campo.

Por ello, me permito preguntarle, señor secretario, ¿qué acciones y medidas ha tomado la Secretaría a su cargo para evitar esta situación? ¿Cómo hará que los programas existentes de apoyo a los sectores agrícola, ganadero y pecuario lleguen a las familias más necesitadas y no solamente a aquellas con mayor cantidad de hectáreas y, que por ende, generan una mayor producción?

En otro asunto, a raíz del descubrimiento en nuestro país de productos agrícolas procedentes de Estados Unidos que no cumplían con las normas de seguridad sanitaria, se evidenció que no hay suficientes mecanismos de vigilancia y prevención. Es necesario que las mismas exigencias que se imponen a nuestras mercancías, sean aplicadas a los productos del extranjero.

En lo que va del año, la Sagarpa ha rechazado 26 mil 818 embarques de mercancía de importación que no cumplieron con la normatividad. Lamentablemente la sociedad no se entera de los riesgos que implican estos productos, hasta que los medios de comunicación informan al respecto. Nos gustaría mucho conocer su opinión sobre este asunto y las medidas de orden preventivo -si es que existen- que se tienen y que se tienen contempladas.

En su informe de rendición de cuentas de la administración pública federal 2000-2006 primera etapa, se citan los resultados de las auditorías que ha tenido la Secretaría. Se conoce el número de observaciones y el cumplimiento de éstas, sin embargo, la transparencia presentada no es en términos absolutos, porque no sabemos cuáles fueron las observaciones, el grado de cumplimiento y sobre todo porque no se han solventado algunas que se vienen arrastrando desde el año 2000.

De igual forma, llama mucho la atención el cuadro denominado iniciativas con atención prioritaria. Me parece que existen algunas confusiones, por ejemplo en la Ley de Promoción y Desarrollo de los Bioenergéticos se afirma que ya fue aprobada en ambas Cámaras, sin saber la observación que el proceso parlamentario aún no termina.

Tampoco se explica por qué algunas todavía no se promulgan por el Ejecutivo y se define que están en proceso, pero sin precisar en modo alguno los motivos de la tardanza en su publicación.

En todo caso, señor secretario, haría falta un cuadro explicativo en donde se presenten los puntos de acuerdo que se aprobaron en las dos legislaturas pasadas y un resumen sobre la forma en que fueron atendidas las preocupaciones manifestadas en ellos.

Como dije en un principio, nos hacemos cargo que el tema agropecuario no fue ni de lejos una prioridad de este sexenio, salvo lo ya mencionado de los intereses personales de la familia Fox en el milagro campirano de San Cristóbal y también esperemos que el próximo gobierno que integrará el licenciado Felipe Calderón, haga realidad lo que el actual sólo dejó en promesas y en la falsa imagen de un ranchero con botas de charro. Gracias por su atención.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López: Tiene la palabra el señor secretario para la respuesta a la diputada.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Para el Ejecutivo Federal sí es de un gran interés el avanzar en el aprovechamiento de la biotecnología debidamente acotada por lo que la ley o las leyes correspondientes señalan.

Hemos estado avanzando en la medida de lo posible por cubrir los requisitos que la Ley de Organismos Genéticamente Modificados marca y que por alguna razón no se había avanzado en ello, como la determinación de los centros de origen y el régimen especial de protección del maíz, que son tareas compartidas entre la Secretaría del Medio Ambiente y la Secretaría de Agricultura.

Nosotros reiteramos la conveniencia para el país de que se avance en esta dirección. No podemos permanecer al margen de estos avances tecnológicos que nuestros competidores sí tienen a su alcance, pero también entendemos perfectamente bien el régimen jurídico que tenemos y las preocupaciones legítimas de grupos ambientalistas o que abogan por una mayor autonomía alimentaria.

Entonces en la medida en que podamos compaginar esos objetivos o esas restricciones legales, avanzaremos hasta donde podamos en esta administración.

Por el lado del combate a la pobreza, que fue un tema que también trató el señor diputado Herrera, existen varios estudios hechos por organismos internacionales, el Banco Mundial, la OCDE y también algunas encuestas —como ya se ha referido— internas, donde sí señalan que hubo una reducción de la pobreza medida en sus tres vertientes: patrimonial, alimentaria y no me acuerdo cuál es la otra, pero sí hay una reducción modesta, originada fundamentalmente por transferencias de recursos públicos y remesas del extranjero.

Es cierto que lo ideal sería que esa reducción de la pobreza fuera por la capacidad de generar riqueza de los propios sujetos de medio rural y ésa es la tarea que todavía está pendiente en gran medida y que como hemos dicho, requiere las reformas estructurales donde el Legislativo y el Ejecutivo tenemos que coincidir.

Sí hubo también —y eso en gran parte fue preocupación del Legislativo, de las dos legislaturas anteriores— una mucho mayor afluencia de recursos al campo, en la medida en que los presupuestos lo permitieron. Prácticamente si hablamos de la Sagarpa, empezamos el año 2001 con un presupuesto de 28 mil millones de pesos y estamos terminando 2006 con casi 49 mil millones. O sea, es un incremento bastante significativo que —repito— fue en gran medida por preocupación del Legislativo.

Con referencia a lo que usted decía de los niños, las mujeres y los ancianos, qué está haciendo la Sagarpa. Aunque no es una materia de nuestra directa responsabilidad, hemos colaborado con el Seguro Social sobre todo, para determinar algunos coeficientes salariales de jornaleros agrícolas que permitan incorporar a los jornaleros al régimen del Seguro Social y también algunas negociaciones con gobiernos estatales, como el de Sinaloa, precisamente para avanzar en la atención a los grupos de jornaleros migrantes.

Respecto a la cuestión sanitaria que usted observaba de ¿qué papel tiene la Sagarpa para cuidar la salud de la población frente a contingencias como la de las espinacas o el jugo de zanahoria o las lechugas? Le diría que hoy por hoy, el marco jurídico que nos rige, la Ley de Sanidad Vegetal, no le da a la Secretaría alguna injerencia en los temas de contaminación de alimentos en cuanto a riesgos a la salud humana, o sea, nosotros tenemos que ver la salud del vegetal en sí, si no hay una plaga o una enfermedad de la planta o del animal que pueda ser transmisible a otras plantas o a otros animales en territorio nacional, pero ya los efectos de esas plantas o esos animales en la salud humana hoy por hoy están en manos de la Secretaría de Salud a través de la Cofepris.

Está dentro de las Cámaras —no estoy seguro si es en la de Diputados o en la de Senadores—, un proyecto de nueva Ley de Sanidad Vegetal que sí permitiría, a través de los conceptos de inocuidad, una injerencia más específica de la Sagarpa, desde la producción en el campo, hasta el anaquel o hasta el consumo de los alimentos ya por parte de la población. Pero repito, hoy por hoy esa parte le queda a la responsabilidad de la Secretaría de Salud. Muchas gracias.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López: Les recuerdo que los diputados después de la intervención del secretario, después de la respuesta del secretario, tienen derecho a tres minutos, hasta tres minutos para réplica, y continuamos con el diputado José Rubén Escajeda Jiménez, del PRI.

El diputado José Rubén Escajeda Jiménez: Señor secretario, sea usted bienvenido a esta soberanía. La Sagarpa no es sólo una Secretaría más del Poder Ejecutivo; es la cabeza del sector rural y, por lo tanto, como se establece en el Programa Especial Concurrente para el Desarrollo Rural Sustentable, la carencia de facultades de dicha Secretaría para decidir sobre diversos aspectos de política, como la monetaria, la comercial, la financiera, la fiscal, la laboral, se debe solventar mediante la coordinación de acciones de las distintas secretarías y dependencias que integren la Comisión Intersecretarial para el Desarrollo Rural Sustentable, la cual conforme a la Ley de Desarrollo Rural Sustentable es presidida por la Sagarpa.

Además, la Sagarpa debe presidir el Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable, a través del cual y de sus correspondientes réplicas en los órdenes estatal, distrital y municipal o distintos actores sociales pueden participar y opinar sobre diferentes temáticas y momentos sobre la política de desarrollo rural.

Esta función, señor secretario, de cabeza de sector, no la vemos reflejada en lo concerniente al presupuesto rural. Por ejemplo, no hay información pública sobre las reuniones, en la página electrónica de Sagarpa las reuniones de la Comisión Intersecretarial de Desarrollo Rural Sustentable, por lo menos de manera visible y no hay una relación de las reuniones que han sostenido, la temática abordada y los acuerdos aprobados.

¿Nos podría usted decir cuántas veces se han reunido desde su constitución en el 2003 y cuáles son sus acuerdos principales sobre el presupuesto del Programa Especial Concurrente?

Por ello, señor secretario, el Programa Especial Concurrente, precisa que sea la Comisión Intersecretarial de Desarrollo Rural Sustentable la que integre el proyecto de presupuesto para el año siguiente.

¿Por qué nunca se han reunido públicamente para analizarlo y ajustarlo? Ahora que si lo hubieran hecho de manera pública o privada, ¿qué criterios utilizaron para decidir y cómo es que la Sagarpa aceptó que en el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2006 para el PEC, se le descontaran más de 20 mil millones de pesos a los programas productivos y de infraestructura, para en general disminuir en ocho mil 400 millones el presupuesto del sector con relación al 2005? ¿Cómo es posible que Sagarpa aceptara que su único programa federalizado, el programa que más le interesa a la gente del campo, el programa de Alianza para el Campo, se le haya descontado más de siete mil 500 millones de pesos, dejándolos con escasos 524 millones.

Por cierto, señor secretario, un programa que como aquí se ha mencionado, pareciera que fue diseñado justamente para que pueda ser aprovechado por los productores adinerados, que por el productor tradicional.

Un programa que ojalá; yo espero, que así sea, exista la voluntad política para revisar a fondo la normatividad, las reglas de operación, porque parece incongruente—yo mismo soy productor agropecuario y me ha sucedido—que para poder liberar los recursos de un proyecto autorizado, sea requisito que el proyecto deba de estar terminado al 100 por ciento.

De qué manera un productor puede aspirar a aprovechar la benevolencia de un programa tan noble; que repito, reitero, parece más diseñado para la gente adinerada que para los campesinos pobres.

Cómo es posible pensar que el programa de Competitividad de Ramas Productivas, a través del cual se busca que los productores puedan incorporarse a los eslabones de generación de valor y se acepte que le quiten dos mil 500 millones de pesos y lo eliminen, sin siquiera en un gesto de congruencia, renunciar al puesto de secretario de cabeza de sector.

Nos podría explicar, señor secretario, ¿por qué la Comisión Intersecretarial de Desarrollo Rural Sustentable, que tiene la obligación de formular cada año, su presupuesto con la participación del Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable, nunca lo ha presentado para su análisis y opinión? ¿Será que a los integrantes de este Consejo, no se les ha considerado capaces o definitivamente no se les quiere enfrentar?

Me queda muy claro, perfectamente claro que la Sagarpa no ha cumplido a plenitud con su función de cabeza de sector. Como usted sabe, esta soberanía autorizó para el 2006, un presupuesto al sector rural de 154 mil 915 millones de pesos, que representan 17 mil 346 millones adicionales al proyecto de presupuesto del Ejecutivo.

De este presupuesto adicional, dado que la Sagarpa fue la más castigada en los recortes que hizo el Ejecutivo —por cierto recortes discrecionales—se le canalizaron 13 mil 589 millones de pesos; es decir, el 78.3 por ciento, de todo lo adicional alcanzado para el TEC. Si bien es una cifra muy alta , la realidad es que con relación al 2006 que se le autorizaron a Sagarpa, 48 mil 396 millones de pesos. A la Sagarpa se le incrementó, un monto de dos mil 672 millones. La Sagarpa es pues, la Secretaría mejor tratada por esta soberanía.

Termino diciendo preguntas importantes para la gente que estamos allá en el campo. ¿Qué va a pasar con el Procampo, señor secretario? Es una pregunta que todos los productores del país nos hacemos. Se va ampliar, va a continuar, ojalá que usted tengan alguna información, que nos pueda ser útil en ese sentido de los planes que tiene el nuevo gobierno.

Y otra pregunta muy importante, ¿qué criterios se utilizan para distribuir los recursos del programa de Alianza para el Campo en los estados y si es posible que nos pueda proporcionar una copia del documento de esos criterios?; que estoy seguro mucho nos han de interesar a quienes representamos a cada uno de los estados de la Federación.

Por sus respuestas, señor secretario, sé que son muchas preguntas y por ello, los tres minutos de la réplica que me toca hacer, yo se los cedo a usted, para ver si es posible que nos pueda contestar la mayoría de las preguntas posibles. Gracias.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López:: Adelante, secretario.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Perdón, me decía el señor presidente, que al diputado Herrera Solís, no le dimos respuesta puntual a los 252 millones de pesos que se presupuestaron para café. Yo quisiera con muchísimo gusto invitar al señor diputado; eso sería un ejercicio un poco minucioso, precisamente partir del presupuesto original y ver —como les explicaba —, los mases y los menos.

O sea, a dónde tuvimos que meter más recursos en lo que el Congreso asignó, dónde tuvimos que hacer la reducción presupuestal que nos comunicó la Secretaría de Hacienda a finales del mes de septiembre.

Entonces, no sé, para atención al tiempo de todos los concurrentes, invitaría al señor diputado a platicar. No sé si estaría de acuerdo en esto; ya más en particular con el tema de los 252 millones de café, ¿sí?

Bien. La Comisión Intersecretarial para el Desarrollo Rural Sustentable, llevó a cabo un estudio para medir el impacto de los programas que integran el PEC, en el año 2006, tanto en la producción nacional, la balanza comercial, el nivel de empleo y de ingreso y el bienestar en el medio rural.

Este estudio fue remitido a esta Honorable Cámara de Diputados el día 28 de abril del presente año, para dar cumplimiento al artículo 66 párrafo quinto del Presupuesto de Egresos de la Federación, del año 2006. Entonces, sería interesante consultar ese estudio, que es una evaluación más amplia.

Respecto a las veces que se ha reunido el Consejo Mexicano de Desarrollo Rural Sustentable, se ha reunido un total de 42 veces, desde que fue establecido en el año 2003 y también, a nivel de subsecretarios, todas las dependencias que constituyen la Comisión Intersecretarial se reúne cada mes. A nivel de secretarios se ha reunido también, 20 veces esta Comisión desde que se formó.

Todas las minutas o las actas, están disponibles. Es cierto que no son una información pública, pero a través del IFAI, se puede solicitar cualquier ejemplar de estas actas y también, en lo que se respecta al presupuesto, cada año se presenta a la consideración del Consejo Mexicano.

Pero sabemos que hay problemas de fondo, ya se ha mencionado aquí y en muchos otros foros; es que la propuesta que hace la Secretaría de Hacienda, dista mucho de la que finalmente queda aprobada por la Cámara y segundo, que en el camino —como ya se ha comentado— hay modificaciones a ese presupuesto que también la Cámara aprueba, bien sea por controversias, como fue en el año 2005, bien sea por reservas, recortes, modificaciones, que definitivamente inciden en la certidumbre de los programas.

Yo creo que ahí nos ha hecho falta a ambos Poderes, salir desde un principio, en armonía, porque si sale con un presupuesto mayor que el que la Secretaría de Hacienda propone, pero luego en el camino se reduce o se modifica, finalmente a todos nos altera nuestros planes; coincido totalmente con el señor diputado.

La normatividad es otro tema recurrente, que yo también creo que debemos de hacer un esfuerzo de compactación. Hemos ido poniendo tal vez muchos cajoncitos, tanto el Congreso, como nosotros a los programas; cada cajoncito necesita normas, porque si no tiene normas, si no tiene reglas y lineamientos, no se puede ejercer y obviamente, eso va confundiendo a muchos usuarios, sobre todo a los del estrato socioeconómico más bajo.

Tenemos otro problema estructural o sea, la Secretaría, a través de los programas de Retiro Voluntario, se ha ido quedando sin brazos, muchas veces, los "cadders", que son las ventanillas de contacto de los productores, algunos de ellos están solos, algunos tienen muy poco personal y eso hace que la gente no tenga a veces a dónde acudir o dónde ir a hacer sus trámites y dónde ser atendido correctamente. También reconocemos eso, señor diputado.

Hay otro tema que me gustaría abordar, el tema de la oportunidad en el presupuesto. Miren, el campo tiene ciclos, no es un ejercicio presupuestal que se divida entre 12 meses, entre 52 semanas a partes iguales, sino hay ciclos perfectamente marcados: el otoño-inviero, primavera-verano y muchas veces, cuando el recurso llega tarde, ya no tiene el mismo efecto o es más fácil que se desvíe o sea, si a un productor le llega el Procampo antes de la siembra, es muy probable que lo utilice para comprar semilla o fertilizante.

Pero si ya le llegó cuando la labor está despachada, pues a lo mejor se va con los amigos a tomar una cerveza. Entonces, en el tema de la oportunidad, un problema al que nos enfrentamos todos los años es que Acerca, que es el que realmente distribuye los pagos, Acerca es el mecanismo dispersor de los recursos, no tiene personal de base suficiente para operar todos los programas en la época pico.

Precisamente, en la época en donde se carga el trabajo, hay que contratar personal eventual. Simplemente, capturistas o verificadores para que vayan a revisar si el predio está sembrado o no está sembrado y muchas veces, esa contratación de personal eventual, se nos demora, cuatro, cinco o seis meses.

Entonces, tenemos que estar ahora sí, que trabajando con personal muy por debajo de las necesidades y eso provoca también, falta de respuestas oportunas. Entonces, tal vez fuera interesante que se resolviera ese problema, de que desde a principio del año, pudiéramos definir en qué momentos del mismo ejercicio, vamos a necesitar recursos humanos adicionales y en qué momentos necesitamos —ahora sí— que dejar de contratarlos y mantenernos dentro de la nómina de base.

Ése es un tema que yo, con todo respeto, quisiera compartir con ustedes para que nos ayuden a encontrar una solución ante quién corresponda.

Respecto al Procampo, efectivamente, se tienen ya muchos estudios encargados directamente por este Honorable Congreso o por nosotros, respecto a cómo lanzar la segunda edición de Procampo, qué cosas hay que mantener, qué cosas hay que cambiar y ahí están todos esos estudios como un insumo que la nueva administración y tal vez ustedes, como Legislatura, retomen y relancen el Procampo en su momento.

Todavía tenemos todo el año 2007 y todo el año 2008, para definir esta cuestión. Vamos, no hay una presión perentoria para definirlo y yo creo que tenemos que tomar como insumos, dos eventos fundamentales: uno, cuál sea la suerte final de la Ronda de Doha, en la Organización Mundial del Comercio, porque se está discutiendo precisamente este tema de los subsidios agrícolas y por otra parte, cuál sea la nueva edición del farmbill de los Estados Unidos, que también estará discutiéndose durante el primer trimestre del 2007.

Seguramente tendremos que tomarlo en cuenta como un insumo para nosotros enseñar nuestras propias políticas, dado que en el 2008 queda completamente abierta la frontera y no podemos, por lógica, tomar principios o políticas que vayan en contra o muy separadas de las política que toman nuestros socios comerciales.

La respuesta es que sí hay estudios, sí hay elementos, pero le tocará la decisión a la siguiente administración y al presente Congreso.

Respecto de Alianza para el Campo, están.....

De la Secretaría las reglas de operación, los lineamientos y ahí viene, señor diputado, la fórmula que se emplea para la distribución de los recursos de Alianza, tanto en la parte agropecuaria como en la parte pesquera.

Y finalmente aclarar que el Programa de Alianza este año no sufrió ninguna reducción, se está ejerciendo lo que el Congreso nos autorizó, inclusive le estamos transfiriendo un poco más de recursos adicionales a la Alianza, precisamente por petición de los propios señores gobernadores y de los productores. Muchísimas gracias señor Presidente.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López: A continuación tiene la palabra el diputado Pedro Armendáriz García, del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional.

El diputado Pedro Armendáriz García: Con el permiso de esta soberanía, de estas Comisiones. Señor secretario. El campo mexicano a lo largo de la historia ha tenido contrastes, marginación y desarrollo, recordemos que nuestra economía hasta 1960 era predominantemente agropecuaria, el país tenía una balanza comercial favorable mediante la explotación de granos, el sector primario contribuía de manera significativa en la integración de la renta nacional.

Los recursos naturales eran cuidados y venerados, el fomento agropecuario fue el eje del desarrollo nacional, con la llamada revolución verde llegó también el milagro mexicano. A partir de los años 60 el país perdió la brújula, pasó de la ruralidad a la urbanización, hubo exageración en las movilizaciones campesinas, se politizó el campo y se utilizó el voto verde, como bandera de control electoral.

A lo largo de dos sexenios, el populismo y el paternalismo, cobraron carta de naturalidad, luego las políticas neoliberales implementados desde 1982 hasta el año 2000, cancelaron toda posibilidad de crecimiento para los pequeños y medianos agroproductores, a pesar de que fueron calificados como hijos predilectos del antiguo régimen.

Nada fácil ha sido de gravar los vicios políticos y las trabas legales burocráticas y culturales que tanto daño le han hecho al campo mexicano. A pesar de los críticos de la actual administración, se observan avance notables en los objetivos planteados por las organizaciones campesinas y los agroproductores en el Acuerdo Nacional para el Campo.

El nuevo y esperado milagro económico mexicano debe volver los ojos al campo, entrar por la puerta del sector primario y generar las condiciones para una real y auténtica reforma agrícola, es decir, una nueva revolución verde que profundice los objetivos y alcances del plan de seguridad alimentaria, que aborde con mayor responsabilidad los embates del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, que incremente notoriamente y sin regatos el presupuesto etiquetado para el sector agropecuario, que la ciencia y la tecnología se coloquen en el centro del desarrollo rural, que se construya una nueva infraestructura y que se reactive aquella que, hoy por hoy, está ociosa y abandonada.

En este reto las divisas de los migrantes y el talento de los profesionistas pueden ayudar en la generación de autoempleo, en la elaboración de proyectos productivos y el acompañamiento técnico a los productores.

Más allá de las formaciones políticas o definiciones ideológicas, el Poder Legislativo, como depositario de la soberanía popular, hará su tarea construyendo para el campo un marco jurídico sólido, que sea moderno, claro y justo.

Habremos de abordar aspectos rezagados en la agenda legislativa como los temas de bioenergía, sanidad vegetal, sanidad animal, almacenamiento, semillas, organizaciones agrícolas, desarrollo sustentable, zonas agrícolas estratégicas, gas natural y seguridad alimentaria entre otros.

Finalmente, a pesar de los logros y avances durante el gobierno del Presidente Fox, son muchos los problemas que faltan por resolver y muchas son las necesidades del medio rural que hay que satisfacer mediante una política pública, estratégicamente trazada para el desarrollo integral y el fomento agropecuario.

En esta lógica nos gustaría conocer de su parte algunas líneas básicas de la agenda temática de la transición, los pendientes y las prioridades de la próxima gestión administrativa del gobierno federal. Por su atención muchas gracias.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López: Adelante señor secretario, para la respuesta.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: En otra pregunta también muy amplia. Yo creo que además de los presupuestos que por supuesto deben ser más amplios, hay otras muchas cosas tal vez tan importantes o quizá en momentos más importantes, que tienen que alcanzarse con un buen marco jurídico.

Voy a mencionar algunos ejemplos, las normas. No tenemos un andamiaje para hacer normas obligatorias ágiles, lo que tenemos actualmente requiere el consenso de todos los eslabones de la cadena productiva y muchas veces ese consenso o toma muchos años o no se da.

Hay dos casos muy claros, o tres diría yo, la norma sobre el jamón, que finalmente después de muchos años salió. Las normas sobre leche y productos lácteos o las normas sobre jugos, jugos de frutas.

Muchas veces tener una norma a tiempo evita un gasto enorme o una pérdida muy fuerte para los productores, porque la comercialización se puede llevar en mejores términos al interior del país y porque la frontera también se puede defender mucho más efectivamente.

Nosotros no podemos imponer restricciones al comercio sino tenemos esas restricciones hacia nuestro mercado interno y como es muy difícil hacer normas, pues en general estamos sin normas obligatorias en muchos casos.

Por ejemplo, la norma sobre jugos tiene si no me equivoco, siete años discutiéndose y no se ha podido definir. ¿Y qué provoca esto? Pues que los citricultores o los productores de mango o de otras frutas, no puedan competir con productos que están en el anaquel, que se llaman jugos y que simplemente es agua con alguna pintura y un poco de azúcar.

Esas normas creemos que se pueden construir en forma mucho más ágil si se da la reforma al artículo 40 de la Ley de Metrología y Normalización, para que si las cadenas productivas en algún tiempo perentorio no se ponen de acuerdo, sea la autoridad la que fije normas, y esas normas se exijan en forma obligatoria.

Ese es un ejemplo de cómo una tarea primordialmente legislativa, normativa, puede ordenar mercados que si se mantienen desordenados le cuestan al erario y al productor mucho dinero andar poniendo medidas de emergencia. Finalmente no es lo más adecuado.

También hay temas que son bastante controversiales pero también nosotros vemos necesaria su revisión. Todos los temas que tienen que ver con derechos de propiedad hace falta revisarlos. Hoy por hoy el ejido ha quedado un poco como una figura hueca porque no se sabe si es solamente un régimen de tenencia de la tierra o es una persona moral, asociativa. En fin, hay una serie de huecos ahí, que creemos que debemos definir.

Temas de agua, por ejemplo el uso de agua para acuacultura no está debidamente definido, el costo del agua para los acuacultores es a veces el mismo costo para un uso consuntivo, cuando en la acuacultura el agua no se consume, simplemente se altera, se puede volver a regresar al estado original después de un tratamiento. Pero todos esos costos acumulados por el uso del agua, hacen costosa la acuacultura para el sector social sobre todo y también para el sector privado.

Los temas de energía eléctrica, no sólo es el tema de las tarifas sino como llevar energía eléctrica a proyectos en el medio rural, cuando tiene uno que costear con recursos privado la construcción de las líneas eléctricas y después donar todas esas inversiones a la Comisión Federal de Electricidad.

No se puede construir un proyecto productivo si no se tiene terreno, agua y energía eléctrica. Entonces cómo podemos, a través de una buena revisión jurídica, hacer menos costosos los servicios indispensables para lanzar proyectos productivos en el sector rural o en el sector pesquero.

Yo creo que son de las tareas que con muchísimo gusto podríamos emprender juntos, Ejecutivo y Legislativo, en forma muy puntual, con ejemplos muy claros, para que se puedan modificar esos marcos jurídicos. Muchas gracias.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López: Está anotado para réplica el diputado Víctor Sánchez Trujillo, del Partido Acción Nacional. Adelante, diputado, si gusta pasar.

El diputado José Víctor Sánchez Trujillo: Gracias a todos, buenas noches, señor secretario, que gusto verlo nuevamente. Entiendo que el uso del micrófono para réplica no necesariamente es para elaborar preguntas y nuevamente permitir al secretario las conteste.

Aprovechamos el uso de esta réplica para puntualizar algunos comentarios que hemos escuchado y que consideramos, desde la fracción de Acción Nacional, importante exponer y que ojalá el secretario en otro momento pueda abordar. Consideramos que la Secretaría está terminando por ser facilitador de la política pública, pero es coadyuvante de los estados y de los municipios.

Tenemos que revisar ¿qué tanto es cierto que la Sagarpa es quien dirige el recurso hacia esas políticas públicas? ¿Y qué tanto se ha convertido hoy en una instancia de pagaduría? Es una reflexión que tenemos que hacer todos los estados sin distingo de color, porque ahí está el presupuesto y ciertamente es muy amplio, pero hay un porcentaje muy importante que se va a la Alianza para el Campo y que lo manejan los fideicomisos de todos los estados, nueve del PAN, 17 del PRI, cinco del PRD.

Y que hoy, a partir del año pasado se ha llevado incluso el mayor porcentaje, ese presupuesto de alianza, que es desarrollo rural, se municipalice en un término del 50 por ciento para aquellos estados y municipios que así lo desearon hacer, de tal suerte que hoy los ayuntamientos, también de diferente extracción de partido, tienen la oportunidad de apostar recursos de apostar recursos importantes para esa municipalización.

Entonces a través de los consejos municipales de desarrollo rural, establecer esas políticas públicas de abajo hasta arriba. Tenemos que revisar qué tanto la Sagarpa está siendo pagaduría, por ejemplo, también en ese sentido.

Reconozcamos que hay números muy fuertes, que hoy el secretario ha mencionado concretamente en Aserca, ustedes y yo sabemos que Procampo… recursos para la complementación de precio o de ingreso objetivo, reaccionan a la inversa de lo que tendría que ser realmente el uso de esos recursos.

Ya no nos importa el precio, lo que queremos es el subsidio al flete largo, ya no nos importa si el precio va a estar en manos realmente del productor y su negociación, si va a terminar más bien en manos del introductor o del intermediarismo.

Hay muchos recursos, que si bien están en ese presupuesto concurrente, están dispersos, cada quien obedece a una clientela, los recursos de Sedesol, su pretexto de la pobreza; los recursos de Reforma Agraria, por no poder dar mayor tierra; los recursos indigenistas para atender ese nicho, pero que no deja de ser finalmente vecino rural; finalmente Sagarpa para la actividad productiva y son los mismos clientes, pero con diferente atención.

Concretamente la réplica es para hacer una reflexión pública de que independientemente de que hoy tenga la responsabilidad Acción Nacional de la administración pública del sector agropecuario, es corresponsabilidad desde el municipio, el estado y la Federación, plantear políticas públicas que coparticipen también los recursos, y permitan en todo caso, que la Sagarpa direccione los recursos a donde la Sagarpa considere y no hacia nuestros clientes lo exigen.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López: Gracias, diputado. Concluye esta primera ronda su servidor. Y se anotó para réplica el diputado Alejandro Martínez, luego le pido al diputado Carlos Morales, presidente de la Comisión de Pesca, que conduzca la segunda ronda.

El diputado Carlos Ernesto Navarro López: Saludos a los productores y a las organizaciones campesinas que hoy nos acompañan en esta comparecencia. Señor secretario, el Presidente de la República, Vicente Fox, cuando inició el sexenio se comprometió a hacer crecer la economía del país en un siete por ciento, promesa que no se cumplió, quedamos muy lejos de ese crecimiento de la economía nacional.

Y en el caso del crecimiento del sector primario, éste se mantuvo prácticamente estancado al presentar una tasa de crecimiento media anual durante todo el sexenio entre el dos y el tres por ciento, muy por debajo del horizonte histórico que se registró en el último medio siglo, donde se habían logrado crecimientos por encima del seis por ciento y sobre todo considerando que hoy el campo requiere crecer por lo menos al cinco por ciento anual.

Creciendo la economía, en su conjunto, tan lentamente y el sector primario muy por debajo de las grandes necesidades de la población y del horizonte histórico, era necesario —a nuestro juicio— se diera un juicio radical, impostergable en las políticas rurales que el campo requería y requiere.

Yo pregunto, ¿es posible que los productores perciban que el campo está realmente creciendo, si observamos que los precios de maíz, con base en 1993 disminuyeron de 600 a 379 pesos para el 2006?

En las mismas condiciones está el precio real del frijol, que pasó de casi mil 500 pesos a 964. En el caso del trigo, éste pasó de casi 600 pesos a 413. La soya, de 800 pesos a 689. El sorgo pasó de un precio de cerca de los 500 pesos la tonelada a 291 pesos, en términos reales. Y el arroz que tenía en 1997, un precio de 748 pesos pasó a 482 para el 2006.

Se puede decir, señor secretario, que con esos precios y subsidios, la rentabilidad del sector ha crecido, el sector ha crecido y las familias viven mejor hoy que antes. Contrastemos esos datos con el Procampo.

Este instrumento de política agropecuaria junto con otros apoyos han caído en términos reales, así el Procampo con base en 1993, en tanto arrancó con un total de 4.4 mil millones de pesos, esta cifra ha caído hasta tres mil 100 millones de pesos.

Si las políticas compensatorias, las políticas de subsidios de diversos apoyos de los principales programas han caído, entonces no se puede decir, señor secretario, que la situación del medio rural ha mejorado como recientemente lo hizo el Presidente Fox.

Nos llama la atención que el gobierno de la República, muy apresurado por lograr el crecimiento, modificó entre 1990 y el año 2000, las cifras de la producción nacional de granos: oleaginosas, frutas, hortalizas y otros cultivos agrícolas, incrementándola en millones de toneladas.

Resulta obvio que con ello se dejaba abierto el camino, para que las cifras pudieran ubicarse muy por encima del horizonte histórico y también de la realidad, como luego, efectivamente, sucedió.

Por otra parte, el gobierno del Presidente Fox tuvo como objetivo —ya lo mencionábamos en general— el crecimiento, pero cada año presentó al Legislativo un proyecto del programa Especial Concurrente, disminuido en términos reales. Así, por ejemplo, en sus proyectos para el 2004, 2005 y 2006, presentó las cifras 108, 125 y 137 mil millones, cantidades respectivamente.

En cambio, el Legislativo aprobó, para los mismos años, las cantidades de 119, 145 y 154 mil millones, respectivamente. Es decir, en todos los casos, cantidades muy por encima de las propuestas por el Ejecutivo, eso habitó que el campo se fuera al desfiladero.

Aún a pesar de estos esfuerzos, no se justifica el que se haya dejado de aplicar los recursos y se haya caído en subejercicios año con año, nunca se justificarán los recortes que caracterizaron a este sexenio, menos ahora la llamada reserva precautoria; nunca se analizaron las cifras históricas ni se observaron que el gasto en desarrollo agropecuario y pesca en términos reales venía cayendo extraordinariamente, por lo menos desde una década antes de que arrancara el gobierno del Presidente Fox.

Así, por ejemplo, el gasto en desarrollo agropecuario que se situó en un poco más de 18 mil millones de pesos, en el 93 cayó a ocho mil millones en el 99, es decir, toda una década de estrepitosa caída.

A pesar de que la Ley de Desarrollo Rural Sustentable establece con toda claridad que la política rural cuidará del mercado interno y promocionará la producción interna —compromiso también firmado en el Acuerdo Nacional para el Campo—, la brecha entre consumo y producción se ha aumentado y con ello la dependencia alimentaria.

De seguir la situación como va, la diferencia para el 2010 entre las necesidades de consumo y la producción interna será mayor y se tendrán que importar más de 21 millones de toneladas de alimentos.

Le reclamamos, señor secretario, que haya un cambio en la política hacia el campo; no puede seguir el mismo rumbo. Las políticas neoliberales que mencionaba el diputado que me antecedió, han fracasado. Las importaciones acumuladas en este país suman la extraordinaria cantidad de 127 mil millones de dólares.

Y finalmente queremos reclamar al Gobierno de la República, con justicia y con verdad, que el sector agropecuario, el forestal y el pesquero, están de cabeza; están siendo aniquilados lentamente.

Nuestras familias campesinas —todos lo sabemos— sufren, viven el hambre y el desempleo, y eso no lo podemos aceptar. Tienen que emigrar. Ya van cuatro millones de mexicanos hacia los Estados Unidos y buena parte de ellos del medio rural, y eso desintegra a las familias. No puede ser tanta desintegración social, como es la situación que viven millones de mexicanos.

Hay que acabar con este abandono del campo para que la gente se arraigue en el medio rural y tenga una vida digna.

Usted sabe, secretario, que quizá lo que pueda hacer a estas alturas del sexenio es establecer un tránsito, dejar las inquietudes, las interrogantes al próximo gabinete y que nos ayude en la parte que le corresponde, a dejar en claro que no estamos convencidos, conformes con los resultados en política agropecuaria en este sexenio y que seguiremos luchando porque haya una inclusión social, una política diferente y en ese camino vamos a continuar luchando.

Finalmente dos preguntas. La Cámara de Diputados acaba de aprobar un punto de acuerdo; ya lo han mencionado algunos diputados. Lo leo, señor secretario.

"Punto de acuerdo propuesto por el diputado Isidro Pedraza. Se solicita a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, que informe a esta Cámara de Diputados los motivos y el marco jurídico observado para integrar las reservas precautorias al Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2006".

Primera pregunta. ¿Qué ley, qué artículo, qué sustento jurídico tiene Hacienda para quedarse con esa reserva precautoria que hoy asciende a dos mil 500 millones de pesos?

Segunda pregunta. Continúo leyendo el punto de acuerdo. "Se exhorta a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que a la brevedad sean reintegrados al presupuesto de Sagarpa, el resto de los recursos presupuestales que habían integrado la reserva estratégica que acabo de mencionar".

Yo pregunto, secretario, si hay resultados de este exhorto que hace la Cámara de Diputados a la Secretaría de Hacienda, para que le reintegre a la Secretaría que usted encabeza, estos recursos.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Empezaría por las preguntas del señor diputado. Yo no soy el especialista en temas hacendarios. Lo que hemos platicado con el señor secretario Gil Díaz, preguntando qué dio origen a esta reserva —que primero fue de cuatro mil 800 millones de pesos y finalmente quedó en dos mil 300 y tantos millones—, él nos explicaba que era un problema de cómo se construyó inicialmente el Presupuesto de Egresos de la Federación y que en base a eso había tenido que reducirse no sólo a la Secretaría de Agricultura, sino a varias dependencias una cierta cantidad, para compensar faltantes en otras áreas del gobierno federal. Esa es la explicación que tenemos.

Él sí nos dio —me acuerdo— un fundamento jurídico. No retuve precisamente qué ley o qué normatividad, pero seguramente existe, señor diputado. Yo creo que sería cuestión de aclararlo con la propia autoridad hacendaria. Si se nos regresara ese presupuesto, pues qué bueno, tal vez nos enfrentaríamos en algunos casos al problema de los calendarios, de que ya estamos muy cerca del cierre, pero haremos todo nuestro esfuerzo por ejercerlo debidamente.

Yo creo que así como todo mundo reconocemos que el Congreso, las dos Legislaturas anteriores, ampliaron los presupuestos hacia el campo, pues también es justo reconocer que las reformas estructurales no se pudieron concretar.

Y eso, pues se tradujo, entre otras cosas, en una menor tasa de crecimiento de la economía de la que hubiéramos tal vez tenido un menor crecimiento de empleos, y por supuesto eso se reflejó o se hizo mucho más evidente en el sector rural y en los sectores más desprotegidos.

Yo creo que ahí tenemos que asumir también nuestra parte de responsabilidad, cada actor de la política mexicana, pero definitivamente las reformas estructurales hubieran contribuido a un mejor desempeño de la economía en su conjunto y por lo tanto a un mejor desempeño del sector rural.

Algo que sí se logró, creo que tenemos también que reconocerlo, es un marco de estabilidad macroeconómica que no se veía desde hace muchos años y que permite construir políticas de más largo plazo, por ejemplo, políticas de crédito.

Cuando se hacen comparaciones entre sexenios o entre etapas es difícil hacerlas en forma lineal. O sea, decir que el Estado mexicano se ha ido retirando del apoyo al sector agropecuario, pues tal vez habría que ponerle una serie de modalidades. Por ejemplo, yo me pregunto si antes se contabilizaba el presupuesto de Conasupo, pues simplemente el costo financiero que representaban los inventarios de Conasupo, si no recuerdo mal el último año fueron algo así como 15 millones de pesos. Ese costo financiero sí estaba como un gasto del gobierno pero no iba directamente a los productores, era más bien un subsidio al consumo.

Y también si contabilizamos el crédito que se ejercía a través de algunas instancias gubernamentales y pudiera ser mucho mayor que el crédito que se está otorgando ahorita, pero si un porcentaje muy alto de ese crédito cada determinado tiempo no podía recuperarse y se mandaba a cuentas incobrables y por lo tanto a deuda pública, pues no sé hasta dónde ese tipo de subsidios nos pudiera parecer más conveniente que otro.

Entonces, yo sí creo, sin dejar de reconocer todo lo que todo mundo vemos, la pobreza, la migración, el deterioro de recursos naturales, la angustia de muchos productores sin dejar de reconocer eso, yo también invitaría a hacer una reflexión un poco más profundo de que tal vez al ir contabilizando mejor los recursos, pues pudiéramos hacer una comparación un poco más objetiva.

En ese sentido la Secretaría mandó a hacer tres estudios a la OCDE —de la cual México forma parte— la Organización para la Cooperación de Desarrollo Económico, que es una institución que cuenta con una gran cantidad de información de las economías más importantes del planeta.

Esos estudios fueron uno sobre políticas agrícolas, o sea, cómo se pueda evaluar la política agrícola de este país, los últimos 15 años ni siquiera está referida a nuestra administración. El otro tema es sobre políticas pesqueras, o sea, ¿cómo califica México en sus políticas pesqueras contra los demás miembros de la OCDE y el otro es sobre políticas de desarrollo territorial.

Los tres estudios prácticamente están terminados, un servidor estuvo la semana pasada en la sede de la OCDE que por cierto está dirigido por un mexicano, por el doctor José Angel Gurría y creemos señor diputado que esos estudios van a arrojar una nueva luz sobre el desempeño de las políticas públicas en estas tres áreas y que pueden ser utilizados como un insumo para hacer un mejor trabajo en el futuro.

Esperamos que la última semana del mes de noviembre precisamente, vengan aquí los especialistas que realizaron estos trabajos, para darlos a conocer nos daría muchísimo gusto que los tres presidentes de estas comisiones y otros actores fundamentales del sector, asistieran a estas presentaciones para enriquecer este diálogo, enriquecer el debate y por supuesto, construir lo más rápidamente un mecanismo más eficaz y más equitativo de apoyo al sector. Muchísimas gracias.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López: Concluye esta primera ronda el diputado Alejandro Martínez, para réplica luego el diputado Carlos Morales, conduce la segunda ronda.

El diputado Alejandro Martínez Hernández: Con su permiso señor Presidente. Compañeras y compañeros diputados. Me parece que la labor de los legisladores es venir y defender a los que menos tienen, a los campesinos. Porque me parece que los secretarios y la secretarías tienen una responsabilidad y necesitan ellos responderle a la nación.

Ciudadano secretario, uno de los cuestionamientos más reiterados que escuchamos en diversas partes del país por parte de las organizaciones campesinas, gobiernos de los estados, congresos locales y productores en general, es el relacionado a las reglas de operación.

En el decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2006, en su artículo 63 señala: La Secretaría de Agricultura emitirá las modificaciones que correspondan en su caso a las reglas de operación de los programas y componentes que le competen, señalados en el anexo 16 de este decreto, conforme el artículo 54 del mismo, previa solicitud de los consejos estatales de desarrollo rural sustentable, siempre y cuando los ajustes sean para simplificarlas y alinearlas a las prioridades y requerimientos locales, escuchando la opinión del Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable, así como observando los acuerdos de la Comisión Intersecretarial de Desarrollo Rural Sustentable.

Al respecto ciudadano secretario, ¿qué ha realizado la secretaría a su cargo en este tema para dar respuesta a los productores que han sufrido la pesadilla de las reglas de operación? ¿Qué se ha hecho para que las reglas de operación tal y como están ahora sean limitante para que los campesinos accedan plenamente a los recursos de los programas sin diferencias por su adhesión o preferencias partidistas?.

Ciudadano secretario, no sé si ya la conozca, de cualquier manera le hago entrega de una copia del documento de aplicación e impacto del Programa Especial Concurrente para el Desarrollo Rural Sustentable en las unidades de producción rural.

Este estudio fue elaborado por la Universidad Autónoma de Chapingo, por encargo de esta Honorable Cámara de Diputados. En este interesante análisis entre otras, se encuentran las siguientes conclusiones y recomendaciones:

Uno. El impacto de los programas del PEC en los aspectos técnico productivos, económicos, sociales, ambientales, son mínimos en los ingresos familiares. Al respecto la Cámara de Diputados ha incrementado el presupuesto federal para el PEC, sin embargo, no ha tenido un impacto real porque no llegan los recursos con oportunidad en las diferentes regiones del país.

Dos. Por tanto, no se ha logrado incrementar los ingresos de las familias del medio rural y eliminar en lo mínimo la pobreza.

En cuanto a las recomendaciones del estudio, es importante contar con el reglamento íntegro, de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable.

Tres. Las reglas de operación de los diversos programas deben incluir enfoque integrador, indicadores de impactos múltiples, guías de proyectos productivos, guías para diagnósticos municipales, manuales de procedimiento de todas las instancias que conforman el PEC.

Cuatro. El PEC debe hacer estudios de cruces para definir posible beneficiarios, que ayude a hacer eficiente la asignación y distribución de los recursos presupuestales.

Cinco. El PEC debe incluir la participación de todos los actores de los procesos.

Ciudadano secretario, hay un diputado del PAN que gestionó y obtuvo 3.8 millones del Programa Alianza para el Campo para el subprograma del fondo de capitalización para maquinaria del sector cañero. El legislador es Diego Palmero Andrade, a la vez dueño de una empresa que comercializa maquinaria y se autocompró dos alzadoras, dos cosechadoras, cuatro tractores y los instrumentos de trabajo jamás llegaron a los campesinos supuestamente agrupados en el Consejo de Productores Cañeros Acción Rural.

Este Consejo de Productores Cañeros, fundado en agosto de 2004, tiene como presidenta a Francisca Muñiz Delgado, esposa del diputado; su suplente es Jorge Palmero Andrade, hermano del diputado; la tesorera es Ana Esther Mayán Palmero, sobrina de este mismo diputado; y una de las vocales se llama Karla Palmero Muñoz, me parece que estos rcursos deben de regresar al sector de donde salieron.

Señor secretario, ojalá y usted nos pueda dejar con mucha claridad, ahora que ya pasaron las elecciones, me puede decir si la Secretaría a su cargo presentó alguna denuncia penal por este robo en despoblado o si el afortunado, el diputado, regresó los recursos, cuando menos los recursos de los programas de Sagarpa o al menos se verificó esta información. Por sus respuestas muchas gracias.

El Presidente diputado Carlos Ernesto Navarro López: Vamos a pasar a la segunda tanda, continuando con el orden y la metodología de la reunión, pasando esta segunda parte de la conducción al diputado Carlos Morales, Presidente de la Comisión de Pesca.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez: Señor secretario, en lo que respecta, yo nada más quiero hacer una reflexión dando el uso de la palabra al último diputado que antecedió. La fracción parlamentaria del PAN y el Partido Acción Nacional va a defender absolutamente a nadie que incurrió en algún caso ilícito, como el que acaba de denunciar. Yo le suplicaría compañero que haga la denuncia pública y que será verdaderamente atendida, aquí ya tomó nota el Secretario, que la fracción parlamentaria ni el Partido Acción Nacional va a defender por ningún motivo, es todo.

El diputado Carlos Ernesto Navarro López: Señor secretario, en lo que respecta al sector pesca y acuacultura, ésta última es la segunda actividad económica con más crecimiento en el mundo, sin embargo, en México a pesar de su potencial, la pesca y la acuacultura contribuye muy poco en el producto interno bruto, pero nadie va a discutir su importancia alimentaria, su importancia social y las grandes potencialidades de orden económico que puede tener.

Los diagnósticos, señor secretario, vienen repitiendo desde hace décadas, que en México tenemos un gran potencial en acuacultura y un gran potencial pesquero, altamente desaprovechado para efectos del desarrollo económico del país y la generación de empleo.

Pero si todavía quisiéramos abundar más, tenemos una Secretaría de Pesca, después pasamos a Subsecretaría y hoy tenemos una Comisión, ojalá y no terminemos en Dirección. Este es un indicador de la poca importancia que le han dado los diferentes gobiernos a este sector, en esto quiero ser enfático, señor secretario, para aprovechar nuestro potencial y disminuir los riesgos financieros es condición indispensable, que invertamos más y mejor.

Es necesario la existencia de una verdadera investigación en esta materia, que nos permita conocer qué tenemos, hacia dónde vamos y cómo podemos aprovecharlo de mejor manera. Para ello se requiere la dedicada intervención de la cabeza del sector, para promover mejores esquemas de cooperación y financiamiento y que la investigación nos de sus resultados.

En síntesis, instrumentar un sistema de avanzada para articular la pesca y la… académicos de investigación que fructifiquen en proyectos en beneficio de la población.

Señor secretario, más que unas preguntas, quisiera hacer unas sugerencias. Quisiera solicitarle su intervención de acuerdo a sus posibilidades, obviamente por el tiempo, que no se reduzcan tan drásticamente y arbitrariamente los presupuestos del sector; se le pegó muy fuerte en este año y hubieron recortes hasta del 50 por ciento, por ejemplo, en inspección y vigilancia.

Así también, para efectos de racionalizar la operación de la Conapesca, le solicito que las subdelegaciones de Pesca se conviertan en representaciones de la Comisión y no que estén dependientes de las delegaciones, obviamente triangulando y creando un galimatías que nos causa muchos problemas, fundamentalmente a la gente del sector que necesitan ser atendidas.

Por último, señor secretario, la NOM-029 ha causado algunas inconformidades; seguramente sucede cuando se norma algo y fundamentalmente cuando se tocan intereses. Sabemos que esta norma es necesaria, lo que creo que debemos que hacer es dar un poquito más de tiempo para poder difundir los beneficios de ésta y si algo que tenemos que mejorar, hacerlo.

Creo que se ha hecho un buen esfuerzo, no estamos en la disposición de poner a discusión este tema. Se ha solicitado un punto de acuerdo aquí en la Cámara y nos han turnado a la Comisión de Pesca para que se cree una subcomisión especial que atienda sólo lo relativo a esta norma.

Vamos a abrir un debate y una discusión sobre ese tema, sabemos que es atribución de ustedes, pero queremos contribuir. Permítanos, dándonos tiempo para que nosotros difundamos, discutamos y seguramente el beneficio que esta norma trae consigo habrá de dar sus frutos posteriormente. Muchas gracias por su atención, señor secretario.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Bien, pues yo sí comparto con el señor diputado Morales muchas de las sugerencias que nos hace, concretamente el no afectar tanto los presupuestos de la actividad pesquera y acuícola; tener un mejor marco regulatorio, que hasta hoy no hemos podido sacar la Ley de Pesca, por ahí anda todavía.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez: Estamos trabajando en eso.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Sin ver la luz, pero qué bueno que se esté trabajando en ella. También una mayor autonomía administrativa y operativa de la Comisión Nacional de Pesca en las entidades federativas, la vemos válida, necesaria.

Mayor trabajo en inspección y vigilancia, que está ligado con el marco normativo, porque finalmente es a la Secretaría de Marina a la que le corresponde, por ley, la aplicación de la ley en los litorales.

La norma, también creemos que más vale hacer una norma que realmente se asimile dentro del sector en el que aplica, a que tengamos una norma en el papel; muy bonito, pero que no se haga propia por parte de los actores.

Entonces, ahora sí que no tengo objeción, señor, a lo que usted comenta. Yo creo que en esa poca importancia que le hemos dado en el país al sector acuícola y pesquero intervienen muchas cosas, desde los hábitos de consumo de alimentos, que estamos acostumbrados a comer pescado en la cuaresma o cuando tenemos un poquito más de centavos a tomar un coctel de camarones o de pulpo.

Sabemos que de las muchas especies que tiene nuestro país susceptibles de aprovecharse, son muy poquitas las que el pueblo sabe consumir, sabe preparar. Toda nuestra cultura que viene desde la Colonia no estuvo muy orientada nunca a la parte pesquera, siendo México un país con una gran capacidad, siendo España también un país con una intensa actividad pesquera, por alguna razón México no logró hacer suya esta actividad hasta muy recientemente.

En la acuacultura creo que vamos avanzando a buena velocidad, pero otra vez nos hace falta un marco normativo, nos hace falta la conciliación entre diferentes dependencias, como lo señalé hace rato: la Comisión Nacional del Agua, la Secretaría del Medio Ambiente, nosotros. Entonces, bienvenidos sus comentarios y no tenemos más que tratar de instrumentarlos.

Continúa en el uso de la palabra el diputado Gustavo Pedro Cortés, del Partido del Trabajo, en el orden de las intervenciones. Adelante, Gustavo.

El diputado Santiago Gustavo Pedro Cortés: Con el permiso de la Presidencia. Compañeras diputadas, compañeros diputados. Licenciado Mayorga Castañeda, secretario de la Sagarpa. Durante el mandato del Presidente Fox, la agricultura sufrió una mayor desarticulación con la industria y los servicios debido a que la primera se rezagó respecto a los demás sectores económicos. Las actividades agropecuarias crecieron tan sólo 1.5 por ciento promedio anual, muy por debajo del 1.8 por ciento de la industria y 3.1 de los servicios. Si todo marcha bien como usted dice o como el Presidente lo ha dicho ¿por qué los índices de pobreza y marginación se incrementaron en el sector rural?

Con la firma del Tratado de Libre Comercio se esperaba que las asimetrías macroeconómicas y microeconómicas entre los miembros del tratado se corrigieran, lo cual no sucedió; antes al contrario éstas son mayores.

Durante los últimos años Estados Unidos y Canadá emprendieron profundas reformas al interior de sus agriculturas destinando fuertes inversiones en rubros como la investigación, el desarrollo, la infraestructura y los pagos directos a los productores, entre otros.

Por su parte la visión neoliberal del gobierno mexicano supuso que el vacío del Estado en la economía mexicana se llenaría con la actuación de los capitales privados nacionales e internacionales. Sin embargo esto no sucedió. Así lo muestra la nula recepción de inversión extranjera, los problemas de cartera vencida y la deficiente creación y pérdida de empleos, trayendo consigo el atraso, el deterioro constante y la crisis de grandes dimensiones que azotan al agro.

Se implementó de manera deliberada, una política para acabar con el campo mexicano y forzar a nuestros campesinos a emigrar hacia las grandes ciudades o hacia el extranjero.

La pobreza y la indigencia no son mayores en el campo debido a las transferencias que envían los migrantes y no a los subsidios del gobierno.

Señor secretario: ¿Por qué es rentable la producción agropecuaria en otros países menos en el nuestro? ¿Por qué este gobierno no promovió el desarrollo agropecuario que detuviera el empobrecimiento de la población rural?

En la presente administración la producción de granos básicos en México creció en 5.7 por ciento, mientras que las importaciones lo hicieron en 18 por ciento, por lo que las importaciones han invadido el mercado nacional.

El saldo de la balanza comercial agropecuaria, ha sido deficitario en todos los años; las importaciones suman más de 32 mil millones de dólares. Éstas se concentran en bienes alimenticios básicos para la población como el maíz, trigo, leche en polvo, frijol, soya y sorgo, lo cual pone en grave riesgo la seguridad y la soberanía alimentaria.

¿Qué pasaría, señor secretario si Estados Unidos y Canadá decidieran algún día no vender estos productos a México? ¿Está garantizada la soberanía y la seguridad alimentaria en nuestro país?

Al margen del TLC y del Acuerdo Nacional para el Campo, se han producido importaciones masivas y desordenadas, rebasando en mucho, en muchos casos, los cupos de importación y afectando con ello la venta de la cosecha y el ingreso de las familias rurales.

El gobierno favorece la entrada de alimentos importados al mercado nacional, favoreciendo a los grandes comercializadores y deja a su suerte la cosecha de millones de productores.

¿Por qué la secretaría a su cargo permite la importación de maíz, frijol, azúcar, entre otros, por encima de las cuotas de importación pactadas con los productores nacionales?

La inserción del campo mexicano al mercado mundial en plena desventaja, ha ocasionado la disminución sistemática de los precios de los principales productos agrícolas, hasta hacerlos poco rentables para los productores.

Los que han tenido éxito en el TLCAN son los grandes capitales transnacionales y multinacionales que exportan legumbres, hortalizas, cerveza, bebidas alcohólicas, café arábigo, entre otros, que representan un pequeño grupo que el gobierno ha apapachado. Y quienes son perjudicados son la mayoría de los productores, ejidatarios, comuneros y de pequeños propietarios, es decir, el sector social que está vinculado con la producción de granos básicos.

El contrabando y el no haber respetado los cupos de importación, están ocasionando que actualmente existan en inventarios, según datos de la propia secretaría, 100 mil la venta de la cosecha de frijol del presente ciclo.

Sumando a lo anterior, la Secretaría a su cargo, transcurrido 10 meses y aún de que termine su encargo, no ha liberado los recursos económicos para apoyar a estos productores. La reserva precautoria por dos mil 500 millones de pesos no se justifican, señor secretario; cuando la Secretaría de Hacienda reporta el día de ayer un superávit en las finanzas públicas por más de 139 mil millones de pesos.

Esta reserva precautoria es a todas luces ilegal, dado que esta soberanía aprueba un presupuesto para el sector agropecuario, que no se puede modificar de manera unilateral, pero además dicha reserva es inmoral por la grave crisis productiva y de empleo que padecen los campesinos.

¿Con base a qué elementos legales se funda y motiva la decisión de crear una reserva precautoria de manera unilateral? Señor secretario, en nuestra opinión, es urgente modificar la actual política económica hacia el sector, porque para el 2008 enfrentará la voraz liberación comercial. De no hacerlo, los problemas que enfrentan se agudizarán provocando un estallido social de consecuencias inimaginables. Oaxaca es un ejemplo.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez: Tiene el uso de la palabra el señor secretario, hasta por tres minutos.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Señor diputado no he afirmado, yo, en algún lugar que todo marche bien, o sea, definitivamente aceptamos que hay muchas cosas que no están bien; pero tampoco podemos aceptar que la pobreza o el abandono hayan crecido.

Repito, lo que ya comenté a raíz de otra intervención, otros estudios que no ha hecho la Sagarpa, sino agentes imparciales, señalan que sí ha habido una reducción en los indicadores de pobreza aún en el campo.

No es una labor o un mérito de la Secretaría de Agricultura, tampoco lo estamos diciendo, yo creo que ha sido, como usted lo comentó, una parte las remesas, otra parte las transferencias del gobierno, el propio trabajo y el deseo de superación de los productores, otras dependencias que concurren al sector.

Yo sí, con todo respeto, no coincidiría en algunas de las afirmaciones que usted ha hecho, porque, repito, hay las evidencias o los documentos o los autores que están señalando otras cosas. Sí le podría decir que el tema del frijol está caminando, la cosecha se ha estado preparando de la mano con los gobiernos estatales, de la mano con las organizaciones de productores, algunas de las organizaciones que usted ha hecho favor de apoyar, están participando en los comités de comercialización de frijol.

Y los inventarios que puedan existir a la fecha, están en manos de organizaciones sociales, no están en manos del gobierno, están –repito– en manos de agentes que fueron en su momento también apoyados con recursos del gobierno.

Yo creo que el tema del Tratado de Libre Comercio nos llevaría mucho tiempo comentarlo, sabemos que está en la agenda del equipo de transición, en la agenda del señor Presidente Electo, en la agenda de ustedes, en la agenda de las organizaciones de productores, y en la nuestra también.

Hemos hecho una serie de reuniones con nuestras contrapartes, Estados Unidos y Canadá, para avanzar en esquemas de cooperación junto con los estados y junto con los productores, no hemos dejado eso en el anaquel, es objeto de nuestra atención, inclusive está por definirse una reunión con el señor secretario de Agricultura de Estados Unidos, precisamente para aterrizar algunas de las propuestas que las mismas organizaciones han hecho en estos temas de cooperación bilateral.

El día de hoy a las cuatro de la tarde se terminó una reunión en el Cimit, donde ya se les está poniendo nombre y apellido a una serie de proyectos en esta materia de cooperación, tanto en frijol como en maíz, y creemos que mientras se discute y se acuerda, si se renegocia o no se renegocia el tratado, por lo pronto nosotros estamos trabajando en esos esquemas de cooperación, de la mano con los gobiernos estatales, acaba de estar el señor subsecretario López Tostado, en Canadá, precisamente con productores de frijol.

Fueron a ver a sus contrapartes para temas de mejoramiento genético, paquetes tecnológicos, mejor comercialización.

Ahora, hay hechos que no podemos como gobierno negar ni están bajo nuestra mano, es un hecho que el consumo per cápita de maíz y frijol están bajando en este país. Ahora si que tenemos que preguntarnos a qué se debe eso y qué medidas podemos tomar.

El trigo en este país se produce con riego, no se produce de temporal y tuvimos algunos años de sequía en los distritos del noroeste que impidieron aumentar la producción de trigo en forma sistemática. Este ciclo pasado fue muy buen ciclo para trigo porque hubo agua.

Es muy probable que el próximo ciclo agrícola, el otoño-invierno 06/07, la producción de maíz en Sinaloa, la producción de trigo en Sonora y Baja California, sean excelentes porque las presas tienen muy buen nivel pero si tenemos un año seco, pues ningún gobierno podría favorecer la producción de trigo si el trigo es de riego.

También, el índice de autosuficiencia alimentaria está perfectamente definido por la FAO y en ese sentido, nuestro país ha tenido avances durante esta administración. Las exportaciones agroalimentarias están creciendo más rápido que las importaciones y tenemos un superávit, por lo menos en este primer semestre, en la parte agropecuaria. Un superávit modesto pero que no se veía desde 1995.

Yo creo que hay que poner las cosas en un contexto más amplio. Los grandes países exportadores de alimentos son a su vez grandes importadores. La Unión Europea es un gran importador de alimentos. Estados Unidos es un gran importador de alimentos. Japón, no se diga. Japón es un importador neto de alimentos y no por eso creemos que sea un país con su soberanía o con su economía en riesgo.

Yo creo que el tema del comercio internacional de alimentos cada día se irá acrecentando para todos. No conozco un país que sea un exportador solamente de alimentos, también hay intercambio.

Que podemos mejorar mucho, estamos totalmente de acuerdo pero repito, con indicadores internacionales —que eso creo que nos ayuda— el grado de dependencia de México ha bajado durante esta administración y bueno, ahí está la FAO que pueda avalar este dicho de un servidor. Muchas gracias.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez: Continúa en el uso de la palabra, la diputada María Guadalupe García Noriega, del Partido Verde Ecologista de México. Antes quisiera resaltar que se encuentran en este recinto representantes de organizaciones de productores del estado de Sonora. Bienvenidos representantes de Sonora a este recinto, su casa.

Se encuentra el representante de la Confederación de Propietarios Rurales. Bienvenidos todos a ésta, "la casa del pueblo", es la casa de todos. Adelante compañera diputada.

La diputada María Guadalupe García Noriega: Gracias. Con su permiso señor presidente. Señor secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Mayorga Castañeda. Señoras y señores legisladores.

Para todos nosotros es obligado abordar el tema del Tratado de Libre Comercio de América del Norte por la cercanía de las negociaciones para su eventual revisión, como bien lo acaba de comentar usted señor secretario.

Una vez que se supriman en el año 2008 los aranceles de más restricciones al maíz, al azúcar y a otros cultivos importados de Estados Unidos, el campo como una forma de vida establecida desde hace mucho tiempo para nuestro país, podría desaparecer en cuestión de años.

El daño que se ha causado al campo mexicano con las importaciones de productos agropecuarios en virtud de la desgravación arancelaria, ha aumentado considerablemente. Bajo este entorno, me permito preguntarle señor secretario ¿qué medidas concretas por producto se está implementado o implementará la Secretaría para hacer frente a la situación que se avecina? ¿Cómo se va a impulsar y a apoyar en verdad a los pequeños y medianos productores, más allá del llamado "blindaje para el campo"?

Procampo como se ha mencionado aquí, se ha convertido en el programa de mayor éxito desarrollado por la Secretaría a su cargo. Lamentablemente se ha dejado de lado otros programas de apoyo que han fracasado porque no se establecieron claramente sus reglas de operación.

Bajo su opinión señor secretario ¿este sería el momento adecuado para replantear nuevos programas, cuyo corte no sólo sea asistencialista, sino que se constituyan como verdaderos promotores del sector?

La Secretaría también integra al sector pesquero y acuícola. En su experiencia bajo este cargo, me gustaría conocer ¿qué aspectos considera usted, debemos impulsar para que este sector vital en la soberanía alimentaria sea tratado acorde a su importancia y trascendencia? No omito mencionar que escuché sus comentarios preliminares, pero creo que debemos ir más al fondo en este tema.

Finalmente quiero insistir, sobre la estrecha relación entre recursos agrícolas, ganaderos, pesca y acuacultura, comunidades indígenas y su pobreza tan acentuada y dolorosa, ejemplo de ello nuestro sector cafetalero. Por su atención y sus respuestas, gracias señor secretario.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez: Gracias compañera diputada. Tiene el uso de la palabra el señor secretario por tres minutos, hasta por tres minutos.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Bien. Trataré de sintetizar mi respuesta, señora diputada, respecto a qué planes o planteamientos tiene la Secretaría por producto para el 2008.

En cuanto a maíz tenemos un esquema equivalente al que tienen los americanos a través del ingreso objetivo. Independientemente de cuánto pueda impactarse el precio de mercado por efecto de las importaciones, el productor de maíz sabe que tiene un ingreso mínimo asegurado por el gobierno.

Además están los esquemas que ya comenté de cooperación, que han sido propuestas de los propios productores y que están ya planteadas oficialmente a nuestras contrapartes de Estados Unidos y Canadá. En el caso de maíz es fundamentalmente a Estados Unidos, Canadá prácticamente no produce maíz y esta oficializado; son documentos que hemos hecho llegar a la Secretaría de Agricultura de Estados Unidos y a la representación de comercio en forma oficial y estamos trabajando en eso.

En el caso del frijol, tenemos como ya lo dije, un problema estructural de la caída en el consumo interno de frijol y tenemos un problema de variedades que no cotejan con el mercado. Zacatecas es un gran productor de frijol negro, pero en Zacatecas nadie come frijoles negros, los frijoles negros los comen en el sur sureste del país; entonces, pues ya eso implica de entrada un problema de movilización que representa costos.

Entonces en el frijol tenemos un esquema de comercialización por parte de las propias organizaciones sociales, tenemos tres plantas de beneficio de frijol que se han construido con la última tecnología, con capacidad suficiente para que se pueda agregar valor en los centros de producción al frijol, a través de procesos de limpieza, de empaque, de clasificación para dar valor agregado porque, como bien decía el señor diputado Navarro, hay una tendencia decreciente en los precios de los productos agrícolas, que es precisamente lo que obliga a buscar valor agregado para compensar esa diferencia.

En caña, sí tenemos, creo yo, todavía un largo camino por recorrer porque en el azúcar, a diferencia de maíz, frijol y leche, las oportunidades están de nuestro lado. O sea, vamos a tener acceso irrestricto al mercado de azúcar de Estados Unidos, que es un mercado con precios por arriba del mercado internacional, pero todavía tenemos un marco jurídico hoy por hoy incierto, al estar controvertida la ley cañera y tenemos también problemas financieros en algunos ingenios.

Muchos de nuestros ingenios están obsoletos o son de muy pequeña escala o están traslapadas las zonas de producción. Sí necesitamos hacer todo un ejercicio de fortalecimiento financiero del sector para que estén en condiciones no sólo de operar, sino de invertir enormes cantidades de dinero en modernizar las fábricas y en modernizar el campo.

Yo sí creo que tenemos que trabajar arduamente. Se han hecho ya ejercicios de planeación con los cañeros, con los industriales, con el gobierno para hacer propuestas a la siguiente administración en el tema azúcar pero, repito, ahí el reto es cómo aprovechamos las oportunidades, no cómo nos defendemos de las amenazas.

En el tema de leche, también creemos que el trabajo por hacer es muy intenso, dado que las políticas que tiene el Estado mexicano de apoyo al sector lechero están dispersas entre varios actores.

Uno ha sido, en los últimos años, este Congreso, a través del sexto transitorio, con la fijación de los precios de compra de Liconsa. Otro es Liconsa mismo en sus dos vertientes, en su vertiente de abasto social y en su vertiente de compra de leche a pequeños productores.

Otra dependencia muy importante en el tema de leche es economía, por todas las normas que hacen falta para combatir las adulteraciones, las falsificaciones, la mala información al consumidor en todos los lácteos y obviamente economía en sus políticas de fomento a la producción de leche, que vienen desde la parte de abasto de forrajes, genética del ganado, mejores prácticas de producción, organización de productores, etcétera.

Esas serían, a grosso modo, las propuestas específicas. Cada una de ellas merecería, tal vez, una explicación más amplia, pero sí quisiera decirle a usted y a todos los compañeros que aquí nos escuchan que no estamos simplemente dejando pasar el tiempo y que llegue el 2008, sino se está trabajando intensamente con la participación de los productores y de gobiernos estatales y otros actores en la estrategia para 2008.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez. Gracias, señor secretario. Había solicitado hacer uso de su derecho de réplica el compañero diputado del PRD, Juan Adolfo Orcí Martínez. Adelante, diputado.

Le consulto a la diputada María Guadalupe si desea hacer uso de su derecho de réplica.

El diputado Juan Adolfo Orci Martínez: Señor secretario. Diputado presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca. Compañeras, compañeros diputados, productores aquí presentes.

No quisimos desaprovechar el momento, secretario, de hacer un comentario respecto a la Norma 029 que nos afecta directamente al estado de Baja California Sur y a otras entidades federativas. Quise hacerle un comentario al respecto.

Con respecto a la Norma 029 para la pesca responsable de tiburones y rayas, vemos con precaución que, pese a los encomiables esfuerzos del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Pesca Responsable, y en particular del grupo de trabajo número 4, pesquería de tiburón, tenemos que el proyecto publicado en el Diario Oficial de la Federación del día 29 de noviembre del 2005, al igual que los proyectos que le precedieron para normar estas pesquerías, ha despertado una gran polémica entre los distintos sectores que de una u otra forma han participado en el aprovechamiento de estos recursos.

Desde nuestro punto de vista vemos que en buena medida esta polémica se debe a que la información científica y técnica es, hasta el momento, incompleta, lo cual genera dudas sobre las bondades de las medidas de manejo que el proyecto de norma en cuestión impone.

Si bien es cierto que el código de conducta para la pesca responsable, instrumento internacionalmente reconocido como la guía máxima para orientar las decisiones concernientes al manejo de los recursos pesqueros, nos señala que se debe actuar con precaución en la conservación, ordenación y explotación de los recursos acuáticos vivos, con el fin de protegerlos y que la falta de información científica adecuada no debería utilizarse como razón para aplazar o dejar de tomar las medidas de conservación y de gestión necesaria.

También es cierto que el mismo código nos indica que las decisiones sobre conservación y ordenamiento de las pesquerías deberán tomar en cuenta los conocimientos tradicionales acerca de los recursos y de su hábitat, así como los factores ambientales, económicos y sociales pertinentes.

De tal manera que es necesario el dar prioridad a las actividades de investigación y recolección de datos, tanto biológicos, ecológicos, sociales, económicos, entre otros, a fin de mejorar los conocimientos científicos y técnicos sobre la pesca en general y en particular sobre el tiburón.

Ante esta situación, de eminente publicación de la norma 029, se ha generado una reacción adversa de la población que viven las regiones, que se benefician con el ejercicio de la pesca deportiva del país respecto al contenido final de esta norma, porque argumenta que no fueron consultados al respecto.

Por eso, señor secretario, por lo anterior, le pedimos atenta y respetuosamente, posponga la entrada en vigor de la norma 029 y se intensifiquen los trabajos de investigación y técnica sobre la pesquería del tiburón. Que nos permitan actuar con mayor certeza en el ordenamiento de esta pesquería.

Y decirle que el día de ayer se subió un punto de acuerdo a la Cámara, LX Legislatura, donde estuvieron diversos grupos parlamentarios de acuerdo. Se lo voy a leer rápido, secretario. Donde dice: "Punto de acuerdo. Único. Se exhorta a la Comisión de Pesca de esta LX Legislatura del Honorable Congreso de la Unión, integre una Subcomisión encargada de analizar y evaluar con todas sus implicaciones el impacto de la norma, de la NOM-029, en la pesca deportiva y ribereña y en el turismo, tarea que demanda del tiempo necesario para escuchar las opiniones, dudas y temores de los sectores involucrados, por lo que durante este ejercicio no debe publicarse en el Diario Oficial de la Federación la citada norma, hasta construir los consensos que de esta demandan".

Y quiero aprovechar aquí también para darle las gracias al comisionado de Pesca, porque estuvo atento al llamado el día jueves, que estuvo con nosotros en Cabo San Lucas; a nosotros como diputados, al gobierno estatal y sobre todo a los turisteros, que de alguna forma pueden salir afectados; donde nos sacó de dudas precisamente de las 50 millas a reducir a 20, que es el artículo 13 que no está dentro de la norma, que es un artículo que está vigente en la ley que está ahorita, pero también en la ley que se publicará pronto, creo que el mes de noviembre. Ya estamos cerca.

Darle las gracias, señor comisionado por esa atención que tuvo, porque nos sacó de dudas. La NOM tiene fortalezas, pero tiene sus dudas también y ésa son las queremos aclarar en el tiempo que estamos pidiendo. Muchísimas gracias.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez: Gracias, señor diputado. Toma el uso de la palabra el diputado Isael Villa Villa, del Partido Revolucionario Institucional. Le informan a esta presidencia, que también se encuentran presentes compañeros productores de UNORCA, de Coduc, de Sempa, de la Cocip, de la Ofis y de la UGOCM, a todos ustedes, bienvenidos compañeros.

Correcto. Por cuestiones de agenda, se invierte el orden, toma el uso de la palabra el diputado Gerardo Antonio Escaroz Soler, del Partido Acción Nacional, con la anuencia del diputado Isael Villa Villa. Adelante, compañero diputado.

El diputado Gerardo Antonio Escaroz Soler: Gracias. Buenas noches, señor secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, don Francisco Mayorga Castañeda; diputados compañeros, invitados, todos, buenas noches. A nombre del grupo parlamentario de Acción Nacional, agradezco su presencia en esta reunión, la cual representa para todos los interesados en el desarrollo del sector agropecuario, la oportunidad de intercambiar ideas, analizar las estrategias implementadas en el sector y reconocer los compromisos que cada uno debe mantener como propios en aras de propiciar mejores condiciones para nuestro campo.

Del análisis en materia agropecuaria se pueden observar una serie de avances importantes en el sector, pero también se desprenden cuestionamientos que consideramos necesario que usted, señor secretario, precise en este espacio de diálogo entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo.

Es claro que la política agropecuaria y de desarrollo rural, aplicada por el gobierno actual, tiene como prioridad fundamental mejorar el nivel de vida de los productores del campo y de sus familias, a través de la ejecución de programas orientados a impulsar las cadenas productivas y el desarrollo y transferencia de tecnologías que eleven la producción y la productividad de las actividades agropecuarias.

Para Acción Nacional la capitalización del campo es un tema fundamental que requiere de la máxima atención por parte del Ejecutivo federal. El desarrollo del sector agropecuario necesita de inversiones que propicien la generación de empleos, el mejoramiento del bienestar de las familias y arraigo en sus comunidades.

Los diputados de Acción Nacional reconocemos el gran esfuerzo y la responsabilidad que el licenciado Francisco Mayorga ha asumido al frente de la Secretaría de Agricultura, con el objetivo de dinamizar el sector mediante la integración de cadenas productivas y fortaleciendo así los procesos de producción y comercialización y promociones al consumo.

Es evidente que los problemas que se han acumulado por décadas no se solucionan en sólo seis años. En función de los avances y los pendientes que se han dejado, será necesario mantener el rumbo y optimizar las acciones, para dar certeza a los productores del campo.

La Comisión de Agricultura y Ganadería, así como los diputados y el grupo parlamentario del PAN, aceptamos el reto y uniremos nuestros esfuerzos para consolidar los avances y acelerar el paso hacia soluciones que beneficien al sector agropecuario, poniendo especial atención en los pequeños y medianos productores que mañana serán fortaleza y solidez de la economía del país.

Este esfuerzo se ve reflejado en un crecimiento sustantivo del producto interno bruto pecuario, silvícola y pesquero, lo cual lo está convirtiendo en el más dinámico de toda la economía de México, a pesar de las condiciones que privan en el entorno económico internacional.

Por tanto, es preciso avanzar de una manera firme y corresponsable en las políticas públicas dirigidas hacia mayores niveles de especialización productiva y eficiencia económica, a través del impulso de las cadenas productivas, el mejoramiento de la comercialización, el desarrollo de un nuevo sistema financiero rural y la instrumentación de programas de investigación y transferencia de tecnología.

Los agricultores cumplen una función económica que no se limita a la producción de alimentos, constituyen una fuente de ahorro, un mercado para la industria, contribuyen en el equilibrio de la balanza comercial. Es también en relación con estas funciones que la política agrícola debe ser analizada en su conjunto.

México requiere de certidumbre en las acciones de sus autoridades, para que se transformen en confianza de los gobernados y esto a su vez genere el impulso que se requiere para fortalecer el desarrollo del país.

Es por todo esto, señor secretario, que le formulo las siguientes preguntas.

Progan ha sido sin duda un acierto de gran apoyo al sector ganadero, para darle certidumbre y estabilidad a la ganadería del país. El cierre de las fronteras por asuntos sanitarios de otros países ha favorecido a nuestros productores en el mercado interno, pero esto ha sido coyuntural. Por ello, le solicitamos nos informe sobre qué acciones la dependencia a su cargo ha realizado o, en su caso, tiene previstas para atender esta problemática.

México no es un país exportador de granos básicos. Nuestras exportaciones son fundamentalmente frutas, hortalizas, pescados, mariscos, cárnicos, que ya están incluidos en los acuerdos comerciales, sobre todo con Japón.

Si se contemplan las negociaciones bajando los aranceles para los productos manufacturados en todos los países del mundo, así tendríamos acceso a muchos mercados de los cuales hoy no podemos acceder, ya no con productos primarios sino con productos de valor agregado, con productos procesados, con un mayor valor agregado.

La gran preocupación es que el acuerdo para la reducción de los aranceles dentro del sector agropecuario no resulten benéficos para los campesinos o pequeños productores, sino para los grandes empresarios.

La disminución y apoyo a los productores de alimentos básicos ha tenido repercusiones sociales en las áreas rurales y urbanas, porque ha contribuido a bajar el nivel de vida de los campesinos, fortaleciendo la tendencia de sus migraciones a las ciudades.

¿Qué medidas tiene contempladas la Sagarpa, para volver a coaccionar a estos núcleos de la sociedad y en cierta medida evitar la migración?

Señor secretario, reconocemos el esfuerzo de usted y de todo su equipo de trabajo. Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez: Gracias compañero diputado. Toma el uso del sonido el señor secretario.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Respecto a las inquietudes en el tema ganadero, sobre todo ganadería bovina —así entendí yo al señor diputado—, efectivamente tuvimos a raíz de los brotes de vacas locas en Estados Unidos y Canadá, un periodo de bonanza en la ganadería bovina mexicana y eso también sumado con el Progan, pues alentó, alentó la actividad.

Como factores en contra, pues tuvimos problemas de sequía en los estados del norte o el centro norte que afortunadamente este añ, ya quedó compensada con un buen temporal, pero yo creo todavía no damos en el blanco con nuestras políticas o tal vez sea muy temprano para evaluarlas.

El objetivo principal de Progan es propiciar un equilibrio entre la carga animal y la capacidad de los agostaderos. Sin embargo, yo creo que eso no se está logrando porque tenemos inmediatamente que hay algún problema de sequía, reclamos de Pierre, o programas para abastecer de forraje a las zonas ganaderas.

Entonces, pues tal vez —repito— sea muy pronto para evaluar los impactos de Progan, pero puede estar ocurriendo —como sucede con algunos otros programas— que se considera un ingreso compensatorio al productor, pero no necesariamente se traduce en mejores prácticas de manejo de los agostaderos o en las inversiones necesarias para lograr este equilibrio entre carga animal y capacidad de agostadero.

También ese bono que recibimos por el problema de vacas locas, pues se está terminando, se está normalizando a través del comercio de carne, sobre todo con Estados Unidos, pero afortunadamente tenemos la salida a Japón. O sea, Japón ha aceptado bien la carne mexicana, una carne con valor agregado y podemos caminar también en ese sentido hacia Corea, que también está aceptando carne mexicana.

Afortunadamente también se logró la reapertura de Durango como zona exportadora. Creo que hubo un buen trabajo ahí de la autoridad sanitaria mexicana y el gobierno estatal y los productores.

Planes para evitar la migración, bueno, ya dijimos que el mejor plan sería una política que activara la economía en su conjunto para que pudiera absorberse ese empleo potencial que hoy tiene que salir desgraciadamente del país.

Y por lo que respecta a Sagarpa, creo que una política importante es la agricultura protegida, o sea, la difusión de invernaderos o de casa-sombra permite trabajar prácticamente todo el año porque no se está tan sujeto a condiciones climáticas y la productividad por metro cuadrado, por hectárea aumenta fuertemente y eso permite absorbe mucho más empleo.

En las estadísticas que hemos visto de seguro social, pues ya no es solo el empleo del sector hortícola de Sonora, Sinaloa y Baja California, sino que ya en el centro y en el sureste del país se está generando una demanda importante de jornaleros precisamente en el sector de frutas y hortalizas.

Creo que podemos seguir por ese camino y es la otra cara del TLCAN, o sea, el poder acceder a los mercados más desarrollados en condiciones preferenciales con frutas y hortalizas o cárnicos, nos permite crear mucho más empleos que si estuviéramos nada más dedicados a la producción de granos de temporal. Entonces, pues es lo que hay que ir viendo en los equilibrios del país. Muchas gracias.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez: Se le consulta al diputado Gerardo Antonio o algún compañero del PAN si quiere hacer uso del derecho del réplica. Adelante, compañero diputado.

El diputado Ernesto Oviedo Oviedo: Con su permiso, señor Presidente.

Señor Secretario, pues bienvenido aquí a su casa y todos los que nos encontramos aquí. Yo creo que si nos ponemos a hacer memoria de todos los gobiernos que han gobernado nuestro país, yo les diría: el PRI no hizo mal papel, hay muchas cosas buenas que hizo en su momento.

El PAN yo creo que tampoco lo ha hecho mal. Quiero decirles que aquí todos los partidos que nos encontramos en este momento presentes, sea PRI, PRD y los demás partidos, yo no diría pequeños, yo creo que todos son por igual y como todos tenemos una gran responsabilidad. Creo yo que nos toca hacer un gran esfuerzo.

Yo no preguntaría en este momento cuáles son las cosas que se hicieron bien, sino cuáles son las que nos quedaron pendientes y que creo que es lo que tenemos que hacer nosotros, empujar para poder trabajar y dar, en este caso, a la sociedad que espera con ansiedad, frutos, pero frutos positivos.

Quiero decirles que el Presidente electo se ha comprometido a dar continuidad a lo que es Procampo. Se tendrán que hacer algunas modificaciones porque sabemos que hay algunos de las Secretarías que han estado duplicando funciones y yo creo que en el caso del Procampo, es para todas aquellas gentes productivas. Si queremos ser competitivos tenemos que producir.

Otra cosa importante, quiero decirles que también en lo que es la luz eléctrica y lo del diesel, va a continuar. Va a continuar. Entonces todo esto, estamos conscientes que para poder dar esos resultados yo les pediría a mis compañeras y a mis compañeros de los demás partidos, que nos unamos, que hagamos ese gran esfuerzo, que nos veamos como lo que somos, como personas, como seres humanos y que aquí los colores debemos dejarlos en otro lado. Debemos de trabajar de la mano si realmente nos puede nuestro municipio, nuestro estado, nuestro país, pero principalmente nuestra familia; y yo creo que como familia, debemos de dar grande respuesta.

Se los dejo de tarea y yo estoy consciente que lo vamos a hacer. ¿Por qué? Porque estoy seguro que cada uno de ustedes tiene sangre en las venas y como sangre en las venas, queremos a ese México y es por quien tenemos que luchar. Muchas gracias.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez: Gracias, compañero Oviedo. Toma el uso de la palabra el diputado Isael Villa Villa, del Partido Revolucionario Institucional. Adelante, diputado.

El diputado Isael Villa Villa: Con su permiso, señor secretario. Señores presidentes de las comisiones. Compañeras y compañeros diputados.

Es importante escuchar aquí al señor secretario cuando dice que en este sexenio hubo avances significativos muy importantes; yo creo que sí los hubo en otros sectores, más no así en el sector agrario, el sector campesino de este país.

En estos seis años, si analizamos todos los sexenios en cuanto al problema de migración, se van a dar cuenta que fue el sexenio donde más emigró la gente a los Estados Unidos. En estos seis años, en el año 2000, si hablamos de uno de los insumos más importantes para la producción, como es el fertilizante, en el año 2000 el fertilizante, hablando de alta concentración como es la urea, valía entre mil 500 y mil 800 la tonelada. A los seis años después, una tonelada de urea vale entre cuatro mil, cuatro mil 200, hasta cuatro mil 800 la tonelada.

Yo aquí quiero reconocer que en esta Legislatura he escuchado y he visto el interés y la buena disposición de todos los diputados de todos los partidos. Eso quiere decir que en esta Legislatura les va a ir bien a los campesinos de México, porque todos coincidimos que hoy lo que más urge de atender, es el problema del campo.

Señor secretario, yo vi que se crearon algunos… O no se crearon programas, se apoyaron ya programas que venían operando en períodos pasados. Pero el problema del campo, hoy, yo entiendo que se debe principalmente a la descapitalización.

La gente del campo, hoy vemos con tristeza que los que emigran son los campesinos; los que tienen empleo, esos no abandonan sus lugares de origen. Hoy veo que el problema del campo estriba principalmente en que en los campesinos, la principal limitante para producir, son los altos costos de los insumos agrícolas.

Hoy la gente vemos que casi el 60 a 70 por ciento de los productores que viven en el campo son los que tienen o los que practican una agricultura de temporal, los que practican la agricultura de autoconsumo y ésos son los que están emigrando.

Hoy quiero decir nada más como ejemplo. En mi región en el año 2000 no salía ningún autobús de mi región hacia los Estados Unidos, en el 2003 salía uno por semana, hoy salen cuatro autobuses diarios de mi región hacia los Estados Unidos. Nada más para que se den cuenta cómo está de grave el problema.

Aquí lo que tenemos que hacer es que desde este momento, que todos los diputados hagamos causa común en el sentido de apoyar a este sector de productores, a este segmento del campo que son los más desprotegidos.

Este país tiene zonas de alto potencial productivo, de mediano potencial productivo y de bajo potencial productivo. Si hablamos del cultivo del maíz, aquéllos que están en zonas de alto potencial productivo de seis, de siete toneladas de rendimiento por hectárea, están bien. Aquellos que están en zonas de mediano, que son de las tres toneladas en delante de rendimiento, están ya ahorcándose. Los que tienen la posibilidad de vivir en zonas donde el rendimiento por hectárea está entre los 800 kilos, máximo dos toneladas, ésos son la mayoría y hacia ésos es a los que debemos de enfocar hoy nuestra atención.

Por eso yo considero que es urgente que el gobierno le ponga más atención al campo, creando un programa, señor secretario —ya lo decía usted— de subsidio, de estímulo o de apoyo para los insumos agrícolas.

No pueden los insumos agrícolas estar tan caros como lo están ahorita. Hace ocho o diez años o un poco más, un productor con una tonelada de maíz que vendiera, compraba el fertilizante para una hectárea; hoy tiene que vender tres toneladas de grano para comprar el fertilizante para cultivar una hectárea.

Por eso yo aquí quiero decirle, señor secretario, que los fertilizantes nitrogenados, los que tienen como materia prima el gas, el amoniaco, esos fertilizantes hasta 1992 Fertimex se producían en este país. Cuando desaparece Fertimex cae en manos de algunas empresas privadas y se empezó la importación de estos fertilizantes nitrogenados.

Hoy los fertilizantes nitrogenados tienen que traerse de Rusia. Imagínense ustedes lo que cuesta el flete solamente de Rusia a México, cuando realmente aquí tenemos la materia prima, aquí tenemos gas natural, ahí se puede derivar el amoniaco.

Yo creo que hoy el gobierno tiene que crear un programa de ver cómo puede estimular en el país la producción de fertilizantes químicos, sobre todo los nitrogenados y para eso le pregunto, señor secretario, ¿qué propone usted hacer a fin de que los insumos agrícolas, como los cuatro que yo he mencionado, puedan bajarse los costos con la posibilidad de que los campesinos puedan adquirirlos a un precio mucho menor y así bajar los costos de producción?

Yo quisiera preguntarle a usted, ¿cuáles fueron los programas que se crearon para el campo en estos seis años? Procampo fue un programa de gobiernos anteriores, Progresa fue un programa de gobiernos anteriores, Oportunidades, Procede, el Programa de Certificación de Derechos Parcelarios, fue un programa de gobiernos anteriores.

Veo que los programas de Alianza para el Campo sí se apoyaron en forma importante, pero no significaron el despegue para el campo. Por eso hoy aquí yo le quiero pedir, señor secretario, y ojalá mis compañeros diputados me apoyen, en el sentido de que los diputados no venimos y no solamente vamos a levantar la mano o vamos a aprobar el presupuesto para el campo; los diputados queremos participar en la integración de la propuesta del presupuesto para el campo y le pido, respetuosamente les solicito a los presidentes de estas comisiones aquí presentes, que le solicitemos al señor secretario la posibilidad de estar con nosotros muy pronto, para que nosotros conozcamos la propuesta de presupuesto que tiene el gobierno para el campo para el siguiente.

Usted en unos días más a lo mejor dejará esta responsabilidad y ya dejará un avance en la propuesta. El secretario que venga probablemente ya esté trabajando en esto o probablemente lo quiera hacer muy rápido, pero nosotros sí tenemos tiempo y tenemos interés en conocer esta propuesta.

Los presupuestos para el campo, usted señor titular del ramo, queremos que nos los dé a conocer y que nos permita a los que venimos del campo —porque aquí habemos profesionales, yo soy ingeniero agrónomo, aquí hay veterinarios, aquí hay productores líderes diputados, aquí hay gente sobresaliente— que nos permita a nosotros diputados hacer nuestras propuestas, porque nosotros sí representamos a los que viven en el campo, a los millones de productores que todavía quedan en el campo. Por su respuesta, señor secretario, muchas gracias.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez: Tiene el uso de la palabra el señor secretario, hasta por tres minutos.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Bien, creo que el fenómeno que ha referido el señor diputado, de incrementos en los precios de los insumos, junto con el fenómeno que también puntualizó el señor diputado Navarro, de una tendencia decreciente en los precios de los productos agrícolas son dos fenómenos que afectan no sólo a los productores mexicanos o no sólo a los minifundistas o temporaleros; es un fenómeno universal.

Si sube el petróleo no sube nada más para el campesino mexicano; sube para todo el mundo, para el agricultor de Argentina y de China y de Vietnam; si sube el acero también sube para todo mundo. Entonces yo creo que la respuesta más que en los subsidios al costo de los insumos, está en la tecnología y en la escala. O sea, precisamente la tecnología es la que ha permitido históricamente superar esa problemática de insumos a la alza y precios de los productos a la baja.

El valor agregado también, definitivamente si uno quiere vender maíz a pie de parcela, pues ya sabe uno a cómo se lo van a pagar; pero si tiene la capacidad de organizarse para copiarlo, para clasificarlo, para envasarlo y para entregarlo finalmente en una tortillería, el precio y el valor va a ser muy diferente y entre más lo transforme, más alto será el valor agregado. Lo mismo pasa con la leche o con cualquier producto primario.

Entonces yo creo que el tema de tecnología, el tema de organización, el tema de escala, por más que se baje el precio del fertilizante para un agricultor temporalero de dos hectáreas, no creo que le resuelva su problema familiar de acceso a una vida digna. Entonces tiene que haber esquemas también de cooperativismo, de asociacionismo, que permitan a ese agricultor comprar más baratos los insumos y vender mejor su producto.

Entonces creemos —repito— que la solución no está en un subsidio indefinido a los insumos, sino en otro tipo de políticas y de prácticas, que unas serán del gobierno, pero otras también serán de los propios productores y de sus organizaciones.

Respecto a los programas que ha creado esta administración yo nada más me acuerdo, por el momento, de tres: el Progan y el ingreso objetivo y el subsidio precisamente a energéticos, tanto combustibles para uso agrícola y marino, como tarifas de energía eléctrica. Ésos son los que de momento recuerdo.

Y el tema del presupuesto, aquí sí creo, señor diputado, que tenemos restricciones jurídicas los funcionarios para negociar o cabildear, o que se diga, el presupuesto. Eso está reservado a la Secretaría de Hacienda y a la Secretaría de Gobernación y bueno, en la medida en que podamos participar con esas dos dependencias —frente a ustedes o con ustedes— estaremos totalmente dispuestos; pero hacerlo por nuestro lado, creo que tenemos impedimentos jurídicos para ello.

No sé, ahí sí me confieso incapaz de dar una respuesta precisa ¿cómo podemos colaborar con el presupuesto? Necesitaría un poco de asesoría, a la mejor de mis abogados, para no incurrir en esas faltas que de momento ahí están, esas limitaciones. Muchas gracias.

El Presidente diputado Carlos Orsoe Morales Vázquez: Gracias. Se consulta al diputado Isael Villa, ¿si desea hacer uso del derecho de réplica? Adelante.

El diputado Isael Villa Villa: Usted, señor secretario comenta que para los productores que están en estas condiciones que yo comentaba, de vivir en lugares donde cultivan o siembran para autoconsumo y que las tecnologías que usted menciona, por las condiciones en que viven, es muy difícil de que un programa de mecanización agrícola llegue a ellos por las condiciones orográficas donde están. Pero usted dice, que no es posible un programa de subsidios. ¿Entonces qué propone usted, para este grupo de campesinos?, que si usted revisa, son la mayoría que viven en esas condiciones.

Por otra parte, yo tengo conocimiento de que en la anterior Legislatura venían los secretarios aquí al Congreso a hacer la propuesta del presupuesto con la participación de los diputados, no sé si jurídicamente haya cambiado esto o si no le permita a usted el estar, pero yo creo que usted le daría a su propuesta más sustento si va implícita ahí, la participación de nosotros.

El Presidente diputado Héctor Padilla Gutiérrez: Gracias, señor diputado. Continuamos con la tercera y última tanda de participaciones, son tres participaciones hasta por tres minutos, con el derecho de réplica, cuando lo deseen ejercer los compañeros diputados.

Toma el uso de la palabra el diputado Ramón Salas, del Partido Revolucionario Institucional, del estado de Nuevo León, hasta por tres minutos.

El diputado Ramón Salas López: Ya iba a dar "un mal paso". Buenas noches, con el permiso de los presidentes de las Comisiones que el día de hoy tienen el agrado de contar con el secretario de Agricultura y buenas noches, señor secretario y a los funcionarios que lo acompañan y compañeras y compañeras diputados.

Hace unos días, en una reunión con el subsecretario, le hacía un comentario con el que hoy quiero empezar. Yo les decía que allá por el 64 o 65, un servidor se robaba las mazorcas para completar lo que era una medida de maíz, para ir a venderlo en el tendajo y cambiarlo por una Coca-Cola.

Más o menos era un kilo de maíz, por un refresco y hoy, pues tristemente podemos juntar varios kilos de maíz, más o menos un costal, para poder comprar el refresco.

Con esto quiero empezar, para más o menos magnificar cómo las cosas del campo se nos han ido devaluando en las manos, cómo muchos, muchos programas que debieron de haberse fortalecido, quizás a lo mejor por errores técnicos, a lo mejor por decisiones mal tomadas, se fueron deteriorando y hoy tenemos muchas tragedias que lamentar.

Una muy grave, nos preocupa mucho el Tratado de Libre Comercio a muchos productores de muchos ramos; nos preocupan muchas cosas que están por venir el año que entra. Yo quiero aprovechar esta tarde, ya noche, para concretarme a tres preguntas claves, que creo, por el origen de donde vengo, son interesantes.

Yo pertenezco a la zona del semidesierto, soy diputado por Nuevo León, del municipio Doctor Arroyo, una zona árida, con una precipitación promedio anual. Este año fue excelente, pero tenemos 150 milímetros a 300 por año y una producción de 300 a 800 kilos, cuando bien nos va.

Yo quiero preguntarle, señor secretario, porque además fui presidente municipal; acabo de terminar y yo vi en Doctor Arroyo, que los programas de la federalización de los recursos, la famosa municipalización de los recursos dio resultado.

¿Por qué no poder seguir impulsando que más recursos de más programas vayan a las presidencias municipales para poder seguir impulsando el proyecto directo del presidente municipal, con las comunidades?

La segunda pregunta, en esa región veo con tristeza, que los productores no tienen acceso a los implementos, a la maquinaria, a lo que les pudiera ayudar a cambiar su estado de vida. Por darle un dato, hoy se entrega un tractor que más o menos cuesta 320 mil pesos, con algunos implementos, pero la persona o el grupo de personas tienen que aportar de 80 a 120 mil pesos.

En mi región, difícilmente hay quien los pueda aportar, salvo que pueda suceder el caso de la persona que me antecedió hace mucho rato y que dijo de la famosa "trampa de la familia" que se llevó toda la maquinaria.

Allá no es posible, entonces, ¿por qué no buscar mecanismos —como dijo ahorita el diputado— a la mejor sí tenemos que desterrar el paternalismo— pero hasta dónde tenemos que confundir lo que es paternalismo con justicia social?, porque si vamos a ofrecerle a una persona que no tiene ni siquiera la yunta pa’ hacer el trabajo de diez o 20 hectáreas que le tocaron por herencia de un ejido, vamos a apoyarlo con lo que pueda ser una mecanización del campo.

La tercera y la última. En esta región, señor secretario, hemos visto con tristeza cómo todos los programas tendientes a fortalecer las zonas áridas, han desaparecido.

La Comisión Nacional de Zonas Áridas, que mucho tiempo fue una dirección nacional, posteriormente pasó a ser parte de la Secretaría de Agricultura; hoy al parecer, la tiene Sedesol y mañana no sé quién la vaya a tener.

Pero lo curioso es que ya no tienen ni dinero para atender la zona más pobre del país y le digo la zona más pobre del país, porque en muchas regiones hay pobreza, pero es por falta de infraestructura y por falta de avance tecnológico.

El semidesierto es pobre por la naturaleza, porque tenemos ocasiones en que tardamos en que nos llueva, hasta 11 meses. Eso es precisamente la raíz de la pobreza que se tiene en esos lugares.

¿Qué programas podemos implementar desde esta secretaría, para poder ayudarle a esa gente que ha tenido la voluntad de seguir manteniéndose en esa región, seguirle haciendo frente a un pedazo de parcela que le dieron y sobre todo, a ser productivo en la lechuguilla, en la candelilla, en el ixtle, en el mezquite, en el paixtle y muchos de los productos que da el semidesierto.

Por su respuesta muchas gracias señor secretario y le deseo la mejor de las suertes. Gracias muy amables.

El Presidente diputado Héctor Padilla Gutiérrez: Gracias compañero diputado. Hace uso de la palabra el señor secretario, hasta por tres minutos.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Qué bueno que el señor diputado como presidente municipal le tocó apoyar o aprovechar la municipalización de Alianza para el Campo. Nosotros queremos ir en esa dirección señor.

Desgraciadamente no todos los ayuntamientos se han sumado, tenemos un número muy importante, más de dos mil, pero nos faltan todavía algunos y también todo lo que podamos avanzar en esa dirección es bienvenido.

Había gobiernos estatales con alguna desconfianza, alguna resistencia. Afortunadamente Nuevo León no está entre ellos y a medida que avanza esta práctica de municipalizar recursos, creo que otros gobiernos estatales se están sumando. De nuestra parte si nuestro socio que es el gobierno del estado accede a la municipalización y si los señores presidentes municipales se inscriben, para nosotros es el camino.

En cuanto al acceso a maquinaria yo creo que tenemos muchos caminos: uno como usted dice, subir el porcentaje del apoyo que se traduciría en poder apoyar a menos productores, porque finalmente los recursos son limitados y si damos más por productor vamos a cobijar a menos productores.

Otra opción para mí mejor, es trabajar en forma organizada a través de centrales de maquinaria el gobierno o más bien los productores de Tamaulipas han tenido experiencias muy buenas haciendo centrales de maquinaria y trabajando en forma más eficiente sus recursos.

Un tercer camino también ya en práctica, es a través de las propias empresas fabricantes de tractores, programas de pagos diferidos como los tenemos para los vehículos, donde se da un enganche y se va pagando el vehículo a plazos, con la garantía del mismo tractor. En este caso son esquemas de arrendamiento financiero que han estado dando resultado.

Y con respecto a la Conasa, la Comisión Nacional de Zonas Áridas, hoy está en Agricultura, nos la transfirieron hace creo que dos años, ha andado peregrinando igual que Pesca. Pero no está sin recursos. Sí tiene una responsabilidad muy concreta Conasa, que es operar el Piarre, de hecho, en los últimos cuatro años se ha operado por Piarre, más de tres mil 500 millones de pesos.

Este año PIARRE anda como con 500 millones, los opera Conasa y sí nos ayuda también Conasa a focalizar lo que usted decía, población que se dedica a la candelilla, a la lechuguilla, a cultivos propios del semidesierto.

Y usted también planteó una cuestión de más fondo, tienen que ir los recursos públicos a compensar el ingreso de productores comerciales o tienen que ir a crear bienes comunes, como puede ser la infraestructura, la investigación, el desarrollo, la educación, el extensionismo. Es un equilibrio también no fácil de lograr, pero yo creo que tenemos que avanzar en eso. Gracias.

El Presidente diputado Héctor Padilla Gutiérrez: Gracias señor secretario. Hace uso de la palabra el diputado, perdón, consulto al señor diputado si quiere hacer uso del derecho de réplica, lo cede. Hace uso de la palabra el diputado Héctor Narcía Alvarez, del Partido de la Revolución Democrática. Adelante compañero diputado.

El diputado Héctor Narcia Álvarez: Buenas noches amigos y amigas. Compañeros diputados. Compañeros de organizaciones campesinas, bienvenidos. Respetable mesa del presidium. Señor secretario, desde hace algunas décadas nuestro sector campesino agropecuario ha sido amenazado por las políticas públicas neoliberales mal implementadas y su principal objetivo es terminar con este sector.

En este sexenio Vicente Fox, casi da el tiro de gracia a este importante sector, desprotegiendo a los campesinos de cualquier tipo de apoyos y dejándolos en total desventaja ante productores extranjeros. Esto ha dado como resultado la grave inmigración y la escasez de mano de obra en el campo mexicano.

En México hablamos de soberanía alimentaria, así como la disminución de la pobreza. Se habla de balanza comercial favorable, de un avance en la recuperación del medio ambiente, que se mantiene en equilibrio y las importaciones y exportaciones de alimentos básicos favorables.

El producto interno bruto total ha caído significativamente, en 1982 era del 7.9 por ciento y en el 2006 se desplomó a 3.4 por ciento con una diferencia del 4.6 por ciento.

El PIB agropecuario no crece en términos reales, de 2000 a 2003 el primer semestre, promedio anual, únicamente ha crecido el 1.5 por ciento, cifra similar al crecimiento demográfico, el campo está estancado y no crece.

No obstante que la administración actual como en las últimas tres, ya ha puesto énfasis casi exclusivo en apoyar a las agroexportaciones, éstas se han visto reducidas. Su participación en las exportaciones totales al pasar del 5.4 por ciento del total en 1988 a únicamente el 3.3 por ciento en el 2006, con una diferencia del 2.1 por ciento. Y así podríamos continuar con los resultados económicos adversos para el sector agropecuario del país.

La pregunta, señor secretario, es la siguiente: a la luz de los hechos económicos, no cree usted que el modelo y la política agroalimentaria que se ha implementado en México desde 1988 a la fecha, modelo y política, impuestos por intereses extranacionales ha fracasado y por lo tanto debe haber un cambio radical basado en la soberanía alimentaria y el empleo no agrícola.

Si es así y acepta que ha fracasado, ¿cómo se propone el Ejecutivo federal avanzar en los cambios estructurales para nuevas políticas agroalimentaria.

El presupuesto asignado para el desarrollo agropecuario ha disminuido año con año en las iniciativas presidenciales del Presupuesto de Egresos de la Federación del 2000 al 2006. La presión de las organizaciones rurales y la sensibilidad de esta Cámara de Diputados han logrado un incremento de 46,177 millones de pesos al presupuesto agropecuario en lo que va del sexenio.

Pero no obstante el compromiso que ha mostrado este Poder Legislativo, el Ejecutivo a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, año con año recorta recursos al sector agropecuario y el presente 2006 no fue la excepción.

Se han decidido de manera unilateral limitar el ejercicio de aproximadamente 4,800 millones de pesos, por lo que la pregunta es, ¿a qué se debe la reserva precautoria implementada hacia la Sagarpa por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y cuándo se liberarán dichos recursos?

Asimismo le pregunto, ¿a cuánto asciende el proyecto del presupuesto para la Sagarpa, enviado por esta Secretaría a Hacienda para 2007 en la iniciativa del SEP?

Asimismo se han reservado recursos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que han afectado a los principales programas del campo en 2006 como son: Fondo de Apoyo a la Competitividad, Alianza para el Campo, el PROGRAM, APRAC, PACIR, IASLEN y otros.

Con una suma original de 15 mil 047.4 millones de pesos de los cuales se han reservado 4,836.8 millones de pesos.

Señor secretario, si bien se anunció que México realizó consultas oficiales a los gobiernos de los Estados Unidos y Canadá para revisar la situación del maíz y del frijol en el marco del TLCAN y que Estados Unidos anunció que está dispuesto a cooperar para buscar alternativas que atiendan las alternativas de los productores mexicanos.

La pregunta señor secretario es: ¿desde cuando el destino de los campesinos maiceros mexicanos esté en función de lo que el gobierno de Estados Unidos defina? Asimismo, ¿cómo es que la Sagarpa se está preparando para ayudar a los campesinos mexicanos ante el proceso de liberación comercial agrícola total el cual entrará en vigor el primero de enero del 2008?

Pero en particular, nos gustaría conocer el estudio realizado por la Secretaría a su cargo, para evaluar los impactos negativos y las acciones al ejecutar en los sectores productivos de maíz, frijol, leche, azúcar, para hacer frente al proceso de desgravación y liberación total del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Muchas gracias, señor secretario.

El Presidente diputado Héctor Padilla Gutiérrez: Gracias, compañero diputado Héctor Narcía. Tiene la palabra el señor secretario hasta por cinco minutos.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: Quisiera reiterar que no es ni ha sido objetivo de esta administración desaparecer el sector rural, definitivamente no ha sido el objetivo. También de si acepto o no el fracaso de las políticas agroalimentarias, como ya hemos comentado a propósito de otras intervenciones, hacer un análisis profundo de las políticas que siguió nuestro país en años anteriores y las que está haciendo actualmente nos llevaría un buen rato.

Yo creo que lo que nos ha hecho la apertura comercial es revelar algunas limitaciones o problemas estructurales que tiene México, precisamente en un contexto de competencia global y muchas de las soluciones habrá que buscarlas, tal vez, no en una renegociación o replanteamiento de tratados comerciales —que tienen sus términos, tienen sus condiciones y que también son leyes, y son leyes de extrema importancia—, sino en los ajustes que tenemos que hacer al interior de nuestro país.

Nosotros creemos que mucho de la respuesta está en la segunda opción, en hacer un trabajo interno de corrección de cosas, de políticas que en un contexto global ya no resulta. Como comenté antes, durante veintitantos años nuestro país sufrió elevadas tasas de inflación; esa inflación nos podía dar la sensación a los productores de que los precios a los que vendíamos estaban subiendo. Sí, pero era una ilusión, o sea, una política inflacionaria que finalmente acaba destruyendo los ahorros y acaba volviéndonos a todos especuladores, más que productores.

Hoy tenemos durante 10 años aproximadamente una tendencia a la estabilidad de precios, entonces hay un desconcierto, pero muchas veces viene por ese pasado que fue, repito, más bien de tipo inflacionario que de estadía de precios.

También, una cosa es una economía cerrada y otra cosa una economía abierta; una cosa es un presupuesto federal desequilibrado y alto endeudamiento, y otra cosa es un presupuesto equilibrado y una reducción del endeudamiento del país. Entonces, por eso digo que no podemos trazar comparaciones simplemente sucesivas, sino ir un poquito más a fondo.

Y tratando de contestar por qué la Secretaría de Hacienda tomó la decisión de reservarle a la Secretaría de Agricultura y a otras dependencias presupuesto —también ya lo comenté antes—, a su juicio el presupuesto, como quedó aprobado por el Congreso, traía algunos desequilibrios y hubo necesidad de corregirlos sobre la marcha. Es lo que yo sé, vamos, qué tanta fundamentación o detalle tendría la Secretaría de Hacienda para eso, lo ignoro; habría que consultarlo, pero esa es la razón que nos dieron.

Las políticas que nosotros podemos plantear como propuestas para enfrentar la apertura comercial, ya también lo hemos comentado, en el caso del maíz la herramienta principal está en el ingreso-objetivo, está también, por lo menos hasta el mes de noviembre de este año, los subsidios a los energéticos, están programas de competitividad.

En el caso del frijol, también esquemas de comercialización por medio de las propias organizaciones de productores del sector social, primordialmente, y la posibilidad de agregar valor al frijol a través de estas plantas de beneficio que se han instalado dos en el estado de Zacatecas, una en el estado de Durango y que son de la más alta tecnología disponible en el mundo en este momento, y que también están a disposición de las organizaciones de productores.

En el caso de azúcar y leche, también ya lo comentamos, azúcar necesita un trabajo muy a fondo no sólo en la parte del marco jurídico que hoy por hoy está controvertido en el seno de la Suprema Corte de Justicia, sino también un profundo saneamiento financiero y una modernización del campo cañero y de las plantas procesadoras de azúcar. En el caso de la leche, pues hay que hacer también una alineación de las políticas que tiene la Sedesol a través de Liconsa, del artículo 6° transitorio de la Ley de Ingresos que es el Congreso el que lo elabora y las propias políticas de la Sagarpa más la Secretaría de Economía con todo el tema de normalización de productos lácteos. Eso es a grosso modo. Estaríamos dispuestos, señor diputado a profundizar más en el momento en que ustedes lo deseen pero es en principio lo que tenemos pensado para el 2008.

El Presidente diputado Héctor Padilla Gutiérrez: Gracias, secretario. Tiene el uso de la palabra, si desea utilizarla para el derecho de réplica, el diputado Fluvio Mendoza Maldonado. Adelante, compañero diputado.

El diputado Fausto Fluvio Mendoza Maldonado: Señor secretario Francisco Javier Mayorga Castañeda; diputados presidentes de las comisiones unidas; diputadas y diputados. El sector agropecuario en el sexenio de Fox pasará a la historia con la frase del movimiento campesino del 2003: "El campo no aguanta más". Frase que dibuja perfectamente la desesperación de nuestros campesinos, misma que nos recordó en aquella histórica marcha de enero a todos los mexicanos, la relevancia que tiene para nuestro país este sector.

También con este movimiento el foxismo nos demostró su carácter antidemocrático y falto de compromisos que han mantenido a lo largo del sexenio y que vio su máxima expresión en el pasado proceso electoral.

En el 2003 las organizaciones que integraron "El campo no aguanta más", firmaron con el Presidente el Acuerdo Nacional para el Campo, como resultado de la mesa del diálogo por una política de Estado para el campo. Se signaron 282 compromisos.

El gobierno de Fox promovió el viejo esquema clientelar entre las organizaciones fortaleciendo los programas asistencialistas que lejos de solucionar el problema, lo ahondan.

Oportunidades, el programa estrella del foxismo, es un programa cuyo objetivo es mantener a los pobres, ya se dijo por los expertos, subsidiando alimentación, salud y educación, para que los campesinos mexicanos migren en mejores condiciones.

La política foxista ha sido selectiva y por excepción. Creemos que debía ser en general y por obligación.

En el Informe del Presidente Fox se plantea como uno de sus logros del sexenio, construir una sociedad rural, dinámica, autogestiva, capaz de generar su propio desarrollo y alejada de las visiones paternalistas y clientelares. Cuánta falsedad y qué desperdicio de tinta y de papel.

Una de las ventajas comparativas y competitivas de México, que pudiera tener en los próximos 30 años, es sin duda la industria de los agroalimentos, se estima que el 80% de los futuros incrementos en la producción de cultivos en países en desarrollo, tendrán que proceder de la intensificación, mayores rendimientos, aumento de los cultivos múltiples y periodos de barbechos más cortos.

Aquí sería hacer una sugerencia. Intensificando y proporcionando a los productores del campo los paquetes y apoyos tecnológicos, así como la asesoría para hacer esta intensificación y estos mayores rendimientos a los cultivos del campo, creemos que es un paso para salir adelante.

Si atendemos a estos pronósticos hacia el año 2030, por calificadoras reconocidas nacionales e internacionales, y también usted, señor secretario, como responsable en la materia, cómo será posible lograr que nuestro país, aunque no esté entre los grandes exportadores o no estuviera, por lo menos logre satisfacer la demanda interna.

México se encuentra por debajo del promedio mundial de consumo pesquero. El consumo pesquero por habitante se ubica en sólo 12.3 kilos y la tendencia de aquí a 30 años se estima que no crecerá significativamente.

¿No sería conveniente aprovechar el gran potencial que se tiene en estos productos y considerarlos y modificar el patrón de consumo para tener una mejor nutrición, para la sociedad mexicana y asumir la ventaja que tiene los bajos costos de su producción? Es cuanto, muchas gracias.

El Presidente diputado Héctor Padilla Gutiérrez: Gracias, compañero diputado. Finalmente hace uso de la palabra el diputado Armando Jesús Félix Holguín, del Partido Acción Nacional, del estado de Sonora. Adelante, compañero diputado.

El diputado Armando Jesús Félix Holguín: Señor licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda, bienvenido señor a esta comparecencia. Bienvenidos señores subsecretarios, los saludo con respeto, señor comisionado de Pesca. Compañeros diputados de la Comisión de Agricultura y Ganadería, compañero diputado de la Comisión de Desarrollo Rural. Amigas y amigos diputados.

En Acción Nacional estamos convencidos de que esta administración ha realizado un esfuerzo muy importante, por dotar al campo mexicano de una visión de desarrollo basada en el compromiso del Presidente de la República Vicente Fox.

De llevar adelante la transformación del campo mexicano y la construcción de una nueva sociedad rural dinámica y autogestiva, capaz de generar su propio desarrollo, razón por la que emprendió acciones de fondo para realizar cambios importantes en el sector rural.

En este contexto, la Sagarpa difundió y compartió con los productores esta visión para motivarlos a convertirse en promotores de su propio desarrollo. Por ello, a través de la Ley de Desarrollo Sustentable se impulsó la creación de órganos de participación para que la sociedad rural cuente con voz y voto en la configuración de la política agropecuaria nacional, tales como el Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable, con los correspondientes consejos estatales, distritales y municipales.

También debemos reconocer el esfuerzo de la actual administración por desarrollar mecanismos adicionales para fortalecer el desarrollo del sector agropecuario y pesquero mediante programas como Fromargo, Patsir, el Programa de Apoyos a la Competitividad por Ramas de Producción, entre otros.

Es de destacar que la alianza para el campo ha tenido un impacto positivo para el sector al impulsar la participación de los productores de bajos ingresos y de sus organizaciones para el establecimiento de los agronegocios en el medio rural, encaminados a obtener beneficios de impacto social, económico y ambiental así como el fortalecimiento de la competitividad de las cadenas agroalimentarias con el propósito de incrementar el ingreso de los productores y elevar su calidad de vida.

El valor de este tipo de programas ha sido reconocido por una gran cantidad de productores nacionales, quienes nos han externado su preocupación tanto por su permanencia, como por llevar a cabo acciones de mejora que les permitan ser más eficientes.

Es por ello señor secretario, que le solicitamos nos informe sobre los programas que considera usted deben de mantenerse en estos términos actuales y aquellos que requieren ser modificados para ofrecer a los productores nacionales opciones reales de desarrollo en el campo.

Por otra parte, el desempeño del Ejecutivo federal respecto a la oportuna entrega de los apoyos para los productores, ha sido cuestionado de manera reiterada durante esta administración. Es por ello, señor secretario, le solicitamos que nos informe cuáles han sido los obstáculos que han impedido que los apoyos para los productores no se hayan entregado en los tiempos previstos.

Finalmente, sabemos que el sector agropecuario requiere de un trabajo arduo para consolidarlo y colocarlo en la posibilidad de enfrentar los nuevos retos de competitividad frente a la apertura comercial que se aproxima. A este respecto, será fundamental el trabajo que pueda realizarse de manera complementaria entre la Federación y los estados.

Señor secretario. ¿Cuáles han sido los resultados más destacables de la dependencia a su cargo respecto a la coordinación con los otros órdenes de gobierno durante esta administración?

Señor secretario. Por sus respuestas, muchas gracias.

El Presidente diputado Héctor Padilla Gutiérrez: Gracias compañero diputado. Tiene el uso de la palabra el señor secretario Mayorga, hasta por tres minutos.

El Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, licenciado Francisco Javier Mayorga Castañeda: También es una pregunta muy amplia. En general, los apoyos que se recomiendan por los especialistas son aquellos que no distorsionan los mercados agropecuarios o que no son más favorables a los productores grandes que a los productores pequeños.

Por ejemplo, todos los apoyos que están ligados a la producción generalmente favorecen más a los productores muy grandes porque son los que más volumen generan. Apoyos como Procampo, que no están vinculados a la producción y que son generales, pues son apoyos más sanos —vamos a llamarlo así— que apoyos vinculados a la producción.

Lo mismo los apoyos vinculados a los insumos, no se recomiendan porque no favorecen un uso eficiente de los recursos. Por decir algo, si en lugar de apoyar las tarifas de energía eléctrica, apoyamos el uso de tecnologías que ahorran energía, es más racional eso que un subsidio indiscriminado de la electricidad que puede provocar el agotamiento de mantos freáticos, o si apoyamos más equipos de riego eficientes que consuman menos agua, pues eso es más eficiente que perforar pozos en forma indiscriminada porque nos vamos a acabar el recurso.

Entonces, todo aquello que favorezca el uso de recursos naturales mejor, el suelo, el agua, la vegetación, pues son mucho más benéficos que los subsidios —repito— que van en contra de los recursos naturales.

Estos documentos a los que hice mención en algún momento que está por entregarnos la OCDE creo que van a ayudar mucho junto con otras evaluaciones que han hecho las universidades o los especialistas en los instrumentos que tiene la Secretaría, pueden ayudarnos a tomar mejores decisiones.

¿Qué obstáculos para la entrega de los apoyos? También ya hemos mencionado algunos. Pudiéramos decir que Aserca es la pagadora de la Secretaría, prácticamente todos los apoyos que salen directamente al productor, como pueden ser cheques de café, de Procampo, de Ingreso Objetivo, de competitividad, salen a través de Aserca.

Aserca fue diseñada nada más para Procampo pero a lo largo del tiempo le hemos ido añadiendo más responsabilidades, pero no ha crecido su estructura, de hecho ha disminuido la estructura de Aserca de una forma importante en esta administración.

Entonces se tiene que recurrir cada año a profesionistas externos que trabajan por honorarios y siempre hay un problema de aceptar los pagos por honorarios, vienen siendo regularizados a veces en el mes cuatro o cinco o seis y eso nos hace que el arranque del ejercicio sea complicado, que se desfase.

Este año 2006, logramos mantener las reglas de operación sin cambios, fue un compromiso que tomamos con el señor Presidente, cuando nos hizo favor de invitarnos a la Secretaría y vimos que eso nos ayudó mucho a agilizar el ejercicio, porque también los cambios anuales a las reglas de operación, desconciertan mucho a los operadores de los programas y a los usuarios de los programas.

Es muy difícil para un campesino en una comunidad rural, estarse enterando de las publicaciones del Diario Oficial y de que cuando él va a hacer un trámite le dicen: "Pues fíjate que ya no se ocupa un papel amarillo, ahora se ocupa un papel rosa". Y bueno, pues eso lo hace dar muchas vueltas, generar costos y tratamos de no modificar las reglas de operación.

Ahora falta un ejercicio de compactación de programas. Tenemos programas que con distinto nombre se repiten adentro de la Secretaría en diferentes dependencias pues trataremos de compactarlos. Vamos a dejarle a la siguiente administración propuestas en ese sentido, ya están muy avanzadas, analizando programa por programa.

Y finalmente el último tema es el de la coordinación. Debo admitir que aunque el Programa Especial Concurrente le asigna a la Secretaría la coordinación de las demás dependencias que concurren al sector, esta coordinación a nivel federal ha sido más o menos exitosa, pero en los gobiernos de los estados ha sido más difícil, hay muchas entidades donde por alguna razón otras dependencias no concurren a los llamados, a las invitaciones que se le hacen para dar cuenta, para informar y pues ahí tenemos un poco más dificultades para coordinarnos.

Hay otras entidades federativas donde trabaja esto muy bien, depende mucho de los liderazgos, del propio señor gobernador o del propio señor secretario de Desarrollo Agropecuario, del delegado de la Sagarpa, pero sí hay que trabajar intensamente en una mejor coordinación entre dependencias. Muchas gracias.

El Presidente diputado Héctor Padilla Gutiérrez: Gracias señor secretario. Se consulta al diputado Armando de Jesús Félix, si desea hacer uso de réplica. Si no, con esto compañeros, estamos llegando a la parte final.

Enterando nada más que acompañaron al señor secretario todo su equipo de trabajo, los subsecretarios de Agricultura, de Desarrollo Rural, de Agronegocios, el comisionado de Pesca, la directora en jefe de Aserca, su secretario particular y varios colaboradores más que no los alcanzamos a identificar en cuanto a rostro y puesto.

Finalmente, terminando esta sesión, que se ha convertido mucho también en una serie de reflexiones del Ejecutivo y de los legisladores, sin duda que dará elementos para hacer un ejercicio de mayor eficiencia en el trabajo del Legislativo y ojalá encontremos la corresponsabilidad desde el lado del Ejecutivo.

A los legisladores sin duda nos da elementos para precisar más las herramientas presupuestales muy próximas, ya en los siguientes días, para impulsar los instrumentos legislativos que están en cartera, con el fin de aportarle al campo de México las mayores herramientas posibles para continuar impulsando su desarrollo, ya que nadie estamos del todo satisfechos con las condiciones en que nos encontramos.

En una relación respetuosa, cercana, eficaz y responsable entre los dos poderes, desde luego que los resultados que le aportemos al campo serán de mucho mayor trascendencia que en una divergencia y en acciones paralelas.

Con los representantes de organizaciones de productores como testigos, los legisladores de las tres comisiones nos comprometemos a empeñar nuestro esfuerzo, nuestra palabra y nuestra acción para lograr el mejor de los presupuestos para el próximo año y para que los instrumentos legislativos que van en proceso, más los que están en cartera para diseño, vayan a abonarle a la fertilidad del campo de México.

Con esta última reflexión, compañeros diputados, señores presentes, informamos que, de conformidad con lo que establece el artículo 7º numeral 5 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, la versión estenográfica de esta importantísima reunión será remitida al C. Presidente de la República para su conocimiento.

Se levanta la sesión y el señor secretario dará una pequeña audiencia a quienes traigan asuntos relacionados con el campo para aprovechar a plenitud la reunión.

Se levanta la sesión y felicidades a todos.